You are on page 1of 2

SD-0401a Página 1 de 2

Categoría 6 Vs. 5e para
Gigabit Ethernet
por John Siemon
¿Porqué categoría 6 cuando categoría 5e puede soportar Gigabit
Ethernet al mismo grado de desempeño?"

Sí. Categoría 5e puede soportar 1000BASE-T. De hecho, Siemon es la única compañía que
brinda una cobertura retroactiva de Gigabit Ethernet en cada garantía extendida de cualquier
Sistema de Cableado Siemon que haya sido instalado (muchos de ellos plenamente
operacionales mucho antes de que la categoría 5e estuviera siquiera considerada para su
estandarización). La razón por la cual somos capaces de ofrecer este tipo de cobertura es
porque nos preocupamos por mantener un margen y requisitos para parámetros que aún no
estaban estandarizados, tales como balance, FEXT y pérdida de retorno; antes de que éstos
llegaran a ser ampliamente conocidos por las personas cuyos trabajos dependen de una
infraestructura IT (Tecnologías de la Información) confiable cada minuto de cada día.

¿Porqué categoría 6? Veamos algunas razones. La razón más básica es que proporciona
significativamente un mejor canal de transmisión que categoría 5e. Aun cuando categoría 5e
brinda el mínimo necesario para las redes Gigabit, no brinda necesariamente "el mismo grado
de desempeño". La investigación que hemos realizado en el rendimiento (throughput) de redes
activas muestra una reducción significativa en los errores binarios sobre categoría 6 en
comparación con categoría 5e. Una respuesta válida sería: "Y eso que importa. Mi
transferencia de archivos toma un milisegundo en vez de un microsegundo" Lo cual es cierto
para los ambientes operacionales actuales, cuya demanda de respuesta de tiempo real se
concentra predominantemente a nivel escritorio. Pero en la medida que la red interviene cada
vez más en la interacción a tiempo real entre las personas y los dispositivos, la diferencia entre
la tasa de transferencia señalada en la NIC (Tarjeta de Interfaz de Red) y su rendimiento real
se vuelve cada vez más aparente; en especial, cuando el número de nodos se incrementa
gradualmente. Otras variables que impactan el rendimiento son el ambiente de operación y el
equipo activo. Categoría 6 es menos susceptible a los cambios de temperatura y humedad que
la categoría 5e. Debido a su mejor balance, categoría 6 también opera más “sigilosamente” y
proporciona una mayor inmunidad al ruido electromagnético. Aun cuando un producto puede
transmitir a 100 ó 1000 Mb/s, se hace evidente que no todos los puertos de red son creados
iguales. Las diferencias reales en el desempeño de transductores (transceivers) entre
diferentes marcas en incluso entre dispositivos de la misma compañía son bastante
significativas. Sus diferencias en los patrones de “ojo” (eye patterns) están compuestas por
grados variables de sensibilidad al EMI (Interferencia Electromagnética), temperatura y vida
operacional. Un perfil de señal que cumple con la plantilla de la IEEE un día puede lucir
completamente diferente después de algunas semanas de operación o ante variaciones de
temperatura mínimas de incluso 5 ºC. Un canal de cableado categoría 6 es más tolerante a las
variaciones relacionadas con los transductores en el perfil de señal que categoría 5e. La
conclusión es que una red 1000BASE-T funcionará mejor en categoría 6 que en categoría 5e
SIEMON DICE... Categoría 6 Vs. 5e para Gigabit Ethernet
SD-0401a Página 2 de 2
bajo condiciones reales. Esta diferencia será evidente para los usuarios que dependan de la
red para transferencia de información en tiempo real de voz o video.

Otra razón para elegir categoría 6 es que las IT no son estáticas. Gigabit puede parecer
exagerado en la actualidad. ¿Nos parecerá lo mismo en cinco o diez años más? Hay
tecnologías disponibles actualmente que permitirán a los equipos de red un rendimiento
variable con base en las capacidades del canal de transmisión. El próximo mes IEEE 802.3
emitirá un CFI (llamado a interesados) para los trabajos de 10 gigabit sobre cobre. El objetivo
de este trabajo es usar cobre de par trenzado para longitudes limitadas entre equipos y centros
de datos. Se considerarán propuestas para 10GBASE-T sobre una variedad de medios de par
trenzado (incluyendo categoría 5e). En esta etapa nadie sabe realmente adonde nos llevarán
estas propuestas o qué impacto tendrán las normas resultantes en la industria. Lo único que
puede concluirse del alto grado de interés en estos proyectos es que el par trenzado continúa
demostrando la ley de Moore.

Otra consideración a futuro es el uso del par trenzado para el suministro de potencia a
dispositivos remotos. Personalmente (John Siemon), lideré el grupo de trabajo responsable de
vigilar que los requisitos establecidos en la recientemente publicada segunda edición de la
norma ISO/IEC 11801 sean suficientes para soportar los esfuerzos de la IEEE’s para
suministrar potencia sobre par trenzado y otros que puedan requerir hasta 40 watts de potencia
sobre un canal de cableado horizontal de cuatro pares. La norma IEEE 802.3af provee los
medios para detectar y suministrar hasta 15 watts de potencia a un DTE (equipo terminal de
datos) sobre par trenzado. Esta norma especifica más de un esquema de implementación, pero
la implementación comercial más popular es dedicar dos pares para la transmisión de señal y
dos pares para la potencia. Si este esquema fuera usado para la transmisión de Gigabit
Ethernet, sería forzoso el envío de 500 Mb/s de señalización bidireccional sobre cada par en un
total de dos pares en lugar de 250 Mb/s sobre cada par en un total de cuatro pares. ¿Puede
lograrse esto con categoría 6? Sí. ¿Con categoría 5e? No fácilmente. ¿Se utilizará esta
aplicación en su empresa? Quizá no, pero el relativamente pequeño incremento en el costo de
categoría 6 sobre categoría 5e parece un razonable aseguramiento para lo que las nuevas
tecnologías nos puedan traer en un futuro. En la medida en que seamos capaces de anticipar
los requisitos para hacer nuestros sistemas originales "categoría 5" compatibles con gigabit
Ethernet, continuaremos aplicando nuestro avanzado conocimiento de la teoría de líneas de
transmisión, ingeniería de desarrollo y tecnología de manufactura que excedan los requisitos
mínimos de las normas actuales en cada sistema de cableado de cobre o fibra que vendamos.