You are on page 1of 2

Comisión de Salud aprobó el dictamen de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva - PROMSEX Centro de p

Sábado, 12 de Diciembre de 2009 07:07

Hoy día (10 de diciembre), en sesión extraordinaria, la Comisión de Salud aprobó por
unanimidad el dictamen recaído sobre el Proyecto de Ley de Salud Sexual Salud Reproductiva
con el voto favorable de los congresistas: Walter Menchola, Daniel Robles, Margarita Sucari,
Hilda Guevara, Helvezia Balta, Ricardo Pando y Wilson Urtecho Medina.

Es necesario resaltar algunos puntos de preocupación sobre el Dictamen aprobado. Como


primer punto, se ha excluido tres acciones de vital importancia para el abordaje de la salud
sexual y salud reproductiva desde un enfoque de género, que sí estaban considerados en los
Proyectos de Ley Nº 1062 y 3006 como son:

- La atención integral de calidad y oportuna durante las etapas del embarazo, parto,  puerperio,
climaterio y el post-aborto
- La implementación de acciones de prevención y promoción basadas en información,
educación sexual y acceso a servicios de calidad dirigidas a reducir la morbimortalidad
materna, embarazos no deseados, abortos, infecciones de transmisión sexual, VIH/SIDA (los
cuales  están previstos sólo entre sus objetivos pero no como acciones concretas), atención de
cáncer de mama, cáncer de cuello uterino, violencia de género y violación sexual.
- La provisión de servicios de atención de emergencias obstétricas en los establecimientos de
salud a nivel nacional.

En lugar de ello, el texto aprobado ha resumido en un solo lineamiento general con la siguiente
redacción: Atención integral específica y diferenciada de promoción, prevención, diagnóstico,
tratamiento, recuperación y rehabilitación.

Al respecto, se debe tomar en consideración que el principio de equidad aplicado a los


derechos sexuales y reproductivos, siempre debe partir del reconocimiento de que son las
mujeres, por sus diferencias biológicas y roles sociales asignados en su función reproductora,
quienes deben decidir en última instancia sobre su sexualidad y reproducción, y quienes debido
a esas funciones, tienen necesidades específicas de salud sexual y salud reproductiva, que
deben ser necesariamente abordados dadas sus implicancias no sólo en su salud sino también
en la  vida de las mujeres. Esto vinculado con el segundo aspecto de preocupación del
Dictamen aprobado, que es la referencia explícita al respeto del concebido en el principio de
autodeterminación.

En consecuencia,  es sumamente importante que una Ley de Salud sexual y Salud


Reproductiva, establezca acciones concretas y específicas con un enfoque de género, que
permita romper los círculos de la pobreza y la discriminación, que excluye a las mujeres de
oportunidades y del desarrollo de capacidades para insertarse activamente en la vida

1/2
Comisión de Salud aprobó el dictamen de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva - PROMSEX Centro de pr
Sábado, 12 de Diciembre de 2009 07:07

productiva y social de nuestro país.

Un tercer aspecto que se debe resaltar, es que la definición de salud sexual y salud
reproductiva, ha incorporado como una etapa de vida del ser humano, la vida intrauterina,
cuando la normativa nacional, en especial, las normas técnicas vigentes del Ministerio de
Salud, establecen que las etapas de vida son infancia, adolescencia, adulto y adulto mayor.

Así,  las “Guías Nacionales de Salud Sexual y Salud Reproductiva”[1] ha establecido que las
etapas de de la vida corresponden a las personas, de la siguiente manera:

“La salud sexual y reproductiva tiene un enfoque integral, que abarca todo el ciclo de vida de
las personas (niño, adolescente, adulto y adulto mayor)”.

De igual manera, el Plan General de la Estrategia Sanitaria Nacional de Salud Sexual y Salud
Reproductiva 2004-2006[2], establece que:

“En el marco del Modelo de Atención Integral de Salud (MAIS), la salud sexual y reproductiva
abarca todo el ciclo de vida de las personas: infancia, adolescencia, edad adulta y etapa del
adulto mayor (…)”.

Se concluye entonces que los ciclos de vida en primer lugar corresponden a las personas
(estatus jurídico que según nuestro ordenamiento jurídico corresponde únicamente al ser
humano “una vez nacido vivo”) y en segundo lugar y derivado de lo anterior que éstas abarcan
lo siguiente: infancia, adolescencia, edad adulta y etapa del adulto mayor.

Estas consideraciones deberán se tomadas en cuenta en el Debate en Pleno, siendo que una
Ley de Salud Sexual y Salud Reproductiva debe ante todo, garantizar los derechos de las
personas sin discriminación y de manera especial a las mujeres, quienes afrontan con su salud
y sus vidas, la precariedad y falta de atención de su salud integral.

Fuente: manuelaenelcongreso.org

2/2