You are on page 1of 6

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA
DE LA FUERZA ARMADA
NÚCLEO ARAGUA - SEDE MARACAY
























Mantenimiento Vial

“La inversión en infraestructura permite el mantenimiento en condiciones
óptimas de éstas, permitiendo el desarrollo del país”


Profesor:
Tte. Cnel. Javier Molina


Bachilleres:
Brito, Angela
Guzmán, David
Olivo, Moisés
Ramos, Jelmary

Ing. Civil Diurno


Noviembre, 2014
INFORME

El mantenimiento del Sistema Vial o de transporte, especialmente el de las carreteras,
ha sido de importancia considerable durante estos últimos años. La disponibilidad de vías
adecuadas para el transporte es esencial, tanto para garantizar la competitividad y capacidad
exportadora de los países como para promover su desarrollo local y la calidad de vida de sus
habitantes. Es por ello que los países han hecho y están haciendo grandes esfuerzos para
mejorar su vialidad básica. No obstante, a medida que las redes viales son utilizadas por el
transporte pesado las carreteras se van deteriorando, y si no se mantienen oportuna y
adecuadamente, ese deterioro alcanza niveles que pueden requerir su reconstrucción en
períodos relativamente cortos con relación a la vida útil prevista en la decisión de inversión
original. El sistema de vías de un país representa una inversión de gran valor, en el que una
nación gasta miles de millones de dólares a lo largo de los años para diseñarlo y construirlo.
De allí que resulte imperioso, que las entidades responsables de su mantenimiento y
conservación dispongan de una estrategia para contar permanentemente con la organización,
la capacidad institucional, las herramientas técnicas adecuadas y el financiamiento necesario
para garantizar una gestión óptima de este patrimonio. Los programas de mantenimiento vial
son, sin duda alguna, un factor de valorización de este capital físico.
El comportamiento de los pavimentos sigue, en general, una vez diseñado y
construido el pavimento para una determinada vida útil, la calidad del servicio que brinda al
usuario, medida en términos de estado o condición del pavimento, va disminuyendo
conforme el mismo es requerido por las cargas que lo transitan y el clima presente. En
consecuencia, el servicio se va deteriorando con el tiempo, desmejorando su estado o
condición.
El análisis del deterioro de un camino y su aptitud en una escala desde el punto de
vista de su estado o condición, permite generalizar en forma estimada el estado del camino a
lo largo de su vida útil o período de servicio. Puede decirse de manera general y para un
camino diseñado, construido y mantenido adecuadamente, que el pavimento se deteriora
desde su puesta en servicio y hasta alcanzar aquel nivel de inaceptabilidad, de manera
relativamente lenta en un principio y mucho más rápida hacia el final, acelerándose
significativamente su deterioro de manera progresiva a partir de un determinado momento.
Del mismo modo, la estrategia de mantenimiento y/o rehabilitación seleccionada
tiene consecuencias directas en el nivel de servicio que el camino brindará al usuario durante
su vida útil. Entre los factores objeto de Mantenimiento de Vías se pueden mencionar las
siguientes: Vías Rurales, Urbanas (Calzadas y superficies), Férreas, Puentes, Obras de
Drenaje (Laterales y Drenajes), Iluminación, Señalización y Poda de árboles.

Mantenimiento de Calzadas y Superficies de Vías Rurales y Urbanas

En Venezuela la mayor parte de los pavimentos son flexibles estando estos
constituidos en su forma más sencilla por la sub-rasante, una capa sub-base, una capa base y
una carpeta asfáltica de rodamiento, pero también existen pavimentos rígidos, los cuales
están constituidos en su forma más sencilla; por una sub-rasante, una capa sub-base, una capa
base y una capa de concreto; este tipo de pavimento actualmente es poco utilizado en nuestro
país debido a su alto costo y a su tedioso proceso constructivo, pero el mismo debe ser
empleado en carreteras en donde el tránsito vehicular sea elevado, en especial los vehículos
pesados, ya que este tipo de pavimento tiende a ser más duradero en el tiempo que los
pavimentos flexibles, y requieren de menos mantenimiento.
Teniendo en cuenta este criterio éste debe estar determinado durante las inspecciones
de campo que se realizan en los diferentes cambios climáticos de la región donde se
encuentra la vía, especialmente en el clima lluvioso cuando se asocia con los drenajes de
aguas superficiales y pueden ser apreciados a simple vista, por otra parte, la estabilidad de
taludes y las descargas del sedimento en los cuerpos de agua se hacen visibles también, de
acuerdo a ello pueden ser identificadas y priorizadas, de tal manera que:
- Siendo las corrientes de agua la primera prioridad, se considera la construcción o
desobstrucción de canales o cunetas de desviación de los cruces de agua para que la
escorrentía se desvíe hacia las áreas cubiertas de piedra menuda o amortiguadores a base
de vegetación y no descarguen directamente en los cuerpos de agua, ya que obstaculizan
la vía y la desgasta con el paso vehicular.
- Realizar un cronograma de mantenimiento para que las alcantarillas o cunetas de drenaje
se revisen periódicamente y limpiadas de material cuando estén obstruidas, ya que los
derrumbes o deslizamientos ocurren por la obstrucción de éstas.
- Debe existir un mínimo de 10 mts. De área de amortiguamiento cubierta de vegetación a
lo largo de ambos lados de los cursos de agua de la vía.
- Nivelación de la superficie del camino para eliminar todo posible material deslizante y
evitar la pérdida al mínimo del material de revestimiento.
- Nivelación profunda del camino para eliminar huecos, baches y rodaduras y reponer el
material de revestimiento que se esparce.
- Eliminación de secciones fangosas llenándola con grava o con el material de calidad
requerido
- Reposición del material de revestimiento donde sea necesario y medidas de control de
erosión alrededor de las estructuras de drenajes.
- Nivelación y conformación de la superficie de la vía para mantener una adecuada corona
y patrones de drenaje de la superficie.
- Remoción de camellones laterales y redefiniciones de drenajes transversales para evitar
el estancamiento de agua en el camino.
- Limpieza y reparación de la superficie de los puentes, barandillas, bases, estribo y canal,
sobre todo cuando se percibe la existencia de vegetación acumulada en las bases o
pilastras que puedan formar diques.
- Limpieza de áreas de deslaves, muros de contención y otras estructuras.
- Limpieza de la orilla del camino de árboles y arbustos a fin de mantener la visión sin
obstrucción en la distancia visual.
- Mantenimiento y reemplazo de señalizaciones del camino.
- La iluminación debe ser observada a fin de realizar los reemplazos necesarios.
Se debe tener en cuenta que el mantenimiento si es excesivo no es favorable por cuanto
se puede promover la erosión de la vía.
La vegetación debe ser podada o cortada acorde a la distancia visual mínima necesaria,
ya que la eliminación total de la misma acarrea la estabilidad de los taludes y controlan la
erosión.
Los caminos que posean pendientes hacia fuera es mejor comenzar a nivelar de abajo
hacia arriba para mantener el agregado del camino y así se ayuda a mantener la pendiente
transversal, es preferible nivelar un camino cuando un material está húmedo por cuando se
evita el polvo y la pérdida del material fino y segregado es mínima. Por último es
conveniente nivelar los caminos solamente cuando sea necesario.


Mantenimiento de Puentes

Un puente es un elemento estructural cuya función principal es la de soportar el
tránsito de vehículos o de otro tipo sobre un cruce, que puede ser un río, una barranca, o bien
otra línea de tránsito. Además de servir su objeto especifico en forma segura y económica, un
puente debe diseñarse estéticamente, de modo que armonice y enriquezca la belleza de
sus alrededores. Las tareas de mantenimiento son todas aquellas actividades que se requieren
realizar para que la vía o el puente se mantenga en un nivel de servicio adecuado a lo largo
del período de análisis. Existen tres tipos de mantenimiento: Mantenimiento rutinario,
Mantenimiento periódico y Mantenimiento emergente.
Por sus características, las actividades correspondientes a los dos primeros pueden
ser programadas mientras que las actividades correspondientes al mantenimiento emergente,
solamente se ejecutan cuando se ha presentado la emergencia, tales como deslaves,
derrumbes, etc. El mantenimiento rutinario involucra labores de rutina que se las realiza en
forma continua con una frecuencia de intervención determinada por las características
climáticas de la zona por donde atraviesa la vía, es decir, son independientes de las cargas de
tráfico que soporta la estructura vial. Como ejemplo de las actividades de rutina están:
limpieza de cunetas y alcantarillas, desbroce y limpieza, limpieza de la señalización vertical y
horizontal, etc. El mantenimiento periódico se aplica para mitigar el deterioro causado
fundamentalmente por las cargas de tráfico. Dentro de las actividades periódicas están: sello
asfáltico, bacheo mayor, refuerzo del pavimento, reposición de la señalización horizontal y
vertical, reparación de alcantarillas y cunetas, etc. Las actividades de mantenimiento
periódico son programables por lo tanto su ejecución depende de una planificación, la misma
que deberá ser ajustada en base del seguimiento (monitoreo) que se le dé a cada proyecto.
El objetivo principal es describir los procedimientos y métodos para realizar el
inventario de puentes y evaluar su deterioro. La información recopilada durante la inspección
de puentes es fundamental para programar el mantenimiento oportuno, de su calidad
dependerá el buen funcionamiento del sistema dado, que las estructuras continúan
envejeciendo y deteriorándose, una evaluación precisa y completa es esencial para mantener
en servicio una red vial confiable.

Poda de Árboles

En el ámbito vial los árboles requieren de mantenimiento, siendo la poda el
procedimiento más usual y, en ocasiones, el único que se lleva a cabo. Cuando se ejecuta de
forma adecuada. Se poda como un medio para reducir en lo posible las interferencias entre el
arbolado y visión vial, pero también, se poda para mejorar las condiciones sanitarias del
árbol, así como su apariencia, estructura y andamiaje.
El propósito del despeje de la vegetación herbácea y arbustos es mantener limpia la
zona lateral dela vía, de manera de conservar la distancia de visibilidad y prevenir la
obstrucción de los dispositivos de drenaje superficial.
Prevenir el crecimiento de maleza, reduciendo los costos de mantenimiento a largo
plazo y reduciendo el uso de herbicidas
- Prevenir la erosión del suelo y mejorar la estabilización de los taludes
- Mejorar la calidad del aire por los contaminantes que remueve la vegetación
- Mejorar la calidad del paisaje


Mantenimiento de Vías Férreas

Ya sea en tramos de alta velocidad o en la red de tranvías urbanos, para que los
vehículos puedan avanzar con seguridad es imprescindible efectuar trabajos de
mantenimiento periódicos. Y en caso de avería, hay que acudir lo antes posible para realizar
las reparaciones necesarias.
Para obras de renovación o mantenimiento de vías férreas, se realizan actividades
diferentes a la de la construcción y principalmente son: desguarnecido (depuración del
balasto que es la base de pavimentación con retirada del material residual contaminado y
reutilización del balasto aprovechable) y el levante o el corte y la retirada de traviesas que son
los elementos transversales al eje de la vía, carril o desvíos “agotados”.

Mantenimiento de Obras de Drenaje
(Laterales y Drenajes)

Debido a la naturaleza de la obra, los trabajos de mantenimiento se concretarán no en
tanto en la estructura de la misma sino más bien en su funcionamiento por cuanto su función
principal es la de recolección y evacuación de las aguas pluviales y si se considera que no se
cuenta con un sistema de alcantarillado, éstas poseen una segunda función como la de
recolectar y evacuar aguas residuales no tóxicas, las cuales pueden verse minimizadas por la
acumulación de obstáculos que impiden su libre flujo.
Este mantenimiento consiste en la limpieza de los cauces de agua a fin de
mantenerlos libres de cualquier material extraño que interrumpa el flujo, tales como:
desperdicios de construcción, restos de vegetación, acumulación de basura o cualquier otro
elemento.
Ahora bien, en el caso de una falla estructural importante que signifique la
obstrucción o deformación de la cuneta, la falla en ese tramo debe ser determinada su causa
principalmente, a fin de que ésta no se vuelva a presentar para luego ser reparado con
prontitud.

Mantenimiento de las Señales de Tránsito

El crecimiento de la vegetación la intemperie (deterioro de pintura, oxidación,
desgaste del material de base de la señal), la acción de los usuarios y la del tránsito
(maltratados intencionales, desgaste por fricción, choques) entre otros motivos, deterioran y
terminan por dañar las señales de tránsito. Entre las correcciones que se pueden hacer en sitio
se pueden mencionar: enderezamiento, eliminación de la vegetación que impide su
visibilidad, limpieza con el empleo de agua o detergentes, reconstrucción de sus apoyos,
pintar sus elementos Otras reparaciones, como pintura o sustitución de elementos especiales,
se deben ejecutar en los talleres de Mantenimiento.
En el caso de líneas y señales pintadas sobre el pavimento, las operaciones de
Mantenimiento sobres las mismas dependen del volumen de tránsito, del tipo de pavimento y
de las condiciones climatológicas Se recomienda renovar las marcas al menos una vez al año.
En general, se debe efectuar una nueva demarcación, cuando las marcas aún sean legibles y
provean una capa de fundación para la nueva pintura.
Se debe respetar la demarcación original. En los casos en que ésta se hubiere pintado
irregularmente, en forma contraria a lo señalado con las Normas de Demarcación de Vías, se
debe informar a la Sección de Control de Tránsito Vial y proceder a la corrección. Es
necesario asegurar la protección da la nueva capa de pintura. A pesar de que las pinturas
utilizadas para estos propósitos tienen como características un secamiento rápido, se requiere
protegerlas durante un periodo de 15 a 30 minutos después de su aplicación.

Alumbrado Publico

Se entiende por Alumbrado Público los Sistemas de iluminación exterior, tanto de
uso ordinario como iluminación ornamental.

Mantenimiento Correctivo
El mantenimiento Correctivo en Instalaciones de Alumbrado Público consiste en la
reparación de todas las averías e incidencias del Sistema. Las actuaciones habituales son:
 Sustitución de lámparas.
 Sustitución o reparación de las luminarias.
 Sustitución y/o ajuste del Sistema de programación y/o encendido.

Mantenimiento Preventivo
El mantenimiento Correctivo en Instalaciones de Alumbrado Público consiste en la
revisión periódica de todos y cada uno de los elementos de la Instalación, efectuando las
tareas necesarias para evitar averías y/o fallos de la misma, antes de que ocurran. Es
fundamental siempre comenzar con la realización de un Inventario (número, tipo y ubicación
de los puntos de luz, sistemas de control, cuadros eléctricos, planos, etc.) y de un Plan de
Mantenimiento, incluyendo la Gestión de recambios.
Tareas habituales son:
 Inspección del estado de los soportes (corrosión, anclajes, tapas de registro, etc.)
 Inspección de las Luminarias (caja conexiones eléctricas, amarres, cierre, limpieza).
 Inspección de la Luminarias (amarres, cierre, limpieza).
 Inspección y comprobación del sistema de programación y/o encendido.
 Inspección del tendido eléctrico (donde sea aéreo).
Comprobación de la iluminación ofrecida y su intensidad. (La contaminación lumínica debe
ser valorada, pero no tanto en las tareas de Mantenimiento, sino en los proyectos de nuevas
instalaciones o sustitución de alumbrados antiguos, con estudios adecuados y luminarias más
modernas)