You are on page 1of 6

CUIDADOS DE ENFERMERIA

Introducción

El rol de la enfermera en el cuidado intensivo neonatal ha
desarrollado a medida que se fue incrementando la necesidad de
un cuidado especializado. Esta especialización se asocia con el
aumento de la sobrevida de recién nacidos de muy bajo peso,
resultado de intensos esfuerzos de investigación así como del
interés de un grupo de especialistas en esta población de niños
(Balderston. 1983).
En una época, los niños que pesaban menos de 1.500g al nacer se
consideraban demasiado pequeños como para sobrevivir a la vida
extrauterina; en la actualidad se consideran potencialmente viables
recién nacidos de peso mucho menor.
El desempeño del equipo de enfermería no solo se ha ampliado en
cuanto a incluir un vasto conocimiento del recién nacido de muy
bajo peso, sino que también requiere mayores capacidades clínicas
experiencia en el manejo de los equipos, algunos de ellos
complejos.
La enfermera debe intervenir continuamente en las siguientes
áreas:
1. evaluación del recién nacido (pretermino) desde una
perspectiva integral que incluya su grado de inmadurez,
crecimiento y desarrollo, adaptación a la vida extrauterina y
respuesta al tratamiento.
2. interpretación, comunicación e integración de esta información
con otros miembros del equipo de salud, a efectos de limitar o
minimizar los factores de riesgo o efectuar intervenciones
eficientes y apropiadas (Balderston.1983).
Todas las acciones de enfermería se organizan en torno a las
características fisiológicas, psicológicas, socioculturales y de
desarrollo que interactúan en el recién nacido.
Los principales objetivos fisiológicos del cuidado de enfermería
consisten en mantener un ambiente térmico neutro, preservar las
reservas de energía y al mismo tiempo suministrar la nutrición
adecuada.
La provisión de un ambiente calmo apacible para el niño, a quien se
debe someter a procedimientos agresivos, es parte del cuidado de
enfermería.
Considerando las necesidades socioculturales del paciente, la
enfermera neonatal debe incluir a toda la familia en la planificación
e implementación del cuidado integral de estos niños críticamente
enfermos.







































Cuidado de la piel del recién nacido

Introducción

La piel es un órgano vital con múltiples funciones, incluyendo
termorregulación, defensa contra tóxicos e
Infecciones, excreción de agua y electrolitos, deposito de grasa y
aislamiento, y sensación táctil.
Preservar la piel intacta es uno de los objetivos fundamentales del
cuidado de un recién nacido, en un periodo de transición entre el
ambiente acuático uterino y el medio ambiente aeróbico.
Durante la vida uterina el estrato cornea (la capa mas sup. De la
piel) comienza a formarse a partir de la semana 19 de edad
gestacional y madura en útero, entre la semana 36y 38 de edad
gestacional.
En el recién nacido de pretermino independientemente
De su edad gestacional en 15 días posnatal su estrato corneo
madura abruptamente y se equipara con el recién nacido de
termino.

Un gran desafío para enfermería es el cuidado de la piel del
prematuro

Ésta representa el 13 por ciento de la superficie corporal total,
comparada con el 3 por ciento que representa en el adulto. Desde
los cuidados básicos,
Como es el baño diario, hasta las investigaciones más complejas
que se están realizando, los bebes obtendrán el mejor cuidado
cuanto más conocimiento en esta área
Tengan los que lo cuidan.
Los aspectos básicos del cuidado de enfermería incluyen la
evaluación del estado de la piel, determinando los distintos factores
que la alteran .La
Prevención de lesiones es un factor fundamental en la protección
contra las infecciones.








Objetivos.

Intervenciones de enfermería para el cuidado de la piel:


• Evaluar el estado y la condición de la piel una vez por turno:

Dentro de la evaluación tener en cuenta la integridad De la misma,
perfusión, turgencia, temperatura y
Edema.
Esto juega un rol fundamental en la prevención de
Lesiones y en el caso de que las haya, evitar que se
Extienda el daño tisular.

• Cuidado general de la piel.

En el cuidado general de la piel el baño es una de las
intervenciones que favorecen la integridad de la misma. En los
prematuros con 800gramos, se debe
Realizar siempre con agua estéril tibia, siempre sin jabón (excepto
en el inicial). El jabón sólo se puede utilizar a las dos semanas de
edad posnatal, que es el tiempo en que madura la piel y adquiere
las características del bebé de término.
Evitar el uso de cremas y/o emolientes que no estén
Probados en prematuros extremos, ya que la piel del
Prematuro tiene muy aumentada la absorción, pudiendo ser tóxico.
En caso de lesiones en la piel
Utilizar cremas cuyo uso haya sido investigado, y la recomendación
en a éstas es que sean de base hidrófila
Ya que esto humecta la piel y permite la evaporación
A través de la crema.
Las de base oleosa forman una capa entre la piel del
Bebé y la crema no permitiendo el intercambio y creando trastornos
en la termorregulación.

• Antisepsia de la piel.

El antiséptico utilizado en las UCIN es la iodopovidona efectiva
para muchos de los organismos que están presentes en la piel.
Se utiliza en procedimientos invasivos. Para que sea efectiva
como antiséptico se debe dejar secar durante sesenta segundos,
ya que actúa por contacto, y luego, enjuagar con agua destilada,
que su absorción es tóxica.

• Prevención de lesiones.

En primer lugar el cuidado básico es limitar la cantidad de
adhesivos que se colocan en la piel, ya que la menor cohesión entre
la dermis y la epidermis hace que al retirar los adhesivos se lesione
la piel. Usar barreras de protección de base pectínica (tipo
duoderm) para utilizar como segunda piel y pegar y despegar de allí
las cintas adhesivas. Retirar los electrodos de monitorización
solamente cuando no funcione bien. Utilizar algodón embebido en
agua para retirar adhesivos.

• Prevención de quemaduras.

Evitar el contacto con cualquier fuente de calor ya que pueden
causar quemaduras en la piel.
Chequear permanentemente el sitio del sensor cuando el bebé esta
en servocuna, ya que el mal contacto puede causar quemaduras
por exceso de calor radiante.

• Prevención de lesiones por necrosis.

Ser muy cuidadoso con las curaciones o uso de cintas adhesivas
que compriman e interfieran con la circulación. Esto favorece la
necrosis y el edema. Cambiar la posición del recién nacido cada
dos horas. Utilizar piel de cordero para evitar zonas de apoyo que
puedan provocar lesión.

• Prevención de infiltraciones.

Utilizar la menor cantidad posible de cinta adhesiva para la
sujeción de vías, para poder evaluar permanentemente el sitio de
inserción del catéter.
Evaluar por lo menos cada dos horas el sitio de punción. Las vías
se deben retirar ante el primer signo de infiltración. Cuando mayor
sea la infiltración, mayor será el daño del tejido.







• Minimizar las pérdidas insensibles de agua y pérdida de calor.

Colocar al recién nacido prematuro apenas sea posible en
incubadora, ya que la servocuna aumenta las pérdidas. Usar
cobertores plásticos que disminuye las mismas. Los prematuros
extremos se pueden beneficiar con el uso de humedad dentro de la
incubadora o con el uso de microclima con calor y humedad. En
caso de utilizar este microclima en prematuros extremos el circuito
debe ser cambiado cada 48 horas, ya que el ambiente húmedo es
medio favorable para la proliferación bacteriana.
El manejo del cuidado de la piel en el recién nacido prematuro es un
problema complejo que requiere de la colaboración de todas las
áreas involucradas. Teniendo en cuenta que sobreviven prematuros
cada vez más pequeños y que para ellos es vital este cuidado que
lo protegerá de las infecciones y del dolor que producen las
lesiones.

Nuestro objetivo final:


El mejor contacto.



Bibliografía:

Cuidados Especiales del Feto y el Recién Nacido.
Marta Rogido—Augusto Sola.
Revista: Enfermería Neonatal Fundasamin.