You are on page 1of 3

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL

DÍA INTERNACIONAL DE LAS MIGRACIONES (18 DICIEMBRE)

En diciembre de 2000, la Asamblea General de Naciones Unidas, teniendo en


cuenta que existe un importante número de inmigrantes en el mundo, y que ese
número continúa incrementándose, proclamó el Día Internacional del Migrante.
En ese día, en 1990, la Asamblea había adoptado la Convención Internacional
sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de
sus familiares (resolución 45/158).

Los Estados Miembros de la ONU, así como organizaciones


intergubernamentales y organizaciones no-gubernamentales, están invitados a
apoyar el Día Internacional del Migrante a través de difusión de información
sobre los derechos humanos y las libertades fundamentales de los migrantes,
el intercambio de experiencias y la formulación de medidas para protegerlos.

Los movimientos migratorios a gran escala han crecido mucho en los últimos
años. Actualmente, alrededor de 150 millones de personas viven y trabajan
fuera de sus países de origen. España, de donde no hace mucho tiempo salían
migrantes hacia Europa del Norte y América, se ha convertido, hoy en día en
un país receptor para un gran numero de personas migrantes.

En apenas siete años han llegado a nuestro país casi cuatro millones de
personas. Lo que sitúa a España como el país con un mayor porcentaje de
extranjeros de entre los cinco más poblados de Europa. Es decir, en
términos relativos, España tiene más inmigrantes que Alemania, Francia o el
Reino Unido, que son los países que han sido destino tradicional de la
inmigración durante los últimos 50 años.

Entre ellas encontramos trabajadores y trabajadoras migrantes, población


refugiada, demandantes de asilo, e inmigrantes permanentes. Las razones que
tienen para abandonar su país de origen son muy distintas y cambian de una
persona a otra. Sin embargo, podemos identificar una serie de circunstancias
que llevan a la gente a abandonar su hogar y buscar un mejor futuro en otro
lugar. La exclusión social y económica, la atracción que ejercen los países más
desarrollados, la necesidad que tienen esos países de contar con la migración,
los conflictos armados internos y los desastres naturales, todas ellas son
causas que provocan migración.

Nunca es fácil abandonar nuestro país de origen, nuestro hogar, nuestra gente;
pero, aún lo es menos cuando encontramos dificultades en el país receptor a
causa de nuestras diferencias de idioma, costumbres y cultura, así como
dificultades económicas y sociales. Y por si esto fuera poco, a todo ello se
añaden las manifestaciones de racismo, xenofobia y otras formas de
discriminación y trato inhumano y degradante hacia la población inmigrante. La
proclamación del día 18 de diciembre como Día Internacional de la población
migrante se debe entre otros al creciente número de migrantes que existe

F r a n c i s c o J i m é n e z L o m a s , 9 2 9 0 0 4 M á l a g a T L F _
en el mundo y a la preocupación internacional por asegurar su protección
y el respeto de sus derechos y libertades fundamentales.

Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todos los seres


humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos, y toda persona
disfruta de los derechos y libertades proclamados en ella, sin distinción de
ningún tipo, en particular de raza, color u origen nacional. Con la celebración de
este día, se pretende además reconocer y valorar la enorme contribución
de todas estas personas en el avance económico, social y cultural de los
países en todo el mundo.

Málaga cuenta con 46.166 extranjeros empadronados en la capital,


perteneciente a más de 140 nacionalidades diferentes. Cada uno de los
esfuerzos que se desarrollan desde el Ayuntamiento de la ciudad están
dirigidos a la consecución de la plena normalización de las personas
inmigrantes en todos los ámbitos de la sociedad malagueña. Por eso,
consideramos importante el desarrollo de un programa municipal que
garantice la cohesión social y el cumplimiento de los derechos y
deberes de toda la ciudadanía.

Por eso conmemoramos hoy en Málaga, el Día Internacional de las


Migraciones, en un año en que la crisis económica golpea duramente y en el
que la tentación populista corre el riesgo de intoxicar el discurso político
haciendo de inmigrantes el chivo expiatorio de los problemas por los que
atravesamos.

El valor de la tolerancia es consustancial a la democracia y al sistema de


valores que emana de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y
que nuestra constitución ampara y protege. La tolerancia no es un valor pasivo,
sino activo que se concreta en múltiples formas entre las que destaca la de la
firme determinación por erradicar toda expresión de intolerancia, ya sea ésta en
forma de racismo, xenofobia, antisemitismo, islamofobia y homofobia, por eso
se requiere la acción firme en contra de los grupos y organizaciones que
promueven el odio, la violencia y la intolerancia contra inmigrantes y otros
colectivos diferenciados.

La Málaga del presente es una Málaga diversa, la del futuro será una Málaga
intercultural por lo que la defensa de los derechos individuales de toda la
ciudadanía con independencia de su procedencia, religión, orientación sexual o
etnia deben ser garantizados, con medidas de igualdad de trato, y con políticas
a favor de la igualdad de oportunidades.

No hay nada más que haga más digna y próspera una sociedad que su
capacidad de extraer toda la energía positiva de su diversidad. Es por eso que
el sueño de Luther King no es solo un imperativo moral, sino una oportunidad
para mejorar.

Nosotros:

F r a n c i s c o J i m é n e z L o m a s , 9 2 9 0 0 4 M á l a g a T L F _
*Nos comprometemos en la defensa de los derechos humanos y los
principios democráticos para actuar en contra de toda forma de violencia
racista, incitación al odio y al hostigamiento racial y a cualquier forma de
discriminación.

*Gestionaremos con responsabilidad y sensibilidad los temas que tengan


que ver con la raza, la etnia y el origen nacional y la religión.

*Continuaremos adoptando políticas concretas contra toda forma de


racismo, xenofobia e intolerancia en sus programas políticos.

*Nos esforzaremos para conseguir una justa representación de las


minorías raciales, étnicas, nacionales y religiosas en todos los niveles de
organización de la sociedad.

*Actuaremos responsablemente, absteniéndonos de ofrecer


explicaciones simplistas de connotación racista, antisemita y xenófoba a
problemas de gran complejidad social, política y económica.

*Impulsaremos el trabajo con la sociedad civil para luchar contra el


racismo, la xenofobia y la intolerancia y formaremos con ella
partenariados para alcanzar ese objetivo.

F r a n c i s c o J i m é n e z L o m a s , 9 2 9 0 0 4 M á l a g a T L F _