You are on page 1of 17

PASTORELA DE ALANÍS I

Guillermo Alanís
____________________________________________________________

_______________

PERSONAJES
DIABLO / TIZNE / FLAMA / CARBÓN / LUMBRE / LLAMA / BRAZA / CHISPAS / DIABLICIA
ÁNGEL / LUCERO / BLANCO / CELESTE / AZUL / NIEVE / BACO / ANGÉLICA

ESCENA 1
EN EL INFIERNO ESTÁN TODOS LOS DIABLOS.

DIABLO ¡Con un demonio! no se me ocurre ninguna idea para impedir que los tontos ángeles anuncien
el nacimiento del redentor a los pastores. (Gritando) ¡Demonios! ¡Demonios! ¡¿no escuchan?!
¡¡Vengaaaaaan!! (Entran los demonios, excepto Chispas) ¡¿Pues dónde diablos se meten ustedes?!
TIZNE Viendo la tele.
FLAMA Estabamos viendo (se menciona la telenovela de moda).
CARBÓN Yo no la vi . . . . , ¿en qué se quedo?
FLAMA ¡¿No la viste?! ¡De lo que te perdiste!. Mira se quedó en . . . . (se menciona lo que sucedió en el
último capítulo.)
DIABLO ¡Basta! ya no hablen más tonterías.
LLAMA. ¿Para qué nos querías?
DIABLO. Para un asunto muy importante. Como todos ustedes saben ya se acerca la temporada
en que todos los ángeles anuncian a los pastores el nacimiento del niño Jesús, entonces es necesario
que nosotros, como buenos diablos, impidamos que esto se efectúe, ¿entienden?
TIZNE No, no. Siempre nos ganan, es por demás.
CARBÓN ¡Es cierto! cada vez que tratamos de hacerlo salimos golpeados.
LUMBRE Además, para el caso que nos hacen los pastores. Nos viven ignorando.
BRAZA Sí, parece mentira, a nosotros ni nos pelan . . . . en cambio a los ángeles, cualquier pen . . . .
samiento que dicen y ahí están todos idiotizados.
FLAMA Sí, peor que si estuvieran viendo a (se menciona al cantante de moda).
DIABLO ¡Pero eso se acabó! ¿entienden? Este año, con eso de la Reforma Agraria, los pastores andan
que se los lleva el diablo, ¡ay, mamacita, me quemé! Bien, aprovechando esa circunstancia es ahí dónde
entramos nosotros.
LUMBRE Mmmmm, se me hace difícil, esos pastores son re’canijos, saben a lo que le tiran. Es
más probable que deje de tomar el Chispas a que nos crean.
DIABLO Y a propósito, ¿dónde está el Chispas?
CHISPAS (Entrando, borracho. Canta una canción cantinera).
DIABLO ¡Cállate!
CHSIPAS Por ahí, infiernando.
DIABLO Bueno, ya basta. El problema ya lo conocemos, la cuestión ahora es cómo resolverlo . . . . se
aceptan sugerencias. (Pausa. Piensan).
TIZNE. ¡Vamos a dinamitar el cielo!
TODOS ¡Sí!, ¡sí!, ¡sí!, ¡sí!
DIABLO ¡¡No!! Se morirían los ángeles y luego a quién le haríamos nuestras maldades. (Siguen
pensando).
LLAMA ¡A secuestrar las nubes!
TODOS ¡Sí!, ¡sí!, ¡sí!, ¡sí!
DIABLO ¡¡No, no!! Nada lograríamos con ello, además ¿en dónde las ponemos?, recuerden que aquí no
las podemos tener porque con el agua nos apagarían el horno y no tendríamos fuego y . . . . nos
moriríamos. ¡No! ¡no!
CHISPAS ¡A quitarles toda la cosecha de uvas!
TODOS ¡Sí! ¡sí! ¡sí!
DIABLO ¿Y para qué?
CHISPAS ¿Cómo que para qué? . . . ¡para fermentarlas!
DIABLO ¡No! necesitamos algo efectivo, algo que de resultado.
LLAMA Pues entonces hay que quitarles algo que les haga mucha falta.
FLAMA Pues . . . solo que les quitáramos al jefe . . .
DIABLO ¡Exacto! Tengo el arma perfecta para lograr nuestros propósitos.
TODOS ¿Cuál?
DIABLO ¡Diablicia!
TODOS ¡¿Quién?! ¡¿Diablicia?!
DIABLO ¡Sí! (Gritando) ¡¡¡Diablicia!!! (Pausa).
DIABLICIA (Entrando, lo más coqueta posible) Hola, ¿me llamaron?
DIABLO Sí. Diablicia querida: tenemos un trabajo para ti.
DIABLICIA ¿Deveras? ¡qué emoción!
DIABLO Escucha: tú sabes que año con año los ángeles anuncian el nacimiento de Jesús a los pastores
para que vayan a adorarlo.
DIABLICIA ¿Y?
DIABLO Tu misión, Diablicia, si decides aceptarla, es evitar que los ángeles hagan el anunciamiento a
tiempo a los pastores. (Después de una pausa dramática, Diablicia asiente.) ¡Buena suerte, Diablicia!
DIABLICIA ¡Qué emoción! No sabe el Angel lo que le espera, ¡lo embelesaré, lo arrobaré, lo
secuestraré con mis encantos!

ESCENA 2
EN EL CIELO ESTÁN TODOS LOS ÁNGELES

ÁNGEL ¡Hermanos míos! se aproxima la hora de la anunciación, es menester que saquemos a relucir
nuestras mejores garritas, después de todo son nuestras únicas apariciones hoy en día.
LUCERO Pero yo no tengo túnica . . . a ver cómo le hacen.
BLANCO Vamos al mercadito. . . . ahí he visto muchas.
CELESTE Yo también voy pues necesito un parecito de alas porque éstas ya dieron todo lo que
podían.
ÁNGEL La ropa es lo de menos. Lo más es el discurso que voy a decir.
LUCERO Cierto, si queremos ganar las próximas elecciones hay que hacer un buen papel.
ÁNGEL Sí, hay que ensayar pues no vaya a pasar lo que el año pasado. Como no me podía acordar de lo
que tenía que decir, que lo apunto y a la hora de estar con los pastores en lugar de sacar la hoja donde
había apuntado el discurso, ¡que saco la hoja del mandado! Recuerdo la risa de los pastores cuando
empecé a decir: un kilo de frijol, un litro de aceite, dos kilos de papas, tres litros de leche, dos latas de
jamón endiablado.
TODOS (Persignándose) ¡oh, jamón endiablado!
ÁNGEL Ahora sí debemos hacer bien este trabajo, pues está en juego nuestra reputación de ángeles.
AZUL Hay Que. ensayar toda nuestra representación, desde lo que vas a decir tú hasta las gracias que
haremos nosotros para llamar la atención de los pastores.
ÁNGEL Sí, es cierto. Bueno, vamos a comenzar con el discurso. A ver que les parece éste: queridos
compañeros, nos hemos reunido para conmemorar . . .
NIEVE ¡No! ¡no! no es un mitin de estudiantes ni de los zapatistas, es una anunciación en el campo
para los pastores, tienes que hablar más romántico, más dulce, con amor y sentimiento.
ÁNGEL ¡Ah, ya sé!: queridos pastores, hemos venido a anunciarles el nacimiento del que habrá de
abrirles las puertas al cielo . . .
TODOS ¡Bravo! ¡muy bien! ¡así! ¡bravo!
ÁNGEL (Sigue.) Aprovecho la ocasión para hacerles una llamada de atención, para decirles que vuelvan
al redil porque se me están descarriando mucho . . .
NIEVE ¡No! ¡no! las reprimendas déjalas para después, aquí sólo la anunciación y ya.
BLANCO Terminas el discurso invitando a todas las partes a que vayan a ver al Niño y les dices
dónde.
ÁNGEL Bien, ¿qué les parece así?: invitando a todos ustedes a que asistan al coctel que se celebrará en
honor de . . .
CELESTE ¡No habrá coctel! ¡solo invita a que vayan a adorar al Niño!
ÁNGEL Está bien . . . invitando a todos ustedes a la adoración, que se celebrará en el portal de Belén el
24 de los corrientes a las 12 p.m. ¡Los esperamos, no lo olviden!
NIEVE A mi no me parece . . . le falta . . . le falta . . .
BLANCO Está bien, está bien. Ahora solo falta ensayar lo que haremos nosotros antes de que él
diga el discurso de la presentación. Algo así como un desfile, precedido de un hermoso coro.
CELESTE Con fanfarrias, globos, serpentinas.
NIEVE Sí, sí, eso está bien. Pero antes debemos ensayar lo que vamos a hacer.
ÁNGEL Yo los dirigiré. Veamos, primero Celeste y Azul; atrás, Blanco y Nieve; después tú Estrella, luego
Lucero y Nube, posteriormente Nieve . . . luego, Baco. ¿Dónde está Baco? . . . ¡¡Baco!!
BACO (Entrando, viene hasta atrás, cantando).
Ya llegó el que andaba ausente
se me concedió volver
a mi se me afiguraba
que no te volvería a ver . . . . (etc.)
ÁNGEL ¡Baco, de nuevo ebrio!
BACO ¿Yo? ¿yo? ¿En qué te basas para hacerme esa acusación?
ÁNGEL ¡Basta! Ahora te portaras bien porque vamos a ensayar el desfile.
BACO ¡Achís! ¿cuál desfile? si el 20 de noviembre ya pasó
ÁNGEL ¡El desfile de la anunciación, tonto! Fórmate aquí, junto a Nieve.
BACO Hola, Nieve ¿qué tal de frío?
NIEVE ¡Ay, hazte para allá!, hueles a vino.
BACO Oye, Ángel, dale chance a mi amigo para que desfile con nosotros.
ÁNGEL ¿Cuál amigo?
BACO El que dejé esperando allá afuera. (Grita) ¡Ey, carnal, vente para acá, para que desfiles. Se va a
poner bueno. ¡Órale, córrele!
CHISPAS (Entrando, trastabillando por lo borracho) ¡Qué bueno! Allá no hay desfiles. ¡Brindemos
por ello!
TODOS (Exclamaciones de asombro) ¡Pero, qué es esto! ¡Fuera! ¡Traición!
¡Sáquenlo!
ÁNGEL ¡Baco, pero qué descaro!
TODOS (Persiguiendo a Chispas) ¡Fuera! ¡fuera! ¡fuera! ¡fuera!
CHISPAS ¡Momento! ¡momento! yo puedo irme con mi propio pie. (Sale).
ÁNGEL Pero, Baco, ¡¿cómo se te ocurre?!
BACO No hay borlo, no hay borlo . . .
ÁNGEL ¡Fórmate y cállate! Bien, ahora ustedes se van a ir por la derecha y ustedes por la izquierda.
(Avanzan y después de dar una vuelta se vuelven a juntar) A ver, ahora vamos a cantar el coro que
cantamos el año pasado.
TODOS Oye, Ángel, mejor otro, ése ya está muy pasado de moda.
ÁNGEL ¡Silencio! Cantaremos ese coro porque es el único que nos sale bien, así que adelante.
(Comienzan a cantar desentonados) ¡No! ¡no! ¡no! ¿qué es esto? Estamos tratando que los pastores
queden embelesados con nosotros, ¡no que huyan de nosotros! A ver, otra vez . . . pero que salga bien.
(De nuevo cantan desentonados) ¡No! ¡no! ¡no! ¡Dios Santo! Un último intento. ¡Vamos! (Igual) ¡Basta!
¡Olvidémoslo!
CELESTE Hay que reconocer que ya no estamos tan entonados como antes.
NIEVE Y eso que estamos en el coro de la escuela.
ESTRELLA Y otros en el grupo de teatro.
TODOS Mmmmm . . . por eso . . . .
AZUL ¡Ey! ya es hora de la comida. Vámonos porque ya no aguanto el hambre.
BLANCO ¿No vienes, Ángel? Hoy preparamos sopa “angelical”.
ÁNGEL Vayan ustedes, al rato los alcanzo. (Salen todos y el Ángel comienza a ensayar) Estimados
pastores . . . pronto habrá de nacer . . . ¡no! ¡no! con un poco más de gracia . . .
DIABLICIA ¡Hola, guapo!
ÁNGEL (Asustado) ¡Oh!
DIABLICIA ¡Oh!, ¿te asusté?
ÁNGEL Pues es que no esperaba a nadie.
ANGELICA (Acercándose y el Ángel retrocediendo) Vamos, no temas, no te haré daño.
ÁNGEL No, si no te temo. Los estatutos establecen, en el artículo 37, versículo 2, página 7, que un ángel
no debe temerle a nada ni a nadie, sin embargo . . . ¡me asustaste! No me parece haberte visto antes
por aquí
DIABLICIA Es que acabo de arribar. Soy nuevecita y necesito un guía que me enseñe el cielo . . . .
me siento muuuuy solita. (Trata de abrazar al Ángel).
ÁNGEL ¿Arribar? Si las puertas del cielo todavía no se abren para la humanidad.
DIABLICIA Es que . . . gozo de ciertas influencias.
ÁNGEL En ese caso . . . ¡seas bien recibida, hermanita! (Trata de abrazarla lujuriosamente).
DIABLICIA (Zafándose) ¿Qué tienes que hacer hoy como a las 6 de la tarde?
ÁNGEL ¡Nada! . . . . . ¡Ah! . . . tengo que cantar el Angelus.
DIABLICIA No vayas, por un día nadie lo notará. Qué dices si vamos a cenar y a bailar.
ÁNGEL No . . . no puedo.
DIABLICIA ¿Me vas a desairar? A mi, a una pobrecita neófita en esto del cielo, una pobre chiquilla
desorientada que no sabe qué hacer ni a dónde ir en este frío lugar, ¿me vas a desairar?
ÁNGEL Pues no sé . . . no sé . . . , además . . . te veo media rara.
DIABLICIA ¿Rara yo? . . . ¿Me estás diciendo rara a mí? ¿a mí? (Llora).
ÁNGEL No, no llores. No fue mi intención. ¡Oye! ¿por qué tienes esa cara tan roja?
DIABLICIA Bueno es que yo . . . yo . . . me ruborizo cada vez que hablo con un hombre tan guapo
como tú.
ÁNGEL ¡Oh! yo . . . yo . . .
DIABLICIA Vamos, no me digas que nadie te ha dicho que eres muy guapo. ¡Estás hecho un cuero!
Vamos, ¿aceptas mi proposición. Conozco un lugar en donde nos divertiremos. (Camina contoneándose)
¿Vienes conmigo?
ÁNGEL Bueno . . . . bueno . . . . (Entra Angélica con tubos en la cabeza y delantal).
ANGÉLICA ¡Ajá! Así te quería pescar, desgraciadísimo! ¡¿Con qué andas con esa?! ¡Lo sabía! ¡Lo
sabía! ¡No se puede confiar en ningún marido hoy en día! Así sea un ángel.
ÁNGEL ¡Querida, deja que te explique!
ANGÉLICA ¿Explicarme? ¡Pero si está más claro que el agua! ¡Míralo! con esa cara que tienes y
conquistando mujeres. ¡Ángel rabo verde! Y tú, pérfida mujer, conque quitándome a mi marido ¿eh?
¡Vas a ver lo que es amar a Dios en tierra de indios! ¡Déjenmela! ¡déjenmela!
ÁNGEL ¡Angélica, querida . . . por favor!
ANGÉLICA ¡Tú cállate! este es asunto de hembras. ¡Atrévete, descarada . . . aviéntate! (Golpea a
Diablicia) ¡Éntrale! (Descubre que es diablo) ¡¿Qué?! ¡cuernos y cola! ¡Esto no es un querubín . . . es un
demonio! (Al Ángel) No es posible que seas tan tonto. (A Diablicia) ¡¡¡Largo!!!
ÁNGEL Quien la viera, con esa carita de ángel.
ANGÉLICA ¡Cállate, papanatas! ¡A ti te vive engañando todo el mundo! Si no fuera por mí, no se
que sería de ti, pedazo de inútil. ¡Vámonos! (se lo lleva de una oreja).

ESCENA 3
EN EL INFIERNO, LOS DIABLOS

DIABLO ¿Cómo le habrá ido a Diablicia? Ya hace tiempo que partió, pero no dudo de sus habilidades, es
muy buena. Yo sé que vendrá con el Ángel.
CARBÓN ¿Y por qué no dudas de sus habilidades? Puede fallar.
DIABLO ¡No fallará! No dudo porque fue ella quien me trajo a mi también. Sí, yo era un ángel hasta que
conocí a Diablicia; después todo cambió: del blanco al rojo. Pero, en fin, ya estoy aquí y soy el jefe . . . ¡el
más malvado que pueda haber!
LLAMA ¡Sí! Nosotros todos te admiramos bastante y nuestro mayor anhelo es llegar a ser un día así
como tú.
CRICKET Sí, llegar a tener tu personalidad . . . tu porte . . . tu . . .
DIABLO Gracias, gracias. Les será difícil, pero con perseverancia tal vez algún día lo logren.
TIZNE Pues yo sí creo que Diablicia va a traer al Ángel.
CRICKET No, no, los malos siempre perdemos. No he visto ningún programa de televisión, hasta
la fecha, en que los malos ganen.
DIABLO No seas bobo, eso es en los programas cursis de televisión. Esto que estamos viviendo es la
realidad, en la cual casi siempre los malos ganan.
TODOS ¡Bravo! ¡bravo!
DIABLICIA (Aparece toda golpeada) Luci . . . Luci . . . Luci . . .
DIABLO ¡Lucifer! no Luci.
DIABLICIA Bueno, te digo Luci de cariño.
DIABLO Pero . . . ¿qué pasó?
DIABLICIA Eso es lo qué quisiera yo saber: ¿qué pasó? ¡Ay!
DIABLO ¿Te sientes mal?
DIABLICIA Sí, muy mal . . . gracias.
DIABLO Bueno, menos mal, pero . . . . ¿y el Ángel?
DIABLICIA (Dramática) ¡Fallé!
DIABLO ¡¿Qué?! ¿Fallaste? Pero . . . .
CARBÓN ¿No qué no?
DIABLO Diablicia . . . pero, ¿por qué?
DIABLICIA Fallé. No pude traerlo.
DIABLO Pero, ¿por qué? ¡si conmigo no fallaste!
DIABLICIA ¡Tú no estabas casado! Esa mujer del Ángel está peor que todos nosotros juntos . . .
(Todos ríen).
DIABLO ¡Basta, basta! ¡Fallaste! pero no era la única arma que teníamos, hay que urdir un nuevo plan.
Aún faltan dos días para la anunciación. Hay que pensar. (Todos adoptan actitud de intelectuales).
LUMBRE Podríamos atacarlos cuando se dirijan a hacer la mentada anunciación.
FLAMA ¡No! Perderíamos como siempre. Hay que pensar en algo, donde los ataquemos indirectamente
sin salir golpeados.
CRICKET Sí . . . hay que usar la razón, no la fuerza.
DIABLICIA Primero hay que eliminar a la mujer del Ángel.
BRAZA ¡No! Primero ella nos eliminaría a nosotros.
LLAMA Entonces . . . ¿qué?
DIABLO Se me acaba de ocurrir una idea fabulosa. Escuchen: esta noche nos disfrazaremos todos y
entonces . . . . (Se agrupan todos y cuchichean su plan).

ESCENA 4
LOS DIABLOS DISFRAZADOS DE PASTORES

DIABLO Hay que llevara a cabo nuestro plan muy bien.
BRAZA ¿Tu crees que no nos descubrirán con estos disfraces?
DIABLO ¡Por supuesto que no! Bien, ya saben lo que tienen que hacer.
FLAMA Sí, y cuando nos abran pedimos halloween.
DIABLO ¡No! Vamos a invitarlos a una cena y ahí es donde . . .
FLAMA Los emborracharemos nosotros.
DIABLO ¡En efecto! Una vez que los ángeles se encuentren ebrios perderán el sentido y ya no habrá
anunciación.
BRAZA ¿Pero, tú crees que los ángeles acepten tomar hasta embriagarse?
DIABLO Eso espero. Bueno, ya basta de plática, vamos a hacernos pasar por pastores . . . vamos a invitar
a los ángeles a la cena.
CHISPAS ¿Qué vamos a tomar?
LUMBRE Un ruta 17 que nos dejará en el mercado.
CRICKET Y ahí nos trepamos a un 39.
DIABLO ¡Ya basta! Para transportar a los ángeles alquilé un Futura Plus.
CHISPAS Yo me refería a la bebida.
DIABLO Tomaremos brandy y cheve.
FUEGO ¿Y la botana?
DIABLO Botana la que se armará si los ángeles nos descubren.
FUEGO No, pero de comida.
DIABLO Quiero que escuchen bien todos: la botana es muy poca. La compré en el Mesón Estrella y está
bien cara, de manera que los únicos que tendrán derecho a botanear serán los ángeles, ¿entendido? No
quiero ver a nadie ni con un cacahuate en la boca, ¿ok?
LLAMA ¿Ni un fritito?
DIABLO ¡No!
FLAMA ¿Ni una palomita?
DIABLO ¡¡No!!
LUMBRE ¿Ni una papita?
DIABLO ¡¡¡No!!!
CRICKET . . . . . . . .
DIABLO ¡Tampoco! Y ya basta. Vamos a tocar las puertas del cielo. Recuerden muy bien: s o m o s p a s t
o r e s. (Tocando y hablando con tono de pastores) ¡Ángeles! ¡angelitos! ¡angelitos del Señor! (Entra el
Ángel, todo golpeado).
ÁNGEL ¿Digan?
DIABLO Pero, Ángel, ¿qué le pasó?
CRICKET Parece que le pasó un camión por encima.
ÁNGEL ¿Eh? . . . nada . . . nada . . . problemas de familia. ¿En qué puedo servirles?
DIABLO Venimos en nombre de la Confederación Nacional de Pastores y Similares, A. C. a invitarlos a la
tradicional cena de Navidad que se efectuará (en el lugar que cada grupo seleccione) dentro de un rato.
ÁNGEL ¿Dentro de un rato?
DIABLO En efecto. Hemos traído un autobús para transportarlos y evitar que se vayan en el 120.
ÁNGEL Bueno . . . no sé . . . no sé . . .
FUEGO Vayan, les conviene . . . habrá botana.
CHISPAS Y bebida . . .
DIABLO (Aparte) ¡Cállate!
BACO (Entrando) ¿Me pareció que alguien mencionó bebida?
ÁNGEL ¡Basta, Baco! Si vamos, tú no tomarás, ¿entendido? ¡Ángeles! ¡ángeles! ¡Vengan todos! (Entran
todos los ángeles).
NIEVE ¿Qué pasa?
BLANCO Ay, ¿qué quieres? precisamente cuando me encontraba viendo (se menciona una
telenovela que el grupo designe).
FLAMA ¿En qué se quedó?
DIABLO ¡Cállate! Luego la ves, al fin y al cabo las repiten varias veces.
ÁNGEL Bueno, muchachos, la Confederación de Pastores . . .
DIABLO . . . y Similares, A. C.
ÁNGEL Han venido a invitarnos a su tradicional cena de Navidad.
TODOS ¡Bravo! ¡bravo! ¡bravo!
CELESTE ¿Y va a haber rifa?
DIABLO ¡Uy sí! de muchas cosas.
LLAMA ¿Pues no que nomás iba a haber botana?
DIABLO (Aparte) Cállate. No se crean, habrá premios para todos. Entonces . . . ¿aceptan?
ÁNGEL Pues . . .
DIABLO No nos van a defraudar, ¿verdad? La cena ha sido preparada especialmente para ustedes.
NUBE Jamás nos habían invitado a una fiesta. Se me hace raro.
BACO ¡Habrá bebida! . . . ¡qué le pensamos!
AZUL Me da mala espina. Los pastores andaban totalmente arruinados con lo de las sequías y el poco
apoyo de la Reforma Agraria, ¿de dónde habrán sacado para hacer la cena?
CELESTE Bueno, pero qué importa de donde sacarían fondos para la cena, la invitación está en
pie . . . ¿vamos o no?
BLANCO Pues van a dar botana.
NIEVE Y habrá baile.
NUBE Y regalos.
BACO ¡Y bebida!
TODOS ¡Sí, vamos! ¡vamos! ¡vamos!
ÁNGEL (Al Diablo) Está bien, hemos decidido ir, pero con la condición de que estaremos poco tiempo,
porque mañana temprano tendremos que hacer la anunciación, ¿está claro?
AZUL ¿Y en qué nos vamos a ir?
FLAMA El ómnibus aguarda . . . pasen . . . pasen todos . . . pasen . . .

OSCURO
ESCENA 5

ANGÉLICA (Aparece buscando al Ángel) Ese maldito Ángel, ¿dónde andará? (Al público) ¿No lo han
visto? Nomás dejen que lo encuentre. Me resultó igualito que todos los hombres, entre más viejo más
zonzo. Tengo que encontrarlo, así tenga que ir hasta el mismísimo infierno.

OSCURO

ESCENA 6

EN EL INFIERNO, LOS DIABLOS DISFRAZADOS DE PASTORES ATIENDEN A LOS ÁNGELES EN “SU” FIESTA.
ESTÁN DISTRIBUIDOS EN DIFERENTES ÁREAS JUGANDO, COMIENDO, BEBIENDO, PLATICANDO, ETC., DE
ACUERDO COMO LO DISPONGA EL DIRECTOR. MIENTRAS, EL DIABLO Y EL ÁNGEL DIALOGAN.

DIABLO ¿Así que usted es apolítico?
ÁNGEL En efecto, mi estimado pastor, la política nunca me ha llamado la atención. Yo no nací para esas
cosas.
DIABLO Comprendo, comprendo, pero . . . no le caería mal un huesito
ÁNGEL No sé, eso no va con mis principios. Yo soy honrado.
DIABLO No importa. Nadie se dará cuenta. Usted seguirá aparentando ser honrado.
FUEGO (Ofreciendo) ¡Botana! ¡botana! (Al Ángel) Coja una cacahuatito.
ÁNGEL (Tomando un puño) Gracias.
FUEGO ¡Dije uno!
DIABLO (Aparte) Cállate, tonto, deja que coma todos los que quiera. (Al Ángel) No le haga caso, es muy
bromista, coja todos los que quiera, vamos, vamos, pero no olvide su vampirito. ¡Ándele, tome!
¡Salucita! Así que, ¿qué dice? ¿le entra?
ÁNGEL Pues es un asunto para pensarlo.
DIABLO No lo piense más, mañana pasó a su oficina para que me firme unos papelitos.
ÁNGEL Bueno . . . ¡está bien! Después de las 10 de la mañana.
DIABLO ¡Lo felicito! Acaba de hacer usted una excelente tranza, digo, un trato magnífico. ¡Brindemos
por ello! Y ahora la sorpresa que le tenía reservada... (Gritando) ¡Alicia! ¡Alicia! (Aparece Diablicia) Ven,
quiero presentarte a un viejo amigo. Ella es Alicia del Bosque.
ÁNGEL ¡Mucho gusto!
DIABLICIA ¡Encantada!, el gusto es mío.
ÁNGEL Perdón . . . ¿no nos conocíamos?
DIABLICIA No creo.
CRICKET Patrón, estaría bien que empezáramos a bailar.
DIABLO Bien, bien . . . y ahora . . . ¡el baile! (Todos bailan).
ÁNGEL Me parece que ya la había visto antes en algún lado.
DIABLICIA Pues . . . tal vez en Londres, París, Cadereyta . . . .
ÁNGEL Pues no . . . no . . . yo no he ido tan lejos.
DIABLICIA Entonces no nos hemos visto.
ÁNGEL ¡Claro que sí! ¡Usted es . . . la demonio! ¡Ángeles! (Todos van hacia él) ¡Tal como lo sospeché . . .
son . . . ¡los diablos! . . . ¡¡A ellos!! (Pelean todos vs todos)
DIABLO ¡Un momento! vamos a organizarnos. Lucharemos el Ángel y yo, los demás que nos echen
porras, ¿ok? (Se escenifica una pelea entre los dos, con trazos definidos y, de ser posible, con música de
fondo. Cuando la lucha está en su apogeo, aparece Angélica, bramando y echando chispas).
ANGÉLICA ¡Ajá! ¡Así que aquí estabas, desgraciado! Yo matándome en la casa, preparando la
comida y tú acá con tus amigotes, infeliz. Mientras la esposa trabaja todo el santo día, encerrada en el
hogar, tú andas divirtiéndote en fiestas . . . ¡y con los diablos! ¡Eres un desnaturalizado! ¡eso es lo que
eres! (A los ángeles) Y ustedes que le siguen la corriente. (Al Diablo) Y tú, ¿qué? ¿así que querías golpear
a mi marido? ¡Sábete de una vez, que la única que lo puede golpear es ésta que tienes enfrente, insecto!
¡Así que no me lo toques! (Lo golpea y el Diablo huye) ¡No huyas, cobarde! (voltea hacía los demás y
todos salen corriendo).
ÁNGEL Pero, querida, si nosotros lo único que queríamos era prepararnos para la anunciación, sólo que
los diablos querían evitarlo.
ANGÉLICA ¿Y a quién le van a anunciar?
ÁNGEL ¿Cómo que a quién? ¡A los pastores!
ANGÉLICA ¿Pero no te has dado cuenta, inútil? Todos los pastores se fueron a la capital, a
protestar; andan en las manifestaciones. No hay nadie.
ÁNGEL ¿Cómo que no hay nadie? (señalando al público) ¿y todos ellos?
ANGÉLICA Bueno, pero ellos no son pastores.
ÁNGEL No, pero quizá necesiten una nueva anunciación.
ANGÉLICA Pero, Ángel...
ÁNGEL Nada de peros, vinimos a hacer una anunciación y la voy a hacer ahora mismo. (Cambiando de
actitud hacia Angélica) y tú te callas y te me vas a la casa porque quiero mi túnica bien planchadita para
mañana y la cena calientita para al rato que llegue.
ANGÉLICA Sí, sí, sí... (Sale)
ÁNGEL (Avanzando al centro del proscenio) ¡Alegráos pastores! ¡Ha nacido el Salvador!, Jesús se llama y
viene a redimir a todos los pecadores con su amor y su presencia entre los hombres. Trae el mensaje
divino y viene al mundo para que todos ustedes alcancen la salvación y el perdón de los pecados.
¡Adoradlo! ¡Regocijaos en su gracia! ¡Gloria a Dios en las alturas y paz a toda la tierra a los hombres y
mujeres de buena voluntad.

ACTOR Querido público: tenemos mucha alegría de verlos aquí esta tarde (o noche), perdonen tanto
desorden y faltas de cortesía. Ya en serio, queremos traer en esta Navidad, un mensaje de bondad a
todos, por lo que les invito a contemplar el momento más hermoso de la noche más gloriosa que pudo
el hombre soñar, cuando todos se maravillaron de lo que habían visto y un coro de ángeles cantó:
"Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad".

Aparece El Misterio: Jesús, María y José. Se instala como y donde el director lo disponga. Se escucha un
coro o música adecuada. Con seriedad todos los participantes de la pastorela se acercan a dorarlo y, de
ser posible, se invita al público.

TELÓN

COMENTARIO

Esta pastorela tiene la particularidad de que -paradójicamente- no aparecen pastores dentro del
reparto.

La historia gira alrededor de las estrategias que los diablos preparan para impedir que los tontos ángeles
vayan a hacer la Anunciación a los pastores. Todas las argucias y maldades que los demonios sugieren
para tal efecto no son del agrado mayoritario. Por tal motivo se decide traer a Diablicia para que por
medio de su coquetería y bajo su disfraz angelical, conquiste al Arcángel, quien como digno
representante del género, cae en sus redes. La treta fracasa al aparecer Angélica, la celosa conyugue del
adúltero celestial, propinando una felpa de pronóstico a la que se atrevió a “tocar un ala de su inútil
maridito”. Lo que le pasa al “inútil” para qué lo cuento.

El siguiente plan diabólico consiste en disfrazarse todos de pastores para ir al cielo e invitar a la
comunidad querubiniana a una fiesta “en su honor” con el único objetivo de emborracharlos e impedir
que acudan a transmitir el mensaje divino.

Una vez instalados en la fiesta, ángeles y diablos van a establecer una serie de diálogos sobre aspectos
tribiales, adoptando personalidades terrenas con sus vicio y virtudes. En un momento dado, los diablos
son descubiertos y cuando está por iniciarse una batalla campal, ambas partes deciden que solamente
los líderes se enfrenten entre sí, dando cabida a la habitual lucha entre el bien y el mal, enmarcada por
los apoyos celestiales e infernales. Satanás está a punto de liquidar a su eterno enemigo cuando aparece
Angélica en defensa de su consorte. El diablo recibe una paliza de la alba fémina, emprendiendo la huida
junto con sus compinches. Cuando Angélica arremete contra el ángel, éste recupera su mando y
después de enviar a su mujercita a realizar labores propias de su sexo, se dispone a comunicar la
Anunciación; al no haber pastores la transmite al público, invitándolo a adorar al Niñito.

El texto es divertido y adecuado para grupos de adolescentes; tiene la ventaja de la versatilidad, ya que
en él es posible realizar un sinúmero de adaptaciones de acuerdo al momento, espacio, número de
integrantes, visión del director, etc.; incluso la trama puede ser cambiada.

Finalmente, en lo que se refiere a este texto, quepa aquí un reconocimiento al autor de éste, del que
sigue y de muchos más impregnados de la atmósfera norteña; maestro y amigo, Guillermo Alanís, lector
y crítico de borradores de escritos primerizos, génesis de esta antología, ya no podrá ser testigo de
algunos productos acabados pues, para desgracia nuestra, se nos adelantó en el viaje.