You are on page 1of 17

UNIVERSIDAD YACAMBÚ

VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y
POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
DOCTORADO EN GERENCIA








INFORME LA ACTIVIDAD 1
EL RACIONALISMO Y EL POSITIVISMO







Autor:
Amílcar Fernández Pontillo
C.I.: 12.037.225
Profesor: Marioxy Morales
Asignatura: Seminario de Investigación en Gerencia I
Barquisimeto, Octubre 2014
UNIVERSIDAD YACAMBÚ
VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y
POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
DOCTORADO EN GERENCIA








INFORME LA ACTIVIDAD 1
EL RACIONALISMO Y EL POSITIVISMO




Autor:
Amílcar Fernández Pontillo
C.I.: 12.037.225
Profesor: Marioxy Morales
Asignatura: Seminario de Investigación en Gerencia I
Título de investigación propuesta: Gestión y Liderazgo del Profesional de la Médicina
Inserto en línea de investigación: Liderazgo gerencial para el cambio organizacional en
Venezuela.
Barquisimeto, Octubre 2014

Introducción

Es importante iniciar estas palabras expresando que no es posible hablar del
Racionalismo sin mencionar a Descartes. Las publicaciones de las obras de Descartes
se produjo a lo largo de su vida hasta su muerte, sin embargo, muchas obras inéditas
de Descartes se publicaron esporádicamente a lo largo de los siglos XVIII y XIX
después de su muerte. Es Importante recalcar que Descartes hizo famoso el célebre
principio pienso, luego existo, elemento esencial del racionalismo occidental, y
formuló el conocido como Método cartesiano.
Siendo descartes el padre de la filosofía moderna y del racionalismo, pero también
el antecedente de la democracia, la lectura de sus obras es necesaria para comprender
nuestro presente e intentar vaticinar el futuro; El movimiento filosófico desarrollado
particularmente en la Europa durante los siglos XVII y XVIII, el cual está
caracterizado por la superioridad que dieron a la razón en la fundamentación del
conocimiento, la fascinación por la matemática y la defensa de la existencia de ideas
innatas y de la intuición intelectual se conoce como Racionalismo, siendo su principal
exponente René Descartes. A lo largo del siguiente ensayo, se hará una breve
recopilación de las obras más importantes a lo largo de su vida, así como una
biografía de los momentos más impactantes de la vida del autor del Racionalismo.
Posteriormente se expondrá cuáles fueron los principales fundamentos del
racionalismo y cuales movimientos surgieron de él.
Así como en los siglos XVII y XVIII se inicia la contribución a la objetivación de
los fenómenos, en épocas más recientes, la concepción positivista del conocimiento
científico ejerció un claro dominio en las maneras de entender la Medición y la
naturaleza de los datos empíricos, y siendo la principal corriente del siglo XX y se
expondrá las principales características del Positivismo, definiéndose como una
corriente de pensamiento cuyos inicios se suele atribuir a los planteamientos de
Auguste Comte, y que no admite como válidos otros conocimientos sino los que
proceden de las ciencias empíricas.
René Descartes (1596-1650)

Jubera, A. (1886) en su obra expresa que Descartes nació el 31 de marzo de 1596
en La Haye, en la Turena francesa. Pertenecía a una familia de la baja nobleza, siendo
su padre, Joachin Descartes, Consejero en el Parlamento de Bretaña, así mismo según
Veitch (2006) indica que Descartes después de sus estudios opta por la carrera de las
armas y se enrola en 1618, en Holanda. Allí, recibe por parte de Isaac Beeckman gran
influencia en la concepción de una física matemática. Continúa posteriormente sus
investigaciones en geometría, álgebra y mecánica, orientado hacia la búsqueda de un
método científico y universal.
En 1619 abandona Holanda y se instala en Alemania, según Veitch (2006) en su
obra manifiesta que Descartes decidió enrolarse en el ejército del duque Maximiliano
de Baviera, tiempo en el cual elabora su método, fusión de procedimientos lógicos,
geométricos y algebraicos.
De este modo, según Cirilo (2011) Descartes dotado con una nueva visión
renuncia a su carrera en el ejército y se dedica entre 1620 a 1628 a ejercitar su
método, se libera de los prejuicios, acumula experiencias y elabora múltiples trabajos
descubriendo especialmente en 1626 la ley de refracción de los rayos luminosos
Rojas, A (2011). También en esta época redacta las Reglas para la dirección del
espíritu.
En 1628 se retira a Holanda y completamente ocupado en su tarea filosófica
comienza por componer un pequeño tratado de metafísica sobre el alma y Dios que
debió servir a la vez de arma contra el ateísmo y de fundamento de la física. Dicho
tratado contendría ya las ideas fundamentales de lo que serían posteriormente las
Meditaciones metafísicas. Interrumpe la elaboración de dicho tratado para escribir en
1629 un Tratado del mundo y de la luz que acaba en 1633 y que contiene su física, de
carácter mecanicista, pero motivado por la condena de Galileo por haber sostenido el
movimiento de la tierra (apoyado por Descartes), renuncia a su publicación Jubera, A.
(1886) y Rojas, A (2011).
Para difundir su doctrina mientras tanto publica resúmenes de su física, precedidos
por un prefacio, siendo el famoso Discurso del método, seguido de La Dióptrica, los
Meteoros y La Geometría, publicado en 1637, expresado por los autores Cirilo
(2011), Jubera, A. (1886), Veitch (2006) y Rojas, A (2011).
En otro orden de ideas según Diccionario Enciclopédico Hispano-
Americano (2012), Cirilo (2.011) y Jubera, A. (1886), en 1641 publica Meditaciones
metafísicas de la filosofía, en esta primera edición en latín se incluyen sólo las seis
primeras series de objeciones y respuestas. Así en 1642, publica Respuestas de
Descartes y meditaciones de la Filosofía, incluyendo las séptimas objeciones.
En 1643 conoce a Elizabeth de Bohemia, hija del elector palatino destronado y
exiliado en Holanda, quien lo adopta como director de conciencia, publicando ese
mismo año la Carta del Seneca, el hombre más famoso, el Sr. Gisbertum Voetium, y
en 1644 primera edición de los Principios de la filosofía, dedicada a Elisabeth de
Bohemia y Edición en latín del Discurso del método, traducido por Et. de Courcelles,
con la Dióptrica y los Meteoros tomado de las obras de Diccionario Enciclopédico
Hispano-Americano (2012), Cirilo (2.011) y Veitch (2006).
Posteriormente en base a la investigación de Veitch (2006), Descartes realiza tres
viajes a Francia, en 1644, 47 y 48, conociendo a Pascal en su segundo viaje. Así
Pérez, C (2012), indica en su trabajo que en el año 1647 pública Las meditaciones
metafísicas traducidas por el duque de Luynes y fueron la primera edición en francés
de las Meditaciones, incluyendo las respuestas a las primeras, segundas, terceras,
cuartas y sextas objeciones. También en 1647 pública, según Veitch (2006) y Cirilo
(2011), Los principios de la filosofía, primera edición en francés, y en 1649 a la
publicación de Las pasiones del alma, más conocida como el Tratado de las pasiones,
que será la última obra publicada en vida del autor. Descartes, de salud frágil y
acostumbrado a permanecer escribiendo en la cama hasta media mañana, muere de
una neumonía en Estocolmo el 11 de febrero de 1650 a los 53 años.
En base a los datos tomados de De Teresa, J. (2012) y Jubera, A. (1886), la obra
cartesiana, pese a la temprana muerte de su autor, abarca una extensión considerable,
si incluimos en ella la abundante correspondencia mantenida a lo largo de su vida y
las obras no publicadas por él. La edición de referencia de sus obras completas es la
realizada por Charles Adam y Paul Tannery de 1897 a 1909 en 11 tomos, con un
suplemento añadido en 1913. El tomo 12 contiene una vida de Descartes escrita por
Charles Adam. La última reedición de estas obras completas data de 1996.
El principal editor de Descartes fue su cuñado Claude Clerselier, Cirilo, M (2011),
De Teresa, J. (2012), Veitch, J (2003) y Diccionario Enciclopédico Hispano-
Americano (2012), a la muerte de Descartes en Estocolmo el embajador de Francia
Hector-Pierre Chanut se hace cargo de sus escritos, que envía a Clerselier, así se
realiza la publicación: En 1657, Cartas de Descartes; En 1664, El Tratado del hombre
y el Tratado de la formación fetal; En 1667, El Mundo; En 1668, Ediciones del
Tratado de mecánica y del Tratado de música.

El Racionalismo

En su tratado de Historia de la Filosofía Jubera, A. (1886), manifiesta que se llama
racionalista a toda posición filosófica que prima el uso de la razón frente a otras
instancias como la fe, la autoridad, la vida, lo irracional, la experiencia empírica, etc.
Es racionalista todo aquél que cree que el fundamento, el principio supremo, es la
razón. Sin embargo, el término racionalismo se usa comúnmente en la historia de la
filosofía para designar una cierta forma de fundamentar el conocimiento: cabe pensar
que el conocimiento descansa en la razón, o que descansa en la experiencia sensible,
Veitch, J (2003).
Hay que destacar que a pesar de que pueda recibir distintas acepciones y aplicarse
en esferas distintas, el término “Racionalismo” se utiliza primordialmente para
referirse a la corriente filosófica de la Edad Moderna que se inicia con Descartes,
Jubera, A. (1886), quien después de echar por tierra toda la Filosofía tradicional y
cristiana, Descartes levanta el pedestal de su Filosofía sobre la doble base de la duda
universal y del libre pensamiento, además manifiesta que el Racionalismo se opuso al
empirismo que en la misma época tuvo éxito en las Islas Británicas.
Jubera, A. (1886), expresa que el Racionalismo de Descartes se complementa con
el criticismo de Immanuel Kant, y que es el sistema de pensamiento que acentúa el
papel de la razón en la adquisición del conocimiento, en contraste con el empirismo,
que resalta el papel de la experiencia sobre todo el sentido de la percepción. El
racionalismo se identifica ante todo con la tradición que proviene del filósofo y
científico francés del siglo XVII René Descartes, quien decía que la geometría
representaba el ideal de todas las ciencias y también de la filosofía.
Continuando la idea anterior, Jubera, A. (1886), expresa que el Racionalismo
mantenía que sólo por medio de la razón se podían descubrir ciertas verdades
universales, evidentes en sí, de las que es posible deducir el resto de contenidos de la
filosofía y de las ciencias. Manifestaba que estas verdades evidentes en sí eran
innatas, no derivadas de la experiencia. Este tipo de racionalismo fue desarrollado por
otros filósofos europeos, como el holandés Baruch Spinoza y el pensador y
matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz. Así mismo, manifiesta como rasgos
que mejor caracterizan al racionalismo moderno son los siguientes:
1. La tesis de que todos nuestros conocimientos acerca de la realidad
proceden no de los sentidos, sino de la razón, del entendimiento mismo.
2. El conocimiento puede ser construido deductivamente a partir de unos
primeros principios.
3. Los primeros principios del conocimiento no se pueden extraer de la
experiencia empírica sino que se encuentran ya en el entendimiento: el
innatismo de las ideas.
4. Consideración de la deducción y más aún de la intuición intelectual como
los métodos más adecuados para el ejercicio del pensamiento.
5. La consideración de la matemática como ciencia ideal.
6. Reivindicación del argumento ontológico para la demostración de la
existencia de Dios.
7. La apreciación optimista del poder de la razón, ésta no tiene límites y
puede alcanzar a todo lo real.
Así mismo Balmes, J (2007) indico que los puntos capitales de la doctrina de
Descartes fueron: 1º, la duda metódica; 2º, el principio: yo pienso, luego soy; 3º, el
poner la esencia del alma en el pensamiento; 4º, el constituir la esencia de los cuerpos
en la extensión y aunque Descartes ponía por primer fundamento de la filosofía la
conciencia propia, no rechazaba la legitimidad del criterio de la evidencia, siendo
fundamentada en la veracidad de Dios, que no ha podido querer engañarnos, por otro
lado la duda de Descartes nació en su espíritu en vista del método sistemático que
dominaba en las escuelas, fue un grito de revolución contra un gobierno absoluto.
Balmes, J (2007), también hizo énfasis en el influjo de Descartes en cambiar la faz
de la filosofía que dependió de varias circunstancias: 1º De su indisputable genio; 2º
De que había en los ánimos cierta fermentación contra las escuelas predominantes,
faltando únicamente un hombre superior que diese la señal de insurrección contra la
autoridad de Aristóteles; 3º De que Descartes no sólo fue metafísico, sino también
físico, astrónomo e insigne matemático; 4.° Siendo Descartes eminentemente
espiritualista, atrajo los pensadores aventajados; y 5.° Descartes fue un hombre que
no escribió por razones de circunstancias, sino por efecto de convicciones profundas.
En su obra, Archibald, A (1922), comento que Descartes había dividido la mente
y la materia en dos sustancias que sólo se unieron en una sustancia de Dios supremo,
colocando por un lado a Dios, y por el otro al mundo, de este modo Spinoza percibe
la dualidad. La unidad de todas las cosas en Dios es a la vez el punto de partida y la
idea central del sistema de Spinoza, De este modo, Spinoza sigue Descartes en su
definición de la sustancia, pero ve que no puede haber legítimamente una única
sustancia. Considerándose así a Spinoza como seguidor de la doctrina de Descartes
en el Racionalismo, sin embargo, con algunas diferencias de criterio funda su propia
doctrina a la que llamara Panteismo.
Es conveniente mencionar la doctrina de Gottfried Wilhelm Leibniz, Balmes, J
(2007), expresando que el argumento fundamental de Leibnitz es que nada se hace sin
razón suficiente, siendo una de las cosas más notables en la filosofía de Leibnitz es la
idea de la sustancia, la cual no la concibe como un mero sujeto, un substratum, sino
como una fuerza, un principio de actividad, en lo cual constituye su esencia. Al igual
que Spinoza, Leibnitz se considera seguidor de la Doctrina de descartes en el
Racionalismo, pero también presenta diferencias por lo cual crea su propia doctrina y
se considera como Precursor del idealismo alemán y fundador remoto de la filosofía
analítica.
Es importante incluir en este ensayo a Malebranche, Jubera, A. (1886), quien en su
calidad de discípulo de Descartes, comienza por demostrar ontológicamente la
existencia de Dios, postulando su investigación de la verdad. Pero Malebranche va
más lejos que Descartes en este punto; porque, después de sentar que para conocer
que Dios existe basta pensar en él, añade que el conocimiento que tenemos de Dios es
un conocimiento inmediato y directo, sin intervención de cosa alguna creada,
afirmación que excluye hasta la idea innata de Descartes.
Para finalizar, el autor de la Investigación de la verdad procede directamente de
Descartes, y así lo reconoce y proclama él mismo, y aunque no lo reconociera,
bastaría para convencerse de ello fijarse en su tendencia semiracionalista o
separatista, quien considera a Dios es un ser infinito e ilimitado, el ser universal y
absolutamente perfecto, no puede ser representado por medio de cosa alguna finita.
Al igual que Spinoza y Leibnitz se considera seguidor de la Doctrina de descartes en
el Racionalismo, pero también presenta diferencias por lo cual crea su propia doctrina
y se considera como Precursor del monismo espiritualista, Jubera, A. (1886).

El Positivismo

Bar, A (2010), expresa en su publicación, que así como en los siglos XVII y XVIII
se inicia la contribución a la objetivación de los fenómenos, en épocas más recientes,
la concepción positivista del conocimiento científico ejerció un claro dominio en las
maneras de entender la medición y la naturaleza de los datos empíricos, concepción
que se enmarca en los siguientes supuestos básicos:
La ciencia está sustentada en principios experimentales que implican la
manipulación de variables independientes y la medición de variables dependientes.
La ciencia se basa en leyes universales que establecen regularidades entre variables
sobre bases probabilísticas y estadísticas.
La ciencia se edifica sobre la observación que permite la identificación de las
regularidades descritas en las leyes, como su puesta a prueba. Esto conlleva aceptar
que la ciencia se compone de dos momentos diferentes, el contexto de descubrimiento
y el contexto de justificación.
La ciencia positiva fundada en los principios antes mencionados, supone que todo
dato científico surge de la observación de las regularidades. En consonancia con lo
señalado antes, se supone un dato científico se constituye por tres elementos: las
unidades de análisis, las variables y los valores, los que conforman una estructura a la
que se denomina matriz de datos (Galtung 1978).
La estructura de dato según lo concibe Galtung parece dar cuenta de elementos
observables (los componentes de la matriz), que al menos en principio no darían lugar
a discusiones en torno de ellos, pues tanto las unidades de análisis, como las variables
y los valores, están sin más ante los sentidos del observador.
González expresa que dentro de las revoluciones científicas del siglo XX, las
cuales se encuentran en complejos debates epistemológicos, las ciencias sociales se
ven invadidas por métodos y técnicas diversas, en donde la ecometría y/o la
psicometría se fundamentan con la evolución y la historia y luchan por la
supervivencia de los pueblos. Así se puede mencionar que la corriente principal de la
ciencia a mediados del siglo XX, fue el movimiento empirista lógico o positivista
lógico que se caracterizaba por confiar demasiado en las técnicas de la lógica
matemática para formular y tratar sus problemas.
Para Meza (2003) El positivismo es una corriente de pensamiento cuyos inicios se
suele atribuir a los planteamientos de Auguste Comte, y que no admite como válidos
otros conocimientos sino los que proceden de las ciencias empíricas. Tan importante
es la influencia de Comte que algunos autores hacen coincidir el inicio del
positivismo con la publicación de su obra “Curso de filosofía positiva”. No obstante,
otros autores sugieren que algunos de los conceptos positivistas se remontan al
filósofo británico David Hume y al filósofo francés Saint-Simon.
Otra de las características relevantes del positivismo tiene que ver con su posición
epistemológica central. En efecto, el positivismo supone que la realidad está dada y
que puede ser conocida de manera absoluta por el sujeto cognoscente, y que por
tanto, de lo único que había que preocuparse era de encontrar el método adecuado y
válido para “descubrir” esa realidad.
Otro aspecto importante del positivismo es el supuesto de que tanto las ciencias
naturales como las sociales pueden hacer uso del mismo método para desarrollar la
investigación. De acuerdo con Meza (2003), los científicos positivistas suponen que
se puede obtener un conocimiento objetivo del estudio del mundo natural y social,
utilizan una metodología básica, siendo desde esta perspectiva se considera que el
método científico es único y el mismo en todos los campos del saber, por lo que la
unidad de todas las ciencias se fundamenta en el método: lo que hace a la ciencia es el
método con el que tratan los “hechos”.
De acuerdo Meza (2003), el positivismo se caracteriza por postular lo siguiente:
1. El sujeto descubre el conocimiento.
2. El sujeto tiene acceso a la realidad mediante los sentidos, la razón y los
instrumentos que utilice.
3. El conocimiento válido es el científico.
4. Hay una realidad accesible al sujeto mediante la experiencia. El
positivismo supone la existencia independiente de la realidad con respecto
al ser humano que la conoce.
5. Lo que es dado a los sentidos puede ser considerado como real.
6. La verdad es una correspondencia entre lo que el ser humano conoce y la
realidad que descubre.
7. El método de la ciencia es el único válido.
8. El método de la ciencia es descriptivo.
9. Sujeto y objeto de conocimiento son independientes.
A manera de complemento se presentan las cuatro reglas fundamentales que
conviene seguir, según la doctrina positivista, a fin de separar lo fundamental de lo
accesorio:
1. Primera regla: la regla del fenomenalismo, que expresa que no existe
diferencia real entre esencia y fenómeno.
2. Segunda regla: la regla del nominalismo, por la cual afirman que estamos
obligados a reconocer la existencia de una cosa cuando la experiencia nos
obliga a ello.
3. Tercera regla: que niega todo valor cognoscitivo a los juicios de valor y a
los enunciados normativos.
4. Cuarta regla: la fe en la unidad fundamental del método de la ciencia. Se
trata de la certeza de que los modos de la adquisición de un saber válido
son fundamentalmente los mismos en todos los campos de la experiencia,
como son igualmente idénticas las principales etapas de la elaboración de
la experiencia a través de la reflexión teórica.

Postura Crítica

Se puede definir a la Gerencia como una profesión de gran responsabilidad en la
transformación y mejoramiento de la calidad de vida en las regiones y países, la cual
está íntimamente ligada a la mayoría de las profesiones que ejercen dentro de su ser la
interacción con recursos humanos, institucionales y posea estructura organizativa
propia, no escapando en mi caso en particular, el Médico de esta particularidad, debe
saber ejercer su liderazgo nato para ser eficaces y obtener eficacia de su entorno.
La Gerencia como ciencia no se debe dejar de hablar entonces del método
científico refiriéndose a la ciencia (básica y aplicada) como un conjunto de
pensamientos universales y necesarios, y que en función de esto surgen algunas
cualidades importantes, como la de que está constituida por leyes universales que
conforman un conocimiento sistemático de la realidad, recordando lo dicho en
párrafos anteriores, en donde se usa el término racionalismo para designar una cierta
forma de fundamentar el conocimiento, descansando el conocimiento en la razón, o
que descansa en la experiencia sensible, Veitch, J (2.003).
El método científico es el procedimiento planteado que se sigue en la
investigación para descubrir las formas de existencia de los procesos objetivos, para
desentrañar sus conexiones internas y externas, para generalizar y profundizar los
conocimientos así adquiridos, para llegar a demostrarlos con rigor racional y para
comprobarlos en el experimento y con las técnicas de su aplicación.
Lo que hace que el razonamiento científico es, en primer lugar, el método de
observación, el experimento y el análisis, y, después, la construcción de hipótesis y la
subsiguiente comprobación de éstas. Este procedimiento no sólo es válido para las
ciencias físicas, sino que es perfectamente aplicable a todos los campos del saber.
La metodología científica es la lógica general empleada, tácita o explícitamente
para valorar los méritos de una investigación. Entre los diferentes tipos de
investigación existentes podemos mencionar a la investigación básica y la aplicada,
siendo diferenciadas en el propósito final, el cual en la aplicada, los conocimientos
están dirigidos a un elemento practico especifico.
Así como Descartes levanto el pedestal de su Filosofía sobre la doble base de la
duda universal y del libre pensamiento, que el racionalismo es el sistema de
pensamiento que acentúa el papel de la razón en la adquisición del conocimiento, en
contraste con el empirismo, que resalta el papel de la experiencia sobre todo el
sentido de la percepción, se puede mencionar el concepto de desarrollo experimental,
que consiste en trabajos sistemáticos en los conocimientos existentes derivados de la
investigación y/o la práctica, dirigidos a la producción de nuevos materiales,
productos o dispositivos, al establecimiento de procesos innovadores, sistemas o
servicios o la mejoría sustancial de los ya existentes.
Descartes, por lo tanto, compartió con Bacon y con Galileo la necesidad del
método para conocer la realidad. Las críticas que Bacon y Galileo realizan a la
escolástica son similares a las que realiza Descartes. El fracaso de los métodos
silogísticos, el fracaso de la física aristotélica, hacen necesario un nuevo método para
interpretar la realidad. Ello supuso la confianza en la razón que fue ganando su
autonomía en el paso del siglo XVI al XVII. Frente a otras soluciones al problema del
conocimiento y de la constitución de la "ciencia" que surgirán en la época, como el
empirismo, Descartes optará por la solución racionalista.
El racionalismo se caracterizará por la afirmación de que la certeza del
conocimiento procede de la razón, lo que va asociado a la afirmación de la existencia
de ideas innatas. Ello supondrá la desvalorización del conocimiento sensible, en el
que no se podrá fundamentar el saber, quedando la razón como única fuente de
conocimiento. Se puede así definir a la Innovación en la esfera económica y social
como sinónimo de producción y/o exploración con éxito una novedad que aporte
soluciones inéditas a los problemas y permita así responder a las necesidades de las
personas y de la sociedad.
Dentro del paradigma positivista el sujeto y el objeto son independientes; Es
posible establecer leyes generales, que son permanentes independientemente del
tiempo; Es posible establecer las causas de los hechos; Es posible desarrollar una
investigación libre de valores; Tiene un enfoque metodológico predominantemente
cuantitativo; Se parte de teorías previamente seleccionadas de la cual se extraen, por
un enfoque hipotético-deductivo, hipótesis que se desea contrastar en la investigación
para confirmarlas o desecharlas; Se realiza en laboratorios especialmente diseñados o
ajustándose a condiciones previamente establecidas, como la selección de muestras
estadísticas.
Conclusión

Las explicaciones del conocimiento basadas en la abstracción fueron rechazadas,
ya que la abstracción se produce a partir de la captación de las sustancias por medio
de la sensibilidad, por el contrario, el racionalismo afirmará la intuición intelectual de
ideas y principios evidentes, a partir de las cuales comenzará la deducción del saber.
La reacción cartesiana contra el escepticismo sumada a su interés por la ciencia va
a significar en Descartes el afianzamiento en el rechazo del error y en la búsqueda de
la verdad. Tanto en la primera meditación como en la primera parte del Discurso del
método Descartes insiste reiteradamente en la necesidad de rechazar el error, lo que
va asociado inevitablemente a la búsqueda de la verdad.
El conocimiento, la innovación, la estrategia y el liderazgo son elementos que
garantizan el éxito en la gestión humanista de la empresa del siglo XXI, siendo
importante recalcar que las organizaciones necesitan ser dirigidas en concordancia
con los nuevos retos que esta situación les plantea.
Las organizaciones, especialmente las de salud, como fenómeno social deben ir a
la par evolucionado con la historia del hombre, por lo tanto, la gerencia de las
mismas deben desarrollar y practicar la flexibilidad paradigmática e identificar los
momentos generadores de los cambios de paradigmas, en conclusión debe tolerar
nuevas ideas o aceptar personas con nuevas ideas.
El médico como gerente integral necesita en todo momento tener la mejor relación
interpersonal con todo su equipo de salud y no pensar que él está por encima de
ningún colaborador en el establecimiento de salud, ya que todos tienen sus
obligaciones que son importantes para un adecuado funcionamiento del
establecimiento de salud cuya misión primordial es servir a la comunidad y ser
garante de la salud de su pueblo.
El positivismo es una corriente que ha tenido una gran influencia y aun la tiene.
Postula que sólo el conocimiento proveniente de las ciencias empíricas es válido,
asume que existe un método específico mediante el cual el sujeto puede acceder a
conocer de manera absoluta al objeto de conocimiento, siendo el mismo para todo los
campos de la experiencia, tanto en las ciencias naturales como en las ciencias
sociales.
El positivismo crítica y rechaza los desarrollos metafísicos de toda clase, por tanto,
no acepta la reflexión que no pueda fundar enteramente sus resultados sobre datos
empíricos, o que formula sus juicios de modo que los datos empíricos no puedan
nunca refutarlos. El paradigma positivista ha privilegiado los métodos cuantitativos
en el abordaje de la investigación. En particular, la investigación educativa de corte
positivista adopta el enfoque cuantitativo.
Para los positivistas el sujeto de la investigación es un ser capaz de despojarse de
sus sentimientos, emociones, subjetividad, de tal forma que puede estudiar el objeto,
la realidad social y humana “desde afuera”. El positivismo supone que el investigador
puede ubicarse en una posición neutral y que sus valores no influyen en los resultados
de su investigación.

Referencias bibliográficas

Archibald, A (1922). A SHORT HISTORY OF PHILOSOPHY. Part IV. REVIVAL
OF PHILOSOPHY. Chap. IV. PANTHEISM. SPINOZA. Third edition. Disponible
en http://www.e-torredebabel.com/shorthistoryofphilosophy/spinoza-
philosophy-a.htm
Balmes, J (2007). Historia de la Filosofía - Jaime Balmes, Capítulo XLIII - RENÉ
DESCARTES. Edición digital en Torre de Babel Ediciones Madrid. Disponible
en http://www.e-torredebabel.com/Balmes-Historia-Filosofia/Descartes-H-F-
B.htm
Balmes, J (2007). Historia de la Filosofía - Jaime Balmes, Capitulo LI - Leibniz.
Edición digital en Torre de Babel Ediciones Madrid. Disponible en
http://www.e-torredebabel.com/Balmes-Historia-Filosofia/Leibnitz-H-F-B.htm
Bar, A (2010). La Metodología Cuantitativa y su Uso en América Latina. Cinta
Moebio 37:1-14. Disponible en www.moebio.uchile.cl/37/bar.html
Cirilo, M (2011). Descartes, René Obra completa. 1er tomo. Biblioteca de Grandes
Pensadores. Madrid: Editorial Gredos.
Descartes, R. Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano. Volumen 6, págs. 363-
364 - editado: octubre de 2012. Torre de babel ediciones. Disponible en
http://www.e-torredebabel.com/Enciclopedia-Hispano-
Americana/V6/Descartes-biografia-D-E-H-A.htm
De Teresa, J. (2012). CALLEJONES SIN SALIDA: DOS RECONSTRUCCIONES
DE LA RESPUESTA AL CÍRCULO CARTESIANO SIGNOS
FILOSÓFICOS, vol. XIV, núm. 27, enero-junio, 2012: 44-70. Disponible en
http://www.google.co.ve/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&ved
=0CCAQFjAB&url=http%3A%2F%2F148.206.53.230%2Frevistasuam%2Fsig
nosfilosoficos%2Finclude%2Fgetdoc.php%3Fid%3D677&ei=WIjCU8M2sMy
xBISogbAG&usg=AFQjCNF1EQvvlaKyw4lrop09zmfORqsvHA&bvm=bv.70
810081,d.cWc
Jubera, A. (1886). HISTORIA DE LA FILOSOFIA POR ZEFERINO
GONZALEZ. Tomo III. 2da edición. Madrid. Edición digital en Torre de Babel
Ediciones 2.002. Disponible en http://www.e-torredebabel.com/historia-
filosofia-gonzalez/renedescartes-h-filosofia-g.htm
Meza, L. (2003). El paradigma positivista y la concepción dialéctica del
conocimiento. Revista Virtual Matemática, Educación e Internet. 4(2).
Disponible en http://www.tec-
digital.itcr.ac.cr/revistamatematica/ContribucionesV4n22003/meza/pag1.html
Pérez, C (2012). La certeza de sí y este imposible sujeto. Andamios.
vol.9 no.20 México sep.-dic. 2012. Disponible en
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-
00632012000300014&lng=es&nrm=iso
Ramírez, A. Metodología de la Investigación Científica. Pontificia Universidad
Javeriana. Facultad de Estudios Ambientales y Rurales. Disponible en
http://slmeaduny.uny.edu.ve/virtual/file.php/206/MATERIAL_DE_APOYO_U
NIDAD_I/Lectura_obligatoria_3.pdf
Rojas, A (2011). Constitución epistemológica del cogito cartesiano. Andamios.
Volumen 8, número 16, mayo-agosto, 2011, pp. 241-260. Disponible en
http://www.google.co.ve/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=3&ved
=0CCcQFjAC&url=http%3A%2F%2Fportal.uacm.edu.mx%2FLinkClick.aspx
%3Ffileticket%3DlTpKYMKkG50%253D%26tabid%3D1903&ei=WIjCU8M2
sMyxBISogbAG&usg=AFQjCNFrToBaMf_RmPQ7DbP_VIYFAeCzwg&bvm
=bv.70810081,d.cWc
Veitch, J (2003). Rene descartes (1596-1650). Selections from the principles of
philosophy. Disponible en
http://www.gutenberg.org/cache/epub/4391/pg4391.html