Ete Teide, maravilla del mundo, tiene en las alturas dos únicos amigos, un ave y una flor: el pájaro

del Teide y la violeta del Teide. (Manfredi, Tenerife)

Humboldt puede escribir:

“Describiría la cima del pico del Teide en el momento en que una capa horizontal de nubes, de blancura radiante, separa el cono de cenizas del llano inferior, y que de pronto, por el efecto de una corriente ascendente, desde el borde mismo del cráter, la mirada puede sumergirse en la viñas de La Orotava, los jardines de naranjos y los densos grupos de plataneras del litoral. [...] Todo aquello que los sentidos no captan apenas, lo que los paisajes románticos presentan de más inquietante, puede convertirse en una fuente de placer para el hombre; su imaginación encuentra en ello la posibilidad de ejercer libremente su poder creador.”

Fotos: Eugenio Rodríguez Joerg Simon Jörg-Detlef Ohrt Edith E., Peter J., Frank Dockhorn Ulrich Brodde Alfred Millenautzki Ronald J., Dirk Zirwick Manfred Jung Manuela T. Wagner Jörg Fuchs Günther Müller Torsten Voigt

Franito