You are on page 1of 21

PLANTEAMIENTO JURÍDICO DEL PROBLEMA

El presente trabajo de investigación se elabora con
la pretensión de lograr una precisa identificación, de lo que se denomina
INTERDICTOS, relacionados exclusivamente en la Legislación Civil, aplicable en
nuestro estado, lo cual, habrá de lograrse a través del análisis que con respecto a
este derecho se les ha dado, por parte de los distintos autores, catedráticos,
legisladores, una vez distinguido su significado y su trayectoria de avance a través
del tiempo, podamos contemplarlos y delimitarlos dentro del campo de su
pertenencia de investigación, como lo es el Derecho Civil.

Es necesario precisar en primer término la razón por la cual la ley protege la
posesión independientemente del derecho de propiedad, estableciendo si con la
aplicación de la llamada acción interdictal se protegen otras instituciones o
principios jurídicos; dicha acción se encuentra acogida por nuestro derecho
mexicano, en donde además de fijar las bases de la protección al derecho de
posesión, dentro de la Constitución Política, también los ha tutelado bajo
normatividades desde el plano civil, que es materia de estudio en esta
investigación, en el cual se regulan de manera eficaz los derechos o atributos de
las personas, así como sus deberes y obligaciones, en cuanto a los derechos de
posesión, con el fin de lograr una relación armónica entre los individuos miembros
de la comunidad normada.

Se considera importante para la elaboradora de este trabajo de investigación, el
puntualizar los aspectos generales y particulares, en cada una de las etapas
procésales de la acción interdictal,
debidamente enunciadas por nuestra legislación Civil Vigente, es decir, Código de
Procedimientos Civiles del Estado de Jalisco y Código Civil para el Estado de
Jalisco. Llevando a cabo un análisis desde el momento en que se presenta un
escrito inicial de demandada, los documentos fundatorios que deban adjuntarse a
la demanda, medidas cautelares, emplazamiento a juicio, contestación de
demanda, periodo de ofrecimiento de pruebas, periodo probatorio, etapa de
alegatos y la sentencia.

Así como enunciar desde una apreciación personal, el punto de la problemática
jurídica que existe respecto al tema de estudio, en la practica profesional.



Interdicto de Amparo
El interdicto de amparo protege al poseedor contra las perturbaciones que puede
ser objeto su posesión. Su finalidad es hacer cesar dichas perturbaciones para
restablecer la situación existente antes de que estas ocurrieran.
El interdicto de Amparo a la posesión, como su nombre lo indica, solo busca
proteger la posesión legítima que la parte querellante alegue y demuestre ejercer
sobre determinado bien, de los actos perturbatorios que cualquier persona, incluso
el propietario, puedan ocasionarle y que de alguna manera desmejoren, molesten
o restrinjan el poder de hecho que ostenta el poseedor, o le cause cualquier otro
perjuicio en orden a la actuación de la posesión, sin privarle de ella.
Según el artículo 782 del Código Civil de Venezuela el interdicto de amparo
contiene las siguientes características:
a) La posesión Ultra anual: Que la persona que se pretende titular de un derecho
posesorio a ser tutelado por el Estado, ha de tener más de un año en el ejercicio
de la posesión.
b) Que dicha posesión sea legitima: Lo cual a tenor del articulo 772 C.C., significa
que la misma ha de ser continua, ininterrumpida, pública, no equivoca y con
intención de tener la cosa como suya propia.
c) Se ejerce sobre un derecho real, un inmueble o sobre una universalidad de
bienes muebles.
d) Ser perturbada la posesión: Lo cual significa que debemos tratar de
conceptualizar la idea de perturbación en contraposición a la de despojo.
e) Se requiere que la acción judicial se intente dentro del año a contar con la
perturbación, implica un lapso de caducidad.

El artículo 697 del Código de Procedimiento Civil expresa, que en materia de
interdicto corresponde a la jurisdicción civil ordinaria, exceptuando lo estipulado en
las leyes especiales.
Interdicto de restitución o por despojo: El interdicto de despojo o restitutorio puede
ser definido como la acción sumaria de posesión que tiene por objeto que el
despojado sea restituido en la posesión que ha perdido. El objeto principal del
interdicto es restituir en la posesión y los fundamentos de derecho sustantivo del
interdicto se encuentran en los artículos 783 y 784 del Código Civil.

El interdicto presupone lógicamente el despojo de un bien inmueble; si la
perturbación posesoria no llega a este grado, el interdicto es improcedente. En el
enunciado del artículo 783 del Código Civil se aprecian los requisitos que deben
concurrir para la procedencia del interdicto de despojo o restitutorio, tales son:

a)
Que haya posesión, aunque no sea legitima, sino que basta cualquiera posesión.

b) Que haya habido despojo de esa posesión.

c) Que el despojo sea de una cosa mueble o inmueble.

d) Que se intente dentro del año del despojo.

e) Se da contra todo aquel que sea autor del despojo.

f) Que se presente ante el juez las pruebas que demuestren in limine litis la
ocurrencia del despojo.

De estos requisitos se desprende que es necesario que la posesión sea mayor a
un año; no es necesario que sea legítima; que se trate de la posesión de un
inmueble, de un derecho real o de una universalidad de muebles.



b) Interdictos prohibitivos:

– De Obra Nueva. Sobre el interdicto de obra nueva señala el artículo 785 del
Código de Civil: “Quien tenga razón para temer que una obra nueva emprendida
por otro, sea en su propia suelo, sea en suelo ajeno, cause perjuicio a un
inmueble, a un derecho real o a otro objeto poseído por él, puede denunciar al
Juez de obra nueva, con tal que no esté terminada y que no haya transcurrido un
año desde su principio”.

El interdicto de obra nueva, como interdicto prohibitivo, se limita a detener el curso
de la obra denunciada, lo cual se consagra en el aludido Artículo 785 del Código
Civil, bajo ciertos preceptos básicos que regulan la denuncia de obra nueva;
siendo que, la doctrina más calificada ha establecido dentro de los requisitos de
admisibilidad de la dicha pretensión,
los siguientes:

1. Que sea emprendida una obra nueva, entendiendo por ésta, toda cosa hecha
que antes no existía, o que si existía resulta distinta o diferente por la naturaleza
de las modificaciones a que fue sometida; también se entiende como el cambio de
estado de los inmuebles, originados por construcciones artificiales ejecutadas en
el suelo propio o ajeno, o sobre cosas adheridas a éste, también propio o ajeno, y
que sean capaces de producir temor fundado de ocasionar perjuicio en un
inmueble, un derecho real u otros objetos poseídos por el querellante.

2. Que la obra nueva produzca fundado temor de causar perjuicios, entendiendo
por éste que el querellante tenga razón para temer que la obra nueva causa
perjuicio a la obra poseída por él.

3. Que el denunciante se encuentre en posesión del inmueble, derecho real u
otros objetos susceptibles de sufrir el perjuicio, al momento de procederse la
denuncia.

4. Que la obra no esté terminada, puesto que su objeto es interrumpirla o
suspenderla, y no para obtener una orden de demolición o destrucción de lo
construido, sólo puede lograrse en un juicio ordinario

5. Que la denuncia sea propuesta dentro del año siguiente al inicio de la obra
nueva.

–De Obra Vieja. Es la acción que insta para obligar a la reparación de un edificio o
construcción que amenaza ruina. Vale decir, arruinarse o desplomarse con
perjuicio de la posesión del actor, de su persona o de sus
intereses.

Para que procedan los interdictos de éste tipo, es necesario que exista un temor
racional de que un edificio, un árbol u otro objeto amenacen con causar daño
próximo. Para ello, el temor debe ser racional, o sea, fundado, lo que en último
término es una cuestión de hecho que le toca demostrar al querellante y resolver
al Juez.

La fuente del daño temido (un edificio, un árbol o cualquier otro objeto), puede ser
cualquier cosa capaz de producirlo, sin que sea necesario que se trate de un
“obra” propiamente dicha, o sea, del resultado de una actividad humana.
Asimismo, el objeto que crea la amenaza debe existir ya. El daño temido debe ser
próximo, lo que se contrapone tanto a daño actual como a daño remoto. Si el daño
ya se ha producido, el interdicto carece de sentido, porque ninguna de las
decisiones que en él puede tomar el Juez, podría remediar la situación. Sin
embargo, si ya se han producido daños, pero existe temor fundado de que se
causen otros daños, el interdicto procede respecto de éstos últimos.

Por lo tanto, el daño debe consistir en una destrucción o deterioro. Asimismo, el
objeto amenazado puede ser un predio “u otro objeto”, expresión que debe
interpretarse en toda su amplitud literal, pero desde luego no incluye a las
personas ya que éstas no son objetos.
Procedimiento en los Interdictos

En los interdictos encontramos tres procedimientos distintos regulados en el
Capítulo II del
Título III del Libro Cuarto del Código de Procedimiento Civil. En la Sección II se
contiene el procedimiento relativo a los interdictos posesorios propiamente dichos,
esto es, el interdicto restitutorio (artículo 699) y el interdicto de amparo (artículo
700), que en su fase sumaria presentan algunas variantes, pero que luego de
practicarse el decreto restitutorio o el secuestro, tratándose del primero, o el
decreto de amparo en el segundo, siguen un procedimiento común a partir de la
citación del querellado (Art. 701 y ss.).

La Sección III contiene el procedimiento relativo a los interdictos prohibitivos, el
interdicto de obra nueva (Art. 713 y ss.) y el interdicto de obra vieja (Art. 717 y ss.),
que si presentan diferencias sustanciales en todo el curso del procedimiento.

Una característica común a todos los procedimientos interdictales es la existencia
de una fase sumaria en la que el Juez dicta la providencia provisional sólo con
vista de los elementos de prueba que le presenta el querellante junto con la
querella, diferenciándose el procedimiento de los interdictos posesorios del
correspondiente a los interdictos prohibitivos en que éstos, una vez dictada por el
Juez la providencia provisional, no se abre el contradictorio probatorio que sí está
previsto para los primeros.

En resumen, el procedimiento en los interdictos es el siguiente:

1. Se introduce la demanda, mediante un escrito que cumpla con los r
equisitos del Art. 340 CPC.

2. Se suponen que transcurren 3 días para el Auto de Admisión

3. Se consignan todas las pruebas

4. El Tribunal admite la acción o demanda

5. En ese estado, el Tribunal solicita al Querellante que constituya una garantía
por la cantidad de dinero que el estime conveniente para responder de los daños y
perjuicios que pueda causar su solicitud en caso de ser declarada sin lugar.

6. El Querellante verá si constituye o no la garantía exigida por el Tribunal.

7. Si el Querellante constituye la garantía, el Tribunal inmediatamente le decretará
la restitución de la posesión

8. Si el querellante manifestare no estar dispuesto a constituir la garantía, pueden
pasar dos cosas:

a) Si el Juez verifica que están llenos o no, los requisitos del Art. 585 CPC, es
decir; que exista riesgo manifiesto de que quede ilusoria la ejecución del fallo y
siempre que se acompañe un medio de prueba que constituya presunción grave
de esta circunstancia y del derecho que se reclama. (Fumus boni iure; Pericullum
in mora); va a decretar el secuestro.

b) Si no cumple con estos requisitos, no decreta nada.

9. Decretada la restitución de la posesión, se práctica y ordena la citación.

10. Practicada la Citación del Querellado, éste quedará emplazado para el 2do.
Día siguiente a la citación, a fin de que exponga los alegatos que considere
pertinentes en defensa de sus derechos (Conforme a la Decisió
n de la Sala de Casación Civil del TSJ. Sentencia 22-05-01, Exp. Nº. 00-202)

11. Luego, se abre la causa a pruebas por 10 días.

12. Concluido dicho lapso, las partes presentarán dentro de los 3 días siguientes,
los alegatos que consideren convenientes.

13. El Juez, dentro de los 8 días siguientes, dictará la sentencia definitiva.

14. En el lapso de sentencia, pueden pasar dos cosas:

a) Que declaren el interdicto CON lugar; cuya consecuencia será la extinción de la
garantía.

b) Que declaren el interdicto SIN lugar; la decisión será apelable en un solo efecto.

15. Si la decisión de la apelación en un solo efecto es declarada SIN lugar;
ocurren dos cosas:

a) Se vuelve a restituir en la posesión al que haya resultado despojado, por la
medida dictada con lugar.

b) Se procede a la ejecución de la garantía.
Costas

El efecto de la Sentencia Definitiva en cuanto a las Costas Procesales, es el
siguiente: Art. 708 CPC. En la sentencia definitiva se hará pronunciamiento
expreso sobre las costas y se condenará en éstas siempre a quien resulte
perturbador o despojador.

Pero si la querella fuere declarada sin lugar, las costas las pagará el querellante,
quien deberá cumplir, en todo caso, con lo dispuesto en el artículo 38 de este
Código.

Art. 38 CPC.- Estimación de la Demanda. Cuando el valor de la cosa demandada
no conste, pero sea apreciable en dinero, el demandante la estimará. El
demandado podrá rechazar dicha estimación cuando la considere insuficiente o
exagerada, formulando al efecto su contradicción al contestar la demanda. El Juez
decidirá sobre la estimación en capítulo previo en la sentencia definitiva. Cuando
por virtud de la determinación que haga el Juez en la sentencia, la causa resulte
por su cuantía de la competencia de un Tribunal distinto, será éste quien resolverá
sobre el fondo de la demanda, y no será motivo de reposición la incompetencia
sobrevenida del Juez ante quien se propuso la demanda originalmente.






B) proteccionde la posesión





Bibliografía

- AGUILAR G., José Luis. Cosas, Bienes y Derechos Reales: Derecho Civil II
(2009). Caracas. Universidad Católica Andrés.
- Código Civil de Venezuela (1982). Gaceta Oficial de la República Bolivariana de
Venezuela, Nº 2.990 (Extraordinario), Julio 26, 1982.
- Código de Procedimiento Civil (2009). Gaceta Oficial de la República Bolivariana
de Venezuela, Nº 39.264, Septiembre 15, 2009.
- NUÑEZ A., Edgar D. La posesión y el interdicto (1994). Caracas. Editorial Vadell
Hermanos.



LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
EN SU NOMBRE

JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL Y DEL TRÁNSITO DE LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO MÉRIDA

201º y 152º

PARTE NARRATIVA

Mediante auto que obra al folio 11, se le dio entrada a la presente demanda por interdicto de
amparo interpuesto por el ciudadano JESÚS RIGOBERTO GUILLÉN UZCÁTEGUI, venezolano, mayor
de edad, abogado, titular de la cédula de identidad número 2.455.195, domiciliado en esta ciudad
de Mérida, estado Mérida y civilmente hábil, debidamente asistido por la abogada en ejercicio
SOCORRO DEL CARMEN DÍAZ, titular de la cédula de identidad número 3.764.874 e inscrita en el
Inpreabogado bajo el número 62.806, en contra de las ciudadanas DEYANIRA OLIVERO y MARÍA
DUNIA UZCÁTEGUI, venezolanas, mayores de edad, titulares de las cédulas de identidad números
12.113.400 y 10.718.194 respectivamente, domiciliados en esta ciudad de Mérida, estado Mérida
y civilmente hábiles.
En su escrito libelar la parte actora expuso entre otros hechos lo siguiente:
1) Que es poseedor legítimo del lote de terreno ubicado en la Avenida Alberto Carnevali, final del
Pasaje MI Abuelo, casa número 55-A, detrás de la empresa Arcosan, vía La Hechicera, Parroquia
Spinetti Dini, Municipio Libertador del Estado Mérida, en el cual tiene construida su vivienda
familiar –actualmente alquilada al ciudadano Luis Pérez Alfaro--, con su respectivo
estacionamiento y demás servicios.
2) Que dicho inmueble está constituido por las siguientes medidas y linderos: FRENTE: Con calle
ciega y terreno con vivienda, propiedad de la ciudadana Teresa Belandría, en una extensión de
cincuenta y dos metros (52,00 mts.), separa pared de bloque de cementos; FONDO: Con terrenos
propiedad de las hermanas Parra Salas, representadas por el ciudadano Antonio Carbonell, en
igual extensión a la anterior (52,00 mts.); COSTADO IZQUIERDO: Con terrenos propiedad de Rafael
Guillén y terrenos propiedad de las hermanas Parra Salas, representadas por el ciudadano Antonio
Carbonell, en una extensión de veinticinco metros lineales (25,00 mts.), separa pared de bloques
de cemento y cerca de alambre, y, COSTADO DERECHO: Con terreno y vivienda propiedad de la
ciudadana Alicia Herrera y terreno propiedad de las hermanas Parra Salas, representadas por el
ciudadano Antonio Carbonell, en igual extensión a la anterior (25,00 mts.), separa un camino
peatonal y cerca de alambre.
3) Que dicho inmueble le pertenece a la parte actora según consta en documento de opción de
compra venta, en el cual se señaló amplios derechos de disposición y dominio y fue autenticado en
la Notaría Pública del Municipio Libertador del Estado Mérida, quedando inserto bajo el número
45, Tomo 57 de fecha 14 de octubre de 1981.
4) Que desde el año 1970 hasta la presente fecha, la parte actora ha venido poseyendo el
deslindado inmueble, como dueño y poseedor legítimo y en consecuencia, siempre ha velado por
su conservación y la causa de no tener a la fecha el documento de propiedad protocolizado, es
debido a que dicho lote de terreno se encuentra hipotecado por el antiguo dueño a las hermanas
Parra Salas y todas las gestiones que ha realizado para ponerse en contacto con ellas han
fracasado, motivo por el cual tiene incoada demanda de prescripción extintiva de la hipoteca que
grava dicho inmueble, en el Juzgado Tercero de los Municipios Libertador y Santos Marquina de la
Circunscripción Judicial del Estado Mérida, según expediente número 6.637.
5) Que en los actuales momentos las ciudadanas DEYANIRA OLIVERO y MARÍA DUNIA UZCÁTEGUI,
vecinas de la parte actora por el lindero del fondo del lote de terreno, residenciadas en viviendas
sin número de la comunidad “La Rivera del Abuelo, han venido construyendo frente a su vivienda y
en parte de la superficie del terreno del actor, un local para utilizarlo como estacionamiento de
sus vehículos, prueba fehaciente, de que ese hecho configura claramente una perturbación a la
posesión de su terreno, razón por la cual intenta la solicitud de amparo.
6) Estimó la demanda en la cantidad de DOSCIENTOS MIL BOLÍVARES EXACTOS (Bs. 200.000,oo),
correspondientes a tres mil setenta y siete unidades tributarias (3.077 U.T.)
7) Indicó su domicilio procesal.

El Tribunal para decidir sobre la admisibilidad o inadmisibilidad de la presente querella interdictal
de amparo hace previamente las siguientes consideraciones:

PARTE MOTIVA

PRIMERA: DE LA ACCIÓN INTERDICTAL: La acción interdictal, es una acción posesoria que se
configura como una medida cautelar que está dirigida a evitar los conflictos y mantener la paz
social. En la acción interdictal no se discute la propiedad sino el poder de hecho sobre un bien, que
tiene vigencia al margen de que se ajuste o no a un derecho.

La posesión es un hecho que genera consecuencias jurídicas entre las que se encuentra,
precisamente, la protección de una situación que debe estar caracterizada por la tenencia de una
cosa, o el goce de un derecho en forma continua y estable.
Así pues, la acción implica la existencia de una situación de hecho referida a los derechos reales,
únicos derechos susceptibles de posesión; pudiendo nombrar entre ellos la propiedad, el
usufructo, la servidumbre, uso, entre otros.

Nuestra legislación contempla los siguientes interdictos:

a) Interdicto de amparo.
b) Interdicto de despojo o restitutorio.
c) Interdicto de obra nueva.
d) Interdicto de daño temido o de obra vieja.

La doctrina patria ha diferenciado los llamados posesorios, entre los cuales destacan los dos
primeros, y los dos últimos que conforman los llamados prohibitivos, diferenciación esta que
carece de importancia dado que todos tienen como requisito al hecho jurídico de la posesión. Las
acciones posesorias no requieren de título de propiedad para que sean procedentes.

El Interdicto es el procedimiento especial mediante el cual el poseedor de un bien o de un
derecho, solicita al Estado se le proteja su derecho posesorio ante un despojo, una perturbación o
el daño posible ante una obra nueva o vieja que le perjudique, y a tal fin se tomen las medidas
precautelativas necesarias.

SEGUNDA: DE LA COMPETENCIA: El artículo 698 del Código de Procedimiento Civil establece que:

“Es Juez competente para conocer de los interdictos, el que ejerza la jurisdicción en primera
instancia en el lugar donde esté situada la cosa objeto de ello; respecto de la posesión hereditaria
lo es el de la jurisdicción del lugar donde se haya abierto la sucesión.” (Lo destacado fue hecho por
el Tribunal).

De la trascripción de la anterior disposición procesal, resulta evidentísimo, que el Juez competente
para conocer de los interdictos es precisamente el que ejerza la jurisdicción en Primera Instancia
en el lugar donde esté ubicado el inmueble objeto de la acción interdictal y como puede
constatarse en el escrito libelar el terreno objeto de la acción interdictal está ubicado en la
Avenida Alberto Carnevali, final del Pasaje Mi Abuelo, casa número 55-A, detrás de la empresa
Arcosan, vía La Hechicera, Parroquia Spinetti Dini, Municipio Libertador del Estado Mérida, razón
por la cual este Juzgado es competente para conocer de la presente causa.

TERCERA: DEL INTERDICTO DE AMPARO: Para el interdicto de amparo, se requiere demostrar la
posesión legítima y no simple posesión, y dicha posesión debe ser por más de un (1) año, pero
además debe demostrarse la perturbación y no el despojo, y el fin perseguido es la prohibición de
continuar con la perturbación.

En cambio, la acción interdictal de amparo, es otorgada por la ley al poseedor legítimo, que sin
haber sido despojado del bien, acude a los órganos de administración de justicia para demandar
que se acuerde la terminación de las conductas de perturbación ya consumadas. Lo anterior, exige
que los actos perturbatorios de la posesión, existan en el terreno de la realidad (obra ya
consumada), esto es, queda excluida la simple tentativa o temor fundado de sufrir la perturbación
o molestia. Se entiende por perturbación consumada, aquellos acontecimientos que disminuyan el
poder de hecho del poseedor; no se requiere que la perturbación haya privado del bien al
poseedor.

En el caso in examine, se permite este jurisdicente transcribir la doctrina, que establece los
supuestos fácticos que deben concurrir, para que prospere la querella interdictal de amparo a la
posesión, tal como los señala el jurista Manuel Simón Egaña, en su valiosa obra “Bienes y Derechos
Reales”. Págs. 179 a 184, en el que establece:

“…De conformidad con la disposición transcrita, se requiere para el ejercicio del interdicto de
amparo la concurrencia de diversas circunstancias:
a) El actor, salvo las excepciones que referiremos seguidamente, debe ser poseedor legítimo.
Quiere esto decir que no todo poseedor puede intentar el interdicto de amparo, sino sólo aquel
que, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 772 del Código Civil, se encuentre en posesión
continua, no interrumpida, pacífica, pública, no equívoca y con la intención de tener la cosa como
suya propia. Quien aspira la protección del amparo, debe probar los requisitos de la posesión
legítima, cuya concurrencia es indispensable.
b) Debe demostrar asimismo el querellante, con los medios previstos por la legislación, que ha
ejercido la posesión legítima por un término mayor de un año, y no basta sólo que haya ejercido
por este tiempo, o más largo, sino que en el momento en el cual intenta la querella se debe
encontrar en el efectivo ejercicio de la posesión, posesión que debió haber comenzado por lo
menos un año antes.
c) No toda clase de posesión legítima esta amparada por la acción posesoria que estudiamos, sino
sólo aquella que se actúe con respecto de un inmueble, de un derecho real o de una universalidad
de muebles.
d) Demandado es aquella persona jurídica, natural o colectiva, pública o privada, que haya
consumado la perturbación.
e) Es requisito fundamental de la acción que se haya verificado un acto de perturbación. El
concepto de perturbación no aparece suficientemente claro, y en algunos casos se presta a
confusión con el despojo, que da lugar al interdicto establecido en el artículo 183 del Código Civil y
al amparo.
f) Se requiere también que el interdicto de amparo sea ejercido dentro de un año a contar del día
en que se produzca la perturbación. Podrían presentarse problemas para la determinación del
momento en que la perturbación se produce si se trata de un acto complejo y continuado, pero se
trata de un problema de hecho que sólo puede ser resuelto frente a las probanzas del caso
concreto…”


Asimismo, el artículo 700 del Código de Procedimiento Civil, establece textualmente lo siguiente:

“En el caso del artículo 782 del Código Civil el interesado demostrará ante el Juez la ocurrencia de
la perturbación, Y ENCONTRANDO EL JUEZ SUFICIENTE LA PRUEBA O PRUEBAS PROMOVIDAS,
decretará el amparo a la posesión del querellante, practicando todas las medidas y diligencias que
aseguren el cumplimiento de su DECRETO.” (Lo subrayado y destacado corresponde al Tribunal).

Por su parte el artículo 782 del Código Civil consagra lo siguiente:

“Quien encontrándose por más de un año en la posesión legítima de un inmueble, de un derecho
real, o de una universalidad de muebles, es perturbado en ella, puede dentro del año, a contar
desde la perturbación pedir que se le mantenga en dicha posesión. El poseedor precario puede
intentar esta acción en nombre y en interés del que posee, a quien le es facultativo intervenir en el
juicio. En caso de una posesión por menor tiempo, el poseedor no tiene esta acción sino contra el
no poseedor o contra quien lo fuere por un tiempo más breve.”


En los juicios interdictales lo único que se discute es el ius possessionis, es decir, el derecho de
posesión actual que la querellante ejerce sobre la cosa y no la propiedad, cuya sola demostración
no conlleva necesariamente la de la posesión. El artículo 782 del Código Civil se refiere en tal
sentido a quien se encuentra por más de un año en la posesión legítima de un inmueble o de un
derecho real y en el caso de una posesión por menor tiempo el poseedor no tiene esta acción sino
contra el no poseedor o contra quien lo fuere por un lapso más breve. En todo caso la interesada
debe demostrar ante el Juez tanto la posesión que ejerce como la perturbación y sobre el criterio
de la suficiencia o no de las pruebas aportadas el Juez podrá decretar el amparo a la posesión de la
querellante, practicando todas las medidas y diligencias que aseguren el cumplimiento de su
decreto. Es impretermitible por lo tanto la prueba de los hechos alegados y, además que el
interdicto sea interpuesto en tiempo útil, esto es, la prueba de encontrarse por más de un año en
la posesión legítima de inmueble, de un derecho real o de una universalidad de bienes, por lo que
puede dentro del año, a contar desde la perturbación, pedir que se le mantenga en dicha
posesión.

DE LAS CARACTERÍSTICAS DEL INTERDICTO DE AMPARO POR PERTURBACIÓN A LA POSESIÓN: Este
tipo de interdicto se encuentra determinado por las siguientes características:

1.- Debe ser ejercido por el poseedor.
2.- Debe intentarse dentro del año siguiente a la perturbación.
3.- La perturbación debe ser ejercido en contra de la voluntad del poseedor y perturbado de la
cosa poseída, por terceros o por el propietario.
4.- Debe comprobarse la titularidad del poseedor legítimo.
5.- Se ampara tanto la posesión sobre bienes inmuebles y derechos reales como la universalidad
de bienes muebles, mas no de bienes muebles individualmente considerados.
6.- El poseedor precario solo puede hacer uso del interdicto de amparo en nombre o interés de la
persona en cuyo nombre posee.
7.- Solo puede plantearse contra el no poseedor o contra quien haya poseído por un lapso mayor
al suyo.
8.- No se requiere que la perturbación a la posesión sea reiterada, ya que es factible con relación a
la perturbación aislada.

CUARTA: LA PARTE QUERELLANTE NO ACOMPAÑÓ JUSTIFICATIVO NOTARIAL, LO QUE HACE
INADMISIBLE EL INTERDICTO DE AMPARO: En el caso bajo análisis observa este Tribunal que la
parte accionante no cumplió con la obligación de acompañar a su querella la prueba fehaciente de
la posesión y la ocurrencia de la perturbación y tampoco indicó con precisión las condiciones de
tiempo y modo en que se produjo la perturbación, es decir, la fecha en que se procedió a construir
el local para estacionamiento de la parte demandada, tampoco señaló los actos perturbatorios por
lo que siendo así y dado que tales circunstancias son requisitos de procedibilidad de la acción
intentada por imperio del artículo 700 del Código de Procedimiento Civil, se entiende entonces
que la parte accionante al interponer su demanda debió cubrir todos estos requerimientos con
declaraciones de testigos que deben indicar la fecha de los hechos constitutivos de la
perturbación, razón por la cual, se debe declarar inadmisible la presente acción. Y así debe
decidirse.

PARTE DISPOSITIVA

En mérito a las consideraciones que anteceden, este Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo
Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida, procediendo en
nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, DECLARA:

PRIMERO: Inadmisible la querella interdictal de amparo interpuesta por el ciudadano JESÚS
RIGOBERTO GUILLÉN UZCÁTEGUI, en contra de las ciudadanas DEYANIRA OLIVERO y MARÍA DUNIA
UZCÁTEGUI.

SEGUNDO: La presente decisión ES APELABLE en ambos efectos.

TERCERO: Por la naturaleza del fallo no hay especial condenatoria en costas.


CUARTO: La presente decisión es apelable en ambos efectos en orden a lo previsto en el artículo
341 del Código de Procedimiento Civil.

QUINTO: Por cuanto la decisión sale fuera del lapso previsto en el artículo 10 del Código de
Procedimiento Civil, se requiere la notificación de la parte actora, para evitar la trasgresión de la
norma constitucional que garantiza el derecho a la defensa y la garantía del debido proceso,
previstos en el encabezamiento y numeral 1º del artículo 49 de la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, y cumplir asimismo con la igualdad procesal de la parte prevista en el
artículo 15 del Código de Procedimiento Civil.

NOTIFÍQUESE, PUBLÍQUESE, REGÍSTRESE Y DÉJESE COPIA.

DADA, FIRMADA Y SELLADA EN LA SALA DE DESPACHO DEL JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA
INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL Y DEL TRÁNSITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL
ESTADO MÉRIDA. Mérida, cinco de mayo de dos mil once.
EL JUEZ TITULAR,

ALBIO CONTRERAS ZAMBRANO

LA SECRETARIA TITULAR,

SULAY QUINTERO QUINTERO

En la misma fecha se publicó la anterior sentencia, siendo las tres y diez minutos de la tarde.
Conste.

LA SECRETARIA TITULAR,

SULAY QUINTERO QUINTERO

Exp. Nº 10.240.



ACZ/SQQ/ymr.







Análisis de la sentencia
El interdicto de amparo protege al poseedor contra las perturbaciones que puede
ser objeto su posesión. Su finalidad es hacer cesar dichas perturbaciones para
restablecer la situación existente antes de que estas ocurrieran.
El interdicto de Amparo a la posesión, como su nombre lo indica, solo busca
proteger la posesión legítima que la parte querellante alegue y demuestre ejercer
sobre determinado bien, de los actos perturbatorios que cualquier persona, incluso
el propietario, puedan ocasionarle y que de alguna manera desmejoren, molesten
o restrinjan el poder de hecho que ostenta el poseedor, o le cause cualquier otro
perjuicio en orden a la actuación de la posesión, sin privarle de ella.
Según el artículo 782 del Código Civil de Venezuela el interdicto de amparo
contiene las siguientes características:
a) La posesión Ultra anual: Que la persona que se pretende titular de un derecho
posesorio a ser tutelado por el Estado, ha de tener más de un año en el ejercicio
de la posesión.
b) Que dicha posesión sea legitima: Lo cual a tenor del articulo 772 C.C., significa
que la misma ha de ser continua, ininterrumpida, pública, no equivoca y con
intención de tener la cosa como suya propia.
c) Se ejerce sobre un derecho real, un inmueble o sobre una universalidad de
bienes muebles.
d) Ser perturbada la posesión: Lo cual significa que debemos tratar de
conceptualizar la idea de perturbación en contraposición a la de despojo.
e) Se requiere que la acción judicial se intente dentro del año a contar con la
perturbación, implica un lapso de caducidad.

El artículo 697 del Código de Procedimiento Civil expresa, que en materia de
interdicto corresponde a la jurisdicción civil ordinaria, exceptuando lo estipulado en
las leyes especiales.
Supuesto de procedencia
Legitimación Activa:
1. En principio sólo puede insertar el interdicto el poseedor legitimo ultra anual
(CC, art 782, aparte 1°). Si la perturbación recae en un accesorio del bien basta la
posesión ultra anual del bien principal. Así si alguien es perturbado en una
edificación muy reciente le bastara haber poseído legítimamente el suelo por más
de un año.

2. Sin embargo, el poseedor precario puede intentar la acción en nombre e interés
del que posee, a quien le es facultativo intervenir en el juicio (CC, art 782 aparte
1°). Desde luego en este caso la persona para quien posee el detentador debe ser
un poseedor legítimo ultra anual. Obsérvese que quien tiene la posesión legítima
ultra anual de un derecho real y la posesión precaria de la cosa puede intentar el
interdicto tanto en nombre e interés propio como en nombre e interés de la
persona para quien posee la cosa.
3. Se exige que la posesión sea ultra anual para evitar que la persona protegida
por el amparo sea a su vez un poseedor expuesto al interdicto de despojo.
Sin embargo, el ultimo aparte del artículo 782 del CC establece que: “En caso de
una posesión (legítima) por menos tiempo, el poseedor no tiene esta acción sino
contra el no poseedor o contra quien lo fuere por un tiempo más breve”. Pero la
Corte Suprema de Justicia en el año 1964 y luego en 1966 consideró que existía
contracción entre el primero y el segundo párrafo del artículo 782 puesto que en el
primero condiciona el interdicto de amparo a una posesión ultra anual y el último
acepta para su procedencia una posesión sin sujeción a lapso alguno; que en
consecuencia la Corte debía pronunciarse por una u otra disposición y que por
varias razones optaban por la primera de modo que la regla del último aparte
citado carecía de aplicación.
Legitimación pasiva:
El interdicto debe intentarse contra el autor de la perturbación o sus sucesores a
titulo universal. El hecho de no realizar personalmente los actos perturbatorios, no
excluye que quien haya encargado a otro la realización de los mismos sea
considerado autor de la perturbación. En caso de comunidad, el comunero
poseedor perturbado puede intentar el interdicto contra el comunero no poseedor
que lo perturbe.
Plazo
1. El interdicto debe intentarse dentro del año contado a partir de la fecha de la
perturbación. (artículo 782 C.C)
Si la perturbación consistió en varios hechos repetidos y sucesivos, el plazo
comienza a correr desde la fecha del primero de ellos, si en cambio se han
sucedido hechos perturba torios distintos nacen tantas acciones como hechos,
cada una sujeta a su propio plazo.
Pruebas a cargo del autor
El querellante tiene la carga de probar:

1. Que es el poseedor legítimo ultra anual, o en su caso que detenta el nombre del
poseedor legitimo ultra anual.
2. Que existe la perturbación posesoria.
3. Que el demandado es el autor de la perturbación o en su causa habiente al
título universal.
Excepciones del demandado
A su vez el querellado puede oponer:
1. Las excepciones de de rito o sea cualquier prueba que contradiga las pruebas
que están a cargo del demandante.
2. La caducidad de la acción.
Efectos.
En este caso, la sentencia no puede pronunciarse sobre la propiedad o la
titularidad de los hechos reales de que se trate de incluir condenas a resarcir el
daño causado.

Bibliografía

- AGUILAR G., José Luis. Cosas, Bienes y Derechos Reales: Derecho Civil II
(2009). Caracas. Universidad Católica Andrés.
- Código Civil de Venezuela (1982). Gaceta Oficial de la República Bolivariana de
Venezuela, Nº 2.990 (Extraordinario), Julio 26, 1982.
- Código de Procedimiento Civil (2009). Gaceta Oficial de la República Bolivariana
de Venezuela, Nº 39.264, Septiembre 15, 2009.
- NUÑEZ A., Edgar D. La posesión y el interdicto (1994). Caracas. Editorial Vadell
Hermanos