TEORIA E HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

CONSTRUCTIVISMO PRÁCTICO EN EL AULA



RUTH ALEXANDRA RUIZ ZAMUDIO
PRESENTADO A: Mag. NELSON BARRAGAN



UNIVERSIDAD DEL TOLIMA
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
MAESTRIA EN EDUCACIÓN
IBAGUÉ
2013

Educación como enseñar a vivir
La educación al igual que los modelos pedagógicos han ido evolucionando a medida que lo
hace el hombre, de la mano con corrientes filosóficas, política, religión, avances
tecnológicos, se han modificado y creado nuevas teorías educativas y modelos
pedagógicos; más en la actualidad con los cambios vertiginosos que está presentando la
tecnología, el ritmo de vida cotidiana aumenta cada vez más y de forma acelerada, está
permeando continuamente los niveles de vida de la sociedad que se impone cada vez más,
convirtiéndose en consumidores de insumos y modelos de toda clase.
Al hablar de modelos educativos , se mencionará algunos de los principios que los
rigen, como es que la educación debe ser individualizada, ya que cada persona es un sujeto
único con una perspectiva diferente de la vida según sus experiencias previas, deseos,
intereses; desde este punto de vista se considera que el docente debe propender por llegar a
que el estudiante elabore su propio esquema y estructura mental, por lo cual debería actuar
como guía en el proceso de enseñanza aprendizaje que ayude al estudiante a moldear su
propio pensamiento y no como un expositor. En razón de esto, se debe fomentar la
creatividad libre, no solo basarse en el contenido intelectual, sino también pensar el
educando como persona que es parte de una sociedad, y que debe tener una buena
convivencia en su medio; por lo tanto se debe tener en cuenta durante el proceso educativo
los valores y tradiciones heredados en su ámbito y los aspectos emocionales, su sentir y
querer, sus preferencias y exigencias en dicho proceso. Otro aspecto a tener en cuenta es
que todo conocimiento debe partir de saberes y experiencias previas, por lo que es
importante realizar siempre una evaluación diagnostica, pero no al inicio del año, sino en
cada clase, siendo este un proceso evaluativo continuo; también es de considerar que la
educación se debe guiar por el contexto en el que se desenvuelve el individuo, que el
estudiante vea una relación directa entre lo que estudia y su vida, lo cual facilitará la
asimilación de los conocimientos; el educando debe ser protagonista, utilizando el trabajo
en grupo, sesiones prácticas, no solo memorizando teoría y realizando durante todo el
proceso un régimen de autoevaluación para determinar los avances y dificultades del
proceso.
En el momento de definir el modelo educativo se debe tener en cuenta tres aspectos,
según Tovar 2007: “Hay tres elementos que se suman en la acción educativa: El
destinatario de la educación, el contenido que se transmite y la finalidad que se persigue”
(pág. 52). Estos aspectos deben ser equilibrados de forma que faciliten una asimilación
adecuada de conocimientos, se adapten a las características de los jóvenes, propendan por
su crecimiento espiritual y logre la consecución de metas en la vida. Cuando hay
desequilibrio entre los tres elementos, se dará como resultado una educación parcial.
Para llegar al modelo educativo equilibrado hay que tener en cuenta el objetivo de
la educación que está considerado entre la adquisición de conocimientos y la formación de
hábitos y valores para llegar al desarrollo de ciertas habilidades, atendiendo a las
capacidades principales de las personas como son el uso de la inteligencia, la capacidad de
tomar decisiones, la apreciación de diferencias significativas y el autocontrol (manejo de
emociones), como también la memoria, la creatividad, la sensibilidad, indispensables en la
estructura mental y el desempeño del individuo en su vida social y personal. Otro aspecto a
tener en cuenta es el perfil del docente, el cual ya no es trasmisor de conocimientos ni un
facilitador que estimule el proceso del estudiante, sino que es un canal de ida y vuelta que
permite, aparte de facilitar la información, desarrollar habilidades, estimular valores,
compartir con sus estudiantes las experiencias y aportes de su vida personal y trasmitir al
estudiante lo que más le conviene entre las opciones que la vida la ofrece. Para lograr esto
no es indispensable tener elementos o procesos reforzados, sino aprovechar al máximo los
recursos con los que se cuenta y con los que ha tenido buenos resultados y adquirir otros
que sean compatibles con su personalidad, lo importante es que se enfoque en enseñar a
pensar a sus estudiantes.
Si bien, es importante aprender a aprender, es más importante aprender lo que
conviene tomar o dejar de los otros para superarlos, ser selectivos con la información que
ofrece la internet y los medios de comunicación de la actualidad en la llamada “sociedad
de la información”, de la cual hay que saber aprovechar lo que es útil. Se debe ver la
educación como enseñar a vivir, ya que incluye la adquisición de conocimientos, la toma de
decisiones, los valores, la sensibilidad en los problemas sociales promoviendo cambios en
los estudiantes, con el fin de llevarlos a un mayor grado de calidad humana, lo cual se
puede lograr por medio de una adecuada motivación. Es importante tener en cuenta las
capacidades intelectuales de los niños y adolescentes y guiarlos para que lleguen a realizar
deducciones, inducciones, e inferencias válidas.
Respecto al contenido, el educador debe contextualizarlo, haciendo una
presentación ordenada para que sean asimilados por los estudiantes con solidez, es de tener
en cuenta que todo conocimiento tiene un lado objetivo y otro subjetivo, los cuales deben
coincidir en la acción educativa, siendo la objetividad la más difícil de lograr, por esto dice
Tovar 2007: “La tarea del educador es entonces doble: conseguir una buena
contextualización y realizar una presentación clara del pensamiento que suavice la entrada
de la inteligencia juvenil en ideas lejanas y fastidiosas”. Debe procurar el desarrollo del
pensamiento objetivo, ver las cosas como son, no como parece o como se quiera, esto se
consigue habituando al estudiante a distinguir de lo seguro, de lo factible, lo fundamental
frente a la doxa y lo que tiene como firme ante lo que es repetición publicitaria. Se debe
buscar el desarrollo de capacidades mentales como el cálculo, la percepción espacial y la
habilidad lingüística para que el alumno adquiera la aptitud de comunicarse y apreciar la
realidad que lo rodea, como también debe llevar al desarrollo de operaciones mentales
como son analizar, sintetizar, y la capacidad de relación, debe realizar procesos inductivos
y deductivos que le permitan al alumno aprender a aprender, dilucidar que encuentra de
novedoso, valioso o aplicable en la información, la construcción de un pensamiento nuevo
y copioso por medio de la inducción y deducción de información, datos, afirmaciones o
documentos. Lo anterior se puede lograr con actividades específicas y con el trabajo diario
en el quehacer docente, de forma que el estudiante termine convirtiendo estos procesos en
algo cotidiano.
En este un modelo se debe lleve al estudiante a valorar, tamizar la información,
discernir lo bueno de lo malo, como lo dice Tovar 2007: “Si resume en una frase el modelo
que propongo, hablaría del saber apreciar, es decir, adquirir la capacidad para distinguir lo
correcto de lo equivocado, lo conveniente con lo inadecuado, lo valioso de lo insignificante,
la causa de la consecuencia, lo prioritario de lo urgente y lo significativo de lo periférico”.
(pag 74). Para que cada persona aprenda a considerar los hechos y situaciones que se
presentan en la vida con valores, con conocimientos apropiados y una herramienta básica
(habilidades) para desempeñarse en su entorno, que lo lleve a vivir con mayor calidad
humana siendo esta la meta máxima de la educación. El modelo no es una camisa de fuerza,
es una referencia que debe ser considerada por el docente para aprender y mejorar su modo
de educar. El modelo está condicionado principalmente por su finalidad, en este caso “saber
apreciar” se delinea tres perfiles: en primer lugar desarrollar la capacidad de apreciar el
mayor número de aspectos de forma equilibrada, enfocándose en enseñar a vivir. En
segundo lugar el alumno es un individuo con muchas facultades y algunas limitaciones, con
experiencias e influencias de su entorno y en tercer lugar el educador tiene como función
ser un canal de doble vía entre la riqueza almacenada por la humanidad y el alumno, quien
va a construir su historia personal. Debe despertar en el estudiante la habilidad para evaluar
la calidad y conveniencia de objetos, información, oportunidades, soluciones, opiniones y
propósitos. La forma como se va a lograr el objetivo de este modelo consiste en trabajar de
forma equilibrada, para lo cual el docente debe conocer a sus alumnos, su condición y
problemáticas familiares, inquietudes, aficiones, forma de pensar, situación en el grupo, y
lo que está de moda, con el fin de ofrecer temas y estrategias llamativas. Para lograr este
acercamiento con los estudiantes es necesario crear espacios de charlas informales y enlazar
los temas con la vida cotidiana de los educandos, sus gustos y su contexto, buscando una
actitud de apertura del estudiante hacia el tema. El docente debe tener clara la finalidad de
la clase, si es científica o si hay alguna necesidad específica en el grupo en temas o
materias de tipo social o humanístico, y debe hacer conocer esta finalidad a los estudiantes.
Se debe elaborar el bosquejo del curso, planear teniendo claro los temas y objetivo de cada
clase. Para el desarrollo de actividades mentales o manuales se debe utilizar variedad de
recursos y fuentes. Es de considerar el tiempo de trabajo en clase y el que los estudiantes
estén concentrados y trabajando efectivamente, más aun si son niños pequeños, por lo cual
se deben organizar diferentes actividades que hagan amena y productiva la clase. Se
propone un esquema para el desarrollo de la clase que si bien no es rígido, inicia siempre
con la apertura y motivación con el posterior proceso de descubrimiento constructivista,
donde la estudiante participa activamente en el hallazgo de conceptos, elementos,
encontrando datos haciendo estimaciones; las explicaciones y ejercicios se realizan con
estrategias constructivistas y conductistas mezcladas según se trate de exploración de
nuevos conocimientos o aclaraciones del docente.
La persona obtiene un mejor aprendizaje si se involucra un mayor número de sentidos, y la
mente adquiere una mayor información y de mayor solidez si participan más facultades que
solo la inteligencia, como lo dice Tovar para el modelo que propone:” Es así que el modelo
que busca saber apreciar aporta un aprendizaje más fructífero en la recepción de
conocimientos cuando se estimula la acción de facultades que perciben no solo el dato, sino
también su valor, su proyección hacia el entorno, sus perspectivas hacia el mismo individuo
y su impacto en el estado de ánimo personal” (pág. 95). Se activa la mente involucrando el
mayor número de aspectos de la personalidad, incluyendo las emociones, la educación es
más completa y abre más panoramas cuando el joven participa en la construcción del
proceso que en el resultado. El constructivismo considera el aprendizaje como un proceso
de construcción personal y social, en el cual incluye la búsqueda activa, el significado y la
comprensión de los estudiantes, en lugar de recibir en forma pasiva, trasladan nuevos
conocimientos y habilidades a nuevas situaciones, el alumno está directamente involucrado
y comprometido con el descubrimiento de nuevos conocimientos.
Todo modelo pedagógico se puede adaptar a las condiciones individuales de cada
institución y cada grupo, el docente debe considerar lo que más se acerca a su forma de ser
y ver el proceso educativo, y lo que quiere para sus estudiantes, este modelo es ideal para
lograr en los estudiantes una vida plena, que es hacia lo que debe apuntar la educación en
todos sus niveles. Lo importante es que cada docente se concientice de ello y salga de los
modelos tradicionales, que aunque en los PEI se reflejen otros, es este el que esta
predominando en las aulas de clase, debido al miedo al cambio de los docentes.
















BIBLIOGRAFIA
TOVAR, R. Constructivismo práctico en el aula. Editorial Trillas S.A. Méjico. 2007
Carol C., Todd. K, & Tood, R(2099-marzo). Indagación Guiada: Aprendizaje Constructivista.
Eduteka.org. recuperado el 10 de noviembre de 2013, de
http://www.eduteka.org/modulos/1/261/
De Zubiria, J.(s.f.) ¿Qué modelo pedagógico subyace a su práctica educativa? Pedagogía
dialogante. Recuperado el día 14 de noviembre de 2013 de
http://www.pedagogiadialogante.com.co/index.php/biblioteca/item/que-modelo-pedagogico-subyace-
a-su-practica-educativa