You are on page 1of 4

Liderazgo multiplicador

“Existen dos tipos de líderes: los reductores, que son aquéllos que se ven rebasados por su propia
inteligencia y acaban inhibiendo el desarrollo de su equipo laboral, y los multiplicadores, quienes
utilizan todos sus recursos (inteligencia y conocimiento) para desarrollar el potencial de todo el
personal de la empresa”, Liz Wiseman
Unos piensan que: “En esta vida hay muy poca gente inteligente, yo soy uno de esos pocos”, “aquí
nadie puede hacer nada si no pienso por todos”
Otros piensan que: “Hay gente inteligente hay por todos lados, a medida que trabajen en las cosas
irán descubriendo como ser mejores, es mi tarea hacer las preguntas correctas para impulsarlos
hacia ello”.
A los primeros se les llama los “restadores” (de restar) y los segundos los llaman multiplicadores
(de multiplicar). Como bien pueden imaginar estos termino significan que hay algunos líderes que
disminuyen la inteligencia aplicada por sus equipos de trabajo y otros la multiplican.
LÍDERES RESTADORES VS LÍDERES MULTIPLICADORES
Los autores clasifican a los líderes en dos tipos: restadores y multiplicadores. Veamos en que se
diferencian.


Los líderes “restadores” pueden ser personas súper trabajadoras y dedicadas, pero ofuscadas por
su propia autopercepción.
Este tipo de líder:
Seca la inteligencia y capacidad de la gente que les rodea. Su foco y su determinación en ser los
más inteligentes tiene un efecto de sustracción en todos los demás. Para que ellos parezcan cada
vez más inteligentes, tienen que hacer que otros parezcan cada vez más tontos”. Liz Weisman
Los restadores, están metidos en su propia historia, de su genialidad y le impiden a la organización
beneficiarse de las capacidades e inteligencia de otros.
Hay varios tipos:
Imperativos: Este tipo de líderes creen que liderar es mandar y que dirigir es ordenar. Este tipo de
personas son los que toman las decisiones cuando un verdadero problema se presenta, no cree en
la capacidad de sus colaboradores y piensa que sus soluciones son las únicas y adecuadas.
Controladores: Para ellos el concepto de “trabajo en equipo” es hacer que sus colaboradores
hagan lo que ellos les manden. Necesitan tener el control de cada uno de los movimientos de la
empresa para sentirse confiados de que las cosas saldrán como ellos esperan.
No hay más solución que la de ellos: Creen que son responsables de cada una de las decisiones
que puedan ayudar o afectar dentro de la empresa. Para este tipo de perfiles “el que sabe, decide”
y para los disminuidores, ellos son los únicos que tienen el conocimiento.
Micro manager: Este tipo de líderes no necesita colaboradores que tengan capacidades de
desarrollo y participación en los proyectos de la empresa. Estas personas necesitan súbditos que
sepan seguir órdenes y que realicen al pie de la letra lo que se les ordena. Estos líderes creen que
el equipo de trabajo no funcionara sin su orientación.

Líderes multiplicadores
“El multiplicador encuentra el mejor talento de su equipo y posteriormente lo amplifica y
ensambla para proveer soluciones útiles a la organización. El multiplicador es una persona que más
que llevar la voz cantante, es una especie de coordinador de ideas y personalidades” Liz Wiseman.
Los multiplicadores respetan el talento y capacidad de quienes le rodean y lo capitalizan. Son
personas que saben extraer y crear sinergias del potencial de los demás. Con esto no quiere decir
que sean líderes benévolos que solo crean “buen rollo” a su alrededor, al contrario, son lideres
exigentes que saben que pedir y como exigir:
Un líder multiplicador exige y reta constantemente a sus colaboradores.
No solo plantea retos, pide soluciones y mide la efectividad de los resultados.
El multiplicador no quiere ser el centro de la fiesta, quiere que todos participen en la resolución de
los problemas.

Veamos lo diferentes tipos de líderes multiplicadores: el carismático capta talentos, el liberador, el
inversionista, el rebatidor.
Su equipo de trabajo es su mejor arma: Para este tipo de líderes, contar con personal que sea
inteligente, innovador y desarrollador, es la clave para que una empresa tenga éxito. Le interesa
que sus colaboradores formen parte de las soluciones y que cada uno de ellos tenga la iniciativa de
proponer cosas innovadoras que ayuden en la productividad de la organización, sin importar que
ellos no se lleven los créditos.
Preguntan, no imponen: Para ellos, la mejor arma para encontrar soluciones, es preguntar. Son el
tipo de personas que en las juntas preguntan a los colaboradores qué es lo que piensan y aquellos
que incitan a su equipo de trabajo a crear soluciones en equipo, para este tipo de perfiles es
importante dirigir, no imponer.
Comparan ideas: El crecimiento de su equipo es importante, por lo que estos líderes alientan a sus
colaboradores a ser los creadores de nuevas ideas, por ello, su equipo de trabajo no sólo tiene una
solución al problema, sino cuentan con varias opciones que pueden ser viables para llegar al
mismo fin.
Crean debate: Para estos líderes no hay una solución única, es por ello que ponen sobre la mesa
los problemas, haciendo que su equipo de colaboradores debatan sobre posibles soluciones y que
ellos decidan, con su dirección, la mejor opción

¿CÓMO ACTUAR COMO UN MULTIPLICADOR?
“Un buen líder te hace pensar que él es la persona más lista, pero un líder multiplicador te hace
pensar que tú eres la persona más lista.” Bono

Estudios realizados por los autores demuestran que convertirse en un líder multiplicador genera
mucho más rendimiento en las empresas, ya que la productividad de los empleados puede
elevarse hasta 100%; en cambio, un líder reductor sólo obtendrá 50% del rendimiento de sus
empleados, entonces ¿por qué no intentar serlo?
No es fácil, pero los autores piensan que las características de un líder multiplicador están
presentes en todas las personas, “no es cuestión de edad o de experiencia, las habilidades del líder
multiplicador están dentro de todos nosotros. Todo es cuestión de potenciar las habilidades”.
Veamos cuales son las capacidades, que a juicio de los autores deberían potenciar:

Conviértete en un imán de talento. Contrata a las personas adecuadas. Antes de incorporar a
alguien a tu equipo averigua cuáles son las habilidades particulares del colaborador, para que
trabaje con libertad y con gusto; esto genera que cualquier persona tenga deseos de trabajar con
un jefe así.
Se liberador. Esta característica se enfoca en que el líder de la compañía debe tener la capacidad
de permitir que su personal trabaje libre sin presiones, lo que generará un ambiente de libertad, y
es ahí donde se obtendrá el mejor rendimiento de las personas.
Se retador. El líder debe retar constantemente a su equipo, debe tener la capacidad de confiar
plenamente en él sin decirle qué hacer, sino que los invita a hacer aquello que se les facilita y que
saca lo mejor de todos ellos.
Fomenta el debate. Un multiplicador identifica ciertas cuestiones sobre las cuales hay que
pronunciarse; el líder debe involucrar a su equipo para que también dé su opinión y sus
argumentos y se llegue a una decisión en conjunto.
Se inversionista. El líder debe identificar plenamente que su equipo es capaz de tomar decisiones
y, por consiguiente, debe delegar responsabilidades y ser capaz de ceder el mando en el momento
justo.