You are on page 1of 19

Neurobiología de la sexualidad

Gabriel Montoya

“La mayoría de los comportamientos humanos permanecen flexibles y abiertos a su
modificación, aunque estén constreñidos por la organización del sistema nervioso”.
En términos generales, la conducta sexual humana puede ser regulada, esto quiere
decir que las personas pueden recibir influencia del entorno, de la alimentación,
pueden recibir estímulos que promuevan una conducta, o recibir sanciones que
traten de inhibir otra conducta. Nuestro cerebro es mamífero, esencialmente
primate, esto quiere decir, que mucho del desencadenamiento de las fuerzas
sexuales no son corticales sino que son límbicos. Hay cosas de la conducta sexual
que son de orden cortical.


Hay un núcleo sexual dimórfico que es hipotalámico. Hay otro núcleo, el
intersticial.
El núcleo del hipotálamo anterior 3 es uno de los más importantes que se ha
encontrado y tiene diferencias según las orientaciones sexuales. En este núcleo, se
puede observar mayor densidad o menor según la orientación sexual (según
estudios). Es más grande en los heterosexuales.




Hay dos respuestas fundamentales: una es la vasocongestión, especialmente
vasocongestión pélvica, y la otra respuesta es la miotonía. Hasta el siglo XVII los
anatomistas pensaban que la pelvis se llenaba de aire, porque cuando hacían la
disección del pene encontraban puro aire, no encontraban sangre, excepto si la
muerte era por ahorcamiento (los ahorcados tienen orgasmos durante el
ahorcamiento), la fractura cervical genera una descarga del SNA que genera una
reacción de erección y eyaculación. En el siglo XVIII se empezó a entender que
había sangre allí. La miotonía es generalizada.

En la fase de excitación, hay un origen hipotalámico, por lo general en la sustancia
gris. Buena parte de las estructuras que inician la respuesta sexual están relacionadas
con el sistema de recompensa, por eso los ciclos de sexualidad están muy
emparentados con los ciclos por ejemplo de hambre y saciedad, emparentados en
términos de recibir retribución, y son hipotalámicos esencialmente. En el proceso de
evolución incorporamos con aferencias corticales, entonces por ejemplo la parte
visual de los hombres tomó una fuerza enorme, y la parte olfativa empezó a ceder.
En términos de lo sexual, lo olfativo funciona sobre todo en términos aversivos, es
decir, que si hay un mal olor tenemos una mala respuesta sexual.
Hay un circuito entre el sistema límbico y la corteza, es decir, ambos se
retroalimentan, y hay circuitos ascendentes y descendentes, en general en cada
respuesta sexual hay un equilibrio entre cadena de estímulos prosexuales y cadena
de estímulos asexuales por decirlo así. Cuando hay erección están activados
mecanismos que favorecen la erección, pero se requiere que no estén apagados del
todo los que inhiben la erección, porque si la erección permaneciera por horas
habría priapismo que es muy peligroso, el pene podría entrar en hipoxia, favorecer
la fibrosis y en consecuencia no vuelve a tener erecciones o son muy malas las
erecciones.
Hay una integración entre la erección y la lubricación vaginal: es un evento
neurovascular, trabajan las neuronas, los neurotransmisores, las arteriolas y el
músculo liso que rodea la arteriola; con ese conjunto de estructuras entendemos la
erección o la lubricación.

Entre T12 a S3 está otro de los centros integradores de la erección, pero es el centro
periférico, no es central.
El pene depende del nervio pudendo y de las arterias pudendas, la arteria y el
nervio, pasan por la próstata, en consecuencia, cuando se hace una prostatectomía
radical entonces si no hacen una disección especial se llevan ese sistema de
conducción o ese sistema vascular, y queda bajo el efecto de una neuropraxia
(“aporrear” los nervios). Esto genera un punto crítico en el hombre, porque la parte
sexual está muy ligada a una arteria y un nervio; en cambio, las mujeres tienen
aferencias vasculares múltiples, no depende de una sola arteria para hacer la
lubricación. Cualquier trauma lumbar o sacro puede dañar la respuesta sexual. Si
hay un daño medular por ejemplo en T5, T4, una lesión alta, se conserva la parte
torácica baja o lumbosacra, y esto permite que haya en los hombres erecciones
reflejas, es decir, son erecciones que se desencadenan por la estimulación directa del
pene. Hay un nivel supraespinal y un nivel espinal propiamente, en la respuesta
sexual todo es muy complejo. El fenómeno de erección se da de manera simultánea
y tiene que hacer un gran recorrido. Hay un centro integrador que es el SNC, pero
los efectores están muy lejos, recorre vías muy largas, y la señal se puede perder o se
puede dañar, esto es lo que le pasa por ejemplo a un diabético que se dañan los
nervios por neuropatía o podría haber grasa en las arterias.

Muchas mujeres tienen orgasmos “profundos”, orgasmos de cuello uterino, y parece
que el asunto de estas mujeres es que tienen orgasmos con estímulo clitorino. Un
clítoris bien estimulado genera orgasmos, incluso sin penetración; esto no quiere
decir que la vagina haya pasado de moda, pero si es en términos de orgasmos, es el
clítoris el más importante.
Hay mujeres que son anteriores vaginales, es un orgasmo de frotación externa. Hay
otras mujeres que son mesovaginales, estas aprovechan el punto G. Hay otras
mujeres que tienen el orgasmo profundo, casi que de los fondos de saco, estos
orgasmos son esencialmente del cuello uterino (5 al 10% de las mujeres), se
relaciona con el nervio vago. En las histerectomías a veces se pretende conservar el
cuello uterino, para conservar este orgasmo en algunas mujeres.

En el hombre se fractura el pene, pero lo que se fractura es la túnica albugínea, que
es blanca y tiene sistemas entrecruzados. La túnica albugínea actúa como el
neumático de las llantas de bicicleta, da rigidez interna, va conteniendo la sangre y
soltando la sangre por venoclusión poco a poco. En el humano no hay hueso en el
pene, pero por ejemplo en el macho de la ballena si hay hueso.
El parasimpático para y el simpático dispara, eso quiere decir, que en cada
momento predomina un sistema, pero el otro sistema también está trabajando.

No todo es acetilcolina o norepinefirna, también hay serotonina, melatonina,
dopamina, entre otros.
En la hiperplasia adrenal congénita, las glándulas suprarrenales producen mucha
testosterona. Éste les da a mujeres XX, pero estas mujeres se virilizan. Como el
clítoris no tiene túnica albugínea, no sé “para”, si no que se congestiona.
En las mujeres, la testosterona también puede cambiar la voz.
El clítoris es esencialmente sexual. El clítoris se llena de sangre, responde a estímulos
sexuales,… El clítoris es un órgano esencialmente vascular.
La conducta sexual y la actividad sexual: la actividad sexual tiene unos antecedentes
como cualquier conducta, una interacción, y una consecuencia.
Hay respuesta cognitiva, emocional, etc.
Cuando usted tiene buen sexo, tiene un riesgo, y es de enamorarse, porque le da la
necesidad de volver a repetir.

Todos estamos en un ciclo continuo, si tengo un buen sexo, probablemente la
misma semana tendré ganas de tener sexo. Es decir, el insumo de deseo sexual se
retroalimenta con las buenas experiencias sexuales. La conclusión es que para poder
mantener el sexo hay que tener sexo, no ser promiscuos, sino tener sexo. La
sociedad es sexofóbica, pide abstención. El sexo no hay que almacenarlo, “el que
guarda comida guarda pesares”.
No todo sexo debe ser penetrativo, hay de todo.
Las erecciones matutinas y nocturnas son erecciones de mantenimiento.

Somos reactivos sexualmente.
En las primeras relaciones las mujeres no tienen orgasmo.


La testosterona presenta efecto techo, llega un momento en el que más niveles no
generan mayor deseo sexual.

La prolactina es una hormona para la lactancia, se puede incrementar por el estrés, y
esto genera disminución de la líbido.
La serotonina tiene un efecto inhibitorio. La fluoxetina por ejemplo genera
aplanamiento en términos de lo sexual.
El péptido intestinal vasoactivo tiene un efecto estimulatorio, lo mismo que la
dopamina (neurotransmisor).
La oxitocina es una hormona encargada de dar sensación de bienestar que otorga el
orgasmo.


La testosterona tiene un pico en el adolescente, por esto los adolescentes tienen una
conducta sexual más fuerte.

El alcohol inhibe el centro de la inhibición, menos por menos da más.

La marihuana genera aumento subjetivo del placer sexual porque desinhibe, “no
piensan tanto”. Uno tiene que desconectarse un poco.
¿Qué hace atractivo un rostro en términos de lo sexual?, la simetría del rostro, las
características sexuales dimórficas (es muy llamativo porque el efecto que hacen
testosterona y los estrógenos sobre el cuerpo ejercen una influencia sobre la cara; en
los hombres un efecto de la testosterona tiene que ver con el ángulo de la
mandíbula, un poquito prognáticos), en las mujeres los pómulos sobresalientes,
mirada fija, expresión alegre o amable. Estos estudios los hacen con fotos, las
mujeres o los hombres miran fotos que pasan rápido y tienen que calificar como
atractivo, neutro o no atractivo.




Los rostros atractivos provocan una descarga del núcleo accumbens, que es el centro
de la recompensa. Cada que tenemos algo que experimentamos como placentero el
núcleo accumbens se activa, por eso hay sustancias que son adictivas y otras que no.
El chocolate produce una descarga de placer muy discreta, el azúcar también.
Si usted fuma marihuana, eso va al núcleo accumbens y le produce placer, en
consecuencia adicción; pero si usted fuma brocolli este no va hasta el núcleo
accumbens y no produce placer ni adicción.
Obviamente, la sonrisa incrementa la descarga.

Hay personas que tienen de alguna manera una dependencia a ver gente bonita,
hay personas que no les gusta ver feos, y son con el afán de estar con gente bonita,
de alguna manera, el estímulo lo captan como con más afinidad que otras personas.

¿Qué encuentran atractivo las mujeres en el cuerpo del hombre?, los abdominales
desarrollados. No es el pecho, ni las nalgas, ni los genitales, si son importantes pero
no ocupan el primer lugar. La explicación es hormonal, cuando un hombre empieza
a envejecer bajan los niveles de testosterona, y por lo tanto se baja la capacidad de
tener masa muscular y se aumenta la grasa, y uno de los sitios donde más deposita
grasa el hombre es el abdomen; el sitio donde se deposita la grasa en la mujer es en
los muslos, en la pelvis.




Las mujeres prefieren el olor de hombres no compatibles inmunemente. Esta
percepción se daña si toman anticonceptivos orales. Además prefieren a los hombres
con cuerpos simétricos, la simetría se calcula por la proporción entre la cintura
escapular y la cintura pélvica, mientras mayor equilibrio más simétrico.


En las axilas y la región inguinal producimos feromonas.