You are on page 1of 4

Historia del arte argentino

Contenido:
1) Arte prehistórico argentino
2) Arte colonial



1. Arte prehistórico argentino:
(También conocido como “arte prehispánico” o “arte precolombino”)

“Lo que hoy consideramos arte al observar un objeto prehispánico fue hecho
por un artista que trascendió la dimensión estética – por cierto relevante –
para expresar su propia visión del mundo y de sí mismo, es decir, su sistema
de creencias”. Matteo Goretti.
 Culturas prehistóricas del Noroeste Argentino. Generalmente se divide al período
agroalfarero, en:
Temprano: abarca aproximadamente desde el comienzo de nuestra era hasta el 650 d.C. Las
principales culturas que se desarrollan son: Tafí, Ciénaga, Condorhuasi, Candelaria, Mercedes y
Alamito.
Medio: que abarca desde el 600 hasta el 900 d.C., está caracterizado por la llegada de las primeras
influencias del Altiplano boliviano. Las principales culturas son: Aguada y Sunchituyoj.
Tardío: va desde el 900 d.C. hasta la llegada de los españoles. En él se desarrollan las culturas
Santamaría, Belén, Averías, Humahuaca.
Estos son los pueblos que tuvieron contacto con los conquistadores españoles.
 Su cosmovisión originaria y cómo se expresan plásticamente sus principios básicos:
La cosmología. El sentido de cosmos o totalidad ordenada según una estructura formada por tres
planos interrelacionados, cada uno de los cuales tiene su representante simbólico en el arte.
La intermediación como papel cósmico y sentido existencial del ser humano.
La dualidad a través de múltiples expresiones metafóricas, como expresión gráfica de la
concepción energética que anima y sostiene la marcha del mundo y atributo esencial de la
divinidad.
La metamorfosis como expresión de una de las propiedades chamánicas más características que se
basa, a su vez, en el espíritu de consustanciación o comunión entre lo animal y lo humano.
El poder como fuerza que surge de la articulación entre lo sobrenatural y lo terrenal y se expresa
en los objetos especiales que utilizaban ciertos personajes de prestigio, tanto en su refinada
elaboración y funcionalidad como en el simbolismo de su iconografía.
 Cerámicas decoradas con figuras geométricas, imágenes reales o fantásticas; vasos efigies
que representan seres humanos o animales; urnas policromadas o grandes discos de metal
decorados con figuras esquemáticas limitadas por líneas de relieves, conforman la producción de
estas culturas que, actualmente, se hallan dentro del patrimonio de la división de Arqueología del
Museo de La Plata.

“El esfuerzo por el embellecimiento de sus realizaciones se tradujo, al mismo tiempo, en una
mayor carga significativa. Cuanto mejor se hace, más se dice. Pues en las sociedades indígenas,
el arte es parte de la vida y está presente en casi todas las actividades”.





Primera imagen de izquierda a derecha Figura femenina sentada con decoración grabada, señalando un pectoral y un tocado que le
cubre parte del rostro. Cerámica - Ciénaga. Alto: 20 cm. Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. Fuente:
Catálogo Tesoros Precolombinos del Noroeste Argentino. Segunda imagen a la derecha Escultura en piedra de “Suplicante”
masculino. Cultura Condorhuasi-Alamito (300 A.C.-350 D.C.) Altura 260 mm. Ancho 110 mm. Fuente: Catálogo Arte Precolombino.
Colección Nicolás G. Uriburu. Debajo en la izquierda Arte Rupestre: flechero emplumado. Cerro Colorado, provincia de Córdoba.
Fuente: página web de la CNMMyLH. Y a su derecha vaso ceremonial con decoración geométrica grabada. Piedra – Ciénaga. Alto 19
cm. Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto. Fuente: Catálogo Tesoros Precolombinos del Noroeste
Argentino.
2. Arte colonial
“El arte, una herramienta propagandística”

Fue un hecho trascendente para la humanidad, que marcó el encuentro de dos mundos que hasta
ese momento se ignoraban, de civilizaciones de diferentes orígenes y el inicio de una historia
común que perdura; el que dará por concluido a este período Prehistórico.
Sin embargo este encuentro, iniciado en nuestro territorio en el siglo XVI, y conocido como
Conquista o Colonización de América; tuvo como objetivo crear una sociedad española en
América; iniciándose así un proceso de aculturación, mestización y asimilación.
Una vez sometidos a la fuerza los habitantes de estas tierras americanas; España se propuso un
proyecto de aculturación que se ejecutaría a través de: el mestizaje, la catequesis, la enseñanza
obligatoria del español, la escolarización, la desestructuración cultural y la anulación de la
memoria.
 Artistas y artesanos trabajaron en función de una comunidad cuya vida social estaba
centrada en el templo.
La Iglesia misma era una manifestación de esos valores: fachadas-retablo eran el nexo entre los
hombres y el espacio sagrado, al interior, los retablos repetían esta función y en ellos los artistas
coloniales lograron notables exponentes. Numerosos artistas de origen español e italiano, llegaron
a estas tierras y realizaron pinturas y esculturas religiosas y retratos de personajes de la Iglesia y
de funcionarios civiles. También desde el siglo XVII, llegaron a Buenos Aires numerosos envíos de
obras provenientes de talleres europeos.
Debemos recordar que en aquella época el avance del Luterismo hizo que la mitad de los fieles se
alejaran del cristianismo, de allí que fuese importante para ellos reforzar la religión y el poder de la
Iglesia en los nuevos territorios. Así, la Iglesia comenzó a enviar con los conquistadores a los
religiosos y misioneros.
La Compañía de Jesús: sus arquitectos hicieron templos y edificios para su orden, pero también
para otras, e incluso edificios civiles.
Los pintores jesuitas trabajaron en las ciudades del Río de la Plata, Tucumán y Paraguay,
incorporando pinturas y esculturas a los templos y, dedicándose también a la formación de
indígenas, mestizos y negros en sus talleres.
 En cuanto al estilo imperaba el BARROCO.
Se buscaba que con las imágenes y pinturas, no sólo se “instruya y confirme al pueblo
recordándole los artículos de la fe”, sino que además le mueva a la gratitud ante el milagro y
beneficios recibidos, ofreciéndole el ejemplo a seguir y, sobre todo, “excitándole a adorar y aun a
amar a Dios”.
 Otras manifestaciones artísticas: los retratos, que cumplen varias funciones según el tema;
–por ejemplo cada vez que asumía una pareja de reyes se utilizaba su imagen para propagarla en
América–; y por último series de dibujos y acuarelas, realizados algunos de ellos para ilustrar
crónicas o viajes, y otros que fueron producto de artistas que acompañaron expediciones
científicas o políticas, los cronistas viajeros.