Experimento con Orgonite

Experimento 1
• Hemos fabricado una placa de orgonite con clavos y azúcar fundiendo todo en un bloque. • Hemos colocado la placa de orgonite encima de un plato de porcelana. • Hemos colocado el plato con el orgonite encima de una cubitera con agua y lo hemos metido a congelar.

Experimento 2
• Este experimento es la prueba “control”, ya que haremos exactamente lo mismo que en el experimento nº 1, pero sin el orgonite • Para evitar “contaminación” utilizamos otro plato identico que no es el plato sobre el que estuvo el orgonite, ni la cubitera anterior. • Colocamos el plato encima de una cubitera nueva con agua y lo metemos a congelar.

Experimento 3
• Hemos fabricado un orgonite del tamaño de una taza, con cera y tuercas. • Hemos colocado el orgonite encima de un plato de porcelana dado la vuelta. • Hemos colocado el plato con el orgonite encima de una cubitera con agua y lo hemos metido a congelar.

Experimento 4
• Este experimento es la prueba “control”, ya que haremos exactamente lo mismo que en el experimento nº 3, pero sin el orgonite • Para evitar “contaminación” utilizamos otro plato identico que no es el plato sobre el que estuvo el orgonite, ni la cubitera anterior. • Colocamos el plato encima de una cubitera nueva con agua y lo metemos a congelar.

conclusiones
- Cuando el agua se convierte en hielo, se dilata aproximadamente un 9% del volumen inicial (por eso revientan las cañerías en invierno cuando se congelan). Ese proceso de dilatación, no se produce de forma homogénea al tener encima un cuerpo (el plato y un orgonite) capaz de absorber parte del frío que debería congelar el agua de la cubitera, por eso, la congelación del agua presenta abultamientos en dirección a la parte central del plato, cada pieza de hielo se deforma en función del tiempo que tardan las distintas moléculas de agua en alcanzar la congelación, tardarán mas tiempo en congelarse las que están “mas protegidas del frio”, es decir, las zonas mas cercanas al centro del cuerpo que le resta parte de ese frio. - Como se puede ver en estos experimentos, la deformación del hielo se da siempre y con las mismas formas, orientación e intensidad, con o sin orgonite. - La deformación de las piezas de hielo, no pone de manifiesto la existencia de la “energia orgonica”, quien trate de demostrar así la existencia de esa energia, es un estafador o un ignorante. - No es necesario documentar mas este experimento, ya que es perfectamente reproducible en condiciones normales, hágalo en su casa, no hace falta una pieza de orgonite, solo un objeto que proteja del frío a una parte de la superficie a congelar, las deformaciones aparecen siempre, y siempre se orientarán de la misma forma, hacia el sitio menos frío.

The true is out there (Mulder)