Sábado 25 de octubre de 2014

Misión del Curso:
Que nos convirtamos en Evangelizadores en el mundo donde nos encontramos.
Tener un compromiso en el ser evangelizadores

2 Cor 5, 20
20 Nos presentamos, pues, como embajadores de Cristo, como si Dios mismo les exhortara por
nuestra boca. En nombre de Cristo les rogamos: ¡déjense reconciliar con Dios!

Efesios 6,20
20
cuando tenga que presentar mi defensa, pues yo soy embajador encadenado de este Evangelio.

Para ser embajador primero hay que saber y CONOCER el mensaje que se quiere trasmitir al
exterior.
El requisito más importante que debe cumplir un predicador es conocer la palabra de Dios, pero
hay que aprender a sobrepasar los obstáculos para poder sacar tiempo y LEER LA PALABRA DE
DIOS.

Hechos 18, 24-28
24 Un judío llamado Apolo, natural de Alejandría, había llegado a Efeso. Era un orador elocuente y
muy entendido en las Escrituras.
25 Le habían enseñado algo del camino del Señor, y hablaba con mucho entusiasmo. Enseñaba en
forma acertada lo referente a Jesús, aunque sólo se había quedado con el bautismo de Juan.
26 Hablaba, pues, con mucha convicción en la sinagoga. Al oírlo Aquila y Priscila, lo llevaron
consigo y le expusieron con mayor precisión el camino.
27 Como pensaba pasar por Acaya, los hermanos lo alentaron y escribieron a los discípulos para
que lo recibieran. De hecho, cuando llegó, ayudó muchísimo a los que la gracia de Dios había
llevado a la fe,
28 pues rebatía públicamente y con gran acierto a los judíos, demostrando con las Escrituras que
Jesús es el Mesías.


Apolo conocía ALGO del cristianismo, aunque tenía entusiasmo, buen orador y elocuente.
Para poder predicar de cualquier tema, hay que tener las ideas claras del tema que se va a tratar,
conocer perfectamente las escrituras.

Para poder ser buenos predicadores es necesario ser buenos CONOCEDORES del conocimiento
de Dios, de esa forma podremos tener las ideas claras de Jesús para no hablar DISPARATES.

Para ser predicador NO BASTA LA BUENA VOLUNTAD, ni los dotes oratorios, ni los conocimiento
de la escritura, sino hace falta la HUMILDAD para querer aprender todo lo que contribuya en el
trabajo de la evangelización.

Tener el deseo de aprender más, para encontrar lo que podemos hacer mejor.

Hablar CON Dios, más que hablar DE Dios
Todo embajador antes de hablar en público, debe hablar primero con su presidente y ponerse al
tanto de que es lo que se quiere comunicar.

Antes de predicar es necesario hablar primero con Dios, orar y saber qué es lo que Dios quiere
comunicar a su pueblo.

La predicación no es como los comerciales de televisión, que tratan de vender productos con
demagogia.

Contemplar antes que expresar lo contemplado


Juan 1, 19-23
19 Este fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén
para preguntarle: "¿Quién eres tú?"
20 Juan lo declaró y no ocultó la verdad: "Yo no soy el Mesías."
21 Le preguntaron: "¿Quién eres, entonces? ¿Elías?" Contestó: "No lo soy." Le dijeron: "¿Eres el
Profeta?" Contestó: "No."
22 Le preguntaron de nuevo: "¿Quién eres, entonces? Pues tenemos que llevar una respuesta a
los que nos han enviado. ¿Qué dices de ti mismo?"
23 Juan contestó: "Yo soy, como dijo el profeta Isaías, la voz que grita en el desierto: Enderecen el
camino del Señor."