You are on page 1of 10

UNIVERSIDAD FERMIN TORO

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y POLÍTICAS
ESCUELA DE DERECHO
CATEDRA: DERECHO PROBATORIO
DOCENTE: ABOGADO JORGE VERA

TEMA 8
LA CONFESION

Nos corresponde a partir del presente tema, es estudio de los diversos
medios de prueba en particular; el cual se limitará a los medios de prueba
legales, es decir, los expresamente contemplados como tales en nuestro
ordenamiento jurídico vigente. Comenzaremos con la prueba de
confesión por una cuestión de tradición, que la considera como la reina
de las pruebas, y la prueba más eficaz para obtener la verdad.
DEFINICION
El Código Civil Venezolano no define la confesión, con fundamento
en un principio de política legislativa que considera un inconveniente
establecer definiciones en las normas legales, y prefiere dejar la
precisión de los conceptos a la doctrina jurídica.
De allí que se tenga que acudir a los doctrinarios a los efectos de
establecer una definición de confesión; y así tenemos que una definición
tradicional es la de COUTURE, quien define la confesión como “el acto
jurídico consistente en admitir como cierto, expresa o tácitamente,
dentro o fuera de juicio, un hecho cuyas consecuencias de derecho son
perjudiciales para aquel que formula la declaración”.
RENGEL-ROMBERG concibe la confesión como “la declaración
que hace una parte, de la verdad de hechos a ella desfavorables
afirmados por su adversario, a la cual la ley atribuye el valor de plena
prueba”.
El régimen legal aplicable a la confesión en nuestro ordenamiento
jurídico, se encuentra contenido en el Código Civil en su Libro II, Título
II, Capítulo V, Sección IV, relativo a la Prueba de las Obligaciones y su
Extinción; arts. 1400 al 1405, donde se trata de sus características, forma
y apreciación. Y en el Código de Procedimiento Civil, todo lo referente a
la confesión provocada, se encuentra contenido en el Libro II, Título II,
Sección III; arts. 403 al 419, y que desarrollaremos en el próximo tema.
CARACTERISTICAS
De ésta definición anterior podemos establecerle a la confesión las
siguientes características:
1. La confesión es una declaración de parte; pero si bien toda
confesión es una declaración de parte, no toda declaración de parte es
una confesión; por ejemplo, no son confesiones, la simple admisión de
hechos, ni el interrogatorio no formal de la parte, entre otros.
2. La confesión se refiere a hechos singulares afirmados por el
adversario, y no a la relación jurídica controvertida, objeto de la
pretensión; es por ello que no debe confundirse el convenimiento a la
pretensión con la confesión; porque el convenimiento constituye un
medio de autocomposición procesal que pone fin al juicio, mientras que
la confesión se refiere a hechos singulares y no extingue el proceso y
solo hace plena prueba del hecho confesado.
3. La confesión se refiere a hechos desfavorables al confesante y
favorables a la parte contraria.
4. La confesión tiene la función de hacer plena prueba; esto significa
que es una prueba legal, cuya valoración no está concedida a la simple
apreciación del Juez, sino que ésta valoración ha sido dada por el
legislador.
REQUISITOS DE LA CONFESIÓN
1. Debe ser una declaración de parte; consiste en que la confesión
debe provenir de las partes que han constituido la relación procesal,
demandante, demandado, terceros intervinientes, sucesores procesales o
litis-consorciales. Si no emana de esta clase de sujetos, la confesión
constituiría simplemente un testimonio.
2. Debe ser una declaración sobre hechos personales; es decir, sobre
hechos en los cuales el confesante haya sido actor o que conozca hechos
ajenos cuyo reconocimiento afecte sus intereses; como por ejemplo, el
caso de la persona que compra un inmueble a sabiendas de que quien
figura como propietario lo es en virtud de una venta simulada; si él
reconoce que sabía de ese hecho, está admitiendo la restricción que
había.
3. Los hechos sobre los cuales versa la confesión deben ser
favorables a la contraparte o perjudiciales al confesante; la mayoría de
los autores sostienen que sólo se puede hablar de confesión si los hechos
narrados por la parte le causan perjuicio o por lo menos favorecen a la
contraparte; y precisamente esta es la circunstancia que permite
diferenciar la confesión de lo más general, que es la declaración de parte.
4. Que sea expresa; significa que la confesión debe ser una
manifestación indubitable, específica y tajante de la existencia de un
hecho. No podríamos hablar de confesión cuando hay dudas sobre el
hecho y no hay una afirmación positiva del mismo.
5. Que sea rendida libre y conscientemente; esto debido a que todo
acto jurídico en el que interviene la voluntad de la persona debe ser
hecho libre y espontáneamente; ya que todos sabemos que cuando el
consentimiento es obtenido mediante violencia o dolo, la persona
afectada puede pedir la nulidad del acto (art. 1.146). Tampoco será
válida la confesión cuando no hay conciencia, bien por efectos del
alcohol, droga o cualquier otro elemento que altere la libertad y
conciencia.
6. El confesante debe ser capaz; debe existir plena capacidad del
confesante, salvo las excepciones consagradas en la ley. Esta capacidad
para confesar, es la misma capacidad civil general o la procesal para
demandar y ejecutar actos procesales válidamente. Nuestra legislación
expresamente exige este requisito de la capacidad en el art. 1405 CPC
cuando nos dice: “Para que la confesión produzca efectos…” .
7. Cumplimiento de las formalidades procesales; debemos observar
que la confesión extrajudicial, no requiere una formalidad específica, se
puede producir en cualquier momento, lugar y de cualquier modo; en
cambio, la confesión judicial debe producirse bajo ciertas formalidades
legales; y dentro de ésta tenemos que diferenciar entre la confesión
judicial espontánea, que puede ocurrir en cualquier momento, sin el
cumplimiento de requisitos especiales de forma; sólo basta la
certificación del secretario del tribunal si es por escrito; en cambio, la
confesión judicial provocada sí está sujeta a los requisitos de tiempo,
modo y lugar, por ejemplo, que se cite a la persona; que quien solicita
dicha confesión (posiciones juradas) debe manifestar que está dispuesto
a rendir a su vez una confesión.
8. Legitimación para hacer la confesión en nombre de otro; el art.
1401 CC, admite que una persona pueda confesar por otra con la
respectiva autorización judicial o legal y que lo haga dentro de los
límites de las facultades expresas otorgadas por el mandato. En el caso
de los representantes legales, como lo son los administradores de las
compañías, éstos podrán confesar sobre hechos inherentes a sus
funciones. En el caso de otros representantes, como curadores o tutores,
si han ejecutado actos para los cuales no tenían facultades o requerían
autorización judicial y no la obtuvieron en ese momento, su confesión
acerca de esos hechos será ineficaz. Por otra parte vale la pena señalar,
que el defensor ad-litem no tiene facultades para confesar, pues como se
dejo dicho, se requiere la autorización expresa del mandante; y en este
caso dicho defensor no actúa en virtud de un mandato, sino en ejercicio
de una función legal.
9. La pertinencia del hecho confesado; lo que quiere decir, que el
hecho que se confiesa debe estar vinculado al objeto del litigio. Sobre la
pertinencia del hecho se hizo referencia en el tema anterior.
CLASIFICACION DE LA CONFESION
1. Desde el punto de vista legal. De conformidad con lo establecido
en el art. 1400 CC, la confesión puede ser judicial o extrajudicial.
Confesión Judicial, aquella hecha por la parte o su apoderado dentro de
los límites del mandato, ante un juez, aunque éste sea incompetente (art.
1401 CC). La doctrina la define como la declaración que hace una parte
ante un Juez, competente o incompetente, sobre un acto propio
vinculado… Confesión Extrajudicial, aquella que se hace fuera del
proceso, a la parte misma o a quien la representa, o también a un tercero.
Se encuentra señalada en el art. 1402 CC. En este tipo de confesión no
interviene el Juez en ejercicio de sus funciones, por lo tanto, es aquella
que se hace en una conversación o en cualquier otra circunstancia, pero
que necesariamente tiene que probarse mediante cualquier medio
probatorio, salvo la prueba testimonial que solo puede usarse cuando es
permitida por la ley. Vale decir entonces, que puede ser probada con
documentos suscritos por el confesante, cartas o misivas, grabaciones,
etc.
2. Desde el punto de vista de la voluntariedad en la confesión.
Confesión Espontánea, aquella confesión que procede de la propia
voluntad del confesante, es decir, el confesante por iniciativa propia
confiesa el hecho en forma libre, sin coacción de ninguna especie.
Confesión Provocada, es aquella que se obtiene mediante interrogatorios
a petición de la parte contraria o por el Juez y bajo juramento (art. 403
con respecto a la parte contraria y arts. 401 y 514 con respecto al Juez) y
es la denominada Posiciones Juradas.
3. Desde el punto de vista del contenido de la confesión. Confesión
Simple, aquella en la cual se afirman los hechos que la parte contraria
alega como base de su demanda sin modificación alguna; por ejemplo
cuando se reconoce haber recibido una cantidad de dinero en préstamo.
Confesión Calificada, cuando el confesante admite el hecho pero bajo
ciertas circunstancias que alteran las condiciones y los efectos jurídicos
del derecho, por ejemplo, cuando se reconoce haber recibido una suma
de dinero pero en calidad de donación y no de préstamo; o se reconoce
una deuda, pero no los intereses ni el plazo. Confesión Compleja cuando
el confesante admite el hecho, pero a su vez alega hechos posteriores a
su nacimiento que modifican o destruyen sus efectos legales; por
ejemplo, se reconoce haber recibido la cantidad de dinero en préstamo,
pero se alega haber cancelado la misma; o se reconoce el depósito pero
se alega su devolución.
4. Desde el punto de vista del partición de la confesión. Confesión
Divisible, cuando el adversario del confesante tiene el poder de dividir el
contenido de la confesión, aceptando la parte que le sea favorable y
rechazando la que le es favorable al confesante. Confesión Indivisible,
cuando el adversario del confesante no puede aceptar la confesión en
aquello que le favorezca y rechazarla en cuanto le es contraria; debe
aceptarla o rechazarla en todo.
Ahora bien, no admite lugar a dudas la situación regulada en la norma
del art. 1404 CC, en cuanto a que no podrá utilizarse la confesión sólo en
la parte que perjudica al confesante; por ejemplo, A es despedido de su
trabajo con el argumento de que abandono su sitio de trabajo el día XX.
A demanda a la empresa solicitando el reenganche con fundamento al
despido injustificado. En las pruebas de absolución de posiciones juradas
se le pregunta a A: ¿Diga el absolvente como es cierto que el día XX,
usted abandonó la planta de la empresa, sin autorización y sin aviso? A
lo cual responde: “Sí, el día XX salí de la planta de trabajo a efectuar
una diligencia de la empresa, concretamente a revisar la reparación de
una pieza del equipo de trabajo de la planta, en el taller B. Soy un
empleado de dirección que no reporta sus salidas y ese día tenía que
constatar el perfecto funcionamiento de la pieza y al notar defectos pedí
su rectificación y permanecí allá durante ese proceso. Tengo un
memorando que me dejó mi jefe inmediato, porque se iba de vacaciones,
en el cual se me instruía para hacer tal diligencia”. En este caso
especifico, no podrá aceptarse simplemente que el trabajador abandonó
su sitio de trabajo, sino que tendrá que tomarse en forma conjunta su
declaración, porque allí hay una explicación, que si no es desvirtuada,
debe aceptarse procesalmente en virtud del principio de la indivisibilidad
de la confesión.
Asunto importante que resaltar en cuanto a la posición que acoge la
doctrina y jurisprudencia venezolanas en relación a la divisibilidad o
indivisibilidad de la confesión; tenemos que se ha acogido la confesión
indivisible, pero en forma relativa, no absoluta; por cuanto la
interpretación que le han hecho a la norma del art. 1404 CC, es que la
confesión es divisible cuando se refiere a hechos diferentes al hecho
principal alegado por la parte contraria, e indivisible cuando la
declaración, en su aclaratoria o justificación, se refiere al hecho
principal alegado por la parte contraria.
5. Confesión Revocable; aquella que se puede retirar por el
confesante, cuando pruebe que la misma ha sido resultado de un error,
pero no puede revocarse so pretexto de un error de derecho (art. 1404
CC). Confesión Irrevocable; esta es la regla general, por cuanto una vez
emitida la confesión, no puede retirarse. No obstante la norma del art.
1404, deja abierta la posibilidad de revocar la confesión por error de
hecho, lo cual significa que tiene que probar ese error.
En la doctrina se admiten dos formas para la prueba contra la
irrevocabilidad de la confesión por error de hecho.
1. Demostrar el hecho contrario al que se confesó por la falsa creencia
del confesante sobre el hecho confesado, por ejemplo, alguien es
demandado por inquisición de paternidad y en su declaración admite
haber tenido relaciones sexuales con la demandante en determinadas
fechas, pero él no sabe que es estéril; y en el transcurso del proceso
descubre su esterilidad y la imposibilidad absoluta de engendrar,
entonces, él podrá probar el hecho contrario, hará una confesión
calificada: sí tuve relaciones, pero yo soy estéril y no lo sabía en el
primer momento de mi declaración.
2. Basta con demostrar lo contrario de lo confesado, para lo cual es
compatible cualquier medio de prueba; en el mismo caso anterior, siendo
que el menor nació en mayo de 2006, se podrá demostrar por ejemplo
que desde julio de 2005 a julio de 2006 él estuvo fuera del país, o que no
vivió en ese pueblo, o cualquier otro hecho que demuestre efectivamente
que hay error en la confesión.
EFICACIA PROBATORIA DE LA CONFESION
La fuerza o eficacia probatoria de la confesión depende de la persona
que la recibe, es decir, de quien haya sido el destinatario. Los arts. 1401
y 1402 definen con claridad este aspecto; en la confesión judicial,
aquella hecha ante un Juez, aún cuando sea incompetente, produce plena
prueba acerca del hecho confesado; por supuesto, debe cumplirse con
todos los requisitos del CPC para la eficacia de cualquier acto procesal y
con los requisitos particulares de la confesión. En cuanto a la confesión
extrajudicial aquella que se produce ante la parte contraria o ante su
representante, produce los mismos efectos que la confesión judicial,
siempre que se cumplan con los requisitos de la confesión examinados
up supra.
Por último, debe advertirse, que la confesión no es un medio de
prueba que va a predominar sobre los demás. Debe apreciarse y valorarse
en conjunto con las demás pruebas aportadas al proceso de conformidad
al principio de la unidad de la prueba y de la comunidad de la prueba.

//////////

//////////