You are on page 1of 2

Breve reseña del Capítulo 1 del libro "Crecer y pensar" de Juan Delval 

El autor en su primer capítulo parte de la tesis de que "la educación es el acabado con el que se 
consigue producir individuos parecidos a los que ya existen", para analizar el papel social de la 
educación y el papel de la escuela como la forma institucional para proporcionarla.  
Resalta la larga etapa de infancia del hombre, que lo diferencia de los animales, ventaja que le 
permite aprender muchas cosas. El desarrollo del hombre no es sin la sociedad, el individuo 
aprende por la sociedad o a pesar de ella, pero no sin ella. Esto se debe a que está inmerso en 
una sociedad cultural. La educación es transmisión de la cultura de una generación a otra. 
Viendolo así, la educación tiene un aspecto claramente conservador, pero a pesar de que es la 
misma la que ha perpetuado civilizaciones antiguas con sus costumbres y creencias, lo más 
llamativo es cómo a pesar de la educación algunas sociedades cambian. 
La escuela es el instrumento oficial de la educación, y surge, por un lado, por la acumulacion de 
conocimientos y saberes técnicos específicos que  ameritaron una transmisión de saberes más 
específica que la familiar, puesto que estos coocimientos ya no los poseen todos. Por otro lado, 
el afan de mantener ocupado a los infantes mientras sus padres trabajaban en las fábricas. Así 
las dos funciones principales de la escuela en sus comienzos fueron: mantener a los niños 
ocupados, y enseñarles a respetar el establecido. Los pedagogos y filosofos progresistas ven a 
la escuela como un instrumento para la liberación del hombre y el progreso social, para ello esta 
debe adaptarse a las necesidades del niño, y tender a que este sea libre y feliz.  
En vista de todo esto, el autor afirma no muy feliz, que en la actualidad la escuela está bien 
adaptada a su objetivo histórico, pero que este no es la transmisión del saber, sino la obediencia 
a la autoridad y el respeto a las normas. La escuela tiene el objetivo de producir individuos 
sumisos. De esta manera logra perpetuar la división en clases sociales y a la vez sumisión al 
orden existente.  
La función conservadora de la escuela se observa en su forma de "enseñar", puesto que se 
brindan conocimientos ya construídos que el alumbo solo debe incorporarlos, y se le despoja o 
desfavorece sus capacidades de razonar por sí mismo y criticar. 
El autor está convencido de que es posible un cambio en la escuela, para que esta sea un 
instrumento de liberación, sin embargo advierte que una de las grandes barreras que se 
presenta, es que "Concebir un orden distinto del existente supone construir un mundo posible, 
diferente del real"; cosa nada sencilla, puesto que muchos individuos ni siquiera son capaces de 
entender el funcionamiento del orden existente, ¡cuanto menos concebir la existencia de otros 
ordenes posibles! 
 
Juan Delval es un autor contemporáneo, licenciado en filosofía de la Universidad de Madrid en 
1964. Obtuvo su doctorado en la Universidad Complutense con su tesis: "El animismo infantil. 
Nuevas investigaciones precedidas de un examen crítico de la bibliografía”. Sus investigaciones 
principales versan sobre el desarrollo del pensamiento infantil, especialmente en lo relativo a la 
lógica y a la formación del pensamiento científico. Ha estudiado, en particular, con un grupo de 
colaboradores, el proceso de construcción del conocimiento sobre la sociedad, sosteniendo 
que los niños y adolescentes no se limitan a reproducir las ideas adultas, sino que forman 
concepciones propias, que están determinadas por su nivel de desarrollo intelectual. Así sucede 
con las nociones económicas, políticas, sobre las clases sociales, el mundo del trabajo o la 
religión, que progresan a lo largo de niveles bien determinados, que ha tratado de describir. Ha 
trabajado también en la aplicación de los estudios sobre el desarrollo infantil al campo del 
aprendizaje escolar y sobre problemas educativos. 
 
A mi entender considero que el autor acierta en colocar el foco del problema de la institución 
escolar en no cuestionar los principios históricos que le dieron su orígen, siendo que estos, en 
la actualidad, fallan en producir individuos libres y pensantes. Animo a todo educador, o 
aspirante a esta tarea, a leer este texto, puesto que nos ayudará a "transformar la educación 
cambiando nuestro modo de pensar". 
 
Iván Chomyn