You are on page 1of 7

Gustavo Díaz Ordaz

Fecha de gobierno: Del 01 de diciembre de 1964 al 30 de noviembre de 1970.
Partido Político: Partido Revolucionario Institucional (PRI)
Lugar y fecha de nacimiento: 12 de marzo de 1911 en Ciudad Serdán, Puebla.
Lugar y fecha de fallecimiento: 15 de julio de 1979 en la Ciudad de México.



Su nombre completo fue Gustavo Díaz Ordaz Bolaños. Fue abogado y político mexicano
que obtuvo el puesto de la presidencia de la República Mexicana durante un sexenio.
Sus padres fueron:
* Ramón Díaz Ordaz
Nació en una familia tradicional poblana de clase media, su familia y él se fueron a vivir a Oaxaca, lugar donde realizó sus estudios
básicos. Con forme fue creciendo y madurando, en el camino conoció a muchas personas y sus buenas relaciones de amistad le
ayudaron a conocer a Juan C. Bonilla, quien más tarde fungió como gobernador de estado de Puebla.
Gustavo Díaz Ordaz estudió su carrera en la Universidad de Puebla y obtuvo el título de su licenciatura en derecho en 1931. Los
trabajos que tuvo fueron buenos, en 1932 trabajó en una oficina administrativa dependiente del gobierno de Puebla. Más tarde fue
actuario y escribiente de un juzgado municipal. Fungió como juez de Tecamachalco.
Fue funcionario en el Consejo de Conciliación y Arbitraje, así como presidente del Supremo Tribunal de Justicia. Su capacidad de
enseñanza-aprendizaje le ayudó para que después trabajara como profesor y vicerrector de la Universidad de Puebla (institución
educativa donde años atrás había estudiado).
Se casó con Guadalupe Barja, una mujer con buenos recursos económicos. Gustavo siempre tuvo en claro que además de ser
abogado lo que más le gustó fue la política, siempre estuvo firme en alcanzar puestos importantes en ese rango. Por lo que con el
paso del tiempo se emergió más en la vida política y tuvo varios cargos públicos importante en el estado de Puebla. Fue diputado
federal de 1934 a 1946.
Más tarde fungió como senador de 1946 a 1952. Su vida fue estable y demostró ser eficiente en sus anteriores cargos, sus
características principales fueron la dedicación, puntualidad y entrega y responsabilidad por desempeñar un trabajo de calidad.
Debido a eso, en 1958 fue nombrado secretario de Gobernación durante el gobierno del presidente Adolfo López Mateos y estuvo
en dicho cargo hasta el año de 1963.
Su buena relación de amistad con Manuel Ávila Camacho le ayudó para que éste siempre lo apoyara en todo. Entre otros de sus
amigos estuvieron Adolfo López Mateos y Alfredo del Mazo, con quienes asistía a fiestas, eventos políticos, espectáculos de obras de
teatro, así como asuntos tribunales.
Finalmente su ascenso político más importante de la historia fue que en 1963, cuando Gustavo Díaz Ordaz fue postulado como
candidato a la presidencia de la República Mexicana en representación del Partido Revolucionario Institucional (PRI). El resultado de
las elecciones mostró que Gustavo fue quien obtuvo la silla presidencial y el Congreso de la Unión lo declaró el nuevo presidente del
país el 08 de septiembre de 1964 para el sexenio de 1964 a 1970.
Su administración se caracterizó por lo siguiente:
– Le dio una continuidad a las obras de infraestructura en todo el país.
– Estableció un programa especial de desarrollo económico y social de 1966 a 1970.
– Se continuó dando el crédito agrario.
– Se realizaron los juegos olímpicos en México en 1968.
– Se firmó el Tratado de Tlatelolco.
– Se construyó el Metro de la Ciudad de México.
– Se realizó la Copa Mundial de Fútbol en 1970.
– Promulgó la Ley Federal del Trabajo el 01 de mayo de 1970. Éste es un documento donde se encuentran plasmados todas las leyes
sobre el trabajo y los trabajadores. Sirve para regular la relación entre el patrón y sus trabajadores, señala cómo deben ser los
salarios, prestaciones, riesgos en el trabajo, indemnizaciones y despidos.
– Fomentó el desarrollo económico de México.
– Se hizo una reforma agraria.
– Impulsó un plan agrario integral, así como la industrialización rural y las obras de irrigación del país.
– Firmó el Tratado de Tlatelolco para la proscripción de las armas nucleares en América Latina.
– Continuó mejorando la educación en todos los niveles.
– Mejoró la seguridad en todo el país.
– Fomentó el ahorro interno.
– Mejoró el sector privado y público.
– Otorgó el voto a los jóvenes de 18 años de edad.
– Se realizaron los juegos olímpicos en 1968
– Se llevó a cabo el campeonato mundial de futbol en 1970.
Gustavo realizó una campaña para incrementar el desarrollo económico del país y le dio el nombre de desarrollo estabilizador. En
ésta se trató de hacer que México se desarrollara en todos los aspectos, como económica, social y políticamente. Las características
principales de dicha campaña son las que se muestran a continuación.
* Aumentar la inversión extranjera y nacional.
* Incrementar la producción.
* Aumentar los salarios de los trabajadores.
* Mantener estable el valor del peso.
El gobierno de Díaz Ordaz fomentó el desarrollo económico de México, impulsó un plan agrario integral, la industrialización rural y
las obras de irrigación. En 1967, se firmó en la capital de la República, bajo su auspicio, el denominado Tratado de Tlatelolco, del que
habría de surgir el Organismo para la Proscripción de Armas Nucleares de América Latina (OPANAL). Fue iniciativa suya la
construcción de la Siderúrgica Lázaro Cárdenas en las Truchas y puso especial interés en la ampliación de la infraestructura
hidráulica llegando a construir 107 presas. Díaz Ordaz emprendió la obra del metro en la ciudad de México. Gustavo Díaz Ordaz
otorgó el voto a los jóvenes de 18 años y promulgó una nueva Ley del Trabajo teniente a mejorar la situación laboral de los obreros.
Su obra gubernamental fue opacada por su intervención contra el Movimiento Estudiantil 1968, que culminó con la
sangrienta matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, el dos de octubre. Durante su gestión se organizó en México
la Olimpiada de 1968.
El 1 de diciembre de 1970 le sucedió en la presidencia el que había sido su primer secretario de Gobernación, Luis Echeverría
Álvarez, también miembro del PRI. Fue el primer embajador de México en España, en abril de 1977, al reanudarse las relaciones
diplomáticas entre ambos países, tras 40 años de interrupción de las mismas. Pocos meses después, renunció al cargo, y, el 15 de
julio de 1979 falleció en la ciudad de México.

LA CRÍSIS POLÍTICA. EL GOBIERNO DE GUSTAVO DÍAZ ORDAZ 1964-1970
EL CONTEXTO INTERNACIONAL

En el ascenso a la presidencia de Díaz Ordaz jugará, como lo veremos, un papel importante su desempeño como secretario de
Gobernación, pero sobre todo su aspecto de político especialista en reprimir a los movimientos sociales y populares y su manifiesto
anticomunismo. En esta definición jugará un papel relevante la presión velada o descarada de los Estados Unidos a través de un
programa como el ALPRO (Alianza para el Progreso), que pretendía brindar ayuda económica en la región para evitar la propagación
del <>cubano.
Con el ALPRO Estados Unidos pensaba evitar no sólo movimientos revolucionarios como el cubano sino también reformas
indeseables como la de Jacobo Arbenz en Guatemala en 1954 continuando así con la rivalidad internacional de los bloques de poder,
el soviético y el estadounidense, propios de la posguerra y como continuación de la Guerra Fría después de la efímera coexistencia
pacífica. Kennedy quien diseñó esta política poco después de haber asumido su mandato, propicio junto con sus sucesores que se
invirtieran en forma de ayuda hacia América Latina entre fondos públicos y privados veinte mil millones de dólares. Con esta
inversión se pretendía incorporar a América Latina como zona exclusiva de influencia de los Estados Unidos. En el diagnóstico que
mando realizar Kennedy para aplicar esta política se observaba que los conflictos sociales en Latinoamérica eran resultado de la
pobreza y de la desigualdad extremas. Por lo que era necesario alentar en la región el crecimiento económico.
Durante la década de los 60 los Estados Unidos se asumirán en el gendarme de América Latina y el Caribe; Cuba será la excepción,
protegida bajo el poder de la URSS. Díaz Ordaz asumirá, al igual que López Mateos, la política de sujeción a los Estados Unidos
mediante el ALPRO y la ratificación de los principios de la Carta de Punta del Este.

EL ASCENSO DE DIAZ ORDAZ A LA PRESIDENCIA

El sexenio de Díaz Ordaz es dentro del sistema político mexicano el del límite máximo del autoritarismo. A principios de 1963, López
Mateos había dejado correr la voz a la opinión pública como candidatos a casi todo su gabinete: Donato Miranda Fonseca, Ernesto P.
Uruchurtu, Antonio Ortiz Mena, Julián Rodríguez Adame, Raúl Salinas Lozano, Manuel Moreno Sánchez, Javier Barros Sierra, Alfredo
del Mazo, Javier Rojo Gómez, Benito Coquet, y desde luego, Gustavo Díaz Ordaz.
Una coyuntura le permite al Secretario de Gobernación ser señalado como el candidato ideal: el ex presidente Alemán apoyaba a
Ortiz Mena; el general Cárdenas buscaba un candidato que representara los interés del grupo que aglutinaba, y pensaba en
Heriberto Jara como su representante; Díaz Ordaz será la posición intermedia que aglutinara las fuerzas del poder político en virtud
de que ninguna de estas facciones puede quedar fuera del curso de este arreglo político, pues depende de este la fortaleza y la
unidad de la hegemenonía política del partido en el poder.
El conservadurismo de Díaz Ordaz está marcado por su desempeño como Secretario de Gobernación, donde siempre fue intolerante
con la izquierda, aplicando por cualquier motivo contra los líderes sociales el <>.

POLITICA INTERNA

Al llegar a la presidencia de la república, Díaz Ordaz, asume un papel más de ejecutor de castigos que de ejecutivo. Los elementos
que lo caracterizaran serán la rigidez, tomando como eje el ejercicio de la justicia, emparentándolo a la vez con sus concepciones de
lo prohibido y lo permitido, y sus costumbres administrativas que sobreponía sobre la negociación política.
Díaz Ordaz continuara la ideología política "desarrollista" de su antecesor López Mateos. Sin embargo, la diferencia radical será el
exacerbado autoritarismo presidencial con que asumió sus funciones ejecutivas. El gobierno gira en torno a la estabilidad monetaria
y ante el conservadurismo en el apoyo al campo, señalado por la declaración de que ya no hay tierras que repartir, por lo que sólo
queda una mejor redistribución. Con el ascenso de Díaz Ordaz los sectores empresariales nacionales y extranjeros se vigorizan como
resultado del viraje de la política del régimen y como resultado del debilitamiento de los grupos de izquierda a nivel social y del ala
liberal de la <>, tal es el caso del expresidente Cárdenas.
La política desarrollista de Díaz Ordaz, su programa de gobierno, se expresa claramente en el Proyecto de Lineamiento para
Desarrollo Económico Social 1966-1970, donde se señalaban los siguientes objetivos: 1. Alcanzar un crecimiento económico por lo
menos de 6% en promedio anual. 2. Otorgar prioridad al sector agropecuario para acelerar su desarrollo y fortalecer el mercado
interno. 3. Impulsar la industrialización y mejorar la eficiencia productiva de la industria. 4. Atenuar y corregir desequilibrios en el
desarrollo, tanto regionales como entre distintas ramas de la actividad. 5. Distribuir con mayor equidad el ingreso nacional. 6.
Mejorar la educación, vivienda, las condiciones sanitarias asistenciales, la seguridad y, en general, el bienestar social. 7. Fomentar el
ahorro interno. 8. Mantener la estabilidad del tipo de cambio y combatir las presiones inflacionarias
Sin embargo, durante el sexenio se manifestaron y propagaron diversos objetivos, acciones y metas gubernamentales, tales como:
conservar la estabilidad económica y la tranquilidad política; mantener la unidad nacional como norma inquebrantable de gobierno;
conservar la independencia de México, la libertad, la dignidad y el progreso de los mexicanos; fortalecer el Poder Judicial Federal y
elevar su eficiencia; mejorar las condiciones económicas, sociales y técnicas de las fuerzas armadas; procurar que a nivel
internacional prive la equidad y la eficacia.
Estas metas y objetivos de gobierno simplemente reivindicaban como único camino el del modelo el del desarrollo estabilizador y la
consolidación de la intervención del Estado a favor del gran capital nacional y extranjero. Durante el sexenio de Diaz Ordaz, como lo
veremos más adelante con más detalle, el sector agrícola supedito su desarrollo al sector industrial que sólo creció de 1963 a 1969
en un 2%, la inversión estadounidense pasó a ser del 80% del capital extranjero. La estructura económica se diversificó aumentó al
disminuir la producción de textiles, calzado, alimentos industrializados, bebidas y otros a favor de la producción de bienes
intermedios, petróleo y electricidad que aumentaron gradualmente. En su totalidad el PIB creció en la década de los 60. Sin
embargo, la redistribución del ingreso como el más ambicioso objetivo del desarrollo estabilizador no se logró. En cambio en el
sector agrícola aumentaron los índices de inflación, que a la larga lo descapitalizarían. El capital se fortaleció ya que el ahorro interno
beneficio a la banca privada, lo que también propició el uso de tarjetas de crédito, y por ende, el aumento de un mercado de bienes
no indispensables y superfluos.
Tal parecía que la política nacional era la correcta, sin embargo, los límites del desarrollo estabilizador estaban marcados por sistema
capitalismo internacional, el que hacia 1967 marcaba ya un anunció de la crisis de los 70, y el inicio de una nueva etapa de
proteccionismo comercial a nivel mundial.

EL PROYECTO DEMOCRATIZADOR DEL PRI Y SU FRACASO. PROBLEMAS DE LOS SECTORES MEDIOS URBANOS Y SUS EXPRESIONES
POLÍTICAS: MOVIMIENTO MÉDICO DE 1964-65 Y MOVIMIENTO ESTUDIATIL DEL 68.

El proyecto democratizador del PRI y su fracaso.

En diciembre de 1964 los intentos del cambio democrático tuvieron su origen, paradójicamente, en el propio PRI, cuyo presidente, el
tabasqueño Carlos Madrazo intentaría cambiar los mecanismos de elección interna de los candidatos a representación popular, con
lo que creía sería el primer paso para una transformación más radical. Madrazo había sido gobernador de su estado natal y se había
caracterizado por su madurez, apego a la ley y la construcción de una amplia obra pública que le dio entre sus coterráneos gran
popularidad. Asimismo Madrazo no partía de cero, conocía los mecanismos más añejos y viciados del funcionamiento de su partido,
por lo que había decidido intentar desterrarlos. La experiencia del nuevo presidente del PRI tenía su antecedente en las elecciones
primarias partidarias emprendidas durante el alemanismo, empero, esta tradición no fructifico y prevaleció la negociación de
caciques y hombres fuertes locales, interés de los sectores del partido o de los gobiernos estatales en el poder para imponer o
sostener a sus candidatos con la burocracia central del partido y de consuno con el poder presidencial. Tal parecía que existía una
regla no escrita donde se señalaba que los candidatos a diputados y senadores por la Federación los nombraba el presidente, los
diputados locales los gobernadores de los estados y a los alcaldes el pueblo. Sin embargo, esta regla no funcionaba tan
mecánicamente ya que las élites de los estados y los poderes regionales presionaban el centro para tratar de apoyar a los candidatos
de su conveniencia e imponía a los municipios sus candidatos a regidores. Estos mecanismos de elección que se habían afinado
desde la creación del PRM alejaban a los candidatos de las bases, lo que era un peligro latente para su alejamiento del partido sobre
todo a nivel municipal. Esta situación era ya muy evidente en algunas partes de la república. En San Luis Potosí este despertar de las
bases se dio con la formación de la Unión Cívica Radical liderada por el médico de gran prestigio, el Dr. Salvador Nava, quien había
militando en el PRI e intentado buscar la presidencia de la capital potosina, pero se había enfrentado al veto del cacique local
Gonzalo N, Santos.
Esta situación evidenciaba que los líderes priistas podían mover a las bases llenando plazas y realizando mítines pero que su voto no
era seguro. La transformación de las ciudades a través de la migración campesina había hecho que estas se convirtieran en un
conglomerado más heterogéneo difícil de “controlar” políticamente hablando. Parecía que los tres sectores del PRI no dotaban al
partido de la capacidad suficiente para mantener su hegemonía electoral. Aunque hoy nos parecen un poco tibias las medidas de
Madrazo convulsionaron los intereses de la clase política de su partido, provocando inquietudes y zozobra al ver dañados sus
intereses. Madrazo nunca hablo de modernizar al PRI su propuesta de reforma consistía simplemente en plantear el alejamiento de
las bases de los poderes de los Estados y del Federal. Su reforma comprendía tres aspectos fundamentales. El primero, era la
autonomía del partido en los niveles locales de gobierno, que buscaba una elección real de la dirigencia priista a nivel local,
partiendo de criterios seccionales y de estructura geográfica y no sectorial, para continuar hacia arriba hasta alcanzar a los comités
directivos estatales, pasando por los comités municipales. El segundo aspecto era la culminación del primer procedimiento y
consistiría en la elección por la base de los integrantes de las planillas municipales a contender en las elecciones. Se pretendía que
en el futuro este mecanismo electoral comprendiera otros puestos de elección popular pero nunca se señalaron cuales. Finalmente
el tercer aspecto era una sutileza: reforzar la estructura geográfica, lo que conllevaba la búsqueda de ciudadanos para al partido, es
decir, de privilegiar la afiliación individual y no la colectiva.
Para Madrazo el PRI debería ser un partido de ciudadanos que debía dejar de lado su retórica oficial basada en los conceptos de
obrero, campesino, proletario, pueblo y nación. La propuesta de Madrazo lastimó los más arraigados intereses del sistema político
mexicano, y su reforma fracaso a pesar del apoyo de CTM y la CNC. Serían la CNOP y los gobernadores quien obligaría a Madrazo,
apoyados indudablemente por Díaz Ordaz, a renunciar a la presidencia de su partido.
Al abandonar el PRI, Madrazo no renunció a su militancia y realizó una campaña nacional de consultas escritas y conferencias
magistrales que pedían cambios en su partido así como denotaban el enorme deseo de participación política de las clases medias en
ascenso.

El movimiento médico

La política de falsa apertura democrática y aparente radicalidad del gobierno de López Mateos había dejando no sólo una honda
huella en los movimientos populares, sociales y en el resurgimiento de las formas de lucha de la oposición política, así como las
condiciones latentes de una guerrilla rural, la insatisfacción de un movimiento obrero y campesinos vejado, reprimido o
mediatizado. A esta situación se sumaba la insatisfacción de las clases medias, que veían restringidas sus necesidades políticas y
diezmadas muchas de su reivindicaciones sociales. Esta política cortaría el presupuesto social especialmente a la salud y a la
educación., lo que daría la pauta para el surgimiento primero de un movimiento médico que buscaba mejoras a su gremio y de un
movimiento estudiantil con un horizonte más amplio, que reivindicaría una situación política distinta.
El primero en surgir sería el movimiento médico. Se iniciaría tres días antes del cambio de poderes previsto para el primero de
diciembre de 1964, a raíz de la cancelación del pago del aguinaldo a los médicos becarios y residentes del Hospital 20 de Noviembre,
que integraron la Asociación Mexicana de Médicos Residentes e Intemos, A.C e iniciaron un paro de labores.
La expansión de los servicios de salud en el IMSS, ISSSTE y Secretaría de Salubridad y Asistencia propició que el número de
trabajadores de bata blanca aumentara. La consecuencia lógica de esta expansión sería el deterioro de las condiciones de trabajo de
los médicos, los bajos salarios, raquíticas prestaciones, extenuantes y largas jornadas de trabajo que comprendían 36 horas de
servicio por 12 de descanso. Esta expansión fue posible gracias a sobreexplotación de los llamados “médicos becarios”, estudiantes
del último año de medicina, que trabajan en los hospitales públicos y que no eran considerados como trabajadores por las
autoridades gubernamentales, carecían de un verdadero contrato de trabajo, su antigüedad no contaba cuando dejaran de ser
becarios e incluso carecían de servicio médico para sus familiares.
Ante esta situación realizaron dos nuevos paros de labores: uno enero y otro en abril del año siguiente. El gobierno prometió
solucionar sus demandas y no cumplió. En cambio el gobierno inició represalias contra los paristas, manipuló a la opinión pública
mediante la prensa con el afán de desacreditar el movimiento, y ordenó represiones físicas y persecuciones policiacas contra los
principales líderes.
El 16 de agosto los médicos, situados en un callejón sin salida, realizaron su cuarto y último paro. El gobierno recurrió a una dura
represión del movimiento, desalojó con el cuerpo de granaderos los hospitales 20 de noviembre, Colonia y Rubén Leñero. Acto
seguido los médicos paristas fueron sustituidos por médicos militares; además, en un golpe manipulador y de fuerza ante la opinión
pública,, el gobierno ordenó a la Federación de Sindicatos de Trabajadores del Estado organizar una manifestaciones de apoyo a sus
medida para desacreditar al movimiento y a la Procuraduría General de la República consignar y aprehender a los cabecillas del
movimiento, cerrando su pinza autoritaria con el cerco de los hospitales por los granaderos.
La puntilla final al movimiento consistió en elaborar listas negras de los médicos participantes y de los líderes que no sólo
suspendían su posibilidad de ser contratados por el gobierno sino en un principio de volver a ejercer su profesión. El autoritarismo
del nuevo gobierno era un hecho. Finalmente, poco tiempo después, las demandas de los paristas se cumplieron en parten
mejorando las condiciones laborales y salariales de los trabajadores de bata blanca.

El movimiento Estudiantil

El movimiento estudiantil, en cambio, tuvo un cariz muy distinto al movimiento médico. Mientras este era un grupo aislado, el
estudiantil enarbolaría demandas de mayor significado y trascendencia política. Desde 1966 la politización de la UNAM, por la
reforma académica del rector, Dr. Ignacio Chávez, desató una huelga estudiantil. Chávez pretendía normar la entrada a todas las
facultades mediante un examen de admisión, por lo que el egreso con éxito del bachillerato universitario ya no garantizaría la
entrada a la universidad. Por otra parte, los profesores deberían capacitarse continuamente mediante un examen de "defensa" para
cada curso a impartir. La huelga inició en la Facultad de Derecho, se unieron a sus dirigentes otros maestros universitarios y
estudiantes del bachillerato. Después de varias semanas de disturbios los huelguistas tomaron las oficinas del rector. El rector
renunció y en su lugar fue electo el ing. Javier Barros Sierra, quien reinstaló el pase automático. Este antecedente negativo, debilitó
a la universidad como una institución autónoma y marcó la pauta de otros movimientos en la UNAM. Sin embargo, en la provincia,
las universidades de los estados no corrieron con la misma suerte. En octubre fue reprimido el movimiento estudiantil en Michoacán
por el ejército. Al año siguiente fueron reprimidos los movimientos en Tabasco, Morelia y Puebla.
En 1968, las protestas iniciaron en Guanajuato con una marcha a Morelia, exigiendo la liberación de los estudiantes encarcelados
dos años antes. En la capital el inicio del movimiento estudiantil se desarrolló a principios de este año, cuando estudiantes de nivel
bachillerato se enfrentaron violentamente, interviniendo la política de la misma forma y arrestando e hiriendo a muchos
estudiantes. La insensatez policiaca ocasionó que el movimiento se convirtiera en una bola de nieve, que aumentaba día con día. Los
granaderos intervinieron, sin ningún sentido, contra cualquier protesta estudiantil. Al conmemorarse la revolución cubana una
marcha de protesta fue agredida brutalmente. En otra ocasión se utilizaron bazucas para allanar una escuela preparatoria de la
UNAM. El 30 de julio todas las preparatorias de la UNAM cerraron sus puertas, a pesar de la airada protesta del rector Barros Sierra
en contra de la violación de la autonomía universitaria. Se efectuó una manifestación dentro del campus universitario que reunió a
más de 10 000 estudiantes, maestros y padres de familia. Cientos de manifestantes fueron arrestados. La espiral de la protesta
creció hasta el 2 de octubre, cuando en un mitin realizado en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, donde tras de recibir una
señal de bengala desde los helicópteros de la policía, los soldados ametrallaron a la multitud.
La magnitud del autoritarismo estatal materializado en la violencia de la Matanza del 2 de octubre ha tenido diversas
interpretaciones, siendo la más común señalarlo como un parte aguas de la historia nacional, momento en que el Estado autoritario
mexicano, debe cambiar de rumbo, para recobrar un mínimo de la legitimidad pérdida. Una interpretación en este sentido es la de
Sergio Zermeño, quien a partir de una análisis detallado del movimiento del 68, nos presenta la naturaleza de las luchas sociales, el
Estado y la represión en México. Atribuye cuatro causas profundas del movimiento del 68:
1) la inadecuación del sistema para absorber y presentar las demandas de los sectores sociales;
2) el deterioro de las relaciones Estado-universidades;
3) el debilitamiento del modelo cultural o ideológico y del nacionalismo dominante;
4) el favorecimiento del Estado de las clases altas, actitud percibida agudamente por algunas capas medias
ASPECTOS ECONOMICOS
 Se adquirieron dos ferrocarriles de corto tránsito: el Intercaliforniano y el de Nacorazi.
 Se desarrolló la telefonía nacional e internacional.
 Creció la red de carreteras en 14, 200 kilómetros.
 Fueron modernizados y construidos más de cincuenta aeropuertos.
 En en este periodo que se iniciaron las labores del Sistema de Transporte Colectivo (Metro) con dos líneas
 La que va de Pantitlán a Tacubaya, y la de Taxqueña a Cuatro Caminos.
 Se construyó la presa de La Amistad en Coahuila
 *Díaz Ordaz continuó la política económica denominada Desarrollo Estabilizador, que básicamente consistía en hacer crecer
la economía, manteniendo estables la inflación y la paridad monetaria.
 El porcentaje de la Deuda Externa con respecto al PIB inició su incremento y terminó en 11.99%.
 Se fundó el Instituto Mexicano del Petróleo y en general la industria petrolera y petroquímica recibió un fuerte impulso

ASPECTOS POLITICOS
 El gobierno optó por una política de "apertura" que permitiera restaurar la normalidad de la vida democrática.
 En su informe de 1969, expresa ante el Congreso de la Unión: “Asumo íntegramente la responsabilidad personal, ética,
jurídica, política e histórica por las decisiones del gobierno en relación con los sucesos del año pasado”. Pero la represión
realizada acaba por caracterizar toda su gestión y opacar casi por completo las acciones positivas de su gobierno. Al
siguiente año, durante la inauguración del campeonato mundial de futbol en el estadio Azteca, recibe una prolongada
rechifla de la masa asistente.
 El período de Díaz Ordaz se caracterizó por su autoritarismo, obstinación y falta de capacidad de negociación para resolver
los múltiples problemas internos que tuvo.
 En su sexenio fue modificado el Artículo 34 de la Constitución, dándole derecho al voto a los jóvenes mayores de 18 años. A
la fecha creo que nadie entiende
 Nombro candidato a la presidencia por el PRI, a Luis Echeverría Álvarez

ASPECTOS SOCIALES
 El 18 de septiembre de 1968, tras la agitación estudiantil que alcanza a muchos países y también a México, casi en vísperas
de los XIX Juegos Olímpicos cuya sede es la capital del país, el Ejército ocupa la Ciudad Universitaria, luego de una larga
huelga sostenida por estudiantes universitarios y politécnicos. Asimismo, el Ejército toma el Casco de Santo Tomás, edificio
principal del Instituto Politécnico Nacional. La toma de los planteles universitarios causa la renuncia de otro rector de la
UNAM, Javier Barros Sierra, que aunque no le es aceptada, sí logra el desalojo de la tropa del campus universitario. Díaz
Ordaz se niega a derogar el artículo 145 bis del Código Penal que sirve de base legal para la represión política y concluye
que “todo tiene su límite”…
 Pocos días después, el 2 de octubre del mismo año, el Ejército reprime sangrientamente en Taltelolco el movimiento
estudiantil tras de que semanas antes Díaz Ordaz convocara, sin respuesta, a un arreglo desde Guadalajara: “Una mano está
tendida. Los mexicanos dirán si esa mano queda tendida en el aire”.
 En Guerrero se hicieron evidentes los problemas en asuntos ejidales y de cacicazgo.
 En Sonora hubo fuertes manifestaciones en contra del gobierno local, y tuvo que intervenir el ejército.
 Uno fue la migración de muchos campesinos a la ciudad, lo que causó problemas serios de vivienda.
 Entre 1965 y 1966 se ponen en marcha las obras viales necesarias para interconectar las sedes olímpicas.
 Durante el gobierno de Díaz Ordaz se construyó la presa de La Amistad en la frontera de Coahuila con Texas.
 Creció la red de carreteras federales en 14,200 kilómetros y fueron modernizados y construidos más de cincuenta
aeropuertos

ASPECTOS CULTURALES
 < De su gestión presidencial se recuerda especialmente la matanza de Tlatelolco, un despliegue militar del
Gobierno para acallar las protestas estudiantiles que arrojó centenares de muertos y heridos el 2 de octubre de 1968.