You are on page 1of 4

Alain Badiou

Lógicas de los mundos
El ser y el acontecimiento/2
Libro 1
Teoría Formal del Sujeto
(Meta-ísica!
1" #ntroducción
La estrategia de pensamiento que gobierna este libro es la siguiente: dar a ver desde el principio
lo que no es plenamente inteligible sino al final. En efecto, ¿qué es un sujeto singular? Es el
portador activo o corporal, u org!nico" del sobrepaso dialéctico del materialismo simple. La
dialéctica materialista dice: #$o %a& m!s que cuerpos & lenguajes, sino que %a& verdades#. El
#sino que# existe en tanto sujeto. 'ic%o de otro modo: si un cuerpo se revela capa( de producir
efectos que e)ceden el sistema cuerpos*lenguajes & tales efectos se llaman verdades", se dir! de
ese cuerpo que est! subjetivado. +nsistamos sobre lo que se podr,a llamar la inducci-n sint!ctica
del sujeto. .iertamente, no es el pronombre *el #&o# o el #nosotros# de las pri meras personas* su
marca, sino el #e)cepto#, el #sino que#, el #salvo que# por el cual viene a %acer inciso, en el
fraseado continuo de un mundo, el fr!gil centelleo de lo que no tiene lugar de ser.
Lo que no tiene lugar de ser: %a& que tomar esto en sus dos sentidos posibles. Es aquello que,
seg/n la le& trascendental del mundo, o del aparecer de los entes, no deber,a ser, & también lo
que se sustrae *fuera de lugar* a la locali(aci-n mundana de las multiplicidades, al lugar del ser:
al ser*a%,. 0ortado por un cuerpo activo intramundano, un sujeto prescribe sus efectos, & sus
consecuencias, por incisi-n & tensi-n de lo que organi(a los lugares.
$o me equivocaba &o, %ace m!s de veinte a1os, en mi Théorie du sujet, cuando organi(aba la
dialéctica del espiado [esplace] digamos, m!s sobriamente, de los mundos" & del fuerlugar
[horlieu]
1
digamos, de los sujetos que inducen, como forma de un cuerpo, las verdades". 2alvo
que, justamente, iba derec%o %acia la dialéctica, sin e)traer todas las consecuencias *de 3ran
L-gica* del materialismo obligado, del que declaraba en esa época, por una oscura conciencia
de su compacidad, que era como la oveja negra del reba1o de las ideas. 4ue las verdades estén
constre1idas a aparecer en*cuerpo, tal es el problema cu&a amplitud no med,a, & que tal ve( no
me planteaba. A%ora tengo en claro que el pensamiento dialéctico de un sujeto singular supone
que se sepa qué es un cuerpo efica(, un e)ceso l-gico del sistema cuerpos*lenguajes, en
resumen, que se domine no s-lo la ontolog,a de las verdades sino lo que las %ace aparecer en un
mundo, el estilo de su despliegue, la severidad de su imposici-n a las le&es de lo que las rodea
localmente, todo aquello cu&a e)istencia #sujeto# recapitula desde el momento en que su
sinta)is es la de la e)cepci-n.
¿.-mo iniciar aqu,, entonces, la e)posici-n de tal dialéctica, dado que ignoramos, por el
momento, los primeros principios de la l-gica del aparecer, & no sabemos siquiera qué es un
mundo, qué es un objeto, & por lo tanto menos a/n qué es un cuerpo? 5 bueno, es posible %ablar
1 n. del t." En el neologismo esplace se condensan los sustantivos espace #espacio#" & place en su acepci-n de
#lugar# atribuido o asignado: porci-n de espacio que algo o alguien ocupa o debe ocupar", & lo traducimos por "espia-
do", condensaci-n entre #espacio# & #pla(a# también en su acepci-n de lugar atribuido o asignado, como las pla(as
en una sala de teatro, por ejemplo". En términos de Badiou, en Théorie du sujet, el esplace es el espace de placement
el #espacio de empla(amiento#". En el neologismo horlieu se contrae la e)presi-n hors-lieu, también neol-gica, que
remite a hors de lien literalmente, #fuera de lugar#", & lo traducimos por una contracci-n apro)imadamente
equivalente, #fuerlugar#. El horlieu, en palabras de Badiou, es el término que se inclu&e en el lugar en tanto fuera de
lugar el que no est! previsto en el espacio de empla(amiento", es decir, como e)cepci-n. En el conte)to de Lógicas
de los mundos remite, evidentemente al #sino que#, #e)cepto que# o #salvo que# de las verdades inducidas por un
sujeto.
6
de entrada del sujeto, porque la teor,a del sujeto es esencialmente formal. E)pliquémonos.
7n sujeto se presenta siempre como lo que formali(a los efectos de un cuerpo seg/n cierta
l-gica, productiva o contraproductiva. As,, un partido comunista, en los a1os veinte 8 treinta, es
un cuerpo pol,tico subjetivado que, confrontado con situaciones obreras & populares, produce
efectos a veces legibles como avances %acia la construcci-n de una conciencia p/blica
revolucionaria como el compromiso de apo&o a la guerra anticolonial dirigida en el 9if por
Abd el*:rim", o bien efectos reactivos como la luc%a antii(quierdista del 0artido .omunista
francés entre ;a&o del <= & las elecciones de 6>?@", o efectos liquidadores desastrosos como
las pr!cticas del 0artido .omunista alem!n a principios de los a1os treinta". 'el mismo modo,
una serie de obras musicales, digamos las de los grandes vieneses entre Pierrot lunaire de
2c%-nberg 6>6A" & la /ltima cantata de Bebern 6>@@", constru&e un cuerpo art,stico
subjetivado que, en el conte)to de una impotencia verificada de la m/sica tonal, produce efectos
de ruptura sistémica &, al mismo tiempo, la sedimentaci-n de una nueva sensibilidad brevedad,
importancia del silencio, unidad de par!metros, fracaso de la #narraci-n# musical, etcétera". 2e
ve entonces que el sujeto es lo que impone la legibilidad de una orientaci-n unificada a la
multiplicidad del cuerpo. El cuerpo es un elemento compuesto del mundoC el sujeto, lo que fija
en el cuerpo el secreto de los efectos que él produce.
0or eso podemos presentar desde el principio las figuras del sujeto sin tener los recursos para
pensar el devenir efectivo, o concreto, de un sujeto %ist-ricamente determinado, que s-lo est!
e)puesto al pensamiento bajo la condici-n de una descripci-n del cuerpo que lo soporta.
Llamamos a esta presentaci-n de las figuras, indiferente a las particularidades corporales: teor,a
formal del sujeto. 4ue la teor,a del sujeto sea formal quiere decir, mu& precisamente, que
#sujeto# designa un sistema de formas & de operaciones. El soporte material de ese sistema es un
cuerpo, & la producci-n del conjunto *el formalismo portado por un cuerpo* es una verdad
sujeto fiel", o una negaci-n de verdad sujeto reactivo", o una ocultaci-n de verdad sujeto
oscuro".
La meta de este libro 6 es esbo(ar una presentaci-n del formalismo, en particular, definir &
simboli(ar las operaciones, luego justificar la tipolog,a sujeto fiel, sujeto reactivo, sujeto
oscuro". 2e remite luego a la tan dif,cil cuesti-n de los cuerpos, que supone la totalidad de la
3ran L-gica libros ++ a +D", la teor,a del cambio real libro D" & la teor,a de la decisi-n formal,
o teor,a de los #puntos# trascendentales libro D+". 'e los cuerpos, se supondr! entonces, por el
momento, la e)istencia & la naturale(a, cuestiones elucidadas en el libro D++ a costa de una dura
tarea. 'el mismo modo, aunque un sujeto s-lo es, en definitiva, el agente local de una verdad,
no se %ar! m!s que ro(ar la doctrina de las verdades, cu&a articulaci-n se da en detalle en otros
te)tos, & primero, naturalmente, en l ser ! el acontecimiento" 2e deducir! de todo esto que de
lo que se trata, aqu,, es indudablemente de la forma*sujeto. 0ara pensar esta forma, basta con
asumir que el formalismo subjetivo sopor*lado por un cuerpo es aquello que e)pone una verdad
en un mundo. $o obstante, presentaremos sucintamente las modalidades subjetivas. All,
cru(aremos las tres figuras subjetivas & los cuatro procedimientos de verdad amor, ciencia, arte,
pol,tica".
'ecir que %a& teor,a formal" del sujeto se toma en el sentido fuerte: del sujeto, no puede %aber
sino teor,a. #2ujeto# es el ,ndice nominal de un concepto que %a& que construir en un campo de
pensamiento singular, aqu, la filosof,a. Einalmente, afirmar que del sujeto debe %aber una teor,a
formal se opone a tres determinaciones dominantes" del concepto de sujeto:
1. #2ujeto# designar,a un registro de la e)periencia, un esquema de distribuci-n conciente
de lo refle)ivo & de lo irrefle)ivo: es la tesis que conjunta sujeto & conciencia, & que se
despliega, actualmente, como fenomenolog,a
2. #2ujeto# ser,a una categor,a de la moral. Esa categor,a designar,a tautol-gicamente" el
imperativo, para todo #sujeto#, de considerar a todo otro sujeto como un sujeto.
F
2olamente a posteriori, & de manera incierta, esa categor,a normativa deviene te-rica.
Llevan a esa conclusi-n, actualmente, todas las variedades del neoGantismo.
3. #2ujeto# ser,a una ficci-n ideol-gica, un imaginario mediante el cual los aparatos del
Estado designan *Alt%usser dec,a #interpelan#* a los individuos.
$o podr,a %aber, en ninguno de estos tres casos, una teor,a formal e independiente del sujeto.
2i el sujeto es, en efecto, un esquema refle)ivo, es donaci-n inmediata e irrecusable, & tenemos
que describir su inmediate( en los términos apropiados para la e)periencia. A%ora bien, en una
e)periencia, el elemento pasivo, lo que llega a ser con anterioridad a toda construcci-n, no es
susceptible de caer bajo un concepto formal. 2on los conceptos formales, por el contrario, los
que presuponen una donaci-n pasiva, ordenados como est!n de acuerdo con la organi(aci-n
sintética de lo dado.
2i el sujeto es, a%ora, una categor,a moral, est! en el registro de la norma &, a tal t,tulo, puede
ser sin duda lo que est! en juego en una forma, por ejemplo imperativa #9espeta en todo
individuo el sujeto %umano que es#", pero no la forma misma. Esta acepci-n del sujeto, como se
ve claramente, por lo dem!s, %o& en d,a, se contenta con la evidencia emp,rica del cuerpo vivo.
Lo que %a& que respetar es el cuerpo animal como tal. Las formas no son m!s que las de ese
respeto.
2i el sujeto es, en fin, una construcci-n ideol-gica, su forma es sin cuerpo, pura determinaci-n
ret-rica apropiada para un mandato del Estado. $o se podr,a %ablar, entonces, de un formalismo
materialista. 5 de %ec%o, para Alt%usser & sus sucesores, #sujeto# es la determi naci-n central de
los idealismos. En el fondo, el sujeto es demasiado inmediato en el caso fenomenol-gico,
demasiado corporal o #biopol,tico#" en el caso ético, demasiado formal en el caso ideol-gico.
Es preciso decir que le debemos a Lacan *en la estela de Ereud, pero también de 'escartes* el
%aberle abierto una v,a a una teor,a formal del sujeto cu&o asiento es materialista, & que fue
oponiéndose a la fenomenolog,a, a :ant & a cierto estructuralismo *se lo constata* como sostuvo
el rumbo de esa v,a.
El punto de partida absoluto es que una teor,a del sujeto no podr,a ser la teor,a de un objeto.
Hustamente por eso es s-lo te-rica sin m!s empina que la metaf-rica" & tendencialmente formal.
4ue el sujeto no sea un objeto no pro%,be, sino que e)ige, no solamente que %a&a de él un ser,
sino que %a&a de él, también, un aparecer. 2in embargo, en este libro 6, s-lo se trata de las
formas t#picas de esta aparici-n, teniendo presente que, a falta de una teor,a completa de los
cuerpos, no suponemos del sujeto m!s que su acto puro: cargar a un cuerpo efica( con un
formalismo apropiado. Eso es tanto como decir que, bajo la denominaci-n de #sujeto#, no
%ablaremos aqu, sino de las formas del formalismo.
2ituar,a de buen grado esta empresa parad-jica, la de decir la forma de lo que no es m!s que el
acto de una forma, entre dos enunciados de 0,ndaro. 0rimero, un e)tracto de la $ %l#mpica& #El
rumor de los mortales sobrepasa el decir la verdad#. Lo cual significa que, aunque sometida a
las verdades, la forma*sujeto el #rumor de los mortales#" es también como un sobrepaso, un
franqueamiento de cada verdad singular en direcci-n de una suerte de e)posici-n de la potencia
de lo Derdadero. Luego, un e)tracto de la '$ (emea& #2in embargo, en un punto nos parecemos,
&a sea como gran esp,ritu, &a como naturale(a, a los +nmortales#. Lo cual quiere decir que, al no
ser sino forma, & en tanto forma Ien el sentido de la idea plat-nicaI, el sujeto es inmortal. En
suma, oscilamos entre una construcci-n restrictiva o condicionada" & una e)posici-n
amplificante o incondicionada". El sujeto es estructura, absolutamente, pero lo subjetivo,
afirmaci-n de la estructura, es m!s que una estructura. Es una figura o un sistema de figuras"
que #dice# siempre m!s que las combinaciones que lo soportan. Llamaremos operaciones a los
esquemas que fijan la estructura*sujeto. Ja& cuatro operaciones: la barra, la consecuencia o
implicaci-n", la tac%adura o barra oblicua" & la negaci-n. La apariencia de una quinta, la
e)tinci-n, depende m!s de los efectos que de los actos. Llamaremos destinaciones a los
A
esquemas que est!n ligados a las figuras del sujeto. Ja& cuatro destinaciones: la producci-n, la
negaci-n, la ocultaci-n & la resurrecci-n. 2uponemos, de un e)tremo al otro, que %a& en el
#mundo# en que el sujeto despliega su forma:
I un acontecimiento, que dej- una %uella. Anotaremos a esta %uella K. La teor,a del
acontecimiento & de la %uella se encuentra en el libro D, pero s-lo es comprensible si se supone
la l-gica por entero trascendental$ objeto, relaci-n", o sea, la totalidad de los libros ++ a +DC
I un cuerpo proveniente del acontecimiento, al que anotaremos ... La teor,a del cuerpo ocupa
todo el libro D++ el /ltimo", que supone una comprensi-n bastante completa de los libros ++ a +D
.omo se ve, lo que es #dif,cil# no es el sujeto, es el cuerpo. La f,si ca es siempre m!s dif,cil que
la meta*f,sica. Esta dificultad por venir" no es un obst!culo por el momento. 4ue la teor,a del
sujeto pueda ser formal significa, en efecto, que no tenemos necesidad de saber de entrada qué
es un cuerpo, ni siquiera que e)iste un cuerpo, como tampoco necesitamos conocer, con el rigor
requerido, la naturale(a de los acontecimientos. $os basta con suponer que %ubo en el mundo
una ruptura real, a la que llamamos un acontecimiento, una %uella de esa ruptura, K, & finalmente
un cuerpo ., correlacionado con e que no e)iste como cuerpo sino bajo la condici-n de la
%uella acontecimiental". La teor,a formal del sujeto es entonces, bajo la condici-n de K & de .
%uella & cuerpo", teor,a de las operaciones figuras" & de las destinaciones actos".
LAlain Badiou, L-gicas de los mundos: el ser & el acontecimiento, F.* 6M ed. NBuenos Aires: ;anantianl, FOO=.P
@