You are on page 1of 10

LOS GLÚCIDOS

Los glúcidos son biomolecular orgánicas. Los glúcidos o azúcares son
principios inmediatos orgánicos constituidos por carbono (C), oxígeno
(O) e hidrógeno (H). Son solubles en el agua. Los glúcidos están
formados por unas pequeñas moléculas. Los glúcidos cumplen dos
funciones en la materia viva. Por un lado, son sustancias de reserva
alimenticia, como el almidón, polisacárido de las plantas, y el
glucógeno, polisacárido de los animales. Por otro lado, mantienen la
forma de algunos seres vivos, como el almidón, polisacárido de las
plantas, y el glucógeno, polisacárido de los animales, Hidrógeno y
Oxígeno, aunque además, en algunos compuestos también podemos
encontrar Nitrógeno y Fósforo.
Los carbohidratos, hidratos de carbono o sacáridos (del griego
σάκχαρ "azúcar") son biomoléculas compuestas por carbono,
hidrógeno y oxígeno. El término "hidrato de carbono" o "carbohidrato"
es poco apropiado, ya que estas moléculas no son átomos de carbono
hidratados, es decir, enlazados a moléculas de agua, sino que constan
de átomos de carbono unidos a otros grupos funcionales como
carbonilo e hidroxilo. Este nombre proviene de la nomenclatura
química del siglo XIX, ya que las primeras sustancias aisladas
respondían a la fórmula elemental Cn(H2O)n (donde "n" es un entero
>= 3). De aquí que el término "carbono-hidratado" se haya mantenido,
si bien posteriormente se demostró que no lo eran.

La glucosa, el glucógeno y la celulosa son las formas biológicas
primarias de almacenamiento y consumo de energía; la celulosa forma
la pared celular de las células vegetales y la quitina es el principal
constituyente del exoesqueleto de los artrópodos.


SINÓNIMOS
 Carbohidratos o hidratos de carbono: Desde 1996 el Comité
Conjunto de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada y
de la Unión Internacional de Bioquímica y Biología Molecular
recomienda el término carbohidrato y desaconseja el de hidratos
de carbono.
 Glúcidos: Este nombre proviene de que pueden considerarse
derivados de la glucosa por polimerización y pérdida de agua. El
vocablo procede del griego "glycýs", que significa dulce.
 Azúcares: Este término sólo puede usarse para los
monosacáridos (aldosas y cetosas) y los oligosacáridos
inferiores (disacáridos). En singular (azúcar) se utiliza para
referirse a la sacarosa o azúcar de mesa.
 Sacáridos: Proveniente del griego σάκχαρον que significa
"azúcar". Es la raíz principal de los tipos principales de glúcidos
(monosacáridos, disacáridos, oligosacáridos y polisacáridos).

CARACTERISTICAS
Los glúcidos son compuestos formados en su mayor parte por átomos
de carbono e hidrógeno y, en una menor cantidad, de oxígeno. Tienen
enlaces químicos difíciles de romper de tipo covalente, pero que
almacenan gran cantidad de energía, que es liberada cuando la
molécula es oxidada. En la naturaleza son un constituyente esencial
de los seres vivos, formando parte de biomoléculas aisladas o
asociadas a otras como las proteínas y los lípidos, siendo los
compuestos orgánicos más abundantes en la naturaleza. La glucosa
es sintetizada por las plantas verdes mediante la fotosíntesis a partir
de materia inorgánica (CO2 y H2O).
Los glúcidos desempeñan dos papeles fundamentales en los seres
vivos.
Por un lado son moléculas energéticas de uso inmediato para las
células (glucosa) o que se almacenan para su posterior consumo
(almidón y glucógeno); 1g proporciona 4 kcal. Por otra parte, algunos
polisacáridos tienen una importante función estructural ya que forman
parte de la pared celular de los vegetales (celulosa) o de la cutícula de
los artrópodos.
FUNCION DE LOS GLUCIDOS

 Glúcidos energéticos: Los mono y disacáridos, como la glucosa,
actúan como combustibles biológicos, aportando energía
inmediata a las células; es la responsable de mantener la
actividad de los músculos, la temperatura corporal, la presión
arterial, el correcto funcionamiento del intestino y la actividad de
las neuronas. Los glúcidos aparte de tener la función de aportar
energía inmediata a las células, también proporcionan energía
de reserva a las células.

 Glúcidos estructurales: Algunos polisacáridos forman estructuras
esqueléticas muy resistentes, como la celulosa de las paredes
de células vegetales y la quitina de la cutícula de los artrópodos.

 Otras funciones: La ribosa y la desoxirribosa son constituyentes
básicos de los nucleótidos, monómeros del ARN y del ADN. Los
oligosacáridos del glicocáliz tienen un papel fundamental en el
reconocimiento celular.



FUNCION PRINCIPAL DE LOS GLUCIDOS EN EL CUERPO
HUMANO
La principal función de los glúcidos es proveer energía al cuerpo,
especialmente al cerebro y al sistema nervioso. El organismo
transforma los almidones y azúcares en glucosa. Las necesidades del
organismo son cubiertas por la alimentación. Los carbohidratos
pueden ser absorbidos directamente en el intestino, sin necesidad de
ser degradados. Una vez absorbidos pasan al hígado que es capaz de
almacenarlos en forma de glucógeno. Este es transformado
continuamente en glucosa que pasa a la sangre y que es consumida
por todas las células del organismo. La cantidad máxima de glúcidos
que podemos ingerir sólo está limitado por su valor calórico y nuestras
necesidades energéticas, es decir, por la obesidad que podamos
tolerar.
TIPOS DE GLUCIDOS
Los glúcidos se dividen en monosacáridos, disacáridos,
oligosacáridos y polisacáridos.
MONOSACÁRIDOS
Los monosacáridos están formados por una sola molécula de
carbohidratos. Dentro de los monosacáridos, los más interesantes,
desde el punto de vista de la alimentación, son las hexosas formadas
por 6 átomos de carbono. De estas nos interesan la glucosa, la
galactosa y la fructosa:
La glucosa la encontramos fundamentalmente en algunas frutas o en
la miel. Pero el papel principal de la glucosa es el que realiza en
nuestro organismo.

La glucosa es el azúcar de nuestra sangre y proviene de la hidrólisis o
división de otros hidratos de carbono, principalmente del almidón, en el
proceso de la digestión. En condiciones normales la glucosa es la
principal fuente energética de nuestras células.
Hay células de nuestro organismo que son glucodepencientes como
las células del sistema nervioso central.
La fructosa es, sobre todo, el azúcar de la fruta. También hay fructosa
en la miel.
Galactosa, no la encontramos de forma aislada en los alimentos sino
que forma parte de la lactosa de la leche junto con la glucosa.

DISACÁRIDOS
Los disacáridos son un tipo de glúcidos formados por la condensación
o unión de dos azúcares monosacáridos iguales o distintos mediante
un enlace O-glucosídico pues se establece en forma de éter siendo un
átomo de oxigeno el que une cada pareja de monosacáridos, mono o
dicarbonílico, que además puede ser α o β en función del -OH
hemiacetal o hemicetal. Los disacáridos más comunes son:
Sacarosa: formada por la unión de una glucosa y una fructosa. A la
sacarosa se le llama también azúcar común. No tiene poder reductor.
Lactosa: formada por la unión de una glucosa y una galactosa. Es el
azúcar de la leche. Tiene poder reductor.
Maltosa, isomaltosa, trehalosa y celobiosa: formadas todas por la
unión de dos glucosas, son diferentes dependiendo de la unión entre
las glucosas. Todas ellas tienen poder reductor, salvo la trehalosa.







OLIGOSACÁRIDOS
Los oligosacáridos son carbohidratos de cadena corta (grado de
polimerización de 2 a 7) encontrados en forma natural en frutas,
verduras, leche y miel. Son considerados importantes debido a sus
propiedades biológicas y fisiológicas, como ingredientes funcionales,
particularmente por su actividad prebiótica.
Los oligosacáridos se encuentran en forma importante en la leche
materna, favoreciendo el desarrollo de una flora intestinal especial,
bifidobacterias, en el intestino del niño, que los protege de los
gérmenes dañinos. Por ello algunos oligosacáridos son agregados a
alimentos para favorecer el desarrollo de una flora bacteriana
saludable, contribuyendo además a la reducción de la incidencia del
cáncer de estómago producido por helycobacter pylori. Se
caracterizan por ser solubles y exhibir dulzor, el cual decrece con el
largo de la cadena. La solubilidad en agua y las propiedades
gelificantes, permiten utilizar a estos carbohidratos como sustitutos de
la grasa.
Estas propiedades, junto con los efectos fisiológicos: bajo valor
energético, anticancerígeno, efecto prebiótico, mejorador de la
absorción de minerales, anticariogénico, actividad antioxidante,
potencian su incorporación en alimentos que normalmente contienen
cantidades despreciables de tales nutrientes.
Oligosacáridos de grado alimenticio son manufacturados por procesos
químicos y enzimáticos que envuelven diversas transformaciones
sobre el enlace glucosúrico, tales como alargamiento o acortamiento
de la cadena carbonada o por cambio de la estructura de algún
monosacárido en la molécula.




POLISACÁRIDOS
Los polisacáridos son biomoléculas formadas por la unión de una
gran cantidad de monosacáridos. Se encuentran entre los glúcidos, y
cumplen funciones diversas, sobre todo de reservas energéticas y
estructurales.
Los polisacáridos son polímeros cuyos constituyentes (sus
monómeros) son monosacáridos, los cuales se unen repetitivamente
mediante enlaces glucosídicos. Estos compuestos llegan a tener un
peso molecular muy elevado, que depende del número de residuos o
unidades de monosacáridos que participen en su estructura. Este
número es casi siempre indeterminado, variable dentro de unos
márgenes, a diferencia de lo que ocurre con biopolímeros informativos,
como el ADN o los polipéptidos de las proteínas, que tienen en su
cadena un número fijo de piezas, además de una secuencia
específica.
Los polisacáridos pueden descomponerse, por hidrólisis de los
enlaces glucosídicos entre residuos, en polisacáridos más pequeños,
así como en disacáridos o monosacáridos. Su digestión dentro de las
células, o en las cavidades digestivas, consiste en una hidrólisis
catalizada por enzimas digestivas (hidrolasas) llamadas
genéricamente glucosidasas, que son específicas para determinados
polisacáridos y, sobre todo, para determinados tipos de enlace
glucosídico
Se deduce fácilmente que los polisacáridos responderán casi siempre
a la fórmula general:
Cx(H2O)x–1




NUTRICION

La concentración de glúcidos en una persona, varían desde los 8,3 a
14,5 g por cada kilogramo de peso corporal. Se propone que el 55-
60% de la energía diaria que necesita el organismo humano debe
provenir de los glúcidos, ya sean obtenidos de alimentos ricos en
almidón como las pastas o de las reservas del cuerpo (glucógeno). No
es recomendable el consumo abusivo de glúcidos tipo azúcar por su
actividad altamente oxidante: las dietas con muchas calorías o con
mucha glucosa aceleran el envejecimiento celular. Los glúcidos, por su
fuerte carácter hidrofílico se rodean de partículas de agua ocupando
más espacio en las células y son atacados más fácilmente por las
peores enzimas hidrolíticas que las proteínas o las grasas y por eso
son una fuente de obtención rápida de energía. Las proteínas y grasas
son componentes vitales para la construcción de tejido corporal y
células, y por lo tanto debería ser recomendado no malgastar tales
recursos usándolos para la producción de energía.
Los glúcidos no son nutrientes esenciales, ya que el cuerpo puede
tener toda su energía a partir de la síntesis de proteínas y grasas. El
cerebro no puede quemar grasas y necesita glucosa para obtener
energía del organismo, y así puede sintetizar esta glucosa a partir de
proteínas. La metabolización de las proteínas aporta 4 kcal por gramo,
mientras que las grasas contienen 9kcal y el alcohol 7 kcal por gramo.
Alimentos con altos contenidos en glúcidos son pastas, patatas, fibra,
cereales y legumbres. Los glúcidos ayudan a la desmaterialización de
azúcares en la sangre, y gracias a ellos conseguimos que no baje el
porcentaje medio de insulina en la sangre. La distinción entre "glúcidos
buenos" y "glúcidos malos" es una distinción carente de base
científica.
Aunque estos conceptos se han utilizado en el diseño de las dietas
cetogénicas como las dietas bajas en glúcidos, las cuales promueven
una reducción en el consumo de granos y almidones en favor de
proteínas.

Enfermedades durante la digestión
Si durante la digestión, la degradación de carbohidratos es deficiente a
causa de alguna enfermedad intestinal hereditaria, un trastorno
intestinal, desnutrición o fármacos que lesionan la mucosa del intestino
delgado, el carbohidrato no digerido llega al intestino grueso, donde
produce diarrea osmótica. La fermentación bacteriana de los
compuestos produce grandes volúmenes de CO2 y H2, lo que
ocasiona cólicos abdominales.













República Bolivariana de Venezuela.
Ministerio del Poder Popular para la Educación.
C.U de Enfermería Cruz Roja Venezolana
Catedra: Enfermería, Materno-Infantil I.












Equipo #1.
Jeniffer Baptista. C.I. 20.836.957
Stefannie Cúrvelo. C.I. 23.630.954
Stephany Cuevas. C.I. 20.614.278
Acnair Martínez. C.I. 20.363.108
Isaac Oliveros. C.I. 24.271.927

23-04-2013.