You are on page 1of 20

Conversatorio

_________________________________________________________________

LA RELACIÓN Y CONVIVENCIA ENTRE LAS TCO
Y LAS COMUNIDADES INTERCULTURALES
EN LA REGIÓN DE LA AMAZONIA DE BOLIVIA

La Paz, martes 12 de abril de 2011







Organizado por:








FUNDACIÓN TIERRA
2










El Conversatorio fue convocado por la Fundación TIERRA y Christian AID con el propósito de
intercambiar puntos de vista y recoger ideas acerca de los factores que inciden en el conflicto entre
comunidades indígenas de las TCO Mosetén, Tacana I I y TIPNIS, y las comunidades interculturales
aledañas (colonizadores, campesinos, cocaleros). Y con el fin de identificar cuáles son los elementos
que contribuyen o pueden contribuir a una convivencia equilibrada entre ambos actores.
Para constatar estas afirmaciones y reflexionar sobre el conflicto por la tierra y los recursos
naturales, el 12 de abril de 2011 se realizó un conversatorio sobre la relación de convivencia entre
las comunidades interculturales, antes llamadas colonizadores, y los pueblos indígenas que hoy
viven en TCO.

La discusión se organizó en base a un esquema analítico de cuatro ámbitos: económico, jurídico,
social y político.

A continuación presentamos una breve sistematización del evento a partir de los temas planteados
por los expositores, comentarios, preguntas y respuestas.

A continuación presentamos una sistematización del evento a partir de los temas planteados por los
expositores, comentarios, preguntas y respuestas. La elaboración de este documento estuvo a cargo
de Andrés Martínez Crespo.












Introducción


FUNDACIÓN TIERRA
3



Antes del conversatorio, fue elaborado un esquema de análisis con la Unidad de Comunicación de la
Fundación TIERRA, con base en el conocimiento que los integrantes de esa oficina tienen del objeto
de estudio. El esquema distribuyó los factores y elementos de conflicto y equilibrio en tres grandes
ámbitos: el económico, el social y el político. Éstos, a su vez, se desglosaron en una serie de
categorías. Así, por ejemplo, para el ámbito económico, se previeron las categorías de
“aprovechamiento de recursos naturales”, “aprovechamiento de la tierra”, “otras actividades
productivas” y “otros indicadores”.

El esquema sirvió para elaborar una matriz en la que se asignaron a cada ámbito y categoría que
correspondiere los diversos factores de conflicto y elementos de equilibrio identificados en las
exposiciones. Se llenó una matriz por cada pueblo indígena y cada sector intercultural participante
en el conversatorio. Posteriormente, la información de ambos actores fue integrada en sendas tablas
y expuesta a los participantes al final de las ponencias. La información de las matrices se
complementó durante la ronda de preguntas y respuestas (segunda parte del coloquio) con
intervenciones adicionales de los actores y aportes de participantes externos (representantes de
instituciones estatales y no gubernamentales).

En el curso del conversatorio, sin embargo, la categoría económica “aprovechamiento de la tierra”
fue insuficiente para absorber las reiteradas alusiones jurídicas a la propiedad de la tierra y su
delimitación. Ambos factores se revelaron como fundamentales para comprender las divergencias
entre actores y para contribuir a la prevención de conflictos entre ellos. Por lo tanto, este informe
volcará la información sistematizada de acuerdo con el esquema descrito, pero, además,
adicionando un cuarto ámbito de análisis: el jurídico. El diagrama tiene el siguiente contenido:

1. Esquema del análisis



FUNDACIÓN TIERRA
4



1.1. Resultados

Los factores que inciden en la generación de conflictividad y los elementos que pueden contribuir a
una convivencia equilibrada entre los actores —de acuerdo con cada ámbito definido en nuestro
esquema de análisis— son los siguientes:

a) Ámbito económico



Categoría Factor que contribuye al conflicto
Factor que puede contribuir al
equilibrio
Aprovechamiento de
recursos naturales
Explotación forestal


-Plan de manejo
-Reforestación
-Control social.
-Respeto de límites de propiedad.
Aprovechamiento de
la tierra
Expansión ilegal del cultivo de coca
y amenaza del narcotráfico.
-Saneamiento y delimitación entre
TCO y comunidades interculturales.
-Control social conjunto.
-Colaboración del Estado a los
esfuerzos locales.


FUNDACIÓN TIERRA
5
La explotación forestal y el cultivo ilegal de hoja de coca son las actividades económicas que
generan más tensión entre comunidades indígenas de las TCO Mosetén, Tacana I y TIPNIS y
comunidades interculturales. La adecuada delimitación entre propiedades y el control social conjunto
son algunas de las acciones que podrían reducir la tirantez.

- Explotación forestal

Los expositores de las tres TCO (Mosetén, Tacana I y TIPNIS) coincidieron en que miembros de
comunidades interculturales invaden territorio indígena para extraer madera. De acuerdo con los
Mosetén, los depredadores provienen de sectores que aún no cuentan con titulación, es decir,
carecen de límites totalmente definidos. Aunque admitieron que también hay indígenas que incurren
en la tala ilegal, mencionaron que la práctica dominante entre ellos es la explotación regulada de los
recursos forestales a través de planes de manejo. Por eso pidieron el respeto de los espacios
autorizados por el Estado para el aprovechamiento forestal.

Los indígenas consideran que los interculturales tumbaron las reservas en sus predios y que para
mantener sus ingresos venden el producto de sus incursiones a intermediarios ajenos a la zona.
Serapio Marca, secretario de Tierra y Territorio de la Confederación Sindical de Comunidades
Interculturales de Bolivia, indicó que la necesidad económica de los colonizadores los lleva a una
actividad ilegal que no practicarían “si hubiera otro recurso para sostener a la familia”; más aún, si se
considera, según él, que los primeros colonos de tierras altas pasaron mil penalidades para sacar la
madera en un medio hostil y ajeno a ellos. Según el dirigente, sus afiliados tienen la intención de
legalizar sus operaciones, pero alegó que la Ley Forestal es más propicia a los grandes empresarios
que a los pequeños productores.

David Herrera, ex dirigente de la zona de colonización del TIPNIS, explicó que los habitantes del
área colonizada del Isiboro-Sécure tienen como principal actividad económica el cultivo de coca y
que más bien la tala ilegal es practicada por grupos de indígenas provenientes del norte de la TCO
y, supuestamente, amparados por una organización escindida de la Subcentral del TIPNIS. Es más,
según él, los colonizadores entorpecen la explotación indebida al impedir el paso de traficantes con
troncas a través de los caminos que cruzan sus predios.

Esta práctica que podría ser vista como protectora de los recursos naturales genera molestia en el
territorio Mosetén. Sus representantes criticaron las restricciones al tránsito de madera explotada
legalmente que imponen los propietarios de predios por donde pasan rutas de acceso a mercados.
Citaron como ejemplo el cobro de un peaje exorbitante en un tramo de 15 kilómetros en el “sector 5”.

Los impactos sociales y ambientales de la tala indiscriminada también son factores de conflicto. Los
representantes del TIPNIS informaron la exterminación a manos de colonos de una reserva de jatata
que anualmente era cosechada por diversas comunidades indígenas para tareas de construcción.
Los expositores de la TCO Tacana I manifestaron que la expansión agrícola a lo largo de la carretera
entre San Buenaventura e Ixiamas amenaza a fuentes de agua en la zona. Añadieron que la
presencia de la TCO en la zona ha amortiguado ese fenómeno. En la región de la TCO Mosetén la
situación parece más crítica: se secaron ojos de agua en Palos Blancos y en Santa Ana de
Mosetenes.




FUNDACIÓN TIERRA
6
“En chiste le decía al compañero Serapio Marca que la pelea [entre indígenas e interculturales] se va
a terminar cuando se termine la madera; se termina y empezamos la reforestación”, comentó uno de
los expositores de la TCO Mosetén. Sin embargo, él mismo admitió que la muerte de los ojos de
agua ya es una consecuencia de ese extremo, por lo que urge la reforestación conjunta, pues el
impacto ecológico no conoce límites prediales. Esa no sería la única tarea coordinada que los
expositores de ambas partes reconocen: también cabe la posibilidad de acometer el control conjunto
(con el “sistema de protección”) de la tala ilegal y sancionar a quienes la practican (a sugerencia del
expositor del TIPNIS, según usos y costumbres).

- Expansión del cultivo de coca y amenaza del narcotráfico

Se siembra coca en las TCO Mostén, Tacana I y TIPNIS, ya sea por indígenas o interculturales. Los
mosetenes “no practican [el cultivo] en gran magnitud” —afirmó uno expositor de esa comunidad—,
más bien, se abastecen en Palos Blancos (localidad, ubicada fuera del territorio indígena), donde “no
hay control del Estado e incluso se muele coca y se la lleva a otros lugares para procesarla”. Hay
cocales en la serranía del Tigre, situada en la TCO Tacana I, en espacios fiscales aún no
adjudicados y en áreas en disputa, según el expositor de ese pueblo indígena. “Se siembra fuerte en
el norte de La Paz con fines ilícitos; en Tumupasa hay áreas que se están abocando [a esa
actividad]”, afirmó.

El dirigente de las comunidades interculturales de Bolivia, Serapio Marca, vive en la zona del Alto
Beni y, en su opinión, la expansión de la coca se debe a la necesidad económica de los habitantes
de las zonas afectadas. Atribuyó la “raíz del pecado” a la ambición humana, pero fundamentalmente
a la demanda de droga y al negocio que se sustenta en el narcotráfico.

“La coca es contagiosa; no es lo mismo vender un racimo de plátanos o yuca que un paquete de
coca. (…) Donde hay coca, hay cocaína y narcotráfico”, comentó el expositor de la TCO TIPNIS,
Isidro Yujo. Según él, eso llevaría a algunos indígenas al cultivo del arbusto, pese a que está
prohibido fuera de las zonas establecidas por ley.

Para David Herrera, ex dirigente de la parte colonizada del TIPNIS, los asentamientos ilegales son
aprovechados para el cultivo ilícito, aunque también eso ocurre en comunidades establecidas dentro
de la TCO, como Santísima Trinidad, San Miguelito y Santa Teresita. En el primer sitio, según él, la
mitad de la población tiene su cato de coca y cabe la posibilidad de que también se procese droga
en los alrededores. “Los problemas ilegales están más centrados en las comunidades indígenas. Si
a nosotros nos pescan con más de un cato de coca, nos decomisan, y si hay pozas de maceración
nos quitan la tierra”, indica.

Los representantes de la TCO Mosetén coinciden con los tacanas en que los espacios donde no
hubo saneamiento son aprovechados para el cultivo de coca. Frente a eso, plantearon que sería
interesante que los dirigentes de ambos sectores formen una comisión que lidie con esa actividad.
Una sugerencia parecida fue propuesta por el dirigente del TIPNIS: “Debemos ponernos de acuerdo
para identificar conjuntamente a los que violan la ley”.

Una participante externa, Elizabeth Huanca, Proyecto Manejo de Áreas Protegidas y Zonas de
Amortiguación (Mapza), Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), comentó que colonos e


FUNDACIÓN TIERRA
7
indígenas del TIPNIS “en un momento” crearon mecanismos de acción conjunta para enfrentar
denuncias de narcotráfico, “pero, ¿cómo han respondido las autoridades? No han hecho nada”.

b) Ámbito jurídico

Categoría Factor que contribuye al conflicto Factor que puede contribuir al
equilibrio
Tierra -Indefinición de límites entre
predios.
-Asentamientos ilegales en TCO
-Titulación y demarcación adecuada
-Difusión (“socialización”) de los
datos de delimitación.
-Establecimiento de canales de
comunicación fluida (pero discreta)
entre partes.
Diferencia en la superficie
adjudicada a uno y otro actor.
-Difusión de los principios
constitucionales relacionados con los
derechos indígenas.

- Indefinición de límites entre predios; asentamientos ilegales en TCO

La indefinición del contorno de predios aledaños a las TCO es uno de los factores que más
controversias crea según los expositores de las comunidades indígenas Mosetén, Tacana I y
TIPNIS. Para ellos, la ambigüedad en los límites juega en su contra y se traduce en invasiones de
migrantes para formar asentamientos, explotar indebidamente recursos naturales u otras actividades
ilegales.
Los representantes de la TCO Mosetén informaron que las relaciones más tensas se dan con
sectores de interculturales —como el denominado “sector 5”— cuyas colindancias no están
completamente definidas o son controversiales. Por eso, les provocan inquietud nuevas
colonizaciones en tierras fiscales vecinas a su territorio, como la solicitada por el Consejo Nacional
de Ayllus y Markas del Qullasusyu (Conamaq), según informó la cacique de Covendo, Alicia Nape,
también presente en el conversatorio.

“El pueblo mosetén está rodeado de puro hermanos colonizadores. Pero donde está saneada la
tierra no hay problema, son la orillas las que falta titular. En Sapecho y Palos Blancos están tituladas
y no hay problema; con esos dirigentes se comparte el desarrollo”, afirmó uno de los expositores de
la TCO Mosetén.

La situación parece distinta en el TIPNIS. Dentro de su territorio se acordó la existencia de un área
colonizada cuyos márgenes han variado desde que en 1992 los entonces dirigentes Marcial
Fabricano y Evo Morales pactaran los puntos divisorios.

Isidro Yujo, de la Subcentral TIPNIS, califica el acuerdo de demarcación como “un error”, “una
debilidad” y “una trampa”, porque dio paso a la invasión de tierras indígenas de parte de
colonizadores. David Herrera, ex dirigente de la zona colonizada del TIPNIS discrepa. Según él, de
no ser por el acuerdo de hace dos décadas, la mitad del Parque estaría ocupada por colonizadores.
En septiembre de 2009, la franja divisoria, llamada comúnmente “línea roja”, fue traspasada por 260
migrantes (el dato es del gobierno) con la pretensión de asentarse en la zona indígena de la TCO.


FUNDACIÓN TIERRA
8

Los transgresores fueron desalojados, pero luego de una confrontación que dejó un muerto y tres
heridos. David Herrera aclaró que los invasores no pertenecían a la federación de colonizadores del
lugar, y aseguró: “No permitiremos más asentamientos en la zona (…), no violaremos la línea de
demarcación”. El expositor fungía como secretario general de la Prefectura de Cochabamba cuando
se produjeron los incidentes de 2009 y trabajó en pacificar la región.

Elizabeth Huanca, del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (participante externa en el
conversatorio), informó que su institución y dirigentes de ambos sectores brindaron a “las
autoridades” información que anticipaba el conflicto de 2009 y que demandaba de éstas su
intervención con un “desalojo adecuado”. A la vez, trataron de “distender [la situación], porque pudo
haber sido más grave”.

David Herrera propuso conformar un consejo conjunto de administración, que atienda denuncias de
ocupaciones ilegales (aclaró que también hay dirigentes indígenas que promueven asentamientos
ilícitos a cambio de dinero) y, además, otorgue transparencia a la administración de la TCO; por
ejemplo, con respecto a la ejecución de proyectos. “Es bueno que nos tomen al área colonizada
como parte del territorio indígena y no nos miren como añadidos”.

Según Herrera e Isidro Yujo, hubo experiencias de trabajo articulado durante la titulación de la TCO
y para resolver diversos agravios: los dirigentes mantuvieron canales de comunicación entre ellos y
con sus representados. En todo caso, para Herrera la mejor manera de conjurar conflictos es
resolverlos sin la participación de los medios de comunicación. Éstos atizan la confrontación al
buscar alegatos encendidos de ida y vuelta. “Cuando escuchamos una declaración en contra de
nosotros, no respondemos a los medios sino que llamamos [a los indígenas] a una reunión para
preguntar dónde es el problema o de dónde sale la denuncia”. Así procedieron ante la alerta de una
invasión indebida del territorio indígena.

Los expositores de la TCO Mosetén sugirieron también difundir (“socializar”) la información sobre los
límites entre propiedades, por ejemplo, en las unidades educativas. Así “coadyuvamos con los
interculturales a que conozcan de dónde a dónde son los límites”.

- Diferencia en la superficie adjudicada a uno y otro actor

A lo largo del conversatorio, los expositores de ambos sectores se refirieron —unos como reclamo,
otros en tono de justificación— a la diferencia de superficie entre las TCO y las propiedades
individuales de los colonizadores. Es un asunto cuya percepción entre las partes genera
resquemores.

“Se preguntarán por qué los indígenas tienen más que los colonizadores (…). En cuestión de
territorio nosotros tenemos el 10 por ciento y ellos el 90”, afirmó David Herrera, ex dirigente la zona
de colonización del TIPNIS. Serapio Marca, de la Confederación Sindical de Comunidades
Interculturales, extiende la idea: “No voy a ofender a los hermanos indígenas. Ellos han tomado la
delantera en el saneamiento porque tuvieron, en la Opim y a nivel nacional, buenos asesores y
buenos representantes, e hicieron el saneamiento de muchas hectáreas para pocas familias. Hay
una diferencia con los inmigrantes: según la ley, nos han dotado un máximo de doce hectáreas. Yo
tengo doce y no dan para trabajar, sólo dan para sobrevivir, a lo sumo para sembrar arroz”.


FUNDACIÓN TIERRA
9

El expositor mosetén Orlando Morales afirma que su pueblo pensaba que era dueño de las tierras
hasta que llegó la colonización: “Las mejores áreas de la zona de Alto Beni que pertenecían al
pueblo mosetén han sido colonizadas; lo que era inaccesible lo han dejado para nosotros”. Jesús
Leal, titular de la Central Indígena de Pueblos tacanas, acota que los asentamientos migrantes de
años 70 quebraron la continuidad de su territorio. La TCO Tacana I es como un archipiélago
triangular en un océano de propiedades privadas y tierra fiscal, y a la Mosetén la conforman dos
porciones de tierra distantes 50 kilómetros una de otra. “Con el territorio saneado ha sido el principio
del conflicto porque nos ven como grandes terratenientes que no utilizamos [la tierra] y no se dan
cuenta que hay territorios que no se pueden explotar”, comenta Neide Cartagena, de la TCO Tacana
I.

Un expositor Mosetén considera que el Estado carece de políticas que fomenten el respeto a cada
cultura. “No podemos entender el discurso del Presidente [Morales]: Que pocos tienen mucha tierra
y otros nada. Sería bueno aclarar este discurso porque la población lo interpreta como si las TCO
fueran [de] terratenientes”.

c) Ámbito social

Categoría Factor que contribuye al conflicto Factor que puede contribuir al
equilibrio
Cultura Divergencias culturales -Generación conjunta de actividades
productivas.
-Matrimonios entre actores
Percepciones sobre la historia de la
colonización

(No se propuso ningún factor al
respecto)
Población Crecimiento demográfico (No se propuso ningún factor al
respecto)
Género (No se manifestó algún factor al
respecto)


- Divergencias culturales

Los expositores de uno y otro sector describieron una serie de rasgos culturales propios y ajenos.
Los indígenas delinearon su relación con el territorio que habitan en un sentido colectivo; en
contraste con los colonizadores, de quienes piensan que se vinculan de manera individualista con su
entorno.

“Hubo choque de culturas cuando han llegado [los colonizadores]. Mi papá es de Sucre y mi mamá,
mosetén. Cuando mi papá pescaba un suchi, pensaba que le iba a durar una semana, pero mi
mamá lo compartía con toda su familia; era más comunitaria”, explica uno de los expositores de la
TCO Mosetén para describir qué los distingue de las comunidades interculturales.

Esta visión se traduce en la relación que plantean con la TCO: “El que las tierras sean colectivas,
con un solo título ejecutorial nos impide venderlas o regalarlas a nuestros hijos. Pero tenemos el
derecho de vivir y morir en ellas porque esta vida que llevamos no la pensamos solamente en


FUNDACIÓN TIERRA
10
nosotros mismos —tampoco lo hicieron nuestros abuelos—, sino para la descendencia que va venir
en cientos de años”, comentó Isidro Yujo, vicepresidente de la Subcentral Indígena del Isiboro
Sécure.

David Herrera, ex dirigente de la zona de colonización del TIPNIS, percibe de manera distinta a una
TCO. Primero, la equipara con un área protegida (cabe recordar que el sitio donde vive es un parque
nacional) cuyos habitantes son privados de la posibilidad de desarrollo. Citó el caso del parque
Tunari: “La población que vivía ancestralmente aparece dentro de un parque; les han coartado todos
su derechos, no tienen derecho a servicios básicos ni gozan de energía eléctrica”. Luego, para
trasladar su razonamiento al TIPNIS mencionó la oposición de dirigentes de una comunidad
(Santísima Trinidad) a un proyecto de electrificación rural. Según él, alegaron que era un territorio
indígena, sin considerar las necesidades de la comunidad. “Tienen un motor, pero cuando se acaba
el combustible se corta la energía”.

El secretario de Tierra y Territorio de la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de
Bolivia, Serapio Marca, se sitúa en un plano general: “Todo ser humano —somos 36 culturas en
Bolivia— quiere superar su economía, cada persona quiere ser profesional y tener un capital.
Lamentablemente ese es el poder económico que nos lleva a la destrucción entre organizaciones,
familias o instituciones (…). No estamos conformes con lo que tenemos, eso nos lleva al egoísmo”.
El dirigente alude a esa naturaleza egoísta las tensiones entre colectividades.

Cuando se les consultó a los expositores si ambas partes podrían definir una agenda y un espacio
de diálogo para ventilar sus discrepancias, un miembro de la TCO Mosetén planteó trabajar
coordinadamente con los pueblos interculturales en tareas productivas. “¿De qué sirve pelearnos
entre nosotros si tenemos necesidades comunes?” Un compañero suyo complementó: “Queremos
hacer nuestro desarrollo agropecuario. No queremos quedar así nomás como antes. Estamos
apoyando a nuestros hijos para que no sean como nosotros, para que estudien; que ellos sean
algo”.

Los expositores de las tres TCO coincidieron en que para ese trabajo conjunto es fundamental el
respeto por la forma de vida de cada uno.

- Percepciones sobre la historia de la colonización

Indígenas y colonizadores conservan impresiones distintas de cómo fue el proceso de colonización.
Esas percepciones se proyectan de algún modo en la forma en que conciben sus relaciones
actualmente.

Los representantes de la TCO Tacana I asocian a la colonización con el “fin de la armonía” y el
“comienzo del sufrimiento”, mientras que para los de la TCO Mosetén significó un “choque de
culturas” y la pérdida de la propiedad sobre la región que habitaban. En ambos hay una sensación
de desconfianza y desventaja con respecto a los recién llegados: “Nosotros siempre hemos sido
hospitalarios, pero eso no fue respondido de una manera adecuada; nos tomaron el lado bueno y
nos quisieron confundir”, comenta la Tacana I Neide Cartagena. “Los indígenas somos medio
callados, no reclamamos y a veces nos hacen a un lado”, añade un representante mosetén.



FUNDACIÓN TIERRA
11
Para Serapio Marca, dirigente de los interculturales, la colonización emprendida por sus “ancestros”
en Palos Blancos fue una gesta en la que ellos supieron “sacrificarse y sufrir”, dadas las condiciones
adversas que hallaron en su nuevo hogar. Con esa vivencia los colonizadores justifican, en cierta
forma, su presencia en el área; su esfuerzo les otorgó el derecho a quedarse y aprovechar la tierra
en la que viven. No es casual, por eso, que Marca defienda la explotación forestal practicada por los
colonizadores (en gran medida irracional) a partir de las penalidades que sobrellevaron para extraer
la madera del monte.

Ambos portan una representación paradójica de la colonización: el paraíso perdido para los
indígenas; la conquista del paraíso para los colonizadores (conquista que, además, habría acabado
con el paraíso de los primeros). Estas visiones míticas les sirven a los actores para trazarse
diferencias y justificar ciertas conductas y actitudes (como la auto victimización o el desprecio); sin
embargo, en la realidad, el producto de la colonización es más complejo:

Una expositora tacana deplora que los colonizadores hayan inoculado en ellos la explotación
forestal, aunque eso no impida que su TCO cuente con un plan de manejo forestal de más de 60 mil
hectáreas. A su vez, el sentimiento de superioridad “colla” se debilita con la “transferencia de
tecnología” indígena al área colonizada del TIPNIS, para el cultivo de cacao criollo, tal como
atestigua David Herrera, ex dirigente de esa zona.

En el coloquio no se planteó de manera expresa ningún elemento que pueda contribuir a neutralizar
el factor de conflicto descrito. Quizás desmitificar la colonización y proyectar la convivencia sobre
realidades más concretas y positivas sea una respuesta en ese sentido.

- Crecimiento demográfico

El expositor de la TCO tacana Jesús Leal resaltó el crecimiento del número de comunidades
interculturales en su región (de 15 a 45 desde que comenzó el saneamiento), mientras que los
indígenas se mantuvieron en 20 comunidades. No se puede asegurar si la intención de Leal fue
advertir sobre el incremento de la población de sus vecinos como un factor que enturbie la disputa
por tierra en la región. De todos modos, la proporción de familias colonizadoras con relación a
indígenas (dos a una en la TCO Tacana I) llama a considerar el asunto demográfico en este informe.
Esa idea cobra mayor fuerza si se toma en cuenta la idea arraigada entre interculturales de que hay
una distribución desigual de tierra entre ellos y los indígenas (ver el acápite “diferencia en la
superficie adjudicada a uno y otro actor”).

El aumento de la población mosetén también es llamativo. Según su representante, desde la
titulación de la TCO (2001) a la actualidad, sus habitantes subieron de 1.270 a 4.660. “Antes eran 80
hectáreas por familia, ahora son 35”, acota.










FUNDACIÓN TIERRA
12
d) Ámbito político

Categoría Factor que contribuye al conflicto Factor que puede contribuir al
equilibrio
Relaciones con el
Estado
-Proyectos de desarrollo.
-Inseguridad jurídica
-Debilidad estatal
-Manejo político del Estado.
-Respeto del derecho de consulta
-Neutralidad de los niveles de
gobierno local y nacional.

-Débil participación política de la
sociedad civil.
-Fortalecimiento del liderazgo de las
organizaciones.
Relaciones internas -Debilidad o fortaleza de las
organizaciones civiles
-Desconfianza en organizaciones
nacionales
-Coordinación directa entre actores a
través de sus organizaciones y
líderes.

- Proyectos de desarrollo

Los expositores identificaron dos proyectos de desarrollo promovidos por el Estado que generan
problemas en su región: la construcción de la carretera entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos en
el TIPNIS y la exploración de hidrocarburos en esa TCO y en la TCO Mosetén.

Con relación a la primera iniciativa, el representante de la TCO TIPNIS la calificó como un “riesgo”,
pero no explicó si la ruta es un factor que genere tensión entre actores. En el caso de la actividad
hidrocarburífera debido a que su impacto se cierne sobre indígenas e interculturales por igual no se
percibe que pueda crear una disputa entre ambos, salvo en lo referido al ejercicio del derecho a la
consulta.

Un representante de la TCO Mosetén comentó lo siguiente: “Luego de hacer el estudio sísmico, han
colocado explosivos. Casi medio cato se llevaba cuando explotaban. Nos han dicho que va a
mejorar nuestra vida con ese estudio; quisiéramos mostrarles toda esa franja donde se ha hecho [el
estudio]. Está derrumbada (…). Ese sector está tapado, no llega el combustible; están sufriendo
colonizadores y mosetenes”.

En opinión de David Herrera, del área de colonización del TIPNIS, la exploración en su zona provocó
deslizamientos. “[Los indígenas] debieron informar del acuerdo. Si [los colonos] no son
indemnizados y sólo se generan daños, habrá una reacción de ellos”.

Una representante de la TCO Tacana I manifestó la importancia de que se respete el derecho a la
consulta de los pueblos indígenas en proyectos de desarrollo, y de inmediato añadió: “Que no
seamos vistos los pueblos indígenas como negativos u opuestos al desarrollo”.





FUNDACIÓN TIERRA
13
- Inseguridad jurídica; debilidad estatal

Los expositores de las TCO Mosetén y Tacana I reclamaron en varias oportunidades durante el
conversatorio el respeto al marco jurídico. Especialmente incidieron en los planes de manejo de
recursos de su territorio y los límites definidos en los títulos ejecutoriados.

“El Estado no hace respetar las leyes. Los pueblos indígenas tratan de que la teoría que viene de
arriba se practique en nuestro pueblo. Eso no se valora de los pueblos indígenas”, comentó la
tacana Neide Cartagena.

Los representantes indígenas claramente expresaron la ausencia del Estado en la provisión de
servicios y en la regulación de las diferencias entre actores. “Nos estamos autogobernando nosotros,
casi no hemos molestado al municipio [de Palos Blancos]”, comentó uno de los expositores de la
TCO Mosetén. Otro compañero suyo acotó que la resolución de conflictos se da entre actores, pero
la participación del Estado no existe. “Por eso persisten los problemas entre interculturales e
indígenas”, comentó.

Un participante externo, Rodolfo Cabrera, del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA La Paz)
comentó que los recursos de su institución son limitados frente a la dimensión de su tarea. “Debería
definirse una agenda de trabajo conjunta, luego de esta mesa de diálogo, dado que el Estado no
puede estar en todo lado”, afirmó.

Para Elizabeth Huanca, del Sernap, de no ser por el apoyo de la cooperación internacional a esa
institución y al TIPNIS el proceso de saneamiento no habría avanzado. “¿Dónde están los otros
actores del Estado?” La participante externa añadió que en esa TCO los indígenas solventan gastos
de educación e infraestructura con sus ganancias por actividades productivas como el
aprovechamiento de lagartos. “Ellos cubren el vacío del Estado. Por eso se preguntan: ¿Por qué nos
hablan de autonomías si somos autónomos?”
- Manejo político del Estado

Los expositores de las TCO Tacana I y Mosetén expresaron sus dudas sobre la neutralidad de las
instituciones estatales, a nivel local y nacional, dado el poder de presión de las “organizaciones
sociales”, a las que están afiliadas las comunidades interculturales. A esta desconfianza se suma el
escepticismo generado en ellos por la brecha entre el discurso de defensa de los pueblos indígenas
y la práctica no siempre acorde con la retórica.

La susceptibilidad se traduce, por ejemplo, en el temor de que la conversión de TCO a TIOC
(territorio indígena originario campesino) arrincone a los indígenas en favor de los colonizadores
(campesinos). Un expositor mosetén comentaba: “Hay leyes que poquito a poquito nos van lanzando
la carnadita: de TCO [quieren] convertirnos en TIOC. Bajo ese argumento les vamos a dar derecho
[a los interculturales] ¿Seremos para el Estado un perjuicio? (…) Ellos quieren desarrollo, pero
después su discurso es que hay conservar la madre tierra. Eso queremos entender. Nosotros nos
hemos integrado a ese desarrollo; no queremos ser una carga”.




FUNDACIÓN TIERRA
14
- Debilidad o fortaleza de las organizaciones; desconfianza en organizaciones nacionales

La división de la dirigencia de la TCO TIPNIS no sólo debilita la gestión del territorio, sino que
además es fuente de conflictos, según David Herrera, ex dirigente del área colonizada del Isiboro
Sécure. Añade que una de las facciones explota madera ilegalmente y trafica con la tierra de la
comunidad, lo cual ya ha generado varias fricciones entre sectores.

Para un expositor de la TCO Mosetén, la antigua dirigencia se cerraba al diálogo y al trabajo con los
diversos niveles del Estado, pero eso ha cambiado: “Hemos asumido [el liderazgo] con un nuevo
pensamiento. Con el compañero [intercultural] Serapio Marca comentamos: ¿De qué sirve que esté
más desarrollado el pueblo mosetén o la Federación? La cuarta sección [municipal] abarca a ambos,
así que si el otro sigue atrás, igual perjudica a todo el mundo”. Los representantes indígenas
comentaron que tienen la intención de mejorar la representación política en su municipio haciendo
valer el derecho que tienen a un concejal. Ello les permitiría tener palabra en la aprobación de la
carta orgánica.

Por lo que indicaron los expositores, hay una relación más o menos fluida entre partes a través de
sus organizaciones locales. Esto puede facilitar la creación de espacios de diálogo y resolución de
discrepancias. Sin embargo, en el caso de los tacanas hay desconfianza con las organizaciones
nacionales de los interculturales debido, entre otros motivos, a que presentaron impugnaciones en el
proceso de saneamiento de la TCO Tacana II y a declaraciones de dirigentes que cuestionaron la
existencia de las tierras comunitarias de origen.

Casi al final del conversatorio se consultó a los expositores cuál sería el papel del Estado y las
organizaciones no gubernamentales en la promoción de una agenda compartida de diálogo. La
mayoría de las respuestas se centró en las posibilidades de un trabajo conjunto a nivel de sus
propias organizaciones locales. Un expositor mosetén afirmó: “En estas reuniones deberíamos ver la
posibilidad de organizarnos mejor para controlar estas discrepancias que tenemos. Después de
todo, el desarrollo lo hacemos juntos”.

La Paz, 20 de abril de 2011.


















FUNDACIÓN TIERRA
15



Anexos:

1. Mapas
- TIOC Mosetén
- TIOC Tacana I
- TIOC TIPNIS

2. Programa del Conversatorio

3. Lista de asistentes


































FUNDACIÓN TIERRA
16































Anexo 1.
Mapa – TCO Mosetén


FUNDACIÓN TIERRA
17


Anexo 1.
Mapa – TCO Tacana I


FUNDACIÓN TIERRA
18

Anexo 1.
Mapa – TCO TIPNIS


FUNDACIÓN TIERRA
19


Hrs. 09:00 INAUGURACIÓN
Organizadores del evento

Hrs. 09:10 PRESENTACIÓN DE LOS RESULTADOS PRELIMINARES SOBRE LA RELACIÓN ENTRE LAS TCO Y LAS
COMUNIDADES INTERCULTURALES EN LA REGIÓN DE LA AMAZONÍA DE BOLIVIA

Hrs. 09:30 LA PERCEPCIÓN DEL CONFLICTO POR TIERRA Y RECURSOS NATURALES Y LOS FACTORES QUE LO
GENERAN DESDE LA VISIÓN DE LAS TIERRAS COMUNITARIAS DE ORIGEN

Exponen:
• Marcelino Chairique, Presidente de la Organización del Pueblo Indígena Mosetén (OPIM)
• Jesús Leal, Presidente de la Central Indígena de Pueblos Tacana (CIPTA)
• Isidro Yujo, Vicepresidente de la Sub Central del TIPNIS


Hrs. 10:30 PREGUNTAS Y COMENTARIOS
Hrs. 10:50 REFRIGERIO

Hrs. 11:00 LA PERCEPCIÓN DEL CONFLICTO POR TIERRA Y RECURSOS NATURALES Y LOS FACTORES QUE LO
GENERAN DESDE LA VISIÓN DE LAS COMUNIDADES INTERCULTURALES
Exponen:
• Serapio Marca, Secretario de Tierra y Territorio de la Confederación Sindical de Comunidades
Interculturales de Bolivia
• David Vargas, Ejecutivo de la Federación de Productores Agropecuarios de la Provincia Iturralde
(FESPAI)
• David Herrera, Ex Dirigente de la zona de colonización del TIPNIS


Hrs. 12:00 PREGUNTAS Y COMENTARIOS

Hrs. 12:20 CONVERSATORIO: ANÁLISIS Y COMENTARIOS DE LAS EXPERIENCIAS, PERCEPCIONES,
ESTEREOTIPOS Y PREJUICIOS

Hrs. 13:30 ALMUERZO

Hrs. 14:30 CONTINUACIÓN DEL CONVERSATORIO

Hrs. 16:30 CIERRE CON PRESENTACIÓN DE UN BALANCE DEL ENCUENTRO




La Paz, martes 12 de abril de 2011
Moderador: Carlos Sotomayor
Sistematizador: Andrés Martínez


Anexo 2.
Programa del Conversatorio


FUNDACIÓN TIERRA
20

Nombre Institución
1 Marcelino Chairique Presidente de la Organización del Pueblo Indígena Mosetén (OPIM)
2 Orlando Morales Técnico de la OPIM
3 Jesús Leal Presidente del Consejo Indígena del Pueblo Tacana (Cipta)
4 Neide Cartagena Pueblo Tacana
5 Isidro Yujo Vicepresidente de la Subcentral TIPNIS
6 Serapio Marca Secretario de Tierra y Territorio de la Confederación Sindical de
Comunidades Interculturales de Bolivia
7 David Herrera Ex dirigente de la zona de colonización del TIPNIS
8 Clemente Nina OPIM
9 Germán Aliaga Representante CSCIB
10 Nelson Armijo Representante CSCIB
11 Enrique Contreras Representante CSCIB
12 Germán Aliaga Representante CSCIB
13 Rodolfo Cabrera Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA La Paz)
14 Elizabeth Huanca Mapza/Sernap
15 Arabel Chávez Fundación Unir
16 Giovana Cavero Organización Intereclesiástica para la Cooperación al Desarrollo (ICCO)
17 Emma Donlan Representante de Christian Aid
18 Cecilia Córdova Liendo Christian Aid
19 David Birbuet Unitas
20 Mary Marca Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (Cidem);
21 Pamela Cartagena Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA)
22 José Ramos Universidad Mayor de San Andrés (UMSA)
23 Claudia Romay Defensoría del Pueblo
24 Marcela Añez WWF
25 Rubén Arteaga Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACNUDH)
26 Diemar Müpig Instituto Superior Ecuménico Andino de Teología (ISEAT)
27 Zulema Alanes Desde el Sur
28 Gonzalo Colque Fundación TIERRA
29 Miguel Urioste Fundación TIERRA
30 Wilfredo Plata Fundación TIERRA
31 Carlos Sotomayor Fundación TIERRA
32 Rudy Idiáquez Fundación TIERRA
33 María Virginia Ortiz Fundación TIERRA
34 Andrés Martínez Sistematizador

Anexo 3.
Lista de participantes