You are on page 1of 24

Director

Luis Vega
Secretaria
Lilian Bermejo
Secret. Editorial
Paula Olmos
Revista Iberoamericana de Argumentación
Revista Digital de Acceso Abierto http://e-spacio.uned.es/ojs/index.php/RIA
Editada por el Departamento de Lógica, Historia y Filosofía de la Ciencia
Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teora de la
Argumentaci!n
"a#ier $ILA%&$A
Departamento de Lógica y Filosofía de la Ciencia.
Universidad Complutense de Madrid.
vilanova@filos.ucm.es
'op(right©"a#ier $ilano#a
Se permite el uso, copia y distribución de este artículo si se hace de manera literal y completa (incluidas las referencias a la
Revista Iberoamericana de Argumentación), sin fines comerciales y se respeta al autor adjuntando esta nota. El texto
completo de esta licencia está disponible en: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/es/legalcode.es
RIA 2 (2011): 1-24
ISSN: 2172-8801
RESUMEN
Este tra)ajo propone una #a para aplicar
la teora de la argumentaci!n a pro)lemas
cl*sicos de epistemologa+ )asada en un
nue#o tratamiento de los argumentos
escépticos. En primer lugar+
proporcionamos una clasi,icaci!n de
argumentos escépticos. -espués tomamos
uno de ellos ( mostramos c!mo tratarlos
no como un simple .#*lido o in#*lido/
argumento+ sino como un patr!n 0ue
puede ser cogente o ,alaz dependiendo del
contexto de argumentaci!n. 1inalmente+
proponemos una estrategia para
cuestionar ( e#entualmente ,undar o
rechazar un sistema epistémico.
PALABRAS CLAVE: argumentaci!n+
conocimiento+ escepticismo+ ,alacia+ 2. E.
3oore+ justi,icaci!n epistémica+ posi)ilidad.
ABSTRACT
This paper proposes a 4a( ,or appl(ing
argumentation theor( to classical
epistemological pro)lems+ )ased on a ne4
treatment o, the sceptical arguments. 1irst+
4e gi#e a classi,ication o, sceptical
arguments. 5econd+ 4e ta6e one o, them+
and 4e sho4 ho4 to treat it not just as one
.#alid or in#alid/ argument+ )ut as a pattern
that can )e cogent or ,allacious depending
on the context o, argumentation. 1inall(+ 4e
propose a strateg( ,or 0uestioning and
e#entuall( ,ounding or rejecting an
epistemic s(stem.
KEYWORDS: argumentation+ ,allac(+ 2.
E. 3oore+ epistemic justi,ication+ possi)ilit(+
s6epticism.
2. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
7. I%TR&-8''I9%
A nadie sorprenderé si comienzo este tra)ajo a,irmando 0ue+ a da de ho(+ la
,undamentaci!n del conocimiento sigue constitu(endo uno de los m*s di,ciles (
complejos temas ,ilos!,icos. :uien se interna en él+ se en,renta a una mara;a de
pro)lemas+ di,icultades terminol!gicas+ contro#ersias+ enigmas ( paradojas+ un
auténtico totum revolotum en el 0ue la di,icultad de orientarse es tal+ 0ue el #erdadero
reto no es tanto llegar a tierra ,irme como+ simplemente+ hacerse una idea del lugar del
la)erinto en 0ue uno se ha(a. Esta complejidad deri#a no s!lo de las di#ergencias en
torno a las de,iniciones de los conceptos manejados .comenzando con la propia
noci!n de conocimiento ( prosiguiendo con las nociones allegadas de creencia+
justi,icaci!n+ #erdad+ etc.</ ( la perpetua presencia de en,o0ues en disputa
.=ltimamente el eje externismo-internismo ha co)rado especial protagonismo+ pero las
disensiones #ienen de mucho m*s lejos/+ sino+ adem*s+ de la con,luencia de las
cuestiones epistemol!gicas con otros pro)lemas ,ilos!,icos: ,iloso,a de la mente+
teoras de la percepci!n+ ,iloso,a del lenguaje+ concepciones ontol!gicas+ etc.< 8na
de las consecuencias m*s salientes de esta situaci!n es 0ue el discurso
epistemol!gico ha ad0uirido un car*cter altamente técnico ( las discusiones un
car*cter eminentemente te!rico+ alej*ndose cada #ez m*s de los pro)lemas reales del
hom)re de la calle. En e,ecto+ cada #ez es m*s di,cil reconocer el #nculo o
meramente la analoga entre las cuestiones ,ilos!,icas ( los interrogantes 0ue una
persona o un grupo humano plantea en ocasiones so)re la naturaleza de sus
conocimientos. >ersonalmente no opino .como otros ,il!so,os/ 0ue el de)ate
epistemol!gico contempor*neo carezca de #alor intrnseco+ ( 0ue internarse en el
susodicho la)erinto no reporte importantes recompensas .las de toda re,lexi!n
,ilos!,ica: perspecti#a crtica+ autonoma intelectual+ amplitud de miras/+ pero s me
parece 0ue algo #alioso se ha perdido al romperse el #nculo con la #ida real. >ara
empezar+ por0ue no siempre las cosas han sido as. En la antigua 2recia las
discusiones epistemol!gicas tenan rele#ancia social ( #ital .el escéptico >irr!n
pretenda con sus argumentos producir+ tras la suspensi!n del juicio+ la ataraxia como
un estado de *nimo ( una pauta de conducta? las dudas escépticas de los so,istas
pretendan cam)iar las actitudes de sus conciudadanos de la polis hacia las pr*cticas
religiosas ( las con#enciones sociales/. @ en segundo lugar+ por0ue personas ( grupos
sociales seguir*n haciéndose preguntas del tipo ABpero realmente sé estoCD+ ABpor
0ué puedo llegar a sa)er esto pero no esto otroCD+ o DBc!mo puedo sa)er m*s ( mejor
so)re estoCD? ( es una l*stima 0ue no )us0uen a(uda en los expertos en dichas
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
3. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
preguntas+ los ,il!so,os+ por la simple raz!n de 0ue no les entienden o no entienden la
rele#ancia de su discurso.
En mi opini!n+ la moderna teora de la argumentaci!n puede ser#ir para sal#ar
este hiato+ pues ella misma lo ha hecho en lo 0ue respecta a la pregunta acerca de la
aptitud de un argumento. Actualizando los #iejos cat*logos de ,alacias+ acudiendo a
las nue#as l!gicas 0ue han sido creadas con el mismo o)jeti#o de acercarse al
razonamiento real .no mon!tonas+ )orrosas+ rele#antes</+ e insistiendo en el car*cter
pragm*tico ( contextual de su o)jeto de estudio+ di#ersos ,il!so,os actuales han
conseguido hacer de un racimo de teoras ,ilos!,icas intrnsecamente interesantes
desde un punto de #ista te!rico algo m*s: algo aplica)le. Esto se hace patente tanto
en la corriente anglosajona del critical thining ( el multidisciplinar grupo ligado a la
8ni#ersidad de Emsterdam como en la cada #ez m*s consolidada escuela del *m)ito
hispano.
En este tra)ajo intentaré+ modestamente+ explorar las posi)ilidades 0ue este
en,o0ue de la moderna teora de la argumentaci!n puede tener en el estudio de la
,undamentaci!n del conocimiento+ ( para ello me centraré en un tema donde la
dimensi!n argumental resulta m*s patente: el escepticismo. El o)jeto de estudio
estar* constituido por el #ariado corpus de argumentos escépticos 0ue a lo largo de la
historia de la cultura occidental han sido ,ormulados tanto por ,il!so,os como por otros
m*s o menos respetados de sus integrantes. -ejaré ,uera muchos aspectos
relacionados con dichos argumentos .mani,iestamente los 0ue tienen 0ue #er con el
sistema ,ilos!,ico en el 0ue se inscri)en ( con el solapamiento (a mencionado con
pro)lemas de ,iloso,a de la mente+ teora de la percepci!n etc./ ( me centraré en sus
propiedades ,ormales+ para caracterizar ,ormas o Apatrones argumentalesD del tipo de
las 0ue se postulan en teora de la argumentaci!n.
>ara dejar m*s clara la naturaleza de esta in#estigaci!n expongo a
continuaci!n tres o)jeti#os+ ordenados no solo seg=n un gradiente de am)ici!n+ sino
en correspondencia con la 0ue es+ a mi juicio+ una estrategia prometedora para
acometer el pro)lema de la ,undamentaci!n del conocimiento desde una perspecti#a
pr*ctica.
7/ 'LARI1I'A-&R. 8n pro)lema 0ue cual0uier lector se encuentra a la hora de
intentar comprender lneas de argumentaci!n escéptica+ tanto en textos ,ilos!,icos
cl*sicos como en discusiones populares so)re el tema .algunos han ocupado a la
opini!n p=)lica )astante recientemente+ como las suscitadas por pelculas o
documentales como Matrix+ !host in the "hell o #eltergeist/+ es la di,icultad para
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
4. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
distinguir con nitidez el o los argumentos 0ue el ha)lante o ,il!so,o plantea+ lo cual a su
#ez redunda en una incapacidad para reconocer con claridad su posici!n al respecto.
El caso es 0ue tenemos una serie de argumentos escépticos cl*sicos+ los cuales nos
resultan relati#amente ,amiliares+ ( algunos patrones argumentales 0ue se pueden
aplicar en *m)itos di,erentes del conocimiento .la posi)ilidad de error+ por ejemplo+
puede aducirse para concluir una tesis escéptica so)re el conocimiento del mundo
externo+ o so)re el testimonio de la autoridad+ o so)re la memoria+ o so)re el
conocimiento matem*tico+ etc./. En un momento dado+ el ha)lante 0ue alude a uno o
algunos de ellos+ parece comprometerse con su #alidez+ pero a continuaci!n salta o
parece saltar a otro di,erente+ o parece tratar dos argumentos como si ,ueran uno+ o
parece considerar el mismo patr!n argumental #*lido en un *m)ito pero in#*lido en
otro sin 0ue resulte o)#io por 0ué es as+ ( en este entrecruzamiento de argumentos
no es di,cil 0ue el lector aca)e perdiendo el hilo de la argumentaci!n. >or este moti#o
pienso 0ue resultar* =til disponer de un cat*logo de los patrones argumentales 0ue se
repiten en la literatura ,ilos!,ica so)re el escepticismo+ una suerte de mapa o gua de
argumentos escépticos. >or supuesto+ muchas de las sutilezas ( giros importantes en
un tratamiento particular del tema se perderan si identi,ic*ramos su argumento como
exactamente el mismo 0ue el de otro autor s!lo por el hecho de 0ue corresponden al
mismo patr!n argumental. @+ por otro lado+ como siempre ocurre en ,iloso,a cuando
uno e,ect=a clasi,icaciones+ ine#ita)lemente la lista de patrones argumentales 0ue
daré m*s tarde ni ser* completamente exhausti#a ni li)re de solapamientos. >ero ello
no la hace+ como de,enderé+ carente por completo de utilidad .como tampoco lo es la
lista de horarios del auto)=s aun0ue+ como el usuario sa)e per,ectamente+ ni es
completa ni es exacta/.
F/ TERA>G8TI'&. Honestamente pienso 0ue+ al menos la primera #ez 0ue uno se
en,renta a un argumento escéptico inteligentemente planteado+ (a sea a tra#és de la
o)ra de un ,il!so,o o en alguna de las #ersiones populares (a mencionadas+ uno siente
0ue tiene un pro)lema. Tal #ez no sea un pro)lema acuciante+ un pro)lema Apr*cticoD
.aun0ue+ como de,enderé m*s tarde+ en las ocasiones #erdaderamente interesantes s
lo es/+ pero es innega)le 0ue atrapa al indi#iduo en ese desasosiego caracterstico de
los genuinos pro)lemas. %ormalmente uno se siente con,uso+ atrapado en lo 0ue
parece ser una antinomia 0ue no sa)e c!mo resol#er: por un lado+ siempre ha
pensado ( sigue pensando 0ue él genuinamente Asa)eD+ pero+ por otro lado+ le parece
0ue+ siguiendo los razonamientos prima facie plausi)les del escéptico+ de)era admitir
la conclusi!n de 0ue él no sa)e. As 0ue+ como segundo o)jeti#o+ deseo hacer
explcito en cada patr!n argumental a partir de 0ué reglas+ tesis o de,iniciones llega el
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
5. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
escéptico a la conclusi!n de 0ue no se sa)e+ ( a su #ez en 0ué otras tesis+ reglas o
de,iniciones se sustentan a0uellas. -e este modo ser* m*s ,*cil tomar una decisi!n
l=cida a la hora de rechazar la conclusi!n escéptica+ (a sea rechazando alguna de las
premisas (a sea impugnando alguno de los pasos in,erenciales no compartidos. &+ si
esto no es posi)le+ al menos ser* menos traum*tico con#i#ir con la contradicci!n+ una
#ez 0ue se es consciente de 0ue ésta no es el resultado de un error personal+ sino 0ue
se llega a ella aplicando las reglas del juego lingIstico .al menos para el autor de las
$nvestigaciones Filosóficas ca)e esperar este e,ecto terapéutico/.
J/ >RE'TI'&. Es cierto 0ue gran parte ( tal #ez los m*s céle)res de los
argumentos escépticos parecen tener un #alor meramente te!rico+ ( estar
desconectados de intereses reales+ (a sea de la #ida cotidiana+ (a sea de
circunstancias especiales como las de la in#estigaci!n cient,ica. 8na de las
principales razones de ello es el car*cter glo)al de la conclusi!n del ,il!so,o escéptico+
0ue a,ecta a una ,uente de e#idencias o un *m)ito del conocimiento in toto+ cuando no
a todo conocimiento o ,uente de e#idencias sea cual sea su especie. En e,ecto+ en
situaciones reales ( sal#o mu( raras excepciones la duda escéptica es local: uno no
duda so)re el conocimiento de naturaleza percepti#a+ sino so)re el 0ue depende del
uso de sus ojos .0ue 0uiz*s le ,allan con la edad/+ o 0uiz*s s!lo so)re la in,ormaci!n
de naturaleza crom*tica .0uiz*s alterada por la iluminaci!n en el entorno/? o uno no
duda so)re todo el conocimiento )asado en el testimonio+ sino so)re el testimonio de
los mass media .0uiz*s un mero instrumento manipulador del poder capitalista/+ o de
un determinado peri!dico local .0ue parece dar noticias contradictorias/. &tra
di,erencia importante es 0ue el ,il!so,o ha)itualmente aca)a tomando una decisi!n del
tipo Atodo o nadaD: con sus argumentos pretende demostrar 0ue nuestro conocimiento
est* per,ectamente ,undamentado .el realista/ o 0ue no lo est* en a)soluto .el
escéptico/. En la #ida real casi nunca usamos un simple argumento para ,orzar al
auditorio ( a nosotros mismos a adoptar .o re,utar/ de,initi#amente una opini!n+ sino
s!lo para aumentar nuestro grado de compromiso con .o de con,ianza en/ ella+ ( los
argumentos escépticos no son una excepci!n. >or ejemplo+ un )uen argumento
escéptico puede disminuir nuestro grado de con,ianza en los in,ormati#os tele#isi#os+
aun0ue no nos ,uerce a restarles toda credi)ilidad. En cual0uier caso+ esto no 0uiere
decir 0ue+ examinando los casos hipotéticos de los ,il!so,os+ uno no pueda o)tener
recetas #aliosas so)re c!mo manejar los casos reales. 5i en una discusi!n ,ilos!,ica
encontramos un patr!n argumental 0ue inclina la )alanza hacia un lado o el otro+ se
puede recomendar al sujeto real 0ue prue)e el mismo recurso. As 0ue+ a un
medio/largo plazo+ las miras de mi tra)ajo se incardinan en un *m)ito apenas
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
6. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
explorado de la Teora de la Argumentaci!n+ cu(o o)jeto seran todos a0uellos
argumentos dirigidos a decidir si podemos a,irmar 0ue sa)emos algo+ ( con 0ué grado
de certeza o )ajo 0ué supuestos. Llamaré a tales argumentos Aargumentos
,undamentadoresD. En mi opini!n+ el conjunto de los argumentos ,undamentadores
presenta una cantidad su,iciente de peculiaridades como para hacer aconseja)le un
tratamiento espec,ico dentro de la teora de la argumentaci!n+ en el 0ue se descri)an
las ,alacias m*s caractersticas ( los patrones argumentales m*s ,uncionales
7
.
8n =ltimo comentario so)re el papel 0ue adscri)o tanto a los modelos ,ormales
como a los modelos conceptuales en la in#estigaci!n ,ilos!,ica. En el an*lisis 0ue
sigue se hace uso de nociones de l!gica ,ormal. -eseara 0ue el lector no #iera las
cadenas de sm)olos ,ormales de una manera AanticuadaD+ como una traducci!n de los
argumentos originales 0ue recoge de manera precisa ( rigurosa la esencia de lo 0ue
en el lenguaje natural s!lo se expresa con,usamente. Al re#és+ como (a dije antes+ en
muchas ocasiones cosas importantes .0uiz*s esenciales/ presentes en el texto
,ilos!,ico estar*n ausentes en la ,ormalizaci!n+ a #eces por ser irreconcilia)les con la
aspiraci!n a la generalidad .o a la ,lexi)ilidad/ de la teora de la argumentaci!n+ en
otras ocasiones por las meras limitaciones expresi#as de la l!gica ,ormal. As 0ue los
argumentos ,ormales no son presentados por m como explicaciones o descripciones
de los argumentos del lenguaje natural+ sino tan solo como .dicho a la Kittgenstein/
Ao)jetos de comparaci!nD+ como ma0uetas o modelos de contornos m*s o menos
regulares 0ue nos pueden a(udar a perci)ir ( manejarnos mejor con los o)jetos reales.
En este sentido la relaci!n 0ue guarda el modelo ,ormal con el texto ,ilos!,ico podra
compararse con la 0ue existe entre los cuadros ( otras o)ras de arte ( los es0uemas
pict!ricos correspondientes. 5u #alidez no radica en 0ue el es0uema esté o no
presente de alguna manera m*s o menos misteriosa en el cuadro+ sino en 0ue
comparando el cuadro con el es0uema o)tenemos una #isi!n m*s rica (
comprehensi#a del mismo.
>ero toda#a m*s+ si a#anzamos desde el o)jeti#o 'LARI1I'A-&R hacia el o)jeti#o
TERA>G8TI'& (+ dando un paso m*s adelante+ al o)jeti#o >RE'TI'&+ resulta 0ue no solo el
modelo ,ormal sino tam)ién el texto ,ilos!,ico de)e ser tomado como un Do)jeto de
comparaci!nD cuando tratamos con los casos reales. 8na #ez m*s la relaci!n entre el
7
Lo cierto es 0ue+ sorprendentemente+ este espacio de con,luencia AnaturalD entre Teora de la
Argumentaci!n ( Epistemologa ha sido escasamente explorado. El tema 0ue m*s se ha discutido a este
respecto es el ,en!meno de la circularidad en la ,undamentaci!n del conocimiento+ precisamente por0ue
una de las acusaciones cl*sicas del escéptico es la de 0ue el realista comete una ,alacia de petici!n de
principio. 8no de los pro)lemas principales al respecto es el de adaptar ( aplicar las de,iniciones cl*sicas
de las ,alacias+ 0ue usualmente se de,inen para situaciones en las 0ue ha( un di*logo entre #arios
participantes+ para el caso epistémico en el 0ue un sujeto hace in,erencias en el curso de una
in#estigaci!n. Algunos autores han de,endido 0ue+ al menos para ciertas ,alacias+ los ,en!menos son
di,erentes ( exigen modelos di,erentes .por ejemplo+ Kalton+ FLLM)/.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
7. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
caso ,ilos!,ico ( el caso real de)e se entendida+ a mi juicio+ como la 0ue ha( entre los
cuadros ( los es0uemas pict!ricos+ sal#o 0ue en este caso la #alidez del es0uema
radica no s!lo en su utilidad para comprender mejor cuadros (a existentes+ sino
tam)ién en la a(uda 0ue puede prestarnos en la ela)oraci!n de nuestros propios
cuadros .como los usa+ pues+ no el receptor del cuadro sino su creador/.
F. >ATR&%E5 @ '&%TENT&5 AR283E%TALE5
'omenzaré con algunas aclaraciones terminol!gicas
F
. Llamaré a!"#$% $&!%'()!a%
a a0uellos actos 0ue lle#amos a ca)o con el ,in de o)tener nue#as creencias (
conocimientos. 'omo resultado de una acci!n epistémica o)tenemos una nue#a
in,ormaci!n+ un nue#o elemento de juicio a tener en cuenta a la hora de ,ormarnos una
creencia .por ejemplo+ Amiré por la #entana esta ma;ana ( esta)a nu)ladoD+ o Acuando
resol# la ecuaci!n el resultado 0ue o)tu#e para x ,ue OD/. Llamaré a tales
in,ormaciones $*!+$#!a%. 'uando las e#idencias 0ue han dado lugar a la creencia de
p son+ o)jeti#amente+ una )uena raz!n para creer 0ue p+ diré 0ue son una
,-%'!.!a!/#+ o una 0$#-!#a ,-%'!.!a!/# para creer 0ue p. 'uando alguien toma N
como una justi,icaci!n para su creencia de 0ue p+ pero en realidad N no es una
genuina justi,icaci!n para creer 0ue p+ diré 0ue N es $%&-1!a. -e)emos tener en
cuenta+ adem*s+ procedimientos epistémicos+ dentro de las cuales caer*n las acciones
epistémicas concretas 0ue lle#emos a ca)o. 8n &1"$+!)!$#'" $&!%'()!" es un
tipo de acci!n epistémica+ por ejemplo+ aplicar un modus ponens a proposiciones 0ue
recogen creencias (a justi,icadas+ o sumergir una sustancia en agua regia+ (
compro)ar si se disuel#e o no. 8n %!%'$)a $&!%'()!" ser* un conjunto de
procedimientos epistémicos. La ,orma m*s sencilla de entender un sistema epistémico
es como un conjunto de reglas+ a las 0ue llamaré 1$02a% $&!%'()!a%+ 0ue al ser
aplicadas nos proporcionan justi,icaciones para nuestras e#idencias. 8na regla
epistémica tpica sera: Alle#a a ca)o la acci!n epistémica N+ si o)tienes el dato @+
entonces est*s justi,icado para creer PD. >or =ltimo+ los seres humanos disponemos de
distintos canales a tra#és de los cuales o)tenemos in,ormaciones ( elementos de
juicio: los sentidos+ el testimonio+ la memoria+ la introspecci!n+ etc. Llamaré a tales
pro#eedores de in,ormaci!n .-$#'$% +$ $*!+$#!a%+ tanto si se trata de ,acultades
generales .por ejemplo+ los sentidos/ como de ,uentes m*s espec,icas .por ejemplo+
la #isi!n+ o la #isi!n de los colores+ o la #isi!n nocturna</
F
En esta secci!n recojo ( adapto usos relati#amente est*ndar de los #oca)los+ tanto de Teora de la
Argumentaci!n como de Epistemologa. >ara el primer caso+ sigo )astante de cerca la terminologa usada
en Kalton .FLLMa/ utilizando+ siempre 0ue me ha sido posi)le+ los términos castellanos 0ue utiliza $ega
.FLLJ/. >ara el segundo sigo con )astante proximidad la terminologa de 5teup .FL7L/.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
8. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
En el texto utilizaré tam)ién nociones de teora de la argumentaci!n. 8n
"#'$3'" a10-)$#'a2 est* constituido por: .a/ un conjunto de preguntas .enunciados
en torno a cu(o #alor de #erdad se argumenta/? .)/ una serie de participantes cada
uno con una serie de compromisos .enunciados cu(a #erdad acepta/? .c/ un conjunto
de supuestos+ inclu(endo tanto supuestos de ,ondo .enunciados 0ue todos los
participantes aceptan al principio de la argumentaci!n/ como supuestos 0ue se han ido
a)riendo a lo largo de la argumentaci!n+ ( .d/ un historial de mo#imientos pre#ios+ (a
sea la ,ormulaci!n de argumentos o la introducci!n de nue#os compromisos+
preguntas o supuestos. 8n tipo espec,ico de contextos argumentales son los
contextos epistémicos. 8n "#'$3'" $&!%'()!" est* ,ormado por un conjunto de
o)jeti#os .enunciados cu(o #alor de #erdad desea ser conocido/+ uno o #arios sujetos
epistémicos cada uno con un conjunto de creencias+ un conjunto de supuestos tanto
de ,ondo como introducidos en el curso de la argumentaci!n+ ( un historial de
mo#imientos pre#ios+ inclu(endo el recorrido de argumentos ( la introducci!n de
e#idencias ( supuestos nue#os. En am)os casos+ adem*s+ existen una serie de reglas
.argumentales o epistémicas seg=n el caso/ 0ue determinan 0ué mo#imientos son
lcitos en cada momento ( cu*les son las consecuencias de los mismos respecto a los
conjuntos de o)jeti#os+ supuestos ( compromisos o creencias. En particular+ tales
reglas determinan cu*ndo la adopci!n de un compromiso+ la apertura de un supuesto+
o+ en el caso epistémico+ una creencia+ son lcitos o no. 8tilizaré a0u el término
general de 4a$&'a1 &5 para todas estas actitudes proposicionales+ ( el término
41$%&a2+"D para re,erirme a los razones 0ue hacen de la aceptaci!n de p algo lcito.
En el caso especial de la creencia seguiré la con#enci!n ha)itual de denominar a tal
respaldo A,-%'!.!a!/#D. 8n procedimiento ha)itual para o)tener un respaldo para
aceptar un enunciado consiste en la introducci!n de un argumento. En este caso+ las
premisas del argumento son el respaldo de la conclusi!n. La propiedad m*s
interesante de un argumento en un contexto argumentati#o es mu( similar a la
propiedad estrella desde el punto de #ista epistémico+ ( por ello utilizaré la misma
pala)ra en am)os casos: cogencia. 8n argumento es "0$#'$
6
en un contexto
argumental si ,uerza al participante al 0ue #a dirigido a comprometerse o aumentar el
compromiso con la conclusi!n. 8n argumento es cogente en un contexto epistémico si
proporciona al sujeto epistémico 0ue lo sigue la justi,icaci!n para creer la conclusi!n+ o
aumenta la justi,icaci!n para creer la conclusi!n. -e otra manera: un argumento es
cogente si las premisas son un respaldo para la aceptaci!n de la conclusi!n en el
J
Actualmente la Real Academia de la Lengua no recoge ni AcogenteD ni AcogenciaD como pala)ras
castellanas+ a pesar de 0ue cada #ez su uso es m*s extendido+ al menos en la literatura en castellano
so)re argumentaci!n. En el sentido en 0ue (o lo uso la pala)ra AcogenteD e0ui#ale al signi,icado de la
pala)ra inglesa AcogentD+ 0ue se usa ha)itualmente en el discurso cotidiano+ de manera no técnica+ ( en
mucha literatura l!gica ( de Teora de la Argumentaci!n.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
9. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
contexto en 0ue se introduce el argumento. :ue un argumento sea cogente o no en un
determinado contexto depende de las reglas argumentales o epistémicas. 'uando un
argumento 0ue no es cogente conduce a un participante en una argumentaci!n a
adoptar .no ,orzadamente/ el compromiso con la conclusi!n+ o a un sujeto epistémico
a creer .no justi,icadamente/ la conclusi!n+ decimos 0ue se ha producido una .a2a!a7
8na +-+a $%(&'!a es una duda so)re la #erdad de alg=n enunciado 0ue
a,irma 0ue sa)emos un o un conjunto de enunciados. Las dudas escépticas se
resuel#en mediante lo 0ue llamo Atarea de ,undamentaci!n del conocimientoD+ o
4.-#+a)$#'a!/# +$2 "#"!)!$#'"5: cual0uier argumentaci!n o in#estigaci!n
dirigida a pro)ar total o parcialmente 0ue sa)emos+ o a pro)ar total o parcialmente 0ue
no sa)emos+ un conjunto de enunciados. Ha( una escala amplsima en el alcance de
dicha tarea+ desde la 0ue se ocupan del conjunto de enunciados 0ue dependen de una
sola acci!n epistémica+ hasta los 0ue dependen de un sistema epistémico+ as como
las 0ue dependen de una o #arias reglas epistémicas+ de un tipo de acciones
epistémicas+ de una ,uente de e#idencias+ etc. 'omo (a dijimos en la introducci!n+ en
la tradici!n ,ilos!,ica tanto las dudas escépticas como las tareas de ,undamentaci!n
del conocimiento se dirigen a ,uentes de e#idencias glo)ales .los sentidos+ el
testimonio+ la memoria+ la in,erencia+ etc./+ pero mi intenci!n es incluir a0u empresas
mucho m*s modestas.
La =ltima noci!n 0ue 0uiero introducir es la de patr!n argumental. 8n &a'1/#
a10-)$#'a2 es un conjunto de argumentos 0ue comparten un mismo es0uema o
guardan una propiedad ,ormal com=n. Tam)ién podemos entender un patr!n
argumental como un argumento con #aria)les a)iertas 0ue al ser saturadas dan lugar
a argumentos concretos .a los 0ue llamar* 1$a2!8a!"#$% del patr!n argumental/. >or
ejemplo+ los t!picos aristotélicos o las ,alacias tpicas 0ue aparecen en los cat*logos al
uso son patrones argumentales. 8na importante lecci!n de la moderna teora de la
argumentaci!n es 0ue+ contrariamente a lo 0ue ocurra en el tratamiento cl*sico+
ning=n patr!n argumental es intrnsecamente cogente .ni ,alaz/+ sino 0ue esto
depende de contexto argumental en 0ue aparece ( de c!mo se materialice en dicho
contexto. >or ejemplo+ un argumento del tipo ad %aculum puede ser ,alaz en un
contexto epistémico pero ser cogente en un contexto de negociaci!n. 8na realizaci!n
del patr!n argumental ad ignorantiam+ 0ue normalmente resulta ,alaz+ puede ser
cogente en un contexto en el 0ue la mejor explicaci!n de 0ue no sepamos 0ue p es
0ue p es ,also .Asi existieran las hadas+ lo sa)ramosD/. >osteriormente explotaremos
este ,en!meno para explicar como el mismo patr!n argumental puede resol#er una
duda escéptica positi#a o negati#amente+ dependiendo del contexto en 0ue aparezca.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
10. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
A continuaci!n proporcionaré una clasi,icaci!n de patrones argumentales
escépticos. Aun0ue en ocasiones les llamaré tam)ién AargumentosD para hacer m*s
)re#e el discurso+ siempre ha de entenderse 0ue no me re,iero a ning=n argumento
concreto .( mucho menos a ning=n argumento concreto del ,il!so,o 0ue+ por razones
puramente nemotécnicas+ asoci! a cada patr!n argumental/ sino a un mismo patr!n
0ue se repite en muchos loci ,ilos!,icos.
El primer patr!n argumental+ uno de los m*s .sino el 0ue m*s/ simple de todos+
comienza detectando 0ue+ para un tipo determinado de proposiciones >+ dada
cual0uier proposici!n p perteneciente a > ( una e#idencia N
Q
0ue se tiene como una
genuina justi,icaci!n para creer 0ue p+ siempre podemos encontrar una e#idencia @
para creer 0ue no p .o para creer alguna otra proposici!n 0 incompati)le con 0/. A
continuaci!n se conclu(e 0ue si una creencia tiene dicha propiedad .admitir una
e#idencia en su contra/ entonces no puede ser genuino conocimiento. Gste es uno de
los argumentos m*s #iejos+ pues (a el ,il!so,o presocr*tico >rot*goras se precia)a de
poder argumentar cogentemente tanto a ,a#or como en contra de cual0uier tesis. Los
diez AmodosD de 5exto Emprico utilizan sistem*ticamente este patr!n argumental.
AR283E%T& -E >R&TE2&RA5
.o argumento de las opiniones contradictorias/
.>7/ Tengo una presunta justi,icaci!n N para creer 0ue p+ ( tengo una presunta
justi,icaci!n @ para creer 0ue no p.
.>F/ 5i tengo una presunta justi,icaci!n N para creer 0ue p+ ( tengo una
presunta justi,icaci!n @ para creer 0ue no p+ entonces no sé 0ue p.
>or lo tanto+
.>J/ %o sé 0ue p.
El siguiente argumento tu#o una importancia peculiar en la escuela escéptica asociada
a la Academia plat!nica. 5e trata de un argumento mu( simple+ pero tremendamente
e,ecti#o. El escéptico comienza presentando ejemplos pasados de creencias 0ue en
su momento nos parecan genuino conocimiento+ ( 0ue posteriormente descu)rimos
0ue eran e0ui#ocadas .en el caso del conocimiento percepti#o los ejemplos ,a#oritos
son las ilusiones !pticas ( los espejismos/. El escéptico ad#ierte un rasgo en com=n
entre dichos casos de errores ( los casos de lo 0ue actualmente nos parece auténtico
conocimiento: la posesi!n de mi .presunta/ justi,icaci!n N para creer 0ue p es
compati)le con la ,alsedad de p. A partir de esa coincidencia entre el error mani,iesto (
Q
A0u N ha de ser entendido como la descripci!n de una acci!n epistémica ( su resultado. %o ha de
incluirse dentro del signi,icado de N la a,irmaci!n de 0ue N es una justi,icaci!n para creer 0ue p+ (a 0ue
en ese caso los argumentos escépticos no tendran ning=n sentido.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
11. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
el presunto conocimiento el escéptico argumenta 0ue somos incapaces de distinguir
unos de otros (+ consecuentemente+ 0ue no ha( ning=n caso de auténtico
conocimiento.
AR283E%T& -E 'AR%GA-E5
.o argumento del error/
.'7/ 5ean cuales sean mis presuntas justi,icaciones para creer 0ue p+ esas
presuntas justi,icaciones son compati)les con no p.
.'F/ 5i mis presuntas justi,icaciones para creer 0ue p son compati)les con no
p+ entonces no sé 0ue p.
>or lo tanto+
.'J/ %o sé 0ue p.
El siguiente argumento ,ue popularizado por Hume en la #ersi!n 0ue intenta pro)ar la
imposi)ilidad de conocer las le(es de la naturaleza utilizando el principio de inducci!n+
si )ien el argumento tiene una raigam)re mucho m*s antigua+ pues (a >irr!n ha)a
hecho notar 0ue cual0uier intento de pro)ar 0ue nuestra justi,icaci!n es genuina lle#a
o )ien a un regreso in,inito o )ien a un crculo argumental. La idea central del
argumento es 0ue no podemos pro)ar la correcci!n de nuestras reglas epistémicas
sino es usando nuestras propias reglas epistémicas+ lo cual introduce una circularidad
0ue hace a nuestro razonamiento ,alaz .cometeramos una Apetici!n de principioD/.
AR283E%T& -E H83E
.o argumento de la circularidad/
.H7/ 'ual0uier intento de justi,icar nuestras creencias del tipo N de)e hacer uso
de creencias del tipo N.
.HF/ 5i en la justi,icaci!n de mis creencias del tipo N hago uso de creencias
del tipo N+ entonces so( ,alaz ( mi justi,icaci!n es espuria.
>or lo tanto+
.HJ/ %o puedo justi,icar mis creencias.
El 0ue llamaré argumento de -escartes es en realidad un Ah)ridoD de argumentos
anteriores. En su primera ,ase+ el argumento considera una hip!tesis 0+ 0ue si )ien es
claramente contra,*ctica parece per,ectamente posi)le+ ( tal 0ue si 0 ,uera #erdadera
todas mis presuntas justi,icaciones para mis creencias de un cierto tipo seran
espurias. En la segunda ,ase el argumento prosigue mostrando 0ue no tenemos
su,icientes justi,icaciones para pro)ar 0ue 0 es ,alsa+ de donde conclu(e 0ue tampoco
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
12. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
podemos de,ender 0ue sa)emos todas a0uellas creencias del tipo 0ue es condicional
respecto a 0. En su #ersi!n m*s simpli,icada .donde omitimos las cadenas
in,erenciales/ el argumento #a como sigue:
AR283E%T& -E -E5'ARTE5
.o argumento del genio maligno/
.-7/ 5é 0ue si 0 entonces no sé ninguna creencia del tipo N.
.-F/ %o sé si 0.
>or lo tanto+
.-J/ %o sé ninguna creencia del tipo N.
El =ltimo argumento es tam)ién cronol!gicamente el =ltimo en la historia de la ,iloso,a+
( mu( pro)a)lemente uno de los m*s atendidos recientemente .si )ien no tanto en el
*m)ito de la ,iloso,a analtica/. >asa por considerar la insepara)ilidad de toda
pretensi!n de conocimiento de cierto tipo por parte de un sujeto o grupo del interés
personal en torno a .7/ la #erdad de p o .F/ la creencia de p por parte del auditorio.
'onclu(e 0ue+ teniendo en cuenta el entrecruzamiento entre am)os tipos de discurso
.representati#o por un lado ( desiderati#o o imperati#o por el otro/ ( dado 0ue el
conocimiento no de)era estar a,ectado m*s 0ue por el discurso representati#o+ no
existe genuino conocimiento.
AR283E%T& -E %IETP5'HE
.o argumento de la mala ,e/
.%7/ Tengo una presunta justi,icaci!n para creer 0ue p solo si deseo 0ue p sea
#erdadero .o solo si deseo 0ue creas 0ue p/.
.%F/ 5i tengo una justi,icaci!n para creer 0ue p solo si deseo 0ue p sea
#erdadero .o solo si deseo 0ue creas 0ue p/ entonces no sé 0ue p.
>or lo tanto+
.%J/ %o sé 0ue p.
En el =ltimo epgra,e de este tra)ajo proporcionaré una explicaci!n adicional acerca de
la completud de esta lista. A continuaci!n pretendo ejempli,icar mi propuesta tomando
uno de los patrones argumentales como ejemplo.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
13. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
J. 8% A%ELI5I5 TERA>ERTI'& -EL AR283E%T& -EL ERR&R
En este apartado proporcionaré un primer an*lisis del argumento de 'arnéades con
#istas a cumplir el o)jeti#o segundo se;alado en la introducci!n .terapéutico/. 3e
apresuraré a ad#ertir 0ue mi o)jeti#o no es re,utar la argumentaci!n escéptica .de
hecho+ como de,enderé en el siguiente apartado en algunos contextos este patr!n
argumental puede dar lugar a argumentos cogentes/ sino tan s!lo aclarar su ,orma+
para 0ue se #ea m*s claramente de 0ué tesis ( supuestos depende su cogencia .tesis
( supuestos 0ue el escéptico+ pues+ ha de pro)ar primero/+ ( sea m*s ,*cil detectar los
contextos en 0ue es ,alaz
O
.
La primera di,icultad 0ue aparece a la hora de clari,icar el argumento estri)a en
c!mo entender la expresi!n Amis presuntas justi,icaciones son compati)les con no pD.
B:ué signi,ica Acompati)leD a0uC 8na primera opci!n es entender Acompati)le conD
como Ano contradictorio conD. >ero esto no resuel#e la cuesti!n+ pues a su #ez se ha
de explicar 0ue se 0uiere decir con AcontradictorioD. 5i lo entendemos de la manera
m*s simple+ entonces Amis presuntas justi,icaciones son compati)les con no pD
signi,icara 0ue ninguna de las e#idencias a ,a#or de p .ni ninguna conjunci!n de
algunas o todas las presuntas justi,icaciones para creer 0ue p/ es la negaci!n de p+ lo
cual hara la premisa 'F completamente tri#ial a la hora de caracterizar el genuino
conocimiento .Bc!mo podra no p ser tomado como justi,icaci!n para creer 0ue pC/. 5i
lo entendemos de una manera m*s so,isticada+ la premisa '7 dira 0ue del conjunto
,ormado por las e#idencias a ,a#or de p ( p mismo no podemos in,erir una
contradicci!n. >ero ahora 0ueda a)ierta la cuesti!n de 0ué cosas podemos o no
utilizar a la hora de hacer la in,erencia+ Bsolo las le(es de la l!gicaC+ B( 0ué l!gicaC+
Bo podemos utilizar tam)ién enunciados de las matem*ticas+ ,sica+ )iologa+ etc.C+ B(
0uién ha de hacer la in,erencia: el escéptico+ el de,ensor del conocimiento genuino+
alg=n Aagente idealD con una capacidad de computaci!n l!gica ilimitadaC Aun0ue éste
es el tipo de cuestiones 0ue+ como se #er*+ terminaremos discutiendo+ resulta m*s
claro+ ( e#itar* prejuzgar la cuesti!n+ entender Acompati)leD desde nociones modales:
0ue p sea compati)le con 0 signi,ica 0ue es posi)le 0ue p ( 0 sean #erdaderas al
mismo tiempo. As+ la expresi!n Amis presuntas justi,icaciones son compati)les con no
pD puede para,rasearse como: Aes posi)le 0ue se den las e#idencias de 0ue dispongo
O
En este apartado me )aso en mi propia exégesis de 3oore .7SQL/+ 0ue aparece recogida en $ilano#a
.FL7L/. A di,erencia de los argumentos 0ue aparecen en 3oore .7SFO/ ( 3oore .7SJS/+ 0ue son
ampliamente discutidos en la literatura contempor*nea+ al argumento 0ue aparece en 3oore .7SQL/
apenas s se le ha prestado atenci!n. 5troll .7SSQ/ es 0uien m*s discute ( analiza este argumento+ si )ien+
en mi opini!n+ no llega a desentra;ar todas las rami,icaciones del discurso modal presentes en el mismo.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
14. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
para justi,icar mi creencia de 0ue p ( 0ue p sea ,alsaD. As pues+ podemos para,rasear
el argumento de 'arnéades:
AR283E%T& -E 'AR%GA-E5
.#ersi!n alternati#a/
.'7T/ 5ean cuales sean mis presuntas justi,icaciones para creer 0ue p+ es
posi)le 0ue se den esas presuntas justi,icaciones ( p sea ,also.
.'FT/ 5i es posi)le 0ue mis presuntas justi,icaciones para creer 0ue p sean
#erdaderas ( p sea ,also+ entonces no sé 0ue p.
>or lo tanto+
.'JT/ %o sé 0ue p.

>ara,raseado en su #ersi!n alternati#a+ se aprecia mejor la principal ,uente de
am)igIedad del patr!n argumental+ asociada a la presencia de discurso modal. En
e,ecto+ la expresi!n Aes posi)le 0ueD tanto en el contexto de la premisa '7T como en el
contexto de la segunda premisa puede ser entendida de di#ersos modos. -e hecho+
ha( al menos tres am)igIedades asociadas al uso de la expresi!n Aes posi)leD+ por lo
0ue el escéptico puede estar utilizando Aes posi)leD en la primera premisa en un
sentido distinto a como lo utiliza en la segunda. %i 0ue decir tiene 0ue+ en tal caso+ el
escéptico sera ,alaz. Estara+ de hecho+ cometiendo una ,alacia de e0ui#ocidad.
3oore .7SQL/ de,iende 0ue gran parte de la ,uerza persuasi#a de las argumentaciones
0ue distintos ,il!so,os escépticos han e,ectuado se de)e a 0ue interpretan .o inducen
al lector a interpretar/ en un sentido m*s dé)il Aes posi)leD en el contexto de la premisa
'7T+ de tal modo 0ue nos resulta m*s plausi)le adscri)ir la propiedad descrita a los
ejemplos de presunto conocimiento+ pero interpretan .o inducen al lector a interpretar/
en un sentido m*s ,uerte Aes posi)leD en la segunda premisa+ de tal modo 0ue somos
m*s procli#es a reconocer 0ue la posesi!n de tal propiedad )astara para desacreditar
cual0uier creencia como genuino conocimiento. $eamos cuales son los e0u#ocos 0ue
el escéptico podra estar explotando.
>ara empezar+ tenemos la am)igIedad 0ue ha( entre las dos ,ormas de
entender la expresi!n Aes posi)leD en el contexto de una ,rase 0ue los l!gicos
medie#ales llama)an Ade reD ( Ade dictoD+ 0ue Russell denominara Aocurrencia
primariaD ( Aocurrencia secundariaD+ ( 0ue (o llamaré+ siguiendo a Arist!teles .o m*s
)ien a sus traductores al latn/ Ain sensu compositoD e Ain sensu divisoD. -e las
&efutaciones sofísticas de Arist!teles pro#iene tam)ién uno de los ejemplos m*s
usados: AEl hom)re sentado puede andarD es per,ectamente #erdadera cuando
ApuedeD se entiende in sensu diviso+ pero completamente a)surda cuando se entiende
in sensu composito. Esta dicotoma puede expresarse en l!gica modal de enunciados
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
15. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
como la 0ue ha( entre las ,!rmulas AU.sVa/D ( AsVUaD+ aun0ue una ,ormalizaci!n m*s
adecuada se o)tendra en l!gica de predicados+ usando el descriptor de,inido A'D+ con
AU.5'x5xVA'x5x/D ( AUA'x5xDD para in sensu composito e in sensu diviso
respecti#amente. Aplicada al caso epistémico+ siendo " una presunta justi,icaci!n a
,a#or de p+ el escéptico usara en la premisa '7T Aes posi)leD como A" ( es posi)le 0ue
no pD+ mientras 0ue en la premisa 'FT entendera Aes posi)leD como Aes posi)le " ( no
p a la #ezD. Hacer esta distinci!n es importante+ (a 0ue+ por poner un ejemplo+
podemos conceder al escéptico 0ue una proposici!n p 0ue #ersa so)re el mundo
externo es contingente ( por lo tanto podra ha)er sido ,alsa+ pero aun no le ha)remos
concedido 0ue es posi)le al mismo tiempo 0ue la proposici!n sea sa)ida ( 0ue p sea
,alsa. Esta am)igIedad se mantiene cuando en #ez de una sola e#idencia+ el sujeto
posee distintas e#idencias "7+ "F<."n 0ue respaldan su creencia de 0ue p:
- $n sensu diviso: ."7V"FV<"n/ V UWp
- $n sensu composito: U.."7V"FV<"n/ V Wp/
La am)igIedad anterior puede parecer mu( pueril+ a pesar de lo cual en ocasiones
est* siendo explotada en el discurso del escéptico+ al menos como un elemento 0ue
nos desconcierta ( nos impide #er con claridad los compromisos 0ue adoptamos al
a,irmar 0ue sa)emos algo. 5in em)argo+ tan pronto como explicitamos la am)igIedad
resulta o)#io 0ue ha de ser deshecha en el sentido de in sensu composito. >ues
interpretada in sensu diviso la premisa 'FT del argumento esta)lece 0ue solo podemos
conocer #erdades necesarias+ lo cual no solo parece di,cil de de,ender+ sino 0ue
adem*s inmediatamente hace ,alsa la premisa '7T .(a 0ue p no puede ser ,alsa
nunca+ independientemente de las justi,icaciones 0ue poseamos para creer 0ue p/.
La segunda distinci!n+ 0ue denominaré Apara todos a la #ez/para cada unoD+ es
la 0ue expresamos en l!gica de predicados mediante el contraste entre AXYx.>xZU:xD/
( AUYXx.>xZ:x/D. :ue las dos ,!rmulas no dicen lo mismo+ resulta o)#io: para cada
uno de los participantes en una carrera tomado aisladamente es posi)le 0ue ese
participante gane la carrera+ pero de ah no se sigue 0ue sea posi)le 0ue todos ellos
ganen a la #ez. En el caso 0ue nos ocupa+ siendo "7+ "F<"n mis justi,icaciones para
creer 0ue p+ en la premisa '7T el escéptico estara usando Aes posi)leD en el sentido de
Aes posi)le+ para cada una de las justi,icaciones "+ 0ue " sea #erdadero ( p ,also al
mismo tiempoD+ ( en la premisa 'FT+ como Aes posi)le 0ue la conjunci!n de todas las
e#idencias " sea #erdadera al mismo tiempo 0ue p es ,alsoD. La misma distinci!n la
podemos expresar en l!gica de enunciados+ de una manera 0ue+ 0uiz*s+ se entienda
de manera m*s inmediata:
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
16. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
- >ara cada uno: U."7VWp/ V U."FVWp/< V U."nVWp/
- >ara todos a la #ez: U.."7V"FV<"n/ V Wp/
8na #ez m*s+ la distinci!n es importante+ pues podemos conceder al escéptico 0ue
cada una de las justi,icaciones de 0ue dispongo para creer 0ue la selecci!n )rasile;a
de ,=t)ol #iste de amarillo podra ha)er sido ,ruto de un error+ ( 0ue en realidad [rasil
#istiera de rojo .podra ha)er su,rido una ilusi!n !ptica el da 0ue los contemplé en
directo+ o mi sintonizador ,uncionar mal el da 0ue los #i en la tele#isi!n+ o ha)erme
mentido "uan el da 0ue me dijo 0ue #estan de amarillo+ etc./+ pero no le ha)remos
concedido toda#a 0ue es posi)le 0ue todas esas justi,icaciones sean #erdaderas ( la
selecci!n )rasile;a #ista de rojo. En e,ecto+ una #ez detectada esta am)igIedad
pierde mucha ,uerza el recurso a errores de percepci!n pasados .espejismos+ sue;os+
e,ectos !pticos+ etc./ 0ue hace el escéptico+ so)re todo cuando las proposiciones
presuntamente sa)idas son apo(adas por una gran cantidad de e#idencias recogidas
a lo largo de un extenso periodo de tiempo. >ues si )ien es posi)le imaginar para cada
una de las percepciones 0ue sir#en de e#idencias 0ue podra tratarse de un error+ es
m*s di,cil idear c!mo podran ha)erlo sido todas ellas.
Llegamos de este modo a la 0ue es+ a mi juicio+ la distinci!n m*s ,undamental.
Gsta es la 0ue ha( entre una noci!n de posi)ilidad a)soluta+ o Aposi)ilidad l!gicaD+ (
otras nociones de posi)ilidad a las 0ue de momento identi,icaré como una sola+ (
denominaré Aposi)ilidad naturalD o Aposi)ilidad ,sicaD. 8na #ez m*s+ la distinci!n es
importante+ pues+ por poner un ejemplo+ .casi/ todos diramos 0ue es l!gicamente
posi)le 0ue un m!#il alcance una #elocidad superior a la de la luz+ pero mu( pocos
concederamos 0ue es posi)le ,sicamente. La noci!n de posi)ilidad l!gica es clara: un
enunciado es posi)le l!gicamente si ( s!lo si no es una ,alsedad l!gica .dicho de otro
modo+ si ( s!lo si ni es una contradicci!n ni es posi)le deducir de él una contradicci!n
utilizando s!lo le(es ( #erdades l!gicas/. 'on respecto a la noci!n de posi)ilidad
,sica+ o de A,sicamente posi)leD+ estas expresiones se utilizan normalmente de
manera )astante #aga+ aun0ue puede precisarse de este modo. 5ea L% el conjunto de
enunciados 0ue descri)en las le(es naturales de nuestro mundo. :ue se considere
como Ale( naturalD tam)ién es una cuesti!n a)ierta? pueden ser solo las le(es de la
,sica+ o las le(es de la ,sica m*s las le(es )iol!gicas+ o las le(es )iol!gicas m*s las
antropol!gicas+ etc. .en cada caso tenemos una noci!n distinta de posi)ilidad+ aun0ue
ahora mismo no 0uiero entrar en tales distinciones/. Algo es ,sicamente posi)le si es
#erdadero en alg=n mundo posi)le donde es #erdadero el conjunto de enunciados L%.
Lle#ando la distinci!n al argumento de 'arneades o)tenemos la siguiente dicotoma:
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
17. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
- >osi)le l!gicamente: U
l
.."7V"FV< "n/ V Wp/
- >osi)le naturalmente: U
n
.."7V"FV< "n/ VWp/
5i entendemos Aposi)leD como l!gicamente posi)le+ entonces la premisa '7T del
argumento de 'arneades resulta mu( plausi)le. En e,ecto+ es l!gicamente posi)le 0ue
(o ha(a seguido tales ( tales reglas epistémicas+ ha(a o)tenido tales ( tales
e#idencias para creer p+ ( sin em)argo p sea ,also. Esto es algo 0ue el propio 3oore
concede al escéptico+ como hemos dicho+ pero este hecho no es su,iciente para poner
en cuesti!n nuestras reglas epistémicas+ pues toda#a 0ueda por aceptar la premisa
'FT entendiendo Aposi)leD como Al!gicamente posi)leD+ ( esto no es tan ,*cil. En e,ecto+
para 3oore ( muchos otros la cuesti!n no es si es posi)le l!gicamente el error. El
error es siempre l!gicamente posi)le+ (a 0ue lo =nico 0ue es l!gicamente imposi)le
son cosas como Ap ( no pD o Ap ( 0 implica no pD. >or ello+ el realista puede aducir 0ue
decir 0ue es l!gicamente posi)le el error es tan tri#ial como decir 0ue Ap ( no pD es
imposi)le+ o 0ue Ap o no pD es necesario+ ( completamente irrele#ante cuando
discutimos un pro)lema epistemol!gico .como es irrele#ante+ por ejemplo+ a,irmar 0ue
es l!gicamente posi)le 0ue un m!#il supere la #elocidad de la luz cuando discutimos
pro)lemas de ,sica/. Esto resulta e#idente si uno de,iende una teora del conocimiento
de corte externista. >ara el externista+ lo 0ue ha( 0ue dirimir+ la cuesti!n importante en
epistemologa+ es si nuestras maneras de relacionarnos causal ( percepti#amente con
nuestro entorno junto con las maneras en 0ue las cosas ocurren en nuestro entorno
.las le(es ,sicas/ ( las maneras en 0ue discurren nuestros propios procesos mentales
a)ren o no un *m)ito de posi)ilidades en el 0ue+ sean cuales sean mis reglas
epistémicas+ mis datos sensoriales ( mi ,orma de procesarlos+ ha( siempre una
situaci!n posi)le en 0ue se da el error .en 0ue p es ,also/
M
. >or supuesto+ el escéptico
puede no compartir este punto de #ista+ ( con él otros ,il!so,os+ pero entonces de)er*
darnos razones adicionales 0ue nos persuadan para a)andonar nuestro punto de #ista
( adoptar el su(o.
-icho de otro modo+ si de,inimos Aposi)leD como Anaturalmente posi)leD es
pro)a)le 0ue aceptemos la premisa 'FT+ pero entonces para pro)ar '7T de)emos
dirimir si es naturalmente posi)le 0ue (o disponga de ciertas e#idencias 0ue apo(an
M
5i )ien la discusi!n entre internismo ( externismo o)#iamente tiene 0ue #er con la discusi!n so)re 0ué
tipo de ,actores se han de tomar en cuenta a la hora de de,inir las condiciones 0ue ha de cumplir una
)uena justi,icaci!n epistémica .(+ en ese sentido+ en 0ué sentido de Aposi)leD es posi)le estar justi,icado
en creer 0ue p ( ser p ,also/+ se ha discutido m*s en relaci!n con la circularidad en la ,undamentaci!n del
conocimiento .argumento de Hume/+ ( en la re,utaci!n de escenarios cartesianos .argumento de
-escartes/+ 0ue en relaci!n con la posi)ilidad de error. El contraste entre una postura internista .Kright/ (
una postura externista .-a#ies/ respecto al pro)lema de la circularidad puede apreciarse ntidamente
comparando Kright .FLLQ/ ( -a#ies .FLLQ/. La no#edad de mi propuesta radica no s!lo en la aplicaci!n al
pro)lema de la posi)ilidad de error sino tam)ién en la postulaci!n de 0ue el escéptico est* cometiendo
una ,alacia de am)igIedad+ siendo AinternistaD en la premisa 7 ( AexternistaD en la premisa F.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
18. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
mi creencia de 0ue p siendo p ,also+ ( hasta 0ue el escéptico no prue)e tal cosa+ no
de)emos sentirnos preocupados so)re la )uena calidad de nuestro sistema
epistémico
\
. >or otro lado+ si entendemos Aposi)leD como Aposi)le l!gicamenteD es m*s
,*cil para el escéptico pro)ar la premisa '7T+ pero entonces de)er* darnos alguna
raz!n con#incente para tomar como rele#antes en la discusi!n epistémica datos
l!gicos 0ue no son rele#antes en ning=n otro *m)ito de discurso .sal#o+ claro est*+ el
de la L!gica misma/.
Q. EL AR283E%T& -EL ERR&R: A%ELI5I5 >RE'TI'&.
Resumiendo: mientras el escéptico no prue)e 0ue es Aposi)leD en el sentido de Apara
todos naturalmente posi)le in sensu compositoD 0ue tenga mis justi,icaciones para
creer 0ue p ( p sea ,also+ no de)emos preocuparnos so)re la calidad de nuestro
sistema epistémico. 5i el escéptico no consigue pro)ar tal cosa+ ( si desea de,ender
0ue ha( alguna otra ,orma admisi)le de interpretar Aposi)leD en la premisa 'FT .como+
por ejemplo+ Apara cada una posi)le naturalmente in sensu compositoD+ o como Apara
todos a la #ez posi)le l!gicamente in sensu compositoD/+ entonces ha de darnos alg=n
argumento o justi,icaci!n adicional para lo 0ue en el ,ondo es una tesis epistémica. El
argumento de 'arnéades+ por si solo+ no es un sntoma de 0ue ha(amos cometido
alg=n Aerror garra,alD cuando inicialmente reclamamos nuestro derecho a a,irmar 0ue
sa)amos 0ue p.
En mi opini!n+ el an*lisis clari,icador ( terapéutico e,ectuado es su,iciente para+
dicho sea in,ormalmente+ Aponer en cuarentenaD las realizaciones ,ilos!,icas del patr!n
argumental de 'arnéades hasta 0ue sus proponentes no proporcionen justi,icaciones
adicionales del tipo 0ue se indica)an en el p*rra,o anterior. 5in em)argo+ cuando nos
dirigimos a los casos reales+ a las situaciones en las 0ue seres humanos de carne (
hueso se plantean dudas reales so)re sus reglas epistémicas+ toda#a 0uedan pasos
por dar en el an*lisis. En e,ecto+ recordemos 0ue 'arnéades es un patr!n argumental+
( como tal de)er ser ArellenadoD en cada realizaci!n con #alores o)tenidos del
contexto concreto en 0ue tiene lugar la ejempli,icaci!n. En mi opini!n+ ha( ejemplos
0ue son cogentes en el contexto argumental en 0ue aparecen+ ( ha( ejemplos 0ue
son ,alaces en su contexto respecti#o. 'omo (a he dicho+ las realizaciones del patr!n
\
'. Hoo64a( considera una réplica al argumento putnamiano del Acere)ro-en-la-cu)etaD 0ue+ a mi juicio+
est* mu( pr!xima a este recurso a la posi)ilidad natural 0ue (o propongo. 5eg=n Hoo64a(+ alguien
podra replicar 0ue un tal Acere)ro en la cu)etaD no podra existir por0ue algo tan di,erente de un ser
humano real no podra tener estados mentales del tipo de las creencias. La introducci!n por parte de
Hoo64a( de elementos 0ue nos lle#an m*s all* de la posi)ilidad l!gica resulta clara: ]there ma( )e
technological+ ph(sical and ph(siological limitations to the extent o, the deception 4hich the 4ic6ed
scientist could induce^ .Hoo64a(+ 7SSL: OS/.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
19. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
argumental 0ue pretenden producir dudas glo)ales en situaciones no an!malas
.so)re+ por ejemplo+ todo el conocimiento percepti#o de un indi#iduo normal/ son en
general poco o nada cogentes. 5i em)argo+ esto no se cumple para las realizaciones
del patr!n argumental 0ue producen dudas parciales en situaciones normales+ por
ejemplo en torno a las creencias asociadas a un tipo de acciones epistémicas .por
ejemplo+ #er el aspecto del cielo para sa)er si #a a llo#er/+ o a una ,uente de
e#idencias m*s espec,ica .por ejemplo+ una p*gina de Internet/. %i tampoco se
cumple para algunas dudas glo)ales 0ue tienen lugar en situaciones an!malas+ como
por ejemplo en contextos de crisis+ (a sean cient,icas+ culturales o de #alores+ o para
indi#iduos 0ue padecen anosognosia o desordenes percepti#os gra#es .seg=n su
propio testimonio el matem*tico ( premio %!)el "ohn %ash lleg! a ser consciente de
sus delirios sic!ticos siguiendo argumentos 0ue se parecen mucho al de 'arnéades (
al de >rot*goras/+ o en regmenes polticos s=per-manipuladores de la in,ormaci!n+
etc. En todos estos casos+ una de las cosas 0ue el indi#iduo hace es dilucidar hasta
0ué punto es pro)a)le 0ue una parte importante de sus creencias del tipo N sean
,alsas. @ este ,en!meno es el 0ue reconocemos en el argumento de 'arnéades.
Ahora )ien+ para hacer el patr!n argumental e,ecti#o en tales contextos
de)emos dotarle de ma(or ,lexi)ilidad. @a hemos #isto 0ue com)inando los miem)ros
de las dicotomas asociadas a las tres am)igIedades de la pala)ra Aposi)leD
o)tenamos #ersiones di,erentes del argumento. A;adiendo nue#os miem)ros a esas
am)igIedades o)tendremos una ,lexi)ilidad toda#a ma(or. >ara empezar+
introduciendo nue#os tipos de posi)ilidad adem*s de la posi)ilidad A,sicaD ( la
posi)ilidad Al!gicaD 0ue sean rele#antes en algunos contextos. En cada caso+ el
sentido de posi)ilidad depender* de los enunciados 0ue inclu(amos en el conjunto L%.
>odemos o no introducir enunciados ,isiol!gicos+ hist!ricos+ tecnol!gicos+ geogr*,icos+
contextuales+ etc. Adem*s+ no es necesario 0ue AtodasD las presuntas justi,icaciones
sean espurias .ni tampoco+ como alg=n ,il!so,o ha proclamado exageradamente+ )asta
con 0ue lo sea una/. -ependiendo del contexto ( del est*ndar de certeza )uscado .no
es el mismo+ por ejemplo+ en una discusi!n entre amigos 0ue en un de)ate cient,ico/+
la proporci!n de errores admisi)le puede #ariar. >or =ltimo+ si introducimos escalas .no
necesariamente numéricas/ de posi)ilidad o pro)a)ilidad+ el patr!n ser* toda#a m*s
,lexi)le ( por lo tanto m*s aplica)le. Llegamos+ de este modo+ a la ,amilia de nociones
de posi)ilidad 0ue surge de saturar las tres #aria)les mencionadas con #alores
tomados de conjuntos mu( amplios:
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
20. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
Es
.mu(+ )astante+ algo+ poco+ casi nada</
posi)le
.,sicamente+ )iol!gicamente+ antropol!gicamente+ hist!ricamente+ en el contexto actual</
para
.muchos+ )astantes+ su,icientes+ unos cuantos+ casi todos</
En cada caso de aplicaci!n del patr!n argumental de 'arnéades+ as entendido+ ha)r*
0ue optar por uno de los #alores en cada una de las tres #aria)les. Existen+ adem*s+
una serie de errores tpicos 0ue alguien puede cometer al seguir el argumento de
'arnéades. >aralelamente a las ,alacias de am)igIedad 0ue se descri)an en el
apartado pre#io+ la ma(or parte de ellos se producen o )ien por una elecci!n de los
#alores para las #aria)les del #ector Aposi)leD en la premisa 'FT 0ue no se ajusta al
tipo de certeza adecuado al contexto .por ejemplo+ exigir un alto grado de pro)a)ilidad
en un contexto de discusi!n ,amiliar/+ o )ien con proporcionar justi,icaciones para la
premisa '7T desam)iguada con determinados #alores para las #aria)les del #ector
Aposi)leD 0ue no se corresponden con los #alores con los 0ue se ha desam)iguado la
premisa 'FT .por ejemplo+ pro)ando solo 0ue un error es posi)le cuando es necesario
pro)ar la posi)ilidad de muchos errores/.
O. HA'IA 8%A TE&R_A -E LA AR283E%TA'I9% E>I5TG3I'A
:uisiera ahora+ aun0ue sea someramente+ caracterizar c!mo se puede dise;ar una
estrategia de ,undamentaci!n del conocimiento para casos reales a partir de los
patrones argumentales descritos. 'omo se ejempli,ic! en el apartado anterior+ mi tesis
es 0ue ninguno de los patrones argumentales es ni ine#ita)lemente ,alaz ni
in,ali)lemente cogente: depende en cada caso tanto de peculiaridades del contexto
real en 0ue aparece el argumento como de con 0ué enunciados ( expresiones se
AllenenD las #aria)les del patr!n argumental. -e ah 0ue una tarea de ,undamentaci!n
del conocimiento pueda llegar tanto a una soluci!n positi#a+ 0ue aumente nuestra
con,ianza en nuestras ,uentes de e#idencias o nos a,iance en nuestros pro(ectos
epistémicos+ como a una soluci!n negati#a+ 0ue nos lle#e a a)andonar o emprender
serias re,ormas en nuestros sistemas epistémicos. Adem*s+ como tam)ién hemos
ejempli,icado+ ha( tanto un conjunto de ,alacias tpicas como una serie de
recomendaciones metodol!gicas .de At!picosD/ asociadas a cada patr!n argumental.
'aracterizar el conjunto de ,alacias ( t!picos sera la tarea de ese captulo de la Teora
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
21. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
de la Argumentaci!n 0ue he caracterizado en el apartado 7+ ( 0ue estudiara los
argumentos ,undamentadores.
Gsta de)e comenzar a partir de una duda real so)re la ,ia)ilidad de nuestros
sistemas epistémicos: solo una duda genuina en torno a nuestras pretensiones de
conocimiento puede poner en marcha todo el proceso .de otra manera el proceso no
sera real ni podra tener consecuencias pr*cticas/. Ha( dos maneras en 0ue puede
surgir una duda escéptica. 8na es a partir de la descon,ianza en los agentes
in#olucrados en mi sistema epistémico+ descon,ianza en torno a la moralidad+ )uena ,e
o correcto actuar de los mismos. Aceptemos+ pues+ 0ue ciertas #irtudes morales son
tam)ién #irtudes epistémicas+ ( 0ue la ausencia de ellas #icia el proceso epistémico e
impide la aparici!n de genuinas justi,icaciones. Esto es a lo 0ue apunta el argumento
de %ietzsche. La segunda manera consiste en la aparici!n de in,ormes o resultados
contradictorios en nuestro sistema epistémico. -icho de otro modo+ podemos tolerar
un cierto grado de AruidoD en nuestras resultados epistémicos+ a0uellos 0ue son
explica)les por la condici!n humana .su A,ali)ilidadD/+ los condicionantes materiales o
la inter#enci!n de la casualidad+ pero no podemos permanecer indi,erentes cuando los
huecos ( con,lictos re)asan cierto um)ral 0ue hace a la pro)a)ilidad de error
demasiado alta. Esto es a lo 0ue apunta el argumento de >rot*goras. >or supuesto+
am)os patrones argumentales pueden com)inarse para o)tener una duda m*s
potente.
5i el patr!n argumental de >rot*goras .(/o el de %ietzsche/ no ha le#antado
alguna duda razona)le+ entonces normalmente uno detendr* el proceso ( mantendr* o
incluso aumentar* su con,ianza en su sistema epistémico. 5i+ por el contrario+
detectamos la existencia de una gran cantidad de contradicciones entre nuestras
justi,icaciones .(+ por lo tanto+ de errores mani,iestos/+ el siguiente paso a dar ser*
e#aluar si es pro)a)le 0ue los 0ue hasta ahora consider*)amos resultados positi#os
sean tam)ién errores. A0u es d!nde entra en juego+ en primer lugar+ el argumento de
'arnéades. Gste apunta a la con#eniencia de e#aluar la posi)ilidad .en alg=n sentido
interesante en ese contexto/ de 0ue una proporci!n importante de nuestras presuntas
justi,icaciones sean espurias. 5i la posi)ilidad es alta+ entonces uno de)era
emprender alguna re,orma de sus reglas epistémicas o+ e#entualmente+ llegar a
a)andonar o poner en suspenso una ,uente de e#idencias. Tam)ién el argumento de
-escartes puede ser =til en esta ,ase. E#entualmente+ en el curso de este proceso+
uno puede ,ormular una hip!tesis 0ue+ de ser cierta+ minara la )ondad de todas o de
una ma(ora a)rumadora de nuestras justi,icaciones. 5i uno no encuentra la hip!tesis
demasiado a)surda+ ( si descu)re 0ue no tiene ninguna prue)a de 0ue sea ,alsa+
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
22. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
entonces puede considerar la posi)ilidad de emprender una in#estigaci!n cara a
pro)ar o descartar 0ue la hip!tesis es #erdadera.
>or =ltimo+ si llegados a este punto uno no ha llegado a ning=n resultado
escéptico+ ( no ha o)tenido justi,icaciones de 0ue su sistema epistémico esté mal+
puede pro)ar el camino in#erso+ ( )uscar justi,icaciones nue#as de 0ue su sistema
epistémico es )ueno. A0u es donde entra en juego el argumento de Hume+
)*sicamente para ad#ertirnos 0ue en el proceso de ,undamentaci!n en 0ue nos
em)arcamos podemos ser circulares+ e indicarnos lo 0ue de)emos hacer para e#itar
0ue dicha circularidad dé lugar a argumentos ,alaces.
'omo dije antes+ asociados a cada uno de los patrones argumentales+ ha( una
serie de errores tpicos 0ue se pueden producir en una argumentaci!n concreta
.escéptica o realista/. En este tra)ajo hemos e,ectuado una primera aproximaci!n a
los errores asociadas al argumento del error+ ( en $ilano#a .FL77/ puede encontrarse
una aproximaci!n similar para el argumento de la circularidad. La intenci!n del autor
es proseguir el an*lisis con el resto de patrones argumentales+ con el modesto
prop!sito no de solucionar el pro)lema ,ilos!,ico de la ,undamentaci!n del
conocimiento .algo 0ue claramente est* mu( por encima de sus capacidades/+ sino de
extraer de él aplicaciones interesantes.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
23. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
RE9ERENCIAS
-a#ies+ 3. .FLLQ/. AEpistemic Entitlement+ Karrant Transmission and Eas( `no4ledgeD.
(roceedings of the )ristotelian "ociety+ 5upplementar( $olume LNN$III: FJ7-FQO.
-escartes+ R. .7MJ\/. Discours de la M*thode. Traducci!n castellana de Rodrguez Huesca+ A.
.7SaL/. Discurso del M*todo+ [uenos Aires: Aguilar.
Hoo64a(+ 'h+ .7SSL/. "cepticism. Londres-%ue#a @or6: Routledge.
3oore+ 2. E+ .7SFO/: AThe de,ence o, common senseD. En ". 3uirhead .ed./+ Contemporary
+ritish (hilosophy .pp. 7SF-FJJ/+ Londres: Allen V 8n4in.
- .7SJS/. A>roo, o, an external 4orldD. (roceedings of the +ritish )cademy FO: F\J-JLL.
- .7SQL/OS/ A1our ,orms o, scepticismD. 'on,erencia impartida en 7SQL e impresa por
primera #ez en (hilosophical (apers .pp. 7SM-FFM/+ Londres: Allen V 8n4in.
5teup+ 3. .FL7L/. bEpistemolog(b. ,he "tanford -ncyclopedia of (hilosophy ."pring /010
-dition23 -d4ard 5. #alta .ed.23 U&L 6
chttp://plato.stan,ord.edu/archi#es/sprFL7L/entries/epistemolog(/d.
5troll+ A. .7SSQ/. Moore and 7ittgenstein on Certainty. %ue#a @or6: &x,ord 8.>.
$ega+ L .FLLJ/. "i de )rgumentar se trata. [arcelona: 3ontesinos.
$ilano#a+ ". .FL7L/. AEl argumento modal de 3oore contra el escepticismoD. )n8lisis Filosófico
\\: FF7-FQQ.
- .FL77/. A1undamentaci!n del 'onocimiento+ Ad Ignorantiam ( >etitio >rincipiiD. Crítica3
7F\: F\-O\.
Kalton+ - .FLLMa/. Fundamentals of Critical )rgumentation. %ue#a @or6: 'am)ridge 8.>.
Kalton+ -. %. .FLLM)/. AEpistemic and -ialectical 3odels o, [egging the 0uestionD. "ynthese
7OF: FJ\-FOQ.
Kright+ '. .FLLQ/. AKarrant ,or nothing .and ,oundations ,or ,reeC/D. (roceedings of the
)ristotelian "ociety3 5upplementar( $olume LNN$II: 7\M-F7F.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24
24. Los Argumentos Escépticos a la luz de la Teoría de la Argumentación. J. VILANOVA
A:RADECIMIENTOS: Este tra)ajo ha sido lle#ado a ca)o )ajo el amparo de los pro(ectos de
in#estigaci!n H83FLLM-LQSOO ( 11IFLLa-LJLSF del 3inisterio de 'iencia e Inno#aci!n de
Espa;a as como el grupo de in#estigaci!n 'omplutense-'omunidad de 3adrid SJL7\Q.
$ersiones pre#ias del tra)ajo han sido presentadas ( discutidas en el Instituto de 1iloso,a de la
8ni#ersidad Aut!noma de 3éxico+ el 'olo0uio 'ompostelano de 1iloso,a Analtica+ ( el
seminario organizado por el grupo de in#estigaci!n de la 8'3 A3etaescepticismo ( el presente
de la epistemologaD. :uisiera agradecer a todos los miem)ros de dichos grupos ( a todos los
asistentes a dichas con,erencias por sus #aliosas sugerencias ( comentarios+ as como a los
an!nimos e#aluadores de la &evista $%eroamericana de )rgumentación por sus correcciones (
consejos.
;7 VILANOVA: es pro,esor del -epartamento de L!gica ( 1iloso,a de la 'iencia de la
8ni#ersidad 'omplutense de 3adrid.
Revista Iberoamericana de Argumentación 2 (2011): 1-24