250

POLI CÍ A NACI ONAL DE COLOMBI A ▲ DI JI N
* Licenciado en filosofía y letras de la Universidad Santo Tomás de
Aquino.
FUNCIÓN DE POLICÍA JUDICIAL Y
SISTEMA ACUSATORIO
RESUMEN
Este texto aborda las implicaciones que tiene, para la Po-
licía J udicial, la implementación del nuevo sistema penal
acusatorio y también las responsabilidades que esto im-
plica para la institución. De igual forma, explora las nece-
sidades que contempla la aplicación del sistema, lo que la
Policía J udicial debe modificar la Policía J udicial para
optimizar su competencia, y los aspectos de moderniza-
ción, tecnificación y capacitación de los funcionarios como
condición de posibilidad para aumentar la eficiencia. Por
último, se mencionan algunos de los tópicos que deben
ser mejorados o tenidos en cuenta, explicando las razo-
nes por las que se hace necesario “reorganizar” la institu-
ción de Policía J udicial para que responda a las necesidades
del nuevo sistema.
I ván Andrés Ast wood Romero
*
250
POLI CÍ A NACI ONAL DE COLOMBI A ▲ DI JI N
ABSTRACT
This text discusses the implications of the new accusatory
penal system for the J udicial Police and the
responsibilities that this new system implies for the
institution. It also explores the demands for the
implementation of the system, those aspects that the
J udicial Police should keep in mind and modify to optimize
its competence, and topics related to modernizing and
training police officers to enhance their efficiency.
251
REVI STA CRI MI NALI DAD ▲ LA NACI ÓN Y EL CRI MEN TRASNACI ONAL
La función de Policía J udicial
1
en el nuevo sis-
tema de investigación y juzgamiento penal se
comprende mejor desde las finalidades del pro-
ceso penal. Este último tiene como propósito,
la protección de derechos de los procesados y
las víctimas, el logro de la justicia material, el
establecimiento de la verdad, y la flexibilización
del derecho sustantivo.
2
El proceso penal contemporáneo no solo se
ocupa de la protección de los derechos y ga-
rantías del procesado, como tradicionalmente
se había concebido, sino también de los
derechos de las víctimas, no entendidas como
simples sujetos de reparación sino como indi-
viduos con derecho a la justicia y a la verdad.
La justicia está consagrada constitucionalmen-
te en toda la actuación. La flexibilización de la
norma sustantiva penal se logra en circunstan-
cias como el allanamiento a la imputación, que
genera un significativo descuento punitivo por
simplificar la actividad estatal.
Sin embargo, la justicia implica el estable-
cimiento de la verdad, de tal manera que ni
los fines del sistema, ni el derecho de las
víctimas son posibles sin ella. La adecuación
de la conducta al tipo objetivo penal debe
corresponder a la realidad de los hechos
ocurridos; de tal manera, que el estable-
cimiento de la verdad se convierte en condi-
ción de posibilidad de los demás fines. Dicha
tarea, en un sistema que gira en torno a la
prueba, no sólo es fundamental sino que exi-
ge un cuerpo altamente eficiente, competen-
te y preparado para desempeñarla; es ahí
donde radica la importancia de la Policía J u-
dicial en el desarrollo de sus investigaciones,
pues ella se constituye en la herramienta prin-
cipal, responsable de llevar al conocimiento
de la verdad.
Ahora bien, el artículo 205 del nuevo Código
de Procedimiento Penal señala que las funcio-
nes de la Policía J udicial son, entre otras: re-
cibir denuncias, querellas o informes de los
que se infiera la comisión de un delito; reali-
zar los actos urgentes como la inspección en
el lugar de los hechos, la inspección del cadá-
ver, las entrevistas y los interrogatorios; iden-
tificar, recoger, embalar técnicamente los
elementos materiales probatorios y la eviden-
cia física; y registrar por escrito o mediante
grabaciones las entrevistas e interrogatorios
1
Según el artículo 200 del Nuevo Código de Procedimiento Penal, por
Policía J udicial se entiende toda función que cumplen las entidades
del Estado para apoyar las investigaciones penales.
2
Urbamo, J osé J oaquín, “Prueba Ilícita y Regla de Exclusión”, en Re-
flexiones sobre el nuevo Sistema Procesal Penal, Consejo Superior de
la J udicatura, Bogotá, 2004, págs. 307 y ss.
3
Ley 906 de 2004, art. 205.
El proceso penal
cont emporáneo no sol o se
ocupa de l a prot ecci ón de
l os derechos y garant ías
del procesado, como
t radi ci onal ment e se había
concebi do, si no t ambi én de
l os derechos de l as
víct i mas, no ent endi das
como si mpl es suj et os de
reparaci ón si no como
i ndi vi duos con derecho a l a
j ust i ci a y a l a verdad.
252
POLI CÍ A NACI ONAL DE COLOMBI A ▲ DI JI N
así como someter todos estos elementos a ca-
dena de custodia. En los eventos en que se
requiera examen médico legal, acompañará a
las personas al respectivo centro médico.
Cuando se trate de un cadáver, este será tras-
ladado al Instituto Nacional de Medicina Legal
o a un centro médico oficial para la realización
de la necropsia médico legal.
3
Pero la función de la Policía J udicial no se re-
duce a las actividades descritas en el artículo
205 de 2004
4
, pues más adelante se estable-
ce la posibilidad de que el Fiscal realice una
reunión de trabajo con los miembros de Poli-
cía J udicial donde se elabore un plan meto-
dológico que contendrá la determinación de los
objetivos con relación a la naturaleza de la hi-
pótesis delictiva, los criterios para evaluar
la información, la delimitación funcional y los
procedimientos de control, con la finalidad de:
a) esclarecer los hechos, b) descubrir los ele-
mentos materiales probatorios y evidencia fí-
sica, c) individualizar a los autores y partícipes
del delito, d) evaluar y cuantificar los daños
causados y e) asistir y proteger a las víctimas.
5
Puede apreciarse que los primeros literales tie-
nen directa relación con uno de los fines del
proceso: la aproximación a la verdad, sin la
cual no es posible la consecución de los de-
más fines. La información obtenida para la de-
terminación de los daños y la protección de
las víctimas apunta a la salvaguarda de los in-
tereses de las mismas
6
, otro de los fines del
proceso penal.
Este concepto de verdad se refiere específi-
camente a motivos determinados de acuerdo
con las reglas y principios del proceso. No se
trata de establecer el concepto desde la espe-
culación teórica, sin decir con ello que ésta no
sea relevante ni válida, sino de generar un me-
canismo adecuado a los fines del proceso pe-
nal, consecuente con sus reglas y principios.
MODELOS E INSTRUMENTOS
Para el establecimiento de la verdad, tanto for-
mal como material, debe entenderse que el es-
clarecimiento de los hechos es una tarea
determinante en el proceso, máxime si se tie-
ne en cuenta que no es posible formular una
acusación sin romper el principio de presun-
ción de inocencia. Si se parte del hecho de
que este principio está fundado en un razona-
miento correcto, la tarea investigadora de la
Policía J udicial constituye una herramienta
imprescindible en esta búsqueda, ya que sin
ella no es posible romper este razonamiento.
Desde el punto de vista del modelo nomológico
deductivo
7
, los elementos de la responsabili-
dad penal son materia de investigación de la
Policía J udicial, en el sentido de que es esta
quién aporta las pruebas físicas para la deter-
minación de los hechos objeto del proceso y,
en el mismo sentido, para comprobar si el ra-
zonamiento judicial es o no correcto. Es una
4
Torres Rico, Remberto, Derecho de Policía, Ed. Librería del profe-
sional, Bogotá, 1995, pág. 57. “La policía judicial se encarga de
dirigir, coordinar, ejecutar y responder por las funciones que la Cons-
titución Nacional, las leyes y los reglamentos asignan a la Policía
Nacional en las áreas de policía judicial, inteligencia y criminalística.
Fundamentalmente coordina la función de policía judicial en su re-
lación funcional con la Fiscalía General de la Nación y desarrolla en
coordinación con la rama jurisdiccional, las labores investigativas
y técnicas, con sujeción a las facultades que le otorgan las leyes y
los reglamentos”.
5
Ley 906 de 2004, art. 207.
6
Ley 906 de 2004, art. 11.
7
Según el modelo nomológico-deductivo, una explicación científica (en
este caso técnico-científica) es una deducción de una descripción del
fenómeno (un crimen por ejemplo) para ser explicada desde un con-
junto de premisas que incluye, por lo menos, una ley de la naturaleza.
FUNCIÓN DE POLICÍA J UDICIAL Y SISTEMA ACUSATORIO
253
REVI STA CRI MI NALI DAD ▲ LA NACI ÓN Y EL CRI MEN TRASNACI ONAL
tarea inductiva en la medida en que aporta la
materia del razonamiento judicial a partir de
lo concreto, que son los hechos, con el objeto
de posibilitar la determinación de la responsa-
bilidad penal, cumpliendo con el fin principal
de la Policía J udicial: poner a disposición de la
justicia a los infractores de la ley penal.
Este procedimiento judicial de búsqueda y es-
tablecimiento de la verdad contiene entonces
un elemento político, que inspira con sus prin-
cipios la razón de ser de la institución de Poli-
cía J udicial. El mismo se fundamenta en la
Constitución Política y el bloque de constitu-
cionalidad
8
, y en un elemento lógico-deóntico
sin el que sería imposible el establecimiento
de la responsabilidad penal. De tal manera que
la función de Policía J udicial, no sólo aporta la
prueba al proceso, (como elemento del razo-
namiento judicial) sino que desarrolla los prin-
cipios fundamentales pertinentes contenidos
en la Carta Fundamental para la garantía de la
investigación y el procesado, tales como la
consecución de la información –tanto favora-
ble como desfavorable– encaminada ésta a
garantizar los derechos del acusado; pues el
hecho de que no se recaude lo favorable, po-
dría constituir una falta a la verdad (como fin
del proceso) e impulsaría una sentencia opues-
ta a la justicia.
No sobra recordar que el sistema procesal acu-
satorio oral es un instrumento de política cri-
minal, pensado para atacar la criminalidad en
su conjunto, que cuenta a su vez con instru-
mentos suficientes para abordar la investiga-
ción del crimen organizado, caracterizado por
su nivel de complejidad.
Si se considera que uno de los objetos funda-
mentales del sistema penal acusatorio es la
justicia y que ésta no es posible sin la función
de la Policía J udicial como ente fundamental
para el esclarecimiento de los hechos, nece-
sariamente ha de reconocerse que la actividad
investigativa e inclusive la del fiscal, como
orientador del proceso, constituyen un paso
8
Consejo Superior de la J udicatura. Reflexiones sobre el nuevo Siste-
ma Procesal Penal. Bogotá. 2004, Pág. 118. “El proceso penal no es
un conjunto arbitrario de ritualidades, sino un método estandarizado
para administrar justicia, determinado por el legislador. Por esta ra-
zón, las formas procesales se orientan hacia fines específicos (princi-
pio de la instrumentalidad de las formas), que no se delimitan
caprichosamente, sino que hacen parte del modelo de estado acogi-
do por la constitución política.”
Desde el punt o de vi st a del model o
nomol ógi co deduct i vo, l os el ement os
de l a responsabi l i dad penal son
mat eri a de i nvest i gaci ón de l a
Pol i cía Judi ci al en el sent i do de que
es est a qui én apor t a l as pruebas
físi cas para l a det ermi naci ón de l os
hechos obj et o del proceso y, en el
mi smo sent i do, para comprobar si el
razonami ent o j udi ci al es o no
correct o.
Es una t area i nduct i va en l a medi da
en que apor t a l a mat eri a del
razonami ent o j udi ci al a par t i r de l o
concret o, que son l os hechos, con el
obj et o de posi bi l i t ar l a det ermi naci ón
de l a responsabi l i dad penal ,
cumpl i endo con el fi n pri nci pal de l a
Pol i cía Judi ci al : poner a di sposi ci ón
de l a j ust i ci a a l os i nfract ores de l a
l ey penal .
254
POLI CÍ A NACI ONAL DE COLOMBI A ▲ DI JI N
necesario para la consecución de los fines del
sistema penal, tales como el control social y
la disminución de la criminalidad.
La tarea no es sencilla si se tiene en cuenta
que el principal factor desestabilizador de una
sociedad, en lo que se refiere a la criminali-
dad, no radica en los delitos aislados o “me-
nores”, sino en aquellos derivados de la
delincuencia organizada: lavado de activos, trá-
fico de estupefacientes, terrorismo, trata de
personas, tráfico de armas, entre otros.
Combatir la estructura de las organizaciones
criminales, que son ya trasnacionales del cri-
men, requiere de una gran capacidad por par-
te del Estado. Se necesitan a su vez nuevos
instrumentos técnicos y jurídicos para lograr
ese difícil cometido. En ese sentido, la nueva
legislación procesal penal le otorga a la Poli-
cía J udicial herramientas de gran utilidad como
son la reglamentación sobre retención de
correspondencia; la interceptación de comuni-
caciones y similares; la recuperación de infor-
mación dejada al navegar por Internet u otros
medios tecnológicos; la vigilancia y el segui-
miento de personas; la vigilancia de cosas; el
análisis e infiltración de organización criminal;
la actuación de agentes encubiertos; la entre-
ga vigilada y la búsqueda selectiva en bases
de datos.
En el trabajo de la Policía J udicial se conjuga
el aspecto jurídico con el aspecto técnico; la
tarea investigativa con la tarea acusadora. Esto
requiere que la institución modernice sus he-
rramientas técnicas, tales como laboratorios,
sistemas y bases de datos, dactiloscopia, soft-
ware adecuados para la investigación de cier-
tos delitos y el análisis de ciertas pruebas,
como las de balística u otras experticias. Exi-
ge, además, que los funcionarios que desem-
peñen estas labores sean competentes para
llevarlas a cabo en forma correcta, es decir,
realizando una labor eficiente. No es posible
optimizar el funcionamiento de la Policía J udi-
cial si no se cuenta con policiales capacitados
y especializados en las áreas específicas. La
eficiencia se refiere a que el funcionario que
desempeñe esa labor tenga amplia experien-
cia, conocimiento técnico y dedicación exclu-
siva. Supone también que conozca y sepa
manejar las herramientas técnicas pertinentes
para cada caso y sobre todo que se encuentre
en continuo aprendizaje y actualización.
CAMBIO DE PROCEDIMIENTO
Existe un aspecto fundamental en la labor de
adecuación e implementación del sistema pe-
nal acusatorio: la reeducación del funcionario
de Policía J udicial. Esta se refiere a la necesi-
dad de abandonar, no solo las antiguas formas
de investigar, sino también y sobre todo, las
antiguas formas de proceder. El cambio de
sistema implica necesariamente un cambio en
el modelo epistemológico que orienta el
proceso, una pedagogía que reeduque al
funcionario para que responda a las nuevas
necesidades.
En el sistema penal acusatorio lo que adquiere
mayor relevancia es la prueba. Su obtención
necesita entonces un método (epistemología)
consecuente con ella. En la medida en que sea
posible investigar para la recolección de la
prueba y se haga énfasis en la inducción como
camino hacia su obtención, será posible
responder a las necesidades del sistema
acusatorio. Todo esto supone que los proce-
dimientos de investigación y obtención de la
prueba sean empíricos, técnicos, verificables,
FUNCIÓN DE POLICÍA J UDICIAL Y SISTEMA ACUSATORIO
255
REVI STA CRI MI NALI DAD ▲ LA NACI ÓN Y EL CRI MEN TRASNACI ONAL
sistemáticos, comprobables, contrastables,
entre otros.
Se requiere que la prueba sea adquirida de
acuerdo con los requisitos legales y bajo la
observancia de los procedimientos adecuados,
lo que no es posible si no se prepara pedagó-
gicamente al funcionario para tal propósito,
para que comprenda la razón que exige su
cambio de postura, su manera de investigar y
sus procedimientos habituales, entre otros
aspectos.
En el sistema precedente se daba mucha im-
portancia al informe de policía, porque este
contenía la información relevante para realizar
el trabajo fiscal, pero ahora lo más relevante
es la prueba, lo que exige que el funcionario
comprenda la razón de ser del modelo y desa-
rrolle las competencias necesarias para actuar
con pertinencia, generando eficiencia en los
procedimientos y consecuentemente en el sis-
tema, pues la deducción (acusación legal) ju-
dicial depende directamente de la prueba
aportada al proceso.
Una de las razones por las que los índices de
impunidad sean altos, en lo que se refiere
específicamente al crimen organizado, se debe
a que las organizaciones criminales actúan de
manera técnica, observando cada detalle que
pueda incriminarlos, descartando las posibles
fallas en la ejecución de sus crímenes y
reduciendo al máximo el margen de error. Todo
esto exige la utilización de tecnología, técni-
ca, conocimiento e información, sin la que se-
ría imposible combatir los delitos. Por lo tanto
ahora, más que nunca, es un reto para la Poli-
cía J udicial realizar todo lo que esté a su al-
cance para responder al fenómeno criminal
como lo exige el nuevo sistema penal acusato-
rio. Esto sólo es posible si se realizan las ta-
reas descritas, se modifican las técnicas, el
proceder y los métodos de la institución de
Policía J udicial y se capacitan adecuadamente
a los funcionarios para que comprendan la
importancia de la prueba y su obtención, para
la optimización, del sistema.
En el t rabaj o de l a Pol i cía
Judi ci al se conj uga el aspect o
j urídi co con el aspect o t écni co;
l a t area i nvest i gat i va con l a
t area acusadora. Est o requi ere
que l a i nst i t uci ón moderni ce sus
herrami ent as t écni cas, t al es
como l aborat ori os, si st emas y
bases de dat os, dact i l oscopi a,
soft ware adecuados para l a
i nvest i gaci ón de ci er t os del i t os
y el anál i si s de ci er t as pruebas,
como l as de bal íst i ca u ot ras
exper t i ci as. Exi ge, además, que
l os funci onari os que
desempeñen est as l abores sean
compet ent es para l l evarl as a
cabo en forma correct a, es
deci r, real i zando una l abor
efi ci ent e. No es posi bl e
opt i mi zar el funci onami ent o de
l a Pol i cía Judi ci al si no se
cuent a con pol i ci al es
capaci t ados y especi al i zados en
l as áreas específi cas.
256
POLI CÍ A NACI ONAL DE COLOMBI A ▲ DI JI N
BIBLIOGRAFÍA
Se necesita, además, disponer de mucho más
personal para la ejecución de las labores de
investigación y recolección de la prueba, pues
algunas conductas como el narcotráfico, la ex-
torsión o la trata de personas, requieren un ma-
yor número de funcionarios a disposición.
Sin las anteriores herramientas técnicas y ju-
rídicas se hace poco menos que imposible pe-
netrar y conocer la estructura y actividades
delictivas de las organizaciones criminales. En
efecto, estas se esconden bajo actividades
aparentemente legales, y socialmente acepta-
das, que para ser descubiertas requieren de
acciones como las anteriormente enumeradas.
Sin la modernización, tecnificación y capacita-
ción no es posible la desarticulación de las
sociedades criminales.
Las Naciones Unidas definen el crimen organi-
zado así: “las actividades colectivas de tres o
más personas, unidas por vínculos jerárquicos
o de relación personal, que permitan a sus di-
rigentes obtener beneficios o controlar territo-
rios o mercados nacionales o extranjeros,
mediante la violencia, la intimidación o la co-
rrupción, tanto al servicio de la actividad
delictiva como con fines de infiltrarse en la eco-
nomía legítima”.
9
A partir de los fines del proceso penal, la Poli-
cía J udicial es la institución capaz de descu-
brir a los autores de los perjuicios causados
no solo a las víctimas, sino a la comunidad
9
Definición de crimen organizado de las Naciones Unidas. Tomado de:
http:/ / www.uam.es/ personal_pdi/ economicas/ cresa/ text11.html.
Ley 906 de 2004, Nuevo Código de Procedimiento Penal
Urbano, J osé J oaquín, “Prueba Ilícita y Regla de Exclusión”,
en Reflexiones sobre el nuevo Sistema Procesal Penal,
Consejo Superior de la J udicatura, Bogotá, 2004.
Torres Rico, Remberto, Derecho de Policía, Ed. Librería del
profesional, Bogotá, 1995.
Consejo Superior de la J udicatura. Reflexiones sobre el
nuevo Sistema Procesal Penal. Bogotá.
Definición de crimen organizado de las Naciones Unidas.
Tomado de: http:/ / www.uam.es/ personal_pdi/ economicas/
cresa/ text11.html.
nacional e internacional. En pocas palabras,
en virtud de la división funcional de las distin-
tas labores encomendadas a los fiscales, a los
jueces de control de garantías, a los de cono-
cimiento, a los de penas, y al Ministerio Públi-
co, podemos decir que la Policía J udicial tiene
la función clave de descubrir la verdad; consti-
tuye un órgano auxiliar de la justicia en el es-
clarecimiento de los delitos, el descubrimiento
de los autores o partícipes, y una asesoría
técnica para el administrador de justicia. Sin
ella, la justicia es ciega. ▲
FUNCIÓN DE POLICÍA J UDICIAL Y SISTEMA ACUSATORIO