You are on page 1of 2

“EL VIRUS DE LA ACTITUD”

¿Sabe usted qué es el virus de la Actitud?
“El virus de la actitud” Es el que trata de bajarles la moral a los demás integrantes del grupo
de trabajo, nunca tiene positivismo ante los cambios. Generalmente cuando hay falta
de actitud dentro del grupo, la organización, la tecnología y la mano de obra pierden
productividad... Es también el comportamiento o la mala conducta de los compañeros de
trabajo dentro del ambiente laboral.
Vemos los síntomas día a día como mala educación, mal servicio, falta de motivación, y el
aumento de estrés en el trabajo. Dentro de la empresa o entidad nunca falta aquella persona
que exagera los diversos obstáculos que se le presentan mientras realiza sus labores (por
muy pequeños que estos sean).
Las principales actitudes negativas que son verdaderos virus viciosos, que pueden infectar
comunidades de vida y trabajo, dañando así las relaciones personales son:

 El Alterado: El que trasmite su enojo a sus compañeros de trabajo. Exagera todas las
situaciones, que de un pequeño problema, hace una tragedia completa y no controla sus
emociones.

 El Perfeccionista: Busca que todo se encuentre perfecto, su palabra favorita es la
calidad como arma, ya que el perfeccionismo es bueno siempre y cuando se maneje de
forma positiva hacia los demás.

 El Resistente al Cambio: Se resiste a los cambios que intentan hacerse en las
organizaciones y puede disminuir su rendimiento y afectar con su actitud a otros
compañeros de trabajo. Nada le parece bueno y le causa pavor.

 El, ese no es mi trabajo: Es el que únicamente realiza las funciones por las que fue
contratado mostrando poco compañerismo y ayuda. Negándose la oportunidad de
aportar por su propia cuenta a la organización o comunidad.

 El chismoso: Es el que actúa como un mensajero de malas noticias que suelen ser
falsas y nocivas. Nunca tiene argumentos válidos o bien fundamentados sobre una
situación, pero que de igual forma se encarga de dárselos a conocer a todo el mundo.

 El no comprometido: Es quien muestra poco entusiasmo en el trabajo y no le gusta
comprometerse con las metas y objetivos del equipo, y lo único que genera en la
organización con su actitud es lesionar el entusiasmo de otros.

 El pesimista: Sus respuestas son siempre negativas y con una alta dosis de
desesperanza; para él todo es malo, y no cree que las cosas que se hagan tengan un
fin positivo.

La actitud positiva es el producto de aceptar los retos, de querer cambiar, de no quedarse
estancado, todo esto siempre con miras a alcanzar el éxito producto del trabajo y
mejoramiento continuo como estrategia de las empresas o entidades que siempre fortalecen
su estructura organizacional para ser cada vez mejores.


Nota: Haga su propio diagnóstico del virus de la Actitud negativa, y cámbiela por una
actitud positiva.

Reflexión por Jeffer Mena a partir de las 5s