You are on page 1of 5

1.

-FILOSOFÍA PRESOCRÁTICA:-Comienza cuando los elementos míticos son sustituidos por elementos racionales lógicos o naturales en las explicaciones. Homero y Hesí odo son
dejados a un lado como autoridades. Los mitos dejan de ser considerados fuente de conocimiento científico. La idea de necesidad sustituye a la arbitrariedad impuesta por el capricho
de los dioses. Se descubre la constancia de ciertas leyes. La filosofía europea, en cuanto intento de resolver los problemas del universo solo por la razón. -Comenzó por la creencia de
que, detrás del caos aparente que es el mundo que nuestros sentidos perciben, existe una permanencia oculta y una unidad discernible por la mente. Esa estabilidad había que
buscarla en la sustancia de que está hecho el mundo, su arjé(Elemento de la realidad al cual se reducen todos los demás, aquello de donde todo proviene y donde todo termina: la
realidad fundamental, el principio de realidad) 1.1.-MONISTAS : 1) TALES DE MILETO: Creía que el elemento primario de todas las cosas, su arjé, era el agua. La importancia no
radica en la respuesta que diera, sino en que fue el primero que planteó la cuestión acerca del cuál es la naturaleza última, fundamental, del mundo en el que la conclusión a la que
llegó procedía de la observación de la naturaleza y del razonamiento a partir de dicha observación, y no de la imaginación fantástica del mito. 2) ANAXIMANDRO: Discípulo de
Tales, creía que ninguna sustancia concreta de las que existen en el universo podría ser el principio de todo, el arjé, pues todas proceden de él; por tanto, debe ser algo
indefinido/indeterminado. El ápeiron es inmortal e indestructible, eterno y no envejece. 3) ANAXÍMENES DE MILETO: Discípulo de Anaximandro, pensaba que todo tenía un
principio único e infinito, pero no indeterminado, sino concreto: era el aire, del que todos los seres derivan por rarefacción o condensación. 4) HERÁCLITO: Apodado “El Oscuro”. Su
filosofía fue entendida como una contraposición a la de Parménides. El principio del universo es el fuego, eterno y encendiéndose o apagándose según cierto orden y medida. Afirmó
radicalmente que todo cambia y nada permanece; El universo es un continuo devenir en el que todo está sometido a continuas transformaciones. El mundo está en flujo permanente,
por lo que no es posible introducirse dos veces en el mismo rio. Ese cambio no es caótico, sino que obedece una ley, un logos o razón oculta.




1.3.-PLURALISTAS: -Posteriores a Parménides y vieron las consecuencias absurdas a las que podía llevar una interpretación monista de la naturaleza, poner una sola realidad
como origen, sustancia y causa, impedía dar cuenta del movimiento, el cambio y la pluralidad de lo existente. 1) EMPÉDOCLES DE AGRIGENTO: Sostiene que en el mundo hay
movimientos y pluralidad de seres, porque, en su interior, la realidad contiene cuatro elementos mezclados que son las raíces de todas las cosas: fuego, aire, tierra y agua. Cada uno de
esos elementos es eterno e imperecedero, pero al mezclarse entre sí originan la enorme diversidad de seres. Dos fuerzas cósmicas: al amor y el odio. A partir de estas dos fuerzas se
crean procesos de unión y separación. El amor mezcla los elementos diferentes entre sí, mientras que el Odio los pera completamente, uniendo cada cosa con su semejante. 2)
ANAXÁGORAS DE CLAZOME: Admite la pluralidad y el movimiento. Sostiene que todo existe desde siempre y nada nuevo puede originarse, aunque si combinaciones diferentes
de los elementos iniciales. Son partículas diminutas de todas las sustancias. En cada cosa hay partículas. Las partículas actuales proceden de una masa original especialmente compacta
y maciza. El universo se originó mediante un remolino o torbellino que proporcionó el movimiento inicial y las primeras fuerzas de carácter mecánico a esa masa inmóvil. Existe una
causa inicial, exterior, que dio origen a ese movimiento y le llamo Nous (entendimiento). 3)EL ATOMISMO. DEMÓCRITO DE ABDERA: Los creadores de la teoría atómica fueron
Leucipo y Demócrito. Aceptaron las condiciones parmenídeas del ser, pero tuvieron que admitir la existencia del vacío. Lo que existe, pues, es el vacío y un número infinito de átomos
que se mueven azarosamente en el vacío. Son inengendrados e imperecederos, inmutables, no susceptibles de aumento o disminución. El mundo se forma mediante la combinación de
átomos en el vacío, los cuales al estar continuamente en movimiento chocan entre sí de modo azaroso, combinándose para dar lugar a cuerpos más compactos





SOCRATES: Nunca quiso dedicarse a la política, los testimonios que nos llegan son contradictorios ( Aristofanes y Jenofonte que lo ri diculizan, Platon y Aristoteles que solo ensalzan).
No escribe libros, renuncia a la oratoria, no cobra a sus discípulos y no presume de sabiduría. Es un hombre que busca la verdad, y dedico toda su actividad a examinarse a si mismo y a
los demás respecto al bien del Alma, la justicia y la virtud en general. Pensaba que la vida sin este tipo de reflexiones no merecía ser vivida. Fue condenado a muerte acusado de
corromper a juventud. Reacción contra las enseñanzas a los sofistas: -Defiende la necesidad y posibilidad de valores morales objetivos, validos en cualquier situación: un nuevo orden
moral que aceptado por todos evite el relativismo individualista. –Frente a la ausencia de valores y principios absolutos defendidos por los sofistas, frente al derecho del mas fuerte,
frente a la idea de que toda acción humana es dictada por su utilidad y beneficio, Sócrates buscara principios de carácter universal descubiertos mediante el ejercicio de la pura razón,
habrán de proporcionar una imagen del ser humano de su deber como individuo y ciudadano. La doctrina del intelectualismo moral: - El objetivo de la búsqueda intelectual socrática
es la cuestión ética. –Ética se llama “Intelectualismo moral “: El conocimiento de la verdad es el requisito imprescindible para obrar moralmente bien y para ser feliz, para hace posible
la conducta y la educación moral del hombre es necesario saber lo que las cosas son, ya que solo sabiendo lo que es bueno se puede practicar el bien, solo conociendo lo que es justo
se puede obrar justamente: saber y la virtud coinciden. Por ello, la virtud puede y debe ser enseñada: fin de de la educación moral del hombre. El método socrático ( ironia y
mayéutica) : - Ironía: Se trata de situarse en la posición inicial adecuada para iniciar la búsqueda del conocimiento: reconocer la propia ignorancia respecto del tema tratado. Se llama
Ironia porque se lleva a cabo mediante una serie de preguntas cuyas respuestas son insatisfactorias porque implican contradicción, de modo que el interlocutor se queda perplejo y
reconoce no saber lo que antes creía conocer. –Mayéutica: comienza con el proceso lógico que debe llevarnos al alumbramiento de la verdad, a hacer el conocimiento que de modo
implícito esta ya presente en nuestra alma. Esto se lleva a cabo mediante un dialogo en forma de preguntas y respuestas, con el que se intenta que el otro llegue a descubrir la verdad
por y en si mismo. El objetivo es alcanzar la definición: un concepto universal aplicable a todos los casos posibles.






La ley que rige el universo es la lucha de contrarios, pues en sus extremos contrarios se funde en una sola cosa. Y de esa lucha de contrarios, surge la armonía, el orden del universo. El
fuego, que está en constante transformación, se convierte en un símbolo de la naturaleza y de su lucha de contrarios. 5) PARMÉNIDES: Se presenta como oposición a Heráclito. Su
pensamiento lo podemos condensar en dos afirmaciones: De una única realidad es imposible que surja lo múltiple, el agua ni pudo originarse a partir de otra sustancia diferente ni
puede transformarse en otra cosa. Lo que nunca existió, no puede surgir de golpe; y lo que de siempre ha existido no puede ser destruido. Lo que hay es inengendrado, indestructible,
finito, compacto, homogéneo, indivisible, esférico e inmóvil. Es inengendrado e imperecedero porque de lo contrario habría que suponer que procede del no-Ser y vuelve a él; Pero el
no-Ser es impensable e inexistente. Lo que hay es necesariamente único, una única realidad. Tiene que ser uno porque si hubiera otra cosa distinta sería el no-Ser. Inmóvil, porque de
moverse es encaminaría hacia el no-Ser. E indivisible, porque entre sus partes existiría el vacio. El movimiento y la pluralidad son irracionales. La experiencia sensible nos muestra
pluralidad y movimiento, esto es contrario a las exigencias de la razón. 1.2.-DUALISTAS -Cuesta bastante averiguar qué doctrinas eran del fundador y cuáles de sus discípulos,
porque todas se las atribuían a él. Era una secta de carácter filosófico-religiosa, tremendamente hermética, en la que sus miembros tenían que guardar en secreto las doctrinas que
aprendían. Sus fundamentos se pueden resumir en: -Desde el punto de vista antropológico, sostienen la inmortalidad y la transmigración de las almas. -Desde el punto de vista
cosmológico, defienden la armonía y el orden del universo, subrayando la estructura matemática del cosmos. Está hecho de números, los principios de los números son los principios
de todas las cosas. Y los números proceden de la oposición par-impar. Propusieron explicaciones dualistas de la naturaleza, estableciendo oposiciones entre términos como par-impar,
limitdo-ilimitado.




. 2.- LOS SOFISTAS Y SÓCRATES; - A partir de la segunda mitad del siglo V a.C. la filosofía emigra de las colonias a Atenas. Unido a este desplazamiento geográfico se produce lo
que podríamos denominar un giro antropológico que desplazó la reflexión filosófica desde la naturaleza y el cosmos hacia el hombre. Las causas son varias, pero podríamos señalar,
entre ellas, el punto muerto al que había llegado la investigación sobre el cosmos y la imposibilidad de conclusiones más acertadas dados los medios de los que disponían. El triunfo de
la democracia en Atenas. Este coincide con un período de prosperidad económica y cultural. La democracia supone: -Igualdad política. -Libertad personal. -Contraposición entre
Ley y naturaleza. 2.1.-LOS SOFISTAS : -Son extranjeros llegados a Atenas, muy cultos y conocedores de las formas de vivir y de pensar los demás griegos. Sus nuevas ideas
despiertan entusiasmo en los jóvenes y fuerte oposición entre los e mentalidad más tradicional. Sofista fue primero sinónimo de sabio. Pero después adquirió el sentido peyorativo de
embaucador hábil y mentiroso. Han merecido una mejor consideración: los sofistas crearon en Grecia un amplio movimiento de di fusión cultural, conocido como “Ilustración griega”
-Por ser extranjeros, no podían intervenir directamente en la política pero educaban a la mayoría de los políticos atenieses. Fueron educadores a sueldo de los jóvenes bien, con un
modelo renovado de enseñanza muy amplia y puesta al día. Enfatizaban la oratoria y la erística, y enseñaban a convencer entre otras cosas para ganar pleitos en los tribunales. Fueron
grandes oradores. No formaron escuela, ni tenían una doctrina común. Pero coincidían en: -Convencionalismo frente a la naturaleza: No se podía aceptar, por tanto,
que la leyes tuvieran fundamentos absolutos: son elaboración humana y, como tales, cambiantes y convencionales. De aquí la contraposición entre Physis y nomos, entre ley natural,
criterio absoluto e inamovible, y ley humana, convencional, mudable y relativa. -Pragmatismo: Los sofistas se preocupan por la consecución de un conocimiento que sirva al
hombre. Ya no interesa la verdad abstracta de las cosas, sino su valor, su utilidad. -Relativismo y escepticismo. -Subjetivismo: 1ª época; Protágoras de
Abdera y Gorgias de Leontini// 2ª etapa; Trasímaco y Calicles.




PLATÓN 1.- LA REALIDAD ( PUNTO 4 APUNTES): -La verdad es necesaria para poder vivir en la ciudad al amparo de la justicia. Si el hombre puede poseer
conocimientos necesarios, universales e inmutables, es porque existen objetos reales que son necesarios, universales e inmutables, ya que, en caso contrario, el conocimiento
científico carecía de valor al no poseer un objeto del que fuera correspondencia. Sin embargo, la experiencia le dice al hombre que todas las cosas son particulares, contingentes y
cambiantes. Platón se va a ver obligado a plantear un dualismo ontológico: además del mundo sensible en el que vive el hombre, compuesto de objetos particulares, contingentes y en
continuo cambio, existe otro mundo cuyos objetos son necesarios, universales e inmutables, es el mundo de las ideas. Para que el razonamiento universal tenga un objeto y no sea un
razonamiento vacío, Platón piensa que es precioso admitir la existencia real de las ideas. 1.1.- EL MUNDO DE LAS IDEAS Y EL MUNDO SENSIBLE -Platón parece
entender siempre la idea como forma única de algo múltiple. A cada clase de objetos que existen en el mundo sensible corresponde una idea o esencia en el mundo suprasensible.
Las ideas son: -Objetivas: no son pensamientos o contenidos del pensamiento, sino entidades sin cuya existencia sería imposible el conocimiento científico; son realidades
auténticas y arquetipos ideales de todo lo sensible. -Universales: mientras que las cosas sensibles son individuales. -Inmutables e indivisibles: a diferencia de las cosas
del mundo sensible que cambian continuamente. -Eternas: ingénitas, trascienden el tiempo y no están en el espacio, al contrario de las cosas sensibles que comienzan a existir pues
en el tiempo y ocupan un lugar en el espacio. -Inteligibles: solo pueden ser conocidas por la razón, no por los sentidos. -Modelos perfectos: las cosas, mientras que estas
son solo copias imperfectas. -Jerarquizadas, formando una especie de pirámide en cuya cúspide se encuentra la idea suprema del Bien.






1.2.- COSMOLOGÍA - Platón dedica una de sus últimas obras, Timeo, a explicar su concepción del mundo sensible, del mundo visible, mundo que se encuentra entre el ser y
el no ser, sin verdadera y propia realidad, siempre cambiante, y que no es sino una imagen, una copia de la idea a la que tiende a imitar sin conseguirlo nunca. Este mundo ha sido
hecho por el Demiurgo. No se trata de que el Demiurgo haya creado el mundo de la nada, lo que el Demiurgo ha hecho, por ser sumamente inteligente y bueno, es actuar sobre una
materia informe y caótica, que existía desde siempre, y sacarla de su estado de confusión y desorden para llevarla a un estado de orden, convencido de que este estado era mejor que
aquel primitivo caos en el que se encontraba. Ha introducido un orden en la materia informe y caótica que existía desde siempre haciendo así del mundo un cosmos y, para hacerlo, se
ha servido como modelo de unas ideas, proyectándolas sobre la materia. Lo han hecho de la misma manera que un escultor en la madera. Es imperfecto, no lo es por voluntad del
Demiurgo, sino porque la materia es esencialmente limitada y cambiante y no tiene capacidad para recibir perfecciones más que en grado limitado. 2.- EL SER HUMANO 2.1.-
EL DUALISMO ALMA-CUERPO. -La teoría de las ideas viene a introducir un dualismo, una separación radical entre el ámbito de las ideas y el ámbito de los seres físicos. La
concepción platónica del alma como sustancia radicalmente distinta del cuerpo se halla estrechamente relacionada con la teorí a de las ideas. El dualismo antropológico dice que el
alma es afín a la ideas, pertenece al ámbito de las ideas mientras que el cuerpo pertenece al mundo de los seres físicos. En la contemplación, en el conocimiento de las ideas, se cumple
adecuadamente el destino de nuestras almas. El auténtico y genuino yo del hombre es el alma. El cuerpo no es más que su cárcel, su sepulcro y un obstáculo que le impide dedicarse a
su verdadero destino. El dualismo constituye el núcleo esencial de la doctrina platónica del alma. Así: 1) El alma es por naturaleza inmortal. 2) La unión del alma con el cuerpo
no es un estado esencial del alma sino, un estado accidental y transitorio. Sino que puede caracterizarse como antinatural, ya que el lugar propio del alma es, como decíamos, el
mundo de las ideas, y su actividad más propia es la contemplación de estas. 3) Mientras permanece unida al cuerpo, la tarea fundamental del alma es purificarse, prepararse para la
contemplación de las ideas. Supone que el alma se encuentra en estado de impureza. Proceden de la influencia del cuerpo, de sus exigencias y necesidades, que tratan de imponerse
tiránicamente al alma, impidiéndole el ejercicio del conocimiento intelectual.




3.- EL CONOCIMIENTO 3.1.- EL CONOCIMIENTO COMO RECUERDO -La teoría de las ideas sitúa a estas en otro mundo diferente a aquel en el que vive el
hombre. En el mito del carro alado Platón afirma que el alma, antes de encarnarse, ha contemplado el mundo de las ideas. Por alguna causa, que no acaba de concretar, el alma ha
caído de ese mundo de las ideas y ha llegado a su estado actual, encarnada en un cuerpo. Este cambio violento de situación ha l ogrado que olvide todo lo referente a esa primera y
decisiva experiencia. El olvido no es total ni definitivo. Al contacto y mediante el conocimiento de las cosas, las diferentes sensaciones le recuerda aspectos de lo que contempló antes
de las reencarnaciones: la verdadera realidad. Platón afirma que el conocimiento auténtico, el conocimiento científico, que tiene como objeto las ideas, es recuerdo de, anamnesis, y
no conquista o adquisición. Aprender es sinónimo de recordad y enseñar equivale a ayudar a recordar lo olvidado. De ahí que su maestro Sócrates, dijera que, con sus diálogos, ejercía
el oficio de partera o comadrona, porque su tarea esencial consistía en ayudar a parir en el interior de cada uno las ideas, las verdaderas. Paralelamente a los dualismos citados, Platón
nos presenta un dualismo epistemológico, distinguiendo y contraponiendo dos clases de conocimiento: el conoci miento sensible, que se obtiene en este mundo a través de los órganos
del cuerpo, sólo se puede proporcionar “opinión”, dóxa, y en él no hay verdad, puesto que sus objetos, las cosas, son individuales, contingentes y mudables; el conocimiento
intelectual, que se alcanza por medio del alma, es el que proporciona “Ciencia”, episteme, y en él se da la verdad, puesto que sus objetos, las ideas, son universales, necesarias e
inmutables. Tanto en el conocimiento como en el intelectual distingue Platón diversos grados gráficamente en el “pasaje de la línea”, de la siguiente manera: 1º El segmento
AC representa el conocimiento sensible, o conocimiento del mundo de lo que se genera y se corrompe, y es propio de los hombres que carecen de educación, de instrucción;
proporciona opinión, dóxa, y posee dos niveles: A.- El representado por A-D, imaginación es el conocimiento que le hombre obtiene mediante conjeturas el conocimiento de las
imágenes, reina la imprecisión. Dentro de la “alegoría de la caverna” corresponde al conocimiento que los prisioneros encadenados tienen de las sombras que el fuego y los objetos
que pasas por la entrada proyectan sobre el fondo de la cueva. B.- El segmento D-C, creencia, pístis, es conocimiento del mundo sensible propiamente dicho. Este tipo de
conocimiento corresponde al de los prisioneros liberados de las cadenas que, al salir de la cueva, como les hace daño la luz, tienen que conocer los objetos a través de sus sombras y de
sus reflejos en las aguas.



4.- ÉTICA -Frente al relativismo moral de los sofistas, Sócrates estaba convencido de que los conceptos morales puedan ser fijados racionalmente, mediante definiciones
rigurosas: aunque su definición resulte difícil, la justicia, por ejemplo, pude ser definida. Más aún, la búsqueda de su definición constituye una tarea primordial e ineludible para todo
ser humano que no viva su vida de forma irreflexiva, y también para toda sociedad que pretenda organizarse conforme a un orden racional. Platón recoge esta convicción socrática a
estos conceptos ético-políticos el estatuto de idas cuya realidad y validez objetiva es independiente de las opiniones que cada cual pueda tener cerca de ellas. De acuerdo con la
convicción socrático-platónica los sofistas habían señalado claramente el camino: analizando la naturaleza humana. Platón acepta este planteamiento de los sofistas, si bien rechaza las
conclusiones de sus análisis. Una análisis de la naturaleza humana que no tenga en cuenta la existencia de la razón ni su rango de facultad suprema no puede servir para definir
correctamente la justicia. Para definir la justicia es necesario analizar correctamente la naturaleza humana. Del ser humano comporta la distinción de tres partes en el alma. La justicia
será el ordenamiento adecuado de estas tres partes del alma. Ejerce la función que le corresponde y posee la virtud que le es propia. La prudencia es la virtud propia del alma en su
función racional: es esta virtud que conduce al alma al mundo de las ideas; la fortaleza o el valor es la virtud propia del alma en su función irascible: es la que mueve al alma a superar
las dificultades en su ascensión hacia el mundo de las ideas; la moderación o templanza es la virtud propia del alma en su f unción concupiscible. El apetito y el ánimo se someten a los
dictados de la razón, reconociendo a esta el papel rector que le corresponde naturalmente.






2.2.- LAS TRES PARTES DEL ALMA - Se trata de una concepción excesivamente esquemática. Platón se dio cuenta de esto en sus obras maduras adoptó una concepción
más compleja del alma, distinguiendo en ella tres partes. Estas tres partes son la razón (Alma racional), el ánimo (Alma irascible) y el apetito (Alma concupiscible). A la razón
corresponde controlar y ordenar el apetito. En el apetito residen los deseos irracionales y la búsqueda de los placeres. El ánimo es el coraje o fuerza, que a veces cede a las exigencias
del apetito pero que puede convertirse en aliado de la razón en la tarea de someter y controlar las demandas del apetito. Esta concepción tripartita del alma resulta más rica y
apropiada para explicar la complejidad del psiquismo humano. 2.3.- LA PURIFICACIÓN DEL SER HUMANO - Que el hombre se purifique mientras viva, puesto que
en caso se verá obligado a sucesivas encarnaciones en otros cuerpos, hasta conseguir esa purificación. El alma superior, que es la racional, debe someter y dirigir a las otras dos almas,
a la concupiscible y a la irascible, y dedicarse a su actividad propia, que es el conocimiento; sólo entonces se alcanzará la salud del alma. 2.4.- SABIDURÍA Y VIRTUD -El
principio socrático continúa actuando. La razón es el elemento fundamental en el hombre y, por eso, el perfeccionamiento del hombre consiste en que prevalezca en él, cada día más,
el elemento racional sobre el pasional y el instintivo. Al desarrollarse el elemento racional, mediante la educación, no sólo se dominará mejor al corcel noble y al corcel indómito, al
león y a la bestia, como dice en otros textos, sino que se conocerá mejor el Bien y, por tanto, se obrará mejor. El ideal de la vida humana consiste en que el alma auténtica, el alma
racional, se dedique al ejercicio de la actividad que le es propia. Sólo mediante la sabiduría se realiza al hombre plenamente y alcanza la felicidad. Pero para dedicarse el hombre a la
contemplación, necesita ser virtuoso, por lo menos en cierta medida. La virtud es necesaria para la sabiduría, pero no se identifica con ella. La virtud necesaria para alcanzar la
sabiduría consiste en que el alma racional domine a las almas irascible y concupiscible.






2º El segmento CB representa el conocimiento intelectual, o conocimiento de las ideas; es propio de las personas instruidas, de los filósofos, proporciona ciencia y tiene también dos
niveles: A.- Segmento CE, pensamiento, o conocimiento que se obtiene cuando se razona y se va de la hipótesis a las conclusiones que de ellas se deducen, es el conocimiento de los
objetos matemáticos. Es la “alegoría de la caverna”, al conocimiento que lo liberados de la cueva tienen los objetos mismos y, por la noche, de la luz de los astros y de la Luna. B.-
Segmento EB, conocimiento, nos da el conocimiento de las ideas, estas se conocen directamente, sin ayuda de los sentidos, en una visión intelectual. Se trata del conocimiento de la
idea de Bien que, según Platón, es la idea que se encuentra en la cúspide jerárquica del mundo de las ideas, siendo la causa de que todas las demás “posean esencia y existencia”,
corresponde a la visión que los liberados de la caverna tiene directamente del sol cuando ya se han acostumbrado a la luz. 3.2.- LA DIALÉCTICA -Para llegar a recodar lo
olvidado hay que seguir un método, un camino, que Platón denomina dialéctica. Va desde la “imaginación” al “conocimiento”, desde la visión de las sombras en el interior de la
caverna a la contemplación de la luz del sol. Y, una vez que se ha contemplado el sol, una vez que le hombre ha descubierto el principio de todas las ideas, de todas las realidades, es el
camino que ha de seguir para informar a los que todavía se encuentran encadenados sobre cómo es la auténtica realidad. La dialéctica tiene pues una doble dirección: -
Ascendente: Que consiste en la indagación del principio del que dependen todas las hipótesis. En el dialogo la República identifica ese principio con la idea del Bien. -
Descendente: Que consiste en extraer las consecuencias de ese principio para poder vivir de manera justa; Sólo que ha contemplado la idea de Bien son capaces de organizar
correctamente su vida y la de los demás.




5.- LA SOCIEDA O POLÍTICA 5.1.- EL HOMBRE COMO SER SOCIAL -En la República, que, escrita en su juventud, es de un idealismo que raya a veces en una
utopía totalitaria. Bajo el peso de la experiencia, se muestra algo más sereno y tolerante. Para los sofistas, las sociedades se habían originado de un modo arbitrario y convencional. No
existía nada en la naturaleza humana que le empujara al hombre a vivir en sociedad. Para él la naturaleza humana la que lleva al hombre a la vida social; el hombre es un ser social por
naturaleza. Esta expresión, de que el hombre es un ser social por naturaleza, tiene un triple significado que le diferencia profundamente de otros autores que han utilizado la misma
expresión. Por una parte el hombre tiene una naturaleza que le empuja a vivir en sociedad con los demás hombres. Que el individuo, por sí solo, no puede alcanzar el bien y necesita
vivir en sociedad para poder hacerlo, solamente en un estado justo es capaz el hombre de alcanza justicia. Esto significa que la organización de la sociedad tiene su fundamento en la
naturaleza humana, y no es sino una prolongación del organismo humano individual. Si en éste había tres almas, en la sociedad hay tres estamentos distintos, cada uno de los cuales
corresponde a una de las almas del individuo: los gobernantes, los guardianes y los productores. Si en el individuo era el alma racional la que debía di rigir a las otras dos, en la
organización social son los gobernantes los que deben dirigir a los guardianes y a los productores. La sociedad sólo alcanzará y permitirá al individuo alcanzar la justicia en la medida en
que cada uno de los grupos sociales cumpla adecuadamente con sus funciones fundamentales. Los gobernantes tienen como función organizar la sociedad y dirigir a los ciudadanos
hacia la consecución del bien común. Su virtud propia es la sabiduría, la prudencia. Y, como los filósofos son los que han contemplado la idea de Bien, el Bien en sí mismo, son ellos los
únicos capaces de gobernar ya que únicamente los que han contemplado esa idea pueden dirigir con justicia su vida privada y la de los demás ciudadanos. Los guardianes tienen como
función defender el Estado contra sus enemigos exteriores y contra las sediciones internas; su virtud específica es la fuerza, la fortaleza, deben estar sometidos a los gobernantes. Los
productores, que constituyen la clase más numerosa, tienen como función el producir y elaborar los bienes de consumo necesari os para satisfacer las necesidades de la comunidad; su
virtud propia es la moderación en el uso de los bienes y en el afán de ganancia, la templanza. Solamente cuando estos tres grupos vivan en armonía, es decir, cuando cada uno cumpla
con sus funciones, sin inmiscuirse en el campo de los demás, se dará el equilibrio social y se realizará la justicia.




5.2.- DIVERSAR FORMAS DE ORGANIZACIÓN DEL ESTADO
-En la República, habla de una serie de formas de gobierno que se suceden unas a otras de manera indefectible y en un ciclo ininterrumpido. No podemos olvidar que el mundo
sensible es una imagen, una copia imperfecta del mundo auténtico, y que, aunque aspira a ser como el modelo, nunca lo logra del todo, precisamente por el lastre de materia que lleva
consigo. Ese Estado primitivo habría estado gobernado sabiamente por magistrados que, poco a poco, y por inadvertencia, habría dejado de procrear, viéndose obligados a unirse con
los militares para poder seguir gobernando. Los militares, al llegar al poder, y como consecuencia de su educación, se habrían preocupado más por resaltar su valor personal de
guerreros que por defender los intereses del Estado. La forma de gobierno, en la que los militares se encargaban de los asuntos públicos, recibe el nombre de oligarquía timocrática, y
en ella existe el orden, pero no el fundamento del mismo, ya que los militares no pueden conocer, por no haber llegado a la contemplación de la idea de Bien, dónde se encuentra la
verdadera justicia. Al ejercer los militares el poder, habrían acumulado un botín tras botín. Pero como consecuencia de su educación austera, no habrían sabido disfrutar plenamente
de ellas. Sus hijos, sin embargo, no habrían tenido esa educación y habrían aprovechado las ventajas de las riquezas. Una forma de gobierno en la que los asuntos públicos habrían
quedado en manos de los que poseían la riqueza. La oligarquía plutocrática y la división entre ricos y pobres se hace cada vez más profunda. Habría llegado un dí a en el que la situación
se habría tornado insostenible y los pobres se habrían rebelado, ocupando el poder y repartiéndose anárquicamente las riquezas. En la democracia cada uno interpreta la ley a su
gusto, prevalece el interés individual y el desorden se convierte en norma y el Estado está a punto de desaparecer. El peligro habría sido tan grande que el pueblo, harto de
abandonarse a un desenfreno sin límites, se habría entregado a un hombre, al que habría confiado el encargo de establecer de nuevo la unidad. El tipo de gobierno que se instaura en
este caso es la tiranía. Ya no existe la ley, sino la voluntad que un individuo, que decide conforme a sus intereses o caprichos. Se está en la antítesis del gobierno ideal. A través de este
análisis se puede apreciar cómo para Platón la única forma de gobierno válida es aquella en la que los filósofos detentan el poder y que se puede calificar, no sin cierta ironía, como
dictadura de la inteligencia.