5.4.2. Funcionamiento en carga.

Reacción del inducido
Si estando funcionando un alternador en vacío, con l!na determinada corriente de excitación,
se cierra el circuito del inducido conectando una impedancia de carga a sus terminales, se
obtiene una tensión V en bornes de la máquina inferior al valor que presentaba en vacío E0 .
La reducción en la tensión de salida del generador es debida a la aparición de una corriente
en el inducido que provoca una caída de tensión en este circuito a la par que produce una
f.m.m. que reacciona con la del inductor modificando el flujo del entrehierro de la máquina.
La caída de tensión en el circuito del inducido se debe a la impedancia que presentan los
arrollamientos de este devanado. Por una parte existe la resistencia R del bobinado, que
provoca una caída de tensión muy pequeña (del 1 al 2 por 100 en los grandes generadores) y
que en la mayoría de los casos se suele despreciar. Se debe considerar también la reactancia
del inducido, que se debe al flujo de dispersión del estátor que no interacciona con el flujo del
rotor. Este flujo es el que se desarrolla en las cabezas de las bobinas (Fig. 5.8) y dentro de las
ranuras donde se sitúa este devanado. Este flujo de dispersión permite definir un coeficiente
de autoinducción L", que multiplicado por la pulsación de la corriente, da lugar a la reactancia de dispersión del
estator:

En esta reactancia tiene lugar la caída de tensión inductiva de la máquina síncrona, cuya
magnitud a plena carga puede alcanzar valores del 10-15 por 100 de la tensión asignada del
inducido. Más difícil de analizar es el efecto que provoca la f.m.m. del inducido sobre la
f.m.m. del inductor, modificando el flujo del entrehierro de la máquina. Este fenómeno se
conoce con el nombre de reacción del inducido y sobre él tiene influencia tanto la magnitud
como la fase de la corriente del estátor. Cuando se trata de alternadores trifásicos, las corrientes
del inducido al circular por devanados desfasados 120° en el espacio producen una f.m.m.
de reacción que gira en el espacio a la velocidad de sincronismo, es decir, a la misma velocidad
que el rotor. Esta f.m.m. influye sobre la f.m.m producida por el devanado inductor y puede deformar, reducir o
ampliar el campo de excitación de la máquina, dependiendo de la
fase de las corrientes que recorren el inducido. Para estudiar este fenómeno con más detalle,
considérese el esquema de la Figura 5.9a, en la que se muestra una parte del desarrollo de una
máquina síncrona con polos salientes en el rotor, con un devanado inducido de doble capa
(dos ramas de bobina en cada ranura). Si se prescinde de los armónicos, las distribuciones de
f.m.m. podrán considerarse senoidales. Vamos a analizar la composición de las f.m.m.s. del
inductor y del inducido según sea la carga resistiva, inductiva o capacitiva:


Flujo de dispersión de ranura