You are on page 1of 5

“¿Y cuál es, Sócrates, el alimento del alma?


“Sin duda —dijo Sócrates—, el conocimiento es el alimento del alma.”
Platón.
INTRODUCION.
Sin duda alguna, desde que el hombre ha tenido la noción del lenguaje, muchas preguntas
surgieron alrededor de ella, aquellas que comienzan con las palabras: que, porque, como,
cuando y donde. Se puede analizar que el orden de ellas nos lleva a lo complejo del
conocimiento del ser humano, dependiendo del objetivo con que se hace esta reflexión,
así es como debe cumplir la misión de los saberes que los humanos debemos de tener
para lograr un dominio sobre la naturaleza, esa es sin duda, el elemento básico de cómo
se procede para encontrar las conjeturas que el ser se hace para llegar a la explicación y
comprensión de la naturaleza al encontrar los nexos que hay entre los fenómenos y sus
implicaciones pertinentes.
CAPITULO I. LOS GRIEGOS.
Suele decirse a menudo que la filosofía griega gira en torno al problema de lo Uno y lo
Múltiple. Inicialmente encontramos la noción de la unidad: las cosas sufren
transformaciones en unas a otras, por consiguiente, algo en común, ese algo que vya del
principio a lo último, el que todo dependa de algo unico. Tales declara que ese principio
común es el agua; Anaxímenes, que el aire; Heráclito, que el fuego: se decide cada uno
por un principio diferente, pero los tres creen en un principio último. (Copleston, 1960)
Para hablar de conocimiento es indudable que se debe comenzar con los impulsores
filosóficos de oficio en occidente con sus escritores más emblemáticos como Sócrates,
Platón y Aristóteles. La reflexión histórica de ellos sobre el conocimiento, es motivo
principal en este apartado puesto que el conocimiento nace en la antigua Grecia, pero de
manera escrita, es decir, documentada porque antes de ellos, este era transmitido de
generación en generación a través de lo que hace el ser humano diferente a los demás
seres: el lenguaje (Russel, 1912). Habrá que comenzar entonces por un orden histórico de
estos grandes pensadores.
El método socrático de cómo se establecía el conocimiento era a base de preguntas que él
hacia a sus discípulos para que ellos encontraran la solución a los problemas expuestos y
utilizar el dialogo, con los amigos y conocidos, lleno de ironía y con intenciones
pedagógicas. La mayoría de problemas abordados eran de carácter moral (Gutiérrez Sánz,
2009). Entonces si se centra en esto su idea de conocer esa verdad de lo que es la
naturaleza, en una perspectiva global, se puede decir que esa verdad es aproximada
porque puede estar condicionada por la inventiva sensorial de quien cree tener la
conjetura que está dando, lógicamente, debería de pasar alguna manera esa reflexión, por
el filtro de otras personas, para que este conocimiento sea tomado como valido, cosa que
aun se mantiene en la comunidad científica, que debe ser aceptada al tornar una
discusión para que esto sea válido. El dialogo socrático comenzaba afirmando "Sólo sé
que no sé nada", debido a que el hombre debe deshacerse de las cadenas que amarran
plenamente los conocimientos: los prejuicios. Todo esto es parte dentro del proceso de
conocimiento y punto de llegada. Desde este punto de vista, se debe tener el valor de
sacarlos fuera de nuestro entorno, para ver la profundidad de las conjeturas y encontrar la
proximidad del mundo externo.
El lema "Conócete a ti mismo", es precisamente el punto de partida en el proceso de
comprender lo externo al hombre, porque esto conlleva, junto con el despoje de los
prejuicios humanos, a la verdad momentánea de la explicación comprensión de los
problemas filosóficos, la intención de conocer la naturaleza.
De acuerdo a Copleston (1960):
Sócrates se ocupó de las definiciones universales, o sea, de la posibilidad de
llegar a unos conceptos precisos, fijos. Los sofistas proponían doctrinas
relativistas, rechazando las doctrinas necesaria y universalmente válidas. Pero
a Sócrates le llamó la atención el hecho de que el concepto universal siga
siendo siempre el mismo: los ejemplos concretos pueden variar, mas la
definición se mantiene invariable. (pág. 140)
Siendo esto así, la trama de la complejidad es aun mayor debido a que solo de este autor
se tiene referencias por Platón, Aristóteles y otros, que no necesariamente escribieron
sobre él, sino hacían referencia con sus escritos. Aristóteles atribuye a Sócrates, el
razonamiento inductivo, partiendo de hechos particulares a hechos generales. Realmente,
al unificar estos criterios, se puede conjeturar que hasta cierto punto para él, el
conocimiento es tan abstracto como tan complejo para el ser humano porque es dinámico
en cuanto a lo que se pretende demostrar utilizando el dialogo como forma de compartir
eso mismo, sin embargo es estático porque los conceptos no cambian más bien pueden
haber otros que ayuden a interpretar esa realidad que conceptualmente hemos descrito o
definido en un campo problemático, que puede ser producto del proceso dialectico.
Platón, alumno de Sócrates, describe la situación analizada del conocimiento en su teoría
de las ideas. La explicación del mito de la caverna, expuesto en el libro VII de La republica,
es como sigue:
Los prisioneros representan a la mayor parte de la humanidad; la caverna es
este mundo sensible; el exterior es el mundo intelectual de las Ideas; el fuego
representa la Idea más perfecta, que es el Bien. En este mundo captamos,
sensiblemente, sólo las sombras de la verdadera y perfecta realidad, que está
en un mundo aparte, invisible a nuestras captaciones cotidianas. El prisionero
que se escapa es figura del filósofo, que tiene la intuición de las Ideas. Pero su
enseñanza entre la gente queda simbolizada con el desprecio de los demás
prisioneros ante sus narraciones acerca de un mundo superior. (Gutiérrez
Sánz, 2009, pág. 46)
El objetivo de la Teoría de las Ideas es demostrar que la verdad existe, y que tiene
contenido objetivo, que tiene existencia real de las cosas. El tema central de la filosofía de
Platón es el de las ideas y su realidad:
• Las ideas son esencias trascendentes e inmutables, esto quiere decir, que no cambian.
• Las ideas son las definiciones socráticas, pero con Platón adquieren carácter ontológico.
(Son reales, son la verdadera realidad).
• Las ideas son el ser y son subsistentes, existen por sí mismas, no sólo en la mente
humana.
Que las ideas sean trascendentes quiere decir que son realidades separadas, que las ideas
sean inmutables quiere decir que son realidades eternas, perfectas e imperecederas. Hay
que tener en cuenta que las ideas en Platón no son entes de la razón humana, sino que
son la verdadera realidad. Mientras que el mundo sensible (el que captamos por los
sentidos, no por la razón) es sólo apariencia, su nivel ontológico (nivel de realidad) es
inferior al mundo de las ideas. Para poder conocer la existencia de las ideas, como
veremos, tenemos que recurrir al método dialéctico y a la anamnesis o reminiscencia. Esto
hasta cierto punto se plasma en el escrito el mito de las cavernas, puesto que se da la
interpretación de cómo el hombre necesita conocer el mundo en donde se concibe la
realidad como algo oscuro que necesita luz (el conocimiento del mundo) para poder ver
mas allá de donde nuestros sentidos pueden percibir. El problema con Platón, es que no
tiene un escrito que en realidad refleje su verdadera teoría de cómo analizar el mundo, si
no, es una compilación digámoslo, poética de verter sus ideas sobre el conocimiento del
mundo, lo cual lo vuelve muy complejo y difícil de interpretar, puesto que muchos
podríamos decir cosas diferentes acerca de lo que él talvez quizo inmortalizar en su visión.
(Heidegger, 2007)
Por ello, según esta teoría, el conocimiento es racional intuitivo. Este es el ámbito puro de
las ideas, porque hay superación dialéctica de los dos conocimientos anteriores (el
conocimiento sensitivo que nos da los sentidos y el conocimiento racional discursivo que
es el mundo de los objetos plasmados desde la geometría en matemática). Es en este
estado donde el sujeto asciende al idealismo, al mundo puro de las ideas. No hay espacio
para ningún atisbo de materialidad, tampoco para nada sensible. (Morla, 2007).
Este hecho hace que este autor vea el mundo de la gente “normal” como aquellos que no
queremos o no nos interesa el conocer el mundo, solo quedamos en las ideas y no se va a
lo concreto, al mundo de las esencias. Esta es sin duda, la gran aportación platónica del
conocimiento humano de lo que le rodea, el aprender a interpretar conjeturas de lo que
en realidad sucede fuera de nuestra mente y de esas percepciones que no son tomadas
como influencia en el mismo proceso que tiene el humano.
Mientras Aristóteles, en la metafísica representa una ruptura con la filosofía platónica. En
muchos aspectos son diametralmente opuestas. En lugar del método idealista, que vuelve
la espalda a la realidad para refugiarse en el mundo de las ideas y las formas perfectas,
Aristóteles parte de los hechos concretos procedentes de la percepción de los sentidos y a
partir de estas percepciones llega a los principios y causas finales, es una apuesta más
sublime de lo que es la búsqueda de esa verdad llamada conocimiento. Platón partía de
las ideas e intentaba explicar la realidad a partir de ellas, mientras que Aristóteles partía
de la realidad, examinaba cuidadosamente una gran cantidad de datos y fenómenos y a
partir su función de aportación de ellos realizaba deducciones generales. Utilizaba el
método inductivo. El interés de Aristóteles en la física y la biología demuestra su pasión
por la experimentación y la observación como fuentes principales del conocimiento. En
este sentido, se puede decir que fue pionero del método científico moderno.
En general, se pueden hacer algunas críticas acerca de los autores analizados en que en
general llamaremos griegos. Por ejemplo Sócrates, se podría decir, definió en si una idea
(teoría platónica), aunque existen ciertos autores que dicen que sí, pero creeríamos que
sea quien sea su creador, faltaba el punto crítico para el abordaje definitivo (aunque en
realidad se ven en la actualidad corrientes del pensamiento), a Platón no tiene una
filosofía en si mas bien escritos literarios que llevan a conjeturar ciertas teorías de cómo el
conocimiento se da en la raza humana. En el contexto histórico, cada quien hablo de una
parte de conocimientos como lo es la ética para Sócrates, el conocimiento en general para
Platón y Aristóteles que vio mas el mundo en la materia de las que hoy se conocen como
ciencias naturales.