VII. Organizaciones: La próxima "ad-hocracia".

Católicos, camarillas y tertulias de café.

• Para poder captar el significado de este extraño vocablo, Ad-hocracia,
debemos, ante todo, reconocer que no todas las organizaciones son
burocracias, Hay otras maneras alternativas de organizar a la gente.
• En la actualidad, existen crecientes indicios de que la duración de las
relaciones del hombre con la organización está acortando, de que estas
relaciones cambian a creciente velocidad. El trastorno de la organización.
• Hoy día, las organizaciones cambian de forma interior con tanta frecuencia
–y a veces tan radicalmente- que da vértigo. Los títulos cambian de una
semana a otra. Los cargos se transforman. Se desplazan las
responsabilidades. Desaparecen grandes estructuras de organización, para
ser mostradas bajo nuevas formas y recompuestas una vez más. La nueva ad-
hocracia.
• El alto grado de cambio aparece dramáticamente simbolizado por el rápido
auge de lo que los ejecutivos llaman "proyecto" o "unidad organizada".
• Los equipos de redacción de propuestas suelen trabajar juntos durante unas
pocas semanas. Y una vez presentada la propuesta, el equipo es también
disuelto.
• En la estructura administrativa, como en la estructura arquitectónica,
pasamos de las formas duraderas a las temporales, de la permanencia a la
transitoriedad. Pasamos de la burocracia a la ad-hocracia. El
derrumbamiento de la jerarquía.
• El hombre superindustrial, más que ocupar una casilla permanente y
claramente definida, y realizar tareas rutinarias en cumplimiento de órdenes
de arriba, siente la creciente necesidad de asumir responsabilidades
decisorias dentro de una estructura de organización que cambia
vertiginosamente y que se funda en relaciones humanas sumamente
transitorias. Más allá de la burocracia.
• Tres de las más notables características de la burocracia eran la
permanencia, la jerarquía y la división del trabajo. Estas características
moldeaban los seres humanos que regían las organizaciones.
• Las embrionarias ad-hocracias de hoy en día requieren una constelación
completamente distinta de características humanas.
• En estas organizaciones temporales, el nuevo espíritu es más propio del
hombre emprendedor que del hombre de organización. El emprendedor que
inició por su cuenta grandes empresas, sin temer la derrota ni la opinión
adversa, es un héroe popular del industrialismo, particularmente en los
Estados Unidos.

VIII. Información: La imagen cinética.

• En una sociedad en que la comida instantánea, la educación instantánea e
incluso las ciudades instantáneas son fenómenos cotidianos, ningún producto
se fabrica más rápidamente, o se destruye más implacablemente, que la
celebridad instantánea.

Twiggy y los mesones K.

• Toda persona lleva dentro de la cabeza un modelo mental del mundo, una
representación subjetiva de la realidad externa. Este modelo se compone de
decenas y decenas de millares de imágenes.
• Ningún modelo humano de la realidad es un producto puramente personal.
Aunque algunas de sus imágenes se fundan en observaciones de primera
mano, una creciente proporción de ellas se basan actualmente en mensajes
transmitidas por los medios de difusión masivos y por las personas que nos
rodean.

La ola freundiana.

• En instrucción, en política, en teoría económica, en medicina, en asuntos
internacionales, ola tras ola de nuevas imágenes penetran en nuestras
defensas y sacuden nuestros modelos mentales de la realidad. Resultados de
este bombardeo son la acelerada extinción de las imágenes antiguas, un más
rápido avance intelectual y un nuevo y profundo sentido de la impertinencia
del propio conocimiento.

Chaparrones de "best sellers".


• Hace diez años, el especialista en sistemas de comunicaciones, Sol
Cornberg, profeta radical en el campo de la tecnología de los libros, declaró
que la lectura dejaría de ser muy pronto la forma primordial de adquisición
de información "La lectura y la escritura –dijo- se convertirán en artes
anticuadas" (Por curiosa ironía, la esposa de Mr. Cornberg es novelista).

El mensaje elaborado.

• Las quinientas palabras del periódico o del diálogo de una película son
cuidadosamente pensadas, rectilíneas, Comunican ideas relativamente
originales. Tienden a una mayor corrección gramatical que la conversación
corriente, y, si se formulan oralmente, son enunciadas con mayor claridad.

Mozart acelera el paso.

• En una conferencia de compositores y especialistas en computadoras,
celebrada no hace mucho en San Francisco, se dijo que, desde hace varios
siglos, la música había experimentado "un aumento en la cantidad de
información auditiva transmitida durante un período de tiempo dado".
Un Shakesoeare semianalfabeto.

• Hubo un tiempo en que el hombre aprendía el lenguaje de su sociedad y lo
empleaba, con poco cambios, durante toda su vida. Su "relación" con cada
palabra o ademán conocidos era duradera. Hoy no lo es, casi en absoluto.

Arte: cubistas y cineticistas.

• En arte, como un lenguaje, corremos hacia la impermanencia. Las
relaciones del hombre con las imágenes simbólicas se hacen cada vez más
temporales.

Un mecanismo nervioso.

• Un hecho importante reclama nuestra atención: acelerar el cambio del
mundo exterior, obligamos a cada momento al individuo a aprender de nuevo
su medio. Esto trae consigo una nueva exigencia al sistema nervioso. Exigen
un nuevo nivel de adaptación. Y montan el escenario para una enfermedad
social, posiblemente devastadora: el "shock" del futuro.

Tercera parte.Novedad.
Capitulo IX

• Estamos creando una nueva sociedad. No una sociedad cambiada. No una
versión ampliada de nuestra sociedad presente. Sino una nueva sociedad.

La nueva Atlántida.

• La invasión del mar, cuyos inicios presenciaremos mucho antes del año
2000, no es más que una entre varias tendencias científico-tecnológicas,
estrechamente ligadas entre sí, que están tomando ahora gran impulso y que
habrán de tener, todas ellas, nuevas implicaciones sociales y psicológicas.
Luz de sol y personalidad.

• La creciente posibilidad de cambiar el tiempo, el desarrollo de nuevas
fuentes de energía, los nuevos materiales, los nuevos medios de transporte,
los nuevos alimentos, son solamente indicios de la naturaleza de los
acelerados cambios que se avecindan.

La voz del delfín.

• El hecho de que criemos animales especializados para servirnos, o de que
inventemos robots domésticos, dependerá, en parte, de la desigual carrera
entre las ciencias de la vida y las ciencias físicas. Puede llegar incluso el día en
que empecemos a criar nuestras máquinas.

La fábrica biológica.

• "El hombre está en camino de integrar tejidos vivos en los procesos de los
mecanismos físicos… En un futuro próximo, tendremos máquinas
compuestas, al mismo tiempo, de metales y de sustancias vivas…" En vista de
los cuales, añade: "El propio cuerpo humano adquiere un nueva
significación".
El cuerpo prediseñado.

• Una de las posibilidades más fantásticas es que el hombre podrá hacer
copias biológicas exactas de sí mismo. A través del procedimiento cloning.
• Podemos decir que si algo puede hacerse, alguien lo hará sin duda, en
alguna parte, a menos que se tomen medidas concretas para impedirlo. La
naturaleza de lo que puede hacerse y se hará supera todo lo que el hombre
está moral y psicológicamente preparado para aguantar.

El órgano transitorio.

¿Qué le ocurrirá a la mente, cuando cambie de cuerpo?
Ya no podemos demorar la respuesta a estas pregunta, porque los avanzados
conjuntos de hombre-máquina –llamados "Ciborgs"- están más cerca de lo
que muchos creen.

Los Ciborgs entre nosotros.

• No sólo podemos transplantar la cabeza de un hombre a los hombros de
otro –da a entender el profesor White- no sólo podemos mantener una
cabeza y un cerebro "vivos" y en funcionamiento, sino que podemos hacerlo
con "las técnicas existentes". Ciertamente, declara "los japoneses serán los
primeros (en mantener viva una cabeza humana separada del tronco). Yo no
lo haré, porque aún no he resuelto este dilema: ¿Tengo o no derecho a
hacerlo?" Devoto católico, al Dr. White le preocupan profundamente las
implicaciones filosóficas y morales de su trabajo.
La negativa al cambio.

• En 1865, el director de un periódico dijo a sus lectores que "las personas
bien informadas saben que es imposible transmitir la voz por medio de
alambres, y que si fuese posible hacerlo la cosa carecería de valor práctico".
No había transcurrido un decenio cuando el teléfono surgió del laboratorio de
Mr. Bell y cambió la faz del mundo.
• En los próximos decenio, los avances en todos estos campos estallarán
como una serie de cohetes, arrancándonos del pasado y proyectándonos
cada vez con mayor fuerza en la nueva sociedad. Y esta nueva sociedad
tampoco se estabilizará rápidamente. También ella temblará, crujirá y rugirá
al sufrir los embates fortísimos del cambio.

X. Los fabricantes de experiencia.

La mezcla psíquica.

• Los economistas no se han formulado una pregunta evidente.¿Adónde irá
después la economía? Después de los servicios, ¿qué?
• Cabe presumir que cuanto mejor se satisfagan las necesidades materiales
básicas del consumidor, mayor cantidad de energía económica se invertirá en
la satisfacción de las sutiles, variadas y absolutamente personales
necesidades del consumidor en lo tocante a belleza, prestigio, singularidad y
goce sensorial.

"Camareras" en el cielo.

• El pasajero de la "TWA" puede hoy escoger un reactor en que la comida, la
música, las revistas, las películas y las minifaldas de las azafatas sean
totalmente francesas. Puede elegir un vuelo "romano" en el que las
muchachas visten togas. Puede optar por un vuelo "Olde English" en el que
las azafatas son llamadas "camareras" y la decoración sugiere,
presuntamente, un pub inglés.
Industrias de experiencias.

• La industria de la experiencia podrá llegar a ser uno de los pilares del
superindustrialismo, la base misma, en realidad, de la economía de
posservicio.
Ambientes simulados.

• Una clase importante de productos experienciales se fundará en ambientes
simulados que brindarán al cliente un sabor de aventura, de peligro, de
excitación sexual o de otros placeres, sin verdadero riesgo para su vida o su
reputación.
Ambientes reales.

• Las industrias que de un modo u otro guarden relación con la tecnología del
comportamiento, las industrias que trasciendan la producción, florecerán con
suma rapidez.
La economía de la sensatez.

• Llegaremos a ser la primera cultura de la Historia que empleará la más
avanzada tecnología para fabricar el producto más transitorio, y sin
embargo, más duradero: la experiencia humana.