You are on page 1of 3

ETICA EN EL HELENISMO Y EPOCA MEDIEVAL

HELENISMO
La crisis del mundo griego abarca desde la muerte de Alejandro Magno en el 323 a .C. hasta que los romanos convierten Macedonia (región en donde nació Aristóteles) en
provincia romana (148). A este período se lo conoce como época helenística.
Las polis griegas pierden su independencia en favor del ideal panhelénico la (identidad política y cultural de todos los griegos, sin distinción de ciudadanía concreta: ateniense,
espartano, macedonio... ahora todos son griegos). Atenas pierde su hegemonía cultural, comercial y política. Se acentúan las diferencias entre las clases sociales, dando lugar a
una inestabilidad política permanente. Como consecuencia de ello el individuo pierde el marco de referencia de la polis (el terruño) y se siente perdido en un mundo que se ha
hecho demasiado grande y extranjero.
Con la conquista de Grecia por las legiones romanas en el s II a. C. la cultura griega sufre un auténtico colapso y el centro de gravedad cultural se traslada a Roma, en la que el
estoicismo es la escuela más influyente, ya que su cosmopolitismo y su doctrina del orden racional del universo servían muy bien como base ideológica del Imperio. Surgimiento
de escuelas éticas cuya finalidad será la felicidad de los individuos

La nueva situación permite comprender los rasgos de la filosofía de época helenística.
Según Aristóteles, el hombre era un animal político, que se desarrollaba plenamente en el marco de la ciudad-Estado (polis). En la nueva situación política, el hombre
es ciudadano del mundo, y su marco de referencia es la humanidad y la naturaleza. El individuo reclama para sí la autosuficiencia y la autonomía, tal como postulan los estoicos,
epicúreos y cínicos entre otros.
La búsqueda de seguridad personal y felicidad se convierten en las grandes obsesiones del hombre helénico. La seguridad se busca en referencia a las leyes inalterables de la
naturaleza y el Cosmos (estoicos: para ser felices debemos obedecer las leyes naturales, porque las leyes políticas cambian constantemente y el hombre no sabe qué hacer). La
ética se hace naturalista y universalista.
La filosofía, que hasta Aristóteles tenía como fin principal la búsqueda del conocimiento teórico, empieza a centrarse en la búsqueda de soluciones prácticas a los problemas de
desarraigo del hombre tras la pérdida del horizonte de la polis.
Las principales escuelas filosóficas de este período son: estoicismo (Zenón y Séneca); Hedonismo (Epicuro); Escepticismo (Pirrón); platonismo y neoplatonismo.
1. Cinismo: los cinicos rechazaban cualquier forma de vida social, el ser humano se integraba con la naturaleza, por ello criticaban las convenciones sociales ya que
pensaban que estas separaban a los individuos búsqueda de la felicidad: ataraxia (imperturbabilidad del ánimo)
2. Epicureísmo: su ética parte de la identificación entre felicidad y placer, entendido como ausencia de dolor. Ideal del sabio epicúreo: ataraxia. Epicureismo identifican la
felicidad con el placer, pero ellos tenían una concepción distinta del placer que nosotros, ellos trataban de alcanzar ese placer evitando 4 miedos (cuatro remedios)
a) Miedo a la muerte
b) Miedo al destino
c) Miedo a los dioses
d) Miedo al dolor físico
3. Estoicismo: los estoicos, su finalidad de la vida era la buena vida, solo en autentica armonia con la naturaleza podremos ser felices, pero ello no quiere decir que te
apartes de la vida social y politica (como los cinicos). Resumiendo, el sabio es aquel que puede vivir sin verse afectado por sus pasiones. Ética: Puesto que todo cuanto
sucede, sucede necesariamente, el sabio estoico será el que tenga un autodominio absoluto: apatía. La filosofía estoica y epicúrea de la época sistematiza buena parte
de su doctrina, pero queda subordinada a los fines prácticos de la existencia: «sabio» no es sólo el que sabe sino “el que sabe vivir”


ÉTICA MEDIEVAL
En la Edad Media las teorías éticas buscan una conciliación con la doctrina moral cristiana. En Tomás de Aquino tal armonización se lleva a cabo sobre la base de la ética
aristotélica, dando lugar a un eudemonismo en el que el máximo bien (felicidad) se identificaba con Dios. Éste es el que da la ley eterna y establece los contenidos de la
verdadera moral como una ley natural en los hombres. La ley natural contiene principios normativos, que se hallan en nosotros como inclinaciones naturales (hábitos) y de los
cuales el primero es "ha de hacerse el bien y evitarse el mal"

 Para Sto. Tomás ética y política siguen estando muy unidas: la política tiene que facilitar los medios para que el individuo lleve una vida buena. El hombre es un “animal
político” por naturaleza: sociedad y gobierno le son naturales. El fin de éstos ha de ser dejar que el hombre consiga sus fines. Como el fin del hombre es sobrenatural, el
Estado no puede nunca perderlo de vista. En su ética está de acuerdo con Aristóteles en la concepción teológica de la naturaleza y de la conducta del hombre es decir
toda acción tiende hacia un fin y el fin es el bien de una acción el cual tiende todas las acciones humanas y es lo que Aristóteles llama la felicidad y esta se identifica
como la contemplación beatifica de Dios con la vida del santo de acuerdo con su concepción transcendente del ser humano.

 San Agustín se da cuenta como Dios dota a cada hombre de una conciencia con la cual puede conocer la ley moral. Pero, al ir más allá, descubre como ese
conocimiento no basta para la virtud. Ésta exige necesariamente el dirigir la voluntad hacia el bien. Para lograr lo anterior, Dios ilumina el alma mediante una revelación
de su propia bondad. En este momento el alma se carga de amor por la perfección de Dios. Los actos del ser humano deben estar en consonancia con la ley de Dios.
Existe una ley divina. Su ética es inspirada directamente por los ideales morales del cristianismo y se plantean elementos procedentes del platonismo y del
estoicismo y también encontramos aspectos de pensamientos hacia la conquista de la felicidad, y de la naturaleza humana.

La escolástica

La discusión moral pasó a ser de carácter teológico. Su punto de trabajo se ubicó en dos asuntos:

* Presentar las cuestiones normativas acerca de qué virtudes cultivar, qué acciones evitar y qué metas perseguir.

* Establecer la estructura general de la moralidad.
La ética tomista tiene las mismas características que la aristotélica:
Es teleológica: todas las naturalezas tienden siempre a un fin. El fin al que todas las cosas tienden es el bien que Sto. Tomás identifica con Dios.
La Ética en la Edad Media.
En el mismo orden de ideas, Sócrates y después Platón reflexionaron sobre la posibilidad de encontrar un criterio racional con el que distinguir la verdadera virtud
(areti, excelencia) de su mera apariencia. El intelectualismo moral al que llegaron por distintos caminos estos dos filósofos griegos afirmaba que solo conociendo que es
el bien, que es la virtud y como se define cada una de ellas se podría llegara ser bueno en la vida practica.

Ética de Tomas de Aquino


 Ética de San Agustín


 Es eudemonista: el fin supremo es la felicidad. La felicidad perfecta se basa en la contemplación de Dios. Pero el hombre sólo puede conseguir un conocimiento perfecto de Dios
en el más allá, de ahí que el fin del hombre sea sobrenatural y que la felicidad no se pueda alcanzar en esta vida.
Lo bueno y lo malo queda definido depende de si se respeta o no el bien supremo. La ley moral es natural (se basa en la naturaleza humana) y racional (se enuncia por la razón).
La ley natural no puede ser cambiada porque también la naturaleza humana es inmutable. El origen y la fuente de la ley natural es la ley eterna o divina.