You are on page 1of 6

Ficha de lectura

Características de la obra

Título: Introducción a la obra de Melanie Klein
Autor: Hanna Segal
Editorial: Paidós
Otros: 2012

Análisis global

Género: Teoría Psicoanalítica

Tema Central: La exposición clara y didáctica de la esencia de los conceptos
kleinianos, ilustrado con la aportación de valiosos ejemplo clínicos.

Ideas principales

1. Fantasía

-La realidad ejerce su impacto sobre la fantasía icc

-La correspondencia, o no, con la realidad externa hará variar las fantasías
en torno al objeto bueno o malo. Si cuando el bebé llora se le alimenta
pronto, su fantasía omnipotente se empatará con la realidad produciendo la
primacía del objeto bueno sobre el objeto malo. Si el caso es contrario
sucederá el aumentará la experiencia del objeto malo. La exacerbación de
cualquiera es dañina para el yo.

-La fantasía no es sólo defensa o medio de escape de la realidad externa,
sino manifestación pura de la pulsión.

-Asimismo, es defensa contra una realidad interna, a saber, sensación de ira,
hambre, etc.

-Para Klein, la fantasía icc supone una mayor organización yoica que para
Freud.

2. La posición esquizo-paranoide

-El yo naciente, desde Klein, ya tiene la potencialidad de sentir ansiedad,
hacer uso de mecanismos de defensas y forjar relaciones objetales en la
fantasía y la realidad.

-A pesar de estar relativamente desorganizado, el yo del bebé tiende a
integrarse día a día.

-La ansiedad nace desde lo interno, del conflicto entre el par pulsional pero
también de lo exterior, por ejemplo, el trauma del nacimiento, la temperatura,
etc.

-Cuando la ansiedad de la pulsión de muerte es muy fuerte el yo se escinde,
o deflexiona y se proyecta en agresión hacia el primer objeto de amor: el
pecho de amor.

-Así, proyectado la agresión en éste, se observa como malo y conlleva un
sentimiento de persecución.

-Pero también, se tiende a idealizar al objeto mediante la investida de libido,
en el marco de las función objetalizante de la pulsión de vida.

-Así pues, el yo establece su primera relación ambivalente con el mismo
objeto –pecho– pues le procura sentimientos de persecución y de
idealización (pecho ideal).

-“La ansiedad predominante de la posición esquizo-paranoide es que el
objeto u objetos persecutorios se introducirán en el yo y avasallarán y
aniquilarán tanto al objeto ideal como al Yo (! en esta posición) la ansiedad
predominante es paranoide, y el estado del yo y sus objetos se caracteriza
por la escisión, que es esquizoide (p.31)”.

-Los principales mecanismos de defensa, en esta posición, los comprende la
introyección y la proyección.

-“En la identificación proyectiva se escinden partes del Yo y objetos internos y
se los proyecta en el objeto externo, que queda entonces poseído y
controlado por las partes proyectadas, e identificadas con ellas (p. 32)”. No es
del todo mala, pues constituye una suerte de empatía.

-La desintegración como forma de protección frente a la inmensa ansiedad.
La escisión es base previa de la represión.

3. Envidia

-En aras de la correcta integración del yo, es imperativo la primacía de las
experiencias buenas sobre las malas.

-La envidia constituye una experiencia muy temprana y fundamental.
Importante distinguir entre celos y envidia. Los primeros aluden al amor, al
deseo de posesión del objeto amado y la eliminación del rival; la segunda
está ligada a la pulsión de muerte, en tanto manifestación de ésta.

-La envidia busca devorar al objeto con el intento de poseer todo lo bueno en
él, y devorar asimismo sus elementos envidiables.

-La proyección es su mecanismo de defensa principal.

-La idealización como formación reactiva de la envidia es a la vez intento de
conservar residuos del objeto ideal.

-La gratificación es antítesis de la envidia, a mayor alce de una se disminuye
la otra.

4. Psicopatología de la posición esquizo-paranoide

-Los primeros meses de la vida determina, de cierta manera, el devenir
psicótico pues cuando un sujeto con psicosis tiene una regresión retorna a
ese estado temporal que ya presumí de rasgos psicopatológicos.

-Cuando prevalecen las experiencias malas sobre las buenas, es decir
cuando hay un exceso de envidia, la identificación proyectiva conlleva a
observar la realidad como persecutoria.

-El Edipo de los esquizofrénicos se liga a la etapa oral, donde más que celos
surge una envidia extrema a los padres.

Síntesis de los capítulos anteriores:

“Al describir la posición esquizo-paranoide, traté de mostrar cómo el manejo
exitoso de las ansiedades de los primeros meses del desarrollo lleva al bebé
a organizar gradualmente su universo. A medida que los procesos de
escisión, proyección e introyección le ayudan a ordenar sus percepciones
emociones y a separar lo bueno de lo malo, el bebé se encuentra ante dos
objetos: un objeto ideal y un objeto malo (p. 71)”.


5. La posición depresiva

-Fase que comprende el reconocimiento de un objeto total y su sucesiva
identificación. En ese tenor, el bebé aprende que la madre es un ser ajeno a
él y desarrolla sentimientos de celos, envidia y tristeza.

-En tanto ya hay objetos totales, el bebé tiende a integrarse también como yo
total.

-Hay conciencia de yo, y que este yo ama y odia a un mismo objeto que creía
dual: la madre.

-Predomina el pensamiento ambivalente.

-Esta fase comienza en la etapa oral, donde existe tendencia a devorar.

- “(!)el bebé resuelve gradualmente las ansiedades depresivas y recupera
externa e internamente sus objetos buenos al reparar a sus objetos externos
e internos en la realidad y en sus fantasías omnipotentes (p. 76)”.

-La prueba de realidad surge desde el nacimiento. Sus experiencias se
categorizan como buenas o malas.

-“El punto de fijación de las patologías psicóticas yace en la posición esquizo-
paranoide y en los comienzos de la posición depresiva” (p. 77).

-Los objetos introyectos y otrora persecutorios de la antigua fase devendrán
en la base del superyó. Asimismo, se desarrolla en esta etapa los
mecanismos sanos de duelo y sublimación. La represión desplaza a la
escisión. Se forman mecanismo más neuróticas y menos psicóticos.

-“La renuncia a un fin pulsional, o a un objeto, es una repetición y al mismo
tiempo una revivencia de la renuncia al pecho” (p. 79).

-Esta etapa constituye una constante y eterno proceso de elaboración. A
cada perdida en la adultez, el sujeto se remite al duelo patológico o no
elaborado del pecho materno.


6. Defensa maniacas


-Dos estilos de defensa frente a la aniquilación del objeto (pecho) interno:
reparación y defensas maniacas. Las defensas reparatorias suelen conducir
a una mejor integración del yo.

-Para el resoluto de la fase depresiva es necesario la configuración no
excesiva de las defensas maniacas pues el proceso de reparación es largo y
sinuoso y las más de las veces éstas se suceden a las defensas maniacas.

-Las defensas maniacas procuran evitar la concientización, ya descubierta,
de la dependencia materna pues, a la par de la conciencia de lo anterior, su
perdida implica un gran dolor.

-En la relación maniaca con los objetos imperan tres características: control,
triunfo y desprecio.
*Controlar que apunta a negar la dependencia a el objeto. Posición
activa que, de todas formas e irónicamente, le ata de forma dependiente.
*Triunfo implica la negación de sentimientos depresivos.
*El desprecio es una suerte de formación reactiva.

-“En la posición depresiva ataca originalmente el objeto en forma
ambivalente. Cuando la culpa y pérdida por esta situación resultan
intolerables, entran en juego las defensas maniacas. Entonces se desprecia
al objeto, se le controla y se triunfa sobre él (p. 93)”.








7. Reparación

-La posición depresiva cristaliza un sentimiento de orden omnipotente en el
bebe pues cree haber destruido a su madre, por eso nace en él un deseo de
reparación del objeto llamado materno, tanto internamente o como
externamente.

-Así pues, estas fantasías vendrán a resolver las angustias de la posición
depresiva.

-El interjuego que comprende la perdida y la venidera reparación del objeto,
configura una integración al yo de dicho objeto, que ahora se percibe como
bueno.

-La reparación se puede categorizar en maniaca (lo que la convierte en una
defensa) y no maniaca. La reparación en sí no es tanto una defensa ya que
se presenta como un ajuste a una realidad psíquica y la correspondiente
comprensión de sus vicisitudes. La reparación maniaca no reconoce la culpa
por la otrora destrucción del objeto. Posee tres características: 1) No se dirige
nunca al objeto original, sino a uno remoto. 2) Se siente que no daño al
objeto en cuestión. 3) Se tiende a ver al objeto minusválido, dependiente y
despreciable.

Ejemplo de reparación maniaca: En los instituciones de beneficencia,
cuando sus organizadores creen dispensar caridad y reparación a gentes
indignas e ingratas, a las que sienten especialmente malas y peligrosas (p.
99).

“La aceptación de la realidad psíquica trae consigo la renuncia a la
omnipotencia y a la magia, la disminución de la escisión y la remoción de la
identificación proyectiva! La reparación maniaca carece de estos
elementos” (p. 104).




8. Los estadios tempranos del complejo de Edipo

-El complejo de Edipo se empieza a desarrollar en la fase depresiva.

-Es en dicha fase cuando reconoce a las personas como individuales.

-La fantasía de los padres combinados juega un papel importante en el Edipo
temprano.

-El Edipo temprano se suele caracterizar por la ambivalencia en demasía, el
predominio de las tendencias orales y la indecisión del objeto sexual.

-Aunque el pecho materno sea el primer objeto sexual, el pene del padre se
puede convertir en un objeto alterno de deseo. Esto en virtud de que las
ansiedades persecutoras y depresivas en relación a la madre hacen que su
deseo se aparte de ese pecho, otrora deseado.

-Fantasías varón: coito con la madre y angustia de castración. Fantasías de
la niña: coito con el padre y angustia por el ataque de la madre.

-Nunca se pierda nada por completo y nunca se supera nada.


Glosario


-Angustia: respuesta del yo frente a la actividad de la pulsión de muerte.
Cuando éste es deflexionado, la ansiedad se transforma en dos formas:
Angustia paranoide: se proyecta la pulsión de muerte en un objeto, de
los que ulteriormente el yo se siente perseguido. Se origina en la posición
esquizo-paranoide.
Angustia depresiva: angustia que remite a la posibilidad de que la
agresión en sí haya abatido al objeto bueno. Acontece en la posición
depresiva.
Angustia de castración: de orden paranoide principalmente, pues
proyecta su agresión, aunque contiene matices depresivos al sentir la perdida
del pene, en tanto órgano reparador.

-Complejo de Edipo temprano: relación edípica al comienzo de la fase
depresiva; se dibuja en términos pregenitales, de alcanzar la fase genital.

-Culpa: doloroso reconocimiento, de tipo cc o icc, de haber dañado al objeto.
Su origen remite a la fase depresiva, con la carga ambivalente hacía los
padres en cuanto objetos totales que devendrán, una vez introyectados, a ser
el núcleo del superyó.

-Identificación introyectiva: identificación total o parcial del objeto con el yo.

-Identificación proyectiva: resultado de la proyección de elementos del yo
en el objeto, lo que pueda llevar a la identificación con el objeto-yo.

-Sentido de realidad: capacidad de experienciar la realidad psíquica como
tal y de diferenciarla de la realidad externa. Es saberse diferenciar e integrar
el mundo interno y externo.