You are on page 1of 15

ACIDO URICO EN SANGRE

Es un químico creado cuando el cuerpo descompone sustancias
llamadas purinas, las cuales se encuentran en algunos alimentos y
bebidas, como el hígado, las anchoas, la caballa, las judías y arvejas
secas, y la cerveza.
La mayor parte del ácido úrico se disuelve en la sangre y viaja a los
riñones, donde sale a través de la orina. Si el cuerpo produce
demasiado ácido úrico o no lo elimina lo suficiente, la persona se
puede enfermar. Los altos niveles de ácido úrico en el cuerpo se
denominan hiperuricemia.
Este examen se hace para ver qué tanto ácido úrico la persona tiene en
la sangre.
Los valores normales están entre 3.5 y 7.2 mg/dL.
DETERMINACION DE UREA
La urea constituye la fracción de nitrógeno no proteico más
importante en la mayoría de los líquidos biológicos. En el hombre es
el principal producto final del metabolismo proteico. Se produce en el
hígado y es excretada por la orina a través de los riñones. Una
elevación de la concentración sérica de urea, se interpreta
generalmente como una disfunción renal. Sin embargo no debe
dejarse de lado el hecho de que los valores séricos de urea se
encuentran íntimamente relacionados con la dieta y el metabolismo
proteico, por lo que cualquier alteración en estas variables se
traducirá en un cambio de la concentración de urea en suero.
Valores de referencia:
Los valores de uremia están comprendidos entre 0.20 y 0.45g/L


EXAMEN DE GLUCEMIA
Es un examen que mide la cantidad de un azúcar llamado glucosa en
una muestra de sangre.
La glucosa es una fuente importante de energía para la mayoría de las
células del cuerpo, incluidas las del cerebro. Los carbohidratos que se
encuentran en las frutas, los cereales, el pan, la pasta y el arroz se
transforman rápidamente en glucosa en el cuerpo, lo que eleva el
nivel de dicho azúcar en la sangre.
Las hormonas producidas en el cuerpo llamadas insulina y glucagón
ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre.
VALORES
Si le hicieron un examen de glucemia en ayunas, un nivel entre 70 y
100 miligramos se considera normal.
CREATININA EN SANGRE
Es un producto de degradación de la creatina, una parte importante
del músculo.
Sin embargo, los niveles altos de glucosa pueden estar relacionados
con otro problema clínico (por ejemplo, el síndrome de Cushing).
Este examen se realiza para ver qué tan bien funcionan los riñones. La
creatinina es eliminada del cuerpo completamente por los riñones. Si
la función renal es anormal, los niveles de creatinina se incrementarán
en la sangre, debido a que se elimina menos creatinina a través de la
orina.
Los niveles de creatinina también varían de acuerdo con la talla y la
masa muscular de una persona.


Valores Normales
Un resultado normal es de 0.7 a 1.3 mg/dL para los hombres y de 0.6
a 1.1 mg/dL para las mujeres.

EL COLESTEROL
El colesterol es una sustancia suave y cerosa que se encuentra en
todas las partes del cuerpo. Su cuerpo necesita un poco de ésta para
funcionar adecuadamente. Pero la presencia de demasiado colesterol
puede taponar las arterias y llevar a que se presente cardiopatía.
Algún colesterol se considera "bueno" y otro se considera "malo." Se
pueden hacer diferentes exámenes de sangre para medir
individualmente cada tipo de colesterol.
El mejor: inferior a 200
Intermedio alto: 200 a 239
Alto: 240 y superior
COLESTEROL FRACCIONADO (LDL Y HDL)
Colesterol LDL (malo)
LDL corresponde a lipoproteína de baja densidad. Algunas veces
también se denomina colesterol "malo". Las lipoproteínas están
hechas de grasa y proteína. Ellas transportan colesterol, triglicéridos y
otras grasas, llamadas lípidos, en la sangre a diversas partes del
cuerpo. El colesterol LDL puede taponar sus arterias.
Su nivel de colesterol LDL es lo que los médicos vigilan con mayor
cuidado y es necesario que usted lo tenga bajo. Demasiado colesterol
LDL, comúnmente llamado "colesterol malo", está relacionado la
enfermedad cardiovascular. Si llega a estar demasiado alto, usted
necesitará tratamiento.
Un nivel de LDL saludable es el que encaje en el rango óptimo o
cercano.
Óptimo: menos de 100 mg/dL (menos de 70 mg/dL para personas
con un antecedente de cardiopatía o aquéllas en muy alto riesgo)
Cercano al óptimo: 100 - 129 mg/dL
Intermedio alto: 130 - 159 mg/dL
Alto: 160 - 189 mg/dL
Muy alto: 190 mg/dL y superior
Colesterol HDL (bueno)
HDL corresponde a lipoproteína de alta densidad. Algunas veces
también se denomina colesterol "bueno". Las lipoproteínas están
hechas de grasa y proteína. Ellas transportan colesterol, triglicéridos y
otras grasas, llamadas lípidos, en la sangre desde otras partes del
cuerpo hasta el hígado.
Usted necesita que su colesterol HDL esté alto. Los estudios tanto de
hombres como de mujeres han mostrado que cuanto más alto sea su
HDL, más bajo será su riesgo de arteriopatía coronaria. Ésta es la
razón por la cual al colesterol HDL algunas veces se le llama
colesterol "bueno".
Un nivel de HDL saludable debe ser como sigue:
Hombres: por encima de 40 mg/dL
Mujeres: por encima de 50 mg/dL
Un HDL de 60 mg/dL o superior ayuda a proteger contra una
cardiopatía. El ejercicio ayuda a elevar su colesterol HDL.


COLESTEROL VLDL
VLDL corresponde a lipoproteína de muy baja densidad. Hay tres
tipos mayores de lipoproteínas. El colesterol VLDL contiene la
cantidad más alta de triglicéridos y se considera un tipo de colesterol
malo, debido a que ayuda al colesterol a acumularse en las paredes de
las arterias.
Un nivel de colesterol VLDL normal está entre 5 y 40 mg/dL.
TRIGLICERIDOS
Los triglicéridos son un tipo de grasa presente en el torrente
sanguíneo y en el tejido adiposo. Un exceso en este tipo de grasa
puede contribuir al endurecimiento y el estrechamiento de las
arterias. Eso lo pone en riesgo de tener un infarto o un ataque cerebral
(derrame). Enfermedades como la diabetes, la obesidad, la
insuficiencia renal o el alcoholismo pueden causar un aumento de los
triglicéridos. Con frecuencia, la elevación de los triglicéridos ocurre al
mismo tiempo que el aumento de los niveles de colesterol, que es otro
tipo de grasa.
Los triglicéridos se miden con el colesterol como parte de un análisis
de sangre. Los niveles normales de triglicéridos se encuentran por
debajo de 150. Los niveles superiores a 200 son elevados. Si tiene altos
los triglicéridos, puede disminuirlos si:
Recibe tratamiento médico para el problema que causa el aumento de
los triglicéridos
Sigue una dieta sana baja en azúcares y carbohidratos
Se ejercita regularmente
Toma medicinas para disminuir el colesterol
Las mujeres generalmente tienen niveles de creatinina más bajos que
los hombres, debido a que ellas normalmente tienen menor masa
muscular.
Los ejemplos de arriba son mediciones comunes para los resultados
de estos exámenes. Los rangos de los valores normales pueden variar
ligeramente entre diferentes laboratorios. Algunos laboratorios
utilizan diferentes mediciones o analizan muestras diferentes. Hable
con el médico acerca del significado de los resultados específicos de
su examen.
COMER BIEN
Coma alimentos que sean naturalmente bajos en grasa, como granos
enteros, frutas y verduras. El hecho de usar cubiertas, salsas y
aderezos bajos en grasa ayudará.
Observe las etiquetas de los alimentos. Evite alimentos que sean ricos
en grasa saturada. Consumir demasiado de este tipo de grasa puede
llevar a cardiopatía.
Seleccione alimentos de proteína magra: soja (soya), pescado, pollo
sin piel, carne muy magra (en lo posible evitar carnes de pollo, res,
cerdo).
Busque las palabras "hidrogenadas" o "parcialmente hidrogenadas" o
grasas trans en las etiquetas de los alimentos. NO coma alimentos que
las contengan (margarinas, mayonesas, mantequillas, chocolates,etc.)
Reduzca la cantidad de alimentos fritos que consume.
Reduzca la cantidad de productos horneados preparados (rosquitas
fritas, pastelitos y galletas) que come. Pueden contener muchas grasas
saturadas que no son saludables.
Coma menos yemas de huevos, quesos duros, leche entera, crema,
helado, mantequilla y carnes grasosas. Consuma porciones de carne
más pequeñas.
Utilice formas saludables de cocinar pescado, pollo y carnes magras,
como asarlos a la parrilla, hervirlos u hornearlos.
Coma alimentos que sean ricos en fibra. Las fibras buenas para el
consumo son avena, salvado, guisantes partidos y lentejas, fríjoles
(judías, fríjol negro, fríjol blanco común), algunos cereales y arroz
integral.
Aprenda cómo comprar y cocinar alimentos que sean
cardiosaludables. Aprenda cómo leer las etiquetas de los alimentos
para escoger alimentos saludables. Manténgase alejado de
restaurantes de comida rápida, donde las opciones saludables pueden
ser difíciles de encontrar.
Hacer mucho ejercicio también le ayudará. Hable con el médico sobre
qué tipo de ejercicio podría ser mejor para usted.
Si desea puede llevar una dieta mediterránea que está basada en:
Comidas a base de vegetales, con sólo pequeñas cantidades de carne
de res y pollo, cuando se utilizan.
Más porciones de granos, frutas y verduras frescas, nueces y
legumbres.
Alimentos que en forma natural contengan cantidades altas de fibra.
Mucho pescado y otros mariscos en lugar de carne roja.
Aceite de oliva, una grasa saludable y monoinsaturada, como la
fuente principal de grasa empleada para condimentar y preparar los
alimentos.
Alimentos que se preparan y sazonan de manera simple, sin salsas ni
jugos de la carne.


REFERENCIAS DE ALIMENTOS QUE SE PUEDE CONSUMIR
- Polen: Reduce el colesterol malo, ayuda a controlar el peso,
aumenta la energía, tiene un efecto inhibidor sobre las células
cancerosas.
- Cacao: En 1940, la medicina reglamentaria para el infarto al
corazón eran las inyecciones de teobromina, un alcaloide
extraído del cacao. Las células del corazón tienen una
acrecentada necesidad de magnesio para su funcionamiento, tan
es así que en las células musculares del corazón se concentran 18
veces más este mineral que en las células de otros órganos. La
deficiencia de magnesio es un común denominador de muchos
males del corazón. El magnesio reduce la presión arterial y
disminuye la coagulación de la sangre. Existen estudios
referidos que la mezcla de la leche y cacao anula las virtudes de
este último, razón por la que es preferible consumir chocolate
negro.
- Vitamina E: Tiene un efecto reductor de colesterol. Abunda en
oleaginosas como semillas de girasol, ajonjolí y germen de
trigo, aceite de coco, aceite de sésamo (ajonjolí), palta, kiwi,
castaña, almendra, aceituna.

- Vitamina C: Hay estudios que comprueban el efecto positivo de
la vitamina C en las enfermedades del corazón. Esta vitamina
ayuda a reciclar la importante vitamina E, y además promueve
la integridad vascular, reduce su permeabilidad y estabiliza las
paredes vasculares. Abunda en las frutas y en las verduras
verdes como: limón, naranja, kiwi, camu camu, fresa, brócoli,
espinaca toronja, guayaba, melón
- Flavonoides: Son un grupo de químicos que se encuentran en
ciertas comidas y plantas medicinales y manifiestan poderosa
actividad antioxidante, tenemos: maíz morado, uvas negras
(cáscara), fresas, manzana, pera, durazno, cebolla, perejil.

- Betacaroteno: Al igual que la vitamina E, se asocia con el
colesterol y previene la oxidación del mismo. Algunas fuentes
importantes son: zanahoria, camote, mango, espinaca, melón,
durazno, berros, brócoli.

- Grasas omega 3: Numerosos estudios indican que las grasas de
omega 3 modestamente ayudan a bajar la presión arterial, bajan
los triglicéridos , reducen el LDL (colesterol malo), todos los
cuales son adicionalmente grandes causales de las enfermedades
cardiacas. Además el omega 3 reduce el riesgo de ataque al
corazón entre un 20 y un 45%. Abunda en la linaza, el sacha
inchi, la semilla de calabaza, la nuez, salmón, caballa.

- Quinua: Lo que caracteriza a la quinua es su valor proteico
elevado que está formado por aminoácidos esenciales en
comparación con otros cereales, contiene grasas como omega 3,
omega 6 y omega 9, es rica en fibra que ayuda a reducir los
niveles de colesterol total, presión arterial. Contiene también
antioxidantes. El grano de la quinua tiene casi todos los
minerales en un nivel superior a los cereales, contiene fósforo,
calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso, zinc, litio y cobre.
Su contenido de hierro, que es dos veces más alto que el del
trigo, tres veces más alto que el del arroz y llega casi al nivel del
frijol. La quinua posee un alto contenido de vitaminas del
complejo B, C y E, y su contenido de vitamina B y C es superior
a la del trigo. Es rica en caroteno y niacina (B3). Contiene
sustancialmente más riboflavina (B2), tocoferol (vitamina E) y
caroteno que el trigo y el arroz.

- Magnesio: Es uno de los minerales más necesarios para nuestro
cuerpo. Previene la ansiedad, las fobias, los tics y está más que
recomendado para tratamientos contra el estrés y la depresión.
Relaja los músculos del cuerpo y también actúa sobre el sistema
nervioso de forma relajante.

El magnesio tiene un montón de funciones y propiedades como
la antitrombótica, la anti-estrés, la carioprotectora y la
antiinflamatoria. De esta manera, su presencia en el cuerpo es
vital para que el organismo funcione de forma correcta.

La dosis al día es diferente entre ambos sexos: Los hombres
tienen que consumir entre 300 y 360 mg/día de magnesio, las
mujeres unos 280mg/día. Estas cantidades las podemos
encontrar en alimentos ricos en magnesio como los frutos secos
(nueces, castañas, avellanas y almendras), las frutas (en especial
el damasco), las verduras (sobre todo las espinacas), el agua
mineral, cacao, los garbanzos, higos secos, arvejas verdes, perejil,
germen de trigo.
Veamos algunos de los beneficios del magnesio:

1. Mejora el sueño: La hormona que regula el sueño, llamada
melatonina, se altera cuando hay deficiencia de magnesio. Por
otra parte, el magnesio aporta equilibrio y controla las hormonas
del estrés. Las razones más recurrentes de por qué las personas
sufren de insomnio, son el estrés y la tensión.

2. Relaja el sistema nervioso: La serotonina, la cual relaja el
sistema nervioso y eleva el estado de ánimo, depende del
magnesio.

3. Músculos más grandes y más fuertes: El magnesio permite
que el cuerpo produzca más insulina, la cual es un factor
importante para el crecimiento y fuerza de los músculos. Por
otra parte, el trifosfato de adenosina (ATP) que proporciona
energía a la célula, tal como lo hace la electricidad en una
fábrica, se crea con la ayuda del magnesio.

4. Mayor flexibilidad: El magnesio afloja los músculos tensos.
Sin magnesio, los músculos no se relajan como debieran y se
producen calambres. Por lo tanto el magnesio es importante para
lograr mayor flexibilidad, ya que tener un nivel bajo de
magnesio da lugar a una acumulación de ácido láctico, lo que
causa dolor y rigidez.

5. Integridad y fortaleza ósea: El magnesio ayuda a fijar el calcio
correctamente. Quizás les puede sorprender, pero los
suplementos de calcio que mucha gente toma, no son sólo
inútiles, sino que además ¡contribuyen a la osteoporosis! En
realidad, hay 18 nutrientes esenciales que contribuyen a la salud
de los huesos; el magnesio es sin duda uno de los más
importantes, debido a que estimula una hormona llamada
calcitonina. Y, también suprime la hormona llamada
paratiroidea que descompone el hueso.

6. Remineraliza los dientes: La deficiencia de magnesio causa
un desequilibrio de fósforo y calcio en la saliva, lo que daña los
dientes.

7. Alcaliza el cuerpo: El magnesio ayuda a devolver el equilibrio
del pH del cuerpo. Un pH sanguíneo bajo significa que la sangre
contiene demasiado ácido, lo que puede ser perjudicial para las
células del organismo. El magnesio reduce el ácido láctico, que
es en parte responsable del dolor post-ejercicio (dolor muscular
de aparición tardía).

8. Hidrata: El magnesio es un electrolito esencial necesario para
una correcta hidratación.

9. Ayuda a aliviar el estreñimiento: El magnesio se puede
utilizar para limpiar las toxinas de los intestinos; de esta manera
contribuye a una adecuada evacuación.

10. Función de la enzima: Las enzimas son moléculas de
proteínas que estimulan todas las reacciones químicas en el
cuerpo. El magnesio es necesario para hacer que cientos de estas
enzimas trabajen y ayuden a otras miles.

11. Diabetes: El magnesio aumenta la secreción de insulina, lo
que facilita el metabolismo del azúcar. Sin magnesio, la glucosa
no es capaz de llegar a las células. Cuando la glucosa y la
insulina se acumulan en la sangre, causan diversos tipos de daño
en los tejidos, incluyendo los nervios de los ojos.

Información:
El equilibrio ácido-alcalino, o pH de nuestra sangre y medio
interno, si bien está regulado por nuestro propio organismo,
también se ve afectado por nuestra dieta. La acidosis es
responsable directo o factor agravante de numerosas
condiciones debilitantes como: osteoporosis, desórdenes
nerviosos y emocionales, cálculos renales, gota, artritis y baja
inmunidad. El tener sangre ácida ejerce un poderoso efecto
corrosivo sobre los tejidos y huesos, y los expone a una continua
desmineralización. El alimento ácido es generador de
mucosidades y el exceso de éstas, a su vez crea oportunidades
para el desarrollo de virus y bacterias. Aparecen entonces
catarros, sinusitis y problemas intestinales.
La sangre debe tener un pH ligeramente alcalino (7.3 a 7.5) cuando no
se logra este pH y no hay los álcalis suficientes en la sangre, el
organismo los obtiene de los huesos, las uñas y otros tejidos
esenciales. Una función principal del calcio es neutralizar y
restablecer el pH del cuerpo. Cuando se consume un exceso de
comida acidificante, nuestras reservas de calcio de los dientes y
huesos son llamadas para corregir este desbalance. Las dietas ricas en
ácidos (carnes y azúcares), hacen que continuamente utilicemos
nuestras reservas de calcio, es como si sumergiéramos nuestros
huesos en vinagre y los expusiéramos a una continua corrosión y
desmineralización.
Cuando se habla de comidas acidificantes, no debe pensarse en
cosas como limones o naranjas, acidificante en este contexto se
refiere al efecto de la comida dentro de la sangre, una vez concluida
la digestión.
Las comidas alcalinas, que combaten la acidosis, son las frutas, las
verduras y los cereales integrales.
Las comidas acidificantes son la leche, el queso, la carne, el pollo, el
pescado, los azúcares y las harinas refinadas. Los productos lácteos,
con excepción de la mantequilla, son extremadamente acidificantes.
En realidad cuando los cítricos pasan al torrente sanguíneo tiene un
efecto alcalinizante; la mejor medicina para la acidosis en la sangre es
la cura de limón o citroterapia.
LA CITROTERAPIA consiste en tomar en ayunas el jugo de 5
limones, diluidos o no en agua. Cada día aumentará un limón hasta
llegar a 10 y luego diariamente se reducirá un limón hasta volver a los
5 originales. Este es también un excelente estímulo para el hígado,
combate la varicosis, fluidifica la sangre, proporciona un pH alcalino,
nos provee de abundante vitamina C, al mismo tiempo que purifica la
sangre y por lo tanto los órganos que ella nutre.
Las principales comidas que producen acidosis son las proteínas. Se
ha calculado que por cada 10 g de proteína animal que se consume,
100 mg de calcio son perdidos en la orina. La dieta característica del
hombre moderno deriva el 90% de sus calorías de comidas
acidificantes. Otro importante grupo de alimentos acidificantes son
los azúcares refinados.
Tenemos por ejemplo que:
 La miel es alcalina y el azúcar blanca es altamente
acidificante.
 Los granos más alcalinos son el arroz integral, el trigo, el
mijo, mientras que la harina blanca es altamente
acidificante.
 Las carnes y los embutidos son altamente acidificantes.
 Los aceites prensados en frío son alcalinos (aceite de sacha
inchi, girasol, ajonjolí).
Los aceites prensados en frío no son aquellos aceites vegetales de
cocina que se venden normalmente, estos aceites son refinados.
Vivimos en la era de los alimentos refinados: la sal marina se
convierte en sal refinada, el grano de trigo en harina blanca, la caña
de azúcar en cristales de azúcar, los aceites de oleaginosas en
margarinas light, el maíz en cornflakes, el huevo en mayonesa, el
tomate en ketchup. Así innumerables productos ya no se consiguen
en su estado natural: se hierven, cocinan, procesan, extraen, saborizan
y preservan los alimentos hasta la muerte; se les sacan todas sus
vitaminas, minerlaes, enzimas y ácidos grasos esenciales. Luego, por
separado, nos venden suplementos como Centrum, Ca-Mg-Zn y
vitaminas en miles de productos y precios desde la A hasta la Z.
Pareciera que la industria alimentaria y la farmacéutica conspiraran
juntas para exprimirnos al máximo de dinero (mientras nos dejan el
mínimo de salud).
Un estudio realizado con 1600 mujeres demostró que las que estaban
bajo dieta vegetariana tenían solo el 18% de pérdida de masa ósea,
comparado con 35% de pérdida en aquellas que consumían carne. La
carne roja siendo rica en fósforo, compite con el calcio y bloquea su
absorción. En resumen, la acidosis de la sangre es un importante
promotor de la desmineralización de los huesos y tejidos nobles.
Cómo se extraen los aceites vegetales de cocina.
Para extraer el aceite de las semillas utilizan solventes químicos como
el hexano o gasolina que es un derivado del petróleo y luego son
elevados a altas temperaturas, para el desengomado también usan
ácido fosfórico que retira de las semillas la clorofila, hierro, cobre,
calcio, zinc, fosfolípidos y lecitinas. Se utiliza también para el refinado
soda cáustica que es un químico que sirve para desatorar lavabos,
aquí se pierden ácidos grasos esenciales, fosfolípidos, proteínas y
minerales. El blanqueado se hace con arcillas activadas con ácidos, se
retiran pigmentos como la clorofila y el betacaroteno, también
sustancias aromáticas. La desodorización retira los malos sabores y
olores que son producto del mismo procesamiento, ya que no estaban
en el aceite natural de la semilla. Se pierde también vitamina E y
fitoesteroles, y se eliminan residuos de pesticidas. En cada fase del
procesamiento se elevan a altas temperaturas y por lo tanto
desnaturalizan por completo el aceite, destruyen sus enzimas y les
retiran sus minerales y vitaminas. El resultado final es un aceite
muerto, insaboro e inodoro, sin ningún poder nutritivo, al que la
industria tiene que ponerle antioxidantes artificiales para que no se
vuelva rancio.