You are on page 1of 88

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MÉXICO

FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES
ZARAGOZA
PISCOLOGIA
LA METÁFORA COMO HERRAMIENTA EN LA
PSICOTERAPIA ERICKSONIANA.
TRABAJO FINAL DE DIPLOMADO
QUE PARA OBTENER EL TITULO DE
LICENCIADA EN PSICOLOGIA
P R E S E N T A
JUANA FRANSEMY OLMEDO CAMACHO
JURADO DE EXAMEN
ASESORA: MTRA. Ma. YOLANDA AGUIRRE GÓMEZ
JURADO: MTRA. ALMA LIDIA MARTINEZ OLIVERA
MTRA. JUANA BENGOA GONZÁLEZ
MTRO. MARCELO ÁLVAREZ CÓRDOVA
LIC. PEDRO VARGAS AVALOS
MÉXICO D.F. !!"
Índice
Resumen ………………………………………………… 2
Introducción....................................................................... 3
I. Hipnosis……………………………………………….. 4
I.1. Definiciones…………………………………………. 4
I.2. Antecedentes………………………………………… 6
I.3. Hipnoterapia ………………………………………... 13
I.4. Hipnosis Ericksoniana……...……………………….. 14
II. Psicoterapia…………………………………………... 1
II.1. Psicoterapia Ericksoniana………………………….. 1!
III. "undamentación teórica……………………………... 2!
I#. "undamentacion $ocia%……………………………… 33
#. Desarro%%o…………………………………………….. 44
#.1. Patrones de met&fora……………………………….. 44
#.2. '(u) es una met&fora*.............................................. +1
#.3. ',ómo se -ace una met&fora*................................... +3
#.4. ',ómo se de.e narrar %a met&fora*........................... +
#I. E/periencia terap)utica……………………………… 6+
An&%isis…………………………………………..……… 6
,onc%usiones…………………………………………….
0i.%io1raf2a……………………………………………… 3
Ane/os………………………………………………...… 31

Resumen
El contenido de este trabajo se basa sobre psicoterapia
ericksoniana, definiciones de hipnosis, hipnoterapia y
psicoterapia, la construcción y narración de la metáfora en la
terapia, como algunas definiciones de los patrones de metáfora y
aplicación de está en la sociedad. De la influencia de está, en
diversos problemas o situaciones; sobre las aportaciones de
Milton . Erickson, describiendo a la hipnosis como un estado
presente en nuestra vida diaria. !e e"ponen dos ejemplos para
finali#ar los cuales fueron trabajados con la narración de una
historia $ue envolviera la metáfora relacionada con la situación
e"puesta en el consultorio.
%
Introducción
Erickson, psi$uiatra y psicoterapeuta del siglo pasado por su
genio en la comunicación simultánea entre el consciente y el
inconsciente, comparte una nueva forma de hacer hipnosis en el
sentido $ue no utili#a la sugestión directa sino una comunicación
basada en un lenguaje indirecto y el empleo de metáforas. &omo
fue un e"traordinario terapeuta su manera de hacer hipnosis lleva
su nombre' ipnosis Ericksoniana. (a hipnosis es un estado
modificado de conciencia $ue todos conocemos, por ejemplo;
)cada ve# $ue se nos va el santo al cielo*. En ese momento
estamos lejos de la realidad y sin darnos cuenta, nos encontramos
en el trance hipnótico, $ue es el camino hacia el inconsciente. De
esta manera el terapeuta en ipnosis Ericksoniana va a orientar a
su paciente acceder a los recursos de su inconsciente para
optimi#arlos, y encuentre +l mismo la solución a su problema. En
especial este trabajo aborda la narración de la metáfora en la
terapia, definiciones, formas de contarlas, como reali#ar
metáforas ,tiles, a $uien narrarlas, a $ue edad y en $ue
situaciones o problemas se narra la metáfora. !e finali#a con la
presentación de dos casos $ue se trabajaron con la narración de
una historia $ue en esta se encontraba la metáfora de la situación
planteada en el consultorio en ese d-a.
.
I. Hipnosis
Con el paso de los años, se han ido desarrollando diversas
definiciones del término hipnosis, todas ellas desde distintas
posturas teóricas y filosóficas. Sin embargo, hasta la fecha no
existe una definición comúnmente aceptada de hipnosis, ni
tampoco existe ninguna teoría única ue con!unte y represente sus
diferentes facetas, ya ue a pesar de su larga historia, el concepto
de hipnosis resulta todavía muy controvertido "#ap$o, %&&&'.
Si retomamos el término de hipnosis en el (iccionario
pedagógico psicológico "%&&&' )a hipnosis es una palabra griega
"hypnos' para sueño, no supone estar dormido si no, un cambio
en la atención ue puede ocurrir en segundos, bien con
orientación o espont*neamente.
I.1 Definiciones
+or su parte #ap$o, "%&&&, p*gs, %& y,-' comenta ue en la
actualidad, sí se revisan las diversas definiciones de hipnosis
normalmente se encuentran algunas como estas.
)a hipnosis es una imaginación guiada, el hipnoti/ador, ya sea
otra persona "heterohipnosis ó uno mismo "auto hipnosis' actúa
como una guía para ver la experiencia como fantasía.
)a hipnosis es un estado alterado de conciencia ue es natural. )a
persona entra en un estado hipnótico, un estado claramente
0
diferentes del estado 1normal2, a través de un proceso natural ue
no implica la ingestión de ninguna sustancia ni de otros
tratamientos físicos.
)a hipnosis es un estado rela!ado e impersugestionable. )a
persona entra en un estado muy rela!ado de mente y cuerpo y
posteriormente responde m*s a la sugestión.
)a hipnosis es un estado de intensa concentración, ue se centra y
maximi/a en una sola idea o estímulo sensorial cada ve/.
)a hipnosis es un procedimiento durante el cual un profesional de
la salud ó un investigador sugieren a un cliente, a un paciente ó a
un su!eto ue experimente cambios en las sensaciones,
percepciones, pensamientos o conductas. 3l contexto hipnótico es
generalmente establecido por un procedimiento de inducción.
4unue existen inducciones hipnóticas muy diferentes, la
mayoría de ellas incluyen sugestiones para la rela!ación, la calma
y el bienestar.
)a hipnosis no es un tipo de terapia como el psicoan*lisis o la
terapia conductual. 3s un procedimiento ue puede usarse para
facilitar la terapia. (ebido a ue no es un tratamiento por sí
misma.
)a hipnosis es un estado mental y físico en el ue 1cambiamos2 la
forma de funciona de la conciencia. 5ormalmente estamos m*s o
6
menos atentos, pero captando lo ue sucede a nuestro alrededor,
si aprendemos a 1reducir2 la atención difusa "la ue se dirige al
entorno, al ambiente', al tiempo ue aumentamos la atención
interna, la ue se dirige a nuestros propios pensamientos,
llegaremos a conseguir un estado de 1superconcentración2,
dirigida exactamente a auellos contenidos ue nos interesen.
3ric$son representante de la hipnosis natural, la considera como
una aptitud o capacidad personal, una experiencia cotidiana, en
donde se tiene acceso a las capacidades y recursos internos ue
antes no se habían usado, pero ue allí est*n siempre "789anlon,
%&:&'.
3ric$son llamaba a estos periodos naturales de rela!ación y
regeneración, los trances comunes de todos los días, pues
parecían ser un rasgo normal y espont*neo tanto en la vida diaria
como en la sala de consulta.
I.2. Antecedentes
)os estados de 1trance2 est*n descritos desde tiempos antiguos.
3n las culturas no occidentales se empleaban sobre todo por parte
de los 1curanderos o 1sacerdotes2, siendo ellos generalmente "los
curanderos' uienes entraban en trance como parte de la
ceremonia de curación.
;
)os hombres primitivos no sabían, ni tenían la necesidad de
explicarse, cómo es ue sucedía y solamente atribuyeron estos
fenómenos a un ser superior, sin embargo a través del tiempo el
ser humano ha buscado explicaciones ob!etivas a estos
fenómenos, entre ellos la hipnosis. 7btenían datos por medio de
la observación, posteriormente lo llevaban a la pr*ctica<
experimentando en sí mismos los efectos y posteriormente a la
aplicación de métodos cada ve/ m*s sistemati/ados.
(esde los tiempos bíblicos el mane!o de la hipnosis ya se
reali/aba de manera dirigida, aún cuando se le denominaba de
otras maneras "1monoidealísmo2, 1sueño psicosom*tico2,
1rela!amiento2, 1hipoanestecia2 e 1hipnorela!amiento2'. Su
pr*ctica data aproximadamente de unos dos mil años antes de
nuestra era, yoguis y fauires emplearon técnicas de trance ue
permitieron lograra estados de profundidad espiritual. )os
chamanes de diferentes culturas reali/aron rituales "con!unto de
reglas establecidas para el culto y ceremonias religiosas' de
curación, empleaban técnicas de trance para 1reconocer a los
demonios2 en las personas y combatir las enfermedades
generadas en estas "+arra, %&:0'.
=etomando la información obtenida (iccionario pedagógico
psicológico "%&&&', empe/aremos hablando del origen de la
>
hipnosis. con ?riedrich 4nton @esmer. 3l sueño producido por
trance hipnótico fue descubierto en %>:0 por un discípulo de
@esmer, el marués de +uysegur. 3n %:,6 fueron descritos y
definidos algunos fenómenos hipnóticos. las alucinaciones, la
sugestión postAhipnótica, la anestesia y la analgesia.
#a en el siglo BCDDD se dió la auténtica revolución científica de la
hipnosis con ?ran/ 4nton @esmer "%>EEA%:%6', uien fue el
primero en ver aspectos importantes de la relación entre el
hipnoti/ador "curandero' y paciente. Dnfluido por las teorías de
+aracelso, aseguraba la existencia de una 1energía o 1fluido
cósmico,2 creadora de materia, capa/ de penetrarlo todo y ue
e!erce una especial influencia sobre el hombre, posteriormente
esta energía fue bauti/ada como 1fuer/a magnética o energía
magnética.
@esmer desechó los magnetos posteriormente y comen/ó a
considerarse el mismo como un magneto a través del cual podía
conducirse una fuer/a vital fluida ue luego era trasmitida a otro
como una fuer/a curativa. 3sto es lo ue llamó 1magnetismo
animal.2 @esmer trato de interesar a la Sociedad @édica Cienesa,
pero esta lo expulso diciendo ue sus curaciones soló se debían a
la imaginación recha/ando sus teorías.
:
Foda esta creencia m*gica se comprobó posteriormente ue no
era m*s ue pura sugestión. # fue la base de desarrollos
posteriores del proceso hipnótico tal como m*s o menos se
concibe hoy en día.
@esmer y seguidores afirmaban ue los procedimiento curaban
una amplia variedad de indisposiciones, incluso varios tipos de
dolores, afecciones, reum*ticas, asma, inflamaciones, amenorrea,
impotencia y enfermedades de la piel. 4uue las afirmaciones de
los mesmeristas eran exageradas, en un estudio minucioso sobre
los testimonios hallados, se observa ue, sin lugar a duda, sus
procedimientos canali/aron la recuperación de algunos pacientes
y ayudaron otros a sentirse me!or o a redefinirse a si mismos
como sanos a partir de ese momento.
@esmer proponía ue las enfermedades eran consecuencias de
una 1aberración de la armonía org*nica2 pensaba ue la curación
consistía en hacer fluir el, magnetismo, retirarlo de una /ona del
cuerpo y hacerlo llegar a otra, a través de la voluntad y de la
concentración mental. Gl consideraba a la enfermedad como
resultado de una mala distribución del fluido en los diferentes
órganos, la crisis surgía por el hecho de ue al reestablecer la
repartición armónica del fluido se devolvía la salud, de este modo
&
reali/ó muchas curaciones, algunas de ellas sorprendente< pero
siempre estuvo envuelto en esc*ndalos a causa de sus seguidores.
?inalmente, se encontró ue aunue @esmer estuvo euivocado,
=especto a su teoría, 9ilgard y 9ilgard "%&&-' di!eron dos cosas
en su defensa. %' buscaba valerse de la ciencia física moderna
para reempla/ar algunas de las supersticiones de la época. ,'
aunue el resultado de las curaciones eran producidas por la
imaginación, no hay duda de ue eran producidos.
Hames Iraid en %:0E "citado en Jrause, ,--6' fue el primero en
considerar la importancia de la sugestión en el mesmerismo y
también en denominar hipnosis a ese estado. ?reud y Ireuer
contribuyeron con sus estudios sobre la hipnosis al desarrollo del
psicoan*lisis. 3l estado hipnótico se puede inducir de muchas
maneras. mediante estimulación visual "se emplea, por e!emplo,
un ob!eto en movimiento', mediante estimulación t*ctil "tocando
los p*rpados para obligarlos a cerrarlos, golpeando la frente, etc.'
y utili/ando estimulación auditiva "repetición monótona de
frases'. 5o se puede decir ue un método sea m*s efectivo ue
otro, ya ue depende del paciente concreto ue vaya a ser
hipnoti/ado. Con cualuiera de los procedimientos se utili/a la
sugestión. )o ue se hace es mantener al individuo rela!ado e ir
verbali/ando de modo pausado y suave. éste siente ganas de
%-
dormir, pierde sus sensaciones, etc., hasta llegar así al estado
hipnótico.
(urante la hipnosis, el individuo es consciente de todos sus
pensamientos y sensaciones. 4lrededor del &6K de las personas
son hipnoti/ables en uno u otro grado. 3s muy improbable ue un
su!eto responda a sugestiones per!udiciales o peligrosas.
9ipólito Ierheim, psiuiatra y profesor de la facultad de
@edicina de 3strasburgo, se contacto con un médico rural,
)iebeault, desarrollo un método hipnótico muy parecido al ue
hoy en día empleamos. Se aportaba completamente de las turbias
teatralidades del método mesmeriano. Huntos crearon la 13scuela
psicológica de 5ancy2 fue pionera del estudio de la hipnosis y
opuesta a la 13scuela neurofisiología de parís2. 9abía un
neurólogo importantes en ese tiempo, Charcot el impartía
lecciones de neurología, psiuiatría e hipnosis, el tenia una
doctrina la cual es, ue solo se podían hipnoti/ar a los enfermos
histéricos, tenia mucha fama como neurólogo, ue por sus aulas
pasaron alumnos ue con el tiempo fueron grandes médicos
como, Sigmund ?reud.
)a escuela de 5ancy, menos laureada en su época, traba!ó de
forma m*s callada las publicaciones de Iernheim son
%%
predecesoras de la moderna medicina psicosom*ticas, y de las
aplicaciones de la hipnosis en este tipo de enfermedades.
)a hipnosis se mantuvo en los 3stados Lnidos con los escritos
de Milliam Hames, @orton +rince y Ioris Sidis, en 3uropa, Hanet
acuñó el concepto del inconsciente y usó de la hipnosis como
método para acceder a las capas desconocidas de la conciencia.
Ireuer y ?reud empleaba la regresión hipnótica como base para
llegar al an*lisis de los contenidos inconscientes traum*ticos.
?reud abandonó m*s adelante la técnica, al desarrollar el método
psicoanalítico, si bien en sus últimos años reconoció la valide/ de
la hipnosis como un método efica/.
?inalmente, se encontró ue aunue @esmer estuvo euivocado,
=especto a su teoría, 9ilgard y 9ilgard "%&&-' di!eron dos cosas
en su defensa. %' buscaba valerse de la ciencia física moderna
para reempla/ar algunas de las supersticiones de la época. ,'
aunue el resultado de las curaciones eran producidas por la
imaginación, no hay duda de ue eran producidos.
Congruentemente, con los principios de 5ancy, en los años
cincuenta, @ilton 9. 3ric$son, psiuiatra norteamericano,
desarrollo las técnicas hipnóticas cl*sicas, d*ndoles un nuevo
sentido, e instrumento nuevas. Dncorporó todas ellas como parte
de un estilo de comunicación en general y de comunicación
%,
terapéutica en particular, eliminando la formalidad y los ritos de
la hipnosis cl*sica, de modo ue se llego a hablar ue @ilton 9.
3ric$son, hacia 1hipnoterapia sin trance2. Sus aportaciones a la
hipnosis moderna han sido fundamentales al grado ue se le
considera el padre de la hipnosis moderna "=obles, ,--6'.
I.3 Hipnoterapia
Ias*ndonos en el (iccionario +sicológico +edagógico "%&&&' el
empleo de la hipnosis como técnica terapéutica. )a hipnosis ha
obtenido cierto éxito en el tratamiento de enfermedades de la piel
para aliviar el dolor de las molestias del parto o de
menstruaciones dolorosas. Fambién se ha utili/ado con éxito y
con!untamente con anestésicos uímicos para evitar dolores
uirúrgicos. 3n odontología se utili/a para rela!ar al paciente. )a
hipnoterapia es una forma de comunicación terapéutica directiva,
basada en una relación estrictamente complementaria. 3l
hipnoterapeuta induce un estado de trance en el paciente,
poniéndolo en una situación ue le permita usar su propia
capacidad creativa para resolver problemas. )os diversos métodos
hipnoterapéuticos tienen por ob!eto crear y estabili/ar relaciones
complementarias entre el paciente y el terapeuta, ya sea eludiendo
la resistencia del paciente o haciéndola parecer infructuosa. 3n el
marco de esta relación, el psicólogo es capa/ de implantar
%E
sugerencias ue alteran la patología en los esuemas de conductas
e interpretación del paciente.
3s una de las m*s provechosas aplicaciones de la hipnosis para
corregir y reprogramar patrones inadecuados de conducta a nivel
del subconsciente, consiguiendo así la me!oría del problemas
emocionales psicosom*ticos.
I.4 Hipnosis Ericksoniana.
3sta hipnosis es diferente a la tradicional en el sentido ue no
utili/a la sugestión directa o m*s bien una forma de comunicación
basada en un lengua!e indirecto con el empleo de met*foras. (e la
realidad y sin darnos cuentas est*n en trance hipnótico ue es el
camino hacia el inconsciente.
3ric$son se intereso por demostrar el poder de la hipnosis como
una herramienta clínica, también cuando empe/aba señalo y
enseño ue el trance hipnótico era una condición espacial. Señalo
ue este estado puede ocurrir en la vida diaria de manera ue se
trata de un evento natura< como también escribió ue la hipnosis
no era meramente rela!ación, ni momento de desatención o
confusión, sino un estado de extensión inusual ue podría ser de
algunos minutos o a veces de horas.
)a esencia de la hipnoterapia 3ric$soniana no es 1poner2 algo en
los pacientes, sino m*s bien evocar o suscitar algo en ellos sin
%0
ue ese algo esté influido por sus propios marcos de referencia
conscientes y sus limitaciones aprendidas ya ue el propósito
esencial hipnoterapia es provocar respuestas y despertar
potenciales no deformados ue sur!an dentro del mismo paciente.
3ric$son solía decir. 1la persona hipnoti/ada sigue siendo la
misma persona, solamente su comportamiento es alterado por un
estado de trance, pero aún así ese comportamiento alterado deriva
de la experiencia de vida del paciente y no desde el
terapeuta2 "Neig, %&&:, p*g %-0'.
9ay dos puntos fundamentales en este enfoue. la orientación
naturalista y la utili/ación< explica ue su enfoue era naturalista
ya ue observaba meticulosamente la conducta natural de sus
pacientes y utili/aba continuamente su propio lengua!e, su visión
del mundo y sus recursos internos para ayudarles a resolver por sí
mismos sus problemas particulares.
3n esos casos de trance natural, el consciente est* ocupado y así
de!a abierta la puerta del inconsciente. (e esta manera el
terapeuta, en la hipnosis eric$soniana va a permitir a su paciente
acceder a los recursos de su inconsciente para optimi/arlos. 4sí
encuentra él mismo la solución a su problema.
%6
(urante su traba!o en hipnosis, el terapeuta se aplica a traba!ar
siempre con el mayor respeto de la integridad, la ecología y de los
valores del paciente.
@ilton 9 3ric$son, psiuiatra norteamericano, desarrollo las
técnicas hipnóticas cl*sicas d*ndoles un nuevo sentido e
instrumento nuevas. Dncorporo todas ellas como parte de un estilo
de comunicación en general y de comunicación terapéutica en
particular, eliminando la formalidad y los rituales de la hipnosis
cl*sica, de modo ue se llego a hablar de ue él hacia
1hipnoterapia sin trance2 sus aportaciones a la hipnosis moderna
han sido fundamentales al grado ue se le considera el padre de la
hipnosis moderna.
)o ue distingue con mayor precisión a 3ric$son de otros
terapeutas es ue, se comunicaba metafóricamente con sus
pacientes no les 1interpretaba2 el significado de sus met*foras< es
decir, no traducía la comunicación 1inconsciente2 a términos
concientes. 4nte cualuier expresión metafórica del paciente,
3ric$son respondía de la misma forma, el traba!aba con las
met*foras mediante par*bolas, acciones interpersonales y
directivas para generar cambios.
)a hipnoterapia eric$soniana se enfoca en soluciones, orientadas
a identificar todo lo ue es concerniente al cliente, ue soluciones
%;
han sido intentadas hasta la fecha, y ué es lo ue espera de
resultados.
II. Psicoterapia
Según lo expuesto por Semerari, ",--,' la psicoterapia es un
proceso de comunicación entre un psicoterapeuta "una persona
capacitada para ayudar a general cambio' y otra ue acude a
consultarlo "paciente' ue se da con el propósito de una me!ora en
la calidad de vida en el último, a través de un cambio en su
conducta, actitud, pensamiento o afectos.
)a terapia o psicoterapia es un proceso de aprendi/a!e y
reaprendi/a!e sobre aspectos intelectuales, sexuales, físicos y
emocionales. @ediante el an*lisis, la reflexión y los 1rituales o
tareas2se pretenden una recuperación del significado y el goce de
vivir.
+ueden distinguirse tres tendencias principales en psicoterapia. la
psicoanalítica "ue afirma la existencia de una vida psíuica
inconsciente', la conductista "ue postula ue la mayor parte de
las conductas inadaptadas se deben a fallos de aprendi/a!e' y la
humanista "ue considera ue el su!eto posee el control de su
conciencia y de su voluntad'.
%>
"(iccionario pedagógico psicológico %&&&, p*g. ,;:' @enciona
ue entre los métodos de psicoterapia elemental se incluye la
persuasión, la hipnosis y las técnicas de rela!ación muscular y
autor rela!ación. 9ay tres criterios para evaluar la psicoterapia.
3mpíricos< basados en uno o varios factores. desaparición del
síntomas, me!or adaptación familiar, social, profesional y sexual.
Sistem*ticos, se basan en el examen de protocolos. incremento de
las aptitudes positiva hacia si mismo, aumento de la aceptación de
los otros, disminución de las defensas psicológicas.
Festológicos, consistentes en evaluar el resultado de la
psicoterapia mediante tests psicológicos sobre todo tests
proyectivos, ue se aplican al paciente antes y después del
proceso terapéutico.
II.1. Psicoterapia Ericksoniana
@ilton 9 3ric$son ha sido reconocido como la principal
autoridad mundial en hipnoterapia y psicoterapia estrategias
breves. ?ue una de las personalidades psicoterapeutas mas
creadoras, y sagaces e ingeniosas de todos los tiempos se le llamo
%:
13l m*s grande comunicador mundial2 13l m*ximo
psicoterapeuta del siglo2 su contribución a la practica de la
psicoterapia es demasiado extendida con al contribución de ?reud
a la teoría de la psicoterapia.
)icenciado en +sicología y (octorado en @edicina en la
Lniversidad Misconsin. @as ue cualuier otra persona a sido
responsable de crear una nueva visión de la hipnosis.
5o postulaba ninguna teoría explicita de la personalidad, porue
estaba convencido de ue ello limitaría a la psicoterapia y haría
ue los psicoterapeutas actuaran con mayor rigide/.
+romovía la flexibilidad, la singularidad y la individualidad,
como lo puso en claro en sus escritos y en su manera de vivir. )a
genialidad del traba!o de 3ric$son se encuentra en la utili/ación
de los recursos internos, consider*ndolos únicos de cada persona
para encarar creativamente los problemas de la vida y de todos
los días. )os lectores a menudo experimentan ue sus propios
potenciales son estimulados a leer las historias, los cuentos, las
anécdotas y las met*foras y los casos de 3ric$son.
)a psicoterapia 3ric$soniana es el nombre dado al con!unto de
técnicas, la mayoría de las cuales han sido tomadas de
conferencias, seminarios, talleres y escritos del doctor @ilton 9,
tal ve/ el principal hipnoterapeuta de los 33LL, ue ha de!ado su
%&
influencia en miles de terapeutas y su impronta en la psicoterapia
estadounidense misma. Con el tiempo esto se ha hecho extensivo
alrededor del mundo.
@*s importante aun ue la técnica en si, es la filosofía ue detr*s
de los métodos y el aborda!e t*ctico interpersonal del paciente,
tendiente a liberar sus propias potencialidades, ya sea en estado
hipnótico o despierto.
Su intervención variaba con cada paciente 3ric$son subrayaba la
originalidad de cada individuo uien, motivado por necesidades
personales y defensas indiosincr*ticas, reuería maneras
originales de aborda!e en ves de estilos ortodoxos, poco
imaginativos y doctrinarios.
3l se consideraba así mismo, sus palabras, entonación de la vo/,
maneras de hablar y movimientos corporales, vehículos para
influenciar, ue podían promover cambios. Dnteresado en le
acción, mas ue en la teoría, sus técnicas no eran elegidas de
antemano, eran hechas a medida de las exigencias de la situación
del momento.
Si bien 3ric$son rehusaba en identificarse con las escuelas de
terapia reconocidas, él utili/aba metodología cognitiva,
conductista, analítica y otras dentro del marco de sus maneras
,-
personales de intervención. Ltili/aba la hipnosis cuando la
consideraba útil para acelerar la terapia.
Sus ob!etivos inmediatos eran aliviar los síntomas y resolver los
problemas si bien cambios en la personalidad y en los valores
eran metas ue consideraba ue tarde o temprano serían
alcan/adas "Neig, %&&:'.
)a siguiente lista muestra las características b*sicos del enfoue
eric$soniano, descritas de acuerdo a "Neig, %&&0, y 7O9anlon,
%&:&, +*gs. %:A,E'.
7rientación naturalista.
Comunicación indirecta.
=esponsividad.
Ltili/ación del presente y futuro.
?lexibilidad y observación.
4mpliación y amplificación.
7rientación 5aturalista
3ric$son opinaba ue las personas tienen interiormente las
capacidades naturales necesarias para superar dificultades,
resolver problemas, entrar en trance y experimentar todo los
fenómenos del trance.
3ric$son ve fundamentalmente a los seres humanos como capaces
por naturale/a de conservar y sostener su salud si se les permite
,%
hacerlo. Corresponde a esperar una conducta y crecimientos
normales< los síntomas y la patología son bloueos en esa buena
salud natural. 3l trance en su opinión era una aptitud o capacidad
natural, una experiencia cotidiana. )a tarea del terapeuta consistía
en crear un contexto tal ue permitiera a los pacientes lograr
accesos a capacidades y recursos ue antes no había estado
usando para resolver sus problemas.
3l recurso naturalista se sustentaba ue la psicoterapia y la
hipnosis podían llevarse acabo de tal manera ue parecieran
conversaciones y situaciones muy naturales. 5o era necesario ue
la hipnosis fuera un ritual formal< tampoco consideraba preciso
ue el su!eto tuviera conciencia de ue la inducción del trance ya
se había iniciado o esta en curso de e!ecución. )o mismo podía
decirse de la terapia. 4 menudo 3ric$son narraba anécdotas y
asignaba tareas ue no eran f*ciles reconocer como
intervenciones terapéuticas. )a terapia podía ser un proceso muy
natural no ritualista.
7rientación Dndirecta y (irectiva
4 menudo se dice ue 3ric$son era directivo y ue utili/aba
técnicas y sugestiones indirectas. 3sto podría verse como una
contradicción, pero en realidad no lo es.
,,
3ric$son en efecto era muy directivo en cuanto a conseguir ue la
gente hiciera cosas y blouear pautas antiguas ue mantienen el
síntoma. 5unca pretendió decirle a la gente como tenia ue vivir
o debía mane!ar su vida en general. +ensaba ue esto es erróneo
1PComo si alguien pudiera realmente decirle a otra persona de ue
manera tiene ue pensar sentir y reaccionar ante una situación
determinadaQ2 4signaba tareas y formulaba sugestiones ue se
limitaban a aflo!ar la rigide/ de las personas en medida suficiente
como para ue ella descubriera otros modos de pensar y
comportarse, capaces de eliminar el síntoma. )as sugestiones
implícitas en instrucciones permitían al paciente encontrar sus
propios significados y modo de resolver sus problemas.
3ric$son y =oss. "citado en =osen, %&:;' menciona ue el traba!o
en psicoterapia era muy directivo en el aborda!e de los síntomas,
y muy indirecto en lo concerniente a la manera en ue las
personas vivirían sus vidas una ves suprimida la sintomatología, e
incluso en lo ue tenia ue ver específicamente con la resolución
del síntoma. 1demasiados hipnoterapeutas lo lleva a una a cenar y
después le dicen lo ue tiene ue pedir. #o llevo al paciente a
comer y le digo. Rpida lo ue lo uiera8. 3l paciente elige lo ue
uiere comer. 5o lo molestan mis instrucciones, ue no harían
,E
mas ue obstruir y oscureces sus procesos interiores2 "3ric$son,
en =ossi, %&:%'.
=esponsividad
4unue constituye una preocupación común para la mayoría de
los hipnoti/adores, la hipnoti/avidad no fue un tema en el ue
3ric$son se detuviera mucho. 4dem*s podía obtener resultados
con personas ue la mayoría de los terapeutas o hipnoti/adores
hubieran considerado tratamientos difíciles o imposibles. 4mbos
fenómenos estaban relacionados con la concepción de la
1responsividad2 ue 3ric$son parecía sustentar. )as personas no
est*n fi!adas en su modo de expresión corriente. Son capaces de
reaccionar a diferentes estímulos con diferentes respuestas. 3n
lugar de atribuir un car*cter indestructible a los rasgos de la
personalidad rígida, 3ric$son trataba de aprender las pautas
individuales de conducta y respuesta. (espués podía utili/ar esas
pautas al servicio del cambio, en lugar de tratarlas como
impedimentos.
7rientación de Ltili/ación
)os intereses o condiciones de 3ric$son pertinentes a lo ue creía
ue constituía una situación posible en hipnosis y terapia eran
muy pocos o no existían en lo absoluto. 3ric$son utili/aba las
creencias, conductas, exigencias y características rígidas de modo
,0
tal ue no solo obstaculi/aban de senda hacia los resultados
deseados sino ue incluso facilitaban la terapia.
3ntre los elementos ue 3ric$son utili/aba a menudo en el
tratamiento se contaban los problemas, síntomas presentados las
creencias, delusiones rígidas, y las pautas conductuales rígidas.
Sea lo ue fuere lo ue la persona presenta se le tomo como punto
de partida para una psicoterapia fructífera y, si es posible, se lo
utili/a al servicio del ob!etivo deseado.
7rientación de +resente y de ?uturo
3ric$son no ha sido el primer terapeuta ue introdu!o en la
psicoterapia una orientación m*s de presente, de auí y ahora, a
diferencia de la orientación histórica de las escuelas analítica y
psicodinamica. +ero est* casi fuera de duda, ue fue el primero en
introducir en psicoterapia una orientación del futuro. 5o le
interesaba el, estudio psicológico, y procuraba apartar a la gente
del pasado, inclin*ndolo hacia el presente y el futuro donde podía
abordar las dificultades de modo mas adecuado. )o ue se busca
primordialmente en la psicoterapia SescribióA no es el
esclarecimiento del pasado inmodificable< se va a la psicoterapia
por insatisfacción con el presente y con el deseo de me!orar el
futuro.
,6
3l pasado no puede cambiarse solo se cambia la interpretación y
modelo ue tenemos de verlo e incluso esto de modifica con el
paso del tiempo. 3n consecuencia, el me!or de los casos, los
modos de ver y las interpretaciones del pasado tienen importancia
solo cuando embrutecen a una persona en una rigide/. )a vida se
vive en el presente, para el mañana. +or lo tanto, la psicoterapia
se orienta de modo apropiado con respecto a la vida de hoy al
preparar el mañana, el mes próximo, el año próximo, el futuro
ue en sí mismo impondr* muchos cambios en el funcionamiento
de la persona en todo los niveles de su conducta2 "789anlon,
%&:&'.
3ric$son no se situaba hacia el problema, sino hacia la solución.
5o estaba a favor de ue se volviera la mirada hacia el pasado en
busca de los orígenes del problema o de las limitaciones
aprendidas de las personas. Se orientaba hacia las soluciones y
fuer/as ue existían en la persona en el presente, o ue podían
desarrollarse y utili/arse en el futuro.
3n seguida se menciona, algunas aportaciones de 3ric$son.
(emostró ue el poder cambiar est* latente en cada paciente y
tiene ue ser despertado, ayudando a reconocerse tal cual es.
Su particular enfoue diagnóstico incluía los valores personales,
las peculiaridades y circunstancias singulares de cada individuo.
,;
(emostró la posibilidad del empleo terapéutico de la
comunicación en múltiples niveles. Si el paciente puede
comunicarse en varios niveles también el terapeuta puede hacerlo.
(esarrollo y demostró la eficacia de la comunicación indirecta.
+ropuso y llevo a la pr*ctica la utili/ación de las anécdotas para
establecer hemopatía con un paciente y con los procesos ue
est*n o no dentro de su conciencia inmediata Fambién el uso de
dichos y analogías. (estaco la importancia de la comunicación
in!untiva. 3l mensa!e explicito dentro de una comunicación
formal. 3ric$son creía ue el cambio ocurre en un contexto ue
incluye la comunicación efectiva y ue la comunicación efectiva
incluye el contexto. 4l criterio del 3ric$son, el psicoan*lisis se
adapta a todos los problemas de todas las épocas, pero la
psicoterapia es específica para cada persona en particular.
5o fue un recolector neutral de datos sino un buscador de
soluciones. Se opuso también a las técnicas rígidas, prefiriendo
promover la idea de la 1utili/ación2. 3sto significa ue la técnica
deriva m*s bien del paciente ue del terapeuta. Cualuier técnica
ue utili/a el paciente para ser un paciente efectivo, puede ser
utili/ada por el terapeuta para promover un cambio efectivo.
Su orientación hacia el futuro. Cuando una meta era conseguida
se proponía una nueva, 3ric$son no crea una escuela cerrada de
,>
partidarios con una organi/ación destinada a conservar y
cuestionar sus contribuciones< muchos terapeutas de diferentes
orientaciones recibieron inspiración de él. +ropuso ue la terapia
es todo auello ue cambia la pauta de la conducta habitual.
(onde muchos terapeutas han sido entrenados en escuchar
3ric$son se entreno a si mismo en ser comunicador para construir
la respuesta de sus pacientes.
III. Fundamentación Teórica.
3n la marcha de la psicoterapia, buscando diversas formas de
lograr ue la persona
3ncuentre el me!or camino para lograr sus ob!etivos, ue localice
sus propios recursos y haga contacto con todo su conocimiento
interno, se ha encontrado ue contar historias es una forma
maravillosa de envolver regalo la idea de examinar aspectos ue
previamente no habían sido tomados en cuenta, de generar nuevas
,:
ideas o nuevas percepciones< en m*s de alguna ocasión, la
historia en sí ha sido la intervención terapéutica.
3l uso de las historias, independientemente del momento de la
sesión en ue se incluya, constituye una poderosa herramienta de
comunicación indirecta, ue mantiene por ésta ra/ón la
individualidad de la persona sin agregar elementos, ue mantiene
el principio de cortar a la medida, dada su característica universal
y ue cualuier efecto ue genero, lo har* desde el interior de la
persona misma desde su conocimiento interno.
@ilton 9. 3ric$son podía mantenerse contando, una tras otra
anécdotas e historias para generar en sus pacientes y alumnos
diversas reacciones, manteniéndolos interesados, atentos
concentrados, ensimismados, sorprendidos, aprendiendo y
transformando sus experiencias de vida.
Lna forma m*s sencilla de utili/ar cualuier tipo de inducción, es
dar a la persona una serie de instrucciones carentes de contenido,
ue esencialmente le digan. aprende algo, cambia ahora,
encuentra tus recuerdos, escarba en tu pasado y utili/a auellos
ue te es útil.
3l psiuiatra y psicólogo 3ric$son decía ue las personas ya
poseen las aptitudes o el saber cómo hacer ue necesitan para
resolver los problemas ue las perturban, pues han desarrollado y
,&
dominan esas aptitudes en ciertos contextos, pero habitualmente
no las aplican en los contextos ue aparece el problema. )a tarea
consiste en transferir ese saber cómo hacer desde el punto ue el
paciente lo posee, para ubicarlo en donde le hace falta.
)as sugestiones terapéuticas ue apuntan a obtener esta respuesta,
pueden ser 1indirectas2 y estar entreme/cladas con una
conversación corriente o la narración de un relato interesante.
3n su costumbre de narrar anécdotas y relatos 3ric$son seguía,
desde luego, una antiuísima tradición. )os cuentos y leyendas
han sido utili/ados desde tiempos inmemorables para trasmitir
valores morales, éticos y culturales. #a se sabe. una píldora
amarga puede tragarse m*s f*cilmente si viene envuelta en una
dulce cobertura. Fal ve/ alguien desestime una predica moral
directa, pero la orientación y las directivas de otro le resultar*n
aceptables si est*n insertas en una narración interesante, divertida
y bien contada. Con este fin, los relatos de 3ric$son apelan a
muchos artificios narrativos, incluido el uso del humor y de
información interesante.
)as sugestiones terapéuticas vienen intercaladas en relatos cuyo
contenido tienen un vínculo muy remoto con las inuietudes del
paciente y con los temas ue el terapeuta enfoca manifiestamente.
E-
3n el estado de trance los pacientes pueden comprender de
manera intuitiva el significado de los sueños, símbolos y otras
manifestaciones inconscientes. Se despreocupan de sus ideas y de
sus problemas y se aproximan a lo ue 3ric$son denomina
1aprendi/a!e inconsciente2. +uede aceptar entonces con menores
críticas las sugestiones del terapeuta aunue si ellas entran en
lucha con los valores ue el individuo sostiene, esa aceptación es
solo transitoria o no se produce.
)a persona ue tiene posibilidades positivas, en estados de trance
se haya en las me!ores condiciones, para ocultar los mensa!es e
influencias ue 3ric$son "3l curador no debe decir' la verdad
desnuda. Fiene ue emplear im*genes, alegorías, figuras, un
lengua!e portentoso, u otros caminos ocultos e indirectos
3ric$son trasmitía a través de sus historias, y él afirmaba ue si
su oyente se 1olvidaba2 de algunos de esos relatos, vale decir, si
desarrollaba una amnesia con respecto a el, su efecto podía ser
m*s significativo
E%
IV. Fundamentacion ocia!
)a sociedad avan/a día con día, podemos ver tan sólo en
periódicos o noticias diversas formas de necesidades sociales<
suicidios, secuestros, asesinatos, violaciones, robos, desempleo,
etc. # por esto mismo la psicoterapia busca me!orar sus métodos
para encontrar !unto con el paciente el establecimiento de
bienestar todas las personas ue lo reuieran.
)a psicoterapia, nos ofrece una forma diferente de ver la vida, nos
enseña a ver oportunidades, en nuestras dificultades, es
trasformadora de la sociedad, siendo un vehículo de cambio
social, es útil para ue el individuo pueda cuestionar su propia
realidad.
E,
4 diferencia de la ayuda ofrecida en una conversación bien
intencionada la psicoterapia, se caracteri/a por poseer un
fundamento teórico, sobre la naturale/a mental, y por seguir en su
aplicación pr*ctica un procedimiento o técnica.
Si partimos ue todas nuestras experiencias de vida son recursos
y aprendi/a!es ue sirven para crecer y ser felices. Cuando esto
no sucede espont*neamente es porue hay nudos ue impiden el
flu!o de los recursos, ue permanecen enterrados y 1olvidados2.
4lgunos aprendi/a!es provienen de experiencias universales
como nacer y tener ue adaptarnos a vivir por nosotros mismos
fuera del vientre materno y aprender a comunicarnos con los
dem*s.
9ay algunas experiencias ue son específicamente individuales y
tienen ue ver con la historia de cada uien. Fodas nuestra
vivencias constituyen oportunidades y aprendi/a!es, recursos ue
est*n a la mano.
7tra forma de recuperar recursos es sugerir ue las personas
busuen en su pasado en las ue ha estado actuando como uiere
actuar, logrando lo ue uiere lograr y ue tome esas experiencias
para utili/arlas en el presente. )a psicoterapia ofrece est* gran
oportunidad facilitando procesos con el ob!etivo de lograr el
bienestar de la persona.
EE
+or e!emplo @ilton 9. 3ric$son, durante su traba!o clínico tenía
el cuidado de crear, el ambiente terapéutico, para ue el paciente
alcan/ar* su ob!etivo. 4 su propia manera. 3ric$son, no creía ue
los pacientes debieran adaptarse a los modelos teóricos de cambio
creados por otras personas, el creía ue la filosofía de cambio
debía provenir del paciente.
3ric$son daba por sentado ue las personas, poseen las aptitudes
o el 1saber como hacer2, necesarios para resolver los problemas
ue las perturban, desarrollando y dominando esas aptitudes en
ciertos contextos, en los ue aparece el problema. )a tarea de la
psicoterapia, entonces, consiste en transferir ese 1saber como
hacer2, desde el contexto en el ue el paciente lo posee hacia el
contexto ue le falta. 3sto se logra utili/ando la met*fora en sus
diversas formas.
5os damos cuenta, de ue la sociedad tiene en si misma sus
propios recursos, con una mirada a su historia, se rescataría. +or
e!emplo< las historia, las met*foras, es m*s la misma palabra, son
tan antiguas como la propia humanidad.
4ntes de inventarse la escritura, se trasmitían de una generación a
otra las normas sociales, las experiencias y relaciones de hechos
en forma de mitos, relatos, anécdotas, par*bolas, canciones,
cuentos, f*bulas, etc.
E0
Fodas ellas llevan consigo aprendi/a!es, experiencias, o e!emplos
de vida. Tue la psicoterapia puede retomar, para lograr alcan/ar
los ob!etivos deseados por los pacientes.
#a ue es una forma de dar a notar ue el paciente tiene, los
recursos necesarios, para estar bien.
)a met*fora puede ser una valiosa herramienta en el campo
terapéutico, al igual ue los relatos con el fin de ayudar a los
pacientes a resolver sus dificultades.
)a met*fora e!erce una orientación activa del pensamiento, es una
manera original de otorgar diferentes significados a la misma
realidad< ya ue cada persona las construye ba!o sus propias
referencias. )a met*fora se convierte en un decir sin decir.
5os menciona Casula, ",--;' una característica ue distingue
con mayor precisión a 3ric$son de otros terapeutas es ue, se
comunicaba metafóricamente con sus pacientes no les
1interpretaba2 el significado de sus met*foras< es decir, no
traducía la comunicación 1inconsciente2 a términos concientes.
4nte cualuier expresión metafórica del paciente, 3ric$son
respondía de la misma forma, el traba!aba con las met*foras
mediante par*bolas, acciones interpersonales y directivas para
generar cambios.
E6
3n el hacer terapéutico se puede encontrar con algunos pacientes,
ue muestran cierta resistencia al cambio, porue esto indica ue
tienen ue esfor/arse para obtener una respuesta< y dentro del
diplomado de hipnosis y estrategias 3ric$sonianas encontré una
nueva herramienta, ue me ha permitido ayudar a ue mis
pacientes encuentren dentro de si, los recursos necesarios, ue le
ayuden a generar el cambio ue ellos buscaban.
3l uso de las met*foras en mi vida, me ha ayudado a me!orar
aspectos ue tal ve/, antes me era muy difícil identificar. +or esta
ra/ón en la terapia me ha sido útil, emplear met*foras cuando
uiero comunicarle un mensa!e, ue de otro modo difícilmente lo
aceptaría. 3sto es una forma de acompañar a mi paciente a buscar
en sus recursos, auello ue le es significativo, para encontrar la
solución a su situación.
1Ln día volvía de la escuela secundaria cuando un caballo
desbocado pasó velo/ mente !unto a un grupo de nosotros para
entrar en el corral de un gran!eroU en busca de un trago de agua.
3l caballo sudaba profundamente. # el gran!ero no lo reconoció,
de modo ue lo acorralamos. #o salte al lomoU puesto ue tenia
bridas, tome las riendas y le di!e 1ParreQ2U orient*ndolo hacia la
carreteraU no sabia cual era esa dirección. # el caballo troto y
E;
galopó. (eben en cuando olvidaba ue estaba en la carretera y
entraba en un campo.
(e modo ue tenía ue tironear un poco y llamar su atención
acerca del hecho de ue se suponía ue debía marchar por la
carretera. # finalmente, a unos seis $ilómetros del lugar de donde
lo había montado, entro en un corral, y el gran!ero di!o. 1de modo
ue es así como ha vuelto ese animal. V(ónde lo encantasteW2.
14 unos seis $ilómetros de auí2, le respondí. 1VCómo
sabias ue volvería auíW2 1no lo sabiaU el caballo lo sabia
todo lo ue hice fue mantener su atención puesta en el camino2.
U Creo ue es así como se hace la psicoterapia "=obles, ,--6,
+*gs., :% y :,'
)a anécdota es una met*fora del proceso terapéutico, con ese tipo
de técnicas. 3n primer lugar 3ric$son asume ue el caballo sabe
el camino, lo ue implica ue cada persona posee los recursos
para cambiar, y ue posee los recursos para cambiar y ue el
cambio debe ser de acuerdo con ella misma "7O9anlon, %&:&,
+*gs., 0, y 0E'.
(e esta forma el papel del terapeuta, est* representado en esta
met*fora. )a historia ue se desarrolla con 3ric$son y el caballo
Dlustra la actitud terapéutica, 3ric$son se limitaba a mantener la
atención del caballo en el camino. 4ún cuando el animal supiera
E>
por donde ir, el hecho de ue hubiera un !inete montado sobre él y
con las riendas en la mano, lo hacia sentir seguro, ue estaba
siendo guiado. +or último, 3ric$son cuido al caballo durante el
trayecto.
Xracias a los estudios e investigaciones de 3ric$son y
seguidores tenemos la propuesta de utili/ar las met*foras en la
terapia para cualuier situación o problema en cualuier edad, ya
ue su función es no exponer verdades sino fomentar
pensamientos, evocar sentimientos y emociones gracias a la
presencia, al mismo tiempo, de la lógica y la imaginación.
3s el nombre dado a un con!unto de técnicas, la mayoría de las
cuales han sido tomadas de las conferencias, seminarios, talleres
y escritos de @ilton 9. 3ric$son< sin embargo m*s importante
ue las técnicas, es la filosofía subyacente a los métodos
eric$sonianos, así como a las aproximaciones de sus t*cticas
interpersonales orientadas hacia el paciente y ue estaban
diseñadas para liberar su potencial en base a sus recursos y
valores.
3ric$son, traba!aba con lo ue el individuo llevaba, pensaba ue
todo era útil "las creencias, exigencias, mitos, defectos físicos'
para ambos "paciente y terapeuta' y facilitaban el paso a
soluciones. Fambién procuraba apartar a la gente del pasado,
E:
ubic*ndola en el presente y el futuro orient*ndose en la solución
m*s ue en el problema.
(entro de la manera de proceder de 3ric$son, su genialidad para
lograr hiciera un cambio, radica en el diseño de estrategias ue
!uegan un papel primordial en el proceso terapéutico. +ara
estructurarlas se basó en ue el individuo tiene el potencial y los
recursos necesarios para cambiar, usando de esta manera, los
valores del paciente como una guía para diseñar las estrategias y
efectuar una intervención.
4l respecto de cómo era el modelo de te!er una intervención
eric$soniana, estas preguntas pueden facilitar el camino a seguir.
V3n ué contexto esta situado el pacienteW, VCu*l es su metaW,
VTué recursos tiene ue faciliten el procesoW.
4 partir de las estrategias eric$sonianas, se han estudiado y
descrito técnicas de intervención con fines terapéuticos, como lo
son. la comunicación en multinivel, el uso de met*foras, cuentos,
anécdotas, historias, el empleo del espacio y la posición, énfasis
en lo positivo. +refería un enfoue indirecto, metafórico, ue
permitía ue las personas dieran forma a sus propios significados
"en lugar de ue les fueran impuestos por terapeutas bien
intencionados'< pensaba ue lo menos probable era ue los
pacientes en terapia se beneficiarían con un enfoue directo. 4l
E&
examinar su tendencia contraria al enfoue directo, 3ric$son di!o.
1U..usted no puede permitir ue su paciente sepa mucho sobre
ello "no sería su paciente si pudiera mane!arlo directamente', pues
de otro modo el perfeccionaría, consciente y deliberadamente las
ideas de usted2 este perfeccionamiento deliberado en la opinión
de 3ric$son, originaba m*s del mismo problema, pues el paciente
probablemente ya había echo el intento con lo ue
conscientemente creía ue lo resolvería. 3ric$son prefería utili/ar
comunicación paralela para proporcionar terapia de modo
indirecto. Siempre ue una cosa es aseme!ada a otra, o cuando se
habla de ella como si fuera otra, hay involucrada una met*fora.
1parece ue en esta discusión hemos llegado a un punto muerto2.
1Fu sonrisa es como el sol en verano2. Fales expresiones son de
uso común< en realidad, son tan comunes ue a las frases
metafóricas solemos no reconocerlas como met*foras. 3stos
recursos se emplean para arro!ar una lu/ diferente "otra met*fora'
sobre el tema de ue se trata. Sabemos lo ue es un punto muerto
al cabo de un largo camino, de modo ue podemos entender la
analogía cuando se utili/a la frase para caracteri/ar una discusión.
9emos tenido la experiencia del sol de verano, de modo ue
podemos imaginar ue una sonrisa comparada con el debe tener
brillo.
0-
)a met*fora, nos ayuda a servirnos de experiencias ue ya hemos
tenido para dar sentido a nuevas experiencias "7O9anlon, %&:&'.
Lna característica fundamental ue subyace a todas las
enseñan/as y a la terapia de 3ric$son es su profundo respeto por
la individualidad de cada persona. (urante su traba!o clínico tenía
el cuidado de crear, el ambiente terapéutico, para ue el paciente
alcan/ar* su ob!etivo. 4 su propia manera. 3ric$son, no creía ue
los pacientes debieran adaptarse a los modelos teóricos de cambio
creados por otras personas, el creía ue la filosofía de cambio
debía provenir del paciente y no del libro de texto "=obles, %&&%'.
3ric$son, fue m*s proactivo ue pasivo. Fraba!o de manera
estratégica y no simplemente espero ue los problemas se
resolvieran. Lna gran parte de su traba!o era ayudar a las personas
a reconocerse y lograr sus propios ob!etivos personales. (e hecho
este era su ob!etivo primordial. # por esta ra/ón hacía uso, de las
met*foras o historias al igual ue anécdotas. 3ric$son desarrollo
una técnica llamada entreme/clado es una técnica ampliamente
empleada en hipnosis con el fin de facilitar el proceso e
incrementar las posibilidades del hipnólogo para comunicar de
manera indirecta al receptor una idea, indicación o sugestión
terapéutica. Consiste b*sicamente en utili/ar la comunicación en
por lo menos dos niveles, uno racional y el otro inconsciente. 3s
0%
como si el hipnoti/ador hablara con dos personas distintas usando
posiciones y tonos de vo/ distintos. 3sto es, si se uiere dirigir a
la mente racional, a la cual se desea distraer, se puede usar un
tono m*s alto y adoptar la posición de la cabe/a m*s erguida. Si
por el contrario, se uiere 1dialogar2 con la mente inconsciente
del su!eto, se usara un tono de vo/ m*s c*lido y profundo "la vo/
llamada diafragm*tica', con un ritmo m*s lento y una mayor
profusión de pausa, se puede inclinar un poco la cabe/a "4bo//i,
%&&>'.
)a forma m*s sencilla de efectuarla es, escribiendo primero la
secuencia del trance ue se uiere dirigir y posteriormente
remarcar en el texto las palabras ue conforman una frase ue
tiene un significado o sugestión terapéutica para fortalecer el
resultado. 3n el momento de leerlo debe darse entonación
diferente a las palabras remarcadas, con el fin de ue la
información llegue directamente a la mente inconsciente y
producir así el efecto característico de este estilo de inducción al
trance. Cuando el operador aduiere la habilidad suficiente puede
hacer la inducción sin la necesidad de escribir con anterioridad
los dos tipos de contenido. )as met*foras se encuentran envueltas
en cuentos, leyendas historias de acuerdo a mi idea propongo
una clasificación ue alude a la met*fora< seria la met*fora corta
0,
auella< ue no tiene m*s de die/ palabras por e!emplo. tu sonrisa
es, como los rayos del sol, y la met*fora larga es auella, ue se
encuentra dentro de un cuento, leyenda o historia.
V. Desarro!!o
Se describen algunas definiciones de, donde se pueden usar o
encontrar met*foras. Como ciertos puntos ue, se refieren a la
narración, el como narrar, a uien contar, como los beneficios ue
tiene, hacer la elección indicada y si hay una edad para el uso de
las met*foras en terapia.
V.1.Patrones de "et#fora
Cuento
)a palabra proviene del latín 1contum2 y tiene una variedad de
significados como. conse!a, f*bula, chisme, chiste, historia,
mentira, falsedad y ficción. 3s entendido también como relación
de palabras habladas o escritas de un suceso cierto, falso ó
inventado, especialmente dirigido a muchachos para distraerlos.
3s considerado dentro de la literatura como un texto ue
pertenece a la rama llamada narrativa, ue utili/a la descripción
breve donde hay generalmente pocos persona!es ue est*n al
0E
servicio de un conflicto sobre una característica particular de la
sociedad o del individuo.
)eyenda.
Fiene un contenido m*gico, ue proporciona a los pueblos la
posibilidad de explicar al mismo tiempo, sucesos concretos
naturales y accesibles como inaccesibles y abstractos. )a leyenda
es una obra ue se lee e incluye sucesos ue tienen en su
contenido m*s elementos maravillosos y de tradición ue
históricos y verdaderos. 3s una composición poética ue se narra.
9abla de cosas ue tienen un contenido fabuloso a veces con una
base histórica ue se trasmite por tradición oral y escrita. 3s
variante y casi siempre evoca un ambiente misterioso y arcaico.
4nécdota
3s un relato breve relativo a un suceso o incidente ue se hace
como ilustración o e!emplo y pueden ser ficticias o genuinas
experiencia y aventuras de vida. @ilton 9. 3ric$son utili/aba
anécdotas de su vida, de su familia, conocidos y pacientes, y
agregaba grandiosas descripciones para destacar auellas cosas
ue consideraba importantes para sus escuchas. 4unue esta
definida como un relato breve es posible hacer una anécdota tan
extensa como consideremos pertinente.
@et*fora.
00
)a etimología de la palabra met*fora proporciona una clave
acerca de la función de la met*fora en la terapia de @ilton 9.,
3ric$son. 3sta palabra deriva de las raíces griegas phrein,
1llevar2< y meta, 1m*s all*2. )a función de la met*fora es llevar el
conocimiento m*s all* de su contexto inicial, hacia nuevo. Ln
contexto nuevo. 9ablar de met*foras es, hablar de algo ue esta
integrado en cada persona< porue esta no es un asunto de
lengua!e, sino de pensamiento y ra/onamiento. )as met*foras,
son un lengua!e del inconsciente. 7frecen una representación
simbólica y totali/adora de una situación, donde se incluyen en
forma de im*genes elementos ue sería casi imposible incluir en
una descripción verbal, entre otras ra/ones porue probablemente
no tenemos conciencia de muchos de ellos. 3l 1ver2 una situación
a través de una met*fora nos ofrece una perspectiva m*s completa
y, por lo tanto la posibilidad de generar nuevas alternativas para
su solución, de aflo!ar el nudo del estereotipo "=obles, ,--6'.
Lsamos elementos metafóricos en nuestro lengua!e cotidiano.
5os referimos a una situación difícil diciendo ue estamos en un
hoyo, o ue vemos todo negro< y cuando eso empie/a a
solucionarse, aclarando. 4 veces hablamos de una relación
conflictiva como una relación 1de perros y gatos2. 3ste lengua!e
metafórico es una puerta ideal para entrar al inconsciente. +ara
06
inducir el trance, basta con un empu!oncito. tomar cualuier
descripción metafórica ue sur!a espont*neamente en el paciente
y continuar con ella.
+or e!emplo, si alguien habla de ue sufrió 1heridas profundas2
en su niñe/, se le puede decir. Fodas las heridas, hasta las m*s
profundas cicatri/an tarde o tempranoU unas cicatri/an de
adentro hacia fuera, otras de afuera hacia dentro pero lo m*s
importante es primero limpiarlas bien para evitar cualuier
infección y una ve/ ue est*n limpias, de!arlas al aire, sin
tocarlas, para ue cicatricen. Si son muy profundas, tal ve/
necesiten vendoletas durante un tiempo. +ero de nada sirve una
ve/ ue est*n limpias para rascarles y rascarles porue eso
lastima y retrasa la cicatri/ación. # cuando las heridas sana, las
cicatri/ ueda ahí como un recuerdo, ya sin dolor de esos
momentos difíciles ue ya pasaron, como recuerdo de esa
experiencia a lo ue sobrevivimos y ue nos sirvió para crecer
"=obles, ,--6, +*g. %-,'.
Cuando una persona acude al consultorio pidiendo ayuda,
generalmente tiene la idea de ue tiene algún problema ue no
puede resolver, puede ser algo muy claro ó algo muy difuso. 3n
ocasiones dice en forma directa lo ue considera ue es su
0;
problema, pero en la mayoría de las ocasiones, el planteamiento
es difuso.
3n todas las cosas, el paciente ó la paciente nos entrega sus ideas
envueltas en su propio modelo del mundo, en sus propias formas
de entender e interpretar la realidad y estas formas no
necesariamente corresponde a la nuestra< aún en cuento estamos
en la misma cultura e idiosincrasia, cada persona tiene su propio
modelo de lo ue llamamos realidad. 4sí cada modelo de realidad
es único y personal.
)a intención del terapeuta tradicionalmente ha sido la de entender
ese modelo del mundo de cada paciente, buscando comprender
como es ue el ó ella piensa, como oye, como siente, y como
interpreta los eventos, en la intención de ayudarlo a cambiar
auello ue le estorba para su bienestar, utili/ando sus
habilidades, independientemente del modelo 1los lentes2
psicoterapéutico ue utilice.
3l paciente ó la paciente por su cuenta, generalmente nos presenta
una historia o un con!unto de historias entrela/adas en las cuales
se encuentra embebido ese modelo del mundo ue tiene en su
cabe/a. )a tarea del terapeuta ba!o el modelo tradicional, es la de
entresacar, entender, sinteti/ar y utili/ar esa información para
construir su intervención terapéutica.
0>
Lna forma efectiva de hacer este traba!o, es efectuar una
intervención utili/ando en modelo de la persona, usando
1exactamente2 su forma de entender e interpretar la realidad,
aplicando la misma estrategia ue nos presenta. envolver la
intervención en una "o varias' historias.
)a intervención psicoterapéutica utili/ando met*foras, historias, y
rituales con contenido metafórico es una pr*ctica ampliamente
utili/ada actualmente por un número cada ve/ creciente de
terapeutas de las m*s diversas corrientes de la psicología.
@ilton 9. 3ric$son, tiene un lugar preponderante. Su estilo
particular de construir la intervención terapéutica con resultados
sorprendentemente efectivos, ha llevado a sus seguidores y a un
número importante de autores a hacer investigación en este tema.
Son sin embargo escasas las publicaciones, tal ve/ por las
dificultades de establecer modelos controlados con variables
reducidas, dada la diversidad de interpretaciones y formas de
entender la realidad.
)a intención y el traba!o del terapeuta, es auxiliar al paciente para
ue lleve a cabo el cambio ue uiere en dirección de su bienestar
saludable, independientemente de su propio enfoue ó de su
formación.
0:
3s una buena idea utili/ar historias, ue al tener un sentido
metafórico enca!an en el modelo particular de entendimiento e
interpretación del paciente logrando ue la respuesta o solución o
cuando menos la noción de ue esta última es posible, ue sur!a
desde el interior mismo del paciente.
4 muchas personas les agrada comentar sus problemas, hablar de
ellos les produce la tranuili/adora sensación de ue est*n
haciendo algo por si mismos< pero la experiencia nos dice ue son
escasos los problemas ue pueden solucionarse con solo hablar,
porue la única forma de hacer, es haciendo, y una forma efectiva
de aprender es hacer, indagando en nuestra estructura interior y
estando realmente dispuestos a ocuparnos de lograr un cambio
"Mat/laYic$, %&:-'.
+or esta ra/ón los relatos son atractivos, en especial cuando en
ellos se encuentran persona!es o situaciones con las ue podemos
identificarnos y ue presentan soluciones o alternativas ue no
habíamos imaginado< podemos a través de la imaginación tener el
cora!e, la agude/a, la calma o auella capacidad ue le permite al
ó a los persona!es de la historia solucionar exitosamente cualuier
situación al apropiarnos de esos recursos podemos lograr lo
mismo< sin embargo, debemos tener en cuenta ue los recursos
solo sirven si los utili/amos y esto es algo ue solamente cada
0&
persona puede hacer. +odemos llevar a sediento a la fuente de
agua, pero no podemos beber por él.
4l narrar las met*foras llevamos a nuestro paciente a la fuente
misma y al encontrarse ahí puede establecer contacto, con sus
recursos inconscientes a través de la fantasía, de la vivencia de
cada parte significativa de la met*fora logrando lo ue hemos
llamado 1invertir el iceberg2, disponiendo de auellos recursos
ue todos tenemos dentro, invirtiendo el predominio consciente y
a veces limitante, para dar paso al potencial del inconsciente.
Lna buena idea, es la utili/ación de las met*foras, ya ue estas
enca!an en el modelo particular de entendimiento e interpretación
de cada persona, logrando ue la respuesta, la solución o cuando
menos la noción de ue esta sea posible, sur!a desde el interior
mismo del paciente.
V.2. $%u& es una met#fora'
)a palabra met*fora, proviene del griego 1meta2 ue significa
cambio, traslación, al otro lado, y 1fero2 llevar el sentido estricto
de la palabra a otro figurado. Frasladar el sentido recto a otro
distinto al propio a través de una comparación implícita.
Según el (iccionario +sicológico +edagógico "%&&&' 4ristóteles
di!o ue es una serie de palabras en las ue se da una
comparación entre dos o m*s entidades ue son literalmente
6-
diferentes. # fue m*s all* afirmando ue la capacidad de generar
met*foras nos descubría el poder de la mente sobre la posibilidad
de las cosas. )a met*fora. es un proceso por el ue se atribuye un
nombre apropiado a una persona o cosa, con base en una analogía
ó en una comparación sobreentendida.
3n literatura es considerada como una figura retórica ue traslada
el significado ó sentido correcto de las cosas, ideas y las palabras
con un sentido figurado.
3s darle a las cosas un nombre ue pertenece a algo diferente
pero implicando una seme!an/a. 3s una sustitución ue presenta
como idénticos a dos términos distintos, por e!emplo 1las perlas
de tu boca2.
3s una figura del lengua!e ue traslada el significado o sentido
correcto de las cosas, de las ideas y de las palabras con un sentido
distinto del propio, mediante una comparación, resultando un
sentido figurado. )a met*fora consiste en darle a las cosas un
nombre ue pertenece a algo diferente, en la cual una palabra o
frase es aplicada a un ob!eto ó acción ue no lo denota
literalmente, con el fin de implicar una seme!an/a.
Contar una met*fora a alguien significa invitarlo a un ritual de
imaginación y crecimiento personal. 3l uso de la met*fora dentro
de la terapia 3ric$soniana dio un giro para las dem*s *reas
6%
psicológicas, con ello innumerables psicoterapeutas han
incorporado esta técnica dentro de su desempeño terapéutico para
promover el cambio en sus clientes, al no contar con los
fundamentos teóricos escritos por él, cada uien ha elaborado la
teoría de los traba!os ue reali/ó.
?undamentalmente el método, consiste en el uso de la palabra con
la finalidad de crear confusión mientras se establece una
sugestión indirecta. 3ric$son utili/aba met*foras y cuentos como
herramientas esenciales del trance.
3ric$son parte de la premisa de ue las personas establecen su
relación con el mundo a través de mapas internos y no a partir de
su experiencia sensorial. 3s decir, tenemos una idea interna del
mundo, ue no corresponde con lo ue nos llega a través de los
sentidos. (e esta forma traducimos la realidad a nuestro mapa
interno, utili/ando nuestro propio lengua!e, ue no
necesariamente coincide con el de nuestros interlocutores.
+ara él no existen conductas inapropiadas, ya ue todas
corresponden a la reacción ante un contexto determinado.
V.3. $(ómo se )ace una met#fora'
Cuando 3rnest =ossi estudió las met*foras de 3ric$son
descubrió ue las met*foras tenían dos estructuras, una superficial
y otra profunda. )a superficial, es el propio contenido de la
6,
met*fora, y la profunda, es donde se encuentra el verdadero
significado ue se uiere trasmitir con la met*fora.
)a estructura superficial est* formada por las oraciones
gramaticales ue forman el relato y la estructura, la profunda por
las relaciones ue se establecen a escala inconsciente entre el
relato y la situación o el problema sobre el ue se est* hablando
"=os, ,--:'.
Cuando se escucha un relato, inconscientemente tratamos de
asociar los persona!es ue aparecen en el cuento con nuestros
propios recuerdos o con nuestra propia experiencia actual.
5os atrevemos a decir ue para reali/ar una met*fora útil en la
terapia nos podríamos basar en una serie de pasos.
Dniciar por el relato del paciente, para saber en ue consiste la
dificultad y uiénes est*n implicados y para ello adoptar los
principios de la buena formulación de ob!etivos.
Ddentificar a los protagonistas, ue persona!es intervienen en la
historia real. Dmaginando ue tuviera ue convertir la situación
real en una obra de teatro.
Convertir a los persona!es reales en abstracciones, animales u
ob!etos, auue manteniendo las relaciones referenciales.
3stablecer las relaciones entre los persona!es inventados
3ncontrar y buscar una salida, una solución al problema.
6E
Conectar la solución con un nuevo recurso el nuevo recurso ue
podría necesitar el protagonista para salir airoso del problema.
3n todo proceso de la creación de la met*fora hay ue adaptar el
lengua!e y los persona!es a la edad y a las circunstancia de la
persona a la ue dirigimos el relato.
3stos pasos no son una regla para reali/ar una met*fora, son tan
solo una ayuda para pensar como hacer dicha met*fora.
Creo ue para hacer una met*fora es necesario ue todos los
componentes de la met*fora se relacionen uno por uno a los
componentes del problema.
Ias*ndonos en Iurns, ",--E' podríamos decir ue las met*foras
se pudieran clasificar en dos en dos grupos. 4' las ue expone el
paciente y I' las ue se identifican en el relato del cliente.
+ropone una serie de pasos para traba!ar con las met*foras ue
propone el paciente son los siguientes.
%.A 3scuchar las met*foras, ue se encuentran envueltos en su
relato.
,.A Calidar la met*fora, marcar la met*fora con el paciente.
E.A 3xpandir la met*fora, preguntar las asociaciones ue le
producen las met*foras "figuras, formas, im*genes'.
0.A Hugar con las posibilidades, cuantos significados emergen m*s
caminos de actuación aparecen.
60
6.A @arcar y seleccionar, escoger la ue m*s se adapte al ob!etivo
del tratamiento.
;.A Conectar con el futuro, hablar del futuro del cliente a través de
la met*fora.
+ara Casula, ",--:'. )a construcción de la met*fora se hace en
tres fases.
%.A 3s la recopilación de datos e información sobre el su!eto y su
problema.
,.A 3s la trasformación de los datos obtenidos.
E.A 3s la selección cuidada de las palabras y de las frases con las
ue vamos a construir la historia evocadora y rica de sugestiones.
+ara ella una met*fora efica/ es auella ue tiene, conexión el
casoAproblema del su!eto y el cuento ue propone
reestructuraciones o soluciones adecuadas.
3stos pasos ue e mencionado de los diferentes investigadores
para la reali/ación de las met*foras son adecuados y podríamos
tomarlos en cuenta para me!orar la reali/ación de la misma. #
presentan elementos similares. +ero para mí, es mucho me!or y
m*s útil. Fomar las met*foras del propio cliente. # si en ocasione
algunos pacientes no utili/aran met*foras, entonces, es ayudar al
paciente a construir algunas, talve/ haciéndole una pregunta Vué
tipo de situación te recuerda estoW # si con esto todavía no
66
aparece la dicha met*fora podemos facilitar un contexto, para
buscar la seme!an/a de la situación.
V.4. $(omo se de*e narrar !a met#fora'
Civimos en una cultura ue desde la cuna nos enseñan a pensar
de forma lógicaAracional, en la familia, en la escuela, en el
traba!o. (e hecho, 1no eres lógico2 se ha convertido en un
insulto. +ienso ue la met*fora, como los cuentos, esta viva,
respira, tiene un ritmo, una musicalidad ue es difícil trasmitir por
escrito. se inscribe m*s en la tradición oral ue en la escrita.
Contar una met*fora reuiere un cierto ritual, un marco ue
encuadre su importancia. 4lgunas veces se introduce con una
frase ue pueda atraer la atención e impulsar el cambio de nivel
de atención. 5o hay ue olvidar dramati/ar el cuento, o la
met*fora en sus fases evolutivas significativas, con una gama
variada de tiempos, tonos de volumen, de timbres de vo/, de
manera ue se graben efica/mente en el oyente.
4unue existen emociones y procesos inconscientes ue afectan
nuestras decisiones, nosotros intentamos creemos ue lo
afrontamos todo racionalmente. )as met*foras pueden construir
un buen inicio de las terapias.
6;
3l uso de la met*fora es otra forma de contemplar el problema,
una nueva forma de hacerlo para el cliente, con la met*fora de
repente se fomenta la imaginación y la creatividad.
3n definitiva, las met*foras pueden constituir trampolines
heurísticos. Si necesitamos de la imaginación y la creatividad del
cliente, su papel de repente se convierte en m*s activo.
)as met*foras también tiene venta!as una de estas es ue son
f*ciles de recordar, se recuerdan me!or si esta organi/ado y es
interesante, si provoca emociones no demasiado intensas y utili/a
ancla!es sensoriales.
Iarrer en %&:; "citado en @oix, ,--;'. propone seis principios
generales para contar una met*fora.
%.A +reparar bien la met*fora antes de empe/ar
,.AFomarse el tiempo necesario para contarla, no precipitarse
para contarla
E.A Cariar el ritmo y el estilo para contarla.
0.A (ecidir previamente ué partes de la historia "frases,
apartados, palabras' deben ser enfati/adas e ir variando la
velocidad, el tono o ritmo de las mismas.
6.A 9acer ue la met*fora suene interesante, es recomendable ue
no resulten aburridas.
6>
;.A +restar atención a las respuestas, especialmente las no
verbales, de uienes escuchan y no modifican la técnica de
acuerdo a ello.
Ln aspecto ue debe de tener en cuenta es observar la
retroalimentación de la persona en la met*fora, especialmente las
señales no verbales de atención, asentimientos, perple!idad, etc.
3stos datos dar*n información al terapeuta acerca de ue si la
met*fora ha 1prendido 1o no, y le permitir* corregir sobre la
marcha.
# otros autores mencionan ue al comunicar la met*fora a la
persona es necesario resaltar ciertas palabras o frases, de
preferencia con un poco de lentitud, para ue de esa madera
lleguen al hemisferio derecho, ue se encarga de registrar esa
información.
+ar entregar una met*fora envuelves las siguientes características.
3l tono, )a entonación de palabras, )as pausas, )a inflexión de la
vo/ y el uso de sugestiones indirectas ue ayudaran en la
transmisión de la met*fora. "Iurns, ,--E'
=obles, ",--6'. =esalta ciertas palabras ue van al inconsciente
como 1protegidamente, saludablemente, 3l tono de vo/, )a
entonación, )a rima y sobre todo presta atención en la función
6:
ue desempeña 1la respiración2 para promover el cambio al
momento de trasmitir las met*foras.
+odríamos decir ue el uso de las met*foras es útil para obtener
información de situaciones de car*cter confuso o poco definido
ue parece ser difícil de afrontar. 4sí, al presentarse la met*fora
facilita la manipulación intelectual de la situación problem*tica y
por lo tanto abre alternativas de solución.
)a función cuando narramos la met*fora es porue le hablamos
al inconsciente y utili/amos un lengua!e universal< porue
presentan un mundo de posibilidades ya ue no atacan
directamente el problema, ni las defensas de las personas<
funcionan también porue permiten ue el su!eto respete sus
propios tiempos y modos de hacer y lograr las cosas ue se sienta
artífice del propio cambio.
)a met*fora regala esperan/a, estimulan la creatividad, porue
logran ue el su!eto sea m*s consciente de si mismo y esto
consigue enriuecer la propia identidad.
+or eso utili/ar la met*fora, para lograr dos metas importantes. )a
primera< es aumentar la flexibilidad en uien la escucha<
Segunda< transmitir valores, principios importantes para el
terapeuta, nosotros enviamos el mensa!e y esperamos ue el
destinatario lo aco!a, y lo dem*s lo de!amos en manos del
6&
inconsciente colaborador y receptor del oyente, la met*fora tiene
el mensa!e ue tiene el ob!etivo de refor/ar al
7yente, recordarle los recursos con los ue cuenta, de aumentar la
consideración y la autoestima.
3stos autores nos dan una guía de cómo narrar una met*fora en
terapia y coinciden algunos puntos, ue también para mi son
importantes como. el tono de vo/, la entonación, la rima con la
seme!an/a de la situación
3n ue problem*tica o situación se narra una met*fora
)os problemas o situaciones en terapia son muy diversos así
como las met*foras, ya ue se mane!a el lengua!e universal, est*n
hechas y se reali/an para cualuier situación de la vida cotidiana.
3ric$son basaba su terapia en las met*foras con sus pacientes y
no las interpretaba el significado de estas.
3ric$son. solía utili/ar cuentos o met*foras muy simples sin
embargo la forma como lo narraba producía influencia a nivel
inconsciente< saber ue decir, cuando hacerlo, donde hacerlo, a
uien narrarlo y m*s importante aun como narrar esto, lo hacía
un comunicador hipnótico efica/. Fambién la idea de él, ue las
personas son uienes tienen la respuesta a sus preocupaciones o
problemas y dispone ya de todos los recursos, acumulados a lo
largo de su historia personal, para encontrar el camino. (ecía.
;-
1vuestro inconsciente es un enorme depósito ue contiene los
aprendi/a!es, los recuerdos y los recursos ue necesit*is2 "=obles,
,--6'.
4nte esto podemos decir ue la met*fora es un lengua!e
universal, ue se dirige al inconsciente, siendo así un gran recurso
utili/able.
=etomando algunas ideas en 4guirre, y Zlvare/, ",-->' puedo
exponer lo siguiente< la eficacia del relato metafórico no sigue
regla alguna y su efecto se percibe muy r*pido en algunas
ocasiones y en otros se extiende sobre un periodo de tiempo
bastante largo.
Sin embargo, parece ue cuando m*s inconscientemente actúa la
met*fora, mayor es su eficacia y mayor su profundidad de los
cambios generados.
5os preguntamos ue hace la met*fora en la persona para ue
esta logre el cambio, creemos ue son dos perspectivas. Lna es la
perspectiva cognoscitiva, y, la otra es la comunicativa.
3n la cognoscitiva< auí se almacena el mayor número de
información, de una forma organi/ada a lo ue favorece su
recuperación y organi/ación, porue no se aprende en vacío,
aprendemos algo nuevo basado en algo vie!o, y cuando m*s clara
es la conexión, m*s f*cil y firme es el aprendi/a!e.
;%
# la comunicativa< auí esta la intervención, del hemisferio
derecho al comunicar la met*fora a las persona con la finalidad de
producir un cambio en ellos, ya ue el mensa!e de la met*fora
entra directamente al inconsciente de las personas, y por la otra
parte el consciente se mantendr* ocupado en los contenidos
literarios. +odríamos mencionar algunos puntos de los beneficios
de la met*fora. (ispone al cliente con un nuevo contenido no
conectado con el contenido del problema. 3ste contenido puede
ser inconsciente para proteger m*s su mente consciente.
)a met*fora proporciona un contenido ue se puede explorar,
utili/ar para solucionar problemas, y para !ugar con nuevas
alternativas, opciones y elecciones.
4dem*s de las nuevas elecciones específicas se puede transferir
el sentir de éxito en la met*fora al contenido del problema. +uede
activar recursos útiles tanto directa como indirectamente.
Fanto el cliente como el terapeuta pueden usar la met*fora para
comprobar su compresión de los problemas y posibles soluciones.
3l terapeuta puede comprobar la congruencia entre los dos
hemisferios cerebrales con respecto al problema y las posibles
soluciones.
Con respecto a los puntos ue describen estos persona!es, en
concreto los ue coinciden entre si< cuando los llevas a la
;,
practica son de gran utilidad, para la narración de la historia ue
tiene envuelta la met*fora .para ue los pacientes busuen dentro
de si las soluciones a sus situaciones.
VI. E+periencia terap&utica
3ric$son proponía ue cada persona, en la vida, en la terapia y en
lo académico profesional, se desarrolla de una manera única,
individual, personal partir de sus características personales y en
sus experiencias de vida.
;E
+or ello cada sesión se hace diferente y, la terapia se adecua a
cada paciente, utili/ando los recursos ue posee la persona. 3l
ambiente se caracteri/a por ser c*lido, y propicio para generar
crecimiento, múltiples ideas y lograr una conexión especial.
+or esta ra/ón dedicamos unos minutos en la primera sesión para
hablar de nuestro traba!o, en ue consiste, duración de la terapia,
costos y todas las dudas ue tengan acerca del tipo de terapia. 4sí
como también se investiga de dónde viene el paciente, uién lo
mandó, ue espera de la terapia, en ué y cómo cree ue se le
puede ayudar. Se traba!a una lista de ob!etivos ue uiere lograr
en la terapia, de madera alterna el terapeuta reali/a su propia lista
de ob!etivos terapéuticos. )os datos recopilados se van
registrando en la ficha de identificación, ue se muestra en el
anexo. Se plantea líneas de traba!o ue se reali/an sesión tras
sesión. 4 partir de auí hay varias opciones según el estilo de
cada terapeuta y m*s importante aún, según las características de
uien nos consulta. @anteniendo en mente ue cada terapia es
cortada a la medida. Se presenta a continuación, información ue
se considera importante de los siguientes casos.
Primer (aso
Conocí, a Sol cuando ella asistía a su primera sesión de grupo de
crecimiento ue se estaba impartiendo en el Dnstituto @ilton 9.
;0
3ric$son, cuando yo me encontraba cursando el diplomado, de
9ipnosis 3ric$soniana.
5os encontr*bamos sentadas en la sala del recibidor del Dnstituto,
esperando cada una nuestras respectivas clases cuando Sol me
pregunta VFu también vienes al grupo de crecimientoW 4 lo ue le
conteste VnoW #o estoy en el diplomado de 9ipnosis
3ric$soniana. 3s tu primera sesión en el grupo, Sol respondió si,
en ue semestre vas porue supongo ue estudias psicología, #o
le conteste supones bien estudie psicología ya la termine y ahora
me encuentro cursando el diplomado para tener algunos
conocimientos extras, conocer este tipo de hipnosis 3ric$soniana.
)a secretaria del Dnstituto se coloco en medio del recibidor y di!o
en vo/ alta, las personas ue asisten por primera ve/ al grupo de
crecimiento, me acompañan les voy a ha mostrar su salón donde
ser*n sus sesiones. 4 lo ue Sol se levanto r*pidamente y di!o
hasta luego, le conteste hasta pronto. (espués de haber tenido
esta peueña charla con Sol, nos volvimos a encontrar a los ,-
días en el mismo lugar de la primera ve/< y le di!e como estas,
respondió. bien, ue tal las clases, me parecen muy interesantes,
a es nuevo para mí y por sí fuera poco me va ayudar ha tener
conocimientos, ue utili/are a lo largo de la carrera, oye en ue
?acultad estudias, en Narago/a, ue tal, yo estudie ahí, en serio,
;6
si en ue semestre vas, en el , semestre apenas, dentro de poco
ya terminaras la carrera, tu terminaste la carrera en los 0 años y
medio, si< bueno me voy a mi clase, Sol nos estamos Ciendo.
Cuando la volví a encontrar traía un pastel y le pregunte. ya, a
celebrar, si tu crees ya terminan las sesiones del grupo, ue te
parecieron me voy satisfecha , eso es bueno, oye a todo esto no se
tu nombre, soy ?ransemy, el mío es Sol, mucho gusto
contestamos ambas, comenta Sol después de tantas platicas hasta
horita sabemos nuestros respectivos nombres, a lo ue le
contesto puedes creerlo, Sol continua hablando y tu como vas en
tus clases bien, aprendiendo un poco, cuando termines ya puedes
dar terapia, empecé a dar hace un año, ue padre, te felicito,
gracias, oye me podrías dar tu numero de teléfono, claro " se lo
anoto', Sol me dio mucho gusto conocerte, contesto. igualmente,
espero verte en otra ocasión, por supuesto un día te hablare. 5os
despedimos extendiéndonos la mano.
(atos generales de la paciente.
5ombre "ficticio'. Sol
3dad. %:Sexo. femenino
7cupación. 3studiante
3scolaridad. 4ctualmente 3studia +sicología
Sol tiene %: años de complexión delgada, estatura media
;;
Primera sesión de! primer caso,
Ln día por la mañana recibí una llamada era Sol la chica ue
conocí en el Dnstituto.
Sol. Iuenos días me puede comunicar con fransemy
Ferapeuta. Iuenos días soy yo dígame
Sol. 9ola soy, Sol no sé si te acuerdas de mi te conocí en el
Dnstituto
Ferapeuta. P9oQ Si ya te recuerdo, a ue debo tu llamada
Sol. Tuiero una asesoría, por una situación ue me preocupa.
+odría ser hoy mismo
Ferapeuta. +ermíteme, seria en la tarde a las 6.--
Sol. SíUVen el DnstitutoW
Ferapeuta. 5oUtiene con ue anotar "le doy la dirección' esta
muy cerca del metro pantitl*n, cuando llegues me hablas y te voy
guiando.
Sol. Si cono/co un poco por all*, vive una prima cerca de allí
Ferapeuta. Fe espero.
4l llegar Sol al consultorio mantenía un tono de vo/ fuerte, se
despla/aba con movimientos acelerados, y la respiración era
precipitada. "3sto lo observo desde ue abro la puerta y
caminamos al consultorio'
Lna ve/ ue ya est*bamos ubicadas en consultorio.
;>
Ferapeuta. Siéntate ponte cómodaUVte costo traba!o llegarW
+aciente. no, te comente ue vive por auí una prima.
Ferapeuta. VSe te hi/o le!osW
+aciente< 5o, yo vivo auí en 5e/a y cono/co por auí.
Ferapeuta. bien V3n ue te puedo ayudarW
+aciente. Fengo problemas con mi novio, desde ue él, hi/o
amistad con una chica de su salón.
+aciente. @e siento despla/ada en mi faceta de amiga.
Ferapeuta. V+or uéW
+aciente. +orue él siempre me habla de su amiga< lo ue hacen,
lo ue desayunan, bueno hasta a uien critican del salón, como
las tareas ue reali/an !untos.
Ferapeuta. # esto, Vue te hace sentirW, o Vcomo te sientesW
+aciente. @al y me da cora!e, por ue pienso, 1a lo me!or uiere
terminar conmigo2, para poder andar con ella.
Ferapeuta. VTue te hace suponer esoW.
+aciente. Su comportamiento, sus pl*ticas.
Ferapeuta. VSe lo has hecho saberW.
+aciente. 5o tan directo, pero le hago comentarios como, 1creo
ue me andas buscando socia.
Ferapeuta. V# como crees ue te puedo ayudarW
;:
+aciente. Fienes m*s conocimientos, y con estos puedes
ayudarme a no sentirme así y atender esto para me!orar.
Ferapeuta. Vue uieres ue traba!emos primero en est* sesiónW
+aciente. 5o uiero sentirme mal, eno!ada por la amistad ue
surgió entre mi novio y su amiga, aunue para ser honesta siento
ue me uitaron ese lugar de amiga.
Ferapeuta. 3sto me recuerda una historia, ue te voy a contar en
este momentoUy comien/o a narrar la historia 15ube alta y toro
bravo2
4l terminar la historia.
Ferapeuta. Considero ue te puedes despla/ar a los lados ue tú
uieras, nadie uita nada si en verdad es tuyoU VFe parece si
damos por terminada la sesiónW
+aciente. Sí
Ferapeuta. 3s todo por hoy, entonces Vcuando te programo la
siguiente citaW.
+aciente. (entro de ,- días, te hablo para ratificar la hora y día.
Ferapeuta. Si, espero tu llamada.
e-unda sesión de! primer caso,
4l abrir la puerta pude observar algo diferente, su rostro se veía
rela!ado, la salude con un adem*n al cual respondió de la misma
manera.
;&
Ferapeuta. +asa hasta el fondo, VComo te ha idoW
+aciente. @uy bien.
Ferapeuta. @e da mucho gusto, por cierto, Vcomo marchan las
cosas con tu novioW
+aciente. "con una sonrisa' excelente, pensé en todo lo ue me
di!iste.
Ferapeuta. 5o te di!e nada, tan sólo te narre una historia.
+aciente. Iueno lo ue di!iste, en la historia, el amor debe ser
libre, por ue si lo amarramos puede llegar a lastimar o hasta
morir, sabes creó ue el amar es volar en tu propio espacio, y
cuando se llegue al punto de compartimiento, seguir amando con
mayor intensidad respetando el espacio de cada uien y confiando
en el amor.
Ferapeuta. 7ye, me parece importante lo ue acabas de decir,
creó ue tus o!os despla/aron la mirada hacia el lado ue
uerían ver, y si est* bien para ti, comparto esta nueva filosofía
de tú relación. # agrade/co ue la compartas conmigo.
+aciente. +or cierto a mi novio le conté la historia ue tu me
contaste y le pareció muy bonita, me pregunto donde la había
escuchado, a lo ue le conteste ue me la leyó una psicóloga y me
di!o Vpor ue te contó esa historiaW, no lo sé.
>-
Ferapeuta. "Se me uedo mirando, como esperando una
respuesta' Vy luegoW
+aciente. V+or ue me contaste esa historiaW
Ferapeuta. "sonriendo' es un secreto terapéutico VnoW...no es
cierto, es una madera de decir algo, para ue tu eli!as de acuerdo a
lo ue piensas, sientas en ese momento.
+aciente. Iueno muchas gracias por ayudarme y escucharme.
Ferapeuta. =esolviste lo ue deseabas.
+aciente. Sí, y me gusto de ue madera se soluciono esto.
Ferapeuta. Xracias por hacerme parte de ese aprendi/a!e de tu
vida.
Con la paciente Sol, utilice la narración de una historia ue
envolviera una met*fora del amor, tomando en cuenta la situación
ue la aue!aba, para ue ella buscara en sus recursos y
solucionara esto.
Considero ue el ob!etivo principal de Sol, ue la llevo a pedir la
terapia fue resuelto con sus recursos y el lengua!e indirecto ue
estaba implícito en la historia narrada en la primera sesión.
e-undo (aso
Ln día por la tarde tocaron la puerta del consultorio era una
señora, pidiendo una sesión psicológica, le di!e pase hasta el
fondo por favor, se paso al consultorio y le ofrecí ue tomara
>%
asiento al mismo tiempo ue le pregunte< ue día le gustaría venir
a lo ue contesto, podría darme la cita m*s cercana o si ahorita
me pudiera atener me estaría haciendo un favor, ya ue me urge
un conse!o. Su tono de vo/ era ba!o, hablaba pausadamente, se
frotaba las manos con mucha insistencia, miraba hacia aba!o y
pocas veces miraba a los o!os.
(atos generales del paciente.
5ombre "ficticio'. Sandra
3dad. E:
Sexo. femenino
7cupación. su hogar
3scolaridad. carrera comercial "estilista'
Sandra tiene una estatura ba!a su complexión es mediana, vestía
un pantalón de me/clilla oscuro, una blusa café, peinada con una
media cola.
Primera sesión de! se-undo caso,
Ferapeuta. Si te la puedo dar en este momento "aprovecho y
r*pidamente le menciono el costo de la sección y duración, a lo
cual la paciente acepta'
+aciente. @uchas gracias
Ferapeuta. VFú crees ue auí se te pueda dar ese conse!o ue
buscas y mencionaste al principio de tu conversaciónW
>,
+aciente. SíUporue est*s capacitada para ayudar a las personas
con problemas, como el ue traigo.
Ferapeuta. Sobre ue situación es el conse!o.
+aciente. @i esposoUdice ue yo no lo entiendo, él se uedo sin
traba!o, y le di!eA no te preocupes, me voy a traba!ar a la cocina
con mi hermana y tu busca traba!o con calma. 4sí lo hicimos y a
las dos semanas él estaba muy irritado de todo se molestaba< ue
los niños gritaban, ue si no tenia la comida hecha o su ropa
limpia y planchada, para seguir buscando traba!o y no tuviera ue
ser un mantenido. 4 lo ue yo le conteste, a mi no me pesa
ayudarte en este momento de mala racha ue estamos pasando,
esto va pasar pronto, lo veras.
4l cabo de dos meses y medio encontró traba!o< no sé si fue malo
o bueno porue él sigue molesto, por todo discute, nada le gusta,
todo esta mal. # yo no sé ue hacer para ue él se sienta me!or y
no este eno!ado conmigo.
Cuando la señora termino de contarme su situación, la imagine
como un *rbol lleno de man/anas y ue cualuiera ue pasara
tenía el derecho de tomar las man/anas ue uisiera.
Ferapeuta. VTue crees ue te haga falta por hacer, para ue él no
siga eno!adoW
>E
+aciente. Fal ve/... 3ntender ue su car*cter cambio. # aceptarlo
a sí.
Ferapeuta. Sabe me recordó una historia ue, la voy a contar
ahorita. 4compasando comencé a narra la historia, 13l *rbol
generoso2 de Silversthein "%&&&', note ue Sandra mantenía su
vista fi!a en mí, mientras contaba la historia, su cuerpo se rele!aba
lentamente. 4l terminar mantengo un silencio, para ue Sandra
disfrute del momento.
+aciente. (ar todo tampoco es correcto.
Ferapeuta. Si eso esta bien para tiU V3ncontraste lo ue
buscabasW
+aciente. SíU gracias. Sandra sólo se presento una sesión. Sin
embargo considero, ue fue suficiente, para ella.
>0
Análisis
Las metáforas o historias narradas se han extendido en el campo
terapéutico para llevar a nuestro paciente a la fuente misma y al
encontrarse ahí puede establecer contacto con sus recursos
inconsciente a través de la fantasía, de la vivencia de cada parte
significativa de la historia logrando así invertir la situación,
disponiendo de aquellos recursos que necesita para lograr la
solución aquello que le incomoda cumpliendo así con el o los
objetivos que lo llevaron a tomar una o varias sesiones
psicológicas.
esde que se inicia con la narración, la metáfora o historia
empie!a a surgir efecto para que se logre establecer la
comunicación indirecta y empiece a trabajar el inconsciente, para
lograr el cambio.
"stos casos que menciono me han dejado satisfecha, porque las
personas han logrado encontrar en sus experiencias las soluciones
a sus situaciones incomodas. # como si fuera poco, en una, o dos
sesiones ya tienen las respuestas que necesitan para mejorar su
situación.
$o hay seguimiento porque las pacientes no pidieron más
sesiones, entiendo que la situación que les molestaba fue cubierta
en la misma sesión.
%&
Conclusiones
'arece mágico que por el hecho de escuchar historias, anécdotas,
relatos, cuentos y metáforas que contengan la situación planteada
en un consultorio psicológico, y a(n más cuando estas nos invitan
a situarnos en el contexto en que se están desarrollando, tan solo
por el placer de dejar volar la imaginación o cuando generamos a
partir de éstas una nueva idea o una nueva percepción de las
cosas.
'odemos agregar actualmente a las historias y a los cuentos, y
metáforas un sentido terapéutico, ya que sabemos con base en la
experiencia, que posibilitan transformaciones en conceptos,
percepciones, emociones, pensamientos o comprensión de las
cosas. ando así un resultado satisfactorio a cada persona.
)abemos que el uso de la historia, anécdota, relatos, metáforas,
constituye una poderosa herramienta de comunicación indirecta,
que mantiene la individualidad de las personas.
"stos casos fueron muy representativos, ya que son los primeros
en donde use y narre una historia que envolvía metáforas del
paciente y de su situación que plantea en la sesión, así también
fue muy enriquecedor observar los cambios que se iban
presentando con la narración de la historia
%%
Bibliografía

Abozzi, P. (1997). Hipnosis Práctica. México: Martínez Roca.
Agirre, M ! "#$arez, M.(%&&7). Historias para contarse ! crecer
'ntos. México: A#o(
)rns, *.+. (%&&,). -# e(p#eo .e (etá/oras en psicoterapia. 1&1
Historias crati$as. )arce#ona: Masson
0an.a, M. 1. (1999) 2iccionario pe.ag3gico psico#3gico.
-spa4a: 5céano
0as#a, 0. (%&&6). 7ar.ineros princesas ! perco espines. México:
A#o(
Hi#gar., - ! Hi#gar., 7 (199&). 8a 9ipnosis en e# a#i$io .e# .o#or.
México: 1on.o .e c#tra econ3(ica.
:raser,*.(%&&;) <e'ien.o se4os ! rea#i.a.es. M=xico: A#o(
e.itores
Ma.anes, 0.(199>), -strategias ! (etá/oras .e terapia bre$e. -n
7. ?eig ! @. *i##igan (-.s.). <erapia )re$e: (itos,
(éto.os ! (etá/oras. )enos Aires: A(orrort.
Moix, 7. (%&&6). 8as (etá/oras en #a psico#ogía cogniti$a
con.cta#: Pape#es .e# psic3#ogo, %7(%) Recpera.o e# &9
.e octbre %&&A, 9ttp:BBCCC.pape#es.e#
psico#ogo.esB$er.(ero.aspDi.E1,>,
7A
5FHan#on, +. (19A9) Raíces pro/n.as: Principios básicos .e #a
terapia ! .e #a 9!pnosis .e Mi#ton -ricGson. )enos aires:
Pai.3s.
Parra, A. (19A>). 2e #a 9ipnosis a #a so/ro#ogía. Ma.ri.:
)ib#ioteca He$a.
Rob#es, <. (1991). <erapia 0orta.a a #a Me.i.a. México: Pai.3s.
Rob#es, <. (%&&;). 0oncierto para catro cerebros en psicoterapia.
México: A#o(
Rob#es, <. (%&&;). Mana# .e grpo .e creci(iento. México:
A#o(
Ros, R. (%&&A). *ía para crear (etá/oras Iti#es.
9ttp:BBCCC.pn#net.co(Bc9asJBaB19A1
@e(erari, A. (%&&%). Historias, teorías ! técnicas .e #a
psicoterapia.)arce#ona: Pai.3s
@i#$erstein, @. (1999). -# árbo# generoso. Keneze#a: 8itexsa
@!.ne!, R. (19A6). Mi $oz ira contigo: 8os centos .i.acticos
Mi#ton H. -ricGson. )arce#ona: Pai.3s
+atz#aCicG, P. (19A&). -# #enga'e .e# ca(bio. )arce#ona:
Her.er.
LapGo, M. (1999). -sencia# .e #a 9ipnosis. )arce#ona: Pai.os.
?eig, 7. (199A). Mn @e(inario 2i.áctico con Mi#ton H. -ricGson.
)enos Aires: A(orrort.
79
A&
Anexo
Instituto Milton H. Erickson De Ciudad Nezahualcoyotl
Ficha de identificación
Nombre: ol !ficticio"
e#o: femenino Edad: $%
Estado ci&il: soltera 'cu(ación: estudiante
Escolaridad: (re(aratoria Modalidad ! I " ! F " ! ) "
)or *uien fue remitido:
Moti&o de consulta
+ue es(era de nuestro traba,o: *ue la ayudemos a resol&erse la
situación *ue le incomoda y le duele

Como cree *ue te (odemos ayudar: (or los conocimientos *ue
tenemos y la e#(eriencia de nuestro traba,o

-erbalización del usuario !lo (rimero *ue dice":
Me siento des(lazada en mi faceta de ami.a con mi no&io

'b,eti&os del (aciente: 'b,eti&os del tera(euta:
+ue no le duela la amistad *ue
tiene su no&io y no se sienta
des(lazada
+uitarle el dolor y *ue recu(ere su
lu.ar *ue dice *ue (erdió
E/)0EI'NE
Hablaba fuerte1 caminaba muy de(risa

Instituto Milton H. Erickson De Ciudad Nezahualcoyotl
Ficha de identificación
Nombre: andra !ficticio"
%$
e#o: femenino Edad: 2%
Estado ci&il: casada 'cu(ación: ho.ar
Escolaridad: carrera t3cnica
!estilista"
Modalidad ! I " ! F " ! ) "
)or *uien fue remitido:
Moti&o de consulta
+ue es(era de nuestro traba,o: *ue la ayudemos a resol&erse la
situación *ue no entiende

-erbalización del usuario !lo (rimero *ue dice":
Mi es(oso dice *ue yo no lo entiendo (or a &erse *uedado sin traba,o

'b,eti&os del (aciente: 'b,eti&os del tera(euta:
Entender a su marido (ara *ue no
este eno,ado con ella 1 y no se
sienta mal
+ue identifi*ue con *uien esta
eno,ado 3l marido

E/)0EI'NE
Habla (ausadamente1 en tono ba,o1 se frota las manos con frecuencia

N45E 6786 9 8'0' 506-'
Cuenta una &ie,a leyenda de los Indios iou# *ue1 una &ez1 hasta
la tienda del &ie,o bru,o de la tribu lle.aron tomados de la mano.
8oro 5ra&o1 el m:s &aliente y honorable de los ,ó&enes .uerreros1
y Nube 6lta1 la hi,a del caci*ue y una de las hermosas mu,eres de
la tribu.
;Nos amamos <em(ezó el ,o&en.
%=
;y nos &amos a casar < di,o ella.
;9 nos *ueremos tanto *ue tenemos miedo.
;+ueremos un hechizo1 un con,uro1 un talism:n.
;6l.o *ue nos .arantice *ue (odremos estar siem(re ,untos.
;+ue nos ase.ure *ue estaremos una al lado del otro hasta
encontrara Manit> el dios de la muerte.
;)or fa&or < re(itieron. ?Hay al.o *ue (odamos hacer@
El &ie,o los miró y se emociono de &erlos tan ,ó&enes1 tan
enamorados1 tan anhelantes1 es(erando su (alabra.
;Hay al.oA ;di,o el &ie,o des(u3s de la lar.a (ausa. )ero no s3A
es una tarea muy difBcil y sacrifica.
; im(orta No ;di,eron los dos.
; 7o *ue sea ; ratifico 8oro 5ra&o.
;bien <di,o embru,o. Nube alta ?&es el monte al norte al norte de
nuestra aldea@ Deber:s escalarlo1 sola y sin m:s armas *ue una
red y tus manos1 tendr:s *ue cazar al halcón m:s hermoso y
&i.oroso del monte. i lo atra(as1 deber:s traerlo a*uB con &ida al
tercer dBa des(u3s de la luna llena. ?Com(rendiste@
7a ,o&en asistió en silencio.
9 t>. 8oro 5ra&o <si.uió el bru,o ; 1 deber:s escalar la montaCa
del 8rueno cuando lle.ues a la cima1 encontrar la m:s bra&Ba de
todas las :.uilas y solamente con tus manos y una red deber:s
%2
atra(arla sin heridas y traerla ante mB1 &i&a1 el mismo dBa en *ue
&endr: Nube 6ltaA al.an ahora.
7os ,ó&enes se miraron con ternura y1 des(u3s de una fu.az
sonrisa salieron a cum(lir su misión encomendadaD ella hacia el
norte1 el hacia el surA El dBa establecido los dos ,ó&enes
es(eraban frente a la tienda del bru,o con sendas bolsas de tela
*ue contenBan las a&es solicitadas. El &ie,o les (idió *ue con
mucho cuidado las sacaran de sus bolsas. 7os ,ó&enes lo hicieron
y e#(usieron ante la a(robación del &ie,o los (:,aros cazados.
Eran e,em(lares &erdaderamente hermoso1 sin duda lo me,or de
su estir(e.
;?-olaban alto@ < (re.unto el bru,o.
; B1 sin duda. Como lo (edisteA ?9 ahora@ < )re.untó el ,o&en;.
?7os mataremos y beberemos el honor de su san.re@
;No; di,o el &ie,o.
;7os cocinaremos y comeremos el &alor de su carne < (ro(uso la
,o&en.
;No re(itió el &ie,o. Ha.an lo *ue les di.o. 8omen las a&es y
atenlas entre si (or las (atas con estas tiras de cueroA Cuando las
hayan anudado1 su3ltelas y *ue &uelen libres.
El .uerrero y la ,o&en hicieron lo *ue se les (edBa y soltaron los
(:,aros. El :.uila y el halcón intentaron le&antar el &uelo (ero
%E
sólo consi.uieron re&olcarse en el (iso. 4nos minutos des(u3s1
irritadas (or la inca(acidad1 las a&es arremetieron a (icotazos
entre sB hasta lastimarse.
;Este es el con,uro. Fam:s ol&iden lo *ue han &isto. on ustedes
como el :.uila y un halcónD si se atan el uno al otro1 au*ue lo
ha.an (or amor1 no sólo &i&ir:n arrastr:ndose sino *ue adem:s
tarde o tem(rano1 em(ezar:n a lastimarse uno al otro. i *uieren
*ue el amor entre ustedes (erdure1 &uelen ,untos (ero ,am:s
atados. 6.uirre1 9 Gl&arez1 !=HHI1 $J$ y$J="
E7 605'7 KENE0''
HabBa una &ez un :rbolA*ue amaba a un (e*ueCo niCo.9 todos
los dBas el niCo &enBa y reco.Ba sus ho,as (ara hacerse con ellas
una corona y ,u.ar al rey del bos*ue. ubBa (or su tronco y se
mecBa en sus ramas y comBa manzanas y ambos ,u.aban al
escondite. 91 cuando estaba cansado1 dormBa ba,o su sombra. 9 el
niCo amaba al :rbolA mucho y el :rbol era feliz. )ero el tiem(o
(asó1 y el niCo creció1 y el :rbol se *uedaba a menudo solo. )ero
un dBa el :rbol &io &enir a su niCo y le di,o: L-en niCo1 s>bete a
mi tronco y m3cete en mis ramas y come mis manzanas y ,ue.a
ba,o mi sombra y s3 feliz L. Lya soy muy .rande (ara tre(ar y
,u.ar1 Ldi,o 3l. L9o *uiero com(rar cosas y di&ertirme1 necesito
%M
dinero. ?)odrBas d:rmelo@N L7o sientoN1 di,o el :rbol1 (ero yo no
ten.o dinero. ólo ten.o ho,as y manzanas. Co.e mis manzanas y
&3ndelas en la ciudad. 6sB tendr:s dinero y ser:s feliz. 91 asB1 3l
se subió al :rbol1 reco.ió las manzanas y se las lle&ó. 9 el :rbol
se sintió feliz. )ero (asó mucho tiem(o y su niCo no &ol&BaA 9
el :rbol estaba triste.
9 entonces1 un dBa1 re.resó y el :rbol se a.itó ale.remente y le
di,o. L-en1 niCo1 s>bete a mi tronco1 m3cete en mis ramas
y se felizN. LEstoy muy ocu(ado (ara tre(ar :rbol1N di,o 3l.
LNecesito una casa *ue me sir&a de abri.oN. L+uiero una es(osa y
unos niCos1 y (or eso *uiero una casa. ?)uedes t> d:rmela@
L9o no ten.o casaN1 di,o el :rbol1 Lel bos*ue es mi ho.ar1 (ero
t> (uedes cortar mis ramas y hacerte una casa. Entonces ser:s
felizN. 9 asB 3l cortó sus ramas y se las lle&ó (ara construir su
casa. 9 el :rbol se sintió feliz. )ero (asó mucho tiem(o y su niCo
no &ol&Ba. 9 cuando re.resó1 el :rbol estaba tan feliz *ue a(enas
(udo hablar L-en1 niCoN susurró. L-en y ,ue.aN. Lestoy muy
&ie,o y triste (ara ,u.arN1 di,o 3l. L*uiero un bote *ue lle&e le,os
de a*uB. ?)uedes t> d:rmelo@N Lcorta mi tronco y hazte un boteN1
di,o el :rbol. Lentonces (odr:s na&e.ar le,osAy ser:s felizN. 9
asB cortó el tronco y se hizo un bote y na&e.ó le,os.
%J
9 el :rbol se sintió feliz. )ero no realmente. 9 des(u3s de mucho
tiem(o u niCo &ol&ió nue&amente. Llo siento1 niCoN di,o1 el :rbol
L(ero ya no ten.o nada (ara darte. 9a no me *uedan manzanasN.
Lmis dientes son muy d3biles (ara comer manzanasN1 le contestó.
Lya no me *uedan ramasN di,o el :rbol. Ltu ya (uedes mecerte en
ellas L Esto muy &ie,o (ara colum(iarme en las ramasN.0es(ondió
3l. Lt> ya no (uedes tre(arN Lestoy muy cansado (ara tre(arN le
contestó. L7o siento Lse lamentó el :rbol *uisiera (oder darte
al.oA)ero ya no me *ueda nada. oy solo un &ie,o tocón. 7o
sientoANLyo no necesito mucho ahora contesto 3l1 Lsolo un lu.ar
tran*uilo (ara re(osar. Estoy muy cansado.N Lbien1N di,o el :rbol
reanim:ndose1 Lun &ie,o tocón es un bueno (ara sentarse y
descansar. -en1 niCo1 si3ntate. i3ntate y descansaN. 9 3l se sentó.
9 el :rbol fue feliz il&erstein1 !$OOO1 ):.s. $ a 2M."
7o no Ericksoniano:
Contra transferencia: 7as reacciones emocionales del tera(euta
hacia el (aciente1 *ue est:n basadas en los conflictos y
necesidades inconscientes del tera(euta1 distintas a sus res(uestas
conscientes a la conducta del (aciente. 7a contratrasferencia
(uede interferir con la habilidad del tera(euta (ara entender al
(aciente y (uede afecta ne.ati&amente la t3cnica tera(3utica.
%I
8ransferencia: Fenómeno inconsciente en el *ue los sentimientos1
las a(titudes y los deseos1 ori.inalmente li.ados a im(ortantes
fi.uras de los (rimeros aCos de la &ida de cada su,eto1 son
(royectados en otra (ersona *ue re(resentan a a*uellas en el
momento actual. Freud utilizó este t3rmino transform:ndolo en
un elemento im(ortante del (sicoan:lisis y constituy3ndose en un
fenómeno es(ecBfico.
Erickson traba,aba con (ersonas conocidas como desconocidas
(ara 3l no e#istBan estos t3rminos ya *ue (arte de *ue la tera(ia la
hacen dos e#(ertos el tera(euta y el (aciente. 9a *ue cada
(ersona es >nica y tiene sus (ro(ios recursos (ara la solución de
sus (roblemas.
%%