You are on page 1of 65

Curso de Derecho Civil IV

Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Unidad I
La Prelación de crdi!os
Conce"!o
#s el con$un!o de re%las le%ales &ue de!er'inan el orden ( la for'a en &ue de)en
"a%arse los diversos acreedores de un deudor.
El Código Civil la regula en el Título XLI del Libro IV, que contiene normas de carácter general y se
aplican siempre que aya concurrencia de acreedores, es decir, siempre que aquellos que
pretendan ser pagados con los bienes del deudor sean dos o más acreedores de !ste"
Decíamos que el principio de igualdad de los acreedores rige en materia de concurrencia de acreedores frente al patrimonio
del deudor. Este principio lo consagran los arts.465 !46" que se traduce en que la facultad de perseguir los #ienes del
deudor corresponde a todos los acreedores en id$nticos t$rminos% de modo que con el producto de la realizaci&n de los
#ienes del deudor se pagar'n todos íntegramente% si fueren suficientes los #ienes% en caso de no serlo% a prorrata de sus
cr$ditos.
#*ce"ción+ La "referencia.
#ay acreedores que no están obligados a someterse a la regla de la igualdad y se pagan con
antelación a los demás acreedores" Estos son los que go$an de un derecho de "referencia"
Las pre%erencias constituyen entonces una e&cepción al principio de igualdad y son por lo tanto de
dereco estricto 'arts"()** y ()+,-"
Causas de "referencia
La ley se.ala las causas de pre%erencia en el art"()/0"
El art"()/1 indica que go$an de privilegio los cr!ditos de 12, (2 y )2 clase"
3e las dos disposiciones citadas y del art"()*, se deduce que los cr!ditos pueden ser entonces de
cinco clases"
3e entre ellos, go$an de pre%erencia los cr!ditos de 42 clase y son privilegiados los de 12, (2, y )2
clase" Los cr!ditos de 52 clase, denominados valistas o quirogra%arios no son pre%eridos y
respecto de ellos rige entonces plenamente el principio de igualdad de los acreedores"
Preferencia ( "rivile%io
6rivilegio y pre%erencia no son sinónimos"
El privilegio es una especie de pre%erencia, una de las causas que da dereco para pagarse de un
cr!dito con prioridad a otros"
7e de%ine el privilegio como el favor concedido "or la le(, en a!ención a la calidad del
crdi!o, &ue "er'i!e a su !i!ular "a%arse an!es &ue los de'-s acreedores"
Las principales características de los privilegios son8
19 Constituyen garantía, mas no caución:
(9 6or sí mismos no constituyen dereco real, ni dan por lo general dereco de persecución:
49 7on estrictamente legales, y
)9 7on inerentes al cr!dito"
En su sentido amplio, como cualquier seguridad de que go$a un cr!dito para su cobro y que no es
com;n a todos ellos, los privilegios constituyen indudablemente una garantía nos dice el pro%"
<beliu="
El cr!dito privilegiado tiene más probabilidades de pagarse en caso de insolvencia del deudor que
los comunes" 6or lo tanto, la e&istencia del privilegio puede signi%icar en mucos casos la
di%erencia entre obtener el pago y no lograrlo"
7in embargo no constituyen caución, porque no son una obligación accesoria constituida para
garanti$ar el cr!dito" #ace e&cepción como decíamos la prenda, que en sí misma es una caución,
(

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
y para re%or$ar este carácter es que la ley le da privilegio" Lo mismo ocurre con la ipoteca como
causal de pre%erencia que tambi!n es caución"
El privilegio tiene por ;nica %uente la ley pues ni las partes, ni el >ue$, ni el testador pueden
con%erir a un cr!dito que no la tenga por disposición de la ley, una pre%erencia para pagarse antes
que los otros"
El art"()**, luego de enumerar las distintas causas de pre%erencia, declara que la ley no reconoce
otras que las indicadas en los artículos precedentes"
En todo caso, las partes tienen la posibilidad de proteger los cr!ditos con pre%erencia, es decir,
garanti$arlos con ipoteca o prenda, pero eso no signi%ica que las partes creen un privilegio, sino
que es la ley la que otorga a estas cauciones pre%erencias para el pago, y los interesados se
acogen a esta seguridad con%erida por el legislador"
Las causas de pre%erencia ?entre ellas? los privilegios, constituyen un elemento integrante del
cr!dito" Consecuencia de ello es que pasan con>untamente con el cr!dito a toda persona que los
adquiera por cesión, subrogación o de otra manera 'art"()/0 inc"(9-"
Las pre%erencias no están establecidas en consideración a la persona de los acreedores, a;n
cuando evidentemente la persona del acreedor aparece como un %actor que naturalmente la ley
toma en cuenta para con%erir pre%erencias"
#*!ensión de la "referencia
La causa de pre%erencia ampara al cr!dito y a los intereses que se devengan asta su total
cancelación 'art"(),1-"
Clasificación de las preferencias.
Las pre%erencias pueden clasi%icarse en generales y especiales"
A. Preferencia %eneral es la que a%ecta todos los bienes del deudor, de cualquier naturale$a que
ellos sean, y son tales las que corresponden a los cr!ditos de 12 y )2 clase"
/. Preferencias es"eciales son las que a%ectan a determinados bienes del deudor, de modo que
sólo pueden invocarse respecto a esos bienes" 7on tales los cr!ditos de (2 clase 'acreedor
prendario- y los de 42 clase 'acreedor ipotecario-" 3e aí que si el producto de la reali$ación de
los bienes empe.ados o ipotecados son insu%icientes para cobrar la totalidad del cr!dito
pre%erido, el d!%icit no go$a de pre%erencia y pasa a ser un cr!dito no privilegiado concurriendo
con la 52 clase de cr!ditos 'art"(),0-"
En conclusión, las pre%erencias generales pueden acerse e%ectivas sobre todo el patrimonio del
deudor, mientras que las pre%erencias especiales sólo se e&tienden a los bienes a%ectos a ella, de
modo que si estos bienes son insu%icientes para cubrir la totalidad del cr!dito, la pre%erencia se
e&tingue y el saldo insoluto no go$a de pre%erencia y pasa a la 52 clase de cr!ditos para ser
pagada a prorrata con los otros cr!ditos valistas"
Clases de créditos
3ecíamos que para los e%ectos de la prelación de cr!ditos nuestro código los divide en cinco
clases" 3e esa manera go$an de pre%erencia sólo las cuatro primeras clases, los de quinta clase
son llamados comunes, valistas o quirogra%arios"
3on @" <beliu= nos ense.a que esta distinción entre privilegio e ipoteca, de origen istórico
'viene de @oma-, carece t!cnicamente de toda >usti%icación, al punto que la prenda, que para la
ley es un privilegio, se aseme>a más a la ipoteca que a los demás privilegios" 7in embargo, debe
tenerse presente que para la ley la ipoteca no es un privilegio sino una causal de pre%erencia"
Entrenos al estudio de cada clase de cr!ditos"
!

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Primera clase de créditos
La primera clase de cr!ditos comprende los que nacen de alguna de las causas que enumera el
art"()/(, que comprende , n;meros"
<rt" ()/(. ALa primera clase de cr!ditos comprende los que nacen de las causas que en seguida
se enumeran8
1" Las costas >udiciales que se causen en inter!s general de los acreedores:
(" Las e&pensas %unerales necesarias del deudor di%unto:
4" Los gastos de en%ermedad del deudor"
7i la en%ermedad ubiere durado más de seis meses, %i>ará el >ue$, seg;n las circunstancias, la
cantidad asta la cual se e&tienda la pre%erencia:
)" Los gastos en que se incurra para poner a disposición de la masa los bienes del %allido, los
gastos de administración de la quiebra, de reali$ación del activo y los pr!stamos contratados por
el síndico para los e%ectos mencionados:
5" Las remuneraciones de los traba>adores y las asignaciones %amiliares:
+" Las coti$aciones adeudadas a organismos de 7eguridad 7ocial o que se recauden por su
intermedio, para ser destinadas a ese %in, como asimismo, los cr!ditos del %isco en contra de las
entidades administradoras de %ondos de pensiones por los aportes que aqu!l ubiere e%ectuado de
acuerdo con el inciso tercero del artículo )( del decreto ley B"9 4"500, de 1,*0:
/" Los artículos necesarios de subsistencia suministrados al deudor y su %amilia durante los
;ltimos tres meses:
*" Las indemni$aciones legales y convencionales de origen laboral que les correspondan a los
traba>adores, que est!n devengadas a la %eca en que se agan valer y asta un límite de tres
ingresos mínimos mensuales por cada a.o de servicio y %racción superior a seis meses por cada
traba>ador con un límite de die$ a.os" 6or el e&ceso, si lo ubiere, se considerarán valistas:
," Los cr!ditos del %isco por los impuestos de retención y de recargo"C
Carac!er0s!icas
a. Gozan de un "rivile%io %eneral.
Esto quiere decir que a%ectan a todos los bienes del deudor sin distinción, incluso a los a%ectos a
privilegios de (2 clase y los ipotecarios"
Como el eredero es representante del di%unto las pre%erencias que a%ectan los bienes del deudor
di%unto a%ectan de la misma manera a su eredero, con ciertas e&cepciones 'art"()*/-"
). #l "rivile%io de es!os crdi!os es "ersonal.
Esto signi%ica que el privilegio no pasa en caso alguno en contra de terceros poseedores
'art"()/4-"
c. 1e "a%an con "referencia a !odos los de'-s crdi!os del deudor.
7in embargo puede suceder que los bienes del deudor no a%ectos a prenda o ipoteca sean
insu%icientes para pagar los cr!ditos de primera clase y en tal caso los cr!ditos de primera clase
tienen pre%erencia para pagarse sobre los bienes a%ectos a prenda e ipoteca, por e&presa
disposición de la ley en los arts"()/+ y ()/*"
3e la lectura de los arts"()/+ y ()/* aparecería una contradicción"
En e%ecto el art"()/+ permite que los cr!ditos de 12 clase se paguen con los bienes a%ectos a los
cr!ditos de (2 clase cuando todos los otros bienes del deudor, incluso los ipotecados, sean
insu%icientes" 7in embargo el art"()/* se.ala que no se pueden pagar estos cr!ditos con las %incas
ipotecadas, sino cuando todos los demás bienes, incluso los a%ectos a cr!ditos de (2 clase, sean
insu%icientes"
)

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
La doctrina a dado a esta contradicción la siguiente solución8 los cr!ditos de primera clase deben
enterarse primero sobre los bienes ipotecados y si ellos no son su%icientes, en los bienes a%ectos
a los cr!ditos de (2 clase, porque !stos están antes que los de 42 clase y por alguna ra$ón se les
a puesto en el segundo lugar"
Los arts"()/+ y ()/* no resuelven los con%lictos entre los cr!ditos de (2 y 42 clase, sino los que
se presentan entre los cr!ditos de (2 con los de 12 y los de 42 con los de 12"
d. Los crdi!os de "ri'era clase "refieren en el orden de su enu'eración, cualquiera que
sea su %eca, y los comprendidos en cada n;mero concurrirán a prorrata 'art"()/4-"
1e%unda clase de crdi!os.
Está %ormada por aquellos cr!ditos que pueden acerse valer sobre determinados bienes muebles
del deudor"
7e compone de los cr!ditos enumerados en el art"()/) c"civ" y de los bienes retenidos
>udicialmente 'art"5)+ C6C-"
El art"()/) del Código Civil contempla 4 casos8
2. #l crdi!o de "osadero sobre los e%ectos del deudor introducidos por !ste en la posada
mientras permane$can en ella y asta concurrencia de lo que se le debe por alo>amiento,
e&pensas o da.os"
3. #l del acreedor o e'"resario de !rans"or!es sobre los e%ectos acarreados que tenga en su
poder o en el de sus agentes o dependientes asta concurrencia de lo que se le deba por acarrear,
e&pensas y da.os y con tal que dicos bienes sean del deudor"
Carac!er0s!icas co'unes8
a" Los cr!ditos provienen de gastos de alo>amiento, acarreo, e&pensas y da.os:
b" Los e%ectos sobre los cuales puede invocarse están en poder del acarreador o posadero:
c" Los bienes sobre los cuales se ace e%ectivo deben ser de propiedad del deudor y el art"()/)
Dpresume que son de propiedad del deudor los e%ectos introducidos por !l en la posada o
acarreados por su cuenta"D
4. Crdi!o del acreedor "rendario so)re la "renda"
7abemos que el dereco del acreedor prendario es un dereco real"
7abemos, además, que en la prenda civil es inadmisible la pluralidad de ellas sobre una misma
cosa, pues su carácter de contrato real supone necesariamente la entrega de la cosa al acreedor"
Bo sucede lo mismo con las denominadas prendas especiales o Dsin despla$amientoD, pues en
ellas la prenda permanece en poder de quien constituye la caución, lo que no se opone a la
pluralidad de prendas y pueden por lo tanto e&istir varias sobre una misma cosa"
6ongamos el caso de la prenda agraria y la prenda industrial en las cuales la entrega de la cosa a
sido sustituida por la escrituración del contrato y la inscripción en un registro especial"
<quí se presenta el problema de saber en qu! orden pre%ieren por e>, las prendas agrarias o
industriales constituidas sobre la misma cosa"
La ley de 6renda Industrial resuelve el problema aplicando el principio registral 'de las ipotecas-
al disponer que en caso de pluralidad de prendas industriales sobre una misma cosa, ellas se
pagarán en el orden de las inscripciones 'art")( ley 5"+*/-"
En cambio la ley de 6renda <graria no contiene una norma similar por lo que la doctrina a
intentado dar soluciones8
19- <plicar los principios generales en materia de prelación"
4

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Es decir, el producto de la reali$ación debe prorratearse, porque al no darse reglas especiales rige
el principio de la igualdad de los acreedores" <demás, si la ley e&ige el consentimiento del primer
acreedor ? art"1/ ley )"0,/? para constituir una nueva prenda con ello demuestra que los cr!ditos
deben prorratearse:
(9- <plicar principio registral
Es decir, las prendas pre%ieren en el orden de sus inscripciones, se aplica el principio que el Código
Civil da para las ipotecas y que tambi!n contempla la ley de prenda industrial"
Carac!er0s!icas de los crdi!os de se%unda clase
a- Eo$an de un privilegio especial, sólo se otorga sobre determinados bienes"
7i estos son insu%icientes el saldo insoluto pasa a la categoría de los cr!ditos comunes y se paga
con>untamente con ellos 'art"(),0-"
b- 7e pagan con pre%erencia a los demás cr!ditos, a e&cepción de los de primera clase"
Tercera clase de crdi!os
Está %ormada por los cr!ditos ipotecarios, los censos debidamente inscritos y el dereco legal de
retención que recae sobre bienes raíces >udicialmente declarado e inscrito en el @egistro de
#ipotecas y Eravámenes correspondiente 'arts"()// y ()*0 c"civ" y 5)+ C6C-"
Carac!er0s!icas
2. Gozan de una "referencia es"ecial
En e%ecto, recaen sobre la %inca ipotecada, acensuada o a cuyo respecto se declaró el dereco
legal de retención"
6or lo tanto, si el valor de la %inca es insu%iciente para cubrir los cr!ditos, la pre%erencia
desaparece, porque es inerente a la ipoteca misma, respecto de los cr!ditos ipotecarios no
cubiertos con el valor del inmueble ipotecado"
En consecuencia, la parte insoluta de estos cr!ditos no go$a de pre%erencia y pasa a la categoría
de los cr!ditos comunes o valistas"
3. Los crdi!os hi"o!ecarios se "a%an con los )ienes hi"o!ecados con "referencia a
!odos los de'-s crdi!os del deudor
Este principio encuentra su e&cepción, como ya estudiamos, en los cr!ditos de primera clase, los
que pre%ieren sobre los cr!ditos ipotecarios en la parte que no an sido pagados con los demás
bienes del deudor 'art"()/*-"
4. Los crdi!os hi"o!ecarios ( los censos de)ida'en!e inscri!os, &ue se consideran co'o
crdi!os hi"o!ecarios, "refieren en el orden de las fechas de la res"ec!iva inscri"ción"
6or lo mismo, si varias ipotecas se an inscrito en una misma %eca pre%erirán en el orden
material en que se encuentren inscritas en el @egistro Conservatorio 'art"()//-"
5. Los acreedores hi"o!ecarios "ueden solici!ar 6un concurso "ar!icular hi"o!ecario6
Este concurso particular ipotecario no es más que la reali$ación aislada de la %inca ipotecada,
para proceder, con su producido, a la cancelación de los cr!ditos ipotecarios 'art"()// inc"(9-"
Los acreedores ipotecarios no están obligados a esperar las resultas del concurso general
'quiebra- para proceder a e>ecutar sus acciones en contra de las respectivas %incas, ya que el
art"()/, los %aculta para pagarse de sus cr!ditos, siempre que rindan caución o garantía por la
responsabilidad que pueda caberles en el caso de d!%icit en el pago de los cr!ditos de primera
clase y con la obligación de restituir a la masa las cantidades que sobraron despu!s de cubierta
sus acciones"
Cuar!a clase de crdi!os.
7on aquellos que se tienen contra ciertos administradores de bienes a>enos"
5

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
6odemos acer una clasi%icación en este n;mero8
a"? Los de personas que administran bienes a>enos, en los cuales situaremos los dos primeros
n;meros"
b"? Los de los incapaces contra sus representantes legales, en los cuales pondríamos los cuatro
restantes"
<rt"()*1" La cuarta clase de cr!ditos comprende8
1- Los cr!ditos del Fisco contra los recaudadores o administradores de bienes %iscales"
Es decir, son cr!ditos que el %isco tiene en contra de aquellos individuos que ayan administrado
su patrimonio, cualquiera que sea la denominación que se les de"
(- Los cr!ditos de ciertas instituciones p;blicas contra los recaudadores y administradores de sus
bienes 'art"()*1 n9(-"
La disposición se.alada es de dereco estricto, luego sólo go$an de este privilegio las personas
>urídicas que en ella se se.alan, es decir, los de los establecimientos nacionales de caridad o de
educación, y los de las municipalidades, iglesias y comunidades religiosas"
4- Los cr!ditos de la mu>er casada por los bienes de su propiedad que administra el marido, sobre
los de !ste"
<quí se nos presenta un problema que debemos abordar"
7abemos que asta la dictación de la Ley B91*"*0( de 1,*,, este caso correspondía al n;mero
siguiente, o sea, al privilegio de los incapaces contra sus representantes legales, pues la mu>er era
considerada incapa$ relativa, de eco %iguraba dentro de los casos del art"1))/"
3ica ley derogó la incapacidad relativa de la mu>er casada ba>o el r!gimen de sociedad conyugal,
pero como nos dice @" <beliu=, Aen una solución realmente incomprensible y sumamente
criticable, que debe corregirse por la vía legal a la brevedad posible, mantuvo la administración
por el marido de los bienes propios de la mu>er '<rts" 145 y 1"/),-"C
Esta es la ra$ón de mantener este n;mero y de mantener este privilegio, pues el marido
administra los bienes propios de la mu>er casada ba>o el r!gimen se.alado"
El problema se nos presenta en que de la lectura del numeral 49 en estudio en parte alguna se
ace re%erencia a la mu>er casa en r!gimen de sociedad conyugal, sino simplemente a la mu>er
casada, por lo que se daría el absurdo que se incluiría a la mu>er separada de bienes, a la mu>er
divorciada o separa >udicialmente, y a la mu>er casada ba>o el r!gimen de participación en los
gananciales, todas las cuales son absolutamente libres de administrar sus bienes propios"
Gtra observación que debe acerse está en relación con el art"((*)"
En e%ecto, pareciera que el art"()*) no se actuali$ó con la nueva LHC
1
pues establece que este
privilegio no sólo se con%iere a los matrimonios celebrados en Cile, sino tambi!n a los que se an
contraído en país e&tran>ero 'art"()*)-"
#oy el matrimonio celebrado en el e&tran>ero cumpliendo todos los requisitos de e&istencia y
valide$ que se.ala la ley es igualmente válido que si se ubiere celebrado en Cile"
Carac!er0s!icas de es!e "rivile%io
a- 3erecos o bienes de la mu>er que quedan amparados por el privilegio de cuarta clase"
7e comprenden no sólo los bienes que el marido está obligado a restituir en especie a la mu>er,
sino tambi!n los cr!ditos que la mu>er tenga contra el marido por los precios, saldos o
recompensas de los bienes que ella aportó o adquirió a título gratuito durante el matrimonio"
(
<rtículo *0"? Los requisitos de %orma y %ondo del matrimonio serán los que estable$ca la ley del lugar de su celebración"
<sí, el matrimonio celebrado en país e&tran>ero, en con%ormidad con las leyes del mismo país, producirá en Cile los
mismos e%ectos que si se ubiere celebrado en territorio cileno, siempre que se trate de la unión entre un ombre y una
mu>er"
7in embargo, podrá ser declarado nulo de con%ormidad a la ley cilena, el matrimonio celebrado en país e&tran>ero que se
aya contraído en contravención a lo dispuesto en los artículos 5I, +I y /I de esta ley"
Tampoco valdrá en Cile el matrimonio que se aya contraído en el e&tran>ero sin el consentimiento libre y espontáneo de
los contrayentes"
6

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
b- Jienes sobre los cuales la mu>er puede acer e%ectiva la pre%erencia"
Este privilegio se e&tiende a todos los bienes del marido, incluso los que le pertenecen por
concepto de recompensas o gananciales"
c- Homento en que la mu>er puede invocar la pre%erencia"
La mu>er sólo puede acerla valer una ve$ disuelta la sociedad conyugal, aunque el marido sea
declarado en quiebra"
)- Los cr!ditos de los i>os de %amilia o su>etos a patria potestad por los bienes de su propiedad
que %ueron administrados por el padre o la madre, sobre los bienes de sus progenitores"
En quinto a.o de la carrera estudiaremos el dereco de %amilia" <llí veremos que uno de los
e%ectos de la %iliación es la patria potestad que se con%iere al padre o madre para la administración
de los bienes del i>o" Los cr!ditos que resulten en %avor del i>o de %amilia como consecuencia de
esta administración están amparados por el privilegio, el que se ace e%ectivo sobre los bienes del
padre o madre que a e>ercido la patria potestad"
5- Los de las personas que están ba>o tutela o curaduría contra sus respectivos tutores o
curadores"
<quí aplicamos en el %ondo las mismas ra$ones que el n;mero anterior"
+- Los del pupilo contra el que se casa con la madre o abuela, tutora o curadora, en el caso del
art"511"
Como se ve, este art"511 %ue reempla$ado en su redacción por una ley de 1,*,"
El art"()*4 dispone, aunque no muy claramente que las pre%erencias de los n;meros 4,) y 5 del
art"()*1 protegen todos los derecos que la mu>er, i>o o pupilo tengan en poder del marido o
representante legal a %in de asegurar su devolución cuando se e&tinga la patria potestad, etc"
Re%las rela!ivas a la "rue)as "ara invocar la "referencia del ar!.3572.
@especto de los n;mero 1 y ( no ay problema, pues están sometidos a las reglas generales, pero
en lo que dice relación con los n;meros 4, ) y 5, se dan normas especiales que reca$an o no
admiten la con%esión del marido, padre, tutor o curador 'art"()45-"
La ra$ón de esta norma especial es que se teme la con%abulación entre estas personas, dados los
vínculos que las ligan, para per>udicar a otros acreedores"
<demás, con%orme al art"()*4 para invocar las pre%erencias de todos los n;meros re%eridos '4, ) y
5- del art"()*1 es menester acreditar el dominio de los bienes administrados por los
representantes legales por actos legales de partición, testamentos, escrituras p;blicas de venta,
permuta, etc" En suma, la pre%erencia debe acreditarse por instrumentos p;blicos"
Carac!er0s!icas de los crdi!os de cuar!a clase.
1- Los privilegios de cuarta clase son de carácter general,
(- Corresponden a ciertas personas contra los administradores de sus bienes:
4- Los privilegios de cuarta clase son personales8 no pasan en contra de terceros poseedores de
los bienes del deudor 'art"()*+-"
)- 7e pagan una ve$ que se an satis%eco los cr!ditos de las tres primeras clases 'art"()*+-"
6ara cumplir esta disposición es necesario recordar que los cr!ditos de la segunda y tercera clase
con%ieren una pre%erencia especial y que, en caso de no ser su%icientes los respectivos bienes, el
d!%icit no go$a de pre%erencia y pasa a la quinta clase de cr!ditos por el saldo insoluto 'art"(),0-"
En otras palabras, los cr!ditos de )2 clase de pagan despu!s de los de 12, y tambi!n de los de los
de (2 y 42, respecto de los bienes especialmente a%ectos a esos cr!ditos"
5- Los cr!ditos de la )2 clase pre%ieren seg;n la %eca de sus causas, mientras los cr!ditos de 12
clase pre%ieren en el orden de su enumeración, cualquiera que sea su %eca, los de )2 pre%ieren
seg;n la %eca de sus causas"
*

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
7i varias personas go$an de un privilegio de )2 clase, cuya causa sea de la misma %eca 'i>os
melli$os, etc"- la ley no se.ala normas sobre la concurrencia en este caso, pero se estima que se
debe proceder a prorratear dentro de cada categoría"
Los privilegios de )2 clase y los de 12 se acen e%ectivos en las mismas condiciones se.aladas
sobre los bienes del eredero del deudor di%unto, a menos que dico eredero acepte la erencia
con bene%icio de inventario o los acreedores gocen del bene%icio de separación, en cuyo caso el
privilegio sólo puede acerse e%ectivo sobre los bienes del deudor %allecido 'art"()*/-"
8uin!a clase de crdi!os.
Está %ormada por los cr!ditos no pre%eridos que se pagan con el sobrante de los bienes de la
masa, a prorrata de sus valores y sin consideración alguna a su %eca 'art"()*,-"
El principio dominante es el de la igualdad de los acreedores"
Entran a la 52 clase de cr!ditos los d!%icits de la (2 y 42 clase no cubiertos con los bienes a%ectos
a ellos"
9#*is!en crdi!os de %rado su"erior:
7e a sostenido que por sobre las cinco clases de cr!ditos que se.ala el c"civ" e&istiría una nueva
clase de cr!ditos, creados por el legislador en diversas leyes especiales, denominados Dcr!ditos de
grado superiorD, por cuanto quedarían colocados sobre los de 12 clase y se pagarían con
antelación a toda otra clase de cr!ditos"
Carac!er0s!icas de es!os crdi!os de %rado su"erior+
1- 7u privilegio es especial, pues se e>erce sobre determinados bienes:
(- 7e pagan con antelación a todo otro cr!dito:
4- Bo pueden allarse en concurrencia con otros cr!ditos, ya que se e>ercen sobre bienes distintos
respecto de cada cr!dito:
)- El d!%icit de estos cr!ditos pasa a la quinta clase"
5- 6or regla general pasan contra terceros poseedores"
Kuedarían comprendidas en esta clase de cr!ditos la prenda agraria y la prenda industrial"
9Pero son crdi!os de %rado su"erior final'en!e:
La verdad es que no y por e&presa disposición de la ley"
En e%ecto, la ley 1,"(50, publicada en el 3iario G%icial del día 40 de septiembre de 1,,4, en su
artículo 59 agregó el siguiente inciso %inal al art"1)* de la ley 1*"1/5 se.alando que D'L- los
cr!ditos privilegiados de primera clase pre%erirán a todo otro cr!ditos pre%erente o privilegiado
establecido por leyes especiales"D
Con ello se consolida la preeminencia de los cr!ditos de primera clase por sobre cualquier otro"
+

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Unidad II
LA PRU#/A #; <AT#RIA 1U1TA;TIVA CIVIL.
a"? Gb>eto de la prueba" Cuestiones de eco y cuestiones
de 3ereco: b"? Carga de la prueba: c"? Hedios de prueba"
Enumeración, e&plicaciones y enunciación de su valor
probatorio: d"? Instrumentos 6;blicos" Concepto, valor
probatorio, impugnación, escrituras p;blicas: e"?
Instrumentos 6rivados, concepto, valor probatorio,
conversión del acto >urídico, contraescrituras: %"? Testigos,
concepto, admisibilidad: g"? 6resunciones, concepto,
clasi%icación, admisibilidad: "? Con%esión, concepto, valor
probatorio"
Generalidades
Refle*iones acerca de una !eor0a %eneral de la "rue)a"
7uele decirse por los autores que una teoría de la prueba debe responder ante todo a un sistema
que permita el establecimiento por los medios legales de un eco que sirve de %undamento al
dereco que se reclama"
< partir de la regulación de esta materia en el libro IV Título XXI art" 1+,* y siguientes del código
civil, libro !ste que está re%erido a la teoría de las obligaciones en general, dica normativa tiene
una aplicación general y supletoria, es decir, se aplica en todos aquellos casos en que no tengan
reglas especiales e>" La prueba del estado civil"
La teoría de la prueba obedece a tres preguntas8
MKu! se pruebaN
MKui!n pruebaN
MCómo se pruebaN
98u se "rue)a:
En cuanto a que se prueba, sólo se prueban los ecos por regla general ya que respecto del
dereco e&iste un mandato de conocimiento consagrado en el art" * del C"C", toda ve$, que alegar
error en materia de dereco es una presunción de mala %e que no admite prueba en contrario art"
/0+ inc" Final"
6arte de la doctrina se.ala que ay dos e&cepciones, en las cuales debe probarse el dereco,
e&cepciones que para la cátedra son mas aparentes que reales" Estas son8
1"? En cuanto al dereco e&tran>ero, dentro de esta postura, e&isten dos posiciones doctrinales al
respecto8
a-Teoría monista8 7ostienen que el dereco en general constituye una unidad, por lo que sería del
todo arbitrario distinguir entre el dereco nacional y el dereco internacional, por lo tanto el
dereco e&tran>ero no debe probarse, ya que !ste se entiende incorporado automáticamente al
dereco nacional" Esta postura encuentra su
%undamento en nuestro ordenamiento >urídico en dos preceptos8 art" )11 del C"6"C", norma
re%erida al in%orme pericial como medio de prueba que se.ala que A podría tambi!n oírse el
in%orme de peritos sobre puntos re%erentes a una legislación e&tran>eraC" La disposición anterior al
e&presar que ApodráC debe entenderse que no sólo en in%orme pericial sino tambi!n por otro de
los medios legales, puede acreditarse no la e&istencia del dereco e&tran>ero, sino, el te&to, la
vigencia de la ley e&tran>era"
La segunda en el art" 1+0 del C"6"C" que dispone que ALas sentencias se pronunciarán con%orme al
m!rito del procesoC, ello signi%ica que el %allo debe basarse en los ecos probados en el proceso y
"

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
no implica 'e&ige- que deba probarse el dereco e&tran>ero, pues, nos llevaría al absurdo de
sostener que tambi!n debería probarse el dereco nacional"
b- Teoría dualista8 Ellos consideran al dereco e&tran>ero como un eco, pues e&iste una clara
di%erencia entre el dereco e&tran>ero y el dereco nacional ya que emanan de soberanías
distintas y es por ello que el dereco e&tran>ero deberá acreditarse, pues no ay %orma alguna de
que el >ue$ cileno cono$ca la ley e&tran>era" Esta tesis tambi!n se %unda en la interpretación de
los art" )11 y 1+0 del C"6"C" y se.alan que el ;nico medio para acreditar el dereco e&tran>ero es
el in%orme pericial que esl el típico medio de prueba que sirva para acreditar o probar un eco de
la causa, pues el %allo debe dictarse con el m!rito del proceso por lo que el dereco e&tran>ero
deberá estar probado para %allarse con%orme a !l" <demás la istoria %idedigna del art" )11
se.alaba que AdeberáC probarse, por lo cual era obligatorio"
La importancia de considerar el dereco e&tran>ero como eco o dereco, radica en saber si el
>ue$ debe aplicarlo de o%icio o requiere petición de parte: para saber si requiere o no prueba y si
procede o no el recurso por la mala aplicación o interpretación del dereco 'casación en el %ondo e
inaplicabilidad-
("? En relación con la costumbre civil o mercantil"
a"? 7i es civil, ella sólo tiene aplicación seg;n ley, pero abrá que probarla por los medios de
prueba que establece la ley"
b"? La costumbre mercantil tiene aplicación, tanto seg;n ley como en silencio de ella y en ambos
casos deberá probarse no sólo por los medios de prueba especiales propios del dereco comercial
art" 5 del código de comercio y que son dos sentencias que aseverando la e&istencia de la
costumbre y que an sido dictadas con%orme a ella, 4 escrituras p;blicas anteriores a los ecos
en que deba obrar la prueba"
Clasificación de los hechos+
I #ecos sustantivos que se subclasi%ican en 8
1"? #ecos constitutivos que pueden ser8
a"? gen!ricos
b"? especí%icos
("? #ecos impeditivos
4"? #ecos e&tintivos"
1"? Los ecos constitutivos constituyen los presupuestos necesarios para la e&istencia de una
relación >urídica, y se dividen en8
a"? Los ecos constitutivos gen!ricos son supuestos comunes a toda relación >urídica por e>" la
capacidad" @especto de !stos ecos no e&iste la necesidad de probarlos, pues la ley los
subentiende en el sentido de que debe concurrir en toda relación >urídica"
b"? Los ecos constitutivos especí%icos son aquellos propios de cada relación >urídica, por lo cual
ellos si requieren de prueba, por e>emplo quien alega la e&istencia de una compraventa deberá
acreditar el consentimiento recaído sobre la cosa y el precio"
("? Los ecos impeditivos son aquellos que imposibilitan la generación o el nacimiento de una
relación >urídica en %orma válida o e%ica$, los cuales deberán probarse por e>emplo los vicios del
consentimiento"
4"? los ecos e&tintivos tienen por virtud acarrean la desaparición de la relación >urídica o de los
derecos que emanan de ella por e>emplo los modos de e&tinguir las obligaciones"
II 3esde el punto de vista procesal8
1"? #eco sustancial8 Es aquel que tiene importancia para la resolución del asunto sometido a %allo
de tribunal y de cuya e&istencia o ine&istencia depende el reconocimiento del dereco que se
reclama "
("?#eco pertinente8 Es aquel que tiene relación o cone&ión directa con la cuestión discutida"
(,

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
4"? #eco controvertido8 Es aquel que siendo a%irmado por las partes es negado o discutido por la
otra o respecto del cual no e&iste apreciación coincidente entre las partes"
III
a"? #ecos positivos8 7on los que se identi%ican con una acción o actividad"
b"? #ecos Begativos8 7on los que se asimilan con una abstención u omisión"
Los primeros deben probarse y los segundos se comprueban con el eco positivo contrario, por
e>emplo el inculpado deberá acreditar que estuvo en un lugar distinto a aquel en que ocurrieron
los ecos o que el demandado para acreditar la nulidad de la noti%icación deberá probar que su
residencia o domicilio es distinto a aquel en donde se noti%icó la demanda"
#ecos pací%icos8 7on aquellos no controvertidos por las partes, las cuales en virtud del principio
dispositivo, el >ue$ debe tenerlos por acreditados, por e>" tanto demandante como demandado
están de acuerdo en el asunto controvertido"
#ecos notorios8 7on aquellos cuya e&istencia es conocida por la generalidad de las personas de
cultura media en el tiempo y en el lugar en que se produ$ca la sentencia, por e>" la %eca de la
;ltima elección presidencial, la ubicación de un edi%icio p;blico, el día de nuestra independencia,
etc" 6or lo cual de estos ecos no es necesario acreditar su ocurrencia para que el tribunal %alle
el asunto, a;n cuando e&isten dos teorías al respecto8
a- 7e.ala que por muy notorios que sean los ecos, ellos deben acreditarse, pues el
%allo se dictará con el m!rito del proceso"
b- 6ara el pro%esor Enrique 6aillas y la mayoría de la doctrina, en virtud del principio
de economía procesal, estos ecos que son tan evidentes no requieren de un t!rmino probatorio"
98uin Prue)a:
Esta interrogante se re%iere al onus probandi o carga de la prueba, el art" 1+,* del C"C" se.ala
que Aincumbe probar las obligaciones o su e&tinción a qui!n alega a aquella o !staC, lo anterior
implica determinar a quien de las partes le corresponde probar" 7i se alega la e&istencia de la
obligación, lógicamente le corresponde al demandante y si se trata de la e&tinción de la
obligación, al demandado"
Hás que ser una obligación, la necesidad de probar es una carga procesal, pues si el interesado no
reali$a dica conducta, es decir, no acreditar por los medios de prueba su pretensión ello le
produce consecuencias >urídicas en su contra y no trae apare>ada una sanción correlativa en
bene%icio o resguardo de inter!s de otra persona como se da tratándose de las obligaciones, o
sea, sólo per>udica a la persona que debía acreditar su pretensión, pues de ello va a depender que
se recono$ca o no su dereco" En todo caso siempre deberá probar aquella parte que sostenga
una pretensión o a%irmación contraria al estado normal u ordinario de las cosas"
Ona alteración a la regla del onus probandi la constituyen las presunciones, las que permiten que
una persona no deba acreditar los ecos en que %unda su dereco, sino, que la parte contraria
deberá acreditar la no ocurrencia de ellos" P así tenemos8
- 6resunciones legales de dereco"
- 6resunciones simplemente legales
La %unción de la presunción es alterar la carga de la prueba"
9Có'o se "rue)a:
< trav!s de los medios" E&isten en general tres sistemas probatorios a saber8
a"? 7istema de la libre prueba o libre convicción >udicial" En !l >ue$ es soberano para determinar
cuales son los medios de prueba y establece cual es su valor probatorio"
b"? 7istema de la prueba legal o tasada" <quí es el legislador quien lo indica al >ue$ cuales son los
medios de prueba y cual es su valor probatorio" 'C"6"C-
c"? 7istema de la persuasión racional o en conciencia" En este caso es el legislador quien
determina cuales son los medios de prueba, pero le entrega al >ue$ la %acultad de determinar cual
es su valor probatorio seg;n las reglas de la lógica, equidad y las má&imas de la e&periencia"
((

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
En Cile es sistema de prueba el sistema de prueba legal o tasada tratándose de las normas del
C"6"C", no obstante, al legislador en ciertos cuerpos legales emplea la e&presión Asana críticaC o
Aen concienciaC Como ocurre en la legislación laboral y en materia civil a propósito del in%orme de
peritos en el primer caso, y de la ley de menores en el segundo caso"
6ara el pro%esor 6%ei%er se trata de e&presiones sinónimas y en ellos se autori$a al >ue$ para
apreciar la prueba con%orme a las reglas de la lógica y má&ima de la e&periencia sin tener que
su>etarse a las normas regladoras de la prueba"
<#DI=1 D# PRU#/A
A7on aquellos que sirven para convencer al >ue$ de la e&istencia de alg;n eco alegado en el
procesoC, el legislador a se.alado ta&ativamente cuales son estos medios de prueba en los art"
1+,* inc" ( y 4)1 del C"6"C", estos son8
1"? La prueba instrumental, ya sea instrumento p;blico o privado"
("? Los testigos"
4"? Las presunciones"
)"? La con%esión"
5"? Inspección ocular del tribunal"
+"? In%orme de peritos"
#ay que se.alar que el >uramento de%erido como medio de prueba está derogado, además
debemos tener presente que lo anterior sólo está re%erido a materia civil, ya que en materia penal
e&isten medios de prueba modernos re%eridos en general a todo sistema de reproducción de la
imagen y del sonido se.alados en el art" 114bis del C"6"6", más a;n con la re%orma procesal penal
e&istirá un sistema de libre prueba"
Clasificación de los 'edios de "rue)a+
I seg;n la intervención de las partes8
1"? 3eclaración de las mismas partes8 Corresponde a la llamada con%esión, por regla general, la
cual solo tiene valor probatorio en la medida de que la parte recono$ca algo que le per>udica, a
contrario sensu, si reconoce algo que le bene%icia carece de todo valor" Lo anterior, sólo si se trata
de materia civil por cuanto en materia mercantil los libros de contabilidad pueden bene%iciar a
qui!n los presenta, en la medida que cumplan con los requisitos legales"
("?3eclaración de terceros e&tra.os al >uicio8 7e re%ieren a los testigos y para 6laniol, el perito
sería una categoría especial de terceros"
4"?Veri%icación de ecos materiales8 <quí es el >ue$ en persona quien percibe racionalmente y en
%orma directa los ecos para tratar de acerse una noción de lo ocurrido, como la inspección
personal del tribunal"
II 1e%>n la for'a co'o se rinden
1"? Grales
("? Escritas8 7e re%iere a los documentos otorgados ya sea por las partes o por terceros"
III De acuerdo a la o"or!unidad en &ue se crean+
1"? 6reconstituídas8 7on aquellas pruebas que acen con anterioridad a los ecos que motivan el
litigio"
("?7imples o circunstanciales8 7on las que se producen durante la tramitación del proceso, e>" la
con%esión"
IV 1e%>n la for'a co'o el $uez !o'a convicción de los hechos
1"? 6rueba directa8 Es aquella en que el >ue$ %orma su convicción del eco por la observación y
percepción propia e inmediata que ace de !l, por e>" la inspección personal del tribunal"
("? 6rueba indirecta8 < trav!s de ellas el >ue$ toma conocimiento de los ecos en %orma mediata
ya sea por los dicos de terceros, documentos, pericias, etc"
(!

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
V 1e%>n su valor "ro)a!orio
1"?6lena prueba completa8 Es aquella que por si sola basta para acreditar un eco, como por
e>emplo la inspección personal del tribunal, instrumentos p;blicos, etc"
("?7emi plena prueba8 7on aquellas que por si solas no bastan para acreditar un eco, siendo
necesario que ellas se >unten a otra u otras del mismo carácter a %in de que >untas sirvan para
acreditar el eco controvertido, por e>emplo el in%orme pericial y la prueba testi%ical"
2.PRU#/A I;1TRU<#;TAL+
Ins!ru'en!o o docu'en!o8 En t!rminos generales AEs cualquier escrito que da cuenta de un
ecoC" Los instrumentos son medios de prueba indirectos, preconstituídos que producen plena
prueba si re;nen los requisitos que se.ala la ley" Ellos pueden ser e&igidos por dos vías8
a"? 6or vía de solemnidad8 En este caso la ley lo e&ige para dar valide$ a un determinado acto o
contrato cuya omisión producirá la nulidad absoluta de dico acto o contrato, por e>" la compra
venta de un inmueble debe constar por escritura p;blica "
b"? 6or vía de prueba8 <quí el instrumento se e&ige a %in de tener una prueba preconstituida que
de certe$a de dico acto o contrato par proteger a los terceros" 3e omitirse la escrituración la
sanción no es la nulidad del acto o contrato, sino, que abrá que buscarla caso a caso partiendo
de la base de lo que se.alan los art" 1/0* y 1/0,, es decir, no se admite la prueba de testigo
respecto de aquellos actos o contratos que an de contar por escrito, debiendo constar por escrito
todo acto o contrato que contenga la entrega o promesa de entrega de una cosa que valga más
de dos O"T"H""
Clase de ins!ru'en!os
1"?Instrumento p;blico A Es aquel autori$ado con las solemnidades legales por el competente
%uncionarioC
a"? Funcionarios p;blico8 todo aquel que %orma parte de alg;n servicio p;blico y es remunerado
con cargo del presupuesto de la nación
b"? La competencia8 7e e&ige que esta sea real, es decir, que las %unciones en que autori$a el
instrumento sea de aquella que le corresponde seg;n la ley, e>" un notario no pude autori$ar la
celebración de un matrimonio" Tambi!n se e&ige que sea territorial, vale decir, que el %uncionario
otorgue o autorice el instrumento dentro de los limites territoriales que la ley la a %i>ado
c"? Kue el instrumento lo autorice en el desempe.o de sus %unciones
d"? 7e debe cumplir con las solemnidades legales que varían seg;n se trate instrumento p;blico o
privado"
Conversión del instrumento p;blico nulo a instrumento privado8
La conversión es el %enómeno >urídico que tiene por virtud trans%ormar un instrumento p;blico que
es nulo por ciertas causales, en intrumento privado"
Re&uisi!os
a"? debe ser nulo por incompetencia del %uncionario o por vicios en la %orma
b"? debe tratarse de actos o contratos en donde el instrumento p;blico no es e&igido como
solemnidad de ellos
c"? debe estar %irmado por las partes
#scri!ura "u)lica8
AEs un instrumento publico otorgado por las solemnidades legales por el competente notario e
incorporado a su protocolo registro publicoC" Ellas constituyen una especie de instrumento p;blico
como lo es tambi!n la sentencia de avenimiento"
El protocolo se %orma insertando las escrituras en el orden num!rico que les aya correspondido
en el repertorio, que es un libro breve o prontuario en que se anotan las escrituras publicas y los
()

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
documentos protocoli$ados asignándosele un numero a cada uno de esos instrumentos seg;n el
orden cronológico en que son presentados"
Los protocolos deben empastarse a lo menos cada dos meses, no pudiendo e&ceder cada libro
mas de 500 o>as, además los notarios deben llevar un índice publico organi$ado por orden
al%ab!tico en donde consta el nombre de los otorgantes de la escrituras y la naturale$a del acto o
contrato"
?or'alidades de la escri!ura "u)lica
1"? debe estar escrita en idioma castellano
("? no se admiten abreviaturas, signos o espacios en blancos
4"? se debe otorgar ante notario
)"? debe se.alar el nombre de los otorgantes su estado civil, domicilio y c!dula de identidad y lo
mismo respecto del notario
5"? indicar lugar y %eca de su otorgamiento
+"? %irma de las partes y el notario"
3e no cumplir con alguna de estas %ormalidades la sanción es la nulidad de la escritura
Valor "ro)a!orio del ins!ru'en!o ">)lico
El instrumento p;blico o aut!ntico por este eco go$a de un principio de autenticidad y pure$a
que emana de aber sido otorgado y autori$ado por las personas que en !l se indican y en
presencia del %uncionario p;blico, por esta ra$ón su valor probatorio debería ser pleno, pero es
necesario distinguir8
1"? 7u valor probatorio entre las partes"
("? 7u valor probatorio respecto de terceros"
2.@ Res"ec!o de las "ar!es
< la lu$ de lo que se.ala el art" 1/00 del C"C" el instrumento p;blico ace plena %e8
a.- .l hecho de ha#er sido otorgado realmente por las personas de la manera que en $l se se/ala.
b"? 3e la %eca y lugar de su otorgamiento"
c"? 3e la verdad de las declaraciones en !l contenidas"
3.@ Res"ec!o de los !erceros hace "lena "rue)a
a- 3el eco de aber sido otorgado por las personas y de la manera que en ellos se
e&presa
b- @especto de la %eca y lugar de su otorgamiento"
c- En cuanto a la verdad de las declaraciones contenidas en !l, respecto de las cuales
debemos distinguir8
1"? @especto de las declaraciones dispositivas8 Kue son aquellas que las partes an tenido a la
vista y que an sido ob>eto del instrumento, o sea, aquellos que corresponden a los elementos
esenciales del acto >urídico, los cuales de aberse omitido abrían destruido el acto o a lo menos
lo ubieran desnaturali$ado" Estas declaraciones acen plena %e respecto de terceros, como por e>"
Las declaraciones del arrendador y arrendatario sobre la cosa arrendada y el pago de la venta o
canon"
("? @especto de las declaraciones enunciativas8 7on las que se re%ieren a ecos anteriores, ellas
constituyen elementos accidentales del acto >urídico que el instrumento comprueba y que pueden
ser reiteradas sin a%ectar la sustancia misma del acto >urídico" Estas declaraciones en general no
acen plena %e respecto de terceros, salvo que se encuentren directamente relacionadas con las
declaraciones dispositivas, lo cual será apreciado soberanamente por el >ue$, por e>emplo el
vendedor declara que el predio que vende está gravado con una servidumbre"
I'"u%nación del ins!ru'en!o ">)lico
(4

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Ellos pueden ser ob>etados por8
I. ;ulidad
Ella debe %undarse en que el instrumento p;blico en cuestión no re;ne alguno de los requisitos
que la ley e&ige para su valide$, es decir, que no a sido autori$ado, que dica autori$ación no
emana de un %uncionario p;blico, que el %uncionario p;blico es incompetente o que la autori$ación
no se a e%ectuado con las %ormalidades e&igidas por la ley en cada caso"
Los e%ectos de esta nulidad serán distintos si el instrumento a e&igido8
1"? 6or vía de solemnidad, en este caso el acto no podría probarse por otros medios de prueba"
("? 6or vía de prueba, en este caso se produce la inadmisibilidad de la prueba de testigos, por
regla general, sin per>uicio de que el instrumento pueda valer como instrumento privado en la
medida que aya sido %irmado por las partes"
II Por falta de autenticidad
El instrumento p;blico será %also en los siguientes casos8
1"? Cuando realmente no a sido otorgado
("? Cuando no a sido autori$ado por rl %uncionario que en !l se se.ala
4"? Cuando no a sido otorgado por las personas que en !l se se.alan"
)"? Cuando las declaraciones que en !l se e&presan no corresponden a las que realmente
e%ectuaron las personas"
III ?al!a de veracidad de las declaraciones de las "ar!es
Este tipo de ob>eción no es propiamente impugnación del instrumento p;blico mismo, sino que
ella se re%iere al m!rito probatorio del instrumento, en el sentido de que las declaraciones no
corresponden a la realidad ya sea por error, dolo o simulación, es decir, no se discute si el
instrumento es válido y autentico, sino, que sólo ataca a la veracidad de las declaraciones"
Tanto la nulidad como la %alsedad del instrumento puede establecerse por todos los medios
probatorios que se.ala la ley, incluso por testigo, pero en atención a la autenticidad de la escritura
se a reglamentado la prueba testi%ical" 7e e&ige8
1"? 5 testigos"
("? Kue est!n contestes en el eco y sus circunstancias esenciales, sin tacas legalmente
e&aminados y que den ra$ón de sus dicos"
4"? Kue con sus declaraciones acrediten los ecos invocados"
)"? En este caso el tribunal apreciará la prueba con%orme a las normas de la sana crítica 'El >ue$
debe resolver por las má&imas de la lógica y la e&periencia-"
En lo que respecta a la %alta de veracidad de las declaraciones, ella se produce por regla general
cuando se está en presencia de la simulación, que consiste en la Adiscon%ormidad de la voluntad
real con la declarada y producida de com;n acuerdo por las partes, con el ob>eto de per>udicar a
terceros o de provocar %raude a la leyC"
Esta simulación es total cuando las partes no an querido celebrar ning;n acto >urídico, es relativa
cuando el acto simulado es distinto al acto disimulado u oculto"
Tambi!n e&iste una simulación interpósita persona, en este caso quien celebra el acto no es el
verdadero interesado, sino que el interesado es un tercero que se encuentra oculto y esta
persona que celebra el acto es llamada ordinariamente Apalo blancoC e>" En un remate quien
simula comprar"
En materia mercantil, a propósito de los e%ectos retroactivos de la declaración de quiebra tenemos
un e>emplo de esta simulación8 una tercera persona compra bienes del %allido que van a bene%iciar
a los parientes del %allido"
La simulación por regla general es lícita, salvo que tenga por %inalidad per>udicar a terceros y en
este caso se trata de un verdadero ilícito civil, en el cual si los terceros están de buena %e, es
(5

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
decir, ignoran este desacuerdo entre voluntad real y voluntad declarada podrán estarse ala
voluntad de las partes que mas les convenga, en todo caso la prueba de la simulación se regirá
por las normas de la responsabilidad contractual entre las partes, ya que entre ellas el acto es
plenamente valido y en cuanto a los terceros estos pueden estarse a las normas de la
responsabilidad contractual o e&tracontractual"
I;1TRU<#;T=1 PRIVAD=1
0Es todo escrito que da testimonio de un hecho que no tiene los caracteres de p1#lico2.
AEs el simple escrito otorgado por las partesC"
6uede ser e&igido8
a- 6or vía de solemnidad8, cuya omisión conllevaría a la ine&istencia o a la o nulidad del acto o
contrato"
b-por vía de prueba8 cuya sanción será la inadmisibilidad de la prueba testi%ical"
d- 6or vía de publicidad8 En este caso la sanción en el evento de que se omita el
instrumento será la inoponibilidad"
Valor probatorio8
6or regla general los instrumentos privados no tienen valor probatorio salvo que sean reconocidos
o mandados a tener por reconocidos" La parte en contra de quien se presenta el documento puede
reconocerlo en %orma e&presa, ya sea >udicial o e&tra>udicial, o puede que ese documento sea
mandado a tener por reconocido, en este evento pueden darse las situaciones8
a- On reconocimiento tácito, en este caso la parte contra quien se presenta el
instrumento no lo ob>eta por %alsedad o %alta de integridad dentro del se&to día de aber sido
acompa.ado, caso en el cual es tenido por reconocido"
b- Kue la parte se oponga dentro del se&to día, en este caso se promueve un
incidente y si es reca$ado se produce el reconocimiento, sus e%ectos son los mismos, es decir, los
instrumentos privados se elevan a la calidad de p;blicos " En todo caso, si se trata de un
instrumento privado emanado de terceros, estos deben acompa.arse con citación y tendrán el
valor de una declaración de testigos
Los instrumentos p;blicos se acompa.an en >uicio con citación, los instrumentos privados
emanados de las partes se acompa.an en >uicio ba>o apercibimiento legal, es decir, tiene seis días
de pla$o para ob>etar y los instrumentos privados emanados de terceros se acompa.an con
citación"
Citación8 la parte tiene 4 días para ob>etar"
<l igual que lo que ocurre cuando vimos los instrumentos p;blicos para determinar el valor
probatorio de los instrumentos privados, una ve$ que es reconocido o mandado a tener por
reconocido ay que distinguir8
a- Entre las partes8 #ace plena %e de los mismos ecos que acredita el instrumento
p;blico
b- En cuanto a terceros8 El instrumento carece de valor probatorio, pero adquiere
%eca cierta en los siguientes casos8
1" Cuando a sido copiado en un registro p;blico"
(" 3esde que se a tomado ra$ón de !l"
4" 3esde que a sido inventariado en calidad de tal por un %uncionario p;blico
)" 3esde que a sido protocoli$ado"
5" 3esde que a sido presentado en >uicio
+" 3esde el %allecimiento de alguno de los que an %irmado"
(6

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Asiento, registros o papeles domesticos
7on aquellos instrumentos otorgados por una sola parte, %irmados o no por ella" 7on una especie
de instrumento privados y carece de valor probatorio, salvo que sean reconocidos o mandados a
tener por reconocidos son indivisibles, es decir, la persona que los presenta debe aceptar tanto lo
que le %avorece como lo que le per>udica"
Botas escritas o %irmadas por el acreedor a continuación o al dorso de la escritura
7e aplica la misma regla se.alada anteriormente"
Contraescritura8
6ueden ser escrituras p;blicas o privadas que otorgan las partes para modi%icar o alterar las
declaraciones contenidas en otros instrumentos"
Valor probatorio8
1" entre las partes si la contraescritura es p;blica acen plena prueba, si se trata de
contraescrituras privadas arán plena %e en la medida que sean reconocidas o mandadas a tener
por reconocidas
(" respecto de terceros, si la contraescritura es p;blica y a%ecta a lo que se ubiere
pactado en escritura p;blica ella no a a%ectara a terceros, salvo que se alla tomado ra$ón 'escrito
al margen- de la contraescritura al margen de la escritura matri$ y del traslado en cuya virtud
obro el tercero"
7i la contraescritura es privada eca para a%ectar la declaración en escritura p;blica, ella no
a%ecta o alcan$a a los terceros"
6rotocoli$ación de instrumentos p;blicos"
6rotocoli$ar consiste en agregar un documento al %inal del registro p;blico de un notario, lo cual es
importante por dos ra$ones8
1" Concede la seguridad de que no se e&travíe el documento"
(" Este documento adquiere %eca cierta para los terceros"
PRUEBA TESTIMONIAL O TESTIFICAL
Los testigos son aquellas personas que sin ser partes en el proceso declaran sobre un eco que
an presenciado o que an tenido noticias de !l por vía directas"
Los testigos son personas e&tra.as al pleito que deponen acerca de ecos controvertidos"
El código civil se.ala cuando procede la prueba testi%ical y el código de procedimiento civil medica
condiciones que deben reunir estas personas para declarar y la %orma como deben acerlo, como
tambi!n el valor probatorio"
Habilidad para ser testigo
La regla general es que toda persona es ábil para testi%icar en >uicio, salvo que la ley lo declare
inábil"
Las inabilidades que están en los arts" 45/ y 45* del C"6"C" Las se.aladas en el art" 45/ del
n;mero 1 al 5 están re%eridas ala %alta de madure$ o incapacidad %ísica del testigo, las del n;mero
+ al , del mismo artículo están relacionadas con la %alta de probidad o calidad mental del mismo"
Las contenidas en el art" 45* están dadas por las relaciones de parentesco o amistad o enemistad,
dependencia o %alta de imparcialidad de los testigos respecto a una de las partes por lo cual son
relativas"
(*

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Ad'isi)ilidad de la "rue)a !es!ifical
La regla general es la procedencia de la prueba de testigos y e&cepcionalmente el art" 1/0*, en
relación con el art" 1/0, del C"C" nos se.alan la inadmisibilidad de ella"
@equisitos para que proceda la limitación8
1" 3ebe tratarse de una obligación de manera que la improcedencia no alcan$a a los
ecos, los cuales se pueden probar por este medio"
(" 3ebe tratarse de un acto o contrato y por ende no se e&tiende a cuasicontratos"
4" 3ebe tratarse de una obligación de dar o acer"
)" Kue la obligación sea de un monto determinado '( O"T"H"-
<lcance de la limitación8
3ebe tratarse de una obligación que debió consignarse por escrito y no se i$o, se e&tiende la
improcedencia a todo aquello que adicione o altere lo e&presado en el acto o contrato, como
tambi!n a lo que se alegue antes, durante o con posterioridad a su otorgamiento y a;n cuando en
alguna de estas alteraciones se trate de una cosa cuyo valor no e&ceda a ( O"T"H", tambi!n es
improcedente la prueba de testigos en la demanda de una cosa que valga menos de ( O"T"H"
cuando se declara que lo que se demanda es parte o resto de un cr!dito que debió constar por
escrito y no se i$o" Tampoco se puede probar por testigos las obligaciones emanadas de un acto
o contrato solemne o %ormal cuya %ormalidad sea el otorgamiento de instrumento p;blico, pues en
virtud de lo que prescribe el art" 1/01 del C"C" si la ley e&ige que un acto o contrato debe constar
por instrumento p;blico la %alta de !ste, no puede suplirse por otra prueba 'art" 1/01-"
En conclusión los arts" 1/0* y 1/0, admiten la prueba de testigos cuando lo que se quiere
acreditar es un eco, un cuasicontrato, un delito o cuasidelito o el sentodo de un contrato, pues
en estos casos no se admite la e&istencia de la obligación, más a;n si la cosa vale menos de (
O"T"H"
E&cepciones a la limitación o inadmisibilidad de la prueba de testigos8
7abemos que la prueba testimonial no se admite, respecto de actos o contratos que contengan la
entrega o promesa de una cosa que valga más de ( O"T"H" ya que debe constar por escrito, lo
anterior admite e&cepciones8
1" En materia mercantil, se puede probar por testigos, toda obligación mercantil,
cualquiera sea su monto, salvo que la ley e&i>a escritura p;blica 'art"1(* C" com"-
(" En lo relativo al contrato de comodato el art" (1/5 del C"C" se.ala la admisibilidad
de medios de prueba para acreditar este contrato, cualquiera sea el valor de la cosa prestada"
4" En aquellos casos en que a sido imposible obtener una prueba escrita, puede
tratarse de una imposibilidad moral para obtenerlo, por e>" un contrato de mutuo entre padre e
i>o, o e&istir una imposibilidad %ísica como ocurre en el depósito necesario
)" Cuando e&iste un principio de prueba por escrito que es un acto escrito emanado
del demandado o de su representante que aga verosímil el eco litigioso" @equisitos de !ste
principio8
a"? se e&ige instrumento p;blico o privado, en este caso debe reconocerse por la parte en contra
de quien se invoca
b"? Este instrumento debe emanar de la parte contra la cual se presenta y a;n cuando el art" 1/11
restringe al demandado la >urisprudencia a se.alado, basándose en la equidad que !ste
documento puede per%ectamente emanar del demandante"
c"? Este documento debe acer verosímil el eco litigioso, es decir, que e&ista coerencia y
armonía entre el instrumento y la obligación que se trata de probar"
6ara el pro%esor <lessandri !ste principio, es una prueba trunca o incompleta, ya que por sí solo
no basta para acreditar un eco, pero puede acerlo si concurre con otros medios de prueba que
lo completen, como podría ser la prueba testi%ical o testimonial"
(+

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Valor "ro)a!orio de los !es!i%os
6ara determinar el valor probatorio ay que distinguir8
a- 7i se trata de testigos de oídas8 Kue son aquellos que relata un eco, que no a
sido percibido por sus sentidos, si no que an tomado noticias de !l por los dicos de otras
personas, sus declaraciones pueden servir de base para una presunción >udicial"
b- 7i se trata de testigos presenciales8 que son aquellos que deponen sobre un eco
percibido por sus sentidos para determinar el valor de sus declaraciones" E&isten las siguientes
reglas8
1" 3eclaración de un testigo imparcial y verídico constituye una presunción >udicial
y puede llegar a tener el valor de plena prueba cuando en concepto del tribunal sus declaraciones
sean graves precisas en tono su%iciente para que el >ue$ tome convicción de los ecos"
(" La declaración de dos o más testigos contestes en el eco y en sus
circunstancias esenciales sin tacas legalmente e&aminados y que den ra$ón de sus dicos podrán
tener valor de plena prueba cuando no aya sido desvirtuada por otra prueba en contra, esto
corresponde al Atestigo abonadoC"
4" Cuando las declaraciones de los testigos presentados por las partes son
contradictorios se a tendera por cierto, la de aquellos que siendo menores en n;mero pare$ca
que dicen la verdad por imparciales o pare$can mas instruido de los ecos o por allarse más
con%orme sus declaraciones con otras pruebas e&istente en el proceso"
)" Cuando los testigos presentados por las partes, sean iguales en cuanto a su
imparcialidad, veracidad o ciencia, se tendrá por cierto los que declare el mayor n;mero de ellos"
5" 7i los testigos presentados por las partes son iguales en veracidad, ciencia y
cantidad se tendrá por no acreditado el aco"
+" Cuando sean contradictorias las declaraciones de testigos de una misma parte
las que %avore$can a la parte contraria se considerarán presentadas por estas"
LA C=;?#1I=;
AEs el reconocimiento que una de las partes ace de un eco que es susceptible de producir
consecuencias >urídicas en su contraC
La regla general en el dereco privado es que la con%esión no %avore$ca a la parte que la presta,
sino a la parte que la solicita, sin embargo, en materia mercantil los libros de contabilidad acen
prueba a %avor de quien los lleva siempre que cumplan ciertos requisitos y ellos son considerados
una verdadera con%esión escrita por cuanto no admiten prueba tendiente a destruir lo que
resultare de ellos, lo cual pone en evidencia la similitud de este medio de prueba propio del
dereco comercial con la con%esión ' art" 4* parte %inal C" com en relación con el art" )0( del
C"6"C"-
La con%esión debe versar naturalmente sobre cuestiones de eco, pues sabemos que el dereco
no es un asunto que requiera prueba"
Características de la con%esión8
1"? 3ebe ser prestada por una de las partes directas del >uicio, ya que los terceros o partes
indirectas deponen de un eco y no con%iesan"
("? El eco con%esado debe producir por regla general consecuencias >urídicas en contra del
con%esante nunca en su %avor"
4"? Es un acto >urídico procesal unilateral, pues no necesita de la aprobación de la parte contraria,
para que sea per%ecta"
)"? 6or regla general la con%esión es indivisible, salvo que se trate de una con%esión completa"
5"? Es un principio irrevocable, salvo que el con%esante aya padecido error de eco y o%re$ca
acreditar dicas circunstancias"
Inadmisibilidad de la con%esión como medio de prueba8
La regla general es que la con%esión procede como medio de prueba, salvo las e&cepciones8
("

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
a" La con%esión e&tra>udicial verbal no es admisible como prueba en >uicio, salvo que
en ellos se admitan la prueba de testigos"
b" Cuando la ley e&ige instrumento p;blico por vía de solemnidad
c" En los >uicios de separación de bienes por el mal estado de los negocios del marido"
d" #ace prueba la con%esión prestada por uno o ambos cónyuges respecto del dominio
de los bienes e&istentes a la !poca de la disolución de la sociedad conyugal, pues la ley presume
que le pertenecen a ella
Clasi%icación de la con%esión8
I <tendiendo a la manera en que ella se presta"
1" Con%esión >udicial8 Es la que se presta en el procedimiento donde se invoca como
medio de prueba, este tipo de con%esión puede ser a su ve$ de dos clases8
a"? Espontánea o voluntaria8 Es la e%ectuada libremente por las partes en sus escritos durante el
procedimiento"
b"? 6rovocada8 Es la que se produce a iniciativa de las partes o en virtud de una resolución del
tribunal, por medio de la llamada absolución de posiciones, esta especie de con%esión se
subclasi%ica en8
b"1"? E&presa8 Cuando es dada en t!rminos %ormales e inequívocos"
b b"("? Tácita8 La que se produce en tres eventos8
c ?Cuando el citado a con%esar no comparece a la segunda citación eca ba>o
apercibimiento de tenerlo por con%eso"
?7i el citado comparece y se niega a declarar"
?7i el citado comparece y da respuestas evasivas"
En estos casos la redacción de las posiciones toma relevancia, pues se da por absuelto o con%ieso
tácitamente de todas las preguntas asertivas, e>" diga como es cierto que recibió la suma de
Q500"000"? pesos" MBo es e%ectivo que usted recibió de míLN
c" E&tra>udicial8 Es aquella que se produce %uera del proceso donde sirve como medio de prueba y
este tipo de con%esión puede ser verbal o escrita"
II <tendiendo a sus e%ectos y y en especial a su divisibilidad8
1" 6uras y simples8 Consiste en el reconocimiento del eco litigioso sin
modi%icaciones, restricciones, ni adiciones de ninguna especie a lo legado por la parte contraria"
(" Cali%icada8 En este caso la parte reconoce el eco declarado por la parte contraria,
pero agrega ciertas circunstancias o modalidades que alteran su esencia o naturale$a >urídica"
4" Comple>a8 Es aquella en que el absolvente reconoce sin ninguna variante el eco
material pero agrega un eco nuevo que destruye en todo o en parte las consecuencias >urídicas
del eco primitivo con%esado"
@equisito de toda con%esión >udicial"
1" 3ebe ser prestada por una de las partes litigantes"
(" 3ebe rendirse ante el tribunal que está conociendo del asunto"
4" 3ebe acerse en %orma libre y consiente sin error de eco"
)" El eco con%esado debe per>udicar al con%esante"
Valor probatorio de la con%esión >udicial
7i versa sobre ecos personales y es prestada personalmente o por medio de representante, en
este caso la con%esión constituye plena prueba y no puede destruirse por ning;n medio probatorio
'art" 1/14, en relación del C"C con los art" 4,, y )0( inc 1 del C"6"C"-" Lo anterior es sin per>uicio
de que el absolvente alegue para revocar su con%esión que a padecido error de eco y o%rece
probar dicas circunstancias"
7i se trata de ecos no personales del con%esante ella ace plena prueba pero puede destruirse
su m!rito con prueba en contrario"
!,

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Valor probatorio de la con%esión e&tra>udicial
Este tipo de con%esión no tiene un valor probatorio uni%orme, si ella es verbal se tomará en cuenta
en la medida en que dica causa sea admisible la prueba de testigos constituyendo una base de
presunción >udicial, siendo este valor probatorio la regla general de este tipo de con%esiones"
En caso contrario, es decir, si en dico >uicio no se admite la prueba testi%ical, dica con%esión
carecerá de valor"
La con%esión e&tra>udicial puede tener el valor de presunción grave cuando8
a" Ella se a prestado en presencia de la parte que se invoca"
b" <nte el >ue$ competente, pero que e>erce >urisdicción"
E&cepcionalmente puede llegar a tener el valor de plena prueba en >uicio distinto, pero seguido
entre las partes que actualmente litigan"
!(

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
LA R#1P=;1A/ILIDAD #ATRAC=;TRACTUAL
Generalidades.
Diferencias en!re res"onsa)ilidad con!rac!ual ( res"onsa)ilidad e*!racon!rac!ual
a"? La responsabilidad contractual supone un vínculo >urídico previo, del que a nacido una
obligación que se a incumplido, o cumplido imper%ecta o tardíamente"
7e colige entonces que, en materia contractual, la responsabilidad es sólo una sanción por el
incumplimiento de una obligación pree&istente"
La responsabilidad e&tracontractual, en cambio, es ?propiamente ablando? %uente de
responsabilidad" H" 6laniol sostenía que en la responsabilidad e&tracontractual tambi!n ay una
in%racción de una obligación pree&istente que sería el deber gen!rico de cuidado"
b"? La responsabilidad contractual se puede contraer por quien a alcan$ado la plena capacidad de
e>ercicio, en tanto que la responsabilidad e&tracontractual e&ige solamente una cierta edad de
imputabilidad como ya vimos en el art (41,"
c"? La culpa contractual admite gradación 'art")) y 15)/- no así la culpa e&tracontractual"
En materia e&tracontractual, se responde de toda especie de culpa"
d"? En materia contractual es necesario constituir en mora al deudor: no así para acer e%ectiva la
responsabilidad e&tracontractual 'art"155/-"
e"? En la responsabilidad contractual es posible estipular que el deudor responderá de los
per>uicios indirectos, de los per>uicios imprevistos o imprevisibles 'a;n en el evento de no e&istir
dolo-"
En la responsabilidad e&tracontractual no es posible dado que no ay vínculo >urídico previo"
Buestra >urisprudencia a sido además reacia a aceptar la indemni$ación del da.o moral en
materia de responsabilidad contractual, pese a la opinión contraria de la mayoría de los autores y
la posición de la >urisprudencia más reciente de la mayoría de los países" 6odemos decir que un
cierto avance se a visto en materia laboral y civil en donde se an recogido posiciones en orden a
indemni$ar el da.o moral emanado de la ruptura de un contrato"
%"? En la responsabilidad contractual, si el incumplimiento proviene de varios deudores, la
responsabilidad es simplemente con>unta, a menos que se aya estipulado solidaridad, en tanto
en la responsabilidad e&tracontractual, la responsabilidad es siempre solidaria 'art"1511 y (41/-"
g"? En cuanto a la prescripción para acer e%ectiva la responsabilidad, en materia e&tracontractual,
la acción prescribe en ) a.os como ya di>imos" En la responsabilidad emanada del incumplimiento
de un contrato, la acción prescribe en 5 a.os, sin per>uicio de las prescripciones especiales en
ciertos contratos 'art"(44(, (515, 1*4), 1*5+, 1*++ y 1*+,-"
"? En cuanto a la carga de la prueba, en materia de responsabilidad contractual, el acreedor sólo
debe probar la e&istencia de la obligación y su incumplimiento, por lo que la culpa del deudor se
deduce o presume de toda lógica debiendo destruir esa presunción simplemente legal acreditando
que no es responsable, sea porque usó la debida diligencia o cuidado, sea porque el
incumplimiento se debió a caso %ortuito o %uer$a mayor 'arts"15)/ y 1+,*-"
En la responsabilidad delictual o cuasidelictual civil el acreedor debe probar el ilícito y además
debe probar la culpa o el dolo del agente, salvo en los casos en que se presuma la culpabilidad
'<rt"(4(4, (4(+ y (4(,-"
!!

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
PRI;CIPI=1 8U# G=/I#R;A; A</A1 R#1P=;1A/ILIDAD#1
1"? Las reglas que rigen la responsabilidad contractual son, ya lo abíamos avan$ado, el derecho
co'>n en 'a!eria de res"onsa)ilidad civil, por lo que se aplican con carácter supletorio a la
responsabilidad e&tracontractual, precontractual o legal"
<sí se deduce del tratamiento de la responsabilidad contractual en el capítulo A3el E%ecto de las
GbligacionesC"
<sí se desprende asimismo de varias normas que en relación a la responsabilidad legal o
cuasicontractual aplican la gradación de culpa '(50, 4,1, )(/, (40*, ((**-"
Esto ;ltimo se e&plica por el eco de que en materia legal o cuasicontractual ay un vínculo
>urídico previo entre deudor y acreedor y ese vínculo ace plenamente aplicable un grado de culpa
de%inido"
("? Toda responsabilidad contractual supone un contrato o, AL <#;=1, un vínculo >urídico previo
entre las partes, de carácter obligatorio"
Cuando este vínculo %alte no estamos ya en el ámbito de la responsabilidad contractual sino
e&tracontractual, la que surge por e>" de la celebración de un contrato simulado"
En el caso del denominado transporte ben!volo, tampoco ay responsabilidad contractual, pues
%alta la e&istencia de una obligación previa entre las partes"
En el caso de un contrato de transporte, en cambio, el da.o causado es responsabilidad
contractual no obstante que pueda tratarse de un contrato gratuito"
4"? 6or otra parte, para que aya responsabilidad contractual es necesario &ue el daBo lo sufra
una de las "ar!es a consecuencia de una acción u o'isión de la o!ra"
7i el da.o lo e&perimenta un tercero, su acción será aquiliana"
6ongamos como e>emplo el de un accidente ocurrido en un medio de transporte"
Como ay contrato de transporte la acción e>ercida por los parientes de la víctima que son
terceros al contrato por el da.o personal su%rido por ellos es e&tracontractual" 7i e>ercen la acción
como erederos de la víctima en cambio será contractual"
7i el da.o es provocado por un tercero por quien el contratante es responsable, la responsabilidad
será contractual 'arts"15,0, 1+/,, 1,(5, 1,(+, 1,)1, 1,)/, (()( y (()4-"
6ero si el contratante no responde por el eco del tercero, la responsabilidad de !ste será
e&tracontractual 'art"(()4-"
Otilicemos otro contrato"
El arrendamiento, donde aparece muy clara la di%erenciación entre la responsabilidad contractual
'art"1,(,- y la e&tracontractual 'art"1,40-"
Concluyamos entonces que si el incumplimiento de una obligación contractual es %acilitado por la
actuación de un tercero como cómplice, la responsabilidad de !ste es e&tracontractual"
)"? Gtro requisito básico de la responsabilidad contractual es que el da.o sea A C=;1#CU#;CIA
del incumplimiento de una obligación contractual 'esencial, de la naturale$a o accidental, o
subentendida por la ley o la costumbre art"15)+-"
Bo será responsabilidad contractual ?sino e&tracontractual? si el per>uicio se produ>o con ocasión
de un contrato o de una obligación >urídica previa"
6or e>emplo, si el da.o se produ>o por un accidente, será contractual en aquellos casos en que la
ley impone la obligación indemni$atoria a consecuencia de la obligación de responder por los
vicios de la cosa 'art"1*+1, 1,44, (1,(, ((04, ((45- o los riesgos de una actividad 'art"(15* B95,
(0*,- o si el contrato, por voluntad de las partes, por disposición de la ley o por la costumbre,
lleva envuelta una obligación de seguridad 'art"(015- o vigilancia 'art"(4(0, o el contrato con una
clínica-"
!)

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
La responsabilidad por la ley de accidentes de traba>o, en cambio, no es responsabilidad
contractual sino legal, no obstante que e&iste un contrato de traba>o"
#l c>'ulo u o"ción de res"onsa)ilidades
El problema del c;mulo u opción de responsabilidades consiste en determinar si puede el
per>udicado por el incumplimiento de obligaciones contractuales optar entre demandar por
responsabilidad contractual o desentenderse de ella y demandar responsabilidad e&tracontractual"
La doctrina en general niega lugar a la tesis de la opción de responsabilidades"
7i el incumplimiento signi%ica responsabilidad contractual, las partes no podrían prescindir de lo
que, para ellas, es ley 'art"15)5-, esto es, prescindir de lo convenido en orden al grado de
responsabilidad del deudor, el monto o tipo de per>uicios que serían resarcibles"
Tampoco se podría prescindir ?salvo que se aya pactado lo contrario? de las normas legales que
rigen la responsabilidad contractual" <sí, si las partes nada an estipulado sobre la naturale$a que
deberían tener los vicios ocultos para ameritar el e>ercicio de la acción redibitoria o de las demás
relativas a vicios ocultos, entran a >ugar las normas legales de los art"1*+1, 1,4(, 1,44, (1,(, y
((04"
La opción de responsabilidades será posible sólo e&cepcionalmente en los siguientes casos8
1"?Cuando las partes lo an estipulado así
("?Cuando el incumplimiento de la obligación contractual es a la ve$ un delito o cuasidelito penal,
toda ve$ que en tal caso del ilícito penal nace una acción civil 'art 10 Código de 6rocedimiento
6enal- que no es otra que la acción para perseguir la responsabilidad e&tracontractual"

Lo que sí es posible es la superposición o coe&istencia de responsabilidad contractual y
e&tracontractual"
Bo ay inconveniente alguno en que entre dos personas vinculadas por una obligación
precontractual, contractual, cuasicontractual o legal, convenida e&presamente o que por
disposición legal o por la costumbre e&ista en una determinada circunstancia entre ellas, pueda, al
mismo tiempo, aber un delito o cuasidelito civil"
Esta superposición supondrá, en todo caso, que el ilícito e&tracontractual carece de todo vínculo
con el incumplimiento de la obligación pree&istente"
Clasificaciones de la res"onsa)ilidad
<demás de la clasi%icación de la responsabilidad civil en contractual o e&tracontractual e&isten
otras clasi%icaciones y categorías a partir de la responsabilidad e&tracontractual8
2.@ La res"onsa)ilidad e*!racon!rac!ual "uede ser o)$e!iva 'cuando se %unda en el riesgo
creado y en el da.o provocado- o su)$e!iva 'cuando se %unda en la culpa o dolo del agente-"
("? En atención a su origen"
La res"onsa)ilidad e*!racon!rac!ual "uede ser si'"le 'cuando proviene del eco personal
del autor del da.o- o co'"le$a 'cuando proviene de un eco a>eno, del eco de un animal o de
una cosa de los cuales la ley ace responsable a alguien-"
En la responsabilidad simple, la víctima deberá probar la culpa o dolo del autor del da.o"
En la responsabilidad comple>a, la ley presume la culpabilidad del civilmente responsable"
LA R#1P=;1A/ILIDAD 1U/C#TIVA D =/C#TIVA
La !eor0a cl-sica o su)$e!iva, supone que sin culpa o dolo no puede aber ni e&igirse
responsabilidad"
La doctrina clásica se.ala que el %undamento de la obligación que la ley impone de indemni$ar es
la culpabilidad del agente, esto es, la actitud reprocable del autor del delito o cuasidelito"
!4

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
6ara esta doctrina, ya lo venimos diciendo, dos son los requisitos %undamentales de la
responsabilidad e&tracontractual8 el da.o y que !l aya sido originado por la culpa o dolo de quien
lo a provocado"
El desarrollo de la t!cnica y la ciencia al de>ado al desnudo la pobre$a de una reglamentación
eca para otros tiempos" Bo es di%icil de advertir que raramente la víctima obtiene reparación,
siendo la ra$ón principal las di%icultades para probar la culpa"
3on @" <beliu= nos dice que los partidarios de ampliar y %acilitar la indemni$ación a la víctima,
aun con sacri%icio de principios provenientes de muy antiguo, concentraron sus críticas en el
requisito de la culpa, el más di%ícil de probar por su sub>etivismo"
<sí aparecn comoc críticas8
R"? que e&igir culpa en la responsabilidad es con%undirla con la moral y la responsabilidad penal, en
que >ustamente se sanciona una actitud culpable del agente"
ii"? por motivos de >usticia social"
El problema se i$o patente en los accidentes del traba>o, en que los obreros quedaban
prácticamente desamparados para lucar en pleitos largos y engorrosos con las empresas"
Eeneralmente la víctima es de menos recursos que el autor del da.o, y el legislador debe por eso
protegerla"
6or ello se criticó a la doctrina sub>etiva que mira más a la actuación del autor del da.o que acia
la situación de víctima, que evidentemente merece mayor protección" 6rueba de esta situación
desventa>osa para la víctima es que es ella quien debe asumir los riesgos de todo caso %ortuito o
%uer$a mayor"
La di%icultad de probar esa sub>etividad a eco que ayan ido surgiendo correctivos o
temperamentos destinados a aliviar la carga probatoria a la víctima"
Estos temperamentos se encuentran por e>emplo en las "resunciones de cul"a)ilidad, que
pueden ser si'"le'en!e le%ales 'como la de los arts"(4(0, (4((, (4(+, (4(* y (4(,- o de
derecho 'como la de los arts"(4(1 y (4(/-"
Tambi!n son temperamentos la e&tensión que la doctrina y la >urisprudencia an ido aciendo
acerca de la noción de cul"a pues lo que ace a.os no era considerado culpa oy sí lo es"
La !eor0a del ries%o creado o de la res"onsa)ilidad o)$e!iva
Bace en <lemania con Hata>a y en Francia con Louis Sosserrand en %orma simultánea a mediados
del siglo XIX"
7eg;n esta teoría, el que crea una situación de riesgo debe responder en el evento de que se
produ$ca el da.o que se arriesgaba, aunque no aya abido culpa alguna ni dolo"
6ara esta teoría, la responsabilidad es un problema de causalidad, no de imputabilidad"
La venta>a teórica de esta teoría consiste en que logra di%erenciar nítidamente la responsabilidad
civil 'que pretende restablecer un equilibrio de >usticia- de la penal 'que involucra la idea de pena
o castigo-"
6ara la víctima entonces constituye un gran avance pues ya no se encuentra %rente a la di%icultad
de probar la sub>etividad del autor del ilícito"
Esta teoría se basa en la ecuación Ariesgo?bene%icioC o sea, el autor que e&plota una actividad
económica en su propia utilidad, responde como contrapartida al bene%icio que de ella obtiene de
los da.os que a los demás causa"
6ongamos un e>emplo para comparar las dos concepciones de la responsabilidad"
7upongamos que una persona atropella a otra que atraviesa un cruce teniendo a su %avor la lu$
verde del semá%oro8 el conductor responde por culpa, pues a in%ringido el @eglamento respectivo"
7i en cambio el conductor tenía a su %avor la se.ali$ación y a respetado en todas sus partes el
mencionado @eglamento y ocasiona la muerte de una persona, por aplicación de la
responsabilidad sub>etiva no tiene obligación de indemni$ar, pues no tiene culpa, sin embargo
aplicando la responsabilidad ob>etiva, sí le asiste esta obligación, porque el sólo eco de mane>ar
un veículo crea un riesgo de accidente"
!5

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Entre nosotros encontramos responsabilidad ob>etiva en diversas normativas"
6or e>emplo8
1"? E&iste un convenio sobre responsabilidad internacional por los da.os causados por ob>etos
espaciales '3ecreto B9*1*, de (("04"//, de @"@"E"E"-"
("? En el Código <eronáutico ay varios casos de responsabilidad ob>etiva tanto en la
responsabilidad por da.os durante el transporte a!reo 'art 1)4- como por da.os a terceros en la
super%icie 'art 155-"
4"? La Ley 1*"(,0 del Tránsito establece en algunas materias responsabilidad ob>etiva, como la del
propietario del veículo por las in%racciones o per>uicios 'art"1/)-"
)"? La ley de abusos de publicidad establece la responsabilidad ob>etiva del propietario del medio
'art"(,-"
5"? La Ley Eeneral de Ferrocarriles '3ecreto B9115/, de 1,41- tambi!n establece responsabilidad
ob>etiva de la Empresa de Ferrocarriles del Estado 'en virtud de la e&tensión del 3FL" B91+ de
mayo de 1,41- por el eco de los administradores y empleados o dependientes"
+"? 6or ;ltimo, cabría citar la responsabilidad ob>etiva establecida en el artículo ), de la ley
1*"40( sobre seguridad nuclear"
6ara los autores clásicos 'H"6laniol, E"@ipert, <"Colin y #"Capitant y los ermanos Ha$eaud-, la
teoría de la responsabilidad ob>etiva no es aceptable pues suprime de la responsabilidad civil el
ele'en!o 'oral, que es el que crea en el ombre la conciencia de su deber de reparar el da.o
causado" Es decir, se ace indemni$ar sin que e&ista la convicción de un deber en tal sentido"
@educe la indemni$ación a un problema de causalidad"
En Cile, nuestro Código civil consagra claramente la teoría de la responsabilidad sub>etiva
'art"(41) en relación con el art"((*)-, pues claramente e&ige voluntad 'art"(41,-, negligencia
'art"(4(0 y (4(( incisos %inales y arts"(4(+, (4(4, (4(*, (4(, y (444-"
Los arts"(4(1 y (4(/ no revelan responsabilidad ob>etiva sino que sólo constituyen presunciones
de dereco de culpabilidad"
/R#V# A;ÁLI1I1 D#L AP=RT# A LA R#1P=;1A/ILIDAD D#1D# LA P#R1P#CTIVA D#L
A;ÁLI1I1 #C=;E<IC= D#L D#R#CF=
Las corrientes que pretenden ob>etivi$ar el da.o y la responsabilidad por el da.o an encontrado
su má&ima e&presión en la corriente del análisis económico del dereco o si se quiere de los
aportes de la microeconomía moderna al dereco"
Este movimiento no es nuevo nace en Estados Onidos a %ines de los a.os +0T, y su ob>etivo
%undamental es e&plorar la %unción del dereco como elemento que incide en el %uncionamiento de
un sistema económico liberal, que ve en el mercado y en una libre elección de los consumidores
la me>or erramienta para la asignación de los recursos"
En la Oniversidad de Cicago en O7<, nace la escuela del LaG and #cono'ics cuyo principal
en%oque es precisamente el análisis económico del dereco" Este movimiento es seguido de cerca
en los demás países miembros de la Common LaU y Canadá 'en su parte no %ranco%ona- y a
trav!s de la in%luencia de O7< como potencia mundial a eco su ingreso en los países de
tradición continental, como <lemania y Francia aunque bien tímidamente, ay que reconocerlo"
MCual es el aporte del análisis ecoómico del dereco a la e&plicación de la responsabilidad por
da.osN
6artamos de la base que el análisis económico del dereco pretende contribuir a la e&plicación del
%enómeno >urídico tratándolo como un sistema que busca al igual que la economía la e%iciencia en
la asignación de recursos, es decir, se trata en de%initiva en saber cómo distribuir ay asignar los
costos de producir da.os"
!6

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
7obre la base del %amoso teorema de @onald Coase, se considera que un sistema de
responsabilidad civil no es más ni menos que un con>unto de reglas que establecen criterios de
distribución de los costos de los accidentes"
La %unción principal de la responsabilidad civil sería reducir el costo de los accidentes y el costo de
evitarlos"
El sistema que con mayor e%iciencia logre esta distribución será el más adecuado"
<nali$ando el sistema tradicional de responsabilidad por culpa, que intenta reducir los accidentes
mediante el encarecimiento de su valor respecto de aquel que los ocasiona culpablemente, esta
corriente economi$adora del dereco llega a la conclusión que el sistema sub>etivo no cumpliría
esas %unciones de un modo e%iciente, sobre todo en cuanto el su>eto responsable puede prescindir
de las conductas preventivas y trasladar los costos de transacción 'negociación y litigación-
mediante el contrato de seguro, cada día más %recuente, lo que dico de otro modo no lo
desalentaría a producir más accidentes sino que al contrario lo incitaría a ello, lo que no sería del
todo malo pues tendría como e&ternalidad positiva el auge del mercado del seguro"
7e piensa en esta corriente que el dereco podría lograr una me>or asignación de los recursos si
identi%ica a aquel que con menor costo puede evitar el accidente '“least cost avoider”- para
atribuirle a !l la responsabilidad"
<quel que con el menor costo puede evitar accidentes es normalmente el que tiene mayores
recursos económicos, ya que en este caso podrá negociar con más e%iciencia al margen de lo que
de%inan los tribunales"
<sí, por e>emplo, en palabras del pro%" @" Calabresi, si una empresa contamina en per>uicio de los
residentes de un barrio, resulta más %actible ver a la empresa pagando a los resientes por el da.o
más que a los residentes comprando la empresa" 7i se asigna a la empresa el dereco de
contaminar, es muy probable que los residentes, atendida su escase$ de recursos y de
asesoramiento t!cnico, puedan negociar para comprar a la empresa el dereco de contaminar
incluso si ellos lo valoran más altamente"
El pro%" #" Corral T" nos ense.a que las re%le&iones del <nálisis Económico del 3ereco, en un
principio parecieron %avorecer la responsabilidad sin culpa u ob>etiva, sobre todo en el ámbito de
las actividades productivas, por cuanto se concluía que el sistema basado en la culpa resultaba
de%ectuoso tanto en su %unción de bien distribuidor de las p!rdidas como de control primario de los
costos"
El asunto es que posteriormente las re%le&iones pro%undi$aron en el eco que en mucos sectores
la responsabilidad por culpa era aun más e%iciente que la responsabilidad ob>etiva, pues !sta
aplicada indiscriminadamente terminaba por imponer costos e&cesivos al desarrollo de ciertas
actividades y desnaturali$ar el %uncionamiento del seguro, por desaparición de los incentivos por
reducción de siniestros culposos"
Esta situación la vemos claramente, por e>" en el campo de la responsabilidad por el eco de los
productos de%ectuosos que contempla la responsabilidad ob>etiva"
Las críticas no se an de>ado esperar, pues diversos autores incluso en el mismo ámbito
anglosa>ón, concluyen que sus supuestos no son siempre comprobables en la práctica, lo que se
mani%iesta por el simple eco que no a logrado seducir todavía el ra$onamiento general de los
tribunales"
En e%ecto, como se.ala #" Corral T", resulta di%ícil asumir la cienti%icidad con la que se proponen las
tesis de esta escuela, si no se está dispuesto a aceptar el presupuesto ideológico que les sirve de
base, a saber, a mensurabilidad del bienestar umano en t!rminos de dinero, o lo que se a
llamado Ael mito del bienestar como %in ;ltimo y del e%icientismo como medio para el %inC"
< pesar de estas críticas ay que admitir que estas teorías son un aporte para la compresión de
las %unciones y e%ectos económicos de las decisiones legales o >udiciales en un sistema de
responsabilidad, pi!nsese simplemente en que de ser posible determinar precisamente la persona
a quien ay que incentivar, subsidiar o incluso penali$ar económicamente para reducir los
accidentes %uentes de da.os, el resultado sería %abuloso" 7in embargo, en sistemas como la
!*

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
responsabilidad por da.os al medio ambiente que veremos luego, los bonos de contaminación que
pagan las empresas más contaminantes que se traducen en un pago por contaminar que traería
seg;n esta lógica más incentivo a renovar estructuras utili$ando tecnología de punta no
contaminante que a pagar por contaminar no a dado realmente los resultados esperados, pues
las tecnologías cambian tan rápido que el costo de renovación se ace más duro que el costo de
pagar por contaminar" <ora el mercado de transacción de estos bonos de contaminación tampoco
a %uncionado, pues se pretendía por e>emplo que la empresa no contaminante vendiera sus
cuotas de contaminación a la empresa contaminante lo que le permitiría un bene%icio evidente" 7in
embargo por lo dico anteriormente este mercado realmente no a generado ni una gran
demanda ni una gran o%erta lo que en buenos t!rminos signi%ica que no ay gran inter!s en
transar estos valores"
#L#<#;T=1 D# LA R#1P=;1A/ILIDAD #ATRAC=;TRACTUAL
'<rts"((*), (41) y (41,-"
Cua!ro son los elementos que concurren en este tipo de responsabilidad8
1"? Capacidad delictual o cuasidelictual
("? 3olo o culpa
4"? 6er>uicio
)"? @elación de causalidad
Entremos al análisis de cada uno de ellos"
2.@LA CAPACIDAD D#LICTUAL = CUA1ID#LICTUAL
La regla general es la capacidad delictual o cuasidelictual"
7ólo son incapaces quienes carecen del discernimiento necesario para comprender el eco que
e>ecutan"
La capacidad delictual y cuasidelictual es más amplia que la contractual pues es más %ácil alcan$ar
el discernimiento acerca del bien y del mal que el necesario para entrar a celebrar actos >urídicos"
La capacidad e&tracontractual civil es enteramente independiente de la penal" Ello e&plica por
e>emplo que la sentencia absolutoria en lo penal no impida que el ecor pueda ser condenado en
lo civil 'art"1/, B91 C6C que e&cept;a e&presamente del e%ecto de cosa >u$gada de lo penal en lo
civil el caso en que la absolución o el sobreseimiento se %unde en la e&istencia de circunstancias
que e&iman de responsabilidad criminal-"
98uienes son inca"aces en 'a!erial delic!ual ( cuasidelic!ual civil:
19"? 7on incapaces de delito o cuasidelito civil los de'en!es, esto es, quienes al e>ecutar el
eco estaban totalmente privados de la ra$ón"
7i el demente actuó ba>o un intervalo l;cido, será responsable aunque aya estado declarado en
interdicción, pues el art")+5 sólo rige la responsabilidad contractual del demente"
En el caso del ebrio, no se entiende que este privado de ra$ón, por lo tanto es siempre
responsable de su delito o cuasidelito, sea que lo aya embriagado un tercero o !l mismo"
("? Tambi!n es incapa$ el 'enor de sie!e aBos, esto es, el infan!e 'art"(41, y art"(4(+-, quien
está asta tal punto privado de discernimiento que ni siquiera puede adquirir la posesión de una
cosa mueble 'art"/(4-"
4"? Es incapa$ el menor de diecisis aBos siempre que el >ue$ estime que obró sin
discernimiento" El >ue$ competente para acer ese análisis es el Sue$ Civil"
98uien se hace res"onsa)le del deli!o o cuasideli!o de es!os inca"aces:
!+

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
3e los da.os causados por los dementes, por los in%antes o por los menores de 1+ a.os y que
obraron sin discernimiento, responden las personas a cuyo cuidado están si pudiere imputárseles
negligencia"'art"(41,-"
La persona que los temnga a su cuidado puede ser cualquiera, no solamente alguna de las
previstas en el art"(4(0 o (4(("
El actor deberá probar culpa personal de la persona que tuviere a su cuidado al incapa$"
Como se puede apreciar en el %ondo no es responsabilidad por eco a>eno sino por eco propio,
ello e&plica que la persona que tuviere a su cuidado al incapa$ quede obligado a indemni$ar y no
tiene la acción de reembolso que, veremos, en cambio si se le con%iere al principal o empleador en
relación con el eco de su dependiente 'art"(4(5-"
Las "ersonas $ur0dicas ( la ca"acidad delic!ual o cuasidelic!ual
Las personas >urídicas son capaces de delito o cuasidelito civil" Veíamos que en Cile no son
responsables de delito o cuadidelito penal"
Las personas >urídicas deben indemni$ar los per>uicios provocados con culpa o dolo por las
personas naturales que obran en su representación o que están ba>o su cuidado o servicio"
6ara ello debe de tratarse de una persona >urídica que tenga plena e&istencia legal, pues en caso
contrario abría una responsabilidad personal del autor o solidaria de los autores 'art"(41/-"
Las personas >urídicas tienen tanto responsabilidad simple como comple>a"
Tienen además una responsabilidad personal por los delitos o cuasidelitos cometidos por sus
órganos dentro del ámbito de sus %unciones 'art"55(-, sin per>uicio de la responsabilidad solidaria
del órgano, al aber actuado con>untamente 'art"(41/-"
Tambi!n son responsables de los delitos o cuasidelitos por ecos a>enos o de las cosas en los
mismos t!rminos que si se tratase de una persona natural, dico de otro modo son plenamente
aplicables los arts"(4(0, (4((, (4(4, (4(+ a (4(*"
#ay que acer presente eso sí que a las personas >urídicas les asiste el dereco de demandar el
reembolso de lo pagado a los autores del delito o cuasidelito civil en los t!rminos establecidos en
el art"(4(5"
3.@#L D=L= D LA CULPA
#l dolo está de%inido en el art")) para esta materia" 7e se.ala que es la intención positiva de
in%erir in>uria a la persona o propiedad de otro"
7e trata de obrar intencionadamente y directamente para causar da.o"
Bo una simple conciencia o representación del resultado sino que la ley e&ige in!encionalidad
'art"((*)-"
En ciertos casos 'en la acción pauliana- se abla de dolo cuando se comparte una actitud dolosa,
pero sin una sub>etividad propiamente intencionada '6or e>" art"()+* B91-"
7abemos que ay acciones dolosas que no constituyen delito, como por e>" la ruptura dolosa de
los esponsales 'art",*-"
La cul"a tambi!n encuentra su de%inición en la ley" 3el art")) tomamos la de%inición de culpa
leve, que es la culpa mediana o promedio para de%inirla, y que se aplica cuando se abla de culpa
o descuido sin otra cali%icación"
7e se.ala entonces que culpa es Ala %alta de aquella diligencia y cuidado que los ombres emplean
ordinariamente en sus negocios propios" 7e trata en el %ondo en la %alta de diligencia o cuidado en
la e>ecución de un eco"
Esta culpa es apreciada en abstracto, es decir, comparando la conducta del agente con la ordinaria
esperable en tal caso"
<lgunos autores ablan de Dculpa contra la legalidadD cuando la sola violación de una norma legal
genera culpabilidad en el in%ractor"
!"

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
En el dolo se e&ige un actuar, una intención positiva 'aunque veremos que se puede delinquir por
omisión lo que se conoce como reticencia dolosiva 'por e>" cuando omitimos declaraciones de
riesgos de salud en un seguro de vida-"
En la culpa en cambio se abla más bien de una a)s!ención en la acción, un de>ar de actuar
diligentemente, es decir, ay negligencia cuando el agente al e>ecutar el acto per>udicial omite
tomar todas las providencias que abrían podido evitar el da.o"
La abstención pura y simple, en cambio, es la mera pasividad"
4.@#L DAH= = P#RCUICI=
Es esencial para que aya responsabilidad e&tracontractual, dado que si %alta no ay inter!s
alguno y sin inter!s no ay acción"
Conce"!o
Es todo menoscabo que e&perimenta un individuo en su patrimonio o persona o la privación de un
bene%icio de orden patrimonial o moral"
6odemos de%inirlo tambi!n como cualquier detrimento o menoscabo, dolor o molestia que su%ra un
individuo en su persona, bienes, libertad, onor, cr!ditos, a%ectos, creencias, como asimismo la
p!rdida de una legítima ganancia, venta>a o bene%icio"
La venta>a o bene%icio de que el eco a privado debe aber sido lícito, esto es, no contrario a la
ley, el orden p;blico o las buenas costumbres"
Re&uisi!os del daBo
A.@ #l daBo de)e ser cier!o, real o efec!ivo"
Bo importa que el monto sea incierto, indeterminado o de di%ícil avaluación"
/.@ Puede ser "resen!e o fu!uro
Bo sólo es cierto el da.o actual o presente"
6uede ser cierto un da.o %uturo, cuando se an producido las circunstancias que lo determinarán,
esto es, están sentadas las bases para la determinación anticipada como consecuencia del
desarrollo de una situación ya e&istente"
Ti"os de daBo
a.@ DaBo e'er%en!e ( lucro cesan!e.
Bo debe con%undirse da.o emergente con da.o actual ni lucro cesante con da.o %uturo"
En e%ecto, un da.o emergente puede ser %uturo y un lucro cesante puede ser actual"
Imagin!monos que se produce un accidente automovilístico, en este caso es da.o emergente
actual los gastos de reparación, de ospitali$ación, medicamentos, etc" y lucro cesante actual lo
que asta la %eca a de>ado de ganar la victima como consecuencia del accidente o impedimento"
<simismo serán da.o emergente %uturo los gastos de tratamiento m!dico o psicológico que deba
incurrir en %uturo y: lucro cesante %uturo la no obtención %utura de un lucro legitimo, por e>emplo,
todo lo que de>a de ganar mientras no se reponga la persona o se repare el veículo"
Tambi!n puede aber un da.o emergente %uturo unido a un lucro cesante actual, por e>emplo
cuando una persona construye un inmueble para arrendarlo y a consecuencia de una mala
construcción, la Hunicipalidad declara no apta para arrendar la casa por la amena$a de da.o de
derrumbe"
La inde'nización del daBo even!ual
7e a discutido desde ace muco si en materia e&tracontractual el da.o eventual es o no
indemni$able"
),

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Este da.o eventual, no es presente ni cierto, está %undado en ipótesis, como la p!rdida de una
probabilidad de ganar, la p!rdida de una e&pectativa"
Gcurre que en algunos casos la e&pectativa llegue a con%undirse con el lucro cesante %uturo"
Frente a los da.os contingentes o eventuales, en todo caso, ay acción popular preventiva
'arts",)*, (4(* inc"(9 y (444-"
).@ DaBos "revis!os e i'"revis!os
3esde el punto de la previsibilidad, se indemni$a no sólo el da.o previsto o previsible sino
tambi!n el imprevisto o imprevisible"
c.@ DaBo 'a!erial ( 'oral
El da.o puede no ser no sólo material sino tambi!n moral"
3a.o moral es el dolor, la a%licción, considerada autónomamente e independiente de las
consecuencias patrimoniales o materiales que ese da.o moral puede aber provocado a su ve$"
La >urisprudencia y la doctrina aceptan la indemni$ación del da.o moral basados en que ni el art
(41) ni el art (4(, distinguen la naturale$a del da.o y en que mucas normas lo consagran
e&presamente 'como la indemni$ación constitucional por error >udicial, la ley de abusos de
publicidad, la ley de accidentes del traba>o-
3ice <lessandri que DEl eco de que la indemni$ación tienda por lo general a acer desaparecer
el da.o, a restablecer en el patrimonio de la víctima el valor que de !l se sustra>o o que se le
disminuyó, lo que no puede ocurrir respecto del da.o moral, dada su naturale$a, no obsta a que
este da.o pueda ser indemni$ado"
<parte de la in>usticia o inconveniencia que importaría de>ar sin sanción un eco ilícito que a
in%erido una molestia o dolor a otro, a prete&to de que la indemni$ación no equivale e&actamente
al da.o causado, cabe recordar que la indemni$ación no sólo es reparadora, tambi!n puede ser
compensatoria o satis%actoria y en el eco lo es cuando el da.o por su naturale$a es
irremediable, cuando consiste en la destrucción de algo que no puede restablecerse o reacerse8
la muerte de una persona"""D D"""el dinero que el o%ensor paga a la víctima no será la
representación e&acta del dolor que !sta e&perimente: pero le servirá para compensarlo
procurándole los medios para aliviarse, si es %ísico, o de buscar otras venta>as o satis%acciones que
le permitan disiparlo, o, en todo caso, atenuarlo o acerlo más soportableD" La di%icultad de
apreciar el monto en el da.o moral a llevado a algunos a sostener que la indemni$ación del da.o
moral sería una pena privada"
La Corte 7uprema a establecido en sus sentencias que la di%icultad de avaluar el da.o moral sólo
revela Dla insu%iciencia de los medios de que el legislador puede disponer para alcan$ar el
completo restablecimiento del dereco, pero no que deba de>ar de aplicarse la sanción que !l
mismo establece como represión o reparación de los actos ilícitosD"
d.@ DaBo direc!o e indirec!o
7ólo se debe indemni$ar el da.o directo, aquel que es una consecuencia cierta y necesaria del
ilícito" Bo se indemni$a el da.o indirecto, aquel que no deriva necesaria y %or$osamente del eco
ilícito" Ello, por cuanto %alta la relación de causalidad"
5.@LA R#LACIE; D# CAU1ALIDAD
Consiste en que el da.o sea la consecuencia directa y necesaria de la acción u omisión culpables o
dolosas" El art (41) abla de Din%erirD y el (4(, de DimputarD"
3igamos que mediante un e>ercicio intelectual podemos determinar si ay o no relación de
causalidad, pues si suprimiendo Ain menteC el eco, desaparece el da.o, entonces no ay
relación de causalidad"
)(

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
La "luralidad de causas
Cuando el da.o es el producto de varias causas surge el problema de la pluralidad de causas"
6ara las teorías individuali$adoras, a de destacarse de un con>unto de antecedentes que
con%orman el resultado 'condiciones-, aquel que constituye la causa"
6ara las teorías generali$adoras
(
, en cambio, no cabría di%erenciar entre causa y condición, por lo
que cada una de las condiciones sin las que no se ubiera producido el resultado, tendrá el mismo
valor causal"
Las teorías generali$adoras postulan la no distinción entre causa y condición" Jásicamente se
centran en la teoría de la equivalencia de las condiciones '%ormulada inicialmente por Von Juri-"
Los matices de otras teorías cercanas se concentran en estimar inaceptables los resultados a que
se llega con la teoría de la equivalencia absoluta, proponiendo delimitar su e&tensión, por cuanto
no toda causa en sentido natural es relevante desde el punto de vista >urídico 'teorías de la
adecuación o de la relevancia ?LudUig von Jar-"
Concluyamos entonces que es causa toda condición que suprimida mentalmente daría lugar a que
no se produ>ese el resultado"
<ora bien si aplicamos esta teoría al ámbito civil e&tracontractual, se podría %ormular la teoría de
la equivalencia de las condiciones ?mayoritaria en la doctrina y la >urisprudencia cilenas en lo
civil?, en el sentido de que cuando la culpa o el dolo es OB< de las causas necesarias y directas
del da.o, su autor es obligado a repararlo íntegramente"
Bo podría pretenderse la reducción a prete&to de e&istir otras causales, ni aunque alguna de ellas
%uere caso %ortuito o %uer$a mayor" 7ólo se e&cept;a el caso de imprudencia de la víctima, pues
entonces la apreciación del da.o está su>eta a reducción 'art"(440-"
6ero si entre las causas ay ecos ilícitos imputables a terceros, el obligado a indemni$ar puede
repetir contra sus autores, por el total si la responsabilidad es comple>a 'art"(4(5- o por la parte
que a cada uno corresponda si el delito o cuasidelito a sido cometido por varios con>untamente
'art"(41/-"
Consecuencia de esta teoría es que las predisposiciones, esto es, las particularidades inerentes a
la víctima o su estado de salud no in%luyen en la responsabilidad del agente 'salvo que la víctima a
sabiendas se ubiera e&puesto, sabiendo su predisposición a la ocurrencia del riesgo-"
<unque si ay un mal totalmente consumado al momento de cometerse el delito o cuasidelito,
debe ser tomado en cuenta '7avatier pone el e>emplo de un tuerto que a consecuencia de un
accidente queda ciego totalmente" Bo podría demandar igual reparación que si la víctima ubiera
sido una persona normal-"
3esde el campo penal la crítica más demoledora de la teoría de la equivalencia de las condiciones
proviene de Jinding, quien ace ver que esta teoría con%unde causa con ocasión"
Es indi%erente que la relación de causalidad sea mediata o inmediata"
<unque es más probable que la relación de causalidad vaya desapareciendo a medida que se ale>a
la distancia entre el ilícito y el da.o"
6recisar los ecos materiales de donde el actor pretende derivar la relación causal es una
cuestión de eco, pero en cambio si la relación de causalidad e&iste o no es una cuestión de
dereco, susceptible de revisión en casación"
2 2
Las teorías individuali$adoras an sido %ormuladas básicamente por el dereco penal alemán" <sí, Jinding sostiene la Teoría del Las teorías individuali$adoras an sido %ormuladas básicamente por el dereco penal alemán" <sí, Jinding sostiene la Teoría del
Equilibrio o de la 6reponderancia, en que la aparición del evento antecede un estado de equilibrio entre las circunstancias que tienden a Equilibrio o de la 6reponderancia, en que la aparición del evento antecede un estado de equilibrio entre las circunstancias que tienden a
producirlo 'condiciones positivas- y otras que impiden que aquellas logren e%ecto 'condiciones negativas-, por lo que la causa sería la producirlo 'condiciones positivas- y otras que impiden que aquellas logren e%ecto 'condiciones negativas-, por lo que la causa sería la
producción de una preponderancia de las condicione positivas sobre las negativas del resultado mediante la voluntad umana" Jir=meyer producción de una preponderancia de las condicione positivas sobre las negativas del resultado mediante la voluntad umana" Jir=meyer
sostiene la Teoría cuantitativa de la condición más e%ica$ 'teoría in;til cuando son varios los su>etos que intervienen en la reali$ación del sostiene la Teoría cuantitativa de la condición más e%ica$ 'teoría in;til cuando son varios los su>etos que intervienen en la reali$ación del
eco-" Voler propone una teoría similar pero cualitativa" eco-" Voler propone una teoría similar pero cualitativa"
)!

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
#L A/U1= D#L D#R#CF=
4
.@
On delito o cuasidelito puede consistir no sólo en un acto material u omisión cualquiera"
6uede tratarse del e>ercicio de un dereco que causa da.o a otro"
En la opinión de autores clásicos %ranceses como 7aleilles o F" Eeny ay abuso de un dereco
cuando !ste es e>ercido prescindiendo de la %inalidad social en cuyo conte&to se encuentran
amparados" Louis Sosserand por su parte piensa que estamos %rente al e>ercicio abusivo de un
dereco cuando se e>erce con una motivación sicológica"
En general se an mostrado críticos a esta doctrina otros clásicos %ranceses como H" 6laniol, @"
3emogue, L" 3uguit quienes sostienen que la doctrina es innecesaria pues e>ercer culpable o
3 3
El estudio de la teoría del abuso del dereco, no es sino una de las e&plicaciones que se a dado para e&plicar el e>ercicio de los El estudio de la teoría del abuso del dereco, no es sino una de las e&plicaciones que se a dado para e&plicar el e>ercicio de los
derecos sub>etivos y particularmente de los límites a este e>ercicio" derecos sub>etivos y particularmente de los límites a este e>ercicio"
Cuando nos preguntamos Mcómo se e>ercen los derecos sub>etivosN, estamos diciendo de otro modo Mcuáles son los límites al e>ercicio Cuando nos preguntamos Mcómo se e>ercen los derecos sub>etivosN, estamos diciendo de otro modo Mcuáles son los límites al e>ercicio
de estos derecosN de estos derecosN
Carlos 3ucci se ace la pregunta de si el titular de un dereco sub>etivo, por el eco de ser tal, puede e>ercitarlo sin limitación alguna, Carlos 3ucci se ace la pregunta de si el titular de un dereco sub>etivo, por el eco de ser tal, puede e>ercitarlo sin limitación alguna,
lo que signi%icaría que puede utili$arlo arbitrariamente en %orma capricosa, sin que ello le reporte bene%icio alguno o bien, que puede lo que signi%icaría que puede utili$arlo arbitrariamente en %orma capricosa, sin que ello le reporte bene%icio alguno o bien, que puede
e>ercitarlo, culpable o dolosamente, in%iriendo un da.o a un tercero" e>ercitarlo, culpable o dolosamente, in%iriendo un da.o a un tercero"
6areciera que la respuesta a esa interrogante resulta obvia, en el sentido de negar esa %acultad arbitraria o capricosa" 7in embargo, el 6areciera que la respuesta a esa interrogante resulta obvia, en el sentido de negar esa %acultad arbitraria o capricosa" 7in embargo, el
asunto no es tan %ácil de responder pues diversas posiciones se an en%rentado sobre el tema" 3e toda evidencia ay un consenso y es que asunto no es tan %ácil de responder pues diversas posiciones se an en%rentado sobre el tema" 3e toda evidencia ay un consenso y es que
el uso irrestricto de un dereco, sin limitación alguna, no está involucrado en el contenido de un dereco sub>etivo" el uso irrestricto de un dereco, sin limitación alguna, no está involucrado en el contenido de un dereco sub>etivo"
La idea que ay que rescatar es que desde la antigWedad, particularmente en el 3igesto romano, la idea de que Ael que usa su dereco La idea que ay que rescatar es que desde la antigWedad, particularmente en el 3igesto romano, la idea de que Ael que usa su dereco
no causa da.oC se a mantenido en el tiempo" La discusión se traslada de ese modo a otro campo, el de saber cuales son los límites de no causa da.oC se a mantenido en el tiempo" La discusión se traslada de ese modo a otro campo, el de saber cuales son los límites de
nuestros derecos" La conclusión sería la siguiente8 nuestros derecos" La conclusión sería la siguiente8 1i uno ac!>a den!ro de los l0'i!es de su derecho no incurre en res"onsa)ilidad, 1i uno ac!>a den!ro de los l0'i!es de su derecho no incurre en res"onsa)ilidad,
es decir so'os res"onsa)les sólo si los l0'i!es del derecho se han so)re"asado es decir so'os res"onsa)les sólo si los l0'i!es del derecho se han so)re"asado" "
Ona idea básica nos llevará al estudio de los límites al e>ercicio de los derecos sub>etivos y es la idea que Ael dereco cesa cuando el Ona idea básica nos llevará al estudio de los límites al e>ercicio de los derecos sub>etivos y es la idea que Ael dereco cesa cuando el
abuso comien$aC, es decir, que el e>ercicio de un dereco no puede ser abusivo en si mismo, pues ello provocaría una contradicción enorme, abuso comien$aC, es decir, que el e>ercicio de un dereco no puede ser abusivo en si mismo, pues ello provocaría una contradicción enorme,
de eco la e&presión abuso del dereco es contradictoria pues ning;n dereco autori$a el abuso" de eco la e&presión abuso del dereco es contradictoria pues ning;n dereco autori$a el abuso"
Lo que pasa es que el dereco cuando se e>erce dentro de los límites no puede ser generador de responsabilidad para su titular a;n Lo que pasa es que el dereco cuando se e>erce dentro de los límites no puede ser generador de responsabilidad para su titular a;n
cuando con ello cause da.o a un tercero" El límite al e>ercicio de estos derecos es el paso previo para saber el momento en que se produce cuando con ello cause da.o a un tercero" El límite al e>ercicio de estos derecos es el paso previo para saber el momento en que se produce
un e>ercicio abusivo del mismo, el que se dará cuando los límites que vamos a estudiar a continuación ayan sido sobrepasados" un e>ercicio abusivo del mismo, el que se dará cuando los límites que vamos a estudiar a continuación ayan sido sobrepasados"
El estudio teórico del abuso del dereco consiste, en síntesis, en determinar si el titular de un dereco sub>etivo, cuando lo e>erce, El estudio teórico del abuso del dereco consiste, en síntesis, en determinar si el titular de un dereco sub>etivo, cuando lo e>erce,
puede incurrir o no en abusos" puede incurrir o no en abusos"
En la doctrina an surgido dos teorías8 En la doctrina an surgido dos teorías8
A.@ Teor0a a)solu!a del e$ercicio del derecho su)$e!ivo o ne%acionis!a del a)uso A.@ Teor0a a)solu!a del e$ercicio del derecho su)$e!ivo o ne%acionis!a del a)uso
Los derecos sub>etivos implican ciertas %acultades que la ley reconoce a las personas para que ellos la e>er$an en %orma libre y Los derecos sub>etivos implican ciertas %acultades que la ley reconoce a las personas para que ellos la e>er$an en %orma libre y
discrecional" 7i producto de este e>ercicio se ve da.ado un tercero, el autor de ese per>uicio no se encuentra obligado a responder, ya que su discrecional" 7i producto de este e>ercicio se ve da.ado un tercero, el autor de ese per>uicio no se encuentra obligado a responder, ya que su
titular se abría limitado a e>ercer sus derecos" titular se abría limitado a e>ercer sus derecos"
/.@ Teor0a rela!ivis!a /.@ Teor0a rela!ivis!a o reconocedora del a)uso o reconocedora del a)uso
Los derecos en general no se e>ercen en %orma aislada, sino dentro de una comunidad, donde el dereco de cada ciudadano termina Los derecos en general no se e>ercen en %orma aislada, sino dentro de una comunidad, donde el dereco de cada ciudadano termina
donde empie$a el del otro y por lo tanto, no se puede e>ercer estos derecos per>udicando a los demás, por que en ese caso abría un acto donde empie$a el del otro y por lo tanto, no se puede e>ercer estos derecos per>udicando a los demás, por que en ese caso abría un acto
ilícito" ilícito"
Esta teoría reconoce el abuso del dereco y es la más aceptada de las dos" Ono de sus representantes es H" 6laniol, y se puede resumir Esta teoría reconoce el abuso del dereco y es la más aceptada de las dos" Ono de sus representantes es H" 6laniol, y se puede resumir
casi en un a%orismo8 el dereco termina donde el abuso comien$a" En otras palabras, si el dereco per>udica, es porque se está e>erciendo casi en un a%orismo8 el dereco termina donde el abuso comien$a" En otras palabras, si el dereco per>udica, es porque se está e>erciendo
en %orma ilegitima" en %orma ilegitima"
El pro%esor <lessandri y la Corte 7uprema sostienen que el abuso del dereco constituye un acto ilícito ya que causa da.o" El pro%esor <lessandri y la Corte 7uprema sostienen que el abuso del dereco constituye un acto ilícito ya que causa da.o"
7e se.ala que el abuso del dereco en general se puede producir en tres casos8 7e se.ala que el abuso del dereco en general se puede producir en tres casos8
1"? Cuando el titular de un dereco arremete los valores !ticos de terceras personas" 1"? Cuando el titular de un dereco arremete los valores !ticos de terceras personas"
("? Cuando el titular de un dereco atenta contra los derecos de las demás personas" ("? Cuando el titular de un dereco atenta contra los derecos de las demás personas"
4"? Cuando el titular del dereco a%ecta los principios generales del ordenamiento >urídico" 4"? Cuando el titular del dereco a%ecta los principios generales del ordenamiento >urídico"
Buestro código no a tratado en %orma e&presa el abuso del dereco" 3e diversas disposiciones se puede concluir que reca$a el abuso Buestro código no a tratado en %orma e&presa el abuso del dereco" 3e diversas disposiciones se puede concluir que reca$a el abuso
del dereco" del dereco"
<rt"5*(8 <rt"5*(8 3ereco real de dominio 3ereco real de dominio, se lo de%ine, como ya vimos, para go$ar y disponer , se lo de%ine, como ya vimos, para go$ar y disponer ar)i!raria'en!e ar)i!raria'en!e no siendo contra ley o dereco no siendo contra ley o dereco
a>eno" a>eno"
<rt" 1),+8 <rt" 1),+8 Caducidad del pla$o Caducidad del pla$o: se se.ala los casos en los que entiende que el deudor a abusado, por lo que su acreedor puede e&igir el : se se.ala los casos en los que entiende que el deudor a abusado, por lo que su acreedor puede e&igir el
cumplimiento de la obligación antes del cumplimiento del pla$o como si no e&istiera el pla$o o estuviere vencido" cumplimiento de la obligación antes del cumplimiento del pla$o como si no e&istiera el pla$o o estuviere vencido"
<rt" 15)+8 <rt" 15)+8 Cumplimiento de los contratos Cumplimiento de los contratos8 Estos deben cumplirse de buena %e, y por lo tanto obligan no sólo a lo que ellos se e&presa 8 Estos deben cumplirse de buena %e, y por lo tanto obligan no sólo a lo que ellos se e&presa
sino que a todas las cosas que por la naturale$a o la ley se entienden pertenecerle" sino que a todas las cosas que por la naturale$a o la ley se entienden pertenecerle"
<rt" ()+*8 <rt" ()+*8 Fraude pauliano Fraude pauliano8 ley sancionara a aquel deudor que teniendo conocimiento del mal estado de sus negocios, e>ecute actos que 8 ley sancionara a aquel deudor que teniendo conocimiento del mal estado de sus negocios, e>ecute actos que
lo acen caer en insolvencia o que agravan la insolvencia en la que se encuentra 'dolo-" lo acen caer en insolvencia o que agravan la insolvencia en la que se encuentra 'dolo-"
En materia procesal, las encontramos con las En materia procesal, las encontramos con las medidas pre>udiciales precautorias medidas pre>udiciales precautorias8 con ellas puede iniciarse el >uicio ordinario civil, pero la 8 con ellas puede iniciarse el >uicio ordinario civil, pero la
ley e&ige que si se concede una de estas medidas pre>udiciales, el %uturo demandante interponga la demanda dentro de un determinado ley e&ige que si se concede una de estas medidas pre>udiciales, el %uturo demandante interponga la demanda dentro de un determinado
pla$o, sino se le sanciona" pla$o, sino se le sanciona"
Casos en los &ue no o"era el a)uso del derecho+ Casos en los &ue no o"era el a)uso del derecho+
1"? Cuando la propia ley regula la conducta en %orma e&presa8 si la propia ley e&presamente permite al titular del dereco e>ercerlo en 1"? Cuando la propia ley regula la conducta en %orma e&presa8 si la propia ley e&presamente permite al titular del dereco e>ercerlo en
%orma arbitraria, entonces no se puede ablar de abuso del dereco, por que la ley lo se.ala" %orma arbitraria, entonces no se puede ablar de abuso del dereco, por que la ley lo se.ala"
("? En el caso de derecos absolutos, es decir, aquellos que se pueden e>ercer respecto de cualquier persona de %orma arbitraria, no ay ("? En el caso de derecos absolutos, es decir, aquellos que se pueden e>ercer respecto de cualquier persona de %orma arbitraria, no ay
abuso, por e>" En el matrimonio 'art"11(-: la acción de partición en la comunidad, cualquiera de los comuneros puede, en cualquier abuso, por e>" En el matrimonio 'art"11(-: la acción de partición en la comunidad, cualquiera de los comuneros puede, en cualquier
momento, pedir la división de la cosa com;n, acción de partición: en la sociedad de personas8 cualquiera de los socios puede renunciar y se momento, pedir la división de la cosa com;n, acción de partición: en la sociedad de personas8 cualquiera de los socios puede renunciar y se
disuelve la sociedad: en materia ereditaria, con la cuarta de libre disposición, el testador puede de>ar una cuarta parte de sus bienes a disuelve la sociedad: en materia ereditaria, con la cuarta de libre disposición, el testador puede de>ar una cuarta parte de sus bienes a
quien quiera" quien quiera"
))

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
dolosamente un dereco es un delito o cuasidelito civil sometido a las reglas generales, toda ve$
que los derecos deben ser e>ercidos sin malicia y con la diligencia debida"
#ay Códigos Civiles que contemplan la idea de abuso del dereco e&plícitamente como el e>ercicio
de un dereco con el sólo propósito de da.ar a un tercero '<lemania y H!&io por e>"- La
>urisprudencia e&tran>era y cilena tambi!n an nutrido de abundante >urisprudencia la materia
)
"
En el Código civil cileno ciertas normas están inspiradas en esta idea, por e>" las del art",)5 y
(110" 7i anali$amos el Código de 6rocedimiento Civil, en el art"(*0 que se re%iere a las medidas
pre>udiciales precautorias y art")+/ en relación al e>ecutante encontramos e>emplos caros de ello"
La responsabilidad a que de lugar el abuso de derecos es siempre e&tracontractual, aun cuando
el dereco que se e>erció abusivamente derivara de un contrato"
6ara seguir avan$ando en el tema tenemos que partir se.alando que ay derecos absolutos,
respecto de los cuales resulta imposible cali%icar su e>ercicio de abusivo" 7on e>emplo de estos
derecos absolutos los de los art"11(, 51) B95, *5), ,)(, 11*), 141/ etc" 6or lo tanto cuando
ablamos de e>ercicio abusivo debemos entenderlo siempre re%erido a los derecos relativos"
La sanción al abuso del dereco normalmente será una indemni$ación" 6ero en otros casos abrá
sanciones di%erentes, como la nulidad 'art"(110-, una obligación de acer 'art",)5-, etc"
D# LA1 PR#1U;CI=;#1 D# CULPA/ILIDAD
< %in de %acilitar la posición de la víctima de un delito o cuasidelito civil, nuestro Código presume,
en ciertos casos, la culpabilidad" En estos casos, la víctima no necesita probar la culpa de la
persona cuya responsabilidad se presume" Le bastará acreditar los ecos de los cuales la ley
deriva la presunción" Establecidos esos ecos, queda establecida la culpa y la relación de
causalidad con el da.o" La persona cuya culpabilidad se presume, debe probar que empleó la
debida diligencia o cuidado, que el eco provino de un caso %ortuito a>eno que no le es imputable
o que no e&iste relación de causalidad entre su culpa y el da.o"
2.@Presunciones de res"onsa)ilidad "or el hecho "ro"io '<rt"(4(,-"
La >urisprudencia a sostenido que esta norma es simple repetición del art (41)" La doctrina en
cambio la e&plica como un caso de presunción de culpabilidad" <sí lo demostraría la e&presión
Dpor regla generalD con que comien$a y que signi%ica una alusión a las presunciones de
culpabilidad de los arts" (4(0 a (4(*, en la intención de re%erirse a casos análogos que pudiese
aber omitido" Tambi!n lo demostraría la e&presión DpuedaD 'todo da.o que pueda"""D-, lo que
signi%ica que el legislador da por establecido que aun no e&istiendo una relación de imputabilidad
per%ecta, atribuye culpabilidad 'Ddeberá ser reparado por estaD-, lo que sólo puede ser entendido
en el conte&to de una presunción de culpabilidad" <demás, los e>emplos que enumera este artículo
se re%ieren a situaciones que por sí solas son demostrativas de culpabilidad" 6or ;ltimo, no es
dable suponer que el legislador ubiera querido repetir sin ninguna utilidad el artículo (41)"
En el %ondo, el art (4(, constituye una presunción de culpabilidad en situaciones en las que el
da.o proviene de actividades caracteri$adas por su peligrosidad" La presunción procede en
cualquier caso en que el eco que causó el da.o, sea por su naturale$a o por las circunstancias
en que se reali$ó, sea ra$onablemente imputable a malicia o negligencia de una persona, ya que
4 4
En Francia ay >urisprudencia que a aceptado demandas de indemni$ación por abuso de derecos cuando el due.o o morador de un En Francia ay >urisprudencia que a aceptado demandas de indemni$ación por abuso de derecos cuando el due.o o morador de un
inmueble e&cede el límite ordinario que nace de las relaciones de vecindad, no obstante que un establecimiento cuente con todas las inmueble e&cede el límite ordinario que nace de las relaciones de vecindad, no obstante que un establecimiento cuente con todas las
autori$aciones legales o municipales" 7e an aceptado tambi!n demandas indemni$atorias por e>ercicio abusivo de acciones >udiciales o de autori$aciones legales o municipales" 7e an aceptado tambi!n demandas indemni$atorias por e>ercicio abusivo de acciones >udiciales o de
recursos legales o de%ensas sin %undamento, culpable o dolosamente e>ercidas o invocadas" <lessandri sostiene que tratándose de acciones recursos legales o de%ensas sin %undamento, culpable o dolosamente e>ercidas o invocadas" <lessandri sostiene que tratándose de acciones
penales in%undadas, sólo procedería la demanda indemni$atoria si la acción penal a sido previamente declarada calumniosa por el Tribunal penales in%undadas, sólo procedería la demanda indemni$atoria si la acción penal a sido previamente declarada calumniosa por el Tribunal
del Crimen 'art (11 Código 6enal-" En Cile ay >urisprudencia que no lo e&ige como prerrequisito" La doctrina %rancesa a se.alado que si del Crimen 'art (11 Código 6enal-" En Cile ay >urisprudencia que no lo e&ige como prerrequisito" La doctrina %rancesa a se.alado que si
una uelga o un cierre obedecen a móviles políticos o dolosos a>enos a la de%ensa de los legítimos intereses empresariales o laborales, ay una uelga o un cierre obedecen a móviles políticos o dolosos a>enos a la de%ensa de los legítimos intereses empresariales o laborales, ay
abuso de dereco" abuso de dereco"

)4

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
la denotan en ra$ón de que ordinariamente ese tipo de ecos provienen de malicia o
negligencia"
#ay ecos que dentro de las probabilidades umanas es ra$onable atribuirlos a dolo o culpa"
#ecos que por sí solos denotan alg;n grado de culpa o dolo: que de otra %orma no se e&plican"
On coque de trenes, la caída de un ascensor, son ecos cuya ocurrencia denota malicia o
negligencia de alguien" 7e presume esa negligencia dado que por su naturale$a Dpueden
imputarseD a malicia o negligencia, más que DimputarseD a alg;n caso %ortuito o %uer$a mayor" En
todo caso, la enumeración de casos que ace el art (4(, es meramente e>empli%icadora
'D"""especialmente"""D-"
El e%ecto de la presunción consiste en que en ecos que se encuentren en esta situación, la
víctima del da.o sólo tendrá que probar el eco y se presumirá la culpabilidad y la relación
causal" En los casos se.alados en los Bos 1, ( y 4 del art (4(,, bastará con probar los ecos
materiales allí descritos"
En la Ley del Transito ay varios casos de presunción de culpabilidad por eco propio 'arts" 1/0,
1/4 y 1/+-"
3.@Presunciones de cul"a)ilidad "or el hecho a$eno
6or regla general una persona sólo responde de sus propios delitos o cuasidelitos o de los
cometidos por la persona de quien se es eredero '(41+-" 6ero e&cepcionalmente se responde
tambi!n de los delitos o cuasidelitos cometidos por personas que están ba>o la propia dependencia
o cuidado" La vigilancia o cuidado puede nacer de ecos voluntarios o por disposición de la ley"
En este ;ltimo caso encontramos las normas de los arts" (1,, (((, (/+ y (//" En estricto rigor, se
trata de responsabilidad por un eco propio cual es la %alta de diligencia o cuidado en la
vigilancia"
En nuestro Código, la responsabilidad por el eco a>eno, constituye un principio aplicable en
todos los casos en que una persona tiene a otra ba>o su dependencia o cuidado, no obstante se
trate de una situación no prevista e&plícitamente en el art (4(0"
Esta norma contempla una enumeración no ta&ativa, como se deduce de la e&presión DasíD que
signi%ica Den consecuenciaD, esto es, como e>emplos de aplicación de la regla enunciada en el
inciso primero"
6ara que aya lugar a la responsabilidad por el eco a>eno se requiere8
a- Vínculo de subordinación o dependencia entre dos personas" Ona correlación de autoridad?
obediencia" Ese vínculo debe probarlo la víctima '1+,*-, aunque en los casos especialmente
previstos en el art (4(0 y (4((, bastará con probarse la situación prevista en la ley" <ora bien,
puede ocurrir que no e&istiendo o no probándose vínculo, aya una responsabilidad por una
persona distinta al autor del eco material" 7i una persona de>a abierto su automóvil con las
llaves puestas y entra un ni.o, lo eca a andar y provoca un accidente, el due.o del auto es
responsable pues a incurrido en un eco 'propio- culpable"
La sola relación de mandato no implica en modo alguno el vínculo" 6or el sólo eco del mandato,
el mandatario no se alla ba>o cuidado del mandante" 6uede que e&ista el vínculo, pero no por el
sólo eco del mandato sino por alg;n tipo de relación paralela" <ora bien" 7i el mandatario
act;a por orden del mandante o en cumplimiento de instrucciones del mandante, o el mandante
a participado en el delito o cuasidelito, el mandante será responsable, pero será responsabilidad
por eco propio"
b- Kue el vínculo de subordinación o dependencia sea de dereco privado" 3e lo contrario, se
podrán aplicar normas constitucionales para acer e%ectiva la responsabilidad del Estado o de la
Hunicipalidad, pero un %uncionario p;blico no está ba>o dependencia o cuidado del respectivo
organismo p;blico"
)5

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
c- Kue tanto el civilmente responsable como el subordinado o dependiente tengan capacidad para
ser e&tracontractualmente responsables" 7i el subordinado era incapa$, no ay responsabilidad del
guardián sino en el conte&to del art (41,, esto es, si ay y se le prueba culpa al guardián"
d- Kue el subordinado cometa actos ilícitos" Ello revela de parte del guardián una %alta a su deber
de vigilancia"
e- Kue la víctima 'el actor- logre acreditar la culpabilidad del subordinado 'esta culpabilidad no se
presume: ay que probarla-"
El e%ecto de las presunciones de culpabilidad por el eco a>eno, consiste en que cumplidos los
requisitos anteriores se presume legalmente la culpabilidad del guardián y el vínculo causal entre
esa culpa y el da.o" 6or ello, no será necesario acreditar la culpa del guardián" 6ero !ste puede
e&imirse de responsabilidad probando aber actuado con la debida diligencia '(4(0 inciso %inal-"
<ora bien, la responsabilidad por eco a>eno no e&tingue la responsabilidad del autor del eco
material" <mbas responsabilidades subsisten" La víctima podrá demandar con>unta o
separadamente a cualquiera de ellas la reparación del da.o" Ona ve$ que el civilmente
responsable paga la reparación, tiene una acción de reembolso en contra del subordinado en los
t!rminos del art (4(5" Frente a esta demanda, el subordinado no podrá alegar que ubo descuido
del guardián, pues el legislador no a contemplado tal e&cepción sino que al contrario, parte de la
base que si el guardián pudo ser condenado %ue porque de su parte ubo %alta al deber de
vigilancia"
La acción de reembolso no procederá si el autor del da.o obró por orden del civilmente
responsable, o en cumplimiento de sus instrucciones, o es un demente, un in%ante o un menor de
1+ a.os que obró sin discernimiento"
La presunción de culpabilidad de los arts" (4(0 a (4(( sólo procede si el da.o lo a
e&perimentado un tercero que no sea ni el propio subordinado ni otro guardián que sea civilmente
responsable"
En la responsabilidad por el eco a>eno, la víctima sólo la podrá acer e%ectiva de quien en
concreto tenía ba>o su dependencia y cuidado al autor del ilícito en el caso concreto" 7i el da.o lo
provocó un alumno estando en el Colegio, no podrá demandar al empleador o al padre" 6ero al
padre o madre podrá siempre demandarlos en el conte&to del art (4(1 'cualquiera sean las
circunstancias del caso, con tal que el ilícito conocidamente provenga de la mala educación o de
los ábitos viciosos que el padre o madre a de>ado adquirir al i>o-"
Casos ( funda'en!os
La res"onsa)ilidad del "adre ( en su defec!o de la 'adre I343J inc. 3o. "or los hechos
de los hi$os 'enores &ue ha)i!an en la 'is'a casa, se sustenta en la potestad paterna
'aplicable a %iliación legítima" natural o adoptiva-, que impone un deber de educación y cuidado
que se presume se concreta más e%ica$mente si el i>o menor abita en la misma casa"
La responsabilidad es primordialmente del padre pues a !l está particularmente subordinado el
i>o '(1, y (((-" La madre sólo será responsable a %alta del padre, esto es, cuando la tuición o
cuidado personal le aya sido otorgado por ley 'muerte natural o presunta del padre, divorcio,
nulidad o separación, casos en los cuales la tuición corresponde a la madre- o por sentencia
>udicial 'cuando el padre es declarado inábil para e>ercer el cuidado personal-" 7i un e&tra.o o un
pariente que no sea padre o madre tienen al i>o ba>o su dependencia o cuidado, tambi!n se
aplica la responsabilidad por eco a>eno, pues se aplica el principio general del inciso primero del
art (4(0" Luego, tambi!n es responsable el padre o la madre simplemente ilegítimos si tienen
ba>o su cuidado al menor"
Es necesario que se trate de un menor 'est! o no emancipado-" 6ero debe ser un menor ba>o
cuidado del padre o madre" Bo lo estará y por tanto no se aplica la regla, si el menor de edad
contrae matrimonio 'aunque siga abitando en la misma casa-" En tal caso no se aplicará la regla
de responsabilidad por eco a>eno, pero no por aber cesado la patria potestad 'la
)6

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
responsabilidad por eco a>eno no se %unda en la patria potestad sino en la potestad paterna-
sino por aber cesado el deber de vigilancia y cuidado" 7i el menor e>erce un empleo, o%icio,
pro%esión o industria, y en e>ercicio de ellos comete el delito o cuasidelito, los padres no son
responsables pues el menor se mira en tal caso como mayor de edad '()+-" 7i el menor es
dependiente, aprendi$ o criado, y comete el ilícito estando ba>o cuidado del empleado, artesano o
amo, los padres no son responsables aunque el i>o sea menor y viva en la misma casa que los
padres, salvo en el conte&to del art (4(1"
7i el menor no abita en la misma casa cesa la responsabilidad de los padres aun cuando en el
eco el i>o est! igualmente ba>o cuidado de ellos y no ba>o cuidado del internado o de los
adultos de la casa donde vive" Lo anterior, sin per>uicio que puede acreditarse culpa personal del
padre o madre en el eco de que el i>o est! viviendo %uera de su casa sin la vigilancia
adecuada"
La ;nica manera de que el padre o madre se e&imieran de responsabilidad es a trav!s de la
e&cusa del art (4(0 inciso %inal" 7erá necesario probar la imposibilidad 'a lo imposible nadie está
obligado- de aber podido evitar el eco con la autoridad que su respectiva calidad le con%iere y
el cuidado que su calidad le prescribe, atendidas todas las circunstancias de eco del caso en
particular"
6ero si se acredita por la víctima o aparece del e&amen del proceso que el ilícito cometido por el
menor provino conocidamente de la mala educación o de los ábitos viciosos que les an de>ado
adquirir sus padres, estos no podrán e&imirse de responsabilidad8 su responsabilidad por un
eco propio será ine&cusable" Bi siquiera probando que el menor no vive en la casa o que en el
caso concreto el eco se produ>o estando el menor ba>o cuidado de su colegio o de su
empleador, por e>emplo, pues no obstante ese deber de vigilancia general, a quedado
demostrada una relación de causalidad con la mala educación o ábitos viciosos generados por los
padres"
La res"onsa)ilidad de los !u!ores o curadores "or los hechos de sus "u"ilos '(4(0 inc"
4o- se %unda en la obligación del tutor o curador de cuidar de la persona del pupilo '4)0-" 6ero se
e&ige que viva ba>o dependencia y cuidado del tutor o curador, aunque no abite en la misma
casa" Esta responsabilidad no e&istirá si el pupilo vive ba>o dependencia o cuidado de otras
personas, o si en el eco estaba ba>o cuidado o dependencia de su empleador '(4((- o si se
trata de un curador ad>unto, de bienes o especiales, puesto que estos curadores no cuidan de la
persona del pupilo"
Esta responsabilidad tambi!n puede cesar probando el tutor o curador que en el caso concreto, no
obstante aber estado ba>o su cuidado le %ue imposible evitar el eco con la autoridad y el
cuidado que su respectiva calidad le con%iere y prescribe"
La res"onsa)ilidad de los $efes de cole%ios ( escuelas "or los hechos u o'isiones de sus
disc0"ulos co'e!idos 'ien!ras es!-n )a$o su cuidado '(4(0 inc" 5o-, se %unda en la
obligación gen!rica de los >e%es de colegios o escuelas de mantener la debida disciplina en el
respectivo establecimiento" 7e re%iere a cualquier rector, director o quien aga sus veces, de
cualquier establecimiento de educación o ense.an$a" El discípulo puede serlo de cualquier edad o
naturale$a, pero debe tratarse de un ilícito reali$ado por !ste mientras está ba>o cuidado del >e%e
del establecimiento" <demás, es necesario que se trate de un ilícito que no diga relación estricta
con una eventual obligación de seguridad precisa engendrada por el contrato educacional" La
víctima debe serlo otro discípulo o un tercero" Cesa esta responsabilidad si el >e%e del
establecimiento prueba que no ubo culpa de su parte toda ve$ que no pudo evitar el eco con la
autoridad y el cuidado que su respectiva calidad le con%iere y prescribe '(4(0 Inc" %inal-"
La res"onsa)ilidad de los ar!esanos Iar! 343J inc. Ko. "or el hecho de sus a"rendices
'ien!ras es!-n )a$o su cuidado, se %undamenta tambi!n en una presunción de la in%racción del
deber de vigilancia que supone el legislador a%ecta al artesano" 7e re%iere a cualquier persona que
e>er$a lucrativamente un o%icio mecánico" La víctima debe ser otro aprendi$ o un tercero" Tambi!n
)*

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
cesa la responsabilidad del artesano si prueba que no ubo culpa de su parte dado que con la
autoridad y el cuidado que su respectiva calidad le con%iere y prescribe no abría podido impedir el
eco" 'art (4(0 in %inal-"
La res"onsa)ilidad de los e'"resarios "or los il0ci!os co'e!idos "or sus de"endien!es
'art (4(0 inc" 5o- se %unda igualmente en la %alta al deber de vigilancia en que se presume a
incurrido el empresario" Gbligado a velar por que sus dependientes no causen da.os y a tomar por
lo mismo las medidas necesarias para ello, dado que se allan ba>o sus órdenes y dirección, es
natural presumir que si alg;n da.o se produce, es porque esa vigilancia no se e>erció
adecuadamente o las medidas adoptadas %ueron insu%icientes"
Esta responsabilidad es de muy %recuente aplicación práctica y es la que se invoca en aquellos
casos en que se demanda indemni$ación en contra de una empresa por ecos de alg;n
traba>ador" Están a%ectos a esta responsabilidad los empresarios, esto es, toda persona natural o
>urídica, incluso empresas del Estado, %iscales o municipales, puesto que aun cuando el propietario
de la empresa sea el Estado o una Hunicipalidad, ellos act;an, al respecto, como su>etos de
dereco privado" El ilícito a de aber sido cometido por un dependiente, esto es, por cualquier
persona que se desempe.e ba>o las ordenes de otra, aun cuando no sean órdenes directas" Bo es
necesario que tenga una relación laboral" El m!dico que presta sus servicios usualmente en una
Clínica, aunque no tenga contrato de traba>o con ella, es dependiente en la medida en que queda
sometido a una reglamentación que para !l es vinculante"
6ero es necesario que el ilícito se aya cometido mientras el dependiente estaba ba>o cuidado del
empresario 'mientras se alle en servicio- y que la víctima sea otro dependiente o un tercero" 7i
la víctima es el propio dependiente que provocó el eco, no cabe aplicar el art (4(0 sino la ley de
accidentes de traba>o o, en caso de ser inaplicable !sta, la normativa com;n de responsabilidad
contractual o e&tracontractual" Tambi!n cesa la responsabilidad del empresario si prueba que con
la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad le con%iere y prescribe no ubiera podido
impedir el eco"
La res"onsa)ilidad de los a'os "or los il0ci!os de sus criados o sirvien!es '(4((- sólo
tiene lugar cuando el ilícito se desarrolla en el e>ercicio de las %unciones que le son propias" Bo es
responsable si el ilícito se desarrolla %uera del ámbito de las %unciones propias" <quí el
%undamento no es la in%racción del deber de vigilancia sino la culpa in eligiendo o in vigilando del
amo" El su>eto responsable por el eco a>eno es cualquier persona natural o >urídica que tiene a
un empleado dom!stico ba>os sus órdenes y dependencia" 7e supone que mientras el criado o
dependiente desarrolla sus propias %unciones, las posibilidades del patrón de evitar el da.o son
mayores por cuanto no sólo tiene un deber de vigilancia gen!rico sino uno especí%ico que dice
relación con el modo de e>ercer, el criado o dependiente, sus respectivas %unciones" Buestra
>urisprudencia sin embargo a e&tendido este caso a otros tipos de dependientes, con%undi!ndolo
con el caso de los empresarios "
El amo no es responsable si el ilícito tiene lugar %uera de los que son las %unciones propias del
criado o dependiente, aun cuando lo e>ecute estando ba>o cuidado o a su servicio"
Esta responsabilidad cesa si el amo prueba que el criado o sirviente e>erció sus %unciones de un
modo impropio que !l no tenía el modo de prever o impedir usando el cuidado ordinario y la
autoridad competente '(4((-" E>erce sus %unciones de un modo impropio el criado o sirviente que
contraviene o desobedece las órdenes de su patrón" 6ara que el patrón quede e&imido de
responsabilidad es necesario que pruebe que ese modo impropio de e>ercer las %unciones no
emana de alg;n grado de negligencia del patrón"
En leyes especiales ay otros casos adicionales de responsabilidad por el eco a>eno" <sí, en la
ley del tránsito, en el Código <eronáutico, en la ley de abusos de publicidad,"""
)+

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
4.@ Presunciones de cul"a)ilidad "or el hecho de las cosas
7e re%iere a situaciones en las que un ob>eto que pertenece o está al servicio de una persona
causa un da.o" 7e %unda en que el propietario o el que se sirve de una cosa debe vigilarla y
mantenerla en estado de que no cause da.o" Luego, si la cosa produce da.o se presume que %ue
culpa de su propietario o de quien se está sirviendo de ella"
a. Res"onsa)ilidad "or el hecho de los ani'ales. 343L.
El su>eto responsable es el due.o de un animal o el que se sirve 'directamente o a trav!s de
dependientes- del animal 'sea que tenga como título para servirse de !l un dereco real o
personal, o no tenga título alguno-, cuando el animal produce un da.o" Esto, aunque el animal se
aya soltado o e&traviado 'la soltura o e&travío denota per se una culpa-" 7i el animal es %iero y
no reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio, el responsable es el que lo tenga
'(4(/-" El su>eto responsable puede ser persona natural o >urídica" La ley no distingue" El
%undamento es la %alta de vigilancia o imprudencia en que se presume a incurrido el due.o o el
que se sirve del animal a>eno" En el caso del art (4(/ la imprudencia que se presume consiste en
tener un animal peligroso e in;til"
La persona que se sirve de un animal a>eno, obligada a indemni$ar el da.o provocado por el
animal, carece de acción de reembolso en contra del due.o del animal, salvo que acredite que el
da.o sobrevino por una calidad o vicio del animal que el due.o, con mediano cuidado o prudencia
debió conocer o prever, y de que no le dio conocimiento '(4(+ inc" (o-" Es necesario que el due.o
no aya comunicado el vicio o de%ecto, pese a estar obligado a acerlo" 6or tal motivo, no podría
intentar esta acción de reembolso el ladrón o en general el que se sirve del animal sin
consentimiento del due.o, dado que en tal caso no e&iste para !ste la obligación de comunicar el
vicio o de%ecto del animal" 7i el animal estaba sirviendo con>untamente al due.o y a un tercero,
serán ambos solidariamente responsables" '(41/-"
En el caso del que tiene un animal %iero de que no se reporta utilidad para la guarda o servicio de
un predio, el da.o será imputable al que lo tenga y sin acción de reembolso" La naturale$a misma
del animal acía evidente los riesgos8el propietario ninguna responsabilidad tiene, por tanto" 7i
son animales bravíos o salva>es, mientras sigan siendo res nullius, no cabe acer e%ectiva la
responsabilidad del art (4(+" 6ero ello, sin per>uicio que pueda aber alguna suerte de
responsabilidad por eco propio"
El da.o provocado por un animal tiene que ser consecuencia de alguna acción del animal" 7i el
animal a desempe.ado un rol pasivo, si sólo a sido ocasión del da.o, como si una persona en
la noce tropie$a con un perro dormido y se cae, o un animal muerto en pudrición provoca
per>uicios, no se aplicarán estas normas" El responsable será la propia víctima o quien de>ó el
animal muerto en estado de putre%acción" Tampoco se aplicarán estas normas si se trata de da.os
provocados por la inadecuada conducción del animal" En este caso, la responsabilidad es del
conductor"
6or otra parte, no se aplicarán estas normas sino las de la responsabilidad contractual, si la
persona que su%re el da.o causado por el animal es el comprador, arrendatario, depositario,
comodatario o cualquier contratante que lo utilice en virtud de alg;n contrato que imponga la
obligación de seguridad o de responder por los vicios ocultos"'1*+1, 1,4(, 1,44, 1,4), (015,
(1,(, ((45-" La presunción de responsabilidad tampoco se aplica si la víctima es el propio animal
'7avatier- o si no a e&istido propiamente una obligación de seguridad, como en el caso de un
transporte ben!volo, gratuito, no contractual 'Ha$eaud-"
La responsabilidad del art (4(+ cesa si el due.o del animal, o quien se sirve de !l prueban que la
soltura o e&travío o da.o no se debió a culpa suya o del dependiente encargado del animal" Bo le
es necesario probar caso %ortuito o %uer$a mayor" Le bastará acreditar que no pudo evitar el eco
pese a aber tomado las precauciones ordinarias para evitar el da.o" 6ero en el caso del art (4(/,
ay una presunción de dereco8no admite prueba alguna en relación a caso %ortuito o %uer$a
mayor o a aber empleado alg;n grado de diligencia o cuidado"
)"

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
). Res"onsa)ilidad "or la ruina de un edificio. ar! 3434.
El su>eto civilmente responsable es el due.o de un edi%icio" El eco es la ruina 'caída o
destrucción más o menos generali$ada ?no sería ruina por e>emplo un incendio, la caída de un
ascensor,"""?- de un edi%icio 'construcción en general- acaecida por aberse omitido las necesarias
reparaciones o por aber %altado de otra manera al cuidado de un buen padre de %amilia" Cabría
agregar un vicio de la construcción 'art (4()-" 'Bo se incluyen ruinas provocadas por
bombardeos, terremotos,"""-"
Esta responsabilidad se %unda en la presunción de culpabilidad que signi%ica el tener un edi%icio en
estado de provocar ruina" 6ero si la víctima es uno de los vecinos, sólo e&istirá responsabilidad si
ubiere precedido noti%icación de una denuncia de obra ruinosa 'art ,4)-"
Los tribunales del %ondo son soberanos para apreciar si se omitieron las necesarias reparaciones o
si ubo vicio en la construcción" En cambio, la Corte 7uprema puede conocer en casación 'por ser
cuestión de dereco- si acaso se %altó o no al cuidado de un buen padre de %amilia"
En caso de omisión de reparaciones o %alta del cuidado de un buen padre de %amilia, responde el
actual due.o 'art (4(4- cualquiera sea su naturale$a y aunque el obligado por la ley o por
contrato a acer las reparaciones aya sido otro 'usu%ructuario, usuario, abitador, arrendatario,
comodatario, acreedor anticr!tico,"""-, sin per>uicio de ?si procediere seg;n las reglas generales?
repetir contra el responsable de aber de>ado de acer las reparaciones" 7i son varios los due.os,
ay responsabilidad simplemente con>unta '(4(4 inc (o-" Bo es solidaria 'e&cepción al art (41/-"
Esta responsabilidad puede invocarla el vecino sólo si precedió noti%icación de la denuncia de obra
ruinosa ',4)-" 7i no es vecino, podrá invocarla en todo caso, en la medida en que no est! ligada
legal, cuasicontractual o contractualmente" El comprador, el comodatario, el arrendatario, el
posadero, el usu%ructuario, el usuario, el abitador, no podrían invocar esta responsabilidad sino
las normas sobre responsabilidad contractual"
El due.o sólo puede e&imirse de responsabilidad probando que el da.o se produ>o e&clusivamente
'aplicando la teoría de la equivalencia de las condiciones- por caso %ortuito o %uer$a mayor, o por
culpa de la víctima o de un tercero de quien el due.o no responde"
En caso de vicios de la construcción, responde ante el due.o y terceros, sean o no vecinos, el que
como empresario, ingeniero, arquitecto o constructor, se encargó de su e>ecución 'arts (004,
regla 4a, (00) y (4()-" 3entro del concepto de vicios de la construcción, se comprenden los
vicios de suelo y los vicios de los materiales '(004 regla 4a en relación a (4()-" @especto del que
contrató el edi%icio, la responsabilidad es contractual, por lo que la culpa se presumirá" @especto
de todos los demás, es e&tracontractual, por lo que deberá probarse que el da.o a sido
ocasionado por una ruina proveniente de un vicio de la construcción"
6ara que el constructor quede e&imido de responsabilidad, es necesario que pruebe que la ruina
no %ue en absoluto consecuencia de los vicios de la construcción sino que e&clusivamente 'teoría
de la equivalencia de las condiciones- de caso %ortuito o %uer$a mayor"
c. Res"onsa)ilidad "or una cosa &ue cae o es arro$ada de la "ar!e su"erior de un
edificio I3437."
@esponden todas las personas que abitan la misma parte del edi%icio, y la indemni$ación se
dividirá entre todas ellas, a menos que se pruebe que el eco se debe a culpa o dolo de alguna
persona e&clusivamente, en cuyo caso será responsable esta sola" El %undamento es la culpa o
dolo en que se presume an incurrido los abitantes de la parte del edi%icio de donde cayó o %ue
arro>ada una cosa" Cuando la cosa cae, ay responsabilidad por el eco de las cosas" 7i la cosa
es arro>ada, ay responsabilidad por el eco a>eno" 6ero en ambos casos la responsabilidad es
comple>a, pues cuando la cosa es arro>ada de la parte superior de un edi%icio, la responsabilidad
no sólo recae sobre el autor del eco sino sobre todos los que abitan la misma parte del
edi%icio: de modo que quienes en el eco no participaron del acto de arro>ar la cosa, responden
de un eco a>eno"
4,

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
Es necesario que la cosa que cae no sea parte de la construcción 'no sea una te>a, una
cornisa,"""-, pues en tal caso abría ruina y se sometería a las reglas de la ruina" 7i la cosa es
arro>ada, aunque sea parte de la construcción, no sería ruina, pues la ruina supone una acción
pasiva en que elementos de una construcción caen sin que intervenga de un modo inmediato la
mano del ombre" Es necesario que el edi%icio est! abitado, toda ve$ que la responsabilidad
a%ecta a quienes lo abitan" Concretamente, a quienes abitan la misma parte del edi%icio,
siempre que sean capaces de delito o cuasidelito" 3e las que se allen al cuidado o servicio de
otra, responderá !sta, sin per>uicio de su responsabilidad personal"
La responsabilidad presunta que establece el art (4(* cesa si el demandado prueba que la cosa
cayó por un caso %ortuito o %uer$a mayor, que el eco se debió a culpa e&clusiva de la víctima o a
culpa o dolo de un tercero, sea o no abitante del edi%icio" En este ;ltimo caso, la responsabilidad
recaerá sobre este tercero ;nicamente '(4(*-"
LA ACCIE; D# R#1P=;1A/ILIDAD D#LICTUAL D CUA1ID#LICTUAL CIVIL
Es una acción patrimonial 'trans%erible, transmisible, renunciable, embargable, transable, personal
?sólo puede reclamarse del autor del da.o? y mueble 'porque persigue una reparación
pecuniaria-"
El titular de la acción es quien a su%rido o teme un da.o" 7i se trata de un da.o contingente que
amena$a a personas determinadas ',4(- la acción corresponde a estas" 7i amena$a a personas
indeterminadas ',)* y (4(*-, ay acción popular '(444-" 7i en cambio se trata de un da.o
reali$ado, la acción corresponde e&clusivamente al que lo su%rió, a su eredero, cesionario,
legatario" 7i los per>udicados son varios, todos ellos tienen dereco a la indemni$ación"
En el caso de da.o en las cosas, la acción corresponde a todos los que tengan sobre ella o
respecto de ella un dereco real o personal que resulte lesionado por el delito o cuasidelito
'(415-" En el caso de da.o material en las personas, puede demandar indemni$ación la víctima
inmediata o directa del delito o cuasidelito" <demás, y en %orma independiente 'aun en caso de
que a la primera le aya bene%iciado una sentencia o est! involucrada en una transacción-, las
víctimas indirectas que a consecuencia del da.o en otro su%ren 'por repercusión- un per>uicio
pecuniario 'lucro cesante-"
Estas ;ltimas deben acreditar un inter!s legitimo y acreditar un per>uicio cierto" Bo puede
demandar el concubino de la di%unta, aunque esta lo sustentara" Bo puede demandar el que tenía
dereco de alimentos %rente al di%unto si no los percibía en vida"
En el caso de da.o moral en las personas, pueden demandar su reparación la víctima inmediata o
directa y los que sin tener esa calidad su%ren tambi!n una lesión pro%unda y verdadera en su
ánimo o espiritualidad" Contrariamente a lo que a sostenido nuestra >urisprudencia, el da.o
moral ay que acreditarlo siempre, sólo que cuando el o%endido es pariente cercano de una
víctima, la prueba será más %ácil, toda ve$ que se go$ará de Dpresunciones >udicialesD" 6ero todas,
rebatibles" Es decir, si el demandado logra acreditar que la muerte del i>o o del padre o del
cónyuge BG C<O7X LE7IGB, pese al vínculo, el >ue$ no debe acoger la demanda indemni$atoria"
El demandante debe acreditar que su da.o %ue producto de la lesión a un inter!s legítimo" 3e aí
que la doctrina niegue lugar a la posibilidad que demande da.o moral un concubino por la muerte
de la concubina o viceversa"
Las acciones de cada o%endido son independientes, toda ve$ que se trata de o%endidos
independientes" Bo ay solidaridad activa entre ellas" 6ueden e>ercerse las acciones separada o
con>untamente, pero en este ;ltimo caso el >ue$ deberá %i>ar un monto para cada víctima" La
transacción o la renuncia a la acción indemni$atoria 'aunque sea de parte de la víctima principal o
directa- no a%ecta a las demás acciones" Tampoco produce cosa >u$gada respecto a los demás
eventuales demandantes"
4(

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
La acción indemni$atoria es transmisible a título universal o a título singular" En el caso de da.o
en las cosas, ello se desprende del art (415" En el caso de da.o en las personas, se desprende de
la aplicación de los principios generales que reglan la sucesión por causa de muerte"
La doctrina %rancesa a sostenido que si la víctima del delito o cuasidelito %alleció
instantáneamente, los erederos sólo podrían demandar indemni$ación a título personal por el
da.o personal que les pudo aber acarreado esa muerte" Bo podrían demandar como erederos
de una acción indemni$atoria del causante porque al aber %allecido coetáneamente con el delito o
cuasidelito, la acción no se abría alcan$ado a incorporar a su patrimonio 'Sosserand y Jaudry?
Lacantinerie-" 7i la víctima directa muere aunque sea instantes despu!s del delito o cuasidelito, se
incorpora a su patrimonio la acción por el da.o material 'da.o emergente o lucro cesante- y por el
da.o moral, esto es, por el su%rimiento 'agonía, dolores %ísicos, da.o moral al ver que de>ará a
parientes, ante el temor a la muerte,"""- la que transmite a sus erederos" Estos, además de esta
acción, tendrán la propia, en la medida en que además ayan e&perimentado un da.o material o
moral de tipo personal"
Tiene enorme importancia distinguir entre la acción e>ercida como eredero de aquella e>ercida
por dereco propio" En el primer caso, la responsabilidad podrá ser contractual"En el segundo
caso, la responsabilidad que se invoca será siempre e&tracontractual aunque el causante aya
e&perimentado una responsabilidad perseguible contractualmente"'7avatier-" El eredero podrá
demandar a título personal el resarcimiento de su propio da.o moral, aun provocado por que el
o%ensor incumplió respecto del causante una obligación contractual, pero su demanda será de
resarcimiento e&tracontractual, dado que el eredero BOBC< E7TOVG VIBCOL<3G
CGBT@<CTO<LHEBTE CGB EL GFEB7G@"
La acción indemni$atoria es trans%erible por acto entre vivos" 'En Francia se estima que la acción
indemni$atoria por da.o moral sería intrans%erible en ra$ón de una norma que permite la cesión
de todas las acciones a e&cepción de las ligadas e&clusivamente ligadas a la persona del
cedente-" 6ero no podrían los acreedores e>ercerla mediante subrogación 'la acción oblicua en
nuestro dereco ?a di%erencia del %ranc!s? es e&cepcional-"
Las personas >urídica pueden demandar indemni$ación de per>uicios pero sólo por da.o material
directo o indirecto" Ona o%ensa a su reputación o a su buen nombre sólo podría ser resarcido si
tuviere consecuencias pecuniarias en el ente >urídico, sin per>uicio de que un menoscabo en el
nombre o prestigio de la persona >urídica puede indirectamente provocar un da.o moral en sus
socios, asociados,""" pero en tal caso el actor será la persona natural per>udicada"
El su>eto pasivo de la acción de responsabilidad e&tracontractual es el que provocó el da.o y sus
erederos 'art (41+-, y e&cepcionalmente el tercero civilmente responsable y el que sin ser
cómplice recibe proveco del dolo a>eno, pero sólo asta concurrencia del proveco, y sus
erederos"
Es autor todo el que contribuye al ilícito, sea como autor propiamente tal, como cómplice o
encubridor" Es tambi!n autor el que se aproveca del dolo a>eno conoci!ndolo"
6uede tambi!n perseguirse la reparación en el patrimonio del que caucionó las responsabilidades
%uturas del autor del ilícito" 6ero no podría intentarse en contra de !l la acción indemni$atoria" Ella
tendría que intentarse en contra de alg;n autor o responsable"
Tambi!n puede intentarse la acción en contra del tercero civilmente responsable"
Tambi!n puede intentarse la acción en contra del tercero que sin ser cómplice reporta proveco
del dolo a>eno, pero en tal caso sólo asta concurrencia del proveco"
6or ;ltimo, puede intentarse la acción en contra de los erederos de cualquiera de los antes
mencionados" En contra de cada uno a prorrata de su cuota ereditaria, a menos que se aya
impuesto a un eredero 'art 15(+ Bo )-, pero en tal caso el actor no está obligado a seguir esa
disposición testamentaria y mantiene su dereco accionar en contra de los erederos a prorrata"
En contra de los legatarios, en cambio, no podría intentarla el actor sino en la medida en que se
aya impuesto esa carga testamentariamente '110)- a alg;n legatario" 6ero a;n así, el actor
puede desestimar esa disposición testamentaria y accionar en contra de los erederos"
4!

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
La acción puede intentarse en contra de una persona >urídica" 7i !sta se disuelve antes de reparar
el da.o, y la liquidación de sus bienes está pendiente, la acción se dirigirá en contra del liquidador
o contra todos sus miembros"
7i un delito o cuasidelito a sido cometido por dos o más personas 'como autores, cómplices o
encubridores-, serán solidariamente responsables de todo per>uicio 'art (41/-" 6ara que esto
ocurra es preciso se trate de un mismo y ;nico delito o cuasidelito" 7e producen los e%ectos de
cualquier solidaridad pasiva '1511, 151), (51,, 15(4-" El coautor que en de%initiva paga toda la
indemni$ación, tiene acción en contra los otros, para lo cual queda subrogado en el lugar del
acreedor '15((, 1+10 Bo 4- para accionar en contra de cada uno de ellos por partes iguales 'en
silencio de la ley-"
La responsabilidad derivada de un delito o cuasidelito no será solidaria8
a-En caso de da.os causados por la ruina de un edi%icio '(4(4 inc (o-"
b-En caso de cosas que caen o son arro>adas desde la parte superior de un edi%icio '(4(*-"
La acción para perseguir la responsabilidad e&tracontractual la e>ercerá su titular, pero si es
%allido, la e>ercerá el síndico, salvo que se trate de da.o moral, en cuyo caso sólo el a%ectado
puede e>ercer la acción" 6ero ingresado al patrimonio un monto por indemni$ación de da.o moral,
es embargable y pasa a repetirse entre la masa de acreedores"
7i el delito o cuasidelito civil lo es tambi!n penal, la víctima elegirá entre el Tribunal civil y el
penal, salvo que la acción tenga por ob>eto la restitución de una cosa o su valor, en cuyo caso sólo
podrá e>ercerse la acción ante el Tribunal penal" 7i se trata de un delito o cuasidelito
e&clusivamente civil, o si la responsabilidad penal se e&tinguió por muerte del culpable, amnistía u
otra causa con anterioridad a su interposición, deberá perseguirse la responsabilidad ante el
Tribunal civil"
6ero si la e&istencia del delito o cuasidelito penal a de ser el %undamento preciso de la sentencia
civil o tiene en ella in%luencia notoria, el Tribunal civil podrá suspender asta la terminación del
proceso penal"
E>ecutoriada la sentencia penal, si es condenatoria, produce cosa >u$gada en lo civil" 7i se trata
de una sentencia absolutoria o de sobreseimiento de%initivo, sólo producen cosa >u$gada en lo civil
cuando se %unda en que no e&iste el eco material que dio motivo a %ormar la causa, o a sido
%ortuito o casual o imputable e&clusivamente a culpa o imprudencia de la víctima, o no ay
relación alguna entre el eco que se investiga y la persona acusada, o no e&isten en autos
prueba alguna de culpabilidad en contra del inculpado" Esa cosa >u$gada de la resolución penal
produce e%ectos no sólo respecto de quienes %ueron partes del proceso penal sino erga omnes"
Cualquiera puede invocar ese e%ecto, aunque no aya sido parte del proceso" <demás, en estos
casos no le será lícito al Tribunal civil tomar en consideración pruebas o alegaciones incompatibles
con lo resuelto o con los ecos que le sirven de necesario %undamento" 7i la sentencia
absolutoria o de sobreseimiento de%initivo se %unda en la e&istencia de circunstancias e&imentes
de responsabilidad criminal, o en no e&istir delito o cuasidelito penal, no produce cosa >u$gada en
materia civil"
Las sentencias dictadas en materia civil no producen, por regla general, cosa >u$gada en materia
penal, salvo las sentencias dictadas en las cuestiones pre>udiciales civiles" La sentencia %irme
absolutoria recaída en el >uicio en el que se e>ercitó la acción civil, no es, por tanto, obstáculo para
el e>ercicio de la acción penal correspondiente, siempre que se trate de delitos de acción p;blica"
En los de acción privada, el e>ercicio de la acción civil sin e>ercer a la ve$ la penal, importa la
e&tinción de la acción penal"
#*!inción de la acción
4)

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
7e e&tingue por cualquier modo de e&tinguir las obligaciones, como pago, novación, compensación
'salvo el 1++( Bo (-, con%usión, remisión, transacción, prescripción,""" La e&tinción de la acción
penal por indulto, amnistía, muerte del reo,""" no e&tinguen la acción civil"
La acción civil puede ser renunciada" Como las renuncias son e&cepcionales y no pueden
presumirse, la renuncia a la acción penal no debe interpretarse como renuncia a la acción civil"
Los e%ectos de la renuncia son relativos e&clusivamente a quien renunció 'art ), C"6"6"-"
La acción tambi!n puede e&tinguirse por desistimiento '15/ C"6"C"-, por transacción '()), CC y
50 C"6"6"-" La transacción no de>ará de ser válida si con posterioridad ay sentencia de
sobreseimiento de%initivo o sentencia absolutoria" 3e todas maneras la transacción tuvo causa8la
incertidumbre" La transacción, en todo caso, producirá e%ectos relativos '()+1- y generará el
e%ecto de cosa >u$gada '()+0-"
En cuanto a la prescripción, de cuatro a.os, corre desde la comisión del ilícito y no desde la
provocación del da.o '(44(-" #ay pla$os especiales ',50 en relación al ,40 a ,4+, ,4* a ,)( y
,)5 del CC-" La prescripción de ) a.os no se suspende en %avor de las personas enumeradas en el
art (50, '(5()-, pero sí se interrumpe '(51*-" La reserva de acciones eca en el proceso penal
signi%ica que de todos modos la prescripción correrá desde la perpetración del delito o cuasidelito
pero queda en suspenso mientras dure el proceso penal y asta su terminación, tanto respecto del
autor directo como del tercero civilmente responsable"
LA R#PARACI=; D#L DAH=
@eparar un da.o es acerlo cesar, restablecer las cosas e&istente al tiempo del delito o
cuasidelito" 3e aí que la reparación debe, en principio, ser en especie" 6ero tambi!n puede ser en
equivalente" P de eco en mucos casos no puede sino ser en equivalente"
La reparación es en especie cuando consiste en la e>ecución de actos o en la adopción de medidas
que agan desaparecer el da.o en sí mismo, siempre que esos actos o medidas no sean la mera
cesación del estado de cosas ilícito creado por el delito o cuasidelito" 3ebe ir más allá de la simple
alteración del orden >urídico producido por el eco ilícito"
La reparación es en equivalente cuando ante la imposibilidad de acer desaparecer el da.o, se
procura para la víctima una compensación o satis%acción"
La ley no obliga a que la indemni$ación deba ser en especie o en equivalente: tampoco establece
que en equivalente sólo pueda serlo en subsidio de la reparación en especie" Todo depende de lo
que se demande" 7i el actor pide una reparación en especie, el >ue$ no podría ordenar en
equivalente ni aunque la reparación en especie %uera imposible" El >ue$ en tal caso debe reca$ar
la demanda" 3e lo contrario estaría incurriendo en ultra?petita"
Buestro Código contempla varios casos de reparación en especie ',4(, ,45, (4(*-" Leyes
especiales tambi!n, como la ley de abusos de publicidad" En general, si se solicita por el actor, el
>ue$ puede ordenar la reali$ación de los actos que pare$can pertinentes y que ayan sido
solicitados, conducentes a acer cesar el per>uicio" 7i el condenado no cumple, la víctima podría
recurrir a cualquiera de las vías previstas en el art 1554"
La reparación en equivalente se produce cuando el da.o es materialmente irreparable o se opone
a ello alg;n obstáculo legal" <sí, un establecimiento comercial que %unciona con la debida
autori$ación, si provoca per>uicios, no podría aber una reparación en especie 'clausura- dado que
se opondría a la separación de los poderes: pero sí podría decretarse una indemni$ación
'reparación en equivalente-"
En Cile el recurso de protección a ampliado en el eco las posibilidades de una Dreparación en
especieD rápida, que por la vía de un >uicio ordinario sería impensable"
La reparación en equivalente consiste, de ordinario, en una indemni$ación pecuniaria" El actor
puede pedir un sólo monto o una renta vitalicia o temporal" 7i a pedido de una %orma y el >ue$ le
da pero de otra %orma, no abría ultrapetita8 ni abrá otorgado más de lo pedido ni se abrá
pronunciado sobre aspectos no sometidos a su decisión" El >ue$ tiene tambi!n libertad para
determinar desde cuando se deberá la renta o la %orma de cálculo del rea>uste o intereses" 6ero
no podría precisar como %eca del delito o cuasidelito una anterior a la se.alada por el actor, ni
44

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
podría obligar al demandado que rinda una caución para asegurar el pago de aquello en que se le
condenare8 %allaría ultra?petita" <unque lo normal en la reparación en equivalente es la
pecuniaria, el actor podrá tambi!n solicitar y obtener una reparación en equivalente no pecuniaria"
El monto de la reparación deberá ser de tal naturale$a que repare completamente el da.o
provocado"
Esto signi%ica que para la determinación del monto deberá estarse a la e&tensión del da.o y no a
la gravedad del eco" <sí, la culpabilidad de agente no a%ecta al monto" La reparación BG E7 OB<
6EB<" 7in embargo, en la práctica, más por ra$ones de equidad que por ra$ones estrictamente
>urídicas, los tribunales suelen considerar aspectos como la culpabilidad, con%irmándose en gran
medida la tesis que sostiene que la reparación civil tiene algo de pena privada, evidenciándose
esa naturale$a a trav!s de m;ltiples mani%estaciones, como la motivación sicológica que lleva a
demandar 'no sólo obtener una reparación sino tambi!n el ánimo de vengan$a, de ver al o%ensor
condenado a reparar o indemni$ar-"
6or otra parte, la reparación comprende todo el per>uicio su%rido por la víctima que sea una
consecuencia necesaria y directa del delito o cuasidelito" Comprende tanto el da.o emergente
como el lucro cesante, distinción que la >urisprudencia a entendido aplicable tanto en materia
contractual como en lo e&tracontractual, dado el eco de que la reparación debe ser CGH6LET<
'(441-"
En la reparación del lucro cesante, eso sí, debe considerarse la no obtención de utilidades
realmente probables: no podría considerarse la no obtención de un lucro ipot!ticamente posible,
pero no probable" <sí, la sola e&istencia de un título pro%esional no abilitaría al Tribunal para
estimar un lucro cesante si no se acredita que a la %eca del ilícito que de>ó a la víctima en la
imposibilidad de desarrollar una actividad lucrativa, ella estuviera e>erciendo e%ectivamente la
pro%esión en t!rminos de ameritar una apreciación del lucro cesante como la que supondría el
aberse interrumpido un e>ercicio activo de la pro%esión"
La reparación comprende tanto los per>uicios previstos como los imprevistos" El art 155* que
reduce la indemni$ación de los per>uicios imprevistos sólo al caso en que aya abido dolo es
inaplicable en materia e&tracontractual, toda ve$ que en materia e&tracontractual todo da.o es
por naturale$a imprevisto" Esta tesis es prácticamente unánime en la doctrina"
La reparación debe equivaler al da.o" El actor no podría demandar una suma superior al da.o
provocado, a prete&to de que el ilícito signi%icó para el o%ensor un enriquecimiento"
Ello, por cuanto para aplicar el principio del enriquecimiento sin causa es preciso que un
enriquecimiento sin causa tenga un ne&o causal con un empobrecimiento recíproco" P a la inversa,
no podría el demandado pretender una reducción de la indemni$ación, prete&tando que el ilícito
no le signi%icó un proveco o sólo le reportó un proveco mínimo en relación a lo que se demanda
'sobre la base del da.o provocado-" En cambio, si el ilícito a signi%icado al o%endido, además de
un per>uicio, paralelamente un bene%icio, el monto se determinará reba>ando del da.o ocasionado
el proveco paralelamente obtenido"
< veces, por mandato legal, la reparación debe ser in%erior al da.o" P otras veces, la ley ordena
una indemni$ación superior al da.o 'Dpenas privadasD-" Esto ;ltimo ocurrirá, %recuentemente,
cuando el da.o es ín%imo pero el eco en sí es grave" '1/1, 11/4, ,+), 1(5+, ,)0, 1(41, *0,-"
La reparación puede ser compensatoria o moratoria" Esto ;ltimo ocurrirá cuando el retardo en
satis%acer a la víctima le aya ocasionado a esta un da.o" 6ero no será necesario constituir en
mora al demandado8 el sólo eco del delito o cuasidelito lo obliga a indemni$ar los per>uicios
moratorios"
En el momento de determinar el monto de la reparación, el >ue$ deberá considerar circunstancias
ob>etivas y sub>etivas en la precisión del monto" 6ero no podrá considerar 'aunque en el eco los
tribunales lo acen- la %ortuna de la víctima y del o%ensor"
7i con posterioridad a la noti%icación de la demanda pero con anterioridad a la sentencia el da.o
aumenta o disminuye, el >ue$ sólo podrá considerar esos aumentos o disminuciones si son
consecuencia del da.o" 6ero en ning;n caso podrán establecer una cantidad di%erente a la
demandada a menos que el actor se lo aya permitido" 3e lo contrario abría ultrapetita"
45

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
<ora bien, si lo que a ocurrido no es una variación del da.o sino una variación del V<LG@ del
da.o, como si suben los precios de las cosas destruidas o a consecuencia de una elevada in%lación
ay un rea>uste más elevado de las remuneraciones, el >ue$ deberá considerar esas variaciones"
Tras la e>ecutoriedad de la sentencia, las variaciones en el da.o o en el valor del da.o no podrían
ameritar una revisión de lo resuelto"
El >ue$, al regular el monto de la indemni$ación, considerará tambi!n si de parte de la víctima
ubo o no culpa, puesto que en caso a%irmativo debe reducir su monto" '(440-" La culpa de la
víctima no e&ime de responsabilidad al autor del da.o, pero obliga al >ue$ a reducir el monto de la
indemni$ación" < menos que el da.o sea EXCLO7IV<HEBTE por culpa de la víctima" En tal caso, !l
soporta el da.o en su totalidad"
En caso que la víctima sea una persona incapa$ de responsabilidad delictual o cuasidelictual
'in%ante, demente o menor de 1+ a.os si se estima que obró sin discernimiento-, el art (440 es
inaplicable"
El art (440 es tambi!n aplicable a los erederos o cesionarios de la víctima que se e&puso
imprudentemente al da.o: pues son sus continuadores legales" 6ero tratándose de personas que
demanden a su propio nombre el propio da.o e&perimentado, les es inoponible a título de
>usti%icación para una reducción del da.o el art (440, esto es, la culpa de la víctima" El art (440
es aplicable sólo si esos terceros que e&perimentaron un da.o personal actuaron tambi!n con una
culpa personal 'un padre demanda indemni$ación por el atropellamiento de su i>o de corta edad,
causada por un vaículo mientras el i>o >ugaba imprudentemente en la calle a la vista del padre:
la indemni$ación a %avor del padre está su>eta a reducción por imprudencia: pero la indemni$ación
a la madre no-"
En caso de da.os y culpas reciprocas, cada una de esas partes tendrá dereco a la reparación del
da.o su%rido, previa la reducción que proceda, con prescindencia del otro" 6or otra parte, las
culpas no se compensan ni purgan recíprocamente, como lo establece en materia penal el art )40
del Código 6enal" Todo lo cual no obsta, sin embargo, a que una ve$ %i>adas las indemni$aciones,
se compensen con arreglo al dereco com;n"
La reparación que el Tribunal ordene pagar carecerá de pre%erencia" P el >ue$ no podrá obligar al
condenado a constituir alguna caución para garanti$ar el pago" El cr!dito del o%endido es valista"
7in embargo, ay e&cepciones, como las indemni$aciones que competen a la mu>er, al i>o de
%amilia o al pupilo contra el marido, el padre o madre de %amilia, y el tutor o curador,
respectivamente, por culpa o dolo en la administración de sus bienes '()*4-"
Del c>'ulo de inde'nizaciones
Huco se a discutido en la doctrina acerca del problema del c;mulo de indemni$aciones" MTiene
dereco la víctima a demandar una reparación de la Compa.ía de 7eguros y además del o%ensorN
7upongamos que a consecuencia de la muerte de su padre, el i>o 'o%endido moralmente y por
lucro cesante pensión alimenticia que de>a de recibir?- recibe una erencia, o de usu%ructuario
para a ser propietario pleno" #ay un bene%icio, es cierto, pero ello no le impediría demandar, dado
que esos bene%icios no tienen por %in reparar el da.o sino que simplemente encuentran en el
eco causante del da.o la ocasión de generarse"
7upongamos aora que la Compa.ia de 7eguros no repara el per>uicio sino asta cierto monto
'in%erior en el eco al monto del per>uicio producido-" Badie discute que la víctima podría
demandar por el complemento"
El problema se plantea cuando la reparación del tercero 'en el e>emplo, la Compa.ía de 7eguros-
es completa" M6odría demandar de todos modos la víctima al o%ensorN
Onos sostienen que sí, dado que no es >usto que el autor del da.o se bene%icie con la prestación
dada por el tercero" Ello importaría bene%iciar al autor del da.o con el espíritu de previsión de la
víctima y autori$ar al o%ensor a bene%iciarse invocando los e%ectos de un contrato respecto del que
no a sido parte" 7in embargo, creemos que admitir el c;mulo no signi%icaría vulnerar el principio
del e%ecto relativo de los contratos, puesto que lo que ace el o%ensor al pretender e&imirse de la
46

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
obligación indemni$atoria no es e&igir el cumplimiento del contrato 'eso sólo lo puede acer el
tercero ?en el e>emplo, la Compa.ía de 7eguros?- sino sólo #<CE@ 6@E7EBTE KOE E7E
CGBT@<TG EXI7TE P KOE 7O7 EFECTG7 #<B 7I3G ESECOT<3G7"
Gtros sostienen que no, puesto que signi%icaría para la víctima un enriquecimiento sin causa" 7in
embargo, creemos que no abría en este caso enriquecimiento sin causa" 3e eco la causa
e&iste y no se divisa ning;n inconveniente para que un delito o cuasidelito sea motivo de
enriquecimiento para la víctima si ay un título o causa para ello"
Gtros, en %in, sostienen que lo decisivo para resolver el problema es precisar si acaso las
prestaciones que la víctima recibe del tercero son e%ectivamente una reparación o no" 7i lo son, no
podría la víctima demandar del o%ensor porque un da.o no puede ser reparado dos veces" 7i no
constituyen reparación, no abría inconveniente en demandar al o%ensor"
En los seguros de da.os, se a estimado inadmisible el c;mulo, porque la prestación repara
e%ectivamente el da.o su%rido por la víctima asegurada y el pago de la indemni$ación proveniente
del seguro no puede ser motivo de enriquecimiento '51/ y 554 C de Comercio-" En cambio en los
seguros de personas 'accidentes personales que a%ecten a la vida o a la integridad síquica o
corporal-, el c;mulo es per%ectamente admisible, toda ve$ que la prestación del organismo
asegurador no tiene por ob>eto reparar el da.o" El da.o es sólo el evento estipulado para acerse
e&igible la indemni$ación" Tanto así que el asegurador queda obligado a una determinada
indemni$ación %rente al evento, independiente del monto del da.o o incluso de la e&istencia
misma de da.os" El mismo criterio de los seguros de personas es aplicable a las pensiones8 estas
se pagan independientes del da.o o aunque no e&iste da.o e incluso si el eco es enteramente
accidental 'no es imputable a un tercero-"
Tambi!n podría acumularse la indemni$ación a la recepción de dádivas, socorros caritativos, """sea
que ayan sido suministrados por un tercero, o por el empleador de la víctima"
MTiene el tercero que pagó a la víctima alg;n tipo de acción contra el autor del da.oN Bo, porque
entre la prestación del tercero y el eco ilícito no ay relación de causalidad8aquella no tiene por
causa el delito o cuasidelito sino el contrato, la ley o la relación >urídica que une a la víctima con el
tercero" El eco ilícito es sólo la ocasión para que esa prestación se mani%ieste 'prueba de ello es
que de no mediar la norma legal o el vinculo esa prestación no será e&igible aunque aya abido
eco ilícito y a la inversa, dado el eco, aunque no se le tipi%ique como delito o cuasidelito, la
víctima tiene dereco a la prestación-" <demás, el tercero que paga la prestación no su%re por ello
un per>uicio" Hal podría estimarse como per>uicio cumplir con una obligación contractual o legal"
En el caso de una compa.ía de seguros, la situación es muy especial" El contrato es para la
compa.ía un negocio, a;n asumiendo el pago de los siniestros" Hal podría ablarse de que el pago
de la indemni$ación constituye un per>uicio" 7in embargo, en los seguros de da.os, el asegurador,
interesado en la conservación de la cosa asegurada, puede demandar indemni$ación al autor del
siniestro '554 C de Comercio-"
6ero %uera de este caso, el tercero no podría demandar al o%ensor sino e>erciendo acciones o
derecos de la víctima, que !sta voluntariamente le aya cedido o en ra$ón de alguna
subrogación" Esta subrogación u obligación de ceder acciones podría aberse pactado en el
contrato" Bada impediría una cláusula de esa naturale$a"
7i el autor del da.o se a asegurado %rente a las responsabilidades que el da.o le imponga para el
evento de producirse, Mpuede la víctima dirigirse directamente contra el asegurador para la
indemni$ación, o más bien sólo podrá accionar contra el o%ensor, quien acciona a su ve$ contra el
aseguradorN En principio, la víctima sólo puede accionar contra el o%ensor, pues el valor de seguro
pertenece al o%ensor, no a la víctima" La víctima es, respecto al seguro, un tercero"
Causas e*i'en!es de res"onsa)ilidad
El autor de un da.o puede no estar obligado a indemni$ar por no aber abido culpa o dolo
'e&imentes de responsabilidad- o por aberse estipulado su irresponsabilidad 'clausulas de
irresponsabilidad-" En el primer caso no ay delito ni cuasidelito civil" En el segundo sí, pero no
indemni$able"
Los principales casos de e&imentes de responsabilidad civil podrían sinteti$arse como sigue8
4*

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
a. Caso for!ui!o o fuerza 'a(or I5K."
3ebe ser a>eno, imprevisto 'cuando no ay ra$ón alguna para creer en su reali$ación- e
insuperable o irresistible 'que no sea posible evitar sus consecuencias-" Es necesario que el caso
%ortuito o la %uer$a mayor sean la causa ;nica del da.o" 7i es una causa entre otras, de tipo
imputable, el da.o sería indemni$able 'equivalencia de las condiciones-"
Bo debe con%undirse el caso %ortuito o la %uer$a mayor con la ausencia de culpa" Bo siempre será
necesario que el agente pruebe que ubo caso %ortuito o %uer$a mayor" 6odrá acreditar que no
incurrió en culpa y quedará e&imido de responsabilidad aunque no aya e&istido en absoluto un
caso %ortuito" <sí se desprende de los arts (4(0, (4(( y (4(+ que autori$an al tercero civilmente
responsable, al due.o del animal o a quien se sirve de !l para e&onerarse de responsabilidad
probando su ausencia de culpa, sin necesidad de tener que probar alg;n caso %ortuito"
#ay casos en que el caso %ortuito no e&ime de responsabilidad, como el art (4(/ 'animal %iero que
no reporta utilidad para la guarda o servicio de un predio- o en el Código <eronáutico los da.os
producidos en la super%icie por la aeronave"
). Violencia f0sica o 'oral"
#abría que aplicar como criterios el art 1)5+ y las normas de e&imentes de responsabilidad penal"
c. Cu'"li'ien!o de una orden dada "or una au!oridad le%0!i'a"
En este punto ay que aplicar normas especiales aplicables a cada caso seg;n la naturale$a del
vínculo"
d. Le%0!i'a defensa"
En general podría decirse que sería necesario que la agresión %uera ilegítima, que no aya
precedido provocación de parte del agente y que la de%ensa sea proporcionada al ataque"
e. #s!ado de necesidad"
<unque en principio podría sostenerse que el espíritu del legislador %ue e&cluirlo como e&imente de
responsabilidad civil '*)/, (1/* Bo 4-, sin embargo, debería considerarse como e&imente de
responsabilidad civil cuando un ombre normal, colocado en la misma situación del agente del
da.o, abría obrado en id!ntica %orma" En tal caso, tal conducta no sería cali%icable de negligente
o dolosa sino de natural '7avatier, 3emogue-"
f. #l hecho de un !ercero
7ea o no ilícito, es causal e&imente de responsabilidad, siempre que dico tercero no sea una
persona de cuyos actos responda el demandado y que ese eco constituya la causa e&clusiva del
da.o" 7i el eco del tercero es lícito, si no ubo en el tercero culpa o dolo, el eco se considera
como caso %ortuito y por ende la víctima soporta todo el da.o" 7i es ilícito, la víctima tendrá acción
contra el tercero de acuerdo a las reglas generales"
%. La cul"a e*clusiva de la v0c!i'a"
Cuando es la causa e&clusiva del da.o es causa e&imente de responsabilidad" 7i no es causa
e&clusiva pero sí concomitante, autori$a a una reducción '(440-" La causa es e&clusiva en relación
al da.o sea cuando no ubo culpa del demandado o bien cuando abiendo e&istido culpa, no ay
relación causal entre la culpa del demandado y el da.o 'un tipo se suicida lan$ándose a las ruedas
de un automóvil que circula a e&ceso de velocidad8 no ay relación causal entre el e&ceso de
velocidad y la muerte, dado que de todos modos se abría producido si el automóvil ubiera
circulado a velocidad reglamentaria ?e>emplo de Ha$eaud-"
Tambi!n se a entendido que ay culpa e&clusiva de la víctima cuando incurre en ecos que de
acuerdo a la ley están proibidos por ra$ones de prudencia, estableci!ndose a priori que de
reali$arse esos actos, el da.o que pueda sobrevenir no es indemni$able"
En relación a lo anterior, la doctrina %rancesa a elaborado la teoría de la aceptación de los riesgos
por parte de la víctima" Esta aceptación de los riesgos no e&ime de responsabilidad al agente 'un
ombre prudente debe abstenerse de acer correr un riesgo a otro aunque !ste ;ltimo se lo pida
4+

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
o lo incite a ello- 6ero sí autori$a a una reducción '(440-" 6ero para que ello ocurra, debe tratarse
de ecos intrínsecamente riesgosos o peligrosos: tales que por su naturale$a, su sola reali$ación
e&ponga a un da.o probable" Bo basta pues que se tenga conocimiento de la posibilidad de un
da.o, dado que en el %ondo todo acto a;n el más ino%ensivo? es susceptible de comportar alg;n
riesgo"
h. Las in'unidades de los parlamentarios por las opiniones que mani%iesten en el desempe.o
de sus %unciones 'Constitución 6olítica-, o de los ministros de la Corte 7uprema por los da.os que
causen por inobservancia de las leyes de procedimiento o denegación o torcida administración de
>usticia 'C"G"T"-, o las reproducciones %ieles que los medios de comunicación agan de
determinadas in%ormaciones 'ley de abusos de publicidad-"
i. #l error o el en%aBo de que pudo aber sido ob>eto el agente, y que lo movieron a actuar sólo
lo e&imirá de responsabilidad si no ubo de su parte culpa en aber incurrido en ese error o caído
en ese enga.o"
Las cl-usulas de irres"onsa)ilidad o de res"onsa)ilidad a!enuada
En cuanto a las cláusulas de irresponsabilidad o de responsabilidad atenuada, act;an en el ámbito
de la responsabilidad e&tracontractual a priori" Ona cláusula a posteriori en virtud de la cual el
agente de un da.o producido es relevado de responsabilidad o esta es limitada, es en realidad una
renuncia o una transacción"
<demás, es necesario que el eco da.oso no consista en el incumplimiento de una obligación
contractual, legal o cuasicontractual, lo que nos ale>aría del ámbito de lo e&tracontractual"
Las cláusula de irresponsabilidad en materia contractual son válidas '15)/ inc" %inal, arts"1*4,,
1*5,, 1,4), (015 inc"(9, (()/-, en la medida en que no impliquen condonación anticipada de
dolo o culpa grave"
En materia e&tracontractual, ay quienes le niegan valide$ '6laniol, Jaudry ?Lacantinerie- y
quienes le reconocen valide$ 'Sosserand, 3emogue, 7avatier, Ha$eaud-" 6ero aun aceptando su
valide$, ello tiene algunas limitaciones"
6rimero, no podrían implicar condonación anticipada de dolo o culpa grave" 7egundo, tales
clausulas no podrían tener cabida en los da.os a las personas, puesto que estas están %uera del
comercio umano" 6or eso en lo contractual el art (015 permite e&imir al acarreador de
responsabilidad por la carga pero no en los pasa>eros" Tercero, ay casos en que la ley resta
valide$ a las clausulas e&imentes de responsabilidad, como en materia de accidentes de traba>o8
las indemni$aciones en tal caso son irrenunciable"
CA1=1 #1P#CM?IC=1 D# R#1P=;1A/ILIDAD A</I#;TAL,
R#1P=;1A/ILIDAD <NDICA D D# L=1 F=1PITAL#1
D #ATRAC=;TRACTUAL D#L #1TAD=
R#1P=;1A/ILIDAD P=R DAH= AL <#DI= A</I#;T#
R%i'en de Res"onsa)ilidad de la Le( de /ases del <edio A')ien!e
El medio ambiente es un bien particularmente preciado" 7in ir más le>or recientemente <l Eore
nos mani%estaba los problemas que los da.os al medio ambiente están ocasioonando a nivel
planetario, sobre todo con el recalentamiento de la tierra"
Le>os están los días en que este bien >urídico preciado Ael medio ambienteC tenía una peque.a
alusión sólo en el art",4/ del Código civil contenida dentro de los interdictos posesorios donde se
se.ala que Aninguna prescripción se admitirá contra las obras que corrompan el aire o lo agan
4"

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
conocidamente da.osoC, oy no sólo tiene protección constitucional 'art"1, B9* C6E- sino un
cuerpo de leyes especial la Ley BI 1,"400, sobre Jases Eenerales del Hedio <mbiente que
establece un r!gimen Eeneral de responsabilidad en caso de producirse da.os al medio ambiente"
En e%ecto, la ley conceptuali$a el da.o ambiental como Atoda perdida, disminución, detrimento o
menoscabo signi%icativo in%erido al medio ambiente o a uno o más de sus componentesC 'art"(I,
letra e-"
En materia de responsabilidad ambiental es muy di%icil regular a trav!s del traspaso del costo de
contaminar mediante el empleo de la t!cnica contractual, generalmente Ylo sabemos? quien
contamina no es la parte >urídicamente más d!bil sino aquella que se encuentra en situación de
%uer$a económica y social, generalmente una gran industria que general enormes utilidades y
empleos"
6or lo mismo el dereco medio ambiental es una disciplina de regulación p;blica, o donde al
menos el inter!s p;blico prima por sobre el inter!s privado"
< pesar de ello, el ob>etivo que tiene la responsabilidad e&tracontractual en este punto es de
caracter privado, en el sentido que ella mira a la indemni$ación del da.o privado in>ustamente
su%rido por la víctima con ocasión de un accidente medioambiental"
7i se quiere, la responsabilidad civil cumple un rol preventivo en la medida en que sabe el
contaminador que por ese da.o será condenado al pago de una indemni$ación determinada
congruente no sólo con el da.o privado generado sino con el impacto ambiental producido, lo que
desincentivaría, al menos en teoría, la producción de da.os, %omentando el control y cuidado del
medio ambiente"
6ues bien, si revisamos la ley de bases del medio ambiente vemos que el sistema de
responsabilidad por el que se optó es el su)$e!ivo, %undado en el dolo o culpa del demandado o
contaminador, lo que podría parecer incongruente a la lu$ de lo %ácil que resultaría regular vía
responsabilidad ob>etiva las personas o sociedades propietarias de industrias contaminantes o
riesgosas en t!rminos de poder producir da.os al medioambiente"
7in embargo al leer el art"4I de la ley vemos que Atodo el que culposa o dolosamente cuse da.o al
medio ambiente, estará obligado a repararlo materialmente, a su costo, si ello %uere posible, e
indemni$arlo en con%ormidad a la leyC"
La misma ley en todo caso establece una "resunción de res"onsa)ilidad 'culpa- en caso de
acreditarse in%racción o norma de calidad ambiental, normas de emisiones, planes de prevención o
descontaminación o normas protección, preservación o conservación ambientales, establecidas en
leyes o reglamentos, siempre que se acredite relación de causa y e%ecto entre la in%racción y el
da.o producido 'art"5(-"
6or lo tanto cuando estamos en presencia de da.o ambiental causado por dolo o culpa, la ley
otorga dos acciones, la Oacción inde'niza!oria ordinariaP, que tiene por ob>eto reparar el
per>uicio causado a la persona directamente a%ectada, ( la Oacción a')ien!alP o de
restauración, que tiene por ob>eto reparar materialmente el medio a%ectado, en tanto ello %uere
posible 'lo anterior es sin per>uicio de la acción posesoria o interdicto especial al que se aludió en
el art",4/ y de la acción constitucional de protección o recurso de protección-"
Titulares del e>ercicio de esta acción
La acción ordinaria debe interponerla ;nicamente la persona natural o >urídica "er$udicada"
En cambio, la acción ambiental puede ser e>ercida 'además de la persona natural o >urídica que
aya su%rido el da.o-, por las 'unici"alidades por ecos acaecidos en sus respectivas comunas
( el #s!ado, por intermedio del Conse>o de 3e%ensa"
En estos casos, la ley articula una especie de acción popular, al establecer que cual&uier
"ersona puede requerir a la municipalidad en cuyo ámbito se desarrollan las actividades que
causan el da.o, para que !sta dedu$ca, en su representación, la acción ambiental"
La municipalidad tiene un pla$o de )5 días para anali$ar la presentación y responder"
La negativa debe constar en resolución %undada noti%icada al requirente por carta certi%icada"
5,

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
La %alta de pronunciación determina la responsabilidad solidaria de municipalidad por los
per>uicios que el eco denunciado causare al requirente 'art" 5)-"
Tratándose de la acción ambiental, la ley dispone que no se admitirá la pluralidad de
demandantes, por lo que, deducirá la acción por uno de los posibles actores, no podrán
interponerla los restantes, que deberán acceder al pleito sólo como terceros" En tal caso, para los
e%ectos del art"(4 del C6C, se presume que las municipalidades y el Estado tienen inter!s actual
en los resultados del >uicio 'art"5), inc"1I-"
El cumplimiento cabal e íntegro de las obligaciones impuestas por planes de prevención o
descontaminación es considerado una causal de e&oneración %rente al e>ercicio de la acción
ambiental 'no así de la acción indemni$atoria ordinaria-, salvo que el da.o provenga de causas no
contempladas en el respectivo plan 'art"55-"
Es competente el >ue$ de letras en lo civil del lugar en que se origine el eco que causa el da.o,
o el del domicilio a%ectado, a elección de !ste ;ltimo 'art"+0-" 7e aplica el procedimiento sumario,
con algunas normas especiales relativas a la prueba pericial 'art"+1-"
Finalmente la acción ambiental y la indemni$ación prescriben en el pla$o de cinco a.os, que se
cuenta desde la mani%estación evidente del da.o 'art" +4-"
Todo este sistema es considerado el r!gimen general, sobre el cual deben aplicarse con
pre%erencia las regulaciones establecidas en leyes especiales" <simismo, en lo no previsto en la
Ley de Jases Eenerales del Hedio <mbiente recupera vigencia el titulo XXXV del libro IV del
Código Civil 'art"51-"
Entre las regulaciones especiales que establecen responsabilidad ob>etiva por da.o al medio
ambiente, y que deben aplicarse con pre%erencia al sistema sub>etivo de la Ley de Jases, se
encuentran los @egímenes de responsabilidad por da.os nucleares, por uso de pesticidas
'3L"455/Z1,*1 sobre protección agrícola- y por derrame al mar de idrocarburos, el primero y el
;ltimo que pasamos a revisar aora, siguiendo con ello te&tualmente el traba>o del pro%esor #"
Corral T", complementado con E" Jarros J"
Res"onsa)ilidad "or daBos ;ucleares
La Ley BI 1*"40(, de ( de mayo de 1,*), Ley de seguridad nuclear, establece en sus arts"), y
siguientes un esquema ob>etivo de responsabilidad"
La responsabilidad compete al que tenga a calidad de e*"lo!ador de una ins!alación, "lan!a,
cen!ro, la)ora!orio o es!a)leci'ien!o nuclear, lo que consta en la licencia o autori$ación
dada por la comisión de Energía Buclear 'art"50-"
7i son varios los e&plotadores responsables, y no puede precisarse la parte que compete a cada
uno, la ley establece la responsabilidad solidaria de todos ellos 'art"54-"
La responsabilidad se impone tambi!n al !rans"or!ador de sus!ancias nucleares y a los
'ani"uladores de desechos radioac!ivos, y sin son varios, se aplica igualmente
responsabilidad solidaria 'art" 5)-"
La responsabilidad es ob>etiva 'art" ),-, por lo que el e&plotador responde incluso del caso %ortuito
y de la %uer$a mayor 'art"5+-, aunque se reconoce como causas de e&oneración el con%licto
armado e&terior, insurrección o guerra civil, si el accidente nuclear se debe a ellas 'art"5+-"
Como responsabilidad ob>etiva que es la ley creyó conveniente regular ob>etivamente tambi!n los
montos de las indemni$aciones" En e%ecto, la responsabilidad tiene un límite8 por cada accidente
nuclear el e&plotador responderá asta un má&imo de /5 millones de dólares estadounidenses
'art"+0-" <demás, se establece la obligación de todo e&plotador de caucionar su responsabilidad
mediante la contratación de seguros o la constitución de garantías, por el límite má&imo 'arts"+( y
ss"-"
5(

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
La acción para reclamar por el da.o nuclear prescribe en el pla$o de 10 a.os, el que se cuenta
desde la %eca en que ocurre o se denuncia por un inspector el accidente nuclear" 6ero se admite
que el demandante pueda modi%icar su demanda en ra$ón de la agravación del da.o su%rido, asta
el momento de dictarse sentencia de%initiva de segunda instancia 'art" ++-"
7obre la misma materia, puede verse tambi!n el art" IV de la Convención de Viena so)re
Res"onsa)ilidad Civil "or DaBo ;uclear, de (1 de mayo de 1,+4, publicada en 3" G%icial del *
de mar$o de 1,,0, y el art" ,I de la Convención so)re 1e%uridad ;uclear de Viena, de (0 de
septiembre de 1,,), publicada en el 3iario G%icial de 4 de >unio de 1,,/"
DaBos "or derra'e al 'ar de Fidrocar)uros u o!ras sus!ancias con!a'inan!es.
La Ley de Bavegación, 3L" ((((, de 41 de mayo de 1,/*, establece un r!gimen de
responsabilidad ob>etiva que a%ecta solidariamente al due.o, armador u operador a cualquier título
de la nave, naves o arte%acto naval que produ$ca el derrame o descarga de cualquier clase de
materia o desecos que ocurran dentro de las aguas sometidas a la >urisdicción nacional"
7e dispone para tales casos se aplicará el Convenio Internacional de @esponsabilidad Civil por
3a.os Causados por la contaminación de las <guas del Har por #idrocarburos, de (, de
noviembre de 1,+,, aprobado por el 3"L 1"*0*, de 1,//, y promulgado por 3"7" )/5, de 1( de
agosto de 1,// con las normas complementarias que establecen el art" 1)) del 3"L" ("((("
Entre ellas está la res"onsa)ilidad solidaria en caso de pluralidad de naves responsables de los
derrames o descargas 'art" 1))"1-" 7e reconocen como causas de e&oneración la prueba de que
los da.os se debieron e&clusivamente a acto de guerra, ostilidades, guerra civil o insurrección, o
un %enómeno natural de carácter e&cepcional, inevitable e irresistible, o bien a una acción u
omisión dolosa o culpable de un tercero e&tra.o al due.o, armador u operador 'art"1))"(-"
Tambi!n se ob>etivi$a la reparación pues el propietario, armador u operador de la nave o arte%acto
naval puede limitar la responsabilidad por los per>uicios derivado de cada siniestro asta un
má&imo equivalente en moneda nacional a ("000 %rancos por tonelada de registro de la nave o
arte%acto causante del da.o" Bo podrá e&ceder de un má&imo equivalente a (10 millones de
%rancos" 6ara go$ar de esta limitación, debe constituirse un %ondo de garantía regulado por el art"
1)5 del 3"L ("(((, de 1,/*, se aplica tambi!n un seguro obligatorio a las naves o arte%actos
navales de mas de 4 mil toneladas 'art" 1)+-"
En este r!gimen, se incluyen las instalaciones terrestres que produ$can da.os al medio ambiente
marítimo por vertimientos o derrame de sustancias contaminantes 'art" 1)/-, no por las naves de
guerra o las operadas directamente por el Estado en actividades no comerciales 'art" 1)*-"
El problema real que se suscita en los casos de aplicación de esta ley y de otras a nivel mundial,
incluso la misma convención internacional, es la determinación de los responsables pues
generalmente se trata de naves con pabellón inscrito en más de un país, generalmente todos
paraísos %iscales"
RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL DEL ESTADO
7abemos que la responsabilidad no es privativa del dereco privado es un principio com;n del
ordenamiento >urídico"
Bo ay sólo responsabilidad en las relaciones >urídicas entre personas que se intercambian bienes,
tambi!n la ay en el e>ercicio de las %unciones propias del Estado, en el e>ercicio de las %unciones
políticas o administrativas de sus %uncionarios, en el e>ercicio de las labores de todos los
integrantes de sus poderes, así por el correcto e>ercicio de sus %unciones son responsables los
>ueces, los parlamentarios, el presidente de la @ep;blica, sus ministros o %uncionarios"
En el dominio del dereco p;blico ablamos corrientemente de responsabilidad política o
administrativa, en el dereco privado de responsabilidad civil o penal" Ello no signi%ica que los
%uncionarios de los poderes del Estado o el Estado mismo no puedan llegar a ser responsables civil
o penalmente de las %altas cometidas en el e>ercicio de sus %unciones, sino más bien que los
5!

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
privados no pueden ser responsables política o administrativamente del da.o causado por el acto
reali$ado"
6artamos entonces distinguiendo como ace el pro%" Corral T", aunque a decir verdad deberíamos
darle el cr!dito al gran pro%esor bordolais F" Jaron de Hontesquieu, las %acetas en las que puede
actuar el Estado y los órganos que lo integran, para e%ectos de la responsabilidad"
3istingamos en base a sus %unciones8
a"? Función legislativa:
b"? Función administrativa:
c"? Función >udicial"
Cuando ha)le'os de función le%isla!iva nos re%erimos principalmente a los da.os causados
por la aprobación de una norma legal o de un tratado"
Cuando ha)la'os de función ad'inis!ra!iva se trata de la responsabilidad que se genera por
los da.os producida por la actividad de gobierno o por la aplicación de actos de la administración"
En la actividad administrativa debe distinguirse la responsabilidad que puede competer al Fisco
como la Acara >urídico?patrimonial del EstadoC, o a otros organismos p;blicos con patrimonio
propio" 6or e>emplo veremos es de relevancia la responsabilidad que debe atribuirse a la
municipalidades, como personas >urídicas de dereco p;blico por los actos administrativos dentro
de la comuna que causen da.o"
Fa)la'os de función $udicial, nos re%erimos a la da.os causados en el e>ercicio de la actividad
>urisdiccional, es decir, por los da.os causados en la dictación de resoluciones o actuaciones
>udiciales consideradas indebidas o ilícitas
Entremos al análisis breve 'pues !sta es materia de lato conocimiento en el curso de dereco
administrativo- de cada una de estas %unciones para ver como se artícula la responsabilidad
e&tracontractual del Estado cileno"
2.@ Res"onsa)ilidad del #s!ado en el e$ercicio de ac!os &ue caen den!ro de la función
le%isla!iva
M6uede ser responsable el Estado, y por consiguiente obligado a pagar indemni$ación, por el da.o
causante a un individuo en la dictación de una leyN
7abemos que la ley es un mandato general y abstracto que en t!rminos generales no está
destinado a persona en particular sino a todos los s;bditos ba>o una premisa que es la satis%acción
del bien com;n, lo que signi%ica en síntesis que es previsible que ella puede a%ectar a personas o
un grupo determinado de personas pues lo que se persigue no es el la satis%acción del inter!s de
todos 'lo que sería imposible-, sino el inter!s de la mayor parte del todo"
RKue novedad sería sentar en el banquillo de los acusados al Estado por las malas leyes dictadas
por nuestros parlamentarios[

La verdad es que desde siempre se a discutido si la dictación y aplicación de una ley puede ser
%uente de responsabilidad e&tracontractual que obligue al Estado"
En un primer momento no tendría por qu! el Estado, persona >urídica de dereco p;blico,
sustraerse ya no sólo al imperativo legal sino que a un principio general de dereco que nos dice
que todo aquel que causa un da.o a otro debe indemni$arlo"
6rueba de lo anterior es que e&iste la obligación del Estado de indemni$ar el da.o patrimonial
e%ectivamente causado, cuando por e>emplo se dicta una ley e&propiatoria 'art"1,, BI() C6E-"
M6ero a decir verdad qu! de ilícito tiene la e&propiación o dico de otro modo donde está el
presupuesto del eco ilícito propio de la responsabilidad e&tracontractual en este caso de
e&propiaciónN
6areciera que no e&iste pues la %acultad de dictar leyes no tiene nada de ilícito, salvo que se dicten
o se apliquen !stas contrariando la Constitución"
5)

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
6or ello es que la doctrina administrativa es %avorable a reconocer la responsabilidad del Estado
cuando los órganos legislativos dictan una normativa que produce da.o, siempre que !sta no se
encuadre o no aya sido autori$ada por la Constitución o cuando por e>emplo quiebra el principio
del igual repartición de las cargas p;blicas, estableciendo impuestos indebidos a personas
determinadas, de>ando a otras que se encuentran en la misma situación liberadas del tributo"
Fuera de los presupuestos se.alados, resulta di%ícil acer responsable al Estado por el da.o
provocado en la dictación de una ley general y abstracta"
3.@ Res"onsa)ilidad del #s!ado en el e$ercicio de ac!os &ue caen den!ro de la función
ad'inis!ra!iva
6odríamos decir que si ay alg;n aspecto de la actuación del Estado en donde se encontraría más
e&puesto a provocar da.o es precisamente en el e>ercicio de esta %unción administrativa pues se
trata simplemente de la intervención de personas, %uncionarios del Estado, que actuando en su
nombre son las encargadas de dar aplicación de las normas generales dictadas para la ciudadanía"
Es claro entonces que en la aplicación de las mismas es donde se pueden cometer abusos,
negligencias, omisiones ine&cusables, o simplemente actos etc" Los casos grandemente
publicitados de Ciledeportes, EFE, etc", nos demuestran que en esta parte el Estado es
permeable y por el eco de sus agentes responde por el da.o causado"
Veamos primero algunos aspectos generales de la responsabilidad del Estado y luego entremos a
ver algunos casos especí%icos, contenidos en leyes especiales, que dico sea de paso son mucos,
por lo que nos centraremos sólo en algunos de ellos"
LA R#1P=;1A/ILIDAD G#;#RAL D#L #1TAD=
El pro%" #" Corral T" parte el análisis de este asunto con una pregunta Mcuál es el r!gimen de
responsabilidad que debe aplicarse cuando los órganos del Estado causan da.o en el e>ercicios de
sus cometidosN
7abemos que la regla general no tiene por que no ser la general en materia de responsabilidad
e&tracontractual, es decir, que todo el que causa da.o está obligado a indemni$arlo" 6odemos
se.alar entonces que el Estado tambi!n debe responder por los da.os que causen sus
%uncionarios o agentes al desarrollar indebidamente sus %unciones administrativas"
<ntiguamente se esgrimía como inconveniente la no e&istencia de tribunales de lo contencioso
administrativo para proceder >udicialmente contra el Estado" #oy está claro que tienen esta
competencia los tribunales ordinarios de >usticia"
Una "ri'era res"ues!a al r%i'en de res"onsa)ilidad %eneral de la Ad'inis!ración es la
a"lica)ilidad del derecho co'>n en la 'a!eria, re"resen!ado "or la re%ulación del
Códi%o Civil"
7e a intentado aplicar este sistema de responsabilidad, tratando al Estado como una persona
>urídica más"
Las normas de los arts" (4(0 y (4(( se estiman aplicables al Estado o a sus órganos en cuanto
!stos están al cuidado de sus %uncionarios y agentes, por e>emplo en una sentencia se a%irmó la
responsabilidad de una municipalidad por los da.os causados a una persona que se cae en un
po$o que se de>ó sin tapa por los traba>adores municipales"
Una se%unda a"licación ha sido la de es!i'ar &ue el r%i'en %eneral de res"onsa)ilidad
del #s!ado de)e de des'arcarse del derecho "rivado "ara confi%urarse co'o un sis!e'a
au!óno'o "ro"io del derecho ">)lico"
<l igual que en materia de nulidad, se propicia así la e&istencia de una responsabilidad de dereco
p;blico, cuyas %uentes normativas serían e&clusivamente preceptos constitucionales"
La responsabilidad de dereco p;blico es la posición que a sido desde largo tiempo de%endida por
el actual decano de la O" 7anto Tomás 3r" Eduardo 7oto Vloss, quien estima que sobre la base de
54

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
los preceptos constitucionales de los arts" +I y /I, 1, BI (0, 4* y )0 BI * puede construirse un
r!gimen de responsabilidad del Estado que impone a !ste el deber de reparar todo da.o que se
aya producido por sus órganos, y que pueda ser cali%icado de anti>urídico, por no encontrarse la
víctima Aen a obligación >urídica de soportarlo, desde que no a sido puesto a su cargo por el
dereco, porque signi%ica una igualdad que se rompe, un equilibrio que se perturba, un desa>uste
en el orden e&istente, que es necesario reestablecer equilibrarse, a>ustar, a %in de que se aga
>usticia"""C" 7us partidarios suelen denominar esta %orma de responsabilidad autónoma que
pretenden construir como Aresponsabilidad de dereco p;blicoC, por oposición a la de dereco
privado, que sería regida por las leyes civiles"
7eg;n esta concepción, la responsabilidad de dereco p;blico tendría las siguientes
características8
1"? es un r!gimen de responsabilidad constitucional y no civil:
("? es responsabilidad de una persona >urídica y no natural:
4"? es responsabilidad ob>etiva: es una responsabilidad directa y no por el eco a>eno:
)"? Estaría regida por el dereco p;blico integral, en cuando debe repararse todo el da.o
producido in>ustamente a la víctima"
Cr0!icas
Bo ay completa claridad sobre si se mantiene la e&igencia de que el actuar de la <dministración
sea anti>urídico o contrario al dereco"
6areciera ser que para estos autores la e&igencia de anti>uridicidad no es relevante en esta
materia, ya que bastaría comprobar que se trata de una lesión que el particular a%ectado no debe
soportar en virtud de la garantía de igual distribución de las cargas p;blicas consagrada por la
Constitución"
7eg;n alguna opinión mas e&trema, este sistema com;n de responsabilidad p;blica del Estado
tendría además algunos regímenes especí%icos como el relativo al error >udicial 'art, 1,, BI / letra
i C6E"- y el de la acción de responsabilidad del art" 4*, inc" (I C6E, de tal manera que la
responsabilidad por %alta de servicio consagrada a nivel legal 'leyes 1*"5/5, art" )( y 1*" +,5,
art" 1)1- vulneraría la Constitución al restringir un sistema constitucional" En este mismo sentido,
se estima que si una ley, diversa del Código Civil, establece un r!gimen especial de
responsabilidad, dica normativa no puede aplicarse al Estado, el que responde por r!gimen
constitucional de manera ob>etiva" <sí se a de%endido la inaplicabilidad al Estado del estatuto de
la responsabilidad civil medio ambiental previsto en la Ley de Jases Eenerales del Hedio <mbiente
BI 1,"400"
La tesis de la Aresponsabilidad de dereco p;blicoC, pese a la competencia de sus sostenedores, al
brillo intelectual de sus argumentos y a los indudables bene%icios prácticos en el control de los
abusos de una <dministración 6;blica no siempre consciente de su %inalidad de servicio, no es a;n
materia de consenso"
7eg;n otras voces, igualmente autori$adas, la normativa legal viene a completar y circunscribir
lícitamente las prevenciones constitucionales, y en aquellos ámbitos del Estado a los que no cabe
aplicar esas leyes, debería adaptarse la regulación del Código Civil, de esta manera, el r!gimen a
aplicar debe ser el se.alado por la Ley Grgánica de la <dministración del Estado y por la Ley
Grgánica Constitucional de Hunicipalidades, esto es, el derivado de una %alta de servicio" 6ara
aquellos organismos a los que no es aplicable tal sistema de responsabilidad 'por e>emplo,
Fuer$as <rmadas-, la regla general del art" (41) y siguientes del Código Civil serían su%icientes
para con%igurar una r!gimen de responsabilidad del Estado 'persona >urídica especial- cuando sus
órganos se ayan comportado de un modo distinto a su %uncionamiento normal" Esto es, bastaría
probar culpa en la organi$ación o %alta el servicio"
55

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
El pro%esor Corral piensa que a pesar de lo muy atendibles que parecen los planteamientos que
pretenden construir una responsabilidad de dereco p;blico que sólo ri>a a las actuaciones del
Estado, una conveniente armonía del dereco de da.os no permite una separación tan ta>ante
entre el sistema p;blico y sistema privado"
7e.ala el pro%" Corral en este punto la tesis de 6edro 6erry, al Conse>o Bacional de Televisión y
Contraloría Eeneral de la @ep;blica, y otras instituciones a las que no se aplica la Ley de Jases,
1*"//5, el r!gimen del Código civil 'arts" (41) y (4(,- sobre la base de la antigua teoría de la
responsabilidad civil de las personas >urídicas por la actuación de sus órganos, llegando así a la
elaboración de una culpa en la organi$ación 'en la que no es necesario identi%icar al %uncionario
culpable- que se identi%icaría con el concepto de %alta de servicio del art" )) de la Ley de Jases"
#volución de la res"onsa)ilidad del #s!ado en la $uris"rudencia
La >urisprudencia a tenido una evolución en esta materia" En un primer momento, los tribunales
propiciaron la aplicación de las reglas del Código Civil, conciliándolas con criterios de dereco
p;blico"
Hás tarde, y durante un largo período, resolvieron la cuestión mediante la aplicación de los art"
(4(0 y (4(( del Código Civil y sobre la base de la distinción entre actos de gestión, para los
cuales se admitía la responsabilidad estatal, y actos de autoridad o de poder, para los cuales se
negaban esa responsabilidad en virtud de la soberanía del Estado"
En %allos posteriores, se admitió la responsabilidad incluso respecto de actos de autoridad si !stos
se e>ecutaban en contravención a las normas legales o reglamentarias"
La dicotomía entre actos de gestión y actos de autoridad es superada por primera ve$ en 1,+5 en
un %allo de la E&cma" Corte 7uprema de 14 de enero de ese a.o"
Hás adelante, el cambio de normativa constitucional y la aprobación de te&tos legales en los que
reconoce la responsabilidad de los órganos p;blicos por %alta de servicio 'Ley Grgánica
Constitucional de Jases de la <dministración y Ley Grgánica Constitucional de Hunicipalidades- a
llevado a los tribunales a abandonar la distinción entre actos de gestión y autoridad y a proclamar
la responsabilidad del Estado %undándola en principios constitucionales o de dereco p;blico
7e a dico, sin embargo, que para que proceda la responsabilidad del Estado es menester que
los agentes ayan obrado durante el servicio o con ocasión de !l" 6ero si el vínculo de
subordinación entre el autor del da.o u el empleador es de dereco p;blico, Ala responsabilidad
del Estado se rige por normas de responsabilidad de la Constitución política y la Ley de Jases de
la <dministración del Estado, que no limitan los derecos de los per>udicados a obtener un
resarcimiento parcial del da.o causado, si no el total de las indemni$aciones correspondientes del
órgano o institución de quien depende el autor del da.oC"
Al%unas si!uaciones !ra!adas en le(es es"eciales
a.@Res"onsa)ilidad "or 'al es!ado de v0as ">)licas o 'ala seBalización
La Ley del Tránsito, se.ala que Ala municipalidad respectiva o el %isco, en su caso, serán
responsables civilmente de los da.os que se causaren con ocasión de un accidente que sea
consecuencia del mal estado de las vías p;blicas o de su se.ali$aciónC"
La demanda deberá interponerse ante el >ue$ de letras en lo civil y se tramita de acuerdo con las
normas del >uicio sumario 'art"1/), inc"5I Ley BI1*"(,0-
La norma parece establecer una responsabilidad sin culpas, ya que no permite la alegación de una
supuesta %alta de negligencia en el mal estado de las vías p;blicas o de su se.ali$ación" <unque se
a sostenido que la base del precepto estriba en una presunción de la %alta de la administración"
<sí lo a entendido la >urisprudencia"
En un caso la Corte sostuvo que la adecuación de la se.ali$ación debía considerarse con%orme a
las circunstancias concretas de riesgos de la vía y que un semá%oro de cuatro tiempos era una
se.ali$ación esperable y adecuada en el lugar del caso sublite, porque la ausencia implicaba la
56

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
responsabilidad de la Hunicipalidad por %alta de servicio" En otro caso se %alló que la %alta de
se.ali$ación de una obra que obstaculi$aba el tránsito obligaba a la municipalidad a indemni$arlos
da.os causados por la muerte se un ciclista que cocó contra ella"
7e a %allado que la responsabilidad descrita por el art" 10( de la Ley 1*"(,0, que ace
responsable a quien e>ecuta traba>os en la vía p;blica, Ano e&cluye en absoluto lo que recae sobre
entes de orden p;blicos como las municipalidades, por el deber ineludible de vigilancia y
salvaguarda de la vías de tránsito p;blico en $onas urbanas, para cuyo e&pedito cometido se le
a dado de %acultad y atribuciones especiales" En la especie, es evidente que medió %alta de
vigilancia oportuna de los inspectores municipales respecto de los %uncionamiento y estado de las
se.ali$aciones de peligro, que equivalen a %alta de servicio,""" ya que solo y despu!s de ocurrido el
accidente se cursó el parte correspondiente 'por el >ue$ de 6olicía Local- en que e&presamente se
de>ó constancia de no respetarse la se.ali$ación e&igida, con peligro de accidenteC '4I Su$gado
Civil de 7antiago" En sentencia con%irmada por C"7up", ) de noviembre de 1,,4, F" del H" BI )(0,
p" ,55-"
La responsabilidad del art" 1/), no cubre sólo los veículos autori$ados , sino que tambi!n se
aplica a los da.os causados a los peatones por mal estado de%iciente se.ali$ación de las vías
).@ Res"onsa)ilidad "or fal!a de 1ervicio
La Ley BI 1*"5/5, Ley Grgánica Constitucional de Jases Eenerales de la <dministración del
Estado, se.ala que el Estado será responsable por lo da.os que cause los órganos de la
<dministración en el e>ercicio de sus %unciones, sin per>uicios de las responsabilidades que
pudieren a%ectar al %uncionario que los ubiere ocasionado 'art" )I-"
7e trata, como se puede apreciar, de una responsabilidad orgánica, cuyo criterio de imputación es
la A%alta de servicioC, seg;n lo dispone el art" )( de la misma ley8 Alos órganos de la
administración serán responsables por los da.os que causen por %alta de servicioC, lo que obsta al
dereco de repetición del Estado en contra del %uncionario que incurre en %alta personal 'art" )(,
inc" (I-"
El mismo criterio de responsabilidad por %alta de servicio contiene la Ley BI 1*"+,5, Ley Grgánica
Constitucional de Hunicipalidades, que dispone que Alas municipalidades incurrirán en
responsabilidad por los da.os que causen, la que procederá principalmente por %alta de servicio"
Bo obstante, la municipalidad tendrán dereco a repetir en contra del %uncionario que ubiere
incurrido en %alta personalC 'art"1)1-"
Cabe acer presente que la responsabilidad por %alta de servicio de la ley orgánica de bases de la
administración del Estado no se aplica a la Contraloría Eeneral de la @ep;blica, al Janco Central,
a La Fuer$a <rmada y a La Fuer$a 3e Grden y 7eguridad 6;blica, a los Eobiernos @egionales, a las
Hunicipalidades, al Conce>o Bacional de Televisión y a las empresas p;blicas creadas por ley,
pues el r!gimen de responsabilidad de estos órganos del Estado será determinado por sus
respectivas leyes orgánicas o especiales 'como por e>emplo para las municipalidades la
responsabilidad por %alta de servicio de su propia ley Grgánica- o, a %alta de disposición especial
por el dereco com;n de responsabilidad del Estado"
7e a dico que el Estado no responde cuando el incumplimiento de la obligación es imputable
directamente la municipalidad, ya que no debe con%undirse el r!gimen de responsabilidad por %alta
de servicio que se aplica a esta ultima con el que se regula de manera general respecto de los
órganos de la administración"
Esta tendencia a llegado a su má&ima e&presión en el llamado caso AEalletu! con FiscoC, en el
cual la Corte 7uprema a%irmo la responsabilidad del Estado incluso tratándose de un acto
administrativo %undado en una normativa legal, y por tanto lícito8 AKue, dada la naturale$a y
entidad de los ecos que e dallo asienta y que reci!n se a sinteti$ado, %or$osamente tenía que
concluirse que la demanda era atendible8 la proibición del 3ecreto 7upremo BI (,, aunque
loable y oportuna porque esos bellos, nobles e istóricos árboles estaban en vías de e&tinción
'araucarias- y aunque basada en la Ley redunda en graves da.os para los propietarios de Ealletu!
5*

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
que an atacado la decisión de la autoridad, no siendo equitativo que los soporte en tan gran
medida sin que sean indemni$ados por el Estado, autor de la decisión, con%orme a los principios
de equidad y >usticiaC"
6ero en este caso parece aber más bien una indemni$ación por a%ectación ilícita de derecos 'la
restricción de la %acultad de disponer del dominio-, y no a título de responsabilidad"
En todo caso se.ala el pro%" Corral T", no puede estimarse, que se trata de una >urisprudencia
consolidada, en primer lugar, porque la mayor parte de los %allos que invocan la responsabilidad
del Estado tienen a %undarla en alguna especie de %uncionamiento de%iciente o indebido de sus
órganos, y no en una mera responsabilidad por riesgo"
La >urisprudencia se resiste, en segundo lugar, a e&cluir completamente las reglas del Código Civil
y aun resurge la idea de que el Fisco cuando act;a como agente privado debe responder seg;n las
reglas propias del r!gimen privado"
La vie>a teoría de la distinción entre actos de gestión u actos de autoridad se encuentra a;n en
%allos de la d!cada del setenta u del ocenta"
En los ;ltimos a.os, parece aber un giro acia una mayor compenetración de las reglas que
regulan las actuaciones ilícitas de los órganos del Estado y el dereco com;n patrimonial
contenido en el dereco civil"
Ona sentencia de la Corte 7uprema de / de noviembre de (000 se.ala que A""" se entiende que, si
per>uicio de la nulidad de dereco p;blico que a%ecta a los actos de la <dministración, la acción
indemni$atoria, siendo de carácter patrimonial, debe ser situada en el ámbito que le es propio,
cual es, del dereco privado com;nC"
3e esta manera, esta citada >urisprudencia que pareciera mostrar una tendencia >urisprudencial
asentada, descarta la pretendía imprescriptibilidad de la acción indemni$atoria contra el Estado en
ra$ón de la aplicación, ante el silencio de las normas especiales, de las reglas del Código Civil, ya
que sea la de prescripción general de las acciones del art" (515 o derecamente la de cuatro a.os
del art" (44("
L.@ La res"onsa)ilidad in!ernacional "or violación de Derechos Fu'anos
7igamos en este punto te&tualmente el traba>o del pro%esor Corral y complement!moslo con el
tratado de responsabilidad e&tracontractual del pro%esor Jarros J"
3ice el pro%" Corral que tradicionalmente la responsabilidad internacional era la que comprometía a
un Estado por actos contrarios al dereco internacional que causaban da.o sea directamente a
otro Estado o a e&tran>eros que eran representantes del Estado del cual eran nacionales"
Con el desarrollo del dereco internacional umanitario se a dado mayor protagonismo
internacional a la persona y a sus derecos %undamentales"
3e esta manera, se permite, a trav!s de tratados y compromisos internacionales, que tribunales
de >urisdicción internacional puedan resolver el con%licto entre un Estado y sus propios nacionales
cuando !stos denuncian que el Estado con su conducta a transgredido los derecos umanos"
La >urisdicción no sólo se limita a veri%icar la denuncia y a ordenar al Estado el cese de la actividad
ilícita, sino que puede llegar a determinar la reparación que el Estado debe pagar a las victimas de
dicas violaciones"
On e>emplo de esta nueva modalidad de responsabilidad de Estado lo encontramos en la
Convención <mericana de 3erecos #umanos, de 1,+,, rati%icada por el Estado de Cile
mediante 3ecreto 7upremo BI */4, de (4 de agosto de 1,,0, 3"G" 5 de enero de 1,,1" Esta
Convención, además de consagrar un buen n;mero de derecos, estableció unos órganos para
propender al respecto y de%ensas de esos derecos" Estos órganos son la Comisión y la Corte
Internacional de 3erecos #umanos" La Corte Interamericana tiene competencia par conocer, a
petición de alg;n Estado o de la Comisión 'la que a su ve$ puede proceder accediendo a la
petición de personas individuales-, lo casos en lo que se planteen violaciones a los derecos
consagrados en la Convención por alguno de los Estado 6artes"
La >urisprudencia de la Corte es ya nutrida en materia de sentencias indemni$atorias"
5+

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
La Corte estima que procede la indemni$ación tanto por per>uicios materiales como por da.os
morales, y en %avor de las víctimas directas de la violación o de sus %amiliares" 7ostiene que la
indemni$ación debe ser compensatoria, no representar un enriquecimiento no empobrecimiento
para los per>uicios, y regularse con%orme a la equidad si se trata de da.o moral" Binguna
disposición de dereco interno puede invocarse para negar la obligación de Estado a reparar el
da.o causado por violación de sus compromisos internacionales"
El Estado de Cile aceptó la competencia internacional de la Corte, por lo que, podría verse 'y de
eco se a visto- e&puesto a una sentencia que le ordene reparar per>uicios a víctimas de
derecos umanos" En tal caso, la sentencia dictada por la Corte tendría e%ectos en Cile, sin
necesidad de un trámite de e&equátur u omologación ante los tribunales internos" 6odrá
e>ecutarse con%orme a las normas de dereco interno, esto es, se aplicará lo previsto en el art"
/5( del C6C"
4.@ Res"onsa)ilidad del #s!ado en el e$ercicio de ac!os &ue caen den!ro de la función
$urisdiccional
M6uede una sentencia o resolución >udicial equivocada comprometer la responsabilidad del EstadoN
En nuestra C6E e&iste un caso en que se regula una %orma de este tipo de responsabilidad, el de
la indemni$ación por error >udicial, tratada en numeral /9 letra i del art" 1,, que se.ala que una
ve$ dictado sobreseimiento de%initivo o sentencia absoluta, el que ubiera sido sometido a proceso
condenado por resolución que la Corte 7uprema declare in>usti%icadamente errónea o arbitraria,
tendrá dereco a ser indemni$ado por el Estado de los per>uicios patrimoniales o morales que
aya su%rido"
La doctrina administrativa y constitucional quiere ver en ese articulo una regulación especi%ica de
la responsabilidad del Estado, que no descarta la aplicación del sistema com;n de responsabilidad
p;blica tratándose de da.os ocasionados con el e>ercicio de la actividad >urisdiccional"
RESPONSABILIDAD MEDICA Y PROFESIONAL
El m!dico puede relacionarse, en t!rminos muy generales, con su paciente sea en %orma privada,
con lo cual act;a como un pro%esional liberal, o sea dentro del cuadro de un convenio de
prestación de servicios m!dicos donde interviene una clínica u ospital"
El Código Civil distingue dos tipos de pro%esiones liberales" La primera consiste en la reali$ación
de obras inmateriales o en que predomina la inteligencia sobre la obra de mano, ya que se trate
de un servicio puntual 'como la corrección de un impreso- 'art" (00+- ya se trate de una larga
serie de actos 'como un pro%esor particular- 'art" (00/- y que se regulan como un contrato de
arrendamiento de servicio 'art" (00+ y ss"-"
La segunda clase de pro%esión liberal corresponde a las Apro%esiones y carreras que suponen
largos estudios o a que está unida a la %acultad de representar obligar a otra persona respecto de
tercerosC 'art" (11*-" Los servicios de estas pro%esiones son regulados por las reglas del contrato
de mandato y, supletoriamente, por las de contrato de arrendamiento de servicios inmateriales
'art" (11* y (01(-"
La Res"onsa)ilidad civil del Profesional Li)eral
6ara el pro%esor Corral la responsabilidad del pro%esional liberal es contractual cuando deriva del
incumplimiento de las obligaciones que le a impuesto el contrato, sean que se ayan e&plicitado
o se deriven Ade la naturale$a de a obligaciónC o que Apor la costumbre pertenecen a ellaC 'art"
15)+-"
Concretamente, se aplicará la norma del art" 1,,,, al que se remite el art" (00+, y que
e&presamente dispone8 A#abrá lugar a reclamación de per>uicios, seg;n las reglas generales de
los contratos, siempre que por una o por otra parte no aya e>ecutado lo convenido o se aya
5"

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
retardado su e>ecuciónC 'art" 1,,,-" Esta misma norma rige para las pro%esiones que e regulan
por las reglas del mandato, con las graduaciones de responsabilidad que establece el art" (1(,"
#abrá tambi!n supuesto de responsabilidad precontractual, como el que regula el art" (1(5, que
obliga a las personas que por su pro%esión se encargan de negocios a>enos y que se e&cusen de
asumir un encargo que les %uere o%recido, a tomar todas las providencias conservativas urgentes"
El incumplimiento de !sta obligación precontractual dará lugar a la correspondiente acción de
per>uicios"

#ay casos sin embargo en los que la responsabilidad pro%esional deba ser considerada
e&tracontractual o, al menos, no derivada de contrato, como cuando el deber de actuación
pro%esional proviene de un imperativo legal, por e>emplo cuando el Estado nombra a un abogado
de turno para representar a quien no puede procurárselo por sí mismo, cuando un pro%esional
presta sus servicios no en calidad de tal, sino como amigo, por caridad o espíritu de bene%icencia"
Tambi!n abrá responsabilidad e&tracontractual 'seg;n la posición que se asuma en respecto al
dereco com;n en materia de responsabilidad- cuando la gestión pro%esional se realice son el
consentimiento del interesado y se den los supuestos de la agencia o%iciosa" Interpretando
e&tensivamente el art" (1(( debe estimarse que si el pro%esional e>ecuta un contrato inválido o se
e&cede del campo de las atribuciones que le an sido otorgadas por el cliente, responde como
agente o%icioso" 6or otra parte todos lo da.os que el pro%esional cause a terceros en e>ecución del
contrato se regirán evidentemente por la responsabilidad e&tra contractual, ya que para ellos el
contrato no les resulta oponible"
Tambi!n abrá responsabilidad e&tracontractual si se acepta el c;mulo de responsabilidades,
cuando la conducta da.osa, además de comportar un incumplimiento de los deberes
pro%esionales, constituye una actividad ilícita de acuerdo a las normas generales de cuidado y
prudencia que la sociedad e&ige a sus miembros"
Un "oco de his!oria
La naturale$a >urídica de la relación m!dico?paciente a sido clásicamente anali$ada desde dos
corrientes de pensamiento8 una corriente acentuadamente anticontractualista sostenida
%undamentalmente por >uristas del siglo pasado, y otra contractualista que se ampara y desarrolla
tomando como base un %allo de la 7ala Civil de la Corte de Casación %rancesa del a.o 1,4+"
Huco antes en el tiempo aparece, en todo caso, el concepto de responsabilidad m!dica" Pa en los
a.os (4,( <C, cuando el @ey de Jabilonia #amurabi dictaba su c!lebre código, dedicaba al menos
nueve artículos de los (*( de que constaba a las %altas y castigos para los m!dicos" Establecíase,
por e>emplo, que Dsi un m!dico abre a alguien una gran erida con el cucillo de bronce y lo mata,
o si vacía a alguien una cavidad con el cucillo de bronce y le de>a sin o>o, se le deberán cortar las
manosD"
En este asombroso cuerpo de leyes se encuentra el concepto más primitivo de contrato m!dico?
paciente o pacto m!dico?en%ermo, pues a cambio de la prestación del servicio de uno, el otro
quedaba obligado a pagar en monedas o especies"
Con el gran <le>andro Hagno se estableció la pena de cruci%i&ión para el m!dico que abandonase
libre y voluntariamente a un en%ermo"
Con el Fuero Su$go espa.ol se dispuso entregar al m!dico a los %amiliares del en%ermo
dolosamente abandonado"
En otras palabras, en todos los tiempos y en las distintas civili$aciones se a pretendido establecer
a que responde la relación m!dico?paciente" Los sistemas de responsabilidad colocaron a mucos
m!dicos, aunque con distintas metodologías o creencias, en el deber de responder de su bien
acer, ya %uese ante el pueblo, el >ue$ o el >e%e de la tribu" Lo que varió a lo largo de los tiempos
%ueron los conceptos de culpa y pena"
7abemos que el dereco romano establecía la culpabilidad del m!dico aun cuando abiendo
procedido bien, los resultados %uesen negativos debido a cierto abandono, lo que podría
considerarse oy como negligencia"
6,

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
7e.alábamos que en el %uero >u$go espa.ol la condena podía quedar en manos de los %amiliares
del en%ermo per>udicado, a quienes se les entregaba en ocasiones al m!dico para que iciesen
>usticia"
Pa en el Código de #amurabi se establecía la división entre responsabilidad civil y penal, lo que
permitía que los yerros o %altas no dolosas ni graves %uesen castigadas con sanciones económicas
o indemni$aciones a los per>udicados por el actuar del m!dico, mientras que ante %allos o yerros
con resultados graves, el m!dico podía perder una o ambas manos si era ciru>ano, con la ;nica
%inalidad de evitar que siguiese operando"
#oy, en nuestro dereco, termina concluyendo la memorista, la duda no se nos presenta en
cuanto al reconocimiento de la responsabilidad del m!dico cuando en el e>ercicio de sus %unciones
causa da.o a un paciente" #oy, sobre todo tratándose del m!dico que e>erce liberalmente su
pro%esión, nos cuesta determinar cuál es la naturale$a de la relación >urídica que mantiene con su
paciente" La cuestión inicial de considerar la responsabilidad del m!dico contractual, como
consecuencia del incumplimiento de una obligación del contrato o, e&tracontractual, a raí$ de la
acción u omisión de un ilícito civil, es lo que nos %alta por resolver" 6ara ello, desarrollaremos en
los siguientes capítulos, la relación m!dico?paciente desde ambas perspectivas"
La res"onsa)ilidad 'dica desde el "un!o de vis!a de la res"onsa)ilidad con!rac!ual
7iguiendo a al pro%" y e& ministro E" 6aillás podemos de%inir el contrato de prestaciones m!dicas
como un contrato sinalagmático, que pone a cargo del m!dico la obligación de dar cuidados al
paciente, y obliga a !ste a remunerar al pro%esional 'si bien ese contrato puede ser gratuito- y, en
todo caso, de no ir en contra de las prescripciones del m!dico, sin advertírseloC"
Carac!er0s!icas
a- Es un contrato bilateral"
Las partes de !ste son el m!dico y el paciente"
La obligación %undamental para el %acultativo es las de prestar sus servicios pro%esionales y, la del
paciente, es la de remunerar los servicios prestados"
<;n así, e&iste la posibilidad que en algunas circunstancias este contrato sea unilateral, cuando el
m!dico mani%iestamente no cobra onorarios: esto es una práctica com;n entre los m!dicos
cuando tratan a otros colegas o %amiliares de !stos, en virtud del artículo )0 del Código de \tica
del Colegio H!dico de Cile"
b- Es un contrato principal
La prestación de servicios m!dicos puede estar asociada a la suscripción de contratos que
dependan del mismo, como es el caso del contrato de servicios ospitalarios"
c- Es un contrato consensual
El contrato m!dico se per%ecciona por el acuerdo de voluntades que e&iste entre %acultativo y
paciente, y no requiere para per%eccionarse de solemnidades establecidas de acuerdo a la
naturale$a del contrato" 6or el contrario, los contratos solemnes no producen ning;n e%ecto civil si
no se cumplen las %ormalidades o solemnidades a que están su>etos y, se sancionan por ello con
nulidad absoluta"
d- Es un contrato de tracto sucesivo
El contrato de prestaciones m!dicas, en cuanto a las obligaciones que de !l emanan, es de este
tipo puesto que para el m!dico e&iste el deber de otorgar cuidados al paciente que son
consecutivos al tratamiento y, para el paciente por su parte, el de continuar con el tratamiento
prescrito"
7in embargo, en algunos casos este contrato puede ser de e>ecución instantánea, vale decir,
aquellos en lo que las obligaciones se cumplen apenas se veri%ica el contrato" 6or e>emplo en los
supuestos de diagnóstico y receta m!dica, en que un paciente concurre al m!dico, !ste lo
e&amina y en seguida le prescribe el medicamento necesario" El paciente a su ve$, paga los
6(

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
onorarios al %acultativo" Vemos entonces, que el contrato a generado sus e%ectos y se a
e&tinguido a trav!s del cumplimiento inmediato de las obligaciones contraídas"
e- Es un contrato intuito personae
En lo que respecta a la relación del paciente %rente al m!dico, tomando en cuenta sus condiciones
personales y pro%esionales de !ste resulta %undamental en la celebración de dico contrato la
consideración de su persona"
3e esto deriva, que el contrato es rescindible unilateralmente, en cualquier momento por voluntad
del paciente, en caso de aber error en la persona del m!dico o por no aber sido satis%eco en
sus pretensiones"
7in embargo, en lo que respecta al pro%esional m!dico, este contrato no reviste tal característica,
ya que para el %acultativo es irrelevante qui!n es su paciente y por regla general atenderán a toda
persona que requiera sus servicios, en tanto pueda remunerarlo Y salvo que el mismo consienta
en otorgar servicios gratuitos ?" 3e todos modos, !ste podría terminar el contrato por
incumplimiento del paciente de sus tratamientos, con lo que opera la condición resolutoria tácita
al no cumplir una de la partes lo pactado"
%- Es un contrato generalmente oneroso
En el contrato m!dico, e&iste bene%icio económico para ambos: para el paciente el recibir los
servicios pro%esionales del m!dico y, para este ;ltimo el dereco a percibir una remuneración"
6ese a esto, puede darse la situación de un contrato de prestaciones m!dicas gratuito" Esto ocurre
en el caso que el m!dico no cobre remuneración alguna por la prestación de sus servicios"
g- Es un contrato innominado
El contrato que estamos estudiando, es di%erente a todos aquellos tratados tradicionalmente en la
ley o por el legislador" 6or tanto, es necesario anali$arlo de tal punto de vista, sin el apoyo de la
regulación civil legal" <bordaremos este punto al tratar la naturale$a >urídica del contrato de
prestaciones m!dicas, lo cual veremos más adelante"
Tomando como base el supuesto de la e&istencia de un contrato en la relación que se origina entre
m!dico y paciente, resulta obligado el cuestionarse sobre la con%iguración >urídica de este acto, lo
que servirá para aclararnos, en cierta medida, los aspectos más ambiguos de esa relación" 3e
eco, los rasgos de la relación que nos a%ecta irán apareciendo precisamente cuando intentemos
encuadrarla en algunas de las categorías contractuales que parecen más a%ines" 6or otra parte,
son esas mismas particularidades las que llevan a parte de la doctrina a inclinarse por la tesis de
que se trata de un contrato innominado, sui g!neris, no subsumible en ninguna de tales %iguras"
< pesar de aber unanimidad en el reconocimiento de la posibilidad de e&istencia de un contrato
en la citada relación >urídica, en lo que ay verdaderas divergencias es en la naturale$a >urídica
del contrato, cuestión arto controvertida por las di%erentes teorías que se an sustentado por la
doctrina y la >urisprudenciaC"
<nalicemos brevemente las teorías acerca de la naturale$a >urídica del contrato de prestaciones
m!dicas"
Teor0a del 'anda!o
La teoría del mandato encuentra su origen en el 3ereco @omano"
7eg;n esta, el m!dico es un mandatario del paciente por cuyo encargo se obliga a reali$ar actos
m!dicos" Esta tesis en el 3ereco cileno, parte de la pertenencia que se da al m!dico en las
pro%esiones liberales, las que están reguladas en el Código Civil en el artículo (11* Y citado
anteriormente Y inserto en las reglas del mandato"
Las críticas a esta teoría parecen bastante evidentes" 6or un lado el mandato tiene por ob>eto la
reali$ación de negocios o actos >urídicos"
6!

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
<demás, no abiendo representación ni mera e>ecución en el negocio celebrado entre el m!dico y
el paciente, no puede ablarse de mandato"
7e suma a lo anterior que en el mandato, el mandatario debe someterse a las instrucciones del
mandante, lo cual no se da en la relación m!dico?paciente debido a que Ael m!dico go$a de una
independencia t!cnica que le otorga la %acultad de elegir el tratamiento y los medios necesarios
para la curación del paciente, a salvo, claro está, el consentimiento de !ste, que de ning;n modo
puede asimilarse a unas ]]instrucciones^^ que el %acultativo debe seguirC"
6or ;ltimo, la realidad actual de las relaciones umanas, no da pie para el encasillamiento romano
ni la división entre traba>os nobles y traba>os serviles, tendencia que a sido largamente
superada"
Teor0a de la locación o arrenda'ien!o de servicios
Esta teoría se %undamenta en que el contrato de prestaciones m!dicas, como e>ercicio de
pro%esión liberal, implica un arrendamiento de servicios en el que una parte promete a la otra la
prestación de servicios y esta ;ltima, recíprocamente, promete una remuneración en dinero"
7e a ob>etado a esta teoría, que mientras en la locación de servicios se requiere subordinación,
ella no e&iste en el supuesto del contrato m!dico, ya que !ste tiene total independencia" 6or otro
lado, se a criticado la insu%iciencia de esta teoría para abarcar todo el c;mulo de relaciones que
derivan de la prestación de salud" <demás, el arrendamiento de servicios versa primordialmente
en la prestación de un servicio de carácter material o %ísico"
Teor0a de la locación o arrenda'ien!o de o)ra
7ostiene que la actividad pro%esional del m!dico puede enmarcarse dentro de las disposiciones de
un arrendamiento de obra" 6or este ;ltimo se entiende, aquel contrato por el cual las partes se
obligan mutuamente, una a e>ecutar una obra material y la otra a pagar por ella un precio
de%inido"
La principal crítica a esta posición, radica en el mismo concepto de locación de obra, ya que por
!ste se genera una obligación de resultado, que es la reali$ación de la misma: esto es algo que no
enca>a en el e>ercicio de la actividad m!dica, ya que la prestación de servicios de estos
pro%esionales Y en opinión de la doctrina mayoritaria Y no compromete un resultado, sino que sólo
una obligación de medios" En e%ecto, el m!dico no se obliga a curar al en%ermo, sino a reali$ar el
diagnóstico y tratamiento adecuado para el logro de esa curación" 7obre este tipo de obligaciones
volveremos más adelante al tratar los e%ectos del contrato m!dico"
Teor0a del con!ra!o de !ra)a$o
Como su nombre lo se.ala, ba>o esta teoría se enmarca al contrato de prestaciones m!dicas como
contrato de traba>o" 7in duda, e&isten supuestos en los que cabe la vinculación contractual de un
%acultativo por un contrato de traba>o, como los servicios prestados por !ste en el seno de
instituciones de salud, ospitales, etc", con los que el m!dico se relacionará por medio de dico
tipo de contrato" 7in embargo, el eco que este pro%esional pueda reali$ar su actividad en el
marco de un contrato laboral, no quiere decir que esa relación e&ista entre el %acultativo y el
paciente" Elementos principales de la relación laboral, como son la dependencia y subordinación,
son totalmente a>enos a la relación m!dico?paciente"
Teor0a del con!ra!o inno'inado o a!0"ico
El cali%icar el contrato m!dico como tal, de acuerdo a esta teoría, resulta la alternativa más
conveniente a seguir luego de las di%icultades que se encuentran al circunscribir la relación
m!dico?paciente, sin mayor !&ito Y ya que en todos los casos se pueden apreciar ob>eciones o
críticas que desvirt;an su total aplicación ? dentro de las %iguras anteriores" Bo obstante, esta
posibilidad no la consideramos la más acertada, ya que Anos llevaría a a%irmar la e&istencia de
in%initos contratos innominados, al amparo del principio de autonomía de la voluntad, sin que las
6)

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
%iguras típicas del Código Civil tuviesen más aplicación que unos cuantos supuestos per%ectamente
estereotipadosC"
Ona solución atípica o sui generis, aparece incompleta e incluso conducente a una %alta de
seguridad >urídica, ambos elementos que di%ícilmente se pueden pasar por alto al regular una
relación en la cual los intereses que están en >uego Y la salud y la vida Y son de relevancia
inconmensurable" 6recisamente, la problemática que se plantea a lo largo del estudio de todas las
teorías anteriores y de esta ;ltima en particular, nos de>a entrever la precaria situación en la que
se encuentran los >ueces a la ora de aplicar >usticia: !ste, %rente a disputas nacidas de la
aplicación o e%ectos del contrato de prestaciones m!dicas, se obligará a proceder a su cali%icación,
vale decir, enmarcarlo dentro de alguna categoría"
64

Curso de Derecho Civil IV
Prof. Dr. Gonzalo RUZ LÁRTIGA
Profesor Gonzalo U. Central de Chile
65