ANATOMIA Y FISIOLOGIA DEL SISTEMA CARDIOVASCULAR

El sistema cardiovascular está compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos, estos últimos
diferenciados en arterias, arteriolas, venas, vénulas y capilares. Su función principal es el
transporte de la sangre y de las sustancias que ella contiene, para que puedan ser aprovechadas
por las células. Además, la movilización del flujo sanguíneo hace posible eliminar los desechos
celulares del organismo. La sangre es impulsada por el corazón hacia todo el cuerpo, a través de
conductos de distintos calibres, con lo cual:
-Llega el oxígeno y los nutrientes hacia todas las células del organismo
-Se transporta hacia los tejidos sustancias como el agua, hormonas, enzimas y anticuerpos, entre
otros.
-Se mantiene constante la temperatura corporal.
-Los productos de desecho y el dióxido de carbono son conducidos hacia los riñones y los
pulmones, respectivamente, para ser eliminados del organismo.

CORAZÓN
Es el órgano principal del sistema cardiovascular. El corazón es un músculo hueco que pesa
alrededor de 250 - 300 gramos. Actúa como una bomba aspirante impelente que impulsar la
sangre por las arterias, venas y capilares y la mantiene en constante movimiento y a una presión
adecuada.
El corazón se divide en cuatro cavidades: dos aurículas, derecha e izquierda, y dos ventrículos,
derecho e izquierdo. Está situado en la parte media del tórax, algo sobre la izquierda, entre ambos
pulmones. De forma piramidal, su base contiene ambas aurículas y se proyecta hacia arriba, algo
atrás y a la derecha. El vértice se sitúa abajo, hacia adelante y a la izquierda. Contiene al ventrículo
izquierdo.

Aurículas
Están separadas entre sí por medio del tabique interauricular. La aurícula derecha se comunica
con el ventrículo derecho a través del orificio auriculoventricular derecho, donde hay una válvula
llamada tricúspide. La aurícula izquierda se comunica con el ventrículo izquierdo mediante el
orificio auriculoventricular izquierdo, que posee una válvula llamada bicúspide o mitral. Tanto la
válvula tricúspide como la mitral impiden el reflujo de sangre desde los ventrículos hacia las
aurículas.
En la aurícula derecha desembocan dos grandes venas: la vena cava superior y la vena cava
inferior. Además, llega la vena coronaria que trae sangre desoxigenada del corazón.
A la aurícula izquierda arriban cuatro grandes venas: dos venas pulmonares derechas y dos venas
pulmonares izquierdas

Ventrículos
Del ventrículo derecho nace la arteria pulmonar, que transporta la sangre desoxigenada hacia los
pulmones. La arteria pulmonar posee una válvula llamada válvula semilunar pulmonar, cuya
misión es evitar el reflujo de sangre hacia el ventrículo derecho. Del ventrículo izquierdo se origina
la gran arteria aorta, que lleva sangre oxigenada hacia todo el organismo. La arteria aorta también
presenta una válvula semilunar aórtica que evita el retorno sanguíneo hacia el ventrículo
izquierdo.
En las paredes de ambos ventrículos existen pequeños músculos papilares, dos en el izquierdo y
tres en el derecho, aunque pueden presentarse otros accesorios. Estos músculos se unen a
cuerdas tendinosas que están ensambladas a las válvulas bicúspide y tricúspide. Cuando la sangre
abandona los ventrículos, los músculos papilares se contraen y cierran ambas válvulas para evitar
el reflujo sanguíneo hacia las aurículas.


Los músculos de los ventrículos están más desarrollados que los músculos de las aurículas. La capa
muscular del ventrículo izquierdo es de mayor grosor que el correspondiente al derecho, ya que
debe soportar mayor presión de sangre.
La relación existente entre aurículas y ventrículos determinan la disposición de un corazón
derecho (sangre venosa) y un corazón izquierdo (sangre arterial) desde el punto de vista
fisiológico.


De afuera hacia adentro, el corazón está cubierto por tres capas:
-Epicardio: fina capa serosa que envuelve al corazón.
-Miocardio: formado por músculo estriado cardíaco, que al contraerse envía sangre a todo el
organismo.
-Endocardio: compuesto por células epiteliales planas en íntimo contacto con la sangre


El corazón está envuelto por dos capas fibroserosas, el pericardio, que lo separa de estructuras
vecinas.

ARTERIAS
Son los vasos que nacen del corazón y transportan la sangre hacia todos los tejidos del organismo.
Están formadas por tres capas concéntricas. De afuera a adentro son:
-Túnica externa: formada por tejido conectivo.
-Túnica media: compuesta por fibras elásticas y musculares lisas.
-Túnica interna: células epiteliales planas en íntimo contacto con la sangre.

ARTERIOLAS
Son vasos de pequeña dimensión, como resultado de múltiples ramificaciones de las arterias. Las
arteriolas reciben la sangre desde las arterias y la llevan hacia los capilares. Presentan esfínteres
(válvulas) por donde entra la sangre hacia los capilares. Las arteriolas tienen las mismas capas que
las arterias, aunque mucho más delgadas

CAPILARES SANGUÍNEOS
Son vasos microscópicos que pierden las capas externa y media. En consecuencia, el capilar no es
más que una muy delgada capa de células epiteliales planas y una pequeña red de fibras
reticulares. El diámetro de los capilares oscila entre 8 y 12 micras
-Capilares arteriales
Transportan los nutrientes y la sangre oxigenada a todas las células del organismo
-Capilares venosos
Recogen de las células los desechos y la sangre desoxigenada hacia las vénulas.

VÉNULAS
Toman los desechos celulares y la sangre desoxigenada de los capilares venosos y los traslada
hacia las venas. Tienen las mismas capas que estos vasos, pero de un calibre mucho menor.

VENAS
Son vasos que se originan de la unión de muchas vénulas y drenan la sangre en el corazón. Las
venas son más delgadas que las arterias, ya que tienen una musculatura de menor grosor. El
diámetro es mayor que el de las arterias.
En el interior de las venas existen válvulas semilunares que impiden el retroceso de la sangre y
favorecen su recorrido hacia la aurícula derecha. Las válvulas se abren cuando el músculo se
contrae (A) y se cierran cuando el músculo está en reposo (B).

Las venas poseen las mismas estructuras que las arterias


CICLO CARDÍACO
El corazón realiza dos tipos de movimientos, uno de contracción (sístole) y otro de relajación
(diástole). Cada latido del corazón ocasiona una secuencia de eventos que se denominan ciclos
cardíacos. En cada ciclo cardíaco (latido), el corazón alterna una contracción (sístole) y una
relajación (diástole). En humanos, el corazón late por minuto alrededor de 70 veces, es decir,
realiza 70 ciclos cardíacos.
El ciclo cardíaco está comprendido entre el final de una sístole ventricular y el final de la siguiente
sístole ventricular. Dura 0,8 segundos y consta de 3 fases:
-Diástole general: es la dilatación de las aurículas y de los ventrículos. La sangre entra nuevamente
en las aurículas. Las válvulas mitral y tricúspide se abren y las válvulas sigmoideas se cierran. La
diástole general dura 0,4 segundos.
-Sístole auricular: contracción simultánea de las aurículas derecha e izquierda. La sangre se dirige a
los ventrículos a través de las válvulas tricúspide y mitral. Dura 0,1 segundos.
-Sístole ventricular: contracción simultánea de los ventrículos derecho e izquierdo. La sangre se
dirige hacia las arterias pulmonar y aorta a través de las válvulas sigmoides. La sístole ventricular
tiene una duración de 0,3 segundos.




RUIDOS CARDÍACOS
Se producen por las vibraciones de la sangre al contactar con los ventrículos y los grandes vasos, y
por el cierre de las válvulas cardíacas. En cada ciclo cardíaco se perciben dos ruidos, separados por
un pequeño y un gran silencio. Los ruidos se llaman primero y segundo ruidos cardíacos (R1 y R2),
y corresponden a los sonidos “lubb-dupp” considerados como los latidos del corazón.
-Primer ruido: corresponde al inicio de la sístole ventricular. Las válvulas tricúspide y mitral se
cierran.
-Segundo ruido: se produce al inicio de la diástole ventricular. Se cierran las válvulas aórtica y
pulmonar.


SISTEMA DE CONDUCCIÓN DEL CORAZÓN
El músculo cardíaco se contrae de manera automática por la transmisión de impulsos nerviosos a
través de un sistema especial de conducción, a diferencia del músculo esquelético que lo hace
ante un estímulo nervioso. El sistema eléctrico o de conducción es el responsable de generar los
latidos cardíacos y de controlar su frecuencia. Se encuentra ubicado en el músculo cardíaco
(miocardio) y está formado por tres partes:
-Nódulo sinoauricular: está ubicado en la aurícula derecha y es el lugar de origen de los latidos. Se
lo considera como el marcapasos cardíaco.
-Nódulo auriculoventricular: situado cerca del tabique interauricular, por encima de la válvula
tricúspide. En este nodo se demora el impulso para que las aurículas terminen de contraerse antes
que se contraigan los ventrículos.
-Sistema Hiss-Purkinje: es continuación del nodo auriculoventricular. El haz de Hiss está formado
por una densa red de células de Purkinje, que se bifurca en dos ramas que rodean a los dos
ventrículos. Las ondas eléctricas se propagan desde el nodo auriculoventricular por el haz de Hiss,
lo que provoca la contracción de los ventrículos. En la zona inferior se disponen las células de
Purkinje.




CIRCULACIÓN DE LA SANGRE
En los mamíferos, la circulación sanguínea se caracteriza por ser doble, cerrada y completa. Es
doble porque pasa dos veces por el corazón, cerrada porque no se comunica con el exterior como
en otros organismos, y completa a raíz de que la sangre arterial nunca se mezcla con la sangre
venosa.
Para su estudio, la circulación sanguínea puede dividirse en:
-Circulación mayor: es el recorrido que hace la sangre desde el ventrículo izquierdo
hasta la aurícula derecha. La sangre oxigenada en los pulmones llega al corazón (sangre arterial), y
por la válvula aórtica abandona el ventrículo izquierdo para ingresar a la arteria aorta. Esta gran
arteria se bifurca en arterias de menor calibre, que a su vez se ramifican hasta formarse las
arteriolas, que también se dividen dando origen a millones de capilares para entregar oxígeno y
nutrientes a todas las células del organismo. Las células eliminan dióxido de carbono y desechos
del metabolismo, que pasan a los capilares venosos. La mayoría de los desechos son conducidos
por las venas renales hacia el riñón para ser eliminados del cuerpo. El dióxido de carbono es
transportado por vénulas que arriban a venas de mayor calibre, hasta que toda la sangre
desoxigenada es volcada a las venas cavas superior e inferior que la llevan hasta la aurícula
derecha.
-Circulación menor: es el trayecto que realiza la sangre a partir del ventrículo derecho hasta llegar
a la aurícula izquierda. Desde el ventrículo derecho, la sangre venosa es impulsada hacia la arteria
pulmonar, que la lleva directamente hacia los pulmones. Al llegar a los alvéolos pulmonares se
lleva a cabo el intercambio gaseoso (hematosis). La sangre, ahora oxigenada, regresa por cuatro
venas pulmonares (dos derechas y dos izquierdas) hacia la aurícula izquierda.

¿Cómo se nutre el corazón?
El músculo cardíaco recibe sangre a través de las arterias coronarias, que son ramas de la aorta, el
vaso más grande que sale del corazón. Las arterias coronarias principales son la descendente
anterior (izquierda) y la descendente posterior (derecha).
¿Por qué el corazón late?
El corazón es un órgano con un sistema de conducción eléctrica. El impulso eléctrico se origina
normalmente en la aurícula derecha en el llamado marcapaso sinusal. Este impulso viaja por
medio de las vías intraauriculares hacia otra subestación eléctrica llamada nodo atrioventricular,
de donde la señal baja hacia el sistema eléctrico ventricular llamado fibras de His-Purkinje. El
sistema de conducción permite que el impulso eléctrico origine el latido cardiaco coordinado, con
una frecuencia normal de 70 +/- 5 latidos / minuto. Esta actividad eléctrica puede ser registrada a
través del electrocardiograma

¿Cómo funciona el corazón?
El corazón bombea sangre oxigenada a todo el cuerpo a través del vaso principal que se llama
aorta, que se divide en muchas ramas que alimentan los diferentes órganos y sistemas del cuerpo.
El retorno de la sangre, ahora rica en CO2 (bióxido de carbono) y pobre en O2 (oxígeno)
proveniente de todo el organismo, regresa al corazón a través de las venas cavas superior e
inferior a la aurícula derecha, ventrículo derecho y pulmón donde se reoxigena, retornando al
corazón por las venas pulmonares, a la aurícula izquierda, ventrículo izquierdo, y nuevamente a la
aorta reiniciando nuevamente el ciclo.
El sistema venoso en todo el cuerpo, y especialmente en las extremidades inferiores y pelvis,
tiene una presión muy baja de retorno de la circulación, por lo que depende importantemente del
tono muscular para poder retornar al corazón pero cuenta con un sistema de válvulas de retención
de flujo que evitan el reflujo de la sangre.
En general, se puede decir que el árbol venoso se corresponde con el arterial, llevando el lado
arterial los nutrientes y el oxígeno y el lado venoso los residuos del metabolismo y el bióxido de
carbono.
miocardiopatia
¿Qué es?
La miocardiopatía es una enfermedad relativamente frecuente del musculo cardíaco en la que éste
pierde su capacidad para bombear sangre eficazmente. A menudo aparece en personas jóvenes, y
es una de las principales razones para ser sometido a un trasplante de corazón.
Causas
Las infecciones virales son una de las principales causas que desencadena esta patología. En
algunos casos, la miocardiopatía es el resultado de cardiopatías congénitas complejas; otras, de
deficiencias de nutrición, ritmos cardíacos rápidos e incontrolables, o a consecuencia de cierto tipo
de quimioterapia cardiotóxica. También puede tener su origen en una anomalía genética. En otras
situaciones su causa no es identificable.
Tipos de Miocardiopatía
Miocardiopatía dilatada
Es el resultado del debilitamiento de la acción de bombeo del corazón. Provoca ritmos cardíacos
irregulares (arritmias), riesgo de coágulos de sangre e insuficiencia cardíaca congestiva.
Causas: La miocardiopatía dilatada viene asociada con la enfermedad de las arterias coronarias.
Una infección vírica (la más común es ocasionada por el virus Coxsackie B), los trastornos
hormonales crónicos, como la diabetes y la enfermedad tiroidea, y el consumo prolongado de
algunas drogas (alcohol y cocaína) y de ciertos fármacos (algunos antidepresivos), también pueden
provocar su aparición. En raras ocasiones su causa viene por el embarazo o por ciertas
enfermedades del tejido conjuntivo, como la artritis reumatoide.
Síntomas: Piel pálida o cenicienta, piel fría o sudorosa, frecuencia cardíaca rápida, frecuencia
respiratoria rápida, dificultad al respirar, fatiga, irritabilidad, dolor de pecho, poco apetito y/o
crecimiento lento.
Tratamiento: El objetivo del especialista en conseguir mediante medicación que el paciente
incremente la productividad del ritmo cardíaco. Debe disminuir la carga de trabajo del corazón,
sus requisitos de oxígeno, evitar la formación de coágulos, disminuir la inflamación y regular los
latidos irregulares.
Pronóstico: Alrededor del 70 por ciento de las personas con miocardiopatía congestiva dilatada
muere antes de los cinco años de la aparición de los primeros síntomas; el pronóstico se agrava a
medida que las paredes del corazón se vuelven más delgadas y la función de bombeo cardíaco
disminuye. Las anomalías en el ritmo cardíaco indican también un pronóstico grave.
Miocardiopatía hipertrófica
Es un grupo de trastornos cardíacos caracterizados por una hipertrófia ventricular. La enfermedad
se manifiesta cuando la masa muscular del ventrículo izquierdo es más grande de lo normal, o bien
sucede al agrandarse el tabique entre los dos ventrículos. Esta patología provoca la obstrucción
del flujo sanguíneo de salida del ventrículo izquierdo. El corazón aumenta de grosor y se vuelve
más rígido de lo normal, lo que provoca que haya mayor resistencia a la entrada de sangre que
proviene de los pulmones. Una de las consecuencias es un estancamiento de la sangre en las
venas pulmonares.
Causas En muchos casos la patología se transmite por herencia. También puede producirse en
pacientes con acromegalia, una enfermedad que aparece por la presencia de una cantidad
excesiva de hormona del crecimiento en la sangre, o en personas con feocromocitoma, un tumor
que produce adrenalina. Los pacientes con neurofibromatosis, otra enfermedad hereditaria,
también puede desarrollar la patología.
Síntomas La miocardiopatía hipertrofica se manifiesta por desvanecimientos, dolor torácico,
disnea al realizar un esfuerzo y palpitaciones producidas por los latidos cardíacos irregulares que
pueden provocar la muerte repentina.
Tratamiento El tratamiento se orienta a reducir la resistencia que opone el corazón a llenarse de
sangre entre latido y latido. El principal tratamiento es la administración, conjunta o por separado,
de betabloqueantes y antagonistas del calcio.La intervención quirúrgica en la que se extirpa una
parte del músculo cardíaco aumenta la salida de sangre del corazón, pero sólo se lleva a cabo en
pacientes que presentan síntomas incapacitantes a pesar del tratamiento farmacológico. El
tratamiento quirúrgico puede incluir la colocación de un marcapasos, y en el peor de los casos, se
procedería a realizar un trasplante de corazón.
Pronóstico Cada año muere aproximadamente un cuatro por ciento de las personas que sufren
una miocardiopatía hipertrófica. El fallecimiento suele sobrevenir de forma repentina; la muerte
debido a una insuficiencia cardíaca crónica es menos frecuente. Es recomendable el
asesoramiento genético en caso de que el trastorno sea hereditario y se desee tener
descendencia.
Miocardiopatía restrictiva
Es un grupo de trastornos del músculo cardíaco que se caracteriza por la rigidez de las paredes
ventriculares, que ocasiona una resistencia al llenado normal de sangre entre latido y latido. Es la
forma menos frecuente de miocardiopatía y comparte muchos rasgos con la miocardipatía
hipertrófica.
Causas La causa es todavía desconocida. En uno de los dos tipos básicos, el musculo cardíaco es
gradualmente reemplazado por tejido cicatricial. En el otro tipo, el musculo es infiltrado por una
sustancia anómala, como la amiloidosis y la sarcoidosis. Otra infiltración se produce si el
organismo contiene mucho hierro, éste se acumula en el musculo cardíaco, provocando una
sobrecarga (hemocromatosis). Por ultimo, esta miocardiopatía podría ser consecuencia de un
tumor que invade el tejido cardíaco.
Síntomas La miocardiopatía restrictiva causa insuficiencia cardíaca con disnea (dificultad
respiratoria) e hinchazón de los tejidos (edema). La angina de pecho y el desvanecimiento se
producen menos frecuentemente que en la miocardiopatía hipertrófica. En cambio, son habituales
las arritmias y las palpitaciones.
Tratamiento En la mayoría de los casos no existe un tratamiento eficaz. Los diuréticos, que
normalmente sirven para tratar la insuficiencia cardíaca, reducen el volumen de sangre que llega
al corazón y agravan la situación en vez de mejorarla. Los fármacos normalmente utilizados en la
insuficiencia cardíaca para reducir la sobrecarga del corazón no son útiles porque disminuyen
demasiado la presión arterial. A veces, la causa de la miocardiopatía restrictiva puede tratarse
para impedir que las lesiones cardíacas se agraven o incluso para que reviertan parcialmente. Por
ejemplo, la extracción de sangre a intervalos regulares reduce la cantidad de hierro almacenado
en las personas con hemocromatosis. En el caso de una sarcoidosis, es recomendable la
administración de corticosteroides.
Pronóstico Cerca del 70 por ciento de los pacientes muere antes de los 5 años de la aparición de
los primeros síntomas.
Diagnósticos
La patología se detecta por sus síntomas, mediante un examen físico . Además las pruebas
necesarias pueden constar de un electrocardiograma, un ecocardiograma o una resonancia
magnética que confirmaría el diagnóstico. Si a pesar de estos procedimientos es aún dudoso, una
evaluación más precisa requiere introducir un catéter que permite medir presiones dentro del
corazón, e incluso una biopsia (tomar una muestra).
La miocardiopatía o cardiomiopatía es, junto a las enfermedades específicas del músculo del
corazón, lo que se considera una enfermedad del miocardio.
Este trastorno, que afecta a las células que forman el tejido (miocardio) del corazón, provoca una
pérdida de fuerza en la contracción del corazón, lo que empeora el bombeo de sangre para ser
distribuida por todo el cuerpo para el funcionamiento normal de las células, los tejidos y los
órganos. A veces, las células de las cavidades cardíacas (ventrículos, generalmente) se engrosan
(hipertrofia) y las paredes pierden elasticidad, por lo que se dificulta la contracción rítmica de las
cavidades.