You are on page 1of 76

REVISTA

ESTOMATOLÓGICA
HEREDIANA
Volumen 22 Número 1
Enero - Marzo 2012
ISSN 1019-4355
DIRECTOR (E)
Mg. Fredy Gutierrez V.
COMITÉ EDITORIAL
Miembros
Dr. Víctor Arana Ch. (Brasil)
Dr. Eugenio Beltrán A. (EEUU)
Dr. Eduardo Bernabé O.
Dr. Jorge Luis Castillo C.
Dra. María Elena Díaz P.
Dra. María Cristina Ikeda A.
Dr. Jorge Manrique G.
Dr. Adalberto Mosqueda T. (México)
Dr. Oslei Paes de Almeida (Brasil)
Dra. Ada Pérez L.
Dra. Mónica Valdivieso V. M.
COMITÉ CONSULTIVO
Dr. Freddie Williams D.
Dr. Roberto Beltrán N.
Dr. David Loza F.
Dr. Juan Bernal M.
Dr. Fernando Donayre G.
Dra. Bertha Flores M.
Dr. Abraham Meneses L.
Dr. Fernando Salazar S.
Dr. Helard Ventura P.
Rev Estomatol Herediana
Depósito Legal : 99-1392
ISSN : 1019-4355
Revista Estomatológica Herediana
Órgano ofcial de la Facultad de Estomatología Roberto Beltrán, Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Publicación científca arbitrada. Derechos Reservados. Se prohíbe la reproducción total o parcial de los artí-
culos contenidos en este número, sin autorización escrita de los Editores. Publicación semestral. Costo anual
US$40.00
Dirección: Av. Honorio Delgado 430, Lima 100 - Apartado Postal 4314. Lima, Perú.
Dirección electrónica : Rev.Estomatol.Herediana@ofcinas-upch.pe
URL: http://www.upch.edu.pe/faest/publica/revista.htm
Carátula : Chullpas de Sillustani, necrópolis de los jerarcas collas, a orillas de la laguna Umayo (Puno-Perú).
UNIVERSIDAD PERUANA
CAYETANO HEREDIA
Rectora
Dra. Fabiola León-Velarde Servetto

Vicerrector Académico
Dr. Alejandro Bussalleu Rivera

Vicerrector de Investigación
Dr. Luis Valera Pinedo

Directora General de Administración
Ing. María Teresa Ortiz Ugarte

Secretario General
MSc. Juan Jiménez Bendezú

Autoridades de la Facultad de Estomatología Roberto Beltrán
Decano
Dr. Fernando Salazar Silva
Vice-Decano
Dr. Antonio Díaz Sarabia
Jefe del Departamento Académico de Clínica Estomatológica
Dr. Hugo Ronquillo Herrera
Jefe del Departamento Académico de Medicina y Cirugía Bucomaxilofacial
Dr. Helard Ventura Ponce
Jefe del Departamento Académico de Odontología Social
Dr. César del Castillo López
Jefe del Departamento Académico de Estomatología del Niño y el Adolescente
Dra. Rosa Ana Melgar Hermoza
Director de Postgrado en Estomatología
Dr. Antonio Diáz Sarabia
Directora de la Carrera de Estomatología
Dra. Lola Sueng Navarrete
Director de Administración
Dr. Jorge Vásquez Alva
1
EDITORIAL
Queridos profesores:
Hasta aquí hemos hablado de enseñanza-aprendizaje.
Resulta que según lo que vemos hoy a la enseñanza se le debe reemplazar por PLANTEAMIENTO (de
la cuestión) o PREGUNTA, y al aprendizaje: DESCUBRIMIENTO O CREACION. Es obvio que la
simple transmisión de información no es enseñanza propiamente. La verdadera enseñanza requiere una
reorganización del saber, que es diferente a la incorporación de datos. Según esto, enseñar es plantear
cuestiones y aprender es descubrir o crear respuestas.H
Los nuevos términos no son una sustitución puramente lingüística, representan un cambio sustancial en
la flosofía de la educación.
Mientras la enseñanza es un proceso activo para el profesor y pasivo para el alumno. El PLANTEA-
MIENTO DE LA CUESTION, se convierte en un proceso activo, tanto para el profesor como para el
alumno.
Mientras el aprendizaje es una función cuasi mecánica a cargo del alumno. EL DESCUBRIMIENTO es
un proceso fsiológico de la mente humana, que puede o no ocurrir. Cuanto mayor sea la participación del
alumno en el planteamiento de la cuestión, la probabilidad del descubrimiento o creación por la mente
será mayor.
Recordemos que la mente organiza lo que incorpora y le da una estructura que es el descubrimiento o
creación. En este sentido, aprender es reconocer las conexiones de las partes y alcanzar una visión del
TODO.
Para que esto ocurra el planteamiento de la cuestión debe ser holístico, cuanto más fragmentado sea,
menor será la posibilidad de su estructuración mental.
No olvidemos que los cerebros tienen distinta capacidad para estructurar saberes. A eso llamamos IN-
TELIGENCIA.
Queda por darle un nuevo nombre a la evaluación. PONDERACION sería una opción. Y ello, porque
la evaluación cuantitativa actual es insufciente, puesto que solo incide en lo cognitivo. Una evaluación
cualitativa necesariamente será holística. La Ponderación intersubjetiva de un jurado compuesto por pro-
fesores que conocen al alumno incluiría las áreas afectiva, psicomotora y volitiva. En especial si se trata
de evaluar el logro de competencias.
Roberto J. Beltrán
Profesor extraordinario investigador.
PS. Si quieren explorar un poco más, lean el poema de César Vallejo, ESTE PIANO VIAJA PARA ADENTRO. (Trilce LXIV.
Una genial metáfora de cómo ocurre la incorporación de un nuevo conocimiento por la mente humana.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
2
3
Artículo Original
Sánchez-HuamánY
1
, Sence-Campos R
2
. Ensayo comunitario de intervención: incidencia de caries en
preescolares de un programa educativo-preventivo en salud bucal. Rev Estomatol Herediana. 2012;
22(1):3-15.
RESUMEN
Objetivos: El objetivo del estudio fue medir la experiencia e incidencia de caries dental en preescola-
res sujetos al “Programa Salud Bucal con Buen Trato” de la Organización No Gubernamental (ONG)
EDUVIDA mediante un ensayo comunitario controlado realizado durante casi tres años. Material y
métodos: La población fueron niños de 3 y 4 años de edad de instituciones educativas iniciales esta-
tales, la muestra fue de 330 y el grupo control de 343 niños seleccionados en forma aleatoria estratif-
cada. Se realizó la calibración para todas las actividades. Se utilizaron la prueba de Wilcoxon y Mann
Whitney para evaluar los índices ceod, ceos y el índice de cuidado dental; para evaluar prevalencia de
caries se usaron Chi cuadrado y Mc Nemar; se calculó el OR. Resultados: La variación en de ceod
y ceos fue signifcativamente menor en los niños del programa versus el grupo control (p=0,03 y
0,04); la prevalencia de caries dental aumentó tanto en el grupo de estudio y el grupo control, pero
el aumento fue estadísticamente mayor en el grupo control (p=0,047). La prevalencia de caries de la
infancia temprana severa (CITS) fue 32,6% a los 3 años y 46,44% a los 4 años, al fnalizar el programa
fue 50,4% a los 5 años en el grupo de estudio y 61,8% en el grupo control (p=0,27). Conclusiones:
La incidencia de caries dental en el grupo de estudio fue 30,7% y en el grupo control 68,9%; el OR
para el programa fue 0,283 (IC 0,147-0,544), convirtiéndose en factor protector de la caries dental.
Palabras clave: CARIES DENTAL, EPIDEMIOLOGÍA, PREESCOLARES, ENSAYO ALEATO-
RIO CONTROLADO, INCIDENCIA DE CARIES.
Community intervention trial: caries incidence in preschool children participating in a dental
health preventive Program.
ABSTRACT
Objectives: The aim of this study was to measure the experience and caries incidence in preschool
children subject to “Oral health with good treatment Program” of the nongovernmental organiza-
tion (NGO) EDUVIDA through a community-randomized controlled trial performed for almost three
years. Material and methods: Population were children between 3 and 4 years old of state educational
starting institutions, the sample was 330 and the control group was 343 children selected at random
stratifed. Calibration was performed for all activities. We used the Wilcoxon and Mann Whitney test
for assessing dmft, dmfs and care dental indexes, to assess prevalence of caries were used Mc Nemar
and Chi square ande OR was calculated. The variation in the dmft and dmfs were signifcantly lower
in children in the program versus the control group (p= 0.03 and 0.04); the caries prevalence increased
in both groups, but was statistically higher in the control group, (p=0.047). Prevalence of severe early
childhood caries (S-ECC) was 32.6% at 3 years old and 46.44% at 4 years, at the end of the program
was 50.4% at 5 years old children in the study group and 61,8% in the control group (p=0.27). The
caries incidence in the study group was 30.7% and 68.9% control group, the OR for the program was
0.283 (CI 0.147 to 0.544), becoming the factor protector of dental caries.
Key words: DENTAL CARIES, EPIDEMIOLOGY, PRESCHOOL CHILDREN, RANDOMIZED
CONTROLLED TRIAL, CARIES INCIDENCE.
Ensayo comunitario de intervención:
incidencia de caries en preescolares
de un programa educativo preventivo
en salud bucal.
Introducción
La caries dental es una de las
enfermedades crónicas con ma-
yor prevalencia en el mundo y es
considerada como un problema de
salud pública que afecta millones
de personas aún desde la infancia.
Tiene alto riesgo en niños pequeños
debido a los malos hábitos alimen-
ticios o de higiene y no es exclusiva
al uso prolongado del biberón. La
caries de infancia temprana (CIT)
va referida a la presencia de la en-
fermedad de caries dental en por lo
menos una pieza dentaria en niños
menores de 6 años (cariada, perdida
u obturada)(1), la Asociación Ame-
ricana de Odontopediatría incluyó
en esta defnición a la antes llamada
caries por biberón y la caries ram-
pante (2,3).
La CIT es un problema social,
político, comportamental, médico
y dental. Es problema social debido
Yhedina Sánchez Huamán
1

Rosa Sence Campos
2
1
Magíster en Estomatología. Facultad
de Estomatología. Universidad Peruana
Cayetano Heredia. Especialista en Salud
Pública, Jefe del Área de Investigaciones y
Publicaciones ONG EDUVIDA. Lima, Perú.
2
Magíster en Gerencia Social, Directora de
la ONG EDUVIDA. Lima, Perú.
Correspondencia
Yhedina Dunia Sánchez Huamán
Av. Parque Gonzales Prada N° 795 -
Magdalena del Mar
Telefax: 511- 262-9589
E-mail: yhedina@hotmail.com
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
4
a su presencia en miembros o fami-
lias desfavorecidas de la sociedad,
de nivel económico y educativo
bajo, lo cual incluye un también
bajo nivel de educación para la sa-
lud, resultando de todo ello niños
con enfermedades desde la tem-
prana infancia, replicadores de cos-
tumbres dietéticas no saludables, y
por lo tanto, con alto riesgo de des-
nutrición, en un marco de familias
disfuncionales y numerosas, los
que otorgan a los niños y niñas un
bajo apoyo familiar; es a la vez un
problema político ya que su solu-
ción requiere una política de salud
pública que priorice las acciones
preventivas y promocionales en
salud oral, aplicando una adecua-
da estrategia mediante equipos de
trabajo que permitan llevar a cabo
esta política, orientando los progra-
mas de salud bucal hacia favorecer
sobre todo a los grupos sociales
más afectados. Los factores socia-
les infuyen en el comportamiento
humano, en los conocimientos, ac-
titudes y prácticas en salud. Es un
problema médico debido a que los
infantes con CIT con desnutrición
crecerán a un ritmo más lento en
comparación con otros niños libres
de caries; también los niños nacidos
después de complicaciones mater-
nas durante el embarazo o quienes
tuvieron un nacimiento traumático
están en riesgo de desarrollar CIT,
así, si los métodos preventivos no
son aplicados a muchos niños vul-
nerables luego desarrollan serios
problemas dentales (4-6). También
se ha visto asociación de CIT con
la prevalencia de caries en piezas
permanentes, al respecto Skeie y
col. (7) concluyeron que presentar
superfcies dentarias cariadas en las
segundas molares deciduas a los
cinco años de edad era un predictor
clínico de alta experiencia de caries
a los diez años de edad.
La CIT es una enfermedad infec-
ciosa, cuyo factor etiológico princi-
pal es la presencia del S. mutans en
temprana edad y que generalmen-
te son transmitidas de la madre o
cuidadora al niño (2,8) mediante
formas de crianza que consideran
el expresar afecto mediante besos
en la boca, enfriar el alimento del
bebé con soplidos o acercándolo
a la boca, entre otras costumbres,
actuando la saliva como un agente
transmisor de la bacteria, por ello
antes que aparezca el primer diente,
alrededor de la mitad de los niños
de 6 meses de edad ya están infec-
tados con Streptococcus Mutans
teniendo como factores asociados
a estos casos la presencia muy alta
de dichas bacterias en la madre, in-
gesta de bebidas dulces, alimenta-
ción nocturna y hábitos incorrectos
como succionar el dedo a la madre
(8). Entre otros factores se inclu-
yen la disminución en el fujo sali-
val, poca o nula exposición al fúor,
higiene oral defciente y factores
socioeconómicos (3,6,9); también
los defectos en la estructura del
esmalte son más susceptibles a las
caries (10). La prevención de esta
enfermedad debe instaurarse des-
de que la madre está embarazada,
la revisión del recién nacido debe
establecer citas de control y segui-
miento; todas las actividades deben
estar incluidas en programas de en-
foques integrales múltiples que in-
volucren a la familia, comunidad,
médicos y odontopediatras (2).
Debido a la naturaleza agresiva
de la CIT, el tratamiento debe ser
específco para cada paciente. El
uso de agentes anticaries puede re-
ducir el riesgo de desarrollo y pro-
gresión de la caries, fúor terapia,
restauraciones para la adecuación
del medio bucal utilizando materia-
les como los ionómeros de vidrio,
son efcaces tanto preventiva como
terapéuticamente, los que, acompa-
ñados de una educación y forma-
ción de buenos hábitos en salud bu-
cal tienen como objetivo disminuir
el riesgo de nuevas lesiones de ca-
ries (11,12). El tratamiento debe ser
oportuno, de lo contrario las condi-
ciones del niño empeoran y llega a
ser mas difícil de tratar, los costos
de tratamiento se incrementan y el
número de profesionales quienes
pueden desarrollar los tratamientos
mas complicados disminuye (13),
siendo a menudo necesario el tra-
tamiento en un hospital bajo anes-
tesia general o sedación, lo que la
población de bajo nivel socioeco-
nómico no puede cubrir e incluso
les es difícil comprender (4,5,6).
Se considera como caries de la
infancia temprana severa (CITS)
cuando en un niño menor de 3 años
hay cualquier signo de caries dental
o cuando en niños entre 3-5 años
hay alguna caries en superfcies
lisas de dientes anteriores o hay
cuando a los 3 años hay ≥ 4 superf-
cies cariadas, perdidas u obturadas;
a los 4 años ≥ 5 y a los 5 años ≥ 6
(2).
Algunos estudios han registrado
que a la edad de un año aproxima-
damente 5% de los niños presentan
caries dental, a los 2 años de edad
entre 24% y 33%, a los 3 años entre
el 40% y 60%, a los 4 años entre
55% y 70%, a los 5 años entre 60%
y 80% presentan piezas deciduas
cariadas. A los 6 años un 20% de
los niños han experimentado des-
trucción dental en piezas perma-
nentes, de 60% a 95% de los niños
de 8 a 10 años respectivamente
tienen caries dental y a los 12 años
cuando la mayor parte de la denta-
dura ha erupcionado más del 90%
de los niños de edad escolar presen-
Ensayo comunitario de intervención: incidencia de caries en preescolares de un programa educativo-preventivo en salud bucal.
5
tan destrucción dental, estas cifras
varían según grupo étnico, estado
nutricional, antecedentes natales o
nivel socioeconómico, siendo que a
mayor edad aumentan las lesiones
de caries y su severidad (14-28).
Otros estudios evalúan el efecto
preventivo del fúor frente a la inci-
dencia de caries dental en preesco-
lares (29,30).
La ONG EDUVIDA, como Or-
ganización No Gubernamental del
Perú y actor social con liderazgo en
la creación de propuestas innovado-
ras para el trabajo en salud preven-
tiva en las escuelas ha desarrollado
el Programa Salud Bucal con Buen
Trato (PSBBT) que busca incidir
en la mejora de la problemática en
salud bucal y mental. El propósito
de este estudio fue evaluar la efec-
tividad de una intervención comu-
nitaria para prevenir la caries dental
en preescolares.
Material y Métodos
El estudio fue un ensayo comu-
nitario de intervención con grupo
control realizado durante casi tres
años, desde los meses de abril del
año 2007 a diciembre del año 2009,
con evaluaciones iniciales y fnales
registradas entre abril-junio 2007 y
octubre-diciembre 2009 respectiva-
mente, con un tiempo promedio de
seguimiento de 31 meses.
HLa población inicial la confor-
maban 623 preescolares matricu-
lados en el aula de 3 años de edad
(en el año 2007) correspondiente a
las instituciones educativas estata-
les (I.E.E.) incluidas en el Progra-
ma Salud Bucal con Buen Trato
(PSBBT) de la ONG Eduvida que
se desarrolla en los distritos de
San Juan de Lurigancho (SJL) y El
Agustino, los cuales se caracterizan
por tener una población de escasos
recursos económicos en un ambien-
te urbano-marginal. Es necesario
indicar que el tamaño poblacional
en seguimiento fue creciendo según
necesidades poblacionales siendo
2076 preescolares en el año 2008 y
2817 en el año 2009, todos ellos su-
jetos a los benefcios del programa.
Grupos de estudio
a) Grupo PSBBT: Conformada
por preescolares seleccionados en
forma aleatoria estratifcada entre
las IEE incluidas en el PSBBT en
el año 2007; Se utilizó la fórmula
n=2(Zα+Z β )
2
S
2
/d
2
para un error de
5%, potencia de 0,9; una diferencia
mínima de 1 en el ceod y utilizando
una varianza de 7,84 (31). Aunque
la muestra obtenida fue de 164 se
trabajó con 330 preescolares.
b) Grupo control: Con 343 preesco-
lares seleccionado en forma aleato-
ria estratifcada entre las IEE que no
formaban parte del programa y que
no habían desarrollado ningún pro-
grama de salud bucal previo en sus
niños considerando distribuciones
similares a las del grupo de estudio
para los estratos correspondientes a
los distritos de SJL y El Agustino.
Los mismos preescolares inclui-
dos en cada grupo de estudio en el
momento inicial fueron evaluados
al fnalizar el periodo del estudio
(2007-2009).
Criterios de inclusión
• Niños inscritos en la nómina de
alumnos de preescolar para 3 años
de la Institución Educativa corres-
pondiente.
• Niños sin alteración sistémica o
psicológica diagnosticada.
• Niños que aceptan participar en
el estudio voluntariamente y bajo
consentimiento informado de sus
padres.
Criterios de Exclusión
• Niños que muestren conductas
defnitivamente negativas para los
procedimientos clínicos (examen,
aplicación de fuoruros).
Los procesos de selección fueron
realizados por los investigadores, la
población incluía a 30 instituciones
educativas iniciales, 24 del distrito
de San Juan de Lurigancho (SJL) y
6 de El Agustino (EA). La muestra
del grupo PSBBT incluyó a 4 insti-
tuciones de SJL (264 preescolares)
y 1 de EA (66 preescolares).
En el grupo control la muestra in-
cluía 282 preescolares de SJL y 61
de EA en igual número de escue-
las. Los padres y autoridades de las
instituciones educativas del grupo
control sabían que no estaban in-
cluidos en el programa.
Programa Educativo-Preventivo
El Programa Salud Bucal con
Buen Trato transversa la necesi-
dad de una buena condición de
salud oral para tener un desarrollo
integral favorable. El cuidado de
la salud oral tiene un impacto en
nuestra salud, no sólo a nivel físico
sino también repercute en nuestra
autoestima, hablamos entonces de
la salud mental; ya que la autoper-
cepción de nuestra propia imagen
constituye un aspecto importante
en la formación de la autoestima,
al vernos con una imagen carente
de algunos dientes o padeciendo
algunas dolencias o enfermedades
bucales como la gingivitis, pio-
rrea, halitosis, apiñamiento dental,
entre otros padecimientos buca-
les más comunes, nos sentiremos
como con una minusvalía, desva-
lorizados no solo físicamente sino
incluso socialmente, frente a los
demás. Consideramos que la alta
prevalencia de caries dental en los
niños se constituye en una cara aún
oculta del maltrato infantil por ne-
gligencia, no sólo de las familias,
Sánchez-HuamánY, Sence-Campos R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
6
sino lamentablemente de nuestro
sistema social que considera los pa-
decimientos bucales (caries) como
un estado casi “natural” en todas
las personas. De allí la importancia
del rol de los padres y docentes de
los niños y niñas, quienes deben
propiciar y brindar las condiciones
necesarias para el desarrollo de há-
bitos saludables en salud oral como
el cepillado escolar diario, como
una práctica de buen trato infantil
opuesto al maltrato por negligencia.
Como parte de este programa, la
población preescolar de las aulas
de 3 años recibió el paquete inte-
gral de salud que incluía una ins-
trucción dirigida de cepillado bucal
semestralmente, cuatro monitoreos
anuales de cepillado bucal aula por
aula, instauración ofcial mediante
Directiva de la UGEL (Ministerio
de Educación), de la “Hora hora del
Cepillado Escolar” diario en la I.E.,
dos sesiones educativas directas y
presenciales a los preescolares, con
una duración de 30 minutos cada
una (“La boca: partes-funciones” y
“Caries e higiene oral”), una aplica-
ción de fúor gel neutro anualmen-
te, 5 capacitaciones anuales a direc-
tores y docentes coordinadores, 3
Talleres para docentes (2 en temas
de salud bucal, 1 en buen trato, 4
talleres para padres (2 salud bucal,
2 buen trato, y la institución en su
conjunto participaba en una acción
de movilización anual convocada
por el programa. Se espera que el
Programa tenga también un efecto
en las familias y comunidad, ya que
capacita a los docentes, padres y
madres de familia, quienes actúan
como un soporte de los benefcios
del programa.
La instauración de la “Hora del
cepillado escolar diario” en las es-
cuelas, se logró primero median-
te un compromiso conjunto entre
EDUVIDA y los centros educativos
del Programa y luego en el marco
del Convenio suscrito con el Mi-
nisterio de Educación-Unidad de
Gestión Educativa Local-UGEL-
05-SJL-EA, Ministerio de Salud-
Red de Salud de SJL, suscribién-
dose la Directiva Multisectorial Nº
43-2010 DUGEL05-AGP-SJL-EA
que instaura la “Hora del cepilla-
do Escolar” en las escuelas de San
Juan de Lurigancho y El Agustino,
vigente hoy para más de 250 mil
escolares.
La aplicación de fúor gel neutro
al 2% de NaF (9 000 ppm.) a prees-
colares fue una actividad realizada
directamente por el odontólogo de
EDUVIDA en cada niño, utilizando
la técnica del cepillado, se coloca-
ba el niño con la espalda recta y la
cabeza inclinada hacia el lavatorio
par darle facilidad a escupir y de-
jar caer la saliva y evitar la ingesta
de fúor. La cantidad colocada fue
aproximadamente la mitad del largo
del cabezal del cepillo infantil que
representa menos de 0,7 ml. que
fue la cantidad límite observada en
base a considerar 0,5 mg/kg como
la DPT (Dosis de probabilidad tóxi-
ca) para un niño de 3 años con peso
promedio de 13 kg., considerando
que 1 ml. de fúor neutro contiene
9 mg. de fúor. Una vez colocado
el gel sobre el cepillo, se procedía a
presionarlo contra las cerdas, para
que este se fuyera sobre el total de
cerdas antes de introducirlo a boca
y al hacerlo se empezaba por la ar-
cada superior respetando el orden
de los cuadrantes (32,33).
Las sesiones educativas y talle-
res requirieron la elaboración de
una “matriz” o “esquema de pla-
nifcación para su desarrollo” que
contenían los objetivos generales,
específcos, momentos educativos,
actividades, procedimientos, eva-
luación, tiempo e ideas claves.
Se realizaron los procesos de ca-
libración teórica (de los conceptos
e ideas a manejar y transmitir a la
población) (Kappa=0,83),, y eva-
luación práctica del desarrollo de
las sesiones y/o talleres
Examen clínico
Para la aplicación del examen
epidemiológico los seis examina-
dores fueron calibrados en el diag-
nóstico de caries según los criterios
de la OMS (Kappa interexaminador
0,81) y se trabajo con luz natural,
con equipo de examen no invasivo
y bajo las normas de bioseguridad.
El llenado de la fcha fue a cuatro
manos y el cálculo de los índices
de caries lo realizó el odontólogo
previa calibración para el cálculo
de índices CPO y ceo (Kappa=0,81
en calibración). Se evaluó clínica-
mente a los grupos en los momen-
tos inicial y fnal correspondientes
al trienio 2007-2009.
Variables
Se evaluó la experiencia de ca-
ries expresado en el índice ceod y
ceos, el índice de cuidado dental
expresado como el cociente entre el
número de dientes obturados sobre
la suma del número de dientes ca-
riados y obturados (do/(dc+do)), el
mismo proceso se aplica para cal-
cular este índice para superfcies.
Se evaluó la presencia de caries de
la infancia temprana severa (CITS)
registrándolo así cuando en un niño
menor de 3 años hay cualquier sig-
no de caries dental o cuando en ni-
ños entre 3-5 años hay alguna ca-
ries en superfcies lisas de dientes
anteriores o hay cuando a los 3 años
hay ≥ 4 superfcies cariadas, perdi-
das u obturadas; a los 4 años ≥ 5 y a
los 5 años ≥ 6 (2).
Ensayo comunitario de intervención: incidencia de caries en preescolares de un programa educativo-preventivo en salud bucal.
7
Plan de análisis
Se aplico la Prueba de Kolmo-
gorov-Smirnov y se encontró que
la distribución de caries en ambos
grupos no seguía una distribución
normal (p<0,05). Para determinar
la variación (inicial vs. fnal) de la
experiencia de caries por compo-
nentes se utilizó la prueba de Wil-
coxon.
Para comparar entre los grupos
la expHeriencia de caries en un
momento específco y la variación
fnal del número de piezas en cada
componente se utilizó la prueba de
Mann-Whitney. Para comparar
la prevalencia de caries entre los
grupos en cada momento se usó la
prueba Chi cuadrado y la compa-
ración inicial versus fnal en cada
grupo usó la prueba de Mc Nemar.
Se calculó el OR (Odds Ratio)
como medida de asociación.
Resultados
Los datos poblacionales se
muestran en la tabla 1, no se en-
contraron diferencias signifcativas
en la edad entre los grupos de estu-
dio en ambos momentos evaluados
(inicial y fnal) (p=0,08 y p=0,39
respectivamente) y la proporción
fnal de niñas y niños fue similar
en los grupos (PSBBT: 48,2% y
51,8%; control: 49,8% y 50,2%).
Al fnalizar el periodo, se registró
una pérdida mínima de casos, 3
(0,9%) niños del grupo PSBBT y
13 (3,7%) del grupo control).
Como lo muestra el gráfco 1, en
el momento de evaluación inicial
la prevalencia de caries dental en
dentición decidua fue 70,55% y
71,27% en el grupo PSBBT y gru-
po control respectivamente, sin
diferencia signifcativa entre ellos
(p=0,457); en el momento fnal la
prevalencia total de caries (deci-
duos más permanentes) fue 80,7%
en el grupo PSBBT y 92,5% en
el grupo control, esta diferencia
fue estadísticamente signifcativa
(p=0,047).
La evaluación de prevalencia de
caries solo en la dentición decidua
fue similar a las que incluyen denti-
ción decidua y permanente (preva-
lencia total). Las variaciones en el
tiempo dentro de cada grupo de es-
tudio fueron signifcativas habien-
do incrementado en ambos casos
(p<0,05).
La prevalencia de caries den-
tal en piezas permanentes fue 3%
en el grupo PSBBT y 4,9% en el
grupo control, la diferencia no fue
signifcativa (p=0,479), no se re-
gistraron piezas permanentes en
la evaluación inicial. HNo se en-
contró asociación estadísticamente
signifcativa entre la prevalencia de
caries según género (p>0,05) pero
si hubieron diferencias signifcati-
vas (p<0,05) según la edad en el
momento de evaluación inicial en
ambos grupos (tabla 2).
Grupo de
Estudio
Prevalencia %
Inicial Final
3 años 4 años p 5 años 6 años p
PSBBT 51,2 77,8 0,00 78,6 82,4 0,4
Control 57,7 79,1 0,00 91,3 95,6 0,2

Tabla 1. Características de los grupos muestrales en preescolares.
Momento
Grupo de
estudio
n
Edad
mínimo máximo media DE
Inicio PSBBT 330 3 4 3,73 0,44
Control 343 3 4 3,79 0,40
Final PSBBT 327 5 6 5,04 0,33
Control 330 5 6 5,16 0,37
Tabla 2. Prevalencia de caries dental según la edad y momentos de evaluación
Sánchez-HuamánY, Sence-Campos R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
8
La prevalencia de caries de la in-
fancia temprana severa (CITS) en
la línea basal en el grupo de estudio
fue 32,6% a los 3 años y 46,44%
a los 4 años, considerando la po-
blación total; la distribución fue
similar en el grupo control sin di-
ferencia signifcativa (p>0,05). Al
fnalizar el programa la prevalencia
de CITS a los 5 años en el grupo
de estudio PSBBT fue 50,4% y en
el grupo control fue 61,8%; esta
diferencia no fue estadísticamente
signifcativa (p=0,27).
La incidencia de caries dental a
nivel persona entre la evaluación
inicial y fnal en el grupo PSBBT
fue 30,7% y en el grupo control
68,9%, el OR para desarrollar ca-
ries para los preescolares sujetos
al PSBBT mostrando fue 0,283
(IC 0,147-0,544), mostrándose al
PSBBT como factor protector, los
preescolares del grupo control tie-
nen tres veces mas el riesgo relati-
vo de desarrollar caries. El riesgo
se redujo en más del 71% en los
preescolares sujetos al programa.
La tabla 3 presenta los valores
para ceod, ceos y sus componentes
en los momentos inicial y fnal en
ambos grupos de estudio, al iniciar
el desarrollo del PSBBT no se en-
contraron diferencias signifcativas
entre los grupos en la experiencia
de caries (p>0,05), al fnalizar se
encontró que en el grupo PSBBT
el ceod aumentó 3,44 a 4,85 y en
el grupo control de 3,62 a 5,80; el
ceos aumentó de 5,54 a 9,07 en el
PSBBT y de 5,52 a 11,28 en el gru-
po control; estas diferencias entre
los grupos de estudio fueron signi-
fcativas (p=0,03 y 0,04 respectiva-
mente).
El índice de cuidado dental varió
en el grupo de estudio PSBBT de
0,035 a 0,14 y en el grupo control
de 0,038 a 0,031; los incrementos
no fueron estadísticamente signif-
cativos (p>0,05).
La tabla 4 muestra el porcentaje
de preescolares que presenta va-
riación en la experiencia de caries
según número de piezas para cada
componente. El 59,3% del grupo
PSBBT y 30% del grupo control no
incrementaron el número de dientes
careados; el 10,1% del PSBBT y el
5,3% del grupo control incremen-
taron el número de sus dientes ob-
turados. Dentro del grupo PSBBT
el promedio de dientes careados
que aumentaron durante el tiempo
evaluado fue 0,87(DE 1,8) y en el
grupo control fue 1,63 (DE 2,2)
esta diferencia fue estadísticamen-
te signifcativa (p=0,00). En cuan-
to a dientes perdidos, los niños del
grupo PSBBT perdieron en prome-
dio 0,075 dientes y los del grupo
control 0,15 esta comparación fue
estadísticamente signifcativa (p=
0,01). No hubo diferencias signif-
cativas en el número de dientes ob-
turados entre ambos grupos.
En la variación por superfcies
se encontraron medias de: 3,12
(DE 5,26) 0,26 (DE 1,30) 0,76 (DE
1,52) para los dientes cariados,
perdidos y obturados respectiva-
mente en el grupo PSBBT y 4,85
(7,96) 0,74 (3,15) 0,34 (1,1) en el
grupo control. Las diferencias fue-
ron signifcativas en la evaluación
por superfcies cariadas y perdidas
(p<0,05), pero no signifcativa para
las obturadas (p=0,23).
En la distribución por compo-
nentes del ceod, se encontró que en
la evaluación inicial el componente
careado representa el 97,0%, el per-
Tabla 3. Experiencia de caries en preescolares según grupo y momento de evaluación.
Inicio Final Inicio vs. fnal
PSBBT CONTROL PSBBT CONTROL PSBBT CONTROL

x

DE
x

DE p*
x

DE
x

DE p* p** p**
dc 3,34 3,49 3,6 3,18 0,1 4,03 3,16 5,42 3,54 0,03 0,000 0,000
de 0,03 0,28 0,02 0,26 0,63 0,08 0,39 0,17 0,73 0,24 0,003 0,000
do 0,08 0,42 0,11 0,5 0,43 0,32 0,67 0,20 0,73 0,92 0,002 0,023
ceod 3,44 3,52 3,62 3,2 0,29 4,85 3,71 5,80 3,80 0,03 0,000 0,000
sc 5,31 6.62 5,61 7,42 0,6 8,19 4,84 10,17 9,17 0,04 0,000 0,000
se 0,06 0,63 0,12 1,35 0,43 0,26 1,35 0,79 3,37 0,12 0,003 0,001
so 0,09 0,50 0,11 0,55 0,6 0,56 1,29 0,30 1,22 0,11 0,000 0,007
ceos 5,54 6,85 5,52 5,8 0,96 9,07 7,92 11,28 10,96 0,04 0,000 0,000
do/do+dc 0,035 0,21 0,038 0,27 0,9 0,14 0,13 0,031 0,11 0,659 0,223 0,979
so/so+sc 0,028 0,19 0,027 0,194 0,97 0,14 0,13 0,028 0,11 0,492 0,153 0,946
DC 0,04 0,24 0,07 0,35 0,12
DP 0,00 0,00 0,00 0,00 0,89
DO 0,00 0,00 0,00 0,00 0,94
CPOD 0,04 0,24 0,07 0,35 0,12
SC 0,06 0,30 0,11 0,47 0,35
SP 0,00 0,00 0,00 0,00 0,87
SO 0,00 0,00 0,00 0,00 0,93
CPOS 0,06 0,30 0,11 0,47 0,35
(*)Prueba de Mann-Whitney
(**) Prueba De los rangos con signo de Wilcoxon
Ensayo comunitario de intervención: incidencia de caries en preescolares de un programa educativo-preventivo en salud bucal.
9
dido el 0,8% y el obturado el 2,2%;
mientras que en el grupo control
fue el 96,5%; 0,5% y 2,6% para
careado, perdido y obturado res-
pectivamente. En el momento f-
nal la proporción fue 95,3%, 1,6%,
3,4% y 93,6%; 2,9% y 3,5% para
careado, perdido y obturado en el
grupo de PSBBT y control respec-
tivamente.
Tabla 4. Variación 2007-2009 en la experiencia de caries total en preescolares.
VARIACION
-4 -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5 ≥ 6
x

DE
Dientes cariados
nº (%) niños PSBBT (327)
1 (0,3) ←
194
(59,3) → 132 (40,36) 0,87 1,8

1

73
(22,3)
33
15
(4,6)
11
(3,3) - - (0,3) (10,0)
Nº (%) niños control (330)
3 (0,9) ←
99
(30,0) → 228 (69,1) 1,63 2,20
2 1 109
66
(20,0)
17
(5,1)
20
(6,1)
11 5
(0,6) (0,3) (33,0) (3,3) (1,5)
(*)p= 0,00
Dientes Perdidos
nº (%) niños PSBBT (327)

0(0) ← 316
→11 (3,3) 0,075 0,49 (96,7)
- - - -
6 5
- - - - (1,8) (1,5)
Nº (%) niños control (330)
0 (0) ←
266
(80,6) →64 (19,4) 0,15 0,67
- - - (8,2)
27 25 -
(3,6)
12
- - (7,6)
(*)p= 0,012
Dientes Obturados
nº (%) niños PSBBT (327) 5 (1,5) ←
289
(88,4) →33 (10,1) 0,196 0,615
-
1 1 3

24 4 3 1 1
- (0,3) (0,3) (0,9) (7,3) (1,2) (0,9) (0,3) (0,3)
Nº (%) niños control (330)
5 (1,5) ←
311
(94,2) →14 (5.3)
-
1 1 3 5
3 (0,9)
4 1 1
- 0,091 0,65 -0.3 (0,3) (0,9) (1,5) (1,2) (0,3) (0,3)
(*)p= 0.386
(*) Prueba de Mann-Whitney
En la tabla 5 se observa que el
incremento neto de piezas y su-
perfcies careadas fue mayor en el
grupo control que en el grupo de es-
tudio, con diferencias signifcativas
(p<0,05)
La tabla 6 muestra los valores
del ceod y sus componentes según
la edad en el momento de evalua-
ción inicial (basal). Se observa que
el valor promedio de ceod a los 3
años fue 2,32 y 2,51 y a los 4 años
fue 3,86 y 3,98 para los grupos
PSBBT y control respectivamen-
te; en ambos casos no se encontró
diferencia signifcativa (p>0,05).
Dentro del grupo PSBBT, el com-
ponente careado representa el
96,5% y 96,97%, el perdido el
1,48% y 0,76% y el obturado el
1,98% y 2,27% a los 3 y 4 años res-
pectivamente. Para el grupo control
el componente careado represen-
ta el 94,02% y 98,26%, el perdido
3,05% y 0,11% y el obturado el
2,93% y 1,62% para los 3 y 4 años
respectivamente.
La tabla 7 muestra los valores
de ceod y sus componentes según
la edad en el momento fnal del es-
tudio. El valor promedio de ceod a
los 5 años fue 4,27 y 5,65; a los 6
años fue 4,94 y 6,63 para los grupos
PSBBT y control respectivamente;
en ambos casos no se encontró di-
Hferencia signifcativa (p>0,05).
Las proporciones para los compo-
nentes fueron similares al momento
inicial y al fnal la proporción de
careados era el 96% y 86%, perdi-
dos 1% y 9,9% y obturados 3% y
4,1% en los grupos PSBBT y con-
trol respectivamente.
Discusión
Esta investigación encontró
como datos basales una prevalen-
cia de caries 51,2% y 77,8% a los 3
y 4 años de edad respectivamente,
estos resultados son mayores a los
referidos para la misma edad por
Declerck (9) en Bélgica que encon-
tró una prevalencia del 7% a los 3
años, por Ribeiro (10) en Brasil con
43,7% a los 4 años y Goncalves
(17) que también en Brasil encontró
35,3% a los 3 años y 54,3% a los 4
años; Bravo (26) en España 17,4%
a los 3 años y 26,2% a los 4 años;
Tabla 5. Media (DE) del incremento neto de caries (ceod/ceos) por grupos durante 2007-2009.
Incremento neto de caries PSBBT (n=327) CONTROL (n=330) valor p
ceod 1,22 (0,58) 2,02 (0,68) 0,001
ceos 3,42 (0,76) 5,46 (0,65) 0,000
(*) Prueba de Mann-Whitney
Sánchez-HuamánY, Sence-Campos R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
10
Franco (23) en Colombia encontró
prevalencias ligeramente menores
siendo 59,2% a los 3 años y 62,5%
a los 4 años. Mientras que nuestros
resultados son menores a los referi-
dos por Schroth (3) que en Canadá
encontró una prevalencia de 98,9%;
o Bezgati (14) quien encontró en
Kosovo una prevalencia de 87,6%
para niños de 3 años y 91,7% para
los de 4 años; Weilg (22) en Perú
encontró una prevalencia de 99,1%
para niños entre 3-5 años de edad.
Finalmente los resultados en pre-
valencias fueron similares a los
encontrados en estudios realizados
en Lithuania (21) y Ludhiana, India
(20). No se encuentran más repor-
tes científcos de otras poblaciones
peruanas en grupos etáreos simi-
lares pero se observa que para la
mayor parte de estudios referidos,
hay prevalencias menores de caries
dental debido posiblemente a que
fueron realizados en países con po-
líticas de prevención masiva como
Tabla 6. ceod y componentes al momento inicial según edad en los grupos de estudio.
Edad
Grupo
de estu-
dio
ceod (DS) IC Min Max c (DS); c/ceod % e (DS); e/ceod % o (DS); o/ceod %
ceod (DS)
excluye
niños sin
caries
3 PSBBT 2,32 (3,12) 1,65-2,99 0 10 2,26 (3,08) 96,53% 0,03 (0,24); 1,48% 0,05 (0,21); 1,98% 4,54 (2,99)
Control 2,51 (2,85) 1,72-3,11 0 10 2,23 (2,67) 94,02% 0,07 (0,55) 3,05% 0,05 (0,90) 2,93% 4,36 (2,44)
(*) p= 0,48
4 PSBBT 3,86 (3,57) 2,40-4,31 0 15 3,74 (3,54); 96,97% 0,03 (0,29); 0,76% 0,09 (0,47); 2,27% 4,96(3,30)
Control 3,98 (3,19) 3,80-4,53 0 11 4,22 (3,17); 98,26% 0,005 (0,07); 0,11% 0,07 (0,32); 1,62% 5,16 (2,78)
(*) p=0,37
(*) Prueba de Mann- Whitney
Tabla 7. ceod y componentes al momento fnal según edad en los grupos de estudio
Edad
Grupo
de
estudio
ceod (DS) IC Min Max c (DS); c/ceod % e (DS); e/ceod % o (DS); o/ceod %
ceod (DS)
excluye niños
sin caries
5 PSBBT 4,27 (3,80)
4,01 -
5,55 0 11 4,12 (3,70) 95% 0,086 (0,407) 1,5% 0,189 (0,7)3,5% 5,87 (3,47)
Control 5,65 (3,75)
5,14 -
6,16 0 15 5,37 (3,57) 95,2% 0,08 (0,45) 1,4% 0,189 (0,7) 3,4% 6,23 (3,44)
(*) p=0,03
6 PSBBT 4,94 (3,13) 3,67- 5,32 0 15 4,88 (3,16) 96% 0,05 (0,35) 1% 0,21(0,12) 3% 6,01 (3,14)
Control 6,63 (4,06) 5,35-7,91 0 19 5,7(3,38) 86% 0,65 (1,42) 9,9% 0,27 (0,89) 4,1% 6,98 (3,96)
(*) p=0,03
(*) Prueba de Mann- Whitney
la incorporación de fúor al agua de
consumo, mientras que en Perú no
existe esta norma al igual que otros
países como Kosovo y Canadá don-
de se eliminó el fúor del agua a pe-
dido de la población.
A pesar que no existen mas datos
epidemiológicos en edades simila-
res de poblaciones peruanas, si hay
referencias de estudios realizados
en infantes como el presentado por
Tello (34) quien evaluó la preva-
lencia de caries en la dentición de-
cidua infantes de 6 a 36 meses de
edad, encontrando 19,12%, 59,46%
y 79,35% de prevalencia de caries
para los niños de 6 a 12 meses, de
13 a 24 meses y de 25 a 36 meses
respectivamente. Estos indicadores
muestran que se debe redireccionar
los esfuerzos de la prevención hacia
la población mas pequeña que es la
que realmente esta sana, empezar
a practicar una “Odontología para
bebés” con intervenciones cada vez
a edades mas tempranas, para que
así en un futuro las poblaciones de
3 años de edad tengan una preva-
lencia de caries menor a la reporta-
da en el presente estudio (35). En la
zona donde realizamos el estudio,
constatamos un bajo nivel educati-
vo en salud bucal preventiva según
indicador que evaluamos en forma
paralela, por ello consideramos
que el control de las caries a eda-
des tempranas, está ligado también
a un factor educativo de las madres
o cuidadoras, educación que debe
ser mejorada desde la gestación del
bebé, además de su atención clíni-
ca odontológica puesto que existe
relación entre su condición de hi-
giene oral, colonización bacteria y
el inicio del desarrollo de caries en
su hijos infantes; deben también ser
incluidas en un programa preventi-
vo integral que cuente con exáme-
nes periódicos a ellas y sus hijos
recién nacidos, que se permanente
e incluya los tratamientos preventi-
vos que requiera cada caso según el
riesgo de caries de los niños.
En nuestro estudio, la prevalen-
cia fnal de caries dental a los 5
años fue menor (78,6%) en el grupo
sujeto del PSBBT que en el grupo
control (91,3%), esta misma rela-
ción se repite a los 6 años cuando
la prevalencia del grupo de estudio
fue 82,4% frente a 95,6% del grupo
control. Kumar y col (18) reportan
en la India una prevalencia de 83%
en una población de características
similares a los 5 años, Franco (23)
en Colombia 62,1%, mientras que
Mora-León (25) en España repor-
ta 52,5%, Cipriano (5) en Brasil
55,7% y Riths y col (19) también
en Brasil 42,6%. Para poblacio-
nes de 6 años Bezgati (15) reportó
97,9% en Kosovo, Rodríguez y Col
(28) en México reportaron una pre-
valencia de 74%, Herrera (21) en
Ensayo comunitario de intervención: incidencia de caries en preescolares de un programa educativo-preventivo en salud bucal.
11
Nicaragua 72,6%, Llompart (22) en
Argentina 70%, Goncalves (17) re-
portó en Brasil 60%, Cipriano (5)
también en Brasil 62,4%. Se obser-
va entonces que la prevalencia fnal
de caries en nuestra población, si
bien es menor a la del grupo control
(que no cuenta con los benefcios
del PSBBT), sigue siendo mucho
mayor a la reportada en otros paí-
ses en condiciones similares como
Colombia y México (a excepción
de Kosovo cuya situación es de
emergencia), y mucho mayor a las
de países que cuentan con sistema
de fuoración del agua como Espa-
ña y Brasil.
La prevalencia de caries según
la edad (tabla 2) muestra que en
el momento basal había diferencia
estadísticamente signifcativa entre
un niño de 3 y 4 años pero ya no
cuando se comparaba entre los 5 y
6 años, debido a que la curva de au-
mento crece sustancialmente entre
los 3 y 4 años y luego el incremen-
to es proporcional, esta relación se
mantiene tanto en el grupo de estu-
dio PSBBT como en el grupo con-
trol. El PSBBT otorga educación
preventiva, mediante la promoción
de hábitos saludables que se insta-
len en la cotidianidad de la pobla-
ción, el lograrlo se hace cada vez
más urgente, ya que actúa profun-
dizándose en las causas y factores
desencadenantes de los problemas
bucales. No obstante también es
una realidad que el daño instalado
en boca de los niños y niñas (más
del 50% a los 3 años) requiere una
urgente atención clínica reparado-
ra, por ello es que dentro de las me-
didas correctivas el programa con-
sidera la derivación de casos a los
Centros de Salud del Ministerio de
Salud, con los cuales se mantiene
convenio.
Los valores de ceod promedio
en la línea basal fueron de 2,32
(DS 3,12) a los 3 años y 3,86 (DS
3,57) a los 4 años, estos datos fue-
ron también mayores a los encon-
trados por Bravo (26) en España
donde los niños tenían un ceod de
0,89 a los 3 años y 1,35 a los 4 años
y por Franco (23) en Colombia que
reportó un ceod de 2,03 a los 3 años
y 2,16 a los 4 años. De otra parte
nuestros resultados fueron menores
a los reportados en Canadá (3) por
Schroth que encontró un ceod de
12,7 ± 5,6 a los 3 años, y 13,9 ± 2,8
a los 4 años, también son menores a
los encontrados por Bezgati (14) en
Kosovo con un ceod de 4,01 a los 3
años y 5,97 a los 4 años al igual que
Goncalves (17) en Brasil que en-
contró un ceod de 3,9 a los 3 años y
3,5 a los 4 años.
En aquellos estudios con los que
se encontraron prevalencias simi-
lares, el valor de ceod fue menor a
nuestro valor reportado, como paí-
ses como Ludhiana (20) y Lithuania
(21) con ceod promedios de 1,82 y
2,1 a los 3 años respectivamente y
1,57 a los 4 años en Ludhiana. Se
puede observar también que aun en
prevalencias similares, la experien-
cia de caries de otros estudios para
estas edades (3 y 4 años) muestra
valores de ceod poco mayores e in-
cluso menores a los referidos en el
presente estudio, esto hace suponer
que la gravedad o severidad de la
enfermedad es mayor en los niños
de la población estudiada.
Los resultados fnales muestran
una ceod promedio menor en el gru-
po de estudio PSBBT que en el gru-
po control tanto a los cinco como a
los seis años de edad (5,87 vs 6,23
a los 5 años y 6,01 vs. 6,98 a los
6 años), ambas diferencias fueron
signifcativas. Otros estudios mues-
tran valores transversales menores
de ceod (incluso que el grupo de
estudio) a los cinco años de edad
como el de Cipriano (5) que reportó
un ceod medio de 2,62; Franco (23)
en Colombia 3,2 Kumar (18) en
Chennai-India 3,51 Batellino (24)
en Argentina 4,23 Goncalves (17)
en Brasil 4,3 Campos (27) en Perú
4,6; solo el reporte de Bezgati (14)
en Kosovo fue mayor con un ceod
promedio de 8,14 a los cinco años.
Para poblaciones de 6 años de
edad, algunos estudios referen va-
lores ceod menores, como el de Ci-
priano (5) en Brasil 3,07 , Herrera
(21) en Nicaragua 3,59 , Rodríguez
(28) en México 3,9, Goncalves (17)
en Brasil 4,8 Llompart (22) en Ar-
gentina 4,64; igualmente solo el
reporte de Bezgati (14) en Kosovo
tuvo un ceod mayor (media de 7,9).
Al igual que la prevalencia, se pue-
de atribuir estos valores altos en la
experiencia de caries a los progra-
mas preventivos públicos (fuora-
ción del agua) en el que se incluyen
estas poblaciones; también sugie-
ren que la experiencia de caries
debe ser controlada en etapas pre-
vias, pues a pesar de la intervención
preventiva los resultados obtenidos
no logran ser aun los ideales.
En la evaluación por compo-
nentes, nuestros resultados encon-
traron que el componente careado
representó más del 95% dentro del
valor ceod para ambas edades, esta
distribución se repite en todos los
estudios referidos, donde el compo-
nente careado tiene el mayor por-
centaje del ceod (3, 17, 20, 21, 23,
26).
Se encontró que el índice de cui-
dado dental por diente (do/do+dc)
varió en el grupo de estudio PSBBT
de 0,035 a 0,14 y en el grupo con-
trol de 0,038 a 0,031; es decir hubo
mayor cantidad de piezas dentarias
que recibieron tratamiento restau-
Sánchez-HuamánY, Sence-Campos R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
12
rador en el grupo de estudio versus
el grupo control, aunque la diferen-
cia no fue estadísticamente signi-
fcativos (p>0,05). Esta relación
se mantuvo en la evaluación por
superfcies. El estudio evidenció
que los escolares con intervención
del PSBBT, acudieron con mayor
frecuencia a tratamientos odontoló-
gicos. Debemos resaltar que ello es
prueba de que los padres de fami-
lia, decisores de la visita al dentista,
están con mayor predisposición a
fnanciar las curaciones rehabilita-
doras de sus hijos pequeños (de 3 a
12 años), como efecto de la educa-
ción preventiva que recibieron del
programa.
El incremento de dientes ca-
riados (dc) fue mayor en el grupo
control con una media de 1,63 (DE
2,20) versus 0,87 (DE 1,8) regis-
trados en el grupo de estudio. Este
efecto es atribuido a la combina-
ción de un componente educativo
y la aplicación de fúor gel y el
cepillado diario como componen-
te preventivo. Otro estudio similar
(24), donde se realizó la aplicación
de fúor gel anualmente registra un
incremento medio de 1,72 dientes,
lo cual se aproxima a los resultados
encontrados.
En la evaluación del incremen-
to por superfcies cariadas nuestra
población presentó un mayor in-
cremento (3,12 y 4,85 del grupo
PSBBT y grupo control) en compa-
ración a otros estudios con pobla-
ciones similares (29) que muestran
un incremento promedio de 1,79 y
2,11 para los grupos de estudio y
control respectivamente. Esto posi-
blemente a que el estudio compa-
rado se realizó en EEUU que es un
país que cuenta con agua fuorada
de consumo y cuenta con sistemas
de salud de países desarrollados.
En una evaluación de la expe-
riencia de caries (ceod) según la
edad, se observa (tablas 6 y 7) que
se incrementa con la edad en ambos
grupos (aunque es menor en el mo-
mento fnal en el grupo PSBBT), lo
cual guarda relación con la progre-
sión natural de la enfermedad, y su
carácter multifactorial, también con
el hecho de que no se realizó nin-
gún tipo de intervención recupera-
tiva en los niños que eliminara por
completo los focos de infección, y
a la naturaleza principalmente edu-
cativa del programa, desarrollado
en uno de los ambientes donde se
desenvuelve gran parte de la vida
del niño (escuela), buscando me-
jorar la educación en salud bucal
de los padres y docentes que pue-
dan llevar a la práctica de hábitos
saludables hacia sus hijos y alum-
nos, pero que requiere ser evaluada
y monitoreada permanentemente,
lo cual también forma parte del
PSBBT y que se presenta en otras
investigaciones. Un dato preocu-
pante es observan que niños de 3
años ya presentan piezas perdidas y
que el su valor promedio y la pro-
porción que representan en el ceod
aumenta con la edad (más en el
grupo control), ello se puede aso-
ciar a la falta de tratamiento a las
lesiones de caries y al desconoci-
miento y costumbres inadecuadas
de esta población (evaluadas para-
lelamente) como la de suponer que
los “dientes de leche” de sus hijos
pequeños serán reemplazados por
otros dientes defnitivos y sanos y
que “no es necesario tratar los dien-
tes de leche”. El incremento prome-
dio del ceod fue menor en el grupo
de estudio PSBBT que en el grupo
control (Tabla 5).
Pocos estudios evalúan los resul-
tados a largo plazo de programas
preventivos en escuelas. El presen-
te estudio evaluó la incidencia de
caries luego de instaurar estrategia
educativo-preventiva que incluía
“la Hora de cepillado Escolar” dia-
rio en todas las escuelas sujetas al
PSBBT, además de la aplicación
de fúor tópico anualmente. Existen
estudios que hacen referencia a la
utilización de barnices fuorados
pero no van acompañados de una
programación educativa a padres
y docentes (24,27,31,33). Así, se
observó que la población sujeta al
PSBBT luego de casi tres años de
desarrollado el programa mues-
tra una menor prevalencia fnal de
caries y también menor incidencia
que el grupo control, en ambos
casos las diferencias son estadísti-
camente signifcativas (p<0,005).
Por ello en las escuelas de los dis-
tritos San Juan de Lurigancho y
El Agustino, con intervención del
PSBBT, se observa hoy una rea-
lidad distinta, con indicadores de
salud bucal favorables a una buena
salud integral y que bajo la mirada
de EDUVIDA asocia el estado de
nuestra boca con un impacto a nivel
de nuestra autoestima, incursionan-
do entonces sus efectos en nuestra
salud mental. Con repercusiones
además en otros niveles donde las
personas intervienen socialmente,
como en el plano laboral, amical,
organizacional, sexual, entre otros.
La meta que establece la OMS
con relación a la prevalencia de
caries para el año 2000 es de 50%
de niños libres de caries entre 5 y
6 años de edad (36), lo cual no se
cumple en esta población peruana
aún en el presente año 2011, inclu-
so en la sujeta al programa, pues-
to que a los 5 años la prevalencia
fue de 78,6% en el grupo PSBBT y
91,3% en el grupo control; incluso
a la edad de 3 años en ambas po-
blaciones la prevalencia de caries
Ensayo comunitario de intervención: incidencia de caries en preescolares de un programa educativo-preventivo en salud bucal.
13
era mayor del 50% (51,2% y 57,7%
en el grupo PSBBT y control res-
pectivamente). Esta comparación
hace notar nuevamente que es muy
importante intervenir a los infantes
desde edades cada vez más tem-
pranas, realizando educación para
la salud bucal a la madre gestante,
monitoreos desde el nacimiento y
visita al dentista desde la aparición
del primer diente (34).
La incidencia de caries dental
entre la evaluación inicial y fnal
en el grupo PSBBT fue 30,7% y en
el grupo control 68,9%, el OR para
desarrollar caries para los preesco-
lares sujetos al PSBBT mostrando
fue 0,283 (IC 0,147-0,544), mos-
trándose al PSBBT como factor
protector, los preescolares del gru-
po control tienen tres veces mas el
riesgo relativo de desarrollar caries.
El riesgo se redujo en más del 71%
en los preescolares sujetos al pro-
grama. Otros estudios muestran
también que programas que utilizan
el fúor como material preventivo
han demostrado disminución en
la incidencia de caries frente a un
grupo control (24, 29, 30). De allí
la importancia de desarrollar pro-
gramas preventivos integrales, que
integren en su intervención educa-
ción y medidas preventivas (fuori-
zación), para lograr una mayor ef-
cacia en el control de la incidencia
de caries dental. Esta experiencia
de EDUVIDA pone en evidencia
que la educación preventiva desa-
rrollada en todas sus dimensiones,
se ve complementada muy efcaz-
mente con el desarrollo de una pro-
gramación de fuorización discipli-
nadamente aplicada a los escolares,
lo cual nos lleva a sugerir la nece-
sidad de contar con una Tarjeta de
Control de Fluorización del Esco-
lar para controlar las dosis de fúor
aplicadas por programas del estado
y por entidades privadas.
La principal limitación del estu-
dio fue el implementar y mantener
adecuadamente los materiales (ce-
pillos, cepilleras, pastas dentales)
para desarrollar los hábitos de hi-
giene, situación que atribuimos a
los escasos recursos económicos.
Conclusiones
1. El incremento promedio de ca-
ries por unidad diente (ceod)
y por superfcie (ceos) en los
preescolares fue signifcativa-
mente menor (p<0,05) en los
niños sujetos al PSBBT que en
los niños del grupo control (1,22
y 2,02 ceod; y 3,42 y 5,46 ceos
respectivamente).
2. En el momento fnal la propor-
ción por componentes de ceod
fue 95,3%, 1,6%, 3,4% y 93,6%;
2,9% y 3,5% para careado, per-
dido y obturado en el grupo de
PSBBT y control respectiva-
mente, lo que muestra una ma-
yor perdida de piezas dentarias
en el grupo control que en el
PSBBT.
3. La prevalencia de caries den-
tal en dientes deciduos aumen-
tó tanto en el grupo de estudio
PSBBT y el grupo control, pero
el aumento fue estadísticamente
mayor en el grupo control. En el
grupo PSBBT varió de 70,55%
a 80,7% y en el grupo control de
71,27% a 92,5% (p=0,047). La
prevalencia de caries dental en
piezas permanentes fue 3% en el
grupo PSBBT y 4,9% en el gru-
po control, la diferencia no fue
signifcativa (p=0,479). No se
encontró asociación estadística-
mente signifcativa entre la ex-
periencia de caries y el género
(p>0,05).
4. La prevalencia de caries según
la edad, muestra la curva de au-
mento, crece sustancialmente
entre los 3 y 4 años y luego el
incremento es menor, esta rela-
ción se mantiene tanto en el gru-
po de estudio PSBBT como en
el grupo control. La experiencia
de caries (ceod) aumenta con la
edad.
5. La prevalencia de caries de
la infancia temprana severa
(CITS) en la línea basal en el
grupo de estudio fue 32,6% a los
3 años y 46,44% a los 4 años,
considerando la población total;
la distribución fue similar en el
grupo control sin diferencia sig-
nifcativa (p>0,05). Al fnalizar
el programa la prevalencia de
CITS a los 5 años en el grupo
de estudio PSBBT fue 50,4% y
en el grupo control fue 61,8%;
esta diferencia no fue estadísti-
camente signifcativa (p=0,27).
6. Hubo mayor cantidad de piezas
dentarias y superfcies que reci-
bieron tratamiento restaurador
en el grupo de estudio PSBBT
versus el grupo control, aunque
la diferencia no fue estadística-
mente signifcativos (p>0,05).
7. La incidencia de caries dental
en el grupo PSBBT fue 30,7%
y en el grupo control 68,9%, el
OR para los preescolares sujetos
al PSBBT mostrando fue 0,283
(IC 0,147-0,544), mostrándose
como factor protector de la ca-
ries dental, los preescolares del
grupo control tienen tres veces
mas el riesgo relativo de desa-
rrollar caries. El riesgo se redujo
en más del 71% en los preesco-
lares sujetos al programa.
Agradecimientos
Un reconocimiento y agradecimiento especial
al Servicio de Liechtenstein para el Desarrollo
(LED), ooperante de EDUVIDA desde su fun-
dación. A los Directores, docentes, “Niños Guías
de Salud”, padres, madres y a los 40 mil alumnos
de las escuelas de San Juan de Lurigancho y El
Agustino, donde ejecutamos el Programa Salud
Bucal con Buen Trato.
Sánchez-HuamánY, Sence-Campos R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
14
Referencias Bibliográfcas
1. American Academy of Pediatric
Dentistry. Defnition of early
childhood caries (ECC). Pediatr
Dent. 2005; 27: 13.
2. American Academy of Pediatric
Dentistry. Oral heath policies:
Policy on early childhood caries
(ECC): Classifcations, conse-
quences, and preventive strate-
gies. Pediatr Dent. 2005; 27:31-
3.
3. Schroth R, Smith PJ, Whalen
JC, Lekic C, Moffat M. Preva-
lence of caries among prescholl-
aged children in a orthern Ma-
nitoba community. J Can Dent
Assoc. 2005; 71(1):27.
4. Sayegh A, Dini E, Holt R and
Bedi R. Caries prevalence and
patterns and their relationship to
social class, infant feeding oral
hygiene in 4-5 year old children
in Amman, Jordan. Community
dental Health. 2002; 19:144-51.
5. Cipriano S, De Sousa ML, Hihs
LB, Wada R. Saúde bucal dos
pré-escolares, Piracicaba, Bra-
sil, 1999. Rev. Saúde Pública.
2003; 37(2):247-53.
6. Acs G, Lodolini G, Kaminsky
S, Cisneros GJ. Effect of nur-
sing caries on body weight in
a pediatric population. Pediatr
Dent. 1992; 14(5): 302-5.
7. Skeie MS, Raadal M, Strand
GV, Espelid I. The relationship
between caries in the primary
dentition at 5 years of age and
permanente dentition at 10 years
of age – a longitudinal stydi. Int
J Paediatr Dent. 2006; 16: 152-
60.
8. Wan AK, Seow WK, Purdie
DM, Bird PS, Walsh LJ, Tude-
hope DI. Oral colonization of
Streptococcus mutans in six-
month-old predentate infants. J
Dent Res. 2001; 80(12): 2060-5.
9. Declerk D, Leroy R, Martens
L, et al. Factors associated with
prevalence and severity of ca-
ries experience in preschool
children. Community Dent Oral
Epidemiol. 2008;36: 168-178.
10. Ribeiro AG, Oliveira AF, Ro-
senblatt A. Cárie precoce na in-
fância: prevalência e fatores de
risco em pré-escolares, aos 48
meses, na cidade de João Pes-
soa, Paraíba, Brasil. Cad. Saú-
de Pública. 2005; 21(6):1695-
1700.
11. American Academy of Pediatric
Dentistry. Policy on Early child-
hood caries (ECC): Unique cha-
llenges and treatment options.
Pediatr Dent. 2008; 30: 44-46.
12. Weintraub JA, Ramos-Gomez
F, Jue B, et al. Fluoride varnish
effcacy in preventing early chil-
dhood caries. J Dent Res. 2006;
85 (2):172-176.
13. Vargas C, Ronzio C. Disparities
in early Chilhood caries. BMC
Oral Health. 2006; 6: S3.
14. Begzati A, Meqa K, Siegentha-
ler D, Berisha M, Mautsch W.
Dental health evaluation of
children in Kosovo. Eur J Dent.
2011; 5(1): 32-9.
15. Herrera MS, Medina-Solis CE,
Maupomé G. Prevalencia de
caries dental en escolares de
6-12 años de edad de León,
Nicaragua. Gac Sanit. 2205;
19(4):302-6.
16. Llompart G, Marin G, Silber-
man M, Merlo I, Zurriaga O;
Grupo Interdisciplinario para
Salud. Oral health in 6-year-old
schoolchildren from Berisso,
Argentina: Falling far short of
WHO goals. Med Oral Patol
Oral Cir Bucal. 2010; 15(1):
101-5.
17. Goncalves IC, Almeida R. Den-
tal caries in the primary den-
tition in public nursery school
children in Juiz de Fora, Minas
Gerais, Brazil. Cad. Saüde Pü-
blica. 2000; 16 (3): 717-722.
18. Mahesh-Kumar P, Joseph T,
Varma RB, Jayanthi M. Oral
health status of 5 years and 12
years school going children in
Chennai city – an epidemiolo-
gical study. J Indian Soc Pedo
Prev Dent. 2005; 23(1): 17-22.
19. Rihs LB, Sousa Mda L, Cy-
priano S, Abdalla NM, Guidini
DD, Amgarten C. Dental caries
activity in primary dentition,
Indaiatuba, Sao Paulo, Brazil,
2004. Cad Saúde Pública. 2007;
23(3): 593-600.
20. Simratvir M, Moghe GA, Tho-
mas AM, Singh N, Chopra S.
Evaluation of caries experien-
ce in 3-6 year old children, and
dental attitudes amongst the ca-
regivers in the Ludhiana city. J
Indian Soc Pedod Prevent Dent.
2009; 3(27): 164-169.
21. Slabsinskiene E, Milciuviene S,
Narbutaite J, et al. Severe early
childhood caries and behavioral
risk factors among 3-year-old
children in Lithuania. Medicina
(Kaunas). 2010; 46(2):135-41.
22. Weilg MA. Estudio epidemio-
lógico de salud oral en niños de
3-5 años, hijos de trabajadores
del complejo metalúrgico de la
Oroya. Tesis para obtener grado
de Bachiller. Lima, Perú. Uni-
versidad Peruana Cayetano He-
redia, 1992.
23. Franco AM. Prevalencia de ca-
ries y gingivitis en preescola-
res. Revista CES Odontología.
1995; 8(2):128-131.
24. Batellino LJ, Cornejo LS, Do-
rronsoro ST, et al. Evaluación
del estado de salud bucodental
en preescolares: estudio epide-
miológico longitudinal (1993-
1994), Córdova, Argentina.
Rev Saúde Pública. 1997; 31
(3):272-81.
Ensayo comunitario de intervención: incidencia de caries en preescolares de un programa educativo-preventivo en salud bucal.
15
25. Mora L, Martinez J. Prevalencia
de caries y factores asociados en
niños de 2-5 años de los Centros
de Salud Almanjáyar y Cartuja
de Granada capital. Atención
primaria. 2000; 26(6): 398-404.
26. Bravo M, Llodra JC, Cortés FJ,
Casals E. Encuesta de salud oral
en preescolares en España 2007.
RCOE. 2007; 12(3):143-168.
27. Campos MR. Modelo PRE-
CEDE aplicado a un programa
de prevención de caries dental
en niños menores de 6 años de
edad. Kiru. 2004; 1(2): 33-38.
28. Rodríguez L, Contreras R, Ar-
jona J, Soto R. Prevalencia de
caries y conocimientos sobre
salud-enfermedad bucal de ni-
ños (3-12 años) en el Estado de
México. Revista ADM. 2006;
63(5): 170-175.
29. Englander H, Mellber J, Engler
W. Observations on dental ca-
ries in primary teeth after fre-
quent fuoride toplications in a
program involving other pre-
ventives. J Dent Res. 1978;
57(9-10):855-860.
30. Slade G, Bailie R, Roberts-
Thomson K, et al. Effect of
health promotion and fuoride
varnish on dental caries among
Australian Aboriginal children:
results from a community-ran-
domized controlled trial. Com-
munity Dent Oral Epidemiol.
2011; 39(1):29-43.
31. Villena R, Pachas FM, Sánchez
YD, Carrasco MB. Prevalencia
de caries de infancia temprana
en niños menores de 6 años de
edad, residentes en poblados ur-
bano marginales de Lima Norte.
Rev Estomatol Hered 2011; 21
(2): 79-86.
32. Barbería E, Cárdenas D, Suá-
rez M, Maroto M. Fluoruros
tópicos: Revisión sobre su toxi-
cidad. Rev Estomatol Hered.
2005; 15(1): 86-92.
33. Villena R. An investigation of
the transverse technique of den-
tifrice application to reduce the
amount of fuoride dentifrice for
young children. Pediatr Dent.
2000; 22(4):312-7.
34. Tello P. Estudio epidemiológico
de la prevalencia de caries y su
relación con hábitos alimenta-
rios y de higiene bucal en niños
de 6 a 36 meses de edad. Tesis
para obtener grado de bachiller.
Lima, Perú. Universidad Inca
Garcilazo de la Vega, 2001.
URL disponible en: http://www.
ceo.com.pe/005_revista_art01.
htm (Fecha de acceso: 24 de
mayo del 2011.
35. Asociación Peruana de Odon-
tología para Bebés. Propuestas
para la salud bucal del infante
en América Latina y El Cari-
be. Declaración de Lima-Perú,
7-07-2007. Lima, Perú: I Con-
greso Internacional, III Encuen-
tro Peruano de Odontología para
bebés; 2007.
36. Quezada AC. Prevalencia de
caries de infancia temprana en
niños de 2 a 5 años de los jar-
dines infantiles Junji de la ciu-
dad de Talca, 2008. Tesis para
el título de Cirujano Dentista.
Talca, Chile. Universidad de
Talca, 2008. URL disponible
en http://dspace.utalca.cl/hand-
le/1950/6363 (Fecha de acceso:
28 de Mayo del 2011).
37. World Health Organization.
Oral Health Surveys. Basic
Methods 4h ed. Geneve: World
Health Organization; 1997.
Sánchez-HuamánY, Sence-Campos R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
16
Caballero-García C
1
, Enriquez G
2
, García-Rupaya C
3
. Relación entre la experiencia de caries dental e
higiene bucal en escolares de la Provincia de Sechura-Piura en el año 2010. Rev Estomatol Herediana.
2012; 22(1):16-19.
RESUMEN
Objetivo: Determinar la relación entre la experiencia de caries dental e higiene bucal en escolares de
Sechura. Material y Métodos: El diseño del estudio fue de tipo transversal. La muestra fue aleatoria y
estuvo constituida por 438 niños de edades entre 6 a 14 años, habitantes de la localidad de Sechura. El
diagnóstico de salud oral fue realizado en noviembre de 2010 por los alumnos de una Escuela de Estoma-
tología en Piura. Para la medición de la caries dental se utilizó el índice CPOD y ceod, para el diagnóstico
de la higiene bucal se utilizó el IHO. Las pruebas de Chi-cuadrado y Odds ratio fueron utilizadas para el
análisis estadístico de los datos. Resultados: Se encontró que los escolares de mayor edad tienen 3 veces
más probabilidades de desarrollar caries dental (OR=3,253). Se determinó que existe relación entre la
presencia de caries dental y el género de los niños (p=0,028) y también se encontró una relación estadís-
ticamente signifcativa entre la presencia de caries dental y la higiene bucal (p<0,001). Conclusiones: Esta
investigación presenta el estado de salud bucal de localidades poco estudiadas en el Perú, lo cual servirá
para establecer un plan de trabajo odontológico y un monitoreo adecuado para disminuir esta enfermedad.
Palabras clave: CARIES DENTAL, SALUD BUCAL, SALUD ESCOLAR, COMUNIDAD RURAL.
Relationship between the caries and defcient oral hygiene in school children from Sechura, Piura.
SUMMARY
Objectives: Determinate the relationship between the experience of dental caries and oral hygiene in
Sechura’s schoolchildren. Material and Methods: The study design was cross-sectional. A random sample of
438 children aged 6 to 14 was studied in Sechura, Piura. The screening of oral health diagnosis performed
in November 2010 by the students of School of Dentistry in Piura university. For measure the dental decay
was used the DMFT index and for the oral hygiene was used the IHO index. Chi-square test and odds
ratio was performed for the data analysis. Results: The oldest schoolchildren are 3 times more likely to
develop dental caries (OR = 3.25). It was determined a relationship between the presence of dental caries
and gender of children (p = 0.028) and also was found a signifcant difference of relationship between the
presence of dental caries and oral hygiene (p<0.001). Conclusions: This investigation was corroborated
the conceptions we already know and helps us to learn the oral health condition of different communities
in Perú that have less opportunities of oral care, which will serve to establish an odontologic work plan
and a right control to decrease dental caries.
Key words: DENTAL CARIES, ORAL HEALTH, SCHOOL HEALTH.
Relación entre la experiencia de
caries dental e higiene bucal
en escolares de la Provincia de
Sechura-Piura en el año 2010.
Carmen Caballero García
1

Guillermo Enriquez
2
Carmen García Rupaya
3
1
Bachiller en Estomatología. Directora
de la Escuela de Estomatología - Uni-
versidad César Vallejo. Piura, Perú.
2
Bachiller en Odontología. Docente
de la Escuela de Estomatología – Uni-
versidad César Vallejo. Piura, Perú.
3
Magíster en Estomatología. Univer-
sidad Peruana Cayetano Heredia.
Lima, Perú.
Introduccion
Las enfermedades bucales son
las más comunes de las enferme-
dades crónicas y son un importante
problema de Salud Pública por su
alta prevalencia, impacto en los in-
dividuos, en la sociedad y el costo
de su tratamiento (1).
La aparición de la caries dental
y la enfermedad periodontal, de no
ser controladas pueden causar un
desequilibrio en los tejidos bucales,
propiciando alteraciones funciona-
les (2).
La OMS afrma que la caries
dental, la enfermedad periodon-
tal y el cáncer oral constituyen los
mayores problemas globales que
afectan la salud bucal en países in-
dustrializados, países en desarrollo
y en especial en las comunidades
más pobres (3).
Powell en 1998, realizó una re-
visión sobre los modelos de pre-
dicción multifactorial de la caries
dental; encontró que los predictores
mas fuertes eran aquellos asociados
con la edad y los indicadores de ex-
periencia pasada de caries, lo cual
fue indicado también por Mattos en
el 2004 (4,5).
En la literatura se ha descrito
que el control de placa bacteriana
es ambiguo en relación a la presen-
cia y el desarrollo de caries cuan-
do se han comparado solo ambas
variables. La evidencia nos indica
que la buena higiene bucal reduce
la experiencia de caries (5,6). Los
pacientes que infrecuentemente o
inefcientemente limpian sus dien-
tes y/o tienen pobre control ma-
nual pueden estar en alto riesgo
de presentar esta enfermedad. La
habilidad de realizar un buen cepi-
llado puede también cambiar con el
tiempo por diversas circunstancias.
Es el odontólogo el que está en una
posición ideal para detectar este
cambio (7).
Los indicadores de riesgo de
caries dental están asociados a la
Artículo Original
Correspondencia
Carmen Stefany Caballero García
Calle Laredo Mz. C Lote 2 San Miguel,
Lima, Peru.
Teléfono: 511- 981453017
E-mail: stefa135@gmail.com
17
ocurrencia de la enfermedad y se
relacionan a los estudios transver-
sales (4,5). Su identifcación per-
mite tomar acciones de control y
prevención (8), estas actividades
son realizadas por diversas faculta-
des de Estomatología del norte del
país, con la fnalidad de establecer
programas preventivos odontológi-
cos que ayuden a la erradicación de
estas enfermedades tan importantes
y prevalentes de la cavidad oral en
pacientes niños.
El presente estudio brinda da-
tos que determinan el perfl epi-
demiológico de salud oral de esta
población del Perú que ha sido
poco estudiada; lo cual servirá para
establecer programas preventivos
promocionales y realizar un segui-
miento epidemiológico de la pobla-
ción.
El propósito de esta investiga-
ción fue determinar la relación en-
tre la experiencia de caries dental y
la higiene bucal en escolares de la
provincia de Sechura, Piura en el
año 2010.
Material y Métodos
Se realizó un estudio de tipo
transversal y descriptivo. La mues-
tra estuvo constituida por 438 esco-
lares que correspondieron a niños
de las localidades de La Bocana,
Parachique, Ciudad del Pescador y
Puerto Rico todas pertenecientes a
la provincia de Sechura en el depar-
tamento de Piura.
Los padres de los niños consin-
tieron que sus hijos participen en
la investigación constituyendo así
la totalidad de la muestra. De igual
manera los niños asintieron su par-
ticipación en el estudio.
Los estudiantes cumplieron con
los siguientes criterios de selec-
ción: Ser residentes de estas loca-
lidades, ser escolares de entre 5 a
12 años, y asistir de manera volun-
taria a la valoración de su diagnós-
tico de salud realizado en el mes de
Noviembre de 2010 por la Escuela
de Estomatología de la Universidad
César Vallejo.

El método para determinar las
condiciones de salud bucal fue la
observación directa. Se empleó lo
índices de CPOD y ceod para de-
terminar la experiencia presente y
pasada de caries dental; y el índi-
ce IHO propuesto por Löe y Sil-
ness para determinar la presencia
de placa dentobacteriana y cálculo
dental. Para la exploración bucal
se emplearon espejos planos del
número 5 y exploradores estandari-
zados de una sola punta, se empleo
luz natural. La exploración se hizo
siguiendo los criterios establecidos
por la Organización Panamericana
de la Salud (OPS) (15).
Caballero-Garcia C, Enriquez G, García-Rupaya C.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
18
Los datos fueron analizados en
el programa Microsoft Excel y pos-
teriormente se realizaron los cálcu-
los estadísticos mediante el paquete
SPSS 15.0. Para el análisis descrip-
tivo de la investigación se obtuvo
medidas de frecuencia y para hallar
la relación de las variables de estu-
dio se realizó la prueba de Chi cua-
drado y la determinación del Odds
ratio.
Resultados
Se encontró que un 56% de es-
colares presentaron caries dental en
la población de estudio (Figura 1).
El índice de higiene oral mostró
que el 40% de los escolares presen-
tan una buena higiene bucal mien-
tras que el 26% presenta el nivel
más bajo (malo) de este índice (Fi-
gura 2). Los niños de mayor edad
(9-12 años) tienen más probabili-
dad de presentar caries que aque-
llos escolares menores según esta
investigación (Tabla 1).
Se encontró una relación signif-
cativamente estadística (p=0,028)
entre la presencia de caries dental y
el género de los escolares, en donde
los estudiantes de género masculi-
no tuvieron mayor proporción de
presencia de caries dental que los
de género femenino (Tabla 2).
No se encontró asociación entre
el índice de higiene oral y las varia-
bles edad y género (Tablas 3 y 4).
Finalmente, se encontró una re-
lación estadísticamente signifcati-
va (p<0,001) entre la presencia de
caries dental y la higiene bucal de
los niños (Tabla 5). Los escolares
con índice de higiene oral regular
y mala presentaron mayor propor-
ción de presencia de caries dental
que los escolares con Índice de Hi-
giene oral buena.

Discusión
El presente estudio se realizó en
la provincia de Sechura en el depar-
OR Intervalo de confanza al 95%
Inferior Superior
Razón de las
ventajas para
grupo etáreo (5 -
8/ 9 - 12)
3,253 2,194 4,822
Tabla 1. Asociación entre la presencia de caries dental y grupo etáreo.
Género Nº
cariados
Cariados
Masculino 86 134
Femenino 108 110
Total 194 244
Prueba de chi cuadrado
p= 0,028
Tabla 2. Relación entre la presencia de
caries dental y género.
Grupo etáreo IHO
Bueno Regular Malo
5 - 8 años 85 60 54
9 - 12 años 92 88 59
Total 177 148 113
Prueba de chi cuadrado
p= 0,340
Tabla 3. Relación entre índice de higiene oral y grupo
etáreo.
Grupo etáreo IHO
Bueno Regular Malo
Masculino 79 74 64
Femenino 98 74 46
Total 177 148 113
Prueba de chi cuadra-
do
p= 0,05
Tabla 4. Relación entre índice de higiene oral y género.
IHO No cariados Cariados
Bueno 100 77
Regular 52 96
Malo 42 71
Total 194 244
Prueba de chi
cuadrado
p= 0,000
Tabla 5. Relación entre la presencia de
caries dental y el índice de higiene oral.
tamento de Piura con una muestra
conformada por 438 niños en etapa
escolar.
En el Perú la población menor
de 14 años constituye el 41 % del
Relación entre la experiencia de caries dental e higiene bucal en escolares de la Provincia de Sechura-Piura en el año 2010.
19
total (INEI, 1981), considerándo-
se ésta una población importante a
ser estudiada por sus problemas de
salud, los niños en la etapa escolar
comprendida entre los 6 y 12 años
de edad se encuentran en proceso
de recambio dentario y constituyen
también las edades en que las ne-
cesidades de atención odontológica
van en ascenso (9).
Al igual que Moreno y cols (10),
en el presente estudio se encontró
que existe una relación signifcati-
va (p<0,001) entre la presencia de
caries dental y la edad de los estu-
diantes. De igual forma se encontró
una fuerte asociación entre estas
dos variables (OR=3,253).
Según diferentes estudios, la
caries afecta más a la población
masculina (11,12), corroborando
también los resultados de esta in-
vestigación (p=0,028). Raitio y
cols. mencionaron que los indica-
dores de riesgo para caries dental
no son iguales para los niños que
para las niñas (13). Los resultados
sugieren que existe una necesidad
de identifcar los factores que están
impactando en los perfles de caries
encontrados en la población de es-
tudio.
Franco no encontró relación en-
tre la higiene oral y la edad reafr-
mándose así el resultado en esta
investigación (14). Sin embargo,
si halló diferencias signifcativas al
relacionar las variables higiene oral
y género, al igual que el resultado
obtenido en este estudio (p=0,05).
En cuanto a los factores asocia-
dos a la caries, este estudio corro-
bora la importancia de la higiene
bucal, ya que la relación entre am-
bas variables fue estadísticamente
signifcativa (p<0.001). La higie-
ne oral se ha identifcado como un
factor de riesgo desde hace varias
décadas (16,17,18) por lo que es
necesario insistir en los programas
de educación y prevención en salud
oral.
Este tipo de investigación reafr-
ma los conceptos ya conocidos en
la evidencia científca publicada, y
presenta el estado de salud bucal de
los niños de esta localidad del norte
del país, orientando sus resultados
a elaborar un plan estratégico de
trabajo odontológico y un monito-
reo adecuado para disminuir esta
enfermedad.
Referencias Bibliográfcas
1. Sheiham A. Oral health, general
health and quality of life. Bull
World Health. 2005; 83 (9): 644.
2. Greene JC, Suomi JD. Epidemio-
logy and public health aspects of
caries and periodontal disease. J
Dent Res. 1977; 56:20-6.
3. World Health Organization. Who
releases new report on global pro-
blem of oral diseases. Geneva:
World Health Organization; 2004.
4. Mattos M, Melgar M. Riesgo de
caries dental. Rev Estomatol He-
rediana. 2004; 14(12):101-6.
5. Powell V. Caries prediction: a re-
view of the literature. Community
Dent Oral Epidemiol. 1998; 26:
361-71.
6. Demers M, Brodeur J, Simard P,
Mouton C, Veilleux G, Fréchette
S. Caries predictors suitable for
mass-screenings in children: a li-
terature review. Community Dent
Health. 1990; 7:11-21.
7. Kidd E. Assessment of caries risk.
Dent Update. 1998; 25: 385-90.
8. Daly B, Watt R, Batchelor P, Trea-
sure E. Essential dental public
health. New York: Oxford Uni-
versity Press; 2003.
9. Instituto Nacional de Estadística e
Informática. Censos Nacionales
1981 y 1993. Lima: INEI; 2008.
10.Pineda M, Castro R, Watanabe V,
Chein V, Ventocilla H. Necesi-
dades de tratamiento para caries
dental en escolares de zonas ur-
bano y urbano marginal de Lima.
Odontol sanmarquina. 2000; 1(6):
26-32.
11.Moreno A, Carreón G, Alvear G,
López M, Vega F. Riesgo de ca-
ries en escolares de escuelas of-
ciales de la ciudad de México.
Rev Mex Pediatr. 2011; 68(6):
228-33.
12.Milen A, Hausen H, Heinonen O,
Paunio I. Caries in primary den-
tition related to age, sex, social
status, and county of residence
in Finland. Dent Oral Epidemiol.
1981; 9: 83-6.
13.Kerosuo H, Honkala E. Caries ex-
perience in the primary dentition
of Tanzanian and Finnish 3-7 year
old children. Community Dent
Oral Epidemiol. 1991; 19: 272-6.
14.Raitio M, Pienihakkinen K,
Scheinin A. Multifactorial mode-
ling for prediction of caries incre-
ment in adolescents. Acta Odon-
tol Scand. 1996; 54: 118-21.
15.Franco C. Prevalencia de caries
y gingivitis en preescolares. CES
Odontol. 1995; 8(2): 128-31.
16.Leverest D, Proskin H, Featherso-
ne J, et al. Caries risk assessment
in a longitudinal discrimination
study. J Dent Res. 1993; 72(2):
538-43.
17.Clark B, Graves R, Webster D,
Triol C. Caries and treatment pat-
terns in children related to social
class in children related to school
lunch program eligibility. Jour-
nal of Public Health Dent 1987;
43(3): 134-38.
18.Petersen PE. Sociobehavioural
risk factors in dental caries - in-
ternational perspectives. Com-
munHity Dent Oral Epidemiol.
2005; 33(4):274-9.
Caballero-Garcia C, Enriquez G, García-Rupaya C.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
20
Aliaga-Del Castillo A
1
, Reyna-Gutiérrez J
1
, Soldevilla-Galarza L
2
, Mattos-Vela M
3
, Aliaga-Del Castillo
R
4
. Dimensiones transversales del arco maxilar y esqueléticas en pacientes con secuela de fsura labio
alveolo palatina unilateral. Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1):20-25.
RESUMEN
Objetivos: El propósito de este estudio fue evaluar las dimensiones transversales del arco maxilar (ancho
intercanino y ancho intermolar) y esqueléticas (ancho maxilar y ancho facial) en pacientes con secuela
de Fisura Labio Alveolo Palatina Unilateral (FLAPU) y compararlas con las de pacientes no fsurados.
Material y Métodos: Se utilizaron modelos de estudio y radiografías postero-anteriores de 94 niños
de 6 a 15 años de edad atendidos en el Instituto Especializado en Salud del Niño, 47 con secuela de
FLAPU y 47 no fsurados. Se tomaron fotografías digitales para la evaluación de los modelos de estudio,
las distancias se midieron en el maxilar superior para el ancho intercanino de centroide a centroide de
caninos deciduos o permanentes contralaterales y para el ancho intermolar de centroide a centroide
de primeras molares permanentes contralaterales. Se realizaron trazos cefalométricos utilizando los
criterios de Ricketts para la evaluación de las radiografías. Resultados: En los pacientes con secuela de
FLAPU la distancia promedio + desviación estándar para el ancho intercanino, ancho intermolar, ancho
maxilar, y ancho facial, fue de 26,94 + 4,30 mm, 47,77 + 4,61 mm, 65,06 + 4,96 mm y 125,50 + 5,42
mm, respectivamente; en los pacientes no fsurados fue de 31,77+ 2,03 mm, 47,86 + 2,84 mm, 65,04
+ 3,47 mm y 124,38 + 6,60 mm, respectivamente Conclusiones: En las dimensiones transversales del
arco maxilar, el ancho intercanino fue menor en los pacientes con secuela de FLAPU. Sin embargo, no
existieron diferencias entre las dimensiones transversales esqueléticas en los dos grupos de pacientes.
PALABRAS CLAVE: Labio hendido, paladar hendido, arco dental/anomalías, maxilar/anomalías.
Transversal arch maxillary and skeletal dimensions in patients with unilateral cleft lip alveolus
and palate sequel.
ABSTRACT
Objectives: The purpose of this study was to evaluate transverse arch maxillary dimensions (intercanine
width and intermolar width) and transverse skeletal dimensions (maxillary width and facial width) in
patients with sequel of Unilateral Cleft Lip Alveolus and Palate (UCLAP) and compared with those of
patients without cleft. Material and methods: Was used dental casts and posteroanterior radiographs
of 94 children aged 6 to 15 belonging at Specialized Institute of Children´s Health, 47 belonging to
the group with UCLAP sequel and 47 belonging to noncleft patients. Digital photographs were taken
for the assessment of dental casts, the distances were measured in the maxilla for the intercanine width
centroid to centroid of deciduous or permanent contralateral canines and for the intermolar width
centroid to centroid of frst permanent contralateral molars. Cephalometric traces were performed
following Ricketts criteria for radiographs evaluation. Results: In patients with UCLAP sequel the
distance average + standard deviation for intercanine width, intermolar width, maxillary width and facial
width was 26.94 + 4.30mm, 47.77 + 4.61mm, 65,06 + 4.96mm and 125.50 + 5.42mm, respectively;
In noncleft patients the average distance for intercanine width, intermolar width, maxillary width and
facial width was 31.77+ 2.03mm, 47.86 + 2.84mm, 65.04 + 3.47mm and 124.38 + 6.60mm, respecti-
vely. Conclusions: In the transverse dimensions of the maxillary arch, intercanine width was lower in
patients with sequel of UCLAP. However, there were no differences between the skeletal transverse
dimensions in the two groups of patients.
KEY WORDS: Cleft lip, cleft palate, dental arch/abnormalities, maxilla/abnormalities.
Artículo Original
Arón Aliaga Del Castillo
1

Julio Reyna Gutiérrez
1

Luciano Soldevilla Galarza
2

Manuel Mattos Vela
3

Rosalinda Aliaga Del Castillo
4
1
Cirujano Dentista.
Egresado Facultad de Odontología Universi-
dad Nacional Mayor de San Marcos. Lima,
Perú.
2
Cirujano Dentista.
Docente del Departamento de Estomato-
logía Pediátrica, Facultad de Odontología
Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Lima, Perú.
3
Cirujano Dentista.
Docente del Departamento de Estomato-
logía Biosocial, Facultad de Odontología
Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Lima, Perú.
4
Cirujano Dentista.
Especialista en Estomatología Pediátrica,
Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Lima, Perú.
Introducción
La fsura labial con o sin fsura
palatina ocurre en uno de cada mil
nacimientos (1), y el lado izquierdo
es el más afectado (1-3).
Algunas de las características
más comunes en estos pacientes
son: patrón de crecimiento def-
ciente en el tercio medio de la cara
(4,5), alteración en la forma de
arco, asimetría causada por una in-
hibición en el desarrollo maxilar en
el sentido transversal y sagital por
el tejido cicatricial presente en el
paladar y en el labio de los pacien-
tes que han sido sometidos a ciru-
gía (5-7) o por la ausencia de tejido
blando y óseo en los pacientes que
nunca han sido intervenidos quirúr-
gicamente (8,9).
Los pacientes con labio y pala-
dar fsurado unilateral tienen una
defciencia en la forma y tamaño
de los tejidos afectados y esto
causa una asimetría en el ámbito
facial, esquelético y dental; ade-
más, presentan un severo colapso
transversal de los arcos maxi-
lares, pérdida de dientes y otras
irregularidades causadas por in-
terferencias estructurales y fun-
cionales. Este colapso de arco es
mayor en la zona de los caninos
y disminuye progresivamente ha-
Correspondencia

Arón Aliaga-Del Castillo
Jr. J.J. Pasos 490 Int. 401. Pueblo Libre. Lima
21, Perú
Telefono: 511 – 3324318 / 511 996845677
E-mail: a_aliaga@hotmail.com
Dimensiones transversales del arco
maxilar y esqueléticas en pacientes
con secuela de fisura labio alveolo
palatina unilateral.
21
cia la región molar; es causado por
una rotación medial del segmento
del lado afectado (4,9,10) y la falta
de continuidad en el reborde alveo-
lar y por la ausencia de la sutura
media palatina (11,12).
Por lo dicho anteriormente sue-
le suponerse que las dimensiones
transversales del arco maxilar y
esqueléticas son menores en los pa-
cientes fsurados, pero no tenemos
sustento científco para afrmar que
ese fenómeno ocurre en una po-
blación peruana ya que debido a la
poca relevancia que el odontólogo
general brinda a este tema, no se
han realizado estudios al respecto
en Perú.
La presente investigación tuvo
como objetivo evaluar las dimen-
siones transversales del arco maxi-
lar (ancho intercanino y ancho
intermolar) y esqueléticas (ancho
maxilar y ancho facial) en pacien-
tes con secuela de Fisura Labio-Al-
veolo-Palatina Unilateral (FLAPU)
y compararlas con las de pacientes
no fsurados (NF).
Material y Métodos
El presente estudio es descrip-
tivo, comparativo, retrospectivo y
transversal.
La muestra se obtuvo por con-
veniencia, estuvo constituida por
94 modelos de estudio (47 FLA-
PU y 47 NF) y por 94 radiografías
posteroanteriores (47 FLAPU y 47
NF) de niños entre 6 a 15 años de
edad (divididos en tres grupos: de
6 a 9, de 10 a 12, y de 13 a 15 años
de edad) atendidos en el Servicio
de Ortodoncia y Ortopedia Maxi-
lar del Instituto Especializado en
Salud del Niño (IESN), entre enero
del 2000 y Octubre del 2009. Los
pacientes con secuela de FLAPU
pertenecían a la Unidad de Fisu-
rados del Servicio ya mencionado
y los pacientes NF (grupo control)
fueron pacientes que presenta-
ban maloclusión de Angle clase I
y pertenecían al mismo Servicio.
Los criterios de exclusión fueron:
marcada inclinación de caninos,
lesiones cariosas interproximales
en segundas molares deciduas o
segundas premolares, pérdida de
segundas molares deciduas y trata-
miento ortodóntico previo para am-
bos grupos de pacientes; así como,
síndrome asociado para el grupo
con secuela de FLAPU y displasias
transversales para el grupo NF. Los
permisos se gestionaron en la Ofci-
na de Docencia del IESN.
Evaluación de modelos de estudio
Se utilizaron modelos de estudio
existentes en el archivo del Ser-
vicio de Ortodoncia y Ortopedia
Maxilar. A partir de la digitaliza-
ción de los modelos de estudio por
medio de fotografías se midió el
ancho intercanino (distancia entre
los centroides de los caninos de-
ciduos o permanentes superiores
contralaterales) y el ancho intermo-
lar (distancia entre los centroides
de las primeras molares superiores
permanentes contralaterales) (13).
Montaje y orientación de los mo-
delos
Se realizó el procedimiento tenien-
do como referencia los procedi-
mientos y técnicas utilizadas por
Moyers et al. (13). Para encontrar
el plano oclusal funcional se utilizó
un paralelígrafo. Se orientó el pla-
no oclusal colocando las cúspides
mesiovestibulares de ambas prime-
ras molares superiores permanentes
y la cúspide vestibular de la se-
gunda premolar superior izquierda
o segunda molar decidua superior
izquierda a una misma distancia
vertical de la base del paralelígra-
Aliaga-Del Castillo A, Reyna-Gutiérrez J, Soldevilla-Galarza L, Mattos-Vela M, Aliaga-Del Castillo R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
22
fo, para ello se buscó coincidencia
entre los puntos mencionados y la
punta seca metálica del estilete del
paralelígrafo (Figura 1).
Toma de fotografía digital
La cámara digital se posicionó,
con la ayuda de un trípode, con
el lente en dirección ortoradial al
objeto, en este caso el modelo de
estudio, posicionado correctamen-
te sobre el portamodelos del pa-
ralelígrafo. Para dar la escala a la
fotografía se colocaron dos reglas
milimetradas en forma de L sobre
la superfcie del portamodelos.
Determinación del centroide
Moyers et al. defnen el centroi-
de como el punto medio entre los
dos puntos calculados de los puntos
medios proximales y de los puntos
ves tibular y palatino (13) (Figura
2).
Figura 2. Determinación de los puntos me-
dios y el centroide de una pieza dentaria. A:
punto medio entre los puntos medios proxi-
males mesial y distal. B: punto medio entre
los puntos vestibular y palatino. C: el cen-
troide, punto medio entre A y B.
En el presente estudio, estos pun-
tos se ubicaron para las molares:
puntos proximales a nivel del surco
central y puntos laterales a nivel del
surco palatino y a nivel del surco
vestibular; y para los caninos: pun-
tos proximales a nivel del mayor
diámetro mesiodistal y los laterales
a nivel de la máxima convexidad
vestibular y palatina.
Las fotografías se importaron al
programa CorelDRAW X4. Este
programa tiene incorporado un sis-
tema de coordenadas que fue utili-
zado con dos fnes: establecer las
coordenadas de los puntos mesial,
distal, palatino y vestibular de cada
pieza dentaria en el formato (X;Y);
y establecer las coordenadas de los
puntos que demarcaban 10 mm en
la foto (L1 y L2), también en for-
mato (X;Y). Estos datos fueron
transportados a una matriz de aná-
lisis específcamente desarrollada
para este estudio en el programa
informático Microsoft Excel 2007
la cual permitió obtener las coor-
denadas del centroide de cada pieza
dentaria y calcular la distancia en-
tre ellos (Figura 3).
Evaluación de las radiografías
posteroanteriores.
Se utilizaron radiografías poste
roanteriores existentes en el archivo
del Servicio de Ortodoncia y Orto-
pedia Maxilar Los trazados cefalo-
métricos se realizaron siguiendo los
criterios establecidos por Ricketts
(14). El ancho maxilar estuvo de-
terminado por la distancia entre los
puntos JL y JR (puntos bilaterales
ubicados en la intersección de los
contornos de la tuberosidad y pilar
zigomático) y el ancho facial por la
distancia entre los puntos ZA y AZ
(puntos ubicados en el centro de la
raíz del arco zigomático), así como
lo describen también Gregoret (15)
y Romani (16).
Los procedimientos arriba mencio-
nados fueron realizados por un solo
investigador de esa forma se trató
Figura 3. Análisis informático de las fotografías de los modelos de estudio.
Dimensiones transversales del arco maxilar y esqueléticas en pacientes con secuela de fsura labio alveolo palatina unilateral.
23
de disminuir el sesgo en las medi-
ciones.
Análisis estadístico
Para el análisis de los datos se utili-
zó el programa SPSS 15.0. Se apli-
có la prueba de Kolmogorov Smir-
nov para evaluar la normalidad de
la muestra y la prueba de Levene
para evaluar la homogeneidad de
varianzas de la muestra. Se usó la
prueba t de Student para comparar
las medias de ambos grupos. Todas
las pruebas se realizaron con un ni-
vel de signifcancia del 0,05.
Resultados
Se encontró que el ancho inter-
canino es menor en pacientes con
secuela de FLAPU que en pacien-
tes NF pero sólo en los grupos de
6 a 9 y de 10 a 12 años (p<0,001).
No se encontraron diferencias con
respecto al sexo para cada grupo en
particular (p>0,05) (Tabla 1). Para
el ancho intermolar no existen dife-
rencias entre ambos grupos, en nin-
guno de los grupos de edad y tam-
poco inter e intra sexos (p>0,05)
(Tabla 2).
Para el ancho maxilar no existen
diferencias entre ambos grupos de
pacientes en ninguno de los tres
grupos de edad, y tampoco inter e
intra sexos (p>0,05) (Tabla 3). Para
el ancho facial no existen diferen-
cias entre ambos grupos de pacien-
tes, en ninguno de los tres grupos
de edad, ni intra sexo (p>0.05); sin
embargo, en el grupo de pacientes
NF, el ancho facial es mayor en el
sexo masculino (p=0,040) (Tabla
4).
Discusión
Motohashi et al (8), compro-
baron que los pacientes fsurados
mostraron una marcada deformidad
facial en comparación con los pa-
cientes no fsurados, caracterizada
Tabla 1. Comparación de ancho intercanino entre pacientes con secuela de FLAPU y pacientes no
fsurados de 6 a 15 años atendidos en el IESN 2000-2009.
n Media DE* P N Media DE p
47 26,94 4,30 47 31,77 2,03
Sexo 0,579† 0,496†
Masculino 24 27,29 4,04 20 32,01 1,71 0,000‡
Femenino 23 26,58 4,61 27 31,60 2,25 0,000‡
Edad (años)
6 a 9 21 27,93 3,47 30 31,77 2,12 0,000
10 a 12 16 25,00 4,82 14 31,98 1,77 0,000
13 a 15 10 27,96 4,33 3 30,84 2,80 0,308
* DE= Desviación estándar
†Comparación inter sexos (entre masculino y femenino del mismo grupo).
‡ Comparación intra sexos (entre masculino y masculino, femenino y femenino de ambos grupos).
Covariables Ancho intercanino(mm) Ancho intercanino (mm)
Tabla 2. Comparación de ancho intermolar entre pacientes con secuela de FLAPU y pacientes no
fsurados de 6 a 15 años atendidos en el IESN 2000-2009.
FLAPU NF
n Media DE* P N Media DE p
47 47,77 4,61 47 47,86 2,84
Sexo 0,937† 0,055†
Masculino 24 47,83 4,90 20 48,79 2,72 0,415‡
Femenino 23 47,72 4,40 27 47,18 2,79 0,539‡
Edad (años)
6 a 9 21 47,06 4,92 30 47,42 2,80 0,765
10 a 12 16 47,89 3,78 14 48,46 2,79 0,647
13 a 15 10 49,07 5,29 3 49,52 3,47 0,894
* DE= Desviación estándar
†Comparación inter sexos (entre masculino y femenino del mismo grupo).
‡ Comparación intra sexos (entre masculino y masculino, femenino y femenino de ambos grupos).
Covariables Ancho intermolar (mm) Ancho intermolar (mm)
Tabla 3. Comparación de ancho maxilar entre pacientes con secuela de FLAPU y pacientes no fsura-
dos de 6 a 15 años atendidos en el IESN 2000-2009.
FLAPU NF
n Media DE* P N Media DE p
47 65,06 4,96 47 65,04 3,47
Sexo 0,959† 0,080†
Masculino 24 65,02 5,07 20 66,07 4,01 0,458‡
Femenino 23 65,10 4,96 27 64,28 2,86 0,489‡
Edad (años)
6 a 9 21 63,47 4,33 30 63,99 3,05 0,615
10 a 12 16 65,83 4,25 14 66,25 3,77 0,765
13 a 15 10 67,16 6,49 3 69,88 3,86 0,511
* DE= Desviación estándar
†Comparación inter sexos (entre masculino y femenino del mismo grupo).
‡ Comparación intra sexos (entre masculino y masculino, femenino y femenino de ambos grupos).
Covariables Ancho maxilar (mm) Ancho maxilar (mm)
por el incremento en el ancho de
varias partes faciales (8); sin em-
bargo, esta diferencia no fue signi-
fcativa. Esto puede deberse a que
la cantidad de tejido palatino al mo-
mento de la queiloplastia infuye en
el crecimiento transversal maxilo-
facial, variable que no se pudo con-
Aliaga-Del Castillo A, Reyna-Gutiérrez J, Soldevilla-Galarza L, Mattos-Vela M, Aliaga-Del Castillo R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
24
trolar en el presente estudio.
Las diferencias entre los an-
chos esqueléticos de pacientes con
secuela de FLAPU y NF pueden
estar enmascaradas por las carac-
terísticas morfofaciales clínicas de
los pacientes, ya que según Ramos
et al. (17), los individuos braqui,
meso y dolicofaciales pueden per-
tenecer a una clasifcación morfofa-
cial distinta a nivel esqueletal.
En el grupo de NF al comparar las
dimensiones transversales esquelé-
ticas (ancho maxilar y ancho facial)
entre ambos sexos se encontró una
diferencia signifcativa para el an-
cho facial siendo mayor en el sexo
masculino y menor en el femenino,
lo cual concuerda con Lux et al.
(18) que encontró en una pobla-
ción de niños no fsurados de 7 a
15 años que la mayoría de anchos
craneofaciales fueron mayores en
hombres que en mujeres. Echaniz
(19) encontró algo similar, cuando
los sujetos de su muestra poseían
dentición mixta, todos los valores
craneofaciales eran mayores en
varones que en mujeres y estadísti-
camente muy signifcativos. Podría
suponerse que esta diferencia entre
dimensiones transversales esque-
léticas entre hombres y mujeres
estaría relacionada a una herencia
genética ligada al cromosoma Y, ya
que siempre se encuentran mayores
en el sexo masculino, hecho que
debe estudiarse más a fondo.
En las dimensiones transversales
del arco maxilar (ancho intercanino
y ancho intermolar) se encontraron
diferencias altamente signifcativas
en el ancho intercanino, siendo
menores en los pacientes con se-
cuela de FLAPU al compararlos
con los pacientes NF en los grupos
de 6 a 9 y de 10 a 12 años. Resul-
tados similares a los obtenidos por
Dibiase et al. (20) y Da Silva Filho
Tabla 4. Comparación de ancho facial entre pacientes con secuela de FLAPU y pacientes no fsura-
dos de 6 a 15 años atendidos en el IESN 2000-2009.
FLAPU NF
n Media DE* P N Media DE p
47 125,50 5,42 47 124,38 6,60
Sexo 0,732† 0,040†
Masculino 24 125,23 5,18 20 126,66 7,41 0,475‡
Femenino 23 125,78 5,77 27 122,70 5,48 0,055‡
Edad (años)
6 a 9 21 123,19 4,77 30 122,30 4,53 0,467
10 a 12 16 126,42 5,52 14 126,09 6,52 0,886
13 a 15 10 128,91 4,70 3 137,18 9,80 0,059
* DE= Desviación estándar
†Comparación inter sexos (entre masculino y femenino del mismo grupo).
‡ Comparación intra sexos (entre masculino y masculino, femenino y femenino de ambos grupos).
Covariables Ancho facial (mm) Ancho facial (mm)
et al. (9) en poblaciones europeas
y brasileras respectivamente. Dife-
rencia que se puede explicar debi-
do a que la falta de estructura ósea
sumada a la respuesta biológica del
crecimiento transversal que acon-
tece luego de la cirugía en la zona
anterior del maxilar se encuentra
restringida por el tejido cicatrizal
que se forma. Para el grupo de 13
a 15 años no se encontró diferencia
estadísticamente signifcativa. Ya
que en este grupo etario, con fre-
cuencia se realizan injertos óseos
para corregir defectos encontrados
y poder así devolver en cierta can-
tidad la conformidad del paladar y
del alveolo, junto con ello mejorar
posición de los caninos. Para el
ancho intermolar no se encontra-
ron diferencias estadísticamente
signifcativas entre ambos grupos
de pacientes en los tres grupos de
edad. Esto se podría explicar ya que
normalmente las fsuras que invo-
lucran la zona posterior del paladar
no son muy frecuentes, hecho que
conduce a que no existe diferencia
marcada de esta dimensión.
En ambos grupos, en los pacien-
tes con secuela de FLAPU y los
NF al comparar las dimensiones
transversales del arco maxilar (an-
cho intercanino y ancho intermolar)
entre ambos sexos, no se encontra-
ron diferencias estadísticamente
signifcativas, lo cual difere de los
resultados obtenidos por Dibiase et
al. (20), Da Silva Filho et al. (9), y
Echaniz (19), que encontraron las
dimensiones mayores en el sexo
masculino, lo que nos indicaría que
no existe en esta dimensiones un
factor hereditario ligado al sexo.
Las conclusiones del presente estu-
dio son:
1. En relación a las dimensiones
transversales del arco maxilar,
el ancho intercanino fue menor
en los grupos de 6 a 9 años y de
10 a 12 años de edad en pacien-
tes con secuela de FLAPU al
compararlos con pacientes no
fsurados.
2. No existen diferencias entre las
dimensiones transversales es-
queléticas (ancho maxilar y
ancho facial) de pacientes con
secuela de FLAPU y pacientes
no fsurados, en los tres grupos
etarios estudiados
Agradecimientos
A los doctores de la Facultad de
Odontología de la UNMSM: Héc-
tor Marengo, Leoncio Menéndez,
Fernando Pérez, Ana María Díaz,
y a los doctores del IESN: Lourdes
Dimensiones transversales del arco maxilar y esqueléticas en pacientes con secuela de fsura labio alveolo palatina unilateral.
25
Motta, Gina Bustamante, Cesar Vi-
llaverde, Alejandro Cornejo, Olin-
da Huapaya, Luis Rodríguez por
su incondicional apoyo, asesoría y
consejos en la realización del pre-
sente trabajo de investigación.
Referencias Bibliográfcas
1. Mogollón L. Prevalencia de age-
nesia dentaria y dientes supernu-
merarios en pacientes con fsura
labio alveolo palatina atendidos
en el Instituto Especializado de
Salud del Niño entre los años
2005 -2008. Tesis Bachiller.
Lima, Perú: Universidad Nacio-
nal Mayor de San Marcos, 2008.
2. Caro M, Quevedo C, Pereira Y.
Descripción de las dimensiones
de arco maxilar de pacientes con
dentición permanente que pre-
sentan secuela de labio y pala-
dar fsurado unilateral completo
antes y durante el tratamiento
ortodóntico. Rev Cient Bogotá.
2002; 8(1): 47-59.
3. Román N. Guía Clínica: Ma-
loclusión por secuela de fsura
labio palatina. Lima: Unidad de
Fisurados Instituto Especializa-
do en Salud del Niño; 2008.
4. Da Silva OG, Ramos AL, Ca-
margo RC. The infuence of
unilateral cleft lip and palate on
maxillary dental arch morpho-
logy. Angle Orthod. 1992;62:
283-90.
5. Sunjay S, Ashok U, Niranjan K,
Mago S. Craniofacial compute-
rized tomography analysis of the
midface of patients with repai-
red complete unilateral cleft lip
and palate. Am J Orthod Dento-
facial Orthop. 2008;134(3):418-
29.
6. Honda Y, Suzuki A, Nakamura
N, Ohishi M. Relationship bet-
ween primary palatal form and
maxillofacial growth in japane-
se children with unilateral cleft
lip and palate: Infancy to Ado-
lescence. Cleft Palate-Cran J.
2002; 39(5): 527–534.
7. Marcusson A, Paulin G. Chan-
ges in occlusion and maxi-
llary dental arch dimensions in
adults with treated unilateral
complete cleft lip and palate: a
follow-up study. Eur J Orthod.
2004;26(4):385-390.
8. Motohashi N, Kuroda T, Cape-
lozza Filho L, de Souza Freitas.
P-A Cephalometric analysis of
nonoperated adult cleft lip and
palate. Cleft Palate – Cran J.
1994; 31(3): 193-200.
9. Da Silva Filho O, Monteiro de
Castro F, Coelho de Andrade A,
de Souza Freitas J, Bishara S.
Upper dental arch morphology
of adult unoperated complete
bilateral cleft lip and palate. Am
J Orthod Dentofacial Orthop.
1998;114:154-61.
10. Linkevièienë L, Olekas J, Za-
leckas L, Kapuðinskas G. Re-
lation between the severity of
palatal cleft and maxillary den-
tal arch size. Act Med Lituanica.
2005;12(1): 54-57.
11. Molsted K, Dahl E. Asymmetry
of the maxilla in children with
complete unilateral cleft lip
and palate. Cleft Palate-Cran J.
1990;27(2): 184-192.
12. Da Silva F, Correa N, Capeloz-
za F. Mandibular growth in pa-
tients with cleft lip and/or cleft
palate-the infuence of the type.
Am J Orthod Dentofacial Or-
thop 1993;104(3): 269-275
13. Moyers RE, Van der Linden F,
Riolo MI, McNamara JA. Stan-
dard for human occlusal develo-
pment. Monograph 5. Craniofa-
cial Growth Series. Center For
Human Growth and develop-
ment. An Arbor (US).: Univer-
sity of Michigan; 1976.
14. Ricketts RM. Perspectives in the
clinical application of cephalo-
metrics .The frst ffty years. An-
gle Ortho. 1981;51(2):115-50
15. Gregoret J. Cefalometría fron-
tal. En: Gregoret J, Tuber E,
Escobar LH, Matos A. (Edito-
res). Ortodoncia y cirugía or-
tognática, diagnóstico y planif-
cación del tratamiento. 2da Ed.
Barcelona:Editorial Publicacio-
nes Médicas;1997:p.211-224.
16. Romani N. Correlación entre el
ancho transpalatino con el ancho
maxilar y facial en escolares de
8 a 10 años de edad. Tesis Ba-
chiller. Lima, Perú: Universidad
Nacional Mayor de San Marcos,
2003.
17. Ramos P, Suazo G, Martinez,
M, Reyes L. Relaciones trans-
versales faciales en niños chi-
lenos de la Región del Maule.
Int J Morphol. 2007; 25(4):703-
707.
18. Lux C, Conradt C, Burden D,
Komposch G. Transverse deve-
lopment of the craniofacial ske-
leton and dentition between 7
and 15 years of age-a longitudi-
nal postero-anterior cephalome-
tric study. Eur J Orthod. 2004;
26(1):31-42.
19. Echaniz R. Comprobación de
las medidas transversales de las
arcadas y del índice de Izard.
Tesis Doctoral. Madrid, España:
Universidad Complutense de
Madrid, 1994.
20. DiBiase A, DiBiase D, Hay N,
Sommerlad B. The relationship
between arch dimensions and
the 5-year index in the primary
dentition of patients with com-
plete UCLP. Cleft Palate - Cran
J. 2002; 39(6): 635-640.
Aliaga-Del Castillo A, Reyna-Gutiérrez J, Soldevilla-Galarza L, Mattos-Vela M, Aliaga-Del Castillo R.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
26
Galindo-Obando U
1
, Delgado-Azañero W
2
, Calderón-Ubaqui V
2
, Beltrán-Silva J
2
, Huamaní-Parra
J
2
, Paniura-Rodriguez D
3
, Anchayhua-Espinoza M
3
. Seguimiento de un fbroma ameloblástico con
transformación maligna a fbrosarcoma ameloblástico. Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1):26-30.
RESUMEN
La transformación maligna de un tumor odontogénico es poco común y puede desarrollarse a partir
de un tumor odontogénico benigno. Se presenta el caso de una paciente de sexo femenino de 19 años
de edad, con el seguimiento secuencial de las radiografías y tomografía computarizada de una lesión
inicialmente diagnosticada como Ameloblastoma, que posterior al tratamiento quirúrgico se establece
como Fibroma ameloblastico y al cabo de seis años sufre una transformación maligna determinado
con un diagnostico histológico a Fibrosarcoma ameloblastico.
El objetivo del presente reporte es exponer un caso que llego al Servicio de Medicina, Cirugía y
Patología Oral de la Universidad Peruana Cayetano Heredia donde se recopilo los datos de la historia
médica con los estudios de imágenes.
PALABRAS CLAVE: Fibroma ameloblastico, Fibrosarcoma ameloblastico, transformación maligna.
Ameloblastic fbroma with a malignant transformation to ameloblastic fbrosarcoma.

ABSTRACT
Malignant transformation of an odontogenic tumor is rare and can develop from a benign odontogenic
tumor. We report the case of a female patient of 19 years old, with tracking sequential radiographs and
CT scan of a lesion initially diagnosed as ameloblastoma, after surgical treatment that is established
as ameloblastic fbroma, six years after malignant transformation occurs with a histologic diagnosis
given to ameloblastic fbrosarcoma. The objective of this report is to present this case to be referred
to the Department of Medicine, Surgery and Oral Pathology, Peruvian University Cayetano Heredia
where collected data on medical history with imaging studies.
KEY WORDS: Fibrosarcoma, mandibular neoplasms, odontogenic tumors.
Reporte de Caso
Introducción
El fbroma ameloblástico (FA)
es un tumor benigno odontogénico
mixto (epitelial y mesenquimal) de
rara aparición. Constituye el 2% de
todos los tumores odontogénicos,
sin predilección de sexo. Se pre-
senta mayormente entre los 10 a 20
años de edad con un promedio de
12 años. Su localización es más fre-
cuente en la mandíbula, en sectores
posteriores, asociándose a veces a
un diente incluido. Está compuesto
por tejido conectivo con aparien-
cia de pulpa dental y componente
epitelial parecido a la lámina dental
(1-3). Las características radiográ-
fcas del FA se presentan como una
lesión radiolucida multilocular o
unilocular de límites defnidos con
borde esclerótico. La mayoría de
las recidivas se atribuyen a resec-
ciones incompletas (1,4,5). Se han
descrito casos de transformación
maligna de FA en fbrosarcoma
ameloblástico (FSA) (1,3,4).
El FSA según la Organización
Mundial de la Salud (OMS) es un
tumor odontogénico con un epitelio
benigno y componentes ectome-
senquimales malignos es conside-
rado como el homologo maligno
del fbroma ameloblástico (FA) con
ICD-O 9330/3. El FA es una lesión
de los maxilares poco común y se
origina de los restos de epitelio
odontogénico (2,3,6). Se ha descrito
que el 44% de los FA sufren trans-
formación maligna (1,3,4). Carlos
y colaboradores (7) encontraron
solamente 62 casos publicados de
FSA en la literatura hasta el año
2003 con datos de 59,6 % en varo-
nes y 37.4% en mujeres, el 79% se
presento en la mandíbula y el 21%
en el maxilar superior. De acuerdo
con los datos de la literatura el FA
tiene mayor potencial biológico de
agresividad en comparación con el
de otros tipos de tumores odonto-
génicos benignos. Esta condición
se basa fundamentalmente en su
capacidad de recidiva (3,7).
El FSA es un tumor odonto-
génico con un epitelio benigno y
componentes ectomesenquimales
malignos. Es considerado como el
homólogo maligno de un fbroma
ameloblástico. Conocido también
con el nombre de Sarcoma amelo-
blástico, se presenta en un rango de
edad de 3-89 años, con un prome-
dio de 27,5 años (1,4,6,8). Mosque-
da et al. reportan que aproximada-
mente un tercio de los FSA tienen
como etiología la transformación
maligna de un FA preexistente, el
resto de casos estudiados surgen
como lesiones sarcomatosas desde
su inicio (6). La localización más
Correspondencia

Ursula Liseth Galindo Obando
Av. Villarán 1107 - Dpto. 501, Lima 34. Perú.
Teléfono: 511995644650
E-mail: uleys@hotmail.com
Seguimiento de un fibroma ameloblástico
con transformación maligna a fibrosarcoma
ameloblástico.
Ursula Galindo Obando
1
Wilson Delgado Azañero
2
Víctor Calderón Ubaqui
2
Jorge Beltrán Silva
2
Jaime Huamaní Parra
2
Dithel Paniura Rodriguez
3
Miguel Anchayhua Espinoza
3
1
Cirujano Dentista, Especialista en Radiología
Oral y Maxilofacial.
2
Docente del departamento de Cirugía
Bucomaxilofacial, Facultad de Estomatología
Roberto Beltran – Universidad Peruana Caye-
tano Heredia.
3
Cirujano Dentista, Especialista en Cirugía Oral
y Maxilofacial
27
Fig. 2 Tumoración intraoral en reborde al-
veolar del IV cuadrante. Áreas de solución
de continuidad, borramiento de fondo de
surco, ausencia de piezas anteroinferiores y
piezas posteriores del IV cuadrante.
El estudio imaginológico consis-
tió en solicitar las radiografías pa-
sadas, tomar una nueva radiografía
panorámica y tomografía computa-
rizada de macizo facial. La radio-
grafía panorámica inicial del año
2002 mostraba una lesión radiolú-
cida multilocular en cuerpo mandi-
bular derecho, de límites defnidos,
parcialmente corticalizados, patrón
pseudoloculado y con extensión
desde la pieza 43 a pieza 47. Ima-
gen de densidad blanda en zona de
pieza 45, reabsorción radicular de
pieza 4.6, ensanchamiento del es-
pacio del ligamento periodontal en
pieza 44, desplazamiento de pieza
43 y divergencia radicular. Carac-
terísticas radiográfcas compatibles
con Ameloblastoma (Figura 3).
Figura 3. Radiografía panorámica inicial
año 2002. Lesión radiolucida multilocular en
cuerpo mandibular derecho.
En la radiografía panorámica de
control del año 2003 se distingue
una imagen radiolucida de límites
defnidos, parcialmente corticaliza-
da, festoneada y ubicada en cuerpo
mandibular del lado derecho que
indica recidiva de la lesión (Fig 4).
que acude al Instituto Nacional de
Enfermedades Neoplásicas donde
es diagnosticada como ameloblas-
toma, recibiendo tratamiento qui-
rúrgico conservador. Al realizar los
controles radiográfcos en el primer
año post quirúrgico se evidenció
persistencia de la lesión observán-
dose una radiolucidez homogénea
y corticalizada que se interpretó
como recidiva de ameloblastoma;
sin embargo la paciente desistió de
realizarse tratamiento.
Luego de cinco años de su úl-
timo control acude al Servicio de
Medicina, Cirugía y Patología Oral
de la Clínica Dental Docente de
la Facultad de Estomatología de
la Universidad Peruana Cayetano
Heredia, donde se hizo una reeva-
luación clínica, radiográfca y se
recabó la lámina histológica inicial,
siendo analizada y dando como re-
sultado fbroma ameloblástico. En
la evaluación clínica, se observó
asimetría facial por aumento de vo-
lumen en la región mentoniana del
lado derecho (Figura 1). Al realizar
el examen intraoral se apreció un
tumor ubicado en toda la exten-
sión del reborde alveolar derecho,
áreas de solución de continuidad,
parasinfsis y sínfsis mandibular,
borramiento del fondo de surco,
consistencia frme y doloroso a la
palpación, ausencia de piezas den-
tarias anteroinferiores y posteriores
del cuarto cuadrante (Figura 2).
Figura 1. Aumento de volumen en la región
mentoniana del lado derecho.
frecuente del tumor es la mandíbula
(78%), seguido de la maxila (20%).
La región posterior es el sitio mas
afectado. Solo ha sido publicado un
caso de FSA periférico (1,4,6,8).
Presenta características clínicas
y radiográfcas como tumefacción,
dolor o parestesia, radiolucencia
intraósea expansiva con bordes mal
defnidos (4).
La histopatología muestra un
tejido epitelial benigno con com-
ponente conectivo maligno. El epi-
telio esta compuesto por cordones
en brotes células epiteliales poligo-
nales pequeñas mezcladas con islo-
tes, estroma de tejido conectivo hi-
percelular. Los tumores recurrentes
tienden a mostrar mayor celulari-
dad estromal e índice mitótico ele-
vado. El comportamiento biológico
de los FSA data de una neoplasia
local altamente agresiva con poten-
cial extremadamente bajo para una
metástasis a distancia. De 64 casos
reportados, solo uno reporta metás-
tasis a los nódulos mediastinales y
al hígado (8).
El objetivo de este reporte fue
exponer los signos radiográfcos
mostrados en la recopilación de
un caso de recurrencia y posterior
transformación maligna de un fbro-
ma ameloblástico (tumor odonto-
génico benigno) a un fbrosarcoma
ameloblástico (tumor odontogénico
maligno).
Reporte de caso
Paciente de sexo femenino de
19 años de edad, refere que seis
años atrás, le realizan una exodon-
cia de una pieza dentaria molar
del maxilar inferior lado derecho
por presentar movilidad dentaria;
presentando luego una tumoración
mandibular en la misma zona por lo
Galindo-Obando U, Delgado-Azañero W, Calderón-Ubaqui V, Beltrán-Silva J, Huamaní-Parra J, Paniura-Rodriguez D, Anchayhua-Espinoza M.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
28
Figura 9. Tomografía Computarizada en
reconstrucción 3D, cortes axial, coronal y
sagital se observa: Lesión osteolítica man-
dibular con herniación a tejidos blandos.
Figura 10. Tomografía Computarizada en
reconstrucción 3D, cortes axial, coronal y
sagital se observa: Lesión osteolítica man-
dibular con herniación a tejidos blandos
Figura 11. Tomografía Computarizada en
reconstrucción 3D, cortes axial, coronal y
sagital se observa: Lesión osteolítica man-
dibular con herniación a tejidos blandos
Figura 4. Radiografía panorámica año
2003.Imagen radiolúcida compatible con re-
cidiva de lesión
A la evaluación de la radiogra-
fía panorámica de control en el año
2004 se advierte la persistencia de
la lesión radiolucida multilocula-
da con incremento en su tamaño,
perforación de la basal mandibular
(Figura 5).
Figura 5. Radiografía panorámica año
2004. Persistencia de lesión radiolúcida.
La evaluación imaginológica ac-
tual nos muestra en la radiografía
panorámica una lesión radiolúcida
multilocular, localizada en cuerpo
mandibular, que cruza la línea me-
dia y se instaura al lado contralate-
ral, con aspecto de panal de abejas,
límites parcialmente defnidos y
bordes parcialmente corticalizados.
A nivel de sínfsis se extiende del
proceso alveolar a la basal mandi-
bular produciendo erosión, adelga-
zamiento, expansión, deformación
y perforación de tablas óseas (Fi-
gura 6).
Fig. 6 Radiografía panorámica actual, se
observa lesión radiolucida multilocular, que
produce erosión, adelgazamiento, expan-
sión, deformación y perforación de tablas
óseas.
En la radiografía oclusal se ob-
serva la lesión multilocular en
cuerpo mandibular, produciendo
adelgazamiento, expansión, de-
formación y perforación de tablas
óseas vestibular y lingual con pre-
sencia de fno trabeculado (Fig. 7).
Fig. 7 Radiografía oclusal, lesión multilocu-
lar, adelgazamiento, expansión, deforma-
ción y perforación de tablas óseas vestibu-
lar y lingual, presencia de fno trabeculado.
Las radiografías periapicales mos-
traron reabsorción radicular de tipo
multiplanar, “flo de cuchillo”, en-
sanchamiento del espacio del liga-
mento periodontal de piezas adya-
centes a la lesión (Figura 8).
Figura 8. Radiografías periapicales, reab-
sorción radicular, ensanchamiento del es-
pacio del ligamento periodontal de piezas
adyacentes a la lesión.
En la tomografía computarizada
espiral multicorte de macizo fa-
cial en ventana de tejidos óseos y
blandos con aplicación de sustan-
cia de contraste se puede observar
una lesión neoformativa osteolítica
mandibular parcialmente corticali-
zada con áreas de necrosis, septos,
hiper captación periférica y cen-
tral, herniación a tejidos blandos
(Figuras 9, 10, 11 y 12).
Seguimiento de un fbroma ameloblástico con transformación maligna a fbrosarcoma ameloblástico.
29
Fig. 17 Macroscopía y radiografía de la pie-
za quirúrgica.
Discusión
Los tumores odontogénicos
malignos (TOMs) constituyen un
grupo heterogéneo de lesiones que
afectan a los maxilares y a la región
bucal, muchos de estos son gene-
ralmente considerados como los
homólogos de los tumores odon-
togénicos benignos, son clasifca-
dos en carcinomas odontogénicos
y sarcomas odontogénicos. Son
entidades raras y su etiología es
desconocida y han demostrado su
desarrollo a partir de los tumores
odontogénicos benignos preexis-
tentes. El diagnóstico oportuno de
estas lesiones es complejo por su
baja frecuencia, escasa información
sobre sus características clínicas e
histológicas y la similitud de estas
neoplasias con los tumores odon-
togénicos benignos que trae como
consecuencia un diagnóstico errado
como lesión benigna.
Mosquera et al. reportan una
baja frecuencia de TOMs dando
como explicación el hecho de que
la mayoría de estas lesiones se ori-
ginan a nivel central y en etapas
iniciales cursan de forma asinto-
mática, en fases mas avanzadas
producen expansión cortical, dolor,
desplazamiento y movilidad dental
simulando otras lesiones de ma-
yor prevalencia como los tumores
odontogénicos benignos, siendo es-
tos datos similares al presente caso
y por lo tanto la difcultad para su
identifcación y tratamiento (6).
Según Eversole, la mayoría de
El tratamiento fue resección qui-
rúrgica segmentaria con colocación
de una placa de reconstrucción e
injerto óseo córtico-esponjoso de
la cresta ilíaca, luego se realizó una
radiografía panorámica y radiogra-
fía postero anterior para el control
radiográfco post quirúrgico (Figu-
ras 14, 15, 16 y 17).
Fig.14 Resección quirúrgica.
Fig.15 Colocación de una placa de recons-
trucción.
Fig.16 Injerto óseo córtico-esponjoso de la
cresta ilíaca.
Figura 12. Tomografía Computarizada en
reconstrucción 3D, cortes axial, coronal y
sagital se observa: Lesión osteolítica man-
dibular con herniación a tejidos blandos.
A la evaluación imaginológica se
encuentran características de agre-
sividad y probable malignidad por
perforación de tablas óseas e inva-
sión a tejidos blandos.
Entre los diagnósticos presunti-
vos radiográfcos se consideró una
lesión tumoral odontogénica reci-
divante agresiva; sin embargo, la
existencia de características imagi-
nológicas descritas de lesión malig-
na nos lleva a considerar el descarte
de transformación maligna.
El estudio anatomopatológico de
la pieza quirúrgica mostró epitelio
odontogénico tipo ameloblastos
formando islas y rodeado de células
fusiformes con hipercromatismo y
núcleos grandes. Hipercelularidad,
atipia celular, pleomorfsmo celu-
lar, hipercromatismo, pleomorfs-
mo nuclear, mitosis atípica. Siendo
el diagnóstico defnitivo Fibrosar-
coma ameloblástico de bajo grado
(Figura 13).
Fig.13 Epitelio odontogénico tipo ameloblastos,
hipercelularidad y atipia (bajo grado, atipia celular.
Galindo-Obando U, Delgado-Azañero W, Calderón-Ubaqui V, Beltrán-Silva J, Huamaní-Parra J, Paniura-Rodriguez D, Anchayhua-Espinoza M.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
30
los casos reportados son lesiones
primarias, existen lesiones que se
han producido por transformación
maligna, particularmente después
de haber sido sometidas a múlti-
ples intervenciones quirúrgicas (9).
Nuestro caso tuvo antecedente de
tumor odontogénico benigno diag-
nosticado cinco años atrás y tratado
quirúrgicamente en forma incom-
pleta. La histología actual mostró
signos de malignidad. Muller et
al. relatan que más de una tercera
parte de los casos de FSA se han
originado a partir de un fbroma
ameloblástico pre existente (10).
En nuestro caso los estudios de las
zonas de lesión demuestran la exis-
tencia de un fbroma ameloblástico
desde su inicio.
El presente caso constituye un
FA en una paciente de sexo feme-
nino de presentación inicial a los
13 años de edad, localizado en la
mandíbula en el sector posterior de
acuerdo con la frecuencia del FA.
La tumefacción fue el signo clíni-
co más notable. La lesión fue diag-
nosticada como ameloblastoma
guiando el tratamiento quirúrgico
conservador, la reevaluación histo-
lógica posterior a la recidiva con-
cluye que se trataba de un fbroma
ameloblástico, presentándose en-
tonces signos radiográfcos de reci-
diva en los controles. La evaluación
tomográfca presentó caracterís-
ticas de malignidad considerando
como diagnóstico diferencial reci-
diva de Fibroma ameloblastico a
descartar transformación maligna
en fbrosarcoma ameloblastico. Es-
tablecido el diagnóstico defnitivo
como fbrosarcoma ameloblástico,
se procedió a la resección radical y
la indicación de seguimiento poste-
rior de por lo menos dos años como
indica la literatura (10-12).
Es necesario realizar un estudio
por imágenes que involucre a la
radiología convencional y la to-
mografía computarizada para tener
una mejor evidencia de posibilidad
de neoplasia maligna. Las carac-
terísticas imaginológicas, pueden
incluir una gama de lesiones como
tumores odontogénicos benignos
agresivos, pero son precisas a la
hora de evaluar las señales de ma-
lignidad como perforación de tablas
óseas, efecto de masa, instauración
de la lesión en el lado contralateral
cruzando la línea media, invasión
a tejidos blandos, siendo caracte-
rísticos en casos de agresividad y
transformación maligna. El exa-
men anatomopatológico es necesa-
rio para el diagnostico de la lesión
y el planeamiento quirúrgico por el
alto potencial de recidiva y malig-
nidad de este tipo de lesiones. El
seguimiento por imágenes de una
neoplasia benigna es de vital im-
portancia para descartar recidivas
en el tiempo o posibilidad de trans-
formación maligna.
Referencias Bibliográfcas
1. DeLair D, Bejarano PA, Peleg
M, El-Mofty SK. Ameloblastic
carcinosarcoma of the mandible
arising in ameloblastic fbroma: a
case report and review of the lite-
rature. Oral Surg Oral Med Oral
Pathol Oral Radiol Endod. 2007;
103(4):516-20.
2. Barnes L, Eveson J, Reichart P,
Sidransky D; World Health Orga-
nization classifcation of tumours.
Pathology and genetics of head
and neck tumours. Lyon: IARC
Press;2005.
3. Chen Y, Wang JM, Li TJ. Ame-
loblastic fbroma: a review of
published studies with special
reference to its nature and biolo-
gical behavior. Oral Oncol. 2007;
43(10):960-9.
4. Langlais R, Langland O, Nor-
tjé C. Diagnostic imaging of the
jaws. Baltimore: Williams & Wil-
kins; 1995. p. 327-335.
5. Goaz P, White P. Radiología oral.
3ra Edición. Madrid: Mosby;
1995.
6. Mosqueda-Taylor A, Meneses-
García A, Ruíz-Godoy-Rivera
LM, Suárez-Roa ML, Luna-Ortiz
K. Tumores odontogénicos ma-
lignos: Estudio retrospectivo y
colaborativo de 7 casos. Med
Oral. 2003; 8:110-21.
7. Bregni RC, Taylor AM, García
AM. Ameloblastic fbrosarcoma
of the mandible: report of two
cases and review of the litera-
ture. J Oral Pathol Med. 2001;
30(5):316-20.
8. DeLair D, Bejarano PA, Peleg
M, El-Mofty SK. Ameloblastic
carcinosarcoma of the mandible
arising in ameloblastic fbroma: a
case report and review of the lite-
rature. Oral Surg Oral Med Oral
Pathol Oral Radiol Endod. 2007;
103(4):516-20.
9. Eversole LR. Malignant epithe-
lial odontogenic tumors. Semin
Diagn Pathol. 1999; 16(4):317-
24.
10. Muller S, Parker DC, Kapadia SB,
Budnick SD, Barnes EL. Amelo-
blastic fbrosarcoma of the jaws:
A clinicopathologic and DNA
analysis of fve cases and review
of the literature with discussion
of its relationship to ameloblastic
fbroma. Oral Surg Oral Med Oral
Pathol Oral Radiol Endod. 1995;
79(4):469-77.
11. Hayashi Y, Tohnai I, Ueda M,
Nagasaka T. Sarcomatous over-
growth in recurrent ameloblastic
fbrosarcoma. Oral Oncol. 1999;
35(3):346-8.
12. Chomette G, Auriol M, Guilbert
F, Delcourt A. Ameloblastic f-
brosarcoma of the jaws--report of
three cases. Clinico-pathologic,
histoenzymological and ultras-
tructural study. Pathol Res Pract.
1983; 178(1):40-7.
Seguimiento de un fbroma ameloblástico con transformación maligna a fbrosarcoma ameloblástico.
31
Injante-Ormeño P
1
, Tuesta-Da Cruz O
2
, Estrada-Vitorino M
2
, Liñán-Durán C
3
. Recesión gingival y trata-
miento de ortodoncia. Reporte de caso interdisciplinario. Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1):31-36.
RESUMEN
El periodonto es la estructura a través de la cual el ortodoncista mueve los dientes, por lo tanto el éxito
de un tratamiento ortodóncico depende en parte de la integridad de la salud de los tejidos periodonta-
les. Como ciertos movimientos ortodóncicos pueden afectar el periodonto y los tejidos gingivales, es
básica una valoración periodontal previa al tratamiento. Problemas periodontales no diagnosticados
y/o no tratados a tiempo, como defectos mucogingivales y recesiones gingivales, pueden empeorar con
la terapia ortodóncica. El presente caso describe a una paciente de sexo femenino de 13 años de edad
con recesión gingival a nivel de piezas 31 y 41 y apiñamiento dentario. El tratamiento periodontal
consistió en un injerto de encía libre para aumentar la encía queratinizada y aumento de fondo de surco
vestibular antes de iniciar el tratamiento de ortodoncia. El objetivo de este reporte de caso es presentar
el manejo adecuado en la prevención y control de las recesiones gingivales para asegurar un mejor
pronóstico a través de un trabajo interdisciplinario entre periodoncia y ortodoncia.
Palabras Clave: RECESION GINGIVAL, INCLINACION INCISIVO, INJERTO LIBRE ENCIA,
ORTODONCIA, MOVIMIENTO DENTARIO.
Gingival recession and orthodontic treatment. Case report.
ABSTRACT
The periodontium is the structure through which the orthodontist moves your teeth, so the success of
orthodontic treatment depends in part on the integrity of the health of periodontal tissues. Because some
orthodontic tooth movement may affect the periodontal and gingival tissues, periodontal assessment
is essential prior to orthodontic treatment. Undiagnosed periodontal problems and / or untreated in
time, as Mucogingival defects and gingival recession may worsen with orthodontic treatment. This
case describes a female patient 13 years of age with gingival recession at parts 31 and 41 and dental
crowding. Periodontal treatment consisted of a free gingival graft to increase the gingiva and increased
background surcus vestibular before starting orthodontic treatment. The aim of this case report is to
present the best conduct to be taken in the prevention and control of gingival recessions to ensure a
better outcome through a management interdisciplinary between periodontics and orthodontics.
Key Words: GINGIVAL RECESSION, INCISOR INCLINATION, FREE GRAFT
GUM,ORTHODONTICS,TOOTH MOVEMENT.
Reporte de Caso
Patricia Injante Ormeño
1

Orlando Tuesta Da Cruz
2

Marco Estrada Vitorino
2

Carlos Liñán Durán
3
1
Residente del Postgrado de Ortodon-
cia de la Facultad de Estomatologia.
Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Lima, Perú.

2
Docentes del Postgrado de Ortodoncia
de la Facultad de Estomatologia.
Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Lima, Perú.
3
Egresado del Postgrado de Ortodon-
cia de la Facultad de Estomatologia.
Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Lima, Perú.
Correspondencia
Patricia Carolina Injante Ormeño
Jr. Neptuno 143. Lima 39 Perú.
Teléfono: 511-533-3570
E-mail: patriciainjante@hotmail.com
Introducción
La recesión gingival se describe
como la exposición de la superf-
cie radicular del diente debido a la
migración del margen gingival; el
cual se localiza apical a la unión
amelocementaria. Su prevalencia
y severidad aumenta con la edad y
la región de los incisivos inferiores
es el área más afectada (1). La etio-
logía se debe a factores predispo-
nentes y factores desencadenantes.
Entre los factores predisponentes se
encuentran: corticales delgadas, de-
hiscencias y fenestraciones, biotipo
gingival delgado, malposiciones
dentarias, ausencia de profundidad
del vestíbulo, ausencia de encía
insertada o queratinizada. Los fac-
tores desencadenantes son la infa-
mación asociada a placa dental, ce-
pillado dental intenso e inadecuado,
trauma oclusal y movimiento orto-
dóncico fuera del límite del proceso
alveolar (2,3). Sin embargo, son el
trauma provocado por el cepillado
y las lesiones gingivales asociados
a placa bacteriana, los que deben
considerarse como factores causa-
les principales de recesión gingival
(4).
Estudios clínicos han relaciona-
do la aparición de recesiones y de-
fectos mucogingivales con biotipos
periodontales fnos, pero también a
ciertos movimientos ortodóncicos.
Ambos, el biotipo periodontal y el
movimiento ortodóncico a realizar
son los principales factores que se
deben analizar antes de iniciar el
tratamiento (5).
Algunos autores diferencian la
población en dos biotipos perio-
dontales: uno fno y otro grueso. El
biotipo periodontal I o fno se ca-
racteriza por tejidos blandos delica-
dos y friables, y un hueso alveolar
festoneado, a menudo con presen-
cia de fenestraciones y dehiscen-
cias. Además suele tener poca can-
tidad de encía queratinizada, las
áreas de contacto se localizan en el
tercio incisal u oclusal y son estre-
chas en sentido vestíbulo-lingual.
Los dientes tienen forma triangular
y las cúspides en sectores posterio-
res son prominentes. El periodonto
fno suele reaccionar a agresiones
por placa bacteriana con la apari-
ción de recesiones gingivales (5).
En el biotipo periodontal II o grue-
so, los tejidos son más densos y f-
bróticos y el hueso alveolar es más
plano y grueso. Presenta gran can-
Recesión gingival y tratamiento
de ortodoncia. Reporte de caso
interdisciplinario.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
32
tres fases: una fase inicial, de ins-
trucción evaluación y motivación
del control de placa, proflaxis con
alisado, uso de Clorhexidina 0.12%
por periodo de 1 semana. La segun-
da, una fase complementaria con
cirugía mucogingival de aumento
de encía queratinizada en piezas 31
y 41 con un injerto libre de encía
y otra cirugía mucogingival de au-
mento de fondo de surco vestibular
(Figuras 1 y 2). La tercera fase fue
la de mantenimiento con controles
cada 3 meses para IHO, periodon-
tograma, proflaxis y radiografías
anuales.
Figura 1. Aumento de encía queratinizada
pzas. 31,41. A. Inicial. B. Injerto. C. Con-
trol 4 meses.
tidad de encía queratinizada. Los
dientes son más cuadrados y sus
puntos de contacto se localizan más
apicalmente, siendo más anchos en
sentido vestíbulo-lingual. Las cús-
pides en sectores posteriores son
más planas. El periodonto grueso
suele reaccionar frente a agresiones
por placa bacteriana aumentando la
profundidad de sondaje (5).
Si un diente se mueve dentro
de los límites de hueso alveolar,
es difícil producir una recesión si
el control de placa es el adecuado.
Teniendo en cuenta el riesgo de
provocar un problema mucogingi-
val, clasifcamos los movimientos
ortodóncicos en bajo o alto riesgo.
Movimientos de bajo riesgo son la
extrusión y la verticalización de
molares. Entre los de alto riesgo te-
nemos a la intrusión, distalización,
inclinación lingual, rotación e incli-
nación hacia vestibular (3).
Algunos investigadores afrman
que la recesión gingival está aso-
ciada con el movimiento labial de
los incisivos mandibulares y tiene
que ser considerado como un fac-
tor de riesgo (1). El movimiento de
inclinación vestibular podría resul-
tar en una disminución del grosor
bucolingual de la encía y por lo
tanto una reducción de la altura de
la porción de encía marginal y un
incremento de la altura de la corona
clínica (4,6). El espesor del tejido
gingival en sentido vestibulolin-
gual, es crítico para mantener el
estado de salud periodontal y pre-
venir el desarrollo de una recesión
gingival aún en presencia de una
dehiscencia ósea y para valorar el
riesgo de aparición de una recesión
durante el tratamiento ortodóncico
(7).
Es por eso que aconsejan realizar
cirugía mucogingival para aumen-
tar el grosor de los tejidos blandos
previa al tratamiento ortodónci-
co (5). Otros autores dicen que el
movimiento ortodóncico en sí mis-
mo no produce el defecto sino que
debe ir asociado a factores como
mal control de placa, infamación y
un biotipo periodontal fno (1,8,9).
Es evidente que el ortodoncista du-
rante su terapia no desea crear ni
empeorar recesiones ni defectos
mucogingivales. Por eso, tiene la
oportunidad de trabajar en equipo
con el periodoncista y tratar o va-
lorar los defectos mucogingivales y
recesiones existentes al empezar el
tratamiento ortodóncico y los que
puedan aparecer durante el mismo.
En los pacientes a los que se les
vayan a realizar movimientos or-
todóncicos de alto riesgo y existan
defectos mucogingivales y/o rece-
siones, éstos deberán ser tratados
antes de empezar el tratamiento de
ortodoncia para evitar que se em-
peoren los problemas (10,11).
Reporte de Caso
Paciente de sexo femenino de 13
años de edad ingresa al Servicio de
Periodoncia para tratamiento pe-
riodontal. Antecedentes médicos
y familiares no contribuyentes. Al
examen clínico intraoral se observa
ausencia de encía queratinizada a
nivel de piezas 41 y 31, encía mar-
ginal y papilar eritematosa lisa y
edematosa, un biotipo periodontal
Tipo I o delgado y una disminución
de fondo de surco vestibular en el
sector anteroinferior. El diagnósti-
co periodontal: gingivitis inducida
por placa, asociada a factores lo-
cales (apiñamiento dentario), re-
cesión gingival en piezas 31 y 41
(Miller I) y falta de fondo de surco
vestibular en sector antero inferior.
El plan de tratamiento incluyó
Recesión gingival y tratamiento de ortodoncia. Reporte de caso interdisciplinario.
33
x 0,028”con torque negativo en
incisivos inferiores (-6°) para mi-
nimizar y controlar la vestibulover-
sión de los mismos. Durante el ali-
neamiento y nivelación en ambos
arcos se utilizaron alambres niquel
titanio termoactivados indicados en
pacientes periodontales por generar
fuerzas muy leves, constantes y de
liberación lenta para un movimien-
to fsiológico. Para el acabado e in-
tercuspidación se utilizó en el arco
superior de acero 0.018” x 0.025”
y en el arco inferior de acero 0,017”
x 0,025” para evitar fuerzas muy
intensas debido al problema de
recesión gingival.
Evolución
Instalación de botón de nance en
piezas dentarias 15 y 25 que sirva
de anclaje para el distalizador Jo-
nes Jig. Se activa cada 4 semanas y
después de un período de 5 meses
se consigue distalizar 5mm. la pie-
za 16. Se retira el distalizador y se
coloca como anclaje un ATP más
botón de nance a nivel de las pie-
zas 16 y 26. Conseguida la relación
molar y canina I en el lado dere-
cho, se procede a la instalación de
aparatología superior fja (brackets
con prescripción MBT slot 0.022”
x 0.028”).Se inicia el alineamiento
con un arco nitinol 0,012”.
Patrón I con Maloclusión Clase I
por discrepancia alveólo dentaria
superior de -3.5 mm e inferior de
-3 mm, RMD: Clase II, RCD: Cla-
se II y RMI: Clase I, RCI Clase I.
Overjet de 3 mm, overbite de 3.5
mm (40%). Discrepancia de masa
dentaria total superior de 1.5mm y
anteroinferior de 1.5mm. Línea me-
dia inferior desviada 2 mm. hacia la
derecha. Recesión gingival a nivel
de pieza 31 y 41. Disminución de
la altura de la cresta alveolar in-
terproximal entre piezas 31 y 41 y
gingivitis marginal en sector ante-
roinferior (Figura 3).
Plan de tratamiento
Debido a la leve discrepancia al-
veolodentaria y al Patrón Facial I,
se planifcó tratamiento sin extrac-
ciones. En el maxilar superior se
programó el uso de un distalizador
intrabucal Jones Jig para corregir
la relación molar y canina derecha
de clase II. En el maxilar inferior
para no agravar la recesión gingi-
val, evitar la vestibuloversión de
incisivos inferiores y corregir la
discrepancia alveolo dentaria, se
planifcó desgaste interproximal de
esmalte (stripping) en el sector an-
teroinferior previo a la colocación
de aparatología fja en el arco infe-
rior, además del uso de brackets con
una prescripción MBT slot 0,022”
Figura 2. Aumento de fondo de surco ves-
tibular. A. Inicial B. Cirugía. C. Control 4
meses.
Transferencia a ortodoncia
Al término de la segunda fase
y luego de un control de 4 meses
posteriores a la cirugía mucogingi-
val de aumento de encía queratini-
zada y aumento de fondo de surco,
la paciente es derivada al Servicio
de Ortodoncia para la corrección
de la maloclusión. El motivo de
consulta fue “quiero mis dientes
derechos”. Luego del examen clíni-
co extraoral, intraoral, radiográfco
y de modelos de estudio se llegó
al siguiente diagnóstico defnitivo:
Paciente femenino de 13 años 6
meses, con antecedente de enfer-
medad periodontal localizada a ni-
vel de piezas 31 y 41, mesocéfala,
mesofacial, simétrica, perfl con-
vexo y normodivergente, presenta
Fig.3. Inicio de tratamiento ortodóncico.
Injante-Ormeño P, Tuesta-Da Cruz O, Estrada-Vitorino M, Liñán-Durán C.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
34
ción hacia vestibular de sólo 3° de
los incisivos inferiores con respecto
a su valor inicial. El grado de re-
cesión gingival se mantuvo hasta el
fnal del tratamiento (Figura 5). Se
cumplieron con los objetivos de co-
rregir la maloclusión y no agravar
el cuadro de recesión gingival, lo
que demuestra un adecuado manejo
ortodóncico del caso. Asimismo la
cirugía mucogingival previa al tra-
tamiento de ortodoncia de aumento
de encía queratinizada a través de
un injerto libre de encía, protegió
la salud de los tejidos periodonta-
les ante posibles movimientos orto-
dóncicos de alto riesgo.
Antes de la colocación de la apa-
ratología fja en el arco inferior se
transfere la paciente al servicio de
Periodoncia para evaluar la zona
de aumento de encía queratinizada.
Periodoncia responde que la pa-
ciente esta apta para colocación de
brackets y se recomienda proflaxis
previa. Luego se realiza el desgaste
interproximal de esmalte en las su-
perfcies mesial y distal de las pie-
zas 31, 32, 41, 42 que nos permite
crear espacio de aproximadamente
3mm para aliviar el apiñamiento
en ese sector y evitar la inclina-
ción vestibular de los incisivos in-
feriores que agravarían la recesión
gingival. Se instalan los brackets
inferiores. Se inicia el alineamiento
con arcos de nitinol 0,014”. Para
la fase de nivelación utilizamos
arcos nititermoactivados 0,016” x
0,016” y 0,016” x 0,022” tanto en
el maxilar superior como inferior.
Posteriormente previa radiografía
panorámica se reposicionan brac-
kets y se fnalizan con alambres de
acero 0,018” x 0,025” superior y
0,017” x 0,025” inferior. Luego de
año y medio de tratamiento se retira
primero la aparatología superior y
se coloca la contención removible.
Antes del retiro en el arco inferior
y debido a una gingivitis localizada
se transfere a la paciente al Servi-
cio de Periodoncia para la reevalua-
ción de la zona de injerto. Periodon-
cia recomienda proflaxis, retiro de
la aparatología y control de placa
bacteriana. Se instala la contención
fja inferior y se transfere a Perio-
doncia para el control y completar
la fase de mantenimiento.
El caso termina con una oclusión
óptima, relaciones molares y ca-
ninas en Clase I, overjet de 2mm,
overbite 30%, líneas medias centra-
das (Figura 4). La radiografía cefa-
lométrica fnal indica una inclina-
Figura 4. Finalización del tratamiento
Figura 5. A. Antes del injerto B. Después del injerto. C. Término del tratamiento de ortodoncia
Discusión
El tema de la inclinación de los
incisivos fuera de su hueso alveolar
como una fuente de recesión gin-
gival se ha discutido durante años
(12). En una evaluación de una re-
visión sistemática sobre la terapia
ortodóncica y la recesión gingival;
se afrma que aunque se encontró
una asociación entre la inclinación
de los incisivos y la recesión gin-
gival, ésta es de tal magnitud que
no puede ser considerada clínica-
mente signifcativa. Por lo tanto los
clínicos no deberíamos suponer au-
tomáticamente que una inclinación
hacia vestibular de los incisivos va
a generar una retracción gingival.
Más bien la presencia de recesión
gingival antes del movimiento de
ortodoncia, la mala higiene oral, la
gingivitis, un biotipo gingival fno,
además de la inclinación hacia ves-
tibular de los incisivos es probable
que produzca cierto grado de rece-
sión gingival (12,13).
Todos los casos que necesitan
tratamiento multidisciplinario, de-
ben empezar con un diagnóstico
periodontal. Es importante que el
ortodoncista sepa diagnosticar co-
rrectamente un problema periodon-
tal en sus fases iniciales y no dejar
que evolucione hasta fases con
efectos irreversibles (14).
Recesión gingival y tratamiento de ortodoncia. Reporte de caso interdisciplinario.
35
Un parámetro periodontal a con-
siderar desde el punto de vista or-
todóncico es la cantidad de encía
insertada o queratinizada existente.
Si se va a mover un diente con en-
cía insertada insufciente, va a de-
pender de hacia dónde se desplace,
que se deba practicar una cirugía
periodontal en base a colgajos o
injertos antes del movimiento or-
todóncico o no. La proinclinación
o intrusión de un diente reduce la
encía insertada, por ende la cirugía
se realizará antes del tratamiento
ortodóncico. Por el contrario, la
retroinclinación y extrusión dental
favorecen la formación de encía
insertada, así que se postergará la
cirugía mucogingival (4).
Debido a que los aparatos dif-
cultan la limpieza, es imprescindi-
ble poner a los pacientes en un pro-
grama de higiene antes y durante
el tratamiento. Como parte de este
programa, deben hacerse revisiones
por el periodoncista cada dos me-
ses, que deben incluir proflaxis si
se necesitan (14).
En cuanto al tipo de aparatolo-
gía es mejor colocar aparatología
fja y tener cuidado con el uso de
elásticos intermaxilares. Esta apa-
ratología provoca mayores reabsor-
ciones radiculares, así que se deben
utilizar los alambres más fexibles
disponibles actualmente. Afortu-
nadamente en los últimos años han
aparecido alambres que son muy
elásticos, incluso algunos se acti-
van dependiendo de la temperatu-
ra y permiten un mayor control del
movimiento desde las fases inicia-
les. Si además se hacen las activa-
ciones cada 6 u 8 semanas en vez
de cada 3 o 4, la amplitud del movi-
miento puede ser mucho mayor. En
resumen, se deben evitar las fuerzas
pesadas, continuas y pendulares en
todos los casos (14).
El movimiento dental ortodónci-
co por sí solo no produce recesión
de tejidos blandos, pero una encía
delgada que podría ser consecuen-
cia del movimiento vestibular de
los dientes puede ser un lugar de
menor resistencia para el desa-
rrollo de los defectos de los teji-
dos blandos en presencia de placa
bacteriana.y/o trauma causado por
una inadecuada técnica de cepi-
llado. Antes de que el tratamiento
ortodóncico se inicie por lo tanto,
debe considerarse cuidadosamente
si el espesor bucolingual de los te-
jidos blandos en el lado de presión
de los dientes debe incrementarse.
Además, las instrucciones adecua-
das en medidas de control de la
placa se deben administrar y con-
trolar antes, durante y después de
la fnalización de la terapia de orto-
doncia para evitar traumas innece-
sarios al tejido marginal (4).
Conclusiones
La evaluación de la cantidad de
encía queratinizada, biotipo perio-
dontal, y espesor de las corticales
óseas, son fundamentales para la
planifcación del tipo de movimien-
to ortodóncico a realizar.
En los pacientes que requieran
movimientos de alto riesgo y pre-
senten defectos mucogingivales y/o
recesiones, éstos deberán ser trata-
dos antes de empezar el tratamiento
de ortodoncia.
La infamación gingival asociada
a placa bacteriana es el factor de-
sencadenante más importante rela-
cionado a la recesión gingival y a
su recidiva por lo tanto es necesaria
la motivación del paciente para
mantener una buena higiene oral y
una fase de mantenimiento perio-
dontal estricta.
Referencias Bibliográfcas
1. Melsen B, Allais D. Factors of im-
portance for the development of de-
hiscences during labial movement
of mandibular incisors: A retros-
pective study of adult orthodontic
patients. Am J Orthod Dentofacial
Orthop. 2005; 127:552-61.
2. Harfn J. Tratamiento ortodoncia en
el adulto. 2da edición. Buenos Ai-
res: Ed Panamericana; 2006.
3. Varela M. Ortodoncia interdisci-
plinar. Madrid: Ediciones Ergon;
2005.
4. Wennstrom JL. Mucogingival
considerations in orthodontic
treatment. Semin Orthod. 1996;
2:46–54.
5. Nart J, Carrió N, Estela N, López
Serra A, Traveria S, Santos A.
Tratamientos mucogingivales en
Ortodoncia. Ortodoncia Clínica.
2008;11(2):14-31.
6. Steiner GG, Pearson JK, Ainamo J.
Changes of the marginal periodon-
tium as a result of labial tooth mo-
vement in monkeys. J Periodontol.
1981;52(6):314-20.
7 Wennstrom JL, Lindhe J, Sinclair F,
Tkiiander B: Some periodontal tis-
sue reactions to orthodontic tooth
movement in monkeys. J Clin Pe-
riodontol. 1987; 14: 121-29.
8. Ruf S, Hansen K, Pancherz H. Does
orthodontic proclination of lower
incisors in children and adoles-
cents cause gingival recession?
Am J Orthod Dentofacial Orthop.
1998; 114(1):100-6.
9. Artun J, Grobéty D. Periodontal
status of mandibular incisors after
pronounced orthodontic advan-
cement during adolescence: A fo-
llow-up evaluation. Am J Orthod
Dentofacial Orthop. 2001;119:2.
10. Kennedy JE, Bird WC, Palcanis
KG, Dorfman HS. A longitudinal
evaluation of varying widths of
attached gingiva. J Clin Periodon-
tol. 1985;12:667-75.
Injante-Ormeño P, Tuesta-Da Cruz O, Estrada-Vitorino M, Liñán-Durán C.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
36
11. Maynard JG Jr, Ochsenbein C.
Mucogingival problems, prevalen-
ce and therapy in children. J Perio-
dontol. 1975; 46(9): 543-52.
12. Joss-Vassalli I, Grebenstein C, To-
pouzelis N, Sculean A, Katsaros
C. Orthodontic therapy and gingi-
val recession: a systematic review.
Orthod Craniofac Res. 2010; 13:
127-41.
13. Flores-Mir C. Does orthodontic
treatment lead to gingival reces-
sion? Evidence-Based Dentistry.
2011;12: 20.
14. Sada-Garralda V, Caffesse RG. En-
foque ortodóncico en el tratamien-
to multidisciplinario de pacientes
adultos. Su relación con la perio-
doncia. RCOE 2003;8(6):723-84.
Recesión gingival y tratamiento de ortodoncia. Reporte de caso interdisciplinario.
37
Chávez-Alayo P
1
, Balarezo-Razzeto A
2
. Uso de ponticos ováticos en el sector anterior. Rev Estomatol
Herediana. 2012; 22(1):37-41.
RESUMEN
Al realizar un tratamiento en el sector anterior se debe tener una visión amplia, es importante realizar
un trabajo multidisciplinario para poder asegurar un resultado óptimo. La pérdida de piezas dentarias
en el sector anterior puede traer como consecuencia alteraciones en el reborde edéntulo como la pérdida
de las papilas interdentales. Uno de los retos más difíciles al realizar un tratamiento rehabilitador es la
preservación de las mismas. Existen diferentes técnicas para poder conseguirlas pero ninguna asegura
el éxito a largo plazo. La confección de pónticos ováticos permite preservar las papilas interdentales
dando como resultados tratamientos estéticos. A continuación se presenta un caso clínico en el cual
se realiza una prótesis fja sobre dos implantes colocados en el sector anterior en el cual se conforman
las papilas interdentales con el uso de pónticos ováticos.
Palabras Clave: PÓNTICOS, PÓNTICOS OVÁTICOS, ESTÉTICA EN EL SECTOR ANTERIOR.
Use of ovate pontics in front sector
ABSTRACT
When we treat anterior teeth, we should have a wide vision; it’s important to carry out a multi-disciplinary
treatment to ensure an optimal result. The loss of anterior teeth can cause alterations in the edentulous
ridge like the loss of interdental papillas. One of the most diffcult challenges in rehabilitation treatment
is the interdental papilla preservation. There are different techniques to get it but none of them ensure a
long-term success. The ovate pontic allow the preservation of interdental papilla and also has esthetic
results. We present a clinic case of fxed prostheses at two implants in anterior sector with interdental
papilla conformation and the use of ovate pontics.
Key Words: PONTIC, OVATE PONTIC, DENTAL ANTERIOR SECTOR.
Uso de ponticos ováticos en el
sector anterior
Reporte de Caso
Pablo Chávez Alayo
1
Antonio Balarezo Razzeto
2
1
Profesor del Departamento de Clínica
Estomatológica de la Universidad Peruana
Cayetano Heredia. Lima, Perú.
2
Jefe del Programa de Rehabilitación Oral
del Postgrado de la Universidad Peruana
Cayetano Heredia. Lima, Perú.
Correspondencia
Pablo Chávez Alayo
Calle Los Nogales N°164 Urb. Paseo de la
Republica-Lima14 Perú
Teléfonos: 511-4676800 / 511-993773695
E-mail: pablo.chavez@upch.pe
Introducción
En la actualidad la odontología
no solo se limita a restaurar la es-
tructura dental dañada o ausente, la
prevención y reconstrucción de la
arquitectura de los tejidos blandos
adyacente son unos de los objetivos
principales y para eso es necesario
realizar tratamientos multidiscipli-
narios combinando varios procedi-
mientos a fn de alcanzar un resul-
tado altamente estético en la región
anterior del maxilar.
La pérdida de piezas dentarias
puede ocasionar un defecto óseo en
el reborde, y esto representa graves
problemas en el clínico, cuando
ésta perdida es en el sector ante-
rior, la planifcación de la rehabi-
litación protésica será fundamental
para conseguir el éxito deseado. La
pérdida de las piezas dentarias en el
sector anterior se debe a múltiples
factores como trauma, enfermedad
periodontal, caries y malformacio-
nes congénitas (1, 2).
Uno de los mayores retos para
conseguir un tratamiento estético
en el sector anterior es la recons-
trucción y preservación de las pa-
pilas interdentales. La limitada irri-
gación sanguínea que se encuentra
a ese nivel no permite mantener es-
table la papila interdental (3).
Conseguir la preservación de la
papila interdental mediante técnica
quirúrgicas es casi imposible, una
de las formas es mediante la con-
fección de pónticos ovaticos. El
póntico es el elemento suspendido
de una prótesis parcial fja que rem-
plaza el diente natural perdido, res-
taura la función y ocupa el espacio
del diente faltante (4).
El motivo por el cual el póntico
ovático facilita a la preservación de
la papila interdental es porque ésta
se encuentra soportada tridimensio-
nalmente, encuentra como base a la
cresta alveolar, y la cara proximal
de ambos dientes tiene la función
de paredes. Al perderse una de las
piezas, la papila pierde el soporte y
se termina perdiendo pero al traba-
jar con el póntico ovático se resta-
blece estas paredes que permitirá la
preservación de la papila (5).
Los pónticos son clasifcados de
muchas maneras, una de las clasi-
fcaciones más comunes es según
la superfcie que se encuentra en
contacto con el reborde edéntulo e
incluye al póntico esferoide, pón-
tico ovático, póntico de tramo del
reborde y póntico del tramo modif-
cado del reborde (6).
Según Kulashekar, existen cua-
tro tipos básicos de pónticos que
han sido usados en los últimos
años: el higiénico (sanitarios), en
traslape, traslape modifcado y el
ovático. De los cuatro, el menos
estético es el póntico higiénico y
está contraindicado utilizarlo en
las zonas estéticas. El póntico con
traslape total es una buena opción
para el sector anterior porque ofre-
ce una buena apariencia estética, el
problema es por la forma cóncava
de la zona que está en contacto con
el reborde edentulo, esto contribu-
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
38
en dientes anteriores y posteriores,
con una alta línea de la sonrisa (11).
Reporte de caso
Paciente de sexo masculino de
54 años de edad, aparentemente
sano, y sin alteraciones sistémicas,
acude al servicio de postgrado de
Rehabilitación Oral de la Facultad
de Estomatología de la Universidad
Peruana Cayetano Heredia “Rober-
to Beltrán”, cuyo motivo de consul-
ta fue: “mejorar el aspecto de sus
dientes de adelante”.
Al realizar el examen clínico
estomatológico presenta 24 piezas
dentarias en boca, 11 piezas supe-
riores y 13 piezas inferiores, espigo
muñón colado desadaptado en las
piezas 12 y 22, destrucción de las
coronas de la piezas 13 y 23 y co-
rona en mal estado de la pieza 14
(Figura 2).
Figura 2. Paciente de 54 años de edad con
24 piezas dentarias en boca. Presenta es-
pigo muñones desadaptados en las piezas
12 y 22, destrucción coronaria en las piezas
13 y 23.
Los exámenes auxiliares que se uti-
lizaron fueron:
1) Modelos de estudios montados
en ASA.
2) Encerados diagnóstico.
3) Radiografía panorámica (Fig. 3)

ye a la acumulación de alimentos y
facilita la infamación de los tejidos
blandos. Los pónticos con traslape
modifcado permite una mejor lim-
pieza en comparación que el tras-
lape total, el inconveniente de este
póntico es la falta de sellado que no
permite hablar al paciente de forma
apropiada (7) (Figura 1).
Figura 1. Diseño de los diferentes tipos de
pónticos: A. Póntico con traslape total, B.
Póntico con traslape parcial, C. Póntico ová-
tico, D. Póntico ovático modifcado.
El póntico ovático fue desarro-
llado por Abrams en 1980 (8), en
lugar de una superfcie cóncava en
el tejido superfcial, el póntico ová-
tico fue creado con una forma con-
vexa para superar la desventaja de
los otros tipos de póntico. Como
resultado este póntico es más fácil
de limpiar, sin embargo la altura
de la superfcie convexa fue dise-
ñada cerca del centro de la base y
a veces el hilo dental no puede pa-
sar a través del centro del póntico,
especialmente en periodontos con
un delgado festoneado en los cua-
les hay una distancia muy larga
desde la cima de la papila hasta el
margen gingival vestibular. La na-
turaleza convexa del póntico ová-
tico fue creada para desarrollar un
correcto perfl de emergencia, sin
embargo en contraste a los requi-
sitos del póntico los cuales sugie-
ren la importancia del contacto sin
presión sobre una pequeña área, los
pónticos ováticos están en contacto
con un área grande de tejido blando
inmediato y aplica una muy suave
presión.
La ventaja del póntico ovático
reside en su capacidad de otorgar
máxima estética y en que es usual-
mente más fácil de limpiar que los
pónticos con traslape, asimismo el
póntico ovático ofrece un mejor
perfl de emergencia y mejores re-
sultados estéticos.
Chiun-Lin S menciona dentro
de varias técnicas para el mane-
jo de reborde que va a recibir una
restauración estética la técnica de
póntico inmediato que fue descrita
por Spear, quien sugirió una forma
de mantener la papila interdental
seguido a la remoción de piezas
anteriores. Se utilizó un provisional
modifcado para evitar el colapso
del alveolo y para imitar el perfl de
emergencia natural(9,10).
Existe una modifcación del pón-
tico ovático, que implica cambiar
la altura del contorno en el tejido
de superfcie desde el centro de la
base a una posición más labial. No
requiere demasiado grosor de tejido
blando palatino para crear un per-
fl de emergencia. Es mucho más
fácil de limpiar comparado con el
póntico ovático debido a su diseño
menos convexo. Su mayor venta-
ja sobre los pónticos ováticos es
que usualmente hay una mínima o
ninguna necesidad de aumento del
reborde mediante cirugía. La altura
del contorno en el tejido de super-
fcie del póntico es de 1 a 1.5mm
apical y palatino al margen gingival
bucal. El hilo dental puede ser usa-
do para empujar el margen gingival
bucal hacia un lado y limpiar los te-
jidos de superfcie sin ninguna dif-
cultad, en contraste con otros tipos
de pónticos. El margen gingival bu-
cal recupera su posición inicial una
vez que el hilo dental es retirado. El
tejido de superfcie del póntico mo-
difcado es menos convexo que el
del póntico ovático. Está indicado
Uso de ponticos ováticos en el sector anterior
39
Figura 3. Radiografía panorámica, donde
se observa la ausencia de las piezas antero
superiores, y las condiciones optimas para
colocar los implantes en el sector anterior.
4) Radiografías seriadas.
5) Fotografías intraorales y extrao-
rales.
6) Tomografía axial computarizada
(TAC).
7) interconsulta a los servicios de
endodoncia, periodoncia e im-
plantología.
Diagnóstico
Del estado general: paciente de
54 años de edad, de sexo masculino
aparentemente sin alteraciones sis-
témicas.
De las condiciones estomatológi-
cas:
a) Tejidos blandos: Enfermedad
gingival inducida a placa dental,
deformidades mucogingivales
en reborde edéntulo Seibert III
en el tercer cuadrante.
b) Tejidos duros: Caries recidi-
vante en las piezas 24, 25, 26,
27, 34 y 47. Caries dental en la
pieza 38. Atrición en las piezas
33, 32, 31, 41, 42 y 43. Fractura
coronaria en la pieza 15.
c) Diagnostico pulpar: Necrosis
pulpar en las piezas 13 y 23, pul-
pitis irreversible en la pieza 15.
d) Oclusión: Alteración del pla-
no oclusal, interferencia oclusal
en movimientos horizontales y
verticales, alteración de la guía
anterior, edéntulo parcial supe-
rior e inferior, Trauma oclusal
las provisionales las cuales fueron
previamente confeccionadas (Figu-
ras 4 y 5).
Figura 4. Conformación de la papila in-
terdental con una fresa N°3131 del kit de
incrustaciones inlay de KG Sorensen, se
observa las marcas donde se planifca la
conformación de papilas.
Figura 5. Conformación de papila, es nece-
sario una buena cantidad de tejido.
El talón del póntico de las pri-
meras prótesis provisionales fueron
confeccionadas con una forma con-
vexa, uniforme y terminando con
un pulido de manera conveniente
en todas las superfcies, el contacto
y la presión sobre la mucosa tuvo
que ser mínima. El perfl de emer-
gencia y la longitud del póntico tu-
vieron que estar en armonía con los
pónticos vecinos o dientes pilares,
asimismo los contornos linguales
confuentes con los dientes vecinos
(Figura 6).
Figura 6. Prueba de la provisional con acrí-
lico termocurado.
primario en las piezas 15,45 y 48
y bruxismo céntrico.
Los objetivos del tratamiento
fueron: Eliminación de los focos
sépticos, educar al paciente en el
cuidado y mantenimiento de su
salud bucal, educar al paciente en
el cuidado y mantenimiento de sus
prótesis, mejorar las funciones del
sistema estomatognático, mejorar
el plano de oclusión, eliminar las
interferencias oclusales, mejorar la
integridad de las piezas dentarias,
restablecer la guía anterior, preser-
var los tejidos remanentes en boca.
El tratamiento que se propuso al
paciente fue: ganancia de corona
clínica de las piezas 13 y 23, endo-
doncia de las piezas 13 y 23, retrata-
miento de conducto de la pieza 14,
espigo muñón colado de las piezas
14,13 y 23, colocación de implante
post-exodoncia de las piezas 12 y
22, puente metal-porcelana sobre
implantes 12-22, coronas metal-
porcelana de las piezas 13,14,15,
23 y 26, puente metal-porcelana so-
bre las piezas 35-38, incrustaciones
de cerómero de la piezas 24, 25 y
26, resina compuesta pieza 27, re-
sinas en borde incisal para nivel el
plano de las piezas 33, 32, 31, 41,
42, 43 y férula oclusal.
Se realizaron las endodoncias de
las piezas 13 y 23, se colocaron los
implante (Conexao Master Conect
Cónico de 4,3 mm. de diámetro y
15mm. de largo) post exodoncia de
las piezas 12 y 22. Después de tres
días de haber colocado los implan-
tes se empiezó a conformar las
papilas a nivel de las piezas 11 y 21
con la ayuda de una fresa N°3131
del kit de incrustaciones Inlays de
KG Sorensen tomando como refe-
rencia de la ubicación de la confor-
mación del talón de los pónticos de
Chávez-Alayo P, Balarezo-Razzeto A.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
40
el color de forma conjunta con las
cofas metálicas de las piezas 14,13
y 23 (Figura 16). Luego se probó
el bizcocho de las coronas metal-
porcelana y del puente metal-por-
celana.
Las coronas y puente metal-por-
celana ya glaseadas son cementadas
de manera defnitiva con ionómero
de vidrio y se realiza la instrucción
de higiene oral al paciente con la
ayuda de un hilo especial para pa-
cientes portadores de prótesis fja
(Figura 17).
Figura 14. Ferulización de los transfers con
acrílico duralay.
Figura 15. Impresión con silicona por adic-
ción para la confección de la prótesis fja
sobre implantes.
Figura 16. Prueba de los pilares Preparo.
Figura 17. Puente metal cerámica sobre im-
plantes a nivel de las pieza 12 y 22
Después de una semana se vol-
vió a confeccionar un nuevo juego
de provisionales de acrílico termo-
curado con refuerzo metálico, se
realizaron retenciones en los talo-
nes de los pónticos para poder con-
formar con resina compuesta los
pónticos ovativos (Figuras 7, 8, 9,
10, 11, 12 y 13).
Figura 7. Se observa un espacio entre el ta-
lón del póntico y la encía, este espacio será
rellenado con resina compuesta.
Figura 8.
Figura 9.
Figura 10.
Figura 11.
Figura 12.
Figura 13.
Figura 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13.
Confección del póntico ovático
con resina compuesta. La resina
compuesta asegura una superfcie
pulida lo que facilitara a la estabi-
lización de los tejidos. La provisio-
nal será probado en boca sin ejercer
presión sobre los tejidos.
Después de cuatro meses de ha-
ber colocado los implantes se rea-
lizó la exposición de los mismos,
realizando un rebasado de las pro-
visionales. Dos semanas después
se inicia la rehabilitación de los
implantes a nivel de la pieza 12 y
22. Se realizó una impresión con
cubeta abierta con silicona de adi-
ción, se ferulizaron los transfers
con acrílico duralay (Figuras 14 y
15). Se prueba en boca la estructura
metálica de Ni-Cr y se selecciona
Uso de ponticos ováticos en el sector anterior
41
Discusión
Los pónticos ováticos nos permi-
ten conformar una papila en el sec-
tor anterior lo cual nos dará buenos
resultados en los tratamientos don-
de existan rebordes edéntulos. La
presencia de estos defectos óseos
ayudarán a la formación de los
triángulos negros los cuales no son
aceptados por los pacientes ya que
darán una apariencia poco estética.
Kulashekar, menciona cuatro
tipos de pónticos que se pueden
utilizar: el higiénico (sanitarios),
en traslape, traslape modifcado y
el ovático, cada uno presenta sus
ventajas y desventaja, es muy im-
portante saber escoger el póntico de
acuerdo a la ubicación que donde
se va a utilizar (7).
En el caso clínico presentado, se
escogió el póntico ovático porque el
paciente presentaba un buen rebor-
de edéntulo con un grosor de encía
adecuado, el cual daba la facilidad
de conformar de forma satisfactoria
la papila; también se pudo escoger
el póntico ovático modifcado pero
al encontrar una buena cantidad de
tejido y la demanda estética que
exigía el paciente se optó por el pri-
mero.
Liu, introduce una modifcación
del póntico ovático (11), ésta modi-
fcación tiene como ventaja facilitar
la limpieza por parte del paciente
debido a su diseño menos convexo
y a la posición más labial del con-
torno que se encuentra en contacto
con el reborde. La posición más la-
bial del este contorno no sacrifca
la estética ni mucho menos modi-
fca el perfl de emergencia, por lo
cual es una alternativa en rebordes
edéntulos con un grosor de tejido
defciente.
En cualquiera de los dos casos:
póntico ovático o póntico ovático
modifcado es necesario realizar un
seguimiento al paciente en el cual
se controle la oclusión y la limpie-
za. Asimismo es necesario utilizar
varios juegos de prótesis provisio-
nales para asegurar el éxito del tra-
tamiento.
Referencia Bibliografcas
1. Andrade Acevedo R, Hidal-
go de Andrade L, Barbosa e
Silva E, Chiérici Marcantonio
R. Corrección vertical de rebor-
de edentulo y creación de papi-
la a través de pónticos ovoides.
Reporte de caso clínico. Rev
Estomatol Herediana. 2010:
20(1):33-37.
2. Zarb JP, Zarb GA. Implant
prosthodontic management
of anterior partial edentulism:
long-term follow-up of a pros-
pective study. J Can Dent Assoc.
2002; 68(2): 92-96
3. Blatz MB, Hurzeler MB, Strub
JR. Reconstrution of the lost
interproximal papilla presenta-
tion of surgical and nonsurgical
approaches. Int J Periodontics
Restorative Dent. 1999;19:395-
406.
4. Henriques P. Estética en perio-
doncia y cirugía plástica perio-
dontal. 1era edición Medellin:
Editorial AMOLCA;. 2006.
5. Radz G.M. Soft-tissue conside-
rations in esthetic. reconstruc-
tion. Compend Contin Educ
Dent. 1998; 19(2):106-11.
6. Tylman S, Malone W. Teoría y
práctica de la prostodoncia fja.
Medellin: Editorial AMOLCA;
2006.
7. Kulashekar R, Veena H, Aparna
I, Dhanasekar B. Incorporating
modifed ovate pontic design
for anterior tooth replacement:
A report of two cases. Journal
of Indian Prosthodontic Society.
2009; 9 (2):100-104.
8. Abrams L. Augmentation of the
deformed residual edentulous
ridge for fxed prosthesis. Com-
pend Contin Edu Gen Dent.
1980;1:205-14.
9. Chiun-Lin S. Use of a modifed
ovate pontic in areas of ridge
defects: A report of two cases.
J Esthet Restor Dent. 2004; 16:
273-83.
10.Spear FM. Maintenance of the
interdental papilla following
anterior tooth removal. Pract
Periodontics Aesthet Dent.
1999;11:21-28.
11. Liu CL. Use of modifed ovate
pontic in areas of ridge defect:
A report of two cases. J Esthet
Restor Dent. 2004;16:273-81.
Chávez-Alayo P, Balarezo-Razzeto A.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
42
Mallqui-Herrada LL
1
, Hernández-Añaños JF
2
. Traumatismos dentales en dentición permanente.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1):42-49.
RESUMEN
Los traumatismos dentales en los últimos años han mostrado una alta predominancia reportada en
estudios poblacionales, siendo la edad principalmente comprometida entre los 8 y 12 años, afectando
mayormente al sexo masculino, por lo que representa actualmente un serio problema de salud pública.
Se clasifcan en fracturas coronarias, luxaciones y avulsiones Estos traumatismos son causadas en
su mayoría por caídas y actividades deportivas como el ciclismo, siendo las fracturas coronarias no
complicadas las lesiones más frecuentes. El manejo de estas lesiones es difícil para el clínico, por lo
que el objetivo de la presente revisión fue brindar información actualizada del diagnostico, tratamiento
y pronostico de las lesiones traumáticas en la dentición permanente.
Palabras Clave: TRAUMATISMO DENTAL, FRACTURA CORONAL, LUXACIÓN, AVULSIÓN,
DENTICIÓN PERMANENTE.
Dental trauma in permanent dentition.
ABSTRACT
Dental injuries in recent years have shown a high prevalence reported in population studies, where
age is mainly committed between 8 and 12 years, affecting mostly male, so it now represents a serious
public health problem. Crown fractures are classifed, dislocations and avulsions these injuries are
mostly caused by falls and sports activities like cycling; being the uncomplicated crown fractures the
most common injuries. The management of these lesions is diffcult for the clinician, so the objective
of this review is to provide updated information on diagnosis, treatment and prognosis of traumatic
injuries in permanent teeth.
Key Words: DENTAL TRAUMA, CORONAL FRACTURE, DISLOCATION, AVULSION, PER-
MANENT DENTITION.
Traumatismos dentales en dentición
permanente.
Articulo de Revisíon
Correspondencia
Luis Lincoln Mallqui Herrada
1
Juan Felipe Hernández Añaños
2
1
Alumno de la Especialidad de Endodoncia
de la Facultad de Estomatología de la Uni-
versidad Peruana Cayetano Heredia.
2
Docente de la Especialidad de Endodoncia
de la Facultad de Estomatología de la Uni-
versidad Peruana Cayetano Heredia.
Luis Lincoln Mallqui Herrada
Calle Cristóbal de Peralta Sur 825 Dpto. 501
Urb. Valle Hermoso.
Lima 33. Perú.
Teléfono: 511 - 6358892
E-mail: lrjl64@yahoo.com
Introducción
Los traumatismos dentales re-
presentan uno de los más serios
problemas de salud pública entre
niños y adolescentes. Esto se ex-
plica por la alta predominancia re-
portada en estudios poblacionales,
los cuales presentan limitaciones
debido a la ausencia de un estándar
determinado para el examen y una
clasifcación defnida de las lesio-
nes.
El manejo de las lesiones trau-
máticas es una fuente constante de
difcultades para el clínico, debido
a la complejidad del diagnóstico y
el tratamiento adecuado,
La traumatología dental es la
rama de la odontología que aborda
la epidemiologia, etiología, pre-
vención, evaluación, diagnostico
y tratamiento de los traumatismos
producidos sobre los maxilares y
los tejidos circundantes (1).
Las lesiones traumáticas pueden
ser no intencionadas o intenciona-
das, de tejidos duros y blandos
(1), y el resultado de traumatismos
directos o indirectos (2).
Los factores que determinan las
características de las lesiones son:
la fuerza del golpe, la elasticidad
y forma del objeto que golpea, el
ángulo direccional de la fuerza
que golpea, si el trauma es simple
o múltiple (3), y la resistencia de
las estructuras de sostén (2), y los
factores determinantes previos son:
la maloclusión y la ausencia de
protección natural de los incisivos
centrales superiores (1,4), el me-
nor nivel socioeconómico (1,5), los
aparatos de ortodoncia que pue-
den originar lesiones de los tejidos
blandos cuando se produce el trau-
matismo, las situaciones médicas
de carácter agudo que pueden pre-
disponer al paciente a sufrir caídas
y la anestesia general debido a la
colocación del tubo endotraqueal
(1).
Etiología y epidemiología
La causa más común son las
caídas (26% al 82%), seguidas de
las lesiones deportivas(1), predo-
minantemente el ciclismo. (6) y un
25% son debidos a luchas y empu-
jones (7), principalmente agresio-
nes (8).
Se demostró una predominancia
entre el 3,9% y 58,6% (1,9); en los
países europeos la variación fue del
8,7% al 43,8%, y en Latinoamérica
entre el 5,0% y el 58,6% (1,9). Las
lesiones en la dentición primaria
tienden a producirse más en casa,
mientras que en los dientes perma-
nentes jóvenes fuera del hogar (1);
son más frecuentes entre los 8 y los
12 años (7,10) dentro de un rango
de 7 a 65 años (6), los varones su-
fren más lesiones que las mujeres
con una relación de 2 a (1,6-8,10).
El diente traumatizado con mayor
frecuencia es el incisivo central
superior(80%) (1,6,8,10), seguido
del lateral superior (1,8,10), y de
los incisivos centrales y laterales
inferiores (7,8), siendo el ángulo
mesioincisal el que se fractura con
más frecuencia (8).
En la dentición permanente las
fracturas coronarias no complica-
43
das son las lesiones más frecuentes
(6), siendo las menos las avulsiones
(8) y en la dentición primaria la
más frecuente es la luxación (1,10).
Evaluación del paciente
Aspectos médicos de urgencia
Es prioritario realizar una eva-
luación médica antes de cualquier
tratamiento dental y una vez con-
frmado que no existen complica-
ciones medicas de importancia, se
evaluaran las lesiones dentarias
(1,11).
Aspectos orales de urgencia
Realizar una adecuada historia
clínica respecto donde, cuando y
como se produjo el traumatismo.
(1,7,9,11) Luego se hará el examen
clínico extra e intraoral (12).
Se deben realizar pruebas de vi-
talidad pulpar aunque en un princi-
pio pueden dar falsos negativos (1)
por lo que actualmente la Flujo-
metría de láser Doppler que es una
técnica electroóptica no invasiva
que permite el registro semicuan-
titativo del fujo sanguíneo capilar
es el método más fable (13). Asi-
mismo deben tomarse radiografías
periapicales de diversos ángulos así
como radiografías oclusales.
Clasifcación de las lesiones se-
gún OMS
Según Louis H. Berman los trau-
matismos dentales se clasifcan en :
1) Fracturas coronarias: a) Fisuras
y fracturas del esmalte b) Frac-
tura amelodentinaria sin afec-
tación pulpar (Fractura corona-
ria no complicada) c) Fractura
amelodentinaria con afectación
pulpar (Fractura coronaria com-
plicada).
2) Fracturas radiculares a) Fractu-
ras radiculares intraalveolares
b) Fractura coronoradicular.
3) Luxación a) Concusión b) Sub-
luxación c) Luxación lateral d)
Intrusión e) Luxación extrusiva.
4) Avulsión (1).
1. Fracturas coronarias
Las más comunes son las caídas,
deportes de contacto, accidentes de
tráfco y laborales, las cuales cons-
tituyen un gran porcentaje de las le-
siones traumáticas (1,15,16).
1.1Fisuras y fracturas del esmalte
Diagnóstico
Las fsuras se presentan como
una grieta en el esmalte. Pasan des-
apercibidas con frecuencia, pero se
pueden mostrar mediante transilu-
minacion. No son visibles en la ra-
diografía, aunque a veces se ve una
línea radiolúcida que atraviesa la
corona. En el síndrome del diente
fsurado, las fsuras, producen ne-
crosis pulpar (17), se vuelven vi-
sibles por medio del microscopio
usando azul de metileno (18).
Las fracturas del esmalte afectan
solo a este tejido. Se producen prin-
cipalmente en la región anterior,
en el borde incisal o en un ángulo
interproximal. No suelen mostrar
sensibilidad a las variaciones de
temperatura, deshidratación o pre-
sión. Las pruebas pulpares pueden
ser negativas provisionalmente (1).
Tratamiento
Las fsuras no requieren trata-
miento, pero si son múltiples, se
sella el esmalte con un adhesivo
con el fn de impedir las tinciones
derivadas del tabaco, alimentos o
bebidas. El tratamiento de las frac-
turas de esmalte dependerá de la
cantidad de tejido perdido, pudien-
do ser sufciente una simple remo-
delación, pero si afectan al ángulo
será necesaria una restauración (1),
aliviando la oclusión para evitar
una oclusión traumática.
Pronóstico
Es bueno para ambos tipos de le-
siones. La probabilidad de super-
vivencia tras una fsura del esmalte
oscila entre el 97 y el 100%.
1.2 Fractura amelodentinaria sin
afectación pulpar
Diagnóstico
Afecta al esmalte y a la dentina
pero sin exposición pulpar. El dien-
te presenta generalmente sensibili-
dad a las variaciones de tempera-
tura, deshidratación y presión, Se
debe tomar vitalidad pulpar aunque
pueden dar resultados negativos
durante un tiempo .La radiografía
de aleta de mordida o bite-wing es
un valioso auxiliar.
Tratamiento
Se reconstruye con resina com-
puesta. Una opción es la adhesión
del fragmento astillado sobre la
corona, la cual puede ser usada de
manera exitosa (1,19).
Pronóstico
Si se manipulan los materiales
de restauración de manera adecua-
da, el pronóstico va a ser bueno
(16,20). Dientes restaurados usan-
do la reinserción del fragmento
fracturado a un control de 24 meses
tuvieron todo un resultado óptimo
(21).
1.3 Fractura amelodentinaria
con afectacion pulpar
Diagnóstico
Afecta al esmalte y la dentina
con una profundidad sufciente para
dar lugar a una exposición pulpar.
El diente suele ser sensible a las
variaciones de temperatura, deshi-
dratación y presión. La respuesta a
las pruebas pulpares suele ser posi-
tiva a menos que exista una luxa-
Mallqui-Herrada LL, Hernández-Añaños JF.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
44
ción al mismo tiempo. El examen
radiográfco añade información de
la etapa del desarrollo radicular o
el tamaño de la pulpa ayudando a
determinar el tipo de tratamiento a
realizar (1,22).
Tratamiento
El objetivo es la conservación
de una pulpa vital sin infamación,
separada biológicamente por una
barrera continua de tejido.
1. Fracturas radiculares
Su incidencia es del 5 al 7,7 %.
Se da en los incisivos superiores en
un 75% generalmente entre los 10
a 20 años. Son más afectados los
varones. El 40% está asociado a
lesiones en el hueso alveolar y teji-
dos blandos y en el 45% resultaron
afectados los dientes adyacentes
(1,28).
Pueden ser verticales o horizon-
tales. Por su localización, se cla-
sifcan de tercio coronal, medio o
apical. Dan lugar a nuevos cortes
en la raíz denominados fragmentos
coronal o apical y el espacio entre
ambos se llama diastasis.
2.1 Fracturas radiculares intraal-
veolares
Los dientes tienden a mostrar
una ligera extrusión. Dependiendo
de la localización generalmente
existe alguna movilidad del frag-
mento coronal, con diferentes gra-
dos de sensibilidad a la percusión.
Puede existir cierto sangrado pro-
cedente del surco. Con frecuencia
la corona clínica cambiara de color
entre marrón y gris. Los dientes
muestran una tendencia a perma-
necer vitales (1). El examen de los
dientes adyacentes y antagonista no
deben ser ignorados (28).
La visualización radiográfca re-
sulta difícil, por lo que deben rea-
lizarse radiografías con diferentes
angulaciones verticales, aunque la
localización y angulacion de las
fracturas se observan mejor con
las imágenes obtenidas por Cone
Beam (1,29).
Andreasen los ha dividido en
4 categorías según la cicatrización
(1,30):
1. Fusión calcifcante de los frag-
mentos. Hay una transición ra-
diopaca entre los fragmentos,
similar a la reparación por callo
óseo. Se dá en el 30 % de los
casos.
2. Banda de tejido conjuntivo entre
los fragmentos. Existe un espa-
cio radiolúcido estrecho entre
los fragmentos. Se produce en
el 43% de los casos.
3. Hueso entre los fragmentos.
Existe una lámina dura intac-
ta alrededor de cada fragmen-
to, con depósito de hueso en
la diastasis. Se dá en el 5 % de
casos.
4. Tipo de granulación entre los
fragmentos. Diastasis más an-
cha con imagen radiolúcida
entre fragmentos. No es cicatri-
zación. Se dá en el 22% de los
casos.
Tratamiento
Recolocar manualmente el frag-
mento coronal en su posición Se
colocara una férula semirrígida
únicamente si existe una movilidad
considerable por no más de 4 se-
manas.
Como el 80% de los dientes con-
servan su vitalidad no suele ser ne-
cesario el tratamiento endodóntico
(1,31), sobre todo si la fractura es
intraósea (32), pero en caso el frag-
mento coronal se considere sin vita-
lidad debe iniciarse el tratamiento
endodóntico, para lo cual, existen
varias opciones de tratamiento:
1. Tratamiento del fragmento co-
ronal: Si es ancho la abertura apical
del fragmento coronal debería ini-
ciarse un procedimiento de apico-
formacion en este fragmento.
2. Tratamiento del fragmento coro-
nal y extracción del apical: Si no
hubo curación tras el tratamien-
to del fragmento coronal, se reti-
ra quirúrgicamente el fragmento
apical, sellando apicalmente el
fragmento coronal con obtura-
ción retrograda.
3. Tratamiento de los fragmentos
coronal y apical al mismo tiem-
po: Es casi imposible lograr el
sellado cuando se acceden de
forma simultánea las aberturas
de los fragmentos coronal y
apical. Este tratamiento tiene la
tasa de éxito más baja.
4. Extracción del fragmento coro-
nal y tratamiento del fragmento
apical: Puede ser necesario un
alargamiento de corona clínica.
Una alternativa es la extrusión
ortodóncica del fragmento api-
cal previa endodoncia (33,34).
Pronóstico
Se debe informar al paciente del
pronóstico antes del plan de trata-
miento ya que pueden presentan las
siguientes secuelas: supervivencia
pulpar con obliteración del conduc-
to, reabsorción interna o externa y
pérdida de hueso de la cresta.
Son factores predictivos del
pronóstico: Cuanto más apical
menos probable que pierda la vi-
talidad pulpar(cuanto más coronal
peor pronóstico), un aumento de
la diastasis favorece la necrosis del
fragmento coronal e incrementa su
movilidad, una fractura horizontal
tiene mejor pronóstico que un ver-
tical ,lo mismo que una simple de
una múltiple o conminuta ,la pérdi-
da de una pared ósea alrededor dif-
culta el proceso de reparación(35)
Traumatismos dentales en dentición permanente.
45
y los dientes con raíces inmaduras
tienen mayor probabilidad de cura-
ción al igual que las niñas en com-
paración con los niños.
2.2 Fracturas coronoradicular
Diagnóstico
No se consideran verdaderas
fracturas radiculares , porque no
se encuentran completamente ro-
deadas de hueso .Consisten en la
fractura de la corona y la raíz. Son
el 5% del total. Los incisivos cen-
trales superiores son los más afec-
tados. Con frecuencia son oblicuas.
Se puede presentar dolor a la mas-
ticación, movilidad del trozo frac-
turado, lesión o edema gingival.
Pueden afectar a premolares y mo-
lares, sobre todo si están con trata-
miento endodontico. Si los cabos
de la fractura están separados serán
visibles en la radiografía (1,22).
Tratamiento
A veces es necesario extirpar
los fragmentos con movilidad, por
lo que se debe analizar la fractura
para ver posibilidad de tratamiento
de conducto, colgajo periodontal,
ortodoncia o exodoncia por lo que
será necesario un tratamiento mul-
tidisciplinario (36).
2. Luxación
Es la dislocación del diente de su
posición fsiológica normal en el
alveolo (15).
Constituye el 22 al 61% de las
lesiones dentarias, siendo el incisi-
vo central superior el más afectado.
Las concusiones y las subluxacio-
nes son el 30% y 77% de todas las
luxaciones.
3.1 Concusión
Diagnóstico
Es una lesión donde el trauma-
tismo no tuvo la intensidad suf-
ciente para provocar la ruptura del
ligamento periodontal (37), el dien-
te se encuentra en su posición nor-
mal y no muestra movilidad anor-
mal. Puede mostrar sensibilidad a
la percusión o a la masticación. No
debería existir sangrado alrededor
del surco gingival (1). Inicialmen-
te puede no responder a las pruebas
de sensibilidad pulpar.
Radiográfcamente se manifesta
un ensanchamiento del espacio del
ligamento periodontal que puede
localizarse solo en la porción apical
y desaparecer después de un tiempo
si el traumatismo fue de baja inten-
sidad (22).
Tratamiento
No hay terapia local inmedia-
ta. El alivio articular es el proce-
dimiento aconsejable. Se puede
prescribir un antiinfamatorio (37).
En la amplia mayoría de los casos
no está indicado el tratamiento del
conducto radicular (15) No se reco-
mienda ferulización.

3.2 Subluxación
Diagnóstico
Es semejante a la concusión y se
produce cuando el impacto sobre el
diente es de mayor intensidad (37).
El diente permanece en su posición
original, sin embargo existe cierta
movilidad y alguna sensibilidad
a la palpación por vestibular de la
apófsis alveolar. Es muy probable
que el diente este sensible a la per-
cusión y a la masticación. Con fre-
cuencia existe un ligero sangrado
en el surco que rodea al diente(1).
Pueden no responder a las pruebas
de sensibilidad pulpar en un prin-
cipio.
Radiográfcamente se puede de-
tectar un ensanchamiento leve del
espacio periodontal, especialmen-
te en las zonas laterales de la raíz
dentaria. No obstante, dicho incre-
mento puede ser tan leve que no se
detecte en la película (22).
Tratamiento
No hay terapia local inmediata.
El cuidado de la armonía oclusal
y la prescripción de un antiinfa-
matorio es lo aconsejable. En la
mayoría de los casos no requie-
re ferulización excepto en casos
de movilidad exagerada o que se
prevea un traumatismo adicional
(pacientes que practican múltiples
deportes) donde se aconseja una
contención semirrígida por dos se-
manas (15,37).
3.3 Luxación lateral
Diagnóstico
El diente se desplaza hacia ves-
tibular o lingual/palatino, pero la
zona cervical está alineada con los
dientes adyacentes, porque no exis-
te desplazamiento vertical. (1)Casi
siempre están afectados dos o más
dientes (37). Es raro una luxación
lateral pura, en la mayoría de los
casos, presentará un componente
lateral como extrusiva (15). Es útil
la Flujometría Laser Doppler LDF
en la detección de la vitalidad pul-
par (38). Radiográfcamente se ob-
serva un ensanchamiento del liga-
mento periodontal mayor del lado
del impacto (22).
Luxación lateral sin desplaza-
miento apical: La parte apical per-
manece en su localización original
dentro del alveolo. Suele existir
cierto sangrado en el surco. A la
palpación habrá un contorno nor-
mal de la apófsis alveolar y a la
percusión originara un sonido nor-
mal o ligeramente sordo. Existe
gran probabilidad de que el paquete
vasculonervioso se encuentre intac-
to. Los dientes pueden no respon-
der a las pruebas de sensibilidad
en un principio, durante semanas e
incluso meses.
Luxación lateral con desplaza-
Mallqui-Herrada LL, Hernández-Añaños JF.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
46
miento apical: El diente se queda
anclado frmemente en su nueva
posición. A la percusión provoca-
ra un sonido metálico sordo, La
palpación de las tablas del hueso
alveolar puede indicar la nueva
localización del ápice. Puede exis-
tir mucho sangrado en el alveolo
donde se ha desplazado la porción
apical de la raíz. Mostrara un en-
sanchamiento del LPO alrededor
de la porción media y coronal de
la raíz, pero será normal o estará li-
geramente comprimido a nivel del
ápice. Habrá una alta probabilidad
de daño del paquete vasculoner-
vioso, Los dientes no responden en
un principio a las pruebas de sensi-
bilidad pulpar.
Tratamiento
El tratamiento de urgencia con-
siste en la recolocación del diente
con el menor traumatismo posible
sobre el ligamento periodontal.
Debe administrarse anestesia local,
aconsejándose no usar con vaso-
constrictor. Los dientes con des-
plazamiento lateral pero no apical,
requieren ferulización que debe ser
fexible y debe retirarse en el plazo
de 7 a 10 días. En caso sea necesa-
rio, no debe iniciarse el tratamiento
endodóntico en la cita de urgencia,
sino en una cita posterior de 7 a 10
días. En dientes inmaduros no de-
berá realizarse de antemano ningún
tratamiento endodóntico.
Se prescribirá analgésicos ade-
cuados, pautas de higiene oral y en-
juague con clorhexidina al 0,12%
dos veces al día durante al menos
una semana. La doxiciclina puede
tener efecto benefcioso sobre la re-
ducción de la reabsorción radicular.
3.5 Luxación extrusiva
Diagnóstico
El diente se afoja y sobresale de
forma importante de su alveolo en
comparación con los dientes adya-
centes. Se debe confrmar si todo el
diente se ha extruido o si es única-
mente fragmento coronal derivado
de una fractura radicular. Depen-
diendo de cuanto se haya extruido
el diente, la pulpa puede responder
o no a las pruebas de vitalidad. Se
debe preguntar si se ha recolocado
el diente en su alveolo antes de la
visita al dentista.
Radiográfcamente se observa un
incremento importante del espacio
periodontal. Este ensanchamiento
puede acentuarse en la región api-
cal (22).
Tratamiento
El diente debe recolocarse con
suavidad en el alveolo. Requiere
ferulización fexible y debe retirar-
se en el plazo de 7 a 10 días.
Se deben prescribir los analgé-
sicos adecuados, pauta de higiene
oral y enjuague con clorhexidina al
0,12% dos veces al día durante al
menos una semana.
3. Avulsión
Situación clínica en la que el
diente sale por completo de su al-
veolo tras un impacto traumático.
De todos los traumatismos es la
más grave.

Etiologia y epidemiologia
Entre el 1 y 16% de los trau-
matismos dentarios los incisivos
centrales superiores son los más
afectados, mayormente debido a
actividades deportivas, ocio y acci-
dentes de tránsito. El grupo de edad
más afectado es el 7 a 10 años.
Diagnóstico
Se observa el alveolo solo sin
su diente correspondiente, el cual
a veces puede estar alojado en los
tejidos blandos adyacentes. Se debe
evaluar el área de la avulsión y de-
terminar si hay fractura del reborde
alveolar correspondiente (22).
Tratamiento
En el lugar de la lesión:
El objetivo es reimplantar el
diente en su alveolo lo antes posi-
ble, si resulta poco práctico, se debe
conservarlo en un medio de trans-
porte que puede ser la Solución Sa-
lina Tamponada de Hank (SSTH)
(es el más recomendado), leche o
solución salina fsiológica, si no
se dispone de ninguno de ellos, se
colocará el diente en el vestíbulo
bucal (1,43), nunca recomendán-
dose el agua; el agua de coco y
el propoleo son buenas opciones
(44,45), además se debe evitar al-
terar la temperatura del medio de
transporte (46).
En la consulta:
Si el diente no fue reimplantado
(enfoque agudo) (47) y se conser-
vó en un medio adecuado debe
mantenerse en el mismo mientras
se realizan las evaluaciones clíni-
cas, si no, se colocará en el mejor
medio de conservación. Se lavará
el alveolo con solución salina esté-
ril, y si han colapsado las paredes,
se reposicionará con un instrumen-
to romo. Hay cuatro opciones tera-
péuticas:
1. Tiempo fuera del alveolo en seco
inferior a 1 hora o conservado
en un medio adecuado con ápice
cerrado. Reimplantar el dien-
te lo antes posible eliminando
los residuos con un chorro de
solución salina. 2. Tiempo fue-
ra del alveolo en seco inferior a
1 hora o conservado en medio
adecuado con ápice abierto Su-
mergir el diente en una solución
de doxiciclina (1 mg. por cada
10 ml de solución salina fsiolo-
gica) antes de la reimplantación.
Traumatismos dentales en dentición permanente.
47
3. Tiempo fuera del alveolo en
seco superior a 1 hora con ápice
cerrado Raspar la capa de cé-
lulas muertas y restos del liga-
mento periodontal y sumergir en
fuoruro de estaño al 2% por 5
minutos antes de la reimplanta-
ción. El pronóstico es malo.
4. Tiempo fuera del alveolo en seco
superior a una hora con ápice
abierto Tiene el peor de los pro-
nósticos. Realizar el tratamiento
endodóntico antes de reimplan-
tar, siendo la inserción de postes
una opción (48).
Los dientes reimplantados deben
recibir ferulización semifexible
por 7 a 10 días.
No se debe iniciar el tratamiento
endodóntico en la cita de urgencia,
sino en un mínimo de 2 semanas. Si
se coloca hidróxido de calcio entre
los 7 y 10 días y no hay signos de
infección ni reabsorción radicular
la obturación se hará 1 a 2 semanas
después, pero si no, la pasta fuida
debe cambiarse por una más espesa
hasta que los signos de RRI hayan
cedido y se haya restablecido una
anchura normal del LPO(1). Una
opción es el uso como medicación
intraconducto de corticosteroides
como el clobetasol y fuocinonide
(49).
Si no se revascularizan los dien-
tes con ápices abiertos, se hará un
procedimiento de apicoformacion
con hidróxido de calcio. También
se puede usar MTA para lograr
una barrera apical en una cita po-
sibilitando la obturación. Existe la
posibilidad de hacer crecer un teji-
do similar a la pulpa en dientes
con necrosis pulpar colocando una
triple mezcla de ciprofoxacino,
metronidazol y minocilina.
Se recomienda penicilina sisté-
mica (1) o doxiciclina dos veces al
día durante una semana (1) y un an-
tiinfamatorio no esteroideo como
el ibuprofeno (1,9). La proflaxis
antitetánica debe indicarse en ca-
sos de lesiones de tejidos blandos o
en dientes avulsionados contami-
nados (9). Se debe recomendar una
buena higiene oral, colutorios de
clorhexidina al 0,12% dos veces al
día, durante al menos una semana
o mientras este la férula colocada.
En caso que no se reimplan-
te un diente o este se perdió por
una complicación deben tenerse
en cuenta ciertas opciones terapéu-
ticas como (1), el tratamiento con
implantes dentarios (50) o median-
te el autotransplante de un premolar
programado para ser extraído por
motivos ortodónticos (51).
Pronóstico
Un diente avulsionado trata-
do de forma apropiada y oportuna
tendrá muchas probabilidades de
sobrevivir con una tasa media de
supervivencia con un tiempo de
observación que oscila entre unos
pocos meses y 20 años, de más del
60% (1).
Se debe abordar el pronóstico
con el paciente y/o sus padres y la
conversación debe ser realista y ho-
nesta. El paciente puede optar por
no reimplantar el diente y se debe
presentar esta posibilidad como
otra opción terapéutica.
Prevención
Las lesiones traumáticas son di-
fíciles de predecir .Sin embargo la
mejor defensa es actuar con sano
juicio y la prevención. Los cascos,
cinturones de seguridad y protec-
tores bucales han disminuido la
gravedad de las lesiones (1). En
el mercado pueden encontrase tres
clases de protectores bucales: el co-
rriente, el ajustado a la cavidad oral
y el hecho a medida, siendo este ul-
timo el que da mejor protección y
es más cómodo de llevar (7).
Referencias Bibliografcas
1. Berman L, Blanco L, Cohen S.
Manual clínico de traumatolo-
gía dental. 1ra. Edición. Amster-
dam: Elsevier; 2008.
2. Perea B. Conceptos de odontoes-
tomatologia traumatología den-
taria y prótesis. Madrid: URL
disponible en: http://www.cej.
justicia.es/pdf/publicaciones/
medicosforenses/MED143.pdf
. (Fecha de acceso: marzo del
2008).
3. Pissiotis A, Apostole P. Longi-
tudinal study on types of injury,
complications and treatment in
permanent traumatized teeth
with single and multiple dental
trauma episodes. Dental Trau-
matology. 2007:23(4): 222-225.
4. Borzabadi-Farahani A, Borza-
badi-Farahani A, Eslamipour
F. An investigation into the as-
sociation between facial profle
and maxillary incisor trauma, a
clinical non-radiographic study.
Dental Traumatology .2010; 26:
403-408.
5. Levin L, Lin S, Goldman S, Pe-
leg K. Relationship between so-
cio-economic position and ge-
neral, maxillofacial and dental
trauma: A national trauma regis-
try study. Dental Traumatology.
2010; 26: 342-345.
6. Hecova H, Tzigkounakis V,
Merglova V, Netolicky J. A re-
trospective study of injured per-
manent teeth. Dental Traumato-
logy. 2010; 26: 466-475.
7. Cohen S. Vías de la pulpa.8va
Edicion. Madrid, España: Else-
vier; 2004.
8. Acevedo JP, Cooper HM, Ti-
rreau VT, Núñez F. Descripción
del traumatismo dentoalveo-
Mallqui-Herrada LL, Hernández-Añaños JF.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
48
lar en pacientes adultos. RDC.
2006; 97 (1): 8-13.
9. Estrela C. Ciencia endodontica.
1ra.Edicion. Sao Paulo: Artes
Médicas; 2005.
10. García-Ballesta C, Pérez-Laja-
rín L, Castejón-Navas I. Preva-
lencia y etiología de los trauma-
tismos dentales. Una revisión.
RCOE. 2003; 8(2):131-141.
11. Pitt Ford TR, Rhodes JS. Endo-
dontic problem-solving in clini-
cal practice. 1ra. Ed. London:
Martin Dunitz; 2002.
12.Bakland LK, Andreasen JO.
Dental traumatology: essential
diagnosis and treatment plan-
ning. Endodontic Topics. 2004;
7:14-34.
13.Evans D, Reid J. A comparison
of laser Doppler fowmetry with
other methods of assessing the
vitality of traumatised anterior
teeth. Endod Dent Trauma-
tol.1999; 15: 284-290.
14.Patel, S, Dawood A, Pitt T,
Whaites E. The potential appli-
cations of cone beam computed
tomography in the management
of endodontic problems. Inter-
national Endodontic Journal.
2007; 40: 818-830.
15.Gutman JL. Solución de pro-
blemas en endodoncia 4ta. Edi-
cion. Madrid: Elsevier Madrid;
2007.
16.Olsburgh S, Jacoby T, Krejci I.
Crown fractures in the perma-
nent dentition: pulpal and res-
torative considerations. Dental
Traumatology. 2002; 18: 103-
115.
17.Berman LH, Kuttler S. Fracture
necrosis: Diagnosis, prognosis
assessment, and treatment re-
commendations. J Endod. 2010;
36: 442-446.
18.Leonardo MR. Endodoncia:
Tratamiento de conductos ra-
diculares. Sao Paulo: Editorial
Artes Médicas; 2005.
19.Yilmaz Y, Guler C, Sahin H.
Evaluation of tooth-fragment
reattachment: a clinical and la-
boratory study. Dental Trauma-
tology. 2010; 26: 308-314.
20.Olsburgh S, Jacoby T, Krejci I.
Crown fractures in the perma-
nent dentition: pulpal and res-
torative considerations. Dental
Traumatology. 2002; 18: 103-
115.
21.Yilmaz Y, Zehir C,Eyuboglu O,
Belduz O. Evaluation of success
in the reattachment of coronal
fractures. Dental Traumatology.
2008; 24: 151-158.
22.Basrani E. Radiología en endo-
doncia. 1ra Edición. Caracas:
Actualidades Medico Odonto-
lógicas Latinoamericana; 2003.
23.Tabarsi B, Parirokh M, Eghbal
MJ, Haghdoost AA, Torabza-
deh H, Asgary S. A comparative
study of dental pulp response to
several pulpotomy agents. In-
ternational Endodontic Journal.
2010; 43: 565-571.
24.Simon E, Lumley PJ, Cooper
PR, Berdal A,Machtou P, Smith
A. Trauma and dentinogenesis:
A case report. J Endod. 2010;
36: 342-344.
25.Sonmez S, Sonmez H. Long-
term follow-up of a complicated
crown fracture treated by partial
pulpotomy. IEJ. 2007; 40: 398-
403.
26.Rodríguez A. Endodoncia
consideraciones actuales 1ra.
Edicion. Madrid: Actualidades
Medico Odontológicas Latinoa-
mericana; 2003.
27.Cotti E, Mereu M. Regenerati-
ve Treatment of an immature,
traumatized tooth with apical
periodontitis: Report of a case.
J. Endod. 2008; 34:611- 616.
28.Majorana A, Pasini S, Bardellini
E, Keller E. Clinical and epide-
miological study of traumatic
root fractures. Dental Traumato-
logy. 2002; 18: 77-80.
29.Bornstein MM, Wolner-Hans-
sen, Sendi P, Arx T. Comparison
of intraoral radiography and li-
mited cone beam computed to-
mography for the assessment of
root-fractured permanent teeth.
Dental Traumatology. 2009; 25:
571-577.
30.Beer R, Baumann MA. Pocket
Atlas of Endodontics. Stuttgart:
Thieme; 2006.
31.Cantore S, Ballini A, Crinco-
li V, Grassi FR. Treatment of
horizontal root fracture: a case
report. Cases Journal. 2009; 2:
8101.
32.Simon S. Reanudación del trata-
miento endodóntico. Barcelona:
Quintessence; 2008.
33.Hamata CT, Guskuma MH, Gu-
linelli J, et al. Management of
a complicated crown-root frac-
ture using adhesive fragment
reattachment and orthodontic
extrusion. Dental Traumatology.
2009; 25: 541-544.
34.Stock CJR, Gulabivala K,
Walker R, Goodman J. Atlas de
Endodoncia. 2da Edición. Ma-
drid: Harcourt; 1997.
35.Bramante CM. Accidentes y
complicaciones en el tratamien-
to endodóntico. Bauru SP, Edi-
torial santos; 2009.
36. Canalda CS. Endodon-
cia técnicas clínicas y bases
científcas.1ra. Edición. Barce-
lona: Masson; 2001.
37.Soares IJ, Goldberg F. Endo-
doncia técnica y fundamentos.
1ra Edición. Buenos Aires: Edi-
torial Medica Panamericana;
2003.
38.Heinrich S. Evaluation of pulpal
blood fow after tooth splinting
of luxated permanent maxillary
incisors. Dental Traumatology.
Traumatismos dentales en dentición permanente.
49
2004; 20: 36–41.
39.Campbell KM, Casas MJ,
Kenny DJ, Chau T. Diagnosis
of ankylosis in permanent inci-
sors by expert ratings, periotest
and digital sound wave analysis.
Dental Traumatology. 2005; 21:
206-212.
40.Melo A,Sakai V, Marchini T,
Machado AM, Santos C, Mar-
zola C. Management of a multi-
ple dentoalveolar trauma in per-
manent dentition with avulsion
of a canine: A 4-year follow-up.
J Endod. 2008; 34:336-339.
41.Adeleke O. Evaluation of radio-
graphs, clinical signs and symp-
toms associated with pulp canal
obliteration: an aid to treatment
decision . Dental Traumatology.
2009; 25: 620-625.
42.Bueno R, Mucha J. Immediate
vs. late orthodontic extrusion
of traumatically intruded teeth.
Dental Traumatology. 2009; 25:
380-385.
43.Koca H, Topaloglu-Ak A. Dela-
yed replantation of an avulsed
tooth after 5 hours of storage
in saliva: a case report. Dental
Traumatology. 2010; 26: 370-
373.
44.Gopikrishna V, Singh P. Com-
parison of coconut water, pro-
polis, HBSS, and milk on PDL
cell survival.J Endod. 2008; 34:
587–589.
45.Casaroto AR, Marubayashi H,
SellAM, Franco SL, Nakamura
NK. Study of the effectiveness
of propolis extract as a stora-
ge medium for avulsed teeth.
Dental Traumatology. 2010; 26:
323-331.
46.Mendes BD, Denardin D, Tadeu
W, Oliveira CM, Santos MC.
Effect of temperature and sto-
rage media on human periodon-
tal ligament fbroblast viability.
Dental Traumatology. 2010; 26:
271-275.
47.Andreasen JO, Andreasen FM,
Hjorting-Hansen E, Schwartz
O. Effect of treatment delay
upon pulp and periodontal hea-
ling of traumatic dental injuries-
a review article. Dental Trauma-
tology.2002; 18: 116-128.
48.Pohl Y, Filippi A, Kirschner H.
Results after replantation of
avulsed permanent teeth. I. En-
dodontic considerations. Dental
Traumatology. 2005; 21: 80-92.
49.Kirakozova A, Teixeira F, Cu-
rran A, Gu F, Tawil, Trope M.
Effect of intracanal corticoste-
roids on healing of replanted
dog teeth after extended dry
times. J Endod. 2009; 35: 663-
667.
50.Ortega R, Chaves H, Rodrigues
J, Mazzonetto R. Inserción de
Implante Inmediato tras avul-
sión dental. Reporte de caso. Int
J Odontostomat. 2008; 2 (1):33-
38.
51.Mendoza A, Solano E, Segura-
Egea JJ. Treatment of an avulsed
maxillary permanent central in-
cisor replaced by autotransplan-
tation of a mandibular premolar:
14-year follow-up. IEJ.2019;
43:818-827.
Mallqui-Herrada LL, Hernández-Añaños JF.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
50
Mayta-Tovalino F
1
, Sacsaquispe-Contreras S
2
, Ceccarelli-Calle J
3
, Alania-Mallqui J
4
. Propóleo
Peruano: Una nueva alternativa terapéutica antimicrobiana en Estomatología. Rev Estomatol Here-
diana. 2012; 22(1):50-58.
RESUMEN
El propóleo es una sustancia resinosa compleja constituida por una gran variedad de compuestos quí-
micos (esteres, favonoides etc.), su composición no es estable y varía según la fuente de procedencia.
Además, una de las propiedades más importantes del propóleo es su actividad antibacteriana, la cual se
le atribuye fundamentalmente a los favonoides. El propóleo se conoce desde la más remota antigüedad
y ha sido utilizado por diferentes culturas con diversas fnalidades. Con el posterior desarrollo de la
farmacéutica y tratamientos ftoterápicos existe un resurgimiento en su uso. Es por esa razón que en
los últimos años se han realizado algunas investigaciones acerca de los productos provenientes de las
abejas y sus potenciales benefcios para la salud oral. Por lo tanto, la presente revisión de la literatura
recolecta la información disponible sobre la composición del propóleo según zona geográfca y la
actividad antibacteriana que tiene el propóleo aplicado a la estomatología.
Palabras Clave: ANTIBIÓTICO, FITOTERAPIA, STREPTOCOCCUS MUTANS, STAPHYLO-
COCCUS AUREUS.
Peruvian Propolis: A new alternative in dental antimicrobial therapy
ABSTRACT
Propolis is a resinous substance complex consisting of a variety of chemical compounds (esters,
favonoids, etc.), it´s composition is not stable and varies depending on the source. In addition, one
of the most important properties of propolis is its activity antibacterial, which is attributed mainly to
favonoides. Propolis has been known since ancient times and has been used by different cultures for
various purposes. With the subsequent development of pharmaceutical and herbal treatments there
is a resurgence in its use. It is for this reason that in recent years have done some research about the
products from the bees and their potential health benefts oral. Therefore, this literature review collects
the available information on properties of propolis depends on geography and the antibacterial activity
propolis has applied to dentistry.
Key Words: ANTIBIOTIC, PHYTOTHERAPY, STREPTOCOCCUS MUTANS, STAPHYLOCOC-
CUS AUREUS.
Correspondencia
Artículo de Revisíon
Frank Mayta-Tovalino
1
Sonia Sacsaquispe Contreras
2
Juan Ceccarelli Calle
3
Jorge Alania Mallqui
4
1
Docente de la Maestría en Estomatología,
Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Residente del Programa de Especialización
en Implantología Oral Integral, Facultad de
Estomatología, Universidad Peruana Caye-
tano Heredia. Lima, Perú.
2
Especialista en Patología y Medicina Oral
-Maxilofacial, Docente de la Facultad de
Estomatología de la Universidad Peruana
Cayetano Heredia. Lima, Perú.
3
Especialista en Periodoncia e Implantes.
Docente de Escuela de Odontología, Uni-
versidad Peruana de Ciencias Aplicadas.
Lima, Perú.
4
Especialista en Periodoncia e Implantes.
Pre docente Programa de Postgrado en
Periodoncia e Implantes, Facultad de Esto-
matología, Universidad Peruana Cayetano
Heredia. Lima, Perú.
Introducción
La cavidad oral alberga innume-
rables microorganismos orales los
cuales son parte importantes para la
salud cuando se encuentra un esta-
do de eubiosis, sin embargo cuando
se rompe este equilibrio y se produ-
ce la disbiosis, surge la enfermedad
oral; por lo tanto, es de vital impor-
tancia contar con sustancias que
contribuyan al control de la proli-
feración de estos microorganismos.
En la actualidad la medicina
natural es una de las alternativas
más utilizadas por la población
rural, sobre todo en países en vías
de desarrollo, aunque países indus-
trializados también experimentan
el renacimiento del interés por la
investigación de esta alternati-
va médica (1). Siendo el Perú un
país afortunado por poseer una
gran biodiversidad de fora, fau-
na y diferentes recursos naturales
como el propóleo, debido a la di-
versidad de microclimas que en el
confuyen, presentándose como una
nueva alternativa para investigar la
posibilidad del manejo de algunas
patologías orales que aquejan a las
diferentes poblaciones del país. Di-
versos estudios en otros países in-
dican que el propóleo presenta una
actividad antibacteriana entre otras,
la cual depende del lugar de origen
de extracción (2).
El propóleo es una sustancia
compleja constituida por una gran
variedad de compuestos químicos,
su composición no es estable y va-
ría según la fuente de procedencia
(1,3). Una de las propiedades más
importantes del propóleo es su ac-
tividad antibacteriana, la cual se le
atribuye fundamentalmente a los
favonoides (2-4). Al igual que la
miel, el propóleo se conoce des-
de la más remota antigüedad y ha
sido utilizado por diferentes cultu-
ras con diversas fnalidades. Con
el posterior desarrollo de la farma-
céutica y tratamientos ftoterápicos
existe un resurgimiento en su uso.
Es por esa razón que en los últi-
mos años se han realizado algunas
investigaciones acerca de los pro-
ductos provenientes de las abejas
y sus potenciales benefcios para
la salud oral (4). Por lo tanto, es de
resaltar que el Perú tiene una gran
biodiversidad en fora, la cual favo-
rece el desarrollo de la apicultura
especialmente en la zona del valle
de Oxapampa en el departamento
Propóleo Peruano: Una nueva alternativa
terapéutica antimicrobiana en Estomatología.
Frank Roger Mayta Tovalino
Teléfono: (511) 949140412
email: frank.mayta.t@upch.pe
51
de Pasco.
El objetivo del presente trabajo
fue revisar los conceptos asociados
al empleo del propóleo como alter-
nativa antibacteriana en estomato-
logía.
Composición del propóleo según
zonas geográfcas
Se da el nombre de propóleo, de-
bido a que en griego signifca de-
fensor de la ciudad, entendida esta
como sinónimo de colmena. Se
trata de una resina cérea, de com-
posición compleja y consistencia
viscosa, que las abejas recolectan
de los arboles y utilizan en la cons-
trucción, reparación, aislamiento y
protección de su colmena (1). Algu-
nos autores describen al propóleo
como una mezcla de composición
química compleja que contiene bál-
samos, aceites etéreos, polen, vita-
minas, algunos minerales y proteí-
nas, sustancias que le conferen una
variedad de propiedades biológicas
de gran interés para fnes terapéu-
ticos (5).
Diversas bacterias se caracteri-
zan por ser patógenas, entre ellas
tenemos al Streptococcus mutans
es una bacteria Gram (+), anaero-
bia facultativa que se encuentra
normalmente en la cavidad bucal
humana, formando parte de la placa
o bioflm dental. Se asocia al inicio
y desarrollo de la caries dental de-
bido a sus propiedades acidogéni-
cas, acidúricas y por producir po-
lisacáridos extra e intra-celulares.
Además, tenemos al Staphylococ-
cus aureus, el cual es una bacteria
Gram (+) que se encuentra en la en
la cavidad oral, piel y fosas nasa-
les de las personas sanas, que causa
gran variedad de infecciones, des-
de infecciones menores y abscesos
hasta enfermedades que pueden po-
ner en peligro la vida (6).
En los últimos años se han reali-
zado innumerables investigaciones
acerca de productos provenientes
de las abejas y sus potenciales be-
nefcios para la salud humana, uno
de estos productos es el propóleo,
con utilidad en biología y medici-
na. La presente revisión de litera-
tura se enfoca a la actividad bacte-
riostática del propóleo frente a dos
microorganismos de la cavidad oral
como el Streptococcus mutans y
Staphylococcus aureus.
Según Moreno y Mirzoeva ci-
tados en Farré (1), el propóleo
presenta actividad antibacteriana
frente a numerosos microorganis-
mos tales como la Bacillus larvae,
B. subtilis, Mycobacterium tuber-
culosis, Staphylococcous aureus,
Streptomyces sobrinus, S. mutans,
S. cricetus, Saccharomyces cere-
visiae, Escherichia coli, Salmone-
lla, Shigella, Bacteroides nodosos,
Klebsiella pneumoniae, incluso
algunos resistentes a los antibióti-
cos. Los componentes cinámicos y
favónicos del propóleo, que alteran
las membranas e inhiben la moti-
lidad bacteriana, probablemente
contribuyan a esta acción y al si-
nergismo observado con algunos
antibióticos.
El propóleo presenta caracterís-
ticas particulares de acuerdo a la
ubicación geográfca. Por ejemplo,
la actividad antibacteriana de los
propóleos europeos se debe a sus
contenidos en agliconas favónicas
(galangina y pinocembrina) y com-
puestos fenólicos (pinobanksina,
acetato de 3-O-pinobanksina, ben-
cil-p-cumarato, ésteres del ácido
cafeico y ácidos ferúlico y cafeico),
en el de las Islas Canarias, se debe
a la presencia de lignanos y furofu-
ranos (3).
El propóleo alemán, rico en fe-
niletil-trans-cafeato, bencil ferulato
y galangina, es más activo, frente
a Staphylococcus aureus y Esche-
richia coli, que el francés, rico en
bencil cafeato y pinocembrina y el
mediterráneo (Bulgaria, Turquía,
Grecia y Argelia), según Bankova,
está compuesto por favonoides,
ésteres de ácido cafeico y ácidos
ferúlicos, diterpénicos e hidroxidi-
terpénicos, también muestra pro-
piedades bacteriostáticas y bacteri-
cidas signifcativas (3).
El propóleo egipcio presenta una
actividad antimicrobiana particular
dependiendo de la región del país
donde se produce, el proveniente
la de la región sur es más efectivo
contra Staphylococcus aureus y Es-
cherichia coli, siendo el de mayor
efecto el proveniente de la ciudad
de Banisweif, el cual tuvo un efec-
to moderado, mientras que el de
Fayoum tuvo un efecto bajo. En la
región cercana al delta, el material
proveniente de Dakahlia y El-Saff
presentó mayor actividad frente a
Escherichia coli y el proveniente
de Sharkia e Ismailia frente a Sta-
phylococcus aureus y Candida albi-
cans (4).
El propóleo brasileño se caracte-
riza por presentar compuestos fenó-
licos -entre los que destaca el ácido
3,5-diprenil-p-cumárico- que posee
actividad antibacteriana signifca-
tiva y sin diferencias estacionales
frente a Escherichia coli, Pseudo-
monas aeruginosa, Staphylococcus
aureus y Streptococcus faecalis (1).
Copi y col. mencionaron que el
propóleo de Brasil presenta incluso
una acción antiparasitaria contra la
Leishmania amazonensis (7).
Drago citado en Farré (1), men-
cionó que el propóleo muestra una
Mayta-Tovalino F, Sacsaquispe-Contreras S, Ceccarelli-Calle J, Alania-Mallqui J.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
52
buena actividad antimicrobiana
dosis-dependiente frente a Strepto-
coccus pneumoniae, Haemophilus
infuenzae y Moraxella catarrhalis,
pero no frente a Enterobacteria-
ceae. Ensayos in vitro han demos-
trado que los extractos de propóleo
son más efcaces frente a los cocos
Gram (+) (Staphylococcus aureus,
Streptococcus β-haemolyticus) y
que solo actúan frente a algunas
bacterias Gram (-) como Escheri-
chia coli o Pseudomonas aeurugi-
nosa. En cambio otros estudios,
indicaron que los efectos bacterios-
táticos o bactericidas del propó-
leo dependen de la dosis y que las
bacterias aeróbicas Gram (-) tam-
bién se inhiben a concentraciones
superiores a 2,8mg/ml. Así pues,
los extractos de propóleo inhiben
signifcativamente a todos los mi-
croorganismos, en especial a las
especies de Actinomyces y duran-
te su almacenamiento disminuyen
los contenidos de favonoides y por
tanto también su capacidad inhibi-
dora.
Kumazawa y col. describieron
que las abejas (Apis mellifera) re-
colectan las partículas resinosas
de las yemas, brotes y pecíolos de
las hojas de diferentes vegetales
(olmo, álamo, sauce, abedul, cas-
taño de indias, pino, abeto, roble y
algunas herbáceas) que una vez en
la colmena, mezclan con cera y se-
creciones salivares para obtener el
propóleo, el cual difere en función
de la variedad de la abeja, el clima
y la fora (8). Debido a su conteni-
do de aceites esenciales, el propó-
leo suele ser aromático y en función
de su origen botánico, de la época
de recolección, difere en color (de
amarillo claro a castaño oscuro),
sabor (amargo, ligeramente picante
o insípido) y consistencia (1).
El propóleo puede clasifcarse
en función de su origen geográf-
co, aunque los datos relativos a los
contenidos de favonoides y ésteres
fenólicos de los propóleos europeos
y de América del Norte son incom-
pletos, se sabe que el propóleo del
género Populus spp., contiene una
mezcla de agliconas favónicas,
ácidos hidroxicinámicos; la va-
riedad rusa contiene básicamente
agliconas favónicas y la brasileña
contiene derivados de carbono-pre-
nilados del ácido p-cumárico (3).
En el propóleo europeo, el con-
tenido total de fenoles, son los prin-
cipales responsables de la mayoría
de sus propiedades farmacológi-
cas, representando más de la mitad
de los 160 compuestos diferentes
identifcados en su composición
(3). Sin embargo, algunas muestras
de propóleos suizos e italianos pre-
sentan composiciones inusuales,
con contenidos elevados de bencil
p-cumarato y de bencil ferulato.
Al estudiar la actividad antibac-
teriana frente a algunos microor-
ganismos (Staphylococcus aureus
y Escherichia coli), antifúngica
(Cándida albicans) y antiviral (Avia
infuenza) de los propóleos de dife-
rente origen geográfco, se com-
prueba que todos son activos frente
a algunos hongos y cepas bacteria-
nas Gram (+), e incluso al virus de
la infuenza en las muestras pro-
cedentes de zonas templadas. Los
resultados de esta actividad se atri-
buye a sus contenidos en ésteres y
ácidos fenólicos, componentes de
los que carecen los propóleos de
origen tropical que, sin embargo,
muestran una actividad similar por
su contenido de carbono del ácido
p-cumárico (1,3).

En estomatología, se ha observa-
do que el propóleo brasileño, rico
en pinocembrina y galangina, inhi-
be la actividad glucosiltransferasa
y el crecimiento del Streptococcus
mutans (2). Las favanonas, algu-
nos dihidrofavonoles y el sesqui-
terpeno tt-farnesol, son agentes
antibacterianos que inhiben el cre-
cimiento del Streptococcus mutans
y del Streptococcus sobrinus en la
cavidad oral. Dentro de las favonas
y favonoles, en particular la apige-
nina (4,5,7-trihidroxifavona), es el
compuesto que demostró capacidad
para inhibir la actividad glucosil-
transferasa del Streptococcus mu-
tans y del Streptococcus sanguis(9).
Silva y col. mencionaron que
el propóleo es una sustancia que
presenta un bajo potencial de irrita-
ción pulpar debido a algunos de sus
componentes químicos (10).
Efecto antibacteriano del propóleo
En 1990, Grange y col. mencio-
naron que el propóleo obtenido de
la ciudad de Boiron -Lyon - Fran-
cia, inhibió totalmente el creci-
miento del Staphylococcus aureus,
Staphylococcus epidermidis, En-
terococcus spp., Corynebacterium
spp. y la Branhamella catarrhalis,
mientras que solo inhibió parcial-
mente el crecimiento de la Pseudo-
monas aeruginosa y de la Escheri-
chia coli (11). Además, indicaron
que no tuvo ningún efecto sobre la
Klebsiella pneumoniae, concluyen-
do que el propóleo presentaba un
efecto inhibitorio preferencial so-
bre cocos y bacilos Gram (+).
En el 2002, Elaine y col. estudia-
ron la actividad antimicrobiana del
propóleo contra las bacterias perio-
dontopatógenas como la Prevotella
intermedia, la Prevotella melanino-
genica, Porphyromonas gingivalis,
Actinobacillus actinomycetemco-
mitans, Capnocytophaga gingivalis
Propóleo Peruano: Una nueva alternativa terapéutica antimicrobiana en Estomatología.
53
y Fusobacterium nucleatum (12).
En este estudio se determinó la
concentración mínima inhibitoria
(CMI) contra estas bacterias usan-
do el método de dilución del cal-
do con el extracto del propóleo en
concentraciones seriales. Los resul-
tados demostraron que la CMI fue
de 1µg/ml para el Actinobacillus
actinomycetemcomitans y la Cap-
nocytophaga gingivalis mientras
que para la Prevotella intermedia,
la de Prevotella melaninogénica,
la Porphyromonas gingivalis y el
Fusobacterium nucleatum fue de
0,25µg/ml. Además, demostraron
la susceptibilidad de la Candida al-
bicans frente al extracto etanólico
del propóleo en una concentración
de 12µg/ml. Los autores concluye-
ron que el empleo del propóleo po-
dría constituir un método comple-
mentario en la terapia periodontal.
En el 2003, Bozcuk y col. eva-
luaron el efecto del propóleo con-
tra el crecimiento del Lactobacillus
casei RSKK 591, Streptococcus
mutans NCTC 10449 y Streptococ-
cus sobrinus DSN 20742 (13). Su
metodología incluyó el empleo de
ratas inoculadas con dichas bacte-
rias, a las cuales se les proporcionó
el propóleo al grupo experimental.
Los resultados mostraron que las
lesiones de caries dental en la su-
perfcie del esmalte y las lesiones
en dentina fueron signifcativamen-
te menores en el grupo experimen-
tal frente al control, demostrando
de esta manera la efectividad anti-
bacteriana del propóleo en mode-
lo animal. Adicionalmente, en el
2004, Castagna y col. evaluaron
la actividad antibacteriana del pro-
póleo a través de la inoculación de
bacterias en placas de agar Brain
Heart Infusion con 5% de extracto
etanólico de propóleo (14). Utiliza-
ron 161 cepas bacterianas para ser
evaluadas, como las bacterias Gam
(+) Staphylococcus sp., Strepto-
coccus sp., Nocardia asteroides,
Rhodococcus equi, y Gram (-) Es-
cherichia coli, Salmonella sp., Pro-
teus mirabilis, Pseudomonas aeru-
ginosa. Los resultados moestraron
que el propóleo presenta una activi-
dad antibacteriana en el 67,7% de
las cepas probadas; 92,6% de las
Gram (+) y 42,5% de Gram (-).
En el 2005, Fernández y col.
describieron el sinergismo in vitro
entre el propóleo y las drogas an-
timicrobianas, el cual fue medido
mediante dos pruebas de suscepti-
bilidad (Kirby y Bauer y E - Test),
sobre 25 cepas de S. Aureus (15).
Utilizaron placas petri con concen-
traciones inhibitorias del propóleo,
las cuales fueron incubadas usando
13 tipos de drogas antimicrobianas.
Los resultados mostraron presen-
cia de sinergismo entre el propó-
leo y cinco drogas como fueron el
choramphenicol (CLO), gentami-
cina (GEN), netilmicin (NET), te-
traciclina (TET) y la vancomicina
(VAN). Mientras que nueve drogas
fueron ensayadas por el método de
E - Test y cinco de ellas mostraron
un sinergismo (CLO, GEN, NET,
TET, y CLI).
En el 2006, Cіhangіr y col. es-
tudiaron la composición química
y la actividad antibacteriana del
propóleo recolectado de distintas
regiones de Turquía como Ada-
pazari, Burdur, Bursa, Kemaliye
- Erzincan, Ordu y Trabzon (16).
Las muestras se prepararon para
el análisis químico utilizando la
cromatografía de gases. Se evaluó
la actividad antibacteriana contra
Escherichia coti, Salmonella typhi,
Staphylococcus aureus y Strepto-
coccus . Los autores concluyeron
que todas las muestras de propó-
leos tienen diferentes composicio-
nes químicas, sin embargo, la acti-
vidad antibacteriana mostró similar
efecto sobre el crecimiento de los
microorganismos Gram (+), siendo
su efecto menor sobre microorga-
nismos Gram (-).
En el 2006, Agra da Silva y col.
analizaron el propóleo producido
en la colmena de abejas (Apis me-
llifera) del estado de Paraiba, Bra-
sil. Utilizaron el propóleo que fue
recogido por el método de la tela
plástica para luego determinar su
composición química, física y an-
timicrobiana (17). Los resultados
no mostraron actividad antimicro-
biana frente a Cándida albicans y
Staphylococcus aureus.
De otro modo, en el 2006, Soares
y col. evaluaron in vitro la activi-
dad antimicrobiana de las tinturas
de jucá, aroeira, gengibre, alfava-
ca, propóleo, contra las cepas de S.
aureus (ATCC 25923), S. mutans
(ATCC 2575), S. sobrinus (ATCC
27609), S. mitis (ATCC9811), S.
sanguis (ATCC 10557) y L. casei
(ATCC 7469), utilizando clor-
hexidina al 0,12% como control
positivo (18). Los resultados evi-
denciaron que las cepas de S. au-
reus fueron las más sensibles. Las
tinturas de jucá, aroeira y propóleo
presentaron una signifcativa acti-
vidad contra S. mutans, S. sobrinus,
S. mitis, S. sanguis. La gengibre y
la alfavaca mostraron poca acción
antibacteriana contra las cepas pro-
badas.
Gonsales y col. investigaron la
actividad antibacteriana del propó-
leo de Goiás, Paraná y São Paulo,
Brasil (19). Utilizaron en su eva-
luación 30g de propóleos en 70%
de etanol frente a Staphylococcus
aureus y Escherichia coli. La meto-
Mayta-Tovalino F, Sacsaquispe-Contreras S, Ceccarelli-Calle J, Alania-Mallqui J.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
54
dología empleada fue la difusión en
agar utilizando discos de papel de
fltro y se utilizaron como contro-
les a la ampicilina y la tetraciclina.
Concluyeron que el propóleo inhibe
el crecimiento de Staphylococcus
aureus, pero no el de la Escherichia
coli, mientras que la tetraciclina
y la ampicilina demostraron una
acción efcaz contra las bacterias
mencionadas. Además indicaron
que el contenido de los favonoi-
des es variable, dependiendo de la
muestra de propóleo. Por lo que, se
demostró una acción efcaz contra
bacterias Gram (+), independiente-
mente de su origen geográfco, así
como una correlación positiva entre
la actividad antibacteriana y conte-
nido de favonoides.
En el 2006, Fernandes y col. eva-
luaron la actividad antibacteriana
del propóleo de diversas regiones
de Brasil (20). Se experimentó con
propóleo proveniente de tres regio-
nes: Botucatu, Mossoró y Urubic.
Se evaluó su efecto frente a Sta-
phylococcus aureus, Escheriachia
coli, Enterococcus sp, Pseudomo-
na aeruginosa y Candida albicans.
Concluyeron que hubo una dife-
rencia signifcativa en la actividad
antibacteriana de acuerdo al lugar
de recolección del propóleo, siendo
las bacterias Gram (+) más suscep-
tibles que lass Gram (-).
En el 2006, Dantas y col. inves-
tigaron la actividad antibacteriana
para determinar la concentración
mínima inhibitoria usando cepas
de Streptococcus mutans. Con-
cluyeron que existió una reduc-
ción signifcativa de los niveles de
Streptococcus mutans en los niños
estudiados (21).
En el 2007, Alencar y col. rea-
lizaron un estudio cuyo objetivo
fue poner a prueba las actividades
antimicrobianas, antioxidantes,
citotóxicas de un nuevo tipo de
propóleo brasileño, conocido po-
pularmente como propóleo rojo,
así como analizar su composición
química (22). Concluyeron que
existió una actividad antimicrobia-
na contra el Staphylococcus aureus
ATCC 25923 y Streptococcus mu-
tans UA159. El propóleo también
mostró una actividad citotóxica
contra las células tumorales, encon-
trándose siete nuevos compuestos,
cuatro isofavonoides. Los resulta-
dos demostraron que el propóleo
rojo tenía compuestos biológica-
mente activos que nunca se habían
observado en otro tipo de propóleo
brasileño.
En el 2007, Muli y col. inves-
tigaron la susceptibilidad de los
microorganismos Pseudomonas
aeruginosa, Salmonella typhi, Es-
cherichia coli, Staphylococcus
aureus y Bacillus subtilis frente a
propóleo de tres regiones de Kenya
(Taita, Tana y Samburu) (9). Para lo
cual, utilizaron propóleo con cua-
tro diferentes concentraciones de
etanol: puro, al 30%, 50% y 70%.
Así mismo, se utilizó el método de
difusión en agar sobre discos de pa-
pel de fltro y concluyeron que hubo
diferencias signifcativas en la acti-
vidad antibacteriana del propóleo
entre las tres regiones. El Bacillus
subtilis y el Staphylococcus aureus
fueron los microorganismos más
susceptibles y el propóleo al 70%
tuvo el mejor efecto antibacteriano.
En el 2007, Yi y col. realizaron
una investigación para determi-
nar la actividad antibacteriana del
extracto etanólico de propóleo de
Taiwan contra el Streptococcus
mutans (23). Concluyeron que el
extracto etanólico de Taiwan pre-
sentó una acción bacteriostatica y
bactericida contra el Streptococcus
mutans a la concentración de 1,875
y 3,75 µg/mL y a una temperatura
de 37ºC.
En el 2007, Moreno y col. eva-
luaron la actividad antimicrobiana
de cuatro extractos de propóleo ar-
gentino, cinco colombianos y uno
cubano frente a Streptococcus mu-
tans ATCC 25175 (24). Los propó-
leos que presentaron mayor efecto
bactericida fueron las muestras
colombianas luego de 48 horas de
incubación. El mayor efecto bac-
teriostático lo presentó la muestra
colombiana a un periodo de incuba-
ción de 24 horas. El estudio conclu-
yó que el 70% de las muestras de
propóleo incrementan su actividad
luego un tiempo de incubación de
48 horas, al compararlo con el efec-
to detectado a las 24 horas.
Eguizábal y col. realizaron un
estudio con el objeto de determinar
la acción antibacteriana del propó-
leo mediante el método de difusión
en placa, usando las cepas Strepto-
coccus mutans ATCC 25175 y Lac-
tobacillus casei ATCC 393 frente
a soluciones con concentraciones
de 0,8%, 20% y 30% (25). El es-
tudio concluyó que la acción anti-
bacteriana frente al Streptococcus
mutans mostró una mayor tenden-
cia inversamente proporcional a su
concentración al compararlo con el
efecto sobre el Lactobacillus casei.
En el 2009, Mayta-Tovalino y
col. evaluaron el efecto antibac-
teriano del extracto etanólico de
propóleo de Oxapampa-Perú, de-
terminaron in vitro su acción anti-
bacteriana frente al Streptococcus
mutans (ATCC 25175) y Staphylo-
coccus aureus (ATCC 25923) para
enfrentarlas a las soluciones: 10% y
Propóleo Peruano: Una nueva alternativa terapéutica antimicrobiana en Estomatología.
55
30% y compararlas con los testigos
Clorhexidina al 0,12%, 0,05%, Lis-
terine® y agua destilada, mediante
el método de Kirby – Bauer (26).
El diseño del estudio fue de tipo
experimental in vitro. Se determinó
que para el Staphylococcus aureus,
el propóleo al 30% presentó mayor
efcacia con una media de 11,77
mm ± 0,19 de halo de inhibición,
encontrando que las dos concen-
traciones de propóleo a las 24 y 48
horas mostraron diferencia signi-
fcativa. Así mismo, se determinó
que para el Streptococcus mutans,
tanto el propóleo al 10% y 30% a
las 24 y 48 horas no mostraron di-
ferencia signifcativa. Se concluyó
que el propóleo al 30% tuvo mayor
efecto antibacteriano que el Listeri-
ne® contra el Streptococcus mu-
tans p < 0,001, igualando la con-
centración al 30% en efectividad a
la Clorhexidina al 0,05% frente al
Staphylococcus aureus.
En el 2010, Mori y col. con-
cluyeron que el uso del propóleo
es ideal para el mantenimiento de
dientes avulsionados que luego son
reposicionados, siendo el periodo
de mantenimiento hasta de 6 horas
(27).
Parolia y col. evaluaron el em-
pleo de propóleo como recubri-
miento pulpar. Los resultados
evidenciaron que el propóleo pre-
sentaba efecto similar al observado
ante el uso de MTA y Dycal (28).
Kandaswamy y col. experimen-
taron con propóleo como medio de
desinfección de conductos radicu-
lares. Los resultados evidenciaron
un efecto positivo, sin embargo me-
nor al compararlo con el presentado
por Chlorhexidina al 0,2% (29) .
Valera y col. también evaluaron
el uso del propóleo como agente
desinfectante de conductos. Los re-
sultados evidenciaron un efecto de
eliminación total de las cepas de E.
coli. Sin embargo, la eliminación
de endotoxinas fue menor al com-
parar los resultados con los mostra-
dos por el hidróxido de calcio (30).
Victorino y col. evaluaron el uso
del propóleo pero como agente de
limpieza de conductos encontrando
una utilidad similar a la mostrada
por el hidróxido de calcio (31).
En el 2011, Kayaoglu y col. ex-
perimentaron con propóleo como
medio de desinfección de conduc-
tos radiculares. Los resultados re-
fuerzan lo encontrado anteriormen-
te respecto al hallazgo de resultados
positivos, sin embargo menor que
el presentado por Chlorhexidina al
0,2% (32).
Kim y col. evaluaron el efecto
del propóleo sobre cepas de Strep-
tococcos mutans y Streptococcos
sobrinus. Los resultados evidencia-
ron un efecto bacteriostático sobre
el primero y bactericida sobre el
segundo (33).
Pereira y col. evaluaron el efec-
to de propóleo al 10% como medi-
cación regeneradora en el alveólo
postexodoncia, sin embargo los
resultados no mostraron diferencias
signifcativas al compararlo con el
proceso de cicatrización fsiológico
(34).
García y col. compararon el
efecto del hidróxido de calcio y del
propóleo sobre el tejido conectivo
encontrando que ambos productos
tenían un efecto similar en el con-
trol de la infamación (35).
Madhubala y col. compararon el
efecto del propóleo y el hidróxido
de calcio sobre el E. faecalis. Los
resultados evidenciaron que el pro-
póleo logra una eliminación total
de la cepa a los 2 días mientras que
el hidróxido de calcio presenta una
eliminación progresiva llegando a
un máximo de 59,4% a los 7 días
(36).
Malhotra y col. compararon el
efecto del propóleo y de la chlor-
hexidina como colutorio dental.
Los resultados antibacterianos fue-
ron mayores en el segundo (37).
Gjertsen y col. evaluaron el efec-
to del propóleo sobre la prolifera-
ción y apoptosis de los fbroblastos
con el fn de emplear esta sustan-
cia en el mantenimiento de dientes
avulsionados previo a su reposicio-
namiento. Los resultados mostra-
ron que el propóleo disminuye la
apoptosis y promueve la prolifera-
ción de los fbroblastos (38).
Arslan y col. evaluaron el efecto
del propóleo sobre la adhesión de
restauraciones con resina encon-
trando que esta no se veía afectada
(39).
En el 2012, Bertolini y col. eva-
luaron el efecto antibacteriano del
propóleo sobre cepillos dentales.
Los resultados mostraron una re-
ducción signifcativa del compo-
nente bacteriano (40).
Ramos y col. evaluaron el em-
pleo del propóleo como medicación
intraconducto y lo compararon con
una medicación de corticosteroi-
des. Los resultados fueron superio-
res en el uso del primero (41).
Montero y col. evaluaron el em-
pleo de propóleo como componente
de una pasta de hidróxido de calcio
con el fin mejorar su difusión a
Mayta-Tovalino F, Sacsaquispe-Contreras S, Ceccarelli-Calle J, Alania-Mallqui J.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
56
través de la dentina. Los resultados
mostraron una mejora signifcativa
de la difusión (42).
Moncla y col. evaluaron el efecto
del propóleo sobre cepas de Ente-
roccocus. Los resultados mostraron
inhibición de cepas de E. faecium y
E. Faecalis (43).
Mattigatti y col. evaluaron el
efecto del propóleo como mate-
rial intraconducto. Los resultados
fueron menores al compararlo con
MTA y chlorhexidina. Sin embar-
go, los resultados moestraron inhi-
bición de E. faecalis, S. aureus y C.
Albicans(44) .
Cautinho evaluó el efecto del
propóleo sobre el tratamiento pe-
riodontal. Los resultados eviden-
ciaron una reducción del recuento
de P. gingivalis y reducción de si-
tios con sangrado (45).
Conclusiones
Al evaluar in vitro la acción an-
tibacteriana del extracto etanólico
del propóleo, se puede concluir
que presenta cierto efecto antibac-
teriano atribuido a los favonoides,
favonas y demás compuestos que
están presentes en su composición.
Independientemente del lugar
o zona geográfca de extracción
del propóleo, éste presenta en la
mayoría de veces una acción anti-
bacteriana debido a que las abejas
protegen sus colmenas de agresio-
nes bacterianas con este recurso
natural.
La composición del propóleo va-
ría según el lugar de origen debido
a que la dieta de las abejas no es la
misma, infuyendo de esta manera
en el efecto antibacteriano.
Agradecimientos
Al Departamento de microbio-
logía de la Facultad de Ciencias de
la Universidad Peruana Cayetano
Heredia. A la Microbióloga Dra.
Dora Maurtua por el incondicional
apoyo en la parte experimental del
trabajo de investigación. A la Dra.
Carmen García por el desintere-
sado apoyo en la elaboración del
presente trabajo de investigación.
Al Dr. Alexis Evangelista por su
apoyo en la elaboración del análisis
estadístico del presente trabajo de
investigación.
Referencias Bibliográfcas
1. Farré R, Frasquet I, Sánchez A.
El propolis y la salud. Ars Phar-
maceutica. 2004; 45(1):21-43.
2. Koo H, Rosalen P, Cury J, Park
Y, Ikegaki M, Sattler A. Effect
of Apis mellifera propolis from
two brazilian regions on caries
development in desalivated rats.
Caries Res. 1999; 33:393-400.
3. Bankova V, Popova M, Bogda-
nov S, Sabatini A. Chemical
composition of European pro-
polis: Expected and unexpected
results. Z Naturforsch. 2002;
57(5-6):530-3.
4. Mahmoud L. Biological activity
of bee propolis in health and di-
sease. Asian Pac J Cancer Prev.
2006; 7:22-31.
5.Tolosa L, Cañizares E. Obten-
ción, caracterización y evalua-
ción de la actividad antimicro-
biana de extractos de propóleos
de Campeche. Ars Pharmaceuti-
ca. 2002; 43(1-2):187-204.
6. Mendoza C, Velasquez R, Mer-
cado L, Ballon J, Maguiña C.
Susceptibilidad antimicrobiana
de Staphylococcus aureus sen-
sible, con sensibilidad “BOR-
DERLINE” y resistentes a la
meticilina. Rev Med Hered.
2003; 14(4):181-5.
7. Copi D, Marcucci M, Giorgio S.
Effects of Brazilians propolis
on Leishmania amazonensis.
Mem Inst Oswaldo Cruz. 2007;
102(2):215-20.
8. Kumazawa S, Hamasaka T,
Nakayama T. Antioxidant acti-
vity of propolis of various geo-
graphic origins. Food Chemis-
try. 2004; 84(3): 329-339.
9. Muli E, Maingi J. Antibacterial
activity of Apis mellifera L.
propolis collected in three re-
gions of Kenya. J Venom Anim
Toxins. 2007; 13(3):655-63.
10. Silva F, Almeida J, Sousa S. Na-
tural medicaments in endodon-
tics a comparative study of the
anti-imfamatory action. Braz
Oral Res. 2004; 18(2)174-9.
11.Grange JM, Davey RW. Anti-
bacterial properties of propolis
(bee glue). J R Soc Med. 1990;
83(3):159-160.
12.Elaine C, Gebara E, Luiz A,
Marcia PA. Atividade antimi-
crobiana da própolis contra bac-
térias periodontopatogênicas.
Braz J Microbiol 2002; 33(4).
URL disponible en: http://www.
scielo.br/scielo.php?pid=S1517-
83822002000400018&script=sci_
arttext (Fecha de a acceso: 15 agos-
to 2008).
13.Bozcuk G, Ölmez S. Inhibitory
efect of bursa propolis on dental
caries formation in rats inoculated
with Streptococcus sobrinus. Turk J
Zool. 2004; 28:29-36.
14.Castagna A, Pinto A, Mazzini
N, Matiuzzi da Costa M, Sá e Silva
M, Ribeiro L. Atividade antimicro-
biana “in vitro” de extrato alcóoli-
co de própolis. Cienc Rural. 2004;
34(1):159-163.
15.Fernandes A, Cristina E, Cris-
tina J, De Oliveira R, Ribeiro
de Souza M, Cezar A. Propolis:
anti-Staphylococcus aureus ac-
Propóleo Peruano: Una nueva alternativa terapéutica antimicrobiana en Estomatología.
57
tivity and synergism with an-
timicrobial drugs. Mem Inst
Oswaldo Cruz 2005; 100(5).
URL disponible en: http://www.
scielo.br/scielo.php?pid=S0074-
02762005000500018&script=sci_
arttext (Fecha de acceso: 20 agosto
2008).
16.Cihangir N, Sorkun K, Salih B.
Chemical composition and antibac-
terial activities of propolis collected
from diferent regions of turkey. J
Bio Chem. 2005; (34):59-67.
17. Agra da Silva R, Evangelista A,
Marcucci M, Ramalho A, Domin-
gues N, Pereira W. Características
físico-químicas e atividade antimi-
crobiana de extratos de própolis da
Paraíba, Brasil. Cienc Rural. 2006;
36(6):1842-48.
18.Soares D, Oliveira C, Cinira L,
Ramos M, Nascimento P. Suscep-
tibilidade in vitro de bactérias bu-
cais a tinturas ftoterápicas. Revista
Odonto Ciencia 2006; 2(53). URL
disponible en: http://revistasele-
tronicas.pucrs.br/ojs/index.php/fo/
article/viewFile/1101/873 (Fecha
de acceso: 20 agosto 2008).
19.Gonsales G, Orsi R, Fernandes
A, Rodrigues P, Funari S. Antibac-
terial activity of propolis collec-
ted in diferent regions of Brazil. J
Venom Anim Toxins 2006; 12(2).
URL disponible en: http://www.
scielo.br/scielo.php?pid=S1678-
91992006000200009&script=sci_
arttext (Fecha de acceso: 20 agosto
2008).
20.Fernandes A, Milanda M, Co-
lombari V, Marinho C, Passa-
relli E. Antimicrobial activity
of Apis mellifera propolis from
three regions of Brazil. Cienc
Rural 2006; 36(1):294-97.
21.Dantas R, Dias R, Vieira M,
Queiroz M, Pereira J, Nascimen-
to W. Evaluation clinical effects
of anti-septic solution based on
propolis in caries-active chil-
dren. Pes Bras Odontoped Clin
Integr. 2006; 6(1):87-92.
22.Alencar S, Oldoni T, Castro M,
et al. Chemical composition and
biological activity of a new type
of Brazilian propolis: Red pro-
polis. J Ethnopharmacol. 2007;
113(2):278-83.
23.Yi H, Li W, Ming C, Chun Ch.
Antibacterial activity of propo-
lis ethanol extract against Strep-
tococcus mutans as infuenced
by concentration, temperature,
pH and cell age. J Food Drug
Analysis. 2007; 15(1):75-81.
24.Moreno Z, Martínez P, Figueroa
J. Efecto antimicrobiano in vitro
de propóleos argentinos, colom-
bianos y cubanos sobre Strep-
tococcus mutans ATCC 25175.
Rev Nova. 2007; 5(7):70-5.
25.Eguizábal M, Moromi H. Acti-
vidad in vitro del extracto etanó-
lico de propóleo peruano sobre
Sterptococcus mutans y Lac-
tobacillus casei. Rev Odontol
Sanmarquina. 2007; 10(2):18-
20.
26.Mayta-Tovalino F, Sacsaquispe-
Contreras SJ. Evaluación in vi-
tro del efecto antibacteriano del
extracto etanólico de propóleo
de Oxapampa - Perú sobre cul-
tivos de Streptococcus mutans
(ATCC 25175) y Staphylo-
coccus aureus (ATCC 25923).
Rev Estomatol Hered. 2010;
20(1):19-24.
27.Mori GG, Nunes DC, Castilho
LR, de Moraes IG, Poi WR. Pro-
polis as storage media for avul-
sed teeth: microscopic and mor-
phometric analysis in rats. Dent
Traumatol. 2010 Feb;26(1):80-
5.
28.Parolia A, Kundabala M, Rao
NN, et al. A comparative histo-
logical analysis of human pulp
following direct pulp capping
with Propolis, mineral trioxide
aggregate and Dycal. Aust Dent
J. 2010;55(1):59-64.
29.Kandaswamy D, Venkateshba-
bu N, Gogulnath D, Kindo AJ.
Dentinal tubuledisinfection
with 2% chlorhexidine gel, pro-
polis, morinda citrifolia juice,
2% povidone iodine, and cal-
cium hydroxide. Int Endod J.
2010;43(5):419-23.
30.Valera MC, da Rosa JA, Mae-
kawa LE, et al. . Action of pro-
polis and medications against
Escherichia coli and endotoxin
in root canals. Oral Surg Oral
Med Oral Pathol Oral Radiol
Endod. 2010;110(4):70-4.
31.Victorino FR, Bramante CM,
Zapata RO, et al. Removal eff-
ciency of propolis paste dres-
sing from the root canal. J Appl
Oral Sci. 2010;18(6):621-4.
32.Kayaoglu G, Ömürlü H, Akca
G, et al. Antibacterial activity
of Propolis versus conventional
endodontic disinfectants against
Enterococcus faecalis in infec-
ted dentinal tubules. J Endod.
2011;37(3):376-81.
33.Kim MJ, Kim CS, Kim BH,
et al.Antimicrobial effect of
Korean propolis against the
mutans streptococci isola-
ted from Korean. J Microbiol.
2011;49(1):161-4. Epub 2011
Mar 3. Erratum in: J Microbiol.
2011;49(2)327.
34.Pereira NT, Issa JP, Nasci-
mento Cd, et al. Effect of al-
veolex on the bone defects
repair stimulated by rhBMP-
2:Histomorphometric study. Mi-
crosc Res Tech. 2012;75(1):36-
41.
35.Garcia L, Cristiane S, Wilson
M, et al. Biocompatibility as-
sessment of pastes containing
Copaiba oilresin, propolis, and
calcium hydroxide in the subcu-
taneous tissue of rats. J Conserv
Mayta-Tovalino F, Sacsaquispe-Contreras S, Ceccarelli-Calle J, Alania-Mallqui J.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
58
Dent. 2011;14(2):108-12.
36.Madhubala MM, Srinivasan
N, Ahamed S. Comparati-
ve evaluation of propolis and
triantibiotic mixture as an in-
tracanal medicament against
Enterococcus faecalis. J Endod.
2011;37(9):1287-9.
37.Malhotra N, Rao SP, Acharya
S, Vasudev B. Comparative in
vitro evaluation of effcacy of
mouthrinses against Strepto-
coccus mutans, Lactobacilli and
Candida albicans. Oral Health
Prev Dent. 2011;9(3):261-8.
38.Gjertsen AW, Stothz KA, Neiva
KG, Pileggi R. Effect of propo-
lis on proliferation and apop-
tosis of periodontal ligament
fbroblasts. Oral Surg Oral Med
Oral Pathol Oral Radiol Endod.
2011;112(6):843-8.
39.Arslan S, Yazici AR, Gorucu J,
et al. Effects of different cavi-
ty disinfectants on shear bond
strength of a silorane-based re-
sin composite. J Contemp Dent
Pract. 2011 1;12(4):279-86.
40.Bertolini PF, Biondi Filho O,
Pomilio A, Pinheiro SL, Carval-
ho MS. Antimicrobial capacity
of Aloe vera and propolis denti-
frice against Streptococcus mu-
tans strains in toothbrushes: an
in vitro study. J Appl Oral Sci.
2012;20(1):32-7.
41.Ramos IF, Biz MT, Paulino N,
et al. Histopathological analy-
sis of corticosteroid-antibiotic
preparation and propolis paste
formulation as intracanal me-
dication after pulpectomy: an
in vivo study. J Appl Oral Sci.
2012;20(1):50-6.
42.Montero JC, Mori GG. As-
sessment of ion diffusion from
a calcium hydroxide-propolis
paste through dentin. Braz Oral
Res. 2012;26(4):318-22.
43.Moncla BJ, Guevara PW, Walla-
ce JA, Marcucci MC, Nor JE,
Bretz WA. The inhibitory acti-
vity of typifed propolis against
Enterococcus species. Z Natur-
forsch C. 2012;67(5-6):249-56.
44.Mattigatti S, Ratnakar P, Moturi
S, Varma S, Rairam S. Antimi-
crobial Effect of Conventional
Root Canal Medicaments vs
Propolis against Enterococcus
faecalis, Staphylococcus aureus
and Candida albicans. J Contemp
Dent Pract. 2012;13(3):305-9
45.Coutinho A. Honeybee propolis
extract in periodontal treatment:
A clinical and microbiological
study of propolis in periodontal
treatment. Indian J Dent Res.
2012;23(2):294.
Propóleo Peruano: Una nueva alternativa terapéutica antimicrobiana en Estomatología.
59
Tomografía computarizada Cone
Beam en endodoncia.
Oviedo-Muñoz P
1
, Hernández-Añaños JF
2
. Tomografía computarizada Cone Beam en endodoncia.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1):59-64.
RESUMEN
La tomografía computarizada Cone Beam gracias a los avances tecnológicos esta especialmente
diseñada para producir imágenes de alta resolución e información tridimensional para aplicaciones
dentales, esta tiene ventajas en la detección de los signos clínicos y la precisión en el diagnóstico.
Además reduce el tiempo de exploración y sobre todo reduce la dosis de radiación en comparación
de la tomografía computarizada tradicional.
La tomografía computarizada Cone Beam y su aplicación en la endodoncia es muy importante ya
que nos proporciona diversos cortes (axial, coronal y sagital) que nos va permitir dar un diagnóstico
más preciso sobre fracturas radiculares, reabsorciones radiculares, periodontitis apical , perforaciones
durante el tratamiento endodóntico , planifcación de cirugías endodónticas y sobre todo nos va ayudar
a reconocer la anatomía de las raíces y el número de conductos presentes en cada diente.

Palabras Clave: TOMOGRAFÍA COMPUTARIZADA CONE BEAM (CBCT), APLICACIÓN EN-
DODÓNTICA.
Cone beam computed tomography in endodontics.

ABSTRACT
Due to technological advances the Cone Beam Computed Tomography (CBCT) has been specially
designed to give images in high resolution and tridimensional information. The CBCT has may
advantages as it may give high precision images in early diagnosis when compared with traditional
computed tomography and conventional radiography. Cone Beam Computed Tomography is very
important in endodontic as it gives us different: axial, coronal and sagittal cuts. That will allow us
to give a more accurate diagnosis of root fractures, root resorption, apical periodontitis, endodontic
perforations during treatment, endodontic surgery planning and above all will help us to recognize the
anatomy and number of the root canal present in each tooth.
Keys Words: CONE BEAM COMPUTED TOMOGRAPHY (CBCT), ENDODONTICS APPLICA-
TIONS.
Correspondencia
Artículo de Revisíon
Pàmela Oviedo Muñoz
1

Juan Felipe Hernández Añaños
2
1
Cirujano Dentista. Residente de la Espe-
cialidad de Endodoncia. Facultad de Esto-
matología. Universidad Peruana Cayetano
Heredia. Lima, Perú.
2
Cirujano Dentista. Especialista en Endo-
doncia. Docente del Postgrado en Endo-
doncia, Facultad de Estomatología. Uni-
versidad Peruana Cayetano Heredia. Lima,
Perú.
Pàmela Oviedo Muñoz.
Tarragona 135 Residencial Higuereta -
Lima 33, Perú
Teléfono: 511-975020202
E-mail: pame_om20@hotmail.com
Introducción
El uso de estudios imaginológi-
cos es importante para el manejo de
problemas endodónticos.
Las imágenes proporcionadas
por las radiografías convenciona-
les nos brindan información limi-
tada ya que sólo es la representa-
ción bidimensional de estructuras
tridimensionales. A esto se suma la
superposición de estructuras anató-
micas adyacentes.
La evolución de la imagen con-
vencional a imágenes 2D y 3D
otorga benefcios para el paciente
y para el clínico. Entre los benef-
cios para el paciente está el menor
tiempo de exposición a la radiación
comparando entre la tomografía
convencional y la tomografía Cone
Beam.
La tomografía Cone Beam apli-
cado a la endodoncia esta dando
muchos benefcios como la explo-
ración previa de la anatomía radi-
cular que permite al especialista
tomar mejores decisiones y estable-
cer un adecuado tratamiento. Tam-
bién permite diagnosticar reabsor-
ciones radiculares en las diferentes
superfcies y tercios radiculares,
periodontitis apical en estadios ini-
ciales, fracturas radiculares verti-
cales y horizontales, perforaciones
radiculares, identifcación de ins-
trumentos separados.
Tomografía computarizada Cone
Beam
Los tomógrafos computarizados
Cone Beam (haz cónico) represen-
tan el desarrollo tecnológico de un
tomógrafo relativamente pequeño
y de menor costo, especialmente
dedicado para la región dentomaxi-
lofacial. El desarrollo de esta tec-
nología está permitiendo a los pro-
fesionales realizar exploraciones
dinámicas de las imágenes adquiri-
das, incluso la reproducción de una
imagen tridimensional de tejidos
mineralizados maxilofaciales, con
mínima distorsión y dosis de radia-
ción signifcativamente reducida a
comparación de la tomografía tra-
dicional (1).
Se ha demostrado la enorme va-
riación y complejidad del sistema
de conductos radiculares, conduc-
tos accesorios y múltiples forá-
menes como hallazgos comunes
(2). La interpretación radiológica
es esencial en el diagnóstico y plan
de tratamiento en endodoncia. La
interpretación de una imagen radio-
gráfca puede estar limitada por la
anatomía dental interna y las es-
tructuras que lo rodean al ser una
imagen bidimensional (3).

La información adquirida en la
radiografía convencional y digital
se ve limitada ya que la anatomía
tridimensional de la zona esta com-
primida en una imagen bidimensio-
nal. A veces la información esen-
cial de la anatomía tridimensional
del diente o dientes y estructuras
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
60
adyacentes es ocultada, incluso con
la mejor técnica radiográfca utili-
zada.
La distorsión y superposición
de estructuras dentales en vis-
tas periapicales es inevitable.
Las imágenes adquiridas con la
tomografía computarizada Cone
Beam (CBCT) tienen una mayor
sensibilidad que la radiografía con-
vencional, en la evidencia inicial de
la enfermedad periapical, al detec-
tar tempranamente estadios inicia-
les de cambios radiolúcidos versus
cambios hipodensos alrededor del
ápice radicular.
La CBCT también puede ser uti-
lizada para la planifcación de ciru-
gía endodóntica (4). Así también,
se puede aplicar para evaluación
de la anatomía del sistema de con-
ductos radiculares, evaluación de
defecto de reabsorción, evidenciar
perforaciones y fracturas radicula-
res, etc (5). Es importante tener los
conocimientos y la habilidad para
realizar las exploraciones dinámi-
cas de las imágenes adquiridas con
los tomógrafos para evaluar un área
de interés. Ello podría resultar en
un mayor benefcio tanto a clínicos
principiantes como a clínicos expe-
rimentados (3).
Presencia de artefactos
Es un problema signifcativo,
que puede afectar la calidad de ima-
gen y la exactitud diagnóstica de
las imágenes CBCT, la dispersión y
el endurecimiento del haz, causado
por la alta densidad de las estruc-
turas vecinas, tal como el esmalte,
postes de metal y restauraciones .
Si esta dispersión y endurecimiento
del haz se asocia íntimamente con
el diente que se evalúa, las imáge-
nes CBCT resultantes pueden tener
un valor diagnóstico mínimo (6).
Aplicación de Tomografía Com-
putarizada Cone Beam en el
diagnóstico endodóntico.
Anatomía de conductos radiculares
El principal objetivo del trata-
miento de conductos es la prepara-
ción mecánica y limpieza química
de todo el sistema de conductos
radiculares y dentina contaminada,
seguida de una adecuada obtura-
ción. En la Fig. 1 se muestra una
vista axial a nivel del tercio cervi-
cal de una primera molar con la ob-
turación de cuatro conductos.
Figura 1. ista axial de la obturación de 4
conductos en una primera molar. png 137K
Muchas veces durante el trabajo
clínico únicamente nos basamos en
conceptos teóricos sobre la anato-
mía dental pero no tomamos en
cuenta las variaciones anatómicas
que se pueden presentar, lo cual
podría conllevar al fracaso del tra-
tamiento. Por eso es importante
identifcar las variaciones en la
anatomía dental antes del trata-
miento de conductos. (8)
La et al (2010) reporta un caso
donde se identifcó el conducto
medio mesial de la raíz mesial de
una primera molar inferior, la cual
tenía tratamiento de conducto y
persistencia de sintomatología. Las
exploraciones con CBCT de la
primera molar permitió obtener la
morfología en los cortes transver-
sales, axiales y sagitales de 1.0 mm
de espesor. Las imágenes transver-
sales revelaron que la raíz mesial
tenía 3 conductos. (9)
En la Fig.2 se muestra un caso
donde se evidencia el conducto
medio mesial de la raíz mesial de
una molar inferior. Caso obtenido
del Postgrado de Endodoncia de la
Universidad Peruana Cayetano He-
redia.
Kottoor (2010) Reportó un caso
en el cual a través de las imágenes
de la CBCT identifcó 5 orifcios
de conductos radiculares en una
segunda molar superior derecha la
cual tenía dos raíces palatinas y 2
raíces mesiobucales separadas y
una raíz distobucal. (10)
Figura 2. Figura 2- Presencia de conducto
medio mesial en una primera molar inferior
(Caso del Postgrado de Endodoncia de la
Universidad Peruana Cayetano Heredia).
jpg 20K.
Fracturas radiculares
El diagnóstico de algunas fractu-
ras radiculares en radiografías con-
vencionales puede ser complicado,
debido a la falta de signos y sínto-
mas clínicos específcos. Una limi-
tación es la superposición de otras
estructuras adyacentes la cual limi-
ta la sensibilidad en la detección de
fracturas longitudinales, (12). Sin
embargo al realizar exploraciones
con imágenes de la CBCT se puede
observar con nitidez las múltiples
Tomografía computarizada Cone Beam en endodoncia.
61
fracturas que puede presentar el
caso. En la Fig. 3a y 3b se muestra
el caso de un paciente en el cual las
imágenes tomográfcas evidencian
múltiples fracturas comparado a la
limitación de la radiografía panorá-
mica.
Figura 3a. Radiografía panorámica de un
paciente con varios dientes fracturados. No
se aprecia con nitidez las fracturas denta-
rias. (Imagen cortesía del Dr. Luis Raggio).
jpg 34K
Figura 3b. Tomografía Cone Beam del
caso mostrado en la fgura 3a en donde se
evidencia las fracturas radiculares de varias
piezas dentarias.( Imagen cortesía del Dr.
Luis Raggio).jpg 18K

Chen (2008) demostró en un es-
tudio, con 5 años de seguimiento en
dientes con tratamiento endodónti-
co no quirúrgico, donde la fractura
radicular fue el hallazgo adverso en
un 32.1% y el tratamiento elegido
fue la exodoncia (13).
Hassan (2010) demostró que la
sensibilidad global detectada por
las exploraciones con CBCT fue
más alta en comparación con ra-
diografías periapicales (RP). La
especifcidad global de las explora-
ciones con CBCT fue ligeramente
menor que RP, pero no signifcan-
temente diferente, concluyendo que
las exploraciones con CBCT fueron
signifcativamente más precisas
que las RP en la detección de frac-
tura vertical radicular (14).
Perforación radicular
La perforación radicular es la
comunicación artifcial entre el
conducto radicular y los tejidos
perirradiculares. Si bien esto puede
ocurrir debido a la reabsorción ra-
dicular, generalmente es el resulta-
do de daños iatrogénicos realizados
durante la preparación de cavidades
en la apertura cameral, durante la
preparación biomecánica del con-
ducto radicular y durante la pre-
paración post tratamiento para la
colocación de poste preformados o
colados. La comunicación artifcial
es un factor potencial para una le-
sión infamatoria con la destrucción
de los tejidos periodontales adya-
centes. El pronóstico del diente con
perforación depende principalmen-
te del control de la infección bacte-
riana en el sitio de la perforación.
La evaluación preoperativa, de la
presencia de perforación radicular
es importante para defnir el pro-
nóstico y plan de tratamiento. La
detección radiográfca de la superf-
cie vestibular o lingual es difculto-
sa, porque la imagen de la perfora-
ción esta superpuesta en la raíz. Si
se toma radiografías pre operativas
en distintos ángulos horizontales
puede facilitar la identifcación en
la superfcie vestibulo – lingual.
(15) Sin embargo el CBCT nos per-
mite dar un diagnóstico mas preci-
so en este tipo de lesiones. (Fig 4).
Young (2007) reportó el caso de
un paciente masculino de 34 años
quien presentaba dolor a la per-
cusión vertical en la pieza 21. La
radiografía mostraba que la pza.
21 tenía un poste y una obtura-
ción radicular compacta. Entre las
posibles etiologías se mencionó la
perforación lateral, fractura radi-
cular o fltración de irritantes mi-
crobianos a través de un conducto
lateral. Para determinar con mayor
precisión la relación entre poste y
estructura de la raíz, se decidió el
uso de imágenes de CBCT. Estas
imágenes confrmaron que la pie-
za 21 tenía una perforación en la
superfcie vestibular posterior a ni-
vel medio radicular con un defecto
óseo asociado. (15)
Fig 4. Imagen al corte transversal muestra
raíz palatina con obturación de condcuto y
poste. La raíz vestibular no obturada. A nivel
de furcación presencia de poste. Persisten-
cia de la lesión periapical. 16K
Cirugía apical
El examen clínico, la buena ca-
lidad de radiografías periapicales
son esenciales para el diagnóstico
preoperatorio de los dientes que
serán sometidos a cirugía peria-
pical. Sin embargo, la radiografía
periapical está limitada, por que
sólo es la representación en dos
dimensiones. La interpretación es
más difícil cuando motivo principal
es complejo, esto ocurre a menudo
en la región posterior del maxilar,
donde la raíces de los dientes se su-
perponen a estructuras anatómicas
como el arco cigomático y el seno
maxilar. La presencia de materiales
de obturaciones radiopacos y pos-
tes también se sumaran al problema
de fondo (16).
Low (2008), reporta el caso de
un paciente masculino de 38 años
de edad , quien presenta sintomato-
Oviedo-Muñoz P, Hernández-Añaños JF.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
62
logía de la pieza 16, la radiografía
mostró la presencia de un instru-
mento separado. Se utilizó imáge-
nes de CBCT con las que se evaluó
la posición exacta del instrumento
fracturado y la relación espacial
con el seno maxilar (17).
Humonean et al. (2006) exa-
minaron 39 conductos obturados
del maxilar inferior y concluyeron
que la CBCT da mas información
importante para la decisión de re-
tratamientos, especialmente en los
casos para cirugía periapical (18).
Lofthag-Hansen (2007), descu-
brió lesiones adicionales usando
CTCB y reportó que en el 70% de
los casos proporciona información
clínica relevante que no fue encon-
trada en la radiografía periapical
(19).
Rigolone et al. concluyeron que
CBCT puede jugar un papel impor-
tante en la planifcación de la mi-
crocirugía periapical de las raíces
palatinas de los primeros molares
superiores. También se podría eva-
luar y medir la distancia entre la
placa cortical y el ápice de la raíz
palatina y la presencia o ausencia
del seno maxilar entre las raíces
(20).
Patel encontró que la proyec-
ción de imagen tridimensional per-
mite la relación anatómica de los
ápices de las raíces con estructuras
anatómicas adyacentes importan-
tes, tales como el conducto del
nervio dentario inferior, el agujero
mentoniano y el seno maxilar, que
se identifcaran claramente en cual-
quier plano que el clínico desea ver
(21).

Reabsorción radicular

La reabsorción radicular es una
condición fsiológica o patoló-
gica asociada con la perdida de
estructura dental causada por las
células clásticas. La capa super-
fcial interna o externa de células
de protección podrían ser daña-
das o sustituidas y la reabsorción
radicular podría afectar cualquier
parte de la raíz. (Fig. 5 y 5b)
Varios aspectos de la reabsorción
radicular infamatoria, como pre-
valencia, factores etiológicos, la
clasifcación basada en la superf-
cie dental, progresión, extensión y
los mecanismos patológicos se han
discutido ampliamente. Sin embar-
go la reabsorción radicular infama-
toria es una lesión asintomática que
es difícil de diagnosticar y tratar.
Figura 5. Caso post trauma presenta reab-
sorción radicular a nivel periapical. Ausencia
de tabla ósea vestibular debido a un trauma-
tismo dentario(Fig. 5a) y reabsorción radicu-
lar externa (Fig. 5b).jpg 27K
Frecuentemente se usan radio-
grafías convencionales para diag-
nosticar y dar tratamiento. Sin
embargo el acortamiento apical,
ampliación del conducto radicular
y las radiolucencias externas de la
raíz no son detectables en las ra-
diografías en sus etapas iníciales,
cuando son pequeños o por la limi-
tación bidimensional de este méto-
do (22)

Estrela (2009) presenta un mé-
todo para evaluar IRR ( Reabsor-
cion radicular infamatoria) usando
imágenes de CBCT . El criterio
de estudio fue establecido para el
analisis del sitio de IRR: Tercio
radicular : apical, medio y cervi-
cal, superfcie radicular : mesial ,
distal,bucal, palatal o lingual y el
ápice radicular y la extensión de
IRR. La extension mas grande de
RR fue medida y un sistema de
puntuación de 5 puntos (0 -4) fue
usado para el análisis (22).
Nakata (2009) reportó un caso
de un paciente masculino de 39
años de edad, quien refere moles-
tia en la pieza 35, al examen clíni-
co se evidencia fístula y dolor a la
percusión vertical en dicha pieza.
La radiografía mostró la presencia
de una lesión periradicular con leve
reabsorción ósea en la cara distal
del premolar. Se obtuvieron imagen
con la CBCT, donde se observo la
reabsorción radicular externa en las
superfcies bucal, mesial y distal de
la raíz (23)
Salatino (2009) evaluó la in-
fuencia del tamaño del voxel en la
detección de reabsorciones radicu-
lares probando así la capacidad de
diagnóstico de CBCT para detectar
reabsorciones radiculares externas.
Los resultados obtenidos indican
que los valores de sensibilidad y es-
pecifcidad de CBCT fueron simila-
res y no dependen de la resolución
de voxel (24).
Tomografía computarizada Cone Beam en endodoncia.
63
Periodontitis apical
La radiografía periapical es un
recurso esencial en el diagnostico
endodóntico, ya que ofrece eviden-
cia importante de la progresión, re-
gresión y persistencia de periodon-
titis apical (PA) (25).
Algunos investigadores demos-
traron que un quiste puede distin-
guirse de un granuloma periapical
con CBCT porque nos muestra una
marcada diferencia en densidad en-
tre el contenido de la cavidad del
quiste y el tejido granulomatoso,
favoreciendo así un diagnostico no
invasivo (26).
Orstavik (1986) presenta un ín-
dice periapical (PAI) como un sis-
tema de puntuación para la evalua-
ción radiográfca de periodontitis
apical. . El PAI representa una es-
cala ordinal de 5 puntuaciones que
van desde ausencia de enfermedad
hasta periodontitis severa con ca-
racterísticas exacerbadas y están
basadas en referencias radiográf-
cas y confrmadas por diagnóstico
histológico. Dada las limitaciones
de la radiología convencional para
la detección de AP y la disponibili-
dad de nuevas modalidades de imá-
genes tridimensionales, parece ser
una necesidad el desarrollo de un
nuevo índice periapical (27).
Estrela (2008) propone en un
estudio un índice periapical para
imágenes de Tomografía Compu-
tarizada Cone Beam (CBCTPAI),
que fue desarrollado en base a los
criterios establecidos de medicio-
nes correspondientes a imágenes
radiolúcidas periapicales interpre-
tados en CBCT. El tamaño de la
imagen radiolúcida sugiere una
lesión periapical que fue delimi-
tada y medida, usando un sistema
de puntuación de 6 puntos (0 – 5).
Además, teniendo en cuenta que la
CBCT proporciona imágenes en 3
dimensiones, se incluyó dos varia-
bles como expansión de la cortical
del hueso (E) y destrucción de la
cortical del hueso (D ).
Estrela (2008) evaluó la pre-
valencia de periodontitis apical
en imágenes de radiografías con-
vencionales y cortes de CBCT.
Teniendo como resultado que la
prevalencia de periodontitis api-
cal identifcado por la radiografía
periapical y por CBCT usando los
criterios de CBCTPAI fue de 39.5%
y 60.9% respectivamente (28).
Estrela (2008) evaluó la preci-
sión de la tomografía computariza-
da cone beam y las radiografías
panorámica y periapicales para la
detección de la periodontitis api-
cal, teniendo como resultado que
la tomografía computarizada Cone
Beam presenta mayor precisión
(63,3%) en la detección de perio-
dontitis apical en compraración con
la Rx. Panorámica (17,6%) y Rx.
Periapical (35,3%)(29).
Wanderley (2009) evaluó la ra-
diográfca periapical y CBCT en el
diagnóstico de periodontitis apical
usando hallazgos histopatológicos
como un gold estándar. Los resul-
tados obtenidos fueron que la ra-
diografía periapical diagnosticó el
71%, mientras que las exploracio-
nes con CBCT fueron el 84% e his-
tológicamente el 93%. Concluyen-
do que la tomografía Cone Beam es
un buen método para el diagnóstico
de periodontitis apical (30).
Conclusiones
* La tomografía computarizada
Cone Beam está diseñada para
producir información útil al
odontólogo, teniendo ventajas
sobre la TC convencional y las
radiografías.
* El uso de la tomografía compu-
tarizada Cone Beam en odonto-
logía es importante, pues reem-
plaza las imágenes 2D de las
radiografías por una secuencia
de imágenes 2D y 3D, siendo
estas de alta resolución para un
buen diagnóstico.
* La imágenes con tomografía
computarizada Cone Beam per-
miten ver patologías, que en la
radiografía convencional no
siempre se puede evidenciar,
como son las lesiones de perio-
dontitis apical desde estadios
iníciales.
* Las exploraciones con tomogra-
fía computarizada Cone Beam
muestran alta efcacia en la
identifcación de la anatomía
radicular, reabsorción radicular,
fractura radicular, perforación
radicular y otros.

Referncias Bibliografcas
1. Gamba D, Raymundo R, Vascon-
cellos M, Vasconcellos D, Niza S.
Tomografía computadorizada de
feixe cônico (Cone beam): enten-
dendo este novo método de diag-
nóstico por imagem com promi-
sora aplicabilidade na Ortodontia.
Rev. Dent. Ortodon Ortop Fac.
2007; 12: 139-156.
2. Kau C, Richmond S. Three-di-
mensional cone beam computeri-
zed tomography in orthodontics.
J. Orth. 2005; 32; 4: 282-93.
3. Schramm A. The use of cone
beam CT in cranio-maxillofacial
surgery. Int. Congress Series.
2005; 4: 1200–1204
4. Rhodes J, Ford T, Lynch J,
Liepins P, Curtis R. Micro-com-
puted tomography: a new tool for
experimental endodontology. Int.
End. J. 1999;32: 165 -70.
5. Cotton TP, Geisler TM, Holden
DT, et al. Endodontic application
of cone-bean volumetric tomo-
graphy. J Endod 2007; 33: 1121–
32.
6. Gamba D, Raymundo R, Vascon-
Oviedo-Muñoz P, Hernández-Añaños JF.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
64
cellos M, Vasconcellos D, Niza S.
Tomografía computadorizada de
feixe cônico (Cone beam): enten-
dendo este novo método de diag-
nóstico por imagem com promi-
sora aplicabilidade na Ortodontia.
Rev Dent Ortodon Ortop Fac.
2007; 12: 139-156.
7. Patel S, Dawood A, Whaites E.
The potential applications of cone
beam computed tomography in
the management of endodontic
problems. Int End. J. 2007 ; 40:
818–30.
8. Patel S, Dawood A, Whaites E.
New dimensions in endodontic
imaging: Part 1 Conventional and
alternative radiographic systems.
Int End J. 2009;42:447- 462.
9. La S, Jung D, Kim E, Min K.
Identifcation of independent
middle mesial canal in mandibu-
lar frst molar using cone-beam
computed tomography Imaging. J
Endod. 2010;36(3):542-5.
10. Kottoo J, Hemamalathi S, Sud-
ha R, Velmurugan N. Maxillary
second molar with 5 roots and 5
canals evaluated using cone beam
computerized tomography: a case
report. Oral Surg Oral Med Oral
Pathol Oral Radiol Endod 2010;
109: 162-5.
11. Estrela C, Bueno M, Damião M,
Sousa M, Pécora J. Method for
Determination of Root Curvature
Radius Using Cone-Beam Com-
puted Tomography Images. Braz
Dent J. 2008; 19: 114-18.
12. Bernardes R. Use of cone – beam
volumtric tomography in the
diagnosis of root fractures. Oral
Surg Oral Med Oral Pathol Oral
Radiol Endod. 2009;108:270-77.
13. Chen SC, Chueh LH, Hsiao CK,
et al. First untoward events and
reasons for tooth extraction after
nonsurgical endodontic treatment
in Taiwan. J Endod. 2008;34:671–
4.
14. Hassan B. Comparison of Five
Cone Beam Computed Tomogra-
phy Systems for the Detection of
Vertical Root Fractures . J Endod.
2010;36:126-29.
15. Young G. Contemporary mana-
gement of lateral root perforation
diagnosed with the aid of dental
computed tomography. Aust En-
dod J 2007; 33: 112-18.
16. Tsurumachi T, Honda K. A new
cone beam tomography system
for use in endodontic surgery. Int
End J. 2007; 40: 224-32.
17. Low K, Dula K, Burguin W, Arx
T. Comparison of periapical ra-
diography and limited cone-beam
tomography in posterior maxi-
llary teeth referred for apical sur-
gery. J Endod. 2008;34: 557- 62.
18. Huumonen S, Grondahl K,
Molander A. Diagnostic va-
lue of computed tomography
in retreatment of root fllings in
maxillary molars. Int Endod J.
2006;39:827–33.
19. Lofthag-Hansen S, Huumonen S,
Grondahl K, Grondahl H. Limi-
ted cone-beam CT and intraoral
radiography for the diagnosis of
periapical pathology. Oral Surg
Oral Med Oral Pathol Oral Radiol
Endod. 2007;103:114-9.
20. Rigolone M, Pasqualini D,
Bianchi L, Berutti E, Bianchi S.
Vestibular surgical access to the
palatine root of the superior frst
molar: ‘‘low-does cone-beam’’
CT analysis of the pathway and
its anatomic variations. J Endod.
2003;29: 773-5.
21. Patel S, Dawood A, Whaites E,
Pitt Ford T. The potential appli-
cations of cone beam computed
tomography in the management
of endodontic problems. Interna-
tional Endodontic Journal. 2007;
40, 818–30.
22. Estrela C. Method to evaluate
infammatory root resorption by
using cone beam computed tomo-
graphy. J Endod. 2009; 35: 1491-
7.
23. Nakata K, Naitob M, Izumi M,
Ariji E, Nakamura H. Evalua-
tion of correspondance of dental
computed tomography imaging to
anatomic observation of external
rootreabsortion. J. Endod. 2009;
35:1594-97.
24. Salatino G. Infuence of Voxel
size in the diagnostic ability of
cone beam tomography to evalua-
te simulated external root resorp-
tion. J. Endod. 2009; 35:233- 35.
25. Sampaio M, Aguirre O, Goncal-
ves A, Correa B, Estrela C. In-
fuence of Length of Root Canal
Obturation on Apical Periodonti-
tis Detected by Periapical Radio-
graphy and Cone Beam Compu-
ted Tomography. J Endod. 2009;
35:805–09.
26. Laux M, Abbott PV, Pajarola G,
Nair P. Apical infammatory root
resorption: a correlative radiogra-
phic and histological assessment.
Int Endod J. 2000;33: 483-93.
27. Orstavik D, Kerekes K. The pe-
riapical index: a scoring system
for radiographic assessment of
apical periodontitis. Endod Dent
Traumatol. 1986; 2(1):20-34.
28. Estrela C, Reis B, Correa B, Ri-
bamar J, Djalma J. A new peria-
pical index based on cone beam
computed tomography. J Endod
2008; 34(11):1325-31.
29. Estrela C, Reis B, Rodrigues C,
Azevedo B, Ribamar J. Accuracy
of cone beam computed tomo-
graphy, panoramic and periapi-
cal radiographic for the detection
of apical periodontitis. J Endod.
2008; 34:273-9.
30. Wanderley F. Accuracy of peria-
pical radiography and cone-beam
computed tomography scans in
diagnosing apical periodontitis
Using histopathological fndings
as a gold standard. J.Endod. 2009;
35:1009 - 12.
Tomografía computarizada Cone Beam en endodoncia.
65
Propuesta del Modelo de Promoción
y Prevención en Salud Oral en el Perú.
Villavicencio-Caparó E. Propuesta del Modelo de Promoción y Prevención en Salud Oral en el Perú. Rev
Estomatol Herediana. 2012; 22(1):65-66.
Ebingen Villavicencio Caparó.
Correspondencia
Ebingen Villavicencio
E-mail: ebingen@upch.pe
Docente del Departamento Académico
de Odontología Social. Facultad de
Estomatología. Universi dad Peruana
Cayetano Heredia. Lima, Perú.
Introducción
El ser humano es creador de su
realidad social que se traduce en
su cultura, es creador de sus opor-
tunidades y de sus problemas, en
ese sentido el proceso salud enfer-
medad lejos de ser un evento pro-
babilístico, además obedece a un
modelo causal, donde la ciencia
aplicada a la realidad (tecnología)
podría jugar a favor de mantener
sano al individuo. En salud oral
este es el papel de la odontología
basada en evidencias OBE, que se-
gún las últimas tendencias, busca
disminuir la carga de enfermedad
y/o secuelas de la misma, desde un
enfoque de promoción, prevención
y diagnóstico precoz.
Actualmente en el Perú, existe
el modelo de Atención Integral de
Salud basado en Familia y Comu-
nidad, que toma el problema de sa-
lud oral como un objetivo sanitario
y lo aborda de manera transversal
mediante la Estrategia Sanitaria
Nacional de Salud Bucal, pero no
es sufciente, se necesita perflar
además un modelo que integre las
acciones promocionales y preventi-
vas en un modelo de programa na-
cional a fn de que las actividades
(todas) estén articuladas entre ellas
bajo un hilo conductor, que sea el
“niño”. Es decir el Perú merece te-
ner un modelo, un paquete mínimo
preventivo, que se le garantice a to-
dos los niños, antes de que desarro-
llen caries o para prevenir nuevas
caries.
Aplicando las técnicas de OBE,
se propone un modelo peruano
propio, en promoción y prevención
en salud oral, donde el eje articu-
lador sea el niño de 0 a 11 años y
su riesgo de caries y/o el riesgo a
nuevas caries.
Estado del Arte
En la actualidad la mejor evi-
dencia disponible, respecto a pro-
moción y prevención en salud oral
sugiere:
Examen Estomatológico.- permite
medir el riesgo de caries que tiene
el paciente, diagnosticar precoz-
mente los cambios estructurales
en las superfcies de los dientes, lo
cual permite abordar con mínima
intervención (1).
Instrucción de Higiene Oral.- La
enseñanza de higiene y cepillado
dental es una de las formas más
efectivas de prevenir la caries den-
tal (2).
Aplicación de Flúor Barniz.- La
aplicación de fúor, de manera tópi-
ca, han demostrado reducir los ín-
dices de caries a nivel poblacional
(3,4,5).
Aplicación de Flúor Gel Fosfato
Acidulado.- Protege químicamente
al diente, poblacionalmente se ha
evaluado que tiene un efecto de re-
ducción de la caries de 18% a 22%
(5-8).
Aplicación de Sellantes de Fosas
y Fisuras.- En estudios de segui-
miento han demostrado tener un
R.R. 0.48 a los 9 años de segui-
miento y 0,74 en seguimiento de 23
meses (9).
Propuesta.
El modelo que se presenta a
continuación, muestra las interven-
Edad en
Años
Examen
Estomat.
Instrucción
de higiene
oral
Flúor
barniz
Pasta con
fúor 500
ppm
Sellantes
de fsuras
Pasta con
fúor 1100
ppm
Flúor fos-
fato acidu-
lado
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
A la cuidadora.
Al mismo niño.
Contribución docente / Didáctica
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
66
ciones en promoción y prevención
a través de las diferentes edades
desde los cero hasta los once años.
Desde esta propuesta escalonada, el
niño debe recibir fúor tópico en di-
ferentes presentaciones, de acuerdo
a su riesgo de caries y de acuerdo a
su edad. El examen estomatológico
debe darse cada 6 meses acompaña-
do de la instrucción de higiene oral,
la aplicación de realizarse cada 6
meses y la aplicación de sellantes
debe estar circunscrita a la primera
molar permanente, solo en caso de
fosas y fsuras profundas.
Desde esta plataforma acadé-
mica, se espera iniciar el debate,
respecto al modelo de Promoción
y Prevención en Salud Oral en el
Perú.
Se deja la pregunta al lector: ¿En
este esquema es necesario además
adicionar, el consumo de sal fortif-
cada con fúor?
Referencias Bibliográfcas
1. Ditmyer M, Dounis G, Howard
K, Mobley C, Cappelli D. Va-
lidation of a multifactorial risk
factor model used for predicting
future caries risk with nevada
adolescents. BMC Oral Health.
2011; 11:18.
2. Twetman S, Topping G, Assaf
A. Strong evidence that daily
use of fuoride toothpaste
prevents caries. Evidence-
Based Dentristry. 2005; 6: 32.
3. De Sköld UM, Petersson LG,
Lith A, Birkhed D. Efect of
school-based fuoride varnish
programmes on approximal
caries in adolescents from
diferent caries risk areas. Ca-
ries Res. 2005; 39:273-279.
4. Marinho V, Higgins J, Logan
S, Sheiham A. Fluoride var-
nishes for preventing dental
caries in children and ado-
lescents. COCHRANE Data-
base of Sistematyc Reviews,
2009; 1.
5. Poulsen S. Fluoride- Contai-
ning gels, mouth rinses and
varnishes: An update of evi-
dence of efcacy. European
Archives of Paediatric Den-
tistry. 2009; 10(3): 157-161.
6. Lima-Chaves S, Viera-da- Sil-
va L. As práticas preventivas
no controle da cáries: a litera-
ture review. Cad. Saúde Pú-
blica. 2002;18(1) 129-139
7. Asociación Peruana de Odon-
tología para Bebés. Acuer-
dos y recomendaciones de la
mesa de Concertación 2007-
2010. Lima: ASPOB; 2011.
8. Villena RS, Tenuta LM, Cury
JA. Efect of AFP Gel Apli-
cation Time on Enamel De-
mineralization and Fluoride
Uptake In Situ. Braz Dent J.
2009; 20 (1): 37-41.
9. Hiri A. Pit and Fissure Sea-
lants Versus Fluoride Var-
nishes for preventing dental
decay in children and adoles-
cents. COCHRANE Databa-
se Sysmemic Review. 2010; 3.
Propuesta del Modelo de Promoción y Prevención en Salud Oral en el Perú.
67
Beltrán-Neira RJ. Ubicuidad y excelencia de la comunicación. Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1):67.
Ubicuidad y excelencia de la
comunicación.
Roberto J. Beltrán Neira.
1
Profesor emérito. Profesor extraordinario
investigador. Facultad de Estomatología.
Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Lima, Perú.
Contribución docente / Didáctica
Mi interés por la comunicación, como fenómeno
universal, se inició cuando me pregunté: cómo se co-
munican entre sí las células para producir efectos que
son indispensables para la vida. La primera y decisiva
feliz comunicación es la que se da entre las dos célu-
las germinales para dar origen a una nueva vida. Entre
ambas células se produce un acto de comunicación que
puede terminar en aceptación o rechazo. La respues-
ta a la aceptación es la que desencadena la historia de
un nuevo ser. El lenguaje generalmente utilizado es
físico-químico: moléculas cargadas de información. La
comunicación es una pregunta y una respuesta; un es-
tímulo y una reacción; una invitación y una aceptación
o un rechazo.
A partir de la comunicación intercelular descendí en
orden de mayor a menor complejidad a la comunica-
ción entre las moléculas para constituir células, y a la
que tiene lugar entre los elementos químicos y físicos
del ambiente para dar origen a las moléculas. Luego
ascendí desde las células para conformar tejidos y de
estos para conformar órganos y sistemas, entre ellos
el más complejo de todos, el sistema nervioso con su
gran protagonista: el cerebro. La conclusión era obvia:
la comunicación jugó un papel central e indispensable
en todo este orden de cosas.
Pero allí no concluyen estas refexiones. Los ani-
males se comunican por su presencia, sus ruidos, sus
olores. Los seres humanos agregan a los medios ante-
riores, los gestos, el lenguaje oral y escrito, la poesía y
hasta la música, como lenguaje universal.
Salgamos de nuestro mundo y pensemos en si no
será una forma de comunicación la gravitación univer-
sal. La tierra gira con precisión matemática alrededor
del sol, este guarda sus distancias al interior de la vía
láctea, la galaxia que lo cobija, y estas respecto de
otras galaxias. Se trata indudablemente de una forma
de comunicación que se traduce en el respeto a las
distancias.
Y qué decir de la composición atómica con sus ele-
mentos bien defnidos, y qué de las partículas subató-
micas, qué fenómeno ha hecho que interactúen hasta
formar un átomo. Mucho de concierto observamos a
todo nivel, que al parecer demanda variadas formas
de comunicación.
Pero, volvamos a nuestra realidad inmediata. En-
tre las diversas formas de comunicación escrita, están
los libros y las revistas, cuya presencia en el mundo
académico es indispensable. Su valor y trascendencia
son incalculables, de ahí el respeto que merecen y el
buen y frecuente uso que debemos hacer de su lectu-
ra. La revista de la Facultad de Estomatología de la
Universidad Peruana Cayetano Heredia, cumple con
la obligación de comunicar los hallazgos de la inves-
tigación de su profesorado, del resumen de estudios
extranjeros y de opiniones sobre el pensamiento y
quehacer educativos.
Estas refexiones que alcanzan a todos los órdenes
conocidos tienen como motivo reconocer la necesi-
dad de la especie humana de crear y mantener formas
de comunicación que contribuyan al progreso de la
ciencia, de la sociedad y del hombre. En la actualidad
los medios electrónicos han llevado a la comunica-
ción a dimensiones impensables hace solo unas déca-
das. Disponemos de tanta información que la cuestión
ahora es aprender a utilizarla.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
68
Los resúmenes que se presentan a continuación corresponden a proyectos de investigación planteados
dentro del curso de Investigación Científca II con Estudiantes del Primer Año de la Facultad de Estoma-
tología Roberto Beltrán”, contando con la participación de los ingresantes 2011- I y de Docentes de la
Facultad de estomatología y la Facultad de Ciencias y Filosofía en calidad de Asesores de Investigación.
Este curso se ha desarrollado con el propósito de cultivar la investigación en lo estudiantes desde los
primeros años de Facultad, por lo cual la elaboración de proyectos de investigación de carácter multidis-
ciplinario permiten al estudiante relacionar conceptos de ciencias básicas aplicadas a la Estomatología.
Estilos de aprendizaje en alumnos de primer y se-
gundo año de la facultad de estomatología de la Uni-
versidad Peruana Cayetano Heredia 2011.
Aldazábal K
1
, Cabezas M
1
, Cruz A
1
, Hernández K
1
,
Márquez I
1
, Villavicencio E
2
.
1
Alumno de Primer Año de la Facultad de Estomato-
logía Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima,
Perú.
2
Facultad de Estomatología Universidad Peruana Ca-
yetano Heredia. Lima, Perú.
El aprendizaje es entender y captar información de
la naturaleza y del medio que nos rodea, los estilos de
aprendizaje se referen al hecho de cómo cada persona
utiliza su propio método o estrategia para aprender. La
manera en que cada persona aprende, tiene que ver con
la forma en que estructura los contenidos, forma y utili-
za conceptos, interpreta la información, selecciona me-
dios de representación, y sobre todo cómo resuelve los
problemas. La clasifcación de estilos de aprendizaje
que utiliza el test CHAEA, coincide con el inventario
de Kolb, que evalúa dos dimensiones principales, una
que profundiza en la forma cómo se percibe la nueva
información (activo o teórico) y la segunda dimensión
que profundiza en la forma de cómo se procesa la nue-
va información (pragmático o refexivo). El estilo de
aprendizaje está relacionado con el rendimiento aca-
démico y con la decisión de escoger una especialidad
en estudiantes de odontología, de ahí la importancia
de conocer su estilo de aprendizaje como estudiante
de odontología. El Objetivo de este estudio fue de-
terminar la distribución de frecuencia de los estilos
de aprendizaje predominantes en los estudiantes de
primer y segundo año de la facultad de estomatología
de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Como
instrumento se utilizó el test Honey-Alonso CHAEA,
que discrimina la predominancia de un estilo de
aprendizaje de dos dimensiones, en una dimensión
entre refexivo o activo y en otra dimensión entre teó-
rico o pragmático. Se encontró como resultados la
distribución de frecuencia de los estilos de aprendi-
zaje en la población estudiada se dio de la siguiente
manera; Refexivo teórico 29 %; Pragmático teórico
18%; Pragmático activo 16%; Activo refexivo 13%;
solo refexivo 8%; solo teórico 8%.; solo activo 5%
y solo pragmático 3%. Llegando a la conclusión que
el estilo predominante Refexivo y Teórico implica,
procedimientos metodológicos, lógicos, críticos y es-
tructurados al momento de percibir nueva informa-
ción y ponderación, búsqueda cuidadosa detallista de
información y razonamiento crítico al momento de
procesar el nuevo conocimiento, es decir los estudian-
Castillo-Andamayo D
1
, Del Castillo-López C
2
, Pachas-Barrionuevo F
3
. Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1):68-73.
1
Coordinador del curso
2
Jefe de Departamento
3
Directora de la Carrera de Estomatología
Resúmenes de los trabajos de investigación de los
alumnos del Primer Año de la Facultad de Estomato-
logía, presentados en la feria científica del curso de
investigación científica II, como parte de su formación
científica en la Carrera de Estomatología - UPCH
69
tes evaluados en su mayoría necesitan entender antes
de memorizar algún contenido, de ahí la importancia
del factor docente en el proceso de enseñanza apren-
dizaje.
Higiene oral en madres de niños menores de 5 años
de edad del AA. HH. El Golfo de Ventanilla de la
Ciudad Pachacutec - Callao en el año 2011.
Ostos B
1
, Blaise F
1
, Remigio R
1
, Vargas Y
1
, León-
Manco R
2

1
Alumno de Primer Año de la Facultad de Estomato-
logía Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima,
Perú.
2
Facultad de Estomatología Universidad Peruana Ca-
yetano Heredia. Lima, Perú.
La presente investigación fue transversal, descripti-
vo, observacional y cuantitativo; aborda la problemá-
tica de la higiene oral como medida preventiva para
la presencia de otras enfermedades y como su control
es necesaria para garantizar una adecuada salud bucal.
El objetivo fue determinar el Índice de Higiene Oral
en madres de niños menores 5 años de edad del AA.
HH. El Golfo de Ventanilla de la Ciudad de Pacha-
cútec, del Distrito de Ventanilla-Callao en el año 2011.
La muestra estuvo conformada por la totalidad de las
madres con niños menores de 5 años de edad, del AA.
HH. El Golfo de Ventanilla. La variable seleccionada
para medir la higiene oral fue el Índice de Higiene Oral
Simplifcado (IHO-S). Los resultados se analizaron a
través de la frecuencia relativa y absoluta de la variable
usando el software Microsoft Excel. En los resultados
se encontró que la población presentó una baja preva-
lencia en la condición bueno de la IHO-S con un 6,3
%, luego le siguió la condición malo con un 12,5% y
por último, la condición regular, que presentó una alta
prevalencia con 81,3%. El promedio de IHO-S de las
madres fue 2,25, siendo una condición regular; por lo
cual podemos llegar a la conclusión que las madres de
niños menores de 5 años de edad del AA. HH. El Golfo
de Ventanilla de la Ciudad de Pachacútec, del Distrito
de Ventanilla-Callao tienen mayoritariamente una con-
dición de higiene oral regular en el año 2011.
Perfl de conocimientos y actitudes sobre salud oral
en madres de infantes de 0 a 5 años de edad de la
ciudad de Pachacútec, Distrito de Ventanilla, Pro-
vincia del Callao, Departamento de Lima en el año
2011.
Parra N
1
,Morales S
1
, Quiquia M
1
, Camacho R
1
, Ha-
dad N
2

1
Alumno de Primer Año de la Facultad de Estomato-
logía Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima,
Perú.
2
Facultad de Estomatología Universidad Peruana Ca-
yetano Heredia. Lima, Perú.
En la actualidad la Estomatología está orientada a
la prevención de las enfermedades más comunes que
afectan a la salud bucal como la gingivitis, las enfer-
medades periodontales, la caries dental, entre otros.
La prevención temprana es la mejor alternativa de
solución para evitar las patologías bucales. Por ello
el cuidado de la salud bucal se debe tener desde los
primeros años de vida con la debida supervisión de los
padres, ya que la familia es la responsable de instruir
a los menores las buenas prácticas de higiene oral.
Así el menor estará adquiriendo más conocimientos
y actitudes sobre su salud bucal para que en un futuro
éste tenga adecuados hábitos y mantenga una buena
salud. Por ello, el presente estudio busca determinar
los conocimientos y actitudes de los padres para pos-
teriormente elaborar estrategias que mejoren dichos
aspectos. Lo más complejo de todo es que la solución
está en manos de todos, sobre todo en la enseñanza de
padres a hijos. El objetivo de este estudio fue determi-
nar los conocimientos y actitudes sobre salud oral en
madres de infantes de 0 a 5 años de edad de la ciudad
de Pachacútec, distrito de Ventanilla, provincia del
Callao, departamento de Lima del año 2011. La pre-
sente investigación de tipo transversal, descriptivo,
observacional y con enfoque cuantitativo tuvo como
población las madres de infantes de 0 a 5 años de
edad de Pachacútec, distrito de Ventanilla, provincia
del Callao, departamento de Lima en el año 2011 por
lo que la muestra estuvo conformada por 20 madres
de estos infantes entre 0 a 5 años de edad. Se utilizó
el Cuestionario para evaluar los Conocimientos y las
Actitudes de Padres/cuidadores de niños menores de
5 años. Dicho instrumento constó de 39 preguntas de
las cuales 25 fueron de conocimientos y 14 de actitu-
des. Antes de ser aplicado para el presente estudio ha
sido revalidado por el Departamento Académico de
Odontología Social de la Facultad de Estomatología
Roberto Beltrán de la Universidad Peruana Cayetano
Heredia. Los resultados obtenidos según la presente
investigación fueron los siguientes: El 100% de las
madres de infantes de 0 a 5 años de edad evidencia-
Castillo-Andamayo D, Del Castillo-López C, Pachas-Barrionuevo F
.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
70
ron un nivel escaso de conocimientos respecto a salud
oral y el 70% de las madres de infantes de 0 a 5 años
de edad tuvieron un nivel aceptable de actitudes en sa-
lud oral, el 20% de ellas presentó un nivel bueno y el
10% mostró un nivel bajo. Se concluye lo siguiente que
el nivel de conocimientos sobre salud oral de todas
las madres participantes en el estudio resultó escaso,
observándose que ninguna de ellas llegó a obtener un
nivel aceptable o bueno, la mayoría de las madres ob-
tuvieron un nivel aceptable de actitudes en salud oral,
seguido a ello una proporción más reducida de madres
mostraron un nivel bueno y la minoría de ellas resulta-
ron con un nivel malo de actitudes con respecto a salud
bucal.
Tracción de muestras de diferentes tipos de resina
hasta su fracturación para evaluar su resistencia a
la tensión.
Pimentel T
1
, De armas A
1
, Rodríguez K
1
, Romero B
1
, Rosales W
1
, Villafuerte M
1
, López M
2
, Castillo D
2
, Sisniegas G
3
1
Alumno de Primer Año de la Facultad de Estomato-
logía Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima,
Perú.
2
Facultad de Estomatología Universidad Peruana Ca-
yetano Heredia. Lima, Perú.
3
Facultad de Ciencias y Filosofía Universidad Peruana
Cayetano Heredia. Lima, Perú.
Las resinas se han ido difundiendo progresivamente
desde el s. XIX coexistiendo e incluso sustituyendo a
otros materiales en la práctica estomatológica, como
las amalgamas en los trabajos de obturación y en la
manufactura de prótesis dentales, y a la vez han ido
perfeccionándose su practicidad y efciencia estructu-
ral, facilitándose en el transcurso su manipulación y
aplicación, tornándolas, así, en una elección natural en
la práctica odontológica. Ya que su uso estomatológico
está muy relacionado con eventos de naturaleza mecá-
nica como soportar tensiones en el proceso masticato-
rio se ha hecho importante obtener las características
de sus propiedades físicas tales como la adhesividad y
la resistencia a las diversas tensiones a las que proba-
blemente será sometido, constituyendo este último el
motivo de este trabajo. La presente investigación, tipo
experimental de corte transversal, tuvo como objetivo
desarrollar un módulo que efectúe la fracturación de
muestras confeccionadas con diversos tipos de resina
permitiéndonos su evaluación y comparación. Se fa-
bricó un módulo práctico que permitió la fracturación
de las muestras mediante la combinación de dispositi-
vos relativamente económicos y de fácil adquisición.
Dicho módulo consta de cuatro partes principales: el
tractor, el medidor, el portamuestras y el sistema pe-
rimétrico de soporte; mediante la utilización de este
instrumento se aplicó una fuerza de tensión de dos
resinas de uso comercial. Aunque, estadísticamente,
todos los datos tienen una dispersión considerable
permitieron la evaluación y comparación de dos tipos
de resina, determinándose que la resina (LLIS) resis-
tió mejor que la (3M), pero dada la menor dispersión
de datos en la (3M) sugiere una mejor confabilidad
estructural. La experiencia llevó a la conclusión que
la construcción de instrumentos para evaluar la ten-
sión de un material es posible, permitiéndonos anali-
zar y caracterizar los materiales dentales, que en este
caso fueron resinas. Teniendo en consideración que el
presente estudio, de naturaleza piloto y exploratoria,
tuvo limitaciones ya que solo se evaluaron dos mues-
tras por grupo de estudio y que no fueron sometidos
a una estandarización al momento de su fabricación.
Identifcación de los queratoquistes odontogénicos
del maxilar inferior mediante imágenes radiográ-
fcas en pacientes de 5 a 75 años diagnosticados
entre 1990 al 2010 en la clínica dental de la Uni-
versidad Peruana Cayetano Heredia. Lima, Perú.
Álvarez V
1
, Arteaga A
1
, Betancourt M
1
, Galarza S
1
,
Mendoza Y
1
, Ricaldi J
2
, Altamirano A
3
1
Alumno de Primer Año de la Facultad de Estomato-
logía Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima,
Perú.
2
Facultad de Estomatología Universidad Peruana Ca-
yetano Heredia. Lima, Perú.
3
Facultad de Ciencias y Filosofía Universidad Perua-
na Cayetano Heredia. Lima, Perú.
Los Queratoquistes Odontogénicos (QQO) son
un tipo de quistes benignos, que fueron inicialmente
descritos por Phillips en 1956; son lesiones que gene-
ralmente ocurren en el área maxilo-mandibular, los
cuales se originan de restos de la lámina dental o de
remanentes de la capa basal de la mucosa oral presen-
tes en el maxilar superior y la mandíbula. Para repor-
tar la localización de la lesión se han utilizado varios
parámetros para determinar la ubicación de la lesión,
Resumenes de los trabajos de investigación de los alumnos del Primer Año de la Facultad de Estomatologia, presentados en la feria científca del curso de investigación científca II, como parte de su formación científca en la Carrera de Estomatología – Universidad Peruana Cayetano Heredia.
71
esto puede realizarse mediante radiografías panorámi-
cas, tomografías u otros exámenes auxiliares; sin em-
bargo se requiere de conocimiento para identifcarlos y
reconocer su extensión. El procesamiento de imágenes
radiográfcas con el software MATLAB, facilitará la
identifcación de las zonas afectadas con mayor detalle
mediante el uso de fltros. Finalmente esto nos ayuda-
rá a la planifcación del tratamiento más adecuado. El
objetivo de la investigación fue identifcar los Quera-
toquistes Odontogénicos mediante imágenes radio-
gráfcas analizadas por un software de procesamiento
de imágenes (Matlab) para el diagnóstico de lesiones
quísticas en pacientes de 6 a 75 años atendidos en la
Clínica Estomatológica UPCH durante 1990-2010. El
presente estudio es no experimental, de tipo transversal
ya que se evaluarán radiografías panorámicas de diag-
nóstico. Así mismo es del tipo descriptivo, no probabi-
lístico, debido a la selección de casos de pacientes ya
diagnosticados con QQOs. La muestra fue tomada de
las radiografías panorámicas entre 1990 y 2010 a pa-
cientes entre los 5 y 75 con el diagnostico de QQOS en
la Clínica Estomatológica Central de la Facultad de Es-
tomatología “Roberto Beltrán”.Se realizó la selección
de radiografías de pacientes diagnosticados con QQOS
en el área de radiología oral en la Clínica Estomatoló-
gica central de la facultad de Estomatología Roberto
Beltrán de la Universidad Peruana Cayetano Heredia
durante los años 1990 y 2010, se procedió a realizar
el procesamiento de imágenes con el programa Matlab
versión 2010 para la identifcación de QQOs. Las imá-
genes estudiadas tienen una secuencia de análisis, se
empleó la herramienta interactiva del Matlab “imtool”
para procesar imágenes; esta herramienta permitió se-
leccionar las áreas de estudio de manera sencilla. Lue-
go de segmentar la imagen a estudiar se determinó el
contorno de la lesión quística mediante un programa.
Ubicada la región de interés, se grafcaron las densida-
des en las escalas de grises de las imágenes segmenta-
das. Dentro de los resultados encontramos que de los
11 casos seleccionados, 6 (54,54%) correspondieron a
mujeres mientras que los 5 (45,46%) restantes perte-
necían a hombres. El rango de edad estuvo entre 5 años
y 75 años. En conclusión se puede mencionar que los
casos identifcados con QQOs, fue de mayor prevalen-
cia en el género masculino (54,5%), en el femenino, es
menos de la mitad (45,5%). Los QQO se muestran con
mayor frecuencia en varones de la segunda y tercera
década de la vida.Los QQOs muestran una tendencia
a recidivar, debido a sus particularidades histológi-
cas y a su actividad proliferativa intensa de su epite-
lio. De acuerdo a las investigaciones realizadas, los
QQOs pueden ser asintomáticos, así como también
pueden llegar a destruir el hueso mandibular o causar
desórdenes en las piezas dentarias. De los 11 casos
identifcados con QQOs, se pudo observar una mayor
prevalencia en la zona del maxilar inferior a compa-
ración con la zona del maxilar superior. Se lograron
obtener estos resultados mediante la segmentación de
la imagen, el mejoramiento del contraste y las tonali-
dades de la escala de grises, en los histogramas de las
imágenes radiográfcas. El uso de un procesamiento
de imágenes ayudo a identifcar los posibles QQOs y
brindó una nueva forma de analizar este tipo de casos.
Evaluación in vitro de la acidez de cervezas más
consumidas en el perú y su efecto sobre el esmalte
dental.
Cárdenas C
1
, Montenegro C
1
, Pérez B
1
, Velásquez
G
1
, De la Cruz S
1
, Huayta K
1
, Cabrera A
2
,

Peralta J
3
1
Alumno de Primer Año de la Facultad de Estomato-
logía Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima,
Perú.
2
Facultad de Estomatología Universidad Peruana Ca-
yetano Heredia. Lima, Perú.
3
Facultad de Ciencias y Filosofía Universidad Perua-
na Cayetano Heredia. Lima, Perú.
El esmalte dental es un tejido formado principal-
mente por hidroxiapatita y proteínas (en muy baja pro-
porción). A pesar de ser el tejido más duro del cuerpo
humano, este es susceptible a ser desgastado (desmi-
neralizado), causando así una erosión dental, que es la
pérdida progresiva e irreversible del tejido dental por
un proceso químico que no involucra acción bacteria-
na. Muchos de los ácidos presentes en algunas bebi-
das y frutas son los causantes de la desmineralización
de la matriz inorgánica dental. Se ha demostrado que
cuando el esmalte está expuesto a sustancias ácidas
cuyos valores de pH sean menores a 4,5 - 5,5, la su-
perfcie dental es destruida debido a la disolución de
la hidroxiapatita del esmalte, con la correspondiente
liberación iones calcio. El incremento en el consumo
de bebidas son factores de estilo de vida considerados
muy importantes con respecto al desarrollo de la ero-
sión dental. En el Perú, el consumo de bebidas alcohó-
licas es masivo y alto, lo cual podría ser un riesgo para
la salud bucal de la población. En su composición la
cerveza presenta ácidos orgánicos (ácido láctico), an-
Castillo-Andamayo D, Del Castillo-López C, Pachas-Barrionuevo F
.
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
72
hídrido carbónico, etanol, azucares, dextrinas, gliceri-
na, proteínas, sales minerales, sustancias aromáticas,
entre otros. Muchos de estos compuestos tienen propie-
dades ácidas que podrían destruir la superfcie dental
o tal vez terminar con la fractura dentaria. El objetivo
del presente estudio fue evaluar, in vitro, el efecto ero-
sivo que causa la acidez de cervezas sobre la superfcie
del esmalte dental, mediante la determinación de calcio
por espectroscopia de absorción atómica. Se emplearon
piezas dentarias sanas, extraídos por motivos ortodón-
ticos, libres de caries, sin malformaciones y que no pre-
sentaron grietas o líneas de fractura, las cuales fueron
recolectas en la Clínica Cayetano Heredia. Las piezas
dentarias fueron lavadas para remover los residuos de
tejidos periodontal. Todos los dientes se almacenaron
en suero fsiológico para evitar su deshidratación. Cada
pieza dentaria fue dividida en dos partes empleando
un disco de corte siguiendo un eje longitudinal, una de
estas mitades fue el grupo control. Seguidamente las
piezas dentarias fueron expuestas a la acción de las be-
bidas alcohólicas (50 ml) durante dos días.Se midieron
el pH de cervezas de mayor preferencia en el Perú: Pil-
sen, Brahma, Cristal y Cuzqueña. Asimismo, se deter-
mino la acidez total (porcentaje de ácido láctico) de las
muestras de cerveza, mediante titulación potenciomé-
trica con solución de NaOH 0,1 M. El efecto erosivo
se evaluó midiendo la concentración de calcio en las
muestras de cervezas, antes y después de ser colocadas
en contacto con las piezas dentarias. En la primera par-
te de este estudio se midió el pH de cervezas de mayor
preferencia en el Perú y se determinó la acidez total en
función del porcentaje de ácido láctico. Se observa que
todas las muestras de cerveza presentan carácter ácido,
cuyos valores de pH varían de 4,32 a 4,63. La cerveza
Brahma presentó un pH ligeramente más ácido en com-
paración con las otras muestras. Las cervezas Pilsen,
Cuzqueña y Brahma presentaron similar porcentaje de
ácido láctico, en comparación a la muestra de Cristal
que presenta menor porcentaje. De acuerdo a la libe-
ración de calcio por cada gramo de diente se observó
mayor cantidad a la Pilsen con 39.56 mg/L. Se con-
cluyó que la erosión dental producida por el consumo
de cerveza está relacionada con el pH ácido de estas;
todas las cervezas presentaron pH menores a 4,6. Estos
valores son menores al pH crítico de la hidroxiapatita,
Ca
10
(PO4)
6
(OH)
2
, (pH= 5,5); el mismo que favorece la
desmineralización de la superfcie del esmalte dental.
La cerveza Pilsen fue la que presentó mayor efecto ero-
sivo en comparación con la cerveza Brahma. Este re-
sultado está relacionado con la mayor acidez total (0,19
% de ácido láctico) presente en la cerveza Pilsen.
Bacterias microaeroflas presentes en la saliva de
pacientes portadores y no portadores de prótesis
que asisten a la Clínica Estomatológica de la Uni-
versidad Peruana Cayetano Heredia. Octubre
2011.
Iannacone R
1
, Jo E
1
, López X
1
, López A
1
, Mere J
1
,
Ramírez P
1
, Velásquez Z
2
, Castillo D
2
, Maurtua D
3.
1
Alumno de Primer Año de la Facultad de Estomato-
logía Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima,
Perú.
2
Facultad de Estomatología Universidad Peruana Ca-
yetano Heredia. Lima, Perú.
3
Facultad de Ciencias y Filosofía Universidad Perua-
na Cayetano Heredia. Lima, Perú.
El uso de prótesis dentales se ha vuelto muy co-
mún en la población, tanto adulta como jóvenes y esto
independientemente del tipo de material. En los di-
ferentes tipos de prótesis, se tiende a acumular placa
bacteriana, principalmente en las zonas rugosas, po-
rosas y en aquellas de muchos años de uso, se ha
demostrado que los acrílicos utilizados en odontolo-
gía tienen mayor capacidad de adsorción de amila-
sa y albumina favoreciendo la adhesión de la placa
bacteriana subprotésica y penetrando los microorga-
nismos dentro de la resina. De esta forma la prótesis
constituye un reservorio de microorganismos favore-
ciendo la presencia de microorganismos microaero-
flos, quienes solo requieren 10 % de CO
2
y una pe-
queña cantidad de O
2
para crecer. Los Streptococcus
y Lactobacillus son las bacterias que más prevalecen
en saliva y son microaeroflas. Sin embargo se hace
necesario conocer el número de bacterias (UFC) for-
madoras de colonias que están presentes en saliva de
pacientes portadores y no portadores de prótesis. El
presente estudio tiene una importancia social ya que
al conocer, cuales microorganismos y la cantidad de
bacterias microaeroflas están en la saliva de pacientes
portador y no portadores de prótesis, se podrá orientar
a los individuos a realizar una higiene adecuada para
disminuir el riesgo de adquirir alguna enfermedad. El
objetivo de la presente investigación fue determinar
la presencia de bacterias microaeroflas presentes en
saliva de pacientes portadores y no portadores de pró-
tesis que acuden a la clínica odontológica de la Uni-
versidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH). Para
Resumenes de los trabajos de investigación de los alumnos del Primer Año de la Facultad de Estomatologia, presentados en la feria científca del curso de investigación científca II, como parte de su formación científca en la Carrera de Estomatología – Universidad Peruana Cayetano Heredia.
73
el presente estudio se tomaron 10 muestras de saliva,
5 con prótesis y 5 sin prótesis en vasos estériles, lue-
go fueron transportados al laboratorio a 4ºC hasta su
procesamiento. En el laboratorio de Bacteriología del
Departamento de Ciencias Celulares y moleculares de
la Facultad de ciencias y Filosofía de la UPCH se rea-
lizaron diluciones seriadas a partir de 10
-1
hasta 10
-6
y
se sembró 0,1 mL de las 2 últimas diluciones en Agar
MRS y en Agar Mitis salivarus (AMS). Luego fueron
colocados en sistema de microaeroflia por 24 horas a
37 ºC para AMS y el Agar MRS se mantuvo a 37ºC
por 48 horas. Transcurrido el tiempo se realizaron los
recuentos correspondientes, tinción de Gram, Catala-
sa y oxidasa de todas las colonias sospechosas para la
identifcación de Lactobacillus sp y Streptococcus sp.
De las 10 muestras de saliva, el 20% se identifco Lac-
tobacillus sp y el 80% fueron Streptococcus sp. De las
5 muestras de saliva de pacientes con prótesis solo se
identifcaron Streptocucus sp con recuentos de 35x10
7

a 49x10
7
ufc/mL de saliva. De las 5 muestras sin próte-
sis solo se aisló Streptocucus sp con recuentos de 16 x
10
7
a 1056 x 10
7
ufc/mL de saliva y Lactobacillus con
recuentos de 136 x 10
7
a 336 x 10
7
ufc/mL de saliva.
Una sola persona mostro presencia de Streptococcus
con un recuento demasiado 1052x10
7
ufc/mL. Los re-
sultados obtenidos demuestran que todas las personas
portadoras de prótesis solo presentaron Streptococcus
sp y las personas sin prótesis presentaron Streptococ-
cus sp y Lactobacillus sp.
Castillo-Andamayo D, Del Castillo-López C, Pachas-Barrionuevo F
Rev Estomatol Herediana. 2012; 22(1)
74
NORMAS PARA LAS PUBLICACIONES
La Revista Estomatológica Herediana,
tiene las siguientes secciones: Artículos
Originales, Reporte de Casos, Artículos
de Revisión, Contribución Didáctica/
Docente y Artículos de Opinión.
Los artículos que se presentan
para publicación deben ser inéditos,
estar escritos en español y se envían
al Director de acuerdo a las siguientes
normas:
1. Presentación
· Dos copias del manuscrito escritas a
doble espacio en papel blanco ISO A4.
· Texto escrito en una sola cara de la
hoja.
· Márgenes de 25 mm. interno y exter-
no y 30 mm. superior e inferior.
· Numeración en el ángulo superior
derecho de cada página.
· Adjuntar una copia del texto en
diskette de 3.5 pulgadas en formato
Microsoft Word y las tablas en formato
Excel.
2. Formato para artículos originales
Los artículos deben tener las
siguientes partes : título, autores, re-
sumen en español e inglés, palabras
claves, texto, referencias, tablas e ilus-
traciones con leyendas, agradecimien-
tos. Cada uno de estos componentes
debe aparecer en una página nueva.
2.1 Título: conciso e informativo
(máximo de 50 caracteres inclui-
dos los espacios)
2.2 De los autores:
a.- Apellido paterno, primer nom-
bre e inicial del segundo nombre.
b.- Indicar el grado académico de
los autores.
c.- Institución a la que pertenece,
y dónde se realizó el estudio.
d.- Nombre, dirección, teléfono
y correo electrónico del autor
principal.
e.- Fuente de subvención eco-
nómica para la realización del
estudio, si lo hubiera.
2.3 Resúmenes y Palabras Clave
Los resúmenes deben presentarse
en español e inglés y no deben contener
más de 250 palabras. Las palabras cla-
ve deben ser de 3 a 10 palabras. Estas
deben ser términos de uso corriente en
la literatura científca como los utiliza-
dos en el Index Medicus y Dental.
2.4 Texto
Los trabajos originales se pre-
sentarán divididos en las siguientes
secciones : Introducción, material y
métodos, resultados, discusión y/o con-
clusiones. Los reportes de casos y las
comunicaciones cortas deben ajustarse
al formato de un artículo original. Los
artículos de revisión constarán de una
presentación concisa de la literatura
más reciente sobre el tema que se re-
visa.
2.5 Agradecimientos
Especifcarlos en forma sucinta.
2.6 Referencias
Enumeradas consecutivamente en
orden de aparición en el texto señalados
con número arábicos entre paréntesis.
Los títulos de revistas deben ser abre-
viados de acuerdo al estilo utilizado en
el Index Medicus. Referir a todos los
autores; cuando sean seis o menos; en
el caso de haber siete o más autores,
referir solo los primeros tres y agregar:
et al.
A continuación se dan ejemplos:
Artículo de revistas
You CH, Lee KY, Chey RY, Menguy
R. Electrogastrographic study of pa-
tients with unexplained nausea, bloa-
ting and vomiting. Gastroenterology.
1980; 79(5):311-4.
Libros
Eisen HN. Immunology: an introduc-
tion to molecular and cellular princi-
ples of the immune response. 5ta. Ed.
New York: Harper and Row; 1974.
Capítulo en libro
Winstein L, Swartz MN. Pathogenic
properties of invading microorganisms.
En: Sodeman WA Jr, Sodeman WA,
eds. Pathologic physiology: mecha-
nisms of disease. Philadelphia: WB
Saunders; 1974:457-72.
Monografía en una serie
Hunninghake GW, Gadek JE, Szapiel
SV, et al. The human alveolar ma-
crophage. En: Harris CC, ed. Cultured
human cells and tissues in biomedical
research. New York: Academic Press,
1980:54-6 (Stoner GD, ed. Methods
and perspectives in cell biology; vol1).
Tesis o disertación
Cairns RB. Infrared spectroscopic
studies of solid oxygen [Dissertation]
Berkeley, California: University of
California, 1965. 156 págs.
2.7 Tablas
Presentar las tablas a doble es-
pacio en una hoja aparte. Enumerar
las tablas consecutivamente en orden
de aparición en el texto, con un breve
título para cada una de ellas.
Las notas explicatorias deben
adjuntarse al pie de la tabla, utilizando
los símbolos en el orden siguiente: *,
+, + §, ,¶,#, **, ++, etc.
2.8 Ilustraciones
Las fotografías se presentarán en
papel mate, en blanco y negro o color,
y deben tener las siguientes medidas:
127x173 mm y no mayor de 203x254
mm. Las fotografías digitales deberán
ser entregadas en formato TIFF con una
dimensión mínima de 2,1 MP. En el
caso que el autor desee una impresión
de las fotos a color, abonará el costo
correspondiente. También se aceptarán
diapositivas de buena calidad.
Las leyendas deben ser escritas a doble
espacio, identifcadas con un número
arábigo correspondiente a la ilustra-
ción. En el caso de microfotografías,
especifcar la tinción empleada y el
aumento correspondiente. Ejemplo:
H-E 400X.
2.9 Unidades de Medida
Todas las unidades de medida
deben ser expresadas en el sistema
métrico según el Sistema Internacional
de Unidades.
2.10 Abreviaturas y Símbolos
El término a abreviarse debe
aparecer completo cuando aparece
por primera vez, a menos que sea una
unidad estándar de medida. Utilizar
las abreviaturas aceptadas internacio-
nalmente. Evitar abreviaciones en el
título y en el resumen.
3. Contribución Docente / Didáctica:
En esta sección se aceptarán temas
que refejen opiniones que puedan ser
controversiales, que estimulen la discu-
sión y el planteamiento de alternativas
para el desarrollo de la enseñanza en
estomatología u odontología.
4. Separatas:
Los autores recibirán 10 separatas de
sus artículos libres de costo. En caso de
requerir una mayor cantidad deberá ser
solicitada previamente considerando
los siguientes costos:
50 separatas costo :
100.00 Nuevos Soles.
100 separatas costo :
150.00 Nuevos Soles.