You are on page 1of 5

Reseña histórica

IGLESIA “MARIA AUXILIADORA”
El año 1908, a pedido de la Colonia Italiana residente en Guayaquil, cuyos
integrantes estaban dispuestos a financiar un plantel masculino para sus hijos
y más niños de la ciudad, los Salesianos (con el Padre Domingo Comín a la
cabeza), acceden a fundar el colegio que se llamara “Cristóbal Colon” cuya
construcción comenzó a mediados de ese mismo año, al sur del Barrio del
Astillero.
Don José Abel Castillo donó gran parte del terreno. La obra física quedó
terminada en el año de 1911. El edificio, de dos pisos, era de madera, con
frente a la calle Cuba.
Mientras el colegio Cristóbal Colón se iba constituyendo (de 1908 a 1911),
organizando y creciendo, los Salesianos ofrecieron su ayuda pastoral a la
Diócesis, desprovista enteramente de Clero, haciéndose cargo de la Parroquia
del Sagrado Corazón de Jesús, situada en un barrio popular muy poblado.
Junto a la iglesia se abrió un oratorio festivo para niños, atendido por
Salesianos que iban a ayudar al Párroco, desde el colegio Cristóbal Colón; y
otro para niñas, atendido por las Hijas de María Auxiliadora. Poco a poco se
fue estableciendo también una escuelita parroquial, que empezó con 50 niños.
El 31 de Octubre de 1919 el Municipio Guayaquileño aprueba la construcción
de un nuevo templo, y el 10 de julio de 1921 se coloca la primera piedra. Siete
largos años tomó su construcción; años que fueron, a la vez, de intensa
propagación de la devolución a la Auxiliadora (A.D.M.A). Finalmente el 23
de mayo de 1928, se realiza la bendición con mucha solemnidad.
El diseño y construcción del edificio (1921-1928) se confió a los arquitectos
italianos Paolo Russo y Miguel Gambarrotti, y años más tarde los acabados de
altar de granito, capitales de las columnas, molduras sobre el socalo,
comulgatorio y puertas de los sagrarios, en bronce macizo, al renombrado
escultor Emilio Soro Lenti ( 1938-1940).
En 1929 (el 25 de Diciembre), a pedido del Obispo Mons. Carlos María de la
Torre, dirigido al Rector mayor de entonces, D. Felipe Rinaldi, de la parroquia
del Sagrado Corazón de Jesús se trasladan a la nueva iglesia de María
Auxiliadora, que se eligió canónicamente como “Parroquia de María
Auxiliadora”, designando como primer párroco al P. Francisco Serrad.
Solo en abril de 1938, el clero diocesano reasumio la Parroquia Sagrado
Corazón.
Pero, desde el 19 de Agosto de 1923 hasta el 26 de febrero de 1925, en los
archivos de la Parroquia Sagrado Corazón, figuran como encargados,
sucesivamente, los Salesianos Juan Bautista Garrone, Guido Rocca, Marcial
Yánez, H. González y Francisco Serrad.
NOMINAS DE LOS PARROCOS EN ORDEN CRONOLOGICO
1929 Diciembre 25:
P. Francisco Serrad
1942 Abril 3…. Junio de 1945
P. Pedro María Noboa
1945 Junio 28….Julio 20 de 1958
P. Cayetano Tarruel
1958 Junio 21….Octubre 7 de 1958 (interino)
P. José salza
1958 Octubre 8….Abril 8 de 1959
P. Juan Cernny (interino)
1959 Abril 10….Febrero 22 de 1960
P. Nestor Astudillo Bustamante
1960 Febrero 23….Diciembre 5 de 1961
P. José Salsa (interino)
1961 Diciembre 6….Febrero 10 de 1963
P. Ladislao Klinicki
1963 Febrero 11….Abril 30 de 1966
P. Juan Carlo
1966 Mayo 1….Septiembre 12 de 1967
P. Juan Lochbruner

1967 Septiembre 13…Abril de 1969
P. Ángel Miglio
1969 Abril 7…Abril 9 de 1974
P. Nestor Astudillo Bustamante
1974 Abril 10…Septiembre 5 de 1981
P. Adolfo Álvarez Román
1981 Septiembre 6….Noviembre 15 de 1990
P. Manuel Losada Vásquez
1990 Noviembre 16…Mayo 9 del 2000
P. Félix Roqqia Finelli
2000 Mayo 9…Agosto 6 del 2000
P. Rafael Guevara Román
2005 Febrero 21…Marzo 22 del 2006
P. Benito del Vecchio Possessi
2006 Marzo 23….Mayo 10 del 2006
P. Telmo Vivar Reinoso (interino)
2006 Mayo 11…
P. Román Guzmán Bravo

Vale la pena destacar a cuatro de ellos:
PADRE CAYETANO TARRUEL
Que realizo la primera remodelación del templo siguiendo las nuevas normas
litúrgicas: se quitó el comulgatorio y se removieron los altares laterales,
además, se terminó el enlucido de las paredes, se colocaron las lámparas y se
adquirió la bella estatua de María Auxiliadora traída de los talleres salesianos
de Sarriá (Barcelona).
PADRE JUAN CARLO
Quien realizo las gestiones correspondientes y logró autorización legal para el
funcionamiento de la escuela parroquial “Margarita Bosco” que ya en 1984,
albergaba a 480 niñas de primaria, en su jornada matutina y a 140 señoritas
que frecuentaban la academia “María auxiliadora” de Corte y Confección, en
jornada vespertina. En este periodo se abren paso las Cooperadoras, tercera
rama de la familia Salesiana, animadas por el P. Juan Giovenale. Segunda
remodelación del templo.
PADRE ADOLFO ALVAREZ
Abre las puertas de la Parroquia al Camino Neo-Catecumal, itinerario de fe y
de conversión que se propone hacer revivir el Catecumenado antiguo en el
proceso de la formación cristiana. Se forma y crece en la escucha de la
palabra, Celebración Eucarística y vida de comunidad, y favorece la
Evangelización de los “Alejados”. Actualmente hay 14 comunidades en
nuestra parroquia. Animadas por el Párroco, otros Presbíteros y por equipos de
catequistas de las primeras comunidades y 46 en otras parroquias; animadas
también por catequistas de la parroquia.



PADRE FELIX ROQQIA
Sacerdote probo, inteligente, dinámico y apostólico. Consciente de la urgencia
de evangelizar, armonizó con sabiduría la esencia del mensaje de Don Bosco
con los vientos frescos de la Concilio Vaticano II. Surge de la Asociación
Damas Salesianas, otra rama de la familia Salesiana; realizó una nueva
categoría de Santuario Mariano Arquidiocesano y el 24 de enero del 2000, año
santo de la redención, con el fin de fomentar y enfervorizar en los devotos el
amor a la virgen de Don Bosco. Murió en el ejercicio de su ministerio
parroquial.
OBJETIVOS QUE SE HAN ESTADO PERSIGUIENDO:
ANTES DEL CONCILIO:
 La transmisión del Mensaje Cristiano
 El fortalecimiento y la defensa de la fe
 La conversión y el crecimiento de la gracia
 La promoción humana
 Obras de beneficencia
DESPUES DEL CONCILIO Y DE LOS ULTIMOS CAPITULOS
GENERALES SDB:
 Por una parroquia animada por una comunidad religiosa
 Por una opción preferencial por los jóvenes y por los ambientes
populares
 Por un estilo característico, expresado en un Proyecto pastoral
 Por la actualización, planificación y comunión con el Obispo y demás
párrocos y por la pastoral de conjunto
 Por una dimensión social de caridad.