You are on page 1of 3

En la Distancia. Safo.

En la Distancia

De veras, quisiera morirme. Al despedirse de mí llorando, me musitó las siguientes
palabras: "Amada Safo, negra suerte la mía. De verdad que me da mucha pena tener
que dejarte." Y yo le respondí: "Vete tranquila. Procura no olvidarte de mí, porque
bien sabes que yo siempre estaré a tu lado. Y si no, quiero recordarte lo que tú olvidas:
cuantas horas felices hemos pasado juntas. Han sido muchas las coronas de violetas,
de rosas, de flor de azafrán y de ramos de eneldo, que junto a mí te ceñiste. Han sido
muchos los collares que colgaste de tu delicado cuello, tejidos de flores fragantes por
nuestras manos. Han sido muchas las veces que derramaste bálsamo de mirra y un
ungüento regio sobre mi cabeza".

Resumen: Safo se lamenta de la pérdida de una de sus jóvenes muchachas. Es una triste
pero inevitable despedida entre algo más que profesora y alumna tras completar esta
última su estancia en Lesbos. Safo, finalizando, le recuerda los grandes momentos
juntas y le pide que no se olviden la una a la otra.

Tema: La tristeza y aflicción por parte de las dos mujeres debido a la ineludible
despedida.

Estructura: Podríamos dividir internamente el poema en tres partes:

En primero lugar Safo comienza con una sencilla pero contundente frase “De veras,
quisiera morirme”. Es un claro reflejo de la poca necesidad de palabras complejas que
necesita para hacer sentir al lector su profunda tristeza.

Continúa con la explicación de su desconsuelo, nos pone en situación dando a entender
que su discípula también comparte su desdicha.

“Al despedirse de mí llorando, me musitó las siguientes palabras: "Amada Safo, negra
suerte la mía. De verdad que me da mucha pena tener que dejarte." “

Para concluir, Safo expone una descripción de momentos y escenas juntas recordándole
a la joven que “han sido muchas” situaciones compartidas como para olvidarla, por lo
que le pide que no lo haga.

La lírica griega: Poesía mélica y Safo.

La lírica (término procedente de “lira”) es una manifestación literaria, no es épica ni
teatral y estaba destinada a ser cantada con el acompañamiento de un instrumento
musical.

La lírica siempre se dirige a alguien, ya sea a un dios, a una ciudad entera o incluso a
alguien para requerir su amor o demostrarle odio.

Distinguimos entre lírica preliteraria y popular, surgida en las fiestas religiosas, y
literaria , derivada de la anterior, siendo también parte importante de la fiesta. En esta
categoría encontramos por ejemplo los epitalamios de Safo, de la que hablaremos más
adelante.

Aún así, la lírica literaria presenta unas innovaciones propias debido a:

-La introducción de la escritura, a través de la cual el poeta expresa su subjetividad y
sentimientos y permite que sean firmados los poemas.

- Impulso de Oriente debido a las ciudades griegas de Asia Menor.

- El nuevo marco político que se está empezando a consolidar con las “poleis”

- La nueva visión del hombre.

La lírica griega por lo tanto es una fusión de una poesía bella, inteligente, elegante y
sencilla centrada en los seres humanos y en la vida. Además contiene grandes temas: El
amor, el paso del tiempo, el vino…

En cuanto a la forma, se caracteriza por ser una poesía actual, polimétrica, colorista,
intimista, solemne…

Podemos clasificar la lírica en dos grandes géneros:

La lírica coral tiene un aspecto público, es recitada por coros de ciudadanos que danzan
en festivales religiosos o familiares.

La lírica monódica, en la que me voy a centrar, es un canto en solitario, y la componen
tres subgéneros:

- Poesía elegíaca.

- Poesía yámbica.

- Poesía mélica.

La poesía mélica y Safo

Esta poesía proviene de la cultura de la isla de Lesbos, eran en principio cantos muy
ligados a las ceremonias religiosas de carácter popular.

Sus máximos representantes fueron Alceo y Safo, desarrolladores de la poesía
monódica, de cortas estrofas, variados metros, cantada y acompañada por instrumentos.

Eran poemas muy sencillos, personales y escritos en dialecto lésbico.

Safo ( S VII a.C) es posible que dirigiera un círculo de jóvenes muchachas a las que
iniciaba en la música, la poesía, y el culto a Afrodita. Eran mujeres amigas a las cuales
dedicó muchos de sus poemas amatorios.
Safo escribía sobre el amor, uno sencillo, tierno y apasionado. No sabemos si también
pudo ser instructora en la enseñanza de éste ¿Podemos compararla entonces con Ovidio
y su “Ars Amandi”? . Posiblemente, ya que él junto con sus contemporáneos latinos
Catulo y Horacio la imitaron en varios aspectos.

De lo que no nos cabe duda es de que para ella lo más puro y hermoso era el
sentimiento de amar y ser amado:

“Dicen unos que un ecuestre tropel, la infantería

otros, y ésos, que una flota de barcos resulta

lo más bellos en la oscura tierra, pero yo digo

que es lo que uno ama(..)”

(El amor o la guerra. Safo)

Escribió poemas por encargo, los epitalamios (canciones de boda), y poemas personales
e intimistas donde el sentimiento lo es todo.

Ponía en sus obras sensibilidad, arte, entrega, pasión, y podemos deducir que ella misma
era una fusión de todas estas características cuando nos habla de un amor no
correspondido, del sinsentido de la pérdida de su amante, o del tormento amoroso.

Su lenguaje es sencillo, discreto, el verso llano y esencial, nos enteramos de sus
cambios sin apenas percibir el artificio técnico y rodea toda su obra con una
musicalidad inaudita reflejada en poemas como “En la distancia”, “A una amada” o
“Amada ausente”, donde nos acerca a ella misma y a su profundo sentimiento apenado.

Relación con la actualidad

Aún no formando parte de la misma clase de sentimientos a lo mejor dada en la
despedida de Safo y su discípula, la separación de parejas, amigos o incluso maestros y
alumnos es usual en los grandes clásicos del cine o de la literatura.

Mary Poppins es una institutriz que llega a Inglaterra para cuidar de los hermanos
Banks. Tras unos meses de diversión, alegría, canciones y compartir experiencias con su
nueva niñera, ella tiene que marchar a cuidar a otros niños que la necesitan más. Su
función allí ya había terminado, igual que la de la alumna de Safo en la isla de Lesbos.

Vemos reflejado en ambas historias el sentimiento de obligatoriedad de cada uno de los
que abandonan el lugar, y por otro lado la tristeza de los que se van y de los que tiene
que dejar ir.

Ana Jiménez

Related Interests