You are on page 1of 12

Tormenta de Ideas.

Raymond Garthoff y los think tanks
en la primera Guerra Fría
“El jefe de un ejército no necesita ser ni un erudito ni un
estudioso de la historia, ni un publicista, pero debe estar
familiarizado con los asuntos más importantes de Estado…
las tendencias tradicionales, los intereses en peligro, los
asuntos en disputa y las personalidades sobresalientes”.
Karl von Clausewitz, De la Guerra.
1
Introducción. La Guerra Fría como Problema Intelectual
No mucho tiempo después de la finalización de la Seunda !uerra "undial, en 1#$%,
numerosos pol&ticos, militares e intelectuales occidentales comenzaron a discutir
a'iertamente la posi'ilidad de un nuevo conflicto 'élico con el otro ran vencedor, la
(nión Soviética liderada por )osif *. Stalin. +etrospectivamente, podr&a decirse ,ue las
primeras dos décadas de esta contienda no declarada ni a'ierta, conocida como la
Guerra Fría, fueron las m-s tur'ulentas . pelirosas/ mientras las esferas de influencia
de los mundos capitalista . socialista no termina'an de definirse, las fronteras se
mostra'an vol-tiles . la formación de nuevos o'iernos . 0stados esta'a a la orden del
d&a. 0l monopolio nuclear detentado por los 0stados (nidos fue r-pidamente ,ue'rado
por los soviéticos, aun,ue nin1n acuerdo re&a todav&a acerca del uso de estas armas
cu.o poder destructivo, nunca antes visto, apenas era comprendido.
0ste escenario tan conflictivo e inesta'le multiplicó la formación de
instituciones especializadas en analizar la pol&tica internacional . en asistir a las
oranismos u'ernamentales en la ela'oración de planes . estrateias/ para desinarlas
se acu2ó el término thin tan. Numerosos académicos formados en las universidades
m-s prestiiosas en 3umanidades . Ciencias Sociales pasaron a formar parte de estos
rupos, produciendo li'ros . papers referidos a la sociedad, la econom&a, la pol&tica . el
e4ército soviéticos. 5e esta forma, sentaron las 'ases de “disciplinas” como la
remlinología ,ue, con el tiempo, se volver&an sumamente populares e influ.entes. 6an
sinificativo como la aparición de estos thin tans a finales de los a2os 7$8 es el
financiamiento ,ue reci'ieron/ los fondos provinieron de corporaciones e instituciones
dependientes de las 9uerzas :rmadas, ansiosas por optimizar su potencial militar frente
a la amenaza soviética.
1
*on Clausewitz, Karl, De la Guerra, ;uenos :ires, Caronte, <88= >ori. alem-n 1=?<@, pp.1<AB1<=.
1
0ste art&culo pretende analizar a uno de los intelectuales ,ue hicieron su carrera
dentro de los thin tans de la !uerra 9r&a/ el doctor +a.mond C. !arthoff. 0n su rol de
especialista en pol&tica eDterior . estrateia soviéticas escri'ió Doctrina !ilitar
"o#iética E1#%?F . $olítica !ilitar "o#iética% &n 'nálisis (ist)rico E1#GGF, li'ros a los
cuales se dedicar- este an-lisis. Hr-cticamente desde sus inicios, la !uerra 9r&a fue
interpretada por los historiadores . los diplom-ticos ,ue la estudiaron en clave pol&tica,
económica, social, ideolóica e, incluso, cultural. Sin em'aro, hasta la actualidad poco
ha podido decir la historia intelectual/ es esta perspectiva la ,ue se ,uiere utilizar para
a'ordar estos dos tra'a4os de +a.mond !arthoff. 5e esta forma, se ,uiere echar luz
so're las in,uietudes pol&ticas . estratéicas ,ue a,ue4a'an a las elites militar . pol&tica
estadounidense durante las primeras dos décadas de la !uerra 9r&a.
Son dos los rupos de interroantes ,ue se desea plantear . para los cuales se
'uscan respuestas iniciales . tentativas. 0n primer luar, I,ué tipo de imaen de la
(nión Soviética, de sus e4ércitos . elites, constru.ó !arthoffJ I: ,ué fuentes
documentales . no documentales de'ió recurrirJ IKué metodolo&as aplicóJ IKué
intereses, eDpresos . ocultos, ha'&a detr-s de estas dos o'rasJ IKué temores al'era'an
su autor . los rupos ,ue lo financia'anJ
0n seundo luar, es interesante considerar la misma eDistencia de estos
tra'a4os. IHor ,ué en los a2os 7$8 . 7%8 estudiantes . profesores de 3umanidades,
alunos sumamente 4óvenes como !arthoff, pasaron a formar parte de thin tans
financiados por las 9uerzas :rmadasJ Como indica Karl von Clausewitz en el ac-pite,
los l&deres militares no de'er&an ser eruditos/ sin em'aro, frente a la posi'ilidad de una
6ercera !uerra "undial ha'r&an recurrido a intelectuales civiles para familiarizarse
“con los asuntos más importantes de Estado”.
Cos l&mites de eDtensión esta'lecidos . las pocas investiaciones realizadas
acerca del autor . de los li'ros utilizados como fuentes ameritan ,ue el car-cter de este
tra'a4o sea introductorio. (na primera parte estar- dedicada a presentar elementos
'ior-ficos de !arthoff, para poder conocer su tra.ectoria . 'rindar un marco de
referencia temporal e intelectual para sus li'ros. 0stos ser-n tratados, de forma m-s 'ien
descriptiva, en una seunda parte. Ca tercera . 1ltima sección reunir- alunos es'ozos
interpretativos de la información presentada, intentando responder mediante la
consideración del momento histórico . de los aportes de la 'i'lioraf&a m-s reciente las
preuntas arri'a delineadas ., en lo posi'le, planteando otras. 0n cual,uier caso, este
art&culo pretende, mu. humildemente, dar luar a futuras investiaciones.
2
¿Quin es Raymond Garthoff!
+ara vez mencionado por la 'i'lioraf&a, el nom're de “+a.” !arthoff suele enerar
miradas de desconcierto . preuntas. Ca información 'ior-fica disponi'le no es
so'rea'undante, pero permite demostrar ,ue no se trata de un inoto o un pensador
marinal, sino ,ue ozó de una eDtensa . prestiiosa carrera como especialista en
asuntos militares, analista de inteliencia e, incluso, em'a4ador.
Nacido en los a2os 7<8 en 00.((., !arthoff reci'ió su ;.:. en 9ilosof&a en 1#$=
en la (niversidad de Hrinceton. (n a2o después o'tuvo su primera maestr&a ., en 1#%1,
se doctoró en la (niversidad de Lale.
<
Su tesis fue pu'licada en una forma mu. revisada
poco después, con el t&tulo de Doctrina !ilitar "o#iética.
?
Hodr&a decirse entonces ,ue
al inicio de los a2os 7%8 !arthoff era un autor 4oven, talentoso . prometedor, todav&a
ineDperto pero lleno de novedosas interpretaciones ,ue motorizaron una carrera
académica meteórica.
9ue as& ,ue el novel doctor no se ,uedó ,uieto sino ,ue se asoció al :merican
"ilitar. Mnstitute . al (nited States :rm. Collee, en los cuales diriió investiaciones
. escri'ió art&culos so're la pol&tica eDterior soviética, la din-mica interna del Hacto de
*arsovia . las dif&ciles relaciones entre este . la China de "ao 6se 6un.
$
0n 1#%A,
se1n nos relata *ladislav Nu'oO, !arthoff fue uno de los primeros estadounidenses en
visitar la (+SS durante el 5eshielo . la 5esestalinización/ all& el autor entró en
contacto con estudiantes, militares . diplom-ticos rusos, o'teniendo sus opiniones
acerca del réimen.
%
0n sus interesantes memorias, el ineniero . em'a4ador soviético
en Pashinton 5.C. entre 1#G< . 1#=G :natol. 5o'r.nin aporta alunos datos m-s/
aparentemente, entre 1#%A . 1#G1 se ha'r&a desempe2ado como analista de inteliencia
para la CM:. 5urante los 7G8 . 7A8 tra'a4ó en el 5epartamento de 0stado . utilizó sus
conocimientos acerca de control de armamentos . doctrina nuclear soviética para
asesorar a su pa&s a la hora de firmar acuerdos 'ilaterales. Su rol fue particularmente
destacado en las S:C6 M EStrateic :rms Cimitation 6alOsF en 1#A$. 6res a2os después
asumió el caro de em'a4ador en ;ularia, en donde permaneció hasta 1#A#.
G
5e los
papers escritos en esta etapa de su vida emerió $olítica !ilitar "o#iética, por lo cual
2
Cidell 3art, ;asil 3enr. Ecomp.F, El Ejército "o#iético, ;uenos :ires, Circulo "ilitar :rentino, 1#%#, p. A11.
3
!arthoff, +a.mond, Doctrina !ilitar "o#iética, ;uenos :ires, C&rculo "ilitar :rentino, 1#%#, p. <#.
4
Cidell 3art, ;asil 3enr. Ecomp.F, op% cit%, p. A11.
5
Nu'oO, *ladislav, ' Failed Empire% *he "o#iet &nion in the +old ,ar from "talin to Gorbache#, Carolina del Norte, (niversit. of
North Carolina Hress, <88#, p. 1A<B1A?.
6
5o'r.nin, :natol., En +onfianza% El embajador so#iético antes los seis presidentes norteamericanos de la Guerra Fría -./012
./304, "éDico, 9ondo de Cultura 0conómica, 1##=, p. #<.
A
M'&dem, p. A11.
3
uno podr&a esperar a un autor m-s maduro ,ue incorpora su eDperiencia en los servicios
de inteliencia . en el o'ierno, sus apreciaciones so're un escenario internacional
radicalmente diferente del eDistente ,uince a2os atr-s . sus eDperiencias personales en
la (+SS.
6ras desempe2arse 'revemente como diplom-tico detr-s de la Cortina de 3ierro,
!arthoff continuó sus investiaciones so're la !uerra 9r&a E., posteriormente, so're su
a'rupto finalF como parte de uno de los m-s antiuos . prestiiosos thin tans
estadounidenses, la ;rooOins Mnstitution en Pashinton 5.C. 5e todas maneras, no son
sus aportes m-s tard&os los ,ue se pretende analizar.
¿Te"to #istórico$ %n&lisis Político o Informe de Inteli'encia!
Ca tarea de definir el énero discursivo al ,ue pertenecen los dos vol1menes analizados
resulta en 'uena medida frustrante. Cos an-lisis históricos de diversa duración conviven
con apreciaciones de las opciones pol&ticas de los l&deres 'olchevi,ues . relatos
pormenorizados de cam'ios de personal . acontecimientos. Hodr&a incluso aventurarse
,ue este tipo de teDtos constitu.en un énero h&'rido por su car-cter funcional/ m-s ,ue
aportaciones a un campo cient&fico se trata de dossiers para tomar decisiones de
producción, planeamiento, eopol&tica . eoestrateia. 0sto no eDclu.e su aparición en
pu'licaciones especializadas, la evaluación entre pares . el cumplimiento de relas
formales como el uso de citas.
Doctrina !ilitar "o#iética, como .a se di4o, fue pu'licado por primera vez en
los 0stados (nidos en 1#%? como versión revisada de una tesis doctoral defendida en
Lale. Si se toma en cuenta ,ue en 1#%% apareció tam'ién en el +eino (nido con el
suestivo t&tulo de (o5 6ussia !aes ,ar ECómo hace la uerra +usiaF, entonces
podr&a decirse ,ue disfrutó de cierto éDito, al menos entre los especialistas . los
militares.
A
5e hecho, la versión utilizada para ela'orar este art&culo es una traducción
del 6eniente Coronel *enancio Carullo pu'licada en la ;i'lioteca del Qficial del C&rculo
"ilitar :rentino en 1#%#.
La en la “Nota del autor” aparece un indicio valioso/ la o'ra representa una
contri'ución a las investiaciones de la Corporación 6esearch '7d De#elopment
E6'7D, Mnvestiación . 5esarrolloF.
=
5icha oranización fue oriinalmente parte de la
5oulas :ircraft Compan., famosa por su avión de transporte CB$A 5aOota. 6ras
asesorar a la compa2&a en materia de tecnolo&a . estrateia de la uerra aérea, se
A
8
!arthoff, +a.mond, op% cit%, p. <#.
4
separó en 1#$= dando nacimiento a un thin tan ,ue, de forma poco sorpresiva, estuvo
estrechamente asociado a la 9uerza :érea de los 0stados (nidos, reciente
independizada del 04ército.
#
:1n antes de doctorarse +a.mond !arthoff era parte de un
thin tan, . su tesis doctoral e4emplificar&a el tipo de tra'a4os producidos por estos
oranismos.
Cas casi G88 p-inas del li'ro se inician con una pe,ue2a “Mntroducción” en la
cual se eDplicitan las fuentes utilizadas. 0stas inclu.en manuales del 04ército +o4o,
relamentos de campa2a, escritos de l&deres pol&ticos . militares . eDtractos de la prensa
militar. : esto se arean comentarios de eDtran4eros ,ue visitaron la (+SS durante la
Seunda !uerra "undial . de oficiales emirados. 0l autor se muestra cauteloso frente
a este corpus/ reconoce por un lado ,ue las declaraciones oficiales soviéticas idealizan
situaciones . manifican loros en clave propaand&stica, actitudes eDacer'adas hasta el
paroDismo por el triunfalismo tras la victoria en la !ran !uerra Hatriótica. Sin em'aro,
!arthoff considera ,ue tras las capas de chauvinismo pueden hallarse datos confia'les .
n1cleos de verdad. Hor otra parte, los visitantes for-neos ven lo ,ue sus anfitriones
soviéticos les permiten Epor lo eneral, lo me4or del réimenF mientras los emirados
pueden eDaerar, en su resentimiento, las falencias de la 6odina . su #ozhd.
18

0l resto del volumen se divide en tres partes/ la primera, “;ases de la 5octrina
"ilitar Soviética”, consta de tres cap&tulos . es la m-s 'reve. Cos primeros dos
apartados se dedican, de forma 'astante reminiscente al seminal tra'a4o de *on
Clausewitz, a definir conceptos como t-ctica, operación . estrateia dentro del
pensamiento militar soviético. Si 'ien !arthoff recurre ma.ormente a voca'ulario
militar espec&fico, en ciertos momentos alude a nociones del materialismo histórico
como la lucha de clases o supuestas manio'ras de la pol&tica 'olchevi,ue como el
aislamiento . la ani,uilación del rival. *ale destacar ,ue a,u& !arthoff 'rinda su
definición de la !uerra 9r&a/
“…término ampliamente di#ulgado por los occidentales para referirse a la continua
situaci)n de lucha pro#ocada por los so#iéticos durante la paz nominal8 la guerra fría
presume dos formas primarias8 estado de guerra política y limitada #iolencia militar o
no2militar”.
11

0l 1ltimo cap&tulo indaa en las principales insumos teóricos de esta doctrina militar en
forma histórica . comprensiva/ si 'ien el marDismoBleninismo aparece como la
influencia principal, no se desechan los aportes de la centenaria tradición zarista, de
9
Mnformación eDtra&da de la p-ina we' oficial de la Corporación +:N5, www.rand.or.
10
M'&dem, pp. ?<B??. 6raduzco 6odina como “madre patria” . #ozhd como “4efe” o “l&der”.
11
M'&dem, p. %?. Ca nerita es m&a, .a ,ue dicho término parece recordar la tan mencionada definición del filósofo inlés 6homas
3o''es en 9e#iatán de los per&odos de hostilidad entre naciones como uerra.
5
autores eDtran4eros como el .a mencionado eneral prusiano . los eDperiencias
o'tenidas durante la !uerra Civil . la Seunda !uerra "undial.
1<

Ca seunda sección, “Hrincipios Soviéticos de !uerra”, es la ma.or . principal.
Sus ,uince cap&tulos adoptan un estilo . una terminolo&a mu. similares a los manuales
. relamentos en ,ue se 'asan para descri'ir formas de ata,ue . defensa Ecap&tulo M*F,
los principios . las formas de manio'ra Ecap&tulos * . *MF, la doctrina de la econom&a
de fuerzas . los c-lculos de relación de fuerzas Ecap&tulo *MMF, las condiciones . las
medidas necesarias para emprender una retirada Ecap&tulo RF, las caracter&sticas de la
planificación . la estructura del liderazos Ecap&tulo RMMMF, caminos para o'tener .
directivas para utilizar la información Ecap&tulo R*F . t-cticas de ena2o . sorpresa
Ecap&tulo R*MF. Ca investiación se ve enri,uecida por información . estad&sticas del
9rente Qriental, ,ue se2alar&an puntos de ,uie're en la evolución de la doctrina militar
soviética.
1?
0n ciertos momentos !arthoff vuelve a apo.arse en sus conocimientos de la
filosof&a de Karl "arD . 9riedrich 0nels as& como en datos disponi'les so're el
réimen de la (+SS como claves eDplicativas. 0s as& ,ue el autor no evita tratar
eDtensivamente al mismo Stalin, de manera de evaluar el rol de esta versión 'olchevi,ue
del autócrata ruso, mitificado por la propaanda, en la conducción de las operaciones.
1$
Cueo consina ,ue para el “principio de armas combinadas” soviético los
imperialistas ha'r&an ca&do en la “falacia del arma :nica” Ela 'om'a atómicaF por su
temor al potencial revolucionario de los e4ércitos de masas.
1%

0l tercer . 1ltimo apartado de la o'ra, “Ca 5octrina Soviética en el 0mpleo
6-ctico . Qperativo de las (nidades de Com'ate”, consta de cinco cap&tulos. Cos
primeros tres eval1an la calidad técnica . el potencial militar del 04ército, la 9uerza
:érea . la "arina +o4as. 0l cuarto se detiene en el uso estratéico ,ue los soviéticos
har&an de los distintos tipos de terreno presentes en su inmenso pa&s . en 0uropa
Central. 0l ,uinto resulta llamativo al tratar las t-cticas de los rupos uerrilleros . las
t-cticas su'versivas aplicadas por los soviéticos detr-s de las l&neas enemias.
1G
5e4ando
de lado el car-cter m-s 'ien pol&tico de este cap&tulo final, la tercera parte de Doctrina
!ilitar "o#iética se eDpla.a en estimaciones de tecnolo&a . producción, teniendo
siempre en cuenta los efectos so're la fortaleza del 04ército +o4o. No de4a de ser nota'le
la eDcesiva atención prestada a la 9uerza :érea Soviética si se tiene en cuenta ,ue su rol
12
M'&dem, pp. ?#B18A.
13
M'&dem, pp. 111B$?1.
14
M'&dem, pp. <A=B<#8.
15
M'&dem, pp. <G$B<G#.
16
M'&dem, pp. $??B%=A.
6
fue menor al de otras armas durante la !ran !uerra Hatriótica. 0l mismo Stalin “creía
;ue la amenaza blindada contrarrestaría la amenaza nuclear estadounidense”
1A
a1n
después de 1#$#.
$olítica !ilitar "o#iética vio la luz trece a2os después . presenta una fisonom&a
mu. distinta. 0l volumen no trata un tópico com1n sino ,ue re1ne art&culos . ensa.os,
alunos previamente pu'licados, oranizados en torno a ciertos e4es tem-ticos. Hor este
motivo, los cap&tulos muestran nota'les diferencias entre s& pero una ma.or
homoeneidad interna en términos estil&sticos . discursivos. Cas fuentes no son
eDplicitadas, aun,ue una 'reve recorrida por las notas 'i'lior-ficas revela ,ue el autor
ha recurrido nuevamente a las pu'licaciones oficiales del Hartido Comunista de la
(nión Soviética . del 04ército +o4o, as& como a los escritos de la c1pula pol&tica .
militar. Sin em'aro, la inclusión de China . los 0stados satélites de 0uropa Qriental
supuso la incorporación de documentos de dichos pa&ses. !arthoff se apo.a tam'ién en
sus tra'a4os previos so're doctrina nuclear soviética . en aportes de otros intelectuales
de los thin tans.
1=
0n cual,uier caso, la variedad de fuentes . de n1cleos tem-ticos
apuntar&a a ,ue el autor evolucionó intelectualmente diversificando sus intereses.
0l li'ro se divide en tres partes/ la primera, “Cos "ilitares en la +usia
"oderna”, ocupa m-s de la mitad del mismo. Hor “+usia "oderna” !arthoff entiende el
per&odo iniciado en 1=G8 con las reformas del zar :le4andro MM, eDtendiéndose hasta el
mismo momento en ,ue escri'e. : partir del corte producido en 1#1A el autor marca
rupturas ., especialmente, continuidades. 0l primer cap&tulo enumera los o'4etivos ,ue
los oficiales rusos tuvieron durante esos cien a2os, las estrateias ,ue aplicaron para
alcanzarlos . el rado de éDito a la hora de convencer al 0stado. 0l seundo se
aproDima a dicho rupo social para mostrar la aparición de 4erar,u&as, escalas de status
. salarios . la formación de un sólido esp&ritu de cuerpo. 0n el tercero la mirada se
estrecha a los mariscales durante el per&odo posterior a 1#$%, presentando de forma
minuciosa, reminiscente de un informe de inteliencia, los cam'ios de personal en las
altas esferas . las intrias pol&ticas. !arthoff parecer&a eDtraer como conclusión ,ue los
'olchevi,ues no cortaron sino ,ue interrumpieron una tendencia de laro plazo de las
9uerzas :rmadas rusas hacia el apolitismo, la profesionalización, la 4erar,uización . la
apertura de sus filas a nuevos sectores sociales.
1#

Cueo los militares ceden el protaonismo al marDismoBleninismo . la elite
soviética/ la discusión ira entonces en torno de las modificaciones realizadas por la
17
Nu'oO, *ladislav, op% cit%, p. =1. Ca traducción del inlés es m&a.
18
!arthoff, +a.mond, $olítica !ilitar "o#iética, ;uenos :ires, C&rculo "ilitar :rentino, 1#A8, pp. $8?B$?A.
19
!arthoff, +a.mond, op% cit%, pp. 1?B11A.
7
7omenlatura a la ideolo&a dominante como consecuencia de los vira4es en pol&tica
eDterior. +etomando por momentos arumentos de Doctrina !ilitar "o#iética, el autor
conclu.e ,ue el af-n de leitimar en la ideolo&a ha erosionado al comunismo. 0l ,uinto
cap&tulo resalta por ser el 1nico ,ue toca cuestiones económicas, aludiendo a los planes
de los militares soviéticos para continuar produciendo armamento en caso de una uerra
nuclear a'ierta con Qccidente.
<8

0n el seDto se repasa la evolución de las relaciones 'ilaterales entre las dos
superpotencias . el vira4e hacia la coe<istencia pacífica . la pre#enci)n/ en este marco
son presentadas, de forma sumamente detallada, las manio'ras diplom-ticas del premier
NiOita S. Kruschev para anar terreno al presidente )ohn 9. Kenned.. 0n un tono alo
triunfalista, !arthoff eval1a la pol&tica eDterior soviética como una serie de fracasos
culminando con la derrota en Cu'a. +esulta interesante ,ue sea en este punto cuando el
autor comienza a refleDionar seriamente so're las armas nucleares, no como activo
militar para los estrateas de "osc1 o Pashinton sino como herramienta de presión .
neociación pol&tica.
<1

“+elaciones "ilitares en el "undo Comunista”, la seunda parte, trata los
comple4os v&nculos entre la (+SS, las democracias populares de 0uropa Qriental . la
+ep1'lica Hopular China. Cas seundas ha'r&an sido moldeadas a imaen . seme4anza
de la (nión Soviética racias a la amenaza del 04ército +o4o, la infiltración de aentes
fieles al HC(S . la pura de elementos contrarios a "osc1. Cos episodios de 3unr&a .
Holonia en 1#%G vendr&an a mostrar las fisuras en el glacis defensi#o . la decidida
represión de toda “v&a nacional al socialismo”. 0n cuanto a China, !arthoff comenta los
intentos de la (nión Soviética por su'ordinar a su aliado . las tensiones por sus
crecientes demandas de armas . tecnolo&a, en particular nucleares, ,ue conducir&an al
,uie're de relaciones.
<<
0l .a mencionado tono ultradescriptivo predomina en este
apartado, altern-ndose con es'ozos interpretativos ,ue podr&an estar suiriendo pol&ticas
de defensa para 0uropa Qriental . :sia.
“Ca !uerra . la +evolución Comunista” es la tercera . 1ltima parte, dedicada a
los de'ates en el mundo socialista en torno de la doctrina militar soviética. Cos rusos
ha'r&an a'andonado, como consecuencia del potencial destructivo de los arsenales
nucleares, la idea de un conflicto ine#itable con el imperialismo apostando con cierta
hipocres&a por la coeDistencia pac&fica, el desarme . los controles 'ilaterales. 0n
definitiva, piensan ellos, es sólo cuestión de tiempo para ,ue el proreso material haa
20
M'&dem, pp. 11#B1#%.
21
M'&dem, pp. 1=AB<<#.
22
M'&dem, pp. <??B?<?.
8
de la (nión Soviética el modelo a seuir. Cos chinos discrepan . acusan a sus “aliados”
de co'ard&a frente al “tire de papel” imperialista, a'oando irresponsablemente por
uerras de li'eración en el 6ercer "undo. Cos soviéticos, m-s renuentes a la hora de
prestar su apo.o, asisten a los e4ércitos re'eldes .a ,ue temen perder su liderazo. (n
1ltimo cap&tulo est- dedicado a Qccidente, cu.as potencias industriales resultaron ser un
o'st-culo para la +evolución, no su cuna.
<?

:hora 'ien, I,ué pueden estos teDtos decirnos una vez puestos en perspectivaJ
Q, en otras pala'ras, I,ué puede aportar este autor a nuestra comprensión del per&odoJ
(os Libros para dos )omentos
Hara interpretar las posturas de +a.mond !arthoff hallar las marcas del momento
histórico en las o'ras puede resultar un punto de partida fruct&fero.
0l paradima ortodoDo predominante durante los a2os 7%8 . 7G8, delineado por
el diplom-tico !eore 9. Kennan en su céle're “6elerama Caro”, resuena en la
definición de !uerra 9r&a ,ue 'rinda !arthoff. Sl responsa'iliza a los soviéticos de las
continuas . crecientes tensiones internacionales, . cree ,ue el marDismoBleninismo los
motiva a eDpandirse territorialmente. Hodr&a aventurarse ,ue el autor se inscri'e en la
escuela realista de las relaciones internacionales ,ue, paradó4icamente, interpreta a las
randes potencias en términos de sus ideales . principios.
<$

!arthoff, al iual ,ue Kennan, se remonta a la era zarista para entender a la
(nión Soviética. 0ste tipo de aproDimación, eneralizada durante los a2os 7$8 . 7%8,
ser&a un intento de “normalizar” en términos eopol&ticos e históricos a la superpotencia
comunista al postular ,ue actuar&a como en los 1ltimos cuatro silos.
<%
Sin em'aro, en
los 7G8 !arthoff cree ,ue tras 1#1A la eDpansión territorial no fue un fin en s& misma
sino un medio para el triunfo de la revolución.
<G
Ca Seunda !uerra "undial es una referencia constante en Doctrina !ilitar
"o#iética, al punto de ,ue podr&a pensarse ,ue la escasez de fuentes posteriores a 1#$%
limitar&a las lecturas de !arthoff. 0sto no eDclu.e ,ue él detecte con acierto alunas de
las profundas cicatrices ,ue el conflicto de4ó, como las enormes pérdidas materiales .
humanas. 0stas permitir&an ha'lar de un réimen ,ue cometió serios errores estratéicos
23
M'&dem, pp. ?<AB$88.
24
Saz Campos, Msmael, “Ca !uerra 9r&a”, en (istoria del !on +ontemporani, *alencia, !eneralitat *alenciana, 1##?, pp. <<#B<?8.
25
0l Hresidente 9ranOlin 5. +oosevelt asimiló durante la Seunda !uerra "undial el comportamiento de la (+SS al de la +usia de
los zares. Qtros e4emplos contempor-neos son ;aile., 6homas :., 'merica Faces 6ussia% 6ussian2'merican 6elations from the
Early *imes to our Day, Nueva LorO, Cornell (niversit. Hress, 1#%8 . Summer, ;.3., &na retrohistoria de 6usia, "éDico 5.9.,
9ondo de Cultura 0conómica, 1#=%.
M'&dem, pp. 11#B1<8.
26
M'&dem, pp. ???B?%G.
9
durante los primeros a2os de la contienda . ,ue en nin1n momento se preocupó por las
vidas de sus ciudadanos. 0sta 'rutalidad . fanatismo de los 'olchevi,ues se refle4ar&an
en su doctrina militar, ,ue niea cuidados a los enfermos . heridos al tiempo ,ue
considera el adoctrinamiento pol&tico m-s importante ,ue el entrenamiento militar.
<A
Hodr&a decirse ,ue esta “demonización” de los l&deres soviéticos es otro elemento de la
eDplicación ortodoDa, una v&a para denirar al adversario . 4ustificar la lucha.
0l autor menciona tam'ién la resurrección del nacionalismo ruso merced a la
coneDión entre la !uerra Hatriótica de 1=1< . la !ran !uerra Hatriótica de 1#$1B%, al
punto ,ue los aristocr-ticos héroes de la +usia Narista fueron “reha'ilitados” . dieron
sus nom'res a numerosas condecoraciones.
<=
6al vez por e,uiparar “soviético” con
“ruso” en su discurso, !arthoff no vislum'ra los conflictos ,ue esta rusofilia tendr- con
otros rupos étnicos . nacionales presentes dentro de la (+SS.
<#
6al vez la consecuencia m-s trascendental es el cam'io en la 7omenlatura ,ue,
alutinada en torno de Stalin, comenzó a verse como l&der una ran potencia dedicada al
triunfo de la revolución. Sin em'aro, el recuerdo de la “traición” de los nazis
incrementó su suspicacia frente al imperialismo.
?8
: pesar de ,ue !arthoff lo omita,
tam'ién en Qccidente las eDperiencias de 1#?# . 1#$% moldearon las actitudes . los
preconceptos durante la !uerra 9r&a.
?1
Stalin es otro elemento de interés, .a ,ue las referencias a su persona son
numerosas. Hodr&a pensarse ,ue !arthoff le presta atención . se ve en la o'liación de
desmitificarlo por la eDistencia de lo ,ue podr&a llamarse “paradima Stalin”. Hroducto
de las lecturas de tipo tradicional centradas en los “randes hom'res” . de la visión de
+usia como una tierra de autócratas, este “paradima” har&a del eoriano el m-Dimo
responsa'le tanto de los éDitos como de los fracasos pol&ticos . militares de la (nión
Soviética. 5if&cilmente podr&a acusarse a !arthoff de caer en las redes de una visión
relevante por casi cincuenta a2os, e4emplificada en los tra'a4os de Pinston Churchill .
Palter Ca,ueur, entre otros.
?<
+ecién en los 1ltimos a2os la historioraf&a militar ha
ofrecido un cuadro m-s matizado de Stalin, ,ue se ha'r&a desinteresado por el d&a a d&a
de las operaciones después de 1#$< para concentrarse en el m-s alto nivel estratéico.
??
27
M'&dem, p. =#.
28
Nu'oO, op% cit%, pp. GBA.
29
M'&dem, pp. 18<B18A.
30
*eia, 9rancisco, 9a $az "imulada% &na (istoria de la Guerra Fría, ./=.2.//., "adrid, :lianza, pp. ?A$B?A%.
?1
32
Churchill, Pinston, 9a "egunda Guerra !undial, "adrid, Ca 0sfera de los Ci'ros, <88#, . Ca,eur, Palter, "talin8 the Glasnost
re#elations, Nueva LorO, Scri'ner7s, 1##8
33
;eevor, :nton., "talingrado, ;arcelona, Cr&tica, <888 . !lantz, 5avid . 3ouse, )onathan, ,hen *itans +lashed% (o5 the 6ed
'rmy stopped (itler, Kansas, (niversit. Hress of Kansas, 1##=.
10
0l tratamiento preferencial de la 9uerza :érea Soviética podr&a de'erse a la
estrecha asociación entre la Corporación +:N5 . la (S:9. !arthoff tam'ién apunta
,ue los soviéticos no tienen medios para hacer llear la 'om'a atómica a los 00.((.,
pero ,ue han puesto en marcha numerosos planes para lorarlo. (na lectura alo c&nica
indicar&a ,ue el autor estar&a 'rindando arumentos a los pedidos de la 9uerza :érea por
un ma.or presupuesto. Sin em'aro, tales advertencias se repiten al considerar a las
otras armas . se com'inan con el temor al ena2o . la su'versión para indicar ,ue ha.
un miedo auténtico detr-s de las advertencias, ,ue no escapar&an la paranoia ro4a ,ue
envolvió a 00.((. a principios de los a2os 7%8.
?$

0n $olítica !ilitar "o#iética el paso de la represalia masi#a de 0isenhower a la
respuesta fle<ible de Kenned. se refle4a en 4uicios m-s matizados. 0l autócrata Stalin
de4ó paso a Kruschev, ,uien desea'a el triunfo del socialismo pero no al costo de una
uerra nuclear. 0l triunfalismo posterior a Cu'a hace ,ue !arthoff presente al premier
como un 'ufón de la diplomacia . no vea ,ue la derrota soviética fue m-s
propaand&stica ,ue estratéica o pol&tica. Siuiendo a 5o'r.nin, esto ser&a producto del
secreto ,ue rodeó a las neociaciones.
?%
Nu'oO area ,ue los soviéticos 'uscaron .
loraron enta'lar conversaciones de iual a iual con los norteamericanos,
?G
alo ,ue
!arthoff inora enlo'ando todo intento de acuerdo . campa2a de desarme 'a4o el
rótulo de “hipocres&a”.
5e todas maneras, los elementos ,ue llevaron a la détente aparecen enumerados,
as& como uno de sus ma.ores o'st-culos/ China. 0l autor se2ala ,ue mientras el 0stado
soviético 'usca su autoBpreservación las pretensiones de liderazo so're el movimiento
socialista lo hacen v&ctima de acusaciones de co'ard&a por parte de los chinos. +onald
HowasOi llea a decir ,ue fueron dichas presiones las causantes de la a.uda soviética en
*ietnam . del fracaso de la distensi)n.
?A
Sin em'aro, el teDto se contradice en
numerosos puntos, tal vez por,ue el mismo !arthoff no sa'e si los soviéticos
privileian el triunfo del comunismo o la supervivencia de la (+SS.
0l pue'lo soviético . sus militares son vistos con me4ores o4os/ o'liados a
realizar m-s sacrificios después de 1#$% a pesar de su esperanza de un futuro me4or, no
se trata'a de una masa de fan-ticos comunistas. Cos militares, por e4emplo, muestran
34
M'&dem, pp. $G%B%1#. Nu'oO comenta ,ue Stalin ten&a antes de morir planes desca'ellados de enormes flotas de 'om'arderos a
reacción. I0star&a !arthoff refiriéndose a estos pro.ectos faraónicosJ
35
5o'r.nin, :natol., op% cit%, p. 18<.
36
M'&dem, pp. <8<B<8?.
37
HowasOi, +onald 0., 9a Guerra Fría% 9os Estados &nidos y la &ni)n "o#iética, ./.>2.//., ;arcelona, Cr&tica, <888, pp. 1#GB
<88.
11
incipientes desarrollos de clase . conflictos internos como sus contrapartes occidentales.
Sin em'aro, la (nión Soviética no ha de4ado de ser una amenazaT
*onclusión. ¿+n comple,o militar-intelectual!
0n 1#%= el Conreso de los 0stados (nidos apro'ó la Ce. de 0ducación de la 5efensa
Nacional. 0l miedo a la superioridad cient&fica de los soviéticos tras el lanzamiento de
los satélites artificiales "putni ? . ?? . de sus prue'as de misiles 'al&sticos provocó ,ue
se destinaran %888 millones de dólares para la educación superior en ciencias, lenuas
eDtran4eras . humanidades.
?=
0n realidad, no se trata'a de ninuna novedad/ el
comple4o militarBindustrial re,uer&a de inenieros . cient&ficos capaces para desarrollar
los planes de investiación . desarrollo. Cas em'a4adas . el departamento de 0stado
necesita'an diplom-ticos versados en idiomas . relaciones eDteriores. Hero, como este
art&culo pretendió mostrar, tam'ién los intelectuales tuvieron alo ,ue decir/ desde los
thin tans, asesoraron a las o'ernantes . los enerales para tomar decisiones de
estrateia, pol&tica . producción. )unto al complejo militar2industrial, un comple4o
militar2intelectual ha'r&a funcionado para contrarrestar la amenaza soviética. !arthoff
estuvo entre sus filas, donde realizó desde 4oven una eDitosa carrera académica .
pol&tica. Si el !o'ierno norteamericano le destinó fondos, podr&a afirmarse ,ue el
complejo dio resultados . ,ue continuó produciendo pensadores como +a.mond
!arthoff, 3enr. Kissiner . Qtto 3ahn.
38
HowasOi, +onald, op% cit%, p. 1%%.
12