You are on page 1of 12

11 CONSEJOS PARA CAPTAR FOTOS CON IMPRESIONANTES

FONDOS

Fotografías bajo licencia Creative Commons
Es muy probable que, si estás dando tus primeros pasos en la fotografía, cometas el error de no dedicarle el
suficiente tiempo a elegir el fondo en tus fotos. Este es un error muy común a todos los fotógrafos, incluso
hasta algunos de los más experimentados: no trabajar sus fondos tanto como trabajan a sus protagonistas.
Una fotografía, para ser realmente espectacular, no basta con tener a un protagonista de lujo o a un objeto
alucinante. Las fotografías son mucho más que la suma de sus partes individuales, son un todo y se perciben
como tal.
¿Hubiera tenido el mismo impacto la fotografía que ilustra al artículo si hubiera sido tomada con otro fondo?
Una de las mejores formas para potenciar tanto a los protagonistas de las fotografías como así también los
mensajes y sensaciones que estas trasmiten es buscando que la fotografía funcione como un todo, en donde
los primeros planos se vean potenciados por el resto de los elementos presentes en la escena.
Eso por esto, que en el artículo de hoy te traigo 11 consejos para que, la próxima vez que camines con tu
cámara en mano, prestes mayor atención a todo lo que ocurre por detrás de tus fotografías. ¿Te lo vas a
perder?
¿Qué es el fondo?
El fondo de una fotografía está compuesto por todos aquellos elementos que, no formando parte de los
primeros planos, quedan dentro del encuadre de tus fotografías. El fondo no es solo una pared o un paisaje,
sino todo lo que interactúa en estos: el sol, las sombras, personas, objetos, etc. Que te ayudaran a reforzar la
sensación de lugar, es decir, el mensaje y los sentimientos que trasmiten tus fotografías.
Que el fondo pueda no salir en foco o bien este totalmente desenfocado, no te exime de prestarle la debida
atención a este. Puede que los objetos no sean distinguibles, si el bokeh o desenfoque es muy alto, pero de
todas formas, los colores, reflejos o líneas que hubieran quedado visibles, pueden potenciar o arruinar tus
fotografías. Y ni hablar si, el fondo es claro y nítido, en donde toma aun mayor importancia la necesidad de
trabajar con él.
Fíjate en el siguiente ejemplo:

Fondo poco atracti vo

Fondo espectacular


Ambas fotografías han sido tomadas a la misma persona en la misma situación. La primera de ellas a pesar
de respetar muchas de las más conocidas reglas de la composición fotográfica, no termina por causar el
impacto que causa la segunda. ¿Por qué?
Fíjate en las espectaculares montañas del fondo: la carrera ya no es en una ruta sino que ahora es en un
camino montañoso, con hermosos paisajes y cuestas. El fondo contribuye mucho en las sensaciones que
trasmiten las fotografías, es por ello que no hay que perderlo de vista a la hora de componer las mismas.
Tal como te comente en el artículo “16 Formas de Dar Protagonismo a Tus Sujetos”:
“Que el fondo no vaya a salir del todo nítido o totalmente desenfocado no quiere decir que puedes
despreocuparte de él. Presta mucha atención a los fondos a la hora de realizar tus fotografías si quieres que
realmente pasen desapercibidos pero que al mismo tiempo, refuercen a tu protagonista. Un fondo adecuado
puede hacer de una buena foto, una gran fotografía.”
La clave para elegir un fondo u otro es: fijarte en que es lo que quieres enfatizar, es decir, cuál será el
motivo de tu fotografía para luego, rodearlo de todos aquellos elementos que te ayuden a potenciarlo: ubicarlo
en el encuadre y componer la fotografía en torno a este. Un fondo inadecuado puede por terminar arruinando
toda la foto.

El fondo por excelencia
Ten en cuenta que, la mayoría de las ocasiones, menos es más, por lo que es preferible fondos más sobrios
y con tonos más suaves a aquellos en donde el caos y el desorden se adueñan de la situación. En la búsqueda
por potenciar a tus protagonistas, intenta por no obtener el efecto contrario, distraer la atención del espectador.
Las 11 claves para lograr un buen fondo
Una fotografía, no es solo una captura de una porción de la escena que se trasladas al papel (u ordenador),
sino que es una imagen que lleva implícitos un sinfín de sentimientos y sensaciones que están a la espera de
que un observador los disfrute.
Es por ello que resulta fundamental que, a la hora de disponerte a tomar una fotografía, nunca pierdas de vista
el fondo y trabajes con este tanto como lo harías con tus protagonistas.
Para hacerlo, te he preparado 11 consejos (o claves) para que pongas en práctica la próxima vez que salgas
con tu cámara en busca de la foto perfecta:
1. Explora todos los ángulos:
Uno de los errores que más se suele cometer al dar los primeros pasos en el arte de la fotografía es:
permanecer inmóvil. Antes de tomar una fotografía, camina la escena y evalúa todos los posibles ángulos para
realizar la toma de modo de que te asegures que, el fondo elegido, es el que mejor combina con el sujeto y
con el mensaje que quieres trasmitir.
Tienes tantos ángulos posibles para tomar una fotografía como ideas en tu cabeza, no te quedes solo con
uno. Recorre la escena y selecciona las mejores.

Explorar todos los ángulos posibles
2. Y todas las distancias focales:
Dependiendo de qué tipo de fotografías estés buscando hacer y la cantidad de elementos que desees incluir
dentro del encuadre, la distancia focal “optima” ira variando y con esta, variará el fondo de tus fotos.
Si tienes pensado hacer fotografías de retrato, en donde todo el protagonismo se centre en tu sujeto, un fondo
sin muchos elementos que distraigan al espectador será óptimo (distancias focales más largas: 85mm). Por
el contrario, si estas por fotografiar un paisaje urbano, donde los elementos del fondo te servirán para situar
al espectador, la distancia focales más cortas te permitirán obtener mejores resultados.
A medida que incrementes la distancia focal, el ángulo de visión o “porción de la escena”, ira disminuyendo,
lo que cambiará la perspectiva de tus fotografías y vise versa. Te recomiendo que le eches un vistazo a los
siguientes artículos si quieres lograr una mayor compresión de este tema: “Cómo Captar Espléndidas
Composiciones Gracias a la Distancia Focal de tu Objetivo” y “Todo Lo Que Necesitas Saber Sobre La
Distancia Focal de Tu Objetivo”.

La ciudad como marco
3. No te olvides de la profundidad de campo:
El nivel de nitidez o desenfoque que lograrás en cada una de tus fotografías dependerá de la distancia focal
(que acabo de comentarte) y la apertura del diafragma que escojas para realizarlas. Cuanto más abierto el
diafragma (f/1.8, f/2.8, etc.) mayor desenfoque del fondo obtendrás y cuanto más cerrado esté (f/16, f/22, etc.)
mayor profundidad de campo y por lo tanto, fondos más nítidos.
Si quieres potenciar el protagonismo de tus sujetos u objetos sepáralos del fondo mediante el desenfoque:
utiliza aperturas bien abiertas (f/1.8, f2.8) de modo de que los fondos no distraigan la mirada del espectador.
Si te interesa que el fondo salga bien nítido, intenta cerrar el diafragma, de esta forma obtendrás mayor
profundidad de campo y tus fondos saldrán bien enfocados.
Échale un vistazo al siguiente artículo: “16 Formas de Dar Protagonismo a Tus Sujetos”.

La mirada se concentra en lo que está en foco
4. Apaga el fondo:
Lamentablemente, no hay un interruptor para apagar y prender los fondos a tu antojo pero, si utilizas el flash
u otro tipo de luz, puedes oscurecerlo mientras resaltas los primeros planos. ¿Cómo?
Los flashes tienen un cierto alcance: si el sujeto está lo suficientemente lejos del fondo, al disparar el flash,
iluminaras el primer plano y el fondo quedará más oscuro al no ser alcanzado por la luz de este. De igual forma
puedes utilizar la luz del sol, la luz de una lámpara o cualquier otro tipo de fuente lumínica que te permita
diferenciar la luz entre los planos de tus fotografías y sus fondos. De este modo, lograras que la atención se
centre en el motivo de tus fotos, mientras el fondo, al quedar un poco más “apagado”, no distraerá la atención
de los espectadores.
Para comprender mejor como es que funcionan los flashes y poder sacarles todo el jugo, te recomiendo que
te tomes 5 minutos y leas los siguientes artículos: “Todo lo que Necesitas Saber Sobre el Flash” y “Trucos
Para un Mejor Uso del Flash”.

Disparar un flash apagará el fondo
5. Trabaja tus fondos:
El fondo siempre estará presente en una escena, por lo que una de las primeras cosas que debes de hacer,
es verificar que todos los elementos de la escena, no solo tus protagonistas, estén dispuestos como tú quieres.
De esta forma, no dejaras nada librado al azar y podrás potenciar los mensajes implícitos en cada una de tus
fotos.
Uno de los errores más frecuentes del aficionado a la fotografía es concentrar todos los esfuerzos en el motivo
de la fotografía y olvidarse del marco (fondo) en que lo situará. El fondo puede potenciar las sensaciones que
trasmiten tus fotos o bien arruinarlos. No dejes de trabajar nunca con ellos si quieres lograr los mejores
resultados.
Una vez que hayas decidido el fondo de tus fotografías, es hora de encuadrarlo. Échale un vistazo al siguiente
artículo: “Todo lo que Necesitas Saber Para Encuadrar Tus Fotografías”.

El sujeto casi como excusa
6. Crea tus propios fondos:
Por más que pueda resultarte extraño, no siempre el fondo viene dado por la escena. Ya sea que trabajes
dentro de tu hogar, en un estudio o por qué no, en algún espacio abierto, siempre podrás modelar tú mismo
los fondos.
Si bien este tipo de técnicas son utilizadas mayormente en estudios, en donde puedes, mediante fondos
infinitos, telas, etc., modificar el fondo de una fotografía, nada implica que las mismas técnicas no las puedas
emplear en exteriores. La clave para hacerlo es: la imaginación. Si explotas al máximo tu creatividad no habrá
fondo que te detenga.
Fíjate como con una hoja negra de fondo y un flash puedes manipular el fondo:

Manipula tus fondos
Si te ha impactado la fotografía anterior y quieres saber cómo hacerla, no dejes de leer el siguiente artículo:
“Cómo Conseguir Imágenes Atractivas De Flores (Como éstas…)”.
7. El fondo puede ser protagonista:
Hay ciertas situaciones, como la que verás en la fotografía que acompaña a este consejo, en donde el fondo
puede ser tan espectacular que hace al motivo de la fotografía. El hecho de que generalmente se elige un
fondo que acompañe a los motivos principales no impide que las cosas puedan darse al revés.
Si quieres retratar la espectacularidad de un fondo, paisaje o un cielo puedes darle mayor protagonismo en tu
fotografía aumentando la porción del encuadre que este ocupará en la fotografía final.
Fíjate el siguiente ejemplo, el fotógrafo ha retratado un cielo espectacular y ha escogido a una muchacha para
reforzar el mensaje de la fotografía final. La línea del suelo u horizonte ha sido colocada tan baja que le resta
importancia a la muchacha y se la asigna casi por completo al cielo.

El horizonte bajo le garantiza el protagonismo al cielo
8. Si no tienes alternativa, mueve al sujeto:
Si has recorrido todos y cada uno de los ángulos posibles para encuadrar tu fotografía y aun así no estas
conforme con el fondo de esta, no seas tímido, pídele amablemente a tus sujetos que se muevan hacia otro
lugar, o bien, si es un objeto muévelo tú mismo.
Si bien es cierto que en condiciones ideales el que debe moverse eres tú, esto no impide que, si consideras
que el impacto de tus fotografías se potenciara cambiando el fondo, no puedas pedirles amablemente a tus
modelos que se coloquen en otro sitio. Después de todo, tú debes ser el director de toda la escena, no solo el
encargado de oprimir el disparador.
Échale un vistazo a los siguientes artículos: “11 Trucos y Consejos Para unos Retratos Impresionantes” y “26
Trucos y Consejos Fáciles para unos Retratos Profesionales”.

Si no te gusta el fondo, cámbialo
9. ¿Llenar el encuadre?
Antes de tomar una fotografía, deberás de decidir cuanta porción del fondo vas a incluir en la escena. Esta
decisión es fundamental ya que, el modo y la “cantidad” de fondo que vaya a salir en tus fotografías afectarán
significativamente los mensajes y sensaciones que estas trasmitirán.
En el artículo “Todo lo que Necesitas Saber Para Encuadrar Tus Fotografías”, te comente que:
“Cuanta más porción del encuadre ocupe tu motivo, mayor protagonismo tendrá y podrás también capturarlo
en todo su esplendor (con muchísimo detalle). Ahora bien, quizás el entorno hace a la fotografía y la relación
del motivo con este refuerzan el mensaje que esta trasmite, como puede ser una fotografía de un transeúnte
y la ciudad de fondo como marco.”
Por lo tanto, dependiendo de las sensaciones que intentes trasmitir, deberás de optar por una u otra alternativa:
llenar el encuadre con tu sujeto u objeto principal, o bien, abrir el plano (utilizar distancias focales más cortas)
y sacarle todo el jugo al fondo para potenciar tus fotografías.

Util iza las l ineas del fondo para dibujar en tus fotografías
10. Planifica
Si bien no siempre es posible planificar una serie de fotografías sino más bien que estas se te presentan y
luego, al juntarlas, tienes un trabajo para mostrar, siempre es mejor planificar que no hacerlo.
En muchas ocasiones puedes planificar sin siquiera moverte de tu cómodo sillón ¿Cómo es esto? Piensa,
imagina y trabaja tus próximas composiciones directamente en tu cabeza para que, llegado el momento de
hacerlas realidad, tengas una acabada idea de que es lo que quieres lograr.
¿Trabajaras en espacios abiertos o en un estudio? ¿Utilizarás el fondo como un elemento o llenaras el
encuadre? ¿Haré mis tomas con luz natural o con luz artificial?
Estas preguntas y muchas otras son las que deberás hacerte antes de salir a cazar fotografías o bien antes
de producirlas. Cuantos menos factores dejes librados al azar, mayores chances tendrás de, que cuando se
presente una situación única, estar listo para retratarla.

Planea tus fondos
11. Aprovecha los espacios abiertos:
Siempre que trabajes en espacios abiertos, las posibilidades al trabajar con tus fondos se multiplicaran. La
gran variedad de fondos que podrás incluir en tus tomas te permitirán mayor libertad a la hora de utilizar
determinadas aperturas y distancias focales de modo de que puedas o bien desenfocar todo el fondo, o bien
sacarlo bien nítido para vestir una fotografía.
Sal y aprovecha todas las bondades de la naturaleza para sacarle el jugo a tus fondos: el cielo azul, las nubes
grises, los reflejos de un lago o charco en suelo, un bosque frondoso o rio pueden darle a tus fotos un fondo
digno de un gran artista como tú.

Aprovecha el marco que te brinda la naturaleza
Ahora que ya conoces la importancia de trabajar los fondos de tus fotografías y cuáles son las formas para
sacarles el máximo provecho, solo restará que pongas en práctica todo lo que acabas de aprender (o repasar
si es que ya lo sabias).
Si crees que me he olvidado de algo no dudes en compartir con todos nosotros, en la sección de comentarios,
tus ideas, experiencias o trucos para trabajar mejor los fondos. ¿Qué esperas?