You are on page 1of 5

EL ANGELUS

AUTOR:
Jean-François Millet

FECHA DE EJECUCION:
1857-1860




BIOGRAFIA DEL AUTOR:
Jean François Millet
(Gruchy, Francia, 1814-Barbizon, id., 1875) Pintor francés. Nació en una familia de
campesinos de Normandía y, gracias a una beca, pudo estudiar pintura en París, en el
estudio de Delaroche. Sus primeros retratos y cuadros mitológicos nada tienen que ver
con sus posteriores obras de tema campesino, en las que se enaltecen la vida y las
ocupaciones diarias de las gentes que trabajan en el campo.
La primera de estas creaciones, a las que está indisolublemente unido el nombre de
Millet, fue El cribador, presentado en el Salón de 1848, al que más tarde siguieron Las
espigadoras, El Ángelus, sin duda su obra más conocida, y El sembrador, cuadros
todos ellos de figuras humanas definidas con vigor sobre un fondo de paisaje verídico.
Con estas creaciones carentes de retórica e imbuidas de un profundo sentido de lo
cotidiano, abrió el camino al realismo pictórico y dejó un modelo en el que se inspiró,
entre otros, Courbet.
En 1849, se estableció en Barbizon, donde permaneció el resto de su vida; aunque
propiamente no perteneció a la famosa escuela de pintores de Barbizon, sí encarnó,
como ellos, el deseo de huir de la vida urbana. A partir de 1863 y bajo la influencia de
su amigo Théodore Rousseau, se dedicó con mayor intensidad al paisaje (La
primavera, El crepúsculo).
En 1859, El Ángelus le reportó la fama y la fortuna que no había logrado con sus obras
anteriores, y ello le supuso salir por primera vez de la pobreza. Esta obra, sin
embargo, lo encasilló como un pintor de efectismo sentimentalista, lo cual perjudicó su
imagen hasta fechas recientes.
DETALLES DE LA OBRA:
MEDIDAS:
55´5 x 66 cm.
MATERIAL:
Los materiales que utilizo el gran artista con respecto a su obra “el ángelus”
fueron el oleo y sobre un material de lienzo.
ESTILO:
La escena se desarrolla al atardecer, quedando las dos figuras en zonas de luz y
sombra respectivamente, en un contraste lumínico de gran belleza. Este interés
por la luz natural acerca a Millet al Impresionismo.
Tiene un estilo que se va por el lado del Realismo Francés.
UBICACIÓN DE LA OBRA:
Se encuentra en el Museo d´Orsay- en París, Francia.
TECNICA:
La técnica que se emplea sobre la obra es la del oleo sobre el lienzo.



HISTORIA DE LA OBRA:
La pintura fue un encargo de Thomas Gold Appleton, un coleccionista de arte
estadounidense que residía en Boston, Massachusetts, y quien previamente
había estudiado con el pintor de Barbizon, Constant Troyon, un amigo de Millet.
Fue terminado durante el verano de 1857. Millet añadió un campanario y cambió
el título primero de la obra, Oración por la cosecha de patata por El Ángelus
cuando el comprador no lo recogió en 1859. Mostrada al público por vez primera
en 1865, la pintura cambió de manos varias veces, incrementando su valor sólo
modestamente, puesto que algunos consideraban que el artista tenía
sospechosas simpatías políticas. A la muerte de Millet una década después, una
guerra de ofertas estalló entre los Estados Unidos y Francia, acabando unos
años más tarde con un precio de 800.000 francos de oro.
La disparidad entre el valor aparente de la pintura y el pobre estado de la familia
superviviente de Millet fue un gran impulso en la invención del droit de suite , que
pretendía compensar a los artistas o sus herederos cuando sus obras se
revendían.
OTRAS OBRAS Y EXPOSICIONES:
BARBIZON:
En 1849 Millet pintó Segadores, un encargo del Estado. En el Salón de aquel año
expuso Pastora sentada al borde del bosque, un óleo muy pequeño que marcó
su apartamiento de los previos temas pastorales idealizados, en favor de un
enfoque más realista y personal. En junio de 1849 llegó a Barbizon, con
Catherine y sus hijos, entrando en el círculo de la escuela que toma el nombre de
esta localidad.

El sembrador, 1850. Museo de Bellas Artes de Boston.

En 1850 Millet llegó a un acuerdo con Sensier, quien proporcionó al artista
materiales y dinero a cambio de dibujos y pinturas, conservando Millet el derecho
de seguir vendiendo obras a otros compradores. En el Salón de ese año expuso
Labradores y El sembrador, su primera gran obra maestra y la primera del
icónico trío de pinturas que incluiría Las espigadoras y El Ángelus.
Desde 1850 a 1853 Millet trabajó en Segadores descansando (Rut y Boaz), una
pintura que él consideraría la más importante, y en la que más tiempo trabajó.
Concebida para rivalizar con sus héroes Miguel Ángel y Poussin, también era la
pintura que marcó su transición desde la representación de imaginería simbólica
de la vida campesina a aquella de las condiciones sociales contemporáneas. Fue
la única pintura a la que puso fecha, y fue la primera obra que cosechó
reconocimiento oficial, una medalla de segunda clase en el Salón de 1853.

LAS ESPIGADORAS
Esta es una de las pinturas más conocidas de Millet, Las espigadoras (1857).
Caminando por los campos alrededor de Barbizon apareció un tema recurrente
en el lápiz y pincel de Millet durante siete años—el espigueo—el derecho secular
de las mujeres pobres y de los niños de llevarse el grano abandonado en los
campos, después de la cosecha. Encontró que era un tema eterno, unido a
historias del Antiguo Testamento. En 1857, presentó la pintura Las espigadoras
en el Salón, con un público poco entusiasta, incluso hostil.
(Versiones más tempranas incluyen una composición vertical pintada en 1854,
un aguafuerte de 1855-56 que directamente presagiaba el formato horizontal de
la pintura que actualmente se encuentra en el Museo de Orsay.
8
)
Una cálida luz dorada sugiere algo sagrado y eterno en esta escena cotidiana en
la que se desarrolla la lucha por la supervivencia. Durante sus años de estudios
preparatorios Millet sopesó cómo transmitir mejor el sentido de repetición y fatiga
en las vidas diarias de los campesinos. Las líneas trazadas sobre la espalda de
cada mujer llevan al suelo y luego se repiten en movimiento idéntico a su labor
interminable y agotadora. A lo largo del horizonte, el ocaso perfila la granja con
sus abundantes montones de grano, en contraste con las largas figuras sombrías
en el primer plano. Los vestidos sencillos y oscuros de las espigadoras cortan
robustas formas contra el campo dorado, lo que da a cada mujer una fuerza
noble y monumental.


Las espigadoras, 1857. Museo de Orsay de París.

APRECIASION DE LA OBRA
COMENTARIO O CRÍTICA:
En mi opinión esta obra es empleada para reflejar el realismo que causo la
revolución francesa, podemos apreciar que cada alimento qu se cultivo y
cosecho tenía un gran significado para los granjeros, para ellos esto vale oro
porque fue un esfuerzo suyo además de que en esos tiempos la comida era
escaza.
Podemos apreciar cómo se idolatra a un ser superior porque les permitió el
cultivo y la cosecha y se lo agradecen, y sobre todo le piden que esa no sea la
última cosecha.









NOMBRE:
CARLOS ANDRES CABRERA GARCIA
CURSO:
6to “A” SECUNDARIA T.M.
FECHA:
16-10-2014