You are on page 1of 20

AUTORIDADES EN MATERIA AGRARIA.

La ley de reforma agraria en su articulo 2 enuncia que son autoridades en materia
agraria:
Presidente de los Estados Unidos Mexicanos
Gobernadores de los Estados
Secretario de la Reforma Agraria
Secretaría Agricultura y Recursos Naturales
La máxima autoridad política agraria conforme el artículo 3 de la Ley Agraria, lo es
el Poder Ejecutivo Federal, representado por el Presidente de los Estados Unidos
Mexicanos
Las autoridades que les corresponde vigilar la aplicación de la Ley Agraria?
I. Al Poder Ejecutivo Federal;
II. A la Secretaria de la Reforma Agraria, Ganadería y Desarrollo Rural;
III. A la Secretaria de Agricultura y Recursos Hidráulicos;
IV. A los gobernadores de los estados;
V. A los Tribunales Agrarios, y
VI. A los presidentes mucipales y demás autoridades, de conformidad con el
artículo 3 de la Ley Agraria.
Al poder ejecutivo Le compete promover y fomentar el desarrollo integral y
equitativo del sector rural, conservar los recursos naturales y promover su
aprovechamiento racional, canalizar recursos de inversión y propiciar la
investigación científica y tecnológica en el campo mexicano.
LA NUEVA LEY AGRARIA.
La consecuencia inmediata y lógica de la reforma constitucional que estamos
analizando fue la expedición de una ley reglamentaria de los nuevos y renovados
principios que rigen la conformación de la rama jurídica que hemos denominado el
nuevo derecho agrario.
Este dispositivo legal fue publicado en el diario oficial de la federación el 26 de
febrero de 1992 y entró en vigor al día siguiente bajo el nombre de ley agraria.
expresadas está incluida cuando corresponde. La ley norma en la acción y el
comportamiento de los productores rurales. A ellos debe estar dirigida sin merma
en el rigor y la técnica. Esas son las perspectivas de la presente iniciativa que
establece los procedimientos para llevar a la práctica cotidiana las creación
compartida por justicia y libertad, para hacer posible una reforma conducida por
los campesinos.
Los campesinos demandan el cambio y la transformación para mejorar las
condiciones de vida de sus familias. La seguridad en la tendencia de la tierra es
base y presupuesto de todos los instrumentos de fomento a las actividades del
sector rural sin ella se anulan los esfuerzos de desarrollo la inseguridad destruye
expectativas, genera resentimientos y cancela potencialidades.
Este iniciativa ofrece seguridad a ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios y
garantiza mediante un nuevo instrumento de justicia agraria. Este iniciativa de le
consolida la obra legislativa de más de siete décadas que conformó el sistema de
tenencia. Ahora proponemos nuevas directrices en estas disposiciones agrarias y
la consolidación de elementos torales de nuestra tradición legislativa en materia
agraria, como son el sistema ejidal y comunal de tenencia de la tierra y el combate
al latifundio.
La propuesta que representó a su consideración procura sin precisar nuestra rica
actividad legislativa en un instrumento sencillo claro, que mantenga lo esencial y
actualice lo accesorio; la iniciativa de ley, animada por los principios de justicia y
libertad, propone transformar lo que por años ha sido práctica común en derechos.
En cuanto la organización interna del ejido, la asamblea, el comisariado y el
consejo de vigilancia ya no se conciben como autoridades en iniciativa, sino como
órgano de representación y ejecución.
El núcleo de población ejidal requiere abrir la posibilidad de la libre asociación,
tanto hacia su interior, como con terceros. Asimismo permite que los ejidatarios
adopten las formas de organización ellos consideren más adecuadas.
La asociación libre y equitativa en sus múltiples versiones, pueden ser el gran
instrumento del cambio. La iniciativa propone una caracterización de las tierras
ejidales por orden de protección legal. Las que se destinan al asentamiento
humano son inalienables, inembargables e imprescriptibles las tierras de uso
común pueden disputarse por todos los ejidatarios.
El precepto constitucional ordena proteger la tierra de los ejidatarios, lo que debe
comenzar por hacer propios y definitivos los derechos ejidales. En las tareas de
regularización, el núcleo de población adquiere el papel preponderante por su
parte la procuraduría agraria Vigil y previene abusos, mientras los tribunales
agrarios garantiza la legalidad lo actuado.
Los tiros porcelanas pueden ser disponibles sólo sin asamblea ejidal así lo
determina y bajo mecanismo de protección que ofrezca seguridad jurídica y a la
vez evite abusos. Si no median la voluntad de la asamblea la protección de las
tierras ejidales preserva la imprescriptibilidad y la inembargabilidad de dichos
derechos.
Los límites a la pequeña propiedad se preservan. Son expresión de la lucha contra
el latifundio ninguna forma de propiedad es privilegiada. Todas ellas gozarán de
respeto y protección constitucional.
La iniciativa reconoce la necesidad de promover la capitalización de las pequeñas
propiedades, con una forma adicional de fomentar el crecimiento de la producción
rural. Iniciativa combate latifundio como un fenómeno de concentración nocivo y
presume su existencia cuando ha sido rebasados los límites de la pequeña
propiedad o los impuestos a las sociedades mercantiles y civiles.
Las anciana latifundio queda en manos, por disposición constitucional y y con
excepción de los excedentes de las sociedades y las tierras ejidales, de las
entidades federativas.
La iniciativa recoge la preocupación de que, a través de mecanismos de
piramidación, las sociedades se utilicen como medios para la acumulación de
tierras por lo que las condiciona a la observancia de aspectos mecanismos
preventivos, una de las propuestas más relevantes fue la creación de un órgano
de procuración de justicia agraria la procuraduría defenderá los intereses de los
hombres del campo y lo representará ante las autoridades agrarias.
Se promueve la instauración de tribunales agrarios en todo el país llevar la justicia
agraria al más alejado rincón de nuestro territorio es objetivo primordial de este
iniciativa de ley. Buscamos que prevalezca la sencillez y la claridad en los
procedimientos de justicia agraria. Es importante tomar en cuenta las
consideraciones planteadas para encontrar el exacto sentido en la ley.
CAPACIDAD AGRARIA INDIVIDUAL.
Esta capacidad requiere con satisfacer los requisitos que la ley y las disposiciones
internas de los ejidos y comunidades establecen y que permiten ser sujeto de
derechos agrarias individuales, tratándose de personas físicas.
Hemos de entender que el dichos requisitos deberán estar presentes como
elemento existencial para los núcleos de población; esto es, que tiene que ser
satisfechos antes de la constitución del ejido y comunidad, además deberán
conservar ser para evitar la pérdida de su carácter de tal.
La ley federal de reforma agraria impuso numerosas exigencias al respecto; para
contar con capacidad individual se requerían ser mexicano por nacimiento, mayor
de 16 años, residir en el poblado, trabajar habitualmente la tierra, además ciertas
limitaciones de capital y patrimonio, para gozar de capacidad colectiva se exigía la
existencia de seis meses del poblado, un mínimo de capacitados y otros, como
podemos ver, el tema de la capacidad agraria tiene una connotación global, en la
que no se entiende la individualidad sin la colectividad y viceversa.
La nueva legislación agraria significó un cambio radical ya que el reconocimiento
de la capacidad agraria individual depende de la ley y de la decisión colectiva de
los ejidatarios, porque serán éstos quienes señalaron los requisitos que
consideren necesarios para admitir nuevos miembros de acuerdo con su realidad
y circunstancias en sus reglamentos interiores.
La ley señala requisitos específicos, básicos indispensables, mientras que los
acordados por el ejido tienen carácter secundario. Requisitos básicos o contar con
la nacionalidad mexicana, ser mayor de edad y avecindado del ejido.
El primero de ellos es absolutamente obligatorio en tanto en el segundo puede ser
obviado en el caso de tener familia o cargo ser heredero de ejidatario.
DERECHOS AGRARIOS INDIVIDUALES.
Son aquellos derechos cuyo ejercicio corresponden los ejidatarios que, como
vimos, son los hombres y mujeres titulares de derechos agrarios, estos derechos
son uno básicamente los siguientes:
A) uso y disfrute de su parcela, incluyendo su disposición, con la limitaciones
propias esta modalidad;
B) uso y disfrute de las tierras de uso común y su disposición, y su disposición, en
los términos de ley;
c) el de la sesión;
d) participar en asamblea;
e) votar y ser votado;
f) recibir certificado parcelario y derechos sobre tierras de uso común;
g) aquellos que el reglamento interno otorgue;
h) en caso de que sea posible, recibir gratuitamente un solar en la zona urbana.
bienes materia de derechos individuales al
Los derechos agrarios se conforman como mínimo de por dos elementos
disfrutables en forma independiente uno del otro: el solar urbano, la parcela y las
tierras de uso común.
PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA.
Es un medio para alcanzar la calidad ejidatario, con antecedentes en la legislación
anterior, en donde la simple posesión de una parcela por un mínimo de dos años
consecutivos permití al poseedor aspira a convertirse en ejidatario titular, siempre
que tuviese el acuerdo favorable del núcleo de población y su respectiva
propuesta a la autoridad, para su reconocimiento por resolución de la comisión
agraria mixta, un hubieren o no conflicto.
En efecto, la ley derogada imponían la imprescriptibilidad de los derechos sobre
bienes agrarios, agregando que las unidades parcelarios adjudicadas a cada
ejidatario comunero nunca dejarán de ser propiedad del núcleo de cada población,
razón por la cual estos derechos individualizados no podían ser adjudicados a
terceros, por la simple posesión y sin el consentimiento del Asamblea General.
Sin embargo al establecer la prescripción, el derecho agrario proporciona una
nueva muestra de la adopción de principios del derecho civil.
En efecto, recordemos que la prescripción positiva es precisamente la decisión de
bienes en virtud de la posesión.
La nueva ley establece que opera la prescripción en favor de quien hubiere
poseído tierras ejidales bajo concepto de titular de derechos de ejidatario, de
manera pacífica, continua y pública durante el período de cinco años, si la
posesión es de buena fe, o de 10 si fuera de mala fe. Resulta obvio que la
posesión de una parcela por cinco años, sin reclamos que le interrumpan de parte
de quienes pudieran tener derecho a reclamarlas, significa desinterés de su parte
y el mismo tiempo interés del poseedor lo mismo sucede en el caso de la posesión
de mala fe.
Ahora bien, conforme a diversos presidentes jurisprudenciales, el plazo para que
se perfeccione la prescripción deberá ser contabilizado a partir de la entrada en
vigor de la le llegaría evitando de ésta manera darme efecto retroactivo sin
perjuicio de terceros.
Conforme a la nueva ley, estas disposiciones ya no serán causas para la pérdida
del carácter de ejidatario, por lo que todo titular de derechos agrario tiene la
libertad de carácter de ejidatario, por lo que todo titular de derechos agrarios
tienen la libertad de explotar o no su parcela. Además, en el caso de explotación
ilícita se sujetarán a las leyes en materia penal. Si se hará el decomiso de la
unidad parcelario como instrumento del delito uno.
SENTENCIA DEL TRIBUNAL AGRARIO.
En los casos en el tribunal agrario competente en mi trascendencia que implique la
pérdida de los derechos parcelarios de un ejidatario por haber operado la
prescripción o cualquier otra razón, así como el caso del decomiso de dicha
unidad parcelario ordenado por el juzgado competente ya sea porque fue
encontrado culpable su titular de destinan las líneas relacionadas con el
narcotráfico.
Después de todos estos temas que hemos mencionado tenemos desde cómo nos
dan a conocer cada una de las figuras en el derecho agrario que son importantes
para nuestro conocimiento ya que a través de estas sabremos quiénes son, que
hacen y lo que pueden hacer con sus derechos agrarios ya que como hemos
mencionado hasta este momento estamos dando mención a cada uno de ellos
para el entendimiento de cada una de estas figuras que se presentan en el
derecho agrario.
Continuando con el trabajo analizaremos un tema que tiene relevante importancia
en todos los aspectos del derecho y el cuál es:
Otros dos tipos de personas independientemente de los ejidatarios también
existen en el ejido los avecindados esta es una nueva figura en el derecho agrario
de que no había considerado a dichos residentes sujetos de reconocimiento formal
por el poblado por autoridad jurisdiccional de la materia.
La ley les confiere determinados derechos que aunque no están calificados
expresamente como agrarios pueden considerarse como tales. No podría ser de
otro modo, ya que en primer término, les otorga la posibilidad ejercitarlas en el
reconocimiento de tal carácter del tribunal agrario.
Este reconocimiento sólo opera respecto de parcelas y no así sobre las tierras del
asentamiento humano ni de las tierras de uso común, debido sus características
de inalienabilidad , e inembargabilidad e imprescriptibilidad.
EL EJIDO.- es una sociedad interés social; integrada por campesinos mexicanos
por nacimiento, con un patrimonio social inicial constituido por las tierras, postes y
aguas del estado les entrega gratuitamente en propiedad inalienable, en
transmisión e inembargable e imprescriptible; sujetos aprovechamiento y
explotación a las modalidades establecidas en la ley, bajo la orientación del estado
en control organización de su ministra interna, basada en la cooperación y en la
democracia económica, y que tiene por objeto la explotación y el aprovechamiento
integral de los recursos naturales y humanos.
COMUNIDAD.- es el población con personalidad jurídica y es titular de derechos
agrarios, reconocido por resolución presidencial restitutoria o de confirmación,
sobre sus tierras, pastos, bosques y aguas, y como unidad de producción cuenta
con órganos de decisión y ejecución control, que funcionan de acuerdo los
principios de democracia interna, cooperación y autogestión.
CAPACIDAD AGRARIA COLECTIVA.- esta actitud se requiere expresamente
para constituir ejidos voluntarios y comunidades, ya sea por la vía del
reconocimiento de la restitución, mediante la aplicación supletoria del artículo 107
legal .

DERECHOS AGRARIOS COLECTIVOS.
Prácticamente corresponderán a las facultades del asamblea.
Bienes materia de derechos agrarios colectivos. Dentro de este régimen se
encuentran las tierras para el asentamiento humano, excepto los solares
adjudicados, así como el dominio de las tierras de uso común y las aguas de
aprovechamiento colectivo.
Órganos internos de representación y ejecución. Conforme lo señala la propia
iniciativa de ley, la organización interna ejidal mantiene el esquema anterior,
integrado por Asamblea General, el comisariado ejidal y el consejo de vigilancia.
Sin embargo, estos mecanismos sufren una significativa transformación, ya que
pierde su carácter de autoridades internas para convertirse en órganos de
representación y ejecución, gestores ejecutores de las decisiones del asamblea.
ÓRGANOS INTERNOS DE LOS EJIDOS
ASAMBLEA: Es el órgano supremo del ejido, en el que participan todos los
ejidatarios. Por ello con el objeto iban control actualizado y confiable en su
conformación, se establece la obligatoriedad de llevar un libro de registro de los
integrantes del núcleo de población bajo la responsabilidad directa de comisariado
ejidal y la supervisión de la propia asamblea. Esta exigencia obedeció a la
intención de prevenir los conflictos que se producían sobre la existencia o no del
quórum legal de las asambleas, determinante para tomar decisiones
trascendentales en la vida del ejido.
Competencia. Es exclusiva del asamblea:
I. Forma y modificar el reglamento interno
II. Aceptar y separar ejidatarios, así como sus aportaciones;
III. Informarse de comisariado ejidal y del consejo de vigilancia, así como su
elección y remoción;
IV. Cuentas y balances, aplicación de recursos económicos, y operación de
poderes y mandatos;
V. Aprobación de contratos y convenios para el uso y disfrute de las tierras de
aprovechamiento común por terceros.VI. Distribución de las ganancias, producto
de las actividades del ejido;
VII. Señalamiento y delimitación de áreas para el asentamiento humano, fundó
legal, parcelas, área de urbanización y asignación de solares a los ejidatarios;
VIII. Reconocimiento del parcelamiento económico y regularización de la tenencia
de los posesionarios.
IX autorización a los ejidatarios para la adquisición del pleno dominio sobre sus
parcelas y autorización para la aportación de las tierras de uso común a una
sociedad;
X. delimitación, asignación, destino y régimen explotación de las tierras de uso
común;
XI. División y fusión de ejidos órgano;
XII. Terminación de régimen ejidal;
XIII. Conversión del régimen ejidal al comunal.
En el derecho agrario nuevo conocerse en la sociedad de tipo mercantil cuando
tienen reunión de asamblea se hace también una convocatoria que es de cierta
manera muy parecida, se maneja en el derecho mercantil:
CONVOCATORIA: La asamblea puede ser convocada de tres maneras: por
iniciativa de comisariado ejidal y el consejo de vigilancia indistintamente, a quien
nos exigen mayores requisitos debido su carácter de órganos representativos
internos también podrá convocar a asamblea el mismo comisariado Hugo consejo,
a petición de cuando -20 ejidatarios o 20% del total integrantes del ejido.
En el caso de que éste se negará a hacerlo a pesar de haberse reunido el número
o porcentaje de ejidatarios, en un plazo de cinco días hábiles estos pueden
solicitar que la convocatoria sea realizada por la procuraduría agraria. Es
responsabilidad del convocante fijar las cédulas notifica Tobías en los lugares más
visibles del ejido y cuidar de permanencia, denunciando ante la autoridad las
anomalías al respecto para aplicación de las disposiciones locales de policía y
buen gobierno.
La convocatoria puede ser primera, segunda o ulterior, según sea el número de
asistentes, pero las convocatorias ulteriores se sujetarán a lo establecido por la
segunda: deberán efectuarse mediante cédula exprese el orden del día, el lugar
hora y fecha del asamblea, así como la firma o huella digital del convocante y
fecha de expedición.
La asamblea deberá celebrarse dentro del ejido o en el lugar habitual para ello,
salvo causa justificada En todo caso, el lugar debe quedar perfectamente
determinados desde la convocatoria misma; es responsabilidad del convocante
especificar el lugar, sea que se trate de los órganos de representación interna o de
la procuraduría agraria en su caso.
COMISARIADO EJIDAL: Es el órgano encargado de la ejecución de los acuerdos
del asamblea, de su representación y en la gestión administrativa del ejido. Esta
integrado por un presidente, un secretario-tesorero, así como por sus respectivos
suplentes y las comisiones y secretarios auxiliares. En la legislación actual se
prevé la posibilidad de que sea el propio poblado el que reglamente como mejor
considere esta situación, con flexibilidad que requiere el comercio moderno.

Facultades y obligaciones.
Entre las facultades y obligaciones del comisariado ejidal se encuentran:
representar al ejido y administrar sus bienes con facultades de apoderado general
para actos de administración y de pleitos y cobranzas, según los términos que fije
la asamblea, la cual podrá intervenir en este aspecto de acuerdo con las
facultades que otorgue el reglamento interno; procurando el escritor respecto a los
derechos de los ejidatarios; convocar a asamblea y cumplir sus acuerdos;
informaran la asamblea sobre sus labores y movimientos de fondos, así como de
aprovechamiento de las tierras de uso común y el estado en que se encuentren;
las demás que la ley y el reglamento interno señalen.
En tanto se encuentren en fundaciones, están incapacitados para adquirir tierras o
derechos ejidales de cualquier tipo excepto por herencia.

CONSEJO DE VIGILANCIA: Este es básicamente el órgano encargado de vigilar
que el comisariado ejidal cumpla sus funciones, además de desarrollar también
tareas propias. Esta integrado por un presidente y dos secretarios propietarios y
sus respectivos suplentes. Al igual que comisariado ejidal, tiene facultades
específicas, pero el reglamento interno debe asignar las funciones adicionales y
propias de cada miembro.

FACULTADES Y OBLIGACIONES.
Sus principales facultades obligaciones son: vigilar al comisariado ejidal para que
sus actos se ajusten a la ley y el reglamento interno; revisar las cuentas y
operaciones de comisariado y denunciar a la asamblea las irregularidades que
éste haya cometido; convocar a asamblea cuando no lo haga el comisariado. La
ley no establece para el consejo de vigilancia el mismo impedimento del
comisariado ejidal relativo a la adquisición de tierras o derechos agrarios en tanto
dure sus funciones.
JUSTICIA AGRARIA

RESPECTO A USOS Y COSTUMBRES.-
En los juicios en que se involucren tierras de grupos indígenas se deberá
considerar sus usos y costumbres, en tanto que no se a contrario ala ley ni afecte
a terceros (art. 164). Esta disposición se encuentra fundada en el artículo
constitucional que como vemos establece las obligaciones de tomar en cuenta las
prácticas y costumbres jurídicas de los pueblos indígenas.
TRADUCCIÓN. En este caso deberá contratarse traductores (intérpretes, que no
se indica)
SUPLECIA DE DEFICIENCIAS .Los tribunales suplicará de las diferencias de las
partes cundo se traté de ejidos, comunidades, ejidatarios y comuneros; lo hará
respecto de los que no estén concluidos en estas categorías como herederos
avecindados, familiares, pequeños propietarios, etc.
Diligencias precautorias. Estas podrán solicitarse y decretarse antes o durante le
juicio agrario y básicamente consisten en el arraigo de personas, el embargo
precautorio y el deposito y aseguramiento de las cosas libros documentos o
papeles relacionados con el juicio agrario por entablar en proceso.
JURISPRUDENCIA AGRARIA.
Es competencia exclusiva del tribunal superior agrario establecer la jurisprudencia
en la materia, así como las tesis que deben prevalecer en la sentencias de los
tribunales unitarios en caso de contradicción. En otras palabras, las jurisprudencia
de la materia se forma de dos maneras distintas: la primera, por la emisión de
cinco sentencias en un mismo sentido no interrumpidas por otra en contrario, que
fueron aprobadas por lo menos por cuatro magistrados; la segunda, cuando el
tribunal superior resuelva en las tesis que deba prevalecer en el caso
contradictorio. La interrupción de la jurisprudencia ocurre cuando existe el voto
favorable de cuatro magistrados, que deben expresar las razones que lo
fundamenten. La jurisprudencia debe ser publicada en el boletín judicial agrario, a
partir de lo cual es obligatoria para los tribunales unitarios. Para el establecimiento
y le interrupción de la jurisprudencia será necesario contar con un quórum mínimo
de cinco magistrados y un mínimo de cuatro votos favorables.
Principios del derecho agrario.


Los principios representan un conjunto de valores que inspiran las normas escritas
que organizan la vida de una sociedad concreta sometida a los poderes de una
Autoridad, generalmente el Estado. Por lo que podemos indicar que los principios
que rigen el derecho agrario son aquellos valores que le dan su fundamento, su
razón de ser.

En la doctrina existe gran diversidad de principios, podemos hacer una
clasificación entre aquellos generales que suelen regir por lo general las demás
ramas del derecho y los específicos los cuales se crearon y han evolucionado en
razón del fin del derecho agrario.

Los principios generales del derecho agrario adquiere carácter formal como fuente
del derecho agrario, junto a la jurisprudencia. Entre los derechos generales
encontramos los siguientes:


El principio de legalidad: lo encontramos fundamentalmente en nuestra
Constitución Política y las leyes que rigen el derecho agrario.
Principio de oralidad: En Costa Rica, la oralidad se enfoca más hacía la
verbalidad, la cual, en estricto sentido, no es oralidad, porque en la etapa de
pruebas el Juez, casi siempre, se traslada al lugar del conflicto y ahí recibe el
elemento probatorio, pero existe en el proceso una parte escrita.
Comienza con un reconocimiento judicial, luego recibe los testigos y, finalmente, la
prueba pericial. Es verbal porque el Juez interroga, dando luego la palabra a las
partes para formular preguntas y, posteriormente, consagra en un acta escrita lo
declarado por el deponente a todas las preguntas.

Principio de inmediatez: El principio de inmediatez a que tiende el proceso
agrario, ha sido considerado como una extensión del principio de oralidad, pues
llega a su máxima expresión en un sistema procesal oral. Supone, el juez
competente para dictar la sentencia sea el mismo que se ocupe de la tramitación
del proceso, sobre todo, de la etapa de recepción de pruebas, a fin de que pueda
apreciar directamente todos los aspectos y detalles de la conducta de las partes,
los testigos, los peritos, obteniendo así una idea más clara del proceso de la que
puede formarse con la simple observación de lo consignado en autos.

Principio de libre valoración de la prueba: “… en materia agraria impera el
principio de apreciación en conciencia de la prueba, que esta Sala ha interpretado
como de libre valoración, lo que significa que el juez no está sujeto a criterios
preestablecidos y que puede hacer la ponderación del acervo probatorio con gran
amplitud, sin otro límite que actuar respetando principios de equidad y de
derecho.” (Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia, Voto N° 9 de las quince
horas del veintinueve de enero de mil novecientos noventa y siete)."

Principio de impulso procesal de oficio: El principio del impulso procesal de
oficio se encuentra regulado en forma genérica por la Ley Orgánica del Poder
Judicial en el artículo 5 al disponer: "Los tribunales no podrán ejercer su ministerio
sino a petición de parte, a no ser en los casos exceptuados por la ley, pero, una
vez requerida legalmente su intervención, deberán actuar de oficio y con la mayor
celeridad, sin que puedan retardar el procedimiento valiéndose de la inercia de las
partes, salvo cuando la actividad de éstas sea legalmente indispensable.
Principios específicos del derecho agrario:

Principio de improrrogabilidad de la competencia: Esto es así por cuanto se
busca que los Tribunales Agrarios, cuyos jueces son especialistas en materia
agraria, le otorguen un tratamiento con una filosofía distinta, aplicando los
principios del derecho agrario. Además se busca la cercanía del juzgador al lugar
de los hechos adonde debe realizar el juicio verbal y la evacuación del elemento
probatorio, para garantizar de ese modo la inmediatez de la prueba y la búsqueda
de la verdad real.

Principio de gratuidad: El principio de gratuidad tiene como propósito garantizar
el acceso a la Justicia de quienes por su condición económica se encuentran en
una situación de desventaja afectándose su derecho a la defensa. Busca poner a
las partes en igualdad de condiciones dentro del proceso.
•Ello se logra convirtiendo el proceso agrario en un proceso menos costoso, más
barato, donde las partes no tienen la obligación de asumir pagos como especies
fiscales, copias, afianzar costas, y se puede litigar en papel común, sin obligación
de rendir ninguna garantía, ni de hacer ningún depósito, salvo las excepciones del
artículo 26 de la ley de Jurisdicción Agraria.

Principio de conservación de los actos procesales: Este principio indica que
cuando hay un vicio en el proceso, lo realmente importante no es el origen del
vicio procesal, sea este absoluto o relativo, sino que interesa más evaluar sus
efectos reales en el proceso.
•El juez al decidir la exclusión de un acto o etapa procesal, no debe analizar los
vicios en su origen, sino en sus efectos, determinando si tales yerros en el
procedimiento han producido irreparable indefensión o no pueden ser
subsanables. Consúltese Resolución de las 14:10 hrs. de 15 de marzo de 1996
que responde al Voto No.202-96 y de las 13:45 horas del 30 de junio de 1999 que
es Voto No. 432 de este Tribunal )

Principio de itinerancia del juez agrario: El Juez Agrario no debe ser sedentario
como es el juez civil. Se ha dicho que en el proceso agrario no es el campesino la
que va en busca de la justicia a la ciudad, sino la justicia la que va en búsqueda
del campesino.

Principio de perpetuidad de la competencia agraria: Una vez fijada,
definitivamente, la competencia para el conocimiento de un conflicto agrario, ante
el juez agrario correspondiente, éste debe continuar tramitando el proceso hasta
su fenecimiento. No se admite el cambio de criterio en cuanto a la competencia,
no puede modificarse, pues ello ocasionaría problemas de inseguridad jurídica.
TRIBUNAL SUPERIOR AGRARIO
Opera colegiadamente, es decir se integran con más de dos juzgadores, se
constituye como revisor del resto de los tribunales en materia agraria; realiza sus
funciones en forma colegiada para este efecto se integra con cinco magistrados
numerarios y uno de ellos presidirá el tribunal, cuenta con uno más de los
magistrados supernumerarios, previsto para suplir cualquier numerario en caso de
ausencia, esto con la finalidad de que el cuerpo colegiado siempre cuente con
cinco magistrados en sus actuaciones, tendrá su sede en el Distrito Federal, y
tiene competencia en toda la República.
El concepto de magistrado proviene del latín magistratus, y es definido "como
funcionario judicial de rango superior, que revisa actuaciones de autoridades
inferiores y que tiene a su cargo la interpretación recta y justa de la legislación
vigente. El magistrado en México es un funcionario de rango inmediato inferior al
de ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.
Para ser magistrado se requiere los requisitos siguientes: (art. 12 LOTA).
I.- Ser ciudadano mexicano, en pleno ejercicio de sus derechos y contar por lo
menos con treinta años de edad cumplidos el día de su designación.
II.- Ser licenciado en derecho con título debidamente registrado, expedido con una
antelación de por lo menos cinco años anteriores a la designación.
III.- Acreditar una práctica profesional mínima de cinco años, y
IV.- Gozar de buena reputación y no haber sido condenado por delito intencional
que amerite pena privativa de libertad.
El magistrado deberá retirarse del cargo al cumplir los setenta y cinco años de
edad o por incapacidad física o mental (art. 13 LOTA).
Los magistrados serán designados por la Cámara de Senadores y en los recesos
de ésta, por la Comisión Permanente del Congreso de la Unión a propuesta del
presidente de la República, la que se hará en una lista de candidatos entre los que
la Cámara o la Comisión deberá elegir (art. 15 LOTA).
En el caso de que ninguno se apruebe la designación del número de magistrados
necesarios, el presidente enviara otra lista (art. 16 LOTA).
Los magistrados designados rendirán protesta ante la Cámara de Senadores o
ante la Comisión Permanente en su caso; durarán en su encargo seis años, y si a
la conclusión de dicho término son ratificados, serán inamovibles y sólo podrán ser
removidos por faltas graves en el desempeño de su cargo, para lo que es
aplicable al procedimiento dispuesto para los funcionarios del Poder Judicial de la
Federación (art. 17 LOTA).
Los distritos en los que habrá de dividirse la República serán establecidos por el
tribunal superior, fijando los límites territoriales de los tribunales unitarios; en cada
uno de esos distritos se establecerán el número de tribunales unitarios que
determine el propio tribunal superior.
El Tribunal Superior dispone de cinco magistrados supernumerarios que tienen su
sede en la Ciudad de México para que realicen actividades que el mismo les
confiera, siendo la de supervisión (inspecciona a los tribunales unitarios), o
suplencia de los magistrados numerarios; además se integra con los siguientes
órganos: Secretario General de Acuerdos; Oficialía Mayor, Contrataría Interna;
Dirección General de Asuntos Jurídicos; y Centros y Unidades de Informática, de
Poblaciones, de Justicia Agraria y Capacitación (art. 2 RITA)
Cada Magistratura contará con los Secretarios de Estudio y Cuenta que considere
indispensables para el mejor funcionamiento de sus actividades.
TRIBUNALES UNITARIOS AGRARIOS
El procedimiento ordinario ante los Tribunales Unitarios Agrarios en esencia es el
mismo que se desarrolla ante otras autoridades jurisdiccionales, pero el juicio
agrario se desarrolla por varios principios:
El de legalidad el cual consiste en su estricto apego a la Ley, es decir el
procedimiento y la resolución que ponga fin al juicio debe ajustarse a las normas
legales aplicables.
Principio de contradicción entendido que no hay procedimientos de oficio sino que
debe iniciarse con una demanda la cual debe corresponder una contestación por
parte del demandado quien tiene a su vez la facultad de contra demandar al actor.
Principio de verdad material, se refiere a que el juez debe observar lo necesario al
amparo de la ley para llegar al conocimiento de los hechos independientemente de
lo que las partes plantean y las pruebas que aportan, este principio se debe a que
es más consecuente con el interés colectivo y con la naturaleza del derecho social
al que pertenece el derecho agrario; ya que se le confiere amplia iniciativa
probatoria al juez.
Principio de oralidad, en el juicio agrario las actuaciones deben realizarse
verbalmente, sin perjuicio de que queden por escrito en el expediente.
Principio de publicidad las actuaciones en que se debe desarrollar el
procedimiento agrario debe ser frente a cualquier persona que quiera
presenciarlas, con excepción de aquellas que así lo exijan cuestiones de
moralidad o de orden en la audiencia.
Principio de concentración se refiere en que una sola audiencia se reúnen la
mayoría de los actos procesales que deben desahogarse, cuya finalidad es dar
mayor rapidez a los juicios.
Principio de inmediatez consiste en que el juzgador debe de presenciar las
principales actividades que en el juicio se desarrollan, tener contacto directo con
las personas que intervienen.
El Tribunal Superior Agrario puede resolver asuntos que normalmente están
destinados al Tribunal Unitario Agrario, esto se debe a las características
especiales que tienen dichos asuntos; a esto se le llama "Facultad de Atracción",
es un medio de que puede valerse el Tribunal Superior para establecer el criterio
unitario de la justicia agraria en relación con los puntos que tienen notable
trascendencia requieran un examen especial y le incumba dictar sentencia al
Tribunal Superior.
Ante los Tribunales Unitarios se tramitan los procedimientos de "jurisdicción
Voluntaria", este procedimiento tiene carácter administrativo, ya que en ellos no
existe litigio, se trata principalmente de acreditar ciertos hechos con el propósito
de sostener un derecho en juicio o fuera de él. Un ejemplo es la posesión que una
persona ejerce sobre un determinado inmueble, esta posesión se acredita
mediante informes de testigos.