You are on page 1of 1

¡Mastúrbate, chica!

El tema de la masturbación femenina ha sido desde siempre uno de los grandes
tabúes de la sexualidad. Los hombres hacen bromas sobre la masturbación o se
generan contenidos dedicados a excitarlos sexualmente y ayudarlos a inspirarse,
pero ¿qué ocurre con las chicas? Es muy raro que una chica joven admita
abiertamente que se masturba e incluso muchas jóvenes no se atreven a probarlo
porque sienten que no está bien, que les da vergüenza o que no tienen derecho.
Tantos años de represión social y religiosa no ocurren en balde y es difícil
deshacerse de los prejuicios, la censura o las opiniones ajenas. Sin embargo es hora
que nos liberemos de toda esta carga que hemos heredado y nos atrevamos a
masturbarnos, a visibilizar la masturbación y a animar a otras chicas a que
empiecen a explorar y conocer su cuerpo y descubrir qué las excita y cómo
conseguir placer.
No es únicamente por una cuestión de independencia, de saber vivir sin un varón
al lado que nos caliente la cama, sino también una cuestión de salud y de sentirnos
bien con nosotras mismas. Los chicos también tenéis que ayudar en este proceso,
pues es algo que supone beneficios para todos y unas relaciones sexuales más
sanas y placenteras.
La masturbación ayuda a que la sangre fluya, a que nuestro cuerpo vibre y se
sienta mejor. Si estás resfriada te ayudará a despejar la nariz o si te duele la cabeza
también puede aliviarla. Es muy beneficioso para ayudar a disminuir los dolores de
la regla. En tu propio cuerpo tienes un mecanismo que te puede ayudar a que te
sientas mejor.
¿Sabías que la mujer es el único animal con un órgano que le sirve exclusivamente
para recibir placer? Conocer el clítoris, saber cómo le gusta que lo toquen, mimarlo
y protegerlo es muy importante para ellas y para ellos. Una mujer que se masturba
sabe guiar a un hombre para conseguir juntos el mayor placer posible. Un hombre
que sabe excitar a una mujer tendrá unas relaciones sexuales mucho más
satisfactorias. Cada mujer es diferente y no hay ninguna guía para ser un gran
amante. Sólo vale en este caso conocerse a sí misma y conocer al otro o a la otra.
Lamentablemente todavía hay mujeres a las que les cercenan su clítoris. Hacer esto
es uno de los actos de dominación patriarcal más brutales y crueles que existen.
Por lo tanto en la masturbación femenina también vemos un acto político, en el que
se reivindica el clítoris de cada una, el placer de cada una.
No hay que sentir vergüenza tampoco por lo que se pase por tu cabeza cuando te
masturbas. Las fantasías son unas cosa muy diferente de la realidad y puede ser
que algo que te excite al ser pensado no te vaya a excitar si ocurriera de verdad.
Dejar volar la imaginación y no culpabilizarse es el primer paso para empezar a
conocerse, a amarse y a disfrutar de ti y de los demás.