You are on page 1of 257

UNIVERSIDAD ALBERTO HURTADO

DEPARTAMENTO DE CIENCIAS SOCIALES
ESCUELA DE CIENCIA POLITICA Y RELACIONES INTERNACIONALES
PROFESOR: ARMANDO DI FILIPPO
AYUDANTE: FELIPE ZALDIVIA
SEGUNDO SEMESTRE 2011
RELACIONES ECONÓMICAS INTERNACIONALES
1
APUNTES DE CLASE AÑO 2011
Arma!" D# F#$#%%"
arma!"&!#'#$#%%"()ma#$&*"m
+++&!#'#$#%%"&*$
CONTENIDO
PRIMERA PARTE& PLANTEAMIENTO EPISTEMOLÓGICO GENERAL
1
Documento preparado por el profesor apelando a diferentes trabajos de su autoría, publicados
en diferentes revistas académicas, o utilizados previamente como apuntes aislados. Las distintas
fuentes se mencionan en los capítulos respectivos.
1
1
I& CAPITALISMO Y DEMOCRACIA EN LA ERA GLOBAL
1& P$a,-am#-," G--ra$
II& LA VISIÓN CENTRO.PERIFERIA HOY
1& La /#0#1 *-,r" %-r#'-r#a - -$ 2E0,3!#"4
2& C-,r"0 5 %-r#'-r#a06 $a0 )ra!-0 -,a%a0 7#0,1r#*a0
8& La CEPAL 90 a:"0 !-0%3;0: 3 0"m-r" *",ra%3,"
<& La /#0#1 *-,r".%-r#'-r#a a '# !- 0#)$"&
SEGUNDA PARTE: MERCADO MUNDIAL Y REGIONAL EN LA ERA GLOBAL
III& GLOBALIZACION Y REGIONALIZACIÓN
1& U mar*" )--ra$ !- r-'-r-*#a
2& La r-/"$3*#1 ,-*"$1)#*a
8& G$"=a$#>a*#1: ,ra0a*#"a$#>a*#1 m?0 #,-ra*#"a$#>a*#1
<& R-)#"a$#>a*#1 5 r-$a*#1 *-,r".%-r#'-r#a
9& R-)#"a$#>a*#1 a=#-r,a - #'$3-*#a0 *"m%ar,#!a0
IV& GLOBALISMO Y REGIONALISMO
8& E$ m3$,#$a,-ra$#0m" 5 $a )$"=a$#>a*#1
<& E$ r-)#"a$#0m" 5 $a r-)#"a$#>a*#1
9& La r-)#"a$#>a*#1 7-m#0';r#*a
@& E$ r-)#"a$#0m" 7-m#0';r#*"
A& E$ mar*" m?0 am%$#" !-$ r-)#"a$#0m" 7-m#0';r#*"
B& Am;r#*a La,#a: -$ r-)#"a$#0m" a=#-r," - $"0 "/-,a
C& Am;r#*a La,#a: $"0 a*3-r!"0 =#$a,-ra$-0
10& Am;r#*a La,#a: a*3-r!"0 r-)#"a$-0 5 03=r-)#"a$-0
11& E$ *"m-r*#" 5 $a0 #/-r0#"-0 r-*D%r"*a0
V& GLOBALIZACIÓN Y SISTEMA CENTRO.PERIFERIA
1& La /#0#1 *-,r".%-r#'-r#a 5 -$ %r"*-0" !- )$"=a$#>a*#1
2& La0 -0,r3*,3ra0 !-$ 0#0,-ma #,-ra*#"a$ )$"=a$
8& La0 *"r%"ra*#"-0 ,ra0a*#"a$-0 *"m" E3)a!"r-0 -0,ra,;)#*"0&
<& La0 r-)$a0 !- E3-)" - $a -0'-ra -*"1m#*a
9& La )-0,a*#1 5 "rD)--0 !- $a0 r-)$a0 !- E3-)"
@& C"*$30#"-0
TERCERA PARTE: TEORFA Y POLFTICA DE LA INTEGRACIÓN
VI& INTEGRACIÓN COMERCIAL: TEORFA Y POLFTICAS
1& E -$ mar*" !- $a ,-"rDa !- $a0 /-,aEa0 *"m%ara,#/a0
2& E -$ mar*" !- $"0 r-!#m#-,"0 *r-*#-,-0 a -0*a$a
8& E 3 mar*" !- -*""mDa0 !- -0*a$a !#?m#*a0
<& E -$ mar*" !- $a )$"=a$#>a*#1 '#a*#-ra&
9& E$ *a0" !- Am;r#*a La,#a&
@& E$ -0*-ar#" -m-r)-,- !- $a ,ra0a*#"a$#>a*#1 %r"!3*,#/a
VII& INTEGRACIÓN COMERCIAL: EL MARCO HISTORICO
1& A,-*-!-,-0
2& E$ %-rD"!" 1C@0.1CB0
8 La !;*a!a !- $"0 "*7-,a
<& L"0 a*3-r!"0 =#$a,-ra$-0
9& L"0 a*3-r!"0 r-)#"a$-0 5 03=r-)#"a$-0
@& E$ *"m-r*#" 5 $a0 #/-r0#"-0 r-*D%r"*a0
2
2
VIII& INTEGRACIÓN REGIONAL EN LA ERA GLOBAL
1. I,r"!3**#1
2. D"0 ,#%"0 !- #,-)ra*#1 r-)#"a$: 3#!#m-0#"a$ 5 m3$,#!#m-0#"a$
3. G$"=a$#>a*#1 -*"1m#*a - #,-)ra*#1 $a,#"am-r#*aa
4. I,-)ra*#1 r-)#"a$ - Am;r#*a La,#a6 %r"*-0"0 5 ,-!-*#a0
5. I,-)ra*#1 7-m#0';r#*a 5 03 -0,ra,-)#a 3#!#m-0#"a$
6. L"0 =$"G3-0 $a,#"am-r#*a"0 'r-,- a $"0 TLC 7-m#0';r#*"0
7. Ua $-*,3ra #0,#,3*#"a$ !- $"0 %r"*-0"0 !- #,-)ra*#1 - Am-r#*a
8. C"*$30#"-0
ANEHO: ACUERDO MERCOSUR.UE: VIABILIDAD Y PERSPECTIVAS
CUARTA PARTE: DESARROLLO LATINOAMERICANO Y ASIMETRFAS
IH& EL DESARROLLO LATINOAMERICANO Y LA INTEGRACIÓN
1& Mar*" *"*-%,3a$
2& L"0 a%"r,-0 !- $a -0*3-$a $a,#"am-r#*aa !-$ !-0arr"$$"
8& E$ 0#0,-ma #,-ra*#"a$ )$"=a$#>a!" a*,3a$
H& DOS TIPOS DE ACUERDOS DE INTEGRACIÓN REGIONAL
1& Mar*" *"*-%,3a$
2& C$a0#'#*a*#1 !- $"0 a*3-r!"0
8& L"0 ,#%"0 !- a*3-r!"0 5 $a0 !#m-0#"-0 !- $a0 a0#m-,rDa0
HI& DEFINICIÓN Y MEDICIÓN DE LAS ASIMETRFAS
1& C"0#!-ra*#"-0 m-,"!"$1)#*a0
2& A0#m-,rDa0 !- %"!-r.!-%-!-*#a: 03 /-r#'#*a*#1 -m%Dr#*a
8& A0#m-,rDa0 !- !-0arr"$$": 03 /-r#'#*a*#1 -m%Dr#*a
<& La0 '3-,-0 !- !a,"0 %ara $a *$a0#'#*a*#1 !- $a0 a0#m-,rDa0
HII& ASIMETRFAS DE PODER.DEPENDENCIA
1& D#m-0#"-0 5 #/-$-0
2& EIam- !- $a0 a0#m-,rDa0 0-)J !#m-0#"-0 %r#*#%a$-0
HIII& ASIMETRFAS DE DESARROLLO
1& D#m-0#"-0 5 #/-$-0
2& EIam- !- $a0 a0#m-,rDa0 0-)J !#m-0#"-0 %r#*#%a$-0
HIV& EL TRATAMIENTO ACTUAL DE LAS ASIMETRFAS
1& P$a,-am#-," )--ra$
2& E$ ,ra,am#-," !- $a0 a0#m-,rDa0 - $"0 a*3-r!"0 $a,#"am-r#*a"0&
8& E$ ,ra,am#-," !- $a0 a0#m-,rDa0 - $"0 a*3-r!"0 7-m#0';r#*"0
HV& SUDAMKRICA: ASIMETRFAS DE PODER.DEPENDENCIA
1& C"0#!-ra*#"-0 #,r"!3*,"r#a0
2& MERCOSUR
8& CAN
<& CSN LUNASURM
HVI& MCCI: PRINCIPALES ASIMETRFAS DE PODER DEPENDENCIA
1& C"0#!-ra*#"-0 #,r"!3*,"r#a0
2& MCCA
8& CARICOM
HVII& CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
1& Mar*" !- r-'-r-*#a
3
3
2& D-,-**#1 5 ,ra,am#-," !- $a0 a0#m-,rDa0 !- !-0arr"$$"
8& D-,-**#1 !- $a0 a0#m-,rDa0 !- %"!-r !-%-!-*#a
<& Tra,am#-," !- $a0 a0#m-,rDa0 !- %"!-r !-%-!-*#a
9& E$ ,-ma *-,ra$ !- $a 03%raa*#"a$#!a!&
NUINTA PARTE: LA CRISIS MUNDIAL DEL ORDEN GLOBAL
HVIII& GLOBALIZACIÓN ESTADO Y DESARROLLO
HIH& LA CRISIS DEL SISTEMA GLOBAL
ESNUEMAS6 TABLAS Y CUADROS
BIBLIOGRAFFA
PRIMERA PARTE: PLANTEAMIENTO EPISTEMOLÓGICO GENERAL
I& CAPITALISMO Y DEMOCRACIA EN LA ERA GLOBAL
2
1. PLANTEAMIENTO GENERAL
Capitalismo, democracia, y estructuras de poder
2
Planteamientos introductoris a un libro en preparación titulado: CAP!AL"#$ % D&#$C'ACA: (na visión
sistémica desde América Latina.
4
4
&ste libro trata de articular sus ideas en torno de las nociones de poder ) de dominación. Propone
al*unos contenidos conceptuales para estas nociones ) los aplica a la comprensión de las
sociedades contempor+neas respecto de las relaciones entre el capitalismo ) la democracia.
&l eje central del an+lisis no est+ centrado ni en el capitalismo ni en la democracia, considerados
en si mismos, sino en las relaciones ,istóricas entre ambos sistemas ) en la recíproca
compatibilidad de sus principios, sus pr+cticas ) sus instituciones. &l enfo-ue metodoló*ico
adoptado es sistémico, din+mico ) multidimensional, ) las nociones de capitalismo ) democracia
se e.aminan como sistemas económicos ) políticos /respectivamente0, cu)o desarrollo es
incomprensible si el e.amen no inclu)e sus vínculos recíprocos a lo lar*o de la ,istoria occidental.
Visión unificadora e hilo conductor de este trabajo
Para e.aminar los vínculos entre capitalismo ) democracia, este trabajo parte de la noción
aristotélica de justicia. Como es bien sabido Aristóteles distin*ue entre, por un lado, la justicia
reparadora o le*al -ue se refiere a las acciones voluntarias de los ,ombres, ), en particular a los
contratos1 ), por otro lado, la justicia distributiva, -ue se refiere al reparto de bienes tales como la
ri-ueza, el poder, el ,onor, etc., entre los ciudadanos de una Polis.
Aristóteles, subordina la justicia conmutativa a la justicia distributiva, ) ésta, a su vez al ré*imen
de *obierno preferible. Cuando Aristóteles clasifica los diferentes re*ímenes de *obierno,
distin*ue las versiones rectas ) desviadas de cada ré*imen. Las rectas son a-uellas en -ue los
*obernantes se preocupan por el interés ) el bienestar de todos los ciudadanos, ) las desviadas son
a-uellas en -ue los *obernantes act2an movidos por su propio interés. "e*2n el filósofo, los
primeros son virtuosos ) los se*undos no lo son.
Aristóteles, por otro lado, concibe la justicia como una forma de virtud. Como una virtud -ue se
practica respecto de los otros. Por lo tanto lo -ue se espera de los *obernantes, m+s all+ del
ré*imen político en -ue act2en, es -ue sean virtuosos respecto del prójimo en su comportamiento
social, o dic,o de otro modo -ue procuren ser justos en sus relaciones sociales.
Justicia distributiva y democracia
"uponiendo -ue los ma*istrados /ciudadanos dotados de poder ) autoridad0 de diferentes niveles,
sean virtuosos, entonces estaremos estudiando las versiones buenas o rectas de las distintas
formas de *obierno posibles. Aun-ue e.isten polémicas sobre el tema, podría ar*umentarse -ue la
forma de *obierno -ue Aristóteles prefiere es la fundada en la re*la de la le), donde todos los
ciudadanos se someten a un te.to constitucional, donde pueden, por turno, *obernar ) ser
*obernados, ) donde la voluntad de las ma)orías puede ,acerse valer sobre la voluntad de las
minorías
3
. 4o vale la pena a-uí entrar al tema sem+ntico de definir cu+l es para Aristóteles la
3
&n el capítulo 55, del libro tercero de Política Aristóteles discute el tema de -uiénes ) cu+ntos
deberían *obernar, ) se inclina por una solución -ue privile*ia la soberanía popular: 67ue deba ser
soberana la multitud m+s -ue los mejores, pero pocos, es al*o -ue parecería encerrar cierta
dificultad, aun-ue tal vez ello sea verdad. Pues los muc,os, aun-ue no individualmente ,ombres
probos, es posible -ue al reunirse, sean mejores -ue a-uéllos, no individual, sino colectivamente,
del mismo modo -ue los ban-uetes a los -ue muc,os ,an contribuido son mejores -ue los
costeados por uno solo1 pues, al ser muc,os, cada uno tiene una parte de virtud ) prudencia ), al
5
5
palabra -ue desi*na a ese ré*imen político, en donde las ma)orías son soberanas, donde impera el
estado de derec,o, ) donde todos los ciudadanos pueden por turno *obernar ) ser *obernados,
pero estos ras*os, ,o), serían considerados como específicos de un ré*imen republicano
democr+tico de *obierno.
La principal diferencia de esta noción con la democracia de los modernos radicaría en el concepto
de justicia, -ue, se*2n Aristóteles, es la virtud practicada para otros, ) es la primera condición,
previa al estudio de cu+l sea el mejor tipo de ré*imen de *obierno. &sta noción de virtud se asocia
con la noción de deberes -ue los estudiosos del mundo anti*uo conectaban con el manejo de la
cosa p2blica /res publica0 es decir de la rep2blica. !al enfo-ue se descubre indiscutiblemente, por
ejemplo en las obras de Cicerón: La República (re publica), Las Leyes (De Legibus), ) De los
Deberes (De officiis). !ambién para Cicerón la justicia es una forma de virtud -ue se practica
respecto de los otros.
&sta inclusión de la noción de justicia como la primera condición de un *obierno justo, se ,a
rescatado contempor+neamente en un resur*imiento del interés por el republicanismo ori*inado
en la anti*8edad cl+sica.
&n el pensamiento político de Aristóteles, la justicia distributiva mira a las personas ) a sus
merecimientos ), éstos, a su vez est+n definidos por el ré*imen de *obierno. &l ré*imen preferido
por el filósofo, se*2n lo ar*umentado m+s arriba se asemejaría a lo -ue ,o) contempor+neamente
denominamos democracia /independientemente de la terminolo*ía usada por el propio Aristóteles
para desi*nar las formas de *obierno0.
Las nociones moderna ) anti*ua de democracia *uardan, sin embar*o, entre si una si*nificativa
diferencia: la democracia de los modernos ) de los contempor+neos ,ace su énfasis en la noción
de derec,os ,umanos en tanto -ue la democracia de los anti*uos ,ace su énfasis en las virtudes )
los deberes ,umanos. "in duda la noción moderna de derec,os ,umanos enri-uece ) completa la
noción cl+sica de virtudes ) deberes ,umanos pero no la sustitu)e. La omisión del tema de los
deberes ,umanos ) cívicos en la era contempor+nea si*nificó un empobrecimiento del estudio de
la ciencia política.
reunirse, así como la masa se convierte en un solo ,ombre de muc,os pies, muc,as manos )
muc,os sentidos, así también ocurre con los caracteres ) la inteli*encia. Por eso la masa es mejor
juez de las obras de m2sica ) de poesía1 por-ue unos aprecian una parte ) otros, otra, ) entre
todos las aprecian en su totalidad9. /:0 6&n efecto, todos al estar reunidos, tienen una adecuada
percepción ) mezclados con los ciudadanos mejores, benefician a las ciudades, así como un
alimentos impuro, mezclado con uno puro, ,ace al todo m+s provec,oso -ue una pe-ue;a
cantidad de alimento puro. Pero cada uno por separado sólo en parte est+ calificado para juz*ar9.
Aristóteles relativiza su ar*umentación anterior, en relación con a-uella parte de la masa de los
ciudadanos 6-ue no son ricos ni *ozan de presti*io al*uno por su virtud9, ) respecto de ellos,
su*iere -ue, en vez de permitirles acceder de manera individual a las m+s importantes
ma*istraturas, 6-ueda la salida de dejarlos participar en las funciones deliberativas ) judiciales.
Por este motivo "olón ) al*unos de los otros le*isladores les confieren la facultad de ele*ir a los
ma*istrados ) de pedirles rendición de cuentas, pero no les permiten ejercer el poder
individualmente9. Aristóteles <==>, p+*inas 5?>@5?A.
6
6
A partir de esta ar*umentación es-uem+tica, se efectuar+ a-uí la diferencia entre democracia
liberal -ue encuentra su fundamento en las nociones de derec,os ) libertades /ori*inada en las
ideas ) valores modernos ) contempor+neos0, ), la democracia republicana, -ue encuentra sus
fundamentos en las nociones de virtud ) de justicia /ori*inadas en las ideas ) valores en la
tradición *recolatina0.
Justicia conmutativa y capitalismo
Así como es posible vincular or*+nicamente la noción de justicia distributiva con la noción de
democracia en el sentido contempor+neo del término, también es posible vincular or*+nicamente
la noción de justicia conmutativa con la noción de mercado, en sus distintas formas )
manifestaciones, inclu)endo la m+s desarrollada ) compleja, como es el caso de los mercados
capitalistas. La justicia conmutativa, se*2n Aristóteles, es la justicia -ue se aplica en los contratos,
) en las relaciones mercantiles. "e supone -ue en los mercados, si la justicia conmutativa est+
operando, entonces antes ) después de cada transacción las partes no son ni m+s ricas ni m+s
pobres -ue antes de ella. &n esta visión cl+sica, el mercado no puede ser deliberadamente usado
como fuente sistem+tica de *anancias o beneficios netos para las partes -ue contratan.
$bviamente, ) de esto se trata en *ran parte este libro, esta interpretación de la justicia
conmutativa es totalmente incompatible con la racionalidad instrumental del capitalismo
contempor+neo.
"e*2n Aristóteles la justicia distributiva est+ indisolublemente li*ada al ré*imen político, en tanto
-ue la justicia conmutativa se aplica a los contratos ) a los mercados, li*ados al ré*imen
económico. !ransportadas estas ideas al mundo contempor+neo si*nificaría -ue la democracia,
como ré*imen político, es el marco donde debería desenvolverse el capitalismo como ré*imen
económico.
"e*2n Aristóteles, la justicia conmutativa, ser+ le*ítima /es decir ser+ *enuinamente justa0 si
-uienes la practican son *enuinamente virtuosos. Por eso Aristóteles no admite -ue los
mercaderes usen el mercado /crematística0 pensando en su propio interés, en vez de pensar en
proveer un servicio al otro con el cual comercian. &s la misma idea -ue aplicó a la esfera política.
Ba) por lo tanto una crematística recta /la -ue sirve para satisfacer las necesidades ,umanas0 )
una crematística desviada /la -ue sirve para satisfacer la codicia ) el af+n de lucro de los
mercaderes0.
Así, la noción de virtud atraviesa las dos nociones de justicia planteadas por Aristóteles. Lo cual
es otra forma de decir -ue la filosofía moral est+ íntimamente imbricada en el funcionamiento
tanto de los re*ímenes políticos como de los económicos.
Poder, capitalismo y democracia
&l presente trabajo su*iere -ue 6a-uello9 -ue se distribu)e en las instituciones -ue ri*en la justicia
distributiva, o se intercambia contractualmente en las instituciones -ue ri*en la justicia
conmutativa, es poder institucionaliado.
&l poder institucionalizado se distribu)e a través de las re*las de jue*o del sistema político, )
re*ula, entre otras cosas las instituciones de la propiedad ) del contrato -ue fijan las re*las de
7
7
jue*o del sistema económico. &stas 2ltimas inclu)en, desde lue*o, las re*las de los mercados
capitalistas.
&l punto a ser debatido es la noción de justicia. % ésta inclu)e, en todos los casos la racionalidad
moral de personas concretas.
Cuanto m+s virtuosos sean los participantes en los re*ímenes políticos o en los re*ímenes
económicos, ma)or ser+ la justicia distributiva ) conmutativa -ue respectivamente imperar+ en
ellos. &n esta actitud virtuosa radica la diferencia entre re*ímenes rectos ) re*ímenes desviados.
La justicia distributiva mira a las personas ) a sus di*nidades, ) si se reconoce -ue las personas
son i*uales ) libres, e impera la virtud, entonces el tema de las asimetrías de poder perder+
*ravitación social ) relevancia pr+ctica. La manera de interpretar la noción de i*ualdad es crucial
en este punto.
&n el marco de las re*las provistas por la justicia distributiva en materia de propiedad de ri-ueza,
la justicia conmutativa mira a las cosas -ue se tranzan con independencia de la condición o estatus
de las personas -ue ne*ocian. Por lo tanto bajo condiciones de justicia distributiva, cuando el
valor de las cosas -ue se transan se i*uala de acuerdo con al*2n criterio compartido, entonces la
justicia conmutativa se convierte en un reflejo o e.presión contractual de la justicia distributiva.
(n ras*o esencial del republicanismo, entendido en su acepción cl+sica, de raíz *recolatina, es
-ue no autonomiza las esferas de lo económico ) de lo político, sino -ue ambas son
transversalmente atravesadas por las nociones de virtud ) de justicia, con preponderancia de la
justicia distributiva -ue opera en la esfera política, sobre la justicia conmutativa -ue opera en la
esfera económica.
Por oposición al republicanismo cl+sico, el liberalismo moderno ) contempor+neo ,a separado la
esfera de los mercados del resto de las dimensiones sociales, ) ,a institucionalizado una cultura
del interés individual como orientadora de los comportamientos en ese +mbito.
!ormas alternativas de liberalismo político
&n la esfera política es dable distin*uir en el liberalismo dos nociones de libertad, una -ue
establece un vínculo con las nociones de propiedad de bienes como en el caso de LocCe, ) otra
donde la noción de libertad es una condición para el ejercicio de los derec,os ciudadanos ) de la
soberanía popular como en el caso de 'ousseau. &n ambos casos, se trata de formas de libertad
positiva en el sentido de Derlin.
La primera forma de liberalismo se ,a traducido contempor+neamente en el tipo de ré*imen
político m+s compatible con el capitalismo. &s decir una democracia liberal, de naturaleza
procedimental, carente de toda cone.ión con las nociones de justicia distributiva /como por
ejemplo en "c,umpeter o en Ba)eC0.
La se*unda forma nos conduce a un liberalismo m+s i*ualitario donde es posible volver a plantear
las nociones de justicia distributiva /como en 'aEls0.
8
8
La primera forma de liberalismo citada en el p+rrafo anterior se ,a asociado con el individualismo
utilitarista. La se*unda forma de liberalismo se ,a vinculado con el individualismo Cantiano.
Por oposición a estas dos versiones del liberalismo contempor+neo, este trabajo se inclina por la
versión aristotélica del republicanismo, ) a favor de las nociones de virtud ) de justicia planteadas
por el ilustre filósofo *rie*o. A2n así, debe reconocerse -ue la filosofía moral Cantiana tiene
muc,os puntos de contacto con la filosofía moral de Aristóteles, ) a pesar de sus diferencias, éstas
palidecen frente a las profundas diferencias -ue e.isten entre el liberalismo utilitarista ) el
liberalismo Cantiano.
Finalmente, en la era contempor+nea, el individualismo de Ba)eC es otra forma del liberalismo
individualista. "u enfo-ue rec,aza de manera e.plícita la filosofía moral aristotélica ), en
particular la noción de justicia distributiva, ) también rec,aza el utilitarismo. Ba)eC cree -ue los
comportamientos ,umanos responden a una forma de evolución -ue no es natural /en un estricto
sentido darEiniano0 sino social, pero -ue constitu)e un orden espont+neo. &n resumen, aun-ue el
tema es debatible, Ba)eC parece carecer de una filosofía moral o de una ética -ue puedan brotar
de la razón o de la libertad, ,umanas, ), ,ace de los seres ,umanos individuales una especie de
criaturas de la evolución social en *eneral ) de la 6catala.ia9 /orden espont+neo *enerado por el
mercado0. La filosofía moral de Ba)eC -ue ,o) se utiliza para justificar la era neoliberal del
capitalismo, es particularmente peli*rosa ) reaccionaria, ), en la pr+ctica sirve como un
instrumento de le*itimación de la vieja idea liberal de la autorre*ulación de los mercados.
Poder, libertad y capitalismo
Golviendo a la filosofía aristotélica, ,a) en ella una visión unificadora fundada en las nociones de
virtud ) de justicia, las -ue permiten evaluar moralmente las asimetrías de poder de la sociedad, )
las re*las de jue*o /poder normativo de naturaleza política0 -ue las determina.
&n Aristóteles ,a) un rec,azo a toda forma de determinismo en el +mbito de las disciplinas
,umanas ) sociales. #+s específicamente Aristóteles es determinista en su visión de los procesos
naturales, pero no lo es en el +mbito de los procesos económicos ) políticos. &n particular, su
filosofía es claramente incompatible, sea con el determinismo del mercado de la mano invisible de
"mit, donde el e*oísmo individual se transmuta en prosperidad ) bienestar social1 o con el
determinismo del ,ombre económico utilitarista -ue es un autómata optimizador1 o con el
determinismo de #ar. donde el ser ,umano es criatura de una din+mica estructural ine.orable1 o
con el determinismo de Ba)eC donde los valores ,umanos se modifican por un proceso evolutivo
-ue es e.terior a la libertad ) racionalidad ,umanas.
Los seres ,umanos, en la perspectiva aristotélica, contribu)en a determinar su propio destino
,aciendo uso de su racionalidad moral ) de una libertad -ue esta limitada por las estructuras de
poder de cada sociedad. Pero las estructuras de poder no se modifican solas, ni responden a un
orden evolutivo e.terno e independiente de la acción ,umana racional ) deliberada. Los seres
,umanos ,acen política ), así van 6,aciendo ,istoria9 de m2ltiples maneras alternativas -ue
obli*an a rec,azar cual-uier forma de determinismo.
Dejando de lado sutilezas filosóficas, la noción de autorre*ulación de los mercados en cual-uiera
de sus versiones se ,a defendido durante los 2ltimos doscientos cincuenta a;os recurriendo a todo
9
9
tipo de le*itimaciones del sistema económico capitalista, ), postulando su independencia de los
valores e instituciones del sistema político. &sa idea central del liberalismo, es rec,azada por el
republicanismo -ue aspira a encauzar las instituciones del capitalismo en el marco de las
instituciones de la democracia, o lo -ue es bastante parecido, subordinar la justicia conmutativa
-ue se practica en el sistema económico capitalista a la justicia distributiva -ue se predica en el
sistema político democr+tico.
&n las sociedades ,umanas operan estructuras de poder ) sistemas de dominación. &stos sistemas
de dominación responden a fines -ue son dictados por los dotados de poder, ) ejercitados bajo
diferentes sistemas de dominación.
Las estructuras de poder sustentan los sistemas de dominación. Las estructuras de poder est+n
constituidas por las instituciones fundamentales de la sociedad. Las instituciones son ,+bitos de
comportamiento social. A diferencia de las estructuras físicas o materiales inertes -ue
6permanecen9 mientras no aparezcan fuerzas mec+nicas contrarrestantes -ue las modifi-uen, las
estructuras sociales se prolon*an en el tiempo por la repetición ,abitual de comportamientos
,umanos. La ,abitualidad de las necesidades ,umanas de todo tipo, determina la ,abitualidad de
comportamientos sociales orientados a satisfacerlas.
"l poder transformador de la t#cnica
De ,ec,o las estructuras de poder se ,an ido modificando a lo lar*o de la ,istoria. &l principal
factor transformador ,a sido la tecnolo*ía, es decir la técnica aplicada a los procesos productivos.
% la técnica es un fruto cultural de la creatividad ,umana. Por lo tanto no ,a) determinismos
ine.orables, ni le)es de evolución cu)a din+mica determine la moralidad de los seres ,umanos.
Los *randes saltos tecnoló*icos de la ,umanidad no responden a nin*una le) evolutiva )
dependen de la creatividad ,umana. Aristóteles, predijo -ue cuando los instrumentos creados por
el ,ombre, reemplacen totalmente el trabajo ,umano, e incluso se anticipen a los deseos de los
,ombres en su vida productiva o personal, entonces los amos no tendr+n m+s necesidad de
esclavos ni los capataces de trabajadores. Las implicaciones sociales, estructurales e ,istóricas de
esta 6profecía9 son enormes.
"l dogma de la autorregulaci$n de los mercados capitalistas
&l lucro como motor del proceso social en el sentido de la mano invisible de Adam "mit,, podía
ser, ,asta cierto punto, m+s plausiblemente defendido ) predicado respecto de mercados
relativamente atomizados ) competitivos, como los -ue e.istían a comienzos del si*lo HG en
los albores del capitalismo. &n ellos, el mecanismo de la competencia autorre*ulaba en al*2n
*rado la asi*nación de los recursos. Cuanto m+s atomizado es un mercado ma)or es la dispersión
del poder entre -uienes participan en él. Dajo esas condiciones, las asimetrías de poder económico
no *eneran un si*nificativo impacto social. "in embar*o ese tipo de mercado competitivo, en el
-ue pensaba Adam "mit,, )a no era la forma predominante a fines del si*lo HH, justo cuando
fue idealizado ) le*itimado por los neocl+sicos utilitaristas.
%a a comienzos del si*lo HH, el capitalismo era claramente oli*opólico, como lo ,icieron notar
los economistas institucionalistas en &stados (nidos, ) los ,erederos intelectuales de #ar. en
&uropa. Finalmente, a fines del si*lo HH, tras la revolución de las tecnolo*ías de la información )
de la comunicación /!C0, el capital oli*opolista se transnacionalizó ) se *lobalizó. Conviene
10
10
e.aminar es-uem+ticamente este proceso ,istórico de transformación desde el capitalismo
fundado en empresas competitivas, ,asta las formas posteriores del capitalismo, oli*opólico,
primero, ) *lobalizado después.
Una caracterización abstracta del capitalismo
'epitiendo ras*os lar*amente conocidos ) comentados, el capitalismo, entendido como
subsistema económico dominante en las sociedades contempor+neas, se caracteriza: a0 por
convertir en mercancías ) dotar de un precio de mercado a todos los factores ) condiciones de la
producción /recursos naturales, conocimiento tecnoló*ico, capacidad ,umana de trabajo,
,erramientas ) ma-uinarias, financiamiento, etc.01 b0 por imponer una racionalidad instrumental de
tipo eficientista con base en el c+lculo económico mediante la aplicación de métodos contables )
la confección de balances al servicio de la empresa capitalista1 c0 Por poner a-uella racionalidad
instrumental al servicio del lucro ) la acumulación de capital, de manera -ue éste /el capital0
puede ser definido como un poder ad-uisitivo *eneral capaz de constituir ) controlar el poder
productivo crecientemente eficaz conferido por el dominio de la técnica1 d0 por confiar el proceso
*eneral de asi*nación de recursos de los sistemas económicos, al mecanismo de la competencia
presuntamente 6libre91 e0 por fundar socialmente el poder empresarial en su intermediación
mercantil entre las necesidades ,umanas b+sicas /de medios de vida ) de producción0, por un
lado, ) la oferta de satisfactores -ue asumen la forma de mercancías, por el otro1 f0 por establecer
la m+s importante estructura de dominación social, apo)ada en el control de trabajo ,umano
asalariado, con base en el control de las re*las técnicas ) sociales de la producción, ) de la
distribución del producto social.
&l poder del capitalismo est+ institucionalizado por-ue se apo)a en las necesidades ,abituales )
cotidianas de la ma)oría de la población, por-ue controla las técnicas i*ualmente ,abituales )
cotidianas utilizadas para la producción de bienes ) servicios, ) por-ue controla las re*las de la
propiedad capitalista sobre las cuales se estructuran los mercados.
&n la caracterización del capitalismo -ue, desde una perspectiva ,istórica, efect2a #ar., se lo
presenta como un modo de producción con el cual culminan las sucesivas sociedades de clases
-ue ,a conocido la ,umanidad. "u noción enfatiza las relaciones de poder institucionalizado
asociadas a la propiedad de los medios de producción, ) las consi*uientes relaciones de
producción -ue son una forma de relaciones de dominación si*nadas por la e.plotación de los
trabajadores. Ba) en #ar. una filosofía determinista de la ,istoria, en donde el tr+nsito desde una
forma social a la si*uiente ) superior, responde al desarrollo de las fuerzas productivas de la
,umanidad. Aun-ue el 6parto9 -ue conduce de una forma o modo de producción a otra es un
,ec,o ine.orable, la 6partera9 del alumbramiento es la luc,a de clases.
Conviene matizar las caracterizaciones anteriores, con la formulación de #a. Ieber respecto de
los ras*os fundamentales del tipo ideal capitalismo. La formulación -ue efect2a Ieber del
capitalismo es interesante por-ue, desde su perspectiva liberal, toma nota de la visión de #ar., ),
adem+s, por la importancia -ue otor*a a la empresa capitalista como el actor protag$nico de este
sistema económico:
11
11
Dice #a. Ieber: 6&.iste capitalismo donde-uiera -ue se realiza la satisfacción de necesidades de
un *rupo ,umano, con car+cter lucrativo ) por medio de empresas, cual-uiera -ue sea la
necesidad de -ue se trate1 especialmente diremos -ue una e.plotación racionalmente capitalista es
una e.plotación con contabilidad de capital, es decir, una empresa lucrativa -ue controla su
rentabilidad en el orden administrativo por medio de la contabilidad moderna, estableciendo un
balance /e.i*encia formulada primeramente en el a;o 5J?K por el teórico ,olandés "imón "tevin0.
4aturalmente una economía individual puede orientarse de modo mu) distinto en el aspecto
capitalista. Parte de la satisfacción de sus necesidades puede ser capitalista, otra no capitalista,
sino de or*anización artesanal o se;orial. Así, Lénova cubrió )a desde mu) pronto una porción de
sus necesidades p2blicas, las referentes a la *uerra, por el procedimiento capitalista de las
sociedades anónimas. &n el mperio 'omano el abastecimiento de la población metropolitana con
cereales estaba a car*o de funcionarios, -uienes, para realizar tal objeto, podían disponer no sólo
de sus subalternos sino también de los servicios de determinadas sociedades de transporte, de
manera -ue la or*anización burocr+tica se ,allaba combinada con la lit2r*ica, ) ,o), en
contraposición a los tiempos pasados, mientras nuestras necesidades cotidianas se ,allan cubiertas
por métodos capitalistas, las políticas, en cambio, lo son por procedimientos lit2r*icos /mediante
el cumplimiento de los deberes ciudadanos: deberes militares, obli*aciones de los jurados, etc.0.
"in embar*o, sólo podemos decir -ue toda una #poca es típicamente capitalista cuando la
satisfacción de necesidades se ,alla, conforme a su centro de *ravedad, orientada de tal modo
-ue, si ima*inamos eliminada esta clase de or*anización, -ueda en suspenso la satisfacción de las
necesidades9.
6&l capitalismo se nos presenta de forma distinta en los diversos períodos de la ,istoria, pero la
satisfacción de las necesidades cotidianas basada en técnicas capitalistas sólo es peculiar de
$ccidente, ) a2n en los países del mismo resulta cosa natural desde la se*unda mitad del si*lo
HH. Lo -ue a manera de anticipos encontramos en si*los anteriores, son simples pródromos, e
incluso las pocas e.plotaciones capitalistas del si*lo HG ,ubieran podido ser eliminadas de la
vida económica de a-uel entonces sin -ue sobrevinieran transformaciones catastróficas9.
Cabría a-uí parafrasear a Ieber en esta misma línea diciendo -ue la época del capitalismo *lobal,
si*nifica -ue, si ima*inamos la desaparición de la *ran empresa monopolista transnacional,
entonces la satisfacción de las necesidades ,umanas -uedaría en suspenso o, al menos,
*randemente disminuida.
Basta a-uí, #a. Ieber ubica ,istóricamente al tipo ideal 6capitalismo9 como constitutivo de una
época económica privativa, ante todo de $ccidente. A continuación, en los p+rrafos
inmediatamente si*uientes del te.to -ue estamos citando, e.presa los ras*os típico@ideales -ue
esencialmente lo definen: 6La premisa m+s *eneral para la e.istencia del capitalismo moderno es
la contabilidad racional del capital como norma para todas las *randes empresas lucrativas -ue se
ocupan de la satisfacción de las necesidades cotidianas. A su vez, las premisas de esas empresas
son las si*uientes: i0 Apropiación de todos los bienes materiales de producción /la tierra, aparatos,
instrumentos, m+-uinas, etc.0 como propiedad de libre disposici$n por parte de las empresas
lucrativas aut$nomas. Mste es un fenómeno bien conocido por nuestra época: sólo el ejército
forma, por do-uier, una e.cepción1 ii0 La libertad mercantil, es decir la libertad del mercado con
respecto a toda irracional limitación del tr+fico1 estas limitaciones pueden ser de naturaleza
estamental Npor ejemplo cuando los *remios prescriben un determinado *énero de vida o una
,omo*eneización del consumo@, o bien revisten un car+cter de monopolio *remial, cuando, por
12
12
ejemplo, establece -ue el ,abitante de la ciudad no pueda poseer ,aciendas como un caballero, ni
el caballero o campesino dedicarse a la industria, no e.istiendo, por consi*uiente, un mercado
libre del trabajo ni un libre mercado de productos1 iii0 %#cnica racional, esto es, contabilizable
,asta el m+.imo, ), por consi*uiente, mecanizada, tanto en la producción como en el cambio, no
sólo en cuanto a la confección, sino respecto a los costos de transporte de los bienes1 iv0 Derec&o
racional, esto es, derec,o calculable. Para -ue la e.plotación económica capitalista proceda
racionalmente precisa confiar en -ue la justicia ) la administración se*uir+n determinadas pautas.
4i en la época de la polis ,elénica, ni en los estados patrimoniales de Asia, ni en los países
occidentales ,asta los &stuardo pudo *arantizarse tal cosa. La arbitrariedad de la justicia re*ia,
con su otor*amiento de mercedes, trajo constantes perturbaciones en los c+lculos peculiares de la
vida económica1 la afirmación se*2n la cual: 6&l banco de n*laterra es adecuado para una
rep2blica, pero no para una monar-uía9, respondía de un modo cabal a las circunstancias de la
época1 v0 %raba'o libre, es decir, -ue e.istan personas, no solamente en el aspecto jurídico sino en
el económico, obli*adas a vender libremente su actividad en un mercado. Pu*na con la esencia del
capitalismo, @siendo entonces imposible su desarrollo@, el ,ec,o de -ue falte una capa social
des,eredada, ) necesitada, por tanto, de vender su ener*ía productiva, e i*ualmente cuando e.iste
tan sólo trabajo libre. Onicamente sobre el sector del trabajo libre resulta posible un c+lculo
racional del capital, es decir, cuando e.istiendo obreros -ue se ofrecen con libertad, en el aspecto
formal, pero realmente acuciados por el l+ti*o del ,ambre, los costos de los productos pueden
calcularse ine-uívocamente, de antemano1 vi0 (omercialiaci$n de la economía
)
, bajo cu)a
denominación comprendemos el uso *eneral de títulos de valor para los derec,os de participación
en las empresas, e i*ualmente para los derec,os patrimoniales. &n resumen: posibilidad de una
orientaci$n e*clusiva, en la satisfacci$n de las necesidades, en un sentido mercantil y de
rentabilidad. Desde el momento en -ue la comercialización
>
se a*re*a a las dem+s notas
características del capitalismo *ana importancia un nuevo elemento no citado ,asta a-uí, todavía:
el de la especulación. "in embar*o, semejante importancia sólo puede ad-uirirla a partir del
momento en -ue los bienes patrimoniales se representan por medio de valores transferibles9
JA
.
&n resumen, el capitalismo para #a. Ieber e.presa el proceso de racionalización de la economía
) la sociedad occidental, con el sur*imiento de la contabilidad racional del capital como premisa
fundamental de la e.istencia de las empresas lucrativas. Dic,as empresas lucrativas, re-uieren, a
su vez, de varias premisas b+sicas -ue se enumeraron m+s arriba. De dic,as premisas i), ii), iv), v)
y vi) e.presan el sur*imiento de instituciones típicamente capitalistas1 de otro lado la premisa iii)
e.presa el sur*imiento de la técnica típicamente capitalista como componente esencial del proceso
de racionalización occidental.
La época del capitalismo y los regímenes políticos que lo acompaaron! Un "istazo histórico
4
La traducción parece a-uí insatisfactoria, )a -ue no se trata tanto de comercialización sino, m+s
ampliamente, de mercantilización de los valores patrimoniales a través de su representación bajo
la forma de títulos transferibles ) ne*ociables.
5
"e reitera la observación de la nota al pie anterior.
6
#a. Ieber, Bistoria &conómica Leneral, Fondo de Cultura &conómica, #é.ico 5?JP, p+*inas
<3J@<3K.
7
13
13
&ste trabajo pretende focalizarse en los vínculos entre capitalismo ) democracia. Desde el +n*ulo
de este contrapunto ,istórico, cabe afirmar -ue, tras la 'evolución ndustrial Drit+nica, el
capitalismo se propa*ó r+pidamente por &uropa, pero los sistemas políticos europeos a lo lar*o
del si*lo HH, distaban muc,o de ser democr+ticos. !ras la 'evolución Francesa -ue postuló la
filosofía del liberalismo político, las monar-uías absolutas del anti*uo ré*imen fueron sustituidas
por monar-uías limitadas de diferentes *rados ) tipos, las -ue irían evolucionando ,acia
monar-uías constitucionales.
&n Lran Dreta;a cuna del capitalismo ) de la 'evolución ndustrial, a partir de la 'evolución de
5JK?, el Parlamento brit+nico establece la Declaración de Derec,os /Dill of 'i*,ts0, ) se acaba la
monar-uía absoluta. Posteriormente el sistema político fue evolucionando ,acia una forma de
monar-uía parlamentaria fundada en una tradición consuetudinaria -ue carece de una constitución
política escrita.
Los sistemas políticos de &uropa $ccidental continental evolucionaron con e.tremos altibajos,
marc,as ) contramarc,as, ,acia el establecimiento de rep2blicas o monar-uías constitucionales,
con estados de derec,o, constituciones políticas escritas, división de poderes, elecciones )
partidos políticos con sufra*io censitario, i*ualdad jurídica en materia de contratos, )
establecimiento de estados laicos. "e consolidó definitivamente el reconocimiento de al*unos
derec,os ,umanos b+sicos como por ejemplo la abolición definitiva de los re*ímenes serviles en
+reas rurales. Las relaciones laborales pasaron a ser contractuales en vez de coercitivas, ), se
e.pandieron con el crecimiento de los mercados de trabajo capitalistas. Pero los re*ímenes
jurídicos individualistas liberales fueron totalmente impermeables a las nuevas e.i*encias -ue
estos nuevos procesos sociales imponían a las instituciones. &n *ran Dreta;a si*uió operando la
ima*en del estado mínimo, poco dispuesto a asumir compromisos sociales ni a proveer bienes
p2blicos.
La democracia representativa, el sufra*io universal, ) otras formas de e.presión democr+tica m+s
avanzada, sólo mu) *radualmente comenzaron a implantarse. Las dos rep2blicas, cuna de las
revoluciones políticas del si*lo HG, afianzadas a mediados del si*lo HH eran Francia en
&uropa, ) &stados (nidos en América. Previamente, en materia de derec,os ,umanos cabe
reiterar la temprana incorporación jurídica -ue e.istió en Lran Dreta;a a partir de la 'evolución
de 5JKK.
A medida -ue avanzó el si*lo HH, ) el capitalismo se consolidó como sistema económico
dominante, &uropa $ccidental se fue convirtiendo en el escenario de luc,as sociales entre la
bur*uesía industrial ) el proletariado. La situación de la clase obrera, sometida a una le*islación
contractual individualista liberal fue de e.trema e.plotación. "e fueron proponiendo formas
económico@productivas alternativas a la ,e*emonía del capitalismo, tales como el cooperativismo
o las diferentes modalidades de or*anizar la producción, conocidas de manera *enérica como
6socialismo utópico9. De ma)or impacto social fueron los movimientos de luc,a ) reivindicación
obrera, tales como las diferentes formas del sindicalismo de distinto ori*en ideoló*ico, ), por
supuesto las corrientes socialistas ) el movimiento comunista fundado en las ideas de #ar. )
&n*els.
14
14
&n el +mbito de las relaciones internacionales, si*uió ri*iendo a lo lar*o del si*lo HH un sistema
colonialista controlado por las potencias europeas. Lran Dreta;a era la ma)or potencia colonial
con posesiones en Asia, Qfrica, ) América /islas del Caribe, e islas #alvinas0. !ambién Alemania,
Francia, ) Bolanda re*istraron posesiones coloniales.
Lran Dreta;a se esforzó por mantener sus colonias -ue ,abían sido ,abitadas con población de
ori*en &uropeo en donde se propa*aron re*ímenes beni*nos de *obierno, e imperaron derec,os
,umanos para la población blanca. !al aconteció en Canad+, 4ueva Relanda, ) Australia.
A fines del si*lo HG ) comienzos del si*lo HH, América fue la 2nica re*ión colonizada -ue
lo*ró su independencia. De un lado &stados (nidos -ue era la m+s importante de las colonias
brit+nicas pobladas por europeos /aun-ue también con plantaciones esclavistas en el sur0 se ,abía
independizado en el si*lo HG, dando lu*ar a la, )a citada, primera revolución democr+tica
liberal en 5AAJ, anterior incluso a la 'evolución Francesa /5AK?0. Durante el si*lo HH, &stados
(nidos, terminó de completar el proceso de poblamiento de su vasto territorio /con-uista del
oeste0, ) a fines del si*lo HH inició su propia 'evolución ndustrial.
América Latina, -ue ,abía sido posesión colonial de &spa;a ) Portu*al, alentada por Lran
Dreta;a, comenzó a inicios del si*lo HH, su proceso de independencia, ) los *obiernos -ue
fueron emer*iendo se or*anizaron nacionalmente adoptando sistemas políticos de inspiración
republicana, potencial ) *radualmente a formas de *obierno democr+ticas.. "in embar*o durante
todo el si*lo HH los *obiernos latinoamericanos fueron oli*ar-uías en cu)o interior se
confrontaron, por un lado, los conservadores, se;ores de la tierra establecidos durante el período
colonial, ) por otro lado, los liberales, representantes en *eneral de los intereses e.portadores del
capitalismo en e.pansión. Lran Dreta;a promovió en América Latina, los preceptos del
liberalismo económico ) de la teoría de los costos comparativos, en la versión de David 'icardo.
&n las zonas rurales de América Latina persistieron re*ímenes autoritarios en las ,aciendas )
plantaciones, donde las relaciones esclavistas ) serviles de la ,erencia colonial si*uieron
predominando de manera abrumadora, incluso después de su abolición formal.
&n resumen, durante el si*lo HH, se implantó sólidamente el capitalismo en occidente, ),
especialmente en &uropa. #ientas tanto la economía estadounidense ori*inalmente or*anizada
bajo la forma de un capitalismo a*rario, prota*onizado por *ranjeros /6farmers90 ) *anaderos
/6coEbo)s90 e.perimentó un *iro cada vez m+s acelerado ,acia formas de industrialización
autónoma -ue culminaron recién a fines del si*lo HH.
A comienzos del si*lo HH, emer*ió velozmente una profunda transformación en los &stados
(nidos, -ue desarrolló su propia revolución industrial /petróleo, motor de combustión interna,
petro-uímica, diversificación metal2r*ica, *ran industria, fordismo, etc.0, la -ue fue emulada )
compartida r+pidamente por las potencias europeas.
Paralelamente con este proceso tuvo lu*ar la completa ocupación territorial del país, conclu)endo
esa lar*a epope)a conocida como la con-uista del oeste. Comenzó entonces en &stados (nidos
un cambio de época económica, desde el capitalismo a*ropecuario -ue ,abía imperado durante el
si*lo HH ,acia el capitalismo industrial promovido por el desarrollo de la *ran industria, -ue mu)
pronto asumió la forma de capitalismo oli*opólico. Los economistas de la escuela institucionalista
15
15
estadounidense /sobre todo Geblen ) Commons0, e.aminaron los ras*os del capitalismo
monopólico ) financiero estadounidense, así como el peso creciente de las *randes corporaciones
ferroviarias ) bancarias en la or*anización industrial ) financiera de la nación.
&l tr+nsito desde el capitalismo fundado en empresa privadas relativamente pe-ue;as a
corporaciones de *ran tama;o también se verificó en &uropa. De ,ec,o el movimiento comunista,
descubrió tempranamente esta mutación. Por ejemplo, el #anifiesto Comunista /5KPK0 de #ar. )
&n*els, puso de relieve los procesos de concentración ) centralización del capital -ue lue*o se
acentuarían a fines del si*lo HH ) comienzos del HH.
Las ideas -ue el liberalismo político ) económico ,abía usado para promover su propia revolución
vinculadas a los derec,os ,umanos fueron consideradas por el movimiento comunista como
prejuicios bur*ueses, ) se promovió una nueva forma de or*anización política, la dictadura del
proletariado considerada por #ar. como una etapa transitoria -ue debía confluir en la sociedad
sin clases del comunismo. A comienzos del si*lo HH, Lenin puso de relieve el poder de las
*randes corporaciones en su trabajo, +mperialismo !ase ,uperior del (apitalismo donde re*istró
el acelerado ritmo con -ue los países europeos también comenzaron a e.portar capitales )
pro)ectar sus oli*opolios ,acia las re*iones coloniales ) periféricas. Al i*ual -ue en el caso de los
&stados (nidos, dos rubros importantes de esta e.portación de capitales fueron los ferrocarriles )
la banca.
Por lo tanto la era -ue Lenin bautizó imperialista, caracterizada por la presencia de *randes
corporaciones oli*opólicas, dio inicio a un proceso -ue se disparó en el si*lo HH, a escala
internacional. Cabe reiterar -ue este proceso se ,abía manifestado paralelamente en el interior de
&stados (nidos /en una primera fase del desarrollo industrial de ese país0.
&n la e.pansión imperialista europea, n*laterra en primer lu*ar pero también Francia ) Alemania,
e.portaron capitales en alto *rado con el objeto de controlar las materias primas de sus +reas
coloniales.
Los sectores productivos de inversión e.tranjera de la época inclu)en la instalación de
ferrocarriles, las e.plotaciones mineras ) petrolíferas, etc. América Latina e.pandió su capitalismo
periférico fundado en la e.portación de productos primarios, ), en ese proceso, fue receptora
importante de estos capitales desde fines del si*lo HH, por ejemplo en la Pampa B2meda, donde,
sin este aporte de pro*reso técnico, no ,abría podido desarrollar su economía a*ropecuaria de
clima templado.
#ientras el capitalismo penetraba en esta fase oli*opólica ) se internacionalizaba, la democracia
entendida multidimensionalmente /no sólo en su dimensión política, sino también en la económica
) social0 no terminaba de arrai*arse en occidente.
&stados (nidos ,abía fundado un *obierno republicano, pero las diferencias raciales ) sociales
se*uían predominando, ) la soberanía popular e.presada a través del sufra*io universal distaba
muc,o de ,aberse implantado. &l país ,abía e.perimentado su Luerra de "ecesión donde se
enfrentaron los 6)an-uis9 contra los sure;os, los primeros, representantes de una economía
industrial capitalista, ), los se*undos, de una economía a*raria esclavista. Pero a comienzos del
16
16
si*lo HH ) a pesar del triunfo de los )an-uis, en los estados sure;os de &stados (nidos a2n
predominaba el racismo ) la se*re*ación. De otro lado, en todo &stados (nidos se manifestaba
también una forma de a*uda e.plotación sufrida por los a*ricultores ) *anaderos a través del alto
costo del transporte de las compa;ías ferroviarias, ) el alto costo del crédito de la *ran banca -ue
financiaba sus operaciones ) les ofrecía capital de trabajo.

4i en el campo restrin*ido de los derec,os civiles ) políticos, ni en el m+s amplio de los derec,os
económicos, sociales ) culturales podía decirse -ue la democracia imperaba en &stados (nidos.
#+s bien cabría ,ablar de una rep2blica de *ranjeros ) *anaderos -ue ,abía transitado ,acia una
rep2blica oli*+r-uica fuertemente controlada por el *ran capital industrial ) financiero.
&l car+cter limitado del sufra*io no sólo mar*inaba a la población afroamericana de los estados
sure;os, sino también al se.o femenino. Por ejemplo, en la esfera propiamente política empiezan
luc,as de las mujeres sufra*istas -ue pu*nan por e.tender este derec,o al *énero femenino. &n
&stados (nidos, esta e.tensión se aprobó recién en 5?<=, pero las mujeres afroamericanas
debieron esperar ,asta 5?J>.
&n la primera mitad del si*lo HH, &uropa $ccidental, mientras tanto, e.acerbaba su pu*na interna
entre países /no sólo n*laterra, sino también Alemania ) Francia0 -ue pretendían ser potencias
industriales ,e*emónicas. Las potencias europeas trataban de reducir al mínimo su comercio
recíproco de manufacturas, ) de consolidar sus poderes coloniales.
A fines del si*lo HH tuvo lu*ar el fuerte brote de imperialismo colonialista -ue desembocó en la
primera Luerra #undial. +mperialismo por la creciente presencia de la *ran industria en la
e.pansión internacional del capitalismo, ) colonialista por-ue se mantenía una dominación
política coercitiva, típicamente colonial, sobre vastas re*iones de Asia ) Qfrica. &n el interior de
&uropa las luc,as sociales, creaban, en las masas obreras, el escepticismo por los postulados de la
democracia liberal, ), paralelamente los movimientos socialistas ) comunistas crecían apo)ados en
la defensa de los derec,os sociales de los trabajadores.
!ras el fin de la primera Luerra #undial ) después de la crisis económica de los a;os treinta
sur*ieron en al*unos países europeos, principalmente en Alemania e talia, @pero también en
&spa;a, ) Portu*al entre otros@, *obiernos autoritarios, nacionalistas, ) racistas asociados a la
ideolo*ía abiertamente antidemocr+tica del nazismo ) del fascismo. &l desprecio por los derec,os
,umanos, en estos re*ímenes, fue total, ) la a*resividad nacionalista se manifestó bélicamente en
la esfera internacional. &n resumen durante la primera mitad del si*lo HH la re*resión
democr+tica ) el sur*imiento de *obiernos dictatoriales fue el ras*o m+s notable en la esfera
política de &uropa.
&l triunfo de la 'evolución 'usa a fines de la primera Luerra #undial, si*nificó una nueva
amenaza no sólo para el capitalismo como tal, sino también para las monar-uías europeas -ue, en
*rado si*nificativo todavía controlaban efectivamente el poder.
&n la 'usia "oviética se implantó la, así denominada democracia popular -ue no respetó los
derec,os ) las libertades de personas. La noción de 6ciudadano9 fue opacada por la noción de
6camarada9. Pero recordando el dictum de la revolución francesa ni la libertad ni la solidaridad
17
17
estuvieron presentes en la 'evolución 'usa. #+s bien se implantó el 6dictum9 de Lenin -ue la
democracia liberal ) los derec,os ,umanos eran prejuicios bur*ueses, ) lo importante era la
abolición de la propiedad capitalista de los medios productivos ) la implantación del comunismo.
"talin, -ue sucedió a Lenin en el *obierno de 'usia, desató represiones *enocidas contra los
a*ricultores rusos contrarios al ré*imen, en razzias -ue si*nificaron la muerte de millones de
ellos. La luc,a política de "talin contra disidentes ) opositores políticos, se efectuó a través de
métodos feroces -ue no respetaron nin*2n precepto democr+tico. &n resumen el e.perimento
soviético si*nificó en la pr+ctica no sólo la abolición del capitalismo sino también de los derec,os
,umanos. Debe reconocerse, sin embar*o, -ue ,ubo una i*ualación radical de las condiciones de
vida para la masa de la población con una decisiva mejoría de sus niveles materiales e
intelectuales. Mste fue un mérito sobresaliente del ré*imen soviético, como también lo fue su
tr+nsito desde una sociedad rural semifeudal, a la sociedad industrial.
&n la década de los a;os cuarenta del si*lo HH, estalló la "e*unda Luerra #undial, donde
murieron al menos P= millones de personas ) tuvieron lu*ar los *enocidios m+s masivos ) atroces
-ue recuerde la ,istoria de la ,umanidad. &n particular el pueblo judío radicado en Alemania ) en
otros países dominados por el nazismo, fue objeto de un e.terminio sistem+tico recordado como
el Bolocausto.
La se*unda *uerra mundial reconoce causas políticas ) económicas. Los orí*enes políticos de esta
Luerra se asocian con citada ideolo*ía de los *obiernos autoritarios europeos -ue deseaban
consolidar su condición de potencias capitalistas industriales sin poner en ries*o los privile*ios de
las elites políticas *obernantes. Paralelamente el realismo político en materia de relaciones
internacionales se manifestó en una versión m+s abiertamente belicista, ateniéndose de facto al
precepto del *eneral prusiano Gon ClauseEitz: de -ue la *uerra era la continuación de la política
por otros medios.
Los orí*enes económicos de la se*unda Luerra #undial se asocian con la crisis del a;o treinta.
&n cierto sentido la *uerra fue una 6solución política9 para los problemas de superproducción )
desempleo -ue no se ,abían lo*rado superar desde dic,a crisis. La *uerra, ,a sido interpretada
por al*unos observadores como una aplicación 6e.trema9 de las recomendaciones Ce)nesianas en
materia de política fiscal. De al*una manera la Alemania 4azi implantó de facto la ló*ica
macroeconómica Ce)nesiana, pero formulada en el marco de un sistema político autoritario. Lo
,izo, cuando elaboró una economía de *uerra, estimuló la demanda efectiva en el sector estatal )
lo*ró el pleno empleo de los recursos ,umanos ) materiales. De esta manera la 6solución9 política
a la crisis del capitalismo implicó la destrucción completa de los ideales democr+ticos en &uropa
continental.
!ras la Lran Crisis mundial de los a;os treinta, iniciada en los &stados (nidos, este país también
implementó, en un conte.to muc,o m+s democr+tico, medidas de corte Ce)nesiano durante el así
denominado 4uevo !rato /4eE Deal0 promovido por el *obierno de FranClin 'oosevelt.
Alineado con Lran Dreta;a ) Francia, &stados (nidos participó de manera decisiva en la parte
final de la "e*unda Luerra #undial, pero su territorio nacional nunca fue campo de batalla. &n
consecuencia la infraestructura física del país, a diferencia del caso con las potencias europeas no
sufrió da;o. Al contrario, la economía de *uerra, ) la formación de un fuerte complejo industrial@
18
18
militar contribu)ó a superar definitivamente las secuelas depresivas de la crisis del a;o treinta, )
convirtió al país en la potencia capitalista m+s poderosa del planeta.
Al fin de la "e*unda Luerra #undial, tuvieron lu*ar trascendentales ) decisivas transformaciones
del orden internacional "e inició una nueva era en el funcionamiento tanto del capitalismo como
de la democracia. &l impacto de la barbarie de la Luerra, condujo a una especie de refle.ión ética
-ue se tradujo entre otros efectos, en la fundación de la $r*anización de las 4aciones (nidas
/$4(0. Los ideales de la paz, de la cooperación ) la defensa de los derec,os ,umanos, lo*raron
reducir o moderar el uso de la fuerza entre las potencias occidentales. Posteriormente a la
Declaración de los Derec,os Bumanos, la $4( fue sancionando nuevas declaraciones asociadas
a la defensa de otro tipo de derec,os económicos, sociales ) culturales.
&l proceso de descolonización, aumentó r+pidamente la membresía de la $4( ) sin duda fue un
paso necesario aun-ue de nin*una manera suficiente en la democratización de los pueblos
secularmente oprimidos por las potencias occidentales.
&stos eventos tuvieron así, un *ran impacto, no sólo en el afianzamiento de la democracia, sino
también en los vínculos entre mercado ) estado. Las democracias sociales ) los estados
benefactores implantados en las sociedades occidentales de post*uerra se vieron estimulados por
el sur*imiento de las a*encias sectoriales de la $4(, tales como FA$, (4C&F, (4&"C$,
$#", $!, donde se sistematizó información comparable ) actualizada, ) se fijaron est+ndares
sociales orientados a la defensa de los derec,os económicos, socioculturales ) laborales -ue estas
a*encias estudiaron ) promovieron.
&l Ce)nesianismo fortaleció la política fiscal de las economías desarrolladas, ) aumentó la car*a
tributaria aplicada a las *randes corporaciones ) a las *randes fortunas, con la cual se financió el
*asto en infraestructuras físicas ) sociales. "e le*itimó así la e.istencia de sistemas económicos
capitalistas democr+ticos con importante participación del estado.
Las democracias parlamentarias de &uropa ,an evidenciado una estabilidad notable perdurando
sin interrupciones durante los 2ltimos cincuenta a;os. Debe notarse -ue no todos los países
europeos occidentales incorporaron al mismo tiempo los *obiernos democr+ticos, &spa;a por
ejemplo lo ,izo recién a la muerte del dictador Francisco Franco, también Portu*al, ) Lrecia se
incorporaron posteriormente a los re*ímenes democr+ticos. &n &uropa $ccidental tuvo lu*ar un
círculo virtuoso entre inte*ración ) democracia.
&n esta fase ,istórica, el capitalismo -uedó 6contenido ) encausado9 por la presencia de las
democracias sociales en &uropa, ) por la instalación de economías mi.tas apo)adas en los
principios del Ce)nesianismo, operando también en los &stados (nidos. La autorre*ulación
espont+nea de los mercados ,abía -uedado desacreditada después de la crisis de los a;os treinta,
pero, como ,emos se;alado, en el decenio si*uiente el fiel de la balanza ,abía caído abruptamente
al otro lado: el de los *obiernos autoritarios de corte fascista o comunista.
&l nuevo escenario de post*uerra, al menos en los países ,e*emónicos de occidente, si*nificó una
cierta sujeción del capital monopolista a los dictados de la democracia social. "e implantaron altas
car*as tributarias a las *randes corporaciones, ) se estimuló el *asto p2blico. Bubo una *ran
19
19
e.pansión de los bienes p2blicos infraestructurales /carreteras, transportes, telecomunicaciones,
etc.0 ) sociales /salud, educación, previsión social0 ) una mejor defensa de los derec,os sindicales.
Fue también la época de oro del capitalismo en materia de dinamismo económico. &n los países
desarrollados la economía creció a una tasa sin precedentes, ) la distribución del in*reso mejoró
ostensiblemente.
Durante el decenio de los sesenta, los derec,os civiles ) políticos se afianzaron en &stados
(nidos. La se*re*ación racial, -ue a2n perduraba en el "ur, fue combatida por el Presidente So,n
Tenned) ) por su ,ermano 'obert, ambos asesinados a mediados de la década. "in embar*o tras
la ola de violencia -ue, en &stados (nidos, también terminó con la vida de #artín Lut,er Tin*, )
#alcolm H, la se*re*ación cedió con un ma)or respeto por los derec,os civiles ) políticos de la
*ente de color en ese país.
&n resumen en el cuarto de si*lo posterior a la se*unda Luerra #undial, el capitalismo alcanzó
niveles de dinamismo ) de e-uidad -ue no ,abía conocido en nin*una otra etapa de su ,istoria.
Las ideas Ce)nesianas promovieron un uso creciente de la política fiscal, con altas car*as
tributarias a las corporaciones ) altos niveles de *asto social. &sto si*nificó un fortalecimiento de
los estados benefactores enmarcados en re*ímenes políticos caracterizados como democracias
sociales.
(apitalismo y democracia en la -m#rica Latina de postguerra
&n América Latina, en la se*unda mitad del si*lo HH, también tuvieron lu*ar profundas
transformaciones en las +reas rurales donde predominaba la desi*ualdad social. De un lado se
verificaron revoluciones a*rarias como la boliviana en 5?>< ) la cubana en 5?>?.
La fundación de la $4( repercutió e.traordinariamente en América Latina. Las interpretaciones
llevadas a cabo por economistas estructuralistas vinculados a la C&PAL /Celso Furtado, 'aul
Prebisc,, Anibal Pinto, $svaldo "unCel, Aldo Ferrer, etc.0 contribu)eron decisivamente a forjar la
identidad latinoamericana, ) a un mejor conocimiento de los ras*os ,istórico@estructurales
comunes a sus sociedades nacionales.
Los economistas vinculados a C&PAL usaron el conocimiento de la ,istoria para interpretar los
ras*os del subdesarrollo re*ional. &stos estudios pusieron de relieve -ue las turbulencias sociales
rurales de los a;os cincuenta ) sesenta, eran una respuesta a dos factores ,istóricos de lar*o
plazo. &l primero, fue la instalación ) lar*a permanencia de instituciones coloniales cu)as formas
de desi*ualdad operaron en *rados diferentes en América Latina durante m+s de cuatrocientos
a;os, /desde el si*lo HG ,asta mediados del si*lo HH0. &l se*undo factor fue el impacto
transformador de la modernización urbana e industrial, vinculado a la e.pansión demo*r+fica ) a
las oleadas de pro*reso técnico provenientes de las potencias industriales ,e*emónicas. /Di
Filippo 5?K5, 5??K, <==A0.
'especto de la citada ,erencia colonial, los dos factores m+s influ)entes en la estructuración
socioeconómica posterior de América Latina fueron, primero la desi*ualdad social rural, )
se*undo la ,erencia burocr+tica centralista de la dominación colonial -ue promovió estructuras de
poder político ) económico territorialmente concentradas en las principales capitales de la re*ión.
20
20
&l primero de estos factores derivó de las formas de servidumbre ) esclavitud -ue predominaron
en las ,aciendas se;oriales, ) se prolon*aron ,istóricamente en economías campesinas de lar*a
vi*encia en los complejos latifundio@minifundio. "e *estaron, así, e.clusiones políticas,
económicas ) culturales mantenidas, por lo menos ,asta la primera mitad del si*lo HH. La injusta
distribución de la tierra afectó ,asta las formas productivas rurales menos comprometidas con
esos re*ímenes campesinos, como las instaladas en la pampa ,2meda ar*entina.
Las revoluciones políticas francesa ) americana del si*lo HG -ue promovieron mundialmente
las formas modernas de la democracia liberal, influ)eron ideoló*icamente en las elites
latinoamericanas ) contribu)eron a la instalación de constituciones políticas de base republicana
potencialmente susceptibles de convertirse en democracias. Pero el centralismo de la era colonial
perduró en las modalidades presidencialistas ) personalistas de los sistemas políticos
efectivamente vi*entes.
A lo lar*o del si*lo HH la dicotomía rural@urbana se e.presó en otra dicotomía e.perimentada
por los sistemas políticos: la del contrapunto entre liberales ) conservadores -ue modeló la
din+mica de fuerzas políticas durante el período oli*+r-uico.
&n los a;os cincuenta ) sesenta se sucedieron en América Latina re*ímenes políticos, de base
presidencialista, -ue desembocaban con frecuencia en diferentes formas de autoritarismo )
populismo. Los *olpes de estado fueron reiterados, ) la continuidad de los re*ímenes
democr+ticos civiles resultó fr+*il e inestable.
&n el plano económico la intervención redistributiva de *obiernos populistas, no acompa;ada por
cambios estructurales -ue le dieran sustento ) estabilidad, fue frecuente en dic,o período,
especialmente en los países *randes ) medianos de "udamérica. &n Ar*entina sur*ió el
movimiento peronista con fuertes ras*os populistas ) personalistas, pero empe;ado en promover
el desarrollo industrial, inducido ) prote*ido por el estado. &n Drasil la presidencia de Gar*as
compartió estos propósitos industrialistas. &n C,ile los *obiernos radicales de la década de los
cuarenta, condujeron estrate*ias similares.
Las recomendaciones estraté*icas en materia de desarrollo promovidas por C&PAL fueron:
primero, la industrialización, si*uiendo precisamente las orientaciones -ue los *obiernos de
América Latina )a estaban promoviendo con anterioridad1 se*undo, a partir de los a;os sesenta,
transformaciones estructurales profundas tales como, las reformas a*rarias ) fiscales, la
planificación indicativa del desarrollo /compatible con el funcionamiento de las instituciones del
capitalismo ) de la democracia0, ), tercero, la inte*ración re*ional. !odas las recomendaciones de
los a;os sesenta, estaban orientadas a la creación de mercados capitalistas con escala suficiente
como para sostener un desarrollo industrial estable.
Las ideas de C&PAL se tornaron *ravitantes a escala latinoamericana no solamente por-ue la
institución 6sintonizaba9 mu) bien con las ideolo*ías industrialistas ) reformistas de los *obiernos
del período, sino también por-ue encontraron apo)o en el *obierno demócrata estadounidense de
So,n Tenned), -uien promovió un ambicioso pro*rama denominado Alianza Para el Pro*reso
/APP0, donde asumió en alto *rado las mismas recomendaciones -ue C&PAL estaba formulando.
21
21
&l *obierno estadounidense, a través de APP ) del DD, apo)ó técnica ) financieramente la
estrate*ia de C&PAL.
!ras el asesinato de So,n Tenned) ) la cancelación de APP, los a;os setenta implicaron para
América Latina el inicio de re*resiones ,istóricas si*nificativas en materia de democracia, así
como de ad,esión a las ortodo.ias de mercado promovidas por emer*ente capitalismo *lobal.
La alternativa de APP lle*ó demasiado tarde, ) comenzaron a imponerse opciones violentistas )
*uerrilleras en diferentes re*iones de América Latina. &stados (nidos volvió a apo)ar opciones
autoritarias, encabezadas por *obiernos militares, encar*ados de restaurar el orden. &n esa década
se cancelaron los avances reformistas en materia de democracia política, económica ) social. &l
proceso de autoritarismo militar se propa*ó por "udamérica, ), también se e.tendió en *rados
variables a otras re*iones de América Latina ) el Caribe. Paralelamente empezó el
desmantelamiento del modelo de desarrollo industrialista prote*ido ) de las reformas
estructurales.
A mediados de la década de los a;os setenta empezaron las 6contrarreformas9 apo)adas en la
ortodo.ia de los mercados, ) funcionales a la e.pansión de las formas del capitalismo *lobal, a
escala mundial.
&l decenio de los oc,enta marcó en América Latina dos virajes si*nificativos -ue se mantuvieron
,asta el fin de si*lo: la instalación de modelos económicos neoliberales, ), el retorno a
democracias civiles /por oposición a *obiernos militares0, fundadas en el sufra*io universal.
&ste proceso acompa;o la *lobalización del capitalismo a escala planetaria. Desde los a;os
oc,enta se impuso la economía política neoliberal a través de la así denominada 'evolución
conservadora de comienzos de los oc,enta, ) de las re*las de jue*o del Consenso de Ias,in*ton.
Durante los 2ltimos veinte a;os del si*lo pasado, el neoliberalismo se impuso en el mundo,
especialmente a partir del colapso del blo-ue comunista, ), América Latina acompa;ó este
proceso.
&l inicio del "i*lo HH, acentuó los ras*os de especulación e inestabilidad financieras del
capitalismo *lobal, ) desembocó en la *ran recesión de <==K, cu)os impactos socioeconómicos
se ,an se*uido a*ravando ,asta la fec,a /<=550.
&l neoliberalismo est+ en crisis, pero las consecuencias sociales de dic,a crisis est+n siendo
soportadas por los *obiernos democr+ticos, ) por los ciudadanos 6de a pie9 -ue est+n en el bajo
fondo de la estratificación distributiva. La banca internacional ) los especuladores financieros
asociados a ella, tienen 6sitiados9 a los países democr+ticos de &uropa, cu)os *obiernos
conservadores, buscan erróneas recetas de austeridad ) de a,orro. Las mismas -ue )a condujeron
al desastre económico mundial de los a;os treinta.
Los actuales niveles de déficit ) endeudamiento fiscal, fueron precedidos por masivas emisiones
monetarias, orientadas a sostener ) rescatar a la misma banca -ue con sus manejos especulativos
22
22
,abía contribuido /junto con la complacencia ) estímulo de las re*ulaciones p2blicas0 a la debacle
financiera.
"in embar*o, las firmes re*ulaciones re-ueridas para controlar los abusos ) someter las finanzas
especulativas a las necesidades productivas reales, no ,an podido ser implementadas. Por a,ora,
/<=550, el deterioro económico ) social en términos reales es enorme pero la distribución social de
la car*a es tremendamente injusta. La est+n soportando los ciudadanos de menores recursos -ue
no encuentran empleo ) ven reducidos sus beneficios sociales.
&stas comprobaciones nos remiten a las tesis centrales de este trabajo. A las nociones de justicia
distributiva ) justicia conmutativa, a la necesidad de subordinar la se*unda forma de justicia a la
primera, o, dic,o de otra manera, a la necesidad de subordinar los valores, principios e
instituciones del capitalismo, a los valores principios e instituciones de la democracia.
La peli*rosa erosión de las formas sociales ) económicas de la democracia en &uropa $ccidental
) en los &stados (nidos, demuestra la proverbial indiferencia de la racionalidad instrumental
capitalista ante la racionalidad moral de la democracia. Los *obiernos conservadores de &uropa
vacilan, temiendo ver afectados sus intereses económicos ) políticos establecidos. &sto ,a
planteado reacciones ciudadanas de indi*nación.
La indi*nación ciudadana recorre &uropa, pero el poder ciudadano no ,a encontrado cauces
políticos -ue lo conduzcan. "on las instituciones mismas de la democracia social ) económica las
-ue deben ser replanteadas, De lo contrario la misma democracia política correr+ serios ries*os.
América Latina se ,a sustraído a los peores efectos de la crisis actual por la emer*encia de C,ina,
), en menor medida, de ndia -ue acrecientan la demanda de los alimentos, materias primas )
combustibles e.portados por nuestra re*ión. "i bien en el corto plazo ,a lo*rado sustraerse a los
peores efectos sociales de la crisis, a lar*o plazo, esta bonanza no est+ ase*urada, ), a2n si
continuara, si*nificaría un retorno a los modelos /)a estudiados por C&PAL desde los a;os
cuarenta0, de economías periféricas, e.portadoras de commodities.
*ual -ue en el si*lo HH cuando América Latina se convirtió en periferia de n*laterra, o a
mediados del si*lo HH cuando fue periferia de &stados (nidos, a,ora su destino a mediano )
lar*o plazo, especialmente en "udamérica, parece ser el convertirse en periferia de C,ina.
(na opción alternativa e.plorada en la 2ltima parte de este trabajo, es la inte*ración re*ional de
nuestra re*ión, entendida como una inte*ración de sociedades nacionales, por oposición a los así
denominados tratados de libre comercio /!LC0, -ue son un marco institucionalizado orientado a
la inte*ración de los mercados capitalistas. &n esta modalidad multidimensional de inte*ración
re*ional, la idea es la )a apuntada: subordinar la racionalidad instrumental de los mercados
capitalistas, a la racionalidad política ) moral de ciudadanos, practicada ) defendida a escala
supranacional.
II& LA VISION CENTRO O PERIFERIA HOY
B

8
Publicado en 'evista de la C&PAL, 42mero &.traordinario publicado en el cincuenta aniversario de la
nstitución, octubre de 5??K, p+*inas 5A>@5KJ.
23
23
1& La /#0#1 *-,r".%-r#'-r#a - -$ 2E0,3!#"4
&l &studio &conómico de América Latina de 5?P? /en adelante denominado el 6&studio90
constitu)e el primer planteamientos institucional elaborado por la C&PAL sobre la visión centro @
perifería.
&l &studio lleva la impronta de 'a2l Prebisc,, -uien no sólo lo inspiró ) diri*ió, sino -ue
adem+s lo redactó en *ran medida, confiriéndole su estilo inconfundible. &s una síntesis ma*istral
-ue anticipa los principales temas ) problemas -ue la C&PAL ) sus pensadores afines
desarrollaron durante los veinte a;os si*uientes.
A fines de los a;os cuarenta, el pro*reso técnico era el *ran ausente de la teoría
económica, ), en especial, tampoco lo*raba ocupar el centro de la teoría del desarrollo
económico. De un lado #ar. ) los economistas cl+sicos ,abían reivindicado la importancia del
tema en el si*lo HH, ) "c,umpeter ,abía vuelto a rescatarlo en la primera mitad del si*lo HH.
"in embar*o en la teoría académica predominante en el mundo desarrollado las teorías neocl+sicas
) neoCe)nesianas del crecimiento eran esencialmente modelos formalizados en -ue el pro*reso
técnico aparecía como una variable m+s. &n la *ravitante corriente mar*inalista del pensamiento
económico académico el tema del pro*reso técnico se debatía en el marco de las funciones
neocl+sicas de producción, las -ue definían procesos tecnoló*icos específicos atendiendo a las
dotaciones relativas de factores productivos.
&n ese momento ,istórico, el &studio comete la 6,erejía9 de situar el pro*reso técnico en
el centro de su dia*nóstico. "u punto de partida no es un modelo teórico abstracto, sino una
perspectiva ,istórica de *ran alcance fundada en la evidencia empírica acumulada sobre el
desarrollo económico a partir de la 'evolución ndustrial. De un lado, re*istra la presencia
prota*ónica de los centros, artífices o beneficiarios directos de la 'evolución ndustrial ) del
proceso de desarrollo -ue ella desató, del otro, e.amina la supeditación pasiva de la vasta
periferia no industrializada a la división internacional del trabajo dictada por los primeros.
&l ras*o ori*inal del &studio fue tomar como punto de partida el pro*reso técnico )
*"m=#ar aa$D,#*am-,- $a0 a0#m-,rDa0 0-*,"r#a$-0 #7-r-,-0 a$ %r"*-0" !- !-0arr"$$" *"
$a0 %"0#*#"-0 *-,ra$-0 5 %-r#';r#*a0 - $a -*""mDa m3!#a$. Al aplicar las asimetrías
sectoriales del desarrollo al plano internacional, nace efectivamente la visión centro@periferia
como una contribución potente ) ori*inal a la comprensión de los problemas del subdesarrollo.
&ste planteamiento fundacional est+ contenido en el capítulo del &studio.
&l desarrollo de América Latina es definido por el &studio como una etapa m+s en el
desarrollo or*+nico de la economía mundial. &l car+cter sectorialmente asimétrico de este proceso
se traduce, entre otros ras*os, en la transferencia de empleo desde las actividades primarias a las
secundarias ) terciarias, dic,a tendencia es incompatible con una especialización productiva
internacional del tipo centro@periferia. &n efecto, las economías periféricas especializadas en
actividades a*rícolas ) mineras carecen, por definición de un adecuado desarrollo de sus
actividades industriales ) de servicios capaces de absorber la población desocupada o subocupada
proveniente de las actividades primarias. "i la división internacional del trabajo predominante
se*uía reservando a los centros la tarea de *enerar el pro*reso técnico ) ,acerse car*o del
24
24
desarrollo industrial, se *eneraría tarde o temprano un sobrante de población activa inocupable en
las actividades económicas de la periferia.
Pero no sólo los desajustes del empleo ) el subempleo encuentran e.plicación en la
condición periférica, también los dese-uilibrios e.ternos reconocen el mismo ori*en. Los
incrementos de productividad derivados del pro*reso técnico son el motor de crecimiento del
producto por ,abitante ) e.i*en e.pandir la capacidad para importar a un ritmo suficiente como
para financiar a lar*o plazo la ad-uisición de los bienes de capital en -ue se corporiza
parcialmente el avance de la tecnolo*ía. Pero esta tendencia se ve obstaculizada por el lento )
fluctuante crecimiento mundial de la demanda de productos primarios importados desde los
centros, ) por el deterioro de los términos de intercambio de los productos primarios respecto de
los manufacturados. Con base en este planteamiento se defendió la necesidad del proceso de
industrializacion, ) se emprendió el e.amen crítico de la sustitución de importaciones -ue )a
,abían emprendido los países latinoamericanos.
&n el capítulo del &studio se profundiza el tema del dinamismo ) las fluctuaciones
cíclicas de las importaciones de productos primarios desde los centros, así como el de su impacto
sobre los términos de intercambio ) la capacidad para importar. &n el capítulo se aborda m+s
ri*urosamente el impacto ne*ativo sobre los precios ) los costos de los productos primarios
ejercido por la población redundante de las re*iones periféricas -ue no encuentra ocupación en
otras actividades alternativas. "e e.presan así las condiciones -ue por el lado de la demanda ) de
la oferta reducen la capacidad de las re*iones periféricas para retener los frutos de su
productividad incrementada ) conducen al deterioro de los términos de intercambio de sus
productos de e.portación.
&n los a;os cincuenta, para un país periférico, tanto la introducción de pro*reso técnico
como la acumulación de capital, pasaba claramente por la importación de e-uipos de capital. &l
pro*reso técnico se corporizaba principalmente en los bienes de capital ) estaba directamente
correlacionado con la densidad de capital por ,ombre ocupado. &l capítulo G del &studio
e.amina entonces las especificidades periféricas en el proceso de acumulación de capital. Los
países periféricos por sus bajos in*resos medios tienen una capacidad de a,orro inferior a la de los
centros, pero ad-uieren e-uipos productivos -ue implican una densidad de capital superior a la
-ue ellos re-uieren ) adecuada a las escaseces relativas de factores de los centros industriales.
A pesar de la apreciación, correcta para la época, de -ue la incorporación de pro*reso
técnico se corporizaba en bienes de capital, el estudio aclara -ue el aumento del capital por
,ombre es una condición esencial pero insuficiente para el aumento de la productividad. 6La
capacidad de or*anizar, diri*ir, ) administrar, por una parte, ) la destreza técnica de los
trabajadores por la otra, son factores -ue revisten asimismo *ran importancia9 /&studio, p+*ina
A>0.
Por el lado de la demanda, el &studio percibe / mu) tempranamenteU0 -ue la importación
de las técnicas ) e-uipos productivos ori*inados en las centros conducen a formas imitativas del
consumo -ue repercuten ne*ativamente en las posibilidades de a,orro ) acumulación de las
periferias: 6:países con in*resos per c+pita comparables a los -ue poseían muc,o tiempo atr+s
los *randes centros industriales, propenden a imitar las formas actuales de consumo de éstos, )
25
25
como también tratan de asimilar su técnica productiva, -ue e.i*e un fuerte a,orro per c+pita, no
es de e.tra;ar -ue siendo, como es, relativamente escaso el in*reso de tales países, se vea sujeto a
mu) fuertes tensiones entre la *ran propensión a consumir ) la necesidad perentoria de capitalizar,
) -ue estas tensiones se resuelvan frecuentemente en arbitrios inflacientes /,o) diríamos
inflacionarios09 /&studio p+*ina AJ0.
&l capítulo G del &studio, e.amina la tendencia a las crecientes diferencias de
productividad e in*resos entre centros ) periferias, ) a las políticas aplicadas por a-uellos para
mantener sus niveles de in*resos, ) por éstas, para intentar elevarlos a través del crecimiento de su
productividad.
&l &studio no penetra en un an+lisis crítico detallado de la teoría de las ventajas
comparativas fundada en las dotaciones relativas de factores productivos. 4o necesita enredarse
en tan en*orrosa tarea pues las evidencias ,istóricas ) empíricas -ue maneja son cate*óricas )
contradicen las premisas principales de esta visión neocl+sica mar*inalista -ue imperaba sin
contrapesos en los centros académicos occidentales. Los supuestos est+ticos de opciones
tecnoló*icas /funciones de producción0 idénticas e inmodificadas en todo el mundo para la
elaboración de un mismo producto, o de condiciones de competencia perfecta en todos los
mercados de factores ) productos -uedan cate*óricamente desmentidos1 el primero por la
din+mica del pro*reso técnico ) su irre*ular propa*ación a nivel mundial, ) el se*undo por las
barreras tecnoló*icas e institucionales a la perfecta movilidad de los factores productivos a2n en
el +mbito nacional.
!ras e.aminar casos concretos de medidas de protección o subsidio aplicadas por &stados
(nidos, Lran Dreta;a ) Sapón orientadas a defender sus niveles de in*reso ) de empleo bajo
diferentes circunstancias ,istóricas, observa: 6Los países latinoamericanos se ,an visto también
precisados a estimular su industria, %ara a=0"r=-r -$ #*r-m-," !- 03 %"=$a*#1 a*,#/a6 a0D
*"m" $"0 0"=ra,-0 !- -$$a G3- -$ %r")r-0" ,;*#*" /a !-0%$a>a!" !- $a %r"!3**#1
%r#mar#a 5 !- ",ra0 a*,#/#!a!-0& Las diferencias de productividad entre periferia ) centro son
tales, -ue a pesar de los menores in*resos latinoamericanos, con respecto a &stados (nidos ) a
las naciones de &uropa $ccidental, los costos de producción no suelen permitir a la América
Latina resistir la competencia e.tranjera. E0 *$ar" G3- - -0,- *a0"6 *"m" - -$ *a0" =r#,?#*"6
$a0 #!30,r#a0 a0D !-0arr"$$a!a0 0" -*"1m#*a06 - *3a," 0- ,ra!3*- - 3 #*r-m-,"
-," !- #)r-0" r-a$6 -ue podría ser muc,o ma)or si se mejorase la técnica productiva, ) dentro
de ella, la or*anización ) administración de empresas9 /&studio, p+*inas K<@K3, énfasis a*re*ado0.
Aun-ue los mecanismos de protección ) subsidio aplicados en los a;os cincuenta )a no
corresponden a las condiciones ,istóricas actuales, el problema de las formas estructurales de
desempleo ) subempleo, tanto las anti*uas como las nuevas, asociadas al cambio tecnoló*ico no
sólo perduran en América Latina, sino -ue se e.tienden a todo el mundo a medida -ue se
propa*an las tecnolo*ías de la información. &l *ran desafío de la tecnolo*ía contempor+nea
consiste en proveer empleo e in*resos a esta fuerza de trabajo con re*las de jue*o -ue consa*ran
la creciente apertura e interdependencia de los mercados mundiales.
2& C-,r"0 5 %-r#'-r#a0: La0 )ra!-0 -,a%a0 7#0,1r#*a0
26
26
Conviene situar someramente las interpretaciones ) conclusiones del &studio, en el
escenario internacional al cual estaban diri*idas. &ste ejercicio contribuir+ a distin*uir entre las
recomendaciones del &studio acotadas ,istóricamente a un período determinado, ) la visión
centro@periferia /m+s *eneral o 6trans,istórica90 cu)a vi*encia se defiende en este trabajo.
Para e.aminar los cambios principales en las relaciones asimétricas entre centros )
periferias, conviene distin*uir al menos cuatro escenarios ,istóricos, caracterizados por diferentes
modalidades de distribución internacional del pro*reso técnico ) de sus frutos, ) por diferentes
re*las de jue*o en la din+mica de los mercados mundiales.
Primero en el período de la ,e*emonía brit+nica se difunden las técnicas de la 'evolución
ndustrial n*lesa, *enerando la división internacional del trabajo fundada en -$ *"m-r*#"
#,-r0-*,"r#a$ ) en las re*las de jue*o fundadas en el criterio ricardiano de los costos
comparativos. &ste criterio supone profundas diferencias estructurales entre los países -ue
comercian ) fundamenta la relación centro@periferia en su versión decimonónica.
"e*undo, en la primera mitad del si*lo HH la "e*unda 'evolución ndustrial *estada a
fines del si*lo HH /metalur*ia diversificada, petro-uímica, motor a e.plosión, electrónica, etc0,
se propa*a primeramente en un ambiente de compartimentalización económica, *uerras
comerciales, crisis de sobreproducción ) conflictos bélicos. #ientras el mundo se debatía en estas
debacles, la teoría académica de los centros abrazaba la versión mar*inalista de las ventajas
comparativas basadas en las dotaciones relativas de factores bajo condiciones est+ticas de
competencia perfecta. Al fin de la se*unda *uerra mundial América Latina *esta una se*unda
versión ,istórica de su posición periférica, fundada en la industrialización por sustitución de
importaciones. La C&PAL no ideó esta estrate*ia sino -ue, al contrario, puso de relieve los
problemas de asfi.ia e.terna del desarrollo, derivados de economías productoras ,acia 6afuera9
de productos primarios ) ,acia 6adentro9 de manufacturas. La estrate*ia de industrialización por
sustitución de importaciones fue una manera de sortear estas limitaciones mientras el
proteccionismo de los centros subsistía en los primeros lustros de pos*uerra. A fines de los a;os
cuarenta, justamente cuando se publica el &studio, las re*las de jue*o de la economía mundial
estaban transicionando desde las modalidades e.tremadamente proteccionistas ) estatistas de
entre*uerras ,acia una economía internacional cada vez m+s abierta e interdependiente en el plano
del comercio. Aun-ue el comercio #,ra0-*,"r#a$ /intercambio de manufacturas durables de uso
final0 dinamiza las nuevas relaciones económicas -,r- $"0 %aD0-0 *-,ra$-0, todavía si*ue
predominando ampliamente el comercio #,-r0-*,"r#a$ /intercambio de manufacturas por
productos primarios0 entre los países centrales ) periféricos. &l &studio e.amina las consecuencias
estructurales sobre las economías periféricas -ue derivan de esta fase tecnoló*ica ) de las re*las
de jue*o de la economía mundial a través de las cuales se estructura el mercado mundial.
!ercero, a mediados de la década de los setenta, se difunde el comercio intraindustrial e
intrafirma apo)ado en el intercambio de piezas partes ) componentes, en cadenas de valor -ue
desembocan en la elaboración de manufacturas de uso durable. Las transnacionales de los países
centrales se instalan en zonas procesadoras de e.portaciones ubicadas en re*iones periféricas
desdibujando las tradicionales condiciones de intercambio de productos primarios desde las
periferias por productos manufacturados desde los centros. &l comercio intersectorial comienza a
reducir su importancia incluso entre centros ) periferias1 la teoría de las ventajas comparativas
27
27
6e.plica9 fracciones m+s reducidas del comercio total, ) emer*en otras interpretaciones
académicas sobre las ventajas del comercio intrasectorial, fundadas en las economías de escala )
de especialización. Los términos de intercambio si*uen respondiendo a las predicciones de la
teoría cepalina sobre la materia, pero el sistema centro@periferia pasa a responder *radualmente a
otra ló*ica, a medida -ue el comercio intersectorial de bienes pierde importancia relativa incluso
en el eje norte sur /$campo 5??5a, ) 5??5b0.
Cuarto, la *lobalización económica -ue predomina en los a;os noventa, puede verse como
un proceso conver*ente de transnacionalización empresarial ) de internacionalización de las
economías nacionales facilitado por la propa*ación de las tecnolo*ías de la información.
Podríamos utilizar el término 6*lobalismo9 /o multilateralismo *lobal0 para aludir a las re*las de
jue*o -ue, desde la $#C ) otros or*anismos multilaterales facilitan ) fomentan el proceso de
*lobalización en marc,a. Las ventajas comparativas de las naciones pierden importancia en la
asi*nación mundial de los recursos ) son crecientemente reemplazas por las ventajas competitivas
de las empresas transnacionales, operadoras directas de m+s del setenta por ciento del comercio
mundial de bienes ) servicios /(4C!AD, 5??>0. Las formas de *eneración, asimilación, )
distribución del pro*reso técnico ) de sus frutos en el plano internacional, est+n crecientemente
condicionadas por los criterios privados de asi*nación de recursos fundados en la b2s-ueda de
ventajas competitivas perse*uidas por estas empresas. Pero el impacto social de estas formas en el
interior de los países /tanto de los centrales como de los periféricos0 es un tema difícil ) abierto.
8& La CEPAL 90 a:"0 !-0%3;0: 3 0"m-r" *",ra%3,"
(n punto de partida plausible para e.aminar la vi*encia actual de la visión centro @
periferia, lo brinda Lert 'osent,al en un trabajo donde compara las ideas de los a;os cincuenta,
con las propuestas sobre !ransformación con &-uidad /C&PAL, 5??=0 elaboradas durante su
desempe;o en la "ecretaría &jecutiva de la Comisión:
6Primero, una vez m+s se e.plora la manera en -ue los países de América Latina ) el
Caribe ,abr+n de insertarse en la economía internacional1 $a %r"%3-0,a !- $"0 a:"0 *#*3-,a a
$a r-$a*#1 a0#m;,r#*a -,r- -$ *-,r" 5 $a %-r#'-r#a -ra $a #!30,r#a$#>a*#1P $a %r"%3-0,a !-
$"0 a:"0 "/-,a a $a )$"=a$#>a*#1 !- $a -*""mDa -0 $a *"m%-,#,#/#!a! #,-ra*#"a$&
"e*undo el pro*reso técnico contin2a ocupando un papel centralísimo en las preocupaciones de la
institución, ,o) con un enfo-ue de car+cter m+s sistémico -ue anta;o. La *"0#)a " 0- $#m#,a
a -$-/ar $a %r"!3*,#/#!a! - 3 0-*,"r 0#" a $" $ar)" !- ,"!" -$ 0#0,-ma %r"!3*,#/"& !ercero
la preocupación por la e-uidad es otra constante dado el car+cter concentrador ) e.clu)ente del
desarrollo latinoamericano. S- 7a ,ra0#,a!" !-0!- 3a 1%,#*a - G3- 0- ,-!Da a /-r -$
*r-*#m#-," 5 $a E30,#*#a 0"*#a$ *"m" !"0 ?m=#,"0 0-%ara!"06 7a*#a 3 -'"G3- #,-)ra!"
G3- %r-,-!- a="r!ar $a ,ra0'"rma*#1 %r"!3*,#/a 5 $a -G3#!a! !- ma-ra 0#m3$,?-a&
A$$D a%ar-*- *" m3*7a '3-r>a -,r- ",r"0 ,-ma06 $a -!3*a*#1 5 -$ *""*#m#-," *"m"
=a0-0 !- $a ,ra0'"rma*#1 %r"!3*,#/a *" -G3#!a!& Cuarto, como )a se dijo, se contin2a
impulsando la inte*ración económica en el marco m+s amplio del compromiso de la institución
con la cooperación intrare*ional. H"5 030 %$a,-am#-,"0 0- a*"m"!a a $a ,-!-*#a !- $a
)$"=a$#>a*#16 a0D *"m" a5-r ;0,"0 -ra '3*#"a$-0 a $a #!30,r#a$#>a*#1& 7uinto, acaso
por-ue la C&PAL es una institución al servicio de los *obiernos, la preocupación por la política
p2blica ) el rol del &stado constitu)e otra constante en la a*enda tem+tica, en aras de buscar
28
28
siner*ismo en la interacción entre a*entes p2blicos ) privados9/'osent,al, 5??3V5??P, el énfasis
fue a*re*ado en esta cita0.
Creo -ue el contrapunto anterior no ,ace total justicia al paradi*ma fundacional del
&studio. Primero, cuando se afirma: 6 la propuesta de los a;os cincuenta a la relación asimétrica
entre el centro ) la periferia era la industrialización1 la propuesta de los a;os noventa a la
*lobalización de la economía era la competitividad internacional9 se est+n comparando términos
situados a un diferente nivel de abstracción.
&l concepto macroeconómico de competitividad internacional incorporado por C&PAL
bajo la orientación principal de Fernando Fajnz)lber /5??=0, supone un mantenimiento o
acrecentamiento de la participación en el mercado mundial con un incremento paralelo en los
niveles de vida de la fuerza laboral. &sta competitividad internacional es sustentable en la medida
-ue esté fundada en *enuinos incrementos de la productividad -ue sean socialmente compartidos.
E ",ra0 %a$a=ra0 0-)3#m"0 7a=$a!" !- $a !#0,r#=3*#1 !-$ %r")r-0" ,;*#*" 5 !- 030 'r3,"0&
"e trata de la misma idea central formulada en el &studio. 4ótese sin embar*o -ue la importancia
central otor*ada por el &studio al tema del empleo, est+ desdibujada en la propuesta de los a;os
noventa.
"e*undo, a un nivel de ma)or concreción, el &studio recomienda la necesidad de la
industrialización pero esto no implica en absoluto una visión sectorialista. 4o parece totalmente
justa, entonces, la observación de -ue en los a;os noventa: 6la consi*na no se limita a elevar la
productividad en un sector, sino a lo lar*o de todo el sistema productivo9. &l &studio tampoco se
limita a recomendar la elevación de la productividad en un sector1 03 %r-"*3%a*#1 *-,ra$ -0
=30*ar "*3%a*#1 a $a %"=$a*#1 2r-!3!a,-4 - $a0 a*,#/#!a!-0 %r#mar#a0& Por ejemplo
cuando afirma: 6La forma en -ue se distribu)e la población ocupada no es arbitraria. &n cada
tiempo ) país, depende principalmente del estado de la técnica productiva ) de la cantidad )
calidad de los recursos de todo *énero -ue permitan aprovec,ar a-uella. &n un estado primitivo
de la técnica, es ló*ico -ue dada la escasa productividad se absorba una buena parte de la
población activa en la obtención de alimentos ) materias primas ) en su elaboración rudimentaria.
P-r" *"'"rm- a/a>a $a ,;*#*a 5 0- r-G3#-r- m-"0 )-,- %ara "=,--r m?0 %r"!3*,"0
%r#mar#"06 -$ 0"=ra,- !- %"=$a*#1 a*,#/a 5 -$ #*r-m-," a,3ra$ G3- /a "%-r?!"0- -
;0,a 0- /a -m%$-a!" - $a0 a*,#/#!a!-0 #!30,r#a$-06 $"0 ,ra0%"r,-0 5 -$ *"m-r*#" *"m"
$1)#*a *"0-*3-*#a !- $a -I%a0#1 !- $"0 m-r*a!"0 5 !- $a -0%-*#a$#>a*#1 5 !#/-r0#'#*a*#1
!- $a %r"!3**#1& A0#m#0m" *"'"rm- 0- a*r-*#-,a $a %r"!3*,#/#!a! 5 -$ #)r-0" r-a$ %"r
7"m=r-6 a3m-,a $a !-ma!a !- *#-r,"0 0-r/#*#"0 %-r0"a$-06 5 -$ E0,a!" a!-m?06 a m-!#!a
G3- 0- -I,#-!- 030 '3*#"-06 /a a=0"r=#-!" 3a %r"%"r*#1 *r-*#-,- !-$ #*r-m-," !-
-0,- #)r-0" r-a$ 5 ,am=#; !- $a %"=$a*#1 a*,#/a4 /&studio 5?>5, p+*ina 53, énfasis a;adido0.
Como puede verse el &studio dista muc,o de concebir la elevación de la productividad como un
proceso -ue deba verificarse e.clusivamente en el sector industrial. Al contrario la industria se
concibe como el polo difusor estraté*ico de los incrementos de productividad al resto de la
economía.
!ercero, ma)ores dudas a2n ofrece la si*uientes comparación: 6"e ,a transitado desde
una óptica en -ue se tendía a ver el crecimiento ) la justicia social como dos +mbitos separados,
,acia un enfo-ue inte*rado -ue pretende abordar la transformación productiva ) la e-uidad de
29
29
manera simult+nea9. Por el contrario, el ras*o m+s característico del enfo-ue del &studio es,
precisamente 03 *a%a*#!a! %ara a="r!ar $a ,ra0'"rma*#1 %r"!3*,#/a 5 $a -G3#!a! !-
ma-ra 0#m3$,?-a& &n particular la industrialización no se persi*ue por si misma sino por su
capacidad para *enerar oportunidades directas /dentro del propio sector0 e indirectas /en
actividades cone.as0 de empleo con productividad superior a la media.
&s m+s, el estudio re*istra las limitaciones de las políticas puramente redistributivas: 6&l
problema económico esencial de la América Latina estriba en acrecentar su in*reso real 6per
capita9, merced al aumento de la productividad, pues la elevación del nivel de vida de las masas,
mediante la redistribución de los in*resos, tiene límites mu) estrec,os9. /&studio, 5?>5, p+*ina ?0.
&ste enfo-ue, implícito en toda la ar*umentación, se ,ace enfatiza en al*unos p+rrafos
destinados al tema de $a !-0#)3a$!a! - -$ %$a" #,-ra*#"a$, por ejemplo: 6 Dadas las
transformaciones din+micas -ue se operan constantemente en el +mbito económico mundial, la
escasa movilidad de los factores de la producción ) el lento desarrollo de las actividades llamadas
a absorber el sobrante de la población activa, la periferia tiende a transferir una parte del fruto del
pro*reso técnico a los centros, mientras éstos retienen el su)o propio. Cuanto m+s se esfuerce la
periferia en aumentar su productividad, a*randando así el sobrante de su población activa, tanto
ma)or ser+ esa transferencia, en i*ualdad de las dem+s condiciones. N" %"!rDa a'#rmar0-6 -
*"0-*3-*#a G3- %ara -$-/ar -$ #/-$ !- #)r-0"0 - $a %r"!3**#1 %r#mar#a !- Am;r#*a
La,#a6 =a0,- m-ram-,- #*r-m-,ar $a %r"!3*,#/#!a!& E0 %r-*#0" ,am=#; a=0"r=-r -$
0"=ra,- !- %"=$a*#1 a*,#/a6 m-!#a,- -$ !-0arr"$$" !- $a #!30,r#a 5 a*,#/#!a!-0 %ar-Ea04
/&studio, 5?>5, pa*ina >K, énfasis a*re*ado0.
&n el campo de las %"$D,#*a0 #,-)ra!a0 observa 'osent,al refiriéndose al
6nuevo9paradi*ma de los noventa: 6Alli aparecen con muc,a fuerza entre otros temas la
educación ) el conocimiento como bases de la transformación productiva con e-uidad9. &s cierto
-ue el énfasis en los temas del capital ,umano ) de la educación se ,a acrecentado en épocas
recientes. "in embar*o en los a;os cincuenta, cuando estos temas eran pr+cticamente i*norados
en la tem+tica del desarrollo ) de las relaciones internacionales, el &studio resalta la importancia
de la educación ) el conocimiento. Así: 6Aumentar el capital por ,ombre es una condición
esencial, pero no 2nica, para el aumento de la productividad. La capacidad de or*anizar, diri*ir )
administrar por una parte, ) la destreza técnica de los trabajadores, por otra, son factores -ue
revisten asimismo *ran importancia9. % unos p+rrafos m+s adelantes se insiste: 6&l problema de la
productividad se presenta pues bajo dos aspectos íntimamente relacionados. Por una parte la
inversión de a,orro en bienes de capital, ) por otra, $a #/-r0#1 !- a7"rr" - $a *a%a*#,a*#1
!- 7"m=r-0 G3- 0-%a a%r"/-*7ar -'#*a>m-,- -0"0 =#--0 - $a0 !#0,#,a0 'a0-0 !-$ %r"*-0"
%r"!3*,#/"& (na de las cuestiones -ue e.i*en m+s atención, en el desarrollo de los países
latinoamericanos, es la de r-%ar,#r E3#*#"0am-,- en ambos campos de inversión el escaso
incremento de a,orros, para obtener el m+.imo incremento de la productividad. /&studio, 5?>5,
p+*ina A>, énfasis a*re*ado0. &n los a;os noventa se ,abla de tecnolo*ías 6duras9 ) de
tecnolo*ías 6suaves9 pero la idea central es la misma.
Cuarto, refiriéndose a las ideas actuales de C&PAL en materia de inte*ración económica
observa 'osent,al: 6Bo) sus planteamientos se acomodan a la tendencia de la *lobalización así
como a)er estos eran funcionales a la industrialización9. &sta *eneralización merece al*unas
30
30
calificaciones. &n primer lu*ar los conceptos de *lobalización e industrialización no son
directamente comparables. 7uiz+ cabría decir %r#m-r", -ue ,o) los planteamientos cepalinos
sobre la inte*ración económica se acomodan a la tendencia de la *lobalización así como a)er
estos eran funcionales para superar las asimetrías del sistema centro@perifería1 ) 0-)3!", -ue ,o)
los planteamientos son funcionales a un incremento de la competitividad internacional, así como
a)er lo fueron a la industrialización. "in embar*o, tanto ,o) como a)er, sub)acente al tema de la
competitividad internacional o de la industrialización, est+ siempre presente el de los incrementos
de productividad derivados de la introducción de pro*reso técnico.
4o se trata a-uí de minimizar o subestimar las ideas sobre la transformación productiva
con e-uidad elaboradas /bajo la principal inspiración de Fernando Fajnz)lber0 por la C&PAL en la
década de los noventa. !odo lo contrario ellas son una inestimable contribución actualizada a la
visión del &studio, pero no implican nin*2n -uiebre epistemoló*ico o cambio de paradi*ma
respecto de las ideas fundacionales.
<& La /#0#1 *-,r".%-r#'-r#a a '# !- 0#)$"
La visión centro @ periferia es, ante todo, una interpretación macroeconómica del proceso
de desarrollo. "us cate*orías de an+lisis se ,an construido /) los datos correspondientes se ,an
compilado0 en el marco de los límites de los &stados nacionales. A su vez, en el e.amen de centros
) periferias, las escalas nacionales pueden ser consideradas conjuntamente para dia*nósticos de
re*iones conjuntas /América Latina por ejemplo0 o por el sur*imiento de nuevas unidades
políticas ) económicas de escala supranacional /la (nión &uropea por ejemplo0. La visión
macroeconómica no depende, entonces de los límites *eo*r+ficos de los &stados nacionales, pero
sí es un referente -ue estima ma*nitudes a*re*adas, distribuciones ) promedios sobre las
condiciones *lobales de empleo e in*reso de 0"*#-!a!-0 /supranacionales, nacionales, o
subnacionales0 específicas. E 03ma $a0 3#!a!-0 !- a?$#0#0 =?0#*a0 !- $a /#0#1 *-,r"
%-r#'-r#a 0" $"0 E0,a!"0 L03%raa*#"a$-06 a*#"a$-0 " 03=a*#"a$-0M&
&sta di*resión apunta a poner de relieve -ue los cambios ) las revoluciones tecnoló*icas
se *estan en el seno de 0"*#-!a!-0 políticamente unificadas /en &stados0, ) responden a los
niveles educacionales de su población, a la e.celencia de sus institutos académicos ) de
investi*ación, ) al poder productivo de sus economías para convertir las innovaciones en
productos ) procesos -ue compiten en los mercados mundiales. Desde este punto de vista los
*-,r"06 fuente de la presente revolución tecnoló*ica, si*uen siendo los mismos -ue
,e*emonizaron las relaciones políticas ) económicas internacionales durante este si*lo: &stados
(nidos, la (nión &uropea /con 6centro9 en Alemania0, ) el Sapón. &l escenario de las %-r#'-r#a0
se ,a ido diferenciando internamente con estratos 6superiores9 como las e.itosas economías del
&ste de Asia, 6intermedios9 como las emer*entes economías latinoamericanas, e 6inferiores9 como
las economías m+s casti*adas del Africa al sur del "a,ara. L" G3- #,-r-0a a $a /#0#1 *-,r"
%-r#'-r#a -06 - J$,#ma #0,a*#a -$ #m%a*," !-$ *am=#" ,-*"$1)#*" !- $"0 *-,r"06 0"=r- -$
-m%$-" 5 $a -G3#!a! - $a0 %-r#'-r#a0&
Desde el punto de vista de las asimetrías sectoriales del desarrollo, /-ue fueron un
componente esencial de la visión centro @ periferia de los a;os cincuenta0, en el campo de la
producción de bienes la transferencia de la población desde las actividades primarias ,acia las
31
31
secundarias /en el interior de los centros0 pr+cticamente se ,a completado, ) el prota*onismo
fundamental corresponde a las actividades de servicios. D- 7-*7" $a0 ,-!-*#a0 a0#m;,r#*a0 -
ma,-r#a !- -m%$-" -I#)- #/-0,#)ar -$ ,ra0$a!" !- ,ra=aEa!"r-0 !-0!- $a0 a*,#/#!a!-0
!#r-*,am-,- %r"!3*,"ra0 L" ,ra0'"rma!"ra0M !- =#--0 a $a0 %r"!3*,"ra0 !- 0-r/#*#"0&
Primero, la transferencia de oportunidades de empleo desde las actividades productoras de
bienes ,acia las actividades productoras de servicios, es una tendencia estructural -ue se venía
manifestando )a desde la pos*uerra, pero -ue la actual revolución tecnoló*ica ,a tendido a
acentuar sobre todo en los centros pero también en las periferias.
"e*undo, en el escenario actual del comercio los centros )a no pueden caracterizarse
e.clusivamente por la e.portación de manufacturas ) las periferias por la e.portación de
productos primarios. Las periferias -ue son sede de zonas procesadoras de e.portaciones
manufactureras por un lado, ) los centros -ue e.portan a*ricultura templada por el otro,
desdibujan la distinción anterior. La actual revolución bio*enética /clonaciones, ,ibridaciones,
etc.0 acentuar+ este 6desperfilamiento9. Adem+s, las periferias de ma)or desarrollo )
diversificación /C,ina, ndia, Drasil, etc.0 aun-ue no sean prota*onistas de la actual revolución
tecnoló*ica acrecientan su participación en la e.portación mundial de manufacturas ) su poder de
mercado *ravita cada vez m+s en el orden económico mundial.
&ste conjunto de factores afecta la distribución mundial del pro*reso técnico ) de sus
frutos de una manera mu) diferente a la e.aminada por el &studio a fines de la década del
cuarenta. De un lado las asimetrías sectoriales del desarrollo se manifiestan por una tendencia
mundial al incremento del empleo en los servicios ), del otro, las nuevas posiciones en la división
internacional del trabajo e.presan una especialización productiva mundial en -ue los centros
comparten las e.portaciones de manufacturas con las periferias semidesarrolladas pero controlan
abrumadoramente las e.portaciones de servicios, en tanto -ue las periferias contin2an e.portando
bienes primarios ) acrecientan su cuota en la e.portación de manufacturas.
&l pro*reso técnico se transfiere desde los centros ,acia las periferias a través de dos
mecanismos esenciales. De un lado, la e.portación de e-uipos inform+ticos ) telem+ticos en los
-ue se corporiza el avance de las tecnolo*ías de la información, ) del otro, las inversiones directas
en actividades productoras de bienes ) servicios en -ue la instalación de subsidiarias de empresas
trasnsnacionales implica el trasplante de procesos tecnoló*icos con productividades
frecuentemente comparables a las de los propios centros.
&l nuevo escenario ,a reducido la función de 6locomotora9 del crecimiento de las
periferias -ue cumplían los centros, independizando en *rado creciente los niveles de actividad
entre ambos polos. &n las actividades productoras de bienes la *ran movilidad del capital
productivo ) de la tecnolo*ía, determinan una tendencia a conver*er en las productividades
laborales de centros ) periferias en los circuitos transnacionalizados. Como las diferencias
salariales se mantienen /pues responden a niveles medios locales ) no est+ndares internacionales0
los costos por unidad de producto tienden a conver*er aumentando la competitividad periférica en
a-uellos circuitos. Los países periféricos e.portan costos ambientales ) laborales m+s baratos por
unidad de producto manufacturado. &sto *enera ma)or competitividad ) rentabilidad para las
32
32
empresas transnacionales ) una reducción en las oportunidades de empleo de los trabajadores no
calificados en las actividades manufactureras cu)a producción se 6periferiza9.
&n suma las tendencias actuales del cambio tecnoló*ico est+n clausurando las formas
nítidas del comercio intersectorial en -ue se fundó el dia*nóstico del &studio ) desarrollando
formas de comercio intraindustrial e intrafirma no sólo entre los centros sino también respecto de
las periferias. Paralelamente estas nuevas formas est+n acrecentando las transacciones
internacionales en el campo de los servicios, constitutivos de la nueva arena en -ue se van a
dirimir las relaciones centro @ periferia del si*lo HH. Los operadores privados principales de estas
transacciones emer*entes son las empresas transnacionales. "us criterios de asi*nación de
recursos, derivan de estrate*ias orientadas a acrecentar su competivividad las -ue est+n siendo
decisivas en las actuales modalidades de especialización productiva mundial.
Cabe pre*untarse sobre las distribución de los frutos del cambio técnico -,r- centros )
periferias ) !-,r" de ellos. Las tendencias observables re*istran un deterioro de la posición
distributiva de los trabajadores de escasa calificación en los países centrales sea por un incremento
de sus tasas de desocupación /especialmente en &uropa0 o por un deterioro de sus
remuneraciones medias. La transferencia de eslabones de la cadena manufacturera ,acia las
periferias para aprovec,ar bajos costos laborales ) ambientales, contribu)e a reducir las
oportunidades de los trabajadores escasamente calificados de los centros /!,uroE, 5??>0. &n
consecuencia en este nuevo escenario mundial ni el cambio tecnoló*ico ni sus frutos se est+n
distribu)endo de una manera -ue beneficie cate*oricamente a las sociedades de los países
centrales. Dic,o de otra manera, los intereses de las empresas transnacionales cu)os criterios de
competitividad definen la asi*nación mundial de los recursos no necesariamente coinciden con los
intereses de los trabajadores escasamente calificados de las sociedades nacionales donde ubican
sus casas matrices.
Pero si los frutos del pro*reso técnico )a no son apropiados cerradamente por las
sociedades centrales ) se 6filtran9 ,acia los circuitos transnacionalizados de las periferias,
entonces, al menos en esos circuitos transnacionalizados debería comenzar una tendencia a
revertir las crecientes desi*ualdades de in*resos medios entre centros ) periferias. &sto sin
embar*o no necesariamente ser+ así, puesto -ue los salarios de los circuitos *lobalizados de la
periferia se fijan tomando como punto de referencia la superación de los salarios medios locales, )
no la i*ualación de los salarios medios de los centros.
&l punto central -ue definir+ la repartición del pro*reso técnico ) de sus frutos entre
centros ) periferias, ser+ la capacidad de crecimiento de unos ) otras ) el poder *enerador de
empleo de ese crecimiento. &n este aspecto los circuitos *lobalizados de la inversión directa
e.tranjera efect2an una contribución creciente pero mu) insuficiente a la acumulación de capital
*lobal de las periferias. &l empleo directo e indirecto /eslabonamientos tecnoló*icos ,acia atr+s )
adelante0 -ue se *enera como consecuencia de esa inversión parece ser todavía mu) escaso. "in
embar*o se re-uieren investi*aciones mejor documentadas ) m+s abundantes de las -ue ,o)
e.isten para determinar la capacidad *eneradora de empleo de las actividades productivas -ue se
transnacionalizan ) su contribución potencial o efectiva al crecimiento de lar*o plazo.
33
33
'especto de la capacidad *eneradora de empleo de las actividades productivas
transnacionales -ue se localizan en las periferias, los esfuerzos principales de investi*ación
deberían centrarse en la manera como la propa*ación mundial del cambio técnico esta afectando
los sectores de servicios ) su capacidad para *enerar empleos. La $#C distin*ue entre cuatro
tipos de servicios internacionalmente 6transables9. Los servicios cu)a prestación implica trasponer
las fronteras nacionales /transporte, telecomunicaciones, etc.0, los servicios en -ue el demandante
se traslada al país del proveedor /turismo, servicios médicos especializados, estudios de
especialización, etc.0, los servicios en -ue el proveedor es una empresa /*eneralmente subsidiaria
de una casa matriz ubicada en un 6centro90-ue se traslada al país del demandante o consumidor
/ ,otelería, televisión por cable, cinemato*rafía, banca, comida r+pida, se*uros, empresas de
se*uridad, fondos de pensiones, supermercados, representaciones comerciales de productos 6de
marca9, los servicios en -ue el proveedor es una persona física -ue se traslada temporalmente a
otro país para prestarlos /asesoría, asistencia técnica, capacitación, etc.0.
Por 2ltimo, el tema central de lar*o plazo es el de la capacidad de las re*iones periféricas
para salvar la brec,a de niveles de vida -ue las separan de los centros. &sta capacidad depender+
del crecimiento medio de su productividad interna ) de la cuota de esos incrementos -ue pueda
ser orientada ,acia la acumulación de capital /inclu)endo lo -ue ,a dado en denominarse capital
,umano o, m+s ampliamente, capital social0. La capacidad para colocar el sistema financiero
/inclu)endo el mercado de capitales0 al servicio de una acumulación de lar*o plazo, se ve
*ravemente vulnerada por la *lobalización financiera mundial. La crisis me.icana de 5??P, ) las
actuales crisis asi+ticas coincidieron en manera importante con una apertura de sus respectivos
mercados de capitales a un escenario financiero mundial caracterizado por alta volatilidad
asociada a las e.pectativas de operadores bursatiles ) cambiarios.
Basta a-uí lle*a esta refle.ión, sobre la visión centro periferia cincuenta a;os después. 4o
est+ claro si el nuevo escenario mundial esta *enerando una nueva versión de relaciones
asimétricas en -ue los centros podr+n consolidar su ,e*emonía ) se*uir acrecentando las
distancias económicas con las re*iones periféricas. Lo -ue si resulta evidente es -ue el cambio
técnico *enerado en las sociedades centrales ) la forma de su propa*ación internacional si*ue
siendo un ,ilo conductor m+s estraté*ico -ue nunca para entender el orden internacional
emer*ente.
34
34
SEGUNDA PARTE: EL MERCADO MUNDIAL Y REGIONAL EN LA ERA GLOBAL
III& GLOBALIZACION Y REGIONALIZACIÓN
1& U mar*" )--ra$ !- r-'-r-*#a
4o e.iste, en la literatura sobre el tema, un consenso claro respecto del contenido -ue, en el
presente escenario ,istórico, re2nen vocablos tales como *lobalización, o re*ionalización. "e trata de
un campo conceptual -ue todavía est+ en un estado relativamente fluído. De a-uí la conveniencia de
e.plicitar desde el inicio, el sentido en -ue, !-0!- 3a %-r0%-*,#/a -*"1m#*a6 ser+n utilizados en
este conte.to. De esta manera, aun-ue la acepción no sea la m+s correcta, ser+ semanticamente m+s
clara.
&l proceso de )$"=a$#>a*#1 -*"1m#*a6 en una formulación simplificada ) casi intuitiva,
alude a un aceleramiento ) profundización en la inte*ración de la economía mundial. &n un sentido
al*o m+s preciso ser+ entendido en estas notas como una creciente inte*ración de las economías
nacionales /) de parte de las empresas allí localizadas0, a escalas supranacionales, con potencialidades
) e.pectativas de mundialización. Aun-ue el concepto de *lobalización ,a sido e.plorado en otras
dimensiones /cultural, ambiental, etc.0 en lo -ue si*ue eliminaremos, para a*ilizar el te.to el
calificativo de económica en el entendimiento de -ue, - -$ *",-I," !- -0,- ,ra=aE" ,a -uedado
suficientemente acotado el si*nificado -ue atribuimos al vocablo. &l mismo criterio ser+ adoptado en
relación con los procesos de re*ionalización.
La *lobalización se e.presa, especialmente, a través de dos tendencias paralelas e
interdependientes: la ,ra0a*#"a$#>a*#1 ) la #,-ra*#"a$#>a*#1 de los procesos económicos.
&l e.amen de la ,ra0a*#"a$#>a*#1 toma como unidad de an+lisis a las empresas -ue
operan en los mercados supranacionales ) a la manera como éstas se relacionan a través de las
fronteras nacionales. &l e.amen de la #,-ra*#"a$#>a*#1 toma como unidad de an+lisis a los
&stados 4ación ) a la creciente interdependencia de sus relaciones económicas.
Ambos procesos est+n siendo acompa;ados por la consolidación de instituciones ) normas
multilaterales -ue, a nivel mundial, crean nuevos sistemas de re*ulación de los mercados. &n el
escenario económico emer*ente, la movilidad internacional del capital /productivo ) financiero0 ) de
los conocimientos patentables ) por lo tanto transables, re-uiere una adecuación de las re*ulaciones
) de las políticas #,-ra0 @en especial las de los países ad-uirentes o receptores de esos factores o
servicios. &sto se ,a reflejado en la creación de la $#C, la -ue complementa ) refuerza las funciones
orientadoras ) fiscalizadoras -ue provienen de otros or*anismos como el F# en el +mbito de los
procesos de ajuste ) estabilización, o el D# en el de las reformas estructurales.
35
35
Al concepto de *lobalización en el plano de los procesos económicos, le corresponde el
concepto de @lo -ue a-uí denominaremos@ m3$,#$a,-ra$#0m" )$"=a$ en el plano normativo de la
$#C, con dos principios fundamentales: el de la naci$n m.s favorecida, y el de trato nacional
/vease capítulo G0.
#egionalización y regionalismo!
Por otro lado, el concepto de r-)#"a$#>a*#1 ata;e a la din+mica objetiva de las variables
principales del relacionamiento económico internacional. "e refiere a una intensificación de las
interacciones económicas medida a través de una densificación de los flujos recíprocos de comercio e
inversión entre determinados *rupos de países -ue *uardan entre si una cierta conti*uidad, vecindad
o cercanía *eo*r+fica.
&n ciertos casos esos países se articulan en posición periférica respecto de un centro, el -ue
desempe;a un papel dominante ) orientador. &n otros casos puede tratarse de un relacionamiento
Winter paresW. &stas din+micas re*ionales responden a muc,os factores tales como el tama;o
territorial, demo*r+fico, ) económico de cada país1 la cercanía *eo*r+fica1 la ,istoria1 las posiciones
relativas de poder político, económico ) militar1 la afinidad cultural o idiom+tica, etc.
&l concepto de r-)#"a$#0m" se ubica en el +mbito de las re*las de jue*o ) alude al conjunto
de re*ímenes ) políticas preferenciales -ue los países -ue comparten conti*uidad, vecindad, o
cercanía territorial, se otor*an sea de manera unilateral /asimétrica0 o recíproca /preferentemente
simétrica0, a través de acuerdos específicos ) formalizados. &stos acuerdos contribu)en a estrec,ar
los vínculos económicos dentro de un +rea supranacional de mercado.
&l concepto de re*ionalismo es al concepto de re*ionalización, como el concepto de
multilateralismo *lobal es al concepto de *lobalización. &n *eneral el sufijo WiónW es utilizado a-uí
como una cate*oría descriptiva /de contenido empírico0 -ue pretende detectar ) si es posible medir
un proceso. &n tanto -ue el sufijo WismoW posee un contenido car*ado de elementos ideoló*icos )
normativos -ue se traduce en re*ímenes, estrate*ias ) políticas -ue est+n valorativamente car*adas
/como por ejemplo en las e.presiones capitalismo, socialismo, etc.0.
&l concepto de re*ionalismo se refiere a la suscripción de acuerdos o convenios
*ubernamentales -ue pueden dar lu*ar, entre las partes involucradas, a preferencias unilaterales o
asimétricas, o a preferencias recíprocas /*eneralmente simétricas0. Los primeros son re*ímenes
preferenciales -ue los países m+s desarrollados conceden a otros de menor desarrollo, especialmente
los -ue forman parte de su entorno estraté*ico1 los se*undos se denominan *eneralmente acuerdos
de inte*ración económica.
Los acuerdos dotados de preferencias asimétricas se fundan en una visión doctrinaria de tipo
Wcooperacionista verticalW/en -ue los países desarrollados conceden tratos preferenciales a al*unos
países en desarrollo0, en tanto -ue los dotados de preferencias simétricas tienen un contenido
normativo Winte*racionistaW, pero ambos conflu)en en la constitución de las re*las de jue*o
Wre*ionalistasW -ue promueven los actuales procesos de re*ionalización.
36
36
La se*unda observación respecto a la relación entre los conceptos de r-)#"a$#>a*#1 5
r-)#"a$#0m", es -ue e.isten procesos de re*ionalización sin re*ionalismo, como en las relaciones de
Sapón con su +rea de influencia en donde no e.isten re*ímenes preferenciales de car+cter
inter*ubernamental @salvo la participación de Sapón en el "istema Leneralizado de Preferencias@ ni
acuerdos formalizados de inte*ración en los -ue participe a-uel país.
Lo opuesto @situaciones de re*ionalismo sin re*ionalización@ -ueda e.cluido del presente
an+lisis, por la propia caracterización -ue ,emos adoptado, pués correspondería al otor*amiento de
preferencias entre países -ue no forman parte de una misma re*ión, ) por lo tanto carecen de cierta
conti*uidad, vecindad, o cercanía *eo*r+fica. Desde esta perspectiva, tanto la re*ión como el
proceso de re*ionalización entendidas en un sentido territorial son realidades -ue pree.isten @ló*ica e
,istoricamente@ al concepto de re*ionalismo. &ste 2ltimo e.presa acuerdos inter*ubernamentales
orientados a fortalecer las relaciones intrare*ionales. Desde esta perspectiva los or*anismos como el
AP&C /creado en 5?K?0 no estarían conceptualmente cubiertos por esta caracterización.
Centros, periferias, regionalización, y regionalismo!
4ótese -ue en muc,os trabajos recientes sobre el tema, el concepto de re*ionalismo
pr+cticamente se asimila como sinónimo a la constitución de acuerdos de inte*ración económica. &n
el conte.to de esta ar*umentación la e.pansión del re*ionalismo es un proceso diferente al de la
e.pansión de los acuerdos de inte*ración económica. !odo acuerdo de inte*ración económica
supone una forma de re*ionalismo, pero no toda forma de re*ionalismo supone un acuerdo de
inte*ración económica.
&.isten otros acuerdos entre países desarrollados ) países en desarrollo -ue pueden incluirse
en el concepto de re*ionalismo, pero implican %r-'-r-*#a0 3#$a,-ra$-0 concedidas por los
primeros. &n el ,emisferio occidental podrían ejemplificarse a través de las concesiones
preferenciales de los &stados (nidos a #é.ico /ma-uila por ejemplo0 o a Centroamérica ) &l Caribe
/Caribean Dasin nitiative0.
Cuando la re*ión se articula en torno a un centro desarrollado, el re*ionalismo puede verse
como una forma de consolidar una relación centro@periferia pree.istente. Actualmente la
relación Wcentro@periferiaW e.presa, no tanto la especialización productiva internacional tradicional
/en -ue los centros eran productores de manufacturas ) bienes de capital, ) las periferias productoras
de bienes primarios o semimanufacturas intensivas en el uso de recursos naturales ) de fuerza de
trabajo barata0. &l actual sistema centro@perifera se funda m+s bien en la capacidad de las re*iones
centrales para: i0 *enerar el pro*reso /o las revoluciones0 en el campo técnico ) desplazarse a la
producción ) abastecimiento internacional de los bienes -ue est+n en la frontera tecnoló*ica, ii0
transformar decisivamente la especialización productiva mundial a través del papel prota*ónico -ue,
en ese campo cumplen sus empresas transnacionales.
Pero independientemente de la discusión @-ue no cabe profundizar a-uí@ sobre la vi*encia o
no de relaciones centro@periferia, no cabe duda -ue los actuales procesos de *lobalización )
re*ionalización son, en alto *rado, una pro)ección de la actual revolución tecnoló*ica en la -ue
compiten @pero también colaboran@ los miembros de la WtriadaW /&stados (nidos, (nión &uropea, )
Sapón0. &l avance técnico es un proceso sistémico -ue tiene lu*ar en el seno de las sociedades
37
37
nacionales de estos países, pero su asimilación productiva ) difusión internacional depende en alto
*rado de las empresas transnacionales con casas matrices en dic,os centros.
2& La r-/"$3*#1 ,-*"$1)#*a&
aM E$ %r"*-0" !- #'"rma,#>a*#1&
&ntre las *randes transformaciones tecnoló*icas de la era presente se cuentan el proceso de
informatización, ) los avances en el campo de la bio*enética. $tras +reas donde se est+n
produciendo, o prometen producirse importantes cambios son los nuevos materiales ) las nuevas
fuentes de ener*ía. "in embar*o el impacto m+s profundo ) *eneral en todo tipo de actividades
,umanas est+ proviniendo de la revolución inform+tica, la -ue articula ) conecta el resto de los
cambios tecnoló*icos. !ambién, a través de los procedimientos telem+ticos, es la inform+tica la -ue
est+ contribu)endo a los *randes cambios mundiales -ue caracterizan el proceso de *lobalización.
&l proceso de informatización, entendido como una e.pansión en el uso de las técnicas
inform+ticas, se refiere al uso creciente de computadores u ordenadores en todo tipo de actividades
,umanas. 'ecapitulando lo -ue es bien conocido, el computador puede convertir los datos brutos en
informaciones clasificadas ) procesadas de acuerdo con sistemas ló*icos -ue le ,an sido
incorporados. &stas informaciones, pueden ser directamente utilizadas por las personas, o
convertidas en pro*ramas -ue instru)en el trabajo de las m+-uinas productoras de bienes ) servicios.
&l fenómeno tecnoló*ico esencial -ue est+ promoviendo el proceso de *lobalización es la
unión de la inform+tica con las telecomunicaciones /telem+tica0 en un +mbito planetario. Las
empresas -ue operan en un plano transnacional son las principales usuarias ) beneficiarias de las
potencialidades telem+ticas.
Los incrementos de la competitividad, dentro ) entre las unidades productivas de estas
empresas, derivan de procesos productivos fuertemente apo)ados en la fusión de la inform+tica ) las
telecomunicaciones, los -ue: i0 Aumentan la productividad de los recursos, a,orrando trabajo no
calificado, materiales, ener*ía ) espacio. ii0 &liminan tiempos muertos @asociados a inmovilizaciones
de e.istencias ) de capital@, ) reducen el lapso -ue media entre el dise;o de un producto ) su puesta
en el mercado. iii0 Aumentan la ductilidad /fle.ibilidad0 de las técnicas, permitiendo una
diversificación de modelos ) una respuesta muc,o m+s precisa a las necesidades )Vo preferencias de
los consumidores.
E 03ma6 $a %r"!3*,#/#!a!6 /-$"*#!a!6 5 !3*,#$#!a! !- $"0 %r"*-0"0 %r"!3*,#/"0 0-
a*r-*#-,a -"rm-m-,-&
=M I'"rm?,#*a6 "r)a#>a*#"-06 5 -m%$-"&
Como respuesta a la revolución inform+tica, en el +mbito de las or*anizaciones @)
particularmente de las empresas@ se est+ completando la transición desde las visiones Wcl+sicasW
/formuladas por Fa)ol, !a)lor, #a. Ieber, etc.0 en teoría administrativa ) or*anizacional, ,acia
concepciones -ue reflejan el sur*imiento de estas nuevas sociedades de la información ) el
38
38
conocimiento. La or*anización /la empresa, el or*anismo p2blico, etc.0 deja de considerarse como un
m-*a#0m" ) tiende a considerarse como un "r)a#0m" dotado de #,-$#)-*#a& "e trata, claro est+,
de una analo*ía pero -ue -uiz+ puede contribuir a la unificación de las nuevas orientaciones en el
campo de los estudios administrativos ) or*anizacionales en torno a los conceptos de inteli*encia
corporativa u or*anizacional.
!odos los métodos actuales tendientes a estructurar la comunicación interna de las or*anizaciones
/tormentas de ideas, Delp,i /consultas estructuradas a e.pertos0, etc.0 ) a reaccionar ante las
oportunidades ) desafíos e.ternos /planificación ) *estión estraté*icas, métodos de escenarios,
estudios prospectivos, etc0 se fundan en el manejo sistem+tico de la información ) re-uieren de su
,ilo conductor tecnoló*ico -ue es el proceso de informatización.
Por otro lado el or*ani*rama empresarial e.perimenta un Qa*7a,am#-,"Q de los escalones
jer+r-uicos, atribuible a dos causas principales: el proceso de robotización en el campo industrial )
administrativo, ) la necesidad de a*ilizar al m+.imo la comunicación, eliminando todo tipo de
interferencias jer+r-uicas innecesarias.
La disminución de la fuerza de trabajo de mu) baja calificación, debilita la relación capitalista
asalariado en su e.presión tradicional, ) una parte creciente de los medios productivos est+
constituida por el capital intelectual -ue controla el trabajador especializado. Comienza *radualmente
a cambiar la naturaleza de las relaciones contractuales -ue se establecen entre el propietario del
capital por un lado, ) el trabajador crecientemente calificado por el otro. &mer*en adem+s nuevas
relaciones, diferentes a las laborales cl+sicas entre las empresas ) otros profesionales independientes
-ue operan en variadas actividades de servicios.
De otro lado, la informatización promueve una tendencia a la !-0*"m%ar,#m-,a$#>a*#1 en
los departamentos de las or*anizaciones tanto p2blicas como privadas. Los procesos administrativos
se ,acen m+s transparentes ) menos burocr+ticos. &.pertos ) operadores de !#'-r-,-0 *am%"0, son
W*erenciadosW para -ue lo*ren una intercomunicación productiva orientada al aumento de la eficacia
) la eficiencia de la *estión productiva. Aumenta relativamente la demanda de trabajadores altamente
calificados ) se *eneran nuevas modalidades contractuales de relacionamiento laboral -ue posibilitan
la e.pansión de trabajores por cuenta propia de alta calificación. &stos estratos laborales est+n viendo
acrecentados los niveles relativos de sus remuneraciones.
&l efecto económico m+s importante de estas transformaciones es la dram+tica reducción de
las oportunidades de empleo para la fuerza de trabajo no calificada -ue ,abita en los países
desarrollados. &ste impacto se e.presa en las cifras de desempleo o, alternativamente, en la pérdida
relativa de poder ad-uisitivo de estos estratos laborales. &sta fuerza de trabajo es relativamente m+s
cara en los países desarrollados -ue en los en desarrollo, ) las nuevas tecnolo*ías no sólo permiten
reducir la demanda de estos trabajadores en los primeros, sino también desplazarla /vía relocalización
de las filiales transnacionales0 ,acia los se*undos.
La teoría est+tica de las ventajas comparativas postulaba una tendencia a la i*ualación
internacional de las remuneraciones a los factores de la producción, con base en funciones de
producción idénticas en todos los países, sujeta a la le) de los rendimientos decrecientes /respecto de
39
39
cada factor con una dotación constante0 ) a rendimientos constantes a escala /respecto del conjunto
de los factores productivos utilizados0.
La e.pectativa de la i*ualación internacional de los salarios reales obviamente no se produjo
en la pr+ctica por la irrealidad de las premisas o supuestos de partida. /Franco ) Di Filippo, 5??A0.
Contempor+neamente las modalidades actuales del pro*reso técnico ) de su difusión
internacional est+n perjudicando especialmente a los trabajadores no calificados del mundo
desarrollado. Primero por-ue la informatización de los procesos productivos es m+s intensa )
profunda en las economías desarrolladas, ) se*undo por-ue las actividades intensivas en trabajo de
baja calificación tienden a trasladarse a los países en desarrollo con niveles salariales m+s reducidos.
*M La0 '"rma0 !- *"m%-,#r - -$ ?m=#," ,ra0a*#"a$&
&n el conte.to de esta revolución tecnoló*ica, la modalidad b+sica de competir en las ramas
m+s din+micas -ue operan a nivel transnacional radica en la introducción sistem+tica del pro*reso
técnico orientado a incrementar la productividad, velocidad ) ductilidad de los procesos productivos.
&n primer lu*ar, se reivindica a-uí el papel del %r")r-0" ,;*#*" -!1)-" en el marco de la
así denominada nueva teoría del crecimiento económico. &n la fase actual, el pro*reso técnico
endó*eno toma como principal punto de partida, la acción deliberada de los a*entes económicos -ue
persi*uen lucrar. "e asi*nan recursos a la investi*ación ) el desarrollo /D0 cuando se esperan
retornos de dic,a inversión. "i el flujo actualizado previsto de las rentas monopólicas -ue derivan de
la innovación, supera el flujo actualizado previsto de los *astos en D re-ueridos para producir esa
innovación, el incentivo para acumular capital puede persistir indefinidamente. &n este proceso lo
fundamental es la velocidad con -ue la innovación se incorpora a la producción ) los mercados )
posibilidad de *enerar una producción de enorme escala.
#ientras la innovación se controla e.clusivamente, obtiene *anancias monopólicas. &n suma
la acumulación de conocimientos *enera endo*enamente las *anancias de productividad -ue
sostienen el crecimiento de lar*o plazo. La producción de la innovación se beneficia de rendimientos
crecientes a escala pués los *astos de D son altos ) operan como costos fijos -ue ser+n absorbidos
m+s r+pidamente si son distribuidos en un alto volumen de producción.
&n se*undo lu*ar, las empresas transnacionales innovadoras tratan de ma.imizar el volumen
) minimizar los costos de su producción, ubicando las plantas productivas -ue constitu)en su cadena
de valor en a-uellos países -ue les ofrezcan las mejores ventajas de localización tanto por el lado de
los costos /fuerza de trabajo, recursos naturales, infraestructuras físicas ) comunicacionales, etc0,
como por el lado de la demanda /cercanía con los principales centros mundiales de demanda0.
&n tercer lu*ar, el proceso de internalización /inte*ración vertical u ,orizontal de estas empresas0
apunta a controlar la correcta aplicación de las tecnolo*ías utilizadas ) a ase*urarse estabilidad en la
oferta ) los precios de los insumos re-ueridos. Pero el resultado de estas estrate*ias es una creciente
*lobalización de los procesos productivos en m2ltiples ramas /automotriz, microelectrónica,
telecomunicaciones, etc0. La internalización también se e.plica por el aprovec,amiento de precios de
transferencia ), de manera m+s amplia por la reducción de los costos de transacción. &stas tres
estrate*ias competitivas ,an sido tratadas ) e.plicadas por So,n Dunnin* /5??30.
40
40
(na de las m+s importantes condiciones de viabilidad por el lado de la demanda para -ue
prospere esta modalidad *lobalizada de competir, es -ue los patrones de consumo ) las normas
técnicas de la producción converjan para un n2mero creciente de productos. La conver*encia de los
patrones de demanda implica un proceso de )$"=a$#>a*#1 *3$,3ra$ de las pautas de consumo de los
*randes centros desarrollados ) su transferencia, *radual ) parcial los estratos m+s modernizados de
las periferias subdesarrolladas.
Por otro lado la normalización o estandardización de re*ulaciones tecnicas, est+
aconteciendo en la producción material de al*unos rubros especialmente aptos para aprovec,ar dic,o
procesos / automotrices, electrónicos, inform+ticos, etc.0, lo -ue facilita la coordinación tanto en el
dise;o como en la producción ) la venta. Por ejemplo, la conver*encia en las pautas de consumo ) en
las normas /ambientales, de se*uridad, etc.0 entre &&(( ) la (&, est+n estimulando a las
transnacionales automovilísticas a servir ambos mercados.
&l otro aspecto importante -ue complementa el anterior es la constitución de a$#a>a0
-0,ra,;)#*a0 entre empresas transnacionales con objetivos, plazos, ) mecanismos perfectamente
acotados, no sólo en el campo de la producción, sino también en el de la con-uista de mercados, la
investi*ación ) desarrollo de nuevos productos, etc. &n lo -ue si*ue se e.aminan con ma)or
detenimiento al*unos ras*os del proceso de transnacionalización especialmente en lo -ue ata;e a las
relaciones empresariales en el eje norte@sur.
8& G$"=a$#>a*#1 E*"1m#*a: Tra0a*#"a$#>a*#1 m?0 #,-ra*#"a$#>a*#1
&l proceso de *lobalización /entendido como una creciente inte*ración de las economías
nacionales a nivel planetario0 es una consecuencia de modificaciones en el comportamiento ) el
relacionamiento económico tanto de los empresarios como de las naciones:
aM E$ %r"*-0" !- ,ra0a*#"a$#>a*#1
#M La0 a$#a>a0 -0,ra,;)#*a0 - -$ ?m=#," -m%r-0ar#a$&
Las dos modalidades -ue desde una perspectiva ,istórica predominaron en la estrate*ia de
instalación de las empresas transnacionales en las actividades manufactureras de los países en
desarrollo, fueron la de las 03=0#!#ar#a0 a3,1"ma0 /stand alone0, ) la de 03=*",ra,a*#1 "
maG3#$a /outsourcin*0. A estas dos modalidades se a*re*a a,ora la de la #,-)ra*#1 %r"'3!a "
*"m%$-Ea&
&n la estrate*ia de las subsidiarias autónomas la casa matriz se vincula con la filial a través de
la provisión de capital ) sobre todo de tecnolo*ía. "in embar*o no e.iste entre ambas comercio
intrafirma como una condición esencial de su relacionamiento. La subsidiaria, por su parte establece
vínculos tecnoproductivos con subcontratistas ) abastecedores en el país anfitrión ) en otros,
diferentes de a-uel donde se localiza la casa matriz. !odo el proceso productivo mismo de la
subsidiaria *uarda autonomía respecto de la casa matriz. &sta modalidad operó en América Latina
41
41
durante el modelo de desarrollo industrial prote*ido de pos*uerra, el -ue se prolon*ó ,asta fines de
los a;os setenta.
&n la estrate*ia de la subcontratación la casa matriz instala una filial, o intenta relacionarse
directamente con un subcontratista del país donde se localiza el eslabonamiento productivo. La casa
matriz /o la filial0 entre*a capital, tecnolo*ía ) materiales semielaborados a su filial o al subcontratista
/se*2n cual sea el caso0 con el objeto de aprovec,ar costos m+s reducidos. &sta reducción de costos
se verifica fundamentalmente en materia laboral, pero también puede orientarse a aprovec,ar ener*ía
m+s barata, re*ulaciones m+s fle.ibles en el +mbito ambiental, etc. "i las relaciones tienen lu*ar entre
la matriz ) su filial, dan lu*ar a un comercio intrafirma con precios de transferencia, de lo contrario se
verifica un comercio intraindustrial. Los principales casos de subcontratación o ma-uila se verifican
en el seno de re*ímenes especiales de comercio vinculados a la instalación de zonas procesadoras de
e.portaciones.
&n épocas m+s recientes las empresas transnacionales est+n abordando estrate*ias de
#,-)ra*#1 *"m%$-Ea " %r"'3!a /comple. or deep inte*ration0 derivadas del uso creciente de
procedimientos telem+ticos. "e*2n estas nuevas modalidades la casa matriz establece con su filial
vínculos, -ue no són sólo tecnoló*icos, financieros, productivos ) comerciales. !ambién se
descentralizan /parcial o totalmente0 otro conjunto de funciones ) actividades estraté*icas -ue antes
eran privativas de la casa matriz, tales como investi*ación ) desarrollo, dise;o, ciertos controles o
funciones administrativos ) contables, asesoría jurídica, ) otras, -ue e.i*en una comunicación
instant+nea con la alta dirección, la -ue se posibilita a través de los modernos métodos telem+ticos.
Las nuevas tecnolo*ías de la información ,an e.pandido el +mbito ) reducido los costos en -ue
incurren las casas matrices al dele*ar a sus filiales ) controlar la ejecución @incluso a *randes
distancias@ de actividades ) funciones -ue antes debían estar situadas en las casas matrices o cerca de
ellas. Los ejemplos inclu)en el in*reso ) procesamiento de datos para compa;ías de se*uros en
rlanda, o la localización de reservas de sistemas aéreos en Samaica, para &!s cu)as casas matrices
est+n en &&((.
&n un sentido m+s amplio ) *eneral, estos métodos permiten no sólo una descentralización )
redistribución de tareas ) funciones, sino también un replanteamiento estraté*ico *lobal e inte*rado
de las mismas, -ue tiende a revolucionar los métodos pree.istentess de or*anización, administración
) *estión a nivel de la corporación como un todo. &n consecuencia los costos de coordinación de la
producción transnacional inte*rada se reducen de manera sustancial.

&stos mismos procedimientos telem+ticos permiten alianzas estraté*icas transitorias entre
diferentes empresas transnacionales, vinculadas o no por lazos de capital, -ue se unen para ejecutar
pro)ectos productivos específicos, o para cooperar en determinados pro*ramas tecnoló*icos o de
marCetin*. Aun-ue las diferentes fases de a*re*ación de valor de un dado producto no estén
unificadas por el comando de un 2nico capital, los procedimientos telem+ticos permiten una
cooperación m+s estrec,a entre proveedores ) demandantes a través de metodos como el Wjusto a
tiempoW en el manejo de inventarios, o la ejecución de transacciones con intercambio electrónico de
datos /electronic data interc,an*e@&D0 mediante el uso de protocolos /formatos ) len*uajes
estandarizados0 comunes, etc.
42
42
!odas las asociaciones de capital entre empresas -ue operan internacionalmente, usando
procedimientos inform+ticos ) telem+ticos, favorecen un proceso de creciente inte*ración e
interdependencia objetiva de la economía mundial. (na parte creciente del comercio internacional no
es m+s -ue un instrumento del sistema productivo transnacional. Las distintas piezas partes )
componentes conver*en desde distintas re*iones del mundo ,acia el lu*ar donde ser+n ensambladas,
respondiendo a la planificación estraté*ica transnacional de la era inform+tica. De a-uí entonces el
*ran dinamismo del comercio intraindustrial ) del comercio intrafirma.
##M Tra0a*#"a$#>a*#1 5 a0#)a*#1 !- r-*3r0"0
Conviene esbozar es-uematicamente a-uí dos puntos principales. Primero, cu+les fueron los
cambios or*anizacionales -ue posibilitaron el proceso de transnacionalización en su versión
6*lobalizante9 actual1 ) se*undo, cu+l es el impacto de la transnacionalización productiva sobre la
asi*nacion internacional de los recursos.
&l proceso de transnacionalización de las *randes corporaciones del mundo desarrollado, ,a
dependido de importantes cambios or*anizacionales -ue comenzaron a manifestarse en la década del
treinta en los &stados (nidos. &n ese período las *randes empresas industriales empezaron a
transicionar desde una or*anizacion centralizada para la producción de bienes correspondientes a
ramas o subsectores bien delimitados, ,acia otra de tipo multidivisional.
La or*anización multidivisional de las *randes corporaciones comprendía la creación de
unidades operativas semiautónomas /divisiones0 or*anizadas por lineas de productos, por marcas, o
por +reas *eo*r+ficas. La dirección *eneral de la corporación se reservaba las funciones de la
planeación estraté*ica ) la asi*nación interdivisional de los recursos de inversión en el lar*o plazo,
dele*ando los aspectos administrativos rutinarios, ) los t+cticos intradivisionales de corto plazo, a las
mencionadas unidades semiautónomas.
Las divisiones eran concebidas como una fuente o centro de beneficios, pero la dirección
*eneral se reservaba la atribución de reasi*nar los flujos de capital /poder ad-uisitivo *eneral
aplicado al proceso productivo0 entre ellas para favorecer los usos de alto rendimiento, asumiendo
muc,as de las propiedades de un mercado de capital. &sta manera de operar facilitó la or*anización
multidivisional en industrias elaboradoras de *rupos de productos tecnoló*icamente bien definidos en
las ramas automotriz, -uímica, alimentaria, etc. &n estos casos las divisiones de una misma empresa
podían estar inte*radas verticalmente dando lu*ar a un tipo de comercio intrafirma -ue también
implicaba un comercio intraindustrial sea en el interior de las fronteras nacionales, o entre filiales
ubicadas en diferentes países.
La evolución de las *randes corporaciones ,acia la forma de con*lomerados implicó
transicionar desde lineas de productos separables pero relacionados tecnoló*icamente, ,acia
actividades con poca o nin*una vinculación o complementariedad tecnoló*ica. Con base en la
aplicación del mismo es-uema multidivisional /el -ue no debe ser confundido con la or*anización de
un 6,oldin*9 sobre bases fundamentalmente financieras0 se abrio el camino para la propa*ación de
fusiones ) ad-uisiciones -ue, especialmente a fines de la se*unda *uerra mundial favorecieron el
sistema de con*lomeración en el interior de los mercados de los países desarrollados, ) especialmente
en el estadounidense. A partir de la década de los sesenta la pr+ctica de la con*lomeración se
e.tendió entre los países desarrollados /Iilliamson, 5?K?0.
43
43
Como ,emos visto la instalación de empresas transnacionales en las actividades
manufactureras de América Latina en la década de los sesenta, se or*anizó bajo la forma de
subsidiarias autónomas /stand alone0 con el objeto de aprovec,ar mercados prote*idos -ue permitían
la aplicación de tecnolo*ías obsoletas en los países desarrollados donde operaban las casas matrices.
&n consecuencia esta discontinuidad tecnoló*ica obstaculizaba otras modalidades de inte*ración
vertical.
Al menos en América Latina, sólo a partir de mediados de los setenta la proliferación de las
zonas procesadoras de e.portaciones dió lu*ar a un comercio intraindustrial -ue implica modalidades
de subcontratación o de inte*ración vertical asociadas al comercio intrafirma.
'especto al se*undo tema, referido al impacto de la transnacionalización productiva sobre la
asi*nación internacional de los recursos, el criterio de las ventajas absolutas *ana terreno respecto
del de las ventajas comparativas.
Los criterios de asi*nación internacional de los recursos fundados en las ventajas
comparativas de las naciones, relacionan los costos relativos de, al menos dos bienes /o sectores0 en
el país A, con los costos relativos de esos mismos dos bienes /o sectores0 en el país D. De otro lado
los criterios fundados en la ventaja absoluta relacionan el costo unitario de un sólo bien /o sector0 en
el país A, con el costo unitario de ese mismo bien o sector en el país D.
&l criterio de las ventajas comparativas determina precios relativos o términos de intercambio
internos de dos países ) lue*o los compara entre sí con el objeto de determinar la especialización
e.portadora preferible para cada uno de ellos. &l criterio de las ventajas absolutas compara los
niveles de precios de un mismo bien o sector entre dos países.
Aun-ue puedan ser discutidas sus premisas ) fundamentos racionales, los criterios de las
ventajas comparativas pretenden ser una medida de eficiencia nacional e internacional en la
asi*nación de los recursos. &n la versión mar*inalista neocl+sica /BecCsc,er, $,lin, etc.0 se
pronostica, adem+s, una tendencia a la i*ualación internacional en los precios de los factores, ) en
especial de los salarios. &l punto central de los modelos de ventajas comparativas es -ue e.iste una
movilidad internacional de los factores de la producción, pero -ue, esto no obsta para -ue el
comercio mejore el bienestar de los países -ue comercian, ), adem+s, conduzca una i*ualación de las
remuneraciones de los factores productivos a escala internacional.
&l criterio de las ventajas absolutas ,a sido i*norado por la teoría predominante ) ,a sido
considerado insuficiente o inferior respecto del otro, -ue terminó dominando completamente el
panorama académico. "in embar*o, la creciente movilidad internacional de las corporaciones
transnacionales, ,a conducido al comercio intraindustrial e intrafirma de insumos o componentes
industriales, los -ue responden a criterios de competitividad ) se asocian a c+lculos vinculados a las
ventajas absolutas de empresas, sectores industriales o incluso naciones.
Las ventajas competitivas *eneralmente se predican respecto de las corporaciones -ue operan
transnacionalmente en el mercado mundial. "in embar*o, cuando se toma como unidad de an+lisis a
las economías nacionales, las ventajas competitivas suelen definirse considerando criterios
44
44
adicionales de eficiencia ) e-uidad. La C&PAL ,a propuesto -ue una economía en su conjunto
puede considerarse competitiva 6si, en un marco *eneral de e-uilibrio macroeconómico tiene la
capacidad de incrementar /o al menos de sostener0 su participación en los mercados internacionales
con un alza simult+nea en el nivel de vida de la población9 /C&PAL: A=, 5??=0.
Las empresas transnacionales, a fines de los a;os noventa, )a eran partícipes directas de m+s
del A=X del comercio mundial, ) de una proporción a2n m+s alta del comercio entre las economías
desarrolladas. A nivel mundial un 33X del comercio es intrafirma, ) otro porcentaje similar es
comercio de transnacionales con terceros. Los criterios con base en los cuales tiene lu*ar ese
comercio responden a consideraciones de ventajas competitivas fundadas en costos absolutos, las
-ue pueden o no coincidir con criterios de asi*nación de recursos fundados en las ventajas
comparativas nacionales. De a-uí entonces -ue, tomando como unidades de an+lisis a las naciones,
las definiciones macroeconómicas de la competitividad /criterio de los costos absolutos0 deban
incluir condiciones o re-uisitos adicionales de eficiencia /por ejemplo e-uilibrios macroeconómicos0
) de e-uidad, o al menos de crecimiento /elevación simult+nea de los niveles de vida0 -ue no se
deducen lo*icamente de la mera aplicación del criterio de los costos absolutos calculados para las
empresas, ni se derivan necesariamente de una ma)or participación en los mercados internacionales.
&ste es un tema difícil -ue amerita estudios especiales. "in embar*o, basten estas anotaciones
preliminares para poner de relieve la creciente *ravitación del proceso de transnacionalización
productiva sobre la asi*nación internacional ) nacional de los recursos.
=M La )$"=a$#>a*#1 - -$ ?m=#," !- $a0 a*#"-0&
A nivel internacional /tomando como unidad de an+lisis a los &stados 4ación0 la
*lobalización supone un proceso de internacionalización en el sentido de -ue las corrientes
económicas internacionales crecen m+s r+pido -ue los mismos flujos en el +mbito nacional ), por lo
tanto, e.iste una ma)or interdependencia en las transacciones internacionales. "i bien la apertura de
las economías nacionales /relación entre los flujos económicos internacionales ) los flujos internos0 es
un proceso -ue se viene observando desde el fin de la se*unda *uerra mundial, a partir de la se*unda
mitad de los a;os oc,enta ,a tendido a acelerarse de manera considerable.
Desde un +n*ulo cualitativo la internacionalización se ,a visto acompa;ada, en el interio de
los estados nacionales, por cambios en la estructura de relaciones entre el sector p2blico ) el privado.
&.iste una tendencia a la desburocratización de las re*ulaciones *ubernamentales, a una reducción de
las funciones productivas directamente provistas por el &stado, ), a un cambio en las atribuciones con
-ue cuentan, ) los métodos -ue aplican, las autoridades económicas. Por lo tanto, cabe reiterarlo,
sería erróneo concluir -ue las empresas en *eneral /) las transnacionales en particular0 se
desnacionalizan en el sentido de perder las raíces -ue las vinculan a sus países de ori*en.
&l proceso de transnacionalización, puede acentuar la complementariedad e interdependencia
entre las funciones económicas respectivas de los sectores p2blico ) privado. &l creciente proceso de
transnacionalización va acompa;ado por un concepto de *"m%-,#,#/#!a! 0#0,;m#*a, -ue resalta la
dependencia de las empresas e.portadoras respecto de un complejo sistema de instituciones )
relaciones en el -ue ellas operan como la Wpunta del témpano9. &n la provisión de las condiciones
necesarias para promover esta competitividad sistémica, el papel del &stado si*ue siendo
irreemplazable. A2n en el caso de las principales empresas transnacionales del mundo desarrollado,
sus departamentos de investi*ación ) desarrollo si*uen nutriéndose de las instituciones investi*ativas
45
45
) académicas del país de ori*en, al*unas de las cuales son fundaciones financiadas por las propias
empresas beneficiarias de sus trabajos. &n el campo de la investi*ación ) el desarrollo la
descentralización ,acia las filiales se refiere a cuestiones menores de dise;o o perfeccionamiento en el
marco de procesos tecnoló*icos conocidos. &n suma las *randes orientaciones estraté*icas en
materia de investi*ación ) desarrollo si*uen firmemente controladas por las casas matrices.
<& R-)#"a$#>a*#1 5 r-$a*#1 *-,r".%-r#'-r#a&
Durante el si*lo HH ) ,asta el fin de la se*unda *uerra mundial, en la economía
internacional predominaba el comercio de bienes en su e.presión intersectorial. Las re*iones
denominadas periféricas eran fundamentalmente productoras ) e.portadoras de productos primarios,
en tanto -ue los centros *eneradores de pro*reso técnico, producían ) e.portaban manufacturas.
Para complementar ) articular estos flujos, las re*iones centrales proveían de infraestructuras, físicas,
comerciales, ) financieras a las re*iones periféricas. &n un sentido *eopolítico ) *eoeconómico los
centros ejercían, también, un papel dominante.
A pesar de los cambios de escenario, las re*iones centrales contin2an siendo las *eneradoras
de pro*reso técnico, de nuevas formas de poder productivo, ) de nuevas re*las de jue*o de vi*encia
mundial. Las re*iones periféricas si*uen ju*ando un papel pasivo o subordinado en materia de
pro*reso técnico, poder productivo, ) re*las de jue*o. "in embar*o, actualmente, el comercio
intersectorial /o interindustrial0 de bienes est+ perdiendo importancia relativa. 'esumiendo lo
e.presado en sesiones anteriores, los paises industrializados con dotaciones relativas de factores
productivos bastante similares, desarrollan entre si un activo comercio intraindustrial1 las empresas
transnacionales aprovec,an ventajas de costos en paises periféricos ) localizan plantas productivas
manufactureras -ue forman parte de sus cadenas de valor dando lu*ar a, la )a e.aminada e.pansión
del comercio intrafirma e intraindustrial de productos intermedios.
%a se ,a observado también -ue, a diferencia del escenario pretérito, las tecnolo*ías de la
información acrecientan el comercio de servicios, la transferencia de tecnolo*ía, la *lobalización
bursatil ) cambiaria, etc.
&n resumen, la revolución tecnoló*ica *enera nuevas relaciones internacionales de
producción, comercio ) financiamiento entre empresas ) naciones, las -ue a su vez re-uieren de
nuevas re*las de jue*o adecuadas al escenario emer*ente. La condición periférica no desaparece en
a-uellos países ) re*iones -ue ,an permanecido incapaces de *enerar su propio pro*reso técnico,
pero ad-uiere nuevos ras*os ) modalidades.
Pareciera -ue tanto el sistema centro periferia actual, como la presencia transnacional,
tienden a *enerar un impacto re*ional. &sto es, la tendencia a la constitución de sistemas centro@
periferia de +mbito re*ional, o si se -uiere de un re*ionalismo multicéntrico. !ambién el proceso de
re*ionalización tiende a concentrarse re*ionalmente, conformando WracimosW /clusters0 en donde se
verifica una ma)or interacción en términos de comercio e inversión entre las transnacionales
ori*inadas en un determinado centro
9
.
9
Para estimar estas tendencias puede acudirse a un indicador de intensidad aplicable a la inversión o al comercio. La
razón de intensidad aplicada a la inversión es i*ual al porcentaje -ue una re*ión anfitriona ,a recibido del stocC total de
inversiones e.ternas de un determinado país inversionista, dividido por el porcentaje -ue esa misma re*ión anfitriona
46
46
9& R-)#"a$#>a*#1 a=#-r,a - #'$3-*#a0 *"m%ar,#!a0
&sto nos remite a una distinción conceptual. Podemos denominar re*ionalización a la
din+mica constitutiva de las variables económicas @inversión, comercio, transferencia tecnoló*ica@
asociadas a la presencia transnacional, ) reservar el término re*ionalismo para las normas,
re*ulaciones, ) medidas de política p2blica, deliberadamente orientadas a *enerar preferencias
re*ionales -ue promuevan el proceso objetivo de re*ionalización. Como por a,ora, el re*ionalismo
no propende a la constitución de blo-ues, cabría ,ablar de Wre*ionalismo abiertoW ), en la órbita
japonesa probablemente de un proceso de re*ionalización de ,ec,o, carente de todo re*ionalismo.
&n resumidas cuentas, ) cuales-uiera sean las lineas interpretativas, las tendencias ,acia la
re*ionalización de la economía mundial se est+n e.presando como un proceso de e.pansión )
articulación de mercados supranacionales en torno a al*unos centros re*ionales de influencia,
estimulado por las normas ) políticas propias del re*ionalismo. &ste doble proceso puede verse, o
como un paso intermedio de la *lobalización en su avance ,acia una escala planetaria /buildin*
blocCs0 o, eventualmente como la potencial constitución de blo-ues relativamente aut+r-uicos -ue
interrumpan o retrasen si*nificativamente /stumblin* blocCs0 el avance del proceso de *lobalización.
4ótese sin embar*o -ue estas tendencias re*ionalizantes, al menos por a,ora, distan muc,o
de las compartimentalizaciones -ue caracterizaron los blo-ues de comercio del período de
entre*uerras. Actualmente e.iste un denso intercambio comercial ) de inversiones directas entre los
tres centros de la tríada.
Asimismo ) dentro de cada re*ión, la densidad o intensidad de estas relaciones varía,
reflejando *rados de influencia diferente de cada centro con su periferia interna. &sto puede
ejemplificarse con lo -ue acontece en el ,emisferio occidental, donde la *ravitación de &stados
(nidos en el comercio e inversión de América Latina ) el Caribe parece variar en inversa relación a la
distancia *eo*r+fica. &s e.tremadamente alta respecto de #é.ico, de Centro América ) de &l Caribe1
resulta mu) importante aun-ue decreciente en los países del norte de sudamérica1 ) tiende a decrecer
en el cono sur de América.
,a recibido del stocC total de inversiones mundiales. "i la relación es ma)or -ue la unidad entonces el índice de
intensidad respecto de dic,o país inversionista es ma)or -ue el promedio.
Atendiendo a este tipo de interacciones intensificadas se suele ,ablar de la WtriadaW conformada por tres
centros: La (nión &uropea, &stados (nidos ) Sapón, cada uno de los cuales articula en su contorno redes m+s densas
de inversión ) de comercio, pero sin confi*urar blo-ues cerrados. De ,ec,o si*ue aumentando paralelamente la
interacción entre las matrices de las transnacionales localizadas en los tres centros. Por ejemplo proliferan las alianzas
empresariales en la industria automotriz, inform+tica ) electrónica. &sta vinculación transnacional entre los centros
implica un proceso de re*ionalización abierta al menos por a,ora.
47
47
IV& GLOBALISMO Y REGIONALISMO
1& E$ m3$,#$a,-ra$#0m" 5 $a )$"=a$#>a*#1
&ntre los factores -ue m+s ,an influido a nivel mundial para promover la liberalización ) la
apertura respecto de las normas -ue re*ulan la inversión e.terna deben considerarse las resoluciones
de la 'onda (ru*ua) del LA!! recientemente concluida, la -ue ,a dado ori*en, adem+s al
nacimiento de la $#C. &ntre los nuevos temas -ue ,an sido objeto de re*ulación se inclu)en los
derec,os de propiedad intelectual ) las patentes de invención, el comercio de servicios, las
inversiones li*adas al comercio ) a los servicios, la armonización de normas técnicas ) fitosanitarias,
etc. &stas normas ,an contribuido a aumentar la libertad de movimientos de las empresas
transnacionales. Cabe e.aminar con al*2n ma)or detenimiento al*unas de esas cl+usulas.
&n materia de propiedad intelectual se ,an elaborado nuevas re*las ) disciplinas orientadas a
prote*er los derec,os de propiedad intelectual de las personas ) las empresas. &n esta materia se ,an
instaurado principios como el de trato nacional @e-uiparación de las normas -ue se aplican a
nacionales ) e.tranjeros@ respecto de derec,os ori*inados en el e.terior, o el de aplicación de
clausula de nación m+s favorecida respecto de preferencias otor*adas a determinados países. #uc,as
de esas cl+usulas prote*en derec,os de especial interés para las empresas transnacionales
particularmente en el campo de las tecnolo*ías de la información1 por ejemplo los pro*ramas de
ordenador, las bases de datos, las *rabaciones de sonidos, los productos de la cinemato*rafía, etc.
!ambién los derec,os de propiedad intelectual se pro)ectan al campo farmacéutico ) al de la
e.plotación de recursos ambientales. &n *eneral los *obiernos suscriptores se comprometen a
establecer en su respectiva le*islación nacional procedimientos ) recursos para *arantizar
eficazmente el respeto de los derec,os de propiedad intelectual tanto por parte de los e.tranjeros
como de los nacionales. Con tal objeto en la $#C se establece un Consejo encar*ado de supervisar
los acuerdos.
&n materia de medidas de inversión relacionadas con el comercio también se plantea, con
al*unas e.cepciones el principio de trato nacional. "e pro,iben las restricciones cuantitativas por
ejemplo en materia de contenido nacional de los productos elaborados por corporaciones
transnacionales o inversionistas e.tranjeros, o la obli*ación de e.portar una cuota mínima de lo -ue
se produzca. &l acuerdo re-uiere de la notificación a la $#C respecto del cumplimiento de estas
normas, ) concede plazos m+.imos para la adaptación de las re*ulaciones internas correspondientes:
dos a;os para los países desarrollados, cinco a;os para los en desarrollo, ) siete para los menos
desarrollados.
48
48
&n materia de comercio de servicios se distin*uen cuatro cate*orías: i0 Los servicios
transfronterizos /transporte, telecomunicaciones, etc. ii0 Los provistos en el territorio de una parte a
los consumidores -ue lle*an desde otra parte /turismo0. iii0 Los provistos por empresas de una parte
en el territorio de otra parte, /banca, se*uros, ,otelería, etc.0 iv0 Los provistos mediante el traslado
de los ciudadanos ofertantes desde una parte al territorio de otra parte /consultorías varias )
diferentes formas de asistencia técnica.0. Al*unos de los servicios incluidos en las cate*orías i0, iii0 )
iv0, e.i*en la instalación de empresas /así denominada 6presencia comercial90 -ue contribu)en a la
provisión de los mismos ) por lo tanto implican al*2n tipo de inversión e.tranjera o alianza
empresarial. &n *eneral las concesiones -ue se otor*uen en este plano estar+n sujetas a la cl+usula de
m+s favor, aun-ue se admiten e.enciones para los ne*ociadores m+s débiles, limitadas a un lapso
m+.imo de diez a;os. Los países en desarrollo podr+n ne*ociar su apertura a la instalación de estos
servicios a cambio de acceso a facilidades tecnoló*icas, canales de distribución, etc. &n suma las
re*lamentaciones nacionales deber+n adaptarse a estos criterios de liberalización ) apertura, los -ue
deber+n ser Wtransparentes, razonables, objetivos e imparcialesW. "in embar*o, conviene reiterarlo, el
acceso a los mercados ) el trato nacional, en materia de servicios no es obli*atorio ni autom+tico,
sino ne*ociado en listas nacionales. &sto *enera campo de maniobra para -ue los países miembros de
un mismo es-uema de inte*ración puedan concederse ventajas recíprocas.
Atendiendo a este tipo de compromisos cabe decir -ue las resoluciones de la 'onda (ru*ua)
,an contribuido a aumentar la libertad de movimientos de las empresas transnacionales.
Por otro lado las resoluciones de la $#C restrin*iendo o pro,ibiendo el uso de las barreras
al comercio ) de los subsidios ,an contribuido a delimitar la capacidad de maniobra de los *obiernos
para formular sus políticas comerciales. Al respecto los países aceptaron una reducción del 33X
respecto del nivel arancelario e.istente al inicio de la ronda. &l resto de las barreras comerciales
deben ser arancelizadas ) rebajadas en el 3JX.
Por otro lado ) en materia de subsidios se limita la capacidad de maniobra *ubernamental
distin*uiendo entre subsidios pro,ibidos, recurribles ) no recurribles. "e consideran pro,ibidos los
-ue est+n supeditados a los resultados de la e.portación o al uso de producción nacional en vez de
importada. "e consideran recurribles los -ue pueden causar perjuicio *rave cuando el total de la
subvención ad valorem supera un cierto nivel. % los no recurribles son los destinados a la
investi*ación ) el desarrollo, al mejoramiento de las condiciones ambientales, al apo)o de re*iones
deprimidas, etc. &ste tema de los subsidios también afecta el tratamiento fiscal -ue puede aplicarse a
las empresas @nacionales o transnacionales@ vinculadas al comercio de e.portación.
&stas limitaciones respecto de los instrumentos disponibles de política comercial, se ,an
fortalecido con la creación de la $#C, encar*ada, no sólo de mediar en la solución de controversias
sino también de monitorear o fiscalizar las políticas comerciales de los países miembros. "e ,a
propuesto -ue la $#C coordine esta supervisión de las políticas comerciales con la -ue en otros
campos afines efect2a el Fondo #onetario nternacional ) el Danco #undial.
!odos estos elementos est+n contribu)endo al proceso de liberalización *lobal de las
economías del mundo, ) en particular respecto de los temas del movimiento de capitales ) de la
inversión e.tranjera.
49
49
2& E$ r-)#"a$#0m" 5 $a r-)#"a$#>a*#1&
&l concepto de re*ionalismo, asociado como ,emos visto al proceso de re*ionalización, se
refiere al proceso de constitución de tratados en virtud de los cuales los paises intervinientes,
caracterizados por participar de una cierta conti*uidad o vecindad *eo*r+fica, se conceden
preferencias @recíprocas o no@ orientadas a aumentar su interdependencia al menos en el campo
económico, ) en ciertos casos a avanzar en el acercamiento de sus re*ímenes ) re*ulaciones, en la
formulación de políticas conjuntas, ) en la constitución de espacios sociales inte*rados.
Los acuerdos de inte*ración son una de las modalidades principales, en la constitución de
estos tratados. Los mismos son suscritos, en su ma)oría, entre países con niveles de desarrollo
relativamente an+lo*o, como es el caso @entre los desarrollados@ de la actual (nión &uropea, o de la
Asociación &uropea de Libre ntercambio, o del acuerdo de Libre Comercio entre &stados (nidos )
Canad+ antes de la constitución del !LC o ALCA4. !ambién e.isten acuerdos de inte*ración
suscritos entre países en desarrollo, de los -ue América Latina puede proveer abundantes ejemplos.
La literatura académica en materia de inte*ración ,a distin*uido varios estadios de avance
tales como las .reas de preferencias comerciales, las .reas de libre comercio, las uniones
aduaneras, los mercados comunes, y las uniones econ$micas. $tro tipo de tratados *eneran
re*ímenes especiales, -ue no se encuadran en el concepto de inte*ración pero sí en el de
re*ionalismo, se refieren a modalidades de cooperación WverticalW entre centros desarrollados )
ciertas +reas en desarrollo sujetas a preferencias especiales. &n este caso e.isten concesiones
preferenciales asimétricas -ue los países desarrollados efect2an a países en desarrollo. !al es el caso
de &uropa respecto de los países en desarrollo -ue fueron e. colonias de al*unos de los miembros de
dic,a (nión, o de &stados (nidos en las relaciones preferenciales con #é.ico, con los países
centroamericanos ) con el Caribe.
!odos estos tratados contribu)en a densificar los flujos recíprocos de comercio e inversión
entre los países involucrados. &n consecuencia las normas ) acuerdos -ue constitu)en el fenómeno
-ue a-uí denominamos re*ionalismo, son m+s amplias -ue las contenidas en los acuerdos
formalizados de inte*ración económica.
&l proceso de re*ionalización en torno a los miembros de la tríada, resulta co,erente en
términos *enerales con la ló*ica del re*ionalismo instaurado en cada caso. Los re*ímenes ) medidas
de e.cepción -ue cada miembro de la triada ,a concedido a sus socios comerciales m+s cercanos
*eneran preferencias -ue refuerzan la ma)or intensidad de los lazos comerciales ) de capital
establecidos con dic,os socios.
Cabe distin*uir entre dos tipos de acciones -ue se apartan de los principios b+sicos del
multilateralismo. Las primeras ata;en al comercio administrado, fundado en medidas ad ,oc -ue
sosla)an o deforman las re*las del jue*o multilateral o se fundan en le*islaciones nacionales
aprobadas unilateralmente por parte de los países -ue ejercen actitudes proteccionistas. Los *randes
países industrializados e.presan unilateralmente, a través de él, su poder productivo ) comercial.
Las se*undas m+s -ue una desviación son una le*ítima fuente de e.cepciones, aceptada por
la comunidad internacional. Cabe, en este *rupo, distin*uir entre las concesiones unilaterales para
favorecer a los países en desarrollo ) los acuerdos de inte*ración re*ional.
50
50
Las concesiones unilaterales para favorecer a los países en desarrollo inclu)en los re*ímenes
preferenciales de comercio otor*ados por los países desarrollados con base en normas acordadas
multilateralmente, como el "istema Leneralizado de Preferencias, ) otras iniciativas nacionales como,
por ejemplo la niciativa de la Cuenca del Caribe formulada por los &stados (nidos para favorecer
dic,a subre*ión.
De otro lado, aun-ue se encuadren le*almente en las normas del LA!! /actual $#C0, los
acuerdos de inte*ración económica constitu)en una importante e.cepción al principio de la nación
m+s favorecida. &l LA!! los re*ula en su artículo HHG, ) a-uí se ,ar+ referencia a a-uellos
acuerdos de car+cter ,emisférico -ue se est+n suscribiendo entre &stados (nidos ) América Latina )
&l Caribe, en vista de su potencial capacidad para erosionar los efectos de otros re*ímenes
preferenciales pree.istentes en la re*ión. La #!-a -0 %"-r !- r-$#-/- G3- *3a!" $"0 E0,a!"0
U#!"0 ##*#a ,ra,a!"0 !- #,-)ra*#1 7-m#0';r#*a6 -0,"0 " %3-!- 0-r -/a$3a!"0 *"
#!-%-!-*#a !- $"0 ",r"0 a*3-r!"0 G3- *"'"rma -$ *"E3," !- r-)Dm--0 G3- *"'"rma
-$ r-)#"a$#0m" 7-m#0';r#*" *" *-,r" - aG3-$ %aD0&
Antes de entrar en este tema, los pró.imos p+rrafos, pasar+n breve revista a los re*ímenes
preferenciales de la (nión &uropea ) del Sapón. &n la pró.ima sección se e.aminar+, el caso del
re*ionalismo ,emisférico con centro en los &stados (nidos.
Los re*ímenes preferenciales de la (nión &uropea, favorecen especialmente en primer lu*ar
a los países de Africa, &l Caribe, ) &l Pacífico /ACP0 -ue ,an sido e. colonias de sus principales
países miembros. Como es obvio no se inclu)en en estas preferencias a las e. colonias
latinoamericanas de Portu*al ) &spa;a -ue se ,an incorporado tardíamente a la (nión. &l se*undo
lu*ar de las preferencias corresponde a los países mediterr+neos, ) el tercero, a los restantes de Asia
) América Latina.
Los países ACP, ,an suscrito los Acuerdos de Lomé con la Comunidad &uropea. &l 2ltimo de
estos acuerdos, Lomé G /acual acuerdo de Cotonou0 inclu)e a J? países en desarrollo ) a 5< de la
Comunidad. $btienen ventajas institucionales, comerciales ) de a)uda al desarrollo
10
.
&n un se*undo lu*ar en la escala de preferencias comunitarias se encuentran los países
ribere;os del mediterr+neo. Con la e.cepción de Libia ) Albania, todos ellos ,an suscrito con la (&
distintos acuerdos bilaterales. Con !ur-uía un acuerdo de cooperación, con #alta ) C,ipre se apunta
al establecimiento de una unión aduanera, con srael una zona de Libre Comercio. Con la e.
%u*oslavia e.istía un acuerdo comercial de cooperación. !ambién con #arruecos, Ar*elia, !unez,
&*ipto, Sordania, Líbano ) "iria, e.isten acuerdos de cooperación -ue inclu)en beneficios
comerciales. &ntre ellos se contempla la eliminación de aranceles para productos industriales, aun-ue
10
Las ventajas comerciales benefician a dos tipos de productos: Los industriales -ue *ozan de total supresión de
derec,os de aduana, ) los primarios. De estos 2ltimos e.istían dos sistemas específicos de estabilización de in*resos por
e.portación. &llos eran el "!AD&H para productos tropicales, ) el "%"#4 aplicado a los minerales los cuales fueron
suprimidos en el Acuerdo de Cotonou, ) reemplazados por otros mecanismos en el marco de los Fondos &uropeos para
el desarrollo. Cuando se reducen los in*resos de e.portación de un país ACP, la Comunidad realiza transferencias
estabilizadoras para compensar el deterioro de su balanza comercial.
51
51
con al*unas e.cepciones restrictivas como en el caso de los te.tiles. "in embar*o los países
mediterr+neos est+n e.cluidos de mecanismos de estabilización de in*resos como los -ue disfrutan
los ACP. Por oposición las importaciones a*rícolas desde este ori*en est+n sometidas a contin*entes
-ue fijan un límite a la reducción parcial de aranceles.
!ras el colapso del blo-ue comunista ) la desaparición de la (nión "oviética, la (& ,a
e.pandido el n2mero de sus miembros con 5= naciones pe-ue;as pertenecientes al *rupo m+s
culturalmente afín de a-uel blo-ue: &stonia, Letonia, Lituania, Polonia, 'ep2blica C,eca, Bun*ría,
&slova-uia, &slovenia, #alta ) C,ipre. !ur-uía ,a solicitado su incorporación pero ofrece
dificultades de ori*en político /debilidad de sus instituciones democr+tica0 ), sobre todo, de orden
cultural /país de ma)oría musulmana0.
Para los restantes países de Asia ) América Latina solo se ,an firmado acuerdos comerciales
de car+cters subre*ional o con al*unas naciones aisladas. &n 5??= la Comunidad adoptó una serie de
medidas comerciales e.cepcionales ) de validez temporal como respuesta al Pro*rama &special de
Cooperación presentado por el Lobierno colombiano en el marco de la luc,a internacional contra el
narcotr+fico. &l re*lamento 3K3> del Consejo, aplica un ré*imen comercial especial a Dolivia,
Colombia, &cuador ) Per2, el -ue consiste en la e.ención de contin*entes, ) en la concesión de
fran-uicias arancelarias para una lista especial de productos a*rícolas por un perído de cuatro a;os. A
partir de diciembre de 5??5, estos beneficios se ,an e.tendido a productos a*rícolas ori*inarios de
Costa 'ica, "alvador, Luatemala, Bonduras, 4icara*ua ) Panam+. "in embar*o el impacto comercial
*lobal de estas medidas es bastante limitado. &l principal ré*imen preferencial concedido por &uropa
a América Latina es el "LP.
&l Sapón mantiene tratados bilaterales de comercio ) nave*ación con muc,os países, pero no
pertenece a nin*una unión aduanera, zona de libre comercio u otro acuerdo r-)#"a$ preferencial.
Por el contrario critica este tipo de acuerdos por estimar -ue pueden conducir a la formación de
blo-ues proteccionistas o e.clu)entes. "in embar*o sus normas unilaterales implican una actitud
re*ionalista -ue favorece a su entorno re*ional. A2n así, recientemente se ,a abierto a la suscripción
de !LCs.
&l principal ré*imen de e.cepción -ue aplica Sapón al mar*en de las normas multilaterales es
el "LP. &n el caso de Sapón este sistema se aplica, sin e.cepciones a todos los países en desarrollo.
Fué instalado en 5?A5 ) prorro*ado decenalmente. Abarca la ma)oría de los productos industriales
/e.cepto el petróleo bruto, determinados te.tiles, madera contrac,apada, pieles de vestir ) calzado0 )
apro.imadamente la mitad de los a*ropecuarios imponibles. "in embar*o se aplican contin*entes
m+.imos a numerosos productos industriales con derec,o a la aplicación del "LP. &l es-uema se
revisa todos los a;os, ) 2ltimamente amplió su cobertura tanto en productos como en beneficiarios.
Actualmente estos 2ltimos alcanzan a 535 países ) <> territorios. Dentro de los países en desarrollo,
la cate*oría de los menos desarrollados recibe trato especial pues sus fran-uicias no est+n sujetas a
contin*entes.
De las importaciones totales de Sapón con derec,o a aco*erse al sistema *eneralizado de
preferencias, m+s de un cincuenta por ciento corresponden a Corea, !aiE+n ) C,ina. "i se a*re*a
!ailandia, Filipinas, #alasia, ndonesia ) "in*apur, ese porcentaje se eleva al A< por ciento. Drasil )
52
52
Genezuela son los principales beneficados en América Latina con un A ) un < por ciento de a-uel
total respectivamente.
9& La r-)#"a$#>a*#1 7-m#0';r#*a
A medida -ue aumenta la distancia *eo*r+fica tiende a disminuir la vinculación comercial
,emisférica con &stados (nidos. &n "udamérica los países *eo*r+ficamente m+s distantes de &stados
(nidos son los ubicados en el Cono "ur, incluido Drasil -ue, a pesar de sus dimensiones
continentales posee sus re*iones m+s desarrolladas en el +mbito *eo*r+fico del Cono "ur. Los
porcentajes de sus e.portaciones totales -ue, en <==P, estos países destinaron a &stados (nidos son:
Ar*entina 5=,KX, C,ile 5P,AX, (ru*ua) <=,JX, Para*ua) 3X, Dolivia 5J,PX.
Los restantes países andinos de "udamérica, en el mismo período, destinaron los si*uientes
porcentajes de sus e.portaciones totales ,acia &stados (nidos: Per2 <P,AX, &cuador P3,PX,
Colombia P5X, Genezuela PP,>X. !ambién en este se*undo *rupo a medida -ue disminu)e la
distancia *eo*r+fica aumenta la proporción de las e.portaciones ,acia &stados (nidos.
&n Centroamérica los porcentajes de las e.portaciones totales varían desde el PJX en Costa
'ica, ,asta el <=X en "alvador.
Finalmente las e.portaciones ,acia &stados (nidos de #é.ico, superan el K=X de sus
e.portaciones totales.
4o es sorprendente -ue esta correlación a -ue aludimos diste muc,o de ser perfecta. &n
ri*or la cercanía *eo*r+fica facilita el comercio fundamentalmente a través de una reducción de los
costos de transporte. "in embar*o, como es obvio, tampoco ,a) correlación entre costos de
transporte ) cercanía *eo*r+fica, por-ue los primeros dependen de la construcción de
infraestructuras -ue posibiliten técnicamente dic,o transporte. "e*2n sea la naturaleza de esa
infraestructura ) de los medios de transporte -ue puedan ser ,abilitados a partir de a-uella, distintos
ser+n los costos de transporte.
"in embar*o, a i*ualdad de otras circunstancias, de manera *ruesa ) apro.imada, la cercanía
*eo*r+fica implica costos de transporte m+s bajos -ue pueden ser aprovec,ados tanto para el
desplazamiento de personas como para el desplazamiento de mercancías entre ciertos orí*enes )
destinos. &n virtud de estas consideraciones es posible distin*uir dos blo-ues de países -ue afrontan
diferentes condiciones en el proceso de re*ionalización ,emisférica. De un lado los países
sudamericanos para los cuales el comercio con &stados (nidos afronta costos de transporte -ue son
m+s altos ), del otro, los países de América Central, el Caribe nsular ) #é.ico, -ue est+n en el
entorno cercano de los &stados (nidos. A2n así los países -ue se ubican m+s al norte de "udamérica,
re2nen mejores condiciones *eo*r+ficas para una reducción de sus costos de transporte.
De otro lado los flujos de mercancías ) personas ,acia &stados (nidos, son muc,o m+s altos en
Centroamérica, el Caribe insular ) #é.ico. &n efecto no sólo los porcentajes de e.portaciones son
m+s altos sino también -ue los flujos mi*ratorios, reflejan un alto porcentaje del total diri*ido ,acia
los &stados (nidos.
53
53
&stas tendencias en el proceso de re*ionalización ,emisférica *uardan, por lo tanto, cierta
correspondencia con el tipo de arre*los preferenciales tanto los unilateralmente concedidos por los
&stados (nidos, como los nuevos, de car+cter recíproco, asociados a los acuerdos de inte*ración
,emisférica.
@& E$ r-)#"a$#0m" 7-m#0';r#*"&
La I#*#a,#/a %ara $a0 Am;r#*a0&
A comienzos de los a;os noventa, &stados (nidos -ue ,abía tenido una actitud reticente )
distante respecto de los procesos de inte*ración latinoamerican, cambia su actitud ) procede a
proponer la niciativa para las Américas. Fué anunciada en junio de 5??= e inclu)ó componentes de
comercio, inversión, deuda ) medio ambiente. Como primer paso en la implementación de esta
iniciativa, propuso Wacuerdos marcoW sobre el comercio ) las inversiones orientados a promover la
liberalización de mercados.
Los acuerdos marco -ue se firmaron varían entre países pero todos inclu)en un conjunto de
principios b+sicos, mecanismos consultivos bilaterales, ) pro*ramas de liberalización comercial.&n
los a;os posteriores al lanzamiento de la niciativa, se ,an producido al*unos avances
importantes.Dieciseis acuerdos marco de comercio e inversión, tanto bilaterales como plurilaterales,
,an sido firmados entre los &stados (nidos ) treinta ) un países de América Latina ) &l Caribe.
Al*unos de estos acuerdos ,an sido plurilaterales como el firmado con el #&'C$"(', o con los
trece países del CA'C$#. &ntre las condiciones e.plícitas o implícitas para participar en estos
acuerdos, se inclu)en el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, la promoción de políticas
de liberalización, ) la incorporación al LA!!. &sta conver*encia de acciones de apertura )
liberalización con la suscripción de preferencias comerciales est+ en el meollo de la estrate*ia
denominada de re*ionalismo abierto /C&PAL,5??P0.
Los acuerdos -ue se conclu)eron en el marco de la iniciativa debían ser compatibles con el
artículo <P del Acuerdo Leneral. Adem+s de abarcar el comercio inclu)eron las inversiones, los
servicios ) la propiedad intelectual. !odos los pasos de avance en esta dirección tenían, ) si*uen
teniendo, como punto de mira final la constitución de una zona ,emisférica de libre comercio. "in
embar*o antes de resumir la evolución reciente de las acciones orientadas a la creación de un Area de
Libre Comercio de las Américas /ALCA0, conviene pasar revista al Acuerdo de Libre Comercio de
América del 4orte /ALCA40.
E$ A*3-r!" !- L#=r- C"m-r*#" !- Am;r#*a !-$ N"r,-&
&l ALCA4 se inició en junio de 5??= @poco después del lanzamiento de la niciativa para las
Américas@ con el propósito de *enerar un acuerdo de libre comercio entre Canad+ ) los &stados
(nidos. Posteriormente en 5??5 se decidió incluir a #é.ico. Las ne*ociaciones se celebraron en 5K
comisiones a*rupadas en J cate*orías *enerales. &ntre estas 2ltimas fi*uran las de acceso a los
mercados, re*las comerciales, servicios, inversiones, derec,os de propiedad intelectual, te.tiles,
solución de diferencias, etc. Posteriormente se ne*ociaron dos acuerdos paralelos sobre aspectos
laborales ) ambientales. &l 5 de enero de 5??P, tras la ratificación parlamentaria de los tres países el
ALCA4 entró en plena vi*encia.
54
54
&l 53 de ma)o de 5??<, el Lobierno de los &stados (nidos anunció su intención de ne*ociar
un acuerdo de libre comercio con C,ile desp2es -ue se ,ubiera producido la ratificación del ALCA4
ampliado con #é.ico.
La vía de se*uir incorporando países al ALCA4 e.perimentó *raves tropiezos durante 5??>
cuando el Con*reso estadounidense ne*ó al &jecutivo la aprobación de la vía r+pida /fast tracC0 para
la ne*ociación de nuevos acuerdos comerciales, lo -ue frustró /o al menos poster*ó0 la
incorporación de C,ile al ALCA4. !ambién a lo lar*o de 5??> ) de 5??J sur*ieron roces )
dificultades en las relaciones de &stados (nidos con los miembros del ALCA4 ) con otros países
latinoamericanos. La *rave crisis me.icana tras la devaluación del peso /Wte-uilazoW0 creó varios
planos de incertidumbre ) fricción entre dic,o país ) &stados (nidos. Por otro lado el
endurecimiento del embar*o estadounidense a Cuba, dió lu*ar a críticas no sólo de otros países
latinoamericanos sino también de Canad+ miembro del ALCA4 e importante inversionista en dic,o
país caribe;o. Por 2ltimo la así denominada WdescertificaciónW de Colombia respecto de su combate a
la dro*a *eneró también fricciones con dic,o país. &stos eventos, junto con un fortalecimiento de las
corrientes aislacionistas contrarias a las mi*raciones de latinos ,acia los &&((, ,an estado
modificando el clima de las relaciones ,emisféricas..
#+s all+ de estas circunstancias *enerales del relacionamiento ,emisférico, el ALCA4 no es
un acuerdo m+s -ue se suma a otros previamente suscritos en el sur del ,emisferio. &l ALCA4 es un
acuerdo -ue por primera vez vincula a un *ran centro desarrollado con un país en desarrollo, pero
debe ser entendido en el marco m+s amplio de los otros acuerdos suscritos por los &stados (nidos.
Antes de recordar someramente al*unos de los re*ímenes preferenciales aprobados por este país en
favor de América Latina, conviene resumir la evolución de los esfuerzos por crear una Area de Libre
Comercio de las Américas.
E$ Ar-a !- L#=r- C"m-r*#" !- $a0 Am;r#*a0&
&n la Cumbre de #iami celebrada en diciembre de 5??P, el *obierno de los &stados (nidos
formalizó la iniciativa de crear un +rea de libre comercio ,emisférica para el aY <==>. &l inicio de las
deliberaciones orientadas a tal fin tuvo lu*ar formalmente en Denver a mediados de 5??>. &n tal
oportunidad se crearon siete *rupos de trabajo: acceso a mercados, inversiones, subsidios )
sanciones comerciales, procedimientos aduaneros ) normas de ori*en, medidas sanitarias )
fitosanitarias, ) normas técnicas.
&l <5 de marzo de 5??J tuvo lu*ar la "e*unda 'eunión #inisterial sobre Comercio,
celebrada en Carta*ena de ndias. &sta reunión estuvo si*nada por un nuevo 6clima9,emisférico
menos entusiasta -ue el -ue primó en las anteriores, atribuible de un lado a al*unos tropiezos /)a
comentados m+s arriba0 en el relacionamiento de &stados (nidos con al*unas naciones de América
Latina ) el Caribe1 ) , de otro lado, a un endurecimiento de las posiciones ne*ociadoras del
#&'C$"(' liderado por Drasil. (na de las pocas consecuencias concretas de esta reunión
ministerial fué la creación de otros cuatro *rupos de trabajo: compras de &stado, derec,os de
propiedad intelectual, comercio de servicios ) política de competencia. "in embar*o la reunión no
lo*ró acordar mínimos términos de referencia para el inicio de las ne*ociaciones.
Finalmente en febrero de 5??A, los Giceministros de 'elaciones &.teriores se reunieron en
'ecife para acordar cuatro puntos principales: a0 &l ALCA incluir+ los 3P países miembros de la
55
55
$r*anización de &stados Américanos /$&A0, no se constituir+ a través de nin*2n acuerdo
pree.istente /como el ALCA4 por ejemplo0, ) se limitar+ a ser un acuerdo de libre comercio, en la
amplia acepción actual de este tipo de tratados /como lo demuestra la amplitud tem+tica de los
*rupos de trabajo0 1 b0 Los países podr+n ne*ociar individualmente o en *rupos. #&'C$"(' )
CA'C$# decidieron ,acerlo *rupalmente en tanto -ue los miembros del ALCA4 lo ,ar+n
individualmente. La Comunidad Andina ) el #ercado Com2n Centroaméricano no se ,an
pronunciado todavía1 c0 Los acuerdos perfeccionados en el ALCA deber+n ser aceptados 6in toto9
adoptando en ese sentido, una modalidad de compromisos an+lo*a a la -ue dió ori*en a la $#C
con al*unas facilidades ) tolerancias en materia de cumplimiento para las economías de menor
desarrollo relativo1 d0 "e crear+ una "ecretaría Formal encar*ada de posibilitar ) encausar las
ne*ociaciones.
Al*unos puntos de discrepancia se produjeron respecto de la secuencia de las ne*ociaciones.
#&'C$"(' propuso iniciar el proceso en el bienio 5??K@5??? ne*ociando las medidas de índole
m+s técnica, orientadas a facilitar el comercio, continuar en el bienio <===@<==< con la ne*ociación
de los re*ímenes comerciales con especial referencia a la a*ricultura1 ) culminar en <==3@<==> con
el acceso a mercados ) otros temas relacionados. La secuencia -ue propone &stados (nidos es m+s
o menos la opuesta. Canad+ ) CA'C$# por su parte ,an su*erido avanzar simultaneamente en
todos los frentes intentando concluir las ne*ociaciones en el bienio <==3@<==>.
&n resumidas cuentas, el proceso ne*ociador partió dejando en claro el car+cter
unidimensional del acuerdo -ue se persi*ue ) su compatibilidad con la e.istencia ) profundización de
otros acuerdos pree.istentes. !ambién reconoce el derec,o de los miembros de esos acuerdos a
ne*ociar en blo-ue. De otro lado se nota un esfuerzo de &stados (nidos por imprimirle ma)or
velocidad e intensidad al proceso ne*ociador ) una actitud m+s pausada por parte de los miembros
del #&'C$"('.
&n la "e*unda Cumbre de las Américas /"antia*o de C,ile 5??K0, se produjo el lanzamiento oficial de las
ne*ociaciones. Las mismas debían concluir a m+s tardar en <==>, con la suscripción de un solo compromiso
compre,ensivo del resultado de todas las ne*ociaciones.
&n la redacción de la Declaración de esta "e*unda Cumbre se distin*ue conceptualmente entre los temas
centrales del comercio ) de la inversión por un lado, ) el concepto m+s *enérico de inte*ración económica por
el otro. &n el marco de dic,a distinción la Declaración propone como principal receta para el desarrollo
socioeconómico de América Latina la promoción de la inversión ) el libre comercio.
A lo lar*o del proceso ne*ociador comprendido entre la Cumbre de "antia*o, ) la Cumbre de Duenos Aires,
fueron establecidos nueve *rupos de ne*ociación: acceso a mercados, a*ricultura, inversión, servicios,
subsidios, anti@dumpin* ) derec,os compensatorios, compras del sector p2blico, derec,os de propiedad
intelectual, políticas de competencia, ) solución de controversias. "e creó, posteriormente un Lrupo
Consultivo sobre &conomías #+s Pe-ue;as ) dos Comités &speciales: el de 'epresentantes
Lubernamentales para reco*er los puntos de vista de la sociedad civil, ) el de &.pertos sobre Comercio
&lectrónico en el Bemisferio. Finalmente se creó un Lrupo de Asuntos nstitucionales ) una "ecretaría
Administrativa de las 4e*ociaciones radicada en #iami. Las ne*ociaciones contaban con el apo)o técnico
de $&A, DD ) C&PAL.
La Declaración de 7uébec /<==50 vuelve a establecer una diferencia conceptual entre los conceptos de
inversiones ) de comercio libre por un lado ) el concepto m+s va*o de inte*ración económica por el otro,
56
56
donde implícitamente inclu)e todos los otros temas, ne*ociados o no, en el ALCA. Por primera vez, adem+s
la Declaración Presidencial inclu)e una referencia e.plícita a favor de los países de menor tama;o )Vo
desarrollo relativos. &ste punto es, sin duda uno de los dos m+s importantes de la Declaración respecto del
ALCA por su trascendencia posterior al poner de relieve las asimetrías entre las partes -ue ne*ocian e
introducir una fle.ibilización en la filosofía de un ALCA concebido como 2nico 6campo de jue*o nivelado9,
donde todos, *randes ) pe-ue;os, débiles o fuertes jue*an el mismo jue*o de la competencia ) la
competitividad.
&l otro punto importante de la Declaración es el de la transparencia al poner a disposición del p2blico
/sociedad civil0 el borrador del te.to del acuerdo. 'especto de la efectiva consulta a la sociedad civil un
informe del propio ALCA pone de relieve una participación porcentual bastante dese-uilibrada en términos
del tama;o demo*r+fico de los distintos blo-ues o naciones participantes. Así, el A=X de las contribuciones
proviene, por partes m+s o menos i*uales, de sólo dos países: &stados (nidos ) C,ile. &ste país -ue
representa menos del >X de la población sudamericana emitió el A=X de las contribuciones provenientes de
esa subre*ión. De otro lado, los cuatro miembros plenos ori*inales del #&'C$"(' -ue representan m+s
de la mitad de la población sudamericana aportaron sólo un >X de las contribuciones totales. Las razones
de estos a*udos dese-uilibrios deberían ser investi*adas, pero, independientemente de sus causas, se refleja
a-uí el escaso mar*en de representatividad de la opinión p2blica proveniente de dic,o ejercicio.
&n el a;o <==5, con el cambio de si*lo ) de milenio, se produjeron al*unos ,ec,os trascendentales. Primero
a escala mundial el atentado a las !orres Lemelas de 4ueva %orC, abrió las puertas al *obierno
estadounidense para -ue iniciara una estrate*ia antiterrorista punitiva en países -ue como Af*anist+n o raC
eran sospec,osos de promover atentados terroristas ) producir armas de destrucción masiva. &stados
(nidos se embarcó así en una costosa ) lar*a *uerra en la -ue no ,a lo*rado triunfar ni tampoco
desvincularse de una manera ,onorable para su ima*en internacional.
"e*undo a escala latinoamericana se produjo un viraje ,acia posiciones m+s autónomas ) menos
complacientes con la estrate*ia económica neoliberal. &ste proceso ,a continuado durante el 2ltimo
-uin-uenio con una radicalización de posiciones opuestas a las re*las de jue*o del capitalismo neoliberal.
&l proceso empezó con el colapso de la economía ar*entina a fines del <==5 ) la toma del mando por parte
de &duardo Du,alde, primero, ) 4éstor Tirc,ner después1 si*uió con la asunción al poder de Suan *nacio
Lula en Drasil, ) ,a continuado a lo lar*o del 2ltimo -uin-uenio con la elección de !abaré Gaz-uez en
(ru*ua), la consolidación de C,avez en Genezuela, la elección de Correa en &cuador, etc. "e trata de
*obiernos -ue, ,asta a,ora, no ,an roto las re*las del proceso democr+tico pero se ,an apartado
claramente de las re*las de jue*o de la democracia neoliberal.
&s necesario no perder de vista estos procesos para entender el conte.to político -ue fue precipitando el
fracaso de las ne*ociaciones del ALCA.
La apertura al p2blico del te.to borrador de las ne*ociaciones, ) la emer*encia del tema de las asimetrías
de desarrollo de los ne*ociadores fueron dos potenciales +reas de fricción -ue se irían manifestando en el
curso posterior de las ne*ociaciones. "in embar*o, los principales problemas iban a sur*ir a partir de
7uébec, cuando comenzaron las ne*ociaciones de acceso a mercados /ma)o de <==<0 ) se planteó la
necesidad de definir las modalidades de ne*ociación. &stas modalidades incluían ofertas en los rubros de
bienes a*rícolas ) no a*rícolas, adem+s de servicios, inversiones ) compras del sector p2blico.
&n bienes a*rícolas el principal +mbito de fricción era el de los subsidios ) otras disciplinas sobre pr+cticas
-ue distorsionan el comercio de estos bienes, practicadas por los países desarrollados como elementos
componentes de su tradicional proteccionismo en este sector.
57
57
De otro lado, en el +mbito de los servicios, los oferentes deseoso de instalarse en el mercado de los países
en desarrollo eran los países desarrollados, ) el tema m+s +l*ido estaba referido a la así denominada
6presencia comercial9, denominación -ue intentaba meter en el 6zapato c,ino del comercio9 buena parte de
los ras*os definitorios del proceso de transnacionalización empresarial propio de la *lobalización
económica contempor+nea.
&l tema de la 6presencia comercial9 también estaba en la médula tem+tica del *rupo ne*ociador sobre
inversiones. !an claro era este entrelazamiento tem+tico -ue el Acuerdo sobre #étodos ) #odalidades de
4e*ociación /octubre de <==<0 observa te.tualmente: 6Los *rupos de ne*ociación sobre servicios e
inversiones deber+n, como re*la *eneral, se*uir celebrando sus reuniones separadamente. "in embar*o de
estimarse necesario, dic,os *rupos pueden reunirse para deliberar conjuntamente sobre temas comunes,
particularmente presencia comercial9.
La publicación del primer borrador ne*ociador dio amplio acceso a todos los miembros de la sociedad civil,
/m+s all+ de las c+maras empresariales, 2nicos iniciados, ,asta ese momento en el curso de las
ne*ociaciones a través de los foros empresariales paralelos0. Aun-ue las contribuciones e.plícitas de la
sociedad civil fueron, como vimos, m+s bien escasas ) dese-uilibradas, la opinión p2blica *eneral contó,
finalmente con recursos informativos justamente cuando el panorama político latinoamericano comenzaba a
mutar su color ideoló*ico.
#u) pronto se puso de relieve -ue al*unos países *randes ) medianos /en particular Ar*entina ) Drasil0,
con producción ) e.portaciones a*ropecuarias -ue competían especialmente con las de &stados (nidos no
estaban dispuestos a continuar ne*ociando el acceso a sus mercados de inversiones ) de servicios si no se
abordaban los temas centrales del proteccionismo a*rícola ) no se moderaban las pretensiones de reformas
le*ales ) judiciales favorables a los inversionistas transnacionales. !ambién la 6caja de Pandora9 de los
países pe-ue;os ) de menor desarrollo relativo, si*uió acrecentando complejidades ) tensiones de ma*nitud
-ue no ,abían sido previstas. !odo ello terminó repercutiendo de manera cate*órica en la Declaración
#inisterial de #iami /noviembre de <==30 donde se abandonó el principio de compromiso compre,ensivo
2nico /sin*le undertaCin*0.
&n un len*uaje informal al*unos observadores pusieron de relieve -ue la conver*encia inicialmente buscada
,acia un compromiso 2nico ,abía terminado por naufra*ar ) ceder el paso a un acuerdo 6a la carte9 o
6li*,t9, e.presión de la e.istencia de desavenencias irreconciliables -ue amenazaban el futuro de todo el
proceso ne*ociador.
&l proceso de erosión de las ne*ociaciones ALCA culminó con una ruptura abierta e.plicitada en la
Declaración Presidencial de la Cumbre de #ar del Plata /<==>0. De un lado los países miembros del
#&'C$"(' inclu)endo a Genezuela prepararon un te.to -ue implicaba el abandono de las ne*ociaciones
por no estar dadas 6las condiciones necesarias para lo*rar un acuerdo de libre comercio e-uilibrado )
e-uitativo9. Por otro lado, las restantes economías de América Latina ) el Caribe, suscribieron una
declaración en un tenor parecido al de la Declaración Presidencial de la Cumbre inmediatamente anterior,
insistiendo en la necesidad de continuar con las ne*ociaciones otor*ando debida relevancia a los temas de la
transparencia ) la participación de la sociedad civil ) de la debida consideración de los problemas )
situaciones de las economías pe-ue;as ) de menor desarrollo relativo.
4o obstante el con*elamiento de las ne*ociaciones, la filosofía sub)acente del ALCA ,a se*uido mu)
activa bajo la forma de acuerdos bilaterales de comercio como los recientemente suscritos por &stados
(nidos. &stos 2ltimos acuerdos son una prueba de -ue el fracaso de las ne*ociaciones del ALCA, no ,a
sido el fracaso de la estrate*ia perse*uida por &stados (nidos desde el lanzamiento de la niciativa para las
Américas. Los !LC ,emisféricos verticales -ue &stados (nidos ,a suscrito con América Central /salvo,
58
58
por a,ora, Costa 'ica0, ) los -ue ,a estado conclu)endo con al*unos países de la CA4 /Per2, Colombia,
C,ile0 son una prueba de la reorientación estraté*ica asumida por los &stados (nidos desde <==>.
A& E$ mar*" m?0 am%$#" !-$ r-)#"a$#0m" 7-m#0';r#*"&
&sta claro -ue tanto el /por a,ora frustrado0 ALCA como el ALCA4 deben ser entendidos en
el marco m+s amplio de otros acuerdos pree.istentes, suscritos entre &stados (nidos ) América
Latina ) el Caribe, los -ue favorecen especialmente a los países situados en el +rea de influencia m+s
inmediata del *ran vecino del norte.
De estos re*ímenes o acuerdos pree.istentes, -uiz+ el mas importante sea el así denominado
ré*imen de ma-uila."e trata de preferencias arancelarias -ue los &stados (nidos otor*an a los
artículos reimportados, a los -ue se ,a)a aumentado su valor o mejorado su calidad en el e.tranjero.
"e alienta a una producción conjunta a las empresas nacionales -ue proporcionan los insumos ) a las
e.tranjeras -ue los elaboran a -ue cooperen de esta manera. Los aranceles no se imponen por el
valor total de los productos sino por el valor a;adido fuera de los &stados (nidos. La subpartida
?K=<.==.J= abarca metales ori*inados en &stados (nidos, procesados en el e.tranjero ) devueltos a
este país para ulteriores elaboraciones. La subpartida ?K=<.==.K= inclu)e residualmente
importaciones de otros artículos fabricados en los &stados (nidos.
&ste tipo de concesiones relativas a re*ímenes de subcontratación o ma-uila ,an ad-uirido
suma importancia en #é.ico, Centroamérica ) el Caribe nsular, marcndo una diferencia decisiva con
las tendencias del Comercio ,acia &stados (nidos -ue se verifican en "udamérica. Constitu)en m+s
de un -uince por ciento de las importaciones totales estadounidenses, ) ,an crecido mu)
rapidamente. Apro.imadamente un >=X de las importaciones totales de #é.ico est+n aco*idas a este
ré*imen, el -ue, para este país, resulta muc,o m+s importante -ue el "istema Leneralizado de
preferencias concedido por los &stados (nidos. &n otros países de la re*ión, también se ,a adoptado
el sistema de ma-uila, sin embar*o los resultados ,an sido mínimos en comparación con la
e.periencia mejicana. &ste proceso -ue comenzó a mediados de los setenta, se ,a ido consolidando
,asta alcanzar importantes ma*nitudes. Por ejemplo en 5??=, las e.portaciones de la industria
ma-uiladora a los &stados (nidos ascendieron a 53.=== millones de dólares, lo -ue representó un P<
por ciento del total de sus ventas de bienes al mercado estadounidense. Por otro lado Drasil )
Colombia en conjunto e.portaron solo AA< millones de dólares bajo el ré*imen de ma-uila, cifra
mar*inal en comparación con sus casi 5<.=== millones de dólares de ventas al mercado
estadounidense.
$tro ré*imen preferencial de *ran importancia es la Le) de 'ecuperación &conómica de la
Cuenca del Caribe. "e aplica a los cinco miembros del #ercado Com2n Centroaméricano ) los trece
miembros de la Comunidad del Caribe, m+s Aruba, slas Gír*enes n*lesas, 'ep2blica Dominicana,
Baití, Antillas Bolandesas,) Panam+. !ambién a los ori*inados en Puerto 'ico -ue ,an recibido valor
a*re*ado en los países ) re*iones mencionados.Prevé la concesión de fran-uicias arancelarias a todos
los productos provenientes de ese ori*en, salvo los e.cluidos por le)/te.tiles, indumentaria, calzado,
manufacturas de cuero ) ciertos relojes0. "e inclu)en otras ventajas tales como asistencia técnica,
incentivos fiscales para empresas estadounidenses, ) pro*ramas de promoción del comercio ) las
inversiones.
59
59
De muc,a menor importancia para los países beneficiarios es el 'é*imen de
Preferencias Comerciales para países andinos. "e trata de una le*islación orientada a a)udar a
Colombia, &cuador, Per2 ) Dolivia, con el objeto de -ue estos países puedan efectuar e.portaciones
,acia los &stados (nidos -ue constitu)an una alternativa viable al tr+fico de estupefacientes. Con tal
objeto se conceden fran-uicias arancelarias a un conjunto de productos durante un período de 5=
a;os.
Los procesos rese;ados m+s arriba, demuestran la utilidad de establecer una importante
distinción conceptual, entre los procesos de inte*ración unidimensionales diri*idos a e.pandir los
espacios económicos a través de medidas preferenciales de mercado, ) los multidimensionales -ue
aspiran a la profundización de espacios políticos, económicos ) sociales.
&n la actualidad el proceso de creciente interdependencia internacional se verifica claramente
en el plano económico. 4o así en el +mbito social. La revolución tecnoló*ica ) las normas
multilaterales a nivel mundial facilitan el movimiento de mercancías, capitales e información, pero los
procesos mi*ratorios a nivel internacional todavía est+n altamente limitados por barreras tanto
económicas como institucionales. Para simplificar podríamos decir -ue la e.pansión de los espacios
económicos no siempre si*nifica una paralela e.pansión de los espacios sociales. Desde este +n*ulo
los procesos de inte*ración profunda -ue por un lado abarcan los movimientos de personas, ), por el
otro, avanzan ,acia la formulación de re*ímenes ) políticas conjuntas tienen este contenido
multidimensional -ue e.cede los aspectos restrictamente economicos. &l #&'C$"(', el L'A4,
el #CCA ) el propio CA'C$# son ejemplos de acuerdos -ue se proponen avanzar ,acia una
inte*ración multidimensional o profunda en una linea cu)a e.presión m+s prototípica a nivel mundial
es, sin duda, la (nión &uropea.
B& E$ r-)#"a$#0m" a=#-r," - $"0 "/-,a
A partir de fines de los a;os oc,enta ) comienzos de los noventa, emer*ió una nueva fase
,istórica en la -ue ,a tendido a *eneralizarse una apertura económica unilateral de la re*ión respecto
del resto del mundo. &s sabido -ue esta fase aperturista se inició tempranamente, aun-ue con
altibajos e interrupciones, en varios países del Cono "ur, coe.istiendo desde mediados de los a;os
setenta con el sur*imiento de re*ímenes militares autoritarios. &stas orientaciones liberalizantes se
fortalecieron con el ajuste recesivo emprendido por América Latina en los a;os oc,enta, ) la
participación de los or*anismos multilaterales de crédito -ue imponían condicionalidades al
refinanciamiento de la misma.
Desde una perspectiva m+s amplia, esta tendencia aperturista en lo comercial ) financiero, no
sólo es atribuible a dic,os factores, sino también a las profundas transformaciones tecnoló*icas -ue
,an promovido los procesos de internacionalización ) transnacionalización del orden mundial. Como
resultado de estas transformaciones *lobales, la movilidad internacional del capital productivo ) de la
tecnolo*ía se ,a acrecentado enormemente. &l proceso de transnacionalización productiva est+
fuertemente vinculado al au*e de las modalidades intraempresariales e intraindustriales del comercio
internacional.
!ambién la *lobalización de los movimientos especulativos en el +mbito cambiario, financiero
) burs+til crean *ran volatilidad e incertidumbre en las economías crecientemente abiertas de este
nuevo ordenamiento. &l verdadero colapso financiero -ue e.perimentó #é.ico a fines de 5??P ) sus
60
60
repercusiones sobre otras economías /como la de Ar*entina0 ilustran respecto de dic,a
vulnerabilidad.
Dentro de este conte.to *lobal, durante los a;os noventa la inte*ración latinoamericana se ,a
venido encuadrando en los marcos de una estrate*ia -ue ,a dado en denominarse de re*ionalismo
abierto. De un lado, se observa la profundización de medidas aperturistas, privatizantes )
desre*uladoras de las economías nacionales1 ) del otro, la suscripción de acuerdos ) compromisos
re*ionales ) subre*ionales de inte*ración en -ue los países se otor*an preferencias -ue,
esencialmente, implican una apertura recíproca ,acia adentro de la propia re*ión a2n m+s intensa -ue
la apertura *lobal.
Las economías latinoamericanas ,an estado profundizando sus medidas de apertura en el
campo del comercio, de las finanzas ) de los movimientos de capital productivo transnacional desde
inicios de este decenio. Ban reducido sus barreras comerciales arancelarias ) no arancelarias de
manera relativamente independiente ) previa a los compromisos -ue finalmente se suscribieron en la
'onda (ru*ua). Los aranceles promedios de los países de ALAD se redujeron en 5??3 de la manera
si*uiente a partir de los a;os iniciales -ue se indican: Ar*entina de 3?X /5?K?0 a 5>X1 Dolivia de
5<X /5?KJ0 a AX1 Drasil de >5X /5?KK0 a 5PX1 Colombia de PPX /5??=0 a 5<X1 C,ile de ?PX
/5?A30 a 5=X1 #é.ico de <PX /5?K>0 a 5<X1 Per2 de JJX /5??=0 a 5KX1 ) Genezuela de 3>X
/5?K?0 a 5=X /C&PAL, marzo de 5??P0.
!ambién en Centroamérica, los niveles m+.imos de protección arancelaria para el sector
industrial, se redujeron durante el período 5?KA@5??P, de la manera -ue se indica: Costa 'ica desde
5==X ,asta <=X1 &l "alvador desde <<5X ,asta <=X1 Luatemala desde 5>=X ,asta <=X1
Bonduras desde ?=X ,asta <=X1 4icara*ua desde 5==X ,asta 5>X1 ) Panam+ desde <PAX ,asta
P=X/C&PAL, marzo de 5??P0.
&n particular, la liberalización ) desarrollo del mercado de capitales ,a constituido una pieza
importante de esta estrate*ia. &n el +mbito del capital productivo transnacional, se ,an modificado
@en un proceso -ue tiende a e.tenderse ) profundizarse@ los re*ímenes -ue re*ulan la entrada de
inversión directa e.tranjera eliminando restricciones sectoriales, simplificando ) a*ilizando los
tr+mites de autorización, *arantizando el derec,o a remitir utilidades ) a repatriar los capitales,
otor*ando a las empresas transnacionales *arantías de estabilidad tributaria ) cambiaria, etc. Al*unos
países @como Ar*entina@ ,an lle*ado al e.tremo de eliminar toda obli*ación de re*istro de los
movimientos de capitales, liber+ndolos de toda fiscalización.
&l in*reso de la inversión directa se ,a visto estimulado por la privatización de empresas
p2blicas a través de diversos mecanismos, al*unos de los cuales se orientaron a afrontar los pasivos
de la *ravosa deuda e.terna con los activos del sector p2blico, reduciendo la primera mediante la
transferencia de los se*undos a los acreedores del sector privado.
C& L"0 a*3-r!"0 =#$a,-ra$-0
&sta trasformación profunda en la orientación *eneral del desarrollo de las economías
latinoamericanas, se ,a reflejado en el +mbito de los acuerdos bilaterales de inte*ración -ue se ,an
estado suscribiendo. &stos acuerdos est+n reflejando el cambio esencial -ue se ,a producido en
61
61
materia de asi*nación de los recursos. La apertura liberalizante se ,a convertido en la re*la ) la
protección en la e.cepción.
Los acuerdos bilaterales -ue ,an proliferado al alero de la ALAD, son esencialmente
compromisos de libre comercio en los -ue, cada vez m+s tienden a predominar las des*ravaciones
arancelarias *enerales ) autom+ticas, sujetas a crono*ramas mu) estrictos ) acompa;adas con listas
de e.cepciones ) de productos sensibles -ue también se van reduciendo a medida -ue se
perfeccionan los acuerdos.
Las listas WpositivasW para la concesión de preferencias arancelarias -ue antes prevalecían @en
-ue la inclusión de cada nuevo producto des*ravado o liberado daba lu*ar a interminables
ne*ociaciones@ son un procedimiento cada vez menos usado. 4o es -ue ,a)an desaparecido
completamente, pero corresponden al estilo de los acuerdos previos a este decenio. Cada vez m+s los
nuevos acuerdos -ue se suscriben responden al criterio amplio se*2n el cual se liberaliza *radual pero
autom+ticamente @cumpliendo plazos ) crono*ramas establecidos@ todo producto -ue no esté
e.presamente incluido en las así denominadas listas de e.cepciones )Vo de productos sensibles.
&n suma, las listas -ue se confeccionaban antes eran de productos des*ravados, ) las -ue
tienden a confeccionarse a,ora son de productos e.ceptuados de la des*ravación. &l principio
*eneral es -ue se des*rava autom+ticamente todo lo -ue no -ueda e.ceptuado de la des*ravación.
!ambién se ,an estado suscribiendo acuerdos preferenciales en el campo de la inversión
productiva. "e trata esencialmente de acuerdos orientados a evitar la doble tributación, )Vo de
acuerdos de protección ) promoción recíproca de las inversiones. &n al*unos casos son cl+usulas -ue
forman parte de los acuerdos comerciales, ) en otros se trata de compromisos autónomos. Pero no
sólo se est+n suscribiendo entre países latinoamericanos sino -ue también inclu)en a países
desarrollados.
Desde el punto de vista del re*ionalismo abierto, lo -ue caracteriza a estos acuerdos es -ue la
liberalización recíproca avanza m+s r+pidamente -ue la liberalización *eneral. &sto permite -ue
coincida el avance de un proceso de apertura *lobal con la paralela concesión de preferencias en el
plano re*ional ) subre*ional. "i el proceso de liberalización se limitara a la reducción de las barreras
a los flujos de comercio, inversión, ) tecnolo*ía, el mismo tendría un punto límite dado por la
eliminación completa de este tipo de barreras. &sta manera de concebir o limitar el proceso de
inte*ración es lo -ue, en el conte.to de este trabajo se denomina inte*ración unidimensional o
economicista.
&stos acuerdos inclu)en un conjunto de otras cl+usulas @normas de ori*en, salva*uardias,
solución de controversias, etc.@ -ue difieren entre sí, ) est+n creando una mara;a jurídica
contradictoria de difícil conver*encia posterior. $tro tanto acontece con la intensidad ) los ritmos de
las des*ravaciones arancelarias ) no arancelarias de los diferentes acuerdos bilaterales -ue se est+n
suscribiendo. "i no fuera por la a)uda de los nuevos pro*ramas inform+ticos, las aduanas
latinoamericanas se verían en serios aprietos para ,acer cumplir las normas arancelarias ) no
arancelarias tan complejas ) diferenciadas -ue estos acuerdos est+n *enerando.
62
62
&sta necesidad de ir buscando la conver*encia ) articulación de estos acuerdos se ,a estado
convirtiendo en un tema obsesivo ) preocupante en los foros de ALAD ) de la C&PAL. La vía m+s
probable a través de la cual pueden irse apro.imando ) coordinando tan variados compromisos no
parece ser la del acercamiento de los acuerdos bilaterales, sino -uiz+ la del fortalecimiento )
articulación de los acuerdos re*ionales ) subre*ionales de inte*ración.
10& L"0 a*3-r!"0 r-)#"a$-0 5 03=r-)#"a$-0
aM L"0 %aD0-0 m#-m=r"0 !- ALADI
Los países miembros de ALAD, con la e.cepción de C,ile ) #é.ico est+n a*rupados en dos
acuerdos subre*ionales: el #ercado Com2n del "ur /#&'C$"('0 ori*inado en el !ratado de
Asunción ) el Lrupo Andino /L'A40 nacido del Acuerdo de Carta*ena. &l primero inclu)e a
Ar*entina, Drasil, Para*ua) ) (ru*ua). &l se*undo a Colombia, Genezuela, Per2, &cuador ) Dolivia.
Aun-ue en el si*uiente capítulo profundizaremos un poco m+s el caso del #&'C$"(', se trata de
marcar a-uí al*unas similitudes fundamentales entre estos dos acuerdos ) sus ras*os diferenciales
principales respecto de los bilaterales de libre comercio mencionados antes.
&stos acuerdos subre*ionales se proponen avanzar ,acia instancias de inte*ración profunda.
&l L'A4 opera autónomamente ) no est+ WinscritoW en ALAD, aun-ue es jurídicamente compatible
con a-uella institución. &l #&'C$"(' ,a asumido la fi*ura de Acuerdo de Complementación
&conómica ) est+ encuadrado como tal en la normativa de ALAD.
#+s all+ de estas peculiaridades jurídicas, ambos acuerdos ,an avanzado sobre la base de las
decisiones ) voluntad política de los *obiernos -ue, especialmente en los a;os noventa, ,an actuado
por vías directas ) paralelas a las de los instrumentos de ALAD. !anto el L'A4 como el
#&'C$"(' ,an evidenciado un espectacular avance en materia de e.pansión comercial sobre la
base de mecanismos de des*ravación *radual ) autom+tica con reducidas listas de e.cepciones )
fijación de plazos ) crono*ramas mu) precisos.
Ambos es-uemas ,an lo*rado avanzar al estadio si*uiente mediante la suscripción de uniones
aduaneras imperfectas o fle.ibles -ue no vulneran la ló*ica esencial del re*ionalismo abierto, pues
establecen un arancel e.terno com2n /A&C0 -ue es en promedio claramente inferior a los niveles
,istóricos de los respectivos aranceles nacionales. &l A&C del L'A4 sólo inclu)e a Colombia,
&cuador, ) Genezuela ) re*istra un promedio de 53.JX con un mínimo de >X ) un m+.imo de <=X.
&l del #&'C$"(' presenta un promedio de 55X con un mínimo de =X ) un m+.imo de <=X. "e
trata de uniones aduaneras incipientes, imperfectas ) fle.ibles pero constitu)en un paso en la
dirección de las formas profundas de la inte*ración /C&PAL, ma)o de 5??>0.
"in embar*o, los ras*os ) perspectivas de ambos acuerdos son diferentes. &n el caso del
L'A4, como )a se comentó, se trata de un acuerdo Wanti*uoW, dotado de normas e instituciones
complejas ) ambiciosas, -ue ,a sido remozado, eliminando de su letra ) de su WespírituW los resabios
e.cesivamente proteccionistas e intervencionistas -ue lo caracterizaron durante la fase del desarrollo
latinoamericano prote*ido.
&n marzo de 5??J el L'A4 se transformó en la Comunidad Andina de nte*ración /CA0,
ampliando ) modificando su estructura institucional -ue )a era bastante compleja. Fortaleció la base
63
63
política del Acuerdo -ue a,ora inclu)e como miembros a los propios países suscriptores
representados directamente por los respectivos Sefes de &stado. Los &stados miembros, junto a los
ór*anos del "istema Andino de nte*ración /"A0, pasan a constituir la CA. La conducción política
de la Comunidad est+ a car*o del Consejo Presidencial ) del Consejo de #inistros de 'elaciones
&.teriores. La Comisión, compuesta por representantes plenipotenciarios, -ue era el ór*ano m+.imo
del Acuerdo, a,ora circunscribe sus atribuciones al plano estrictamente económico ) se subordina a
las decisiones políticas de los mencionados Consejos. La Sunta del acuerdo de Carta*ena /S(4AC0
es reemplazada por una "ecretaría Leneral dotada de ma)ores atribuciones ) encar*ada, como
ór*ano técnico, de coordinar las actividades de los otros ór*anos del "istema.
Como se sabe la institucionalidad de la a,ora Comunidad Andina inclu)e un Parlamento
Andino, un !ribunal Andino de Susticia, la Corporación Andina de Fomento /CAF0 ) el Fondo
Latinoamericano de 'eservas /FA'0, varios convenios suscritos en el +rea social, Comités
Consultivos laborales ) empresariales, ) la (niversidad Andina "imón Dolivar.
&sta frondosa institucionalidad parece e.cesiva para un acuerdo cu)os lazos comerciales
representan poco m+s del 5=X de su comercio total. &l Area de Libre Comercio sólo inclu)e a cuatro
miembros /Dolivia, Colombia, &cuador, ) Genezuela0 ) la (nión Aduanera solamente tres /Colombia,
&cuador, ) Genezuela0. !ampoco las relaciones políticas entre sus miembros son demasiado sólidas.
'ecientemente ,ubo enfrentamientos armados entre Per2 ) &cuador, también ,an e.istido problemas
limítrofes entre Genezuela ) Colombia, etc. Por lo tanto el si*nificado de las reformas institucionales
de marzo de 5??J no se justifica tanto por la importancia o solidez de las relaciones pree.istentes
entre sus miembros, sino por la necesidad de contar con un foro político propio de m+.imo nivel
donde puedan dilucidar sus diferencias ) concertar posiciones conjuntas respecto del resto del mundo
en la defensa de sus intereses subre*ionales. &n abril de 5??A la a*udización de las diver*encias en la
ne*ociación del in*reso de Per2 al Area de Libre Comercio ) a la (nión Aduanera del Lrupo Andino
culminó con el anuncio del retiro de este país de la Comunidad Andina. "in embar*o todavía ,o)
/ma)o de 5??A0 contin2an las *estiones tendientes a mantener su membrecía plena.
&l #&'C$"(', por su parte, es un acuerdo de los a;os noventa con una institucionalidad
menos frondosa -ue el L'A4, pero fuertemente impulsado por los a*entes políticos ) económicos.
&ste tema ser+ ampliado en la sección si*uiente.
'especto de sus perspectivas económicas futuras, la Comunidad Andina evidencia ma)or
fra*ilidad -ue el #&'C$"('. &n el aspecto comercial, Dolivia ) Per2 se aprestan a ne*ociar
acuerdos de libre comercio con el #&'C$"('. &stas acciones individuales de acercamiento a otro
acuerdo subre*ional no se re*istran entre los miembros plenos del #&'C$"(', el -ue opera como
un blo-ue m+s sólido ,acia afuera. &s posible -ue la 'eunión Presidencial de !rujillo de marzo de
5??J, contribu)a a lo*rar -ue en materia de Acuerdos Comerciales frente a otros países o blo-ues,
los miembros de la Comunidad Andina comiencen a ,ablar con una sola voz. &n la 2ltima reunión
presidencial del Lrupo Andino /"ucre << ) <3 de abril de 5??A0 se suscribió un compromiso
tendiente a acelerar la creación de un +rea ampliada de libre comercio entre los países de la
Comunidad Andina ) el #&'C$"('. #erece observarse -ue el eje de intercambio Ar*entinaVDrasil
representa apro.imadamente el J>X del comercio intra@#&'C$"(', ) el eje ColombiaVGenezuela
representa el >AX del comercio intra@L'A4. &n el curso del a;o <==> Genezuela anunció su retiro
64
64
del CA4 ) su incorporación al #&'C$"(', sin embar*o este proceso de ruptura a2n no se ,a
consolidado ) e.isten ne*ociaciones tendientes a la reincorporación de Genezuela al CA4.
!ambién en el plano subre*ional ,an proliferado acuerdos de libre comercio, -ue no se
plantean avanzar ,acia modalidades m+s profundas de inte*ración. !al es el caso del )a mencionado
Lrupo de los !res /L30, constituido en 5??P por Colombia, #é.ico, ) Genezuela. &l sur*imiento de
este acuerdo también pone de relieve la proliferación un tanto confusa de compromisos. Colombia )
Genezuela son miembros del Pacto Andino, ) #é.ico es miembro del Acuerdo de Libre Comercio de
América del 4orte /ALCA40. "u asociación en el L3 tiene una si*nificación *eopolítica especial en
vista de la *ravitación de estos países en las ne*ociaciones políticas -ue contribu)eron al lo*ro de la
paz en la conflictiva situación por la -ue atravesó Centroamérica ,asta épocas recientes. Por otro
lado, para Colombia ) Genezuela su asociación con #é.ico es una vía de apro.imación al ALCA4.
!ambién lo es el intento de &cuador de apro.imarse a este Lrupo.
&l futuro del L3 como +rea de libre comercio es una *ran incó*nita. Desde el punto de vista
comercial, las relaciones de #é.ico con los otros dos socios del L3 aun-ue ,an crecido r+pidamente
en épocas recientes son todavía mu) men*uadas. Las importaciones de #é.ico provenientes de estos
dos países en 5??3, como porcentaje de las importaciones totales desde ALAD es la si*uiente: desde
Colombia P.PX ) desde Genezuela 55.KX. !eniendo en cuenta -ue en dic,o a;o, el porcentaje de las
importaciones me.icanas desde ALAD representó apro.imadamente el P.>X de sus importaciones
totales, sus importaciones desde a-uellos dos países sólo representan respectivamente =.5X ) =.>X
de sus importaciones totales. Como puede verse, el *rado de inte*ración real de #é.ico con sus
socios del L3 es numéricamente despreciable, ) también es mu) men*uada su inte*ración comercial
real con el conjunto de ALAD.
La posición de #é.ico dentro de ALAD merece p+rrafo aparte. "u participación en el
comercio recíproco como porcentaje de su comercio total, no sólo es mu) reducida sino -ue ,a ido
decreciendo en el lar*o plazo. Por oposición su dependencia comercial respecto de los &stados
(nidos es abrumadoramente alta, ) se ,a incrementado en los 2ltimos a;os. #+s de un A=X de su
comercio total se verifica con los &stados (nidos. 4o es ajena a esta evolución la importancia de las
actividades de ma-uila -ue ,an crecido enormemente en la frontera norte de este país. "e trata de
industrias localizadas en una vasta zona procesadora de e.portaciones fundamentalmente destinadas
al mercado 4orteamericano. Dic,o sea de paso, la incorporación de #é.ico al Acuerdo de Libre
Comercio de América del 4orte, debe e.aminarse en el conte.to de estos antecedentes, -ue sit2an a
dic,o país en una posición mu) especial.
Por 2ltimo, cabe mencionar una iniciativa reciente de Drasil -ue puede resultar de
enorme trascendencia para la inte*ración sudamericana, se trata de la propuesta para conformar un
Area de Libre Comercio de "udamérica /ALC"A0. Fue propuesta por el Presidente de Drasil, en
octubre de 5??3, para lo*rar su concreción en un ,orizonte temporal de diez a;os. Los países
miembros del #&'C$"(' apo)aron la creación del ALC"A en una reunión del Lrupo #ercado
Com2n de los días <3 ) <P de ma)o de 5??> en #ontevideo.
&n caso de prosperar esta Area, ser+ ne*ociada por los países del #&'C$"(' en su
conjunto. &n cierto sentido est+ concebida para convertirse en un +rea de libre comercio articulada en
torno del #&'C$"('. &l ALC"A pretende abarcar la reducción autom+tica de las restricciones
65
65
arancelarias ) no arancelarias en el comercio de bienes. !omar+ como punto de partida la red de
acuerdos de libre comercio de los países sudamericanos miembros de ALAD, respetando tanto la
normativa de este es-uema re*ional como las re*las -ue emer*ieron de la 'onda (ru*ua) del LA!!.
$tro evento de *ran trascendencia futura para la inte*ración sudamericana es la fundación de
la Comunidad "udamericana de 4aciones, establecida durante la Cumbre Presidencial
"udamericana el K de diciembre de <==P.
Partiendo del patrimonio ,istYrico ) cultural comZn es posible entender el si*nificado econYmico )
pol[tico de una institución del tipo de la C"A4. &sta iniciativa concreta es una versiYn posible de fuerzas
sociales profundas -ue se e.presan a trav\s de ella en la presente co)untura ,istYrica. Cosa distinta ser]
determinar si esta particular versión lo*rar] \.ito. Pero aZn si fracasara, las mismas fuerzas ) actores
sociales -ue sub)acen a ella intentar[an reinventarla, una ) otra vez, en versiones m]s viables.
La C"A4, e.presa una fase superior de conver*encia institucional entre el #&'C$"(' ) la
CA4. La cl/usula democr/tica es una condici0n fundante y medular para la plena membresía en
cual1uiera de los dos acuerdos. &s un pro)ecto le*itimado por los principios de la democracia pol[tica )
puede aspirar a la construcciYn *radual de una soberan[a compartida en a-uellos campos donde \sta sea la
condiciYn necesaria para el avance del pro)ecto. &sos elementos, son a su vez, la base para la construcciYn
de una ciudadan[a comunitaria. La e.periencia de la (& es el mejor referente ,istYrico de este tipo de
pro)ectos estrate*icos de lar*o plazo. Pero las condiciones estructurales en "udam\rica son diferentes )
deben ser respetadas.
Los costos ) los ries*os pol[ticos de esta empresa se justifican en aras de los objetivos
fundamentales del desarrollo sudamericano de lar*o plazo concebidos bajo creciente dinamismo ) e-uidad.
&stos objetivos se asocian, en este mundo econYmico *lobal con formas sist\micas ) sustentables de la
competitividad sudamericana considerada conjuntamente. La e.pansión del poder productivo ) del mercado
sudamericano, *eneran, conjuntamente una escala econYmica -ue favorece la autonom[a de su desarrollo,
fundado en la e.pansión de la propia demanda interna, ) de manera complementaria en la demanda
mundial.
&l acuerdo CA4@ #&'C$"(' en vi*encia desde el 5 de enero de <==>, ,a des*ravado el K=X del
comercio entre ambos blo-ues. &l potencial para una e.pansión del comercio rec[proco es enorme dado su
[nfimo desarrollo actual atribuible, en parte, a deficiencias infraestructurales -ue deber]n ser corre*idas a
trav\s de *randes pro)ectos estrat\*icos como el '"A ) carencias institucionales -ue la C"A4 deber]
suplir.
Debe ,acerse notar -ue, de manera paralela, tras el fracaso de las ne*ociaciones del ALCA,
&stados (nidos ,a continuado con su estrate*ia de suscribir tratados bilaterales o plurilaterales con países
o subre*iones de América Latina. &n el +rea andina C,ile, Colombia ) Per2 ,an suscrito acuerdos de éste
tipo.

La nueva ar-uitectura institucional -ue se intenta construir en "udamérica pretende subordinar los
aparatos burocr]ticos pree.istentes a los fines de la estrate*ia pol[tica de lar*o plazo. &sos aparatos son los
depositarios de la institucionalidad e.istente, del CnoE ,oE procedimental acumulado, ) de la memoria
institucional de las fases anteriores de la inte*ración sudamericana.

=M L"0 %aD0-0 *-,r"am-r#*a"0&
66
66
&l principal obst+culo al crecimiento de los países centroamericanos e indirectamente a la
e.pansión del #CCA entre los a;os setenta ) comienzos de los oc,enta, radicó en los
enfrentamientos políticos ) sociales internos ) en los conflictos fronterizos -ue a-uejaban a sus
países. &n este aspecto, desde mediados de los a;os oc,enta se ,an ido verificando m2ltiples
acontecimientos positivos -ue ,an contribuido a la pacificación de la re*ión. &ntre otros, cabe citar la
firma de los Acuerdos de &s-uipulas a lo lar*o de 5?KJ ) 5?KA1 la celebración de elecciones en
4icara*ua a comienzos de 5??=1 la firma en enero de 5??< de un acuerdo de paz entre el *obierno )
la *uerrilla salvadore;os1 ) la solución del conflicto limítrofe entre &l "alvador ) Bonduras mediante
un laudo de la Corte nternacional de Susticia.
Durante el decenio de los noventa, se ,an suscrito cuatro acuerdos sucesivos en materia de
inte*ración económica. Al*unos de los objetivos en acuerdos anteriores son retomados ) WajustadosW
en los acuerdos posteriores. Cabe advertir en todo caso -ue es difícil resumir en unos pocos p+rrafos
las complejidades jurídicas e institucionales de un proceso inte*rador tan prolífico en reuniones,
declaraciones ) acuerdos de alto nivel.
&n julio de 5??5, se suscribió el Acuerdo #ultilateral !ransitorio de Libre Comercio,
orientado a consolidar acuerdos bilaterales de libre comercio vi*entes entre Bonduras ) el resto de
los países centroamericanos.
&n ma)o de 5??<, &l "alvador, Luatemala ) Bonduras, suscribieron el Acuerdo de 4ueva
$cotepe-ue sobre comercio e inversión orientado a formalizar en el m+s breve plazo una zona de
libre comercio ) una unión aduanera, ) ratificar la decisión de adoptar un arancel e.terno com2n a
partir de 5??3.
&n abril de 5??3, &l "alvador, Luatemala, Bonduras ) 4icara*ua, suscriben el Acuerdo de
#ana*ua, donde se acuerda perfeccionar la zona de libre comercio ) formalizar una unión aduanera
como paso previo para el lo*ro de una unión económica.
&n octubre de 5??3, se suscribe el Protocolo de Luatemala al !ratado Leneral de la
nte*ración &conómica Centroamericana. "e trata no sólo del acuerdo m+s importante sino también
del m+s reciente. nvolucra a los cinco países firmantes del !ratado Leneral de 5?J=. &l documento
sur*e a partir de propuestas elaboradas por la "ecretaría Permanente del !ratado Leneral de
nte*ración &conómica Centroamericana /"&CA0, con el apo)o del DD, el P4(D, ) la C&PAL.
'esponde a la preocupación por el incumplimiento parcial de los acuerdos anteriores. ntroduce
elementos de *radualidad ) fle.ibilidad -ue ,acen recordar la transición desde ALALC ,acia ALAD,
pero ratifica los objetivos de lo*rar una inte*ración profunda trascendiendo los objetivos del !ratado
Leneral de 5?J= de lle*ar a un mercado com2n, para plantearse la meta m+s ambiciosa de una unión
económica. "in embar*o, ) en esto también se asemeja a la ALAD, no establece plazos para alcanzar
cada una de esas etapas.
#+s específicamente las etapas planteadas en el Protocolo de Luatemala son: i0 'establecer
la zona de libre comercio ) la puesta en vi*encia de un arancel e.terno com2n1 ii0 Coordinar )
armonizar de manera *radual ) fle.ible sus relaciones comerciales e.ternas ,asta lle*ar a adoptar una
política comercial conjunta1 iii0 Constituir una unión aduanera1 iv0 Constituir un #ercado Com2n1 )
67
67
vi0 Constituir una unión económica a través de la armonización de las políticas macroeconómicas. &l
Protocolo prevé la incorporación paulatina de Panam+.
Desde un punto de vista m+s amplio, el Protocolo aparece como una opción estraté*ica de
los países centroamericanos para mejorar su posicionamiento ) sus capacidades de acción conjunta
en el nuevo escenario mundial/C&PAL, noviembre de 5??30.
Aun-ue la institucionalidad del #CCA est+ sujeta a m2ltiples altibajos, ) se re-uiere un
proceso de depuración en materia de compromisos, normas e instituciones, no cabe duda -ue la
orientación *eneral del proceso avanza en el sentido de lo*rar una inte*ración profunda entre sus
miembros.
&l sentido m+s profundo de la inte*ración -ue se persi*ue también se descubre a través de
otras acciones m+s amplias -ue se ,an ido adoptando. &n particular, se ,a reactivado la $r*anización
de los &stados Centroamericanos /$D&CA0, -ue fue establecida en 5?>5 como sistema institucional
re*ional, lle*ando a a*rupar a todos los ór*anos de la inte*ración centroamericana. &n este conte.to,
se verifica la reactivación de m2ltiples ór*anos pree.istentes, tales como las reuniones de los
*abinetes económicos de los países, las actividades del Consejo #onetario Centroamericano, las del
Danco Centroamericano de nte*ración &conómica, etc. La "&CA ,a asumido la "ecretaría de
varios de estos foros, ) la ma)oría de las reuniones técnicas se verifican en su sede.
&l car+cter profundo de la inte*ración -ue se persi*ue, se puso especialmente de relieve en
los propósito e.plicitados en la Cumbre de !e*uci*alpa de 5??5 /anterior a la Cumbre de
Luatemala0, orientados a promover el desarrollo social de la re*ión. &l tema de la e-uidad se ,a
planteado no sólo como la distribución de los beneficios ) costos de la inte*ración entre los países
sino fundamentalmente como un instrumento para favorecer a los sectores m+s empobrecidos de
cada país miembro.
"in embar*o, América Central, al i*ual -ue #é.ico ) el Caribe, presentan una alta
dependencia comercial con los &stados (nidos ,acia donde diri*en alrededor del P=X de sus
e.portaciones totales. La industrialización centroamericana inclu)e el sistema de ma-uila con destino
principal ,acia los &stados (nidos.
!ras el con*elamiento ) aparente fracaso de las ne*ociaciones del ALCA, &stados (nidos
propuso el !ratado de Libre Comercio de América Central ) 'ep2blica Dominicana /CAF!A@'D en
su si*la in*lesa0. &ste tratado se ne*oció r+pidamente ) )a fue ratificado por todos los países
latinoamericanos con e.cepción de Costa 'ica.
11& E$ *"m-r*#" 5 $a0 #/-r0#"-0 r-*D%r"*a0
aM A3)- !-$ *"m-r*#" r-*D%r"*"
&n el -uin-uenio 5??=V5??>, las e.portaciones totales de los países de América Latina ) el
Caribe subieron desde 5<3 a <<= miles de millones de dólares increment+ndose apro.imadamente en
K=X. &n el mismo período las e.portaciones recíprocas entre esos mismos países pasaron de 5J mil a
P3 mil millones de dólares creciendo en apro.imadamente 5J?X. &n 5??= las e.portaciones
68
68
intrarre*ionales representaban el 53X de las totales ) en 5??> lle*aban al 5?,>X. &ste 2ltimo
porcentaje fué el m+s elevado de la ,istoria re*ional. &l Wrecord anteriorW se ,abía alcanzado en 5?K5
/justo antes del inicio de la crisis recesiva de los a;os oc,enta0 con un porcentaje de 5J,JX pero
después de la retracción del resto de esa década, dic,a proporción fué superada en 5??< con el
5J,KX ) ,a continuado creciendo.
&ste proceso ,a sido mu) acelerado. Cuando en 5?A= el porcentaje de comercio
intrarre*ional era de 53X tardó apro.imadamente diez a;os en lle*ar al 5JX, sin embar*o este salto
se verificó practicamente en un a;o a partir de 5??=. &s en este sentido -ue podemos ,ablar de un
au*e del comercio recíproco.
A nivel de los acuerdos re*ionales ) subre*ionales @con la e.cepción del CA'C$#@ es
posible considerar el -uin-uenio 5??=@5??>, período -ue se comenta en lo -ue si*ue.
&ntre los países miembros de ALAD las e.portaciones totales subieron desde 553 a <=J
miles de millones de dólares con un incremento de K3X en el -uin-uenio. Dentro del mismo lapso, el
comercio medido por las e.portaciones recíprocas subió en 5JAX, ) e.presado como cuota respecto
del comercio total se elevó desde el 55X en 5??= al 5AX en 5??>. "in embar*o la presencia de
#é.ico desdibuja un poco estas cifras por-ue WinflaW el componente e.trare*ional ) reduce el
componente intrare*ional. &l WboomW resulta m+s claro en las cifras si*uientes referidas a las dos
principales a*rupaciones subre*ionales dentro de ALAD respecto de las cuales se cuenta con cifras
preliminares ,asta 5??>.

&n el -uin-uenio 5??=@5??> las e.portaciones totales de los países del Lrupo Andino
subieron desde 35 a P= miles de millones de dólares con un incremento de 3=X, en tanto -ue las
recíprocas lo ,icieron en <>=X. &n 5??= las e.portaciones recíprocas de la subre*ión representaban
el PX de las totales ) en 5??> esa cuota ,abía lle*ado al 5<X.
&n el mismo lapso las e.portaciones totales del #&'C$"(' subieron desde PJ a A= miles
de millones de dólares con un incremento de ><X. Los flujos recíprocos en el mismo lapso se
incrementaron en <>=X. &n 5??= las e.portaciones intrasubre*ionales representaban el ?X ) en
5??> ,abían subido al <5X del total.
!ambién para el lapso 5??=@5??>, las e.portaciones totales del #CCA crecieron desde P a K
miles de millones de dólares apro.imadamente con un incremento de 5==X, mientras -ue las
recíprocas lo ,icieron en 55>X. &l porcentaje de las recíprocas respecto de las totales subió desde el
5AX al 5?X /Gease el cuadro A0.
Conviene ,acer notar -ue, en el caso de ALAD, cuando se e.clu)e a #é.ico de los c+lculos,
la proporción de sus e.portaciones ,acia América Latina ) el Caribe sube desde 5?X a <KX ,) la
proporción de los mismos flujos -ue se diri*en ,acia &stados (nidos se reduce desde PAX a <>X.
&stas cifras est+n referidas al a;o 5??P.
Desde otro +n*ulo, en 5??P sólo el PX de las e.portaciones me.icanas tenía como destino
América Latina, pero el K>X de esos flujos se diri*ía ,acia &stados (nidos. Por *randes sectores
económicos, AAX de los productos primarios, JPX de las semimanufacturas, ) KKX de las
69
69
manufacturas me.icanas se diri*en ,acia &stados (nidos. &n el período 5??=@?P las e.portaciones
de #é.ico ,acia América Latina crecieron a una tasa anual de 53X, en tanto -ue las diri*idas ,acia
&stados (nidos aumentaron al 3=X /C&PAL, ma)o de 5??J, ane.o estadístico0.
Como puede observarse, el *ran au*e del comercio intrare*ional se ,a verificado
fundamentalmente entre los miembros de ALAD con la e.clusión de #é.ico1 es decir entre los
países sudaméricanos a*rupados en #&'C$"(' ) el L'A4 a los -ue cabría a*re*ar C,ile con
contactos cada vez m+s estrec,os con #&'C$"('. &n efecto este 2ltimo país diri*ía un <<X de
sus e.portaciones ,acia América Latina en 5??P, ) en el período 5??=V?P dic,os flujos crecieron a
una tasa de <<X anual.
&n el caso de #é.ico la suscripción del !LC le permitió incrementar a2n m+s sus estrec,os
vínculos de comercio con &stados (nidos. !ambién Centroamérica ) el Caribe *ozan de lazos
preferenciales de comercio con el país del norte. &n todos estos casos, se nota un alto componente
de e.portaciones manufactureras bajo el ré*imen de la ma-uila ,acia 4orteamérica. &stas
modalidades de comercio intraindustrial e intrafirma, -ue son las m+s din+micas, operan con cierta
independencia de la suscripción de los acuerdos e incluso, /al menos en el corto plazo0 del proceso
de liberalización comercial ) dependen de un proceso de alianzas ) acuerdos entre empresas
transnacionales.
$nterrupción de las tendencias din%micas a partir de &''(
&ste panorama de au*e del comercio, en el -ue descollaba el crecimiento del comercio recíproco de
los países del #&'C$"(', se vió interrumpido a partir de <==5, como consecuencia del colapso
económico sufrido por la economía ar*entina, atribuible en parte a su rí*ida politica cambiaria ) a las
profundas diferencias -ue dic,a política evidenciaba respecto de la similar correspondiente a Drasil.
&l comerico intra@mercosur se desplomó a la mitad de sus porcentajes lo*rados durante la década de
los noventa ), desde entonces, se ,a ido recuperando lentamente en términos porcentuales. A2n así
debe ,acerse notar -ue el comercio intramercosur presenta porcentajes bajo en parte por el *ran
au*e de las e.portaciones de Ar*entina ) Drasil ,acia otros destinos, especialmente ,acia C,ina.
=M E$ '$3E" !- #/-r0#"-0 #,rar-)#"a$-0
Antes de ,ablar de la inversión intrare*ional, conviene efectuar una breve introducción
respecto del comportamiento de la inversión e.tranjera directa /&D0 en América Latina. La
inversión proveniente de las *randes empresas transnacionales /&!s0 del mundo desarrollado asume
al menos tres modalidades diferentes. La primera modalidad bastante anti*ua es la -ue se asienta en
la e.plotación de productos primarios e.portables a los mercados de los países desarrollados.
#uc,as de las &!s -ue operaban en el +mbito a*rícola ) minero fueron e.propiadas ) nacionalizadas
en los a;os sesenta ) setenta, ) sólo mu) recientemente est+n retornando al circuito privado. &n
particular los países de base minera est+n e.perimentando un crecimiento importante de este tipo de
inversiones -ue no son especialmente sensibles al avance del proceso de inte*ración.
La se*unda modalidad es la instalación de &!s orientadas al mercado interno o local del país
donde se instalan. &sta estrate*ia floreció en los países medianos ) *randes de "udamérica desde los
a;os sesenta aprovec,ando el modelo de la industrialización prote*ida. Las &!s manufactureras
evidencian una anti*ua presencia, fundamentalmente en los sectores de ma-uinaria ) e-uipo de
70
70
transporte, de productos -uímicos ) petro-uímicos ), m+s recientemente, de manufacturas
alimentarias. !ras el au*e del proceso inte*racionista, todas ellas, ) en particular, las transnacionales
automotrices, se ,an estado reposicionando en los mercados ampliados de sudamérica, estableciendo
nuevas alianzas ) modalidades de especializacion ) entrelazamiento productivo. &stas empresas son
las responsables del alto dinamismo -ue est+ alcanzando el comercio intraindustrial entre al*unos
países *randes ) medianos de "udamérica. /Di Filippo, diciembre de 5??>0.
La tercera modalidad, corresponde a las actividades de subcontratación o ma-uila en #é.ico,
América Central ) el Caribe. &stas inversiones responden muc,o m+s a la receptividad del mercado
estadounidense ) a las tendencias de la inte*ración ,emisférica -ue a las vicisitudes de la inte*ración
latinoamericana.
&n este conte.to -ue corresponde al comportamiento de la &D *lobal en la re*ión, las
inversiones intralatinoamericanas son a2n, una tendencia incipiente ) de poca importancia relativa.
&.isten varias razones -ue e.plican este desempe;o de la &D intrare*ional. &n primer lu*ar, los
países e.aminados en *eneral no cuentan con una tradición inversionista de importancia en otros
países de América Latina, aun-ue e.isten vínculos de capital entre al*unos -ue son mu) anti*uos
pero por cantidades relativamente e.i*uas. &n se*undo lu*ar los flujos intralatinoamericanos
ad-uieren especial importancia entre países vecinos. &l monto relativo de los porcentajes aumenta
cuanto m+s pe-ue;o es el país receptor de la inversión ) m+s *rande el vecino -ue invierte. "in
embar*o esta tendencia se invierte en el caso de la relación bilateral entre C,ile ) Ar*entina, país este
2ltimo -ue absorbe m+s del >=X de la &D total de su vecino trasandino.
'ecientemente se ,a notado una tendencia a la constitución ) fortalecimiento de *rupos
económicos latinoamericanos /Di Filippo, 5??P0 con orientación ,acia el e.terior. Pero estos *rupos
por a,ora operan fundamentalmente en productos primarios o semimanufacturas intensivas en
recursos naturales cu)os principales mercados e.ternos se ,allan en el mundo desarrollado. "ólo mu)
recientemente al*unos de esos *rupos económicos est+n incursionando en el +mbito de las
manufacturas con ma)or valor a*re*ado ) en los servicios, invirtiendo en países vecinos. &l ejemplo
m+s notable es el )a comentado de las cuantiosas inversiones de C,ile en Ar*entina.
VI& GLOBALIZACION Y SISTEMA CENTRO.PERIFERIA
1& La /#0#1 *-,r".%-r#'-r#a 5 -$ %r"*-0" !- )$"=a$#>a*#1
71
71
"e ,an levantado voces en medios académicos ) políticas -ue suscriben el acta de defunción
de la visión centro@periferia del sistema de relaciones económicas internacionales, asociada a
los estudios ) propuestas de la &scuela Latinoamericana del Desarrollo -ue floreció al alero de
la C&PAL.
&sta visión tiene un car+cter -ue podríamos denominar trans,istórico, o al menos aplicable a
varios períodos sucesivos de la era contempor+nea inau*urados a partir de las 'evoluciones
políticas Americana ) Francesa, ) de la 'evolución ndustrial Drit+nica. &l criterio
periodizador de la visión centro periferia inclu)e la 'evolución ndustrial Drit+nica /fines del
si*lo HG0, la "e*unda 'evolución ndustrial Américana /fines del si*lo HH0, ) la actual
revolución de las tecnolo*ías de la información.
Por lo tanto la visión ,istórico@estructural centro periferia no puede juz*arse por los
resultados -ue derivan de su aplicación a períodos ,istóricos )a superados. 4o es la visión la
superada por la ,istoria, sino -ue el proceso ,istórico se supera a si mismo ) plantea nuevos
problemas.
7uienes au*uran la defunción definitiva de esta visión est+n pensando en al*unos resultados
científicamente alcanzados -ue fueron formulados para el tipo de comercio internacional -ue
imperó durante el si*lo HH ) los tres primeros cuartos del si*lo HH. Por ejemplo el deterioro
de los términos de intercambio de los productos primarios respecto de los productos
manufacturados. &sa tendencia parece ,o) desmentida por el desmesurado crecimiento de
varias economías asi+ticas -ue demandan in*entes cantidades de insumos industriales,
alimentos ) ener*ía ) producen manufacturas a precios especialmente bajos. !ambién los
problemas ambientales son factores causales centrales de estas tendencias.
"in embar*o las teorías deben ser aplicadas al +mbito para el cu+l fueron formuladas, pero las
visiones de lar*o plazo pueden ser 2tiles de manera trans,istórica. !rataremos de e.traer a-uí
lo -ue consideramos el meollo de la visión centro periferia ) de su aplicabilidad trans,istórica.
Lo -ue si*ue es obviamente una interpretación personal de los aspectos medulares de la visión
centro periferia de relaciones internacionales.
Partimos de la tecnolo*ía como ,ec,o cultural -ue deriva del desarrollo de la ciencia a través
de sus corrientes empiricistas, e.perimentales ) pra*m+ticas -ue se verificaron inicialmente en
n*laterra como preludio a la 'evolución ndustrial ) se continuaron en los &stados (nidos
como potencia ,eredera de la ,e*emonía capitalista a escala mundial.
&l control de la tecnolo*ía es la base del poder -ue ejercen las potencias rectoras del
capitalismo industrial. &n un sentido lato el poder es la probabilidad o capacidad de imponer la
voluntad en el seno de relaciones sociales específicas. &n un sentido m+s aplicable al orden
internacional, definimos el poder, a secas, como la capacidad para fijar /o influir
decisivamente0 en las re*las -ue re*ulan el orden internacional. &sas re*las son tanto técnicas
como institucionales. Las posiciones de poder ocupadas por los diferentes actores dependen
de su colocación específica en esas re*las. Distin*uimos adem+s entre el poder f+ctico capaz
72
72
de i*norar las re*las e imponerse por la fuerza física /la *uerra0, ) el poder institucionalizado
-ue es la mencionada posición en dic,as re*las.
&l control del poder tecnoló*ico otor*a a las potencias rectoras poder, tanto f+ctico como
institucionalizado. &ste poder derivado se e.presa en m2ltiples dimensiones. &l poder
productivo es la consecuencia inmediata del poder tecnoló*ico. De este poder productivo
derivan de un lado el poder de mercado ) del otro el poder militar. &l poder de mercado alude
a la competitividad en las transacciones internacionales no sólo de mercancías, sino también de
servicios, de patentes tecnoló*icas, ) de instalación de inversiones productivas en otras
naciones. &l poder militar opera como se;al ) rease*uro del poder político ejercido por las
potencias rectoras del orden capitalista. Pero el poder militar opera sólo en 2ltima instancia.
&n *eneral las potencias rectoras imponen una le*itimidad dada por el control del poder
cultural. Los mecanismos del poder cultural dicen relación con la información, la
comunicación ) el conocimiento. De otro lado los contenidos del poder cultural dicen relación
con los valores b+sicos -ue orientan la vida moral: la verdad, el bien, la belleza, la justicia, etc.
A,ora bien el poder tecnoló*ico también sub)ace a los mecanismos del poder cultural ) de eso
trata, precisamente, la revolución actual de las tecnolo*ías de la información ) de la
comunicación.
2na visi$n multidimensional del sistema centro periferia
Desde una visión sistémica, lo dic,o anteriormente si*nifica reconocer diferentes dimensiones
del proceso de *lobalización actual: política, económica, cultural, ambiental, etc.
Los componentes (actores, agentes, 'ugadores) del ,istema 3lobal
• Los componentes del sistema político global /actores, a*entes, ju*adores0
internacional son de un lado los centros, a-uellos -ue controlan las fuentes
*eneradoras del pro*reso técnico, ) de otro lado las periferias entendidas como
unidades políticas /estados nacionales o supranacionales0. &stos actores políticos
ejercen su poder fijando las re*las de jue*o del orden internacional a través de re*las
de jue*o -ue lue*o se propa*an ) monitorean a través de los or*anismos
inter*ubernamentales constitutivos de la administración p2blica internacional.
• Los componentes o actores del sistema econ$mico global son dos tipos de actores,
por un lado los estados nacionales o supranacionales actuando como a*entes
económicos ) de otro lado las *randes empresas -ue operan a escala mundial ) -ue
tienen estrate*ias ) t+cticas transnacionales. Los estados operan a través de sus
a*encias inter*ubernamentales /F#, D#, $#C0. Las corporaciones transnacionales
necesitan *enerar un +mbito de mercado -ue les permita transnacionalizar sus
operaciones ) para ello se apo)an /no pueden evitarlo0 en el poder político de los
estados nacionales ) en las re*las de los or*anismo inter*ubernamentales.
Los componentes o actores del sistema cultural *lobal son obviamente m+s difíciles de
caracterizar. La tecnolo*ía es ante todo un producto cultural fundado en el desarrollo
de la ciencia e.perimental, apo)ada en una filosofía empiricista ) pra*matista. Pero los
mecanismos *enerales de *eneración ) difusión de la cultura son los mismos -ue
73
73
caracterizan a la actual revolución de las tecnolo*ías de la información, la
comunicación ) el conocimiento.
2& La0 -0,r3*,3ra0 !-$ 0#0,-ma #,-ra*#"a$ )$"=a$
Las estructuras del sistema internacional *lobal son siempre las re*las -ue lo re*ulan. &stas
pueden dividirse en re*las técnicas e institucionales. Las re*las técnicas e.presan el control de
la tecnolo*ía dominante ) se supone -ue son *eneradas por los centros donde esa tecnolo*ía
es elaborada. Las re*las institucionales sur*en de los entes políticos -ue pueden ser definidos
como ,acedores de re*las /las re*iones centrales0.
• Las estructuras del sistema político global, son el conjunto de re*las -ue se van
*enerando a través del proceso ne*ociador, apo)ado en los or*anismos
inter*ubernamentales de cooperación o en la interacción directa entre los estados. "on
estructuras típicamente internacionales /en el sentido de interestatales o
inter*ubernamentales0.
• Las estructuras del sistema econ$mico global, son el conjunto de re*las técnicas )
poderes de mercado, controlados en las esferas productiva ) /meso0 microeconómica
por las *randes C!" -ue ejercen su poder económico a través de los mercados cada
vez m+s *lobalizados. "in embar*o para las re*las de jue*o de esa *lobalización las
C!" dependen del sistema político, tanto el nacional de sus propios centros como el
inter*ubernamental *lobal donde esos centros también participan. &n ambos casos el
*rado de independencia moral de los or*anismos de la administración p2blica /nacional
e internacional0 es puesto a prueba por los mecanismos de cabildeo /o corrupción
abierta0 -ue puede brotar de dic,as empresas.
• Las estructuras del sistema cultural global, son el conjunto de re*las técnicas )
poderes de mercado a través de las cuales se re*ulan las actividades de información,
comunicación ) conocimiento. &sto afecta campos tan sensibles como la educación, el
arte, la ciencia, ) los medios masivos de comunicación. A-uí emer*e un punto medular
respecto de la condición de centro en la esfera cultural. (na característica de todo
centro ,e*emónico es la imposición de su propio idioma como medio de información,
comunicación ) conocimiento. &l idioma puede verse como una institución -ue fija las
re*las de la información la comunicación ) el conocimiento. Fue el *rie*o ) el latín en
el mundo anti*uo, ) el in*lés a partir de la era contempor+nea. !ambién en este caso
las actividades culturales -uedan cada vez m+s sujetas a la ló*ica de los mercados. La
educación es un bien p2blico a nivel elemental, pero a medida -ue se asciende en la
escala de calificaciones, cesa de ser un bien p2blico ) en *rado creciente toma la forma
de una mercancía. &l arte -ueda sujeto a criterios mercantilistas de publicidad ) venta.
La ciencia alcanza altos *rados de pra*matismo en la utilización de sus lo*ros a través
de su aprovec,amiento en los departamentos de D.
4"s útil todavía la visi$n centro5periferia6
Acontece -ue, los depositarios concretos del poder tecnoló*ico de los centros son las C!". &llas
poseen el CnoE ,oE del poder militar ) del poder cultural. Por lo tanto alcanzan un *rado
importante de independencia aparente.
74
74
Pero los entes políticos si*uen siendo los encar*ados de fijar las re*las del jue*o. % -uien fija las
re*las de jue*o detenta el poder, a secas, sin apellidos.
Para la visión centro@periferia, la fuente del poder es el poder tecnoló*ico pero, a su vez, la fuente
del poder tecnoló*ico se verifica en las sociedades ,umanas, en las instituciones ) or*anizaciones
de la cultura de donde proviene la producción de ciencia ) tecnolo*ía. &sto no es m+s -ue un
reconocimiento de la relación causal -ue e.iste entre la ciencia ) la tecnolo*ía *estada en los
centros académico@científicos de occidente ) los departamentos de investi*ación ) desarrollo de
las C!". Los sistemas internacionales se*uir+n siendo asimétricos /por lo tanto estar+n
compuestos por centros ) periferias0 mientras las re*las del jue*o sean dictadas de manera m+s o
menos unilateral por al*unos &stados, sean estos nacionales o supranacionales. #ientras esto
suceda podremos se*uir ,ablando de centros ) periferias para reflejar esta realidad sistémica.
&n resumen el poder tecnoló*ico como ,ec,o cultural es el elemento central de las posiciones )
estructuras del poder del orden internacional. &stas posiciones ) estructuras son asimétricas ) por
lo tanto diferencian a los actores entre centros ) periferias. Los centros ) las periferias se*uir+n
siendo entidades políticas, por-ue es propio de la naturaleza del sistema político el fijar las re*las
de jue*o -ue ordenan las sociedades ,umanas. Los procesos económicos ) culturales se ,an
transnacionalizado en alto *rado en la medida -ue ,an -uedado bajo un creciente control de las
C!" cu)o espacio de planificación no coincide con las fronteras nacionales de nin*2n estado ni
si-uiera el de sus casas matrices.
Pero la visión del sistema centro periferia referida a las relaciones entre estados a escala mundial
si*ue siendo v+lida ) pertinente. &n otras palabras las C!" son depositarias de la racionalidad
capitalista pero siempre depender+n de la racionalidad política de los estados. Podr+n evadir esa
racionalidad mediante ciertas 6movidas9 /corrupción0 o podr+n influir sobre ella mediante
presiones /cabildeos, lob)in*, etc.0 pero no podr+n prescindir de las re*las de jue*o formales -ue
emanan del sistema político. "on sin embar*o ju*adores prota*ónicos del jue*o económico *lobal
), en éste car+cter deben ser estudiadas.
8& La0 *"r%"ra*#"-0 ,ra0a*#"a$-0 *"m" E3)a!"r-0 -0,ra,;)#*"0
&l desarrollo de las telecomunicaciones, de la telefonía celular, de nternet, de las tele@
conferencias, etc., ,an modificado las dimensiones espacio@temporales del orden internacional,
empe-ue;eciendo el mundo a través de los espacios virtuales -ue reducen las distancias ) los
tiempos necesarios para comunicarse.
&l otro *ran impacto de las tecnolo*ías del si*lo HH deriva de la bio*enética, -ue transforma las
ventajas comparativas de las naciones en materia a*ropecuaria, posibilitando la creación de
semillas ,íbridas, productos trans*énicos, clonaciones, etc.
&stos dos procesos tecnoló*icos recién ,an comenzado a impactar las relaciones de producción,
circulación ) consumo tanto a escala nacional como internacional. A mediano plazo, su capacidad
transformadora del orden económico mundial probablemente empe-ue;ecer+ los efectos de las
dos 'evoluciones ndustriales anteriores.
75
75
$tros avances tecnoló*icos en *estación, todavía no ,an decantado lo suficiente para poder
determinar el curso futuro de los acontecimientos, en particular lo relativo a las fuentes de ener*ía
limpia -ue reemplazar+n al petróleo en el futuro.
De los muc,os efectos de la presente 'evolución !ecnoló*ica nos preocupa a,ora, el impacto de
estas tecnolo*ías sobre las or*anizaciones económicas privadas ) p2blicas, tanto a escala nacional
como internacional. Los cambios m+s importantes de las tecnolo*ías de la información inclu)en
nuevas formas de or*anización ) *estión de la producción de bienes ) servicios.
Desde el punto de vista de los cambios operados en las relaciones internacionales, se trata, en
particular, de estudiar el impacto de las nuevas tecnolo*ías sobre las corporaciones
transnacionales, las -ue dan cuenta de la ma)or parte de las transacciones internacionales en el
presente si*lo. Como sabemos el papel de las *randes corporaciones transnacionales es decisivo
en la *estación del comercio internacional ) de la inversión transnacional. &llas son los *randes
ju*adores privados del jue*o transnacional, actuando directamente por la vía del cabildeo
/lobb)in*0 sobre los *obiernos de sus países de ori*en, ) también sobre los *obiernos de los otros
países donde instalan sus actividades.
Por lo tanto empezaremos por estudiar el impacto -ue e.iste entre las tecnolo*ías de la
información /!0 por una parte ) la or*anización ) *estión de las *randes corporaciones
transnacionales -ue operan a escala mundial. &se impacto, puede e.presarse mu) bien en el
len*uaje de la economía institucional estadounidense por-ue se ejerce ante todo sobre los costos
de transacción a escala transnacional. Adem+s e.iste un impacto creciente sobre los costos de
coordinación de la producción *lobal en el interior de las empresas transnacionales.
'ecuérdese -ue los costos de transacción son los de: a0 buscar, detectar ) contactar una
contraparte para ne*ociar1 b0ne*ociar efectivamente los términos de la transacción -ue se
pretende1 c0 formalizar contractualmente lo ne*ociado a través de profesionales de la ciencia
jurídica: abo*ados, notarios, etc1 d0 ,acer el se*uimiento, fiscalización, monitoreo, de los
compromisos recíprocos ad-uiridos en el contrato suscrito1 e0 ,acer cumplir esos compromisos en
caso de incumplimiento por la otra parte, incluso bajo el imperio de la le) /demandas judiciales,
etc.0. &stos costos también se ,an visto modificados a escala nacional, como sur*e de los
ejemplos anteriores, pero -ueremos e.aminar las situaciones especiales -ue se producen a escala
internacional.
Los costos se;alados en a0, b0 ) c0 se ,an reducido notablemente ante las facilidades planteadas
por las tecnolo*ías telem+ticas. &s posible tener un mercado potencial de contrapartes
contractuales /clientes, proveedores0 -ue, al menos teóricamente, abarca el resto del mundo en el
sentido de -ue la distancia o el n2mero enorme de opciones, )a no son una barrera t#cnica
76
76
infran-ueable, aun-ue sí lo puedan ser las re*las de jue*o del comercio internacional -ue impiden
o dificulten las transacciones con contrapartes ubicadas en determinadas re*iones del mundo.
&l impacto -ue estas facilidades técnicas est+ ejerciendo en el comercio internacional al menudeo
es ciertamente notable. Geamos dos ejemplos: el primero se relaciona con el comercio electrónico.
&s posible entrar a nternet, conectarse con al*unos de los *randes proveedores internacionales de
libros /amazon, por ejemplo0, ad-uirirlos a través de contratos preestablecidos, ) cancelar el
precio ) el flete /acarreo0 con una tarjeta de crédito. !ambién es posible, enterarse de la e.istencia
de un producto de consumo, /electrodomésticos, utensilios de cocina, dietéticos, cosméticos, etc0
a través de la televisión por cable, ) ad-uirirlos telefónicamente con tarjeta de crédito,
recibiéndolos a domicilio. &stos son dos ejemplos sencillos ) ,abituales de comercio, favorecido
por los nuevos medios telem+ticos -ue producen una reducción de los costos no sólo pecuniarios,
sino también en términos de ener*ía ) tiempo invertidos en estas transacciones.
'especto al punto c0 los costos contractuales se reducen por-ue el ad-uirente simplemente acepta
los términos de un contrato tipo -ue le propone un vendedor *lobal /por ejemplo en la venta de
libros a través de nternet0, se trata de lo -ue, jurídicamente, suele llamarse contratos de ad,esión.
De otro lado los elementos d0 ) e0 de los costos de transacción aludidos previamente, pueden
encarecerse sea en términos pecuniarios o en términos de tiempo, stress ) frustración en caso de
-ue la transacción no resulte de acuerdo a lo convenido en buena fe. &n efecto, cuando se trata de
determinar cuales son los tribunales le*almente ,abilitados para juz*ar conflictos sur*idos en este
tipo de contratos, nos enfrentamos al ,ec,o de la transnacionalidad de la transacción. Por lo
*eneral, los tribunales ,abilitados para entender en disputas judiciales, siempre se encuentran en el
territorio del vendedor si se trata de una compraventa o del acreedor si se trata de un crédito.
&sto reduce considerablemente el poder ne*ociador de los clientes, especialmente los -ue est+n
ubicados en los países de menor desarrollo relativo.
A los ries*os de este tipo de transacciones deben sumarse los -ue derivan de la delincuencia
telem+tica, por ejemplo la interferencia de transacciones le*ales con el objeto de aprovec,arse de
n2meros de tarjetas de crédito para llevar a cabo acciones fraudulentas de diferente tipo.
De un lado, se ,a ,ec,o muc,o m+s f+cil ) barato contactar clientes o proveedores, ) formalizar
compromisos ) contratos a escala internacional e incluso, mundial. De otro lado se ,a ,ec,o m+s
ries*oso ) en*orroso, especialmente para los compradores, en el caso de una compraventa, ) para
los deudores, en el caso de un crédito, ,acer valer sus derec,os si al*o resulta mal, ) se verifica
al*2n incumplimiento o delito.
A escala de los *randes ju*adores internacionales, se reproducen condiciones similares, pero
involucrando enormes montos de dinero, sea en operaciones comerciales o financieras. Por
77
77
ejemplo todas las operaciones crediticias de los a;os setenta ) oc,enta operadas por el sistema
bancario comercial, internacional, privado1 asociadas al endeudamiento de economías
subdesarrolladas o semidesarrolladas, establecían -ue en caso de dudas, liti*ios o incumplimiento
los tribunales encar*ados de dictaminar se encontraban siempre en el territorio del acreedor.
Adem+s las or*anizaciones fiscalizadoras ) *arantes de los procesos de endeudamiento también
operaban decisivamente influenciadas por los *randes países acreedores1 tal es el caso del Fondo
#onetario nternacional, del cual ,ablaremos m+s adelante.
&l tema de fondo en materia de re*las de jue*o, sean en el campo jurídico, o, en el
específicamente judicial no es éste, )a -ue, en cierto sentido resulta razonable -ue los tribunales
-ue entiendan en el caso sean los del acreedor, sobre todo no ,abiendo, como alternativa,
tribunales internacionales -ue pudieran ejercer una administración de justicia probablemente m+s
imparcial. &l tema de fondo es, sin duda, el del establecimiento de las re*las de jue*o de estas
transacciones transnacionales -ue se verifican en un mundo todavía dividido por fronteras
nacionales en la esfera política, con la consi*uiente compartimentalización de las re*ulaciones
nacionales ) de los sistemas le*ales.
Antes de penetrar en el tema de las re*las de jue*o internacionales -ue afectan de manera notable
los costos de transacción, es necesario referirse someramente a otro tipo de costos en -ue
incurren las empresas transnacionales -ue operan con subsidiarias en diferentes partes del mundo:
los costos de coordinación.
Los costos de coordinación se refieren a la posibilidad de una or*anización ) *estión *lobal de
una empresa transnacional. &sos costos de coordinación se ,an reducido lo suficiente como para
posibilitar el sur*imiento de productos *lobales, elaborados a través del comercio intrafirma o
comercio intraindustrial. "i el comercio es entre subsidiarias de una misma casa matriz
corresponde ,ablar de costos de coordinación, de lo contrario -uiz+ sería m+s propio ,ablar de
versiones complejas de costos de transacción.
Geamos por ejemplo, el caso ,ipotético de una empresa transnacional en la rama de la vestimenta
de moda. &sa empresa vende sus productos en todas partes del mundo, ) a medida -ue las ventas
tienen lu*ar se informa diariamente a la casa central respecto de las telas, dise;os ) colores de m+s
e.itosa venta, lo -ue pone en marc,a una r+pida respuesta de los dise;adores, iniciando nuevos
ciclos productivos mu) veloces -ue involucran una respuesta i*ualmente veloz de otras
subsidiarias de una cadena productiva mundial. !odo esto supone costos de coordinación -ue por
referirse a actividades esparcidas por el mundo, efect2an un uso particularmente intenso de las
tecnolo*ías de la información.
&sta velocidad ) ductilidad creciente de los procesos de dise;o ) producción, es uno de los ras*os
de los departamentos de investi*ación ) desarrollo /D0 de las *randes corporaciones
transnacionales. &l aprovec,amiento de economías din+micas de escala se funda en altísimos
78
78
*astos en investi*ación ) desarrollo, para lanzar al mercado productos de venta masiva /por
ejemplo el pro*rama IindoEs de #icrosoft0, los -ue entran mu) r+pidamente en obsolescencia o
pierden su condición monopolios tecnoló*icos por problemas de pirateo o falsificación, dando
lu*ar a la necesidad de nuevos dise;os en un ciclo din+mico -ue se renueva constantemente. Pues
bien, la reducción en los costos transnacionales de coordinación es vital para permitir el é.ito de
estos ciclos de producción ) venta.
<& La0 r-)$a0 !- E3-)" - $a -0'-ra -*"1m#*a
Lle*amos finalmente a los cambios en las re*las del jue*o, nacionales o internacionales -ue
re*ulan las relaciones económicas mundiales. Los cambios en las re*las de jue*o nacionales
dependen del comportamiento de los *obiernos de los &stados respectivos. &n las naciones
centrales los cambios en las re*las de jue*o internas influ)en de manera, a veces, decisiva sobre
las relaciones económicas internacionales ) sobre las re*las de jue*o de las naciones periféricas.
&l impacto -ue el cambio en la estrate*ia de desarrollo de los países centrales de los a;os oc,enta
/6revolución conservadora9 asociada a las, así denominadas, 6t,atc,ernomics9 brit+nica ) a la
6rea*anomics9 estadounidense0 tuvo sobre el funcionamiento de las economías latinoamericanas )
sobre su *rave endeudamiento de la misma década. &stos cambios en las re*las de jue*o
emanados de las economías centrales, determinaron en *rado decisivo los cambios en las re*las
internacionales de jue*o, ) ambas influencias terminaron afectando las re*las de jue*o nacionales
de las naciones periféricas.
Msta es, -uiz+, una manera de interpretar, cómo, el endeudamiento de América Latina de los a;os
oc,enta, fue el pre+mbulo de una mutación definitiva del estilo de desarrollo económico
latinoamericano, -ue ,abía estado vi*ente durante el período 5?P>@5?A>. "e transicionó, así,
desde un modelo estatizante, proteccionista, ) re*ulacionista ,acia otro modelo privatizante,
abierto ) desre*ulado /o con reformas re*ulatorias promercado0 a partir de los a;os noventa.
&sto nos conduce al tema de las re*las de jue*o internacionales ) a sus modificaciones, paralelas a
las -ue se van operando en la esfera de las tecnolo*ías /re*las técnicas0 ) de las or*anizaciones
/ju*adores0. A-uí el tema se complica notablemente, por-ue los actores relevantes en materia de
re*las de jue*o internacionales son los estados nacionales donde radica la soberanía de cada
sociedad nacional. $ sea, los *randes ju*adores del orden *lobalizado actual son, en la esfera
privada las corporaciones transnacionales, *randes ju*adores empresariales -ue operan en la
esfera de la producción de bienes /primario, e industriales0 ) de servicios /comerciales,
financieros, etc.0. Pero, en la esfera política ) p2blica los ju*adores son los estados nacionales
tanto de los países centrales: sede *eo*r+fica de las casas matrices de esas corporaciones o,
alternativamente, de los países periféricos donde se localizan las subsidiarias de esas casas
matrices.
79
79
!enemos entonces tres focos proverbiales de an+lisis -ue ,emos repasado someramente: cambio
tecnol$gico (reglas t#cnicas), cambio organiacional ('ugadores estrat#gicos), y cambio
institucional (reglas 1ue regulan el 'uego de poder). &s decir cambio de las calificaciones ) los
instrumentos productivos de los e-uipos -ue jue*an, cambio de las estrate*ias de los ju*adores, )
cambio de las re*las de jue*o. A,ora bien, -ueremos profundizar en los cambios de las re*las de
jue*o internacionales en la esfera económica, -ue acompa;aron los cambios anteriormente
descritos. &stos cambios se ori*inan en el poder decisorio de los países desarrollados, ) se
propa*an a través de or*anismos internacionales claves en la re*ulación de la economía mundial:
la $r*anización #undial del Comercio, el Fondo #onetario nternacional, ) el Danco #undial.
De los tres or*anismos anteriores el m+s democr+tico en cuanto a mecanismos decisorios es la
$r*anización #undial de Comercio. &n este or*anismo sucesor del LA!! /Leneral a*reement on
!rade and !ariffs0 las re*las de jue*o resultan de rondas ne*ociadoras donde todos los países
pueden votar ), los poderes ne*ociadores se asocian m+s bien a la escala económica ) poder
monopólico o monopsónico de los *randes centros internacionales. De otro lado el Fondo
#onetario nternacional ) el Danco #undial tienen mecanismos decisorios de corte corporativo,
asociados a la aportación de capital de los diferentes países. &sto determina -ue un pe-ue;o
n2mero de países desarrollados pueda ejercer un dominio evidente sobre las decisiones monetarias
) las orientaciones de política de los países afiliados. &l monitoreo cumplido por el Fondo
#onetario internacional ju*ó un papel clave en la conducción de las ne*ociaciones entre los
países endeudados de los países en desarrollo ) los acreedores p2blicos ) privados del mundo
desarrollado a partir de la década de los a;os oc,enta. Por 2ltimo el Danco #undial, tiene un
mecanismo decisorio parecido al del F# ) de otros bancos re*ionales de desarrollo como por
ejemplo en Danco nteramericano de Desarrollo.
Desde el punto de vista de las ne*ociaciones económicas internacionales la $r*anización #undial
del Comercio es la -ue m+s recientes transformaciones ,a *enerado ) la -ue mejor refleja la
relación interactiva entre los cambios de re*las técnicas, de re*las de jue*o, ) de estrate*ia de los
ju*adores transnacionales. &l e.amen de estas re*las de jue*o, con especial referencia, cabe
repetirlo a las re*las de la $#C, ser+ motivo de las pró.imas notas de clase. A partir de este
e.amen podremos distin*uir con m+s nitidez entre los conceptos de *lobalización ) *lobalismo,
por una parte ) de re*ionalización ) re*ionalismo, por la otra.
9& La )-0,a*#1 5 "r#)- !- $a0 r-)$a0 !- E3-)"
Los *randes ju*adores políticos de la economía mundial son, en *eneral los &stados 4ación, pero
el poder, real ) no formal, en el +mbito tecnoló*ico, económico, político ) militar de los &stados
nacionales, e.presa, ante todo su posición central en el sistema centro@periferia de relaciones
económicas internacionales. &n particular los países centrales encuentran la forma de e.presar su
poder económico ) financiero, a través de los or*anismos inter*ubernamentales -ue contribu)en a
estructurar mundialmente el orden económico internacional. &stos or*anismos son, ante todo el
Fondo #onetario nternacional, el Danco #undial ) la $r*anización #undial del Comercio. A
través de estos ) otros or*anismos internacionales, los países centrales son los ,acedores u
80
80
ofertantes de las normas internacionales, en tanto -ue los países periféricos son los tomadores o
aceptantes de dic,as re*las.
&n la esfera monetario financiera, la determinación de las monedas internacionales -ue operan
como *eneralizados medios de pa*o ) reservas de valor )a e.presa la vi*encia de instituciones
-ue otor*an poder. &l sistema monetario internacional, es un complejo de instituciones o re*las de
jue*o -ue distribu)en poder en esa esfera. Las re*las de jue*o del sistema monetario internacional
se e.presan principalmente aun-ue no e.clusivamente a través del Fondo #onetario nternacional
/F#, o #F en la si*la in*lesa0. &.aminaremos en lo -ue si*ue, primero, las formas a través de
las cuales opera el sistema de toma de decisiones ), se*undo, las modalidades operativas del
sistema de re*las de jue*os -ue el Fondo contribu)e a promover ) fiscalizar.
&l sistema de toma de decisiones del Fondo #onetario nternacional, es el mismo -ue opera en las
*randes corporaciones or*anizadas bajo la forma de sociedades por acciones. Por lo tanto el valor
de los votos en el directorio de la Corporación depende del valor de las acciones controladas por
los diferentes votantes. &l Fondo ,a sido or*anizado de esta manera, como un reconocimiento a la
posición prioritaria de los países -ue controlan las principales monedas internacionales ), m+s
precisamente detentan el ma)or tama;o económico medido en términos del Producto nterno
Druto. A fines del si*lo HH /5??A0 el poder de voto dentro del fondo e.presaba el tama;o de la
cuota aportada por cada país. &l c+lculo de la cuota se efect2a atendiendo al producto interior
bruto de cada aportante, al volumen de sus transacciones por cuenta corriente, ) al volumen de
sus reservas internacionales. Los porcentajes de votos, eran en dic,a fec,a los si*uientes para los
doce principales países aportantes /e.cluido Arabia "audí
55
0: &stados (nidos 5A,AK, Alemania
>,>3, Sapón >,>3, 'eino (nido P,?K, Francia P, ?K, talia 3,=?, Canad+ <,?5, 'usia <,?=, Bolanda
<,3<, C,ina <,<K, Dél*ica <,=?, e ndia <,=J. Los doce países nombrados tienen m+s del >=X de
los votos totales, ) el resto se reparte entre alrededor de otros ciento cincuenta países -ue son
miembros del Fondo.
&ste peso relativo en la aportación de cuotas afecta el acceso a los recursos financieros del Fondo.
Así, cabe leer, en un estudio sobre el tema: 6La importancia de la cuota estriba en -ue cada país
sólo podr+ con car+cter autom+tico, solicitar una a)uda financiera e-uivalente al <>X de su cuota
/a-uella parte correspondiente a su aportación en oro0 ) si necesita ma)or cantidad, todo
depender+ de las medidas de política económica -ue esté dispuesto a asumir, de la ma*nitud de su
déficit e.terior, ) de la cuantía de la cuota -ue aporta. 4o obstante, la decisión 2ltima
corresponde a la Sunta de Lobernadores, donde cada país tendr+ un porcentaje de votos en
función de su cuota. &n este sentido, si no ,a) un acuerdo, las a)udas a conceder se pueden vetar,
fundamentalmente cuando no se alcanza el K>X de los votos a favor9
5<
. Conviene ,acer notar -ue
11
Arabia "audí, e.presaba una situación especial derivada del altísimo mar*en de transacciones en cuenta
corriente ) de reservas internacionales propias de su condición de *ran e.portador de petróleo, pero de
al*una manera distorsiona el cuadro de los países m+s poderosos en términos de su producto interno bruto.
12
Francisco "antos Cumplido, &l $rden #onetario ) Financiero, capítulo incluido en &structura
&conómica #undial, compilado por Soa-uín Luzm+n ) Antonio 'allo, (niversidad de "evilla, &ditorial
#c. LraE Bill, #adrid, 5??<. p+*ina 53<.
81
81
por acuerdo de caballeros, el Director Lerente del Fondo #onetario nternacional es siempre un
europeo occidental.
Al*o parecido acontece con el Danco #undial /Iorld DanC0 donde cinco países /&stados (nidos,
Sapón, Alemania, Francia, ) 'eino (nido0 alcanzan m+s del 3>X de los votos totales. &l resto de
los votos se reparte entre *rupos de países. Los dos *rupos inmediatamente si*uientes a los cinco
países nombrados est+n compuestos por países de &uropa tanto occidental como oriental ) suman
alrededor de otro 5=X. &.isten otros dos *rupos también compuestos por países de &uropa
occidental ) oriental -ue juntos suman J,KAX. La suma de estos votos supera la mitad de los
votos totales. Los directores ejecutivos de estos cuatro *rupos a los -ue estamos aludiendo
corresponden a Dél*ica, (crania, Portu*al, ) Dinamarca. &l resto de los votos se reparte entre
m+s de ciento cincuenta países, de una manera -ue no consulta la importancia demo*r+fica o
económica de esos países. Por ejemplo C,ina, 'usia, ) Arabia "audí, controlan <,?JX de los
votos totales cada uno. Los porcentajes nombrados m+s arriba, se refieren a las votaciones -ue
tienen lu*ar en el Danco nternacional de 'econstrucción ) Fomento, nombre m+s tradicional )
ori*inal del complejo de a*encias -ue ,o) conforman el Danco #undial. Por acuerdo entre los
votantes ma)oritarios el Presidente del Danco #undial es siempre un estadounidense.
A diferencia de los dos or*anismos anteriores, el mecanismo de toma de decisiones es muc,o m+s
democr+tico, ) también muc,o m+s en*orroso en el seno de la $r*anización #undial del
Comercio. &n la p+*ina Eeb de la $#C /EEE.Eto.or*0 cabe leer: 6Diri*en la $#C los *obiernos
miembros. !odas las decisiones importantes son adoptadas por la totalidad de los #iembros, )a
sea por sus #inistros /-ue se re2nen por lo menos una vez cada dos a;os0 o por sus embajadores
o dele*ados /-ue se re2nen re*ularmente en Linebra0. Las decisiones se adoptan normalmente por
consenso.9 /...0 6Cuando las disposiciones de la $#C imponen disciplinas con respecto a las
políticas de los países, es como resultado de ne*ociaciones celebradas entre los #iembros de la
$r*anización. Las disposiciones las aplican los propios miembros, con arre*lo a procedimientos
convenidos ne*ociados por ellos, -ue inclu)en la posibilidad de sanciones comerciales. Pero esas
sanciones las imponen los países #iembros con la autorización de todos ellos. &s completamente
diferente de lo -ue ocurre en otros or*anismos cu)os burócratas pueden, por ejemplo, inferir en la
política de un país mediante la amenaza de retirarle el crédito9.

La opinión anterior, e.traída de la p+*ina Eeb de la propia $#C, no es un+nime, por ejemplo,
una opinión contraria respecto de la efectividad de este sistema se re*istra en la misma fuente,
reco*ida /como una muestra de pluralismo0 por la propia or*anización. Así, se cita la opinión de
Seffre) "c,ott, /nstituto de &conomía nternacional, de Ias,in*ton0 -uien observa: 6La $#C
adolecer+ probablemente de lentitudes ) dificultades en la adopción de políticas ) en la *estión:
una or*anización con m+s de 5<= países miembros no puede estar diri*ida por un 6comité
plenario9. "implemente la *estión en masa no se presta a la eficacia operativa ni a un debate serio
de las políticas9. !anto el F# como el Danco #undial tienen un directorio ejecutivo -ue diri*e a
los funcionarios ejecutivos de la or*anización, con participación permantente de los principales
países industriales ) votación ponderada. La $#C necesitar+ una estructura comparable para
82
82
operar eficientemente. ... ^Pero_ la orientación política de los países #iembros...m+s pe-ue;os
si*ue siendo firmemente contraria9.
&l debate sintetizado en los dos p+rrafos anteriores e.presa problemas reales ) difíciles de
resolver. Por ejemplo en las 4aciones (nidas, el sistema también es, al menos en la Asamblea
Leneral, el de un voto por país. Pero, este mecanismo decisorio no e.presa la importancia real de
los países, sea cual sea el ponderador -ue se elija /producto social, población, etc.0 pues tanto los
6micropaíses9 /como es el caso de las islas del Caribe0 ) los 6macropaíses9 como /C,ina, ndia o
la Federación 'usa0 tienen un voto cada uno. &n el caso de las 4aciones (nidas, e.iste el Consejo
de "e*uridad -ue cumple un papel decisorio decisivo en cuestiones políticas delicadas, vinculadas,
sobre todo al mantenimiento de la paz mundial. De esta manera el Consejo de "e*uridad establece
un contrapeso a los criterios fundados en 6un país un voto9. &n el caso de la $#C, se*2n lo
establecido en su propia p+*ina Eeb: 6...se prevén cuatro situaciones específicas de votación: a0
La decisión de adoptar una interpretación de cual-uiera de los acuerdos comerciales multilaterales
podr+ adoptarse por ma)oría de tres cuartas partes de los #iembros de la $#C1 b0 Por la misma
ma)oría, la Conferencia #inisterial podr+ decidir e.imir de una obli*ación impuesta por un
acuerdo multilateral a un determinado miembro1 c0 Las decisiones de enmienda de las
disposiciones de los acuerdos multilaterales podr+n adoptarse por aprobación de todos los
#iembros o por ma)oría de dos tercios, se*2n la naturaleza de la disposición de -ue se trate.
A,ora bien, esas enmiendas 2nicamente surtir+n efecto para los #iembros de la $#C -ue las
acepten1 d0 La decisión de admitir a un nuevo miembro se adoptar+ por ma)oría de dos tercios en
la Conferencia #inisterial, o en el Consejo Leneral en el período entre conferencias.
&n resumen, en el caso de los or*anismos mundiales de crédito, los países desarrollados tienen un
poder incontrastable, directamente asociado a su peso económico /productivo, comercial )
financiero0 mundial, ) utilizan un mecanismo decisorio eficiente ), frecuentemente, injusto desde
el punto de vista de los intereses de los países periféricos. De otro lado, como )a se observara, en
la $#C el poder real -ue ejercen los principales países de la tríada /Sapón, &stados (nidos, la
(nión &uropea0 deriva de su enorme peso oli*opsónico en los mercados, lo -ue les posibilita
alcanzar acuerdos informales al mar*en de las normas del LA!!, o suscribir tratados
preferenciales /de Libre Comercio por ejemplo0 en -ue dic,o peso específico se ,ace valer. "in
embar*o en el marco de las normas de la $#C, el proceso de toma de decisiones se complica
cada vez m+s, planteando un problema de *obernabilidad de la $r*anización.
@& C"*$30#"-0:
&l proceso de *lobalización es impulsado por fuerzas económicas -ue derivan de las !C. &sas
fuerzas económicas son aprovec,adas fundamentalmente por la C!" -ue se transnacionalizan,
crean productos *lobales, ) penetran en las estructuras económicas de todas las naciones.
La comprensión de este proceso, sin embar*o todavía puede efectuarse apelando a los
fundamentos de la visión centro periferia entendiendo al sistema *lobal como un nuevo sistema
centro periferia en *estación, caracterizado por su car+cter asimétrico ) multidimensional. Lo
83
83
característico de un centro es -ue detenta el poder ,e*emónico a escala mundial. &ste poder
radica en la capacidad de determinar las re*las técnicas e institucionales del jue*o internacional.
La instalación ) vi*encia de estas re*las a escala mundial ) re*ional depende de los or*anismos
inter*ubernamentales -ue confi*uran la administración p2blica internacional cada vez m+s
entrelazada con la administración p2blica a escala nacional.
Las empresas transnacionales pueden imponer una racionalidad mercantil o mercadista en la
din+mica social, pero su e.istencia misma depende de re*las políticas -ue sólo pueden ser
*eneradas por las entidades políticas del sistema. A escala nacional el capitalismo fue
6acompa;ado9 ) 6moderado9 por las re*las de jue*o de la democracia, pero a escala mundial no
se ,an creado a2n las instancias políticas capaces de oponer el poder compensador de la
democracia, al poder, por a,ora incontenible del capitalismo *lobal. La construcción de sistemas
políticos re*ionales o subre*ionales capaces de defender los intereses ciudadanos frente a los
intereses económicos de las *randes corporaciones es una parte importante en la creación de ese
poder compensador.
Los sistemas pueden concebirse como unipolares, o multipolares. Parece -ue podremos
encaminarnos a sistemas multipolares en los -ue las relaciones estén re*uladas no sólo por las
re*las técnicas ) patrimoniales del mercado *lobal sino también por las re*las políticas de la
democracia.
84
84
TERCERA PARTE& TEORFA Y POLFTICA DE LA INTEGRACIÓN
HII& INTEGRACIÓN ECONÓMICA TEORFAS Y POLFTICAS
1& E -$ mar*" !- $a ,-"rDa !- $a0 /-,aEa0 *"m%ara,#/a0&
La teoría de las ventajas comparativas, en su versión mar*inalista neocl+sica presenta
como principal recomendación de políticas el libre comercio a través de la eliminación de las trabas
-ue lo restrin*en. Los procesos de inte*ración -ue esta teoría acepta son los -ue a)udan a crear
comercio adicional sin perjudicar /desviar0 el comercio pree.istente. &s decir los -ue a)udan a
WrevelarW la e.istencia de ventajas comparativas, veladas por los aranceles u otras barreras. Las zonas
de preferencias arancelarias, o +reas de libre comercio apuntan claramente en esta dirección siempre
-ue sus re*las de ori*en no escondan intenciones proteccionistas.
La inte*ración económica ,a sido e.aminada tomando en consideración diferentes
fases o estadios de avance. "e ,abla así de +reas de preferencias comerciales, +reas de libre comercio,
uniones aduaneras, mercados comunes, uniones económicas, ) finalmente uniones políticas inte*rales
-ue implican la creación de nuevos &stados.
&n este marco se ,a desarrollado la teoría de las uniones aduaneras, fundada en los
efectos comerciales -ue derivan de la aplicación de aranceles. (na unión aduanera es un espacio
económico en cu)o interior se ,an eliminado todos los aranceles, ) respecto del e.terior se ,a
instaurado un arancel com2n.&n el marco de las uniones aduaneras, ) en la óptica de mercados
perfectamente competitivos ) costos constantes, atendiendo solamente al ar*umento de las ventajas
comparativas, se ,a desarrollado una ar*umentación teórica sobre la conveniencia ) le*itimidad de
estas uniones aduaneras.
De acuerdo con Giner la prueba de la conveniencia de una unión aduanera consiste en
determinar si la misma *enera creación o desviación de comercio. Por creación de comercio se
entiende el incremento del comercio entre los países miembros como consecuencia de la creación de
la (nión. La desviación se refiere a la reducción del comercio a partir de la creación de la unión -ue
los países miembros mantienen con el resto del mundo /Giner 5?>=, 5?><0.
85
85
Cómo ,ace notar Dela Dalassa /5?J>0, si se consideran las diferencias en los costos
unitarios, las *anancias ) pérdidas en bienestar derivadas del establecimiento de una (nión, est+n
representadas por a,orros o incrementos en los costos, m+s -ue por el volumen de comercio creado
o desviado. Las *anancias resultan de sustituir abastecimientos de costos m+s altos, por otros de
costos m+s bajos en el interior de la (nión1 ) las pérdidas de sustituir un proveedor m+s eficiente
ajeno a la unión aduanera, por otro menos eficiente -ue es miembro de la misma. &sta sustitución del
proveedor e.terno deriva de -ue la suma de sus costos de producción m+s la tarifa ordinaria de la
unión aduanera, e.cede el costo de producción de los productores internos menos eficientes -ue
est+n liberados del arancel.
Las uniones aduaneras son aceptadas por las normas del multilateralismo *lobal /artículo
HHG del LA!!0 si el arancel e.terno com2n es un promedio no superior a los aranceles
pree.istentes de cada país miembro. &sta manera de justificar o concebir la inte*ración económica se
apo)a en el concepto de ventajas comparativas est+ticas, definidas en el marco de modelos de
e-uilibrio *eneral estable, bajo condiciones de competencia perfecta.
2& E -$ mar*" !- $"0 r-!#m#-,"0 *r-*#-,-0 a -0*a$a&
Cuando la teoría reconoce los rendimientos crecientes a escala o economías de escala, la
inte*ración se justifica por-ue promueve el comercio intrasectorial o intraindustrial. &ste tipo de
comercio posibilita una vinculación estrec,a entre economías estructuralmente semejantes, ) a)uda a
promover un intercambio recíproco crecientemente diversificado. Las economías de escala internas a
las empresas se definen como un incremento del tama;o de las plantas, -ue *enera un incremento
m+s -ue proporcional del producto *enerado. Las economías de escala e.ternas a la empresa
/economies of scope0 en el marco de una dada industria, derivan de la a*lomeración o concentración
territorial de las mismas, lo -ue abarata un conjunto de servicios -ue las mismas empresas demandan.
La inte*ración a)uda a resolver un círculo vicioso, pues una empresa o una rama productiva pueden
no ser internacionalmente competitivas por-ue su escala es reducida, pero no pueden aumentar su
escala por -ue no pueden competir /ni si-uiera penetrar0 en los mercados mundiales. &n resumen
como no son competitivas no pueden aumentar su escala ), como no pueden aumentar su escala no
lo*ran ,acerse competitivas en el mercado internacional. "l recurso de integrarse con economías de
similar estructura y desarrollo puede ser un paso intermedio 1ue contribuya a solucionar esta
especie de parado'a.
&l comercio intraindustrial, no re-uiere de dotaciones distintas de factores, o
productividades diferentes entre las partes -ue comercian, pues se basa en el aprovec,amiento de
economías de escala ) especialización. &ste comercio tiene lu*ar fundamentalmente en el +mbito
manufacturero pero también puede en*lobar a otros sectores productivos. &n sentido amplio
podemos ,ablar de comercio intrasectorial.
La ampliación del mercado -ue deriva de la inte*ración económica entre economías
de desarrollo similar, favorece el aprovec,amiento de economías de escala ) especialización -ue
derivan del comercio intraindustrial. &sto aconteció en el seno de la Comunidad &uropea, actual
(nión &uropea posibilitando un desarrollo industrial paralelo de todos los socios comerciales. La
idea de economías de especialización, en el conte.to del comercio intraindustrial o intrafirma, se
refiere a la complementación o reparto de 6nic,os de mercado9 entre empresas de diferentes países
-ue practican comercio intraindustrial. !al fue el caso con el comercio intraindustrial de automóviles
86
86
en el seno de &uropa $ccidental, Donde todos los miembros de la Comunidad &uropea en
formación, se intercambiaban automóviles de diferentes precios ) calidades diri*idos a diferentes
estratos de consumidores potenciales. Las empresas automovilisticas se especializaban en ciertos
nic,os específicos: Fiat ) Citroen, por ejemplo, en autos de bajo precio, mec+nica simple ) *ran
rendimiento. De otro lado, "#CA o #ercedes Denz se focalizaban en autos de ma)or precio, lujo o
prestaciones mec+nicas. De ese modo, todos los países miembros de ese acuerdo de inte*racción,
merced al comercio intraindustrial, podían desarrollar paralelamente los mismos sectores productivos
pero con especializaciones complementarias en su interior.
8& E 3 mar*" !- -*""mDa0 !- -0*a$a !#?m#*a0&
Las economías de escala internas a la empresa
13
se verifican en un conte.to din+mico cuando
se asocian al cambio técnico. Por ejemplo en investi*ación ) desarrollo, en dise;o, en las técnicas de
pro*ramación de estrate*ias de mercado, etc. &n las empresas transnacionales -ue compiten en un
conte.to de competencia monopolística, obteniendo *anancias e.traordinarias derivadas del control
e.clusivo de innovaciones de productos o procesos, el *asto en investi*ación ) desarrollo se
convierte en el coste fijo b+sico. Cuanto ma)or sea la escala de producción entre m+s productos se
distribuir+ la absorción o amortización de ese costo.
La competencia monopolística con base en el pro*reso técnico endó*eno perse*uido por las
empresas a través de las actividades de investi*ación ) desarrollo de nuevos productos ) procesos
/D0, ,ace de las economías de escala din+micas un instrumento esencial de esta forma de competir.
&stas *anancias e.traordinarias /rentas monopólicas0 desaparecen cuando la innovación se difunde
por venta de derec,os, WpirateoW, u obsolescencia ante la aparición de innovaciones posteriores -ue
*eneran nuevas rentas monopólicas.
"e reivindica a-uí el papel del pro*reso técnico endó*eno en el marco de la así
denominada nueva teoría del crecimiento económico /'omer 5?KJ ) 5??=. !ambién Lrossman )
Belpman, 5??50. &l pro*reso técnico resulta de la acción deliberada de los a*entes económicos -ue
persi*uen lucrar. "e asi*nan recursos a la D cuando se esperan retornos de dic,a inversión. "i el
flujo actualizado previsto de las rentas monopólicas -ue derivan de la innovación, supera el flujo
actualizado previsto de los *astos en D re-ueridos para producir esa innovación, el incentivo para
acumular capital puede persistir indefinidamente. &n este proceso lo fundamental es la velocidad
con-ue la innovación se incorpora a la producción ) los mercados ), se*undo, la escala de los
mercados ,acia el cual se diri*en los productos /bienes o servicios0 así *enerados. #ientras se
13
Los factores -ue posibilitan producir bienes o servicios m+s baratos a or*anizaciones de ma)or tama;o -ue si
fueran m+s pe-ue;as dan lu*ar a las denominadas economías de escala. Las economías de escala -ue son internas
a las firmas se deben a indivisibilidades tecnoló*icas ) a la e.istencia de división del trabajo. Los e-uipamientos o
plantas productivas *eneralmente re-uieren ser construidos en unidades cu)o tama;o tiene límites inferiores
aun-ue dic,os límites *eneren una capacidad productiva ociosa si es -ue los mercados no pueden absorber la oferta
potencial -ue de ellos deriva. &n consecuencia cuanto m+s cercana al pleno empleo del e-uipo sea la producción
total, m+s r+pidamente se amortizar+n los costos fijos de instalación ), menores ser+n los costos unitarios medios.
&n consecuencia, ma)ores ser+n las economías de escala. La división del trabajo o especialización, por otro lado,
implica -ue, debido a la ma)or escala *eneral, cuando aumenta la cantidad de trabajadores utilizados es posible
una ma)or especialización de cada uno en tareas específicas reduciendo el ran*o *eneral de sus intervenciones
productivas ) aumentando la eficiencia en un sentido similar al )a e.plicitado por Adam "mit, en su famoso
ejemplo de la f+brica de alfileres.
87
87
controla e.clusivamente, obtiene *anancias monopólicas. &n suma la acumulación de conocimientos
*enera endo*enamente las *anancias de productividad -ue sostienen el crecimiento de lar*o plazo.
La promoción de la ciencia ) la tecnolo*ía a escala de las instituciones académicas
destinadas a la investi*ación pura ) aplicada, *enera dos tipos de resultados. &l primero consiste en
información -ue puede dar lu*ar, posteriormente a innovaciones específicas, patentables, -ue
,abilitan a una empresa para manufacturar un nuevo bien, una calidad distinta del mismo bien, o un
nuevo proceso de producción. &l se*undo resultado consiste en información técnica m+s *eneral, no
facilmente patentable -ue, a través de un proceso de difusión puede facilitar el lo*ro de nuevas
invenciones )Vo innovaciones.
La D, desarrollada en las *randes corporaciones transnacionales, especialmente las
-ue operan a escala *lobal produce ante todo informaciones ) conocimientos, ) es una actividad
sujeta a rendimientos crecientes a escala. La acumulación de inversiones en D *enera un ritmo de
crecimiento a2n m+s veloz del producto directamente derivado de esa inversión.
La inversión en investi*ación ) desarrollo, implica en primer lu*ar contar con una
dotación de recursos ,umanos altamente calificados, ) se*undo asi*narlos a la tarea de *enerar
inventos e innovaciones, en vez de aplicarlos a otras finalidades productivas. Los países en desarrollo
poseen una dotación relativamente escasa de estos recursos ) una parte importante de su
investi*ación ) desarrollo puede consistir en la imitación @le*al o ile*al@ del pro*reso técnico
alcanzado en los países desarrollados.
La inte*ración comercial acrecienta la competencia, ) favorece el comercio
intraindustrial. &sto puede inducir a los empresarios de las mismas ramas, a invertir en actividades de
D -ue se complementen ) no se superpon*an. "e evitar+n, así, duplicaciones, se aumentar+ la
eficiencia de la investi*ación, ) se contribuir+ a la acumulación *lobal de conocimientos. Los
*obiernos de los países en desarrollo miembros de un acuerdo de inte*ración pueden contribuir a
promover estos procesos armonizando políticas de fomento ) promoviendo actividades de
cooperación ) complementación científica ) tecnoló*ica -ue también se beneficien /sin +nimo de
lucro0 con economías de escala ) especialización en el uso de científicos ) técnicos de m+.imo nivel.
4ótese -ue la cooperación, tanto la empresarial en el campo de la D, como la institucional en el
campo de la C!, se potencian en un +mbito de comercio intraindustrial, orientado a aprovec,ar las
economías de escala ) especialización, tanto las est+ticas como las din+micas.
88
88
VII& INTEGRACIÓN COMERCIAL6 EL MARCO HISTORICO
1& A,-*-!-,-0
Desde el momento de la con-uista ) la colonización ,asta el primer tercio de este si*lo, América
Latina se caracterizó por su inserción @colonial ) neocolonial primero, ) periférica después@ en el
orden económico internacional. Durante este lar*o período las relaciones económicas recíprocas
fueron escasas, primero por la *ravitación de restricciones colonialistas ) posteriormente
neocolonialistas1 ) lue*o por estructuras de oferta e.portable especializadas para abastecer las
demandas de los centros industriales. Como es obvio @) a pesar de los ideales bolivarianos
tempranamente e.plicitados@ en este período no estaban dadas las condiciones políticas, sociales o
económicas para avanzar en un proceso de inte*ración re*ional.
A partir de los a;os treinta ), m+s *eneralizadamente después de la se*unda *uerra mundial,
los países latinoamericanos fueron penetrando en un proceso de desarrollo económico prote*ido
cu)o n2cleo esencial fue el, así denominado, proceso de industrialización por sustitución de
importaciones.(no de los problemas fundamentales -ue limitaban este tipo de desarrollo era la
escasa dimensión de los mercados nacionales. %a en las propuestas de la C&PAL de los a;os
cincuenta ) sesenta se plantearon tres vías orientadas a dar nuevo impulso al desarrollo re*ional: la
e.pansión de los mercados internos a través de las reformas a*rarias ) otros mecanismos
redistributivos del in*reso1 la creciente participación en los mercados e.trarre*ionales a través de la
promoción de las e.portaciones de manufacturas al resto del mundo1 ) la e.pansión del mercado
latinoamericano por medio de la inte*ración económica.
2& E$ %-rD"!" 1C@0.1CB0
&n el conte.to anterior, el pro)ecto inte*racionista de los a;os sesenta, se concibió como un
ve,ículo de desarrollo encaminado al aprovec,amiento de las economías de escala ) especialización )
a una m+s amplia asimilación de pro*reso técnico. Fue una inte*ración orientada al desarrollo de
lar*o plazo. "in embar*o, durante las dos décadas si*uientes la e.pansión del intercambio
intrarre*ional alcanzó, salvo en el caso particular de centroamérica, mu) moderado ritmo. Las
e.portaciones recíprocas como porcentaje de las e.portaciones totales, subieron desde K.KX en
5?J=, a 53.3X en 5?A= ) alcanzaron su m+.imo ,istórico en 5?K5 con 5J.JX. &n los países
actualmente miembros de ALAD, /los sudamericanos m+s #é.ico0, el intercambio recíproco
medido de la misma forma subió de A.AX en 5?J= a ?.?X en 5?A=, ) alcanzó su m+.imo ,istórico en
5?K5 con 53.AX. &stos niveles solo lo*rarían ser superados a comienzos de los a;os noventa
/C&PAL, ma)o de 5??>0.
&stos escasos resultados pueden atribuirse al car+cter e.a*eradamente proteccionista de la
estrate*ia industrialista imperante. La protección -ue posibilitó el desarrollo industrial
latinoamericano de pos*uerra, fue ad-uiriendo modalidades tan amplias e indiscriminadas -ue
terminó res*uardando crecientes niveles de ineficiencia empresarial.
89
89
Distinto fue el cuadro en los países centroamericanos, -ue mantenían economías abiertas,
pe-ue;as, ) e.portadoras de productos primarios, en las -ue el proceso inte*racionista se planteó,
desde el inicio mediante mecanismos de ma)or apertura recíproca, pero sin bases estructurales
suficientes como para intentar iniciar un proceso de industrialización como el emprendido por los
países de ALALC. &n 5?J= las e.portaciones intrarre*ionales de Centroamérica como porcentaje de
las e.portaciones totales era de A.=X, ) de allí saltó al <J.<X en 5?A=, para estancarse ) decaer
li*eramente al <>.PX en 5?K= /C&PAL, ma)o de 5??>0. Las características ) circunstancias de estos
procesos diferentes, se e.aminan en los par+*rafos -ue si*uen.
aM La A0"*#a*#1 La,#"am-r#*aa !- L#=r- C"m-r*#"
&n 5?J=, las 5= naciones sudamericanas independientes, m+s #é.ico, suscribieron el !ratado
de #ontevideo en virtud del cual se creó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio
/ALALC0. Dotada de una infraestructura institucional bastante rí*ida, se propuso como objetivo
fundamental la creación de una zona de libre comercio en un plazo de 5< a;os. Con tal fin, se
estableció un mecanismo de des*ravación arancelaria, consistente en la concesión de preferencias
recíprocas ) elaborado mediante Wlistas nacionalesW ne*ociadas bilateralmente, ) Wlistas comunesW
ne*ociadas multilateralmente. &ste procedimiento resultó en*orroso ) lento. &l principio b+sico era
-ue se liberalizaba sólo lo incluido en dic,as listas, el resto -uedaba sujeto a protección.
Los mecanismos inte*radores, no pudieron sustraerse a la estrate*ia imperante de desarrollo
en la -ue la protección era la re*la *eneral ) la liberalización la e.cepción. &ste modo de operar fue
especialmente notorio en los países de la ALALC, muc,os de los cuales, en la década del sesenta
,abían avanzado bastante en el proceso de industrialización por sustitución de importaciones. Los
resultados obtenidos fueron finalmente bastante ma*ros.
Casi <= a;os después de la fundación de ALALC, en torno al bienio 5?AA@5?AK, a dólares de
5?A= el comercio ne*ociado /K<J millones de dólares0 representaba un <1R del comercio recíproco
de los países miembros /apro.imadamente <.=== millones de dólares0. (n estudio efectuado en 5?K=
/4!AL, 5?K=0 evidenció -ue de las preferencias concedidas alrededor de A9R resultaron eficaces
para incentivar el comercio en el interior de ALAD. &n resumen, un 80R /P=X multiplicado por
A>X0 del comercio intra@ALAD total aparecía si*nificativamente estimulado por las preferencias
arancelarias -ue se ne*ociaban.
Como en ese período el comercio intra@ALAD representaba apro.imadamente el 5PX del
comercio total de ALAD, sólo un P.<X /3=X multiplicado por 5PX0 del comercio total de ALAD
aparecía como vinculado a las preferencias arancelarias ne*ociadas. &l punto si*nificativo era
determinar si esas preferencias contribuían de manera decisiva al crecimiento del comercio
intrare*ional.
Aun-ue en el período considerado, el comercio entre los países miembros de ALALC creció
relativamente, ese efecto puede ,aber sido m+s el resultado de la diversificación industrial @-ue
enri-ueció la oferta e.portable ) acrecentó las oportunidades de comercio@ -ue del impacto de las
preferencias ne*ociadas.
De ,ec,o, la proporción de manufacturas e.portadas en el comercio intralatinoamericano
fué, ) si*ue siendo, mu) superior a la proporción de manufacturas e.portadas en el comercio *lobal.
90
90
&n suma, la industrialización latinoamericana fue creando las condiciones mínimas de
interdependencia re-ueridas para el estímulo del comercio recíproco, pero el car+cter proteccionista
de la estrate*ia industrialista redujo las potencialidades de ese tr+fico.
&n 5?J?, los países medianos ) pe-ue;os de la ALALC consideraron -ue los beneficios de la
inte*ración no se estaban distribu)endo e-uitativamente. "e *eneró entonces una reacción contra la
e.cesiva preponderancia de Ar*entina, Drasil, ) #é.ico. &n 5?J? los *obiernos de Dolivia,
Colombia, C,ile, &cuador, ) Per2 /con la posterior incorporación de Genezuela0, suscribieron el
Acuerdo de Carta*ena a través del cual se estableció el Lrupo Andino /L'A40. Desde un punto de
vista jurídico, la pertenencia al L'A4 se compatibilizó con la simult+nea pertenencia a la ALALC. &l
L'A4 estableció una institucionalidad bastante frondosa ) compleja, con intenciones de apro.imar
re*ímenes jurídicos ) armonizar políticas en materias relevantes.
Durante el período 5?J?@5?A3 el L'A4 operó razonablemente pero con moderados
resultados en materia de intercambio. &n 5?J= las e.portaciones recíprocas de este *rupo, medidas
como porcentaje de sus e.portaciones totales, sólo alcanzaban al =.AX, para subir a 5.KX en 5?A=, )
lle*ar a P,=X en 5?K= /C&PAL, ma)o de 5??>0.
&n 5?AP tras la instalación del ré*imen autoritario en C,ile @de tendencias liberalizantes en el
plano económico@ este país objetó cate*óricamente los condicionamientos de la Decisión <P relativa
al Códi*o Com2n de nversiones del Pacto Andino. Los conflictos de allí derivados provocaron el
retiro de C,ile del Acuerdo de Carta*ena en 5?AJ.
La lección -ue emer*e claramente de ese período del L'A4, es -ue la inte*ración
económica como proceso políticamente inducido no puede estar al mar*en de la estrate*ia *eneral de
desarrollo -ue adopten los países. &l alejamiento de C,ile del Acuerdo de Carta*ena es atribuible a
-ue este país tempranamente ,abía asumido la estrate*ia aperturista, privatizante ) desre*uladora
-ue resultaba incompatible con la filosofía relativamente m+s proteccionista, de ma)or prota*onismo
estatal ) ma)or *rado de re*ulación, -ue sustentaban a2n los restantes países del L'A4.
A comienzos de 5?K=, ) antes de -ue la crisis recesiva derrumbara el intercambio recíproco,
los países miembros de la ALALC reconocieron -ue las ri*ideces de los mecanismos operativos del
Acuerdo, re-uerían una redefinición de los compromisos inte*radores.
"e suscribió entonces el !ratado de #ontevideo de 5?K=, -ue dio ori*en a la Asociación
Latinoamericana de Libre ntercambio /ALAD0. &l ras*o definitorio de este Acuerdo fue la
concesión de un alto *rado de libertad de maniobra a los países miembros para definir la profundidad
) modalidades de sus compromisos inte*radores. Los dos mecanismos principales del !ratado son los
Acuerdos de Alcance Parcial -ue operan en un +mbito bilateral o plurilateral, ) los Acuerdos de
Alcance 'e*ional de car+cter multilateral. &n cual-uiera de los dos casos las normas del acuerdo son
altamente fle.ibles para permitir a los países -ue definan los ras*os del acuerdo -ue deseen suscribir.
De ,ec,o estas modalidades si*nifican sacrificar el principio del multilateralismo entre los países
miembros de ALAD, pues las preferencias -ue se conceden al*unos de ellos no son obli*atoria o
automaticamente e.tensibles al resto /principio de la nación m+s favorecida0.
91
91
La nueva estructura de ALAD coincidió con el inicio de un período claramente re*resivo
para la inte*ración, pero la fle.ible normativa de este acuerdo sirvió para otor*ar un mínimo cauce a
la proliferación de los compromisos de los a;os noventa. &stos temas ser+n retomados m+s adelante,
pero antes conviene bos-uejar los ras*os de la e.periencia inte*racionista centroamericana durante
este período.
=M E$ M-r*a!" C"mJ C-,r"am-r#*a"
!ambién en Centroamérica se institu)ó en los a;os sesenta, ) después de un lar*o período
preparatorio, el así denominado #ercado Com2n Centroamericano /#CCA0. Las economías
centroamericanas a diferencia de las sudamericanas, eran todas pe-ue;as, e.portadoras de productos
primarios /ma)oritariamente a*rícolas de clima tropical0 ) escasamente diversificadas. &n este caso,
los recelos proteccionistas de las economías incipiententemente industrializadas ) sujetas a la
estrate*ia sustitutiva de importaciones no estaban presentes por-ue, en ri*or, no ,abía demasiada
industria -ue prote*er. &n consecuencia, se adoptó un amplio compromiso de inmediata liberación de
todas las importaciones provenientes de Centroamérica. &sto si*nificaba el ?>X de los productos
comprendidos en el intercambio mutuo.
&n 5?J<, ) fundamentalmente con un propósito industrialista, se adoptó un protocolo
orientado a constituir *radualmente un arancel e.terno com2n. Paralelamente el #CCA adoptó un
'é*imen de ndustrias de nte*ración, -ue incluía una especialización productiva entre países para
promover un desarrollo industrial prote*ido mediante el arancel e.terno com2n ) otras medidas
fiscales. &n todo caso, desde el punto de vista del incremento del intercambio recíproco, el
e.perimento fue un é.ito durante el primer decenio de su funcionamiento, pero lue*o se estancó.
&ste proceso, inicialmente tan din+mico, tuvo a su favor el a*resivo esfuerzo de liberalización
comercial recíproca -ue derribó efectivamente las trabas al intercambio. Pero como contrapartida el
pro)ecto industrialista, apenas abordado como estrate*ia, ca)ó en los mismos vicios )a instalados en
el caso sudamericano: e.cesivos in*redientes de intervencionismo ) burocratismo, ) tempranas
diver*encias respecto del criterio de reparto de las actividades industriales entre países.
A nivel m+s profundo, el estancamiento del pro)ecto industrialista del #CCA en los a;os
setenta admite e.plicaciones económicas de naturaleza estructural: escasez de calificaciones
empresariales, de fuerza laboral entrenada, ) de adecuadas infraestructuras por el lado de la oferta.
Por el lado de la demanda *ravitó ne*ativamente la *ran pe-ue;ez del mercado centroamericano
@con bajos niveles de urbanización e in*reso, junto con una marcada proporción de pobreza rural@ el
-ue, a2n inte*rado, no proveía escalas suficientes como para estimular las inversiones industriales.
8& La !;*a!a !- $"0 "*7-,a
Como introducción al tema conviene recordar brevemente la co)untura por la -ue transitaba
el desarrollo de los países latinoamericanos en el período bajo an+lisis. A fines de los a;os setenta los
países *randes ) medianos se WbeneficiaronW de las facilidades crediticias internacionales derivadas del
boom del petróleo ) las transformaciones en el sistema cambiario ) financiero internacional, con tipos
de cambio fle.ibles ) tasas de interés variables. "in embar*o, en los a;os oc,enta el alza en las tasas
internacionales de interés, ) la caída en los precios de los productos primarios, *eneró una retracción
procíclica de los capitales -ue tan abundantemente ,abían lle*ado, ) se detonó la crisis de la deuda.
92
92
Como 2nica alternativa de política económica compatible con el servicio de la deuda, las
autoridades de los países latinoamericanos se vieron obli*adas a imponer un a*udo ) abrupto ajuste
recesivo -ue derrumbó los niveles de actividad, acrecentó *ravemente el desempleo, ) redujo los
niveles absolutos de vida de la población latinoamericana. &l ajuste obli*ó a una intensa caída de las
importaciones *lobales de la re*ión.
Los países latinoamericanos efectuaron un *ran esfuerzo e.portador en términos de volumen,
pero la caída de los precios internacionales de sus productos b+sicos de importación no ,izo justicia a
ese esfuerzo. A2n así, durante el período 5?K=@5?K> las e.portaciones totales de ALAD, medidas en
precios corrientes, crecieron en 5<X, en tanto -ue las e.portaciones recíprocas se redujeron en 3>X.
Por el lado de las importaciones, en virtud del ajuste recesivo, las totales ca)eron en 3JX en tanto
-ue las recíprocas, aun-ue también se redujeron lo ,icieron en el porcentaje menor de <JX /C&PAL,
a*osto de 5??P0.
&ste comportamiento es atribuible a dos factores. Primero -ue el esfuerzo de e.pansión
e.portadora de los países latinoamericanos, /en este caso los de ALAD0 se verificó en los rubros
tradicionales de ma)or peso relativo: productos primarios destinados a los mercados de los países
desarrollados, respecto de los cuales la demanda latinoamericana tiene mu) escaso peso. De allí -ue
en estos rubros las e.portaciones ,acia el resto del mundo ,a)an sido muc,o m+s din+micas -ue las
recíprocas.
"e*undo, -ue la producción ) las e.portaciones latinoamericanas recíprocas de manufacturas
se vieron reducidas por al menos, dos razones: carencia de divisas para importar los insumos, bienes
de capital ) tecnolo*ía re-ueridos para producir las manufacturas1 ) reducción de la demanda
latinoamericana de manufacturas de la propia re*ión como consecuencia del a*udo proceso recesivo.
&l tema de la escasez de dólares en una re*ión firmemente li*ada a dic,a moneda tuvo *ran
importancia en estos resultados. &s probable -ue si el intercambio intralatinoamericano ,ubiera
podido liberarse de su dependencia respecto de dic,o medio de pa*o, el comercio recíproco ,ubiera
alcanzado niveles m+s altos. &n el caso de ALAD, el #ecanismo de Pa*os ) Créditos 'ecíprocos,
a)udó a paliar esta penuria de dólares pero no fue suficiente como para revertir a fondo esta
situación.
Así, en la década de los oc,enta emer*ió otra prueba ,istórica de -ue la inte*ración
económica como proceso políticamente inducido no puede estar al mar*en o en contra de las
estructuras económicas ) las modalidades de desarrollo -ue adopten los países.
&l ajuste recesivo de los a;os oc,enta ,a dado lu*ar en América Latina a la así denominada
Wdécada perdidaW para el desarrollo. Aun-ue dic,o período también se ,a sindicado como una
Wdécada perdidaW por América Latina en materia de inte*ración, esto no es v+lido en el +mbito
político. Durante ese decenio los *obiernos militares autoritarios sudamericanos, fueron siendo
sustituidos por otros de car+cter civil sur*idos de elecciones libres. &sto si*nificó un pro*resivo
abandono de la ideolo*ía de la se*uridad nacional, ) de una mentalidad en ocasiones estrec,amente
nacionalista -ue solía e.acerbar los res-uemores limítrofes ) las fricciones fronterizas. &l clima de
93
93
relacionamiento político mejoró notablemente en toda la re*ión. Comenzó a imponerse una
diplomacia m+s +*il ) pra*m+tica.
Distinta ,a sido la situación en América Central. Los países miembros del #CCA vieron
a*udizarse los problemas de la violencia política derivados, en *rado importante de las desi*ualdades
sociales, el insuficiente respeto a los derec,os ,umanos, la pobreza rural, ) los movimientos
violentistas de ideolo*ías e.tremas -ue prosperaron en a-uellos escenarios. &n la primera mitad de
los a;os oc,enta se verificaron, entre otros eventos perturbadores, una radicalización del ré*imen
político en 4icara*ua, una a*udización del enfrentamiento entre el *obierno ) la *uerrilla en &l
"alvador, ) un a*ravamiento de los conflictos limítrofes entre &l "alvador ) Bonduras.
Durante el mismo período, se acentuó la dependencia del desarrollo centroamericano
respecto de los &stados (nidos de América, primero por el *ran au*e de las zonas procesadoras de
e.portaciones vinculadas al ré*imen de la ma-uila, ) se*undo por los pro*ramas especiales de a)uda
elaborados para dic,a re*ión: en particular la le) de 'ecuperación &conómica de la Cuenca del
Caribe se aplica a los > miembros del #ercado Com2n Centroamericano ) a los 53 miembros de la
Comunidad del Caribe, m+s Aruba, slas Gír*enes n*lesas, 'ep2blica Dominicana, Baití, Antillas
Bolandesas, ) Panam+. !ambién, a los ori*inados en Puerto 'ico -ue ,an recibido valor a*re*ado en
los países ) re*iones mencionados. Prevé la concesión de fran-uicias arancelarias a todos los
productos provenientes de ese ori*en, salvo los e.cluidos por le) /te.tiles, indumentaria, calzado,
manufacturas de cuero ) ciertos relojes0. "e inclu)en otras ventajas tales como asistencia técnica,
incentivos fiscales para empresas estadounidenses, ) pro*ramas de promoción del comercio ) las
inversiones.
VIII& RECAPITULACIÓN: INTEGRACIÓN REGIONAL EN LA ERA GLOBAL
1& I,r"!3**#1
7acia una integraci$n multidimensional
La ,ipótesis central de este trabajo es -ue el proceso de *lobalización económica actualmente en
curso a escala mundial, posee repercusiones no sólo en la esfera de los mercados internacionales,
sino también en el +mbito de las instituciones económicas, políticas, socioculturales ) ambientales
de los países latinoamericanos -ue se embarcan en él. Por lo tanto una posible respuesta a estos
impactos, orientada a fortalecer la capacidad de ne*ociación ) aprovec,amiento del nuevo
escenario *lobal, podría ser la promoción de una inte*ración re*ional de tipo multidimensional
dotada de mecanismos decisorios de car+cter supranacional, la -ue, se*2n se su*iere a-uí, posee
viabilidad a escala sudamericana. &sta modalidad de inte*ración re*ional puede contribuir
decisivamente a aumentar no sólo el dinamismo económico, sino también la autonomía política )
la e-uidad social de las naciones latinoamericanas. "ería, por lo tanto, una inte*ración de naciones
) no sólo de mercados.
94
94
Los procesos de globaliaci$n e integraci$n8 un marco te$rico conceptual
Partimos de la noción *enérica de sistema entendido como cual-uier objeto complejo )
delimitable, abstracto o concreto, cu)as partes o componentes est+n unidos por ne.os
conceptuales o reales.
&n este +mbito nos interesan los concretos sistemas internacionales contempor+neos,
,istóricamente determinados, e intrínsecamente din+micos: a0 cu)os principales componentes
/actores o a*entes0 interactivos son los estados nacionales en el +mbito político ) las *randes
empresas transnacionales /&!0 en el +mbito económico, b0 sus estructuras son las re*las técnicas
e institucionales efectivamente vi*entes -ue encausan a-uellas interacciones, c0 su .mbito o
dominio est+ encuadrado en 6espacios9 -ue pueden ser políticos /por ejemplo alianzas )
compromisos en el plano de la defensa, la se*uridad, o la preservación de determinados re*ímenes
de *obierno0, econ$micos /por ejemplo +reas monetarias0, culturales /por ejemplo len*ua,
reli*ión0, ambientales /por ejemplo ecosistemas, cuencas fluviales0, etc., ) d0 sus procesos y
mecanismos e.presan las estrate*ias ) t+cticas de los actores principales -ue afectan las
trasnformaciones del sistema en el marco de sus constre;imientos estructurales
5P
.
4ótese -ue, los estados nacionales, componentes de los sistemas internacionales, pueden, a su
vez, también ser e.aminados como sistemas multidimensionales, con sus propios componentes,
estructuras, dominios ) procesos. "in embar*o este artículo se concentra solamente en el nivel
internacional ) no aborda las transformaciones -ue, a escala nacional, terminan afectando el
comportamiento de los actores internacionales.
&l len*uaje de los sistemas *uarda correspondencia con el len*uaje de los jue*os, así: a0 los
actores del sistema internacional pueden verse como los 'ugadores o los e-uipos -ue jue*an, b0
las estructuras del sistema internacional pueden mirarse como las reglas t#cnicas e
institucionales del 'uego, c0 los dominios o .mbitos /políticos, económicos, culturales )
ambientales0 del sistema internacional pueden concebirse como las diferentes 9arenas:,
9campos: o 9canc&as: en -ue el jue*o tiene lu*ar, ) d0 los mecanismos y procesos recíprocos
entre los actores principales /*obiernos de turno, or*anismos inter*ubernamentales, empresas
transnacionales0 pueden 6leerse9 como las estrategias y t.cticas de los ju*adores principales de
acuerdo con sus posiciones en las re*las del jue*o
5>
.
Poderes f.cticos y poderes institucionaliados
A diferencia de los jue*os competitivos de e-uipos en el plano deportivo, el 6jue*o9 de las
relaciones internacionales, tiene la peculiaridad de -ue en su transcurso, los propios ju*adores van
ne*ociando nuevas re*las o, alternativamente, imponiéndolas con base en modalidades f+cticas de
poder derivadas del control del avance científico ) tecnoló*ico. La introducción ) control del
pro*reso científico es la principal modalidad f+ctica del poder internacional ejercido por los
*randes centros ,e*emónicos. De allí derivan nuevas re*las técnicas e institucionales -ue re*ulan
14
&stamos ,aciendo un uso libre de ideas -ue se inspiran en las ideas de #ario Dun*e. Géase en particular Dun*e
5??? capítulos P ) 5=.
15
&stamos 6traduciendo9 a-uí el len*uaje de los sistemas al len*uaje de los jue*os, ,aciendo un uso libre ) propio
de ideas -ue se inspiran en Dou*lass 4ort,. Géase en particular 4ort, 5??3, capítulo 5.
95
95
el ejercicio de las formas institucionalizadas del poder en las esferas política, económica, cultural,
ambiental, etc. &n la esfera propiamente política, el control del avance científico ) tecnoló*ico, se
traduce en el control del poder militar, ) el uso de la fuerza es la principal e.presión de la
imposición de poderes f+cticos. "in embar*o la amenaza, implícita o e.plícita, del ejercicio de ese
poder militar es un poderoso mecanismo de persuasión para imponer la vi*encia de determinadas
re*las de jue*o.
&n la primera mitad del si*lo HH predominaron formas coercitivas de imponer la voluntad
,e*emónica internacional /vi*encia del colonialismo ) estallido de dos *uerras mundiales0. &n la
se*unda mitad del mismo si*lo tras el proceso de descolonización, el sur*imiento de la
$r*anización de las 4aciones (nidas, ) la democratización e inte*ración re*ional de la &uropa
$ccidental, fueron otor*ando preponderancia a los mecanismos de ne*ociación ) de cooperación
propios de los or*anismos inter*ubernamentales.
&n este nuevo marco ,istórico, las modalidades de ne*ociación -ue ,an estado sur*iendo desde la
década de los a;os oc,enta ,an sido decisivamente influidas por la propa*ación de las tecnolo*ías
de la información ) de la comunicación /!C0, dando lu*ar a la emer*encia de las empresas
transnacionales /&!0 como poderosos ju*adores económicos. Lo -ue caracteriza a la revolución
de las !C es -ue la propa*ación mundial de sus efectos ,a sido rapidísima ) el conocimiento de
sus re*las técnicas es accesible a varios centros ,e*emónicos potenciales -ue pueden acceder
directamente a ellas. !al es el caso, entre otros, de potencias emer*entes como la C,ina ) la ndia.
&l capitalismo *lobal se diferencia de las modalidades del capitalismo internacional anterior, en
-ue e.iste creciente movilidad transfronteriza de los factores productivos ) particularmente de las
*randes &!. De ,ec,o, estas empresas se definen por-ue sus cadenas productivas se desplie*an
por diferentes re*iones ) naciones a escala mundial. %a no es el comercio internacional de bienes
lo -ue caracteriza el *rueso de las transacciones internacionales, a,ora también ,a) creciente
movilidad de los servicios, de la tecnolo*ía ) de las inversiones productivas. Las &! son ju*adores
económicos principales de la economía *lobal ) desplie*an sus propias estrate*ias de con-uista )
repartición de mercados.
&n la esfera política si*uen operando los *obiernos de turno de los &stados 4acionales con una
preponderancia ,e*emónica de los países centrales. &stos países /por ejemplo &stados (nidos0, o
conjuntos de países /por ejemplo la (nión &uropea0, se definen como centrales por ser las fuentes
del poder tecnoló*ico ) los principales ,acedores de las re*las de jue*o del orden económico )
político mundial. &sas re*las de jue*o son administradas ) monitoreadas por los or*anismos
inter*ubernamentales tanto en la esfera económica /por ejemplo Fondo #onetario nternacional
^F#_, Danco #undial ^D#_ ) $r*anización #undial del Comercio ^$#C_0, como en la esfera
política /por ejemplo Consejo de "e*uridad de la $4(0 ) militar /por ejemplo la $!A40.

Precisamente las nuevas re*las de jue*o de la $#C, sucesora del Acuerdo Leneral de Aranceles )
Comercio /LA!! en su si*la in*lesa0, ,an reflejado el prota*onismo de las &! -ue cabildean a
través de sus *obiernos para lo*rar la inclusión de nuevos códi*os o 6disciplinas9 en materia de
inversiones, de tecnolo*ía, de competencia, etc.
96
96
Las &! 6jue*an9, adem+s, a través de presiones sobre los *obiernos donde se asientan sus casas
matrices, o, alternativamente, donde se localizan las cadenas productivas de sus subsidiarias /por
ejemplo los países subdesarrollados -ue son sede de las zonas francas, ) en particular, de las
procesadoras de e.portaciones o ma-uiladoras0.
Las tecnolo*ías de la información ) de la comunicación /!C0, ,an favorecido la operación de
estas empresas -ue inciden no sólo en el plano económico, sino también en el cultural, a través de
un creciente control económico sobre los medios de comunicación masiva. Las &!, jue*an
también el interior de los subsistemas políticos de los países latinoamericanos donde se asientan, a
través del debilitamiento de las funciones re*uladoras, estabilizadoras ) redistribuidoras cumplidas
por los *obiernos nacionales.
2& D"0 ,#%"0 !- #,-)ra*#1 r-)#"a$: 3#!#m-0#"a$ 5 m3$,#!#m-0#"a$
La presencia de las &! también ,a incidido en el 6jue*o9 de la inte*ración re*ional cu)as
modalidades pueden verse como un subconjunto de los procesos *lobales dentro de los sistemas
internacionales -ue estamos e.aminando. &sto afecta la 6filosofía9 ) las tipolo*ías de la
inte*ración re*ional. Como su*eriremos, ,an emer*ido dos tipos de inte*ración: la unidimensional
) la multidimensional. Las modalidades de la inte*ración unidimensional si*uen la ló*ica de la
$#C ,eredera del LA!!, ) son una acentuación de sus disciplinas de mercado.
De otro lado las modalidades de la inte*ración multidimensional pueden ejemplificarse mejor con
la ló*ica de la inte*ración europea. &.aminemos m+s de cerca ambas opciones.
Las varias dimensiones del proceso de inte*ración, pueden e.aminarse tomando como punto de
partida el len*uaje com2nmente aceptado en el +mbito p2blico inter*ubernamental e incorporado
al lé.ico oficial de los tratados internacionales. Las transformaciones introducidas por los
procesos de inte*ración re*ional: a0 empiezan *eneralmente por las relaciones de comercio o de
mercado /por ejemplo .reas de preferencias arancelarias o de libre comercio0, b0 se profundizan
lue*o compartiendo ciertas cuotas de soberanía /uniones aduaneras0, c0 avanzan después en la
creación *radual ) parcial de ciudadanías comunitarias /mercados comunes de traba'o0, ) d0
culminan merced a la *estación de soberanías ) ciudadanías crecientemente compartidas /por
ejemplo a través de comunidades económicas ) monetarias0.
Finalmente es posible lle*ar ,asta modalidades m+s profundas ) vinculantes de inte*ración
política. &l tr+nsito m+s si*nificativo en este campo se verifica desde las re*las de jue*o )
mecanismos de tipo inter*ubernamental ,acia los de tipo supranacional. &ste es el curso ,istórico
se*uido por la (nión &uropea /(&0, relevante ejemplo de un tipo de inte*ración claramente
multidimensional.
&n contraste con los procesos anteriores, la din+mica ,istórica de los -ue ,o) se denominan
!ratados de Libre Comercio /!LC0, se ,a concentrado solamente en el +mbito de las relaciones de
mercado. !al es el caso de casi todos los acuerdos comerciales ,emisféricos suscritos a partir de
los noventa en el continente americano. &stos !LC son denominados a veces 6compre,ensivos9
/pero sólo en el plano de los mercados0 por-ue no sólo inclu)en elementos de libre comercio de
bienes, sino también otras disciplinas propias del actual proceso de *lobalización capitalista:
transacciones en tecnolo*ía ) propiedad intelectual, inversiones li*adas al comercio ) a los
97
97
servicios, normas de competencia ) defensa del consumidor, compras del sector p2blico, etc. &n
vista de ello una denominación técnica m+s precisa sería la de .reas preferenciales de mercado.
Los países latinoamericanos -ue suscriben esos !LC ad-uieren compromisos institucionales se*2n
los cuales deben modificar sus re*ímenes internos de inversiones, de propiedad intelectual, de
solución de controversias internacionales, etc. Los !LC m+s importantes -ue se ,an estado
suscribiendo son 6verticales9 en el sentido -ue vinculan a un *ran centro del orden capitalista
*lobal /como es el caso de los &stados (nidos0, con naciones o blo-ues de naciones
latinoamericanas. !al es por ejemplo el !ratado de Libre Comercio de América del 4orte
/4AF!A0, o el !ratado de Libre Comercio de América Central ) la 'ep2blica Dominicana
/CAF!A@'D0.
Los !LC verticales omiten en sus te.tos constitutivos cual-uier intento de compartir soberanías
por parte de los países suscriptores. La dimensión política implicada en la suscripción de estadios
m+s profundos de inte*ración como las uniones aduaneras o monetarias, implica un nivel de
compartimiento de soberanías -ue resulta obviamente inaceptable para la principal potencia
,e*emónica del orden capitalista *lobal actual.
Los !LC también omiten la dimensión sociopolítica asociada al compartir ciudadanías, la -ue es
imprescindible para la constitución de mercados comunes de trabajo /pasaporte 2nico, derec,os
laborales, mecanismos comunitarios de acceso a la salud, a la educación, al reconocimiento de
diplomas, etc.0 por parte de los ciudadanos -ue son oriundos de los países suscriptores.
Por 2ltimo los !LC 6verticales9 /norte@sur0 tampoco penetran en aspectos culturales específicos
/como el reconocimiento ) ense;anza recíproca de las len*uas ,abladas por los otros miembros, o
de valores compartidos en el plano de la ética, la moral, el arte, etc.0. &s en este sentido -ue
podemos tipificarlos como acuerdos unidimensionales o 6mercadistas9. &ste es el 6estilo9 de
inte*ración re*ional -ue acepta ) promueve &stados (nidos en el ,emisferio occidental.
Por oposición la (& ,a utilizado otra ló*ica, tanto en la creación interior de su propio blo-ue,
como en la incorporación de los países de su entorno estraté*ico /por ejemplo la ampliación a los
países de &uropa Central, -ue son e. miembros del Consejo de Asistencia #utua &conómica -ue
fuera liderado por la e. (nión "oviética0. La (& es un típico blo-ue multidimensional, pues sus
re*las ) disciplinas abarcan: a0 la conver*encia macroeconómica profunda /armonización o
incluso unificación de re*ímenes aduaneros, fiscales, monetarios, etc.01 b0 el compartimiento de
soberanías /uniones aduaneras, monedas comunes, etc.0, ) c0 el compartimiento de ciudadanías
/pasaporte com2n, movimiento ) radicación de trabajadores inmi*rantes, reconocimiento de
diplomas, de derec,os laborales ) previsionales, etc.0
&n el marco de esta tipolo*ía dicotómica /unidimensionales versus multidimensionales0,
podríamos decir -ue los blo-ues latinoamericanos /#&'C$"(', CA4, #CCA, ) CA'C$#0
son incipientemente multidimensionales, por-ue sus acuerdos incursionan e.plícitamente en
compromisos políticos /parlamentos comunitarios, tribunales de justicia, cl+usulas democr+ticas,
compromisos en el campo de la defensa, etc.0, sociales /reconocimiento de m2ltiples derec,os de
inmi*rantes provenientes de otros países miembros0 e incluso culturales /por ejemplo ense;anza
del portu*ués en los países miembros ,ispano parlantes del #&'C$"(' ) viceversa0. Pero el
avance en cada uno de estos campos resulta todavía vacilante e inse*uro. 4o debe ne*arse -ue
98
98
dic,os blo-ues est+n e.perimentando a*udos obst+culos para su afianzamiento ) profundización.
Precisamente la estrate*ia sudamericana recomendada en este trabajo apunta a superar estas
limitaciones.
"l proceso de globaliaci$n econ$mica y su impacto en -m#rica Latina
&l proceso de *lobalización económica se asienta en la propa*ación de las !C, acaecida con
muc,a fuerza desde fines de la década de los setenta ) comienzos de los a;os oc,enta, período
-ue coincidió con otros dram+ticos cambios acontecidos en el +mbito de las relaciones
internacionales. &n lo político tuvo lu*ar el colapso definitivo de los re*ímenes comunistas
autoritarios de &uropa $riental ) Central. &n lo económico comenzó la, así denominada,
'evolución Conservadora asociada a los *obiernos de #. !,atc,er en Lran Dreta;a ) de 'onald
'ea*an en los &stados (nidos.
$tro aspecto de *ran importancia en esta etapa ,istórica fue el sur*imiento de las economías, así
denominadas 6emer*entes9 de Asia: primero Sapón desde comienzos de los setenta, ) lue*o, C,ina
desde mediados de los a;os oc,enta. La ndia, aun-ue de manera menos espectacular -ue C,ina
es otro ju*ador poderoso en las nuevas re*las de la economía mundial.
&n América Latina los a;os oc,enta presenciaron las nefastas consecuencias del e.cesivo proceso
de endeudamiento, -ue se fue *estando durante los a;os setenta. &ste proceso estuvo asociado a
la abundancia de los así denominados 6petrodólares9 administrados por la banca privada
transnacional. La década de los a;os oc,enta inclu)ó la peor recesión re*ional re*istrada desde la
crisis de los a;os treinta. Fue una 6década perdida9 en lo económico pero 6*anada9 en lo político
con el retorno a los re*ímenes democr+ticos por parte de los países latinoamericanos.
Finalmente a comienzos de los a;os noventa la ma)oría de los países latinoamericanos ,abían
compatibilizado sus modelos económicos con las re*las del capitalismo *lobal ) se ,abían
enrolado en estrate*ias de crecimiento basadas en economías abiertas, orientadas por criterios
privados@transnacionales en la asi*nación de recursos.
A partir de los a;os noventa también la inte*ración re*ional latinoamericana, especialmente en la
esfera de los mercados, e.perimentó la instalación de nuevas re*las de jue*o -ue se asociaron a la
proliferación de !LC. &stos tratados est+n fundados en mecanismos de liberalización ) apertura
comerciales de aplicación *eneral ) autom+tica -ue se consideraron compatibles con la filosofía de
la $#C.
&sta reorientación de los tratados de inte*ración re*ional en la esfera de los mercados fue
denominada 6re*ionalismo abierto9. &l re*ionalismo abierto es un compromiso jurídico para
compatibilizar la filosofía 6aperturista9 propia de la incorporación a las re*las de jue*o de la
economía *lobal con la filosofía inte*racionista basada en la concesión de preferencias recíprocas,
sólo para los socios del acuerdo, en las esferas del comercio ) de la inversión.
7uedaron así planteadas en América Latina las dos estrate*ias de inte*ración conceptualmente
e.aminadas en el apartado anterior. De un lado surgi$ la integraci$n multidimensional,
e.presada en acuerdos latinoamericanos pree.istentes o creados a partir de los a;os noventa.
&ntre los primeros se cuentan la Comunidad Andina de 4aciones /CA40, la Comunidad del
99
99
Caribe /CA'C$#0, ) el #ercado Com2n Centroamericano /#CCA0. &ntre los creados a partir
de los a;os noventa destaca el #ercado Com2n del "ur /#&'C$"('0.
De otro lado emer*ió la integraci$n unidimensional o 6mercadista9 cu)o referente m+s
importante ) temprano en el ,emisferio occidental fue la constitución del !ratado de Libre
Comercio de América del 4orte /!LCA40 suscrito entre &stados (nidos, Canad+, ) #é.ico en
5??P. &l !LCA4 est+ basado en una aceptación ) profundización de la filosofía ) las re*las de
jue*o del multilateralismo *lobal. &n particular se apo)a en las disciplinas de la $r*anización del
Comercio /$#C0 en el +mbito de las relaciones comerciales. Desde entonces las interacciones
estraté*icas entre estos dos tipos de acuerdos ,an modelado buena parte de la ,istoria de la
inte*ración en América Latina.
8& E$ %r"*-0" !- )$"=a$#>a*#1 -*"1m#*a 5 $a #,-)ra*#1 $a,#"am-r#*aa
Desde ,ace apro.imadamente <> a;os, la revolución de las !C ,a transformado de manera
creciente la estructura del comercio mundial de bienes ) servicios. "e ,a e.pandido el comercio
intra@industrial /especialmente en el +mbito de las manufacturas durables0 ) el comercio intra@
firma /como consecuencia de la proliferación de las cadenas productivas de subsidiarias de
determinadas casas matrices0. Ban sur*ido así productos denominados *lobales cu)as piezas
partes ) componentes se elaboran en m2ltiples países ) finalmente se arman o ensamblan en un
país determinado. &ste tipo de productos *lobales, en la esfera norte@sur del continente americano
suelen elaborarse en zonas procesadoras de e.portaciones como las -ue e.isten en la frontera
norte de #é.ico, ) en varios países de Centroamérica ) el Caribe.
"l trasfondo tecnol$gico de la producci$n globaliada
&stas nuevas formas de producción *lobalizada son cada vez m+s posibles ) frecuentes por
las enormes oportunidades tecnoló*icas de reducir los costos de coordinación de las empresas )
firmas -ue operan transnacionalmente sea a escala mundial, continental o subcontinental. &l
resultado de estas transformaciones tecnoló*icas ) de la conver*encia de las normas técnicas -ue
las re*ulan, ,a sido una *ran movilidad internacional de los flujos de inversión directa, de
tecnolo*ía, ) de nuevos tipos de servicios.
"l trasfondo institucional de la globaliaci$n econ$mica
La movilidad internacional de la tecnolo*ía ) de las inversiones productivas no depende
sólo de la posibilidad técnica, también depende de la eficiencia económica de esos movimientos, la
-ue se asienta en alto *rado en las instituciones -ue re*ulan los costos de transacción. &stos
costos de transacción pueden descomponerse en costos de información, costos de ne*ociación,
costos de formalización contractual, costos de monitoreo ) se*uimiento, ) costos de liti*io
judicial.
(na consecuencia de estos procesos es -ue las transacciones internacionales a escala
*lobal afectan directamente las instituciones económicas internas de los países involucrados, m+s
all+ de los impactos fronterizos tradicionales -ue se verificaban en las aduanas ) se traducían en
restricciones arancelarias ) no arancelarias. Las nuevas disciplinas de la $#C relacionadas con la
propiedad intelectual, las inversiones ) el comercio de servicios, implican e involucran
directamente al funcionamiento de códi*os, le)es internas, o procedimientos judiciales )
administrativos -ue tienen lu*ar en el interior de los países miembros.
100
100
<& I,-)ra*#1 r-)#"a$ - Am;r#*a %r"*-0"06 ,#%"0 5 ,-!-*#a0
Como se sabe, en los a;os noventa pr+cticamente todos los países de América Latina
,abían completado su incorporación al nuevo modelo de crecimiento económico abierto a la
economía *lobal.
&n este trasfondo ,istórico se e.plican los cambios -ue también ,an estado aconteciendo
en el si*nificado ) modus operandi de los acuerdos de inte*ración re*ional -ue se fueron
suscribiendo en América Latina, bajo los marcos re*uladores m+s fle.ibles de la Asociación
Latinoamericana de nte*ración /ALAD0 desde5?K=.
Los cambios m+s importantes -ue ,an tenido lu*ar en el +rea de la inte*ración
latinoamericana inclu)en: a0 la creciente participación activa de los &stados (nidos en los
procesos de inte*ración promoviendo una forma de re*ionalismo vertical /norte@sur0 -ue no se
,abía observado en períodos ,istóricos anteriores1 b0 una proliferación de !LC tanto en el eje
norte@sur /con prota*onismo estadounidense0 como en el eje sur@sur entre al*unos países
latinoamericanos1 ), b0 la creación /#&'C$"('0 o reformulación /CA4, #CCA, CA'C$#0
de acuerdos sub@re*ionales -ue, en sus respectivas +reas territoriales a*rupan a la ma)oría de los
países latinoamericanos.
&stos cuatro acuerdos mencionados en el p+rrafo anterior pretenden abarcar no solamente
las disciplinas de mercado. !ambién toman como punto de referencia las pautas evolutivas de la
(& en el sentido de crear uniones aduaneras, avanzar en la construcción de mercados comunes,
lo*rar la conver*encia de re*ímenes macroeconómicos, o incluso en ciertos casos crear
mecanismos supranacionales tales como la creación de una moneda 2nica.
Adicionalmente a estos campos -ue son netamente económicos, los cuatro acuerdos
mencionados ,an incursionado en dimensiones socioculturales /por ejemplo b2s-ueda de
reconocimiento recíproco de títulos ) *rados0 ) políticas /por ejemplo declaraciones )
compromisos orientados al mantenimiento de los re*ímenes democr+ticos ) de respeto a los
derec,os, *arantías ) libertades -ue acompa;an la vi*encia de esos re*ímenes0.
La din.mica concreta de los acuerdos de integraci$n
Basta fines del si*lo HH la perspectiva e.istente era -ue los procesos de inte*ración
re*ional en América iban a -uedar reducidos a cinco *randes acuerdos. De un lado el Acuerdo de
Libre Comercio de Las Américas /ALCA0 -ue absorbería jurídicamente todos los otros !LC
previamente suscritos a escala ,emisférica /norte@sur0 o latinoamericana /sur@sur0. De otro lado,
los cuatro blo-ues sub@re*ionales -ue actualmente a*rupan a casi todos los países de América
Latina /Di Filippo ) Franco, <===0.
"in embar*o las ne*ociaciones del ALCA parecen ,aber colapsado definitivamente en
<==>, tras la Cumbre Presidencial celebrada en Ar*entina. Los cuatro acuerdos potencialmente
multidimensionales /#&'C$"(', CA4, #CCA ) CA'C$#0 enfrentan perspectivas )
opciones mu) diferentes fuertemente te;idas por consideraciones de naturaleza política. Parece
conveniente empezar por el an+lisis de los acuerdos ,emisféricos ) ubicar en ese marco m+s *lobal
la evolución de los acuerdos propia o e.clusivamente latinoamericanos.
101
101
9& I,-)ra*#1 7-m#0';r#*a 5 03 -0,ra,-)#a 3#!#m-0#"a$
&l ALCA es e.presión de un estilo de relaciones ,emisféricas -ue &stados (nidos ,a estado
promoviendo en América desde el fin de la *uerra fría. Por lo tanto no es e.clusivamente el ALCA lo -ue
nos interesa estudiar a-uí, sino m+s bien la filosofía de lo -ue estamos denominando los acuerdos
&emisf#ricos unidimensionales y verticales promovidos en América por &stados (nidos.
&n junio de 5??=, el entonces presidente de los &stados (nidos, Leor*e Dus, /padre0 dio a conocer
la niciativa para las Américas -ue proponía: a0 la conformación en el lar*o plazo de una zona ,emisférica
de libre comercio ), en el corto ) mediano plazo, la paulatina liberalización comercial de las economías
latinoamericanas mediante la suscripción bilateral de acuerdos de comercio e inversión con &stados
(nidos1 b0 la promoción de reformas a los re*ímenes latinoamericanos de inversión para favorecer los
procesos de privatización ) de re*ulación 6simp+ticos9 al mercado, a través de a)uda técnica ) financiera
apo)ada con 5,> billones de dólares1 ), b0 la reducción ne*ociada de la deuda oficial o *ubernamental de
los países latinoamericanos -ue se fueran ad,iriendo al 6espíritu9 de la niciativa
5J
.
&sta niciativa era la consolidación institucional de la nueva estrate*ia económica, inte*rada a la
economía *lobal emer*ente, -ue, en América Latina, se ,abía ido introduciendo desde fines de los a;os
setenta ) durante todo el decenio de los oc,enta. La estrate*ia, durante dic,o lapso previo, fue estimulada
por el apo)o crediticio del D# ) del DD en temas de desarrollo, ) también, por el papel de *arante
financiero ) asesor técnico cumplido por el F# en las reformas pro@mercado -ue iban teniendo lu*ar. Fue
la primera acción de *ran alcance respecto de América Latina ensa)ada por los &stados (nidos tras el
colapso del blo-ue comunista ) el fin de la *uerra fría. Basta ese momento, las propuestas de &stados
(nidos ,abían sido m+s bien reactivas en relación con la pu*na este@oeste. !al fue el caso de la Alianza
Para el Pro*reso en los sesenta tras el triunfo de la 'evolución Cubana, o la niciativa para la Cuenca del
Caribe en los oc,enta, tras las abortadas revoluciones de 4icara*ua ) Lrenada.
&n 5??P, dentro de la nueva estrate*ia estadounidense, entró en vi*or el !ratado de Libre
Comercio de América del 4orte /!LCA40 -ue articuló a &stados (nidos con su entorno inmediato
constituido por Canad+ en su frontera norte ) #é.ico en su frontera sur. 'especto de las relaciones con
#é.ico es necesario mencionar dos antecedentes si*nificativos. &n 5?J> &stados (nidos suspendió el
Pro*rama de Draceros #e.icanos, -ue aceptaba mi*raciones laborales temporales provenientes de #é.ico,
) lo sustitu)ó por el Pro*rama de #a-uiladoras /zonas francas procesadoras de e.portaciones0. &ste
cambio es mu) importante para entender el si*nificado del !LCA4 ) su inclinación e.clusivamente
6mercadista9. &n efecto, con el Pro*rama de #a-uiladoras &stados (nidos trataba de frenar el crecimiento
alarmante de las mi*raciones de 6,ispanos9 /latinoamericanos0 -ue, al amparo del Pro*rama de Draceros
penetraban en &stados (nidos con la intención de permanecer ile*almente. Las ma-uiladoras, en la
intención estraté*ica de los &stados (nidos 6matarían dos p+jaros de un solo tiro9: retendrían inmi*rantes
potenciales provenientes, en especial, de #é.ico ) permitirían un aprovec,amiento de menores costos
laborales, ambientales o ener*éticos por parte de las empresas estadounidenses -ue se instalaran en las
zonas francas
5A
.
16
A finales de 5??5 &&(( tenía suscritos los si*uientes acuerdos@marco de comercio e inversión en América
Latina /al*unos de ellos anteriores a la puesta en marc,a de la niciativa: #é.ico /5?KA0, Dolivia / julio de 5??=0,
&cuador /julio de 5??=0, C,ile /octubre de 5??=0, Bonduras /noviembre de 5??=0, Costa 'ica /noviembre de 5??=0,
Genezuela /ma)o de 5??50, &l "alvador /ma)o de 5??50, Per2 /ma)o de 5??50, Panam+ /junio de 5??50, 4icara*ua
/junio de 5??50, #&'C$"(' de 6los cuatro9: Ar*entina, Drasil, Para*ua) ) (ru*ua) /junio de 5??50. Géase
Lucrecia Lozano /5??30, La niciativa para las Américas: el comercio ,ec,o estrate*ia, 'evista 4ueva "ociedad,
n2mero 5<>, ma)o@junio, p+*inas 5<5@53P.
17
Las ma-uiladoras son empresas -ue importan, libres del pa*o de aranceles, insumos industriales para elaborar
productos manufacturados, -ue se comercializan posteriormente fuera del país sede de las ma-uiladoras. La
102
102
La vía de se*uir incorporando países al !LCA4 e.perimentó tropiezos durante 5??> cuando el
Con*reso estadounidense ne*ó al &jecutivo la aprobación de la así denominada, 6vía r+pida9 para la
ne*ociación de nuevos acuerdos comerciales, lo -ue frustró /o al menos poster*ó0 la incorporación de C,ile al
!LCA4.
&n el mismo a;o de la suscripción del !LCA4, &stados (nidos promovió e instaló, la Primera
Cumbre de las Américas /#iami, 5??P0 -ue inclu)ó el anuncio oficial del lanzamiento del ALCA.
Las ne*ociaciones del ALCA suscitaron desencuentros derivados del esfuerzo estadounidense por
abstraer la ló*ica de los mercados internacionales del conte.to sociopolítico en -ue esos mercados operan
tanto a escala ,emisférica como, sobre todo, a escala nacional de los propios países latinoamericanos -ue
los suscriban.
&l primero de los desencuentros, correspondió al tema de la a*ricultura ) al impacto ne*ativo -ue
puede *enerarse en la esfera del empleo, de la producción, ), del consumo alimentario para los países
latinoamericanos. &l se*undo se relacionó con las asimetrías en la capacidad para competir
internacionalmente en un 6campo de jue*o nivelado9, pues incluso las economías ma)ores de América
Latina tomadas aisladamente, son pe-ue;as ) subdesarrolladas frente a los &stados (nidos. &l tercero se
vinculó con las re*ulaciones ne*ociadas en el ALCA ) su compatibilidad con las instituciones económicas,
políticas ) culturales de las democracias latinoamericanas.
&n el a;o <==5, con el cambio de si*lo ) de milenio, se produjeron al*unos ,ec,os trascendentales.
Primero a escala mundial el atentado a las !orres Lemelas de 4ueva %orC, abrió las puertas al *obierno
estadounidense para -ue iniciara una estrate*ia antiterrorista punitiva en países -ue como Af*anist+n o raC
eran sospec,osos de promover atentados terroristas ) producir armas de destrucción masiva. &stados
(nidos se embarcó así en una costosa ) lar*a *uerra en la -ue no ,a lo*rado triunfar ni tampoco
desvincularse de una manera ,onorable para su ima*en internacional.
"e*undo a escala latinoamericana se produjo un viraje ,acia posiciones m+s autónomas ) menos
complacientes con la estrate*ia económica neoliberal. &ste proceso ,a continuado durante el 2ltimo
-uin-uenio con una radicalización de posiciones opuestas a las re*las de jue*o del capitalismo neoliberal.
&l proceso empezó con el colapso de la economía ar*entina a fines del <==5 ) la toma del mando por parte
de &duardo Du,alde, primero, ) 4éstor Tirc,ner después1 si*uió con la asunción al poder de Suan *nacio
Lula en Drasil, ) ,a continuado a lo lar*o del 2ltimo -uin-uenio con la elección de !abaré Gaz-uez en
(ru*ua), la consolidación de C,avez en Genezuela, la elección de Correa en &cuador, etc. "e trata de
*obiernos -ue, ,asta a,ora, no ,an roto las re*las del proceso democr+tico ni se ,an cerrado a la economía
*lobal pero se ,an apartado claramente de las re*las de jue*o de la democracia neoliberal. &s necesario no
perder de vista estos procesos para entender el conte.to político -ue fue precipitando el fracaso de las
ne*ociaciones del ALCA.
Como a,ora resulta mu) claro, la intención ori*inal -ue llevo a la creación del ALCA se
modificó después de la octava reunión ministerial sostenida en #iami en 4oviembre de <==3. La
modificación se relacionó con los procedimientos de ne*ociación ) con los resultados -ue se
esperarían de la firma de los acuerdos. &n la previa reunión ministerial de 7uito /<==<0 la idea de
un sólo acuerdo inte*ral ) completo estaba todavía viva. Pero en la Declaración de #iami sur*ió
palabra ma-uilar se*2n el Diccionario de la Len*ua &spa;ola /5?A=0 si*nifica 6cobrar al molinero por la ma-uila9.
"e ori*inó en el medioevo espa;ol para desi*nar moliendas de tri*o ajeno, cu)os propietarios /del tri*o0 pa*aban al
molinero con parte de la ,arina obtenida. Al*o parecido operó en los in*enios azucareros de las Antillas durante el
si*lo HH.
103
103
una nueva versión 6a la carta9 de los acuerdos, derivada fundamentalmente de la falta de
entendimiento entre el #&'C$"(' ) &stados (nidos respecto de la a*ricultura ) los servicios.
La apertura al p2blico del te.to borrador de las ne*ociaciones, ) la emer*encia del tema de
las asimetrías de desarrollo de los ne*ociadores *eneraron dos potenciales +reas de fricción -ue se
irían manifestando en el curso posterior de las ne*ociaciones. "in embar*o, los principales
problemas iban a sur*ir a partir de 7uébec, cuando comenzaron las ne*ociaciones de acceso a
mercados /ma)o de <==<0 ) se planteó la necesidad de definir las modalidades de ne*ociación.
&stas modalidades incluían ofertas en los rubros de bienes a*rícolas ) no a*rícolas, adem+s de
servicios, inversiones ) compras del sector p2blico.
&n bienes a*rícolas el principal +mbito de fricción era el de los subsidios ) otras disciplinas
sobre pr+cticas -ue distorsionan el comercio de estos bienes, practicadas por los países
desarrollados como elementos componentes de su tradicional proteccionismo en este sector.
De otro lado, en el +mbito de los servicios, los oferentes deseoso de instalarse en el
mercado de los países en desarrollo eran los países desarrollados, ) el tema m+s +l*ido estaba
referido a la así denominada 6presencia comercial9, denominación -ue intentaba meter en el
6zapato c,ino del comercio9 buena parte de los ras*os definitorios del proceso de
transnacionalización empresarial propio de la *lobalización económica contempor+nea.
&l tema de la 6presencia comercial9 también estaba en la médula tem+tica del *rupo
ne*ociador sobre inversiones. !an claro era este entrelazamiento tem+tico -ue el Acuerdo sobre
#étodos ) #odalidades de 4e*ociación /octubre de <==<0 observa te.tualmente: 6Los *rupos de
ne*ociación sobre servicios e inversiones deber+n, como re*la *eneral, se*uir celebrando sus
reuniones separadamente. "in embar*o de estimarse necesario, dic,os *rupos pueden reunirse
para deliberar conjuntamente sobre temas comunes, particularmente presencia comercial9. Como
veremos uno de los principales +mbitos de discrepancia entre las &!, principales ju*adores
económicos de la *lobalización, ) los *obiernos de los países latinoamericanos, corresponde a las
re*las de jue*o -ue deben normar el comportamiento de las &! la re*ión, ) los procedimientos
para solucionar las controversias -ue puedan emer*er.
La publicación del primer borrador ne*ociador dio amplio acceso a todos los miembros de
la sociedad civil, /m+s all+ de las c+maras empresariales, 2nicos iniciados, ,asta ese momento en el
curso de las ne*ociaciones a través de los foros empresariales paralelos0. Aun-ue las
contribuciones e.plícitas de la sociedad civil fueron m+s bien escasas ) dese-uilibradas, la opinión
p2blica *eneral contó, finalmente, con recursos informativos justamente cuando el panorama
político latinoamericano comenzaba a mutar su color ideoló*ico.
#u) pronto se puso de relieve -ue al*unos países *randes ) medianos /en particular
Ar*entina ) Drasil0, con producción ) e.portaciones a*ropecuarias de clima templado -ue
competían especialmente con las de &stados (nidos, no estaban dispuestos a continuar
ne*ociando el acceso a sus mercados de inversiones ) de servicios si no se abordaban los temas
centrales del proteccionismo a*rícola ) no se moderaban las pretensiones de reformas le*ales )
judiciales favorables a los inversionistas transnacionales. !ambién la 6caja de Pandora9 de los
países pe-ue;os ) de menor desarrollo relativo, si*uió acrecentando complejidades ) tensiones de
104
104
ma*nitud -ue no ,abían sido previstas. !odo ello terminó repercutiendo de manera cate*órica en
la Declaración #inisterial de #iami /noviembre de <==30 donde se abandonó el principio de
6sin*le undertaCin*9 /un único compromiso suscrito por todos los participantes respecto de todas
las materias bajo ne*ociación0.
&mer*ió, alternativamente, la opción de un men2 de alternativas a las cuales los países
podrían ad,erirse de manera fle.ible sin aceptar en blo-ue nin*2n conjunto de normas. (n
acuerdo 6a la carte9 o 6li*,t9, e.presión de la e.istencia de desavenencias irreconciliables -ue
amenazaban el futuro de todo el proceso ne*ociador.
&l proceso de erosión de las ne*ociaciones ALCA culminó con una ruptura abierta
e.plicitada en la Declaración Presidencial de la Cumbre de #ar del Plata /<==>0. De un lado los
países miembros del #&'C$"(' inclu)endo a Genezuela prepararon un te.to -ue implicaba el
abandono de las ne*ociaciones por no estar dadas 6las condiciones necesarias para lo*rar un
acuerdo de libre comercio e-uilibrado ) e-uitativo9. Por otro lado, las restantes economías de
América Latina ) el Caribe, suscribieron una declaración en un tenor parecido al de la Declaración
Presidencial de la Cumbre inmediatamente anterior, insistiendo en la necesidad de continuar con
las ne*ociaciones.
@& L"0 =$"G3-0 $a,#"am-r#*a"0 'r-,- a $"0 TLC 7-m#0';r#*"0
Los intereses y estrategias de ;#*ico, ;((- y (-R+(<;
&l tama;o económico de &stados (nidos comparado con el de los países #CC /#é.ico,
Centroamérica ) Caribe insular0 es 5= veces superior en términos de producto interno bruto. &l
2nico país -ue lo*ra pesar de manera si*nificativa en las relaciones &stados (nidos@#CC es
#é.ico pero a2n en este caso, las asimetrías son en la esfera económica, social ) política mu)
profundas. Desde la recomposición del sistema político me.icano /fin de la ,e*emonía del P'0, )
de su incorporación al !LCA4, las asimetrías políticas se ,an reducido pero las económicas )
culturales si*uen aumentando.
!omado individualmente, #é.ico aparece como un 6pe-ue;o9 país, en términos
econ$micos frente a los &stados (nidos, ) como un 6*i*ante9 frente al #CCA ) el CA'C$#.
De un lado &stados (nidos es, económicamente casi 5< veces m+s *rande -ue #é.ico. De otro
lado #é.ico es, económicamente casi P veces m+s *rande -ue los 5A países de #CCA `
CA'C$#.
&n la comparación &stados (nidos@#CCA, a-uel país es A= veces m+s *rande en
términos económicos -ue el blo-ue de América Central. Los países -ue inte*ran el #CCA /Costa
'ica, &l "alvador, Luatemala, Bonduras, ) 4icara*ua0 a*rupaban en <==P una población de 3>
millones de personas, un PD de 5>A.=== millones de dólares corrientes, ) un producto por
,abitante medido en precios de paridad de poder ad-uisitivo /PPA0 de P>== dólares de la misma
unidad monetaria. Los países miembros ,an liberado su comercio recíproco, est+n consolidando
un arancel e.terno com2n ) aspiran a una inte*ración multidimensional ) profunda. &ntre 5??A )
<==3, sus e.portaciones recíprocas medidas como porcentaje de las totales subieron desde 5J,KX
a <J,?X. "i a*re*amos a Panam+ ) 'ep2blica Dominicana la economía estadounidense es PJ
veces m+s *rande -ue todo el conjunto.
105
105
De m+s est+ decir -ue en la comparación &stados (nidos@CA'C$# estas asimetrías alcanzan un
*rado m+.imo, pues este país es <J3 veces m+s *rande en términos económicos -ue todos los
países miembros de CA'C$# considerados conjuntamente. &l CA'C$# est+ compuesto por
m+s de una docena de 6micro@estados9 insulares caribe;os, los -ue en <==P, alber*aban, en
conjunto una población de J millones de personas, *eneraban un PD de P5.=== millones de
dólares ) un producto por ,abitante de AJ== /PPA0 dólares de 5??=. Ban liberado su comercio
recíproco ) cuentan con un arancel e.terno com2n. &n la década de los noventa sus e.portaciones
recíprocas medidas como porcentaje de las totales se elevaron desde 5J,AX en 5??A, a 5K,K en
<==3 /véanse cuadros 5 a P, al fin de este trabajo0.
Dic,o sea al pasar, este tema de las asimetrías económicas entre &stados (nidos ) el *rupo de
países #CC tiene una contrapartida demo*r+fica: las masas de inmi*rantes -ue, provenientes de
esas zonas, intentan instalarse en el *ran país del norte. &sto *enera otro tipo de asimetrías en los
planos político ) social -ue afectan las relaciones ,emisféricas. &n este momento, tras el fracaso
de la le) mi*ratoria orientada a dar cabida le*al a los indocumentados, se nota un probable
endurecimiento de las le)es mi*ratorias -ue afectar+ mu) especialmente a los ciudadanos del
*rupo de países mencionados. La reacción popular por parte de las decenas de millones de los, así
denominados 6,ispanos9 -ue, le*al o ile*almente viven en ese país, est+ siendo mu) si*nificativa
), cuenta con el apo)o de m2ltiples or*anismos defensores de los derec,os, *arantías, ) libertades
civiles ) políticas en ese país. &stos *rupos de inmi*rantes latinoamericanos, apo)ados por otros
contin*entes menores provenientes de otras latitudes, son una fuerza electoral no despreciable
capaz de inclinar la balanza en los sufra*ios parlamentarios o presidenciales de &stados (nidos.
Las posiciones de estos países respecto del ALCA fueron obviamente diferentes. #é.ico
era relativamente reticente al pro*reso del acuerdo por-ue sus vínculos con &stados (nidos est+n
establecidos en el !LCA4 ) sus intereses no se ,ubieran visto mejor servidos con la suscripción
del ALCA. Los países miembros de América Central ) del Caribe compiten con #é.ico por las
inversiones de las &! orientadas en 2ltima instancia al *ran mercado estadounidense. "in embar*o
en lo -ue va corrido del si*lo HH -ueda claro -ue el principal competidor de #é.ico ) de los
restantes miembros de #CC es C,ina tanto en la captación de dic,as inversiones como en la
con-uista del mercado estadounidense.
La reciente suscripción del !LC entre &stados (nidos ) Centro América -ue inclu)e
también a la 'ep2blica Dominicanas /CAF!A@'D0, si*nificar+ de facto la obsolescencia de
muc,as re*las pree.istentes ) vi*entes en el #CCA. &l CAF!A@'D implicar+ la instalación de
nuevas re*las actualizadas en las +reas de servicios, propiedad intelectual, inversiones li*adas al
comercio /presencia comercial0, compras p2blicas, solución de controversias, etc. &l CAF!A@'D
crear+ una nueva institucionalidad dentro de la filosofía de la $#C, pero lle*ando m+s lejos /lo
-ue se ,a denominado $#C@plus0. &l tema es conflictivo ) ,a suscitado sentimientos encontrados
en los *obiernos ) en sus tendencias políticas entre los países suscriptores. Así lo demuestra, por
ejemplo, el debate en Costa 'ica -ue culminó con una consulta popular, apretadamente favorable
a la aprobación de !ratado.
&sto si*nifica -ue, a pesar del con*elamiento del ALCA, &stados (nidos ,a continuado
con su estrate*ia de acuerdos unidimensionales enfocados e.clusivamente en las relaciones de
106
106
mercado, ) orientados no sólo a promover el comercio sino también a instalar una nueva
institucionalidad funcional a la din+mica del proceso de *lobalización ) a su presencia económica
en Centroamérica. Los puntos centrales de interés para los &stados (nidos son el
aprovec,amiento de los bajos costos laborales ) ambientales en las zonas procesadoras de
e.portaciones, un mejor acceso a las e.portaciones de productos tropicales, ) un
aprovec,amiento de los mercados locales de servicios.
Los intereses del ;"R(<,2R y el (-=
De otro lado en América del "ur #&'C$"(' ) CA4 no sólo tienen intereses conflictivos
con ("A ) (& en actividades a*ropecuarias de clima templado sino -ue adem+s /inclu)endo a
C,ile -ue no es un miembro pleno de estos acuerdos0 est+n demasiado lejos de los &stados
(nidos como para aprovec,ar las zonas francas e.portadoras de bienes o servicios al *ran
mercado estadounidense. &n estos blo-ues sudamericanos, la inversión directa e.tranjera en
manufacturas ) servicios est+ ante todo interesada en abastecer los propios mercados
sudamericanos. De otro lado, contin2a el tradicional interés de las &! por e.plotar los diferentes
tipos de recursos naturales de *ran demanda en los países desarrollados. &ste interés se ,a
multiplicado con la irrupción de C,ina continental en los mercados mundiales e.pandiendo la
demanda de materias primas ) alimentos /petróleo, cobre, soja, etc.0. La presencia creciente de la
C,ina en las transacciones internacionales de la era *lobal est+ transformando en *rado importante
la din+mica de los mercados mundiales.
Los países sudamericanos, dependen en *rado decisivo de la e.plotación de sus recursos
naturales en el tradicional estilo de las e.portaciones primarias al mundo desarrollado ), la
deseada e.pansión de su producción ) e.portaciones manufactureras entra en conflicto con la
poderosa competencia de C,ina continental. Los mercados internos de los países sudamericanos
de *ran tama;o ) con perspectivas de alto crecimiento ,acen -ue los países desarrollados
encuentren rentable ) atractivo invertir, no sólo en la típica ) tradicional e.plotación o
comercialización de productos primarios, sino también en la instalación de actividades vinculadas
a la prestación de servicios orientados al mercado interior de "udamérica.
Los países -ue inte*ran la CA4 /Dolivia, Colombia, &cuador, Per2, ) Genezuela0
alber*aban en <==P, una población de 5<= millones de personas, un PD de J3K.=== millones de
dólares de 5??=, ) un producto por ,abitante de apro.imadamente >3== /PPA0 unidades de la
misma moneda. Ban liberado el *rueso de su comercio subre*ional, establecido un arancel
e.terno com2n incipiente e imperfecto, ) se proponen avanzar ,acia formas de inte*ración
multidimensional ) profunda. "us e.portaciones recíprocas como porcentaje de las totales,
disminu)eron desde 5<,5X en 5??A ,asta ?,5X en <==3.
La Comunidad Andina de 4aciones, por la peculiar disposición *eo*r+fica 6lon*itudinal9
de sus miembros carece de al*unas de las ventajas económicas de las +reas naturales de
inte*ración, ) este ,ec,o se refleja en la proporción relativamente baja del comercio recíproco
entre sus miembros. &n la 'eunión Presidencial de !rujillo /5??J0 se creó una nueva
institucionalidad -ue convirtió al Lrupo Andino en la Comunidad Andina de 4aciones, con un
Consejo constituido a nivel presidencial ) encar*ado de proveer la orientación política del
Acuerdo.
107
107
'ecientemente Genezuela anunció su intención de abandonar su posición de miembro
pleno del CA4 ) de incorporarse como miembro pleno al #&'C$"('. "in embar*o para -ue se
ratifi-uen ambos movimientos ser+ necesario esperar un período ), adem+s, en el caso del in*reso
al #&'C$"(' falta la ratificación parlamentaria de los *obiernos de (ru*ua) ) Drasil.
De otro lado, los países -ue inte*ran el #&'C$"(' /Ar*entina, Drasil, Para*ua),
(ru*ua)0, alber*aban en <==P a <<K millones de personas6 con un PD de 5.KA>.=== millones de
dólares, ) un PD por ,abitante /PPA0 de K<== dólares. Ban liberalizado la ma)or parte de su
comercio recíproco, establecido un arancel e.terno com2n, ) se proponen avanzar ,acia la
constitución de un mercado com2n. &l porcentaje de sus e.portaciones recíprocas respecto del
total e.portado ca)ó desde <P,? en 5??A a 55,?X en <==3. "in embar*o en la se*unda mitad del
presente decenio las transacciones recíprocas ,an empezado a recuperarse. /Géanse cuadros 5 a
P0.
4ótese -ue tanto CA4 como #&'C$"(' ,an sufrido reducciones importantes en sus
porcentajes de comercio recíproco después del au*e e.perimentado en la primera parte de los
a;os noventa. La raíz de este deterioro -uiz+ se encuentre, primero en el impacto ne*ativo de la
economía *lobal e.presado en el conta*io de al*unas crisis financieras ori*inadas en otras
latitudes, se*undo, en la insuficiente voluntad política de sus miembros para buscar mecanismos
m+s profundos de inte*ración macroeconómica ), tercero en la incompleta evolución institucional
de los acuerdos mismos ,acia modalidades multidimensionales asociadas a la vi*encia de
re*ímenes democr+ticos. !ambién este tipo de dificultades en el comercio recíproco pueden
abordarse a la luz de la estrate*ia *eneral su*erida en el presente trabajo. La idea sub)acente es
-ue las relaciones de mercado se encuadran en estructuras institucionales -ue les fijan sus límites )
les confieren sus estímulos.
La 2ni$n de =aciones ,uramericanas (2=-,2R)
Lo -ue ,a faltado para promover la inte*ración del mercado interior de "udamérica ,a sido la
dotación de una base infraestructural e institucional -ue la viabilice.
Aparentemente la creación reciente de (4A"(' podría subsanar estas carencias.
&n "udamérica la (4A"(' puede lle*ar a ser una comunidad política ) económica entre los
doce países sudamericanos. 4acida en <==P en Cusco, Per2, durante la Cumbre "udamericana,
su "ecretaría Leneral -uedó localizada en la Ciudad de 7uito. La constitución de (4A"('
apunta a aumentar la competitividad sistémica de la re*ión sudamericana en los mercados
mundiales, ) lo*rar una unificación ) aprovec,amiento del mercado interior de "udamérica.
Adem+s (4A"(' pretende cumplir funciones de concertación ) coordinación política )
diplom+tica tanto ,acia el interior de las relaciones inter*ubernamentales sudamericanas, como
respecto de las ne*ociaciones -ue "udamérica deba abordar con el resto del mundo.
(4A"(' promueve la conver*encia entre #&'C$"(', CA4, ) C,ile en una zona de libre
comercio, cu)as ne*ociaciones est+n mu) avanzadas ) comenzaron con anterioridad a la creación
de esta (nión. Asimismo (4A"(' se ,a convertido en el or*anismo encar*ado de impulsar la,
también pree.istente, niciativa de nte*ración 'e*ional "udamericana /'"A0 orientada a
avanzar en la inte*ración física, ener*ética, ) de comunicaciones de América del "ur. &ntre otras
108
108
se prevé la Carretera nteroce+nica -ue unir+ el Per2 con Drasil pasando por Dolivia1 el Anillo
&ner*ético "udamericano para lo*rar abastecer a los países del #&'C$"(' ) C,ile con el *as
peruano de Camisea1 el Lasoducto Dinacional -ue conectar+ a Colombia con Genezuela1 el
Poliducto Dinacional -ue posibilitar+ la e.portación de petróleo ,acia el oriente a través de la
costa colombiana sobre el Pacífico.
Considerada en su conjunto (4A"(' abarca un +rea *eo*r+fica de casi 5K millones de
Cilómetros cuadrados, con una población de 3A= millones de personas, ) un producto -ue en
órdenes de ma*nitud la convierte en la -uinta economía 6virtual o potencial9 m+s *rande del
mundo detr+s de otros blo-ues o naciones 6reales9 como la (nión &uropea, &stados (nidos,
C,ina e ndia
5K
A& Ua $-*,3ra #0,#,3*#"a$ !- $"0 %r"*-0"0 !- #,-)ra*#1 - Am;r#*a
Puede ser 2til someter a e.amen el papel -ue podrían lle*ar a desempe;ar los acuerdos
multidimensionales de inte*ración re*ional en la creación de una conver*encia institucional -ue
facilite el desarrollo económico bajo condiciones de creciente inte*ración en la economía mundial.
La pertinencia de una discusión en torno a este tema deriva del ,ec,o de -ue la ma)oría de los
países latinoamericanos son miembros /plenos o asociados0 de al*uno de los acuerdos
multidimensionales -ue ,o) operan en América Latina: #&'C$"(', CA4, #CCA )
CA'C$#. Por ejemplo todos los países miembros del CA4 m+s C,ile son actualmente
asociados del #&'C$"('. &n resumen se trata de e.aminar el rol de los acuerdos de
inte*ración re*ional en la creación de marcos institucionales comunes -ue faciliten el desarrollo de
América Latina en la presente era *lobal.
La convergencia subregional de los marcos institucionales
&sta manera de plantear el tema supone privile*iar la importancia de los marcos institucionales
internos /a escala nacional, sudamericana, ) latinoamericana0 de los países latinoamericanos, en el
é.ito de sus modelos de desarrollo. !ambién implica ree.aminar el si*nificado ) alcances de las
estrate*ias -ue en los oc,enta ) noventa se denominaron de liberalización, privatización )
desre*ulación, aplicadas sobre el anterior modelo de desarrollo -ue ,abía estado previamente
vi*ente entre 5?P> ) 5?K=.
&n la esfera propiamente económica, los acuerdos re*ionales institucionalmente profundos
encuentran su razón de ser principal en la creación de un mercado sudamericano capaz de cumplir
dos funciones. La primera -ue los productores localizados en ese mercado ad-uieran los
beneficios de una competitividad sist#mica global en sus e*portaciones al resto del mundo como
resultado de la reducción de los costos medios de transporte, de ener*ía, de transacción ) de
coordinación. &sto acontecer+ a medida -ue el mercado interno se unifi-ue ) aumente su eficacia
productiva media /economías de escala ) otros factores tendientes a reducir los costos medios0.
18
Desde una perspectiva político@social también cabe mencionar la Alternativa Dolivariana para América Latina )
&l Caribe /ALDA0. 4ació en La Babana /<==P0 por un acuerdo entre Genezuela ) Cuba. Posteriormente ,an
ad,erido 4icara*ua, Anti*ua ) Darbuda, Dominica ) "an Gicente ) las Lranadinas. Centra su atención en la luc,a
contra la pobreza, la e.clusión social, ) los altos índices de analfabetismo. $tor*a una importancia crucial a los
derec,os ,umanos, laborales ) de *énero, así como a la defensa del medio ambiente. "e preocupa especialmente
por lo problemas sociales de los campesinos ) pe-ue;os productores a*rícolas. Proclama la creación de
mecanismos -ue aprovec,en la creación de lo -ue denomina 6ventajas cooperativas9 entre los países miembros.
&.presa intenciones políticas ) fundamentaciones teóricas -ue todavía deben madurar ) e.plicitarse muc,o m+s.
109
109
La se*unda función económica -ue podrían cumplir este tipo de acuerdos es -ue los productores
localizados en ese espacio inte*rado, inclu)endo las empresas transnacionales se beneficien del
mercado interno en desarrollo como consecuencia del proceso inte*rador. Ambos aspectos son
,o) cada vez m+s visibles en mercados inte*rados emer*entes de m+.ima escala como es el caso
de la C,ina ), en menor *rado de la ndia.
&n materia de bienes p2blicos en *eneral ) de servicios p2blicos en particular, la intercone.ión
de las infraestructuras ) la conver*encia de las normas ) procedimientos operativos *eneran una
clara reducción de costos no sólo pecuniarios sino también los e.presados en tiempo ) calidad de
las actividades económicas.
'especto de las cadenas productivas ) las coordinaciones intrafirma de las &!, la
consolidación de las tecnolo*ías de la información a)uda al desarrollo de procedimientos tales
como el intercambio electrónico de datos, la aplicación de procedimientos 6justo a tiempo9 en el
manejo de e.istencias, etc.
&n lo -ue ata;e a las transacciones entre firmas recíprocamente independientes /no vinculadas
por lazos de capital0, la conver*encia de los procedimientos le*ales ) jurídicos reduce los costos
de información /buscar contrapartes contractuales0, de ne*ociación /posiciones de poder
contractual0, de formalización /certeza jurídica, conver*encia de re-uisitos0, de se*uimiento )
monitoreo de lo acordado /procedimientos telem+ticos varios0 ) de solución de controversias en
caso de liti*io.
;igraciones, ciudadanías comunitarias e integraci$n multidimensional
Adicionalmente a esta perspectiva económica amplia, la creación de un mercado
sudamericano de bienes, servicios, ) factores no ,umanos de la producción, facilita la instalación
de mercados comunes de trabajo entre los países miembros. A su vez estos mercados laborales
inte*rados implican, necesariamente, la construcción paralela de una ciudadanía comunitaria
fundada en la vi*encia com2n de derec,os ) obli*aciones ,umanos, ciudadanos, económicos,
sociales ) culturales. "u*eriremos -ue la movilidad espacial de la población latinoamericana,
resulta muc,o m+s viable -ue en el +mbito norte@sur, si se practica bajo acuerdos ) re*ulaciones
capaces de salva*uardar la estabilidad política ) social implicada en los procesos. &sto nos
conduce a poner de relieve las ventajas de una inte*ración multidimensional, por lo menos a
escala sudamericana.
Aun-ue las dificultades socioculturales ) políticas de la inte*ración de los mercados laborales no
deben minimizarse e.isten importantes circuitos mi*ratorios -ue son operativos /por ejemplo en el
cono sur entre Ar*entina, Per2, C,ile, Para*ua), Dolivia, ) en menor *rado &cuador0 ) pueden
redundar en un mejor uso de las calificaciones ) disponibilidades de la fuerza laboral
sudamericana.
Las cl.usulas democr.ticas y su impacto en los acuerdos
'etornando a nuestra perspectiva sistémica ) al len*uaje de los jue*os, podríamos decir -ue todos
los acuerdos de inte*ración re*ional involucran a ju*adores económicos /b+sicamente las &!0.
Las re*las económicas de jue*o abarcan a las instituciones -ue re*ulan la propiedad de los
110
110
recursos en el marco de la din+mica de los mercados *lobales, por lo tanto se e.presan a través de
los or*anismos inter*ubernamentales de escala *lobal, tales como la $#C, el F# ) el D#.
De otro lado, todos los acuerdos de inte*ración re*ional involucran a los ju*adores políticos, -ue
son los *obiernos de turno de los estados nacionales suscriptores de esos compromisos. &stos
*obiernos tienen la le*itimidad -ue emana de los sistemas políticos sobre los cuales se asientan
pero en todo caso representan la soberanía de los estados respectivos. (n ras*o com2n de todos
los tipos de sistemas democr+ticos es -ue, en 2ltima instancia, la soberanía radica en los
ciudadanos -ue otor*an le*itimidad a los *obiernos respectivos.
-&ora bien el tema central 1ue nos ocupa es el de los vínculos entre las instituciones de la
democracia y las regulaciones y compromisos 1ue emanan de la suscripci$n de los acuerdos de
integraci$n.
&n relación con los acuerdos -ue se suscriben entre naciones del ,emisferio occidental la cl+usula
democr+tica es una condición -ue est+ cada vez m+s presente. &n el caso de la (& esto fue
particularmente evidente en sus miembros fundadores ) en las sucesivas ampliaciones del blo-ue.
"olamente después de ,aber asumido re*ímenes democr+ticos de *obierno otras naciones de
&uropa $ccidental /&spa;a, Portu*al, Lrecia, etc.0 se fueron incorporando a la (&. Lo mismo
acontece ,o) con la ampliación de la (& ,acia una decena de naciones de la &uropa Central. Los
cuatro blo-ues latinoamericanos también e.i*en la vi*encia de la cl+usula democr+tica a sus
miembros plenos o asociados. &n "udamérica tanto el #&'C$"(' como la CA4 inclu)eron a
partir de 5??K sus cl+usulas democr+ticas como condición para la membresía de los acuerdos,
,aciéndolo respectivamente con los Protocolos de (s,uaia ) con el Protocolo relativo al
6Compromiso Andino por la Democracia9.
De manera tardía, las ne*ociaciones del ALCA inclu)eron la e.i*encia de -ue los países con
derec,o a sentarse en la mesa de ne*ociaciones contaran con re*ímenes políticos democr+ticos ),
aceleradamente, se aprobó la Carta Democr+tica nteramericana de la $&A /CD@$&A0 en
setiembre de <==5. Por lo tanto daría la sensación de -ue todos los acuerdos tanto los
unidimensionales como los multidimensionales evidencian i*ual respeto por las instituciones de la
democracia. "in embar*o el impacto de estas instituciones sobre el funcionamiento de estos
acuerdos no es el mismo en todos los casos.
La única manera de entender el impacto diferente de estos condicionamientos o cl.usulas
democr.ticas sobre los acuerdos de integraci$n regional es e*aminando el car.cter
unidimensional o multidimensional de dic&os acuerdos y la naturalea supranacional o
intergubernamental de sus procesos decisorios.
&n los acuerdos unidimensionales /ALCA, !LCA4, etc.0 las re*las de jue*o del capitalismo
*lobal intentan predominar sobre las de las democracias nacionales. &sos acuerdos
unidimensionales crean or*anismos o mecanismos -ue i*noran o incluso violan la independencia
de los poderes democr+ticos de esos países.
&n torno a este punto cabe considerar a los mecanismos de solución de controversias -ue puedan
suscitarse entre los *obiernos nacionales de los países firmantes ) las &!. Dic,os mecanismos,
111
111
fundados en paneles de e.pertos no est+n sujetos a la jurisdicción de los poderes soberanos de los
*obiernos involucrados. Por lo tanto los principios de soberanía ) autonomía de los poderes del
estado pueden verse vulnerados. Adem+s como esos !LC son unidimensionales, no inclu)en
compromisos sociales, culturales o políticos, ni necesitan de or*anismos tales como instancias
parlamentarias, tribunales de justicia, o poderes ejecutivos de naturaleza supranacional.
Por oposición, en los acuerdos multidimensionales sean estos altamente desarrollados /(&0, o
incipientes /#&'C$"(', CA4, #CCA, ) CA'C$#0 los compromisos inclu)en cl+usulas
sociales /convenios multilaterales de se*uridad social, de salud, de previsión0, ) culturales
/reconocimiento recíprocos de diplomas o certificados educacionales0. &stas ) otras cl+usulas son
condiciones re-ueridas para la efectiva vi*encia de ciudadanías comunitarias mínimas, sin las
cuales los derec,os de los inmi*rantes provenientes de otro estado miembro serían ilusorios.
4ótese adem+s -ue en el caso de la (&, operan or*anismos supranacionales tales como el
!ribunal de Susticia, el Parlamento &uropeo, o la Comisión. Piénsese también en el Danco Central
&uropeo ) la vi*encia del &uro.
&.aminemos un ejemplo: si la (& ,ubiera suscrito con &stados (nidos un !LC con las cl+usulas
contenidas en el !LCA4 o las -ue se ne*ociaron infructuosamente en el ALCA, el !ribunal de
Susticia de la (&, no ,ubiera podido aplicar sus facultades jurisdiccionales inapelables -ue le
permiten imponer multas millonarias a *randes &! -ue violan las normas sobre competencia )
defensa del consumidor. 'ecientemente el !ribunal de la (& impuso una multa de casi >==
millones de euros a #icrosoft por pr+cticas anticompetitivas. !ambién impuso otra multa de casi
mil millones de euros a cuatro *randes fabricantes de ascensores /$tis, Tone, "c,indler, )
!,)ssenTrupp0 por pactar precios. 4adie duda -ue el !ribunal de Susticia de la (& es un poder
autónomo capaz de defender los intereses de las empresas ) de los ciudadanos de la (&. Pero su
e.istencia es una consecuencia del car+cter supranacional ) multidimensional de la (&.
B& C"*$30#"-0:
&l papel -ue la inte*ración re*ional puede cumplir en el desarrollo de las sociedades
latinoamericanas no se a*ota en las consideraciones de mercado, ni si-uiera en los marcos
institucionales de naturaleza económica. !ambién inclu)e conver*encias re*ionales en los planos
cultural, social, ambiental ), sobre todo, político. La estrate*ia inte*radora de tipo
multidimensional ) dotada con normas ) mecanismos supranacionales es una forma de contrapesar
) asimilar m+s adecuadamente el impacto del proceso de *lobalización. Los ju*adores económicos
transnacionales son lo suficientemente poderosos como para re-uerir contrapartes políticas
sudamericanas con ma)or poder de ne*ociación.
La conver*encia de los países sudamericanos en el plano político, se funda en los principios,
pr+cticas e instituciones de la democracia. "obre estas bases, ) recordando el ejemplo de la (& no
,a) por-ue descartar, al menos para el caso de "udamérica, la le*itimidad de instituciones,
mecanismos ) ór*anos decisorios de car+cter multidimensional ) supranacional, capaces de operar
en las diferentes dimensiones de los acuerdos de inte*ración re*ional.
112
112
ANEHO:
ACUERDO MERCOSUR.UNION EUROPEA: VIABILIDAD Y PERSPECTIVAS
1& A,-*-!-,-0 5 0#,3a*#1 a*,3a$
2na e*periencia sin precedentes &ist$ricos
&l -cuerdo ;arco de (ooperaci$n +nterregional suscrito en 5??> entre la (&
5?
) #&'C$"('
<=

fue el primer paso orientado a la constitución del -cuerdo de -sociaci$n Regional -ue
actualmente se ne*ocia entre ambos blo-ues. Ambos constitu)en e.periencias sin precedentes en
la constitución de este tipo de acuerdos.
19
Por el lado europeo este Acuerdo #arco fue suscrito por los si*uientes -uince países -ue eran miembros de la
(& en 5??>: 'eino de Dél*ica, 'eino de Dinamarca, 'ep2blica Federal de Alemania, 'ep2blica Belénica, 'eino
de &spa;a, 'ep2blica Francesa, rlanda, 'ep2blica taliana, Lran Ducado de Lu.embur*o, 'eino de los Países
Dajos, 'ep2blica de Austria, 'ep2blica Portu*uesa, 'ep2blica de Finlandia, 'eino de "uecia, ) 'eino (nido de
Lran Dreta;a e rlanda del 4orte.
20
Por el lado sudamericano los suscriptores del Acuerdo #arco fueron: 'ep2blica Ar*entina, 'ep2blica Federativa
del Drasil, 'ep2blica del Para*ua), ) 'ep2blica $riental del (ru*ua).
113
113
"l -cuerdo ;arco de >??@ actualmente en vigencia
"in embar*o ,asta la fec,a todavía si*ue vi*ente, solamente, el Acuerdo #arco de Cooperación
suscrito en 5??>, ), como lo ,an ,ec,o notar varios analistas /Géase por ejemplo Feli. Pe;a
<==A0 este Acuerdo no ,a sido a2n aprovec,ado en toda su potencialidad -ue puede ir m+s all+
de su tem+tica en materia de cooperación.
&l Acuerdo #arco actualmente en vi*encia permite acciones -ue e.ceden el campo propiamente
dic,o de la cooperación ) abarcan los +mbitos comercial ) económico, adem+s de incluir una
Declaración Conjunta sobre el Di+lo*o Político entre la (nión &uropea ) el #&'C$"('.
(no de los objetivos fundamentales de la Declaración Conjunta sobre el Di+lo*o Político ane.a al
Acuerdo #arco de 5??> fue el de 6lo*rar una concertación m+s estrec,a sobre cuestiones bi@
re*ionales ) multilaterales, en especial a través de la coordinación de las posiciones de ambas
partes en los foros pertinentes9. &ntre sus mecanismos se cuenta la celebración de encuentros
re*ulares entre los Sefes de los &stados de #&'C$"(' ) las m+.imas autoridades de la (nión
&uropea, así como la celebración anual de una reunión de los #inistros de 'elaciones &.teriores
de ambos blo-ues.
Los temas principales del Acuerdo inclu)en, adem+s del Di+lo*o Político: a0 la cooperación
comercial /inclu)endo la cooperación en materia aduanera, de estadísticas0 ) de propiedad
intelectual1 b0 la cooperación económica / entendida de manera amplia -ue inclu)e los +mbitos
empresarial, inversiones, ener*ía, transporte, ciencia ) tecnolo*ía, telecomunicaciones )
tecnolo*ías de la información, protección del medio ambiente01 c0 la cooperación para el
fortalecimiento de la inte*ración /intercambio de información, capacitación ) apo)o institucional,
estudios ) ejecución de pro)ectos conjuntos, asistencia técnica01 d0 la cooperación
interinstitucional /intercambio de información, e.periencias ) asesoramiento01 e0 cooperación en
otros +mbitos /formación ) educación, comunicación información ) cultura, luc,a contra el
narcotr+fico, cl+usula evolutiva /profundización de la cooperación mediante la suscripción de
acuerdos relativos a sectores o actividades específicas1 f0 la enunciación de los medios re-ueridos
inclu)endo los financieros, sin perjuicio de la vi*encia de los acuerdos bilaterales ori*inados por
los acuerdos de cooperación e.istentes1 *0 la instalación de un Consejo de Cooperación
compuesto por miembros de ambos blo-ues.
&l Acuerdo #arco en vi*or desde 5??> tiene una duración indefinida ) sólo podr+ interrumpirse
en caso de una 6ruptura material9 caracterizada como: a0 una repudiación del acuerdo no
sancionada por las re*las *enerales del Derec,o nternacional1 b0 una violación de los elementos
esenciales del Acuerdo /principios democr+ticos ) Derec,os Bumanos fundamentales, tal ) como
se enuncian en la Declaración (niversal de los Derec,os Bumanos0.
Los temas relativos al Di+lo*o Político ) a la Cooperación también ,an avanzado r+pidamente en
las ne*ociaciones del Acuerdo de Asociación actualmente en proceso de ne*ociación. &.iste un
fuerte entrelazamiento entre los dos 6pilares9 fundado en las afinidades culturales ) en la com2n
aceptación ) adopción de las instituciones principios ) pr+cticas de la democracia.
"in duda en el plano político ) cultural los intereses fundamentales de la (& ) del #&'C$"('
son comunes o, al menos, no diver*en de manera fla*rante, ) por lo tanto la conver*encia resultó
114
114
f+cil. &n el plano de las ne*ociaciones comerciales los obst+culos ,an sido ma)ores pues allí el
jue*o de intereses es complejísimo ) las transformaciones -ue paralelamente iban teniendo lu*ar
en el escenario económico internacional mientras transcurrían las ne*ociaciones del actual
Acuerdo de Asociación, contribu)eron a esa complejidad. &stos temas comerciales ser+n
retomados en la sección < de este trabajo.
"l -cuerdo de -sociaci$n actualmente en proceso de negociaci$n
&l punto central de la presente evaluación respecto de la viabilidad ) perspectivas de futuro del
Acuerdo de Asociación 'e*ional (&@#&'C$"(', es -ue depender+ de la capacidad )
perseverancia de las partes para promover la profundización de los mecanismos de cooperación
actualmente propuestos ) acordados para el período <==A@<=53. &l acuerdo de Libre Comercio
-ue se ne*ocia, por a,ora infructuosamente, es una 6punta del témpano9, una resultante de otro
conjunto de factores -ue ata;en por un lado al marco internacional de la *lobalización ) al cambio
de los escenarios económicos -ue actualmente se instalan a escala *lobal, ) por otro lado al marco
institucional -ue re*ula las relaciones entre ambos blo-ues.
&l Acuerdo de Asociación a2n no ,a sido aprobado tras casi una década de ne*ociaciones a
consecuencia de los )a comentados obst+culos relacionados con la suscripción de un tratado de
libre comercio /!LC0 entre ambos blo-ues. &n vista de -ue el mecanismo de ne*ociación
aprobado es del tipo así denominado 6sin*le undertaCin*9 /&l acuerdo debe aprobarse de una sola
vez como un solo documento constitutivo de un 2nico compromiso suscrito por las partes0, las
discrepancias en la ne*ociación del !LC impiden su puesta en vi*encia. "in embar*o los
mecanismos de cooperación est+n mu) activos, no sólo por la plena vi*encia del Acuerdo #arco
de 5??>, sino también por la red de acuerdos bilaterales suscritos entre la (& ) los países
miembros del #&'C$"('.
Líneas estrat#gicas de la (ooperaci$n actualmente en vigencia
Las tres líneas estraté*icas someramente consideradas en los pró.imos p+rrafos son una clara
indicación del tipo de inte*ración en -ue est+n pensando ambos blo-ues. &stas líneas no son una
forma convencional de cooperación norte sur en el sentido de a)uda -ue se limite solamente a
complementar a las ne*ociaciones de mercado de un tratado de libre comercio. 4o pueden por
ejemplo confundirse con el 6trato especial ) diferenciado9 -ue se ne*ociaba en los acuerdos de
inte*ración latinoamericanos o en los mecanismos de cooperación a escala *lobal /norte@sur0 de
los a;os de pos*uerra. 4o tiene relación por ejemplo con la ló*ica de Acuerdos como el de Lomé
o su versión actual /Cotonou0, o con iniciativas unilateralmente promovidas por los centros como
la de la Cuenca del Caribe promovida por el *obierno de &stados (nidos.
"l rasgo distintivo de esta forma de cooperaci$n es tanto su car.cter multidimensional, por1ue
abarca aspectos econ$micos, políticos, culturales, e incluso ambientales, como su car.cter
sist#mico por1ue los actores 1ue negocian son dos blo1ues de naciones 1ue forman parte de
acuerdos multidimensionales de integraci$n.
&l Acuerdo de Asociación actualmente en proceso de ne*ociación aspira a transformar las
instituciones del #&'C$"(' ) de sus países miembros en consonancia con los objetivos
*enerales de la futura Asociación -ue pretende crear. Las tres líneas de cooperación principal
est+n fundadas en la capacidad de maniobra provista por el Acuerdo #arco de 5??>, ) sus líneas
115
115
principales, -ue pasamos a e.aminar, son: a0 Apo)o para la institucionalización del #&'C$"('1
b0 Apo)o para la profundización de la inte*ración del #&'C$"(' ) la implementación del
futuro Acuerdo de Asociación (&@#&'C$"('1 c0 &sfuerzos por fortalecer la participación de la
sociedad civil, el conocimiento del proceso de inte*ración re*ional, el entendimiento recíproco )
la visibilidad mutua.
Aun-ue no sea el tema central de este trabajo esto nos obli*a a mencionar los dos tipos
principales de acuerdos re*ionales -ue se est+n suscribiendo a escala latinoamericana, ,emisférica
) mundial. De un lado est+n los acuerdos unidimensionales de inte*ración, es decir las +reas
preferenciales de mercado conocidas como !ratados de Libre Comercio /!LC0 al estilo del
aparentemente fallido ALCA, del !LCA4, etc. De otro lado est+n los acuerdos
multidimensionales cu)o prototipo ,istóricamente m+s relevante ) completo es la (&, ), aun-ue
sin pretender eri*irse como un modelo o receta, es un referente -ue marca la senda de los
acuerdos subre*ionales latinoamericanos -ue adem+s del #&'C$"(' inclu)en la CA4, el
#CCA, ) el CA'C$#.
&l e.amen de las +reas de cooperación establecidas para el pró.imo período /<==A@<=530
efectuado en las secciones si*uientes pone de relieve -ue éstas ad-uieren inteli*ibilidad en el
marco del se*undo tipo de acuerdos, es decir los multidimensionales. Adem+s la cooperación se
refiere a una situación inédita en cuanto a la naturaleza de la Asociación -ue se pretende
establecer: el car+cter sistémico ) multidimensional del Acuerdo de Asociación, fundado en
comunes pr+cticas, valores e instituciones en los planos político ) cultural. &sta concepción
sistémica ) multidimensional -ue *uía las ne*ociaciones es la -ue enmarcar+ las consideraciones
de naturaleza m+s estraté*ica en la evolución del acuerdo -ue se intentan en la sección < de este
trabajo.
Líneas estrat#gicas de la cooperaci$n
Las líneas estraté*icas de la cooperación (&@#&'C$"(' -ue se e.aminar+n someramente se
,an e.tendido por dos se.enios: <==<@<==J ) <==A@<=53.
Las líneas estraté*icas de la cooperación durante el período <==<@<==J se diri*ieron a reforzar la
inte*ración institucional ) de los mercados en el interior del #&'C$"('. #+s precisamente, se
abocaron a la creación del mercado com2n como un prerre-uisito para la conclusión )
sustentabilidad posterior de la Asociación entre ambos blo-ues. "e aprobó un presupuesto de PK
millones de euros distribuido de la si*uiente manera: a0 Apo)o para la inte*ración interna de los
mercados ) aceleración de los flujos bilaterales de comercio interre*ional: <5 millones de &uros.
b0 Apo)o a la institucionalización del #&'C$"(': 5<,> millones de euros. c0 Apo)o a la
participación de la sociedad civil en el #&'C$"(': 5P,> millones de euros.
(na evaluación independiente de este período de cooperación arrojó aspectos positivos ) otros
insuficientes o mejorables. &ntre los positivos se cuenta: a0 el efectivo fortalecimiento )
facilitación del comercio (&@#&'C$"('1 b0 provisión de las oportunidades de ne*ocios, para
el crecimiento ) e.pansión de los mercados accesible a las empresas del #&'C$"('1 c0
pro)ectos orientados a tomar conciencia de las asimetrías /por ejemplo en tama;os demo*r+ficos
) económicos0 e.istentes en el interior del #&'C$"('.
116
116
&ntre los aspectos insuficientes ) mejorables se contaron: a0 la e.cesiva ambición de al*unos
objetivos frente a recursos limitados ) a ri*ideces administrativas por parte de los or*anismos de
la (&1 b0 dificultades de implementación derivadas de desacuerdos ) retardos administrativos por
el lado del #&'C$"('.
&l presupuesto indicativo para el período de cooperación <==A@<=53 alcanza los >= millones de
euros ) las líneas estraté*icas de la cooperación (&@#&'C$"(' son b+sicamente tres: a0 Apo)o
para la institucionalización del #&'C$"(': apro.imadamente P millones de &uros1 b0 Apo)o
para la profundización de la inte*ración del #&'C$"(' ) la implementación del futuro Acuerdo
de Asociación (&@#&'C$"(': apro.imadamente <K millones de euros1 c0 &sfuerzos por
fortalecer la participación de la sociedad civil, el conocimiento del proceso de inte*ración
re*ional, el entendimiento recíproco ) la visibilidad mutua: apro.imadamente K millones de euros.
Los restantes 5= millones del presupuesto previsto ser+n destinados a financiar dos pro)ectos
pendientes del período presupuestario anterior referidos a la educación ) a la sociedad de la
información.
&l apo)o a la institucionalización del #&'C$"(' /línea estraté*ica n2mero 50 se enfocar+ en
tres +reas: Primero, el apo)o a las actividades parlamentarias le*islativas del #&'C$"(', con el
objetivo principal de promover la efectiva ratificación parlamentaria ) puesta en vi*or de la
le*islación del #&'C$"('. "e*undo, el apo)o al !ribunal de 'evisión Permanente del
#&'C$"('. !ercero, el apo)o a la "ecretaría del #&'C$"(' ), en particular a las actividades
del Fondo de Conver*encia &structural /F$C&#0.
Las acciones principales en el fortalecimiento del Acuerdo de Asociación /línea estraté*ica n2mero
<0 inclu)en: Primero, el apo)o a la inte*ración del #&'C$"(' en el +mbito de los mercados )
de la producción, inclu)endo la eliminación de las barreras no arancelarias. "e*undo el apo)o a
los temas alimentarios especialmente en los campos de la se*uridad ) de la ,i*iene. %, tercero, la
promoción del desarrollo sostenible de la re*ión a través del estímulo a la protección ambiental )
al manejo sustentable de los recursos naturales.
Las acciones principales para el fortalecimiento de la participación de la sociedad civil /línea
estraté*ica n2mero 30 inclu)en: Primero, la creación de 5= centros de estudio ) apo)o para la
implementación del 6Plan $perativo del "ector &ducativo del #&'C$"(' <==J@<=5=. "e*undo
el fortalecimiento de los sectores cinemato*r+fico ) audiovisual del #&'C$"(' para promover
la identidad re*ional. !ercero, la or*anización de talleres, seminarios ) otras actividades
orientadas a proveer capacidades técnicas ) apo)os derivados de la propia e.periencia de la (&
para todos los temas relacionados con la inte*ración re*ional.
2& O=0,?*3$"0 G3- a'r",a -$ TLC UE.MERCOSUR
"l lengua'e de los sistemas y de los 'uegos
&l e.amen de la viabilidad ) perspectivas del Acuerdo de Asociación entre #&'C$"(' ) la (&
depende en *rado decisivo del futuro de las ne*ociaciones del !LC (&@#&'C$"('. &l e.amen
de dic,a viabilidad se efectuar+ desde una visión sistémica ) multidimensional. !anto la (nión
&uropea como el #&'C$"(' pueden ser e.aminados como sistemas es decir totalidades
sociales cu)os a*entes componentes /-ue son estados nacionales0 establecen entre sí vínculos
117
117
interdependientes fundados en re*las de naturaleza institucional o tecnoló*ica. Cada uno de estos
a*entes cuenta con recursos /f+cticos e institucionales0 de poder -ue pone en jue*o de manera
individual o coali*ada para perse*uir sus propias estrate*ias. La posición de esos a*entes respecto
de esas re*las tecnoló*icas e institucionales determina, respectivamente, su poder f+ctico e
institucionalizado.
&ste len*uaje sistémico puede verse alternativamente como un idioma de jue*os /Dou*lass 4ort,,
5???0 en -ue los e-uipos -ue jue*an son actores o a*entes sociales /asociaciones, or*anizaciones,
o en este caso *obiernos0 ) las re*las del jue*o son tanto técnicas como institucionales. &l símil
l2dico se puede e.tender ) profundizar a la manera como se delimita el +mbito o campo de jue*o
/ra)ado de canc,a0, ) al proceso a través del cual esas re*las son creadas o modificadas. &ste
len*uaje de jue*os se usa efectivamente tanto en +mbitos académicos donde suele ad-uirir el ri*or
de la teoría matem+tica de los jue*os, como en la esfera de la pra.is política ) periodística donde
se usa de manera m+s informal o colo-uial. &ste 2ltimo es el enfo-ue adoptado en este breve
trabajo.
&stos vínculos /re*las técnicas e institucionales0 -ue vinculan a los actores se verifican en
diferentes dimensiones al interior de cada blo-ue o acuerdo de inte*ración. !anto la (& como
#&'C$"(' tienen en com2n el ,aberse planteado, al interior de sus respectivos blo-ues,
estrate*ias multidimensionales de inte*ración. &ntre las dimensiones principales deben
contabilizarse las económicas, políticas, ) culturales. Pero estas dimensiones no son las 2nicas )
podrían a*re*arse otras de creciente importancia como es el caso de la dimensión ambiental.
!enemos entonces dos acuerdos o blo-ues de inte*ración -ue pueden ser e.aminados como
sistemas multidimensionales los -ue, de manera e.plícita se plantean 6,acia adentro9 una
inte*ración de naciones en cu)o marco cabe la inte*ración de los mercados pero, también caben
muc,os otros +mbitos o esferas de asociación a lar*o plazo. &sa condición sistémica )
multidimensional también repercute 6,acia fuera9, por ejemplo en las relaciones ) ne*ociaciones
bilaterales entre ellos tendientes a la constitución de la Asociación nterre*ional entre ambos.
&n el +mbito económico la (& es, junto con &stados (nidos de América uno de los dos *randes
centros de la economía occidental contempor+nea en este mundo *lobal. (& ocupa una posición
central, compartida con &stados (nidos /&&((0, pero de creciente *ravitación económica al
menos en el mundo occidental, como consecuencia de relativamente recientes eventos entre los
-ue cabe citar, el fortalecimiento del &('$ como moneda internacional a escala *lobal, ), en otro
campo la e.pansión del n2mero de miembros de la (&, con el in*reso de una decena de países de
&uropa Central. &ste tipo de modificaciones si*nifica cambios en los intereses de los actores )
nuevas posiciones f+cticas e institucionalizadas de poder.
&sta posición central en occidente desempe;ada por (& ) &&(( ,abía sido, adem+s,
compartida en el sudeste de Asia, /al menos desde comienzos de los a;os setenta ,asta comienzos
de los a;os noventa0 por Sapón como la principal potencia económica desarrollada del e.tremo
oriente, acompa;ada por un entorno constituido por otro conjunto de economías de menor
tama;o e influencia pero de e.traordinario dinamismo económico. Pero, recientemente los
fenómenos m+s importantes acontecidos en esa re*ión son la irrupción de C,ina en el mercado
mundial ), en *rado menos notorio pero si*nificativo a lar*o plazo, también la de la ndia.
118
118
&stas transformaciones en el 6tablero9 mundial est+n modificando las tendencias establecidas en
muc,os campos del comercio internacional. Por ejemplo, siendo estos países asi+ticos,
especialmente C,ina, principales demandantes de materias primas ) alimentos, emer*e una fuerte
) sostenida tendencia al mejoramiento de los términos de intercambio de estos bienes -ue
beneficia a muc,os países latinoamericanos /) especialmente sudamericanos0 e.portadores de
productos primarios /en particular los del #&'C$"('0.
Como contrapartida de la presencia de C,ina en la demanda mundial de productos primarios se
re*istra la 6invasión9 de manufacturas mu) baratas /lo -ue acent2a la reversión en la tendencia
secular de los términos de intercambio e.perimentados por los e.portadores de varios productos
primarios0 provenientes de dic,o país -ue compiten con otros países latinoamericanos,
especialmente #é.ico, Centroamérica ) el Caribe /Lrupo #CC0 en las actividades procesadoras
de e.portaciones aprovec,adas por las *randes corporaciones transnacionales orientadas ,acia el
mercado de los &stados (nidos. &n consecuencia el Lrupo #CC parece estar sufriendo con
ma)or fuerza el impacto económico de C,ina por -ue no se beneficia de la demanda de productos
primarios ori*inada en a-uel país asi+tico pero sí se per'udica por la invasión de manufacturas
-ue debilitan la competitividad de las ma-uiladoras instaladas en #CC.
&n el caso de los miembros del #&'C$"(' la *ravitación cada vez m+s notoria de los países
asi+ticos en el mercado mundial ,a favorecido sus balanzas comerciales aliviando sus proverbiales
posiciones deudoras en materia financiera. &n particular los precios de los productos a*rícolas de
clima templado est+n creciendo no sólo por la acrecentada demanda asi+tica sino por otros
factores relacionados con la aparición de los a*ro@combustibles. &n consecuencia las
ne*ociaciones a*rícolas actualmente en curso ) las razones del proteccionismo a*rícola de los
países desarrollados -uiz+ empiecen a replantearse de nuevas maneras.
Por lo tanto nadie duda -ue la dimensión económica es central para la adecuada comprensión del
Acuerdo (&@#&'C$"(' pero debe ser planteada a la luz de los nuevos escenarios *lobales ),
adem+s tomando en consideración el planteamiento multidimensional -ue es el *ran sello
distintivo de las estrate*ias inte*racionistas de la (&. &sta tarea es demasiado vasta para ser
abordada en estas líneas pero al menos debe -uedar planteada en relación con la complejidad de
las ne*ociaciones del, así denominado !LC /en ri*or +rea preferencial de mercado0 (&@
#&'C$"(' -ue tantos retardos ) dificultades ,a evidenciado.
La estrategia de la 2" en materia de integraci$n regional
=$tese 1ue la 2" siendo ella misma un blo1ue de naciones prefiere favorecer la constituci$n de
otros blo1ues estables como componentes del orden econ$mico global m.s apropiados para
establecer negociaciones y asociaciones. &n particular la estrate*ia de la (& en América Latina
,a sido el planteamiento de Asociaciones multidimensionales ) entre blo1ues, por oposición a
otro tipo de tratados, como sería el caso de los tratados unidimensionales ) entre naciones
favorecidos y estimulados por ""22 en -m#rica.
Para entender la importancia de esta multidimensionalidad, conviene comparar los acuerdos de
Asociación -ue ne*ocia la (& con los tratados de libre comercio /!LC0 -ue suscribe &stados
(nidos con sus contrapartes latinoamericanas. &stados (nidos se plantea una misma fórmula para
119
119
todos los !LC, cu)o objetivo se reduce de manera casi e.clusiva a crear +reas preferenciales de
mercado -ue otor*uen se*uridad, certeza jurídica, ) condiciones operativas lo m+s favorables
posible para sus corporaciones transnacionales.
Los !LC, son en muc,os sentidos considerados como 6$#C plus9 ) en cierto sentido son una
e.tensión ) profundización de la filosofía de la $#C en transacciones de mercado tales como
comercio de bienes, comercio de servicios, inversiones li*adas al comercio ) a los servicios
/presencias comerciales0, compras *ubernamentales, etc. Pero son 6$#C plus9 en el sentido de
-ue profundizan ) a*re*an nuevos temas -ue son i*norados o incipientemente considerados en las
disciplinas de la $#C. Por lo tanto, este trabajo debe sin duda considerar los aspectos de
mercado contenidos en los acuerdos donde la comparación se funda en el marco de las disciplinas
de la $#C.
47ay diferencias entre las posiciones estrat#gicas de la 2" y de ""226
Conviene advertir -ue la (& posee también poderosos ju*adores transnacionales cu)a visión
micro económica de los mercados privile*ia la instalación de instituciones -ue viabilicen los
mismos objetivos perse*uidos por las corporaciones transnacionales de cual-uier otro ori*en en
este mundo *lobal, sean estadounidenses, japonesas, c,inas o de cual-uier otra +rea. 4o ,a) duda
-ue un *ran incentivo para lanzar tanto el Acuerdo #arco como el actual Acuerdo de Asociación
(&@#&'C$"(', actualmente en ne*ociación, fue el ries*o de la suscripción del ALCA, con los
consi*uientes desvíos de comercio desde la (& ,acia &&((. &l perjuicio para las posiciones
comerciales de la (& ,ubiera sido *rande, especialmente en relación con #&'C$"(' donde la
(& re*istra un volumen de comercio recíproco al de &&((. &ste ries*o ,a -uedado por el
momento neutralizado ) esto ,abría calmado las ur*encias ne*ociadoras de la (&. &sto es sólo
una ,ipótesis -ue no parece f+cil de testar empíricamente.
Al*unos autores su*ieren entonces -ue la predicada multidimensionalidad de la estrate*ia
inte*radora de la (& es predominantemente retórica ) -ue por encima de los valores culturales )
los principios democr+ticos compartidos prevalece un interés concreto por defender tanto las
posiciones ad-uiridas en materia comercial como los derec,os patrimoniales de las empresas
transnacionales de la (&. &se interés no se diferenciaría del e.istente en los &stados (nidos )
-uedaría sólo disfrazado por las consideraciones valorativas de naturaleza ética, cultural ) política
-ue se inclu)en en sus acuerdos de asociación.
&sta observación no es verdadera, al menos no lo es para el entorno inmediato de ambos centros.
&n efecto las ne*ociaciones de &stados (nidos con su 6patio trasero9 /#CC0 discurren por los
típicos carriles unidimensionales de los !LC. Por oposición las ne*ociaciones de la (& con los
países e. miembros del blo-ue socialista de &uropa Central se traducen en una ampliación del
blo-ue europeo. &llas son, por lo tanto eminentemente multidimensionales ) sistémicas.
Puede ,aber al*o de verdad en esta interpretación, al menos para al*unos actores transnacionales
vinculados al Acuerdo de Asociación (&@#&'C$"('. "in embar*o podría su*erirse -ue una
e.plicación m+s completa del proceso ne*ociador debe partir de las transformaciones recientes de
la economía *lobal.
120
120
Los intereses de las corporaciones transnacionales se fundan en el control de tecnolo*ías
eficientes ) competitivas -ue se imponen naturalmente en los mercados 6libres9 /a veces mu)
oli*opólicos ) asimétricos0. A2n así el tema no se a*ota en /ni puede ser reducido a0 los intereses
6mercadistas9 fundados en una defensa de la asi*nación de recursos privada, orientada solamente
por los valores de productividad, competitividad ) rentabilidad. "i así fuera no resulta e.plicable
la supervivencia del proteccionismo a*rícola de los centros -ue ,a perdurado durante casi medio
si*lo.
"i la ló*ica micro económica de los mercados presidiera sin contrapesos los criterios
ne*ociadores, entonces la conclusión sería -ue la (& )a ,abría liberalizado su política a*rícola
com2n ) el !LC con #&'C$"(' ,abría superado uno de sus escollos fundamentales. Lo
contrario ,a prevalecido, ) las razones del atraso en la solución de los problemas provienen de
consideraciones político5sociales. &n efecto, el proteccionismo a*rícola es claro ejemplo de una
estrate*ia inspirada en consideraciones políticas ) sociales /se*uridad alimentaria, sostenimiento
de tradiciones rurales, compromisos con países miembros cu)a estabilidad macroeconómica )
social depende de la a*ricultura, etc.0 -ue se a*re*an a las puramente micro económicas
e.presadas a través de los lobbies /o cabildeos0 representativos de intereses empresariales
a*rícolas.
&n cual-uier caso, sin embar*o, como su*eriremos m+s adelante, aun-ue las motivaciones
proteccionistas en el +mbito de la a*ricultura son similares tanto en &&(( como en la (&, los
efectos sobre las estrate*ias ne*ociadoras de un acuerdo de inte*ración son bastante distintos. La
diferencia emer*e como consecuencia del car+cter multinacional del blo-ue de la (&, donde los
intereses de los a*entes económicos m+s influ)entes de cada país miembro de la (&, son
políticamente 6filtrados9 primero a escala nacional ) lue*o a escala supranacional en donde los
intereses políticos ) sociales, nacionales ) de blo-ue, suelen predominar con muc,a fuerza sobre
los intereses micro@económicos. &sto se evidencia por ejemplo en el papel inapelable
desempe;ado por el !ribunal de la (nión &uropea ór*ano supranacional encar*ado del
cumplimiento de las le)es de competencia ) de defensa del consumidor.
La consideración de la influencia relativa de los distintos tipos de fundamentos /políticos,
económicos, culturales, ambientales0 de las estrate*ias de ne*ociación de la (&, e.i*e reconocer
-ue en el interior de un blo-ue tan complejo e.isten intereses nacionales encontrados. 4o es lo
mismo una (& antes o después del in*reso de la 2ltima oleada de países incluidos anteriormente
en la órbita soviética. Por ejemplo los intereses a*rícolas de Polonia, no sólo pueden entrar en
fricción interna con los de Francia, &spa;a o talia, sino -ue e.ternamente se contraponen a los
intereses de América Latina ) por lo tanto a-uel país presionar+ para mantener una situación
proteccionista en el campo a*rícola. Pero la estrate*ia final adoptada por la (& consultar+
también los otros intereses ) aspectos en jue*o dentro del blo-ue.
47ay diferencias estrat#gicas en el interior del ;"R(<,2R6
!ambién a-uí operan consideraciones de naturalea política -ue operan al mar*en del 6libre9
/pero asimétrico0 jue*o de las fuerzas /predominantemente transnacionales0 del mercado.
&.aminemos a continuación un ejemplo relevante también asociado a mecanismos de desviación
de comercio.
121
121
"i e.cluimos a la 'ep2blica Dolivariana de Genezuela -ue por a,ora est+, virtual pero no
realmente, li*ada a las normas de la (nión Aduanera #&'C$"(', las características /nivel
medio, e.cepciones, escalonamientos, etc.0 del arancel e.terno com2n fueron dise;adas
atendiendo a los intereses de los dos países ma)ores, ), mu) especialmente de Drasil, cu)a escala
económica es mu) superior a la de los otros tres socios efectivamente plenos, incluso tomados en
conjunto.
"e*2n al*unos estudios, atendiendo al nivel ) la estructura del arancel e.terno com2n, el
comercio en el interior del #&'C$"(' est+ ses*ado ,acia bienes en los cuales Drasil carece de
una ventaja comparativa a escala *lobal, pero compensa esta insuficiencia *racias a un mercado
6cautivo9 prote*ido por el arancel e.terno com2n. !ambién Ar*entina aun-ue en medida menor se
beneficia de esta situación. De otro lado esa misma estructura del comercio /derivada del mismo
arancel e.terno com2n0 desde el punto de vista de los socios menores /(ru*ua) ) Para*ua)0 est+
ses*ada a favor de productos en -ue estos países sí *ozan de una ventaja comparativa *lobal pero
no la pueden ofrecer a cambio de productos de mejor precio ) calidad -ue los prote*idos por el
Arancel &.terno Com2n. Por eso mismo es -ue los países de menor tama;o relativo del blo-ue,
se sienten perjudicados por el dise;o de ese arancel e.terno com2n en vi*encia ), en *eneral por la
política comercial com2n in,erente a la vi*encia de la (nión Aduanera #&'C$"('. &n
consecuencia, ,an amenazado con ne*ociar !LC independientes con &stados (nidos como una
manera de presionar a favor de sus intereses comerciales en el interior del #&'C$"('. &sos
eventuales !LC les permitirían ad-uirir bienes manufacturados ) servicios provenientes de dic,os
centros con precios ) calidades superiores a los de los productos e-uivalentes provenientes de
Drasil ) Ar*entina -ue se benefician de los ras*os actuales del arancel e.terno com2n.
Los acuerdos suscritos por el #&'C$"(' a instancias de sus dos socios ma)ores se ,an
verificado preferentemente con los restantes socios potenciales de América Latina /especialmente
con los miembros de la CA40. &n otras palabras ,a) un tema de desviación de comercio -ue
beneficia a los socios *randes del #&'C$"(' en detrimento de los intereses de los socios m+s
pe-ue;os
<5
.
La e.plicación racional /propia de una racionalidad también política ) no solamente micro
económica0 de esta renuencia a abrir los mercados del #&'C$"(', o de "udamérica a los
acuerdos tipo !LC en el eje norte sur, sería -ue los países de #&'C$"(' -uieren consolidar el
propio mercado sudamericano antes de entrar, plena ) abiertamente, al jue*o comercial *lobal.
&ste mercado sudamericano inte*rado se estaría concibiendo como un componente estraté*ico
fundamental de una futura inte*ración multidimensional profunda. Por lo tanto promueven
acciones a escala sudamericana como las incluidas en (4A"(', /tratado de libre comercio CA4@
#&'C$"(', '"A, etc.0. &n este caso la competencia est+ planteada con /o mejor contra0
&&(( por-ue en los !LC -ue suscribe este *ran centro ,e*emónico predomina efectivamente
una concepción micro@económica -ue otor*a un papel prota*ónico a los intereses privados
transnacionales.
&sta visión estraté*ica sostenida especialmente por los países *randes del #&'C$"(' no sería
mu) distinta de la -ue inspiró los inicios de la inte*ración económica europea, como fundamento
21
Gaillant /<==A0, &(@#&'C$"(' !rade ne*otiations: maCe or braCe9. !rabajo presentado al #&'C$"('
C,air Annual "eminal, nstitute daétudes políti-ues de Paris /"cience Po0.
122
122
de su actual inte*ración multidimensional. "in embar*o /) a-uí radica en mi opinión el problema
conflictivo de fondo0 los países *randes /Drasil ), en menor medida Ar*entina0 -ue lideran esta
estrate*ia /consolidación previa e interna de un mercado sudamericano inte*rado0, no parecen
dispuestos a crear las instituciones ) or*anismos supranacionales -ue los obli*arían a compartir
soberanías al interior de #&'C$"(' o, m+s ampliamente a escala sudamericana. #+s
específicamente es necesario referirse a Drasil cu)a constitución pro,íbe la aceptación de
compromisos internacionales -ue prevalezcan permanentemente sobre la le*islación interna.
Desde lue*o, el verdadero obst+culo no es jurídico /)a -ue las constituciones pueden ser
modificadas0 sino de voluntad política.
Por su parte los países m+s débiles de #&'C$"(' no parecen dispuestos a sustituir un *ran
centro *lobal /en este caso &stados (nidos0, por otro sub@centro re*ional /por ejemplo Drasil
coali*ado con Ar*entina0 -ue no les *arantice la suficiente *ravitación política para ,acer oír su
voz en el interior del blo-ue.
,ervicios versus agricultura, 4problemas de sectores o de 9eras: econ$micas6
4ótese, sin embar*o -ue micro@económicamente ,ablando, no interesa si los intereses
empresariales corporativos corresponden a un *rupo económico estadounidense, c,ileno o
brasile;o por-ue la nacionalidad de los capitales, es por un lado casi indeterminable, ) por otro
lado cada vez menos relevante desde el +n*ulo de los intereses socioeconómicos de las sociedades
nacionales. Lo -ue interesan son las re*las técnicas e institucionales del jue*o inte*rador ) allí es
donde las diferencias de trato entre la (& ) &&(( son fundamentales.
Debe reconocerse -ue el ras*o específico de la *lobalización económica del si*lo HH es la
transnacionalización empresarial, ) esto en*loba a todas las *randes empresas -ue operan
transnacionalmente ) no solamente a-uellas cu)as casas matrices est+n basadas en los *randes
centros. Lo -ue caracteriza al proceso de *lobalización económica es la movilidad transnacional
creciente de los factores productivos no ,umanos. "u causa son las opciones tecnoló*icas
emer*entes en la era *lobal, las -ue facilitan la inversión directa e.tranjera ) el comercio de
servicios. &n este punto los temas ) problemas de las transnacionales -ue operan en el campo de
la propiedad intelectual, las inversiones productivas ) los servicios, son diferentes a los del
comercio de bienes industriales ) a*rícolas tomado aisladamente.
&l campo de jue*o de la economía mundial ,a sido remodelado por las tecnolo*ías de la
información ) la comunicación /!C0 dando lu*ar a una movilidad sin precedentes de los factores
no ,umanos de la producción /conocimiento tecnoló*ico, inversiones productivas ) financieras en
toda clase de campos0 ) de m2ltiples servicios, muc,os de ellos creados a partir de la propia
e.pansión ) profundización de las !C. &n particular respecto de los temas del comercio a*rícola
est+ emer*iendo un nuevo escenario *lobal en -ue los procedimientos biotecnoló*icos est+n
borrando la clara distinción -ue e.istía entre productos primarios ) productos derivados de la
manipulación *enética ) de la creación de productos trans*énicos.
Lo -ue se su*iere en muc,os foros empresariales, es -ue los problemas del comercio de bienes,
tanto de los a*rícolas como de los industriales, se pueden superar a través de la promoción de los
flujos recíprocos de inversiones directas en actividades de servicios. &l fundamento de esta
perspectiva est+ dado precisamente por la rapidísima evolución de las !C ) su impacto en la
123
123
creación de m2ltiples opciones tecnoló*icas -ue transforman los costos de fabricación /inclu)endo
los costos de coordinación transnacional0 ) de transacción a escala *lobal. &stas !C se concretan
en la emer*encia de m2ltiples nuevas actividades económicas la ma)oría de ellas ubicadas en el
+mbito de los servicios.
&n la Declaración del Foro &mpresarial #&'C$"('@(4b4 &('$P&A G &DCb4,
celebrado en Lisboa el K de octubre de <==A, se establece una neta diferenciación entre m2ltiples
problemas reiterados ) aparentemente insolubles de las ne*ociaciones en el comercio de bienes
manufacturados o a*rícolas por un lado, ) las soluciones potenciales -ue pueden sur*ir de la
e.pansión de las transacciones en inversiones, tecnolo*ía ) servicios. &n la declaración del Foro
&mpresarial #&'C$"('@(&, celebrado en Lisboa durante octubre de <==A, se observa:
6&l proceso ne*ociador, sin embar*o, afronta difíciles obst+culos creados por los fuertes intereses
de ambas partes. &.isten importantes temas respecto del +mbito ) cobertura de la liberalización
arancelaria en las ne*ociaciones de bienes industriales así como en la definición de las re*las de
ori*en ) el uso del ré*imen de draEbacC en el comercio bilateral, en la eliminación de los
impuestos a las e.portaciones ) en la asimetría en la eliminación de aranceles9.
6&n la a*ricultura ,a) una variedad de incertidumbres relacionadas con el acceso a los mercados,
tales como aranceles, cuotas, vol2menes, incrementos anuales en la administración de cuotas, así
como interro*antes respecto del tratamiento de productos subsidiados, las indicaciones
*eo*r+ficas, ) las medidas sanitarias ) fitosanitarias9.
6Las ne*ociaciones de servicios deben resolver demandas provenientes de ambos blo-ues para
aumentar la certeza jurídica ) el acceso a nuevos mercados en sectores vitales, tanto en términos
de su valor económico como de su importancia infraestructural para un m+s amplio crecimiento
económico ) desarrollo9./#&DF <==A, Lisbon Declaration, p+*ina 30.
Como se ve, los foros empresariales -ue a*rupan a las &!4, independientemente del ori*en de
sus casas matrices se desentienden de los ar*umentos -ue podrían favorecer el proteccionismo
a*rícola de los centros ) tratan de replantear los temas sectoriales del comercio de bienes en el
escenario de la nueva era *lobal. &sto no nie*a -ue e.istan intereses /) lobbies0 empresariales -ue
apo)an el proteccionismo a*rícola de los centros, pero pertenecen a una era anterior -ue el
pro*reso técnico ) las fuertes transformaciones económicas actuales obli*ar+n a replantear.
Las relaciones 2"5;"R(<,2R en la era del capitalismo global
De este modo, lo -ue la $#C ) los !LCs denominan eufemísticamente acceso a mercados en el
campo de las inversiones ) los servicios corresponde en la pr+ctica al meollo del proceso de
transnacionalización económica mundial. &sta es una tem+tica -ue irrumpe como un nuevo campo
de soluciones a los viejos problemas tantas veces ne*ociados infructuosamente del comercio
a*rícola ) de los bienes manufacturados intensivos en recursos naturales.
&l Foro &mpresarial en su Declaración de Lisboa, insiste en el proceso de *lobalización ) en su
base tecnoló*ica como un tema diferente ) muc,o m+s relevante -ue el proceso de liberalización
comercial per se: 6&l Foro &mpresarial es un fuerte cre)ente en los positivos efectos
propa*adores del creciente comercio de servicios tanto para la (& como para el #&'C$"('.
124
124
&s *eneralmente aceptado -ue la liberalización de los servicios puede contribuir si*nificativamente
a mejorar el nivel ) la cantidad de infraestructura, elevando la productividad del sector privado )
acrecentando la competitividad *eneral. Por ejemplo, la liberalización de las actividades de
servicios intensivas en !C /tecnolo*ías de la información ) el conocimiento0 tales como la banca,
los se*uros, o los servicios profesionales en #&'C$"(' naturalmente difundir+ el desarrollo
nacional de los sectores de !C forzando un incremento de su productividad ) su competitividad
*eneral. &sto a su turno puede en el mediano ) lar*o plazo puede convertirse en una fuente
importante de importaciones de servicios ,acia la (& a través, por ejemplo, de actividades de
outsourcin* ) off@s,orin*. &s también aceptado *eneralmente -ue la liberalización per se puede no
ser suficiente ) -ue en la secuencia de medidas liberalizadoras es también crucial una consistente
actualización ) readaptación /revampin*0 de los re*ímenes re*uladores domésticos@
particularmente del marco le*al aplicado a la competencia9.
6&l Foro &mpresarial contin2a siendo sensible a la estrec,a relación entre servicios e inversión
directa e.tranjera D&. Al respecto, es interesante notar -ue la D& se ,a ido moviendo
pro*resivamente desde la mera e.plotación de recursos naturales o el acceso a mercados locales
,acia la b2s-ueda de eficiencia encaminada al establecimiento de plataformas de e.portación ),
m+s recientemente, ,acia la b2s-ueda de oportunidades para la captura de activos
tecnoló*icamente basados. Por lo tanto, una buena parte de las oportunidades est+n ,o) al
alcance tanto de la (& como del #&'C$"(' en un variado ran*o de +reas -ue van desde el
desarrollo de infraestructuras ,asta la nvesti*ación ) Desarrollo /D0. &s innecesario a*re*ar, -ue
el uso de !C ) de los servicios facilitados por !C puede ju*ar un rol crucial en la atracción de la
D&9 /#&DF <==A, p+*ina A0.
8& C"*$30#"-0
&l planteamiento de las perspectivas de la relación (&@#&'C$"(' e.i*e combinar
consideraciones político económicas o, si se prefiere de economía política. "i se efect2a esta
6lectura9 del tema tenemos los si*uientes ejes de tensión:
a0 en el interior de la (&, ,a) una tensión entre los intereses a*rícolas defendidos políticamente a
través de medidas proteccionistas -ue no tienen f+cil justificación económica en términos de
asi*nación de recursos ) los intereses *enerales de las *randes !LCs manufactureras ) de
servicios -ue desean lo*rar el m+s completo acceso a los mercados latinoamericanos. &n cierto
modo las transnacionales europeas -ue buscan presencia comercial en #&'C$"(' est+n
centradas en los temas de inversiones ) de servicios ) promocionan enér*icamente la idea de -ue a
través de una promoción de las actividades de inversión ) de servicios es cómo pueden lle*ar a
solucionarse muc,os de los problemas -ue se plantean en el comercio de bienes, tanto de los
bienes industriales como de los productos a*rícolas. La idea su*erida en el Foro &mpresarial es
-ue el 6callejón sin salida9 de los problemas a*rícolas ) de las dificultades en el comercio de
bienes podría ser superado a través del estimulo a las actividades de inversiones ) de servicios.
b0 en el interior del #&'C$"(' ,a) una tensión entre los intereses políticos ) económicos de los
países *randes /con especial referencia a Drasil0 versus los intereses políticos ) económicos de las
economías de menor tama;o relativo cu)as actividades económicas presentan ventajas
comparativas ) re-uieren de importaciones -ue se verían facilitadas por la suscripción de !LCs
con los países centrales.
125
125
c0 &n las relaciones (&@#&'C$"(' e.iste una tensión entre los intereses económicos )
políticos -ue *uían la ne*ociación. Los intereses económicos de la (& apuntan a lo*rar el ma)or
acceso a los mercados de #&'C$"(' para las manufacturas ) servicios europeos con las
menores concesiones posibles en la apertura de los mercados europeos en el +mbito a*rícola pero
los intereses políticos de la (& presionan a condiciones de proteccionismo a*rícola -ue viola las
re*las de jue*o fundamentales de los mercados *lobales. La reticencia europea a ne*ociar
a*ricultura supone una consideración de naturaleza política@estraté*ica -ue es m+s amplia, )
coincide con la de &&(( )a verificada en el seno de las ne*ociaciones ALCA: tanto &&(( como
la (&, no -uieren ne*ociaciones parciales del tema a*rícola sino -ue eli*en la $#C como foro
*lobal donde esas ne*ociaciones deberían tener lu*ar. &sto es debido a -ue el tema a*rícola por
ser esencialmente político en su ló*ica interna e.i*e soluciones políticas compartidas o
concertadas por las potencias interesadas principales /(& ) &&((0. De otro lado los países del
#&'C$"(' junto con otros importantes países en desarrollo se coalicionan para una fuerte
defensa de sus posiciones dentro de la $#C1 su poder ne*ociador aumentaría notablementes si
crearan sólidos blo-ues de inte*ración. Pero esa solidez no es posible si los países m+s *randes no
aceptan ceder parte de su soberanía para la creación de instituciones ) mecanismos
supranacionales. Los países m+s pe-ue;os, -ue carecen de poder f+ctico ) deben recurrir a formas
institucionalizadas de poder, piensan, ) correctamente -ue no est+n dispuestos a *uardar lealtad a
sus socios ma)ores si no son retribuidos con una democratización en el proceso decisorio
fundamental del #&'C$"('.
2na clave estrat#gica8 integraci$n multidimensional democr.ticamente fundada
&ste trabajo su*iere -ue la solución de todos estos problemas debería pasar por una
profundización de la inte*ración multidimensional del #&'C$"(' inclu)endo la constitución de
instituciones supranacionales donde los intereses de los países m+s débiles estén adecuadamente
representados. &sta multidimensionalidad ) supranacionalidad de los acuerdos sólo puede estar
fundada ) le*itimada en los principios de la democracia política, económica ) social. (na
supranacionalidad fundada en instituciones democr+ticas e.i*e plebiscitos ) transformaciones
constitucionales así como una adecuada publicitación ) divul*ación de los procesos orientados a
crear esos or*anismos.
Los or*anismos e instituciones supranacionales suponen la cesión de potestades micro )
macroeconómicas a dic,os or*anismos e instituciones. La (& provee ejemplo del ejercicio de esas
potestades. De un lado, en el campo de las disputas micro@económicas el !ribunal "upremo de la
(nión &uropea impone multas a los trans*resores privados transnacionales a las le)es de
competencia ) defensa del consumidor /como lo ,a ,ec,o recientemente, por ejemplo con
#icrosoft, o con los fabricantes de ascensores -ue abusaron de su poder oli*opólico0. De otro
lado, en el campo macroeconómico el Danco &uropeo puede manejar el instrumento monetario@
cambiario para promover su moneda 2nica /euro0 cu)a *ravitación creciente en el mundo de ,o)
es indudable.
&l tema entonces e.i*e considerar primero las limitaciones -ue derivan del manejo de las
relaciones internas entre los ju*adores del #&'C$"(', o, de manera m+s amplia de los
ju*adores económicamente m+s fuertes versus los m+s débiles. % la solución ,eroica ) estructural
-ue da la prueba de la 6blancura9 de las intenciones de los ju*adores, respecto de un trato
126
126
i*ualitario o, al menos e-uitativo entre los países miembros, es el avance decisivo ,acia la
creación de instituciones supranacionales democr+ticamente fundadas.
cCu+l sería la reacción de los *randes centros occidentales a una reforma estructural tan profunda
) dr+stica como la -ue se su*iere en el p+rrafo anteriord Probablemente sería resistida por &&((
) apo)ada por la (& si es -ue la misma transcurre por cauces democr+ticos.
&stados (nidos ,a tendido a plantear los temas de la inte*ración /F!AA, 4AF!A, CAF!A@'D,
etc.0 en términos restrictivamente económicos o m+s a2n mercadistas, 6blindando9 los acuerdos )
compromisos de cual-uier connotación ética o política referida a la defensa de la democracia. 4o
es -ue &stados (nidos se absten*a de pronunciarse sobre estas materias, pero lo ,ace en otros
foros como la $&A por ejemplo. Adem+s &stados (nidos, en las antípodas de la (&, siempre ,a
sido reticente a ne*ociar con los blo-ues subre*ionales /CA4, #&'C$"(', CA'C$#,
#CCA0 ) no ,a dudado en suscribir acuerdos -ue tienden a debilitarlos.
Por oposición la (& por razones tanto operacionales como políticas inclu)e en sus acuerdos de
Asociación de manera e.plícita ) previa las consideraciones éticas ) políticas referidas a la defensa
de los derec,os ,umanos ), aun-ue esa defensa pueda entrar en cierto *rado de contradicción con
los intereses transnacionales europeos )a vi*entes en América Latina también e.presa una *enuina
vocación democr+tica de los países miembros de la (&. &sto países europeos ,an forjado su
actual *ravitación *lobal precisamente en la defensa de un tipo de democracia -ue sea compatible
con la estrate*ia de inte*ración de la (&. Por lo tanto m+s all+ de las posiciones ideoló*icas de
los movimientos políticos europeos la democracia es una condición objetiva para la supervivencia
de la (&. "i ésta condición fuera violada asistiríamos a un colapso ma)or de las tradiciones
democr+ticas de $ccidente. Al*o así como un retorno a las condiciones e.istentes a comienzos
del si*lo, previas a las dos *randes *uerras mundiales.
Aun-ue desde un punto de vista pr+ctico el foco de las ne*ociaciones entre (& ) sus contrapartes
siempre depende crucialmente de los acuerdos de mercado, éste documento sustenta la ,ipótesis
de -ue en el lar*o plazo, las dimensiones políticas ) culturales -ue se ne*ocian, son marcos de
*ran importancia estraté*ica para el futuro posicionamiento cultural ) político de América Latina
en *eneral, ) de #&'C$"(' en particular en un mundo *lobal. &ste punto de vista desmitifica
un poco el papel presuntamente crucial del !LC en el futuro de la Asociación del #&'C$"('
con la (&. &sta Asociación est+ siendo )a mu) e.itosa a partir solamente de las provisiones
aprobadas en el acuerdo marco de 5??>, las -ue ,an posibilitado una cooperación -ue no debe
medirse por el monto relativamente e.i*uo de la a)uda financiera proveniente de la (&, sino por
la intención de lar*o plazo -ue orienta esa a)uda. Aun-ue los montos por período se.enal no ,an
superado los >= millones de euros, ésta suma constitu)e m+s del ?=X de la a)uda e.terna total
recibida por el #&'C$"(' para solidificar sus fundamentos institucionales de lar*o plazo. &ste
apo)o europeo supone una consolidación silenciosa, pero profundamente si*nificativa a lar*o
plazo de las bases multidimensionales ) sistémicas de la inte*ración del #&'C$"('. !ambién
supone un decisivo aporte a la consolidación de los valores, pr+cticas e instituciones de la
democracia en la construcción de la inte*ración sudamericana.
CUARTA PARTE: EL DESARROLLO LATINOAMERICANO Y SUS ASIMETRFAS
IH& EL DESARROLLO LATINOAMERICANO Y LA INTEGRACIÓN
127
127
1& Mar*" *"*-%,3a$
(tilizando un sencillo len*uaje sistémico podríamos decir -ue un sistema de relaciones
internacionales est+ compuesto por otros sistemas -ue son estados nación
<<
.
(n sistema de relaciones internacionales a escala mundial, re*ional o sub@re*ional puede ser
analizado atendiendo: a sus componentes esenciales o partes -ue son los estados or*anizados
políticamente1 a sus estructuras internas -ue son los vínculos /tecnoló*icos ) normativos0 -ue
relacionan recíprocamente a esos estados@parte1 a su entorno -ue son los vínculos /tecnoló*icos )
normativos0 establecidos entre los estados@parte del sistema ) otros componentes de sistemas
nacionales, internacionales, o transnacionales ubicados fuera del mismo, ) a sus mecanismos, es
decir, a los procesos -ue, a través de la interacción de sus partes, dinamizan ) ,acen funcionar el
sistema.
A su vez, puesto -ue las partes o componentes de un sistema internacional son estados@nación,
pueden también ser analizados como sistemas. "us componentes son personas naturales o
jurídicas /asociaciones, or*anizaciones01 sus estructuras son las tecnolo*ías ) re*las vi*entes
/efectivamente operativas0, formales o informales -ue re*ulan las posiciones ) relaciones sociales
entre esas personas1 su entorno son los vínculos tecnoló*icos ) normativos establecidos entre esas
personas naturales o jurídicas ubicadas dentro del sistema ) otras ubicados ubicadas fuera del
sistema /estado@nación01 ) sus mecanismos son las modalidades efectivas de funcionamiento de
las relaciones institucionalizadas de poder, en -ue se encuadra el conjunto de interacciones )
relaciones sociales /ecoló*ico@demo*r+ficas, económicas, sociales ) políticas0 -ue ,acen funcionar
la sociedad bajo an+lisis.
"i aceptamos este len*uaje mínimo, podemos a,ora intentar caracterizar -ué entenderemos por
asimetrías e.istentes en un sistema internacional. &s obvio, ante todo, -ue una asimetría es una
carencia de simetría. Por simetría el diccionario de la len*ua espa;ola entiende: 6proporción
adecuada de las partes de un todo, entre sí ) con el todo mismo
<3
.
22
Para desarrollar es-uem+ticamente esta idea ) relacionarla con el tema de las asimetrías partiremos definiendo,
latamente, un sistema como un objeto complejo cu)as partes o componentes est+n relacionados con otro u otros
componentes del mismo objeto. (n objeto podría ser denominado supersistema si est+ compuesto de sistemas. &sta
primera apro.imación es amplísima e inclu)e sistemas conceptuales /como las teorías científicas0, sistemas
simb$licos o semióticos /como por ejemplo los idiomas0, o sistemas concretos /como por ejemplo las sociedades
,umanas o los sistemas internacionales0.
(n sistema concreto es un sistema todos cu)os componentes son concretos ), por lo mismo, est+n en estado
permanente de cambio /por ejemplo +tomos, or*anismos o sociedades0.
La representación m+s simple de un sistema concreto, tal como éste se presenta al observador en un momento dado
inclu)e su composici$n /determinación de sus partes constitutivas0, de su entorno /interacción de sus partes
constitutivas con otras realidades o entidades ubicadas fuera del sistema0, ) de su estructura /tipo de relaciones
fundamentales o esenciales entre sus partes o componentes0 Dun*e 5???, p+*inas 3A> ) si*.
23
(na se*unda acepción del término simetría es 6armonía de posición de las partes o puntos similares, unos
respecto de otros, ) con referencia a punto, línea o plano determinado9. &n el len*uaje *eométrico, ese punto puede
ser un eje de simetría, es decir una línea -ue divide una fi*ura en dos partes simétricas.
128
128
&n la definición anterior, la idea de simetría nos remite a las ideas de 6todo9, de 6partes9 ) de
6proporción9 las -ue también e.presa una visión sistémica del asunto: 6disposición, conformidad,
o correspondencia debida de las partes de una cosa con el todo, o entre cosas relacionadas entre
si9.
&n el caso de los sistemas internacionales, las asimetrías pueden ser estimadas con base en
indicadores macrosociales con si*nificación estadística /promedios, medianas, medidas de
dispersión, o de distribución0 calculadas respecto de los estados@parte tomados en conjunto )
comparados unos con otros.
&n una perspectiva propia del realismo en ciencia política las asimetrías dicen relación con las
relaciones de poder@dependencia en los +mbitos ambiental, económico, cultural ) político de los
&stados, las -ue son susceptibles de ser estimadas mediante indicadores objetivos. Desde la
perspectiva del desarrollo ,umano las asimetrías vuelven a relacionarse con la calidad media de
vida de las diferentes naciones ) con su distribución social. Dic,o de otro modo las asimetrías de
desarrollo se vinculan con la capacidad de las sociedades nacionales para satisfacer las
necesidades b+sicas ) promover las capacidades b+sicas de sus ,abitantes.
Por 2ltimo nótese -ue estos índices ) mediciones tomados en un momento del tiempo reflejan
estados de los sistemas bajo an+lisis. Pero en una perspectiva din+mica, o est+tico comparativa se
re-uieren series de tiempo -ue permitan estimar la evolución de los indicadores, tanto los
calculados para los componentes del sistema internacional /estados@parte0 como para los
componentes de las respectivas sociedades nacionales /personas, familias, asociaciones, poderes
f+cticos, etc.0.
2& L"0 a%"r,-0 !- $a 2E0*3-$a La,#"am-r#*aa !-$ D-0arr"$$"4
&l tema de las asimetrías e.istentes en los cuatro acuerdos sub@re*ionales de inte*ración
actualmente en operación en América Latina /#&'C$"('1 CA4, #CCA ) CA'C$#0
ad-uiere inteli*ibilidad si se lo encuadra en la problem+tica del desarrollo latinoamericano. &n esta
problem+tica se conju*a tanto la óptica del poder como la del desarrollo.
Los estados nación latinoamericanos forman parte de un sistema internacional *lobal, -ue también
e.presa en su propio nivel los problemas, conflictos, ) formas de cooperación derivados de los
desafíos demo*r+fico@ambientales, económicos, culturales ) políticos -ue enfrenta la re*ión.
Ba) un sistema internacional *lobal de naturaleza asimétrica. &sas asimetrías del sistema
internacional *lobal fueron tempranamente estudiadas por la &scuela Latinoamericana del
Desarrollo -ue emer*ió en la se*unda mitad del si*lo HH en torno a los estudios sobre el sistema
centro@periferia de relaciones económicas internacionales.
&ste sistema internacional, sur*ido en la era contempor+nea paralelamente a las 'evoluciones
políticas Francesa ) Americana ) a la 'evolución ndustrial Drit+nica, fue e.aminado por la
&scuela Latinoamericana del Desarrollo partiendo de las posiciones centrales de las naciones
,e*emónicas ) en particular de Lran Dreta;a durante el si*lo HH ) de &stados (nidos durante el
si*lo HH. &ste enfo-ue interpretativo se preocupó del impacto de estos procesos sobre las
naciones ) sociedades m+s pobres, ,erederas de los sistemas coloniales -ue imperaron ,asta
129
129
comienzos del si*lo HH. Fue el primer fundamento sistem+tico para el estudio de las asimetrías
del desarrollo a escala internacional.
Las teorías del desarrollo ) del subdesarrollo discutidas en América Latina se tradujeron en
recomendaciones ) pro*ramas de la C&PAL de *ran influencia durante el período 5?>=@5?A= )
culminaron tanto en las estrate*ias de industrialización sustitutiva de importaciones de los a;os
cincuenta, como en el inicio de los procesos ) acuerdos de inte*ración latinoamericana de los a;os
sesenta. &stas ideas latinoamericanas sobre el desarrollo ) sus asimetrías también sirvieron de
sustento teórico en la fundación de la (4C!AD dando lu*ar a propuestas sobre cooperación )
desarrollo en los a;os setenta. &l énfasis de estos esfuerzos de reforma estaba en la corrección de
las asimetrías derivadas de la concentrada distribución internacional del pro*reso técnico ) de sus
frutos.
&n primer lu*ar se observó -ue esas asimetrías en el desarrollo a escala internacional, se reflejaban
en las corrientes de comercio mundial: los centros e.portaban manufacturas ) compraban
productos primarios, ) las periferias viceversa. Los centros podían apropiar 6cerradamente9, en
beneficio de sus propias sociedades, los frutos crecientes del pro*reso técnico /*anancias de
productividad0 en tanto -ue las periferias /incluidas las latinoamericanas0 cedían sus *anancias de
productividad a través, precisamente, del deterioro de los términos de intercambio de sus
productos primarios.
&n se*undo lu*ar, la visión de C&PAL profundizó estructuralmente el tema, poniendo de relieve
-ue esas asimetrías e.presadas en la esfera del intercambio se arrai*aban en otras asimetrías
estructurales entre centros ) periferias de ori*en m+s profundo. &l estructuralismo de esta
interpretación de la C&PAL, se manifestó claramente a este nivel: los centros controlaban la
*eneración ) propa*ación internacional del pro*reso técnico. "u poder tecnoló*ico ) sus altos
niveles de productividad ) eficacia de allí derivados eran la fuente de su poder productivo )
comercial internacional. !ambién eran la fuente de su poder político internacional respaldado por
el poder militar -ue derivaba, en 2ltima instancia, de ese poder tecnoló*ico. Las periferias eran
receptoras pasivas de a-uellos aspectos del poder tecnoló*ico ) productivo de los centros,
re-uerido para establecer las bases del sistema económico internacional, tal como este se
manifestó en diferentes etapas ,istóricas desde la 'evolución ndustrial Drit+nica.
&n tercer lu*ar, en el interior de las propias periferias, su posicionamiento en el sistema
económico internacional como productoras ) e.portadoras de productos primarios ) como
importadoras de tecnolo*ía ) manufacturas, afectaba toda su estructuración económica interna,
determinando su condición de economías mono@productoras ) mono@e.portadoras, con profundas
asimetrías e insuficiencias en sus estructuras de producción ) oportunidades de empleo. &sas
asimetrías estructurales a su vez se traducían en profundas desi*ualdades -ue, en el caso de
América Latina ,an contribuido a convertir nuestra re*ión en la socialmente m+s injusta del
mundo.
Los antecedentes anteriores ,an sido dram+ticamente modificados ) en parte, superados, durante
el 2ltimo cuarto del si*lo HH como consecuencia de la emer*encia ) propa*ación de las
tecnolo*ías de la información, de la comunicación ) el conocimiento. &l sistema /jue*o0 centro
periferia de relaciones internacionales )a no tiene los mismos componentes /ju*adores0,
130
130
estructuras /re*las de jue*o0 ) mecanismos /estrate*ias ) t+cticas de los ju*adores0 -ue operaron
durante los a;os cincuenta, sesenta ) setenta. Pero los fundamentos de las asimetrías
internacionales, asociadas al control del poder tecnoló*ico, -ue son propios de la visión centro@
periferia, entendida como enfo-ue trans@,istórico aplicable a diferentes estadios tecnoló*icos,
todavía si*uen vi*entes. %, desde lue*o, como la evidencia empírica nos demuestra, las asimetrías
en la esfera del desarrollo a escala mundial, lejos de desaparecer se ,an acentuado.
Las naciones poderosas /los centros0 *eneran ) controlan, en *rado importante pero decreciente,
las re*las del jue*o internacional ) e.presan esas re*las a través de los or*anismos
inter*ubernamentales en la esfera política /$4(, $!A40, en la esfera económica /F#, $#C,
D#0, en la esfera socio@cultural /FA$, (4&"C$, (4C&F, $!0, o en la esfera bioló*ico
ambiental /P'$!$C$L$ D& T$!$0. Los or*anismos inter*ubernamentales en la esfera de la
cooperación económica, política, cultural, ) ambiental también emer*en a niveles re*ionales como
puede verificarse a nivel ,emisférico ) latinoamericano. Por lo tanto las relaciones económicas
internacionales *eneran re*las de jue*o cu)o cumplimiento de lar*o plazo est+ siempre respaldado
en 2ltima instancia por los poderes f+cticos de los ju*adores internacionales principales. La
democratización de las relaciones internacionales consiste, precisamente, en anteponer los
derec,os ,umanos de la *ente a los derec,os patrimoniales de los estados ) de las empresas.
A partir de los a;os noventa ,ubo en América Latina dos importantes cambios de estructuras, en
sus subsistemas políticos ) económicos: el retorno a la democracia representativa ) el desarrollo
de economías abiertas e inte*radas en el sistema internacional *lobalizado. &stas profundas
reformas estructurales, modifican el sustento de las asimetrías de políticas pree.istentes )
permiten ensa)ar políticas compensadoras como las vinculadas a la estrate*ia de la inte*ración
multidimensional.
&l an+lisis centro@periferia planteaba un viejo dilema epistemoló*ico referente a las relaciones
entre el todo ) sus partes. &n el caso de los sistemas internacionales no cabe duda -ue las partes
constitu)en el todo. (n sistema internacional es una realidad emer*ente, derivada de la
interrelación entre sus componentes /actores, ju*adores0 -ue son los estados políticamente
soberanos. &l objetivo del estudio de las asimetrías centro@periferia tal como fue planteado
inicialmente por la C&PAL era el de combatir la pobreza ) la debilidad de los estados nacionales
periféricos, ) esto e.i*ía transformaciones estructurales, tanto de los componentes del sistema
como de las relaciones -ue se establecían entre ellos.
&n los a;os cincuenta ) sesenta la C&PAL recomendó transformaciones en el interior de los
estados latinoamericanos -ue eran componentes periféricos del sistema internacional. &ntre esas
recomendaciones estuvieron las políticas de industrialización a través de mecanismos de
protección ) a)uda provistos desde los *obiernos. &stas políticas eran una respuesta
proteccionista@industrialista, -ue bajo las condiciones ,istóricas en -ue se formuló, estaba
orientada a superar las limitaciones de la condición periférica: estructuras económicas deformadas
por la mono@e.portación de productos primarios, déficit de las balanzas e.ternas, insuficientes o
precarias oportunidades de empleo, etc.
Paralelamente, esta &scuela Latinoamericana del Desarrollo propuso políticas -ue debían ser
acordadas a nivel del sistema internacional ), por lo tanto, debían ne*ociarse entre estados
131
131
centrales ) periféricos. A través de la (4C!AD se ne*ociaron mecanismos tendientes a evitar las
fluctuaciones abruptas de los precios de los productos primarios, se crearon reservas estraté*icas
) fondos financieros tendientes a mantener estables los precios de estos productos. &stas medidas,
) otras parecidas, estaban marcadas por una filosofía de la cooperación -ue partía del
reconocimiento de las asimetrías estructurales entre centros ) periferias en la esfera de la
producción ) del comercio.
!ras el fin de la "e*unda Luerra #undial ) paralelamente al proceso de descolonización
promovido por la $4(, esta filosofía de la cooperación entre ju*adores asimétricos también fue
el fundamento le*itimador de los pro*ramas de a)uda económica de los países poderosos
/centrales, ricos, industrializados0 a los países débiles /periféricos, pobres, no industrializados0 a
través de or*anismos multilaterales de a)uda tales como el D#. &sta es la visión m+s amplia de
las estrate*ias -ue lue*o se denominaron de trato especial ) diferenciado.
!odo el e.perimento, en su aspecto relativo a la formulación de una reestructuración del sistema
internacional, terminó en un fracaso ) las asimetrías económicas /medidas a través de indicadores
como el in*reso por ,abitante o el producto por trabajador0 continuaron acentu+ndose en el
mundo. La filosofía de la cooperación ) de la a)uda no contemplaba suficientemente las
posiciones de poder de los actores relevantes, ju*adores principales, de las naciones centrales, )
se apo)aba e.cesivamente en la buena voluntad política de los mismos para avanzar ,acia
estructuras m+s simétricas.
$tra alternativa estraté*ica planteada, )a a fines de la década de los cincuenta por la C&PAL ) los
miembros de la &scuela Latinoamericana del Desarrollo li*ados a a-uella or*anización fue la
inte*ración re*ional. &ste enfo-ue era distinto al de la cooperación ) a)uda brindada por los
centros a las periferias. "uponía transformaciones en las relaciones entre los países
latinoamericanos con el objeto de conformar mercados unificados -ue posibilitaran el
aprovec,amiento de las economías de escala. Aun-ue resulte obvio ) elemental, no est+ dem+s
recordar -ue 6inte*rar9 es, se*2n nos informa el Diccionario de la Len*ua &spa;ola 6formar las
partes un todo9, es decir, el proceso de integraci$n en su significado m.s lato es la concurrencia
de las partes a la formaci$n de un todo. "sta noci$n es precisamente la 1ue otorga un car.cter
sist#mico a los procesos y acuerdos de integraci$n regional.
A fines de la década de los cincuenta ) comienzos de los sesenta la inte*ración re*ional a la -ue se
refería C&PAL era una inte*ración económica orientada a la promoción de un desarrollo
i*ualmente planteado en términos económicos. &l objetivo m+s claro era la creación )
aprovec,amiento de economías de escala ) especialización -ue a)udaran a la industrialización a
través de la inte*ración de los mercados latinoamericanos de bienes ) factores, pero el primer
paso efectivamente iniciado fue la creación de un +rea de libre comercio /ALALC0. &l
e.perimento c,ocó con el proteccionismo planteado a escala nacional por los propios países
firmantes del !ratado, ), especialmente con la reticencia de los países m+s *randes /Drasil,
#é.ico, Ar*entina0 a conceder suficiente participación en el e.perimento inte*rador a los países
medianos ) pe-ue;os. La estrate*ia nacional proteccionista de la C&PAL terminó derrotando a la
estrate*ia re*ional inte*racionista promovida por la misma institución.
132
132
A fines de los a;os setenta ) comienzos de los oc,enta las dos estrate*ias planteadas por la
C&PAL /cooperación ) a)uda a escala *lobal por un lado, e inte*ración a escala re*ional por el
otro0 estaban también naufra*ando. &n particular &stados (nidos no ,abía, a2n, abandonado su
posición reticente, e incluso, ,ostil respecto de la inte*ración re*ional, como estrate*ia
internacional.
&n esos a;os los países desarrollados comenzaron a promover la estrate*ia de 6m+s comercio )
menos a)uda9. La precaria voluntad política -ue los ,abía llevado a tolerar mecanismos
unilaterales de trato especial ) diferenciado como el "LP del LA!!, o los planteados a través de
la (4C!AD se deterioró ) perdió importancia relativa. &sos mecanismos, en la pr+ctica, no se
utilizaron bajo una filosofía de la cooperación sino como estrate*ias de poder tendientes a obtener
contraprestaciones de los países 6favorecidos9. La década de los a;os oc,enta trajo profundas
mutaciones -ue terminaron por tornar irrelevante el concepto de cooperación para el desarrollo
respecto de la ma)oría de los países latinoamericanos. Los mecanismos de trato especial )
diferenciado se convirtieron en paliativos para los países m+s pobres ) pe-ue;os, claramente
sumidos en la miseria.

La cooperación ) la a)uda a escala *lobal no sirvieron para promover el desarrollo económico de
los países latinoamericanos *randes ) medianos ni tampoco, por lo tanto, para reducir las
asimetrías de desarrollo -ue los separaban de las naciones m+s avanzadas. &l nuevo escenario
internacional comenzó a redefinirse en respuesta a las nuevas formas de pro*reso técnico -ue se
propa*aban velozmente. La revolución conservadora liderada por Lran Dreta;a ) &stados
(nidos a comienzos de los a;os oc,enta, coincidió con la e.pansión de las tecnolo*ías de la
información, las -ue favorecieron la operación de las Corporaciones !ransnacionales a escala
*lobal. Posteriormente, el, así denominado, Consenso de Ias,in*ton resumió ) articuló las
nuevas re*las de jue*o de la economía mundial.
Durante el 2ltimo cuarto de si*lo /5?K=@<==>0 el sistema de relaciones internacionales se
*lobalizó, reduciendo la capacidad de maniobra de los &stados 4ación para plantear sus
estrate*ias de inserción ) ne*ociación internacional, ) aumentando la de las corporaciones
transnacionales para planificar sus estrate*ias competitivas.
A fines de los a;os oc,enta ) comienzos de los a;os noventa, &stados (nidos ante el ries*o de un
naufra*io de las ne*ociaciones de la 'onda (ru*ua) del LA!!, decide optar por un tipo de
inte*ración re*ional, a escala ,emisférica, -ue le posibilite lo*rar un mejor ) m+s estable acceso al
mercado de las restantes naciones americanas. Planteó, así, la niciativa para las Américas,
ne*oció e instaló el Acuerdo de Libre Comercio de América del 4orte, ) posteriormente
promovió la creación del Acuerdo de Libre Comercio para las Américas.
Los, mal denominados, !ratados de Libre Comercio !LC, en la perspectiva estadounidense son en
realidad +reas preferenciales de mercado planteadas de manera -ue sus cl+usulas favorezcan la
presencia económica de los &stados (nidos en las economías de América Latina ) &l Caribe. &ste
planteamiento de la inte*ración re*ional, si*nificaba el fin de la era del trato especial )
diferenciado como mecanismo orientado a la cooperación ) la a)uda, ) su reemplazo por
mercados preferenciales cu)os participantes operan en un campo de jue*o presuntamente
nivelado.
133
133
A comienzos del si*lo HH, los países latinoamericanos, -ue, en términos económicos podrían ser
catalo*ados como de desarrollo intermedio /de in*reso mediano se*2n la denominación utilizada
en las estadísticas del D#0 ven -ue las asimetrías de desarrollo se ,an acentuado, pero -ue las
estrate*ias de trato especial ) diferenciado para combatirlas ,an fracasado a escala *lobal.
&n este momento las estrate*ias de desarrollo a escala latinoamericana, se plantean en un nuevo
escenario mundial, el de un sistema internacional *lobalizado. Los países latinoamericanos /salvo
los m+s pobres como Baití ) Dolivia por ejemplo0 )a no esperan dram+ticas transformaciones
derivadas de los mecanismos de cooperación ) a)uda promovidos o financiados por los centros.
La filosofía de la cooperación en este mundo *lobal puede operar, pero a,ora a escala re*ional, si
es -ue los países latinoamericanos e.presan su solidaridad con sus miembros m+s pe-ue;os o
débiles, ) ésta es una obli*ación moral evidente en cual-uier ideario latinoamericanista. Pero la
cooperación ) a)uda se est+ planteando actualmente como un componente de una nueva filosofía
de la inte*ración. &n otras palabras la inte*ración es el centro de la estrate*ia en tanto -ue la
cooperación@a)uda, es un in*rediente, no necesariamente central de esa estrate*ia.
(ombatir las asimetrías a trav#s de la estrategia de la integraci$n es algo muy distinto a
combatir las asimetrías a trav#s de las estrategias de la cooperaci$n5ayuda.
&s necesario distin*uir entre los mecanismos de la cooperación ) los mecanismos de la
inte*ración. &l Diccionario de la Len*ua &spa;ola nos provee de los si*nificados esenciales.
C""%-rar 0#)#'#*a "=rar *"E3,am-,- *" ",r" 3 ",r"0 %ara 3 m#0m" '#. De otro lado
#,-)rar 0#)#'#*a '"rmar $a0 %ar,-0 !- 3 ,"!". Las asimetrías -ue debemos definir a-uí son las
-ue se *eneran entre las partes de ese todo, ) por lo tanto debemos especificar de -ué partes
estamos ,ablando ) cu+l es el todo al -ue concurren las partes.
Las asimetrías del desarrollo en las +reas sub@re*ionales de inte*ración son, en 2ltima instancia, el
tema a ser investi*ado ) el problema a ser atacado. Las asimetrías del desarrollo son la
problem+tica -ue nos ocupa ) preocupa. La dificultad del tema radica en -ue esas asimetrías
deben ser necesariamente e.aminadas a dos niveles, el de las sociedades nacionales -ue son
sistemas macro@sociales en si mismos, ) el nivel de los sistemas internacionales inte*rados por
esas mismas naciones -ue son sistemas de sistemas. Las ,ipótesis orientadoras *enerales -ue
vinculan el tema de las asimetrías del desarrollo con el tema de la inte*ración re*ional son las
si*uientes:

"e postular+, la e.istencia de ciertos mecanismos /procesos0 operantes en la din+mica de los
sistemas internacionales -ue conducen a la e.istencia de causaciones circulares acumulativas en la
esfera estructural. "e*2n dic,as causaciones, las asimetrías estructurales del sistema internacional
condicionan las asimetrías estructurales en el interior de las naciones componentes del sistema, ),
recíprocamente, las asimetrías estructurales en el interior de las naciones componentes del sistema
condicionan las asimetrías estructurales del sistema. &sto lleva a un reforzamiento de las
asimetrías ori*inales de los sistemas internacionales, cu)a e.presión m+s obvia en el campo de las
relaciones económicas internacionales es el distanciamiento cada vez ma)or de los niveles de
crecimiento económico entre los países m+s desarrollados respecto de los menos desarrollados
134
134
/medidos por ejemplo a través del in*reso por ,abitante, del producto por trabajador o de otros
indicadores similares0.
La necesidad de -uebrar esas causaciones circulares acumulativas puede satisfacerse cambiando
simult+neamente los mecanismos /procesos0 -ue promueven las asimetrías estructurales tanto a
nivel del sistema internacional como un todo, como a nivel de los estados@parte, entendidos
también como sistemas en si mismos, -ue, al mismo tiempo. son componentes del sistema
internacional. &sta estrate*ia, puede ensa)arse, en el caso de América Latina, a través de la
promoción de la inte*ración re*ional.
Lo nuevo del planteamiento actual es 1ue la integraci$n se est. planteando multi5
dimensionalmente (por oposici$n a una integraci$n e*clusivamente econ$mica o
restrictivamente 9mercadista:). "l nuevo enfo1ue implica y supone 1ue las asimetrías del
desarrollo se pueden combatir fundamentalmente a trav#s de esa integraci$n multidimensional y
s$lo complementariamente a trav#s de los mecanismos de cooperaci$n5 ayuda implementados
en el interior de los acuerdos de integraci$n.
La tesis central de presente documento propone 1ue el trato especial y diferenciado a los países,
sectores y regiones de menor desarrollo relativo ya no es la única ni principal &erramienta de
ata1ue a las asimetrías de desarrollo entre los miembros de las .reas de integraci$n, sino 1ue,
el proceso mismo de la integraci$n entendido de manera multidimensional es el principal
mecanismo de superaci$n de las asimetrías a ser aprovec&ado.
Auscando una analogía algo burda a escala personal o familiar, la diferencia entre la
cooperaci$n5ayuda y la integraci$n multidimensional, es e1uivalente a la diferencia entre
otorgar un pr#stamo o un regalo a un pariente pobre (o incluso formar una sociedad comercial
con #l) por un ladoB o, por otro lado, abrirle la puerta de la casa, convivir con #l y tratar de
incorporarlo al orden familiar ba'o las mismas reglas y condiciones imperantes en la vida
familiar.
A,ora bien, las +reas sub@re*ionales de inte*ración ) los tratados -ue las constitu)en
/#&'C$"(', CA4, #CCA, CA'C$#0 también pueden ser representadas como sistemas
concretos, con sus correspondientes componentes, entorno, estructura ) mecanismos. !ambién
con respecto a estas +reas de inte*ración es posible e.aminar las asimetrías de desarrollo -ue
e.isten entre sus estados@parte. Dic,as asimetrías pueden ser clasificadas, de acuerdo con lo
e.aminado m+s arriba, en asimetrías de poder@dependencia entre los estados@parte, ) asimetrías de
desarrollo entre las naciones de esos mismos estados. La profundización de la
multidimensionalidad de esos acuerdos bajo principios de supranacionalidad ) subsidiariedad es la
estrate*ia fundamental de combate a dic,as asimetrías.
8& E$ 0#0,-ma #,-ra*#"a$ )$"=a$#>a!" a*,3a$
&l tema de las asimetrías en los acuerdos de inte*ración re*ional, debe ser revisado desde sus
raíces, atendiendo a los profundos cambios -ue ,a e.perimentado el sistema de relaciones
internacionales, tanto en sus procesos empíricamente mensurables como en las re*las de jue*o
-ue lo encauzan.
135
135
&l comercio de bienes )a no resulta comprensible sin un conocimiento e.,austivo de los
movimientos de capitales, de servicios ) de tecnolo*ías bajo los criterios de ventajas competitivas
de las corporaciones transnacionales. !ambién re-uiere una adecuada incorporación del impacto
de las nuevas re*las de jue*o -ue durante los 2ltimos <> a;os ,an estado emer*iendo en el
sistema *lobal.
De otro lado, adem+s, los instrumentos de política comercial )a no est+n totalmente a disposición
de las autoridades económicas nacionales, ) son monitoreados de manera creciente por los
or*anismos inter*ubernamentales. &sto si*nifica la cesión de cuotas importantes de autonomía e
incluso de soberanía nacional.

Asimismo, el monto del comercio latinoamericano canalizado a través de los acuerdos de
inte*ración es relativamente pe-ue;o desde el punto de vista de su impacto directo sobre el
desarrollo económico a través de la creación de empleos, de la incorporación de P%#& )
microempresas, de la *eneración de divisas, del estímulo a la demanda a*re*ada, o de otros
efectos multiplicadores. &sto reduce, de por sí, el efecto pr+ctico del trato especial ) diferenciado
en la esfera del comercio para el combate de las asimetrías de desarrollo entre los miembros de
acuerdo re*ional.
&l tema de las asimetrías debe predicarse ante todo en relación con los procesos de desarrollo
nacional de los países -ue se inte*ran, ), atendiendo a la forma como los procesos de inte*ración
pueden afectar los niveles ) din+mica del desarrollo en términos de autonomía internacional, de
eficiencia ) de e-uidad.
Los procesos de inte*ración ) los acuerdos -ue los encausan afectar+n las asimetrías de desarrollo
de los países miembros, en la medida -ue dic,os acuerdos se procesen como un pro)ecto com2n
orientado a *enerar, precisamente, un espacio inte*rado para la persecución conjunta del
desarrollo de sus miembros.
&l énfasis prioritario o e.clusivo en preferencias comerciales para tratar de combatir las
ine-uidades del desarrollo, no es el tema fundamental a estudiar por-ue las asimetrías en materia
de desarrollo responden al proceso económico ) social en su conjunto, ) no se ven directamente
afectadas, de manera si*nificativa en su din+mica principal ni por el comercio de bienes ni por
tratos diferenciales en la esfera comercial incorporados en la esfera comercial, en los acuerdos de
inte*ración. Dic,o m+s precisamente la e.pansión de las e.portaciones totales puede ser una
condición necesaria para el desarrollo económico dentro del sistema *lobal, pero de nin*una
manera es una condición suficiente. "i esto es cierto para el comercio total de un país con m+s
razón lo ser+ para a-uel comercio -ue se canaliza a través de los acuerdos de inte*ración, el -ue,
en promedio para América Latina, no ,a lo*rado superar el <=X del comercio total.
Los países latinoamericanos, a través del #&'C$"(', CA4, #CCA ) CA'C$# ,an
planteado una filosofía multidimensional /económica, política ) social0 de la inte*ración aun-ue
los avances conse*uidos en materia comercial ,asta a,ora sean ma*ros. "in embar*o, esa
m2ltiple dimensionalidad ,a ad-uirido nuevo si*nificado ) fuerza desde los a;os noventa, cuando
la re*ión terminó de adaptar su modelo de desarrollo a los re-uerimientos del sistema *lobal ),
por otro lado, retornó a la democracia en el plano político. A partir de ese momento el pro)ecto
136
136
inte*racionista fue asumido como una estrate*ia política al m+s alto nivel, buscando profundizar la
autonomía, la e-uidad, ) el dinamismo del proceso de desarrollo.

&sto si*nifica -ue el tema de las asimetrías es diferente se*2n se lo plantee en los acuerdos
unidimensionales de inte*ración conocidos en el len*uaje usual como tratados de libre comercio,
o se lo considere en el plano de los acuerdos multidimensionales1 es decir de las (niones
Aduaneras -ue aspiran a #ercados comunes, o a2n a formas m+s profundas de inte*ración en
América Latina. Los acuerdos multidimensionales de inte*ración pueden ser estudiados como
instrumentos para el desarrollo inte*ral de las sociedades latinoamericanas, en un modelo -ue
salvando distancias ,istórico@estructurales, encuentra principal inspiración en los lo*ros de la
(nión &uropea.

&l sistema internacional se ,a *lobalizado, ) las relaciones económicas, políticas ) culturales en el
+mbito internacional se ,an redefinido dentro del presente proceso de *lobalización. Los actores
/6ju*adores90 -ue componen el sistema /6jue*o90 *lobal, )a no son 2nicamente los estados
nacionales sino -ue, también, tanto en la esfera económica como en la política ) cultural ,an
aparecido nuevos actores transnacionales o inter*ubernamentales -ue establecen redes paralelas a
las establecidas por las formas m+s tradicionales de las relaciones internacionales. La 6arena9
/6campo de jue*o90 en donde estos actores se enfrentan se ,a redefinido a partir de la difusión de
las tecnolo*ías de la información, dando lu*ar a nuevas estrate*ias posibles para el jue*o de poder
internacional en los campos económico, político ) cultural.
&sto nuevos procesos ,an llevado a una nueva estructura del sistema mundial entendida como un
conjunto de relaciones entre los actores, basadas en nuevos principios, valores, ) normas /cambio
en las re*las, formales e informales del jue*o0.

Con la caída de los sistemas autoritarios de planificación centralizada, los dos sistemas -ue ,an
-uedado vi*entes en los países m+s *randes e influ)entes de América, &uropa ) Asia, por a,ora al
menos, son diferentes versiones compatibles de sistemas económicos capitalistas ) de sistemas
políticos democr+ticos en la versión occidental de estas e.presiones. $tros países 6no alineados9
o 6en transición9, o avanzan en el sentido de ju*ar cada vez m+s con esas re*las /ndia0, o se
incorporan de manera acelerada a ellas, al menos en el plano económico /C,ina0. Con la
disolución del CA#& /Consejo de Asistencia #utua &conómica0 ) la desaparición de la (nión
"oviética, el tablero político ) económico mundial se est+ modificando dram+ticamente. C,ina,
ndia, 'usia ) otras naciones no alineadas, o en transición, se incorporan plenamente a las re*las
de jue*o del capitalismo *lobal, ) a los or*anismos -ue las representan /$#C, F#, D#0.

&l eje este@oeste )a no se define por la pu*na ideoló*ica ) pr+ctica entre sistemas comunistas
autoritarios ) sistemas capitalistas democr+ticos, sino m+s bien por c,o-ues de culturas )
civilizaciones -ue desafían o tratan de competir con los fundamentos /occidentales0 de los
sistemas económicos ) políticos.
&l, así denominado, eje norte@sur también ,a e.perimentado cambios esenciales. La filosofía de la
cooperación ) la a)uda a través del comercio /"LP, mecanismos de la (4C!AD, Lomé, niciativa
del Caribe0, se mantiene, cabe repetirlo, sólo para los países m+s pe-ue;os ) vulnerables ) ,a
cedido terreno a la filosofía de la reciprocidad estricta ) de 6competencia en un campo de jue*o
137
137
nivelado9, donde las 2nicas ventajas -ue reciben los ju*adores m+s débiles son al*o m+s de
tiempo ) a)uda para prepararse a competir en i*ualdad de condiciones en una arena /mercado
*lobal0 donde todos deben terminar respondiendo a las misma re*las.
La teoría del comercio internacional académicamente establecida /ventajas comparativas en sus
versiones ricardiana ) neocl+sica0, así como otras corrientes interpretativas -ue florecieron al fin
de la se*unda *uerra mundial fundadas en la aceptación de mercados internacionales oli*opólicos
) la vi*encia de economías de escala, también ,an sido *radualmente superados durantes el 2ltimo
cuarto de si*lo.
La irrupci$n de las tecnologías de la informaci$n &a posibilitado la creciente movilidad
internacional de todos los factores de la producci$n con la e.cepción de los recursos naturales de
localización tecnoló*icamente inmodificable. Las corporaciones transnacionales desplie*an sus
cadenas productivas, ) establecen alianzas para la constitución de sistemas productivos con
plantas ubicadas en muc,as partes del mundo /outsourcin*, ma-uiladoras0. &l comercio
intraindustrial e intrafirma )a no se refiere solamente al intercambio de productos finales, sino -ue
inclu)e piezas partes ) componentes -ue atraviesan las fronteras para conver*er en ciertos lu*ares
donde se arman los productos *lobales.
Las visiones neocl+sicas mar*inalistas -ue e.plicaban la ló*ica del mercado mundial con base en
supuestos de competencia perfecta /teoría de las dotaciones relativas de factores productivos
ori*inada en autores como BecCsc,er ) $,lin0, planteadas bajo condiciones tecnoló*icas
e-uivalentes e inmodificadas, pierden credibilidad ) son reemplazadas por modelos oli*opolísticos
-ue responden m+s cercanamente al papel prota*ónico -ue, en los mercados nacionales )
*lobales, cumplen las &mpresas !ransnacionales /&!"0.

4ótese -ue el modelo neocl+sico mar*inalista de competencia perfecta en su versión Ealrasiana es
perfectamente simétrico, ) todos sus supuestos simplificadores precisamente van diri*idos a
eliminar las asimetrías en materia de tecnolo*ía /funciones de producción idénticas0, de costos de
información /transparencia perfecta0, de costos de transporte /movilidad perfecta0, de poder
económico /atomicidad de los contratantes0, de poder político /ausencia de estado0, etc. Dajo las
condiciones de simetría -ue plantea el modelo de competencia perfecta, no es posible, obviamente
comprender las economías nacionales ni la economía internacional. Precisamente el modelo de
competencia perfecta ,a sido reinterpretado como un referente simétrico -ue nos permite estudiar
las asimetrías del mundo real a medida -ue levantamos sus supuestos. &so fue lo -ue ,icieron los
economistas estructuralistas de la &scuela Latinoamericana del Desarrollo ) los economistas
institucionalistas del mundo an*losajón.
Las ventajas comparativas de las naciones no bastan para e.plicar las causas ) procesos del
comercio de bienes ) servicios, ) re-uieren ser complementadas con visiones sobre las ventajas
competitivas de las empresas transnacionales. &l poder de mercado desple*ado por estas
empresas, se acepta como un dato incontrovertible. #2ltiples autores ,an estado estudiando las
empresas transnacionales ) sus estrate*ias orientadas a lo*rar preponderancia en los mercados
mundiales /Porter, $,mae, %ip0. La teoría *erencial se redefine bajo nuevos marcos vinculados al
uso de las tecnolo*ías de la información /DrucCer, !offler, etc0.
138
138
La teoría de la inte*ración económica )a no se circunscribe fundamentalmente al comercio de
bienes. "ub)aciendo a él est+ la dinamización de los movimientos de capital productivo /inversión
directa e.tranjera0 ) financiero /r+pida transnacionalización bancaria ) *lobalización burs+til0, ) el
fortalecimiento de actividades económicas de dudoso ori*en asociadas a fondos ne*ros -ue
eluden las le*islaciones nacionales /zonas francas comerciales e industriales, paraísos fiscales )
financieros0.

"e ,an mantenido las denominaciones para los diferentes tipos de acuerdos de inte*ración
si*uiendo tradiciones académicas -ue se remontan a los a;os cincuenta /Sacob Giner, Dela
Dalassa, etc.0 pero el contenido de los mismos se ,a modificado dram+ticamente. Los acuerdos de
libre comercio )a no consisten meramente en la eliminación de barreras al comercio de bienes sino
-ue inclu)en las otras transacciones tanto o m+s importantes en el mundo *lobalizado de las
tecnolo*ías de la información: comercio de servicios, inversiones li*adas al comercio,
transacciones en tecnolo*ía, normas sobre competencia, etc. &n suma, los así denominados !LC
son, en realidad, acuerdos preferenciales de mercado -ue inclu)en movimientos de factores
productivos /e.ceptuando la fuerza de trabajo0 anteriormente conceptualizados como propios de
los mercados comunes.

"in una clara comprensión de estas transacciones propias del nuevo sistema *lobal /de sus
ju*adores, de sus estrate*ias, ) de las re*las formales e informales -ue re*ulan el nuevo jue*o0 se
,ace mu) difícil, por no decir imposible conceptualizar adecuadamente ), muc,o menos a2n,
prever las tendencias del comercio de bienes en los +mbitos *lobal ) re*ional. &l comercio de
bienes si*ue siendo una actividad de creciente ma*nitud en el orden internacional, pero su modus
operandi ) los factores causales -ue lo orientan, se tornan poco inteli*ibles sin un adecuado
se*uimiento del rol de la inversión productiva transnacional en bienes ) servicios.
Las re*las de jue*o del sistema internacional se ,an modificado paralelamente: se ,a fundado la
$#C, -ue inclu)e poderosas restricciones a la capacidad de maniobra de las autoridades
económica en el ejercicio de la política comercial de las naciones, especialmente las periféricas.
Ba) límites al manejo de los instrumentos tradicionales de política comercial tales como tarifas,
subsidios, ) otros e.pedientes an+lo*os1 se ,an liberalizado los movimientos de capital financiero,
) los mercados monetarios. &l volumen de transacciones financieras de naturaleza especulativa se
,a multiplicado considerablemente, afectando la estabilidad de las economías m+s pe-ue;as )
vulnerables -ue no lo*ran, por lo tanto, controlar sus tipos de cambio para un desarrollo
financieramente estable. Las crisis asi+tica ) rusa, ), en América Latina los efectos, así
denominados 6zamba9, 6te-uila9 ) otros m+s recientes como el colapso de la economía ar*entina
ejemplifican bien el punto.
Las relaciones internacionales implican un nuevo sistema institucional cu)as normas re*uladoras
)a no se detienen en las fronteras aduaneras, sino -ue penetran en los países ) afectan sus códi*os
de inversiones, de propiedad intelectual, de servicios p2blicos, de políticas de competencia,
defensa del consumidor ) delimitación de mercados relevantes. Las *randes empresas
transnacionales /&!"0 cabildean con t+cticas de diferente valor moral sea presionando de manera
directa /frecuentemente a través de funcionarios complacientes o venales0, o acudiendo a los
sistemas diplom+ticos de las naciones centrales donde se asientan sus casas matrices.

139
139
&l modelo de desarrollo latinoamericano, de manera *eneralizada a partir del decenio de los a;os
noventa, se ,a adaptado a las re*las de jue*o de la economía *lobal. "e ,a privatizado, re@
re*ulado, ) liberalizado. &l proceso de asi*nación de recursos depende muc,o m+s de estructuras
de precios internacionales las -ue, a su vez, determinan los precios internos ), adem+s, de
decisiones de inversión sujetas a los criterios de planificación de las *randes empresas
transnacionales.
!odo esto ,a cambiado el si*nificado de la inte*ración re*ional ) los objetivos -ue ésta persi*ue.
7oy e*isten dos filosofías diferentes respecto de lo 1ue es la integraci$n regional, de cu.les son
sus dimensiones principales, y cu.les sus ob'etivos últimos.
De un lado, emer*e la filosofía de los !LC ,emisféricos -ue sólo pretenden ser acuerdos
preferenciales de mercados, es decir acuerdos de libre comercio compre,ensivos, -ue inclu)en la
movilidad internacional de factores, capitales ) monedas propios de la *lobalización económica
actual.
De otro lado, est+n los acuerdos latinoamericanos, -ue buscan, aun-ue a2n de manera incipiente,
una inte*ración multidimensional económica, política ) social. La inte*ración económica se,
concibe en estos acuerdos, abarcando la modificación de instituciones ) or*anizaciones
fundamentales /códi*os aduaneros, re*las fiscales, etc0. La inte*ración política, aun-ue sea
*radual ) parcial, parece condición necesaria para ir creando instituciones económicas
compartidas, lo -ue implica, en diferentes *rados, crear también soberanías compartidas. La
inte*ración re*ional en la dimensión social, inclu)e la *radual construcción de ciudadanías
comunitarias con derec,os ) obli*aciones -ue abar-uen las esferas civiles, políticas, sociales )
culturales para los oriundos de los países miembros.

De un lado, el objetivo, claramente e.plicitado de los !LC ,emisféricos es crear un campo de
jue*o nivelado -ue permita el libre ) completo ejercicio de la 6reciprocidad9 &n contraposición a
esta 6filosofía mercadista9 -ue tiende a e-uiparar posiciones de mercado estructuralmente
desi*uales, el objetivo de los acuerdos multidimensionales de escala subre*ional /uniones
aduaneras aspirantes a mercados comunes0 es lo*rar crecientes *rados de conver*encia
estructural en las condiciones ) din+mica del desarrollo.
&n los acuerdos latinoamericano con vocación multidimensional esta conver*encia estructural se
persi*ue acudiendo a transformaciones en los campos de jue*os o estructuras de base
/tecnoló*icas, ener*éticas, comunicacionales, de transporte, etc.0, en las instituciones /re*las de
jue*o0 económicas ) políticas -ue ri*en el sistema, con el objeto de mejorar las posiciones de
poder, ), por 2ltimo en las oportunidades estraté*icas de los ju*adores latinoamericanos, vis a vis
los ju*adores ma)ores del mercado mundial.
La filosofía de la cooperación, propia de la escuela latinoamericana del desarrollo
fundamentalmente construida con aportaciones primero de C&PAL ) lue*o de la (4C!AD,
aceptaba un tratamiento asimétrico, ) por lo tanto preferencial, en materia comercial para los
países en desarrollo.
140
140
Los acuerdos unidimensionales tienden a separar la filosofía de la inte*ración de la filosofía de la
cooperación estableciendo mecanismos ) canales para cada una de ellas. Pero, en la filosofía
mercadista también la cooperación se circunscribe a la a)uda financiera ) técnica por un lado ) a
al*unos remanentes mínimos de trato especial ) diferenciado planteado de manera parcial )
transitoria.
$tra *ran diferencia con los criterios, propios de la nueva filosofía de la cooperación, e.presados
en el apartado anterior es -ue )a no se aceptan medidas de naturaleza proteccionista con el objeto
de promover el desarrollo de industrias nacientes, ) tampoco se aceptan medidas de trato
diferenciado permanente -ue formen parte de los !LC ,emisféricos.
&ste cambio en las re*las de jue*o del *lobalismo, encontró su contrapartida en cambios en las
pr+cticas propias del proceso objetivamente mensurable de *lobalización. "e propa*ó r+pidamente
a partir de mediados de los a;os oc,enta, la diversificación de las transacciones internacionales
inclu)endo servicios, inversiones financieras ) productivas directas, tecnolo*ía, políticas de
competencia, compras de estado, etc.

&stos procesos, se;alados en los p+rrafos anteriores, afectaron la secuencia tradicionalmente
aceptada en los acuerdos de inte*ración re*ional. De acuerdo con las coceptualizaciones
académicas *eneralmente aceptadas, esa secuencia empezaba con los acuerdos de libre comercio
de bienes, continuaba con la unión aduanera, ) desembocaba en el mercado com2n.
&l mercado com2n, culminación de los procesos anteriores, se refería tradicionalmente a la libre
movilidad de los factores de la producción en el interior del +rea inte*rada, inclu)endo de manera
e.plícita la movilidad de los trabajadores. "in embar*o, lo característico del proceso de
*lobalización es -ue espont+neamente se crea un mercado com2n *lobal de factores productivos
distintos al trabajo, pero se e.clu)e cuidadosamente de los tratados económicos todo lo relativo a
la creación de mercados comunes de trabajo. La otra relevante e.cepción a esta creciente
movilidad territorial son los recursos naturales -ue, por definición son *eo*r+ficamente inmóviles

&n la filosofía mercadista del mutlilateralismo *lobal, las normas de no discriminación /4#F0,
trato nacional, ) transparencia se aplican en la $#C ) se profundizan en los !LC ,emisféricos,
denominados, frecuentemente, por eso mismo con el apelativo de 6$#C plus9. Para poder
viabilizar institucionalmente esta movilidad de factores, se introducen reformas internas o
domésticas -ue caracterizan los modelos de crecimiento abiertos al mercado mundial,
coordinados en su operatoria interna con las disciplinas del orden *lobal. Los países
latinoamericanos modifican sus normas ) códi*os internos en materia de inversiones e.tranjeras,
de propiedad intelectual, de servicios /con las inversiones reales ) financieras -ue les son
concomitantes0, de competencia ) defensa del consumidor, de compras de estado, de políticas
monetarias, fiscales ) comerciales. !odos estos cuerpos re*ulatorios, se ,an ido tornando
compatibles con los criterios *enerales del, así denominado, consenso de Ias,in*ton.

&n los !LC ,emisféricos, el tema del campo de jue*o nivelado, inclu)e el conjunto de medidas
citadas ) otras m+s, orientadas a abrir las fronteras no sólo al comercio de bienes sino también a
las otras transacciones cu)a operatoria re-uiere cambios en las re*las internas de jue*o de los
países latinoamericanos -ue suscriben esos tratados.
141
141
&n ri*or la e.presión 6campo de jue*o nivelado9 tal como e.plícita o implícitamente se usa en los
acuerdos ,emisféricos, es e-uívoca1 sería mejor ,ablar de un campo de 'uego único o inclusivo,
con un solo con'unto de normas donde todos5c&icos y grandes, fuertes y d#biles5 aceptan
participar aun1ue no puedan competir con las mismas oportunidades. Las razones del fracaso
del ALCA como un acuerdo 2nico para todos, respondieron precisamente a la falta de aceptación
de ese 6campo9 ) esas 6re*las9 por al*unos ju*adores principales, como Drasil ) por otros mu)
pe-ue;os -ue buscaban redefinir sus posiciones ne*ociadores buscando trato especial y
diferenciado.
&n consecuencia a fines del si*lo HH la clasificación de los acuerdos de inte*ración en la
secuencia libre comercio@unión aduanera@mercado com2n resulta confusa e inapropiada. Las
denominaciones de los acuerdos )a no reflejan el si*nificado primi*enio de los vocablos.
!rataremos de aclarar este punto en los p+rrafos si*uientes.

De un lado, los así denominados !LC en la jer*a p2blicamente aceptada, son en realidad acuerdos
preferenciales de mercado -ue persi*uen la m+s completa movilidad de factores productivos -ue
sean técnicamente móviles con e.cepción de los movimientos de trabajadores. La otra e.cepción
corresponde obviamente a los recursos naturales por-ue son técnicamente inmóviles
<P
. Por
oposición, la fuerza de trabajo, -ue es potencialmente móvil, enfrenta una le*islación restrictiva
ori*inada en los países desarrollados.
&stos !LC son entonces escalones orientados a profundizar m+s r+pidamente las normas del
*lobalismo, es decir las re*las de jue*o del proceso de *lobalización -ue favorecen al capital
transnacional, en detrimento de los ju*adores económicos locales /P%#&, microempresas,
actividades a*rícolas de pe-ue;a escala orientadas al mercado interno0 en América Latina. Caben
a-uí dos aclaraciones adicionales, no se est+ su*iriendo a-uí la conveniencia de un rec,azo a esa
presencia transnacional -ue puede aportar tecnolo*ía, divisas ) oportunidades de empleo.
"olamente se observa -ue las re*las de jue*o del *lobalismo no inclu)en preocupaciones
específicas ni re*las de jue*o diferenciadas a favor de las empresas m+s pe-ue;as de escala local o
nacional pertenecientes a las naciones en desarrollo.
De otro lado, las así denominadas uniones aduaneras suscritas por los países latinoamericanos
/#&'C$"(', CA4, #CCA, ) CA'C$#0 son acuerdos multidimensionales ) vinculantes. "on
multidimensionales por-ue contemplan aspectos políticos ) sociales -ue no est+n presentes en los
!LC, por ejemplo compromisos jurídicamente vinculantes con impactos políticos /soberanías
parcialmente compartidas para crear uniones aduaneras o e.plorar uniones monetarias0 ) sociales
/ciudadanías parcialmente compartidas para la defensa de derec,os ,umanos ) ciudadanos de sus
miembros0. "on vinculantes por-ue, a través de diferentes procedimientos intentan armonizar o
incluso unificar sus códi*os internos de una manera -ue inclu)e obli*atoriedad de cumplimiento
ase*urada por los propios sistemas le*ales ) judiciales de cada país.
24
"i bien los recursos naturales son técnicamente inmóviles en el sentido territorial o *eo*r+fico de la e.presión,
al cambiar los 6estadios tecnoló*icos9 /fuentes de ener*ía, uso de la bio*enética, etc.0 también cambian sus usos
posibles tanto para bien como para mal. Para bien: acciones tendientes a recuperación de biodiversidad, o mejor
aprovec,amiento de potencialidades sustentables en el lar*o plazo. Para mal: a*otamiento de recursos no
renovables, deterioros ambientales, pérdidas de biodiversidad, desertificación, erosión, etc.
142
142

&l car+cter imperfecto o incompleto de estas uniones aduaneras no es tan importante desde el
punto de vista de su impacto efectivo inmediato sobre el comercio de bienes. Lo relevante es -ue,
la suscripción de una unión aduanera supone un acto de voluntad política -ue abre el campo para
otros actos de soberanía compartida como por ejemplo armonizaciones de re*las fiscales,
monedas comunes, etc. La unión aduanera es importante como un escalón ,acia los mercados
comunes -ue inclu)an la movilidad de personas /ciudadanías parcialmente compartidas0, ) ,acia
las uniones económicas ) monetarias -ue va)an creando la necesidad de sistemas políticos
comunitarios de naturaleza supranacional.

La e.istencia de *rados mínimos necesarios de supranacionalidad /-ue respondan al principio de
subsidiariedad0, es necesaria para crear recursos institucionales ) financieros destinados a
combatir con é.ito las asimetrías en materia de desarrollo. Pero los recursos financieros no son el
instrumento m+s importante, sino la disposición política a compartir soberanías para ,acer
conver*er las instituciones -ue sean necesarias para esa empresa inte*radora.
Los acuerdos latinoamericanos posibilitan la redefinición del concepto de asimetrías, a un nivel
muc,ísimo m+s profundo -ue el de la esfera comercial, o, incluso, el de la esfera de los mercados.
&s posible desarrollar un an+lisis de las asimetrías -ue sea multidimensional /ambiental,
económico, cultural ) político0, ) adem+s -ue contemple diferentes niveles de acción comunitaria
/estudios empíricos de asimetrías f+cticas, construcción de instituciones ) políticas -ue combatan
esas asimetrías, ) consideración de las estrate*ias principales de a-uellos actores cu)os intereses e
ideolo*ías se contraponen en cada dimensión considerada.

Primero, las asimetrías pueden ser consideradas como ,ec,os susceptibles de verificación
empírica. &stas son las asimetrías f+cticas, cu)a estimación es el punto de partida de cual-uier
consideración científica del tema.

"e*undo, las asimetrías pueden ser definidas a nivel estructural. &ste nivel es de las tecnolo*ías )
re*las de jue*o -ue re-uieren transformación /reestructurando los procesos productivos ) sus
infraestructuras físicas, revalorizando los estados de derec,o, el funcionamiento independiente )
,onesto N,acia 6adentro9 ) 6,acia fuera9@ de los poderes del &stado, las re*ulaciones sobre
competencia, propiedad intelectual, servicios, compras de estado, la transparencia de los procesos
) mecanismos, etc.0. La idea es lo*rar superar las asimetrías estructurales en estos campos, las
-ue puedan ser aprovec,adas estraté*icamente por ju*adores *lobales. &sto e.i*e implementar
procesos de conver*encia a diferentes niveles de profundidad en materia de re*ímenes ) políticas
/coordinación, armonización, ), cuando sea necesario, unificación bajo re*las de
supranacionalidad0. &l escrupuloso respeto al principio de subsidiariedad es la mejor vía para
conciliar los intereses re*ionales con los principios de la soberanía -ue deben se*uir reposando en
los ciudadanos de las sociedades nacionales.
!ercero, las asimetrías pueden ser e.aminadas a nivel de los actores relevantes, ) referirse a las
estrate*ias derivadas de posiciones ideoló*icas o de intereses concretos. Llos ju*adores
transnacionales *lobales, los or*anismos multilaterales -ue operan a escala mundial, ) los propios
*obiernos de los países desarrollados contribu)en a *enerar este tipo de asimetrías estraté*icas.
!odos ellos desarrollan estrate*ias -ue responden a sus intereses respectivos. &n particular los
143
143
estados de los países desarrollados, no entienden /o no -uieren entender0 -ue el campo de jue*o
nivelado no puede establecerse con países m+s débiles -ue re*istran asimetrías no sólo en su trato
con los 6*randes9, sino también en su trato recíproco.

La superación de las asimetrías en estos tres niveles del 6jue*o9 /sistema0 *lobal debe 6empezar
por casa9. "olamente dando el ejemplo interno, de conver*encia institucional ) cooperación con
los m+s débiles, e.istir+ suficiente fortaleza ne*ociadora ) le*itimidad moral, para reubicar
América Latina bajo condiciones de ma)or autonomía, eficiencia /*anancias de productividad para
el desarrollo0, ) e-uidad.

Por lo tanto el primer paso de estas reformas es de voluntad política, ) visión de lar*o plazo, sin
las cuales los tecnócratas no podemos encontrar fórmulas m+*icas a nuestro propio nivel. &l
marco le*al fundamental -ue debe perpetuar corresponde a los valores, pr+cticas, or*anizaciones,
e instituciones de la democracia política, recon-uistada casi de manera un+nime en América Latina
a partir de los a;os noventa. Los *obiernos de turno pasar+n pero las instituciones sólidamente
fundadas permanecer+n, si est+n fundadas sobre estas bases.
H& DOS TIPOS DE ACUERDOS DE INTEGRACIÓN REGIONAL
1& Mar*" *"*-%,3a$
144
144
Las +reas de inte*ración re*ional, ) los acuerdos -ue re*ulan las relaciones -ue las partes
establecen en el interior de esas +reas, son el todo al -ue se refiere el diccionario cuando define el
concepto de integrar como 6formar las partes de un todo9. Podemos entonces distin*uir varias
dimensiones /también concebibles como etapas o fases0 en las +reas de inte*ración re*ional ) en
los tratados -ue las re*ulan.
• Fase de inte*ración económica limitada, /sólo de mercados0, como en los acuerdos de
preferencias arancelarias o en acuerdos de libre comercio en su acepción académica
tradicional. &sta inte*ración la denominamos limitada o 6mercadista9 por-ue los ajustes
institucionales, internos re-ueridos a las partes -ue ne*ocian, se limitan al funcionamiento
crecientemente inte*rado de los mercados incluidos en la ne*ociación. "in embar*o la
denominación de +reas o tratados de libre comercio /!LC0 a,ora se usa de una manera
amplia ) no restrin*ida al comercio de bienes. %a no se trata de re*ular solamente ese tipo
de comercio a través de derec,os arancelarios ) otro tipo de barreras aduaneras -ue
operan en la frontera. &n este si*lo HH, los así denominados !LC también inclu)en otros
temas, tales como las transacciones en servicios, las inversiones li*adas al comercio de
bienes ) servicios, las patentes industriales ) otros derec,os de propiedad intelectual, las
políticas de competencia ) protección del consumidor inclu)endo las re*ulaciones
atin*entes a los mercados de servicios p2blicos, ) los +mbitos jurisdiccionales para la
solución de controversias. Por lo tanto los actuales, así denominados, !LC, son un ,íbrido
entre acuerdos de libre comercio mercados comunes e incluso comunidades económicas
m+s avanzadas. Pero est+n solamente focalizados en todos a-uellos factores productivos
técnicamente móviles a escala internacional, salvo la fuerza de trabajo cu)os movimientos
siempre -uedan al mar*en de las ne*ociaciones. La filosofía orientadora de estos acuerdos
es de los or*anismos inter*ubernamentales -ue monitorean las re*las de jue*o de la
*lobalización económica /F#, $#C, D#0. &s por eso -ue, en ocasiones las cl+usulas
ne*ociadas lle*an m+s lejos -ue en la esfera *lobal ) se conocen como 6$#C plus9.
• Fase de inte*ración económica profunda, /no sólo de mercados sino también de
instituciones económicas fundamentales0 ) de inte*ración política incipiente, como en los
acuerdos de unión aduanera, completos o 6perfectos9 -ue implican compartir diferentes
*rados de soberanía, usar comunitariamente las recaudaciones arancelarias, formular un
ré*imen aduanero ) una política comercial comunes. &stos acuerdos ponen de relieve -ue
la profundización de la inte*ración implica necesariamente el compartir cuotas de
soberanía a través de la armonización o unificación de re*ímenes ) políticas. Por eso la
unión aduanera, aun-ue ,a)a perdido efectividad como es-uema inte*rador en un orden
*lobal caracterizado por economías cada vez m+s abiertas e interdependientes, es 6una
se;al política9 de -ue las partes firmantes est+n dispuestas a compartir soberanías, ) ,acer
conver*er sus re*ímenes ) políticas.
• Fase de inte*ración social /de creación *radual de ciudadanías comunitarias incipientes0,
como en los mercados comunes -ue inclu)en plenamente a los movimientos mi*ratorios
de trabajadores con la protección de sus derec,os ,umanos, civiles ) socioeconómicos
fundamentales. D+sicamente se refieren a la inte*ración de los mercados de trabajo, el
2nico aspecto de los mercados comunes -ue -ueda e.cluido de los así denominados !LC.
&l perfeccionamiento de un mercado laboral com2n, inclu)e la necesidad de armonizar las
normas ) re*ulaciones no solo en la esfera de los derec,os laborales sino también en la
esfera de la educación, de la salud, de la se*uridad social, de la previsión, etc.
145
145
• Fase de profundización en las formas de la inte*ración económica, política ) social, como
en las comunidades económicas ) monetarias /con armonización de re*ímenes fiscales,
introducción de monedas 2nicas, ) creciente conver*encia de políticas económicas )
sociales0. &sta fase se caracteriza por la necesidad casi ineludible de crear normas,
or*anismos, ) políticas de naturaleza supranacional en a-uellos campos en -ue, de
acuerdo con el principio de subsidiariedad el nivel comunitario resulta m+s apto -ue nos
niveles nacionales o locales para la solución de problemas comunes.
• Fase de inte*ración política profunda como en las, así denominadas, (niones 6a secas9
/por ejemplo la (nión &uropea0 con normas, ór*anos ) políticas supranacionales,
consolidados ) efectivamente respetados, apo)ados en presupuestos autónomos.
2& C$a0#'#*a*#1 !- $"0 a*3-r!"0
A la luz de esta secuencia o *raduación de +reas ) acuerdos de inte*ración podemos dividir los de
América Latina en dos *randes *rupos:
• Los !LC, entendidos como acuerdos unidimensionales /sólo inte*ración de mercados ) de
las instituciones u or*anismo -ue la afectan directamente0 correspondientes a la primera
fase -ue acabamos de analizar. Los ejemplos m+s nítidos ) representativos son los
diferentes !LC ,emisféricos /ALCA4, ALCAC, ) el, aparentemente, frustrado ALCA0.
• Las (niones aduaneras en tr+nsito ,acia modalidades m+s profundas de inte*ración,
entendidas como acuerdos multidimensionales /inte*ración económica, política, )
sociocultural0 -ue aspiran a una inte*ración pro*resivamente profundizable. "u referente )
paradi*ma m+s obvio es la (&.. Los ejemplos m+s nítidos son las uniones aduaneras de
América Latina ) &l Caribe /#&'C$"(', CA4, #CCA ) CA'C$#0 -ue aspiran a
buscar *rados crecientes de unión política con miras a profundizar el desarrollo de la
re*ión.
Los -ue caracteriza a estas uniones aduaneras es su car+cter multidimensional, aun-ue éste sea
todavía mu) incipiente, lo -ue las convierte en instrumentos potenciales al servicio del desarrollo.
Los acuerdos multidimensionales son instrumentos para potenciar el desarrollo económico,
político, social ) cultural de las naciones de América Latina ) &l Caribe. !anto la inte*ración
multidimensional como las dimensiones del desarrollo -ue ,emos nombrado son ambas
instrumentales para el objetivo del desarrollo en su si*nificado m+s profundo -ue, en este
documento, ,emos caracterizado como el desarrollo ,umano orientado a la satisfacción de las
necesidades personales ) sociales de seres ,umanos concretos ) al desarrollo de sus
potencialidades orientadas al lo*ro de una mejor calidad de vida.
&ntre los países firmantes de estos tratados multidimensionales es posible encontrar asimetrías
económicas, políticas, sociales ) culturales an+lo*as a las e.istentes entre las naciones centrales )
desarrolladas -ue se a*rupan en la $&CD, frente al resto de las naciones periféricas ) débiles. La
intensidad de esas asimetrías es menor por-ue los procesos de desarrollo de las naciones de
América Latina ) &l Caribe comparten muc,os ras*os ,istóricos, económicos ) culturales -ue les
son comunes. &sos tratados ofrecen la oportunidad de -ue los países latinoamericanos m+s
poderosos ) económicamente avanzados no solamente concierten acciones de cooperación )
a)uda a los m+s pobres /trato especial ) diferenciado0, sino también, -ue encaren acciones de
146
146
inte*ración orientadas a constituir un nuevo 6todo9 -ue emerja de las 6partes9 ori*inalmente
constitu)entes.
&sta diferencia es importante por-ue discierne entre la 6filosofía9 de la cooperación ) a)uda por
un lado ) la 6filosofía9 de la inte*ración multidimensional ) profunda por el otro. Msta 2ltima
supone la aceptación de *rados crecientes de asociación política, social ) cultural jurídicamente
vinculantes, inclu)endo la creación de niveles supranacionales donde no se anulen pero sí se
compartan las soberanías nacionales. &n este punto, emer*e la 6re*la de oro9 se*uida por la (&
en su e.periencia inte*radora: una supranacionalidad capaz de res*uardar el principio de la
subsidiariedad.
Debe advertirse sin embar*o -ue el modelo europeo no puede ser tomado como una especie de
receta susceptible de ser copiada ) aplicada al caso latinoamericano. $bviamente no es así, al
menos por dos razones. La primera ) m+s obvia es -ue las condiciones ,istóricas del desarrollo
europeo no son e-uiparables a las del desarrollo latinoamericano. !ema sobre el -ue no cabe
abundar en este trabajo, pero -ue ata;e ante todo a la condición de centros de poder, de cultura )
de desarrollo -ue muc,as de las naciones miembros de la (& ,an ostentado en la ,istoria de la
civilización occidental.
(na se*unda razón -ue desaconseja una copia 6calcada9 del modelo europeo, se vincula con el
reciente fracaso parcial, en la adopción de la nueva Constitución &uropea, rec,azada en al*unos
países fundadores de la (nión, precisamente por razones políticas ) sociales -ue ata;en, de un
lado, al así llamado déficit democr+tico de las instituciones -ue conforman la (nión ), de otro
lado, a un tratamiento defectuoso del tema de las mi*raciones de ciudadanos en el interior de la
(nión.
&l tema mi*ratorio no ,abía *enerado problemas en estadios anteriores del proceso -ue culminó
en la (&, por-ue la movilidad espacial de los ciudadanos de los países miembros inicialmente se
reveló moderada ) políticamente manejable. "in embar*o la incorporación m+s o menos masiva de
los países de &uropa $riental, adiciona una masa de mi*rantes potenciales con niveles de vida m+s
bajos, dispuestos a buscar nuevas oportunidades de trabajo en los países m+s ricos de la (&. Pero
éstos )a enfrentan sus propios problemas como lo prueban los recientes disturbios acontecidos en
Francia, vinculados a situaciones de a*udo desempleo para los miembros m+s jóvenes de la fuerza
de trabajo, tanto de los inmi*rantes de primera o se*unda *eneración como de los propios
trabajadores oriundos de Francia. Precisamente, el tema de las asimetrías de desarrollo est+
presente en los recientes disturbios -ue sacuden al país *alo.
8& L"0 ,#%"0 !- a*3-r!"0 5 $a0 !#m-0#"-0 !- $a0 a0#m-,rDa0
4uestro objetivo es abocarnos a las asimetrías entre los estados -ue inte*ran los blo-ues
#&'C$"(', CA4, #CCA ) CA'C$# entendidos como +reas multidimensionales de
inte*ración. Con tal fin e.aminaremos cada tipo de asimetría atendiendo a sus diferentes
dimensiones -ue ,emos dividido en: 6ambientales9, 6económicas9, 6sociales9, ) 6políticas9.Las
denominaciones ) las a*rupaciones disciplinarias mencionadas tienen un si*nificado sui *eneris,
instrumental a los fines -ue a-uí se persi*uen, ), si son interpretadas fuera de conte.to pueden
*enerar desacuerdos desde el punto de vista de las respectivas ciencias tal como ellas se e.plican
en la esfera académica.
147
147
Desde el punto de vista de las asimetrías de poder@dependencia entre los estados miembros, el
criterio se*uido para distin*uir entre asimetrías 6ambientales9, 6económicas9, 6sociales9 )
6políticas9 ser+ vinculado con la manera como los acuerdos de inte*ración pueden ser afectados
por /) afectar a su vez a0 dic,as asimetrías. Por lo tanto esta clasificación est+ pensada en función
de los acuerdos de inte*ración -ue son el referente central de nuestro an+lisis. &sto es v+lido para
este primer orden de asimetrías, las de poder@dependencia por-ue esas son precisamente, las -ue
directamente pueden ser atacadas a través de la profundización en la estructura institucional de los
acuerdos.
• Así las asimetrías econ$micas, se definen en función de lo -ue entendemos por
inte*ración 6económica9, la -ue se interpreta, primero, en el sentido de inte*ración de
mercados, como en las tradicionales +reas de libre comercio o en las nuevas modalidades,
m+s compre,ensivas, de los !LC ,emisféricos. "e*undo, la inte*ración 6económica9
puede interpretarse, m+s profundamente, como inte*ración, no sólo de mercados sino
también de instituciones econ$micas al estilo de las uniones aduaneras o de las
comunidades económicas ) monetarias. "in embar*o el avance ,acia estas formas m+s
profundas de la inte*ración económica supone necesariamente formas *raduales )
parciales de inte*ración política.
• La inte*ración 6política9 se refiere a las modalidades de confrontar o compartir
soberanías entre estados miembros a través de un proceso *radual ) parcial. Lradual )
parcial por-ue se inicia en las uniones aduaneras con la constitución de una aduana, de un
códi*o arancelario, ) de una política comercial comunes ) puede incluir también un
presupuesto comunitario fundado en la creación de un fondo com2n utilizado con tales
fines de las recaudaciones aduaneras. &l car+cter *radual de este proceso implica -ue
nuevas cuotas de soberanía compartida ser+n necesarias para la construcción de sistemas
fiscales, ) monetarios armonizados ) comunes, como se verifican en las comunidades
económico@monetarias.
• La inte*ración 6social9 se refiere, en lo -ue concierne a las asimetrías de poder@
dependencia, a las modalidades de compartir ciudadanías por parte de las personas
oriundas de los estados miembros, inclu)endo las ciudadanías socioeconómicas )
socioculturales. &l *ran salto en este punto se refiere a la creación de mercados comunes
de trabajo, lo -ue implica la *radual armonización ) o, unificación de re*ímenes ) políticas
laborales, previsionales, de se*uridad social, ) mi*ratorias. &sta conver*encia de
re*ímenes ) políticas en el plano socio@laboral conduce a la *radual construcción de
ciudadanías comunitarias /derec,os, obli*aciones ) responsabilidades compartidas entre
los ciudadanos de las naciones miembros0.
&l plano cultural, entendido como formando parte de la inte*ración 6social9 a la -ue
aludimos a-uí, presenta aspectos instrumentales por un lado ) valorativos por el otro. Los
aspectos instrumentales se asocian con las tecnolo*ías de la información de la
comunicación ) del conocimiento, en tanto -ue los aspectos valorativos se asocian con
pr+cticas científicas, éticas ) estéticas.
148
148
&ntre sus aspectos instrumentales re-ueridos para el avance de la inte*ración
multidimensional en su dimensión social, se inclu)e fundamentalmente el reconocimiento
recíproco de certificados de estudio, títulos profesionales, diplomas académicos, etc. entre
los estados miembros ) la aceptación de esa validez en las pr+cticas económicas ) sociales
concretas. A un nivel m+s específico, la naturaleza instrumental de la inte*ración cultural
latinoamericana se refiere al ,ec,o de compartir idiomas /espa;ol ) portu*ués0 -ue son
por e.celencia los instrumentos universales de información, comunicación ) conocimiento.
Pero, adem+s, esos idiomas est+n culturalmente 6car*ados9 con valores éticos o reli*iosos,
) remiten a pasados ,istóricos comunes. &ste compartir sólo se verifica parcialmente en
relación con las islas del Caribe, pero es decisivo en América Latina
<>
.
• La inte*ración 6ambiental9 se refiere al ,ec,o de compartir din+micas ambientales -ue son
interactivas especialmente entre países limítrofes de un acuerdo de inte*ración en la
medida -ue desbordan los límites *eo*r+ficos de estados vecinos, como, por ejemplo, es el
caso de ecosistemas compartidos /amazonia, cuenca del plata, #ar Caribe, etc.0. De ,ec,o
la inte*ración ambiental aparece como un imperativo derivado de la e.istencia de esos
sistemas compartidos ) su justificación reconoce razones económicas, sociales ) políticas.
&conómicas por-ue los costos de una *estión ambiental eficiente pueden reducirse
enormemente a través de las economías de escala derivadas de una *estión armonizada o
unificada de ecosistemas compartidos. "ociales por-ue en re*iones fronterizas los
pobladores de ambos lados de la frontera suelen poseer condiciones culturales
compartidas e intereses comunes en la preservación de los entornos naturales. % políticas
por-ue la delimitación de soberanías entre estados limítrofes a veces impide la interacción
re-uerida por esas sociedades de frontera para poder desarrollarse. !al acontece por
ejemplo en la triple frontera ubicada en las cataratas del 'ío *uaz2, en donde colindan
territorios de Drasil, Para*ua) ) Ar*entina, constitu)endo un centro turístico de primera
importancia en el -ue conver*en /aun-ue también compitan0 los intereses económicos,
sociales ) culturales de las sociedades nacionales de los países respectivos.
25
&l tema instrumental de la cultura, vinculado al actual proceso de *lobalización en el +mbito ,emisférico nos
remite a las industrias culturales ) a formas de masificación ) mercantilización de los productos culturales con sus
luces ) sus sombras. Los factores positivos de la masificación cultural se verifican en +reas de encuentro donde la
cultura latina se ,ace presente en el mundo an*losajón *enerando una interacción en ciertos centros de encuentro
como, por ejemplo California o Florida. Desde allí la cultura latina se pro)ecta a los &stados (nidos ) va lo*rando
un posicionamiento estable en la sociedad norteamericana. De otro lado, esa cultura se mercantiliza ) deforma
dando lu*ar a nuevos productos culturales diferentes -ue )a son ,íbridos de diferente calidad artística ) moral.
149
149
HI& DEFINICIÓN Y MEDICIÓN DE LAS PRINCIPALES ASIMETRFAS
1& C"0#!-ra*#"-0 m-,"!"$1)#*a0
&n este capítulo e.aminaremos brevemente las asimetrías desde el punto de vista de su e.istencia,
empíricamente verificable. &n los dos capítulos si*uientes e.aminaremos esas mismas asimetrías
desde el punto de vista institucional ) estraté*ico.
&stamos comparando países -ue, desde una perspectiva política, son estados, ) desde una
perspectiva societal m+s amplia, son sociedades nacionales o m+s brevemente naciones. "us
asimetrías dependen de los aspectos -ue deseamos enfatizar en nuestra comparación. Los
aspectos -ue deseamos comparar son fundamentalmente dos: las relaciones recíprocas de poder@
dependencia -ue se establecen entre esos países ) el *rado de desarrollo alcanzado por las
sociedades de cada uno de esos países.
150
150
!enemos entonces definidas comparativamente dos tipos de asimetrías -ue denominaremos
asimetrías de poder5dependencia entre estados ) asimetrías de desarrollo entre sociedades
nacionales (o m.s brevemente entre naciones).
Los indicadores -ue proponemos /aun-ue no podamos incluir a-uí los datos correspondientes a
las mediciones respectivas0 para estimar las mencionadas asimetrías son e.aminados en lo -ue
resta de este capítulo.
2& A0#m-,rDa0 !- %"!-r.!-%-!-*#a: 03 /-r#'#*a*#1 -m%Dr#*a
Pueden e.aminarse a-uí a-uellos indicadores -ue se refieren a las interacciones entre países
e.presadas en términos de flujos recíprocos con el objeto de percibir asimetrías ) deducir de allí
posiciones diferenciadas de poder@dependencia entre países miembros.

Primero, en el plano ambiental, medimos interacciones /desertificación, contaminaciones
fluviales, ,uracanes ) desastres clim+ticos, etc.0 derivadas por lo *eneral del
compartimiento de /o pertenencia a0 ecosistemas comunes -ue afectan las condiciones
económicas, sociales ) políticas de los relaciones entre estados. &jemplos en América
Latina: el Qrea Amazónica, el Qrea Andina, la Cuenca del Plata, la Cuenca del Caribe, etc.
!ambién cabe considerar el car+cter mediterr+neo de al*unos países como Dolivia )
Para*ua), ) el *rado de aislamiento efectivo de las fuentes de transporte acu+tico /ma)or
en Dolivia ) menor en Para*ua) por su cone.ión con la Cuenca del Plata0.
,egundo, en el plano econ$mico, medimos interacciones e.presadas en flujos económicos de
comercio, de inversión, de patentes tecnoló*icas, etc., desa*re*ados por se*mentos
si*nificativos. Ba), por ejemplo, estados miembros de los blo-ues subre*ionales -ue
dependen altamente de la participación en esos flujos a escala subre*ional, pero -ue
*ravitan de manera e.i*ua en la conformación de los flujos totales.
Las interacciones en este campo se miden constru)endo balanzas de pa*os -ue involucren
a todos los países miembros de un acuerdo en sus transacciones recíprocas ), adem+s,
consoliden sus flujos respecto de los países restantes. Los datos se refieren a ma*nitudes )
saldos de comercio recíproco, de inversiones, de servicios, de patentes tecnoló*icas, de
a,orro ) financiamiento, etc. Los movimientos monetarios, financieros ) fiscales de cada
país afectan los resultados del comercio *enerando interacciones interdependientes
capaces de *enerar *anadores ) perdedores en el jue*o del mercado. &jemplos: &stos
aspectos ,an sido los m+s tradicionalmente tratados también en los acuerdos de
inte*ración económica, son la información central compilada para los acuerdos
subre*ionales, ) constitu)en la casi totalidad de las informaciones compiladas en los !LC
compre,ensivos ,emisféricos. (n aspecto importante de la interacción económica entre
los países centroamericanos ) caribe;os respecto de los &stados (nidos es el envío de
remesas por parte de los inmi*rantes latinos en el *ran país del norte, con ma*nitudes
económicas -ue alcanzan si*nificativos montos en los balances de pa*os de los países de
ori*en de esa mi*ración.
• %ercero en el plano social, podemos medir dos tipos de interacciones principales: los flujos
mi*ratorios ) los flujos de información ) conocimiento. Los flujos mi*ratorios se refieren a
151
151
personas -ue transportan su cultura /idioma, educación, costumbres, reli*ión0 ) afectan las
condiciones societales de los lu*ares de destino. "u impacto en los lu*ares de destino es
societalmente amplio ) el estudio de ese impacto es el punto de partida para la
comprensión estructural de los procesos mi*ratorios
<J
. 4ótese -ue los flujos mi*ratorios no
sólo tienen una si*nificación cultural sino también económica, la -ue )a ,a sido analizada
en el punto anterior. Los flujos de información ) conocimiento se refieren
fundamentalmente al impacto, tremendamente asimétrico entre el norte ) el sur de los
medios de comunicación masiva ) de las industrias culturales. Pero estas asimetrías también
se verifican en el interior de los blo-ues entre los países ma)ores de cada blo-ue ) el resto.
&jemplos: mi*raciones intralatinoamericanas en el cono sur, mi*raciones de latinos al +rea
del ALCA4 ) a &stados (nidos en especial, mi*raciones temporales /-ue suelen tornarse
definitivas0 de estudiantes elitarios de las zonas de ori*en a los *randes centros
académicos desarrollados, etc. $tros ejemplos difusión de los contenidos culturales de la
C44 ) otras cadenas de cable, ) otras modalidades de las industrias culturales del mundo
desarrollado. La interacción mi*ratoria es, m+s all+ de la le*alidad de estos flujos una
fuente de asimetrías importantes en la medida -ue e.isten países receptores ) emisores
netos de estos flujos. Por ejemplo Baití es en el Caribe un importante emisor neto de flujos
,acia otros países de la zona ) ,acia &stados (nidos. &n "udamérica Dolivia, Per2, )
Para*ua), ), en menor medida (ru*ua), emiten flujos netos de trabajadores /muc,os en
condición ile*al0 -ue se diri*en /tradicionalmente0 ,acia Ar*entina ) /m+s recientemente0
,acia C,ile. &n los impactos efectivos de estos flujos *ravitan el tama;o demo*r+fico
relativo de cada país, la propensión a mi*rar ) las condiciones culturales imperantes en los
países de ori*en ) destino. P+rrafo aparte, merecen las mi*raciones de centroamericanos
,acia los &stados (nidos. A-uí se produce un entrelazamiento complejo ) decisivo entre
los acuerdos multidimensionales como los promovidos a través del #CCA ) su frondosa
institucionalidad ) los del recientemente firmado ALCAC@'D /CAF!A@'D en su si*la
in*lesa0, !LC en proceso de consolidación. Los emi*rantes centroamericanos se diri*en
,acia los &stados (nidos con el consi*uiente impacto cultural sobre el país del 4orte, )
ponen de relieve la inescapable dimensión sociocultural de las relaciones entre países. &sos
emi*rantes, una vez radicados en los &stados (nidos envían remesas de dinero a sus
familiares como )a se indicó en el punto al se;alar el si*nificado multidimensional de esas
mi*raciones.
"iempre dentro de este plano social, el desarrollo de los medios de información,
comunicación ) conocimiento es otra forma de interacción recíproca. De un lado las
actuales tecnolo*ías de la información -ue se difunden verti*inosamente desde ,ace un
cuarto de si*lo afectan los medios de comunicación masiva /periodismo *r+fico, televisivo
etc.0. De otro lado la *lobalización de la ense;anza superior establece interacciones
académicas mu) fuertes entre los países centrales ) periféricos, propa*ando conocimientos
pero también ideolo*ías. Las asimetrías en la sub@dimensión cultural se miden
fundamentalmente por el impacto desi*ual *enerado por los medios masivos de
información, comunicación ) conocimiento. Por ejemplo la difusión de mensajes a través
26
Los países ) las re*iones de ori*en son *eneralmente los m+s débiles ) dependientes1 las re*iones de destino las
m+s poderosas ) autónomas. "ería mu) raro en efecto e.plicar movimientos mi*ratorios masivos desde los países
poderosos ,acia los débiles salvo en condiciones de *uerra de con-uista colonial -ue pertenecen al pasado.
152
152
de la prensa escrita, radial o televisada, &n particular ), en tiempos m+s recientes, el
impacto de la televisión por cable *enerada en un país ) su difusión asimétrica sobre el
conjunto de los países miembros. &n este sentido, obviamente, el impacto cultural ma)or
proviene desde los *randes centros desarrollados ), mu) especialmente, desde &&(( ) la
(&. Pero también, por ejemplo la televisión por Cable de los países *randes ) medianos de
"udamérica posee una presencia en los países menores -ue es, de ,ec,o, claramente
asimétrica. De nuevo a-uí en el caso de América Central el impacto cultural m+s fuerte e
inmediato proviene de los &stados (nidos, e inclu)e aspectos tales como la difusión de
deportes /baseball, football americano, etc0 -ue son una fuente de ascenso social
verti*inoso para al*unos afortunados inmi*rantes oriundos de América Central.
• "n el plano político8 c7ué es lo f+ctico en la dimensión políticad &n primer lu*ar la
e.istencia misma de una nación como unidad política, es decir la e.istencia de un estado@
nación autónomo. La e.istencia de un estado@nación, en términos de poder supone la
detentación de soberanía sobre un territorio claramente delimitado. Lo m+s
inmediatamente visible de lo f+ctico en la dimensión política est+ dado ante todo por los
límites territoriales de cada país. &l efectivo ejercicio del poder por las autoridades de
*obierno en un dado estado est+, ante todo, territorialmente delimitado. &sto involucra
aspectos de se*uridad nacional, de combate a movimientos *uerrilleros -ue suelen i*norar
límites políticos ) cuestionar el poder de los *obiernos centrales, etc.
"e puede medir el *rado de interacción territorial en zonas limítrofes, irrupción de poderes
f+cticos e.ternos -ue desafían la soberanía de los estados, el comportamiento de los
poderes militares respectivos en caso de conflicto bélico, etc. &jemplo: las *uerras en
Centroamérica durante el decenio de los oc,enta, los procesos *uerrilleros en diferentes
re*iones de "udamérica, los conflictos limítrofes entre estados asociados a la ideolo*ía de
la se*uridad nacional en casi toda América Latina durante los a;os setenta ) parte de los
oc,enta, etc. Países como Colombia, Per2, ) &cuador ,an debido combatir coaliciones de
narcotraficantes con *uerrilleros -ue ,an desafiado los poderes constituidos del &stado )
creado mu) *raves fricciones entre países vecinos. $tros ,ec,os fundamentalmente
políticos fueron los conflictos armados -ue asolaron América Central durante la década de
los oc,enta. &s posible encontrar m2ltiples ejemplos ,istóricos recientes de cómo las
asimetrías políticas erosionan ) dificultan los esfuerzos inte*radores entre diferentes
es-uemas.
8& A0#m-,rDa0 !- !-0arr"$$": 03 /-r#'#*a*#1 -m%Dr#*a
&n este tipo de asimetrías no nos interesan tanto las relaciones o interacciones recíprocas entre los
países sino m+s bien las posiciones -ue estos ocupan en al*una escala de desarrollo -ue ,a) -ue
determinar. !ambién a-uí comparamos asimetrías pero no las de interacci$n entre estados sino
las de posici$n relativa entre naciones. &n particular nos interesa la estimación,
multidimensionalmente entendida, de los *rados de pobreza ) de concentración en la distribución
de las condiciones de vida. La escala del desarrollo tiene indicadores económicos tales como la
ri-ueza, el in*reso, el consumo, o el producto por ,abitante entendidos como promedios
nacionales o atendiendo a su distribución por sectores, re*iones o estratos sociales. &n esta esfera
económica nos interesa la proporción de pobres ) la distribución del in*reso. !ambién ,a)
indicadores sociales tales como el acceso a salud, vivienda, educación, cultura, etc. entendidos
153
153
como promedios nacionales o distribuidos de acuerdo con diferentes criterios. Por 2ltimo
podemos concebir indicadores de desarrollo político, asumiendo una posición valorativa
comprometida con la democracia, ) e.aminar la distancia o cercanía de esos re*ímenes con la
vi*encia de un tipo ideal de democracia e.presado en el funcionamiento de los poderes le*islativo,
judicial, ejecutivo, etc., en el respeto al derec,o de las minorías, a la competencia por el *obierno
a través de los partidos políticos, a la e.istencia de una prensa libre, etc.
"n el plano ambiental, es posible la estimación del impacto económico@social de los procesos de
deterioro ambiental derivados de m2ltiples procesos *raduales /desertificación, pérdida de
biodiversidad, etc.0 o intempestivos /terremotos, ,uracanes, aluviones, inundaciones, ) otro tipo
de desastres naturales0. Desde esta perspectiva las personas son consideradas como seres
vivientes miembros de la raza ,umana, atendiendo a su localización en entornos ambientalmente
específicos ) a la forma como sus condiciones de vida son afectadas por esta localización.
"e inclu)en no sólo los entornos ) ,abitat naturales sino también los artificiales /por ejemplo
n2cleos urbanos0 construidos por los propios seres ,umanos tal como se presentan en un
momento dado en espacios territoriales concretos. La pobreza, en esta dimensión, se mide por las
carencias manifestadas en el acceso a entornos naturales ) artificiales mínimos necesarios para su
salud psicosom+tica, ) su desfavorecida posición social se intenta medir con diferentes índices de
distribución. Por ejemplo la contaminación ambiental implica pobreza entendida como carencia de
aire o a*ua limpios.

&jemplos: en Centroamérica Burac+n #itc,, en "udamérica terremotos en el +rea andina, erosión
de biodiversidad en la Amazonia Drasile;a ) en otros reservorios naturales. Contaminación de
*randes ciudades como el Distrito Federal de #é.ico o el Qrea #etropolitana de "antia*o.
"n el plano econ$mico8 medición de impacto social derivado de la operatoria de los sistemas
económicos medidos en indicadores de eficiencia /productividad por trabajador, producto por
,abitante0 ) de e-uidad /proporciones de pobreza, concentración en la distribución del in*reso,
etc.0. &stos indicadores tienen por lo *eneral una e.presión pecuniaria, pero se complementan con
otros, especialmente bienes p2blicos, cu)a e.presión pecuniaria es indirecta /*astos
presupuestarios en infraestructuras físicas ) sociales -ue afectan la operatoria de los sistemas
económicos ) las condiciones de producción, distribución ) consumo de los bienes económicos.
La profundización causal de estos procesos, propia de la teoría del desarrollo económico, nos
conduce a las dotaciones de factores productivos, a la estructura sectorial de la producción, ) a la
estructuración económica derivada de la inserción de los países latinoamericanos en la economía
mundial. A-uí cabe ,acer referencia a los factores causales privile*iados por la visión centro
periferia de relaciones internacionales elaborada por la &scuela Latinoamericana del Desarrollo.
Las asimetrías de desarrollo tienen su ori*en en la inserción ,istórica de América Latina, primero
en el orden colonial ibérico, ) lue*o en el orden capitalista mundial a partir de la 'evolución
ndustrial Drit+nica, por lo tanto sin partir de esas condiciones ,istóricas ) de la inserción
internacional de la re*ión resulta incomprensible el estudio de los sistemas económicos
latinoamericanos. La secuencia nos e.i*e partir de esa condición periférica, asociada a relaciones
internacionales de poder derivadas del control tecnoló*ico -ue ejercieron los países centrales, )
del cual derivaron su poder productivo, comercial, ) financiero. La contrapartida estructural de
154
154
esas posiciones internacionales centrales, es la posición periférica de nuestras sociedades
latinoamericanas en términos de dependencia tecnoló*ica, comercial, financiera, etc. la -ue ,a
perdurado ,asta ,o). Por lo tanto las asimetrías de desarrollo reconocen estas profundas raíces
estructurales.
Aceptando esos datos estructurales -ue se e.presan entre otras cosas en la estructura de la
producción, la estructura del empleo ) la composición del comercio e.terior, podemos encontrar
ras*os estructurales b+sicos para la determinación de la condición de desarrollo o subdesarrollo
de los países latinoamericanos. La &scuela Latinoamericana del desarrollo ,a elaborado marcos
analíticos -ue de manera natural permiten vincular los problemas propiamente económicos con los
problemas sociales -ue derivan de las oportunidades de empleo, la distribución de la ri-ueza ) del
in*reso, los niveles de pobreza etc. Por lo tanto, es posible transitar desde las estructuras ,asta
sus componentes esenciales -ue son el fin 2ltimo del desarrollo: los seres ,umanos.
&n esta dimensión, incluimos a las personas en su calidad de productores ) de consumidores de
recursos -ue se tranzan en mercados específicos. &n relación con las personas, aludimos a sus
necesidades ) capacidades b+sicas como propietarios o productores. 4os interesan
fundamentalmente los pobres en su dimensión económica los -ue pueden ser detectados, por
ejemplo a través de la determinación de las líneas de pobreza con la metodolo*ía de C&PAL o a
través del car+cter precario o informal de sus oportunidades de empleo. Lo característico de las
asimetrías de desarrollo en sus dimensiones socio5 econ$micas es 1ue pueden e*presarse en
valores econ$micos (unidades de poder ad1uisitivo). De nuevo a-uí nos interesan dos puntos
centrales, el primero es el nivel de pobreza económica de una nación ) el se*undo la distribución
de las condiciones económicas de vida. Los indicadores seleccionados deben cubrir al menos estos
dos puntos esenciales.
&jemplos: La estratificación en términos de condiciones de vida para los países miembros de los
diferentes acuerdos1 la -ue en términos de promedios *lobales, de ma)or a menor ubica a
#&'C$"(', CA'C$#, CA4 ) #CCA. "in embar*o, la estratificación en términos de
desi*ualdad social arroja resultados mu) diferentes a nivel de las +reas, de las naciones ) de los
sectores, re*iones ) situaciones sociales intrarre*ionales.
"n el plano social: "e persi*ue la medición de impacto social derivado de: a0 acceso a servicios
de salud, de educación, de nutrición, de vivienda, de ambiente limpio, de cuidado ) socialización
primaria de la infancia etc. b0 *rado de co,esión interna, ético@valorativa, idiom+tica, reli*iosa,
etc. de las naciones -ue se consideran. c0 *rado de acceso /) desi*ualdades concomitantes0 a los
medios de información, comunicación, ) conocimiento provistos por los sistemas educacionales,
por los medios de comunicación masiva, ) por las 6industrias culturales9. !ambién los temas
relacionados con la propiedad ) derec,os de autoría. &jemplos: a0 naciones multiétnicas con
importante *ravitación de pueblos ori*inarios como en el +rea andina o Para*ua), de colonias
mi*ratorias )a establecidas, sean pretéritas /afroamericanos en el nordeste de Drasil0 o m+s
recientes /nuevas colonias asi+ticas localizados en las *randes ciudades de América Latina0. b0
disponibilidad de recursos asi*nables a la educación en sus diferentes niveles ) estimación de su
distribución e impacto social, contenido ideoló*ico de las industrias culturales, especialmente las
transnacionalizadas /C44 en espa;ol, formas de cultura popular transmitidas por las industrias
culturales /cadenas disco*r+ficas, videos, DGD., etc.0 "ituaciones de discriminación cultural,
155
155
especialmente en +reas rurales tradicionales o de frontera -ue perjudican a *rupos étnicos en su
acceso a mejores condiciones *enerales de vida /erea andina, 4ordeste de Drasil, Centroamérica,
Amazonia etc.0. Discriminaciones de *énero -ue mar*inan o e.clu)en a las mujeres especialmente
en estratos socioeconómicos bajos, etc.
&stas asimetrías sociales /incluidas las culturales0 tienen un impacto político directo ), por lo tanto
no son claramente distin*uibles, ni si-uiera en términos analíticos de las asimetrías sociopolíticas
-ue se comentan a continuación. &l tema socio@cultural inclu)e carencias en el acceso a las formas
de información, comunicación ) conocimiento compartido en el interior de diferentes se*mentos
sociales -ue conviven en el +mbito de un mismo estado@nación. Por un lado se refiere a los
sistemas educacionales, el acceso al conocimiento ) a las tecnolo*ías m+s actuales de información
comunicación ) conocimiento. Por otro lado, a los medios de comunicación masiva ) a las
diferentes tecnolo*ías di*itales -ue a ellos se asocian.
!ambién se estudian a-uí las limitaciones sufridas en el acceso o pr+ctica de formas de
conocimiento compartido de minorías étnicas, artísticas ) culturales. &sto inclu)e mu)
especialmente los pueblos ori*inarios de América Latina -ue en ciertos casos pueden ser amplias
ma)orías en ciertos territorios subnacionales. Las formas de conocimiento compartido se
entienden en sentido amplio como conocimiento de símbolos si*nificativos /len*uajes ,ablados,
escritos, o códi*os de diferente tipo0, de pr+cticas sociales /por ejemplo reli*iones, festividades,
ceremonias0, de disciplinas científicas o sabidurías ancestrales /por ejemplo medicinas
tradicionales0, de acciones productivas /por ejemplo capacidades especiales en determinados
campos tecnoló*icos o artesanías típicas0.
Lo -ue caracteriza a las naciones latinoamericanas en *eneral es -ue *uardan importantes
conver*encias en campos culturales importantes tales como len*uaje, reli*iones principales, e
,istoria com2n compartida. !ambién -ue muc,as de ellas comparten una importante presencia
demo*r+fica de pueblos ori*inarios /incas, -uec,uas, ma)as, etc. localizados a ambos lados de
fronteras entre países limítrofes. &stos temas son de *ran importancia en el +rea andina, ) en la
frontera entre #é.ico ) Centroamérica. La idea es a-uí describir empíricamente las situaciones )
contrastarlas para los diferentes países con base en indicadores comparables.
"n el plano político: medición de impacto social derivado de las relaciones estado@ciudadano.
4aturaleza unitaria o federativa de los sistemas políticos imperantes ) su impacto sobre el
financiamiento ) provisión de bienes p2blicos /educación, administración de justicia, salud, etc.0.
Lrado de aceptación ) vi*encia constitucional de los principios e instituciones de la democracia
representativa. Desi*ualdades de acceso a los derec,os, libertades, *arantías ) responsabilidades
ciudadanas. Los fundamentos políticos de la ciudadanía se refieren a los derec,os civiles )
políticos b+sicos. De estos derec,os ) deberes deriva otro conjunto de derec,os socio@
económicos ) culturales -ue dependen de una consolidada ciudadanía en términos de los sistemas
políticos. "e trata de detectar a través de indicadores cuantificables, la e.istencia de *rupos civil o
políticamente mar*inados, sometidos a diferentes modalidades de e.clusión, o a la e.istencia de
*,ettos formales o informales. !ambién de movimientos subversivos o *uerrilleros capaces de
controlar territorios subnacionales de un estado nación. Cabe incluir discriminaciones de *énero
/voto femenino0 o de educación /voto de analfabetos0 en cuanto a la actividad electoral de car*os
p2blicos, o para controlar patrimonios familiares, recibir ,erencias etc.
156
156
&jemplos: Ciudadanías de 6primera ) se*unda clase9, en re*iones campesinas asociadas a
complejos latifundio@minifundio, ,aciendas tradicionales /Centroamérica, Qrea Andina, 4ordeste
de Drasil, Amazonía, etc.0, o padecidas por *rupos étnicos, pueblos ori*inarios, etc.
Como se dijo en el p+rrafo anterior nos es posible deslindar a-uí la dimensión política de la
dimensión cultural, entre otras cosas por-ue la democracia no es sólo un sistema político sino
también un sistema cultural de *radual internalización en las pautas sociales establecidas.
<& La0 '3-,-0 !- !a,"0 %ara $a /-r#'#*a*#1 -m%Dr#*a
La selección de los indicadores no es tarea f+cil ) re-uiere de especialistas, pero, en el mundo de
,o) el problema )a no es la carencia de indicadores -ue e.isten en abundancia, sino m+s bien el
e.ceso de indicadores ) la necesidad de seleccionar los m+s pertinentes, Los or*anismos
internacionales como C&PAL, D#, $#C, F#, $&A, DD, P4(D, etc. proveen abundantes
fuentes estadísticas utilizables. !ambién los or*anismos mismos de inte*ración #&'C$"(',
CA4, #CCA, ) CA'C$#, son fuentes de datos institucionales ) series estadísticas. &sto es
v+lido en alto *rado para los or*anismos -ue atraviesan transversalmente los blo-ues de
inte*ración como ALAD o el propios "&LA. Por lo tanto el primer paso es contar con una buena
definición de las dimensiones -ue deseamos considerar ) del punto de vista a través del cual esas
dimensiones son pertinentes a nuestros fines.
Particularmente, en lo -ue se refiere a indicadores para medir las asimetrías de desarrollo, los
nformes sobre el Desarrollo Bumano del P4(D, son una fuente importantísima de información
comparable a escala latinoamericana, ,emisférica ) mundial.
157
157
HII& ASIMETRFAS DE PODER.DEPENDENCIA
1& N#/-$-0 -0,r3*,3ra$-0 5 -0,ra,;)#*"0
a) =iveles en 1ue se manifiestan las asimetrías de poder5dependencia entre estados
Las asimetrías de poder@dependencia pueden e.aminarse no sólo por +mbitos o dimensiones
principales /ambientales, económicas, culturales ) políticas0, sino también por las concretas
posiciones ) relaciones de poder -ue se establecen entre los estados miembros en cada una de
esas dimensiones.
Definimos las posiciones de poder como las capacidades -ue poseen determinados actores
/estados, or*anizaciones sociales, *rupos étnicos, etc.0 para imponer sus propios fines en los
procesos sociales -ue les interesan o competen. &sas posiciones de poder pueden ser f+cticas o
informales derivadas, *eneralmente de situaciones de ,ec,o -ue se imponen por la fuerza, )
también pueden ser institucionalizadas, establecidas por la costumbre ) la le).
Definimos las posiciones de dependencia como la necesidad -ue e.perimentan determinados
actores /estados, or*anizaciones sociales, *rupos étnicos, etc.0 de interactuar con otros, dotados
de poder, sin los cuales se impide u obstaculiza *ravemente el funcionamiento, desempe;o
normal, o incluso la e.istencia misma de esos actores.
&n la base de las relaciones internacionales, a partir de la 'evolución ndustrial sub)ace el control
del poder tecnoló*ico, el -ue afecta el poder económico /productivo, comercial, financiero0 de las
naciones -ue ejercen ese control. Los centros principales del orden capitalista se definen por el
control de ese poder, fundamento de su poder no sólo económico sino también político. &n
efecto, a escala internacional, el poder político en el orden internacional, en 2ltima instancia se
apo)a en el poder f+ctico de la fuerza militar
nvestidos de dic,o poder, los centros ,e*emónicos aplican sus t+cticas ) estrate*ias concretas
para alcanzar los fines particulares -ue se proponen. !enemos definidos entonces, en esta tem+tica
del poder, dos niveles diferentes, primero el de las estructuras tecnoló*ico@productivas vi*entes
/sean estas formales o informales0 ) el de las estrate*ias de los actores investidos de poder.
&sta ar*umentación admite el uso del len*uaje de los jue*os. "in pretender entrar a-uí en las
complejidades de la teoría formalizada de los jue*os, el len*uaje de jue*os resulta e.presivo )
peda*ó*ico para es-uematizar las complejas relaciones de poder. Así podemos ,ablar a0 de un
158
158
campo de jue*o ) de un e-uipamiento disponible en dic,o campo, el -ue est+ dado f+cticamente
en un momento dado, b0 de un conjunto de ju*adores -ue usan instrumentalmente dic,o campo )
dic,os instrumentos actuando individualmente o en e-uipo, c0 de un conjunto de re*las de jue*o
acompa;ado por +rbitros -ue diri*en el jue*o e imparten sanciones o dirimen liti*ios1 d0 de un
conjunto de t+cticas ) estrate*ias de los ju*adores actuando individualmente o en e-uipo con el
objeto de alcanzar las metas -ue les permitan triunfar.
&n el caso de las relaciones internacionales son los propios ju*adores ,e*emónicos los -ue, en el
curso del jue*o van creando ) modificando el campo de jue*o, el e-uipamiento de los ju*adores,
) las re*las del jue*o. Con tal fin, usan, alternativa ) combinadamente, las formas de la coerción o
la violencia /blo-ueos, embar*os, invasiones, *uerras0 o las formas del consenso /ne*ociación, )
acuerdos consensuados0.
Las disciplinas de las relaciones internacionales -ue tienen una visión -ue toma como punto de
partida el conflicto /realistas ) neorrealistas0 son obviamente escépticas respecto de la solución
consensuada ) pacífica de las asimetrías de poder@dependencia. Las -ue poseen una visión -ue
toma como punto de partida la posibilidad del consenso /funcionalistas ) neofuncionalistas0 suelen
ser m+s optimistas respecto del futuro de relaciones internacionales consensuadas, inclu)endo las
-ue conducen a la inte*ración re*ional.
4ótese bien -ue el concepto de poder es instrumental. Por lo tanto ,a) instrumentos pacíficos )
violentos de poder. Los instrumentos pacíficos son los -ue est+n institucionalizados en re*las de
jue*o -ue los ju*adores est+n dispuestos a cumplir. Los instrumentos violentos son los -ue se
imponen de facto mediante la fuerza o el conflicto abierto.
&l tema del poder@dependencia tiene por supuesto un +n*ulo moral -ue ,unde sus raíces en la
cultura ) e.i*e al*una forma de le*itimación de los actos de poder. &n el mundo occidental, la
democracia es un sistema político -ue reclama plena le*itimidad, busca dirimir las relaciones de
poder aceptando re*las específicas tales como el imperio de la le), la soberanía del ciudadano, el
respeto a los derec,os ) libertades de ma)orías ) minorías, etc. La ne*ociación ) el consenso son
los instrumentos naturales del funcionamiento de la democracia como sistema político, así como la
coerción ) la violencia lo son de los sistemas ) movimientos políticos no democr+ticos.
La democracia representativa se ,a impuesto en occidente como sistema *eneralizado de
*obierno, pero sus mecanismos ) métodos solo parcialmente se e.presan en la escena
internacional. "in embar*o la evidencia ,istórica demuestra -ue los estados -ue adoptan el
sistema democr+tico representativo de *obierno tienden a relacionarse internacionalmente a través
del uso de métodos no violentos, en tanto -ue los métodos violentos tienden a predominar entre
partes donde la democracia es m+s débil o ine.istente.
A los fines de concretar estas refle.iones *enerales ) para no alar*ar el ar*umento, baste recordar
la e.periencia europea, los principales países -ue constitu)eron la actual (nión &uropea
/Alemania, Francia, talia, Lran Dreta;a, &spa;a, Portu*al, etc.0 estuvieron ,aciéndose la *uerra
durante dos mil a;os. "in embar*o, en un período ,istórico increíblemente corto, al fin de la
"e*unda Luerra #undial, establecieron re*ímenes democr+ticos de *obierno de manera
*eneralizada, ) entraron en una era recíproca de paz e inte*ración. La correlación entre la
159
159
vi*encia de re*ímenes democr+ticos ) el avance ,acia la inte*ración re*ional es inne*able en este
relevante ejemplo ,istórico. &sto no si*nifica -ue las relaciones ) conflictos de poder ,a)an
desaparecido, sino -ue se dirimen a través de ne*ociaciones establecidas dentro de re*las de jue*o
compartidas. &n otras palabras las relaciones internacionales en &uropa fueron 6neorrealistas9
mientras la democracia no e.istía, pero se convirtieron en 6funcionalistas9 cuando la democracia
se arrai*ó.
&n las asimetrías de poder@dependencia ,a) asimetrías de facto -ue derivan fundamentalmente del
poder tecnoló*ico@productivo de las potencias ,e*emónicas ) se e.presan en la fuerza militar1
otras asimetrías est+n institucionalizadas ) operan como re*las vi*entes1 finalmente ,a) otras -ue
derivan de las estrate*ias utilizadas por los ju*adores. Las asimetrías de facto son las susceptibles
de verificación empírica inmediata, ) a ellas ,emos dedicado el capítulo anterior.
Las asimetrías estructurales pueden ser abordadas a través de los acuerdos de inte*ración. &sas
asimetrías se refieren a tecnolo*ías e instituciones /e-uipamientos para la acción pr+ctica,
conocimientos tecnoló*icos, re*las de jue*o, re*ulaciones, convenios0 las -ue pueden ser
ne*ociadas en los acuerdos con el objeto de promover la inte*ración multidimensional. &l
fundamento le*itimador de los acuerdos de inte*ración re*ional es la democracia imperante en los
estados@miembros, ) la voluntad ciudadana, e.presada democr+ticamente, el fundamento de la
soberanía de cada estado. &ste proceso de democratización de los sistemas políticos -ue &uropa
$ccidental e.perimentó *eneralizadamente a fines de la se*unda *uerra mundial, América Latina
lo incorporó de manera *eneralizada desde inicios de la década de los noventa. &ste es el
fundamento, ) también la esperanza de avanzar ,acia formas multidimensionales de la inte*ración
re*ional.
Las asimetrías estructurales no son totalmente mensurables a través de índices cuantificables. Los
componentes normativos de esas asimetrías, tienen un car+cter cualitativo. Aluden a
declaraciones, códi*os, tratados, acuerdos, convenios de nivel internacional, ) apuntan por lo
*eneral a re*ular ) encausar los impactos de las asimetrías f+cticas entre estados. (n índice
cuantitativo de estas asimetrías puede radicar en el recuento de tecnolo*ías vi*entes ) en el
n2mero de códi*os, ) tratados internacionales efectivamente suscritos por los países involucrados
en las diferentes dimensiones /$r*anización de las 4aciones (nidas, protocolo de T)oto,
derec,os internacionales de inmi*rantes o refu*iados políticos, derec,os ) obli*aciones en materia
socio@laboral, tribunales internacionales, etc.0.
&l papel de los acuerdos de inte*ración en el trato de las asimetrías de poder@dependencia entre
los estados se verifica precisamente a través de su intervenci$n directa en las asimetrías
estructurales. "e supone -ue el principal rol de los acuerdos de inte*ración es superar las
asimetrías estructurales de poder@dependencia entre estados miembros a través de la conver*encia
/compatibilización, armonización, o unificación0 de tecnolo*ías e instituciones -ue conectan a los
países miembros, entendidas como infraestructuras físicas ) tecnoló*icas, eslabonamientos
productivos, normas re*uladoras, formales e informales, e.plícitas o implícitas, -ue, al conver*er
*radualmente, a)udan a la superación de las asimetrías de poder@dependencia entre los estados ) a
promover relaciones m+s e-uilibradas, justas ) armoniosas entre ellos.
160
160
&sta conver*encia de infraestructuras, procesos tecnoló*icos, normas e instituciones puede
profundizarse en diferentes dimensiones /esferas, o campos0, -ue parten por lo *eneral de las
esfera del comercio, si*uen con la esfera de los mercados, contin2an con las infraestructuras
físicas ) tecnoló*icas, ) terminan afectando conjuntamente los eslabonamientos productivos ) las
instituciones económicas. Paralelamente, en respuesta al propio proceso de su profundización
también alcanzan la esfera social ) política.
Las asimetrías estrat#gicas est+n referidas a las posiciones ) ejercicio de poder de los estados
miembros /ju*adores *ubernamentales o políticos0 ) de otros actores no *ubernamentales
/ju*adores económicos, políticos no *ubernamentales, reli*iosos etc., tales como empresas
transnacionales, i*lesias, sindicatos, c+maras empresariales ) profesionales, redes académicas,
etc.0. &stas posiciones de poder siempre tienen una raíz estructural, por lo -ue las posiciones de
poder en -ue se fundan las asimetrías estraté*icas no son comprensibles sin un an+lisis estructural
de las tecnolo*ías ) las instituciones en -ue a-uellas posiciones de poder se fundan.
&stas asimetrías estrate*icas de los ju*adores no *ubernamentales tratan de reco*erse, aun-ue de
una manera tenue ) va*a, dentro de los actuales acuerdos, a través de los ór*anos -ue reco*en la
opinión de los *rupos de interés: sindicatos laborales, las c+maras empresariales, los consejos
profesionales, las asociaciones de consumidores, etc. Por ejemplo en la (nión &uropea e.iste el
Comité &conómico ) "ocial, en la CA4 los Consejos Consultivos &mpresarial ) Laboral, en el
#CCA el Comité Consultivo del "CA, ) en el #&'C$"(' el Foro Consultivo &conómico )
"ocial.
Los acuerdos de inte*ración cuando alcanzan adecuados niveles de supranacionalidad, deben
representar los intereses superiores ) permanentes de los estados -ue se inte*ran, por encima de
los intereses ) estrate*ias circunstanciales de los *obiernos de turno, ) de los ju*adores
económicos o culturales involucrados en cada estado miembro.
2& A0#m-,rDa0 -0,r3*,3ra$-0 5 -0,ra,;)#*a0 %"r !#m-0#"-0 %r#*#%a$-0
a) -simetrías de poder5dependencia en la dimensi$n ambiental
"n su e*presi$n estructural estas asimetrías, se refieren a la coe.istencia de tecnolo*ías, procesos
productivos, ) normas o re*las de jue*o contradictorias en relación con ecosistemas compartidos
entre estados miembros. La conver*encia superadora de esas asimetrías supone la
compatibilización de procesos productivos, de infraestructuras físicas, ) la conver*encia de
normas, especialmente de todas las normas internacionales orientadas a la defensa del medio
ambiente natural o artificial ) a la conservación o renovación de los recursos naturales. &ste tema
ad-uiere creciente importancia a medida -ue los factores ambientales involucran a m2ltiples
naciones ) *eneran situaciones críticas derivadas del impacto ,umano destructivo sobre la
biosfera. Por lo tanto los códi*os ambientales armonizados entre países miembros de un mismo
acuerdo -ue comparten ecosistemas, ad-uieren creciente importancia tanto para la protección del
medio ambiente como para los derec,os de propiedad sobre sustancias industrialmente utilizables
provenientes de la biodiversidad específica de ciertas re*iones.
La compatibilización de los procesos tecnoló*ico@productivos así como la conver*encia de estas
normas, ne*ociada ) practicada a nivel de los propios acuerdos de inte*ración favorece no sólo
161
161
una mejor coordinación ) armonización, sino también una posición concertada ) conjunta en la
defensa de los intereses ambientales re*ionales.
&.isten ejemplos mu) actuales sobre la forma como las asimetrías institucionales en este campo,
*eneran conflictos entre fuerzas estraté*icas -ue afectan *ravemente la estabilidad misma de los
acuerdos. !al es el caso actualmente /ma)o de <==J0 con el conflicto creado entre Ar*entina )
(ru*ua) en el seno de #&'C$"(' a propósito de la instalación de dos f+bricas de celulosa -ue,
supuestamente, contaminarían las a*uas del 'ío (ru*ua), cu)o cauce desemboca en territorio
ar*entino.
"n su e*presi$n estrat#gica, el tema de las asimetrías se plantea como consecuencia de la
presencia de *rupos económicos locales o empresas transnacionales, detentadores de poder
tecnoló*ico@productivo -ue aprovec,an, especialmente en los países m+s pobres ) pe-ue;os, la
carencia de recursos técnicos, financieros e institucionales para formular le)es ambientales
protectoras de la biosfera ) de sus ecosistemas, instalando allí sus industrias contaminantes. &sto
crea, eventualmente ventajas de corto plazo para las autoridades nacionales o los propietarios
locales de recursos naturales, pero suelen *enerar problemas de sustentabilidad a lar*o plazo, )
conflictos con los estados@miembros vecinos -ue ven afectados sus ecosistemas compartidos con
estas pr+cticas.
b) -simetrías de poder5dependencia en la dimensi$n econ$mica
"n su e*presi$n estructural, las asimetrías se refieren a todas las condiciones tecnoló*ico@
productivas recíprocamente incompatibles para un avance del proceso inte*rador ) a las
re*ulaciones contradictorias /sean estas nacionales, re*ionales, ,emisféricas o *lobales0 -ue
afectan los flujos económicos entre estados miembros.
Los ejemplos m+s obvios ) recientes se refieren a las asimetrías en los sistemas cambiarios entre
Ar*entina ) Drasil durante el decenio de los noventa, las -ue contribu)eron a provocar el colapso
de la economía de Ar*entina ) a llevar al #&'C$"(' a una crisis casi terminal.
&l tema de la conver*encia de los re*ímenes ) de las políticas macroeconómicas es de una
importancia crucial para el futuro de los cuatro blo-ues re*ionales. Fundamentales aspectos
li*ados a los principios de soberanía, de subsidiariedad, ) a la ratificación parlamentaria de los
compromisos vinculantes, derivados de los acuerdos re*ionales, son los -ue est+n en jue*o dentro
de esta dimensión.
"n su e*presi$n estrat#gica, las asimetrías económicas se refieren a las motivaciones implícitas o
e.plícitas de los detentadores del poder económico /empresas de diferente tama;o, *rupos
económicos, empresas transnacionales0 ) de poder político /*obiernos nacionales, estaduales )
locales0. De un lado, los *obiernos formulan le*islaciones en materia de propiedad ) *estión de
empresas p2blicas, de políticas de promoción de la competitividad, de provisión de bienes
p2blicos, de servicios, de inversiones, de propiedad intelectual, de compras del sector p2blico, etc.
Las -ue responden a diferentes tipos de estrate*ias nacionales de desarrollo. De otro lado las
empresas nacionales ) e.tranjeras, desarrollan sus propias estrate*ias, acudiendo, de acuerdo con
su escala, poder productivo, etc., a diferentes estrate*ias ne*ociadoras.
162
162
Dentro de las estrate*ias de los actores *ubernamentales, por ejemplo, ,a) países /#é.ico,
Centroamérica ) el Caribe0 -ue ,an instituido le*islaciones sobre zonas francas, dotadas de una
institucionalidad especial, muc,o m+s permisiva, -ue es una e.cepción respecto a la
institucionalidad *eneral -ue ri*e en el resto del país, con el objeto de atraer las inversiones
productivas )Vo financieras, inclu)endo las provenientes de 6paraísos9 financieros ) fiscales. $tros
*obiernos ,an preferido retornar a formas de nacionalización de activos estraté*icos como por
ejemplo la nacionalización de los ,idrocarburos decretada recientemente /ma)o de <==J0 por el
*obierno de Dolivia. &n el plano de las relaciones entre *obiernos ) empresas transnacionales el
entrelazamiento tecnoló*ico@productivo ) normativo con las estrate*ias de 6ju*adores9 p2blicos )
privados puede verse en m2ltiples ejemplos de *ran actualidad, como las iniciativas para la
promoción del '"A, o del anillo ener*ético entre Genezuela ) varios países del Cono "ur.
&n el campo de las estrate*ias alternativas de inte*ración perse*uidas por los *obiernos de los
estados@miembros de los diferentes acuerdos, también encontramos ejemplos de acciones
alternativas. Ba) países -ue ,an preferido una ma)or independencia en sus políticas comerciales )
de inversión, ,aciendo uso de !LCs /el caso de C,ile0, entendidos como tratados -ue no los atan
a las disposiciones de otros acuerdos latinoamericanos m+s vinculantes. Ba) países -ue se ,an
a*rupado para ne*ociar el ALCA de manera conjunta como en el caso del #&'C$"(' ) del
CA4. Ba) países, -ue, aprovec,ando la imperfección o incompletitud de las uniones aduaneras,
est+n intentando /o amenazando con0 suscribir !LCs ,emisféricos con el objeto de presionar por
mejores condiciones dentro de sus respectivos acuerdos /caso de (ru*ua) ) Para*ua) en el
#&'C$"(0 o est+n firmando efectivamente ese tipo de acuerdos como en el caso de varios
países de la CA4 por un lado, ) del #CCA por el otro.
Al*unas de estas opciones estraté*icas dan lu*ar a inversiones infraestructurales ) tecnoló*ico
productivas o a re*ulaciones capaces de afectar la presencia transnacional en zonas procesadoras
de e.portaciones /como las ma-uiladoras0, o en otras zonas francas dotadas de
e.traterritorialidad institucional donde se crean asimetrías estructurales respecto de otros países@
miembros con el objetivo estraté*ico de aprovec,ar el in*reso de flujos de capital transnacional en
la esfera productiva, comercial ) financiera. Desde lue*o estas asimetrías estructurales
/tecnoló*ico@productivas ) normativas0 otor*an ventajas estraté*icas creadas en el campo de la
inversión transnacional ) tienen su contrapartida necesaria en otras asimetrías estraté*icas
paralelamente e.istentes en el campo de la interacción social ) política entre los mismos países
miembros. &stos temas, referidos a zonas francas e.traterritorializadas, desde lue*o son
especialmente relevantes en los países miembros del #CCA ) del CA'C$#. !ambién lo son en
el caso de #é.ico, país -ue no participa plenamente en nin*uno de los cuatro blo-ues principales
latinoamericanos ), alternativamente, es miembro del ALCA4.
c) *simetrías de poder+dependencia en la dimensión social
"n su e*presi$n estructural,, las asimetrías sociales /inclu)endo las culturales0 est+n referidas a
todas las pr+cticas, tecnolo*ías, procedimientos ) normas laborales, previsionales, de se*uridad
social, de educación ) de salud -ue a través de or*anizaciones específicas, re*ulan los derec,os de
los trabajadores emi*rantes en el proceso de construir mercados comunes de trabajo. Ba)
aspectos educacionales relacionados con el reconocimiento recíproco de títulos, certificados )
diplomas -ue afectan directamente las oportunidades de trabajo de los inmi*rantes. Los
trabajadores -ue se desplazan acompa;ados de su familia también re-uieren el reconocimiento de
163
163
los estudios primarios de sus ,ijos, o el de las capacidades laborales de sus cón)u*es -ue -uieran
i*ualmente encontrar trabajo. Con independencia de las mi*raciones laborales, el reconocimiento
recíproco de los títulos universitarios ) profesionales, ,abilita a inmi*rantes desde países m+s
débiles a estudiar en los relativamente m+s desarrollados del blo-ue ) ejercer su actividad
profesional o académica, sea retornando a sus países de ori*en o radic+ndose en otros espacios
del territorio comunitario.
&s difícilmente concebible la constitución de un mercado com2n en la esfera laboral si no va
acompa;ado por la *radual constitución de una ciudadanía comunitaria compartida por los
trabajadores inmi*rantes al menos en los temas atin*entes a su desempe;o laboral. Periódicamente
se re*istran denuncias de abusos por parte de empleadores de los países receptores respecto de
los derec,os ,umanos, ciudadanos, ) socioeconómicos de trabajadores inmi*rantes en condición
ile*al. La *ravedad de estas asimetrías institucionales -ue afectan la interacción social ), en
especial, la inte*ración mi*ratoria entre miembros de un mismo acuerdo de inte*ración es un dato
realmente alarmante entre países -ue pretenden de manera e.plícita avanzar ,acia la constitución
de mercados comunes ) -ue, a su vez pretenden ver respetados sus derec,os cuando sus
ciudadanos viajan a los países desarrollados.
"i*uiendo con la e.presión estructural de estas asimetrías, en la esfera específicamente cultural
,emisférica, opera abrumadoramente la presencia estadounidense. &sta presencia es estructural en
el sentido tanto tecnoló*ico@productivo como en el sentido de las instituciones ) normas -ue trata
de promover. 4ótese -ue lo tecnoló*ico en su si*nificado profundo es también un ,ec,o cultural,
)a -ue las tecnolo*ías no solo se corporizan en instrumentos productivos sino -ue también se
personifican en conocimientos ,umanos controlables ) patentables. "u propósito de establecer
normas re*uladoras en el campo de los servicios asociados a temas de contenido cultural@
económico tales como las patentes industriales ) farmacéuticas, pro*ramas de computación,
derec,os de autor en la esfera artística, ) otros )a ne*ociados en la esfera del !LC con C,ile, en
el CAF!A@'D, ) otros m+s recientes en proceso de ne*ociación con países andinos.
"n su e*presi$n estrat#gica, referida al comportamiento de los ju*adores principales, es posible
discernir ac+ intereses ) acciones diferentes por parte de los diferentes ju*adores involucrados en:
a0 los procesos mi*ratorios de personas provenientes de otros estados miembros, las -ue
individualmente carecen de poder pero consideradas en su conjunto ejercen formas diferentes de
poder político /votantes potenciales0, económico /emisores de remesas económicas a sus lu*ares
de ori*en0 ) cultural propiamente dic,o /artístico, deportivo, etc.01 b0 Los intereses
contradictorios de diferentes actores en los lu*ares de destino de los procesos mi*ratorios
/empresarios, trabajadores locales, etc.01 c0 las posiciones ideoló*icas ) doctrinarias respecto de la
mi*ración en *rupos reli*iosos, nacionalistas .enófobos, defensores de los derec,os ,umanos, etc.
d0 los temas de naturaleza preferentemente cultural@económica o, dic,o m+s claramente los
relacionados con las industrias culturales *lobalizadas ) los conflictos de intereses con empresas,
intelectuales ) artistas locales.
&n el plano m+s específicamente cultural creador de visiones de mundo o éticas contrapuestas,
operan las i*lesias1 en el plano de la ciencia ) la tecnolo*ía operan las universidades en circuitos )
redes -ue se ,an ido transnacionalizando1 en el plano del arte popular operan *rupos locales de
raíz autóctona o nacional, interactuando con *randes firmas disco*r+ficas -ue se pro)ectan
164
164
,emisféricamente. Cada uno de estos *rupos pueden e.presar posiciones doctrinarias, ideoló*icas,
o culturales de naturaleza diferente.
d) -simetrías de poder5dependencia en la dimensi$n política8
"n su e*presi$n estructural b.sica, las asimetrías políticas entre estados est+n referidas a las
cartas fundamentales -ue or*anizan de manera permanente la vida política de un país. &n
particular a los principios, valores, normas ) procedimientos de la democracia, entendida como el
sistema político predominante, al menos en la esfera formal, entre los países latinoamericanos )
caribe;os.
&n la *estación de los cuatro blo-ues principales de inte*ración, el inicio de los a;os noventa
marca un parte@a*uas /un 6antes9 ) un 6después90 en la ,istoria de la inte*ración latinoamericana
en materia de asimetrías estructurales en la esfera política. A comienzos de los a;os noventa
pr+cticamente todos los países latinoamericanos, con pe-ue;as e.cepciones ,abían retornado a
re*ímenes democr+ticos de *obierno. &l resultado ,a sido espectacular tanto en términos de la
nueva le*itimidad política -ue alcanzaron los acuerdos como en términos de la solución de una
ma)or cantidad de liti*ios limítrofes a través de formas ne*ociadas. !odo esto redujo las
asimetrías de interacción política entre estados miembros de los mismos acuerdos. Por supuesto
e.isten a2n muc,os problemas no resueltos pero los mecanismos de solución descartan, cada vez
m+s, las ,ipótesis de conflicto e.tremo.
(na preocupación e.plícitamente manifestada en las declaraciones presidenciales ) en los
compromisos asumidos por los acuerdos es la defensa de los principios de la democracia. "in
embar*o en los ,ec,os todos los países latinoamericanos no ,an lo*rado el mismo *rado de
estabilidad ) profundidad en la vi*encia de las instituciones de la democracia. (n indicio claro de
estas diferencias radica en la interrupción de mandatos constitucionales en varios países de
América del "ur, pero un dato esperanzador fue -ue esas interrupciones no fueron el fruto de
*olpes militares, ) lo*raron auto@repararse con la formación de nuevos *obiernos dentro de las
normas o marcos constitucionales.
$tro dato importante para el futuro de la inte*ración latinoamericana es el de las diferentes
modalidades constitucionales vi*entes en cada estado. Consideradas estas asimetrías para el
conjunto de los estados nacionales -ue componen el sistema de inte*ración en formación, las
diferencias político@institucionales -ue emanan de sus cartas constitucionales pueden afectar en
alto *rado el proceso de conver*encia de políticas -ue pueda ser intentado a través de los
acuerdos de inte*ración. &specialmente respecto de principios tales como supranacionalidad,
re*ímenes de *obierno, subsidiariedad, ) aceptación nacional de normas emanadas de tratados de
inte*ración
<A
.
27
Desde otro +n*ulo, las asimetrías institucionales en la dimensión política derivan de la transición desde la
posición de colonias o protectorados a la condición de naciones soberanas desde el punto de vista político. !al es.
por ejemplo, el caso con la reciente incorporación plena de Lu)ana ) "urinam a la independencia ) soberanía
política. Ba) situaciones diferentes correspondientes a territorios de América Latina ) el Caribe -ue no son
sociedades políticamente soberanas ) operan como estados asociados de una *ran potencia, como, por ejemplo, es
el caso de Puerto 'ico.
165
165
&n América Latina operan las formas presidencialistas de la democracia, lo -ue concede ma)ores
m+r*enes de maniobra a los poderes ejecutivos, cu)a influencia sobre el destino de los acuerdos
de inte*ración es decisiva. &n &uropa predominan las formas parlamentarias de la democracia, lo
-ue -uita prota*onismo a los jefes de *obierno ) aumenta el poder de los poderes deliberantes,
sobre el destino de la inte*ración.
"n su e*presi$n estrat#gica, las asimetrías políticas se refieren a las posturas ideoló*icas )
doctrinarias de los movimientos políticos -ue controlan los *obiernos. &s decir a las fuentes
doctrinarias -ue inspiran a las autoridades *ubernamentales de los países miembros de los
acuerdos, las 2nicas capaces de crear re*ulaciones de vi*encia obli*atoria a través del sistema
jurídico imperante ) bas+ndose en sus poderes le*islativo, ejecutivo ) judicial, actuando en su
calidad de estados soberanos. Por lo tanto ,acen uso de sus poderes para tomar opciones
diferenciadas en el plano internacional.
&stas posiciones ideoló*ico@doctrinarias, se e.presan en diferentes campos tales como las
relaciones político@militares entre los estados@miembros, las ne*ociaciones pendientes sobre
límites, la se*uridad re*ional, la cooperación entre fuerzas armadas ) de se*uridad, ), en *eneral,
la amplia *ama de temas políticos -ue se abordan a través de las relaciones diplom+ticas )
consulares. !ambién la política económica de las autoridades e.presa en 2ltima instancia
estrate*ias políticas -ue se e.presan en el plano de la economía.
HIII& ASIMETRFAS DE DESARROLLO: ESTRUCTURAS Y ESTRATEGIAS
1& D#m-0#"-0 5 #/-$-0
Los dos temas centrales en las asimetrías de desarrollo son los de la pobreza ) la desi*ualdad
social, como obst+culos -ue conspiran contra la co,esión ) la justicia en las sociedades
componentes de los blo-ues de inte*ración.
&l tema desde el punto de vista estraté*ico ata;e por un lado a los condicionantes estructurales
-ue determinan estas asimetrías, ) del otro a las acciones encaminadas a superarlas. Los acuerdos
subre*ionales pueden incidir sobre esas condiciones a lar*o plazo, si es -ue se lo*ra una creciente
conver*encia estructural de los procesos de desarrollo favorecida por la conver*encia de
re*ímenes ) políticas entre los países miembros. !ambién pueden incidir en el plano de la
cooperación técnica ) financiera colaborando con otros actores *ubernamentales,
inter*ubernamentales, o no *ubernamentales en las políticas encaminadas a la superación de la
pobreza ) la desi*ualdad social.
166
166
&n el presente conte.to estamos usando las e.presiones 6pobreza9 ) 6desi*ualdad social9 con un
sentido interdisciplinario.
&l concepto de desarrollo ,umano se refiere al *rado de satisfacción de las necesidades de la
*ente, incluidas las necesidades -ue derivan de sus capacidades o potencialidades relacionadas
con sus comportamientos demo*r+fico@ambientales, económicos, socio@culturales ) políticos.

&l concepto de calidad de vida tiene un si*nificado m+s relacionado con los niveles de bienestar )
no inclu)e tan claramente los aspectos sociopolíticos ) culturales -ue, si est+n fuertemente
presentes en el concepto de desarrollo ,umano. (n indicador -ue puede vincular ambos
conceptos /calidad de vida ) desarrollo ,umano0 es el de pobreza, entendido también
multidimensionalmente.
La fuente principal de información para este tema proviene -uiz+ de los informes sobre desarrollo
,umano elaborados por el P4(D. $tras fuentes de *ran importancia son los informes del D#, )
de C&PAL.
La característica m+s diferenciadora entre las asimetrías de desarrollo ) las asimetrías de poder@
dependencia, es -ue las primeras no son el objetivo fundamental perse*uido por los acuerdos de
inte*ración, sino -ue respecto de ellas, los acuerdos pueden contribuir mediante acciones de
cooperación -ue por lo *eneral no son vinculantes. &n el caso de la (nión &uropea los
mecanismos de cooperación ) a)uda se verifican desde los propios acuerdos ) ,an ad-uirido un
car+cter vinculante como consecuencia de la autonomía presupuestaria de la Comisión &uropea )
de la e.istencia de fondos estructurales ) de co,esión. Pero precisamente, esta cooperación -ue
ad-uiere en la (& un car+cter vinculante deriva de la supranacionalidad de las principales
instituciones comunitarias, de su autonomía presupuestaria, ) del alto *rado de desarrollo de sus
estados@miembros -ue pueden asi*nar abundantes fondos a estos fines estructurales ) de
co,esión.
&s por ello -ue el objetivo inmediato ) fundamental de los acuerdos de inte*ración re*ionales )
subre*ionales parece ser la superación de las asimetrías de poder@dependencia entre estados, con
el objeto de lo*rar una inte*ración multidimensional ) profunda -ue inclu)a la creación de
ór*anos supranacionales en a-uellos campos, donde ,abida cuenta del principio de subsidiariedad,
sean necesarios para el normal funcionamiento ) el adecuado impacto de los acuerdos de
inte*ración.
&l ata-ue a las asimetrías de desarrollo sólo parcialmente puede ,acerse desde los acuerdos de
inte*ración se*2n cu+l sea el *rado de profundidad de los mismos ) de los recursos conjuntos -ue
se asi*nen a tal fin. "obre ellas *ravitan, ante todo, las políticas p2blicas nacionales ), se*undo, las
diferentes modalidades de cooperación ) a)uda -ue puedan provenir de or*anismos
inter*ubernamentales, de or*anizaciones no *ubernamentales, o de mecanismos de a)uda
directamente implementados por los *obiernos de los países desarrollados. (na parte de estos
planes ) pro*ramas, puede tener lu*ar a través de los mecanismos de inte*ración de los acuerdos,
) es esa parte es la -ue nos interesa considerar a-uí, con el fin de promover la superación social
de las asimetrías de desarrollo entre naciones.
167
167
Las asimetrías de desarrollo entre naciones pueden ser divididas en estructurales ) estraté*icas.
Las asimetrías estructurales se refieren a las condiciones tecnoló*icas ) normativas -ue
condicionan la acción pr+ctica de las diferentes or*anizaciones -ue act2an en la vida social.,
!ambién inclu)en las normas ) acciones de política, e.plícitas o implícitas, formales o informales,
-ue estén vi*entes e institucionalizadas. &stas asimetrías estructurales ri*en en el interior de cada
país ) encausan el comportamiento de las personas naturales o jurídicas /asociaciones u
or*anizaciones0, ) de las diferentes formas sindicadas de or*anización social en -ue ellas se
a*rupan /sindicatos, c+maras empresariales, etc0.
Las asimetrías estrat#gicas se refieren a los recursos de poder -ue controlan las personas
naturales ) jurídicas o las or*anizaciones /locales, estaduales, nacionales0 -ue operan en el
interior en cada nación, ) a la manera cómo esos recursos son usados para influir en las
condiciones internas del desarrollo nacional.
2& EIam- !- $a0 a0#m-,rDa0 0-)J !#m-0#"-0 %r#*#%a$-0
a) Las asimetrías de desarrollo en la dimensión ambiental
"n su e*presi$n estructural, se refieren a todas las situaciones tecnoló*ico@productivas e
institucionales -ue afectan los derec,os a *ozar de un medio ambiente ,abitable ) 6vivible9. "e
inclu)en todas las tecnolo*ías ) normas vigentes /no las deseables0 sean estas formales o
informales, pero se e.clu)en las tecnolo*ías ) normas -ue siendo formales ) estando establecidas
en la letra de la le) son i*noradas en la pr+ctica. "e e.aminan también las políticas p2blicas -ue
afectan la dimensión ambiental como, son los códi*os ambientales ) todas las normas de
salubridad, de ,i*iene o de planificación de asentamientos ,umanos sean estos rurales o urbanos.
#uc,os de los países m+s pe-ue;os ) pobres de los blo-ues latinoamericanos carecen de
suficientes recursos co*nitivos institucionales ) ,umanos para promover sus propias tecnolo*ías )
formular sus propias re*ulaciones en el +mbito ambiental, para implementarlas a través de
or*anismos competentes, ) para llevar adelante los procesos de fiscalización necesarios.

"n su e*presi$n estrat#gica, estas asimetrías e.aminan las personas naturales o jurídicas desde el
punto de vista de su poder individual o colectivo para afectar o modificar el medio ambiente.
nclu)en aspectos tales como el peso del comportamiento demo*r+fico de diferentes
colectividades o estratos socioeconómicos ) su impacto en el conjunto de la sociedad bajo
an+lisis. Como es obvio ese impacto dado, entre otros factores, por la escala de las diferentes
poblaciones ser+ diferente se*2n cu+les sean las condiciones estructurales ) de políticas -ue
enmarcan esas posiciones.
Por ejemplo las relocalizaciones forzadas de pueblos ori*inarios por razones vinculadas a la
construcción de *randes obras infraestructurales /represas, centrales ,idroeléctricas0 o a el
aprovec,amiento de sus tierras a*rícolas para fines de modernización productiva.
De otro lado, también en la esfera ambiental estas asimetrías se refieren a la capacidad de
maniobra de diferentes actores sociales para operar sobre el medio ambiente ) alterar, o preservar,
las condiciones de la biosfera. A-uí el tema confronta *eneralmente actores económicos locales,
nacionales o transnacionales por un lado, ) a las autoridades de *obierno, encar*adas de formular
168
168
las le)es, elaborar ) ,acer cumplir las políticas por el otro. Los ejemplos pueden estar referidos a
campesinos de subsistencia -ue talan los bos-ues para buscar espacios de cultivo o combustibles
para su vida diaria, o a las empresas industriales, locales, nacionales o transnacionales -ue
eludiendo la le), o aprovec,ando su permisividad, a*otan los recursos naturales, destru)en la
biodiversidad, o contaminan el medio ambiente, etc. &l proceso de e.plotación de la Amazonia
actual nos provee abundantes ejemplos de este tipo de situaciones ) del c,o-ue de intereses
estraté*icos -ue de allí derivan.
Las asimetrías de desarrollo en la dimensión ambiental, se refieren fundamentalmente a la
sustentabilidad del desarrollo a lar*o plazo derivada de diferentes condiciones ) pr+cticas
ambientales en diferentes países.
b) *simetrías de desarrollo en la dimensión económica
"n su e*presi$n estructural se inclu)en todas las situaciones estructurales /tecnoló*ico@
productivas e institucionales0 -ue son causas de las carencias e ine-uidades económicas. "e
refieren a todas las tecnolo*ías, las pr+cticas, ) las normas capaces de condicionar o determinar en
un cierto sentido a las acciones de política p2blica. Ata;en fundamentalmente a los procesos de la
producción, la circulación ) el consumo, inclu)endo desde lue*o la propiedad de los recursos
sobre todo desde el +n*ulo de su impacto sobre la población /personas ) empresas0 m+s
carenciada en la distribución de la ri-ueza ) del in*reso. 'especto de las normas fundamentales )
de su impacto distributivo en materia de ri-ueza ) de in*resos, pueden e.aminarse los códi*os de
comercio, de inversiones, de funcionamiento de los mercados, de la competencia, de la protección
al consumidor, de las compras *ubernamentales, etc.
!ambién se inclu)en todas las tecnolo*ías, las pr+cticas ) las normas vinculadas a la provisión,
re*ulación, ) fiscalización de a-uellos bienes p2blicos con si*nificación pecuniaria -ue se
incorporan a los presupuestos fiscales. &sto se refiere, entre otras cosas, a la formulación de las
políticas p2blicas mismas en la esfera fiscal, monetaria, de comercio e.terior, etc. -ue los
*obiernos aplican en este campo. !ambién ) de especial importancia en la esfera socio@distributiva
son los presupuestos fiscales en materia de salud, educación, trabajo, se*uridad social, etc.
&l tema sociolaboral se e.presa a través de las oportunidades de empleo ) de los indicadores de
subempleo en sus diferentes e.presiones /ínfima productividad, jornadas incompletas,
inestabilidad, etc.0. "ituaciones de abandono o mar*inación de ancianos jubilados ) pensionados,
etc. !odos estos aspectos son sociales por su impacto sobre el desarrollo ,umano ) la calidad de
vida pero también son económicos por tratarse de carencias pecuniariamente mensurables.
"n su e*presi$n estrat#gica, estas asimetrías ata;en a las posiciones doctrinarias ) las acciones
concretas de autoridades *ubernamentales, personas, asociaciones ) or*anizaciones empresariales,
sean estas p2blicas o privadas, siempre -ue estén dotadas de poder económico ) en condiciones
de ejercitarlo.
&stas asimetrías se refieren al comportamiento efectivo de los actores p2blicos ) privados en la
esfera económica desde el punto de vista de su impacto sobre la distribución del in*reso ) de la
ri-ueza por un lado ) por evolución de las situaciones de pobreza por el otro. De un lado, el
sector p2blico es un poder le*al -ue se impone sobre las empresas e.i*iéndoles no sólo el
169
169
cumplimiento de los códi*os vi*entes, sino también, por ejemplo, el pa*o de tributos, o
determinadas pr+cticas de mercado /determinación de tasas de interés, tipos de cambio, etc0.
"iempre en su e.presión estraté*ica, estas asimetrías se relacionan con el sector privado, el -ue
alber*a, por un lado, poderes institucionalizados ejercidos por empresas -ue act2an le*almente en
sus operaciones de mercado. A veces esas empresas act2an como poderes f+cticos ) pueden
intentar modelar o eludir las normas -ue re*ulan el sistema tributario, la competencia, los
derec,os del consumidor, o los derec,os laborales de sus empleados, o los derec,os ambientales
de determinadas poblaciones. !odos estos aspectos tienen por lo *eneral una clara dimensión
pecuniaria -ue puede ser e.aminada en la dimensión económica. Pueden también -uerer imponer
su poder de mercado ,aciendo uso de posiciones monopólicas u oli*opólicas derivadas de su
propia escala relativa, o de colusiones con otras empresas del sector, etc.
&n otros casos, es posible encontrar situaciones en -ue las *randes corporaciones transnacionales
o los *rupos económicos locales act2an como poderes f+cticos ejerciendo presiones indebidas
sobre los poderes ejecutivo, le*islativo o judicial de los estados miembros a través de estrate*ias
de cabildeo, o de manera directa mediante la 6compra9 de decisiones *ubernamentales, de le)es )
re*lamentos o de dict+menes judiciales.
c) *simetrías de desarrollo en la dimensión social
"n su e*presi$n estructural, las asimetrías se refieren a tecnolo*ías, pr+cticas ) normas vi*entes,
-ue son la causa de ine-uidades ) discriminaciones en la esfera del acceso a los sistemas
educacionales, de salud, de nutrición, de administración de justicia. !ambién a las diferencias en
los beneficios derec,os ) *arantías provistos por los códi*os laborales, previsionales, ) de
se*uridad social.
&n su e.presión estructural también se refieren a las pr+cticas, tecnolo*ías, or*anizaciones )
normas -ue re*ulan el funcionamiento de los sistemas de información comunicación )
conocimiento con especial referencia a los medios de comunicación masiva ) a las industrias
culturales.
"n su e*presi$n estrat#gica, ata;en a las personas o asociaciones dotadas de poder político,
social, económico o sindical -ue inciden sea positiva o ne*ativamente sobre la e-uidad de los
procesos sociales, inclu)endo el acceso a los derec,os fundamentales en la esfera económica
/laborales ) de se*uridad social0, cultural /a la información ) la educación0, ) social /a la salud, la
administración de justicia, etc.0. &stas asimetrías se refieren a posiciones ideoló*icas e intereses
específicos de diferentes *rupos sociales ubicados en posiciones diferenciadas de poder social o
cultural. nclu)en tanto las acciones de *rupos privados o no *ubernamentales como las políticas
concretas de los *obiernos de turno. &l tema de las políticas tiene su e.presión pecuniaria en los
presupuestos fiscales ) en la distribución de los *astos relacionados con la educación ) la cultura.
f) *simetrías de desarrollo en la dimensión política
"n su e*presi$n estructural, se refieren a todas las situaciones tecnol$gico5productivas,
institucionales o culturales 1ue inciden sobre las oportunidades de acceso a los derec&os civiles
y políticos fundamentales de una naci$n por parte de sus ciudadanos. nclu)e aspectos relativos
a la manera como los sistemas políticos vi*entes afectan la vida de las personas consideradas
170
170
como ciudadanos, es decir individuos dotados de derec,os ) obli*aciones ) subordinado a las
le)es de estados políticamente soberanos. Los derec,os ) obli*aciones a considerar corresponden
a la esfera civil ) política, ) -ue emanan de la condición de ciudadano de una nación@miembro.
Los derec,os a e.presarse libremente, a reunirse de manera p2blica, a sindicalizarse para la
defensa de intereses laborales, empresariales o profesionales, a formar partidos políticos, a
sufra*ar, a ser ele*ido para car*os p2blicos.
&n cierto sentido los derec,os civiles ) políticos derivados de la condición de ciudadano son la
llave de acceso a todo otro conjunto de derec,os ) obli*aciones, previamente mencionados, en la
esfera socioeconómica /a la propiedad, al trabajo, a la se*uridad social, a la salud, etc0,
ambientales /por ejemplo el derec,o a respirar una atmósfera 6potable9 ) la obli*ación de no
contaminarla, ) culturales /practicar reli*iones, ,ablar o escribir en ciertos idiomas, etc0. &n las
sociedades latinoamericanas estos ) otros conjuntos de derec,os ) obli*aciones son, en un
momento del tiempo datos estructurales, -ue dependen de las vicisitudes avances ) retrocesos de
los re*ímenes democr+ticos.
"n su e*presi$n estrat#gica, referida a la e.istencia de diferentes *rupos de interés ) poderes
f+cticos or*anizados, ata;e a la capacidad diferenciada de los diferentes se*mentos, *rupos o
clases sociales de cada estado@parte para controlar o al menos influir sobre las re*las de jue*o del
proceso político ) sobre el comportamiento de los ór*anos del *obierno -ue inciden en el mismo.
Ata;e también a los movimientos ) partidos políticos principales, ) sus poderes de cabildeo, de
presión, o de acceso directos a los ór*anos de *obierno.
Las re*las de jue*o de la democracia son las -ue mejor *arantizan, a la lar*a, un desarrollo
socialmente m+s justo de todos los miembros ) una mejor superación de sus asimetrías. La
conformación de *rupos políticos de base democr+tica capaces de operar en m+s de un país
miembro, podría conducir a la selección de a-uellos problemas comunes -ue en diferentes campos
son compartidos por todos los estados miembros ) a la formulación de *rupos de poder locales,
nacionales ) re*ionales -ue consoliden la idea de la inte*ración ) encuentren *rupos de poder
dispuestos a defenderla.
171
171
HIV& TRATAMIENTO ACTUAL DE LAS ASIMETRFAS EN LOS ACUERDOS
1& P$a,-am#-," )--ra$:
Ba) un interro*ante crucial -ue debe ser planteado desde el inicio: cson las asimetrías entre países
los obst+culos -ue deben ser removidos por dic,os países para lo*rar el avance de los acuerdos
re*ionales, o son los acuerdos re*ionales los instrumentos -ue deben usar esos países para buscar
en conjunto la remoción de las asimetríasd
La respuesta -ue se ensa)a en este trabajo e.i*e distin*uir entre tipos de asimetrías ) tipos de
acuerdos. Parte diferenciando entre asimetrías de poder5dependencia entre estados5naci$n )
asimetrías de desarrollo entre sociedades nacionales de esos mismos estados. Aceptada esta
distinción puede concluirse: a0 -ue las asimetrías de poder@ dependencia deben ser atacadas
primero por actos de voluntad política de los estados miembros para posibilitar el avance de los
acuerdos1 b0 -ue las asimetrías de desarrollo pueden ser atacadas, despu#s, mediante la
profundización de los acuerdos multidimensionales bajo principios de supranacionalidad )
subsidiariedad. c0 sin embar*o la responsabilidad de los acuerdos de inte*ración en la superación
de las asimetrías de desarrollo es sólo parcial ) complementaria de las responsabilidades
nacionales, de acuerdo con el principio de subsidiariedad.
2& E$ ,ra," !- $a0 a0#m-,rDa0 !- %"!-r.!-%-!-*#a - $"0 a*3-r!"0 03=r-)#"a$-0
&l tratamiento de las asimetrías, tal como éstas son concebidas en los cuatro acuerdos
subre*ionales latinoamericanos, se refiere a posiciones asimétricas de poder@dependencia en la
esfera del comercio ) eventualmente de la inversión. Como es obvio los acuerdos no usan esta
terminolo*ía de poder@dependencia, pero en el fondo se trata de establecer situaciones de
diferente *rado de poder o debilidad en materia competitiva en la esfera del comercio ) de la
inversión.
172
172
Los países ele*ibles para trato preferencial en la esfera del comercio son los m+s débiles /o
carentes de poder competitivo0 sea por tama;o, por escaso *rado de desarrollo o por una mezcla
de ambos factores. Así, por ejemplo, esos países m+s débiles pueden presentar un *rado de
desarrollo ma)or como es el caso de (ru*ua) pero ser económicamente tan pe-ue;os -ue su
e.portaciones dependen altamente del mercado de sus socios m+s poderosos, o pueden presentar
simult+neamente un tama;o pe-ue;o ) un *rado de desarrollo menor como es el caso de
Para*ua) en #&'C$"(' ) de Dolivia ) &cuador en CA4. Por eso la denominación de
economías m+s débiles se refiere a su menor poder competitivo en la esfera del comercio ) de la
inversión, ) a su ma)or *rado de dependencia respecto del mercado de sus socios. &n este sentido
estamos ,ablando de asimetrías de poder@dependencia, sea por escaso tama;o, por escaso
desarrollo o por ambos factores.
Adem+s puede ,aber países -ue son relativamente pe-ue;os ) relativamente pobres pero -ue
ad-uieren un poder desproporcionado derivado del control de al*2n recurso económico -ue es
vitalmente necesario para el funcionamiento de los procesos económicos de países m+s
desarrollados. !al es el caso de a-uellos países -ue controlan *randes reservas de ,idrocarburos
/*as o petróleo0, incluidos desde lue*o los ubicados en América Latina. &sto también aconseja
usar un vocabulario m+s relacionado con las posiciones de poder@dependencia -ue con el tama;o
o *rado de desarrollo de cada país.
Los tratamientos especiales ) diferenciados en la esfera del comercio ) de la inversión, ejercen un
impacto mu) tenue e indirecto, sobre el *rado de desarrollo relativo de los países, ) sólo aparecen
como paliativos de su escaso poder para competir en el marco de situaciones comerciales
específicas. !ambién por eso es -ue a-uí ,ablamos de tratamiento de asimetrías de poder@
dependencia en la esfera del comercio ) no de asimetrías de desarrollo.
&mpezaremos ,ablando de ALALC por la importancia demo*r+fica, *eo*r+fica ) demo*r+fica de
sus estados miembros /todos los sudamericanos m+s #é.ico0, inclu)endo su evolución posterior
,acia la actual ALAD. "e*uiremos lue*o con el #CCA -ue también fue tempranamente pionero
en la inte*ración sudamericana, ) con CA'C$# -ue e.presa situaciones altamente específicas.
Finalmente nos abocaremos a los tratados sudamericanos.
&l !ratado de #ontevideo de 5?J= /ALALC0 reconocía la e.istencia de países /-ue son
realidades obviamente multidimensionales0 menos desarrollados /nótese el car+cter
multidimensional de la e.presión 6desarrollados90 ) la necesidad de un trato preferencial para
ellos.
Posteriormente el tratado de #ontevideo de 5?K= /ALAD0 distin*uió tres cate*orías de países
pero no profundizó ni e.tendió las modalidades de tratamiento, las -ue continuaron circunscritas
a preferencias comerciales /tratamiento típicamente unidimensional o mercadista0. &n su artículo
3d propone: 6!ratamientos diferenciales establecidos en la forma -ue en cada caso se determine,
tanto en los mecanismos de alcance re*ional como en los de alcance parcial, sobre la base de tres
cate*orías de países, -ue se inte*rar+n tomando en cuenta sus características econ$mico5
estructurales. Dic,os tratamientos ser+n aplicados en una determinada ma*nitud a los países de
desarrollo intermedio ) de manera m+s favorable a los países de menor desarrollo econ$mico
relativo:.
173
173
&n el artículo ?0 del !ratado de ALAD referido a los acuerdos de alcance parcial, su inciso d0
se;ala -ue estos acuerdos 6contendr+n tratamientos diferenciales en función de las tres cate*orías
de países reconocidas por el presente !ratado, cu)as formas de aplicación se determinar+n en cada
acuerdo, así como procedimientos de ne*ociación para su revisión periódica a solicitud de
cual-uier país miembro -ue se considere perjudicado9.
&l !ratado de #ontevideo posee un Capítulo , denominado 6"istema de apo)o a los países de
menor desarrollo económico relativo9: Artículo 5>0 6Los países miembros establecer+n
condiciones favorables para la participación de los países de menor desarrollo económico relativo
en el proceso de inte*ración económica, bas+ndose en los principios de la no reciprocidad ) de la
cooperación comunitaria9. Articulo 5J0 Con el propósito de ase*urarles un tratamiento
preferencial efectivo, los países miembros establecer+n la apertura de los mercados, así como
concertar+n pro*ramas ) otras modalidades específicas de cooperación9. Artículo 5A0 6Las
acciones a favor de los países de menor desarrollo económico relativo se concretar+n a través de
acuerdos de alcance re*ional ) acuerdos de alcance parcial. A fin de ase*urar la eficacia de tales
acuerdos, los países miembros deber+n formalizar normas ne*ociadas vinculadas con la
preservación de las preferencias, la eliminación de las restricciones no arancelarias ) la aplicación
de cl+usulas de salva*uardia en casos justificados9.
&s evidente -ue el !ratado de #ontevideo -ue crea la ALAD, a2n reconociendo implícitamente
las causas estructurales profundas -ue determinan el car+cter de países de menor desarrollo
económico relativo, por el car+cter predominantemente comercialista de todo su articulado
termina prescribiendo tratos especiales ) diferenciados solamente en la esfera comercial. ALAD,
es decir la Asociación Latinoamericana de nte*ración, a pesar de su nombre amplio
/6inte*ración90 ) de su intención de avanzar *radualmente ,acia la constitución de un mercado
com2n, también termina por abocarse fundamentalmente a los temas comerciales. 4ótese bien -ue
ALAD, mediante la fle.ibilidad de su normativa, cumplió con e.traordinaria eficiencia su misión
de 6salvar9 la inte*ración económica latinoamericana de un colapso total durante la difícil década
del oc,enta, cuando la crisis de la deuda produjo el desplome del comercio intrare*ional ) el fin
del modelo industrialista prote*ido -ue ,abía imperado en América Latina durante décadas
anteriores. Por lo tanto no se est+ implicando a-uí nin*una 6responsabilidad9 especial en el
car+cter comercialista del trato especial ) diferenciado prescrito por ALAD. &ste acuerdo operó
dentro de los límites políticos ) económicos -ue se le trazaron lo*rando inau*urar una nueva
etapa en la inte*ración re*ional. Posteriormente, en "udamérica la reformulación del CA4 ) la
creación del #&'C$"(' ad-uirieron ma)or relevancia política al ser conducidos, a partir de la
década de los noventa por los respectivos presidentes a través de Consejos creados a tal efecto.
&n consecuencia ALAD pasó a desempe;ar funciones de enmarcamiento jurídico *eneral en una
esfera crecientemente técnica.
&l #CCA en el momento de su constitución no reconoció e.plícitamente la e.istencia de
asimetrías ni, consi*uientemente, propuso tratamientos especiales ) diferenciados. La profusión de
transformaciones -ue ,an e.perimentado los principios ) ór*anos de la inte*ración en
Centroamérica es tan compleja -ue no podemos tratarla a-uí, pero ellos reflejan con m+s claridad
-ue en nin*2n otro acuerdo la preocupación por la cuestión social en Centroamérica. Cómo
ras*o *eneral diremos -ue en Centroamérica al i*ual -ue en el Caribe las asimetrías de desarrollo
174
174
se tratan bajo el rubro cooperación, en tanto -ue las asimetrías de poder@dependencia se reducen a
la esfera comercial.
&l !ratado de C,a*uaramas -ue estableció el CA'C$#, incluidas sus modificaciones
posteriores, distin*ue entre dos tipos de situaciones relacionadas con el trato especial )
diferenciado. De un lado los países -ue define como de menor desarrollo relativo, ), de otro lado,
los países, sectores ) re*iones a los -ue llama desfavorecidos ) -ue, no necesariamente coinciden
con los de menor desarrollo relativo. Para esos países ) re*iones se prescriben tratamientos
preferenciales en el campo del comercio ) de la inversión, para compensar el impacto ne*ativo
-ue en ellos pueda causar del #ercado ) &conomía Onica del CA'C$# /C"#& en su si*la
in*lesa0. Las partes "e*unda ) !ercera del !ratado destinan una importante cantidad de artículos a
se;alar las circunstancias ) situaciones -ue ameriten la aplicación de trato especial ) diferenciado,
todas ellas referidas a aspectos económicos en *eneral inclu)endo la promoción de inversiones, la
diversificación productiva el desarrollo de infraestructuras, etc. &l espacio ) la atención -ue el
!ratado dedica al trato especial ) diferenciado, son ,ol*adamente los m+s importantes de todos
los acuerdos subre*ionales, pero este trato es, repit+moslo, solamente aplicado en la esfera
económica ) para contrarrestar los efectos contraproducentes -ue puedan resultar de la aplicación
del #ercado ) &conomía Onicas /"in*le #arCet and &conom)0.
&n la Comunidad del Caribe también ,a e.istido desde el ori*en de este acuerdo una vocación
multidimensional, e.presada en la e.istencia de su Consejo para el Desarrollo "ocial ) Bumano
-ue aborda temas de salud, de educación, de condiciones sociolaborales, de *énero, de juventud )
de medio ambiente. "in embar*o en el +mbito de este consejo no se establecen provisiones o
tratamientos especiales para los países -ue la Comunidad ,a definido como de menor desarrollo
relativo /Darbados, Lu)ana, Samaica, !rinidad ) !oba*o, ) "urinam0.
&l Acuerdo de Carta*ena de 5?J? /PAC!$ A4D4$0, creado precisamente como un rec,azo a
las asimetrías de poder@dependencia con los países ma)ores de la ALALC, -uiz+ por las mismas
razones -ue lo llevaron a su instalación, era m+s e.plícito en esa preocupación e incluía un
propósito de avanzar a la reducción de las diferencias en el *rado de desarrollo entre los países. &l
Acuerdo de Carta*ena fue muc,o m+s ambicioso en su estructura institucional ), sin duda
aspiraba a formas de inte*ración multidimensional ) profunda. &l !ratado inclu)ó entre otros
ór*anos ) mecanismos al Convenio "imón 'odrí*uez sobre políticas sociolaborales, el Convenio
Andrés Dello sobre educación ) cultura, el Convenio Bipólito (nanue sobre salud, la (niversidad
Andina "imón Dolivar, etc. &n consecuencia no se puede ne*ar la vocación multidimensional de
ese !ratado. Posteriormente esa vocación se fue ratificando con la creación del !ribunal de
Susticia, del Parlamento Andino, así como de otro conjunto de normas sobre se*uridad socia
/Decisión 5530, sobre trabajadores mi*rantes /Decisión 55J0.
A2n así, el trato especial ) diferenciado siempre se concibió en la esfera de las relaciones de
comercio e inversión en una visión del asunto típicamente comercialista o, en el mejor de los
casos, economicista, separada de los otros esfuerzos de inte*ración multidimensional.
Posteriormente Dolivia ) &cuador fueron considerados los dos países con menor *rado de
desarrollo económico relativo, ) ele*ibles como beneficiarios de las preferencias comerciales.
175
175
Cronoló*icamente ,ablando, el #&'C$"(' fue el m+s reciente de los tratados subre*ionales. "e
autodefine como un #ercado Com2n ) su artículo primero asertivamente inclu)e la libre
circulación de bienes, servicios ) factores productivos, el establecimiento de un arancel e.terno )
de una política comercial comunes inclu)endo la coordinación de posiciones en foros re*ionales e
internacionales, la coordinación de políticas macroeconómicas ) sectoriales, ) el compromiso de
armonizar le*islaciones en las +reas pertinentes para lo*rar el fortalecimiento del proceso de
inte*ración. &l fraseo del articulado es ambi*uo en dos puntos, primero en lo relativo a la libre
circulación de factores productivos, por-ue en el len*uaje económico ese objetivo inclu)e al
factor trabajo, ) la inte*ración de los mercados de trabajo lleva al fortalecimiento de m2ltiples
dimensiones sociales de la inte*ración se*2n se ,a enfatizado repetidamente en este informe. &l
otro tema -ue, el len*uaje del acuerdo deja relativamente abierto es lo relativo a la armonización
de le*islaciones, respecto de la amplitud ) profundidad de esta armonización como también del
car+cter vinculante de la misma.

&l !ratado de Asunción fue firmado en 5??5, ) su posición respecto del trato especial )
diferenciado es mu) e.plícita. 4o sólo carece de normas *enerales en ese sentido, sino -ue,
adem+s su artículo <0 establece claramente -ue: 6&l #ercado Com2n estar+ fundado en la
reciprocidad de derec,os ) obli*aciones entre los &stados Partes9. &n el artículo J0 ,a) una
salvedad a lo establecido en el capítulo <0 cuando afirma: 6Los &stados Partes reconocen
diferencias puntuales de ritmo para la 'ep2blica del Para*ua) ) para la 'ep2blica $riental del
(ru*ua), las -ue constan en el Pro*rama de Liberación Comercial9. Adicionalmente a esta
referencia de trato diferenciado en la esfera comercial, el !ratado de Asunción se refiere
frecuentemente al !ratado de #ontevideo de la ALAD en el cual se encuadra jurídicamente pero
la cone.ión entre ambos tratados en materia de trato especial ) diferenciado no es e.plicitada en
nin*2n artículo del !ratado de Asunción. &n síntesis, el espíritu de este !ratado es la reciprocidad
de trato como re*la *eneral1 las e.cepciones son menores ) se aplican en la esfera del comercio.
&.aminando los cuatro acuerdos /#&'C$"(', CA4, #CCA ) CA'C$#0 en conjunto, los
mecanismos concretos -ue lo*raron cierta operatividad para el tratamiento de las asimetrías se
restrin*ieron al +mbito comercial ) a pe-ue;os ajustes en las condiciones de transacciones de
comercio e inversión. Geamos por ejemplo la si*uiente ta.onomía:
a0 Dero*aciones de tiempo limitado ) plazos m+s lar*os para cumplir con las obli*aciones de
los acuerdos comerciales: CA4, #&'C$"(' ) ALAD lo ,an aplicado en lo -ue se refiere a
acceso a mercados, ) CA4, ) CA'C$# en lo -ue se refiere a acceso a servicios.
b0 (mbrales diferenciados para cumplir ciertos compromisos comerciales: CA4 ) ALAD lo
,an aplicado en lo -ue se refiere a acceso a los mercados, ) CA'C$# en materia de servicios )
de inversión.
c0 Fle.ibilidad en las obli*aciones ) procedimientos: CA4, #&'C$"(', CA'C$# )
ALAD lo ,an aplicado en materia de acceso a mercados, adem+s CA4 lo ,a ,ec,o en comercio
a*rícola ) CA'C$# en comercio de servicios e inversiones li*adas al comercio.
d0 Cl+usulas de m+.imo desempe;o ) otras disposiciones similares: Aplicados por CA4 )
ALAD en acceso a mercados ) por CA4 ) CA'C$# en comercio a*ricola.
e0 Asistencia técnica: CA4, CA'C$# ) ALAD en materia de acceso a mercados.
176
176
f0 "alva*uardias en la transición desde un +rea de libre comercio ,acia un ré*imen
armonizado de unión aduanera: &ste criterio ,a sido abundantemente utilizado por todos los
acuerdos sub@re*ionales /Liordano et. al. <==P0
Bemos dic,o -ue el comercio intrarre*ional nunca lo*ró, en América Latina superar ciertas cotas
como porcentaje del comercio total /en torno al <=X como m+.imo0, ) si el impacto de ese
comercio en el crecimiento *lobal es reducido, muc,o menos relevantes a2n son las preferencias
comerciales concedidas a través del trato especial ) diferenciado en la esfera comercial.
De otro lado las disposiciones en la esfera de la inversión, con e.cepción de las relacionadas a la
eliminación de la doble tributación -ue son de aplicación *eneral a todos los miembros, tampoco
,an ,ec,o uso efectivo ) si*nificativo de mecanismos de trato especial ) diferenciado, incluso en
a-uellos casos, como el del !ratado de C,a*uaramas /CA'C$#0 o el Acuerdo de Carta*ena
donde e.isten disposiciones en tal sentido.
&.isten situaciones de interdependencia, bien conocida entre las variables comerciales, financieras
) monetario@cambiarias -ue permiten rastrear las causas m+s profundas de los ciclos )
decaimientos del comercio intralatinoamericano. Así, la escasez de medios internacionales de pa*o
/fundamentalmente dólares0 derivada de la crisis de la deuda, en los a;os oc,enta fue un factor
causal m+s profundo /aun-ue también co)untural0 en la esfera económica -ue llevó al derrumbe
del comercio entre los países latinoamericanos. !odos los países sufrieron con esa reducción del
comercio recíproco ) los acuerdos prove)eron paliativos a la penuria de divisas como fue el caso
del #ecanismos de Pa*os ) Créditos 'ecíprocos instrumentado desde la ALAD. Así, las
fluctuaciones de las corrientes de comercio, en el caso latinoamericano, ,an sido siempre síntomas
de otros factores económicos o e.traeconómicos m+s profundos.
Del mismo modo, dentro del #&'C$"(' a fines de los a;os noventa, ) comienzos del nuevo
si*lo, el colapso monetario@financiero de la economía ar*entina se e.presó sintom+ticamente en
un derrumbe de su comercio con Drasil /afectando al resto de los flujos internos del
#&'C$"('0 -ue afectó profundamente su economía en vista del alto porcentaje de sus
e.portaciones a ese país. &l problema cambiario de Ar*entina no es atribuible a Drasil sino a la
ri*idez de su mecanismo operativo, pero la descoordinación de las políticas cambiarias entre
ambos países empeoró si*nificativamente la crisis ) precipitó el colapso de la economía ar*entina.
Las causas m+s profundas fueron institucionales, derivadas de la vi*encia de sistemas cambiarios
diferentes entre ambos países. Así, dentro de la esfera estrictamente económica las asimetrías m+s
visibles ) superficiales en los flujos de comercio nos remiten a asimetrías m+s profundas en las
instituciones económicas de los países miembros derivadas de la operatoria de diferentes sistemas
cambiarios.
(n ejemplo de cómo la eliminación de ciertas asimetrías unidimensionales en el comercio puede
conducir a nuevas asimetrías cuando las modificaciones institucionales no est+n bien formuladas ni
respetadas lo encontramos en el #&'C$"('. &n relación con este acuerdo un estudio reciente
se;ala: 6A pesar de los pro*resos en la inte*ración re*ional, el #&'C$"(' no *arantiza a los
países m+s pe-ue;os un acceso irrestricto a un territorio aduanero re*ional completamente
unificado. La a*enda es considerable: /i0 las barreras no arancelarias determinan barreras de
177
177
acceso importante1 /ii0 las deficiencias institucionales en las +reas de los est+ndares técnicos, de la
re*ulación de los servicios p2blicos, de la internalización de las disciplinas comunes, de la
re*ulación de la competencia ) de los mecanismos de solución de controversias *eneran
incertidumbre ) deprimen el comercio ) la inversión1 /iii0 La infraestructura re*ional es precaria )
constitu)e un obst+culo ma)or al desarrollo de las corrientes comerciales1 /iv0 las abundantes
perforaciones al A&C oscurecen las perspectivas de un comercio intrarre*ional libre de re*las de
ori*en1 /v0 la coordinación macroeconómica se ,a mejorado m+s por casualidad -ue por dise;o1
/vi0 la tendencia a adoptar acciones unilaterales ,a debilitado la co,esión política del blo-ue, ,a
introducido incertidumbre para los inversores ) ,a debilitado la posición com2n en las
ne*ociaciones comerciales /Liordano et al <==P, p+*ina 5A0.
"i se observa con atención la descripción de las falencias principales en la unión aduanera
#&'C$"(' planteada en el p+rrafo citado, ellas se refieren primero a la necesidad de
conver*encia institucional m+s profunda entre los países miembros a través de un efectivo
cumplimiento de lo acordado en los acuerdos.
Las asimetrías en la esfera del intercambio entre los países latinoamericanos, son
fundamentalmente asimetrías de poder@dependencia, derivadas de la escala del país, de la
estructura sectorial de su producción, de su *rado de apertura, de la productividad )
competitividad relativas en los diferentes mercados, etc. (n tratamiento e.itoso de esas asimetrías
debería empezar por atacar la diversidad ) descoordinación de las instituciones latinoamericanas
-ue re*ulan sus relaciones económicas recíprocas en la esfera comercial, cambiaria, financiera,
monetaria, etc. (na manera central de atacar las asimetrías de poder dependencia, es avanzar en la
conver*encia de los sistemas comerciales, financieros ) monetarios -ue operan en los diferentes
países. &sa puede ser una clara misión de los A' latinoamericanos. Los A' latinoamericanos no
pueden solucionar todas las asimetrías de desarrollo en la esfera económica de los países
miembros pues esa es una tarea de los propios países, de acuerdo con el principio de la
subsidiariedad. Pero los A' sí pueden contribuir al lo*ro de una conver*encia en las instituciones
) políticas -ue faciliten un incremento de la productividad ) la competitividad de los países
miembros, reduciendo los costos de coordinación ) de transacción derivados de a-uellas
descoordinaciones, facilitando la constitución de cadenas productivas, allanando los vacíos )
descoordinaciones en las normas /técnicas, fitosanitarias, de re*ulación en el transporte, etc0
re-ueridas para el comercio interior de los blo-ues.
Los temas económicos a abordar en los acuerdos son entonces todos los -ue afectan la
competitividad de los países miembros, desarmonías fiscales /presupuestarias, tributarias, de *asto
p2blico0, descoordinaciones monetarias ) cambiarias, ) el conjunto de normas ) re*ulaciones -ue
impiden la efectivización de la formación de auténticas uniones aduaneras.
8& E$ ,ra," !- $a0 a0#m-,rDa0 !- %"!-r.!-%-!-*#a - $"0 a*3-r!"0 7-m#0';r#*"0
Los acuerdos ,emisféricos son a-uellos en los cuales participan directamente los &stados (nidos
ejerciendo, por tama;o ) *rado de desarrollo económico, un papel prota*ónico en su *estación )
procesamiento.
&stos acuerdos son, como repetidamente se ,a se;alado en este informe, de naturaleza
típicamente unidimensional siendo su objetivo la creación de +reas preferenciales de mercado en
178
178
las -ue &stados (nidos pueda desple*ar sus aptitudes competitivas ) adem+s ejercer una
influencia decisiva en la esfera de las re*ulaciones en la esfera de los mercados internacionales
,emisféricos.
La e.presión m+s completa ) compleja de los acuerdos ,emisféricos es, sin duda el Acuerdo de
Libre Comercio de las Américas /ALCA0 a través del cual se e.presa la estrate*ia estadounidense
en la esfera de las relaciones económicas internacionales ,emisféricas.
Las asimetrías de poder dependencia en esta esfera son notables, la economía estadounidense,
medida en términos de PD es P veces m+s *rande -ue las 3< economías latinoamericanas )
caribe;as participantes si se e.clu)e Canad+ ) Cuba /Cuadros 5, P, ) J0. "u producto por
,abitante es 3 veces m+s alto -ue la latinoamericanaVcaribe;a mejor situada en este indicador ) <<
veces m+s alto -ue la peor situada. &stas diferencias de tama;o ) desarrollo se e.presan en
términos de las relaciones de poder@dependencia en la esfera de las transacciones de mercado. &l
porcentaje de las e.portaciones totales de los países latinoamericanos -ue se diri*e ,acia &stados
(nidos oscila entre alrededor de <=X para el #&'C$"(' ) en torno al P=X o m+s para los
restantes acuerdos. Por oposición el porcentaje de las e.portaciones de &stados (nidos -ue se
diri*e a los acuerdos latinoamericanos es el si*uiente: #&'C$"(' <, CA4 5.P, #CCA 5.J,
CA'C$#=.A. Adem+s la estructura de las e.portaciones estadounidenses refleja una
diversificación ) sofisticación tecnoló*ica -ue contrasta con la estructura de las e.portaciones de
los países latinoamericanos dominada, a2n ,o) por los productos primarios, por las manufacturas
intensivas en recursos naturales o por la incorporación de recursos laborales o ambientales de
costo m+s barato a sus principales e.portaciones.
&sto e.plica por-ué el trato especial ) diferenciado es un re-uerimiento muc,o m+s importante
para los países latinoamericanos -ue ne*ocian acuerdos ,emisféricos. !ambién contribu)e a
e.plicar los retardos ), ,asta la fec,a al menos, el fracaso de las ne*ociaciones del ALCA, en vista
de la manera restrictiva transitoria ) ne*ociada con la -ue ese trato pretende ser incorporado al
ALCA. Cu+nto m+s alta sea la dependencia de los países latinoamericanos respecto de los &stados
(nidos en materia de comercio e inversiones, ma)or ser+ la importancia del trato especial )
diferenciado en las ne*ociaciones ,emisféricas. &n este caso no se trata solamente de un tema de
desarrollo o de tama;o, sino -ue es un tema de poder@dependencia. Por ejemplo #é.ico
confrontado con los restantes países latinoamericanos, es un país económicamente *rande, de
producto por ,abitante relativamente alto, ) con un *rado de diversificación productiva ma)or al
promedio re*ional, sin embar*o su *rado de dependencia en materia de comercio e inversiones es
abrumador debido al altísimo porcentaje de sus e.portaciones -ue se diri*e ,acia los &stados
(nidos, ) a la creciente importancia de las inversiones estadounidenses en su estructura
productiva. La dependencia en comercio e inversiones de los restantes países de América Central
) el Caribe nsular no es menor en términos de inversiones aun-ue el porcentaje de sus
e.portaciones totales -ue se diri*en ,acia &stados (nidos sea m+s bajo -ue el de #é.ico.
Por todas estas razones, en el comercio ,emisférico el trato especial ) diferenciado es de una *ran
importancia para la ma)oría de los países latinoamericanos -ue ne*ocian con los &stados (nidos,
tanto m+s importante cuanto ma)or sea su dependencia en términos de comercio e inversiones.
179
179
Dentro del ALCA los principios -ue re*ulan el trato especial ) diferenciado -uedan bien
e.plicados en un informe técnico de la $&A, elaborado al comienzo de las ne*ociaciones del
ALCA como una contribución al tema de las economías m+s pe-ue;as: 6Aun-ue el tratamiento
diferencial si*ue siendo una característica importante en las relaciones comerciales
internacionales, se aplica a,ora, no tanto como una e.cepción a las normas *enerales ) disciplinas,
sino mediante disposiciones específicas, transitorias ) ne*ociadas -ue permitan -ue los países
beneficiarios ten*an m+s fle.ibilidad ) tiempo para implementar los compromisos comerciales -ue
asumir+n todos los países en el conte.to de los empe;os plurilaterales ) multilaterales de
liberalización del comercio. &sta tendencia se puso de manifiesto en la 'onda (ru*ua) ) en los
nuevos acuerdos de comercio e inte*ración reformados del Bemisferio $ccidental9.
6&n las ne*ociaciones del ALCA, las medidas para facilitar la participación de las economías
pe-ue;as no deben necesariamente enfocarse como un derec,o de facto consa*rado a priori, en
las primeras etapas del proceso de ne*ociación, sino -ue deben ser resultado de ne*ociaciones
específicas entre los países participantes9 /$&A, 5??K0.
&l mismo documento antes citado inclu)e una lista ejemplificatoria de probables medidas -ue en la
filosofía ne*ociadora descripta podrían ser considerados para beneficiar a los 6pe-ue;os9:
períodos m+s prolon*ados para la eliminación de aranceles o barreras no arancelarias1
6acumulación9 de normas de ori*en respecto del comercio recíproco entre países pe-ue;os -ue
forman parte de las ne*ociaciones del ALCA1 aceptación de salva*uardias ma)ores para los países
pe-ue;os ) e.ención, para esos mismos países, de salva*uardias impuestas por los 6*randes91
aumento de la capacidad estructural e institucional para atraer inversiones por parte de los m+s
pe-ue;os1 creación de un conte.to jurídico co,erente de car+cter *eneral para los pe-ue;os en
materia de servicios1 unión de esfuerzos para la instalación, cumplimiento ) monitoreo de las
normas sobre propiedad intelectual establecidas en el Acuerdo1 asistencia técnica ) financiera en
materia de políticas de competencia1 fle.ibilidades ) tolerancias varias en materias de
ad-uisiciones *ubernamentales1 asistencia técnica ) cooperación para la instalación, cumplimiento
) monitoreo de las barreras técnicas al comercio ) de las medidas sanitarias ) fitosanitarias1
asistencia técnica ) cooperación para el cumplimiento de los procedimientos aduaneros1 creación
de 6divisiones de asuntos jurídicos9 -ue, en el seno del ALCA se encar*uen de defender las
posiciones de los países m+s pe-ue;os en caso de controversias.
&n resumen el 6nuevo trato9 se refiere a disposiciones 6específicas, transitorias ) ne*ociadas9,
-ue no deben ser entendidas como un derec,o a priori, sino m+s bien como una concesión
6ne*ociada9 -ue el m+s poderoso puede lle*ar a otor*ar al m+s dependiente. Ba) a-uí una cierta
contradicción, por-ue las preferencias -ue faciliten la posición ne*ociadora de los m+s débiles
deben ser ne*ociadas ) no derivan de un derec,o previamente concedido. Pero precisamente, si
deben ser ne*ociadas, entonces los m+s débiles recibir+n esas concesiones en la medida en -ue
sean tan irrelevantes -ue puedan ser otor*adas sin problemas. &sto e.plica también -ue tras el
fracaso, temporal al menos, de las ne*ociaciones ALCA, &stados (nidos ,a)a tomado la
estrate*ia de avanzar con acuerdos parciales partiendo desde los países m+s débiles. !al es el caso
de los participantes de los 2ltimos acuerdos en proceso de ne*ociación o aprobación con
Centroamérica ) 'ep2blica Dominicana, con Per2, &cuador ) Colombia. A medida -ue aumenta el
poder económico ) disminu)e la dependencia relativa de los países latinoamericanos -ue ne*ocian
con &stados (nidos, en esa misma medida se acrecientan las dificultades ) conflictos ) el ries*o
180
180
de rupturas. &so fue, precisamente lo -ue sucedió entre &stados (nidos por un lado ) Drasil )
Ar*entina por el otro, en cone.ión con los sensibles temas de a*ricultura ) servicios.
(n ejemplo de la nueva estrate*ia ne*ociadora de los &stados (nidos después del fracaso del
ALCA es el !LC con Centroamérica ) 'ep2blica Dominicana /CAF!A@'D en su si*la in*lesa0.
(n tema -ue es central en la estrate*ia de los acuerdos de libre comercio ,emisféricos es la
consolidación institucional de la filosofía del libre mercado incorpor+ndola a las re*ulaciones
internas de los países, ) de esa manera creando crecientes irreversibilidades -ue impidan un
retorno a pr+cticas comerciales con ma)or *rado de eventual protección ) autonomía por parte de
los &stados Parte.
Por ejemplo en el caso del CAF!A@'D ,a), para muc,os temas, dos jue*os de normas
contrapuestas, las vi*entes en el #CCA ) las nuevas -ue derivan de CAF!A@'D. Por ejemplo en
el capítulo de inversiones, cuando el CAF!A era ne*ociado, los países centroamericanos ,abían
acordado las normas b+sicas para un !ratado Centroamericano en nversiones ) "ervicios, pero
faltaba completar ) pulir sus ane.os. Después de la ne*ociación del CAF!A se consideró
innecesario continuar con la aprobación del otro te.to.
&stas ) otras re*ulaciones /propiedad intelectual, compras de *obierno, jurisdicción )
competencia de los poderes judiciales, etc.0 cambian decisivamente las instituciones económicas
de los países -ue ne*ocian.
A-uí emer*e un punto de naturaleza política ) estraté*ica -ue es crucial. Países pe-ue;os )
débiles como los centroamericanos o al*unos de los andinos pueden beneficiarse de una estructura
m+s transparente ) consolidada en sus re*ulaciones económicas, dentro de las re*las de un
capitalismo *lobal desde el punto de vista de sus oportunidades de recibir inversiones. Pero, de
otro lado, los derec,os ,umanos de los ciudadanos de esos países pueden ser afectados
*ravemente como consecuencia de nuevas normas en ciertos campos: a*ricultura, patentes
farmacéuticas, normas laborales, biodiversidad, etc. &s difícil -ue los derec,os ,umanos afectados
en dic,os campos -ueden suficientemente res*uardados como consecuencia del car+cter
unidimensional, esencialmente mercadista de esas ne*ociaciones encar*adas sólo de establecer )
clarificar los derec,os patrimoniales en -ue se fundan los sistemas capitalistas *lobales.
"i, como es el caso con los países centroamericanos en *eneral, los acuerdos internacionales una
vez aprobados prevalecen sobre la le*islación nacional, entonces las disciplinas de los acuerdos
tipo CAF!A est+n consolidando definitivamente una nueva institucionalidad económica -ue los
vincula de manera difícilmente reversible con el espacio económico ,emisférico liderado por
&stados (nidos. "i de allí derivara, lo cual est+ por verse, un r+pido pro*reso económico de esos
países, ellos estarían cambiando cuotas de soberanía por un ma)or crecimiento, pero dejando en
penumbra los temas distributivos -ue ase*uran un desarrollo con justicia. &s cierto -ue, por
a,ora, los países centroamericanos de todas maneras ,an adolecido de un desarrollo e-uitativo )
por lo tanto, la tentación de incorporarse, como #é.ico, a un espacio capitalista din+mico es mu)
alta, sobre todo en ausencia de otras alternativas estraté*icas.
Ba) a-uí una diferencia mu) importante en la estrate*ia inte*radora de los &stados (nidos con
sus vecinos de #é.ico, Centroamérica ) el Caribe, respecto de la -ue ,a tendido a imperar en la
181
181
(nión &uropea respecto de los países de incorporación tardía en la (nión /&spa;a. Portu*al,
Lrecia, ), m+s recientemente, los países de &uropa $riental ), eventualmente !ur-uía0. La (&,
e.i*e a todos ellos una consolidada democracia interna /de allí las dificultades con !ur-uía0. Pero,
una vez aceptados, esos países participan de la inte*ración multidimensional -ue caracteriza a la
unión europea en términos de ciudadanía política, social, cultural para los naciones de dic,os
países.
Por oposición, &stados (nidos interpone una férrea resistencia a los componentes multinacionales
de la inte*ración. Así, por ejemplo la reciente /abril de <==J0 le*islación mi*ratoria -ue se discute
en el Con*reso de ese país inclu)e, a título de propuestas en discusión, sanciones duras e inéditas
tales como la construcción de una muralla en la frontera con #é.ico, o confi*urar la
6indocumentación9 de los mi*rantes como un delito penal, con penas -ue se e.tienden a -uienes
los protejan /or*anizaciones no *ubernamentales, i*lesias, etc.0. La reacción popular ne*ativa ,a
sido e.tensa, dando lu*ar en al*unos estados a las manifestaciones populares m+s numerosas de
-ue se ten*a memoria /por ejemplo en California0. &so e.presa la dificultad de separar la
inte*ración mercadista /aplicada a la defensa de los derec,os patrimoniales de las empresas0 de la
inte*ración multidimensional /-ue inclu)a los derec,os ,umanos de las personas0.
HV& SUDAMKRICA: PRINCIPALES ASIMETRFAS DE PODER.DEPENDENCIA
5. C"0#!-ra*#"-0 #,r"!3*,"r#a0
&n los dos capítulos precedentes se ,a planteado un marco analítico -ue pretende ser e.,austivo,
es decir trata de cubrir todas las situaciones de asimetrías de poder@dependencia ) de desarrollo
-ue podrían ser abordadas por los acuerdos de inte*ración )Vo por modalidades de cooperación
182
182
técnica ) financiera /en el caso de las asimetrías de desarrollo0 -ue involucren a otros or*anismos
internacionales, no *ubernamentales, asociados o en cooperación con mecanismos incluidos en los
propios acuerdos.
&n estos dos capítulos se intenta un 6aterrizaje9 a lo -ue podríamos considerar las asimetrías de
poder@dependencia m+s relevantes de los blo-ues de inte*ración, tanto en su interior como en las
relaciones -ue estos blo-ues o +reas de inte*ración mantienen con otros blo-ues o +reas. Por lo
tanto no ,a), ni puede ,aber, en estos dos capítulos nin*una pretensión de e.,austividad. #+s
bien se intenta focalizar en ellos las asimetrías de poder dependencia m+s relevantes para el futuro
de los acuerdos, ) la manera como adecuadas reformas en la estructura institucional de los
podrían contribuir a su superación.
<. MERCOSUR
A-uí trataremos de determinar cuales son las asimetrías de poder@dependencia si*nificativas para
el #&'C$"(' en la presente co)untura ,istórica, ) cómo esas asimetrías afectan el pro*reso de
los acuerdos. De otro lado cabría introducir las su*erencias a través de las cuales esas asimetrías
podrían ser paliadas mediante modificaciones en la estructura institucional de los acuerdos.
La principal fuente de asimetrías de poder@dependencia dentro del #&'C$"(' deriva,
obviamente, de los tama;os *eo*r+fico, demo*r+fico, ) económico de Drasil, así como de la
naturaleza altamente 6autocontenida9 de sus procesos económicos, políticos ) culturales.
'especto al tema del tama;o baste se;alar -ue la población de Drasil es casi cuatro veces ma)or )
su producto casi tres veces superior al de los otros tres miembros sumados /Cuadro 50. &stos son
datos estructurales de base -ue ,acen de Drasil una e.presión de las ventajas de la inte*ración
multidimensional e.presada en su e.istencia misma como estado@nación ), en el ,ec,o ,istórico
de -ue las colonias portu*uesas no se fra*mentaron como las ,ispano@parlantes ), por lo tanto
mantuvieron su unidad política, ) su autonomía cultural. Bo) Drasil reco*e los frutos de esa
unidad aun-ue con profundas ,etero*eneidades en su desarrollo interior, como veremos en la
sección dedicada a las asimetrías de desarrollo.
-simetrías "con$micas8
&l tama;o económico de Drasil se e.presa en las marcadas asimetrías de sus relaciones de
comercio e inversión con los otros miembros del #&'C$"('. Las e.portaciones de Drasil pesan
muc,o en el #&'C$"(' en tanto -ue el mercado del #&'C$"(' pesa relativamente poco en
las e.portaciones totales de Drasil. &l porcentaje de sus e.portaciones totales -ue Drasil diri*e a
los restantes miembros del blo-ue es de ?,PX, proporción reducida -ue contrasta con 5?,?X para
Ar*entina, <J,>X de (ru*ua), ) 3<,?X de Para*ua). "in embar*o desde el punto de vista del
comercio intra@blo-ue las e.portaciones de Drasil al #&'C$"(' representan el >5,3X, las de
Ar*entina P=X, las de Para*ua) >X, ) las de (ru*ua) P,>X. Adem+s Drasil ,a estado siendo
superavitario en sus relaciones bilaterales de comercio con todos los otros miembros. &stas cifras
e.presan una enorme asimetría en las relaciones poder@dependencia en la esfera del comercio
intrablo-ue. Adem+s Drasil es la economía sudamericana m+s diversificada, ) especialmente
después de la re*resión de la economía ar*entina en su proceso industrializador, su competitividad
en rubros e.portables din+micos intensivos en el uso de tecnolo*ía es la m+s alta de "udamérica.
183
183
Desde una perspectiva bilateral entre los dos socios ma)ores, Ar*entina, en el a;o <==P, e.portó a
Drasil >>>< millones de dólares corrientes e importó de él por A3A3 unidades de la misma
moneda. &sto si*nifica -ue de sus e.portaciones totales al blo-ue ?JX fueron al Drasil.
Paralelamente en el caso de Drasil del total de sus e.portaciones al blo-ue K3X se diri*ieron ,acia
la Ar*entina. &s importante notar por 2ltimo -ue 5?X de las e.portaciones totales de Ar*entina
van a su principal socio ) sólo K,< X de las de Drasil van a la Ar*entina. &sto si*nifica dos cosas,
primera -ue dentro del blo-ue el eje Ar*entina@Drasil determina abrumadoramente la ma*nitud )
dirección de los flujos de comercio, ), se*undo, -ue en la relación bilateral de comercio entre
estos dos socios principales el *rado de dependencia de Ar*entina respecto del comercio con
Drasil es mu) superior al de Drasil respecto del comercio con Ar*entina.
&n materia de inversión e.tranjera directa neta durante el período <==5V<==>, Drasil recibió ("f
A5.P5< millones, Ar*entina ("f 5P.AK< millones, Para*ua)("f <PK millones, ) (ru*ua) ("f
5.PKP. &n otras palabras, sobre un total de KA.?<J millones de dólares percibidos por el
#&'C$"(', menos del <X de ese monto se diri*ió a los dos socios 6menores9, en tanto -ue el
socio ma)or recibió el K5X del total./C&PAL b, <==>, 5K50. &l monto porcentual de las
inversiones recibidas por Drasil respecto del total del blo-ue, es ma)or -ue el monto porcentual
de su PD /A3X0. "i bien es cierto -ue el tama;o económico de (ru*ua) ) Para*ua) es como
,emos visto mu) inferior al de los dos socios 6ma)ores9, también lo es -ue uno de los atractivos
de la inte*ración para los miembros m+s pe-ue;os es aprovec,ar las economías de escala del
mercado ampliando de la (nión Aduanera, para convertirse en sede de inversiones diri*idas a
todo el #&'C$"('. Como veremos las falencias institucionales ) descoordinaciones de política
son las -ue e.plican este desalentador desempe;o de los miembros m+s pe-ue;os.
&stas asimetrías de poder@dependencia, derivadas del tama;o económico, ) el *rado de poder
productivo ) comercial, se traducen en impactos diferenciados sobre cada miembro cuando tienen
lu*ar cambios en la competitividad derivados de movimientos cambiarios, los -ue contrapesan
sobradamente las preferencias ne*ociadas en el +mbito arancelario. &l episodio del colapso de la
economía ar*entina durante el lapso <==5@<==< e.presa la importancia de los diferentes re*ímenes
cambiarios -ue e.istían entre ambos países, ) el impacto de la pérdida de competitividad *radual
de Ar*entina.
Drasil tampoco est+ operando como un motor para las e.portaciones de Ar*entina ) sus
e.portaciones al amparo de las preferencias arancelarias del #&'C$"(' est+n perjudicando los
sectores manufactureros de su socio en rubros tales como te.tiles, calzados, televisores,
electrodomésticos, baterías ) muebles de madera, ,ilados ) alfombras. Drasil a su vez se ve
perjudicado en al*unas e.portaciones intensivas en recursos naturales provenientes de Ar*entina
tales como pollos, l+cteos, tri*o, arroz, ) az2car./C&PAL <==P, Capítulo 0. La estructura
sectorial de las e.portaciones bilaterales recíprocas e.presa un componente muc,o m+s alto de
manufacturas no intensivas en recursos naturales por parte de Drasil en comparación con las
e.portaciones de Ar*entina.
La 2nica solución perdurable a estos desencuentros debería provenir de la conver*encia de
le*islaciones ) de la coordinación de políticas. Cómo este tipo de acciones no prosperan, a los
impactos de facto se responde con políticas o con ne*ociaciones de facto, es decir -ue se apartan
del espíritu del acuerdo: cupos ne*ociados directamente entre privados, salva*uardias o diversas
184
184
modalidades de licencias de importación, etc. (no de los m+s importantes recursos ad@,oc ,a sido
la, así denominada, 6cl+usula de adaptación competitiva9. &ste tipo de recursos *enera
perturbaciones a2n ma)ores en la vi*encia de la (nión Aduanera.
4o es el objetivo de estas referencias dar un cuadro completo de las asimetrías económicas -ue
a-uejan el #&'C$"(', sólo se trata de ejemplificarlas. La idea central est+ clara, #&'C$"('
es el blo-ue re*ional con ma)ores asimetrías internas, ), estas alcanzan tal ma*nitud en la esfera
económica -ue sólo podrían ser superadas a través de una a*resiva acción política orientada a
interconectar infraestructuras ) a ,acer conver*er las re*ulaciones re-ueridas para la efectiva
constitución de un mercado 2nico de bienes, servicios ) factores no ,umanos de producción.
La situación de los miembros m+s pe-ue;os del #&'C$"(' es a2n peor, precisamente por-ue
las diferentes restricciones de acceso efectivo a los mercados de Ar*entina ) Drasil si*nifican -ue,
Para*ua) ) (ru*ua), dejan de ser una sede apetecible de las inversiones e.tranjeras -ue pretendan
un acceso conjunto al #&'C$"('. Adem+s, la ausencia de una le*islación ) de una política
com2n de inversiones -ue sean efectivamente operativas impide una complementación productiva
-ue permita desarrollar ventajas competitivas para e.portar a terceros mercados. Los subsidios a
la inversión implementados por los países ma)ores del blo-ue a*ravan a2n m+s la situación de los
m+s pe-ue;os.
&n relación con estas diferencias, ) ante la ine.istencia de una adecuada coordinación
macroeconómica puede leerse en un estudio reciente: 6&n otras palabras, las asimetrías de tama;o
entre los socios de #&'C$"(' no sólo no se estarían abordando adecuadamente, sino -ue
adem+s se verían a*ravadas tanto por el impacto de la descoordinación macroeconómica entre las
economías m+s *randes, como por la persistencia de incentivos tributarios a la inversión ) la
promoción de e.portaciones en las economías ma)ores, lo -ue distorsiona las competitividades
relativas9 /C&PAL <==>, p+*ina 5=>0.
-simetrías Políticas
Lo dic,o basta para re*istrar las asimetrías de poder en la esfera económica dentro del blo-ue
#&'C$"('. 4i los intereses estraté*icos de los ju*adores, ni las fuerzas del mercado pueden
compensar este tipo de asimetrías. &n otras palabras no cabe esperar de las ne*ociaciones inter@
empresariales la desaparición de las mismas. &l *ran remedio ante las asimetrías de poder es el
avance ,acia la supranacionalidad en el #&'C$"('. Los or*anismos supranacionales tienen
como deber la defensa de los intereses comunitarios por encima de los intereses particulares de los
estados miembros. &n el fondo se trata de imponer la re*la de la le), lo -ue si*nifica primero crear
los mecanismos para la formulación de esas le)es supranacionales ) se*undo crear los mecanismos
para el cumplimiento efectivo de las mismas por parte de los *obiernos nacionales. "obre estas
bases se podría abrir el jue*o ,acia los socios menores consolidando las certidumbres jurídicas
-ue re-uieren los inversionistas e.tranjeros.
!enemos a-uí dos temas centrales -ue est+n li*ados pero -ue son diferentes1 uno de ellos es el
tema del poder vinculante de las normas comunes aceptadas por el blo-ue ) el otro, el mecanismo
jurídico a través del cual ese poder vinculante se ase*ura. "in el poder vinculante de las le)es, los
acuerdos pierden credibilidad ), sin un adecuado mecanismo jurídico -ue ase*ure el cumplimiento
de la normativa, ese poder vinculante difícilmente ser+ *arantizado.
185
185
&n el capítulo G, artículo P= del Protocolo de $uro Preto se establece lo si*uiente: 6Con la
finalidad de *arantizar la vi*encia simult+nea en los &stados Partes de las normas emanadas de los
ór*anos del #&'C$"(' previstos en el Artículo < de este protocolo, deber+ se*uirse el
si*uiente procedimiento:
50 (na vez aprobada la norma, los &stados Partes adoptar+n las medidas necesarias para su
incorporación al ordenamiento jurídico nacional ) comunicar+n las mismas a la "ecretaría
Administrativa del #&'C$"('.
<0 Cuando todos los estados partes ,ubieren informado la incorporación a sus respectivos
ordenamientos jurídicos internos, la "ecretaría Administrativa del #&'C$"(' comunicar+ el
,ec,o a cada &stado Parte1
30 Las normas entrar+n en vi*or simult+neamente en los &stados Partes 3= días después de la
fec,a de comunicación efectuada por la "ecretaría Administrativa del #&'C$"(', en los
términos del literal anterior. Con ese objetivo, los &stados Partes, dentro del plazo mencionado,
dar+n publicidad del inicio de la vi*encia de las respectivas normas por intermedio de sus
respectivos diarios oficiales9.
&n el #&'C$"(' la incorporación de la normativa comunitaria a la le*islación nacional presenta
un *rado alarmantemente bajo. &ntre enero de <=== a ma)o de <==P la situación re*istrada es la
si*uiente. Primero respecto de las decisiones del Consejo del #ercado Com2n de un total de 5J<
decisiones, 5=A todavía necesitan ser incorporadas ) JP />?,KX0 no ,an sido todavía
incorporadas. De las <AA resoluciones del Lrupo #ercado Com2n <<= necesitan incorporación de
esas 5J3 /AP,5X0 no ,an sido incorporadas. De un total de PJ directivas de la Comisión de
Comercio del #&'C$"(' PP necesitan incorporación ), de esas, <> />J,KX0 no ,an sido
incorporadas. Como promedio de un total de PK> normas, 3>5 /JA,?X0 necesitan ser
incorporadas /C&PAL <==>, p+*ina 55A0.
&l sistema de #&'C$"(' -ue re-uiere la ratificación parlamentaria ,a demostrado ser lento e
ineficiente. Por eso cada vez m+s parece necesario plantear con decisión un mecanismo de
proclamación ) vi*encia inmediata de las le)es comunitarias sin pasar por la ratificación
parlamentaria nacional, pero esto no es posible por la naturaleza de las disposiciones
constitucionales de los miembros de los acuerdos. &l principal obst+culo proviene del miembro
m+s influ)ente -ue es Drasil, país donde constitucionalmente se verifica -ue la le*islación nacional
tiene prioridad sobre los acuerdos re*ionales. Al respecto cabe leer en un estudio reciente del
"&LA: 6&n Ar*entina, el artículo A> de la Constitución autoriza a los poderes p2blicos de esa
nación a dele*ar facultades en otros or*anismos, lo -ue también ocurre para el caso de Para*ua),
-ue en el artículo 5P> de su m+.imo ordenamiento jurídico autoriza la transferencia de
competencias a instancias comunitarias. Lo anterior contrasta claramente con lo -ue ocurre en
Drasil ) en (ru*ua), países en los cuales no se autoriza en las respectivas constituciones la
dele*ación de facultades ) atribuciones a los or*anismos supranacionales9. /"&LA <==> b0, p+*ina
>P0. "in embar*o la misma fuente citada aclara -ue en la Constitución de (ru*ua) ,a) una
referencia e.plícita en su artículo J, se*2n la cual: La 'ep2blica procurar+ la inte*ración social )
económica de los &stados Latinoamericanso, especialmente en lo -ue se refiere a la defensa
com2n de sus productos ) materias primas. Asimismo, propender+ a la efectiva complementación
de sus servicios p2blicos9.
186
186
&stas asimetrías institucionales ), especialmente las disposiciones constitucionales de Drasil
cierran la puerta por a,ora a la instalación de una supranacionalidad efectiva ) a la creación de un
estado de derec,o comunitario de autom+tica obli*atoriedad para todos sus miembros. Por lo
tanto un punto central para decidir democr+ticamente si el camino a la supranacionalidad tiene
al*2n destino en el #&'C$"(', es averi*uar si el *obierno de Drasil estaría dispuesto a e.plorar
las vías democr+ticas para introducir una reforma constitucional -ue posibilite la aceptación de las
normativas ) de los or*anismos re-ueridos para instalar esa supranacionalidad.
-simetrías ,ociales
&n términos de indicadores f+cticos de una relación de poder@dependencia, un indicador de
asimetrías en el plano social es el comportamiento de los flujos mi*ratorios. Los países emisores
de los flujos dependen de los países receptores para aliviar sus problemas internos de desarrollo
/pobreza, subempleo, etc.0. A través del desplazamiento de las personas este comportamiento
e.presa también una situación de dependencia o necesidad por parte de los emi*rantes ) una
medida de la impotencia o imposibilidad de los países de ori*en para proveerles servicios sociales,
bienes p2blicos ) oportunidades de empleo ) de in*reso capaces de retenerlos en sus lu*ares de
ori*en.
&n esta dimensión se observa -ue Drasil no *ravita especialmente, )a -ue se ,ace car*o de sus
propias mi*raciones internas, sin convertirse en un país e.pulsor a escala latinoamericana. De un
total de <.<P<.<JK inmi*rantes latinoamericanos censados fuera de su lu*ar de nacimiento a inicio
de la década de los a;os noventa, menos de un KX /5A?.=K< personas0 eran brasile;os. &sto
si*nifica -ue la población mi*rante de Drasil, proveniente de las re*iones m+s pobres del país ),
mu) especialmente del 4ordeste, se desplaza internamente ) es absorbida, demo*r+fica )
ocupacionalmente ,ablando, por los *randes centros de desarrollo del "udeste del país. Los
informes m+s recientes de fines de si*lo, si bien no inclu)en cifras comparables con estas
demuestran la continuidad de estas tendencias /C&PAL <==J0..
Como lu*ar de ori*en de las mi*raciones latinoamericanas Drasil, con casi 5K= millones de
,abitantes, re*istra flujos parecidos a los de Para*ua) -ue, con una población total de ? millones
de personas presenta alrededor de 5JJ.3K= emi*rantes. La emi*ración brasile;a total ,acia el
resto de América Latina se*2n re*istros de la década del noventa apenas lo*ró triplicar la de
(ru*ua) -ue, con un total de 3 millones de ,abitantes, re*istra una población emi*rante /censada
en otro lu*ar diferente al de su nacimiento0 de PJ.<<= personas.
Como lu*ar de destino de las mi*raciones internas del #&'C$"(', Ar*entina recibió P5K.3<J
personas, en tanto -ue la cifra correspondiente para Drasil fue de JJ.3<?. &n la relación bilateral
entre Ar*entina ) Drasil sólo <>.PJK ar*entinos fueron censados como residentes en Drasil ),
recíprocamente sólo 33.>P3 brasile;os aparecieron residiendo en Ar*entina.
&l *ran lu*ar de destino de las mi*raciones sudamericanas ,a sido Ar*entina, ) esto se pone de
relieve si sumamos los flujos provenientes de los miembros asociados del CA4. &l total de
inmi*rantes sudamericanos censados en Ar*entina en 5??5 alcanzó a K=5.K=< personas, en tanto
-ue los inmi*rantes del mismo ori*en censados en Drasil durante el mismo a;o fue de 555.>5J
personas.
187
187
&stos datos, a pesar de ser los m+s recientes disponibles de fuentes censales, son sin duda
anticuados, no reflejan los importantes cambios mi*ratorios ocurridos en la 2ltima parte de los
a;os noventa ) comienzos del presente si*lo. Durante ese lapso ,ubo una caída de la inmi*ración
,acia Ar*entina por las dificultades económicas de ese país -ue culminaron con el colapso
económico de <==5@<<=<, el -ue fue se*uido por una recuperación parcial posterior. &l otro *ran
cambio fue el e.perimentado por C,ile -ue, en vista de su dinamismo ) mejoramiento en sus
condiciones de vida, pasó de ser un país emisor a convertirse en un importante receptor neto de
inmi*rantes provenientes principalmente de Ar*entina, Per2 ) Dolivia.
Las razones -ue e.plican la escasa importancia de las mi*raciones desde ) ,acia Drasil son
*eo*r+ficas ) culturales. Leo*r+ficamente Drasil est+ separado de sus vecinos del pacífico por la
selva amazónica -ue ,asta ,ace mu) poco era una verdadera barrera natural a los desplazamientos
,umanos. &sto impidió las interacciones con los países andinos -ue comparten soberanía sobre
partes de la amazonia. Los emi*rantes brasile;os provenientes de las zonas pobres de Drasil,
prefieren localizarse en el sudeste del propio país donde las condiciones económicas son mu)
superiores a las de sus lu*ares de ori*en ) las condiciones culturales, especialmente las
idiom+ticas son muc,o m+s aco*edoras.
&sta relativa irrelevancia de Drasil en la esfera mi*ratoria, convierte a este país de ,ec,o en un
estado -ue si bien es un socio econ$mico fundamental para todos los países de "udamérica, no
puede ser considerado una nación interactiva con el resto de "udamérica en t#rminos
demogr.ficos. &sto no si*nifica -ue Drasil carezca de interacciones demo*r+ficas con el resto de
"udamérica1 de ,ec,o las tiene especialmente a través del turismo, pero este tipo de movimientos
tiene, a corto plazo, un si*nificado muc,o m+s económico -ue social aun-ue *enere impactos
culturales de lar*o plazo. "olamente la presencia de inmi*rantes permanentes pone sobre el tapete
la necesidad de preocuparse por la conver*encia de las le)es laborales, sociales, educacionales,
etc. para *arantizar las libertades ) derec,os de los inmi*rantes -ue viajan con la intención de
permanecer. Al carecer de este tipo de mi*raciones permanentes Drasil tiende a desinteresarse de
la conver*encia en estos temas.
La consideración de los movimientos mi*ratorios otor*a una enorme relevancia a la dimensión
socio demo*r+fica de la Comunidad "udamericana de 4aciones, puesto -ue los ma)ores
interesados en armonizar le)es mi*ratorias, laborales ) sociales ser+n a-uellos países -ue son
importantes receptores o emisores netos de movimientos mi*ratorios. &n consecuencia, una vez
dado el primer paso del acuerdo de libre comercio #&'C$"('@CA4, es de esperarse una r+pida
profundización de las dimensiones social ) política de la inte*ración sudamericana. &n este terreno
los verdaderos interesados ser+n los ,ispano@parlantes.
8& CAN
Dimensi$n "con$mica de las asimetrías8 Los tama;os poblacionales ) económicos de los países
miembros de la CA4 son muc,o m+s parejos -ue los )a e.aminados para el #&'C$"('. &ntre
el país m+s *rande, Colombia ) el m+s pe-ue;o Dolivia las diferencias en términos de población
son de > a 5 ), en términos de producto son de 53 a 5. &n este caso el país económica )
demo*r+ficamente m+s *rande es Colombia, ) también el -ue posee el m+s alto producto por
,abitante /J.A=< dólares PPA0, en tanto -ue el m+s pe-ue;o, considerado bajo los mismos
criterios es también el de m+s bajo producto por ,abitante /<.>KA dólares PPA0. Las diferencias de
producto por ,abitante entre el mejor ) el peor ubicado son de <,> a 5. &n realidad e.iste una
188
188
estricta correspondencia entre el tama;o /económico o demo*r+fico0 de cada país ) el
correspondiente in*reso por ,abitante. &n la CA4 cuanto m+s *rande el país ma)or su in*reso
por ,abitante. !odo esto desde lue*o alude a promedios nacionales, pero también adentro de cada
país e.isten profundas diferencias en términos de desarrollo ) niveles de vida.
&n el período <==5@<==>, las inversiones e.tranjeras directas netas diri*idas a los países de la
CA4, totalizaron ("f 3>.>JP millones ) se distribu)eron de la si*uiente manera: Dolivia ("f
5.AK? millones />X0, Colombia ("f 55.<>> millones /3<X0, &cuador ("f J.K>= millones /5?X0,
Per2 ("f K.P>K millones /<PX0, ) Genezuela ("f A.<5< millones /<=X0. "i ordenamos los
países por su tama;o económico, o por la ma*nitud de las inversiones recibidas resulta el mismo
ordenamiento. Adem+s, ) con independencia del ordenamiento correlativo, interesa observar -ue
la distribución de los montos de esta inversión entre ellos resulta muc,o menos asimétrica -ue en
el caso e.tremo se;alado para el #&'C$"('.
Colombia ) Genezuela dan cuenta del PK.= X de las importaciones ) del A5.K X de las
e.portaciones de la CA4. Colombia re*istra un importante saldo comercial positivo al e.portar el
doble de lo -ue importa, en tanto -ue Genezuela tiene un saldo positivo de discreta ma*nitud. &l
saldo bilateral favorable de Colombia con Genezuela alcanza al >=X de sus e.portaciones a ese
país. Por el lado de sus e.portaciones la dependencia de los países andinos con el CA4, respecto
de sus e.portaciones totales, es por orden descendente: Dolivia <3.>, Colombia 5?.3, &cuador
55.5, Per2 J.>, ) Genezuela J.3.
Colombia a pesar de ser un país *rande, ) el de ma)or in*reso por ,abitante de la CA4, presenta
un nivel de dependencia con el blo-ue para sus e.portaciones totales -ue es similar al de
Ar*entina en el caso del #&'C$"('.
&n resumen podríamos decir -ue el an+lisis del comercio en el interior del CA4 m+s all+ de las
asimetrías -ue evidencie, las -ue podrían ser objeto de un an+lisis m+s refinado, revela al*o m+s
fundamental: la relativa irrelevancia del acuerdo des una perspectiva restrictivamente comercial.
Dos de sus miembros principales /Per2 ) Genezuela0 diri*en menos del 5=X de sus e.portaciones
al CA4, &cuador presenta un coeficiente li*eramente superior al 5=X pero también
e.tremadamente bajo. "olamente Colombia ) Dolivia presentan coeficientes en torno al <=X.
&l verdadero mercado al cual se diri*en la ma)oría de las e.portaciones del CA4 es &stados
(nidos de América, lo -ue e.plica la disposición de varios de sus miembros a suscribir tratados de
libre comercio con este país. Por lo tanto, podría decirse -ue en la CA4 la unión aduanera posee
una relevancia comercial mu) limitada ) el futuro del comercio de sus miembros depende de otros
mercados, uno de ellos es, sin duda el estadounidense ) el otro debería ser la propia "udamérica si
la C"4 se fortalece ) avanza.
Dimensi$n social de las asimetrías8 &n la esfera social, la misma conclusión podría derivarse
respecto de los flujos mi*ratorios )a -ue la ma)oría de los mismos no tienen como destino al
propio CA4 sino al #&'C$"(' /principalmente Ar*entina ) C,ile0 o, alternativamente, los
&stados (nidos de América.
189
189
&s comprensible el deseo de los países miembros del CA4 de ase*urarse un acceso estable )
creciente al *ran mercado de &stados (nidos -ue es el principal destino de sus e.portaciones. "in
embar*o, las 6perforaciones9 al arancel e.terno com2n, unidas al escaso porcentaje del comercio
intracomunitario no sólo -uitan relevancia al papel económico -ue desempe;a la (nión Aduanera
,asta el punto de desdibujar su e.istencia, sino -ue también en la esfera jurídica -uitan
credibilidad a toda la estructura institucional de la CA4, de la cual sólo un aspecto, ) no el m+s
importante est+ constituido por la (nión Aduanera.
'ecaemos a-uí en el mismo problema )a observado para el caso del #&'C$"(', la necesidad
de otor*ar un car+cter vinculante ) multidimensional a la normativa de los acuerdos ) de crear
normas, mecanismos, ) or*anismo supranacionales en la medida necesaria para -ue, bajo el
principio de la subsidiariedad, puedan lo*rarse las conver*encias re-ueridas por la inte*ración
multidimensional.
Dimensi$n Política de las -simetrías8 Desde el punto de vista de las perspectivas de la
inte*ración sudamericana las asimetrías de poder se plantean respecto de la estrate*ia de los
diferentes miembros del acuerdo ) la divisoria de a*uas dice relación con el tipo de
posicionamiento respecto de la inte*ración ,emisférica.
La e.istencia de esta situación crítica -ue amenaza con debilitar decisivamente el si*nificado de la
CA4, radica, precisamente en la falta de credibilidad de las normas acordadas, sea por evidente
violación de su espíritu o por su escaso poder vinculante. 'especto del primer punto basta rese;ar
el *rave conflicto -ue afecta a la CA4 como consecuencia de la suscripción /inminente o )a
consumada0 de los !LC ne*ociados por Colombia, Per2, ) &cuador con los &stados, los -ue
implican un debilitamiento decisivo de la (nión Aduanera de la CA4, perforada en su arancel
e.terno com2n, ) anulada en sus pretensiones de avanzar ,acia la formulación de una política
comercial com2n para todos sus miembros. Las repercusiones políticas de esta situación ,an sido
estridentes e inmediatas: Genezuela anunció su separación de la unión aduanera de la CA4,
-uedando incierta su posición respecto a los restantes or*anismo del blo-ue.
&sto si*nifica -ue las asimetrías de poder principales en el interior del CA4 se refieren a la validez
de su estructura institucional, con mu) especial referencia al car+cter vinculante de sus normas. &l
cumplimiento de la normativa de la CA4 posee un car+cter aparentemente supranacional en el
sentido de -ue dispuesta una norma, esta se incorpora inmediatamente al ordenamiento jurídico de
cada país, ) prima sobre la le) nacional en caso de controversias. Conflictos respecto del
cumplimiento de normas pueden dar lu*ar, en 2ltima instancia a la intervención del !ribunal
Andino de Susticia, siempre -ue los mismos refieran a: a0 acciones de nulidad respecto de
decisiones de la Comisión ) de la "ecretaría Leneral ante presuntas violaciones del ordenamiento
jurídico de la CA41 b0 presunto incumplimiento de las normas comunitarias denunciado por la
propia "LCA4, una vez cumplido el procedimiento precontencioso -ue cumple la propia
"LCA41 c0 una opinión -ue el !ribunal entre*a a solicitud de jueces nacionales /interpretación
prejudicial0 en cual-uier liti*io -ue impli-ue la aplicación de la normativa comunitaria andina.
&l car+cter sólo aparente o mu) superficial de este procedimiento supranacional deriva del ,ec,o
de -ue la aplicación inmediata de estas resoluciones est+ mu) acotada al +mbito comercial ) sólo
se refiere a a-uellos te.tos -ue no re-uieran su incorporación al derec,o interno. "olamente sobre
190
190
este acotado tipo de temas operan el principio de supranacionalidad ) ad-uiere competencia
jurisdiccional el !ribunal Andino de Susticia: arancel e.terno com2n, normas de ori*en, licencias
de importación, normas antidumpin*, salva*uardias, normas sanitarias ) fitosanitarias, aplicación
cuestionada de tasas e impuestos a las importaciones, barreras arancelarias no especificadas,
propiedad intelectual, franjas de precios, normas técnicas cuotas, etc. A2n así, con su car+cter
solamente circunscrito al comercio, o convenios de mercados vinculados al comercio el
incumplimiento de esas normas por parte de los países miembros es mu) alto. Las reclamaciones
por incumplimiento ,an alcanzado a 5JJ durante el decenio 5??>@<==>. De esas reclamaciones JA
fueron subsanadas en la "ecretaría Leneral de la CA4 antes de la acción judicial, 3> durante el
proceso judicial, ) 33 sólo como consecuencia de la sentencia. 7uedan 35 resoluciones pendientes
de cumplimiento de las cuales 53 carecen de sentencia, ) 5K )a ,an recibido sentencia.
Las Directrices del Consejo Presidencial Andino e.presan las decisiones consensuadas de los
presidentes, las -ue deben ser obedecidas sin m+s tr+mites e instrumentadas a través de las
Decisiones del Consejo de #inistros ) de la Comisión. &sto si*nifica -ue la inte*ración re*ional
es un tema completamente a car*o del poder ejecutivo ) en el -ue no participa el poder le*islativo
salvo para la aprobación de los tratados ) protocolos fundamentales. #ientras las directivas
presidenciales o las decisiones -ue respondan a esas directivas se encuadren en esos acuerdos )
protocolos fundamentales, los parlamentos se mantienen al mar*en de los mismos, ) solamente
pueden ser sometidos a la jurisdicción del !ribunal Andino de Susticia. Las nuevas decisiones
solamente ser+n e.aminadas o ratificadas parlamentariamente cuando en el te.to de las mismas
decisiones se establezca -ue re-uerir+n de incorporación al derec,o interno de cada país. "on las
mismas decisiones las -ue deciden en su propio te.to si éstas deben o no ser incorporadas al
derec,o interno de cada país.
!odo el sistema de inte*ración es altamente presidencialista, al i*ual de lo -ue sucede en el
#&'C$"(', ), por lo tanto, est+ relativamente aislado de las fuerzas políticas de los países
miembros tal como éstas se e.presan en los parlamentos respectivos. &l ,ec,o de -ue éstos
parlamentos sean ele*idos por votación popular directa, le confiere una representatividad popular
-ue lue*o no se traduce en los poderes -ue detenta. &n *eneral el parlamento de la Comunidad
Andina cumple funciones puramente consultivas o asesoras, pero su poder decisorio es mínimo )a
-ue no e.iste la obli*ación de consultar las decisiones de la CA4 con su ór*ano parlamentario, ni
este puede e.presar poder de veto. "us atribuciones sólo se limitan a 6su*erir a los ór*anos e
instituciones del "istema las acciones o decisiones -ue ten*an por objeto o efecto la adopción de
modificaciones ajustes o nuevos lineamientos *enerales con relación a los objetivos pro*ram+ticos
) a la estructura institucional del "istema9. /Acuerdo de Carta*ena, artículo P30. "u capacidad
le*islativa se limita a su*erencias formuladas a los ór*anos del "istema, ) promover la
armonización de normas entre los países, aspecto mu) importante pero no claramente
re*lamentado.

<& CSN
&l ar*umento -ue pretendemos desarrollar a-uí es -ue el comportamiento económico de Drasil es
definitorio para el futuro no sólo del #&'C$"(' sino de toda la inte*ración sudamericana )
-ue, sin una mínima supranacionalidad institucional no se ve probable -ue Drasil pueda estar a la
altura de sus responsabilidades sudamericanas, pues tender+n a prevalecer los intereses
estraté*icos nacionales.
191
191
A su vez esta supranacionalidad mínima re-uerida para la conver*encias institucionales, sólo
podr+ lo*rarse ) o consolidarse si se inicia una r+pida inte*ración de los blo-ues #&'C$"('@
CA4, )a -ue el 6poder compensador9 re-uerido para lo*rar una relación m+s e-uilibrada con
Drasil sólo pueden lo*rarlo los restantes países sudamericanos si todos se unifican en un solo
blo-ue multidimensional de inte*ración.
"i se suma la población de todos los países sudamericanos e.cluido Drasil se alcanzan los 5K<
millones de ,abitantes lo -ue supera li*eramente los 5AP millones -ue actualmente posee Drasil.
&n términos de producto las cifras serían también bastante parejas: de apro.imadamente al*o m+s
de >==.=== millones de dólares para los 6otros9 sudamericanos ) al*o menos de P?>.=== millones
de dólares para Drasil. A2n así, en el plano de la potencialidad tecnoló*ica e industrial, Drasil
si*ue siendo, sobradamente, m+s poderosa -ue el resto de todos los otros países sudamericanos
sumados.
La entrada en vi*encia del Acuerdo de Libre Comercio entre el CA4 ) el #&'C$"(' abre la
puerta institucional a los objetivos muc,o m]s ambiciosas de una unificación profunda del espacio
econYmico sudamericano. &l porcentaje de comercio rec[proco entre CA4 ) #&'C$"(' es
e.tremadamente bajo, medido por las e.portaciones alcanza a menos de un cinco del total en
cual-uiera de los dos blo-ues. #edido por el lado de las importaciones un KX de las del CA4
proviene del #&'C$"(', en tanto -ue sYlo un <X de las del #&'C$"(' proviene del CA4.
Como es obvio, la remociYn de las condiciones estructurales -ue limitan ese comercio no se
lo*rar] solamente por la entrada en vi*or del Acuerdo de Libre Comercio. Bacen falta acciones
muc,o m]s profundas -ue precisamente pueden ser encaradas a través de la entrada en vi*encia
de la C"4 ) de los pro)ectos -ue ella pretende impulsar.
192
192
HVI& MCCI: PRINCIPALES ASIMETRIAS DE PODER.DEPENDENCIA
1& P$a,-am#-," )--ra$
&l tema de este informe es el de las asimetrías en los acuerdos de inte*ración. &sto inclu)e, se*2n
se ,a observado en el capítulo , dos tipos mu) distintos de acuerdos a los -ue podríamos
caracterizar respectivamente como unidimensionales /solamente económicos0 )
multidimensionales /económicos, sociales ) políticos0.
&n el caso del #&'C$"(' ) la CA4, así como de la emer*ente C"4 el *rado de autonomía de
los países firmantes de los mencionados acuerdos ,a demostrado ser bastante si*nificativo
respecto de las ne*ociaciones del ALCA. &sto es atribuible, especialmente dentro del
#&'C$"(' al ,ec,o de -ue los vínculos económicos entre los miembros de este blo-ue ) los
&stados (nidos son m+s débiles en términos de comercio, de inversiones, ) de otros flujos
económicos. Lo son, al menos comparativamente, respecto de los vínculos con &stados (nidos
establecidos por #é.ico, Centroamérica ) el Caribe nsular /#CC0.
Para no abundar en un tema sobre el -ue podrían escribirse lar*os te.tos, sólo obsérvese -ue las
+reas e.traterritorializadas orientadas a aprovec,ar el mercado estadounidense /ma-uiladoras,
zonas francas comerciales, paraísos fiscales ) financieros, etc.0 son un ras*o esencial del
relacionamiento de muc,os países del #CC, incluido por cierto #é.ico, con la economía
estadounidense. &sta e.traterritorialidad es una prueba del car+cter unidimensional de esa
relación, puramente económica -ue no implica una inte*ración entre sociedades nacionales ) ni
si-uiera entre sistemas económicos, sino sólo un espacio donde lo económico se aísla
cuidadosamente de lo social ) lo político.
Los países -ue componen esta zona, a los -ue, por razones de brevedad estamos denominando
#CC, forman parte de un 6espacio de poder económico, cultural, ) político9 -ue sobrepasa los
+mbitos nacionales, ) es claramente dominado por &stados (nidos. Desde el punto de vista de las
asimetrías de poder@dependencia, este espacio establece una situación -ue no est+ reflejada ni
considerada en los blo-ues #CCA ) CA'C$# ) erosiona permanentemente sus procesos
internos.
!enemos entonces tres redes de asimetrías diferentes a ser consideradas: a0 una red de asimetrías
profundas entre &stados (nidos por una parte ) los países componentes de #CC por la otra,
conceptualizable recurriendo a las cate*orías del enfo-ue, -ue en la &scuela Latinoamericana de
Desarrollo se denominó centro@periferia, b0 una red de asimetrías entre #é.ico ) los países de
193
193
#CCA ) CA'C$#, c0 una red de asimetrías en el interior del #CCA ) de CA'C$#
respectivamente.
&s claro -ue de una manera puramente formal, este informe podría dedicarse a e.aminar
solamente el tipo c0 de asimetrías consideradas en el p+rrafo anterior ) solamente buscar
normativas, en el te.to de esos acuerdos donde se insin2en o establezcan ta.ativamente formas de
trato especial ) diferenciado en la esfera del comercio ) la inversión. &sta tarea fue parcialmente
cumplida en el capítulo G de este informe. "in embar*o, este ejercicio sería irrelevante en
términos pr+cticos, ) evidenciaría situaciones donde el impacto de esos tratamientos, en el interior
de los blo-ues, no afecta los aspectos m+s si*nificativos del comercio ) de la inversión en la zona
#CC.
Conviene entonces, al menos en esta introducción al presente capítulo, dimensionar el problema )
comprender -ue &stados (nidos ejerce su poder en la esfera de las transacciones económicas
/comercio, inversión, servicios, tecnolo*ía, modalidades de la competencia transnacional, etc.0 del
+rea #CC. &l tama;o económico de &stados (nidos comparado con el de los países #CC es
5= veces superior en términos de producto interno bruto. &l 2nico país -ue lo*ra pesar de manera
si*nificativa en las relaciones &stados (nidos #CC es #é.ico pero a2n en este caso, las
asimetrías de poder@dependencia &stados (nidos@#é.ico son en la esfera económica, social )
política mu) profundas. Desde la readecuación democr+tica del sistema político me.icano /fin de
la ,e*emonía del P'0, ) de su incorporación al 4AF!A, las asimetrías políticas se ,an reducido
pero las económicas ) culturales si*uen aumentando.
!omado individualmente, #é.ico aparece como un 6pe-ue;o9 país, en términos econ$micos
frente a los &stados (nidos, ) como un 6*i*ante9 frente al #CCA ) el CA'C$#. De un lado
&stados (nidos es, económicamente casi 5< veces m+s *rande -ue #é.ico. De otro lado #é.ico
es, económicamente casi P veces m+s *rande -ue los 5A países de #CCA ` CA'C$#.
"i tomamos a,ora la relación &stados (nidos@#CCA, este país es A= veces m+s *rande en
términos económicos -ue el blo-ue de América Central. "i a*re*amos a Panam+ ) 'ep2blica
Dominicana la cifra es de PJ. De m+s est+ decir -ue en la relación &stados (nidos@CA'C$#
estas asimetrías alcanzan un *rado m+.imo, pues este país es <J3 veces m+s *rande en términos
económicos -ue todos los países miembros de CA'C$# considerados conjuntamente.
Pero este tema de las asimetrías económicas de poder@dependencia entre &stados (nidos ) el
*rupo #CC tiene una contrapartida demo*r+fica: las masas de inmi*rantes -ue, provenientes de
esas zonas, intentan instalarse en el *ran país del norte. &sto *enera otro tipo de asimetrías en los
planos político ) social -ue afectan las relaciones ,emisféricas. &n este momento /abril de <==J0
por ejemplo, cabe reiterar un comentario anterior, el Con*reso de los &stados (nidos est+
debatiendo un probable endurecimiento de las le)es mi*ratoria -ue afectar+ mu) especialmente a
los ciudadanos del *rupo #CC. La reacción popular por parte de las decenas de millones de
latinos -ue, le*al o ile*almente viven en ese país, est+ siendo mu) si*nificativa ), cuenta con el
apo)o de m2ltiples or*anismos defensores de los derec,os, *arantías, ) libertades civiles )
políticas en ese país. &stos *rupos de inmi*rantes latinos, apo)ados por otros contin*entes
menores provenientes de otras latitudes, son una fuerza electoral no despreciable capaz de inclinar
la balanza en los sufra*ios parlamentarios o presidenciales de &stados (nidos.
194
194
%a se ,a comentado en un capítulo anterior, de -ué manera las anteriores asimetrías de poder ,an
ido definiendo la suerte de los tratados ,emisféricos. Por un lado el ALCA4 se ,a afianzado como
un espacio económico donde la dependencia comercial de #é.ico ) Canad+ respecto de los
&stados (nidos es enorme, pero el tema mi*ratorio se mantiene como un espada de Damocles
sobre la armonía de las relaciones bilaterales.
Posteriormente la iniciativa del ALCA promovida con muc,a fuerza por &stados (nidos como un
*ran acuerdo ,emisférico unilateral o 6mercadista9 no prosperó ), por el momento ,a -uedado
estancado ante la oposición de intereses contrapuestos entre el #&'C$"(', liderado por Drasil
) los &stados (nidos en temas de enorme importancia comercial /a*ricultura ) servicios0.
&ste tropiezo ,a determinado un cambio de estrate*ia por parte de los &stados (nidos, dejando
6con*elada9 la idea de un 2nico tratado /sin*le undertaCin*0 ,emisférico tipo ALCA, )
reemplaz+ndolo por un conjunto de tratados bilaterales, sea con al*uno de los blo-ues /CAF!A@
'D0, o con países individuales /!LCs actualmente ne*ociados con Colombia, &cuador, ) Per20.

De otro lado, las relaciones de &stados (nidos con los países miembros del CA'C$#, son de
naturaleza especial ) pueden dar lu*ar a tratamientos diferenciados mu) profundos ) *enerosos
derivados del mínimo costo -ue este tratamiento implica en términos de la reducida dimensión
demo*r+fica ) económica de los /numerosos0 países -ue componen el Caribe insular.
#é.ico aparece como una 6bisa*ra9 o 6*ozne9 entre &stados (nidos ) América Central, no tanto
por razones económicas sino ante todo por razones demo*r+ficas como lu*ar de paso de
inmi*rantes latinos provenientes de otras +reas de #CC. "in embar*o en términos sociales )
culturales se abren +mbitos de profunda afinidad ) solidaridad entre las sociedades nacionales de
#é.ico ) los países centroamericanos, manifestadas mu) especialmente en la comunidad de
intereses de los inmi*rantes latinos a &stados (nidos. De otro lado, el comercio recíproco
#é.ico@Centroamérica no alcanza dimensiones si*nificativas para nin*una de ambas partes, ) m+s
bien ,a) una situación de competencia en las ma-uilas respecto del acceso al *ran mercado del
norte.
#é.ico, es un país estraté*ico para &stados (nidos en términos *eopolíticos ) un socio no
despreciable en términos económicos. Desde este +n*ulo también la relación con &stados (nidos
,a beneficiado a #é.ico en términos macroeconómicos /trato especial de &stados (nidos durante
el efecto 6!e-uila9 de los a;os noventa0, ) microeconómicos /acceso a abundantes inversiones
desde los &stados (nidos0 pero las asimetrías socioeconómicas ) socioculturales ,an se*uido
aumentando de manera peli*rosa por sus potenciales repercusiones políticas.
Aun antes de entrar al an+lisis de las asimetrías en el interior del #CCA ) del CA'C$#, podría
recordarse una proposición central )a e.aminada en capítulos anteriores: salvo para al*unos
6micropaíses9 del CA'C$# la superación de las asimetrías /sea las de poder@dependencia o las
de desarrollo0 en el interior de los blo-ues no pasa por las disposiciones formales de los acuerdos
relacionadas con el trato especial ) diferenciado, sino por la inte*ración profunda de sus
instituciones económicas, políticas ) culturales.
195
195
Debe notarse adem+s -ue, de manera un poco paradójica e irónica, esta inte*ración profunda )a
se est+ produciendo ,emisféricamente en la esfera de los mercados. Por ejemplo en el caso de
Centro América, las normas del CAF!A@'D son en la esfera económica /acceso a mercados,
servicios, inversiones, tecnolo*ía, etc.0 muc,o m+s actualizadas, detalladas ) vinculantes -ue las
previamente establecidas en el #CCA. &s evidente -ue el #CCA tendr+ -ue aceptar la primacía
de las normas del CAF!A@'D en estos campos ) así lo est+ ,aciendo. &sto le deja a la frondosa
institucionalidad de la inte*ración centroamericana ) caribe;a insular, una misión diferente: la
inte*ración social ) política para combatir las asimetrías internas de desarrollo ) actuar
concertadamente en el escenario mundial.
2& MCCA
La dimensi$n econ$mica8
&l tama;o económico relativo de los miembros del #CCA es el m+s parejo de todos los blo-ues.
&l país económicamente m+s pe-ue;o del *rupo es 4icara*ua ) su PD, es el 3>X del país
económicamente m+s *rande /Luatemala0. &l 2nico país con un PD por persona notoriamente
por encima del resto es Costa 'ica pero esta diferencia no *ravita abrumadoramente en el *rupo
por-ue es el país demo*r+ficamente m+s pe-ue;o ) también el menos involucrado
comercialmente. Los otros cuatro miembros tienen un producto por persona -ue entre el m+s alto
) el m+s bajo no se plantea una relación superior al doble.
Donde se nota el ma)or *rado de desarrollo económico de Costa 'ica es en su aptitud para
recibir ma*nitudes de inversión directa proporcionalmente m+s altas -ue el promedio del blo-ue.
'especto de la proporción de la inversión directa estadounidense -ue se localiza en cada miembro
del blo-ue, datos para el período 5??AV<==5, sobre un total de 5>.AK< millones de dólares
corrientes, arrojan los si*uientes porcentajes por país: Costa 'ica >3,<X, &l "alvador 5K,<X,
Luatemala 5A,KX, Bonduras >,3X, ) 4icara*ua >,3X. &l porcentaje de las inversiones directas
estadounidenses -ue se localiza en Costa 'ica es superior al doble de su porcentaje en el PD total
del *rupo /<P,>X0. "ituación similar a la )a observada en el blo-ue #&'C$"(' respecto de
Drasil. /DB, P4(D <==30.
Del total de las e.portaciones re*istradas en el interior del blo-ue los porcentajes
correspondientes a cada país, ordenados de ma)or a menor son los si*uientes: Luatemala 3>,JX,
Costa 'ica <>X, &l "alvador <3,KX, Bonduras KX, 4icara*ua A,<X. Por el lado de las
importaciones el orden es el si*uiente: &l "alvador 3=,PX, Bonduras <<,P, Luatemala 5?.JX,
4icara*ua 5A.<X, Costa 'ica 5=,<X. &n términos de saldos de comercio intrare*ional los
superavitarios son Costa 'ica ) Luatemala, los dem+s arrojan déficit.
Aun-ue los datos no fi*uran en el cuadro incluido en este informe, los coeficientes de comercio
intrare*ional, definidos como la proporción de la suma de las e.portaciones intra*rupo de cada
país dividida por sus e.portaciones totales son, de ma)or a menor, los si*uientes: &l "alvador
>>,AX, Luatemala P5,KX, 4icara*ua 3P,5X, Bonduras <<,<X, Costa 'ica 5P,<X. &l porcentaje
de las e.portaciones intra@blo-ue respecto de las e.portaciones totales del blo-ue es de <K,P
sobradamente el m+s alto de todos los blo-ues. "in embar*o los datos a-uí analizados est+n
calculados sin incluir la ma-uila. &sto disminu)e el valor calculado de las e.portaciones totales )
aumenta por lo tanto el valor del coeficiente. "i se inclu)e la ma-uila dentro de las e.portaciones
196
196
totales el coeficiente se reduce a 5A.AX. A2n así si*ue siendo el m+s alto de todos los blo-ues )
los miembros del mismo los -ue ma)or *rado de dependencia re*istran respecto del #CCA.
&n resumen, las asimetrías de poder@dependencia en la esfera económica no son mu) marcadas
siendo Costa 'ica, el país m+s desarrollado del Lrupo, el -ue e.,ibe menor *rado de dependencia
con respecto al *rupo, ) siendo &l "alvador el m+s dependiente. (na conclusión de este somero
an+lisis es -ue cuando las asimetrías de poder dependencia@entre los miembros de un acuerdo son
menores, las posibilidades de incrementar las interdependencias comerciales son las m+s altas.
Las asimetrías de poder dependencia en la dimensi$n social8 Bemos definido las asimetrías de
poder dependencia en la esfera social, vincul+ndolas con los movimientos de mi*rantes por un
lado ) de ideas e informaciones por el otro. La tem+tica de la información ) de los medios de
comunicación masiva no es un tema -ue *enere asimetrías si*nificativas en Centroamérica.
'especto de las mi*raciones en el interior del istmo, las dos causas principales -ue la teoría
mi*ratoria adjudica a esos movimientos son *eneralmente o económicas o políticas, las primeras
*enerando flujos desde los países menos desarrollados a los m+s desarrollados ), las se*undas,
dando lu*ar a corrientes de mi*rantes -ue ,u)en de conflictos bélicos. Durante el 2ltimo cuarto
de si*lo ambos factores incidieron para ,acer de Costa 'ica el principal lu*ar de ori*en de los
mi*rantes centroamericanos. Así, cabe leer en un estudio sobre el tema: 6La importancia de los
&stados (nidos N) de Canad+@ como destino de la mi*ración intrarre*ional no debe oscurecer el
,ec,o de -ue otras naciones también ,an sido receptoras de corrientes numerosas. &se es el caso
de Costa 'ica, -ue ,a ejercido una atracción ,istórica sobre la población de sus países vecinos, en
especial 4icara*ua1 el n2mero de inmi*rantes centroamericanos Nprincipalmente nicara*8enses )
salvadore;os@ enumerados en el censo costarricense de 5?KP m+s -ue duplicó el stocC e.istente
en 5?A3. Casi totalmente e.enta de las convulsiones sociopolíticas ) económicas -ue afectaban a
las dem+s naciones de Centroamérica, Costa 'ica desempe;ó un papel fundamental en la aco*ida
de refu*iados ) desplazados Nmuc,os de ellos indocumentados@ durante el decenio de 5?K=.
"e*2n cifras oficiales, alrededor de 5??A en Costa 'ica ,abía un total de cien mil e.tranjeros, tres
cuartas partes de ellos nicara*8enses1 esta cifra inclu)e el efecto del saldo neto entre los
desplazados repatriados ) los refu*iados incorporados9 /C&PAL 5???, p+*ina 5K0.
La *uerra en Centroamérica también produjo desplazamientos -ue sólo se e.plican por razones
políticas ) -ue no son e.plicables por razones económicas. Así, durante este período, Bonduras
-ue es el país m+s pobre de Centroamérica, ) uno de los m+s subdesarrollados de América Latina
) el Caribe se convirtió en receptora de un *ran n2mero de personas desplazadas de los países
vecinos, especialmente desde 4icara*ua. !ambién Delice recibió contin*entes del mismo tipo, ),
dada la ínfima población de este país, esos 6intercambios ocasionaron profundos cambios en su
composición étnica ) en su distribución territorial.
&stas mínimas referencias a un fenómeno de importancia central en Centroamérica como son las
mi*raciones, ponen de relieve el si*nificado multidimensional de los procesos mi*ratorios -ue no
tienen sólo una si*nificación sociodemo*r+fica sino también económica ) política.
A estas mi*raciones interiores ,abría -ue a*re*ar las diri*idas ,acia los &stados (nidos. &s a-uí
donde aparece otro fenómeno peculiar, de *ran importancia económica: las remesas de dinero -ue
197
197
los inmi*rantes centroamericanos /) me.icanos0 envían a sus países de ori*en. Dada la *ran
movilidad potencial de la población centroamericana ,a) a-uí una fuente de asimetrías sociales,
fuertemente imbricada, sea como causa o como efecto, con implicaciones económicas ) políticas,
-ue en sus respectivas dimensiones también est+n implicando situaciones asimétricas.
La dimensi$n política8
&l punto central -ue pretende desarrollarse a-uí es el de *ran multidimensionalidad de los temas
abordados por las normas mecanismos ) ór*anos de la inte*ración centroamericana, ) la
necesidad de dotar de financiamiento, asistencia técnica, ), sobre todo, de credibilidad social a
estas iniciativas. &sto e.i*e e.aminar brevemente la estructura ) funciones del "istema de la
nte*ración Centroamericana /"CA0, ) las posibilidades de dotar al sistema con ór*anos
supranacionales -ue ase*uren la certeza jurídica ) la e.i*ibilidad de los compromisos
institucionales -ue se van acumulando.
"e*2n el Protocolo de !e*uci*alpa la estructura del "istema de nte*ración Centroamericano
consta de los si*uientes ór*anos fundamentales. a0 La 'eunión de Presidentes -ue fijan la
orientación política del sistema1 b0 el Parlamento Centroamericano /PA'LAC&40 -ue, cumple
funciones especialmente consultivas con escaso poder decisorio autónomo1 c0 la Corte
Centroamericana de Susticia cu)as sentencias est+n acotadas tem+ticamente ) ejercen un impacto
limitado sobre los poderes judiciales ) dict+menes finales de los tribunales nacionales1 d0 el
Consejo de #inistros presidido por los Cancilleres pero e.tensivo a diferentes carteras1 e0 el
Comité &jecutivo Centrado en los temas de la (nión Aduanera1 f0 La "ecretaria Leneral, *0 Los
Comité Consultivos -ue establecen vínculos con la sociedad civil1 ,0 las instituciones re*ionales
<K
1
i0 Las secretarias técnicas especializadas
<?
.
La e.traordinaria proliferación de or*anismos e instituciones li*ados al "CA se debe
probablemente a dos factores, primero a la enorme interdependencia de facto -ue e.iste entre los
países centroamericanos por razones *eo*r+ficas, ,istóricas, culturales, ambientales,
demo*r+ficas, etc. ), se*undo, a la necesidad de las autoridades centroamericanas de dejar se;ales
institucionales de -ue son conscientes ) toman debida nota de los diferentes campos de acción en
-ue los procesos de inte*ración deben incursionar. "i esta proliferación de ór*anos, secretarías )
28
"on el Danco Centroaméricano de nte*ración &conómica /DC&01 el Consejo "uperior (niversitario
Centroaméricano /C"(CA01 el nstituto Centroamericano de Administración P2blica /CAP0, el nstituto de
4utrición de Centroamérica ) Panam+ /4CAP01 la Corporación Centroamericana de "ervicios de 4ave*ación
Aerea /C$C&"4A01 la Comisión 'e*ional de !elecomunicaciones de Centro América /C$#!&LCA01 el Centro
de Coordinación para la Prevención de Desastres 4aturales en América Central /C&P'&D&4AC01 el Consejo del
stmo Centroamericano de Deportes ) 'ecreación /C$DCA&'01 la $r*anización Centroamericana de &ntidades
Fiscalizadoras "uperiores /$C&F"01 el Consejo Centroamericano de nstituciones de "e*uridad "ocial /C$C""01
el Comité Coordinador 'e*ional de nstituciones de A*ua Potable ) "aneamiento de Centroamérica, Panam+ )
'epublica Dominicana /CAP'&01 la Comisión Centroamericana para la Producción, !r+fico, Consumo ) (so
lícito de &stupefacientes ) "ustancias Psicotrópicas ) Delitos Cone.os /CCP01 la "ecretaría &jecutiva del Consejo
Centroamericano de "uperintendentes de los "istemas Financieros1 la "ecretaría Pro !empore del Consejo
Centroamericano de &stadística.

29
"on el Danco Centroamericano de nte*ración &conómica /DC&01 el Consejo "uperior (niversitario
Centroamericano /C"(CA0, el nstituto Centroamericano de Administración P2blica /CAP01 el nstituto de
4utrición de Centroamérica ) Panam+ /4CAP01 la Corporación Centroamericana de "ervicios de 4ave*ación
Aerea /C$C&"4A01 la Comisión 'e*ional de !elecomunicaciones de Centroamérica /C$#!&LCA0, ) el Centro
de Coordinación para la Prevención de Desastres 4aturales en América Central /C&P'&D&4AC0.
198
198
mecanismos se ubica en las celdillas de los dos cuadros, incluidos en este informe, relacionados
respectivamente con las asimetrías institucionales de poder dependencia ) con las asimetrías
institucionales de desarrollo, con se*uridad no -uedaría nin*2n casillero vacío.
Las limitaciones con -ue se enfrenta el "CA son primero la preeminencia de la inte*ración
unidimensional o mercadista derivada de la firma del ALCAC@'D /CAF!A@'D en in*lés0, la -ue
est+ dotada de toda la potencia derivada de la presencia estadounidense, -uitando vi*encia )
relevancia a las normas del #CCA1 se*undo, en la esfera propiamente social, la contradicción
entre el e.,austivo relevamiento de los problemas sociales diversos -ue afectan a los miembros
del "CA ) la pobreza financiera ) operacional de las instituciones del "istema para llevar a cabo
sus tareas1 ), tercero ) principal, la ausencia de bases constitucionales en la esfera política para dar
el paso ,acia la supranacionalidad tantas veces anunciado o incluso intentado, pero nunca lo*rado
en la ,istoria de Centro América.
&n relación con este 2ltimo punto, un somero repaso a las constituciones políticas de los países
centroamericanos demuestra -ue las restricciones le*ales al establecimiento de un derec,o
comunitario de naturaleza supranacional no son insuperables.
La Constitución Política de Luatemala prevé de manera e.presa el establecimiento de la unión
económica o política de Centroamérica, sea ésta parcial o total, ) este tipo de tratados re-uiere, al
menos la aprobación con voto calificado del Con*reso. "in embar*o, trat+ndose de decisiones -ue
afecten profundamente la soberanía nacional ser+ necesario un referéndum el -ue debería ser
citado sea por el Poder &jecutivo o por Con*reso. La Constitución Política del "alvador prevé la
creación de or*anismos con funciones supranacionales, siempre -ue el o los tratados respectivos
sean aprobados por el Con*reso. Cuando se trate de supranacionalidad política tanto el pro)ecto
de tratado como el tratado final, una vez firmados, re-uerir+n la celebración de un referéndum.
La Constitución Política de Bonduras, e.i*e -ue los tratados -ue involucren cesión de soberanías
económicas o sociales o culturales deber+n ser aprobados por dos tercios del Con*reso, ) por
i*ual proporción de la si*uiente le*islatura. "i se trata de supranacionalidad política se re-ueriría
una modificación del artículo 5? de la Constitución. La Constitución Política de 4icara*ua prevé
e.plícitamente la inte*ración política ) económica de América Central, por medio de un tratado
-ue deber+ ser aprobado por la Asamblea 4acional sin re-uisitos especiales. La Constitución
Política de Costa 'ica prevé la transferencia de poderes a un ór*ano comunitario supranacional,
con la aprobación de tres cuartas partes de los diputados ) dos terceras partes de una asamblea
constitu)ente. &n consecuencia las normas constitucionales no son un obst+culo si*nificativo para
la inte*ración sudamericana /de la $ssa e caza <==>0
2& CARICOM:
&l tema de las asimetrías de poder@dependencia es particularmente complejo de abordar en el
CA'C$# por la cantidad de miembros con -ue cuenta, por el diferente status de esos miembros
dentro del blo-ue, ) por las diferencias estructurales /económicas, sociales ) políticas0 entre los
distintos estados -ue componen el blo-ue.
&l CA'C$# consta de 5> miembros: Anti*ua ) Darbuda, Da,amas, Darbados, Delice,
Dominica, Lrenada, Lu)ana, Baití, Samaica, #ontserrat, "an Cristóbal, "anta Lucía, "an Gicente
) Las Lranadinas, "urinam, ) !rinidad ) !aba*o
199
199
De estos países ,a) dos importantes -ue son asociados en proceso de incorporación m+s plena:
Da,amas ) Baití. $tros seis -ue pertenecen al #ercado de la &conomías Onica de CA'C$#
/#&(C, CA'C$# "in*le #arCet &conom) en su denominación in*lesa0: Darbados, Delice,
Samaica, Lu)ana, "uriname, !rinidad ) !aba*o.
La $r*anización de &stados Caribe;os del &ste /$&C& N en su denominación in*lesa es
$r*anization of &astern Caribbean "tates0 est+ compuesta por Anti*ua ) Darbuda, Dominica,
Lranada, #onserrat, "an Cristóbal ) 4evis, "anta Lucía, "an Gicente ) Las Lranadinas, )
An*uilla. !odos ellos menos An*uilla ,an constituido una unión monetaria.
La dimensi$n econ$mica
&n tama;o económico las cinco economías m+s importantes en términos de PD e.presado en
unidades de PPA son !rinidad ) !aba*o, Samaica, Da,amas, Baití, Darbados, ) Delice. &n tama;o
demo*r+fico el orden es Baití, Samaica, !rinidad ) !aba*o, Lu)ana, ) "urinam.
&n términos de poder@dependencia económica nos limitaremos a al*unos comentarios referidos a
las cinco economía m+s importante -ue inte*ran la #&(C: Darbados, Lu)ana, Samaica,
"uriname, ) !rinidad ) !aba*o
&n la esfera económica el CA'C$# a pesar de su diferente ,erencia ,istórico@cultural ,a pasado
por procesos similares a los restantes países de América Latina. Durante el período de la creación
del CA'F!A /5?JK@5?A30 predecesor del CA'C$#, se intentó tomar como modelo el ejemplo
de la Asociación de Libre Comercio de &uropa a la cual pertenecía Lran Dreta;a. &n 5?A3, ante la
perspectiva cierta de la incorporación de Lran Dreta;a a la (&, sur*ió la conveniencia de crear el
CA'C$# /5?A30.
Durante la primera fase /5?A3@5?K?0 de este nuevo acuerdo, sus países miembros, pro)ectaron
una unión -ue facilitara su desarrollo conjunto a través de una estrate*ia capaz de aprovec,ar el
mercado interior con el objeto de obtener un proceso de industrialización sustitutiva de
importaciones. "e pensó -ue este proceso podría estimular la inversión e.tranjera a través de lo
-ue en el len*uaje del famoso economista caribe;o Art,ur LeEis /Premio 4obel de &conomía0 se
denominó 6industrialización por invitación9, es decir por una incitación a los inversionistas
e.tranjeros a establecerse en la islas. "e pretendía, así, lo*rar encadenamientos, ) efectos
multiplicadores en la esfera de la producción, concebidos desde una perspectiva de desarrollo
predominantemente neoCe)nesiana.
Al*unas inversiones tuvieron lu*ar, a partir de este enfo-ue, pero el desarrollo industrial tal como
,abía sido idealmente concebido, no tuvo lu*ar ), m+s bien, se produjo una *ran concentración en
la propiedad de los recursos económicos. !ambién países caribe;os /Samaica, Lu)ana, ) Lranada0
ensa)aron estrate*ias de desarrollo no capitalistas, durante la época de la *uerra fría estimuladas
por los procesos acontecidos en Cuba. &stas e.periencias implicaban el distanciamiento en
al*unas de las islas de los principios ) normas de la democracia representativa ) un re@
alineamiento en la pu*na este@oeste -ue preocupaba particularmente a los &stados (nidos.
200
200
De nuevo a-uí el abordaje multidimensional permite tomar en consideración estos factores de
naturaleza política -ue contribu)eron a erosionar ) a*otar tanto el modelo económico de
desarrollo prote*ido )Vo planificado , como las e.periencias políticas -ue se apartaban de la
tradición occidental de las democracias representativas de base liberal.
&l *ran cambio de los a;os oc,enta en el orden económico mundial ) el retorno de todos los
países del Caribe an*loparlante insular a re*imenes occidentales de democracia representativa,
*eneró las condiciones para la se*unda fase del CA'C$# /5?K? ,asta la fec,a0. &l CA'C$#
durante el decenio de los oc,enta, ) tras la bonanza comercial ) crediticia de los a;os setenta,
tuvo -ue enfrentar la crisis de la deuda ) los procesos recesivos de los a;os oc,enta. Así la nueva
etapa -ue se inicia a fines de esa década ) principios de los noventa, marca una reformulación del
Acuerdo, a,ora orientado a facilitar la inserción de la economía de la subre*ión en las nuevas
condiciones del proceso de *lobalización.
Posteriormente en los a;os noventa cuando se torno evidente, tras la caída del blo-ue socialista
-ue todo el mundo se encaminaba ,acia un orden capitalista *lobal compuesto por economías
cada vez mas interdependientes, abiertas ) desre*uladas, el CA'C$#, decidió crear la
denominada &conomía del #ercado Onico del CA'C$# cu)a filosofía b+sica, es crear las
condiciones internas del blo-ue para competir en un mundo crecientemente desre*ulado e
interdependiente..
&n el campo del re*ionalismo -ue podríamos denominar vertical o norte@sur el CA'C$# se ,a
beneficiado de las preferencias -ue, como e. colonias europeas les otor*a el Acuerdo de Lomé, )
de las facilidades crediticias, ) comerciales i*ualmente preferenciales derivadas de la niciativa de
la Cuenca del Caribe. A través de ella los &stados (nidos *ravitan en la zona amplia del Caribe, )
no sólo en su se*mento insular.
&l CA'C$# actual e.presa un conjunto de micro@países -ue tanto tomados individualmente
como en conjunto evidencia no sólo condiciones de *ran dependencia respecto de sus relaciones
económicas con el mundo, sino también una altísima vulnerabilidad derivada de sus pe-ue;as
dimensiones.
Las principales re*iones de destino de las e.portaciones del CA'C$# son &stados (nidos ) la
Comunidad &uropea. "in embar*o la cuota comercial de la (nión &uropea es men*uante ) la de
&stados (nidos es creciente. &n <==P m+s de la mitad de las e.portaciones del CA'C$# se
diri*ían al ALCA4, cerca del <=X al propio CA'C$#, ) alrededor del 5>X ,acia la (nión
&uropea ) otras re*iones diferentes del mundo. CA'C$# es, así, particularmente dependiente
del #&'CAD$ de los &stados (nidos ), en *rado menor, de &uropa. De otro lado su tama;o
económico e.tremadamente pe-ue;o, determina -ue sus e.portaciones apenas *raviten en el
+mbito de los mercados de destino.
Pero, como se observó en el p+rrafo anterior el CA'C$# no sólo es e.tremadamente
dependiente de otros mercados sino también especialmente vulnerable a modificaciones en el trato
preferencial concedido al blo-ue por &stados (nidos ) la (nión &uropea. Así por ejemplo,
&stados (nidos dispuso -ue a partir de <==J todos los turistas estadounidenses -ue visiten el
Caribe deberían viajar con pasaporte para poder re*resar al país. &sta medida -ue e.presa
201
201
preocupaciones de se*uridad a partir de los eventos de septiembre del <==5, puede ser
catastrófica para la industria turística del blo-ue. Datos estimativos del Consejo #undial de Giajes
) !urismo encar*ados por la industria ,otelera del Caribe estiman *raves pérdidas en términos de
oportunidades de empleo derivadas de esta modificación.
De otro lado, la niciativa de la Cuenca del Caribe -ue otor*a liberación comercial para la ma)oría
de las e.portaciones del CA'C$# -ue entran en los &stados (nidos e.pira en <==K, ) es
posible -ue, a partir de esa fec,a el espíritu de no reciprocidad ) cooperación -ue caracterizó esa
iniciativa, sea reemplazado por la nueva filosofía de la reciprocidad comercial en un campo de
jue*o nivelado.

"i la CC es reemplazada por un acuerdo de libre comercio dentro o fuera del ALCA, el resultado
erosionar+ la posición comercial del CA'C$# frente a competidores de la zona en el +mbito de
la ma-uila como es el caso de los miembros del #CCA o incluso del propio #é.ico.
!ambién las preferencias -ue la (& concedía a CA'C$# en el espíritu del Acuerdo de Lome
est+n erosion+ndose o simplemente desapareciendo. Así, por ejemplo las nuevas re*las de
importación de az2car de la (nión &uropea reducen los precios *arantizados en casi cerca de un
P=X a partir de <==>, lo -ue se suma a medidas similares tomadas en la e.portaciones bananeras.
&n suma la e.trema pe-ue;ez de las economías del CA'C$# ) su dependencia de dos o tres
mercados principales para sus e.portaciones de mercancías ) servicios turísticos, tornan a este
acuerdo especialmente vulnerable a las modificaciones de las re*las de jue*o de la economía
mundial.
&l 2nico país -ue permanece totalmente indemne frente a estas medidas es !rinidad ) !aba*o
cu)as e.portaciones de *as natural ) petróleo al interior del blo-ue ,an se*uido aumentando,
constitu)éndolo en la economía m+s fuerte del CA'C$# en términos de tama;o económico
/cuadro J0, ) la -ue, abrumadoramente, domina los intercambios comerciales recíprocos. &n
efecto las e.portaciones de !rinidad ) !aba*o al blo-ue comercial de los cinco países /Delice no
se inclu)e en el cuadro A por no ser una nación políticamente independiente, sino un miembro de
la #ancomunidad Drit+nica de 4aciones0 económicamente ma)ores representa el A> por ciento
del total.
Samaica ) "urinam poseen también economías mineras pero menos estraté*icas -ue las de
!rinidad ) !aba*o, mientras -ue en Lu)ana ) Delice, predomina la a*ricultura. Da,amas )
Darbados son economías de servicios fuertemente focalizadas en las industrias turísticas.
"n la esfera social, inclu)endo la dimensión cultural, la conveniencia de un abordaje
multidimensional para el estudio de las asimetrías se torna especialmente evidente en el caso del
CA'C$#. Los orí*enes ,istórico@culturales de las islas del Caribe -ue, ori*inalmente
constitu)eron este acuerdo corresponden esencialmente a la ,erencia colonial brit+nica, ), en
*rado menor, ,olandesa. Las asimetrías sociales -ue ,o) afectan al acuerdo se refieren
esencialmente a la incorporación posterior de Baití, país franco@parlante cu)a población es mu)
superior a la suma de los ,abitantes de todas las islas restantes. &l tema se e.presa socialmente en
el ,ec,o de -ue Baití es, adem+s, el país económicamente m+s atrasado de la re*ión, ) su
202
202
presencia dentro del blo-ue aun-ue sea en una condición de asociado *enera una potencial
mi*ración ,acia el resto de los países del *rupo -ue afecta la constitución de un mercado com2n
de fuerza de trabajo. La actual le*islación operante en el CA'C$# en materia mi*ratoria
implica una estrate*ia *radual en -ue la libertad de desplazamiento se est+ aceptando para
determinados *rupos de mi*rantes calificados: científicos, profesionales de educación superior,
artistas, periodistas, deportistas de alto rendimiento, etc. lo -ue mantiene bajo control las
asimetrías en este campo.
La incorporación de Delice, país ubicado en "udamérica es otro aspecto de las asimetrías sociales
-ue e.perimenta CA'C$#. País ,ispano parlante, -ue ,a recibido intensas influencias
mi*ratorias derivadas de los conflictos bélicos -ue azotaron a Centroamérica durante la década de
los oc,enta, Delice es un verdadero mosaico de reli*iones /católica, ) diferentes sectas
protestantes0 ) len*uas /espa;ol, in*lés, caribe, etc.0. &s también un puente potencial entre los
blo-ues #CCA ) CA4 por un lado ) CA'C$# por el otro.
"n la esfera política, la necesidad por parte del CA'C$# de otor*ar *obernabilidad,
credibilidad, ) certeza jurídica a la economía de mercado 2nico, cada vez m+s abierta al mundo
debería implicar una profundización de los or*anismos supranacionales del Dlo-ue.
Actualmente todas las decisiones de la Comunidad se adoptan por consenso ) a través de
mecanismos inter*ubernamentales. Con la e.cepción de la Corte de Susticia, nin*una de las
a*encias u or*anismos del blo-ue ,an lo*rado poderes decisorios supranacionales. CA'C$# no
,a desarrollado instrumentos -ue otor*uen a las decisiones comunitarias fuerza le*al en los países
miembros. Por ejemplo todas las acciones de al*una si*nificación necesarias para crear el #&(C
re-uieren una decisión le*islativa o administrativa adoptada por cada país miembro. !odo ello
produce retardos derivados de ratificaciones parlamentarias nacionales, publicación en boletines,
etc.
Los tres temas de ma)or importancia en las ne*ociaciones intrarre*ionales re-uieren de manera
ur*ente avanzar en la supranacionalidad comunitaria. &llos son la consolidación de la Corte
Caribe;a de justicia, la eventual creación de un Fondo de Desarrollo "ocial, ) los complejos
problemas mi*ratorios ) sociales in,erentes a la creación de un pro)ectado mercado com2n -ue
inclu)a a la fuerza de trabajo.

203
203
HVII& CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES:
1& Mar*" !- r-'-r-*#a
La definición ) tratamiento de las asimetrías entre países miembros de los acuerdos
latinoamericanos ) caribe;os de inte*ración, fueron formulados dentro de un período ,istórico
/5?J=@5?K=0 durante el cual el comercio internacional de bienes era el fenómeno central en la
din+mica de las relaciones económicas internacionales ) las ne*ociaciones ) políticas económicas
internacionales se basaban altamente en instrumentos tales como las barreras comerciales
/arancelarias ) no arancelarias0, los controles de cambios, ) otras pr+cticas de inspiración
proteccionista. Posteriormente, como se ,a se;alado en el capítulo de este informe la revolución
de las tecnolo*ías de la información ) el proceso de *lobalización -ue de allí derivó llevaron a una
creciente apertura e interdependencia económica de las naciones, caracterizada por la ma)or
movilidad internacional de los capitales /productivos ) financieros0 ) de las tecnolo*ías m+s all+
de las fronteras donde se ,abían *estado. &l resultado ,a sido un cambio en las posiciones de
poder ) en las estrate*ias ) políticas a disposición de las autoridades económicas nacionales por
una parte, ) de las corporaciones transnacionales por la otra. &n particular el proceso de
*lobalización ,a implicado una perdida de su capacidad de maniobra ) un ma)or prota*onismo de
204
204
las corporaciones transnacionales en el proceso de asi*nación de recursos a escala mundial. &n la
pr+ctica, a partir de los a;os noventa se *eneralizaron en América Latina estilos de asi*nación de
recursos basados en una creciente apertura a los procesos ) re*las -ue emanaban del proceso de
*lobalización.
"implificando temas tratados m+s detenidamente en el capítulo de este informe actualmente
resulta imposible comprender las tendencias actuales ) futuras del comercio internacional sin
prestar destacada atención a las tendencias de la inversión crecientemente transnacionalizada a
partir del incrementado prota*onismo de las corporaciones transnacionales en la economía
mundial. Puesto -ue dic,as empresas se instalan en países distintos a los de sus casas matrices
para producir bienes ) servicios e.portables, el meollo de las relaciones internacionales se traslada
desde las aduanas fronterizas ,acia el interior de los propios países, cristalizando en nuevos
códi*os ) normas, de inversiones, de servicios, de propiedad intelectual, de compras de estado, de
competencia ) defensa del consumidor, etc., donde el punto central, radica en el tratamiento a la
inversión transnacional. !odo esto transforma el si*nificado ) los instrumentos de política
re-ueridos para operar en este mundo *lobal donde la competitividad internacional depende m+s
de las ventajas competitivas formuladas a nivel de las empresas -ue de las ventajas comparativas
de las naciones bajo el pretérito supuesto de la inmovilidad internacional de los factores
productivos. De ,ec,o el 2nico factor productivo -ue se mantiene institucionalmente restrin*ido
en su movilidad internacional es la fuerza de trabajo.
&n suma, la definición ) tratamiento de las asimetrías entre países miembros de los acuerdos
latinoamericanos ) caribe;os de inte*ración fue formulada bajo condiciones ,istóricas )
estructurales -ue )a ,an sido superadas en la presente era *lobal.
&l enfo-ue de las asimetrías formulado en los A' de América Latina ) el Caribe, combino una
caracterización pretendidamente estructural de las asimetrías de desarrollo entre países miembros,
con un tratamiento especial ) diferenciado -ue fue limitado fundamentalmente al comercio
recíproco de bienes ), eventualmente, e.tendido al flujo recíproco de inversiones. &l trato especial
) diferenciado se manifestó en e.cepciones de efecto mu) parcial ) limitado sobre los países
considerados en los propios acuerdos como de menor desarrollo relativo. &n consecuencia el trato
especial ) diferenciado de las asimetrías de desarrollo, tendiente a beneficiar a los países menos
desarrollados tuvo a escala re*ional tan poco é.ito como los sistemas *eneralizados de
preferencias instalados en el LA!! o las ne*ociaciones sobre productos promovidas
paralelamente desde la (4C!AD.
Desde la cómoda 6perspectiva e.@post9 en -ue podemos situarnos a comienzo de este nuevo si*lo
sur*en dos conclusiones: primera, -ue las asimetrías fueron planteadas de manera m+s oscura
dentro de una visión estructuralista no claramente definida de lo -ue se consideraba 6países menos
desarrollados9, ) se*unda -ue el tratamiento de dic,as asimetrías surtió ma*ros resultados en
vista de las propias limitaciones de los acuerdos ) la e.cesiva focalización en las ne*ociaciones
sobre el comercio de bienes en la frontera. Como los porcentajes de comercio e inversión
provenientes de los otros países miembros siempre fue reducido /inferior al <=X del comercio
total0, el monto de las preferencias concedidas también lo fue. &se impacto no sólo fue reducido
sino -ue adem+s no afectó las condiciones estructurales b+sicas /tecnoló*icas ) productivas0 a
escala nacional -ue determinaban dic,o menor desarrollo relativo. &n suma el trato especial
205
205
término siendo m+s bien una se;al ritual de buena voluntad para con los miembros menos
desarrollados.
&.iste consenso, incluso a nivel de las c2pulas presidenciales -ue orientan políticamente los
acuerdos respecto del papel crucial -ue desempe;an las asimetrías en la marc,a futura de la
inte*ración latinoamericana, ) de la necesidad de atacarlas de una manera inte*ral desde sus
mismas raíces. "e re-uiere una clarificación conceptual en este campo, así como una ma)or
precisión ) especificidad respecto a la definición, clasificación ) medición de las asimetrías -ue
afectan los acuerdos de inte*ración, de tal manera -ue puedan presentarse propuestas concretas
orientadas a la superación de los aspectos ne*ativos -ue derivan del impacto de dic,as asimetrías.
&ste informe intenta contribuir al esclarecimiento de este campo problem+tico, ) el presente
capítulo es un esfuerzo por resumir sus conclusiones ) recomendaciones principales.
&n las p+*inas si*uientes se intenta proveer los lineamientos metodoló*icos *enerales para la
detección, clasificación ) ata-ue a las asimetrías entre países miembros de acuerdos subre*ionales
de inte*ración en América Latina ) el Caribe. Como se ,a e.plicado, este trabajo divide las
asimetrías en dos *randes *rupos, las así denominadas asimetrías de poder@dependencia entre
estados ) las asimetrías de desarrollo entre las sociedades nacionales de esos estados. Dentro de
cada *rupo de asimetrías se establecen distinciones entre las dimensiones ambiental, económica,
política ) social, ) los niveles f+ctico, estructural ) estraté*ico, en -ue esas asimetrías pueden ser
respectivamente detectadas, e.plicadas, o modificadas.
&n lo -ue resta de este punto introductorio se intentan al*unas refle.iones *enerales tendientes a
e.plicar por-ué las asimetrías de poder@dependencia deben ser el objetivo fundamental Nincluso la
razón de ser misma@ de los acuerdos subre*ionales de inte*ración en América Latina ) el Caribe.
La propuesta fundamental de este documento es la promoción de una inte*ración
multidimensional, basada en principios de supranacionalidad ) subsidiariedad dentro de la vi*encia
de los valores e instituciones de la democracia.
Los acuerdos, de acuerdo con la visión a-uí su*erida, tendrían como misión fundamental la
superación de las asimetrías de poder@dependencia -ue derivan de las interacciones f+cticas entre
países -ue son ,ermanos, vecinos, ) miembros de un espacio territorial com2n a escalas re*ional )
subre*ional.
Desde una perspectiva f+ctica, el fenómeno de la inte*ración ad-uiere relevancia si es -ue ,a)
efectiva interacción. "olamente si es -ue ,a) interacción, ad-uiere sentido crear instituciones )
or*anismos comunitarios orientados a re*ular esas interacciones ) contrarrestar las asimetrías de
allí derivadas. Por dar un ejemplo, la inte*ración multidimensional con !ibet o !anzania no parece
ser un imperativo importante para los países latinoamericanos ) del Caribe, puesto -ue la
interacción efectiva, f+ctica, empíricamente verificable entre ambos *rupos de países no lo
justifica. !ampoco ,a) razones políticas, culturales, económicas, ambientales, o demo*r+ficas -ue
aconsejen promover una interacción multidimensional en los países del ejemplo, aun-ue desde
lue*o puede ,aber razones para profundizar una interacción comercial específicamente vinculada
a ciertos productos clave.
206
206
'especto de la interacción f+ctica entonces, los acuerdos multidimensionales, tienen dos funciones
potenciales -ue justifican su e.istencia, primera la de re*ular con espíritu comunitario las
interacciones multidimensionales e.istentes ), se*unda, la de promover o crear interacciones m+s
intensas con el objeto de contribuir, vía la superación de las asimetrías de poder@dependencia a la
autonomía, el dinamismo ) la e-uidad del desarrollo re*ional ) subre*ional.
Bemos distin*uido entre las asimetrías de poder@dependencia entre estados por una parte, ) las
asimetrías de desarrollo entre las sociedades nacionales componentes de dic,os estados por otra
parte. Bemos e.traído una conclusión fundamental ordenadora de nuestro enfo-ue, ) también la
recomendación -ue de allí deriva. La conclusión es -ue las asimetrías de desarrollo sólo
complementariamente pueden ser atacadas desde los acuerdos mismos, pero la misión
fundamental de ellos es enfrentar las asimetrías de poder@dependencia, creando normas )
or*anismos comunitarios -ue ,a*an prevalecer los intereses del todo sobre los intereses de las
partes. Lo anterior debe ser entendido en el +mbito acotado de las interacciones principales -ue
e.istan o se desarrollen.
Lo anterior también supone la aceptación de ciertos valores ) principios de naturaleza política -ue
son b+sicos: sistemas políticos democr+ticos, ) aceptación de las normas de supranacionalidad
/acotada0 ) de subsidiariedad aplicables a las re*ulaciones de las interacciones f+cticas -ue se
consideran propias de la jurisdicción o competencia de los acuerdos de inte*ración.
"i -ueremos a,ora descender a los aspectos m+s específicos de la presente propuesta estraté*ica,
esto nos conduce de inmediato a dos problemas fundamentales: primero el de la efectiva
conver*encia de instituciones /normas ) or*anismos0, ) se*undo el de las fuentes de
financiamiento de los acuerdos de inte*ración.
2& D-,-**#1 5 ,ra,am#-," !- $a0 a0#m-,rDa0 !- !-0arr"$$"
&.plicaremos brevemente los criterios de detección de las asimetrías de desarrollo, sin otor*arles
el lar*o espacio -ue, a continuación dedicamos a las asimetrías de poder dependencia. &sto es
debido a la convicción, sostenida en este informe, de -ue la misión fundamental de los acuerdos
de inte*ración re*ional no es la de abordar ) atacar las asimetrías de desarrollo sino ante todo las
asimetrías de poder dependencia.
&n las asimetrías de desarrollo no nos interesan tanto las relaciones o interacciones recíprocas
entre los países sino m+s bien las posiciones -ue estos ocupan en al*una escala de desarrollo -ue
,a) -ue determinar. !ambién a-uí comparamos asimetrías pero no las de interacci$n entre
estados sino las de posici$n relativa entre naciones. &n particular nos interesa la estimación,
multidimensionalmente entendida, de los *rados de pobreza ) de concentración en la distribución
de las condiciones de vida.
La escala del desarrollo tiene indicadores económicos tales como la ri-ueza, el in*reso, el
consumo, o el producto por ,abitante entendidos como promedios nacionales o atendiendo a su
distribución por sectores, re*iones o estratos sociales. &n esta esfera económica nos interesa la
proporción de pobres ) la distribución del in*reso. !ambién ,a) indicadores sociales tales como el
207
207
acceso a salud, vivienda, educación, cultura, etc. entendidos como promedios nacionales o
distribuidos de acuerdo con diferentes criterios.
Lo mismo cabe observar en el plano ambienta respecto de la distribución del aire puro, del a*ua
limpia, de la luz del filtrada por la capa de ozono, ) de otros bienes p2blicos ambientales de
similar entidad.
Por 2ltimo podemos concebir indicadores de desarrollo político, asumiendo una posición
valorativa comprometida con la democracia, ) e.aminar la distancia o cercanía de esos re*ímenes
con la vi*encia de un tipo ideal de democracia e.presado en el funcionamiento de los poderes
le*islativo, judicial, ejecutivo, etc., en el respeto al derec,o de las minorías, a la competencia por
el *obierno a través de los partidos políticos, a la e.istencia de una prensa libre, etc.
Las asimetrías de desarrollo entre naciones pueden ser divididas, al i*ual -ue las de poder@
dependencia, en f+cticas, estructurales ) estraté*icas. Las asimetrías f+cticas como su nombre lo
indica son ,ec,os -ue pueden ser empíricamente detectables a través de indicadores
socioeconómicos varios con especial referencia a su impacto sobre las situaciones de pobreza )
desi*ualdad social. Particularmente en lo -ue se refiere a indicadores para medir las asimetrías de
desarrollo, los nformes sobre el Desarrollo Bumano del P4(D son una fuente importantísima de
información comparable a escala latinoamericana, ,emisférica ) mundial.
Las asimetrías estructurales de desarrollo, dadas las condiciones físico@clim+ticas de cada país, se
refieren a las condiciones tecnoló*icas ) normativas determinan la ocurrencia de esas asimetrías
f+cticas. Las asimetrías estructurales condicionan la acción pr+ctica de las diferentes
or*anizaciones -ue act2an en la vida social., !ambién condicionan las normas ) acciones de
política, e.plícitas o implícitas, formales o informales, -ue estén vi*entes e institucionalizadas.
&stas asimetrías estructurales de desarrollo, nos interesan en tanto ) en cuanto ri*en en el interior
de cada país ) encausan el comportamiento de las personas naturales o jurídicas /asociaciones u
or*anizaciones0, ) de las diferentes formas sindicadas de or*anización social en -ue ellas se
a*rupan /sindicatos, c+maras empresariales, etc0.
Las asimetrías estrat#gicas se refieren a los recursos de poder -ue controlan las personas
naturales ) jurídicas o las or*anizaciones /locales, estaduales, nacionales0 -ue operan en el
interior en cada nación, ) a la manera cómo esos recursos son usados para influir en las
condiciones internas del desarrollo nacional. &l tema desde el punto de vista estraté*ico ata;e por
un lado a los condicionantes estructurales -ue determinan estas estrate*ias, /lo -ue fue tratado en
el p+rrafo anterior0, ) del otro a las acciones encaminadas a superarlas. Los acuerdos
subre*ionales pueden incidir sobre esas condiciones a lar*o plazo, si es -ue se lo*ra una creciente
conver*encia estructural de los procesos de desarrollo favorecida por la paralela conver*encia de
re*ímenes ) políticas entre los países miembros. !ambién pueden incidir en el plano de la
cooperación técnica ) financiera colaborando con otros actores *ubernamentales,
inter*ubernamentales, o no *ubernamentales en las políticas encaminadas a la superación de la
pobreza ) la desi*ualdad social.
8& D-,-**#1 !- $a0 a0#m-,rDa0 !- %"!-r.!-%-!-*#a
Las asimetrías de poder@dependencia se e.presan en las mismas dimensiones ) se pueden analizar
a través de los mismos niveles )a se;alados para las asimetrías de desarrollo. La *ran diferencia
208
208
entre ambos *rupos de asimetrías es -ue las de poder@dependencia se predican respecto de los
estados@miembros -ue son titulares de poderes soberanos sobre territorios claramente
delimitados.
&l concepto de poder se define a-uí como la capacidad efectiva -ue tienen los estados de imponer
sus re*las de jue*o en el seno de las relaciones internacionales con otros estados, ) este poder
est+ directamente relacionado con el *rado de dependencia -ue los otros estados miembros
e.perimenten respecto de ellos.
&l concepto de dependencia se refiere a-uí a la intensidad de la necesidad -ue tiene cada estado
de interactuar con otro u otros para preservar su e.istencia en las dimensiones principales
afectadas por esa interacción ) por esa vía de aceptar las re*las de jue*o establecidas en el +mbito
internacional específico -ue corresponda.
• Las asimetrías de poder@dependencia /al i*ual -ue las asimetrías de desarrollo0 se e*presan
f.cticamente a través de ,ec,os empíricamente verificables. Los ,ec,os -ue nos interesa
verificar a los fines de detectar asimetrías relevantes para los acuerdos de inte*ración son,
precisamente, los -ue e.presan interacciones asimétricas en las si*uientes dimensiones.
&jemplos relevantes de este +n*ulo son los si*uientes:
a0 &n la esfera política, los procesos internacionales -ue afectan asimétrica ) directamente la
soberanía sobre los territorios -ue controla cada estado parte1
b0 &n la esfera ambiental los procesos internacionalaes -ue afectan de manera asimétrica )
directa los entornos naturales compartidos, de dos o m+s estados@miembros -ue son
limítrofes o vecinos1
c0 &n la esfera económica los procesos interactivos internacionales /transacciones )
movimientos de bienes, servicios, capitales financieros ) productivos, derec,os de
propiedad intelectual, etc.0 entre estados miembros, -ue afectan sus recíprocas posiciones
deudoras ) acreedoras1
d0 &n la esfera social, cabe ejemplificar con las corrientes mi*ratorias afectan condiciones
sociales ) políticas internas de los estados@miembro interactuantes. &n la subesfera cultural
de esta dimensión social, también cabe referirse a-uí a los flujos asimétricos de
información, comunicación ) conocimiento -ue operan en el +mbito de la educación, de
las industrias culturales, del periodismo, etc.
• Las asimetrías de poder@dependencia se e*plican estructuralmente, a través de
diver*encias, físico clim+ticas, tecnoló*icas e institucionales capaces de afectar las
interacciones f+cticas empíricamente verificables entre estados@parte en cada dimensión
si*nificativa. A continuación van al*unos ejemplos:
a0 &n la dimensión política se refieren a a-uellas diver*encias en las cartas constitucionales u
otros sistemas re*ulatorios efectivamente vi*entes, en tanto ) en cuanto puedan
trasladarse a fricciones limítrofes, posiciones anta*ónicas en los alineamientos
ne*ociadores con las naciones desarrolladas, o incluso en conflictos militares.
b0 &n la dimensión económica se refieren, por ejemplo, a diferencias tecnoló*icas o
institucionales -ue afectan las productividades absolutas ) por ese camino las
209
209
competitividades relativas entre estados miembros interactuantes. Cómo es obvio son
aplicables a-uí en su totalidad las interpretaciones de la escuela latinoamericana del
desarrollo, relacionadas con las economías e.portadoras de productos primarios, las
estrate*ias limitadas de industrialización, las estructuras productivas rurales del tipo
latifundio minifundio, etc. #+s recientemente cabe referirse a-uí a las refle.iones sobre la
competitividad sistémica ) sustentable e.ploradas por la C&PAL en los a;os noventa.
c0 &n la esfera social se refieren, por ejemplo, a diferentes situaciones físico clim+ticas,
socioeconómicas o sociopolíticas de naturaleza estructural /pr+cticas sociales de arrai*o
profundo, tecnolo*ías productivas, situaciones crónicas de desempleo o subempleo,
ciudadanías campesinas de 6se*unda clase9, etc.0 capaces de desatar procesos mi*ratorios
-ue, a su turno modifican las condiciones económicas, políticas ) sociales de las
sociedades nacionales de ori*en ) destino de los procesos mi*ratorios. &n la sub@esfera
cultural, ,a) impactos -ue pueden derivar de flujos asimétricos de información entre
países miembros interactuantes de los acuerdos de inte*ración, los -ue también se e.plican
por diferencias estructurales en los contenidos de los mensajes ) en las industrias
culturales -ue los propa*an.
d0 &n la esfera ambiental, las asimetrías estructurales ,an ido modificando, en el lar*o plazo,
las condiciones de la biosfera , las -ue afectan de manera conjunta pero diferenciada a
diferentes países miembros. &stos cambios suelen tener una e.plicación estructural
referida a procesos productivos o re*ulaciones de diferente impacto en cada caso.
• Las asimetrías de poder@dependencia se manifiestan en las estrategias ) t+cticas
/6movidas9 o 6ju*adas9 en el len*uaje de los jue*os0 de actores /6ju*adores90
prota*ónicos p2blicos o privados, nacionales o transnacionales -ue intentan promover o
contrarrestar las situaciones estructurales prevalecientes, ) las interpretan de acuerdo con
sus intereses o posiciones doctrinarias particulares. Desde este +n*ulo, puede ser
conveniente con fines analíticos considerar a los *obiernos de turno, ), en especial los
poderes ejecutivos, como entidades diferentes de los estados respectivos, ) participando
en el jue*o estraté*ico internacional. De nuevo, a este nivel los comportamientos se
manifiestan en diferentes dimensiones:
a0 &n la dimensión política, operan, ante todo los ju*adores *ubernamentales, tratando de
promover acciones diplom+ticas o militares. "i se trata de actores privados /tales como los
*randes *rupos económicos locales, las corporaciones transnacionales, o las
or*anizaciones no *ubernamentales, en la medida -ue, por diferentes vías intentan influir
directamente sobre las políticas p2blicas -ue las afectan. &n al*unos casos, estos
ju*adores /narcotr+fico, *uerrilla0 pueden arro*arse poderes -ue son privativas del poder
político, tales como el uso de la fuerza, o el intento de controlar políticamente al*unos
territorios sujetos a la soberanía nacional.
b0 &n la dimensión económica, los mismos actores se;alados en el p+rrafo anterior, pueden
intentar influir sobre los procesos de asi*nación de recursos buscando la privatización de
empresas ) servicios p2blicos, buscando cambiar /o consolidar0 los flujos económicos o
las posiciones deudoras o acreedoras de los estados miembros interactuantes, usando sus
posiciones actuales de poder, o intentando modificar las bases estructurales de dic,as
posiciones.
210
210
c0 &n la dimensión ambiental los mismos tipos de actores pueden tratar de modificar los
comportamientos tecnoló*ico@productivo de otros actores relevantes -ue son causales de
impactos asimétricos directos sobre los procesos ambientales compartidos, o tratando de
modificar las re*ulaciones -ue controlan a-uellos comportamientos.
d0 &n la dimensión social los actores relevantes son no sólo las a*encias del poder ejecutivo
/trabajo, educación, justicia, vivienda, etc.0 sino también otros actores no *ubernamentales
relevantes tratando de influir sobre los flujos mi*ratorios o tratando de controlar el
contenido ideoló*ico de los mensajes promovidos desde los medios masivos de
información transnacional, desde las industrias culturales del mundo desarrollado etc.
<& Tra,am#-," !- $a0 a0#m-,rDa0 !- %"!-r.!-%-!-*#a
Como se ,a observado reiteradamente en este informe una tarea central directamente asi*nable a
los acuerdos subre*ionales de inte*ración es el ata-ue a las asimetrías estructurales de poder@
dependencia, -ue obstaculizan los procesos de inte*ración de América Latina ) el Caribe,
tratando de promover las conver*encias tecnoló*ico@productivas ) re*ulatorias -ue sean
apropiadas en las diferentes dimensiones de interacción entre los estados parte.
aM D#m-0#1 P"$D,#*a
&n primer lu*ar, la efectiva conver*encia de las instituciones re-ueridas para la din+mica
comunitaria en las diferentes dimensiones de la interacción debe partir por la esfera política. %a
e.iste un lo*ro trascendental -ue debería ser preservado: el compartir un espacio democr+tico
com2n en América Latina ) el Caribe. "olamente en democracia puede le*itimarse un proceso de
supranacionalización capaz de respetar el principio de la subsidiariedad.
Aspectos cruciales en esta esfera eminentemente política son las relaciones -ue deben establecerse
entre los poderes ejecutivos, le*islativos ) judiciales a escala de los estados miembros ) a escala
de las comunidades supranacionales -ue puedan constituirse. &n América Latina ) el Caribe los
poderes ejecutivos comandan de manera casi completa los modos operativos de los acuerdos
inter*ubernamentales actuales. &sta preeminencia de los poderes ejecutivos tiene sus luces ) sus
sombras, por un lado otor*a ma)or velocidad ) ejecutividad a las decisiones -ue se adoptan entre
jefes de estado, pero, por otro lado, el voluntarismo político implícito en esta manera de operar,
confiere ma)or debilidad institucional en el lar*o plazo a las decisiones con base en las cuales se
constru)en los acuerdos.
&n se*undo lu*ar, podría su*erirse la conveniencia de un acto de voluntad política de las
sociedades nacionales de los países miembros, en el sentido de otor*ar poder vinculante a las
instituciones /normas ) or*anismos0 comunitarias, con base en la aceptación de su car+cter
supranacional. &sto si*nifica, consultas populares /plebiscitos, convenciones constitu)entes, etc.0
orientadas a incluir el respeto a los tratados comunitarios, ) la supremacía de las instituciones
comunitarias en los campos acotados en -ue compete aplicarlas. &ste tipo de consultas populares
serviría adem+s para sensibilizar la opinión p2blica ), por supuesto conocer su opinión respecto de
este tema vital.
Lo*rado el objetivo anterior, un tema decisivo para determinar el poder vinculante de las
instituciones ) or*anismos -ue se van creando, es el de la instalación de un tribunal de justicia
comunitario capaz de operar como corte suprema, a cu)as decisiones fundadas ) ajustadas a
211
211
derec,o deben subordinarse no solamente los poderes judiciales de los estados miembros, sino
todos los poderes de esos estados.
&n tercer lu*ar, de resultar e.itosas dic,as consultas, la operacionalización de esta estrate*ia
e.i*e la e.istencia de un financiamiento estable, autónomo ) suficiente de los or*anismos
comunitarios -ue, eventualmente, pudieran ser creados. De nuevo a-uí se pone a prueba la
seriedad del compromiso efectivo -ue estén dispuestos a asumir los países miembros. Por eso es
-ue, si bien el tema del financiamiento de las instituciones comunitarias es de naturaleza
económica, la vi*encia de ese financiamiento en cantidad suficiente es un tema político.
&n el caso de la (&, las fuentes del financiamiento de las instituciones comunitarias son
b+sicamente tres: los recursos comunitarios propios /tales como las recaudaciones arancelarias )
otros tributos a escala comunitaria0 /<5,AX0, las recaudaciones del impuesto al valor a*re*ado
/5P,5?X0, ) las aportaciones provenientes de las arcas fiscales de los países miembros /A5,?>X0.
&stas 2ltimas son esenciales para el mantenimiento financiero de las instituciones /normas,
or*anismos ) políticas comunes0 comunitarias, ) constitu)en, en el caso de la (&, una car*a de
apro.imadamente 5X de los PD nacionales.
"ur*e a-uí, frecuentemente, el ar*umento de -ue los países latinoamericanos por pertenecer a un
estrato de in*resos bajos o medios bajos, no est+n en condiciones de contribuir al financiamiento
de instituciones comunitarias, pero conviene distin*uir entre el nivel ) estructura del *asto de la
(& por un lado, ) el nivel ) estructura del *asto -ue sería re-uerido para financiar instituciones
comunitarias en los acuerdos latinoamericanos por otro lado. Por de pronto, el presupuesto de la
(& alcanza a alrededor de 5<= miles de millones de &uros para el a;o fiscal de <==J. De esta
cantidad la ma)oría de los *astos est+n diri*idos a los subsidios a*rícolas, los fondos estructurales
) otras políticas comunes, de manera -ue sólo JX de esos fondos son aplicados al mantenimiento
de los or*anismos comunitarios.
4o es posible en el marco del presente informe ,acer un c+lculo de los *astos re-ueridos para la
efectiva vi*encia de instituciones comunitarias supranacionales en los acuerdos de inte*ración
subre*ional de América Latina ) el Caribe, pero esa tarea investi*ativa debería ser encarada. &sa
es, entonces, una propuesta esencial -ue -ueda planteada en este informe, bajo los términos )
condiciones -ue se deducen de la consideración -ue ,emos ,ec,o respecto de los tipos de
asimetrías ) la secuencia para tratar de superarlas.
La ma)oría del presupuesto comunitario de la (& tiene por objeto financiar *astos
compensatorios o de desarrollo referidos a sociedades nacionales, los -ue implican fuertes apo)os
o subsidios financieros en el campo de los fondos estructurales, de las a)udas a los a*ricultores
etc. "olamente un JX del presupuesto comunitario de la (& est+ destinado al mantenimiento de
su estructura institucional. Por lo tanto en la primera fase de un eventual tr+nsito ,acia
instituciones supranacionales, el compromiso irrenunciable de los acuerdos subre*ionales en
América Latina ) el Caribe debería ser el de *enerar fondos estables -ue acuerden autonomía )
certeza financiera al funcionamiento de los or*anismos supranacionales a ser eventualmente
creados sin asumir compromisos financieros directos en el combate a las asimetrías de desarrollo.
212
212
Las fuentes pueden provenir, como en el caso de la (&, de los tributos arancelarios recaudados
por las uniones aduaneras, del mpuesto al Galor A*re*ado, o de los fondos fiscales *enerales de
los países miembros. &n el caso de los países europeos, la cuota de 5X del producto es sin duda
*ravosa pero se cumple i*ualitariamente para todos los países miembros. &l c+lculo de las fuentes
de financiamiento en el caso de los países latinoamericanos ) del caribe, si es -ue decidieran
asumir este tipo de compromisos, arrojar+ un porcentaje sin duda menor a esa cifra, en vista de
-ue el ata-ue a las asimetrías de desarrollo /fondos estructurales, subsidios, etc.0 no se prevé
como el objetivo fundamental, ) sólo se trataría en una primera fase de atacar las asimetrías de
poder@dependencia.
&n cuarto lu*ar, los estudios necesarios para avanzar en la conver*encia de re*ímenes ) políticas
en todas las dimensiones /económica, sociocultural, etc.0, en caso de ser efectivamente
emprendidos, re-uieren ser apo)ados normativa ) financieramente, adjudicando fondos orientados
a *enerar investi*aciones, sea a través de or*anismos comunitarios, o encar*ando estudios a
universidades ) centros de investi*ación latinoamericanos o e.tranjeros. Por ejemplo en la primera
fase de la constitución del #&'C$"(', ,ubo un au*e de sub*rupos de trabajo -ue
emprendieron estudios destinados a la conver*encia re*ulatoria en muc,os campos. $tro tanto
aconteció con las conclusiones -ue emanaban de las reuniones de ministros del #&'C$"('. "in
embar*o la falta de continuidad de esfuerzos en la esfera política dilu)ó ) desaprovec,ó, a la
lar*a, muc,as de las conclusiones ) recomendaciones -ue emanaban de estos mecanismos.
b) D#m-0#1 E*"1m#*a
Dadas las condiciones políticas previamente se;aladas se abriría el campo para el combate a las
asimetrías de poder@dependencia en el plano económico buscando la conver*encia ) creciente
compatibilidad /coordinación, armonización, unificación0 de las tecnolo*ías ) las re*las de
orientan los procesos económicos sujetos a interacciones entre estados miembros.
&n esta dimensión las asimetrías pueden ser divididas en 6microeconómicas9 )
6macroeconómicas9. Las primeras se vinculan con el tipo de disciplinas -ue normalmente se
ne*ocian en las rondas de la $#C en los acuerdos ,emisféricos. Las se*undas penetran
profundamente en las instituciones económicas fundamentales ) tienen precondiciones políticas de
supranacionalidad creciente.
Las asimetrías 6microeconómicas9 dicen relación con la estructura de los mercados tanto
nacionales, como internacionales, ) con las relaciones e interdependencias entre ellos1 afectan
principalmente la competitividad de las empresas o de las ramas económicas, creando diferencias
en materias de costos de fabricación, de coordinación ) de transacción. &n materia de costos de
fabricación puede ,ablarse, por ejemplo de las asimetrías infraestructurales /transporte, ener*ía,
telecomunicaciones, etc.0 -ue impactan diferenciadamente a las empresas se*2n cual sea su
localización *eo*r+fica o su pertenencia a ciertos re*ímenes re*ulatorios ) no a otros.
La e.plicación económica fundamental de las ventajas derivadas de esta conver*encia institucional
se vincula de un lado con economías de escala ) especialización ) del otro lado con reducción de
costos de producción ) aumento de la productividad ) competitividad sistémicamente evaluadas.
213
213
Las economías de escala ) especialización se verifican por la e.pansión del mercado 2nico en el
interior de un dado acuerdo re*ional de inte*ración, permitiendo a los países miembros m+s
pe-ue;os o débiles convertirse en sede de inversionistas -ue produzcan para todo el espacio
económico comunitario. "in la e.istencia de instituciones comunitarias ) sin el adecuado
financiamiento de esas instituciones estas ventajas son ilusorias.
De otro lado la reducción de costos re-uerida para un aumento sistémico de la productividad ) la
competitividad, e.i*e recordar -ue, en términos teóricos, al menos para la economía política
institucionalista, los costos empresariales de producción se descomponen en costos de fabricación
) costos de transacción. A su vez, en el mundo *lobalizado de ,o), un componente de los costos
de fabricación, son los costos de coordinación entre subsidiarias de una misma casa matriz.
Las asimetrías en materia de costos de fabricación dicen relación con dificultades en el acceso
le*al ) adecuadamente re*ulado a las tecnolo*ías pertinentes, a la eficiencia de las infraestructuras
de transporte, de comunicaciones, de provisión de ener*ía, de acceso a trabajadores calificados de
cual-uier país miembro, etc. Los acuerdos de América Latina ) el Caribe N a diferencia de lo -ue
acontece en la (&@ pueden no tener dinero, por ejemplo, para promover el financiamiento directo
re-uerido para la construcción de esas infraestructuras pero pueden promoverla creando las
condiciones institucionales lo suficientemente transparentes para interesar a inversionistas
e.tranjeros a asumir las obras /como es el caso de '"A o el Plan Puebla Panam+0.
"iempre dentro del +mbito de la fabricación, las asimetrías en materia de costos de coordinación
ata;en por ejemplo a la e.istencia de cadenas productivas entre subsidiarias de la misma casa
matriz, o entre sistemas de valor -ue vinculan ,orizontal o verticalmente a empresas con diferente
propiedad de capital. &stas asimetrías entre países miembros tienen -ue ver no solamente con
accesos diferentes a infraestructuras sino también con le*islaciones diferentes en materia de
políticas de competencia, de fijación de precios de transferencia, de pautas o normas de
contabilización, *estión, etc. en diferentes países.
Las asimetrías en materia de costos de transacción dicen relación con el conjunto de normas
diferenciadas -ue en cada estado miembro afectan: a0 la información re-uerida para identificar )
contactar a contrapartes contractuales1 b0 las pr+cticas culturales ) usos establecidos /formales o
informales0 para cual-uier proceso de ne*ociación1 c0 los procedimientos re-ueridos para la
formalización contractual, desde el punto de vista de la intervención de operaciones notariales,
asesores jurídicos, etc.1 d0 las facilidades para el monitoreo o se*uimiento de los compromisos
contracatuales contraídos, inclu)endo la eficiencia de los procedimientos aduaneros, tributarios,
etc. implicados en cual-uier operación de comercio internacional1 e0 las normas, pr+cticas )
procedimientos judiciales aplicables en caso de controversias o conflictos. Lran parte de estos
re-uisitos se facilitan si se lo*ra la conver*encia de las normas recíprocamente vinculantes, ) la
*arantía de tribunales judiciales -ue operan con autoridad ) transparencia..
&ste tipo de asimetrías, -ue a-uí estamos denominando 6microeconómicas9 se ve influido
directamente por el tipo o *rado de compromiso asumido por los países firmantes de un acuerdo
de inte*ración, ) por la filosofía -ue informa la ne*ociación misma /por ejemplo reciprocidad,
versus trato especial0 en la línea tem+tica -ue ,emos desarrollado en el capítulo G de este
informe. "e refieren por lo tanto a temas tales como acceso a mercados, normas técnicas )
214
214
fitosanitarias, normas de defensa de la competencia ) del consumidor frente a los inversionistas
nacionales o e.tranjeros, normas antidumpin*, compras *ubernamentales, disciplinas en materia
de propiedad intelectual, de comercio de servicios, etc. Duena parte de esta armonización
institucional no re-uiere de acuerdos multidimensionales, sino -ue inclu)e la adopción, )a
efectuada en las economías latinoamericanas, de las re*las de jue*o de la economía *lobal, es
decir la correspondencia o con*ruencia entre las re*las de jue*o del consenso de Ias,in*ton )
los estilos de desarrollo abiertos, privatizados, transnacionalizados ) re@re*ulados adoptados por
las economías latinoamericanas.
De otro lado, en los acuerdos multidimensionales ) supranacionales, cu)a profundización a-uí se
postula, es posible atacar directamente las asimetrías de raíz macroeconómica. &llas se relacionan
con la estabilidad fiscal ) monetaria de los países miembros, con déficit de las cuentas nacionales
tanto e.ternas como macroeconómicas, con posiciones crónicamente deudoras o acreedoras, )
otros tipos de dese-uilibrios. La superación de las asimetrías institucionales puede ser alcanzada
si*nificativamente solamente en el marco de los acuerdos concebidos en términos
multidimensionales ) supranacionales. !al es el caso: a0 con las uniones aduaneras completas
dotadas de normas efectivamente vinculantes1 b0 con las comunidades económicas ) monetarias1 o
c0 con las formas a2n m+s profundas de inte*ración de instituciones al estilo de las )a e.istentes
en la (&. &n estos casos, es posible lo*rar niveles mu) altos de coordinación, armonización o
unificación de: a0 sistemas comerciales -ue, por ejemplo, conduzcan a una unión aduanera
completa con recaudaciones arancelarias capaces de financiar los *astos comunitarios1 b0 de
sistemas fiscales profundamente conver*entes por el lado del *asto ) de los in*resos1 c0 de
sistemas monetarios inte*rados inclu)endo eventualmente la instalación de un banco central
comunitario ) de una moneda com2n, etc.
Con e.cepción de las uniones aduaneras completas -ue suponen una desviación de recursos
tributarios, ) específicamente, un uso comunitario de las recaudaciones derivadas del arancel
e.terno com2n, nin*una de estas reformas a escala comunitaria si*nificaría ero*aciones
e.orbitantes salvo las derivadas de la estructura institucional del acuerdo. &n *eneral, se usarían
los mecanismos ) recursos usuales para la aprobación de normas, le)es, re*lamentos, ordenanzas,
etc. capaces de ,acer conver*er los marcos técnicos e institucionales -ue, de manera conjunta,
contribu)en a constituir el campo ) las re*las de jue*o. Por supuesto nin*una de estas acciones
pretende, ni puede, eliminar la e.istencia de asimetrías estraté*icas en materia de competencia. Lo
importante es -ue las estrate*ias competitivas de las empresas /locales, nacionales, re*ionales )
transnacionales0 -uedarían enmarcadas en normas transparentes ) comunes -ue permitirían una
mejor fiscalización del cumplimiento de las re*las *enerales de jue*o.
A-uí aparece también la importancia crucial de un tribunal comunitario cu)as decisiones sean
respetadas ) creen jurisprudencia. A título de ejemplo, es posible pensar en las multas -ue
recientemente /<==>V<==J0 ,an sido aplicadas a la transnacional estadounidense #icrosoft por el
!ribunal de la (&, ante la violación de la le*islación de competencia -ue ri*e en el +mbito
comunitario.
!odas estas acciones re-uieren transparencia, claridad operacional ) efectiva autoridad, tanto en
la creación ) aplicación de re*ulaciones como en la provisión de los financiamientos comunitarios
re-ueridos.
215
215
*M D#m-0#1 Am=#-,a$
&l impacto de la dimensión ambiental sobre la sustentabilidad del desarrollo e incluso sobre la
sobrevivencia misma de las sociedades ,umanas a lar*o plazo, se ,a ido manifestando desde el
2ltimo cuarto del si*lo pasado ,asta constituir, contempor+neamente un tema problem+tico -ue
atraviesa transversalmente todos los campos ) dimensiones de la actividad ,umana.
!emas tan cruciales como la provisión de a*ua potable, la inte*ridad de la capa de ozono, el
calentamiento *lobal, afectan conjuntamente a la ,umanidad ) su solución e.i*e estrate*ias
coordinadas, unificadas o comunes. La disponibilidad de un medio ambiente limpio ) estable a
lar*o plazo es un bien p2blico -ue afecta internamente las condiciones del desarrollo de cada país
e internacionalmente las posiciones de poder@dependencia entre estados. Los ejemplos -ue
corresponden a los ecosistemas ) biodiversidades latinoamericanas inclu)en a la Amazonia, la
Cuenca del Plata, la Cuenca del Caribe, los ecosistemas compartidos del istmo centroamericano,
las condiciones particulares de las islas del caribe, etc.
Para no abundar, diremos solamente -ue ésta dimensión se ve crucialmente afectada por las
tecnolo*ías en el campo de la producción ) del consumo -ue son utilizadas por los países
miembros de los acuerdos de inte*ración. Por lo tanto, desde este punto de vista las asimetrías de
poder@dependencia en el plano ambiental pueden verse como una pro)ección natural de las
re*ulaciones conver*entes -ue se va)an adoptando en la esfera económica )a tratadas en el punto
anterior. &l avance en la línea de acuerdos multidimensionales vinculantes de base democr+tica )
sujetos al principio de subsidiariedad al afectar los procesos económicos necesariamente afectan,
también los procesos ambientales, por lo tanto esta dimensión debe ser considerada en todos los
aspectos )a tratado en el anterior p+rrafo b0 de este punto.
!M D#m-0#1 S"*#a$
La dimensión social de las asimetrías de poder@dependencia entre estados miembros
interactuantes, se puede manifestar en primer lu*ar a partir de los flujos mi*ratorios recíprocos.
&stos flujos, reconocen causas económicas ) sociopolíticas. &n la esfera económica, ,a sido
reiteradamente probado, ) es adem+s de f+cil ) p2blica comprobación -ue los flujos se desplazan
desde los países m+s pobres, estancados )Vo económicamente débiles ,acia los m+s ricos,
din+micos )Vo económicamente poderosos. &n la esfera política los factores causales inclu)en
turbulencias -ue afectan la vida o los derec,os civiles ) políticos b+sicos de los mi*rantes
potenciales.
De acuerdo con el criterio metodoló*ico usado en este informe, los temas -ue ,emos denominado
sociales son a-uellos -ue se refieren a la medida en -ue tienden a compartirse los atributos de la
ciudadanía, es decir la medida en -ue tienden a compartirse los derec,os ) deberes políticos,
civiles, económicos, sociales ) culturales entre los estados miembros -ue son lu*ares de ori*en )
destino de flujos mi*ratorios. Los derec,os ) deberes políticos son, obviamente un tema político,
pero constitu)en la llave, o puerta de in*reso a la detentación de los restantes derec,os ) deberes
-ue sí penetran en otras esferas de lo social. Bemos dic,o -ue los acuerdos de inte*ración, en su
misión de atacar las asimetrías estructurales de poder@dependencia, se refieren solamente a las
tecnolo*ías, pr+cticas ) re*las -ue afectan los flujos f+cticos interactivos entre dic,os estados. "in
216
216
embar*o si las mi*raciones *atillan, por así decirlo, la necesidad de revisar los derec,os ,umanos
en *eneral -ue se aplican a los mi*rantes, la elevación en el est+ndar de ese tratamiento
necesariamente consolida la protección a escala nacional de los derec,os similares de los
ciudadanos respectivos.
&ste es un ejemplo mu) claro de la forma cómo el ata-ue a las asimetrías estructurales de poder@
dependencia en el seno de los acuerdos multidimensionales ) vinculantes, conduce indirectamente
a un ma)or respeto ) consolidación de las normas ) pr+cticas -ue prote*en los derec,os ,umanos
en el interior de los estados miembros. Por esta vía, los procesos de inte*ración conducidos a
través de acuerdos multidimensionales ) vinculantes, pueden contribuir, indirecta )
complementariamente, a la superación de las asimetrías sociales de desarrollo.
9& E$ ,-ma *-,ra$ !- $a 03%raa*#"a$#!a!
La carencia fundamental -ue en*loba a todos los blo-ues es, cabe reiterarlo una vez m+s, la falta
de supranacionalidad de las normas ) ór*anos comunitarios. Como se afirmó en otras secciones
de este trabajo, el combate a las asimetrías de desarrollo es un objetivo mediato ), m+s bien,
indirecto de los acuerdos, cu)as atribuciones ) recursos sólo complementariamente pueden
cooperar en ese campo. La función principal de los acuerdos subre*ionales es la superación de las
asimetrías de poder@dependencia -ue los a-uejan. Para ello se ,ace necesaria la aprobación de
cl+usulas -ue ase*uren la supranacionalidad de ciertas normas ) ór*anos comunitarios.
Desde esta perspectiva destaca el componente político de la inte*ración latinoamericana siendo la
vi*encia de la democracia su condición necesaria, tal como ,a sido e.plícitamente enfatizado por
los jefes de estado de los países miembros de todos los blo-ues subre*ionales en innumerables
ocasiones.
"i se acepta este principio b+sico, el foco del proceso de inte*ración re*ional latinoamericana est+
en la relación soberanía@ciudadanía tal como ésta se entiende en los sistemas políticos
democr+ticos. La soberanía de las naciones democr+ticas encuentra su fundamento le*itimador en
la voluntad popular. La inte*ración se predica respecto de las instituciones políticas, económicas )
sociales democr+ticamente establecidas.
Las instituciones comunitarias se le*itiman en el principio de subsidiariedad, se*2n el cual los
niveles superiores de *obierno se aplican a a-uellos asuntos p2blicos comunes -ue los niveles
inferiores no pueden abordar aisladamente. La subsidiariedad es un principio -ue se apo)a
decisivamente en la e.istencia de instituciones democr+ticas.
&n ese tipo de asuntos p2blicos, los estados@miembros re-uerirían compartir su soberanía de
manera acotada ) específica, sometiéndose a la le) comunitaria -ue ellos mismos ,an consentido
en crear. La superación de sus asimetrías de poder@dependencia, pasa por subordinar sus intereses
particulares en ciertos +mbitos p2blicos al interés *eneral de la comunidad1 renunciar a la
aplicación de sus poderes f+cticos ) ne*ociar dentro de la le) comunitaria. &l papel central de la
inte*ración re*ional es entonces el de encuadrar las asimetrías de poder@dependencia en el marco
de las normas comunitarias.
217
217
&n la esfera política los estados miembros re-uerirían aceptar ) ,acer cumplir la formulación de
le)es -ue preponderen sobre las normas nacionales en dic,os campos. &sas le)es ad-uieren
vi*encia a través de la creación de or*anismos políticos comunitarios dotados de ciertas
atribuciones /previamente acotadas0 le*islativas, ejecutivas ) judiciales, ) de recursos
presupuestarios propios ) estables.
Al tratarse de una inte*ración de naciones ) no de mercados, la soberanía radica en 2ltima
instancia en los ciudadanos de los estados@miembros. La fuente de le*itimidad de la soberanía
nacional no est+ subordinada por consi*uiente a los derec,os patrimoniales de los propietarios
sean estos personas naturales o jurídicas, nacionales, e.tranjeras o transnacionales, estatales o
privadas. A la soberanía del propietario /consumidor o productor0 se contrapone a-uí la soberanía
del ciudadano.
La función social de la propiedad ) el destino com2n, final, de los recursos /si es -ue ,a) acuerdo
sobre la preservación de esos fines superiores0 se ase*ura fijando una plataforma de derec,os
civiles, económicos ) culturales -ue encuadren ) acoten los derec,os patrimoniales de los
propietarios. 'e*las de jue*o mu) e.plícitas ) transparentes en este sentido no disminu)en sino
-ue aumentan la se*uridad jurídica de los inversionistas creadores de ri-ueza.
&ste es el fundamento institucional orientado a *enerar un e-uilibrio entre los principios
fundamentales de la eficiencia ) la e-uidad.
La formulación demasiado abstracta de p+rrafos anteriores se concretiza ) sintetiza en la fórmula,
se*uida por todos los países desarrollados de $ccidente, se*2n la cual las instituciones del
capitalismo -uedan firmemente enmarcadas en las instituciones de la democracia.
Frente a la *lobalización de las instituciones del capitalismo en el presente si*lo, la inte*ración
re*ional de las naciones latinoamericanas, es una ventana de oportunidad para conciliar los
principios de la eficiencia ) la e-uidad en las relaciones entre los estados@miembros a través de
una consolidación comunitaria de las instituciones de la democracia.
"in un compromiso político b+sico, plasmado de manera e.plícita en las cartas constitucionales de
los países@miembros, ) nacido de consultas le*ítimas a los ciudadanos de cada estado, la
inte*ración re*ional -ueda sujeta a la buena voluntad política de los poderes ejecutivos de turno.
Aceptado este encuadramiento político b+sico, en -ue la e-uidad deriva de la vi*encia comunitaria
de las instituciones de la democracia, la inte*ración sirve mejor al principio de eficiencia en la
esfera económica. La operación de los mercados depende de una base institucional
transparentemente formulada -ue le fija sus re*las de jue*o, de poderes ejecutivos -ue se
subordinan a esas re*las, ) de poderes judiciales con autoridad e independencia para resolver
controversias con estricto ape*o a la le).
Los países latinoamericanos, a través de la conver*encia ne*ociada de sus instituciones /re*las )
or*anismos0 económicas, se precaven contra la arbitrariedad de poderes f+cticos -ue,
aprovec,ando res-uicios o vacíos institucionales, se apo)en en asimetrías pree.istentes para
preservar sus intereses particulares.
218
218
&n la economía *lobal del si*lo HH a través de la inte*ración multidimensional,
democr+ticamente construida, los estados@nación latinoamericanos, pueden contribuir con
autonomía e independencia a la fijación de los derec,os ) deberes patrimoniales de los estados.
Los +mbitos correspondientes son bien conocidos ) se discuten permanentemente en los
or*anismos inter*ubernamentales a escala mundial: códi*os de inversiones, de políticas de
competencia, de defensa del consumidor /) del ciudadano0, de preservación de los ecosistemas
compartidos, de la contribución a la inte*ridad de la biosfera, del comercio internacional de
servicios, etc.
La inte*ración multidimensional ) democr+tica aumenta el poder ne*ociador conjunto de las
naciones latinoamericanas, ) mejora su eficiencia competitiva. Los principios económicos -ue
sustentan este aumento de la eficiencia son bien conocidos: economías de escala ) especialización,
atenuación o eliminación de las cuasi@rentas ori*inadas en posiciones monopólicas o
monopsónicas propias de mercados clausurados, reducción en los costos de fabricación, de
transacción ) de coordinación de las cadenas productivas, etc. &n suma, si*uiendo un len*uaje
popularizado desde la C&PAL a lo lar*o de los a;os noventa, creación de una competitividad
sistémica a escalas re*ional o subre*ional.
Para aterrizar estas ideas demasiado abstractas ) *enerales, puede ,acerse una somera )
superficial referencia al caso del #&'C$"('. &ste acuerdo es el m+s importante en términos de
su tama;o demo*r+fico, *eo*r+fico, ) económico, pero lo si*nificativo de la actual ejemplificación
no se refiere a su escala, sino a la situación 6límite9 -ue este blo-ue evidencia en materia de
asimetrías de poder@dependencia.
&n el plano ambiental del #&'C$"(', la insuficiencia de normas conver*entes ) vinculantes,
así como de poderes jurisdiccionales dotados de autoridad suficiente, ,a llevado a peli*rosos
impasses. Por ejemplo los sur*idos en la actual controversia ar*entino@uru*ua)a, por la instalación
de plantas productoras de celulosa, presuntamente contaminantes en la rivera del 'ío (ru*ua),
cu)as a*uas son compartidas por ambos países. Ante la debilidad de las instituciones comunitarias,
tienden a prevalecer intereses estraté*icos particulares de *rupos privados o p2blicos. &l impacto
ne*ativo sobre la eficiencia ) e-uidad de este conflicto es obvio.
&n la esfera económica la (nión Aduanera #&'C$"(', adolece de m2ltiples trabas técnicas )
re*ulatorias -ue impiden un comercio verdaderamente libre entre sus miembros. La falta de
conver*encia re*ulatoria macroeconómica /cambiaria, tributaria, etc.0 también contribu)e a estas
asimetrías. Los países m+s pe-ue;os del blo-ue, ,an acumulado frustraciones en el acceso al
mercado presuntamente compartido, ) actualmente /ma)o de <==J0 amenazan, con buenas
razones, ne*ociar acuerdos ,emisféricos alternativos -ue debilitar+n los compromisos contraídos
en el #&'C$"('.
&n la esfera social del #&'C$"(', el tema de los flujos mi*ratorios ) de su impacto sobre los
derec,os ) libertades por un lado, ) de los flujos de ideas respecto de contenidos culturales en
materia de información, comunicación ) conocimiento, por otro lado, son datos empíricamente
verificables. Las asimetrías institucionales ata;en a la ine.istencia, o insuficiente avance efectivo,
en el reconocimiento de le*islaciones recíprocas en campos tales como, la validez de títulos
219
219
universitarios, de derec,os laborales ) de se*uridad social, de acceso le*al a los servicios de salud,
a los tribunales de justicia, etc. "in esta conver*encia de los sistemas de salud, de educación, de
se*uridad social, de justicia, etc. la creación de mercados comunes de trabajo /no calificado,
semicalificado, o altamente calificado0 es ilusoria. La asimetría principal en este campo deriva de
-ue Drasil participa mínimamente de los flujos mi*ratorios principales en "udamérica. Desde este
+n*ulo, la creación *radual de ciudadanías comunitarias es un tema -ue, de ,ec,o, sólo afecta
si*nificativamente los intereses de los países sudamericanos con fuerte inte*ración mi*ratoria
recíproca /por ejemplo Ar*entina ) C,ile como receptores netos, ) (ru*ua), Para*ua), Dolivia,
Per2 ) &cuador como emisores netos0. Circunstancias f+cticas de este tipo si*nifican -ue el
fortalecimiento de la dimensión social de la inte*ración sudamericana, e.i*e instituciones
consolidadas en -ue los intereses comunitarios preponderen sobre el interés /o el desinterés0 de
ciertos estados@miembros.
&n la esfera política del #&'C$"(', el retorno a las instituciones democr+ticas, fue una
condición necesaria pero no suficiente para la inte*ración multidimensional de sus miembros. Bo),
m+s -ue nunca, -ueda claro -ue también se re-uiere de normas constitucionales vi*entes en los
estados@miembros para ase*urar la vi*encia de normas comunitarias de car+cter supranacional. De
nuevo, este re-uerimiento no es cumplido por todos sus miembros. &n particular Drasil, el estado@
parte m+s poderoso del acuerdo #&'C$"(' posee normativas constitucionales -ue impiden el
avance ,acia la creación de re*ulaciones ) ór*anos comunitarios de car+cter supranacional.
A,ora bien, es posible -ue la aceptación de instituciones comunitarias supranacionales, sea
actualmente inviable, o esté fuera de la voluntad política o de la idiosincrasia nacional de al*unos
miembros poderosos de los acuerdos re*ionales. A2n así, el tema de la supranacionalidad debe
plantearse de manera e.plícita ) transparente, para no confundir a la opinión p2blica ni crear un
escepticismo creciente respecto de acciones en las -ue la 6forma9 no *uarda correspondencia con
su 6contenido9 profundo. Por ejemplo la creación del F$C&# /si*uiendo con el ejemplo
#&'C$"('0 evoca la idea /e incluso invoca el ejemplo0 de los fondos estructurales ) de
co,esión adoptados por la (&. "iendo loable ) meritorio en su intención, el F$C&# carece de
las condiciones institucionales ) presupuestarias -ue le otor*uen efectividad ) permanencia. &s de
nuevo una se;al de voluntarismo político mu) distante del si*nificado del Fondo &uropeo, dotado
de autonomía presupuestaria ) administrada por un or*anismo supranacional -ue representa los
intereses comunitarios.
Como se ,a observado en el cuerpo de este trabajo, los Fondos &structurales no pueden ser, por
carencia de recursos suficientes, un instrumento central del combate a las asimetrías de desarrollo,
pero a2n si los recursos e.istieran en ma*nitud suficiente, su instalación ) administración carecería
de la base supranacional -ue le otor*ue un car+cter verdaderamente comunitario. Cosa parecida
acontece en el caso del CA'C$#, donde la caracterización de países insuficiente desarrollados )
la paralela caracterización de países, sectores o re*iones desfavorecidos ocupan un lar*o espacio
en el te.to del acuerdo de C,a*uaramas, pero su formulación es ambi*ua ) su operacionalidad
escasa. &n el caso de Centroamérica, por su parte, la frondosa proliferación de normas )
or*anismos del "CA depende en *rado decisivo de la provisión de fondos provenientes de la
cooperación internacional.
220
220
La propuesta central de las presentes recomendaciones es 1ue el tema de la supranacionalidad
de las instituciones comunitarias, no puede ser evadido por m.s tiempo, sea para aceptarlo o
para rec&aarlo. "i los países miembros de los blo-ues latinoamericanos no est+n políticamente
preparados para asumir la supranacionalidad comunitaria, este ,ec,o debe manifestarse de manera
e.plícita, para determinar ) sincerar el alcance ) profundidad de la inte*ración posible /por
oposición a la eventualmente deseable0 de los países latinoamericanos ) del Caribe.
'especto de las asimetrías de desarrollo, sólo parcialmente pueden ser atacadas desde los
acuerdos, no sólo por la falta de recursos presupuestarios sino también por-ue los principales
bolsones de pobreza suelen estar en los países económicamente m+s *randes ) poderoso. &n el
#&'C$"(', los principales reductos de pobreza tienen lu*ar en las re*iones del 4orte ) del
4ordeste de Ar*entina ) Drasil con ma*nitudes demo*r+ficas -ue son mu) superiores a las de los
países m+s pe-ue;os del blo-ue. !ambién dentro de la CA4 sucede un fenómeno parecido, )a -ue
Colombia posee, de un lado el m+s alto producto por ,abitante de todos los miembros del
acuerdo, pero también posee los m+s altos niveles de pobreza ) de concentración del in*reso.
&sto determina -ue la pobreza en países como Drasil, Ar*entina o Colombia /los económicamente
m+s *randes de "udamérica0 sea ante todo un problema interno ), sólo secundariamente un tema
comunitario. La tesis de este trabajo es -ue en materia de asimetrías de desarrollo, el impacto de
los acuerdos multidimensionales ser+ mediato e indirecto, b+sicamente vinculado a la construcción
de una competitividad sistémica a escala sudamericana -ue aumente la productividad media de las
actividades económicas ) por esa vía va)a creando las condiciones para una ma)or e-uidad
subre*ional ) una ma)or eficiencia competitiva a escala *lobal.
'especto del #CCA ) del CA'C$#, la necesidad de la creación de instituciones
supranacionales puede defenderse sobre otras bases, atin*entes a las profundísimas asimetrías,
tanto de poder@dependencia como de desarrollo, entre esos pe-ue;os blo-ues respecto de su *ran
vecino: los &stados (nidos de América. &s evidente -ue los recientes acuerdos en proceso de
consolidación /por ejemplo CAF!A@'D0 ) otros -ue se avecinan en la misma línea, determinar+n,
como )a est+ sucediendo, -ue las re*las de jue*o ) disciplinas internacionales establecidas en esos
!LC ,emisféricos, preponderen sobre las re*las de jue*o ) disciplinas económicas previamente
aprobadas en el interior de los blo-ues. A-uí resulta, a2n m+s clara, la ur*ente prioridad de las
normas supranacionales en la esfera social ) política, para consolidar las instituciones de la
democracia ) buscar la defensa de los derec,os ciudadanos vis@a@vis los derec,os patrimoniales )
las estrate*ias de los ju*adores económicos principales.
221
221
NUINTA PARTE: LA CRISIS MUNDIAL DEL ORDEN GLOBAL
HVIII& GLOBALIZACIÓN ESTADO Y DESARROLLO
(sando un len*uaje ultra simplificado, las sociedades ,umanas pueden verse como sistemas o
como jue*os, los a*entes de los sistemas como ju*adores /e-uipos ) personas0, las estructuras de
los sistemas como re*las técnicas ) sociales del jue*o, ) los procesos ) mecanismos a través de
los cuales los a*entes dinamizan los sistemas pueden verse como las ju*adas, tanto las estraté*icas
) t+cticas -ue involucran e-uipos completos, como las individuales o personales. Las sociedades
,umanas tienen muc,as facetas -ue pueden ser leídas sistémica o l2dicamente: políticas, sociales,
culturales, económicas, ambientales, deportivas, ) también éticas. &n el centro de todas estas
lecturas sistémicas est+n siempre, por supuesto, los seres ,umanos.
4uestro foco de atención es, ante todo, el capitalismo *lobal con sus mercados de factores
productivos, de dinero, de bienes ) de servicios, ) con sus ju*adores principales -ue son las
222
222
empresas transnacionales. "in embar*o como los mercados capitalistas no pueden funcionar en el
vacío ni pueden auto re*ularse en abstracto, ellos operan en el marco de sistemas políticos
nacionales /estados0 ) de re*ulaciones inter*ubernamentales. A escala nacional la ,istoria
contempor+nea de occidente ,a sido una permanente ) accidentada interacción entre dos sistemas
din+micos: el capitalismo ) la democracia. La ,istoria contempor+nea de occidente parte con las
revoluciones políticas Francesa ) Americana ) con la 'evolución ndustrial Drit+nica.
'espectivamente allí se encuentran las partidas de nacimiento de la moderna democracia liberal )
del capitalismo contempor+neo. "in embar*o mientras el capitalismo se ,a *lobalizado las re*las
de jue*o de la democracia todavía operan /cuando lo ,acen0 dentro de los límites de los estados
nación.
Los actores /ju*adores0 del sistema internacional -ue nos interesa considerar a-uí son
fundamentalmente los estados nacionales /por ejemplo &&((0 o supranacionales /por ejemplo
(&0 -ue operan como centros ,e*emónicos /ju*adores principales0 del sistema internacional
frente a ju*adores periféricos, como es el caso de las naciones latinoamericanas.
Los ju*adores políticos ,e*emónicos /centros0 se pueden caracterizar de manera es-uem+tica o
e.a*erada como los poseedores del poder tecnoló*ico ) 6,acedores9 de las re*las técnicas /por
ejemplo las !C" desarrolladas en sus instituciones de ciencia ) tecnolo*ía0 e institucionales /por
ejemplo el consenso de Ias,in*ton0 -ue en conjunto confi*uraron la estructura del sistema, o del
mercado *lobal durante los 2ltimos treinta a;os. Los ju*adores menores o periféricos se pueden
entender en *rado importante como los 6aceptantes9 de dic,as re*las. &l +mbito de los ju*adores
principales se est+ ampliando ,acia el Asia /C,ina, ndia0, &urasia /'usia0, ) América Latina
/Drasil0.
La ,istoria nos demuestra -ue todo orden económico interestatal o internacional siempre es
asimétrico e inclu)e la presencia de centros ,e*emónicos. &sto ,a sido siempre así desde el
mundo anti*uo ), por lo tanto, resaltar esa asimetría no implica 6acusar9 al presente sistema de
6pecados9 peores -ue los de otros procesos ,istóricos previos. Al contrario, observando la
primera mitad del si*lo HH recordamos las dos *randes *uerras ) la crisis de los a;os treinta -ue
se desenvolvió entre ambos conflictos. Frente a tan catastróficos eventos, la se*unda mitad del
si*lo HH ) lo -ue va corrido del si*lo HH, ,an implicado un orden internacional muc,o m+s
beni*no, bastante m+s fundado en el di+lo*o, la ne*ociación, ) la creciente presencia de naciones
re*idas por re*ímenes democr+ticos. A estos pro*resos ,a contribuido sin duda el proceso de
descolonización. &sto no obsta para -ue se intente se;alar al*unas de las contradicciones -ue
e.perimenta el actual sistema *lobal ) lo conducen a una encrucijada difícil.
Podemos decir -ue la ló*ica del sistema internacional así definido encuentra problemas para
compatibilizarse con la ló*ica de los mercados *lobales -ue son trasnacionales. Por lo tanto lo
-ue estamos denominando sistema *lobal es la suma o combinación de un sistema internacional
compuesto por /ju*adores políticos0 estados@naciones ) de un sistema transnacional compuesto
por /ju*adores económicos0 empresas *lobales ) por otras entidades transnacionales -ue tienen
sus propios +mbitos estraté*icos ) sus propios espacios de planificación.
Al*unos de estos actores transnacionales son directamente mafiosos e ile*ales /tr+fico ile*al de
armas, narcotr+fico, trata de mujeres ) de ni;os, e.plotación de mi*rantes, etc.0. $tros actores
223
223
son ju*adores económicos le*ales como las corporaciones transnacionales en la esfera de los
mercados de factores productivos, de los bienes ) de los servicios. Finalmente otros operadores
transnacionales representan fuerzas morales, -ue bajo distintos códi*os, influ)en en el +mbito de
la cultura como las *randes reli*iones monoteístas.
(n tercer *rupo de ju*adores son los administradores inter*ubernamentales de las re*las de jue*o
emanadas de los ju*adores políticos ,e*emónicos /centros0. &n el +mbito político@social puede
citarse el sistema de $4( con todas sus a*encias, ) en el +mbito económico est+n los, así
denominados, 6bancos9 ori*inados en Dretton Ioods /F# ) D#0, la $#C, ) otra red de
a*encias ) sub a*encias -ue operan en campos específicos. "i bien esta burocracia internacional
depende de los estados ,e*emónicos /centros0 ,acedores de re*las, los or*anismos
inter*ubernamentales también tienen un cierto +mbito de maniobra para incidir sobre los estados
periféricos /por ejemplo los condicionamientos del F# durante la crisis de la deuda
latinoamericana en los a;os oc,enta0. #+s importante a2n es el papel de los principios ) valores
de la $4( como fuerza moral para la defensa de la di*nidad ) de los derec,os fundamentales de
los seres ,umanos.
La estructura /instrumentos materiales, aparatos burocr+ticos, junto con re*las técnicas e
institucionales del jue*o0 del sistema *lobal inclu)e de un lado el poder tecnoló*ico de los
centros, con sus instrumentos materiales ) sus re*las específicas /tecnolo*ías de la información,
biotecnolo*ías, etc.0 ), de otro lado, el poder político@militar, económico, ) cultural de esos
mismos centros /) de al*unos subcentros0 para *ravitar sobre las re*las vi*entes del orden
internacional.
Finalmente los procesos ) mecanismos del sistema *lobal /las 6ju*adas9 concretas en la 6canc,a90
e.presan t+cticas ) estrate*ias de los 6ju*adores9 a veces aceptando ), a veces, trans*rediendo, las
re*las técnicas ) sociales del jue*o.
Lo -ue caracteriza el sistema político internacional es -ue no e.iste un estado mundial, ,acedor
e.terno de los re*las de jue*o, sino -ue los propios ju*adores políticos, de acuerdo con sus
cambiantes posiciones de poder, van edificando las re*las, las van modificando ), eventualmente,
las van trans*rediendo.
Lo -ue caracteriza al sistema econ$mico transnacional es -ue los principales ju*adores
económicos a pesar de su enorme tama;o /muc,as corporaciones tienen un nivel de ventas -ue es
superior al producto interno bruto de muc,os países medianos ) pe-ue;os0 operan con
mentalidad microeconómica. !ienen sus objetivos de *anancias, de control de mercados, ) sus
propios espacios de planificación transnacional -ue trascienden las fronteras políticas de sus casas
matrices, *enerando cadenas ) sistemas de valor económico -ue alcanzan a todo el planeta.
&se es, en mi opinión, el meollo de la crisis *lobal actual, de la cual el tema reciente de las así
denominadas 6,ipotecas tó.icas9 no es m+s -ue un episodio parcial. &n el fondo del problema
est+ la incapacidad del sistema político internacional liderado por los estados nacionales de los
centros ,e*emónicos para re*ular /estructurar, institucionalizar0 el sistema económico
transnacional liderado por el comportamiento ) la racionalidad microeconómica de estos *i*antes
corporativos.
224
224
"i e.aminamos la crisis de las, colo-uialmente conocidas como 6,ipotecas tó.icas9, observamos
un episodio -ue al*unos analistas pretenden atribuir, acotadamente, a una permisiva re*ulación
del sistema financiero estadounidense ) a la e.istencia de ju*adores -ue aprovec,ando esa
tolerancia asumieron ries*os i*ualmente e.cesivos. Por lo tanto la solución, i*ualmente acotada,
sería la reforma de a-uella re*ulación en la dirección -ue la administración $bama )a ,a
comenzado a implementar /a pesar de la fuerte oposición de sectores financieros de Iall "treet, )
de parlamentarios republicanos -ue les son aliados0.
Los analistas complacientes su*ieren -ue la crisis actual sería al*o así como un tremendo tropezón
financiero -ue desplomó transitoriamente a todo el sistema capitalista, pero )a estaríamos viendo
la 6luz al final del t2nel9 para recordar un lu*ar com2n -ue ,a sido utilizado ,asta el ,artaz*o )
a,ora se reemplaza por el de los 6brotes verdes9. Cuando 6la luz9 nos ilumine plenamente, ) los
campos reverdezcan, podremos continuar con los ne*ocios a la manera ,abitual...
"in embar*o el an+lisis puede efectuarse a otro nivel de profundidad para intentar discernir con
m+s detalle cu+l es el papel de las corporaciones transnacionales en el sistema *lobal actual, )
cu+les las causas m+s profundas de las crisis financieras recurrentes -ue se ,an ido verificando
durante los 2ltimos treinta a;os. &n *eneral, los diferentes enfo-ues -ue e.aminan las asimetrías
de poder en el orden internacional, especialmente los m+s radicales en sus juicios de la ló*ica del
capitalismo, suelen enfatizar el ,ec,o de -ue las re*las de jue*o comerciales, financieras )
monetarias -ue se ne*ocian en los or*anismos inter*ubernamentales, reflejan el enorme poder de
cabildeo de las transnacionales sobre las or*anizaciones del &stado, no sólo en &stados (nidos
sino también en los restantes centros principales del capitalismo *lobal. De otro lado los e.+menes
m+s benévolos ) le*itimadores del proceso *lobal dicen -ue esas normas, allí ne*ociadas son m+s
eficientes ) posibilitan la propa*ación del proceso asi*nador de recursos a escala mundial,
promovido por las *randes corporaciones transnacionales, evitando posturas nacionalistas,
dema*ó*icas o populistas -ue buscan obstruir las *randes ventajas de los mercados libres )
abiertos.
Las normas del así denominado Consenso de Ias,in*ton e.presan mu) bien el marco económico
6ideal9 para la presencia de subsidiarias del mundo desarrollado o de *rupos económicos
re*ionales /latinoamericanos en nuestro caso0 -ue se transnacionalizan en sus t+cticas )
estrate*ias operativas. Así por ejemplo, para los ideólo*os del 6Consenso9 la disciplina fiscal se
concibe ante todo, desde el punto de vista de la contención ) eficiencia del *asto, pero se i*nora
la idea de -ue la tributación pueda ser un instrumento de redistribución del in*reso ) la ri-ueza o
-ue la car*a tributaria merezca ser incrementada1 la liberalización de las tasas de interés supone
por lo *eneral una autonomía operativa de los bancos centrales -ue se desvinculan de la
racionalidad política del *obierno ) se concentran en la estabilidad monetaria ) el combate a la
inflación.
La masiva privatización de empresas p2blicas, junto con la liberalización del comercio
internacional ) de las inversiones e.tranjeras directas promovidos desde los inicios de la
6'evolución Conservadora9 ) formalizados por el 6Consenso9, ,an traído como consecuencia -ue
las oportunidades de comercio internacional dependan cada vez m+s de inversionistas
transnacionales -ue e.i*en *arantías especiales para asi*nar sus recursos en determinados países.
225
225
&so inclu)e muc,as medidas re*uladoras facilitantes ) favorables a esta presencia corporativa en
el campo de los códi*os de inversiones, de los derec,os de 6propiedad transnacional9, de los
servicios financieros etc.
Las normas del 6Consenso9, fueron utilizadas durante el 2ltimo cuarto de si*lo, en especial como
una condición para la rene*ociación de la deuda de los países latinoamericanos. Lo irónico del
caso es -ue ,o) los &stados (nidos son una economía altamente deficitaria ) deudora ) podrían
ser objeto de fiscalizaciones e.ternas derivadas del mismo tipo de dese-uilibrios de los cuales los
países latinoamericanos fueron reiteradamente acusados. !ambién los &stados (nidos como
nación ,an sido víctimas de la racionalidad microeconómica ) de los valores individualistas de
estos *i*antes corporativos. (na de las *randes ventajas de los &stados (nidos es, sin embar*o
-ue se endeuda en la misma moneda /dólar0 cu)a potestad de emisión /se;oreaje0 le corresponde,
) uno de los ries*os *lobales es -ue cual-uier debilitamiento /o colapso0 de la moneda
estadounidense podría causar *raves da;os al sistema comercial ) financiero internacional -ue ,o)
)a se encuentra debilitado.
Las corporaciones transnacionales pu*nan por eludir las re*las de jue*o nacionales -ue las
perjudican, ) crean sus propios est+ndares a través de a*encias 6independientes9 /por ejemplo
#ood)gs, "tandard and Poors, etc.0 con las -ue juz*an el comportamiento, credibilidad )
estabilidad de las sociedades periféricas donde se instalan /o prometen instalarse0 sus subsidiarias.
Las C! buscan permanentemente re*las de e.cepción para evadir el imperio de los poderes
/le*islativo, judicial, ejecutivo0 de estados soberanos. Por ejemplo, en los !ratados de Libre
Comercio /!LC0, para la solución de controversias con los *obiernos pactan previamente la
constitución de paneles de e.pertos totalmente independientes de los poderes de cual-uier estado.
Adem+s, lo*ran inducir a las naciones periféricas a *enerar zonas francas comerciales, zonas
procesadoras de e.portaciones, paraísos fiscales ) financieros, etc. donde las transnacionales
reciben tratamiento especial ) son buscadas como una fuente irremplazable de inversiones )
tecnolo*ía. Las empresas se instalan en ellos para obtener *anancias de productividad 6céntricas9
obtenidas mediante el pa*o de salarios 6periféricos9.
"l poder directo 1ue las transnacionales mane'an deriva, así, primero de un control del
e*cedente privado global reinvertible, y, segundo, de un control de las tecnologías de la
informaci$n 1ue &an globaliado los mercados derribando fronteras políticas.
"l poder indirecto 1ue beneficia a las (% deriva de su posici$n en las reglas de 'uego 1ue &an
estado emanando de los organismos intergubernamentales y de otros tratados afines, desde &ace
un cuarto de siglo. -sí, por e'emplo, sus departamentos de investigaci$n y desarrollo generan
monopolios tecnol$gicos protegidos por los sistemas de propiedad intelectual, en la industria
farmac#utica, en el .mbito del softCare, etc. Los c$digos de inversiones, de propiedad
intelectual, de servicios originados en la <;( y en diferentes %L(, así como las normas
cambiarias y monetarias emanadas de otros organismos y tratados, &an facilitado una creciente
transnacionaliaci$n de la propiedad del capital, especialmente del 1ue se cotia en las bolsas
mundiales. Pero la transnacionaliaci$n de la propiedad tambi#n alcana indirectamente otras
ri1ueas nacionales tales como la biosfera, el agua, y otros recursos naturales.
226
226
,i el argumento de p.rrafos anteriores tiene algún asidero, entonces las reglas de 'uego del
orden transnacional (especialmente en la esfera de la propiedad de los recursos productivos y
del capital) est.n empeando a preponderar sobre las reglas constitucionales 1ue los estados se
&an dado en el momento de sus respectivos procesos de organiaci$n nacional. ,in dramatiar
m.s all. de lo conveniente esta conclusi$n, digamos 1ue, al menos, amerita ser e*aminada con
cierto detalle.
Como la *ran masa de los recursos invertibles se ,a privatizado /transnacionalizado0 los países
deben evidenciar credibilidad, buen comportamiento ) certeza jurídica si -uieren recibir
inversiones ) tecnolo*ías. De lo contrario las a*encias clasificadoras de ries*o los ponen en el
6inde.9, las inversiones no lle*an ) esto afecta la estabilidad comercial, fiscal, productiva etc. de
estos países.
Por un lado, la racionalidad de los estados nacionales es de naturalea política y se e*presa a
trav#s de ob'etivos macro econ$micos8 e1uilibrios macroecon$micos (fiscal, e*terno,
monetario), promoci$n del pleno empleo, reducci$n de la pobrea, gobernabilidad, etc. Por otro
lado, la racionalidad de las corporaciones transnacionales es de naturalea microecon$mica y
se e*presa a trav#s de ob'etivos cl.sicos o tradicionales del sistema capitalista8 con1uista de
mercados, elevaci$n de las tasas de ganancia, etc.
Lo nuevo del sistema capitalista *lobal es su car+cter transnacional, las corporaciones jue*an
permanentemente con este factor /la transnacionalidad0 cuando facturan precios de transferencia
pactados entre sus filiales, cuando declaran impuestos fuera de sus casas matrices, cuando
aprovec,an la e.traterritorialidad de las ma-uilas ) los paraísos financieros, etc.
&ste sistema se ,a tratado de le*itimar científica ) éticamente a través de ar*umentos -ue
evidencian un individualismo recalcitrante. Dese una perspectiva epistemoló*ica estamos ante un
claro caso de individualismo metodoló*ico en donde el comportamiento autónomo, independiente
) e*oísta de los actores /ju*adores0 económicos determinaría le*ítimamente el comportamiento de
todo el jue*o o sistema social. &stamos adem+s ante un individualismo ético /la m+s individualista
) e*oísta de las versiones concebibles de utilitarismo0 donde los incentivos -ue motivan la acción
social son el é.ito, el dinero, el poder, la ostentación, el placer inmediato, etc. La publicidad ), en
*eneral los medios transnacionales de comunicación masiva, fomentan estas visiones de mundo.
"i nos detenemos en el tema del individualismo ético, verificamos -ue los 6bonus9 -ue
complementaban el sueldo de los *randes ejecutivos de los bancos de inversión -ue colapsaron en
el <==K, eran proporcionales a las ventas ) *anancias de corto plazo. Por eso es -ue ellos
deseaban ma.imizar el otor*amiento de ,ipotecas a deudores claramente insolventes,
prove)éndoles de li-uidez inmediata e incit+ndolos a un nivel de *asto@inversión -ue no podrían
solventar a lar*o plazo. "in embar*o a fin de cada a;o /corto plazo0 los ejecutivos cobraban sus
6bonus9 millonarios. Cuando el sistema colapsó no ,ubo ma)ores arrepentimientos. Al*unas
corporaciones en virtual bancarrota aprovec,aron el financiamiento p2blico del 6rescate9 provisto
por el tesoro de los &stados (nidos para se*uir remunerando a sus altos ejecutivos con los
mismos escandalosos niveles previos a la crisis. Aun-ue le*almente tenían 6derec,o9 a cobrar esos
bonos, moralmente deberían ,aber ,ec,o un *esto tardío pero mínimo para devolver parte de esas
*anancias. Pero estamos mu) lejos de la 6ética calvinista9 del a,orro la productividad ) el
227
227
sacrificio -ue estudio Ieber respecto de los orí*enes del capitalismo. &n el mundo de Dernard
#adoff ) Allen "tanford esos *estos de arrepentimiento no tienen lu*ar. Frente a muestras tan
fla*rantes de 6irresponsabilidad social empresarial9, las ad,esiones tibias ) espont+neas de las
&!" a códi*os de buen comportamiento no parecen ser suficientes.
Los vicios ) problemas -ue son in,erentes a la propa*ación de las &!" en los mercados *lobales
no ,an pasado desapercibidos a2n antes del colapso financiero de los bancos de inversión. Los
principios de lo -ue se ,a denominado 6responsabilidad social empresarial9 /'"&0 promueven un
comportamiento voluntariamente orientado a tomar en consideración determinados marcos éticos
de comportamiento en la esfera laboral, ambiental, etc. La $CD& ,a elaborado un códi*o en ese
sentido, ) e.iste una presión a favor de un ma)or control social de las actividades
transnacionales. "e espera -ue las transnacionales se adscriban voluntariamente a pr+cticas m+s
le*ítimas ) transparentes. &s claro -ue siempre est+ presente el ries*o de -ue los
comportamientos aparentemente 6responsables9 de las transnacionales estén ocultando actos
publicitarios para mejorar la 6ima*en9 a través de 6cosméticos9 plausibles. &l camino
recomendable para consolidar la '"& es una le*islación justa, un aumento de la transparencia, )
un respecto irrestricto por las instituciones de la democracia. A un nivel m+s profundo sub)ace la
educación: en efecto, se espera -ue las escuelas de ne*ocios formen no sólo técnicos sino también
ciudadanos ) personas moralmente responsables. Finalmente se re-uiere el fortalecimiento de la
posición ne*ociadora de las naciones periféricas m+s débiles -ue alber*an a las C!.
Los estados m+s débiles ) subdesarrollados re-uieren de las inversiones ) de las tecnolo*ías de las
transnacionales, ), no ven, o cierran los ojos, ante pr+cticas laborales, ambientales, tributarias, etc.
-ue suelen violar los derec,os ,umanos, ambientales ) ciudadanos. Los estados m+s poderosos
/centros0, por oposición, fijan con muc,a fuerza las re*las de jue*o -ue deben aceptar estas
corporaciones. Así el !ribunal de la (nión &uropea con base en su le*islación sobre competencia
) defensa del consumidor suele imponer multas millonarias a las &!" -ue violan sus re*las
internas. &l capitalismo continental europeo evidencia una actitud re*uladora mu) distinta en este
+mbito a la adoptada por el capitalismo an*losajón.
Dic,o todo lo anterior, merece reconocerse de manera e.plícita la contribución importantísima
-ue las C! pueden efectuar en la esfera tecnoló*ica productiva, en la *eneración de e.cedentes
reinvertibles, en las e.portaciones, etc. Las transnacionales, precisamente por sus posiciones
estraté*icas en la esfera del poder económico *lobal pueden convertirse en la fuente de solución
para muc,os de los problemas m+s *raves -ue a-uejan a la ,umanidad. Por ejemplo, solamente
cuando las transnacionales reconviertan sus procesos productivos ,acia fuentes de ener*ía limpia
sur*ir+n esperanzas de superar la *ravísima crisis ambiental -ue ,o) amenaza la civilización. Pero
esas esperanzas ) potencialidades se ven empa;ada por m2ltiples impactos ne*ativos en el
comportamiento de estas corporaciones -ue afectan la esfera ética, social ) ambiental.
Para salvar el sistema financiero ) con él, el sistema capitalista *lobal el !esoro de los &stados
(nidos desembolsó, entre a*osto de <==K ) enero de <==? cerca de K>=.=== millones de dólares
/alrededor del >X del PD0. Al ,acerlo se convirtió en el principal acreedor@accionista de varias
corporaciones principales, en una especie de 6nacionalización9 de 2ltimo recurso. $bama ,a
aclarado -ue esta 6nacionalización9 no pretende ser una estatización ) muc,o menos una
228
228
socialización sino una manera de salvar al sistema económico ) social de los &stados (nidos de
los efectos de una autorre*ulación perversa de los mercados en el +mbito financiero.
&ste proceso referido al principal centro ,e*emónico de la economía mundial encierra al menos
dos lecciones una en la esfera política ) la otra en la esfera ética.
&n la esfera política, los e.cesos de las transnacionales financieras en la esfera microeconómica
,an terminado afectando el papel del estado en el +mbito de la propiedad de los recursos /el
*obierno estadounidense ,a 6nacionalizado9 empresas automotrices, bancarias, de se*uros0.
&n la esfera ética, es necesario citar las re*las morales ) le*ales -ue posibilitaron un *asto por
encima de los in*resos, cu)a enorme ma*nitud ,o) no puede solventarse. &n &stados (nidos
todos los actores principales ,an vivido por encima de sus propias posibilidades ) recursos: los
consumidores comprando bienes -ue no podrían pa*ar /por ejemplo en el caso de la crisis
,ipotecaria o del uso e.cesivo de las tarjetas de crédito0, las empresas financieras ) no financieras
respald+ndose con base en títulos 6tó.icos9 constituidos con a-uellos valores ,ipotecarios
incobrables, ) el *obierno de los &stados (nidos al*unas aventuras político@militares con base en
una posición deficitaria ) deudora frente a sus principales acreedores asi+ticos.
Como era de esperarse, después de una 6privatización9 masiva de *anancias especulativas, el
*obierno est+ 6socializando9 las pérdidas con car*o al contribu)ente medio. &l déficit fiscal de
&stados (nidos ser+ de m+s del 5=X del PD en el <==?. 7uiz+ sea bastante m+s. &ste déficit
se*uir+ por varios a;os ) supondr+ dr+sticas ) dolorosas medidas de reducción ) poster*ación de
*astos de infraestructura ) reconversión medio ambiental. &sto es *ravísimo respecto del tema
medioambiental por-ue estamos lle*ando al límite de resistencia de la biosfera ) a-uí radica la
verdadera crisis *lobal de lar*o plazo.
c7ué dicen los ju*adores tecnocr+ticos inter*ubernamentales /F# por ejemplo0 frente a este
enorme déficit fiscal -ue e.,ibe la economía estadounidensed 4ada, desde lue*o, por-ue se
entiende -ue fue el resultado de una desesperada acción de salvamento, sin embar*o ante déficit
fiscales muc,o m+s pe-ue;os los países latinoamericanos ,an sido sancionados por las a*encias
inter*ubernamentales. &n este momento el F# ,a recuperado su rol estraté*ico después de un
período de profundo despresti*io. "er+ un prestamista estraté*ico ) ,a sido abundantemente
provisto de fondos para afrontar situaciones fiscales difíciles -ue est+n sur*iendo en economías
periféricas ) emer*entes.
Desde lue*o estas a)udas financieras ser+n necesarias para evitar males ma)ores a las economías
m+s fr+*iles ) vulnerables, especialmente si la crisis se prolon*a, pero no es con 6m+s de lo
mismo9 como se podr+ solucionar ésta crisis *lobal.
La crisis ambiental, sobre todo, est+ presionando cada vez m+s, ) e.i*e un viraje de las
estructuras tecnoló*icas ) productivas del mundo. Precisamente esta crisis económica dejar+ una
secuela de déficit, ) endeudamiento en los &stados (nidos -ue empa;ar+ las buenas intenciones
del Presidente $bama de reconvertir sus industrias ) actividades económicas ,acia formas de
ener*ía limpia.
229
229
"in embar*o, es posible -ue el ma)or ries*o capaz de precipitar una nueva crisis financiera no
sólo esté latente, sino -ue pueda a*ravarse. &l eje C,ina@&stados (nidos basado en un acuerdo
t+cito de recirculación de super+vit comerciales c,inos a través de la ad-uisición de bonos del
tesoro estadounidense puede estar encontrando sus límites. "er+ necesario reducir los niveles de
consumo, de déficit ) de endeudamiento de la economía estadounidense, con lo -ue su 6deuda
social interna9 /bienes p2blico@sociales insuficientes para el pueblo estadounidense0 aumentar+, )
su posibilidad de liderar mundialmente la reconversión tecnoló*ico@ambiental se debilitar+.
!ambién los niveles de actividad económica *lobal se reducir+n, es posible -ue el comercio
internacional acuse el impacto de la eventual reducción de las compras estadounidenses orientada
a evitar un debilitamiento a2n ma)or del dólar.
Puede ,aber, adem+s, un eventual rebrote del proteccionismo incluso en los propios &stados
(nidos si los niveles de desempleo se mantienen elevados. La administración $bama -uiere
devolver a &stados (nidos las plantas productivas -ue se ,an dispersado por el mundo, ) evitar
los artilu*ios de las empresas transnacionales para evitar pa*ar impuestos de sus actividades
desarrolladas en subsidiarias fuera de los &stados (nidos. La administración $bama necesita crear
empleos en &stados (nidos ) no en C,ina, necesita cobrar tributos -ue financien su déficit fiscal )
-ue no se esfumen en paraísos tributarios ) financieros, etc. "in embar*o, la acción re*uladora
individual de cual-uier *obierno, c,oca contra la ló*ica del capitalismo *lobal transnacionalizado
-ue )a est+ instalado en el mundo ) cu)o control sólo puede provenir de instancias re*uladoras
i*ualmente *lobales ne*ociadas en or*anismos inter*ubernamentales en las -ue e.ista una
participación amplia ) e-uitativa de todas las naciones del mundo.
&n América Latina la incertidumbre ,a retornado. "i la recuperación de la economía de los centros
se torna m+s lenta de lo esperado, los países latinoamericanos )a no podr+n contar con el mismo
din+mico mercado mundial. Las esperanzas est+n puestas en la economía c,ina, pero -uiz+ se
sobreestimen su tama;o ) dinamismo en plazos cortos ) medianos. &n al*2n *rado se espera -ue
la economía c,ina, junto con otras emer*entes, reemplacen a los &stados (nidos en su papel de
locomotora de la economía mundial. Pero, c,asta dónde podr+n ,acerlod
c&stas apreciaciones son demasiado a*oreras ) pesimistasd &speremos -ue así sea. &l tiempo lo
dir+.
Dajo estas condiciones -uiz+ deba pensarse en el fortalecimiento de mecanismos latinoamericanos
concertados para influir sobre las re*ulaciones -ue empezar+n a transformar el orden mundial
buscando defender intereses comunes. !ambién debería pensarse en un fortalecimiento del propio
mercado interno. 4o a escala nacional, sino sobre todo a escala re*ional. Frente a una
*lobalización con pronóstico reservado, -uiz+ ,a*a falta resucitar los viejos principios de la
inte*ración de naciones latinoamericanas, pero fundados a,ora en una defensa férrea de los
principios de la democracia -ue tanto nos costó recuperar. &l objetivo de la inte*ración re*ional
debe e.aminarse no sólo, ni principalmente, en relación con los así denominados !LC firmados en
el marco de la filosofía de la $#C, sino, ante todo, en relación con los blo-ues re*ionales )
subre*ionales en el marco de una filosofía multidimensional como la formulada a escala
sudamericana en la recientemente constituida (4A"('.
230
230
&l objetivo de este ensa)o ,a sido, como su título lo indica el e.aminar la *lobalización del orden
mundial, ) su impacto sobre los estados latinoamericanos, desde una perspectiva orientada ,acia
la promoción del desarrollo en democracia.
Las conclusiones son -ue desde el punto de vista del impacto de la *lobalización sobre los estados
latinoamericanos los principales actores@interlocutores@ne*ociadores con los -ue ,a) -ue lidiar
son las C!, tanto las *lobales como las -ue, recientemente ,an dado en denominarse translatinas
es decir las transnacionales con casas matrices basadas en América Latina. &se impacto se ,a
manifestado sobre todo en re*las de jue*o *lobales capaces de afectar la estructura de la
propiedad de la ri-ueza ) del capital invertible.
&sa estructura de la propiedad tiende a transnacionalizarse de facto, disminu)endo la capacidad de
los estados para promover la asi*nación de recursos orientados ,acia el desarrollo, no sólo
respecto de la inversión p2blica -ue se ,a reducido con el proceso de privatización sino también
de la inversión privada crecientemente controlada por la C!.
&l crecimiento económico depende en *rado creciente de la inversión privada transnacional -ue
se ri*e por par+metros especiales, e.presados a través de las disciplinas de or*anismos
inter*ubernamentales como la $#C, F#, ) los tratados inter*ubernamentales de inversiones ) de
comercio !LC. &sos par+metros no sólo promueven el libre comercio, sino también la
transnacionalización de la propiedad del capital ) de la ri-ueza, con un debilitamiento de los
códi*os de propiedad sancionados de acuerdo con las constituciones nacionales.
&l tema podría ponerse en términos dicotómicos diciendo -ue se enfrentan dos racionalidades una
es microeconómica ) transnacional, la otra es macropolítica, nacional ) latinoamericana. Los
ju*adores prota*onistas de la primera forma de racionalidad son las C!, ) los de la se*unda forma
de racionalidad son los estados nacionales, en nuestro caso, los estados latinoamericanos. $tra
forma de e.presar esta dicotomía es confrontar los derec,os de propiedad transnacional en -ue se
funda la operatoria de las C! por un lado con los derec,os ciudadanos de los ,abitantes de las
democracias latinoamericanas. &stas racionalidades no son e.clu)entes en tanto -ue la esfera
política prepondere sobre la esfera económica ) se le*itime sobre los principios de la democracia,
-ue en el caso de América Latina fue con-uistada con un alto precio ,umano ) social.
&n esta materia e.isten dos e.tremos inconvenientes e inviables. (no es el -ue se ven obli*ados a
aceptar los estados periféricos m+s débiles, creando re*las de jue*o de e.cepción especialmente
favorables para la operatoria de las C! a2n a costa del sacrificio de derec,os ,umanos,
ciudadanos ) ambientales. &l otro e.tremo es iniciar una actitud a*resiva, fundada en
e.propiaciones masivas u otros arbitrios -ue no sólo pueden ser inconstitucionales )
antidemocr+ticos, sino también inviables en el lar*o plazo. La posición ideal en este aspecto, es la
formulación de re*las claras, -ue respeten los derec,os ciudadanos ) ,umanos en cu)o marco
puedan desple*arse las acciones de las C!, sujetas a re*ulaciones ineludibles pero fundadas en
derec,o. &n suma, la recomendación para la acción es el lo*ro de posiciones latinoamericanas
sólidas en la defensa de los principios de la democracia tanto a escala nacional como re*ional,
asociada a la defensa de los derec,os e intereses comunes de las sociedades latinoamericanas,
frente a los derec,os e intereses patrimoniales de las C!.
231
231
&stas consideraciones son importantes frente la conformación creciente de dos blo-ues políticos
en América Latina -ue amenazan con ,acer naufra*ar tanto los principios de la democracia
latinoamericana como la posibilidad de acciones concertadas de ne*ociación ) defensa de
intereses compartidos como las ensa)adas en el seno de (4A"('.
HIH& LA CRISIS DEL SISTEMA GLOBAL
(sando un len*uaje ultra simplificado, las sociedades ,umanas pueden verse como sistemas o
como jue*os , los a*entes de los sistemas como ju*adores /e-uipos ) personas0, las estructuras de
los sistemas como re*las técnicas ) sociales del jue*o, ) los procesos ) mecanismos a través de
los cuales los a*entes dinamizan los sistemas pueden verse como las ju*adas, tanto las estraté*icas
) t+cticas -ue involucran e-uipos completos, como las individuales o personales. Las sociedades
,umanas tienen muc,as facetas -ue pueden ser leídas sistémica o l2dicamente: políticas, sociales,
culturales, económicas, ambientales, deportivas, ) también éticas. &n el centro de todas estas
lecturas sistémicas est+n siempre, por supuesto, los seres ,umanos.
La referencia a -ue el sistema *lobal est+ en crisis no alude 2nicamente al episodio financiero
frecuentemente conocido como el de las 6,ipotecas subprime9, sino -ue abarca aspectos m+s
amplios, los -ue pretendemos repasar someramente a-uí a partir del len*uaje de sistemas o de
jue*os referido antes. La idea central es -ue el sistema financiero -ue e.perimentó la crisis, forma
parte de un sistema económico *lobal, también en crisis cu)os fundamentos políticos, culturales )
ambientales también deben formar parte de la interpretación o dia*nóstico.
4uestro foco de atención es, ante todo, el capitalismo *lobal con sus mercados de factores
productivos, de dinero, de bienes ) de servicios, ) con sus ju*adores principales -ue son las
empresas transnacionales. "in embar*o como los mercados capitalistas no pueden funcionar en el
vacío ni pueden auto re*ularse en abstracto, ellos operan en el marco de sistemas políticos
nacionales ) de re*ulaciones inter*ubernamentales. A escala nacional la ,istoria contempor+nea de
occidente ,a sido una permanente ) accidentada interacción entre dos sistemas din+micos: el
capitalismo ) la democracia. La ,istoria contempor+nea de occidente parte con las revoluciones
políticas Francesa ) Americana ) con la 'evolución ndustrial Drit+nica. 'espectivamente allí se
encuentran las partidas de nacimiento de la moderna democracia liberal ) del capitalismo
contempor+neo. "in embar*o mientras el capitalismo se ,a *lobalizado las re*las de jue*o de la
democracia todavía operan /cuando lo ,acen0 dentro de los límites de los estados nación.
Los actores /ju*adores0 del sistema internacional -ue nos interesa considerar a-uí son
fundamentalmente los estados nacionales /por ejemplo &&((0 o supranacionales /por ejemplo
(&0 -ue operan como centros ,e*emónicos /ju*adores principales0 del sistema internacional
frente a ju*adores periféricos, como es el caso de las naciones latinoamericanas.
Los ju*adores políticos ,e*emónicos /centros0 se pueden caracterizar de manera es-uem+tica o
e.a*erada como los poseedores del poder tecnoló*ico ) 6,acedores9 de las re*las técnicas /por
ejemplo las !C" desarrolladas en sus instituciones de ciencia ) tecnolo*ía0 e institucionales /por
ejemplo el consenso de Ias,in*ton0 -ue en conjunto confi*uraron la estructura del sistema, o del
232
232
mercado *lobal durante los 2ltimos treinta a;os. Los ju*adores menores o periféricos se pueden
entender en *rado importante como los 6aceptantes9 de dic,as re*las. &l +mbito de los ju*adores
principales se est+ ampliando ,acia el Asia /C,ina, ndia0, &urasia /'usia0, ) América Latina
/Drasil0.
La ,istoria nos demuestra -ue todo orden económico interestatal o internacional siempre es
asimétrico e inclu)e la presencia de centros ,e*emónicos. &sto ,a sido siempre así desde el
mundo anti*uo ), por lo tanto, resaltar esa asimetría no implica 6acusar9 al presente sistema de
6pecados9 peores -ue los de otros procesos ,istóricos previos. Al contrario, observando la
primera mitad del si*lo HH recordamos las dos *randes *uerras ) la crisis de los a;os treinta -ue
se desenvolvió entre ambos conflictos. Frente a tan catastróficos eventos, la se*unda mitad del
si*lo HH ,a implicado un orden internacional muc,o m+s beni*no, fundado en el di+lo*o, la
ne*ociación, ) la creciente presencia de naciones re*idas por re*ímenes democr+ticos. A estos
pro*resos ,a contribuido sin duda el proceso de descolonización. &sto no obsta para -ue se
intente se;alar al*unas de las contradicciones -ue e.perimenta el actual sistema *lobal ) lo
conducen a una encrucijada difícil.
Podemos decir -ue la ló*ica del sistema internacional así definido encuentra problemas para
compatibilizarse con la ló*ica de los mercados *lobales -ue son trasnacionales. Por lo tanto lo
-ue estamos denominando sistema *lobal es la suma o combinación de un sistema internacional
compuesto por /ju*adores políticos0 estados@naciones ) de un sistema transnacional compuesto
por /ju*adores económicos0 empresas *lobales ) por otras entidades transnacionales -ue tienen
sus propios +mbitos estraté*icos ) sus propios espacios de planificación.
Al*unos de estos actores transnacionales son directamente mafiosos e ile*ales /tr+fico ile*al de
armas, narcotr+fico, trata de mujeres ) de ni;os, e.plotación de mi*rantes, etc.0. $tros actores
son ju*adores económicos le*ales como las corporaciones transnacionales en la esfera de los
mercados de factores productivos, de los bienes ) de los servicios. Finalmente otros operadores
transnacionales representan fuerzas morales, -ue bajo distintos códi*os, influ)en en el +mbito de
la cultura como las *randes reli*iones monoteístas.
(n tercer *rupo de ju*adores son los administradores inter*ubernamentales de las re*las de jue*o
emanadas de los ju*adores políticos ,e*emónicos /centros0. &n el +mbito político@social puede
citarse el sistema de $4( con todas sus a*encias, ) en el +mbito económico est+n los bancos
ori*inados en Dretton Ioods /F# ) D#0, la $#C, ) otra red de a*encias ) sub a*encias -ue
operan en campos específicos. "i bien esta burocracia internacional depende de los actores
políticos /centros0 ,acedores de re*las, los or*anismos inter*ubernamentales también tienen un
cierto +mbito de maniobra para incidir sobre los ju*adores políticos periféricos /por ejemplo los
condicionamientos del F# durante la crisis de la deuda latinoamericana en los a;os oc,enta0.
#+s importante a2n es el papel de los principios ) valores de la $4( como fuerza moral -ue se
une a los valores de las *randes reli*iones para la defensa de la di*nidad ) de los derec,os
fundamentales de los seres ,umanos.
La estructura /instrumentos materiales, aparatos burocr+ticos, junto con re*las técnicas e
institucionales del jue*o0 del sistema *lobal inclu)e de un lado el poder tecnoló*ico de los
centros, con sus instrumentos materiales ) sus re*las específicas /tecnolo*ías de la información,
233
233
biotecnolo*ías, etc.0 ), de otro lado, el poder político@militar, económico, ) cultural de esos
mismos centros /) de al*unos subcentros0 para *ravitar sobre las re*las vi*entes del orden
internacional.
Finalmente los procesos ) mecanismos del sistema *lobal /las 6ju*adas9 concretas en la canc,a0
e.presan t+cticas ) estrate*ias de los 6ju*adores9 a veces aceptando ), a veces, trans*rediendo, las
re*las técnicas ) sociales del jue*o.
Lo -ue caracteriza el sistema *lobal es -ue no e.iste un ,acedor e.terno de las re*las de jue*o,
sino -ue los propios ju*adores van edificando las re*las, las van modificando ), eventualmente, las
van trans*rediendo.
Los principales ju*adores económicos transnacionales a pesar de su enorme tama;o /muc,as
corporaciones tienen un nivel de ventas -ue es superior al producto interno bruto de muc,os
países medianos ) pe-ue;os0 operan con mentalidad microeconómica. !ienen sus objetivos de
*anancias, de control de mercados, ) sus propios espacios de planificación transnacional -ue
trascienden las fronteras políticas de sus casas matrices, *enerando cadenas ) sistemas de valor
económico -ue alcanzan a todo el planeta.
&se es, en mi opinión, el meollo de la crisis *lobal actual, de la cual el tema de las 6,ipotecas
tó.icas9 no es m+s -ue un episodio parcial. &n el fondo del problema est+ la incapacidad del
sistema internacional liderado por los estados nacionales de los centros ,e*emónicos para re*ular
/estructurar, institucionalizar0 el comportamiento ) la racionalidad microeconómica de estos
*i*antes corporativos.
"i e.aminamos la crisis de las 6,ipotecas tó.icas9, observamos un episodio -ue al*unos analistas
pretenden atribuir, acotadamente, a una permisiva re*ulación del sistema financiero
estadounidense ) a la e.istencia de ju*adores -ue aprovec,ando esa tolerancia asumieron ries*os
i*ualmente e.cesivos. Por lo tanto la solución, i*ualmente acotada, sería la reforma de a-uella
re*ulación en la dirección -ue la administración $bama )a ,a comenzado a implementar. La crisis
actual sería al*o así como un tremendo tropezón financiero -ue desplomó transitoriamente a todo
el sistema capitalista, pero )a estaríamos viendo la 6luz al final del t2nel9 para recordar un lu*ar
com2n -ue ,a sido utilizado ,asta el ,artaz*o. Cuando 6la luz9 nos ilumine plenamente podremos
continuar con los ne*ocios a la manera ,abitual...
"in embar*o el an+lisis puede efectuarse a otro nivel de profundidad para intentar discernir con
m+s detalle cu+l es el papel de las corporaciones transnacionales en el sistema *lobal actual, )
cu+les las causas m+s profundas de las crisis financieras recurrentes -ue se ,an ido verificando
durante los 2ltimos treinta a;os. &n *eneral, los diferentes enfo-ues -ue e.aminan las asimetrías
de poder en el orden internacional, especialmente los m+s radicales en sus juicios de la ló*ica del
capitalismo, suelen enfatizar el ,ec,o de -ue las re*las de jue*o comerciales, financieras )
monetarias -ue se ne*ocian en los or*anismos inter*ubernamentales, reflejan el enorme poder de
cabildeo de las transnacionales sobre los poderes del &stado, no sólo en &stados (nidos sino
también en los restantes centros principales del capitalismo *lobal. De otro lado los e.+menes m+s
benévolos ) le*itimadores del proceso *lobal dicen -ue esas normas, allí ne*ociadas son m+s
eficientes ) posibilitan la propa*ación del proceso asi*nador de recursos a escala mundial,
234
234
promovido por las *randes corporaciones transnacionales, evitando posturas nacionalistas,
dema*ó*icas o populistas -ue buscan obstruir las *randes ventajas de los mercados libres )
abiertos.
Las normas del así denominado Consenso de Ias,in*ton e.presan mu) bien el marco económico
6ideal9 para la presencia de subsidiarias del mundo desarrollado o de *rupos económicos
re*ionales /latinoamericanos en nuestro caso0 -ue se transnacionalizan en sus t+cticas )
estrate*ias operativas. Así por ejemplo, la disciplina fiscal se concibe ante todo, desde el punto de
vista de la contención ) eficiencia del *asto, pero se rec,aza la idea de -ue la tributación pueda
ser un instrumento de redistribución del in*reso ) la ri-ueza o -ue la car*a tributaria pueda ser
incrementada1 la liberalización de las tasas de interés supone por lo *eneral una autonomía
operativa de los bancos centrales -ue se desvinculan de la racionalidad política del *obierno ) se
concentran en la estabilidad monetaria ) el combate a la inflación. La masiva privatización de
empresas p2blicas, junto con la liberalización del comercio internacional ) de las inversiones
e.tranjeras directas, ,an traído como consecuencia -ue las oportunidades de comercio
internacional dependen cada vez m+s de inversionistas transnacionales -ue e.i*en *arantías
especiales para asi*nar sus recursos en determinados países. &so inclu)e muc,as medidas
re*uladoras facilitantes ) favorables a esta presencia corporativa en el campo de los códi*os de
inversiones, de los derec,os de 6propiedad transnacional9, de los servicios financieros etc.
Las normas del 6Consenso9, fueron utilizadas durante el 2ltimo cuarto de si*lo, en especial como
una condición para la rene*ociación de la deuda de los países latinoamericanos. Lo irónico del
caso es -ue ,o) los &stados (nidos son una economía altamente deficitaria ) deudora ) podrían
ser objeto de fiscalizaciones e.ternas derivadas del mismo tipo de dese-uilibrios de los cuales los
países latinoamericanos fueron reiteradamente acusados. !ambién los &stados (nidos como
nación ,an sido víctimas de la racionalidad ) de los valores individualistas de estos *i*antes
corporativos. (na de las *randes ventajas de los &stados (nidos es, sin embar*o -ue se endeuda
en la misma moneda /dólar0 cu)a potestad de emisión /se;oreaje0 le corresponde, ) uno de los
ries*os *lobales es -ue cual-uier debilitamiento /o colapso0 de la moneda estadounidense podría
causar *raves da;os al sistema comercial ) financiero internacional -ue ,o) )a se encuentra
*ravemente debilitado.
Las corporaciones transnacionales pu*nan por eludir las re*las de jue*o nacionales -ue las
perjudican, ) crean sus propios est+ndares a través de a*encias 6independientes9 /por ejemplo
#ood)gs, "tandard and Poors, etc.0 con las -ue juz*an el comportamiento, credibilidad )
estabilidad de las sociedades periféricas donde se instalan o prometen instalarse sus subsidiarias.
Duscan permanentemente re*las de e.cepción para evadir el imperio de los poderes /le*islativo,
judicial, ejecutivo0 de estados soberanos. Por ejemplo, en los !ratados de Libre Comercio /!LC0,
para la solución de controversias con los *obiernos pactan previamente la constitución de paneles
de e.pertos totalmente independientes de los poderes de cual-uier estado. Adem+s, lo*ran inducir
a las naciones periféricas a *enerar zonas francas comerciales, zonas procesadoras de
e.portaciones, paraísos fiscales ) financieros, etc. donde las transnacionales reciben tratamiento
especial ) son buscadas como una fuente irremplazable de inversiones ) tecnolo*ía. Las empresas
se instalan en ellos para obtener *anancias de productividad 6céntricas9 obtenidas mediante el
pa*o de salarios 6periféricos9.
235
235
&l poder -ue las transnacionales manejan deriva, así, primero de un control del e.cedente privado
*lobal reinvertible, ), se*undo, de un control de las tecnolo*ías de la información -ue ,an
*lobalizado los mercados derribando fronteras políticas. "us departamentos de investi*ación )
desarrollo *eneran monopolios tecnoló*icos prote*idos por los sistemas de propiedad intelectual
por ejemplo, en la industria farmacéutica, en el +mbito del softEare, etc.
Como la *ran masa de los recursos invertibles se ,a privatizado /transnacionalizado0 los países
deben evidenciar credibilidad, buen comportamiento ) certeza jurídica si -uieren recibir
inversiones ) tecnolo*ías. De lo contrario las a*encias clasificadoras de ries*o los ponen en el
6inde.9, las inversiones no lle*an ) esto afecta la estabilidad comercial, fiscal, productiva etc. de
estos países.
Por un lado, la racionalidad de los estados nacionales es de naturaleza política ) se e.presa a
través de objetivos macro económicos: e-uilibrios macroeconómicos /fiscal, e.terno, monetario0,
promoción del pleno empleo, reducción de la pobreza, *obernabilidad, etc. Por otro lado, la
racionalidad de las corporaciones transnacionales es de naturaleza microeconómica ) se e.presa a
través de objetivos cl+sicos o tradicionales del sistema capitalista: con-uista de mercados,
elevación de las tasas de *anancia, etc.
Lo nuevo del sistema capitalista *lobal es su car+cter transnacional, las corporaciones jue*an
permanentemente con este factor /la transnacionalidad0 cuando facturan precios de transferencia
pactados entre sus filiales, cuando declaran impuestos fuera de sus casas matrices, cuando
aprovec,an la e.traterritorialidad de las ma-uilas ) los paraísos financieros, etc.
&ste sistema se ,a tratado de le*itimar científica ) éticamente a través de ar*umentos -ue
evidencian un individualismo recalcitrante. Científicamente estamos ante un claro caso de
individualismo metodoló*ico en donde como dijo al*una vez un presidente estadounidense 6lo
-ue es bueno para Leneral #otors es bueno para los &stados (nidos9. &s decir el
comportamiento autónomo, independiente ) e*oísta de los actores /ju*adores0 determinaría
le*ítimamente el comportamiento de todo el jue*o o sistema social. &stamos adem+s ante un
individualismo ético /la m+s individualista ) e*oísta de las versiones concebibles de utilitarismo0
donde los incentivos -ue motivan la acción social son el é.ito, el dinero, el poder, la ostentación,
el placer inmediato, etc. La publicidad ), en *eneral los medios de comunicación masiva, fomentan
estas visiones de mundo &n particular la noción de justicia distributiva o social ,a desaparecido
del diccionario neoliberal.
Los vicios ) problemas -ue son in,erentes a la propa*ación de las &!" en los mercados *lobales
no ,an pasado desapercibidos. Los principios de lo -ue se ,a denominado 6responsabilidad social
empresarial9 /'"&0 promueven un comportamiento voluntariamente orientado a tomar en
consideración determinados marcos éticos de comportamiento en la esfera laboral, ambiental, etc.
La $CD& ,a elaborado un códi*o en ese sentido, ) e.iste una presión a favor de un ma)or
control social de las actividades transnacionales. "e espera -ue las transnacionales se adscriban
voluntariamente a pr+cticas m+s le*ítimas ) transparentes. &s claro -ue siempre est+ presente el
ries*o de -ue los comportamientos aparentemente 6responsables9 de las transnacionales estén
ocultando actos publicitarios para mejorar la 6ima*en9 a través de 6cosméticos9 plausibles. &l
camino recomendable para consolidar la '"& es una le*islación justa, un aumento de la
236
236
transparencia, ) un respecto irrestricto por las instituciones de la democracia. A un nivel m+s
profundo sub)ace la educación: en efecto, se espera -ue las escuelas de ne*ocios formen no sólo
técnicos sino también ciudadanos ) personas moralmente responsables.
Los países m+s débiles ) subdesarrollados re-uieren de las inversiones ) de las tecnolo*ías de las
transnacionales, ), no ven, o cierran los ojos, ante pr+cticas laborales, ambientales, tributarias, etc.
-ue suelen violar los derec,os ,umanos, ambientales ) ciudadanos. Los centros m+s poderosos,
por oposición, fijan con muc,a fuerza las re*las de jue*o -ue deben aceptar estas corporaciones.
Así el !ribunal de la (nión &uropea con base en su le*islación sobre competencia ) defensa del
consumidor suele imponer multas millonarias a las &!" -ue violan sus re*las internas. &l
capitalismo continental europeo evidencia una actitud re*uladora mu) distinta en este +mbito a la
adoptada por el capitalismo an*losajón.
La contribución importantísima de las &!" en la esfera tecnoló*ica productiva, en la *eneración
de e.cedentes reinvertibles, en las e.portaciones, etc. no puede ser i*norada. Las transnacionales
pueden convertirse en la fuente de solución para muc,os de los problemas m+s *raves -ue
a-uejan a la ,umanidad. Por ejemplo, solamente cuando las transnacionales reconviertan sus
procesos productivos ,acia fuentes de ener*ía limpia sur*ir+n esperanzas de superar la *ravísima
crisis ambiental -ue ,o) amenaza la civilización. Pero esas esperanzas ) potencialidades se ven
empa;ada por m2ltiples impactos ne*ativos en el comportamiento de estas corporaciones -ue
afectan la esfera ética, social ) ambiental.
"i nos detenemos en el tema del individualismo ético, verificamos -ue los 6bonus9 -ue
complementaban el sueldo de los *randes ejecutivos de los bancos de inversión -ue colapsaron en
el <==K, eran proporcionales a las ventas ) *anancias de corto plazo. Por eso es -ue ellos
deseaban ma.imizar el otor*amiento de ,ipotecas a deudores claramente insolventes,
prove)éndoles de li-uidez inmediata e incit+ndolos a un nivel de *asto@inversión -ue no podrían
solventar a lar*o plazo. "in embar*o a fin de cada a;o /corto plazo0 los ejecutivos cobraban sus
6bonus9 millonarios. Cuando el sistema colapsó no ,ubo ma)ores arrepentimientos. Al*unas
corporaciones en virtual bancarrota aprovec,aron el financiamiento p2blico del 6rescate9 provisto
por el tesoro de los &stados (nidos para se*uir remunerando a sus altos ejecutivos con los
mismos escandalosos niveles previos a la crisis. Aun-ue le*almente tenían 6derec,o9 a cobrar esos
bonos, moralmente deberían ,aber ,ec,o un *esto tardío pero mínimo para devolver parte de esas
*anancias. Pero estamos mu) lejos de la 6ética calvinista9 del a,orro la productividad ) el
sacrificio -ue estudio Ieber respecto de los orí*enes del capitalismo. &n el mundo de Dernard
#adoff ) Allen "tanford esos *estos de arrepentimiento no tienen lu*ar. Frente a muestras tan
fla*rantes de 6irresponsabilidad social empresarial9, las ad,esiones tibias ) espont+neas de las
&!" a códi*os de buen comportamiento no parecen ser suficientes.
Para salvar el sistema financiero ) con él, el sistema capitalista *lobal el !esoro de los &stados
(nidos desembolsó, entre a*osto de <==K ) enero de <==? cerca de K>=.=== millones de dólares
/alrededor del >X del PD0. Al ,acerlo se convirtió en el principal acreedor@accionista de varias
corporaciones principales, en una especie de 6nacionalización9 de 2ltimo recurso. $bama ,a
aclarado -ue esta 6nacionalización9 no pretender ser una estatización ) muc,o menos una
socialización sino una manera de salvar al sistema económico ) social de los &stados (nidos, de
los efectos de una autorre*ulación perversa en el +mbito financiero.
237
237
cCual es sin embar*o el fondo estructural del problema en el interior de la economía
estadounidense ), por e.tensión, en el resto del capitalismo occidentald 'adica en re*las morales )
le*ales -ue posibilitaron un *asto por encima de los in*resos, cu)a enorme ma*nitud ,o) no
puede solventarse. &n &stados (nidos todos los actores principales ,an vivido por encima de sus
propias posibilidades ) recursos: los consumidores comprando bienes -ue no podrían pa*ar /por
ejemplo en el caso de la crisis ,ipotecaria o del uso e.cesivo de las tarjetas de crédito0, las
empresas financieras ) no financieras respald+ndose con base en títulos 6tó.icos9 constituidos con
a-uellos valores ,ipotecarios incobrables, ) el *obierno de los &stados (nidos ocupando una
posición deficitaria ) deudora frente a sus principales acreedores asi+ticos.
Como era de esperarse, después de una 6privatización9 masiva de *anancias especulativas, el
*obierno est+ 6socializando9 las pérdidas con car*o al contribu)ente medio. &l déficit fiscal de
&stados (nidos ser+ de m+s del 5=X del PD en el <==?. 7uiz+ sea bastante m+s. &ste déficit
se*uir+ por varios a;os ) supondr+ dr+sticas ) dolorosas medidas de reducción ) poster*ación de
*astos de infraestructura ) reconversión medio ambiental. &sto es *ravísimo respecto del tema
medioambiental por-ue estamos lle*ando al límite de resistencia de la biosfera ) a-uí radica la
verdadera crisis *lobal de lar*o plazo.
c7ué dicen los ju*adores tecnocr+ticos inter*ubernamentales /F# por ejemplo0 frente a este
enorme déficit fiscal -ue e.,ibe la economía estadounidensed 4ada, desde lue*o, por-ue se
entiende -ue fue el resultado de una desesperada acción de salvamento, sin embar*o por déficit
fiscales muc,o m+s pe-ue;os los países latinoamericanos ,an sido sancionados por las a*encias
inter*ubernamentales. &n este momento el F# ,a recuperado su rol estraté*ico después de un
período de profundo despresti*io. "er+ un prestamista estraté*ico ) ,a sido abundantemente
provisto de fondos para afrontar situaciones fiscales difíciles -ue est+n sur*iendo en economías
periféricas ) emer*entes.
Desde lue*o estas a)udas financieras ser+n necesarias para evitar males ma)ores a las economías
m+s fr+*iles ) vulnerables, especialmente si la crisis se prolon*a, pero no es con 6m+s de lo
mismo9 como se podr+ solucionar ésta crisis *lobal.
La crisis ambiental, sobre todo, est+ presionando cada vez m+s, ) e.i*e un viraje de las
estructuras tecnoló*icas ) productivas del mundo. Precisamente esta crisis económica dejar+ una
secuela de déficit, ) endeudamiento en los &stados (nidos -ue empa;ar+ las buenas intenciones
del Presidente $bama de reconvertir sus industrias ) actividades económicas ,acia formas de
ener*ía limpia.
"in embar*o, es posible -ue el ma)or ries*o financiero capaz de precipitar una nueva crisis
financiera no sólo esté latente, sino -ue pueda a*ravarse. &l eje C,ina@&stados (nidos basado en
un acuerdo t+cito de recirculación de super+vit comerciales c,inos a través de la ad-uisición de
bonos del tesoro estadounidense puede estar encontrando sus límites. "er+ necesario reducir los
niveles de consumo, de déficit ) de endeudamiento de la economía estadounidense, con lo -ue su
6deuda social interna9 /bienes p2blico@sociales insuficientes para el pueblo estadounidense0
aumentar+, ) su posibilidad de liderar mundialmente la reconversión tecnoló*ico@ambiental se
debilitar+. !ambién los niveles de actividad económica *lobal se reducir+n, es posible -ue el
238
238
comercio internacional acuse el impacto de la eventual reducción de las compras estadounidenses
orientada a evitar un debilitamiento a2n ma)or del dólar.
Puede ,aber, adem+s, un eventual rebrote del proteccionismo incluso en los propios &stados
(nidos si los niveles de desempleo se mantienen elevados. La administración $bama -uiere
devolver a &stados (nidos las plantas productivas -ue se ,an dispersado por el mundo, ) evitar
los artilu*ios de las empresas transnacionales para evitar pa*ar impuestos de sus actividades
desarrolladas en subsidiarias fuera de los &stados (nidos. La administración $bama necesita crear
empleos en &stados (nidos ) no en C,ina, necesita cobrar tributos -ue financien su déficit fiscal )
-ue no se esfumen en paraísos tributarios ) financieros, etc. "in embar*o, la acción re*uladora
individual de cual-uier *obierno, c,oca contra la ló*ica del capitalismo *lobal transnacionalizado
-ue )a est+ instalado en el mundo ) cu)o control sólo puede provenir de instancias re*uladoras
i*ualmente *lobales ne*ociadas en or*anismos inter*ubernamentales en las -ue e.ista una
participación amplia ) e-uitativa de todas las naciones del mundo.
&n América Latina la incertidumbre ,a retornado, si la recuperación de la economía de los centros
se torna m+s lenta de lo esperado, los países latinoamericanos )a no podr+n contar con el mismo
din+mico mercado mundial. Las esperanzas est+n puestas en la economía c,ina, pero -uiz+ se
sobreestimen su tama;o ) dinamismo en plazos cortos ) medianos. &n al*2n *rado se espera -ue
la economía c,ina, junto con otras emer*entes, reemplacen a los &stados (nidos en su papel de
locomotora de la economía mundial. Pero, c,asta dónde podr+n ,acerlod
c&stas apreciaciones son demasiado a*oreras ) pesimistasd &speremos -ue así sea. &l tiempo lo
dir+.
Dajo estas condiciones -uiz+ deba pensarse en el fortalecimiento de mecanismos latinoamericanos
concertados para influir sobre las re*ulaciones -ue empezar+n a transformar el orden mundial
buscando defender intereses comunes. !ambién debería pensarse en un fortalecimiento del propio
mercado interno. 4o a escala nacional, sino sobre todo a escala re*ional. Frente a una
*lobalización con pronóstico reservado, -uiz+ ,a*a falta resucitar los viejos principios de la
inte*ración de naciones latinoamericanas, pero fundados a,ora en una defensa férrea de los
principios de la democracia -ue tanto nos costó recuperar.
ESNUEMA CLASIFICATORIO
ASIMETRFAS EN LOS ACUERDOS DE INTEGRACIÓN
I& ASIMETRFAS DE PODER DEPENDENCIA ENTRE ESTADOS MIEMBROS
1& AMBIENTALES
aM F?*,#*a0
=M E0,r3*,3ra$-0
*M E0,ra,;)#*a0
239
239
2& ECONÓMICAS
aM F?*,#*a0
=M E0,r3*,3ra$-0
*M E0,ra,;)#*a0
8& SOCIALES
aM F?*,#*a0
=M E0,r3*,3ra$-0
*M E0,ra,;)#*a0
<& POLFTICAS
aM F?*,#*a0
=M E0,r3*,3ra$-0
*M E0,ra,;)#*a0
II& ASIMETRFAS DE DESARROLLO ENTRE SOCIEDADES NACIONALES
1& AMBIENTALES
aM F?*,#*a0
=M E0,r3*,3ra$-0
*M E0,ra,;)#*a0
2& ECONÓMICAS
aM F?*,#*a0
=M E0,r3*,3ra$-0
*M E0,ra,;)#*a0
8& SOCIALES
aM F?*,#*a0
=M E0,r3*,3ra$-0
*M E0,ra,;)#*a0
<& POLFTICAS
aM F?*,#*a0
=M E0,r3*,3ra$-0
*M E0,ra,;)#*a0
TABLA I
ASIMETRIAS DE PODER- DEPENDENCIA ENTRE
ESTADOS
FACTICAS ESTRUCTURALES ESTRATKGICAS
INTERACCIONES
AMBIENTALES ECOSISTEMAS6
BIODIVERSIDAD 6
CUENCAS FLUVIALES
COMPARTIDAS6 ETC&
TECNOLOGIAS
PRODUCTIVAS
AMBIENTALMENTE
INCOMPATIBLES
CODIGOS
AMBIENTALES
CONTRADICTORIOS&
INTERACCIONES
DESCOORDINADAS O
CONFLICTIVAS
GENERADORAS DE
ASIMETRFAS DE PODER
INTERACCIONES
ECONÓMICAS
TAMAÑOS
ECONÓMICOS&
FLUSOS
ECONÓMICOS
RECFPROCOS E
INTERDEPENDIENTE
TECNOLOGFAS
PRODUCTIVAS6
ESTRUCTURAS
EMPRESARIALES6
REGLAS YTO
ACUERDOS
ESTRATEGIAS
INDIVIDUALE O
GRUPALES NUE
ADOPTAN LOS ESTADOS
EN MATERIA DE
ACCIONES
240
240
S DEL TIPO DE LOS
REGISTRADOS EN
LAS BALANZAS DE
PAGOS&
GRAVITACIÓN
RECFPROCA EN
TERMINOS
ABSOLUTOS Y
RELATIVOS&
CONTRADICTORIOS
O INCOMPATIBLES:
A ESCALA MUNDIAL6
HEMISFKRICA6
LATINOAMERICANA
O SUBREGIONAL
INTERNACIONALES&
ACCIONES
CONCERTADAS6
NEGOCIACIONES
CONSUNTAS6 ETC:
APROVECHAMIENTO
POR PARTE DE
SUGADORES
TRANSNACIONALES DE
ESTAS SITUACIONES&
INTERACCIONES
SOCIALES
DERIVADAS DE
FLUSOS RECFPROCOS
DE PERSONAS O
INFORMACIONES&
MIGRACIONES
RECFPROCAS Y SU
IMPACTO SOBRE LA
CONVIVENCIA EN
CADA PAFS&
SON LOS VALORES6
PRINCIPIOS Y
REGLAS DERIVADAS
DE CONVENIOS
INTERNACIONALES
CON BASE EN LAS
CUALES LOS
ESTADOS TRATAN
LOS FLUSOS
MIGRATORIOS Y DE
INFORMACIÓN&
ESTRATEGIAS
DIFERENTES RESPECTO
DEL IMPACTO DE LAS
INFORMACIONES Y DE
LAS MIGRACIONES POR
PARTE DE DIFERENTES
ACTORES EN LAS
SOCIEDADES
RECEPTORAS DE ESTOS
FLUSOS&
INTERACCIONES
POLITICAS
INTERACCIONES Y
PROBLEMAS
LIMITROFES6
SECUELAS DE
GUERRAS
PRETERITAS&
EHISTENCIA DE
GRUPOS
VIOLENTISTAS6
DELINCUENCIA
INTERNACIONAL6 Y
OTROS TEMAS
SOBRE EL ESERCICIO
DE LA AUTORIDAD
POLFTICA O DE LA
FUERZA MILITAR&
CONSTITUCIONES
POLFTICAS
INTERNAS Y REGLAS
YTO ACUERDOS DE
NATURLEZA
INTERNACIONAL A
NIVEL MUNDIAL O
REGIONAL CON
BASE EN LAS
CUALES LOS
ESTADOS SE
RELACIONAN EN
ESTA DIMENSIÓN&
ESEMPLOS: ONU6
OTAN6 OEA&LTIARM6
ETC&
ESTRATEGIAS
POLFTICAS DE LOS
GOBIERNOS EN
NEGOCIACIONES SOBRE
LFMITESP SEGURIDAD
REGIONALP
COORDINACIÓN EN
DEFENSA6 INSTALACIÓN
DE BASES MILITARES6
OCUPACIÓN DE CARGOS
EN ORGANISMOS
INTERNACIONALES6PETC
&
ESTRATEGIAS PACFFICAS
O VIOLENTISTAS DE
ORGANIZACIONES DE LA
SOCIEDAD CIVIL
TABLA 2
ASIMETRFAS DE DESARROLLO ENTRE NACIONES
FUCTICAS ESTRUCTURALES ESTRATKGICAS
DIMENSIÓN
AMBIENTAL
P-r0"a0 5 )r3%"0 0"*#a$-0
*"m%ar,#-!"6 !- 'a*,"6 3 -,"r"
'D0#*" G3- $"0 a'-*,a !- ma-ra
!#'-r-*#a!a !-0!- -$ %3," !- /#0,a
am=#-,a$& D-'##*#1 !- *ar-*#a0 "
%"=r->a - $a -0'-ra am=#-,a$6
!#0,r#=3*#1 0"*#a$ !- $"0 -,"r"0
am=#-,a$m-,- !#'-r-*#a!"0&
&
S#,3a*#"-0 -0,r3*,3ra$-0 L,-*"$1)#*".
%r"!3*,#/a06 #0,#,3*#"a$-0M G3- a'-*,a
03 !-r-*7" a 3 m-!#" am=#-,-
2/#/#=$-4& M"!a$#!a!-0 !- *""%-ra*#1
'#a*#-ra6 -*"1m#*a6 ,-*"$1)#*a
,-!#-,-0 a 03%-rar -0,a0 0#,3a*#"-0&
F"rma0 !- %ar,#*#%a*#1 !- $"0 a*3-r!"0
!- #,-)ra*#1&
P-r0"a0 *"0#!-ra!a0 !-0!- -$
%3," !- /#0,a !- 03 %"!-r
#!#/#!3a$ " *"$-*,#/" %ara a'-*,ar
" m"!#'#*ar -$ m-!#" am=#-,-&
A%"5" r-G3-r#!" %ara $a
'#0*a$#>a*#1 !- 030 a*,#/#!a!-06
r-*3r0"0 %ara $a r-*"/-r0#1 !-
030 %r?*,#*a06 m-!#"0 $-)a$-0 5
E3!#*#a$-0 %ara 03 r-%r-0#1&
F"rma0 !- %ar,#*#%a*#1 !- $"0
a*3-r!"0 !- #,-)ra*#1&
DIMENSIÓN
ECONÓMICA
P-r0"a0 *"0#!-ra!a0 *"m"
%r"!3*,"r-0 5 *"03m#!"r-0
!-0'a/"r-*#!"0 !-0!- -$ %3," !-
/#0,a !- 030 -'-*,#/a0 *"!#*#"-0 !-
S#,3a*#"-0 -0,r3*,3ra$-0 L,-*"$1)#*".
%r"!3*,#/a06 #0,#,3*#"a$-0M G3- 0" $a
*a30a0 !- $a0 *#,a!a0 *ar-*#a0 -
#-G3#!a!-0& M"!a$#!a!-0 !-
A3,"r#!a!-0 )3=-ram-,a$-0 5
",ra0 %-r0"a0 3 a0"*#a*#"-0 5
"r)a#>a*#"-0 -m%r-0ar#a$-06
%J=$#*a0 5 %r#/a!a06 !",a!a0 !-
241
241
/#!a6 #!#*a!"r-0 !- %"=r->a 5
!-0#)3a$!a! %-*3#ar#am-,-
*3a,#'#*a=$-0&
*""%-ra*#1 '#a*#-ra6 -*"1m#*a
,-*"$1)#*a ,-!#-,-0 a 03%-rar -0,a0
0#,3a*#"-0& F"rma0 !- %ar,#*#%a*#1 !-
$"0 a*3-r!"0 !- #,-)ra*#1 - -0,a0
a*,#/#!a!-0 !- *""%-ra*#1&
%"!-r -*"1m#*" 5 - *"!#*#"-0
!- -E-r*#,ar$"6 $a0 G3- 0" *a%a*-0
!- a'-*,ar -$ *"m%"r,am#-,"
-*"1m#*" )--ra$ !- 3a a*#1&

DIMENSIÓN
POLFTICA
P-r0"a0 *"0#!-ra!a0 *"m"
r-0#!-,-0 !- 'a*," - *"m3#!a!-0
%"$D,#*" a!m##0,ra,#/a0 !- #/-$
a*#"a$6 %r"/#*#a$6 " $"*a$ *"
%"0#*#"-0 !#0*r#m#a!a0 " #$-)a$-0
- 030 "%"r,3#!a!-0 !- a**-0" a$
-E-r*#*#" !- !-r-*7"06 $#=-r,a!-0 5
r-0%"0a=#$#!a!-0 *#3!a!aa0
'3!am-,a$-0 - -$ %$a" !- $"0
!-r-*7"0 *#/#$-0 5 %"$D,#*"0
303a$m-,- *"*-!#!"0 - $"0
r-)Dm--0 !-m"*r?,#*"0&
S#,3a*#"-0 -0,r3*,3ra$-0 L,-*"$1)#*".
%r"!3*,#/a06 #0,#,3*#"a$-0M G3- 0" $a0
*a30a0 !- $a0 *#,a!a0 *ar-*#a0 "
#-G3#!a!-0& F"rma0 !- a**#1 " %r-0#1
!- "r)a#0m"0 !- !-r-*7"0 73ma"06
#)$-0#a06 "r)a#0m"0 #,-ra*#"a$-0
"r#-,a!a0 a 03%-rar -0a0 0#,3a*#"-0&
F"rma0 !- %ar,#*#%a*#1 !- $"0 a*3-r!"0
!- #,-)ra*#1 - -0,a0 a*,#/#!a!-0&
P-r0"a0 " a0"*#a*#"-0 !",a!a0 !-
%"!-r %"$D,#*"6 0"*#a$6 -*"1m#*" "
0#!#*a$ G3- *",r#=35- a $a
*r-a*#1 !- -0a0 a0#m-,rDa0&
Fa$-*#a0 !- $a0 a3,"r#!a!-0
%J=$#*a0 r-0%-*," !- $"0
m-*a#0m"0 !- '#0*a$#>a*#1&
EI#0,-*#a !- )"=#-r"0 a*#"a$-0
-0,a!3a$-0 " $"*a$-0 G3- !-Ea !-
*3m%$#r *" $a0 "rma0 !- $"0
r-)Dm--0 %"$D,#*"0 -0,a=$-*#!"0 -
$a0 *"0,#,3*#"-0 %"$D,#*a0 !- $"0
E0,a!"0 r-0%-*,#/"0&
DIMENSIÓN
SOCIAL
P-r0"a0 *"0#!-ra!a0 *"m"
-I*$3#!a0 !- 'a*," !- -
"%"r,3#!a!-0 !- a**-0" a 0-r/#*#"0
!- 0a$3!6 !- -!3*a*#16 !- /#/#-!a6
!- a!m##0,ra*#1 !- E30,#*#a&
Tam=#; $"0 -I*$3#!"0 !- $"0
=--'#*#"0 $a="ra$-0 5 !- %r",-**#1
0"*#a$ -0,a=$-*#!"0 - $a0 $-5-0
L#*$3#!a0 $a0 !#'-r-,-0 '"rma0 !-
!#0*r#m#a*#1 %"r );-r"6 ra>a6
r-$#)#16 -,*M&

S#,3a*#"-0 -0,r3*,3ra$-0 L,-*"$1)#*"
%r"!3*,#/a06 #0,#,3*#"a$-0M G3- 0" $a0
*a30a0 !- $a0 *#,a!a0 *ar-*#a0 -
#-G3#!a!-0& F"rma0 !- a**#1 " %r-0#1
!- "r)a#0m"0 !- !-r-*7"0 73ma"06
#)$-0#a06 "r)a#0m"0 #,-ra*#"a$-06
"r#-,a!a0 a 03%-rar -0a0 0#,3a*#"-0&
F"rma0 !- %ar,#*#%a*#1 5 *""%-ra*#1
%"r %ar,- !- $"0 a*3-r!"0 !- #,-)ra*#1
- -0,a0 a*,#/#!a!-0 !- *",-#!"
73ma#,ar#"
P-r0"a0 " a0"*#a*#"-0 !",a!a0 !-
%"!-r6 %"$D,#*"6 0"*#a$6 -*"1m#*" "
0#!#*a$ G3- #*#!- - $a -I#0,-*#a
!- -0a0 a0#m-,rDa0& Fa$-*#a0 !- $a0
a3,"r#!a!-0 %J=$#*a0 - $"0
m-*a#0m"0 !- '#0*a$#>a*#1&
EI#0,-*#a !- )"=#-r"0 a*#"a$-06
-0,a!3a$-0 " $"*a$-0 G3- !-Ea !-
*3m%$#r *" $a0 "rma0
-0,a=$-*#!a0 - $a0 $-5-0
r-0%-*,#/a0&
!able 5
LA!4 A#&'CA A4D !B& CA'DD&A4: &HP$'!" D% "(D'&L$4AL 4!&L'A!$4 "CB&#& /5?J=@5?K>0
5?J= 5?A= 5?K= 5?K5 5?K< 5?K3 5?K>
(+n billions of dollars, and percentages)
LAA
5. !otal e.ports A.3 5<.K K=.3 KA.= K=.> A?.K K>.P
<. &.ports to LAA =.J 5.3 5=.? 55.? ?.? A.= A.5
3. Percenta*e of e.ports Eit,in LAA /<:50 /X0 A.A ?.? 53.J 53.A 5<.3 K.K K.3
Andean Communit)
5. !otal e.ports 3.J >.P 3=.J <?.K <J.= <3.P <P.3
<. &.ports to Andean Lroup =.= =.5 5.5 5.< 5.< =.K =.K
3. Percenta*e of e.ports Eit,in Andean Lroup /<:50 /X0 =.A 5.K 3.A P.= P.K 3.> 3.<
#ercosur
242
242
5. !otal e.ports <?.> 33.? <?.< 35.= 3>.<
<. &.ports to #ercosur 3.P 3.= <.P 5.K <.=
3. Percenta*e of e.ports Eit,in #ercosur /<:50 /X0 55.J K.? K.5 >.? >.>
Central American Common #arCet
5. !otal e.ports =.P 5.5 P.> 3.K 3.P 3.> 3.>
<. &.ports to CAC# =.= =.3 5.5 =.? =.K =.K =.>
3. Percenta*e of e.ports Eit,in CAC# /<:50 /X0 A.= <J.< <>.P <P.A <<.P <5.J 5>.>
CA'C$#
a
5. !otal e.ports >.? >.> P.J 3.? 3.3
<. &.ports to CA'C$# =.> =.> =.> =.> =.P
3. Percenta*e of e.ports Eit,in CA'C$# /<:50 /X0 K.3 ?.J 55.= 5<.3 55.3
Latin America and t,e Caribbean
b
5. !otal e.ports K.J 5>.3 ?>.5 5==.A ?=.J ?=.K ?J.?
<. &.ports to Latin America and t,e Caribbean =.K <.= 5>.J 5J.K 5P.= 5=.? 5=.3
3. ntrare*ional percenta*eV!otal /<:50 /X0 K.K 53.3 5J.P 5J.J 5>.> 5<.= 5=.J
Source: ECLAC/
a
Includes estimated figures for the years and
countries indicated: 1982, Haiti; 1983, Haiti; 1984, Haiti; 1985,
Haiti.
b
Includes 11 countries from LAIA, 5 from CACM, 4 from
CARICOM, plus Bahamas, Belize, Dominican Republic, Haiti, Panama
and Suriname.
243
243
C(AD'$ 5
"(DA#M'CA: 4DCAD$'&" "&L&CC$4AD$" P$' DL$7(& '&L$4AL
PD /PPA0
DLL$4&"
P$DLAC$4
#LL$4&"
PD P&'
CAP!A
/PPA0
5??=V<=== X
DAS$ L4.
P$D'&RA
4DC& D&
L4
<=X m+s
ricosV <=X
m+s pobres
#&'C$"('
A'L&4!4A
D'A"L
PA'AL(A%
('(L(A%

5.KA>.A

PP>.<

5.3A>.A

<J.P
<K


<<K.A

3K.=

5K5.P

>.?

3.P

K.5??.=

5<.5=J,=

A.A?=.=

P.JKP.=

K.<K=.=
@@@

5A.P

<5.K
@@@
><.<
>?.3
>A.K
PP.J
5K.5
<J.P
<A.K
5=.P

CA4
D$LGA
C$L$#DA
&C(AD$'
P&'(
G&4&R(&LA

J3K.5

<<.K

<?K.K

PA.P

5P<.K

5<J.3

55K.?

K.K

PP.<

5<.?

<A.<

<>.K

>.3JA.=

<.>KA.=

J.A=<.=

3.JP5.=

>.<J=.=

P.?5?.=


J<.A

JP.=

3>.=

P?.=

35.3
PP.A
>A.J
P3.A
P?.K
P?.5
5<.3
<<.?
5A.3
5K.P
5A.?
CBL&
5J<.5

5J.=

5=.<AP.=

5A.=
>A.5 5K.A
"('4A#
L(%A4A
@@

3.3

=.P

=.A
@@

P.<A=.=
@@@

3>.=
@@
@@
@@
@@
F(&4!&: P4(D, B(#A4 D&G&L$P#&4! '&P$'! <==>
C(AD'$ <
C&4!'$A#&'CA, : 4DCAD$'&" "&L&CC$4AD$"
244
244
PD /PPA0
DLL$4&"
D$LA'&"
P$DLAC$4
#LL$4&"
PD P&'
CAP!A
/PPA0
5??=V<=== X
DAS$ L4&A
P$D'&RA 4DC& D&
L4
P'$P$'Cb4
<=X #A"
'C$V<=X
#A" P$D'&
C&4!'$A#&'CA
C$"!A 'CA
&L "ALGAD$'
L(A!&#ALA
B$4D('A"
4CA'AL(A

5>A.<

3K.>

35.<

>5.=

5K.J

5A.?

3>.=

P.<

J.J

5<.=

J.?

>.3

P.P?5

?.J=J

P.AK5

P.5PK

<.JJ>

3.<J<

<<.=

PK.3

>J.<

>3.=

PA.?
PJ.>
>3.<
>?.?
>>.=
P3.=

5<.3

5?.K

<P.P

<5.>

K.K
PA4A#A
'&P D$#4CA4A

<=.>

>?.J

3.5

K.J

J.K>3

J.K<3

3A.3

<K.J
>J.5
PA.P

<P.A

5=.>
#&HC$
?3A.K

5=P.3

?.5JK

5=.5
>P.J
5?.3
CA4ADA
&&((

?A=.3

5=.?<3.P

35.J

<?<.J

3=.JAA

3A.>J<

"D

"D
33.5
P=.K

>.K

K.P
F(&4!&: P4(D, B(#A4 D&G&L$P#&4! '&P$'! <==>
C(AD'$ 3
CA'D& 4"(LA' A4LL$ % F'A4C$ PA'LA4!&
PD /PPA0 P$DLAC$4
PD P&'
CAP!A
D&"A''$LL$
B(#A4$
'A4L$ &
&"P&'A4RA
D& GDA
ALFAD&!RACb4
P$DLACb4 D& 5>
245
245
DLL$4&" #LL$4&" /PPA0 4DC& AL 4AC&' Ah$" $ #Q" /X0
CA'C$#
A4!L(A
DABA#A"
DA'DAD$"
D&LC&
D$#4CA
L'A4ADA
L(%A4A
SA#ACA
". C'"!$D.
". GC&4!&
". L(CiA
"('4A#
!'4. !$D.

P5.P

=.K

>.3

P.3

5.?

=.P

=.K

3.3

5=.K

=.J

=.A

=.?
@@@@@

5P.?

>.K

=.5

=.3

=.3

=.3

=.5

=.5

=.A

<.J

=.=

=.5

=.<

=.P

5.3
A.JJA.=
5=.<?P.=
5A.5>?.=
5>.A<=.=
J.?>=.=
>.PPK.=
A.?>?.=
P.<3=.=
P.5=P.=
5<.P=P.=
J.5<P.=
>.A=P.=
@@@
5=.AJJ.=
/J=0
=.A?A
/>=0
=.K3<
/3=0
=.KAK
/?50
=.A>3
/A=0
=.AK3
/JJ0
=.AKA
/5=A0
=.A<=
/?K0
=.A3K
/P?0
=.K3P
/KA0
=.A>>
/AJ0
=.AA<
/KJ0
=.A>>
/>A0
=.K=5

A3.?

J?.A

A>.=

A5.?

A>.J

J>.3

J3.$

A=.K

A=.=

A5.5

A<.P

J?.5

J?.?

K>.=

?>.>

??.A

AJ.?

KK.=

?J.=

?J.>

KA.J

?A.K

KK.5

?=.5

KK.=

?K.>


BA!i
5P.A

K.3
5.AP<.= /5>30
=.PA>

>5.J

>5.?
F(&4!&: P4(D, B(#A4 D&G&L$P#&4! '&P$'! <==>
C(AD'$ P
MERCADOS DE DESTINO SEGÚN ESQUEMAS DE
INTEGRACION PORCENTAJES (2003)
#&'C$"(
'
CA4 #CCA CA'C$# ALCA4 ALCA '&"!$

246
246
#&'C$"(
'
CA4
#CCA
CA'C$#

5<.=

<.P

=.<

=.J


3.J

?.A

=.?

5.>

=.A

<.=

<A.>

<.>


=.A

5.J

5.P

5?.<

<3.J

PP.P

P<.3

>J.P

PJ.>

JP.5

AJ.J

KP.5

>3.>

3>.?

<3.P

5>.?
#&HC$
&&((

=.>

<.=

=.A

5.P

=.?

5.J

=.5

=.A

?=.J

3>.K

?3.P

P<.K

J.J

>A.<
ALCA4
ALCA

5.3

5.=

5.5

=.>

>J.K

J5.A

3K.3
CBL&
J.<

J.P

5.P

=.5

<P.3

3?.5

J=.?
F(&4!&: C&PAL, Panorama de la nserción nternacional de ALC <==PV<==>, Ane.o &stadístico
!able <
LA!4 A#&'CA A4D !B& CA'DD&A4: &HP$'!" 4 !$!AL A4D D% "(D'&L$4AL 4!&L'A!$4 "CB&#&
/5??=@5??J0
(+n billions of dollars, f.o.b., and percentages)
247
247
5??= 5??5 5??< 5??3 5??P 5??> 5??J
a
LAA
5. !otal e.ports
b
55<.A 55=.J 53P.? 5P>.< 5A=.3 <=J.3 <35.A
<. &.ports to LAA 5<.< g5>.5 5?.P <3.A <K.P 3P.K 3?.P
3. Percenta*e of e.ports Eit,in LAA /<:50 /X0 5=.K 53.J 5P.P 5J.3 5J.A 5J.? 5A.=
Andean Communit)
5. !otal e.ports 3=.K <K.J <K.3 <?.K 3P.K P=.< P>.P
<. &.ports to Andean Lroup 5.3 5.K <.< <.? 3.> P.K P.A
3. Percenta*e of e.ports Eit,in Andean Lroup /<:50 /X0 P.5 J.< A.K ?.A 5=.5 55.? 5=.P
P. Percenta*e of e.ports to 4AF!A P?.= >=.5
#ercosur
5. !otal e.ports PJ.P P>.? >=.> >P.< J<.5 A=.3 AP.?
<. &.ports to #ercosur P.5 >.5 A.< 5=.= 5<.= 5P.P 5A.=
3. Percenta*e of e.ports Eit,in #ercosur /<:50 /X0 K.? 55.5 5P.3 5K.> 5?.3 <=.> <<.A
P. Percenta*e of e.ports to 4AF!A <3.? 5A.<
Central American Common #arCet
5. !otal e.ports P.= P.P P.J >.5 >.> J.? A.P
<. &.ports to CAC# =.A =.K 5.= 5.5 5.< 5.> 5.J
3. Percenta*e of e.ports Eit,in CAC# /<:50 /X0 5A.3 5K.A <5.A <5.J <5.K <5.5 <5.>
P. Percenta*e of e.ports to
4AF!A
P>.J P5.>
CA'C$#
5. !otal e.ports P.5 P.= P.= 3.K P.> >.5 >.<
<. &.ports to CA'C$#
c
=.> =.> =.> =.> =.J =.K =.K
3. Percenta*e of e.ports Eit,in CA'C$# /<:50 /X0 5<.P 55.3 55.> 5P.= 5P.= 5J.5 5J.<
P. Percenta*e of e.ports to 4AF!A PP.3 P>.J
Latin America and t,e Caribbean
d
5. !otal e.ports 5<5.A 5<=.A 5P>.? 5>J.P 5K5.? <5?.> <PJ.5
<. &.ports to Latin America and t,e Caribbean 5J.< 5K.K <3.? <K.K 3P.< P5.A P>.>
3. ntrare*ional percenta*eV!otal /<:50 /X0 53.3 5>.J 5J.P 5K.P 5K.K 5?.= 5K.>
"ource: &CLAC, on t,e basis of official information.
a
Iit, estimates for Dolivia, Para*ua) and Genezuela.
b
From 5??< onEards, includes assembl) plant e.ports from #e.ico.
c
Does not include e.ports Eit,in CA'C$# from Lu)ana or from Anti*ua and Darbuda.
d
ncludes LAA, CAC#, CA'C$#, Baiti, Dominican 'epublic and Panama.
!able 3
LA!4 A#&'CA A4D !B& CA'DD&A4: &HP$'!" 4 !$!AL A4D D% "(D'&L$4AL 4!&L'A!$4 "CB&#&
/5??A@<==30
248
248
(+n billions of dollars, f.o.b., and percentages)
5??A 5??K 5??? <=== <==5 <==< <==3j
LAA
5. !otal e.ports /a0 <>>.P <>5.3 <JP.< 3<K.< 35J.3 35?.K 3PJ.5
<. &.ports to LAA PP.A P<.K 3P.J P<.K P5.J 3>.P 3?.K
3. Percenta*e of e.ports Eit,in LAA /<:50 /X0 5A.> 5A.= 53.5 53.= 53.< 55.5 55.>
Andean Communit)
5. !otal e.ports PJ.J 3K.? PP.J J=.A >3.> ><.5 >P.A
<. &.ports to Andean Lroup >.J >.> 3.? >.< >.J >.3 P.?
3. Percenta*e of e.ports Eit,in Andean Lroup /<:50 /X0 5<.5 5P.< K.K K.> 5=.J 5=.5 ?.5
P. Percenta*e of e.ports to 4AF!A /d0 >=.5 >=.5
#ercosur
5. !otal e.ports K<.J K=.< AJ.3 K>.A K?.5 K?.> 5=J.J
<. &.ports to #ercosur <=.> <=.3 5>.< 5A.A 5>.3 5=.< 5<.A
3. Percenta*e of e.ports Eit,in #ercosur /<:50 /X0 <P.? <>.3 5?.? <=.A 5A.< 55.P 55.?
P. Percenta*e of e.ports to 4AF!A /d0 5A.< <>.>
Central American Common #arCet
5. !otal e.ports ?.3 55.5 55.J 55.> 5=.< 5=.= 55.5
<. &.ports to CAC# 5.> 5.? <.= <.J <.K <.K 3.=
3. Percenta*e of e.ports Eit,in CAC# /<:50 /X0 5J.K 5A.> 5A.3 <<.A <A.K <K.5 <J.?
P. Percenta*e of e.ports to 4AF!A /d0 P5.> P3.K
CA'C$#
5. !otal e.ports >.? P.K >.< J.3 J.5 >.A J.>
<. &.ports to CA'C$#
c
5.= 5.= 5.5 5.< 5.P 5.5 5.<
3. Percenta*e of e.ports Eit,in CA'C$# /<:50 /X0 5J.A <5.> <5.< 5?.P <3.< 5K.? 5K.K
P. Percenta*e of e.ports to 4AF!A /d0 P>.J PA.?
Latin America and t,e Caribbean
5. !otal e.ports /b0 <K3.J <K=.5 <?<.? 3>?.P 3P>.> 3PA.P 3AJ.<
<. &.ports to Latin America and t,e Caribbean k >?.? >J.J PK.> J<.> >K.J ><.K J=.=
3. ntrare*ional percenta*eV!otal /<:50 /X0 <5.5 <=.< 5J.J 5A.P 5A.= 5>.< 5J.=
"ource: &CLAC, on t,e basis of official information.
/a0 ncludes ma-uila e.ports from #e.ico.
/b0 ncludes LAA, CAC#, t,e set of CA'C$# countries, Panama, Cuba and t,e Dominican 'epublic.
k Lives t,e total intra@*roup trade /Andean Communit), #&'C$"(', CAC#, CA'C$#, and t,at carried out betEeen
#e.ico and LAA0, as Eell as trade betEeen *roups plus t,e floE of e.ports from Cuba, Dominican 'epublic, and
Panama to t,e ot,er countries in t,e re*ion.
/d0 Data of first column correspond to 5??J.
/j0 Preliminar) fi*ures
DDL$L'AFA
249
249
• Acuerdo #arco nterre*ional (nión &uropea #&'C$"(', #adrid 5??>.
ALAD /5??P0, Acuerdos Dilaterales ) #ultilaterales "obre nversión. AladiV"ecVdi >K5,
#ontevideo, julio.
• AL$"4, !(""& ) C'&"P /5??P0, Developin* Countries and t,e (ru*ua) 'ound. An
&valuation and ssues for t,e future, (niversidad de C,ile, documento de trabajo 5<?,
Departamento de &conomía, "antia*o de C,ile, octubre.
• ALAD /<==>0, 6(n nuevo tratamiento de las asimetrías en la inte*ración sudamericana.
Documento de !rabajo preparado por %omaira Bern+ndez, para la "ecretaría de ALAD,
La Paz , Dolivia, octubre <5.
• ALAD /5?K=, !ratado de #ontevideo.
• ALALC /5?J=0 !ratado de #ontevideo.
• ALCA /<==P0, Propuesta del Lobierno de Genezuela al Lrupo Consultivo "obre
&conomías #+s pe-ue;as, F!AA.smeVEVK5V'ev.5
• DDV4!AL /<==30, #ecanismos para compensar los efectos de las asimetrías de la
inte*ración re*ional ) la *lobalización: lecciones para América Latina ) el Caribe. &l caso
de Andalucía ) la(nión &uropea. !rabajo de consultoria preparado por Sosé Luerrero
Linel.
• D$(RA" /<==30, #ecanismos para compensar los efectos de las asimetrías de la
inte*ración re*ional ) la *lobalización: lecciones para América Latina ) el Caribe. &l caso
del #&'C$"('. DDV4!AL, #il+n << de marzo.
• D(4L& /5???0, Duscar la filosofía en las ciencias sociales, "i*lo HH, #é.ico
• DALA"A Dela /5??>0, &l desarrollo económico ) la inte*ración, C&#LA, #é.ico.
• DA(#$L, I /5?K<0, Contestable marCets: an uprisin* in t,e t,eor) of industr) structure,
American &conomic 'evieE, A</50, marzo.
• DD, /5??>0 nte*ración económica en las Américas, nota periódica, Ias,in*ton, julio.
• DD, /5??J0 nte*ración &conómica en Las Américas /'esumen preliminar del a;o 5??>0,
4ota periódica, febrero de 5??J. División de nte*ración, Comercio, ) Asuntos Bemisféricos.
• C&PAL /<==P0 Asimetrías, comercio ) financiamiento en el Qrea de Libre Comercio de
las Américas /ALCA0, ) en América Latina ) el Caribe. Consultor Béctor Qssael, "erie
Financiamiento ) Desarrollo.
• CA4 /5?J?, Acuerdo de Carta*ena
• CA4 /<==P0, &l trato preferencial en la Comunidad Andina, un enfo-ue re*ional.
Documentos informativos "LVdi J<5, Lima P de ma)o.
• CA'C$# /5?A30 !ratado de C,a*uaramas
• C&PAL /5???0, #i*ración ) Desarrollo en América del 4orte ) Centroamérica: una visión
sintética. LCVL.5<35@P
• C&PAL /<===0, La mi*ración internacional ) el desarrollo en las Américas, "erie
"eminarios ) Conferencias, LCVL. 5J3<.P
• C&PAL /<==30 Asimetrías ) Cooperación en el Qrea de Libre Comercio de las Américas.
Preparado por nés Dustillo ) Sosé Antonio $campo, para la "erie nformes ) &studios
&speciales.
250
250
• C&PAL /<==>0, Panorama de la nserción nternacional de América Latina <==PV<==>, )
<==>V<==J.
• C&PAL /5???0, #i*ración ) desarrollo en América del 4orte ) Centroamérica: una visión
sintética. "erie Población ) Desarrollo LCVL.5<35@P
• C&PAL/b0 <==>, Dalance Preliminar de la &conomía de América Latina ) el Caribe,
"antia*o de C,ile
• C&4!'$ D& &C$4$#A 4!&'4AC$4AL /C&0 /5??<0, &l #ercado Com2n del "ur.
#inisterio de 'elaciones &.teriores de Ar*entina, Duenos Aires.
• C& /5??30, &l #ercosur: (n desafío, #inisterio de 'elaciones &.teriores de Ar*entina,
Duenos Aires.
• C&PAL /5??=0, !ransformación Productiva con &-uidad, Documento de Conferencia,
"antia*o.
• C&PAL /5??<0 , &-uidad ) !ransformación Productiva: (n enfo-ue inte*rado, Documento
de Conferencia, "antia*o.
• C&PAL /5??<0, nversión e.tranjera directa en América Latina ) el Caribe 5?A=@5??=.
Golumen , Panorama 'e*ional. Documento de "ala de Conferencia. D"CV5, septiembre.
• C&PAL /5??P0, &l 'e*ionalismo Abierto en América Latina ) el Caribe: La inte*ración
económica al servicio de la !ransformación Productiva con &-uidad. LCVL.5K=5/"&".<>VP0,
"antia*o, enero.
• C&PAL /5??P0, América Latina ) el Caribe: políticas para mejorar la inserción en la
economía mundial. LCVL.5K== /"&".<>V30 , "antia*o, marzo.
• C&PAL /5??30, Directorio sobre inversión e.tranjera en América Latina ) el Caribe: #arco
Le*al e nformación &stadística. (nidad Conjunta C&PAL@(4C!AD sobre &mpresas
!ransnacionales. LCV'.53<>, diciembre.
• C&PAL /5??P0, La nueva inte*ración re*ional en el marco de la Asociación Latinoamericana
de nte*ración /ALAD0. LCV'.5P=3. (nidad de Comercio nternacional, "antia*o, julio.
• C&PAL,/5??Pb0 Centroamérica: evolución de la inte*ración económica durante 5??3,
LCV#&HVL.<>A, #é.ico, a*osto.
• C&PAL /<??30, &l contenido de los acuerdos de inte*ración centroamericana.
LCl#&Hl'.PP?, #é.ico, noviembre.
• C&PAL/55?30, nte*ración centroamericana, declaraciones presidenciales. LCl#&Hl'.P<>.
• C&PAL /5??P0, &l dinamismo reciente del comercio intrare*ional de ALAD. LCl'.5P3J,
"antia*o, a*osto.
• C&PAL /5??>0, Desenvolvimiento de los procesos de inte*ración en América Latina ) el
Caribe. LCV'.5><A, "antia*o, ma)o.
• C&PAL /5??J0, &l 'e*ionalismo Abierto: América Latina ) &l Caribe en la &conomía
nternacional. LCV'.5J<<, "antia*o, ma)o.
• C&PAL /5?J>0, Contribución a la política de inte*ración económica de América Latina,
&C4.5<.A<K, "antia*o, junio.
• C&PAL, Panorama de la nserción nternacional de América Latina ) el Caribe <==J@<==A,
capítulo G, p+*inas 5<? ) si*uientes.
251
251
• C&PAL /5??30, América Latina: comercio e.terior se*2n la C(. 42mero 5?, volumen 5,
e.portaciones. LCVL.5A>P@P, "antia*o.
• C&PAL /5??J0, Panorama de la nserción nternacional de América Latina ) el Caribe, 5??J
, LClL.5?P5
• CBACB$LAD&", #, /5??<0 , &conomía nternacional, "e*unda &dición, #c. LraE Bill,
se*unda edición, impreso en Colombia.
• C$"!A, Li*ia, /5??30, &strate*ias de inte*ramao entre empresas no +mbito do
#&'C$"(L: o e.emplo das joint@ventures. Doletín de nte*ramao Latinoamericana 4n 5=.
"ecretaría Leneral de 'elaciones &.teriores, Drasil, julio@septiembre.
• CB(D4$G"T%, L$P&R ) P$'!A /5??P0, La nueva inversión e.tranjera directa en la
Ar*entina. Privatizaciones, mercado interno e inte*ración re*ional. Centro de investi*aciones
para la transformación /C&4!0, Duenos Aires, ma)o.
• D FLPP$ /<==J0, Las Asimetrías en los acuerdos de inte*ración de América Latina ) el
Caribe. Documento de consultoría redactado para el "istema &conómico
Latinoamericano, "&LA, "PVD n2mero >@=J
• D FLPP$ /<===0, Llobalización, inte*ración re*ional ) mi*raciones, en La #i*ración
nternacional ) el Desarrollo en las Américas, "imposio en Costa 'íca, or*anizado por
C&PAL, DD, $#, ) F4(AP, mes de septiembre.
• D FLPP$ /5??A0, 'e*ionalismo ) multilateralismo en la inte*ración de América Latina.
&n EEE.difilippo.cl
• Di Filippo /5??K0, &l "istema Centro Periferia Bo), en 'evista de C&PAL, 42mero
&.traordinario para el >= Aniversario. !ambién en EEE.difilippo.cl
• D FLPP$ /<==P0, !Eo !)pes of 'e*ional nte*ration Processes, "tanford (niversit),
Latin American "tudies Center, Lunc, Lecture at Dolivar Bouse. ncluido en IorCin*
Papers of "tanford Center for nternational Development, Department of &conomics
Landau Duildin*, California. !ambién en EEE.difilippo.cl
• D FLPP$ /<==J0, La Comunidad "udamericana de 4aciones como pro)ecto de lar*o
plazo, incluido en Alan Fairlie /editor0, Paises Andinos Frente al !LC ) la Comunidad
"udamericana de 4aciones, LA!4 ) Fundación Friedric, &bert "tiftun*
• D FLPP$ ) F'A4C$ /<===0, nte*ración 'e*ional, Desarrollo ) &-uidad,
C&PALV"i*lo HH, "antia*o.
• Di Filippo /5??K0, La Gisión Centro Periferia Bo), Publicado en 'evista de la C&PAL,
42mero &.traordinario publicado en el cincuenta aniversario de la nstitución, octubre de
5??K, p+*inas 5A>@5KJ. !ambién en EEE.difilipo.cl
• Di Filippo /<==>0 !Eo !)pes of 'e*ional nte*ration Processes. Center for Latin
American "tudies, Dolivar Bouse, "tanford, California. !ambién en EEE.difilippo.cl
• Di Filippo / 0, La Comunidad "udamericana de 4aciones como Pro)ecto de Lar*o Plazo.
!rabajo presentado a la reuniYn anual de la 'ed Latinoamericana de Pol[tica Comercial
• Di Filippo /<==A0, $ri*en ) Desarrollo del Qrea de Libre Comercio de las Américas.
!rabajo presentado al "eminario sobre #odelos de nte*ración ) Procesos nte*radores en
América Latina, or*anizado por la Fundación del Qrea #editerr+nea Latinoamericana
/A#&LA0, la Fundación Ca;ada Dlanc,, ) el Cole*io de Altos &studios #i*uel "ervet.
Galencia, <J@<K de marzo de <==A. !ambién en EEE.difilippo.cl
252
252
• D FLPP$, Armando /5??P0, 'e*ionalismo abierto e inversión e.tranjera en América
Latina. C&PAL, Documento de !rabajo 4n 3P, "antia*o.
• D FLPP$, Armando /5??>0, Politicas de inte*ración, competencia ) competitividad en
América Latina, incluido en C$#P&!&4CA ) C$#P&!!GDAD &4 A'&A"
&C$4$#CA" 4!&L'ADA": P'$C&"$" % &HP&'&4CA" &4 LA (4$4
&('$P&A % &4 A#&'CA LA!4A, "eminario or*anizado por el Centro de Formación
para la nte*ración 'e*ional /C&F'0 Lrupo de 'ío, (nión &uropea, Piri+polis J al 5= de
marzo.
• D FLPP$, Armando /5??30 'evolución nform+tica, Desarrollo &conómico )
Competitividad, ponencia preparada para la 'eunión 'e*ional sobreLestiónde
nformación, or*anizada por CLAD&" ) C&PAL, "antia*o de C,ile, ma)o.
• D FLPP$ A /5??P0, 'e*ionalismo abierto ) empresas latinoamericanas, en 'evista
Pensamiento beroamericano /A&CVC&PAL0, #adrid, Sulio@diciembre.
• D FLPP$ ) F'A4C$ /5??A0, Aspectos sociales de la inte*ración re*ional, en C&PAL,
"erie Políticas "ociales n2mero 5P, volumen 5.
• D(444L, So,n /5??30, !rade, location of economic activit) and t,e multinational
enterprise: A searc, for an eclectic approac,. &.traido de !,e t,eor) of transnational
corporations. Golume . &dited b) So,n Dunnin*, !,e (nited 4ations Librar) on
transnational corporations. !ransnational Corporations and #ana*ement Division.
'outled*e, London, 4eE %orC, 5??3.
• &"CA!B /<==50, Las economías pe-ue;as de América Latina ) el Caribe. 'evista de la
C&PAL AP, "antia*o de C,ile, a*osto
• &('$P&A4 C$##""$4 /5??P0, !rade and nvestmen, Discussion Paper, Directorate
Leneral for &.ternal &conomic 'elations, December.
• &C$"$C, $4( /5??30, Contribution of tec,nolo*) to industrialization and re*ional and
*lobal inte*ration, 'eport of t,e "ecretar) Leneral, &VC4.5JV5??3V<.
• F'A4C$ ) D FLPP$ /5??A0, #ercados de !rabajo, competitividad, ) conver*encia,
trabajo presentado al "eminario 6La inte*ración re*ional ) los desafíos de la competitividad )
la conver*encia9. C&F'V"&LA, Caracas, 3 al J de marzo .
• F(&4!&" % SA'A#LL$ /5??P0, &l comercio intraindustrial para la especialización de
América Latina. Corporación Latinoamericana de &conomía nternacional, Documentos
CLAD&. F&"C$L, Do*ot+.
• FF'&4CB DAG" % D FLPP$ /<==30, &l 'ol de las nstituciones 'e*ionales en la
Llobalización. &n 'evista de &studios nternacionales. & de la (. de C,ile, a;o HHHG,
junio. !ambién en EEE.difilippo.cl
• LA''LA ) "A4L(4&!! /5??P0, c&s el #&'C$"(' un blo-ue naturald. Centro de
&conomía nternacional, #inisterio de 'elaciones &.teriores, Duenos Aires.
• LA!! /5??<0, &.amen de las Políticas Comerciales, &stados (nidos, . vol2menes ) .
• LA!!, /5??30, &.amen de las Políticas Comerciales, Comunidades &uropeas,, informe de la
"ecretaría. CV'#V"V3J.D
• LA!! /5??30, &.amen de las Políticas Comerciales, Sapón, Gol2menes ) .
• LA!!, /5??3, 5??P,5??>0 &l Comercio nternacional, !endencias ) &stadísticas, Linebra.
253
253
• L'$""#A4 L, ) B&LP#A4 & /5??50, nnovation and LroEt, in t,e Llobal &conom),
Cambrid*e #! Press.
• L$'DA4$ et al, /<==P0, &l tratamiento de las asimetrías en los acuerdos de inte*ración
re*ional, "D4 ?>=@A3K@5?<@?.
• /LA!40, or*anizada por la Facultad Latinoamericana de Ciencias "ociales /FLAC"$0 de
Ar*entina., entre el 53 ) el 5J de octubre de <==>. !ambién en EEE.difilippo.cl
• Tanner Aimee /<==<0, &uropean (nion@#ercosur 'elations: !,e institutionalization of
Cooperation, en Sean #onnetV'obert "c,uman Paper "eries, Gol.5 4umber K, $ctober
<==<
• 4ort, Dou*las /5??=0, nstitutions, nstitutional C,an*e, and economic performance,
Cambrid*e (niversit) Press.
• Pe;a Feli. /<==A0, c(n potencial desaprovec,adod 'elaciones ) 4e*ociaciones
#&'C$"('@(& en una perspectiva empresaria.
• Gaillant #arcel /<==A0, BoE to rescue t,e trade a*reement betEeen t,e &( and
#&'C$"('. Presentado a 6&(@#&'C$"(' trade ne*otiations: maCe or braCed
$r*anizado por la #&'C$"(' C,air of "cience Po, IorCin* Lroup on &(@
#&'C$"(' 4e*otiations, nstitute da etudes politi-ues de Paris.
• "ucesivas declaraciones del Foro empresarial #&'C$"('@(& /#&DF0 en
EEE.mebf.or*
• "ucesivos comunicados conjuntos de los encuentros ministeriales /#inisterial #eetin*0
&(@#&'C$"(' en Commission &uropéene, D@5=P?, Drussel@Del*ium.
• (4C!AD /<==A0, !rade and Development 'eport <==A. C,apter . !,e 64eE
'e*ionalism9 and 4ort,@"out, !rade A*reements, (nited 4ations 4eE %orC and Leneva,
<==A. (nctadV!D'V<==A
• 4!AL /5?K=0, &l mar*en de preferencia arancelario ) sus efectos en el comercio intra@
ALALC. 'evista 4!&L'AC$4 LA!4$A#&'CA4A, 4nP?, Duenos Aires, a*osto.
• D'D /5??P0, !,e neE re*ionalism and its conse-uences, nternational &conomics
Department, #arc,.
• '&LAVDD /5??J0, Forei*n direct investment in Latin America in t,e 5??=s, editado por
'&LA, #adrid.
• ADDV4!AL /<==>0, CA'C$# 'eport 4um. <, coordinado por Sessen AnneCe "D4
?>=@A3K@<5A@K, Duenos Aires, a*osto.
• T'(L#A4 P ) $D"!F&LD # /5??P0, &conomía nternacional, #c. LraE Bill,
Darcelona.
• T'(L#A4 Paul/ 5??P0, Competitiveness: a dan*erous obsession, Forei*n Affairs, Golumen
A3, n2mero <, abril ma)o.
• T(IA%A#A, #iCio /5??<0, 4eE forms of investment /4F0 in Latin American@(nited
"tates trade relations. C&PAL, IorCin* Paper 42mero A, "antia*o, "eptember.
• L$RA4$ /5??30, La niciativa para las Américas: el comercio ,ec,o estrate*ia, 'evista
4ueva "ociedad, n2mero 5<>, ma)o@junio, p+*inas 5<5@53P
254
254
• L(CA4L&L, Sor*e /5??<0, nte*ración comercial, intercambio intraindustrial ) creación )
desvío de comercio. /Gersión preliminar0. Pro)ecto nte*ración &conómica de la
"ubsecretaría de &studios &conómicos de la "ecretaría de Pro*ramación &conómica. Duenos
Aires, septiembre.
• L(CA4L&L, Sor*e /5??<0, nte*ración comercial, intercambio intraindustrial ) creación )
desvío de comercio. /Gersión preliminar0. Pro)ecto nte*ración &conómica de la
"ubsecretaría de &studios &conómicos de la "ecretaría de Pro*ramación &conómica. Duenos
Aires, septiembre.
• L(CA4L&L, Sor*e /5??30, La presencia del comercio intraindustrial en el intercambio
entre la Ar*entina ) Drasil. Doletín nformativo !ec,int, 4n <A>, Duenos Aires, julio@
septiembre, 5??3.
• #A!!A' ) "CBA!A4 /5??30, &l comercio intraindustrial e intrafirma #é.ico@&stados
(nidos. Autopartes, electrónicos ) petro-uímicos. 'ev. Comercio &.terior, #é.ico, feb.
• #4"!&'$ D& &C$4$#A /5??<0, 'ep2blica Ar*entina, niciativas inter e
intraempresariales Ar*entino@Drasile;as en el marco del #&'C$"('. Pro)ecto Ar* ?5V=5?
Wnte*ración &conómicaW "ubsecretaría de &studios &conómicos, P4(D. Duenos Aires.
• #4"!&'$ D& '&LAC$4&" &H!&'$'&" /5??<,5??30, Drasil, Doletín de
nte*ración Latinoamericana. 4ns. >, J, A, K, ?, 55, ) 42mero especial de marzo de 5??3.
Drasilia.
• #4"!&'$ D& &C$4$#A /5??<0, 'ep2blica Ar*entina, niciativas inter e
intraempresariales Ar*entino@Drasile;as en el marco del #&'C$"('.Pro)ecto Ar* ?5V=5?
Wnte*ración &conómicaW "ubsecretaría de &studios &conómicos, P4(D. Duenos Aires.
• #&'C$"(' /5??50, !ratado de Asunción
• 4$'!B D$(LLA"" /5??30, nstituciones, cambio institucional ) desempe;o
económico, Fondo de Cultura &conómica, #é.ico.
• $CA#P$ /<==50, 'aul Prebisc, ) la A*enda del Desarrollo en los albores del si*lo
HH9., 'evista de la C&PAL, 42mero A>, "antia*o de C,ile, diciembre.
• $&A /<==30. Las asimetrías en los !LC contempor+neos ) el !LC Centroamérica@&stados
(nidos /CAF!A0, preparado por Sosé "alazar@Hirinac,s, Director (nidad de Comercio de
$&A. &.traído de p+*ina Eeb de $&A.
• $&A /5??K0, #ecanismos ) medidas para facilitar la participación de las economías m+s
pe-ue;as en el +rea de libre comercio de Las Américas: actualización. $&A, &studios de la
(nidad de Comercio. P+*ina Ieb de $&A.
• $'LA4RAC$4 #(4DAL D&L C$#&'C$ /$#C0 /5??>0, &l comercio
internacional 5??>, tendencias ) estadísticas, Linebra.
• PA&" "AD$A & /5??30, As zonas francas e o #ercosul, Doletin de nte*racao
latinoamericana, 42mero ?, Drasilia, "ecretaria Leneral de 'elaciones &.teriores, abrilVjunio.
255
255
• P&'&", I /5??30, &fectos din+micos de la inte*ración económica: apro.imaciones
analíticas, en ndustrialización ) Desarrollo !ecnoló*ico, C&PAL, División de Desarrollo
Productivo ) &mpresarial. nforme n2mero 5P.
• P$'!&', #ic,ael /5??50, La ventaja competitiva de las naciones, &ditorial
Ger*ara, Duenos Aires.
• P$"4&', # /5?J50, nternational trade and tec,nical c,an*e, en $.ford &conomic Papers,
Gol.53, p+*s 3<3@3P5.
• '$#&' P /5?KJ0, ncreasin* returns and lon* run *roEt,, Sournal of Polítical &conom),
octubre.
• '$#&' P /5??=0, &ndo*enous tec,nolo*ical c,an*e, Sournal of Political &conom),
octubre.
• '$"&4!BAL, L /5??30, La inte*ración re*ional en los aYs noventa, 'evista de la C&PAL
n2mero >=, "antia*o de C,ile, a*osto.
• '$"&4!BAL, L /5??A0, &CLAC position paper on ,emisferic inte*ration, &CLAC,
januar).
• "&LA b0 /<==>0, La institucionalidad de la inte*ración en América Latina ) el Caribe:
posibilidades de articulación ) conver*encia, "ecretaría Permanente del "&LA, "PVD
42mero K@ =>, Caracas, Genezuela.
• "&LA /<==>0, Propuesta para el tratamiento de las asimetrías en la Comunidad
"udamericana de 4aciones. Documento preparado para la 'eunión de "e*uimiento sobre
el !ema de las Asimetrías, en la "ecretaría Leneral de ALAD, #ontevideo 5> ) 5J de
noviembre.
• "&LA /<==>0, Ar-uitectura institucional de la inte*ración para la articulación )
conver*encia, HHH 'eunión $rdinaria del Consejo Latinoamericano, "PVCLVHHH.$AD
42mero 5=@=P.
• "&LA /<==>0, La nstitucionalidad de la nte*ración en América Latina ) el Caribe:
posibilidades de articulación ) conver*encia, !rabajo de Consultoría elaborado por Saime
&sta) ) Carlos $tto G+s-uez.
• "&LA /<==>0, An+lisis de las Disposiciones de trato especial ) diferenciado. Documento
preparado por Givianne Gentura Días. HH 'eunión $rdinaria del Consejo
Latinoamericano, Caracas, Genezuela <5 al <3 de noviembre.
• !(""& /<==P0, La Política Comercial en un conte.to de federalismo, documentos de
trabajo FLAC"$ LA!4.
• !$D4, Sames /5?KP0, $n t,e efficienc) of t,e financial s)stem, Llo)ds DanC 'evieE 5>3,
jul) 5@5>.
• !$D4, Sames /5?K=0, Financial structure and monetar) rules, publicado en Tredit und
Tapital 5J/<0: p+*inas 5>>@A5.
• !(L$'&" Suan /5??P0, &C$4$#A 4!&'4AC$4AL & 4!&L'AC$4
&C$4$#CA, #C L'AI BLL.
• (4C!AD /5??30, Iorld nvestment 'eport 5??3: !ransnational Corporations and
nte*rated nternational Production, 4eE %orC.
• (4C!AD /5??>0, 'ecent Developments in nternational nvestment and !ransnational
Corporations, !DlDl!4Cl<, februar) 5??>.
256
256
• (4C!AD /5??5,5??<,5??3,5??P,5??>0, Iorld nvestment 'eport, 4eE %orC, (nited
4ations.
• (4!&D 4A!$4", !,e neE re*ionalism. ID&', Iorld nstitute for Development
&conomic 'esearc,. BelsinCi, 5??P.
• G4&', Sacob /5?><0, nternational trade and economic development, Conferencias
dictadas en la (niversidad 4acional de Drasil ) publicadas en Llencoe , Free Press,
$.ford, Clarendon Press.
• G&'4$4, 'a)mond /5?JJ0, nternational investment and international trade in t,e product
c)cle, en 7uarterl) Sournal of &conomics, vol.K= /ma)o0, p+*inas 5?=@<=A.
• G4&', Sacob /5?>=0, !,e customs union issue, 4eE %orC, Carne*ie endoEment for
international peace, London, "tevens.
• ILLA#"$4, $ /5?K?0, Las instituciones económicas del capitalismo, Fondo de Cultura
&conómica, #é.ico
"antia*o <K@=<@<=5=
257
257