You are on page 1of 11

Filosofía especulativa de la historia

Kant, Herder y Hegel: tres formas de pensamiento distintas, una
misma predilección histórica

Hace varios siglos el término filosofía de la historia se entendía en un sentido muy
diferente a como se entiende hoy en día. A lo largo de la historia se ha empleado
para:
1. Designar una investigación critica del pensamiento histórico
2. Realizar un análisis de los procedimientos del historiador
3. Comparar los procedimientos del historiador con los que se siguen en otras
disciplinas, por ejemplo en las ciencias naturales
Según Walsh, entendida desde el último punto de vista, la filosofía de la historia
forma parte de lo que conocemos como teoría del conocimiento o epistemología.
Por otro lado, en el siglo XIX, la historia tenía el sentido de res gestae (cosas o
hechos realizados en sí) y no el de rerum gestarum (narración de los hechos
pasados).
Su tarea era presentar una interpretación del curso estrictamente real de lo que
acontecía, para poder así demostrar que podía encontrarse algún tipo de
inteligibilidad.
Una pregunta importante es ¿Por qué se pensó que la historia era un problema
para los filósofos? El autor ya mencionado, respondió a esta cuestión en su obra
Introducción a la filosofía de la historia, que esto se debía a la naturaleza caótica
de los hechos que forman a la historia.
Hasta hace poco se entendía por historia el conjunto de acontecimientos con una
relación entre sí, pero una relación casi accidental, de los cuales no podía
entreverse una norma o plan fijo, aunque también hubo quienes esto les pareciera
un absurdo o una imposibilidad, porque significa afirmar la existencia en la historia,
de algo ininteligible, es decir indescifrable, incomprensible.
“Lo real es lo racional y lo racional lo real”; Esta fuerte afirmación Hegeliana que
tenía el interés de evitar lo que se estaba haciendo, y la forma de hacerlo era
elaborando una filosofía de la historia que develara su racionalidad oculta en el
transcurrir de los acontecimientos históricos, y en este sentido significa,
textualmente como lo menciona Walsh: tratamiento especulativo de los hechos
históricos en detalle; más adelante veremos la influencia de exponer la
racionalidad subyacente en todos los ámbitos humanos.
A pesar de lo mencionado anteriormente, no podemos decir que esta filosofía
especulativa tuvo su origen en Hegel, puesto que el tema que abordo ya era
popular de algún modo hacía varios años para otros alemanes tales como Kant,
Herder, Schelling y Fitche, puesto que ya habían realizado sus conclusiones
pertinentes, elaborado sus preguntas y dado sus aportes al respecto, algo que
evidentemente tuvo efecto en las opiniones posteriores de Hegel, y será
demostrado más adelante.
Tantos problemas que se podían y aun se pueden hacer girar en torno a la
historia, son y han sido preocupación tanto de filósofos, como de personas
dedicadas a otras áreas. Antes el transcurrir histórico era entendido junto con la
creencia en Dios, es decir, que la teoría especulativa tenía un origen teológico,
luego paso a ser planteada por las teorías de la perfectibilidad y del progreso
humano (por ejemplo, los pensadores de la ilustración); los enciclopedistas
franceses también llegaron a exponer estas teorías, porque su pretensión con
respecto a la filosofía de la historia, era descubrir una ley general en el curso de
los cambios históricos, es decir, sostenían de igual manera la idea de progreso: la
historia del mundo va hacia algún lugar específico; todos en común han tratado de
confrontar la historia humana, de darle un sentido a lo que ha acontecido, de
descifrar un algo debajo de la superficie histórica.
Immanuel Kant, publicó en 1784 Idea de una historia universal desde un punto de
vista cosmopolita. Es evidente que no podemos afirmar que el haya sido el
primero tampoco en abordar el tema en cuestión, ni que toda su obra tenga el
enfoque de la especulación, en ese caso, como dice Walsh, ese lugar le
corresponde a J. G. Herder.
Kant puede que no haya centrado toda su atención en la historia en cuanto tal, ni
haya tenido el conocimiento suficiente ( o querido tenerlo) para realizar una
investigación histórica; más bien, era un antihistórico como mencionan algunos,
pero aun así su obra no deja de ser importante por las dos siguientes razones
según Walsh:
1. Nos da la posibilidad de ver claramente lo que empezaban a pretender los
filósofos especulativos de la historia.
2. Revela equivocadamente el fondo moral de la especulación histórica.
Frente al primer punto, Walsh agrega que al Kant no tener un conocimiento
detallado sobre historia, se dedicó a encontrar una “pista” hacia una filosofía de la
historia, es decir, les dejo a los historiadores su actividad de historiadores. En el
segundo es más preciso y dice que para Kant, la filosofía de la historia es una
prolongación o más bien complemento de la filosofía moral, es decir, que el
alemán pudo no haber tratado la historia si esta no tuviera tantas implicaciones
morales, lo cual, es uno de los más grandes o importantes intereses de Kant.
Kant se resume a decir –y a mi parecer voy muy de acuerdo a esto- que tanto hay
individuos prudentes, como individuos insensatos, llenos de maldad, enaltecidos
en su vanidad y que aman la destrucción, y es algo que nos demuestra la historia
misma. Kant sentía una cierta turbación por esto, ¿Cómo formarnos una idea de
humanidad con estos supuestos? , y tiene razón cuando nos llama una especie
tan enorgullecida de su superioridad, pero claro, una superioridad supuesta,
porque está llena de intereses con finalidades egoístas.
Su interrogación es la siguiente: ¿para qué contemplar lo creado a sabiendas de
que solo vemos lo que ocasiona el fin de todo proceso natural, es decir, la historia
humana?; Si la historia está llena de todo lo que se mencionó anteriormente, ¿de
qué nos sirve creer en Dios?; lo que sí está claro es que si vamos a llevar una vida
moral puede ser necesaria esa creencia.
Según el, la tarea de la filosofía o del filósofo es demostrar que la historia es un
proceso racional y que tiende hacia una meta que tenga su fundamento es la
razón moral. Y ¿Cómo llegar a eso? , anteriormente se mencionó que Kant habla
sobre una pista, y esta resulta siendo nada más y nada menos que una teoría del
progreso, la cual dijimos que era muy común en su tiempo.
Lo anterior se explica cuando dice que el sentido de la historia se vería cuando se
entendiera como un avance continuo, no lineal, si no que llegue a un fin: un mundo
mejor; pero ¿hay algún fundamento para suponer que esto es real, que puede
llegar a ser posible? No lo hay, ni lo habido, y no sabemos si lo habrá, porque
desde antes, este ideal había pasado por la mente de muchos otros filósofos, y es
algo más utópico que concreto, pues hasta ahora, aunque se sienta el tiempo
transcurrir, ese estado mejor de las cosas aún no se ha vislumbrado, ni realizado
por completo.
No podemos ver los acontecimientos históricos desde la perspectiva del
padecimiento de los individuos, por ende, según él, se debe mudar esta lógica
hacia las fortunas de los individuos; esto lo explica al afirmar que si se ve desde la
primer perspectiva solo se verán presupuestos desordenados, caóticos, y
desordenados, pero sucederá lo contrario si se ve desde la segunda, es decir,
resulta inteligible mirar desde toda la especie humana.
Para Kant, el hombre posee una infinitud de potencialidades, y según su teoría,
sería contradictorio decir que existen y no se desarrollan. Por eso, acepta la idea
de que la naturaleza de alguna forma garantiza que esas facultades se
desarrollen, y no solo de un individuo, sino de toda la especie, y para esto, va a
explicar según lo que él llama “la sociabilidad antisocial” el fundamento de lo
anterior diciendo que hay en el hombre una inclinación a desenvolverse con los
otros, puesto que se siente más que un hombre y así desarrollar sus
potencialidades, pero por otro lado, también tiene una inclinación de aislamiento,
porque ve en sí mismo la posibilidad de ordenar todo a partir de sus propias ideas.
Kant ve en la naturaleza del hombre (no es el primer filósofo en percatarse de
ello), un fuerte deseo de honor, poder, reconocimiento, riquezas y entre otros, por
eso, se inclina a ser sociable, es decir, a buscarse un puesto en la sociedad; esto
explica el paso de la barbarie a la civilización, que como dice Walsh textualmente
es la dignidad social del hombre.
De esto es como se forma una moral, de esa propiedad social antisocial del
hombre, es decir, cada individuo se encuentra posicionado en el mundo según sus
intereses egoístas para encontrar el desarrollo de sus capacidades; de no ser así,
dice Kant, el hombre hubiera vivido desde un principio en un mundo sin caos,
donde todos de aman unos a otros, lo cual produciría que nadie desarrollara sus
talentos si no que permanecieran como una semilla que no germinara nunca.
Toda esta transición se ha propuesto en dos etapas:
1. El paso del estado de naturaleza al estado de sociedad civil, aunque no
toda sociedad civil es la apropiada para las pretensiones de Kant, como por
el ejemplo una sociedad totalitarista. Esto se entiende cuando se sabe que
el ideal de Kant es una sociedad que permita la mayor libertad posible,
evidentemente entendiendo los límites: que mi libertad pueda convivir con
la libertad del otro.
2. El ideal anterior debe darse en una comunidad única.
A partir de esto, Walsh ve que se puede decir que el propósito final de la
naturaleza según lo histórico, es establecer una unión de naciones donde todos y
cada uno de los hombres serán llevados hacia la meta que esta tiene.
Un asunto muy interesante es el de la guerra, esta se propone como la más
grande desdicha de la humanidad, pero se esclarece que esta actúa como impulso
para que los hombres descubran cosas que sin ella no hubiesen descubierto, y lo
cual, pertenece al propio plan de la naturaleza.
La conclusión y pista de Kant para la filosofía de la historia es entonces que la
historia de la humanidad es la ejecución de un plan enigmático o secreto de la
naturaleza para lograr el desarrollo de las capacidades, las cuales, ella misma dio
a la humanidad.
Una pregunta importante es ¿Cómo realizar una historia universal desde el punto
de vista filosófico?
A mi parecer, Kant no pretendía convencer a la gente de su proyecto, o su ideal,
porque sabía que había gente con más estudio sobre historia. Por eso Walsh dice
que la teoría de Kant no es una guía o atajo para hallar datos históricos, sino una
forma más de verlos una vez hallados.
Walsh realiza una crítica a Kant de la siguiente manera: dice que una brecha entre
lo que hace el historiador al hallar datos históricos de lo que aconteció, y el filósofo
que da su punto de vista que según debe darle sentido al resultado de la actividad
del historiador. Es decir, se sostiene la idea de que el filósofo puede dar una
explicación racional de la historia sin tener en cuenta los detalles del transcurrir de
los hechos y acontecimientos históricos.
Se sostiene lo anterior porque Kant plantea que se llega a ese sentido por cierta
mezcla entre principios a priori, generalizaciones de la conducta humana, pero
dejando de lado toda investigación histórica.
Sucede que la pretensión de Kant es que la tarea del historiador sea lograr una
historia universal satisfactoria, el problema, el cual es muy claro, es que se sabe
que hasta el momento ningún historiador ha querido o ha hecho tal cosa.
Me planteo lo siguiente: ¿Hay una norma a la que la historia debe ajustarse?,
¿esa norma existe realmente?, y de existir, ¿Cuál es?, ¿todo acontecimiento se da
porque hay una norma general que hace que ocurra del modo en que ocurre?,
¿Dónde queda la espontaneidad, la causa y efecto, el instinto, el no pensar antes
de hacer, la prueba y el error?, ¿Cómo descubrir esa norma?, y si se descubre,
¿cambiaría en algo los acontecimientos ocurridos o los acontecimientos venideros
de no ser muy convenientes para el hombre?, de descubrirla ¿se pretendería
entonces que sabríamos que pasara con certeza el día de mañana, los próximos
meses, o el siglo siguiente con plena certeza y exactitud?
Frente a la cuestión de que incentivo hay que emprender para descubrir esa
norma a la que la historia debe ajustarse, empíricamente, Walsh dice que existen
dos modos posibles de darle solución:
1. La norma de Kant no se pretende como un obstáculo, sino que ha de ser un
estímulo para la investigación histórica, lo que quiere decir, que es una
ayuda para descubrir otras cosas, en otras palabras, una normal general
puede ayudar a ir más al fondo de un acontecimiento para realizar una
buena investigación histórica.
2. Leibniz habla de una división entre verdades de hecho y verdades de razón,
las primeras son válidas o refutadas según experiencias particulares y las
segundas, en cambio, son válidas con respecto a lo que sucede de forma
particular; entonces, ¿en cuál está el principio de Kant? Como él no estaba
dispuesto a la refutación por la experiencia, entonces su principio es más
una verdad de razón, y más cuando afirma la existencia de fundamentos a
priori. Para Kant esto funciona como principio regulador y útil, porque puede
usarse en la práctica moral, entonces la solución es mostrar este principio
como guía para el historiador filosófico.
A la vez Walsh critica que el primer modo tiene sus fallas, por ejemplo con la
ley de la causalidad, bien sabemos que todo tiene una causa pero no sabemos
qué causara algo, por lo tanto, solo nos sirve para las generalidades, mas no
para los detalles.
De nuevo me planteo ciertas cuestiones: ¿Para qué sirve saber que todo
acontecimiento tiene una causa?, al llegar a la importancia y utilidad de este
conocimiento ¿Qué sucede cuando varios acontecimientos producen un
hecho?, ¿Cómo saber la causa de las particularidades y las relaciones entre
estas?, y por otro lado, ¿Por qué el principio de Kant es un principio material?
Según la segunda solución me hago nuevas preguntas: ¿Absolutamente todo
acontecimiento puede verse, entenderse o estudiarse desde un principio
general, básico, sabiendo que cada cosa que acontece es única según su
tiempo, lugar, contexto social, geográfico, cultural, que le sucede a personas
particulares?, ¿se puede ver de la misma manera por ejemplo el porqué de la
revolución francesa, al porqué de las cruzadas?; por otro lado ¿la naturaleza
tiene un fin?, ¿todo lo que sucede es porque así la naturaleza lo necesita?,
¿Qué implicaciones tiene esto o tendría, de ser cierto, sobre la vida del
hombre?, al afirmarlo, ¿entonces la historia humana está determinada por algo
general independiente a él, algo futuro que acontecerá?
Según Kant, la historia tiene un plan, y se puede llegar a saber cuál es ese plan,
¿de qué le serviría a un historiador prever la finalidad de la historia? , ¿En dónde
queda el objeto inicial del historiador?, ¿no sería más bien una clase de “adivino” u
“oráculo”?, ¿Es posible ver la historia como ciencia, que partiendo de unos
supuestos siempre dará el mismo resultado, sabiendo que siempre el contexto de
los hechos es diferente?
No podemos demostrar lo que dice Kant, porque carecemos de ese conocimiento
acerca del supuesto plan que se ajusta a la historia. Por eso, para Walsh, la teoría
kantiana es compleja, mucho más de lo que parece.
Quizás se trata de eliminar la idea de que el historiador filosófico solo se reduce a
seleccionar los hechos según sus deseos, pero en realidad Kant no ofrece
ninguna solución a esto, aunque sepa de ese problema.
Si Kant defendía tanto la finalidad de la historia y a la vez un desenvolvimiento
moral, ¿Cómo explicar tantas muertes e injusticias ocurridas a lo largo de la
historia? , ¿si la historia tiene una meta, es entendida como ente independiente y
autónomo, y por supuesto, superior a las capacidades del hombre? , ¿no es el
conjunto de hechos sino un “algo” que hace que sucedan cosas para alcanzar un
fin?
Herder fue discípulo de Kant pero en muchos aspectos, son totalmente opuestos.
Según Walsh, Kant era un producto de la ilustración: frio y crítico; mientras que
Herder tenía un lado más sensible, aun mas especulativo, y por supuesto,
apasionado.
Herder rechazo lo empírico y a priori de Kant, el contenido y la forma como la
capacidad de la mente para adquirir conocimientos. Por eso, para él, era más fácil
confiar en la intuición.
Lo más importante a mi forma de ver es que Herder se dedicó a escribir historia
filosófica, es decir, que no solo se quedó en la discusión de su posibilidad, sus
limitaciones, es decir, el la hizo, la llevo a cabo, y aunque fue un largo trayecto
esto le permitió ver la filosofía de la historia de un modo distinto.
Dice que para comprender la historia humana hay que conocer de antemano el
puesto del hombre en el mundo (el cosmos más propiamente), y fue algo que se
tomó muy en serio puesto que comenzó a estudiar el carácter físico de la tierra y
sus relaciones con el resto de las plantas, luego estudio la vida vegetal y animal
para así llegar a las características especiales de los seres humanos, como por
ejemplo:
1. La posición vertical del hombre
2. La facultad de razonar (la posición afecta al cerebro)
3. El uso del lenguaje
4. Las facultades morales y religiosas
Por eso para él, que haya graduaciones de lo más mínimo, hasta lo más amplio
resulta realmente asombroso.
Su hipótesis, y aquí entramos más en materia a lo que será su idea de filosofía de
la historia, o de la historia misma, es que todo el universo esta movido por una
sola fuerza que actúa como organizadora o quizás por un conjunto de fuerzas del
mismo tipo, las cuales actúan para permitir la libre aparición del Espíritu.
Afirma que el hombre es resultado de esta fuerza, probablemente es el producto
más alto, sin negar que exista otra criatura espiritual en el resto del universo por
supuesto. Por eso, el hombre está en medio de dos mundos, el de los animales y
el de los seres espirituales, el primero viene siendo el más alto, y el segundo, el
más bajo.
En algo que estoy muy de acuerdo con Herder es en la importancia del contexto
para la historia, para él, la influencia de la geografía y del clima, la diferencia de
las razas, son imprescindibles a la hora de hablar de historia.
La historia es el producto de la relación continua de dos fuerzas:
1. Fuerzas exteriores: constituyen el medio ambiente humano
2. Fuerza interna: es el espíritu del hombre, el espíritu de la diversidad de los
pueblos de la especie humana
Por eso, para comprender la historia, es necesario tener en cuenta ambas fuerzas,
saber el ambiente geográfico y climático, pero también reconocer el espíritu que
se halla en las acciones de los individuos. Debe haber una unidad, la historia no
es solo la primera fuerza, porque de no haber individuos o algo en los individuos
que provoque algo, no habría historia.
Herder aporto mucho al concepto de civilización, antes se entendía como algo
igual en todos los lugares y tiempos, cuando en realidad es diferente en las
vivencias de cada pueblo.
Al buscar una filosofía de la historia, hacia dos cosas:
1. Tratar de demostrar que los acontecimientos históricos no están ausentes
de ley, se producen según leyes, al igual que los hechos naturales. Según
él, la clave está en buscarla en las circunstancias.
2. Tratar de descubrir la finalidad general de la historia, algo que proporcione
sentido a todo el proceso histórico.
Aunque se refiere a cosas particulares, ¿las particularidades se presentan por algo
general o por lo menos, la forma de ver lo que acontece?, se habla de algo
particular pero ver la historia desde las circunstancias lo convierte en ley general
para ver la historia.
A pesar de ver la historia de manera diferente a Kant, sostengo la tesis de que la
segunda idea hace ver que a la final pretendía lo mismo que él.
Quizás la diferencia es que la finalidad para Herder, está en las manos del
hombre, entonces no resulta siendo una idea de historia independiente, pero su
conclusión realmente no difiere mucho de la de Kant, Kant esperaba un mundo de
cosas mejores, mientras que Herder esperaba que los hombres alcanzaran cosas
que los hicieran verdaderamente más hombres; en sí, son formas diferentes de
llegar a una misma idea, y lo mismo sucederá con Hegel.
En últimas, Herder usa el examen meticuloso de los hechos no como un puerto si
no como un “trampolín”, tal como lo señala Walsh.
Para dar a entender más a fondo el carácter especulativo de la filosofía de la
historia, Walsh se detiene en el pensamiento hegeliano. Es importante decir que
sus ideas son la continuación de las ideas planteadas anteriormente; según
Walsh, Hegel tenía la pasión de Herder, y la precisión de Kant.
Para Hegel, la historia es una serie de campos que el mismo se propone
comprender de forma racional. En su sistema, el curso de la historia se entiende
como progreso dialéctico. A él le preocupaban cuestiones como: la interpretación
de la naturaleza y la historia del a religión, no cuestiones abstractas de lógica o de
metafísica.

Para entenderlo, hay que entenderlo dentro de un contexto. Se plantea las
ciencias filosóficas, que son la lógica (ciencia de la Idea) y las filosofías de la
naturaleza, y las ciencias el espíritu que son la encarnación concreta de la idea.

Esto resulta realizable ya que es posible atribuir un límite superior a uno inferior,
por ello la idea de espíritu absoluto, que es por el cual vera la historia. Lo cierto es
que Hegel también propone lo mismo que Kant, y es darle sentido a la historia a
través de la idea de progreso.
Walsh dice que Hegel toma de Kant la idea de que la historia filosófica debe
interesarse por una unidad mayor a los individuos, y de Herder, identificar esa
unidad con la diversidad de pueblos. Por eso dice que todo pueblo tiene un
principio que refleja lo que sucede en ella, como su religión, su política, su moral,
sus costumbres, y entre otras; lo especial aquí es que afirma que todo pueblo
tiene algo que aportar particularmente desde sí mismo para así contribuir a la
construcción del proceso histórico universal.
Realiza una teoría de fuerzas motrices los cambios históricos, la cual explica que
la finalidad de la razón solo puede realizarse en conjunto con las pasiones
humanas, por eso la creencia de que ciertos individuos son elegidos por el
destino.

Cada hombre trata de realizar su propósito, así como se explicó al principio con
Kant, evidentemente cada uno busca su satisfacción individual, pero cuando
hacen esto, producen acontecimientos importantes que tienen un alcance fuerte
en la humanidad, sin ellos si quiera haberlo querido o al menos pensado, por eso
los individuos son indispensables para realizar el plan de la historia.
Según esto, recaigo en lo mismo ¿se puede justificar la muerte de inocentes en
las guerras solo porque era plan de la historia?, si se acepta que matar miles de
hombres por causas políticas o por el deseo de un hombre por conquistar un
pueblo, ¿es un medio de la historia para alcanzar su supuesto fin?, entonces
¿dónde queda la justificación moral de tales hechos? Esa justificación moral que
tanto alardeaba Hegel, la cual era para lo que servía demostrar la racionalidad de
la historia.
Hegel sostuvo fuertemente que la verdadera ética no está en el individuo alejado
de la sociedad, sino en el organismo moral, o el sistema en el que fue educado;
entonces ¿no se puede juzgar moralmente un hecho histórico pasado porque
sucedió en un contexto donde lo sucedido era moralmente aceptado?
Según, la moral de la conciencia debe en realidad ser reemplazada por una ética
basada en el bien de la sociedad, pero ¿Cómo lograrlo?, ¿no es algo utópico
poniendo en cuestión la naturaleza del hombre que tiende a alcanzar fines
egoístas?
Hegel hizo aportes muy importantes a los estudios de historia, puesto que fue de
los primeros en escribir una historia de la filosofía. Revelo un sentido de la
importancia del pasado para poder comprender el presente, algo que Heidegger
tomaría en cuenta más adelante y otros filósofos Posteriores.
Resulta que para los historiadores lo especulativo no tiene ningún interés, pero
¿Aunque al historiador no le interese, deja de ser importante?
Para Hegel, tanto los elementos a priori como los empíricos, estaban en su lugar
correspondiente, por ende, ninguno podía quitarle el puesto al otro. El no trataba
de imponer una norma para el curso real de los acontecimientos, pero los
historiadores no encontraron aplicabilidad de estas teorías especulativas en la
actividad que desarrollan.
En general, para Hegel la historia es un proceso racional, supone también la
posibilidad de construir un relato significativo de los acontecimientos, y para el
adquiere importancia no solo hablar de las causas de lo que sucedió si no de sus
fundamentos, porque en la historia hay que ir mucho más allá, hay que ir por
debajo de la superficie de los fenómenos históricos hasta la realidad, hasta el
contenido total; por eso para Hegel, la tarea de los filósofos es ahondar en
penetrar los hechos.
¿Cuál es el más allá de la historia?, ¿Cómo saber si lo que se ha “ahondado” es
verdadero y no mera opinión desde el punto de vista de un filósofo o cualquier
sujeto en particular?, suponer que hay algo más en el mero hecho histórico ¿le
quita su valor a la función que el historiador pretende optar? O más bien
¿deberían ir de la mano filósofo de la historia e historiador?
¿Cómo saber que curso tomara la historia?, ¿es posible saber que sucederá
sabiendo el porqué de lo que ya sucedió, o incluso, sin saberlo?
Walsh dice que la filosofía de la historia de Hegel podría ser una elaboración de la
tesis Kantiana solo que con una máscara de aparato lógico y no estoy muy lejos
de aceptar su afirmación.