You are on page 1of 3

Laberintos crediticios

Acabo de leer este artículo del diario El Comercio. Mi mente ya es (si es que aún
no lo era) un caos total. Para ilustrar lo que tengo en la mente en estos
momentos, se me ocurrió el siguiente caso.

Advertencia: Se recomienda tener la mente despejada y relajada. No me hago


responsable de los potenciales daños que la siguiente entrada pueda ocasionar
a su corteza cerebral.

El país P tiene muchos bancos, digamos que el número es N. Cada banco


ofrece muchos productos, entre los cuales está las tarjetas de crédito. Las
tarjetas de crédito no son únicas en cada banco pues cada banco puede ofrecer
un número X, en promedio, de diferentes tipos de tarjetas de crédito.

Asimismo, las tasas de interés de una tarjeta de crédito pueden variar


dependiendo de muchos factores. Por ejemplo: la antigüedad del cliente, rango
de ingresos del cliente, número de meses utilizados para el cálculo de intereses,
etc. Es decir, las tasas de interés, así como el monto mensual disponible para
consumo, varían de acuerdo a la evaluación de riesgo del cliente. Digamos que,
en promedio, cada banco tiene por cada tipo de tarjeta de crédito ofrecida un
número promedio de perfiles P.

¿Es esto legal? Me explico. Si el banco B ofrece la tarjeta de crédito C a todos


sus clientes, ¿es posible que cobre diferentes tasas de interés a cada cliente en
particular? Esto me huele a un no de lejos. Para tal caso el banco B debería
crear diferentes tipos de tarjetas de crédito para cada perfil de cliente a los que
quiera ofrecer sus productos. Pero asumamos que los clientes (la gran mayoría)
no están familiarizados con estos temas ni con las implicaciones legales detrás
de ellos.

Page 1 of 3
Entonces, un cliente tiene muchas (demasiadas) ofertas de donde escoger.
Poniendo esto en una simple (o burda) fórmula, tenemos:

A=N*X*P

Donde:
• A = número de alternativas posibles de donde escoger
• N = número de bancos
• X = número promedio de tarjetas de crédito ofrecidas por un banco
• P = número promedio de perfiles de clientes
¿Sencillo? Solo en papel, la parte difícil es escoger la alternativa que más le
convenga a uno como cliente.

¿Qué implica esto? Conocer los principios básicos de finanzas.

¿Es esto justo y necesario? Necesario, sí. Justo, no. Los bancos deberían poner
a disposición toda la información necesaria para que un ciudadano promedio, sin
conocimientos avanzados de finanzas y sin necesidad de estudiar y volverse
experto en el tema, pueda decidir qué oferta escoger.

Lamentablemente, eso no ocurre y son los ciudadanos menos informados los


que sufren las nefastas consecuencias al ver cómo mes a mes las deudas y los
intereses se acumulan hasta, siendo extremistas, destruirlos financieramente.

Porque un dólar, euro, sol o la moneda que tengan en mente, vale más hoy que
mañana. Es decir, no es lo mismo cobrar/pagar hoy que cobrar/pagar mañana.
Hay intereses de por medio.

Revisar esta fórmula:

Donde:
• FV = valor futuro del dinero
• PV = valor presente del dinero
• i = tasa de interés
• t = período de tiempo

Los escenarios donde la gente que usa una tarjeta de crédito para pagar las
deudas de otra tarjeta de crédito no son raros entre aquellos que cuentan con
más de una tarjeta de crédito. Así se genera un círculo vicioso que contribuye de
cierta manera al incremento del crimen financiero.

Mi recomendación para mantenerse alejados de la próxima crisis de las tarjetas


de crédito que está pasando por Estados Unidos y ha llegado a Europa:
• Calcular bien los riesgos de hacer compras al crédito.
Page 2 of 3
• Pagar las cuotas cuando deban pagarlas y no esperar a que se acumulen
los intereses.
• Esto implica más cálculos, pero es
factible: Hay veces en las que es posible
encontrarse con alternativas de inversión
que ofrecen una tasa de interés superior a
la tasa de interés de las deudas
contraídas con una tarjeta de crédito. Si
los cálculos lo justifican, es posible dejar
que los intereses de la deuda se
acumulen porque los intereses de la inversión son mayores. Por ejemplo:
Para comprar un objeto X al crédito por $1000 en doce cuotas, me cobran
una tasa de interés de 3,5% mensual. Sin embargo, si veo que poniendo
esos $1000 en otro lado me ofrecen un interés mensual superior a esos
3,5% mensuales, puedo poner mi dinero ahí y comprar el objeto X a
crédito. Posteriormente pagaría mi deuda contraída por la compra del
objeto X y, además, saldría ganando la diferencia de los intereses.

Contacto:
Víctor Wong
http://lasaventurasdevitinho.blogspot.com
kblitz83@gmail.com
Twitter: @kblitz83

Page 3 of 3