You are on page 1of 4

Humanismo

El humanismo es un movimiento intelectual, filosófico y cultural europeo estrechamente
ligado al Renacimiento cuyo origen se sitúa en el siglo XIV en la península Itálica
(especialmente en Florencia, Roma y Venecia) en personalidades como Dante Alighieri,
Francesco Petrarca y Giovanni Boccaccio. Busca la Antigüedad Clásica y retoma el antiguo
humanismo griego del siglo de oro y mantiene su hegemonía en buena parte de Europa
hasta fines del siglo XVI, cuando se fue transformando y diversificando a merced de los
cambios espirituales provocados por la evolución social e ideológica de Europa,
fundamentalmente al pactar con los principios propugnados por las reformas (luterana,
calvinista, anglicana), la Contrarreforma católica, la Ilustración y la Revolución francesa del
siglo XVIII. El movimiento, fundamentalmente ideológico, tuvo así mismo una estética
impresa paralela, plasmada, por ejemplo, en nuevas formas de letra, como la redonda
conocida como Letra humanística, evolución de las letras Fraktur tardogóticas
desarrollada en el entorno de los humanistas florentinos como Poggio Bracciolini y de la
cancillería papal en Roma, que vino a sustituir mediante la imprenta a la letra gótica
medieval.
La expresión humanistis studiensins fue contrapuesta por Coluccio Salutati a los estudios
teológicos y escolásticos cuando tuvo que hablar de las inclinaciones intelectuales de su
amigo Francesco Petrarca; en éste, humanitas significaba propiamente lo que el término
griego filantropía, amor hacia nuestros semejantes, pero en él el término estaba
rigurosamente unido a las litterae o estudio de las letras clásicas. En el siglo XIX se creó el
neologismo germánico Humanismus para designar una teoría de la educación en 1808,
término que se utilizó después, sin embargo, como opuesto a la escolástica (1841) para,
finalmente, (1859) aplicarlo al periodo del resurgir de los estudios clásicos por Georg
Voigt, cuyo libro sobre este periodo llevaba el subtítulo de El primer siglo del Humanismo,
obra que fue durante un siglo considerada fundamental sobre este tema.

Cristianismo
El cristianismo (del griego Χριστός, Christós, Cristo; literalmente, ‘Ungido’) es una religión
abrahámica monoteísta basada en la vida y enseñanzas atribuidas a Jesús de Nazaret,
presentadas en el canon bíblico (que recoge tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento).
Los cristianos creen que Jesús es el hijo de Dios, así como el Mesías (o Cristo) profetizado
en el Antiguo Testamento, que murió para la redención de los pecados del género
humano, y que resucitó tres días después de su muerte.

Algunos de los escritos sagrados cristianos son compartidos con el judaísmo. El Tanaj
constituye, junto con la Biblia Septuaginta (más antigua que el Tanaj en su forma actual),
la base y la fuente para el Antiguo Testamento de las diferentes Biblias cristianas. Por este
motivo, el cristianismo es considerado una religión abrahámica, junto con el judaísmo y
con el islam.

Historiográficamente, sus inicios se ubican en la primera mitad del siglo I de la Era
Cristiana, en tiempos de Jesús de Nazaret. No obstante, la fe cristiana considera ese
tiempo como la llegada del Mesías anunciado en profecías judías del Antiguo Testamento.
Algunos estudiosos del siglo XX no toman como fecha incontrovertible el año 33 d. C. para
la muerte de Jesucristo. Hay quienes, al indagar en las fechas, sugieren que pudo haber un
desfase de 4 a 8 años entre el inicio del cómputo de la Era cristiana y la fecha precisa del
nacimiento de Jesús de Nazaret, conocido como Cristo.3 En adición a esto, no hay clara
certeza ni consenso entre estos autores de que éste haya muerto a la edad de 33 años, tal
como algunos textos bíblicos parecen mostrar. Compárese al respecto Jn 2:20, Jn 8:57 y Lc
3:23.4 En sus primeras décadas, el cristianismo era considerado por algunos como una
doctrina sectaria de las tradiciones judías ortodoxas.5 Desde que el cristianismo se
convirtió en la religión oficial del Imperio romano en el siglo IV, ha influido de manera
significativa en la cultura occidental y en muchas otras.
La palabra cristianismo proviene del griego χριστιανός, christianós, ‘cristiano’, la cual a su
vez procede del nombre propio Χριστός, Christós, ‘Cristo’, traducción del hebreo Mesías,
que significa ‘Ungido’. El origen del término se indica en el libro de Hechos de los
Apóstoles:
Y partió Bernabé a Tarso a buscar a Saulo; y hallado, lo trajo a Antioquía. Y conversaron
todo un año allí con la Iglesia, y enseñaron a mucha gente; de tal manera que los
discípulos fueron llamados cristianos primeramente en Antioquía.
Hechos 11:25-26 Sagradas Escrituras (1569).

Democracia
Democracia es una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al
conjunto de la sociedad. En sentido estricto, la democracia es una forma de organización
del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante
mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus
representantes. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la
que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a
mecanismos contractuales.

Socialismo
El socialismo es el control por parte de la sociedad, organizada con todas sus partes
integrantes, tanto de los medios de producción y comunicación como de las diferentes
fuerzas de trabajo aplicadas en las mismas.1 2 El socialismo implica, por tanto, una
planificación y una organización colectiva consciente de la vida social y económica.3
Subsisten sin embargo criterios encontrados respecto a la necesidad de la centralización
de la administración económica mediante el Estado como única instancia colectiva en el
marco de una sociedad compleja,4 5 frente a la posibilidad de formas diferentes de
gestión descentralizada de la colectividad socialista, tanto por vías autogestionarias como
de mercado, así como mediante el empleo de pequeñas unidades económicas socialistas
aisladas y autosuficientes.6 7 Existen también discrepancias sobre la forma de
organización política bajo el socialismo para lograr o asegurar el acceso democrático a la
sociedad socialista a clases sociales o poblaciones,8 frente a la posibilidad de una situación
autocrática por parte de las burocracias administrativas.
Las formas históricas de organización social de tipo socialista pueden dividirse entre
determinadas evoluciones espontáneas de ciertas civilizaciones de carácter religioso y las
construcciones políticas establecidas por proyectos ideológicos deliberados. De éstas se
destacan, respectivamente, el Imperio Inca10 y la Unión Soviética.









IDEAS POLÍTICAS MAS RELEVANTES DE LOS LIDERES Y PENSADORES MAS COMENTADOS DE
AMERICA LATINA Y EL CARIBE DURANTE LA HEGEMONIA DE LOS EUROPEOS HASTA LOS FINALES
DEL SIGLO XIX