You are on page 1of 8

PROPIEDADES FISICAS

Las propiedades físicas son aquellas cualidades que son mensurables en un
sistema físico. Dichas mediciones se reflejan a través de valores, que pueden
compararse con un cierto patrón. Puede decirse, por lo tanto, que las propiedades
físicas son magnitudes de volumen, área, longitud, etc. Tomemos el caso de un
puente. Dicha obra de infraestructura tiene diferentes propiedades físicas. Puede
tratarse de un puente que mide 220 metros: esto quiere decir que su longitud tiene
dicha extensión. El puente, por otra parte, puede tener un peso 3.000 kilogramos.
En este caso, el dato refiere a la propiedad física de su masa.

Un ser humano también tiene diversas
propiedades físicas. Si sabemos que un
hombre mide 1,85 metros y pesa 98
kilogramos, disponemos de dicha
información referente a su físico. Lo
mismo ocurre si conocemos que una
mujer mide 1,65 metros y tiene un peso
de 60 kilos. Conocer las propiedades
físicas de algo o de alguien puede ser
imprescindible en ciertos contextos. Si
retomamos el ejemplo del puente, las
propiedades físicas permiten saber qué
tipos de materiales deben emplearse en su construcción y en qué cantidades para
que la estructura sea resistente. En el caso de las personas, las propiedades
físicas pueden servir como indicadores para conocer algunos aspectos del estado
de salud (un sujeto que mide 2 metros y pesa 50 kilos presentará un cierto grado
de desnutrición).

CAMBIOS FÍSICOS Y QUÍMICOS DE LA MATERIA

Es toda variación física o química que presenta un material, respecto a un estado
inicial y un estado final. Así mediante el cambio se puede establecer las
propiedades o características de la materia, antes y después del cambio. Por
ejemplo, al dejar una barra de hierro a la intemperie durante algún tiempo (estado
inicial), al término de éste se observa un polvo rojizo la cubre, llamado oxido o
herrumbre (estado final). Inmediatamente surge la pregunta ¿Qué ha ocurrido?
Aparentemente ha habido un cambio; ¿Qué es lo que lo ha producido?
Sencillamente el oxígeno del aire húmedo, ha oxidado el material el cual presenta
características diferentes a las del estado inicial, pues da perdido el color y el brillo
característico del metal. ¿Cómo podría catalogarse el cambio ocurrido al objeto en
cuestión? Para contestar a esta a esta inquietud se debe estudiar los tipos de
cambios que se conocen en la materia; a saber: cambios físicos y cambios
químicos.

1. Cambios Físicos
Pueden definirse como aquellos cambios que sufre la materia en su forma, en su
volumen o en su estado, sin alterar su composición o naturaleza. Así, si se
calienta un bloque de hielo a determinada temperatura, este se licua, es decir,
pasa al estado sólido al líquido modificando su forma y volumen pero conservando
su naturaleza, pues antes del cambio se tenía agua sólida y después del cambio
se tiene agua líquida; pero si se continua el calentamiento, finalmente se
alcanzará la temperatura de ebullición y el agua pasa al estado de vapor
conservándose inalterable en todos los casos, la composición de ésta.

2. Cambios Químicos
Estos conllevan una variación en la
composición de la naturaleza de la
materia, es decir a partir de una porción
de material llamada reactivo, se obtiene
un material distinto denominado
Producto, por medio de una reacción de
una reacción química y en la cual
pueden influir diversos factores tales
como la luz, presión, u otras sustancias
reactivas. La formación del óxido de
hierro sobre la barra de metal constituye un caso de cambio químico, puesto que
el óxido de hierro (producto) no es el mismo que el hierro puro (reactivo).

PROPIEDADES DE LOS ELEMENTOS

Los elementos químicos en la Tabla periódica están ordenados como ya sabemos
por su número atómico. De hecho sus propiedades son funciones de su número
atómico. Esto significa que el aumento o el descenso de una determinada
propiedad están relacionada con el orden de los números atómicos. Con respecto
a las propiedades periódicas de los elementos específicamente hablaremos aquí
de las más importantes.

Electronegatividad: La electronegatividad es la tendencia que tiene un átomo de
un cierto elemento a captar electrones. Si su electronegatividad es elevada
significa que tiene mucha tendencia a atraer electrones de otro elemento que sería
el dador. Los no metales son aceptores, es decir, electronegativos y los metales
son electropositivos o sea, dadores de electrones. En la Tabla periódica la
electronegatividad aumenta de izquierda a derecha dentro de un mismo período y
de abajo hacia arriba dentro de un grupo.

Radio atómico: Básicamente es la distancia que hay entre el centro del núcleo
hasta el electrón más externo. Si nos ubicamos dentro de un mismo grupo
(vertical), como por ejemplo el grupo I (Alcalinos), le radio atómico será mayor
obviamente para el Francio que se encuentra en el nivel o período 7 que el Litio
que está en el 2. Al estar en el nivel 7 se encontrara a mayor distancia del núcleo
por eso tendrá mayor radio atómico que el Litio. Ahora si estudiamos esta
propiedad a nivel horizontal es algo más complicado de entender. Si estamos en
un mismo nivel veremos que el número atómico crece hacia la derecha. Esto
significa que un elemento ubicado más a la derecha tendrá mayor cantidad de
electrones que su vecino de la izquierda. Al tener más electrones tendrá más
protones (cargas positivas).

Potencial de ionización: Es la
energía que hay que entregar
para arrancarle el electrón más
externo a un átomo en su
estado neutro y gaseoso.
Cuando se trata del electrón
más externo hablamos de la
primera energía o potencial de
ionización y si se trata por
ejemplo del segundo será la
segunda energía o potencial de
ionización. Generalmente las
bibliografías hablan más de la
primera energía. Con respecto a un grupo esta energía aumenta de abajo hacia
arriba.

En la tabla que se presenta a continuación podréis comprobar cómo varían cada
una de las características de los elementos químicos en la tabla periódica. A modo
de resumen:

 La afinidad electrónica, la energía de ionización y el poder oxidante
aumentan cuanto más ARRIBA y a la DERECHA se encuentra el elemento
en la tabla periódica.
 El radio atómico, el carácter metálico y el poder reductor aumentan cuanto
más ABAJO y a la IZQUIERDA se encuentra el elemento en la tabla
periódica.

TABLA PERIÓDICA MODERNA

Fue diseñado por el químico alemán J. Wener, en base a la ley de Moseley y la
distribución electrónica de los elementos. Además tomo como referencia la Tabla
de Mendeleev.

DESCRIPCION GENERAL:

1. Los 109 elementos reconocidos por la Unión Internacional de Química Pura y
Aplicada (IUPAC) están ordenados según el número atómico creciente, en 7
periodos y 16 grupos (8 grupos A y 8 grupos B). Siendo el primer elemento
Hidrogeno (Z = 1) y el último reconocido hasta el momento meitnerio (Z = 109);
pero se tienen sintetizados hasta el elemento 118.

2. Periodo, es el ordenamiento de los elementos en línea horizontal. Estos
elementos difieren en propiedades, pero tienen la misma cantidad de niveles en su
estructura atómica.

La tabla periódica moderna
está relacionada con la
configuración electrónica de
los átomos. En ella se
encuentran todos los
elementos químicos
conocidos, tanto los 92 que se
encontra-ron en la Naturaleza
como los que se obtuvieron en
el laboratorio por medio de
reacciones nucleares. La tabla
periódica es simple pero al
mismo tiempo dice mucho.
Sus ordenadas filas y
columnas manifiestan una
detallada información que sirve para comprender la estructura sub-atómica y las
propiedades de los elementos químicos. Cada columna vertical se llama grupo, y
cada fila horizontal es un período. Ambos, los grupos y los períodos están
numerados. No hay controversia en la numeración de los períodos; están
numerados del 1 a 7 (figura 1), sin embargo hay algunas diferencias en cuanto a la
numeración y el nombre de los grupos. Los grupos se pueden numerar lo mismo
en números arábigos que en números romanos y los grupos de las zonas de color
violeta y verde tienen nombres alternativos.

Cuando se numeran los grupos con números romanos, cada número va seguido
de una letra A o B. Las grandes zonas con casillas coloreadas indica que la tabla
periódica divide los elementos en tres grandes grupos: Casillas violeta, grupos del
IA al VIIIA se les llama elementos representativos o grupo de los elementos
principales. De la misma forma los grupos IB al VIIIB se conocen como metales de
transición.

Finalmente la fila de arriba de las casillas coloreadas en verde son los lantánidos o
tierras raras y la fila de abajo los actínidos.

CARACTERISTICAS FUNDAMENTALES DE LA TABLA PERIODICA

La tabla periódica de los elementos clasifica, organiza y distribuye los distintos
elementos químicos, conforme a sus propiedades y características. Suele
atribuirse la tabla a Dmitri Mendeléyev, quien ordenó los elementos basándose en
la variación manual de las propiedades químicas, si bien Julius Lothar Meyer,
trabajando por separado, llevó a cabo un ordenamiento a partir de las propiedades
físicas de los átomos. La forma actual es una versión modificada de la de
Mendeléyev, fue diseñada por Alfred Werner.
A las columnas verticales de la
tabla periódica se les conoce
como grupos. Todos los
elementos que pertenecen a un
grupo tienen la misma valencia
atómica, y por ello, tienen
características o propiedades
similares entre sí. Por ejemplo,
los elementos en el grupo IA
tienen valencia de 1 (un electrón
en su último nivel de energía) y
todos tienden a perder ese
electrón al enlazarse como iones positivos de +1. Los elementos en el último
grupo de la derecha son los gases nobles, los cuales tienen lleno su último nivel
de energía (regla del octeto) y, por ello, son todos extremadamente no reactivos.

Numerados de izquierda a derecha, según la última recomendación de la IUPAC
(y entre paréntesis según la antigua propuesta de la IUPAC), los grupos de la tabla
periódica son:

Grupo 1 (I A): los metales alcalinos
Grupo 2 (II A): los metales alcalinotérreos
Grupo 3 (III B): Familia del Escandio
Grupo 4 (IV B): Familia del Titanio
Grupo 5 (V B): Familia del Vanadio
Grupo 6 (VI B): Familia del Cromo
Grupo 7 (VII B): Familia del Manganeso
Grupo 8 (VIII B): Familia del Hierro
Grupo 9 (VIII B): Familia del Cobalto
Grupo 10 (VIII B): Familia del Níquel
Grupo 11 (I B): Familia del Cobre
Grupo 12 (II B): Familia del Zinc
Grupo 13 (III A): los térreos
Grupo 14 (IV A): los carbonoideos
Grupo 15 (V A): los nitrogenoideos
Grupo 16 (VI A): los calcógenos o anfígenos
Grupo 17 (VII A): los halógenos
Grupo 18 (VIII A): los gases nobles
Períodos

Artículo principal: Períodos de la tabla periódica
Las filas horizontales de la tabla periódica son llamadas períodos. Contrario a
como ocurre en el caso de los grupos de la tabla periódica, los elementos que
componen una misma fila tienen propiedades diferentes pero masas similares:
todos los elementos de un período tienen el mismo número de orbitales. Siguiendo
esa norma, cada elemento se coloca según su configuración electrónica. El primer
período solo tiene dos miembros: hidrógeno y helio; ambos tienen sólo el orbital
1s.
La tabla periódica consta de 7 períodos:
Período 1
Período 2
Período 3
Período 4
Período 5
Período 6
Período 7

La tabla también está dividida en cuatro grupos, s, p, d, f, que están ubicados en el
orden sdp, de izquierda a derecha, y f lantánidos y actínidos. Esto depende de la
letra en terminación de los elementos de este grupo, según el principio de Aufbau.

Enlace covalente[editar]
Artículo principal: Enlace covalente
El enlace covalente polar es intermediado en su carácter entre un enlace
covalente y un enlace iónico. Los enlaces covalentes polares se forman con
átomos distintos con gran diferencia de electronegatividades. La molécula es
eléctricamente neutra, pero no existe simetría entre las cargas eléctricas
originando la polaridad, un extremo se caracteriza por ser electropositivo y el otro
electronegativo.

Los enlaces covalentes pueden ser simples cuando se comparte un solo par de
electrones, dobles al compartir dos pares de electrones, triples cuando comparten
tres pares de electrones, o cuádruples cuando comparten cuatro pares de
electrones.

Los enlaces covalentes no polares(0 o menor que 0,04) se forman entre átomos
iguales, no hay variación en el número de oxidación. Los átomos enlazados de
esta forma tienen carga eléctrica neutra.

En otras palabras, el enlace covalente es la unión entre átomos en donde se da un
compartimiento de electrones, los átomos que forman este tipo de enlace son de
carácter no metálico. Las moléculas que se forman con átomos iguales
(mononucleares) presentan un enlace covalente pero en donde la diferencia de
electronegatividades es nula.

Se presenta entre los elementos con poca diferencia de electronegatividad (< 1.7),
es decir cercanos en la tabla periódica de los elementos químicos o bien, entre el
mismo elemento para formar moléculas diatómicas.

Enlace iónico o electrovalente[editar]
Artículo principal: Enlace iónico
El enlace iónico es un tipo de interacción electrostática entre átomos que tienen
una gran diferencia de electronegatividad. No hay un valor preciso que distinga la
ionicidad a partir de la diferencia de electronegatividad, pero una diferencia sobre
2.0 suele ser iónica, y una diferencia menor a 1.7 suele ser covalente. En palabras
más sencillas, un enlace iónico es aquel en el que los elementos involucrados
aceptan o pierden electrones (se da entre un catión y un anión) o dicho de otra
forma, aquel en el que un elemento más electronegativo atrae a los electrones de
otro menos electronegativo.3 El enlace iónico implica la separación en iones
positivos y negativos. Las cargas iónicas suelen estar entre -3e a +3e.

1) Se presenta entre los elementos con gran diferencia de electronegatividad
(>1.7), es decir alejados de la tabla periódica: entre metales y no metales. 2) Los
compuestos que se forman son sólidos cristalinos con puntos de fusión elevados.
3) Se da por TRANSFERENCIA de electrones: un átomo PIERDE y el otro
'GANA'. 4) Se forman iones (cationes con carga positiva y aniones con carga
negativa).

CLASES DE ENLACES QUIMICOS

Enlace covalente coordinado: El
enlace covalente coordinado,
algunas veces referido como enlace
dativo, es un tipo de enlace
covalente, en el que los electrones
de enlace se originan sólo en uno de
los átomos, el donante de pares de
electrones, o base de Lewis, pero
son compartidos aproximadamente por igual en la formación del enlace covalente.
Este concepto está cayendo en desuso a medida que los químicos se pliegan a la
teoría de orbitales moleculares. Algunos ejemplos de enlace covalente coordinado
existen en nitronas y el borazano. El arreglo resultante es diferente de un enlace
iónico en que la diferencia de electronegatividad es pequeña, resultando en una
covalencia. Se suelen representar por flechas, para diferenciarlos de otros
enlaces. La flecha muestra su cabeza dirigida al aceptor de electrones o ácido de
Lewis, y la cola a la base de Lewis. Este tipo de enlace se ve en el ion amonio.

Enlaces de uno y tres electrones: Los enlaces con uno o tres electrones pueden
encontrarse en especies radicales, que tienen un número impar de electrones. El
ejemplo más simple de un enlace de un electrón se encuentra en el catión
hidrógeno molecular, H2+. Los enlaces de un electrón suelen tener la mitad de
energía de enlace, de un enlace de 2 electrones, y en consecuencia se les llama
"medios enlaces". Sin embargo, hay excepciones: en el caso del dilitio, el enlace
es realmente más fuerte para el Li2+ de un electrón, que para el Li2 de dos
electrones. Esta excepción puede ser explicada en términos de hibridación y
efectos de capas internas.

Enlaces flexionados: Los enlaces flexionados, también conocidos como enlaces
banana, son enlaces en moléculas tensionadas o impedidas estéricamente cuyos
orbitales de enlaces están forzados en una forma como de banana. Los enlaces
flexionados son más susceptibles a las reacciones que los enlaces ordinarios. El
enlace flexionado es un tipo de enlace covalente cuya disposición geométrica
tiene cierta semejanza con la forma de una banana. Doble enlace entre carbonos
se forma gracias al traslape de dos orbitales híbridos sp3. Como estos orbitales no
se encuentran exactamente uno frente a otro, al hibridarse adquieren la forma de
banana.

Enlaces 3c-2e y 3c-4e: En el enlace de tres centros y dos electrones ("3c-2e"),
tres átomos comparten dos electrones en un enlace. Este tipo de enlace se
presenta en compuestos deficientes en electrones, como el diborano. Cada enlace
de ellos (2 por molécula en el diborano) contiene un par de electrones que conecta
a los átomos de boro entre sí, con un átomo de hidrógeno en el medio del enlace,
compartiendo los electrones con los átomos de boro.

El enlace de tres centros y cuatro electrones ("3c-4e") explica el enlace en
moléculas hipervalentes. En ciertos compuestos aglomerados, se ha postulado la
existencia de enlaces de cuatro centros y dos electrones. En ciertos sistemas
conjugados π (pi), como el benceno y otros compuestos aromáticos, y en redes
conjugadas sólidas como el grafito, los electrones en el sistema conjugado de
enlaces π están dispersos sobre tantos centros nucleares como existan en la
molécula o la red.

Enlace aromático: En muchos casos, la ubicación de los electrones no puede ser
simplificada a simples líneas (lugar para dos electrones) o puntos (un solo
electrón). En compuestos aromáticos, los enlaces que están en anillos planos de
átomos, la regla de Hückel determina si el anillo de la molécula mostrará
estabilidad adicional.

En el benceno, el compuesto aromático prototípico, 18 electrones de enlace
mantiene unidos a 6 átomos de carbono para formar una estructura de anillo
plano. El orden de enlace entre los diferentes átomos de carbono resulta ser
idéntico en todos los casos desde el punto de vista químico, con una valor
equivalente de aproximadamente. En el caso de los aromáticos heterocíclicos y
bencenos sustituidos, las diferencias de electronegatividad entre las diferentes
partes del anillo pueden dominar sobre el comportamiento químico de los enlaces
aromáticos del anillo, que de otra formar sería equivalente.

Enlace metálico: En un enlace metálico, los electrones de enlace están
deslocalizados en una estructura de átomos. En contraste, en los compuestos
iónicos, la ubicación de los electrones enlazantes y sus cargas son estáticas.
Debido a la deslocalización o el libre movimiento de los electrones, se tienen las
propiedades metálicas de conductividad, ductilidad y dureza.