You are on page 1of 2

Alopecia Areata

Es la causa inflamatoria mas frecuente de pérdida de cabello. Afecta
aproximadamente a 4.5 millones de personas en Estados Unidos. Aqueja a
personas de cualquier edad, sexo y raza. Casi infrecuente en niños menores de 3
años, cursa con una prevalencia en gente joven (más del 66% en menores de 30
años y sólo un 20% por arriba de los 40 años). No hay predilección por algún
sexo, sin embargo en estudios realizados se ha encontrado mayor afectación en
hombres entre los 21 y 30 años de edad; la mayoría de los casos se diagnostican
antes de los 20 años.

La alopecia areata se asocia con mayor frecuencia en pacientes que padecen
enfermedades autoinmunes. Por ejemplo, se ha visto asociada a lupus
eritematoso en el .6% de los pacientes, a vitíligo en el 4% y entre el 8-28%
relacionado a enfermedad tiroidea autoinmune.

Esta enfermedad de origen autoinmune, se desarrolla a partir de la pérdida de
privilegio inmune que sufre el folículo piloso, con la consecuente producción de
auto-anticuerpos dirigidos en contra de componentes del folículo. La
característica histológica más frecuente es un infiltrado linfocitario peri bulbar.
A pesar de la profunda perturbación que sufre el folículo, no hay una destrucción
permanente, ya que existe la posibilidad de que vuelva a crecer.

El cuadro clínico se caracteriza por la perdida de cabellos en áreas bien
circunscritas en forma de parches entre piel cabelluda normal. Su aparición
suele ser súbita y puede progresar hasta una pérdida completa del cabello
(alopecia Areata total) o a la pérdida de pelo en todo el cuerpo (alopecia Areata
universal).

La evolución de la alopecia areata es impredecible y en algunas ocasiones su
resolución es espontanea. Actualmente existen varios tratamientos disponibles y
la elección de alguno de estos depende de diversos factores de cómo la edad y la
extensión en la pérdida del cabello.

Cuando una alopecia en parches afecta a menos del 50% del cuero cabelludo se
plantea el tratamiento con corticoesteroides tópicos o inyectados localmente
(cortisona). Las inyecciones se deben repetir cada cuatro o seis semanas. La
mejoría comienza a partir del primer mes de tratamiento.

Actualmente, solo dos tratamientos han mostrado eficacia a través ensayos
clínicos de medicina basada en evidencia: la inyección intra-lesional con
glucocorticoides y la inducción de alergia de contacto. Así mismo, se han
empleado con gran efectividad glucocorticoides de alta potencia de manera
tópica.

Hoy en día, también se encuentran lociones de terapia inmunomoduladora, entre
sus agentes se encuentran el Dithranol, el cual se aplica 20 a 30 minutos
diariamente incrementando el tiempo hasta 1 o hasta que se presente una
dermatitis de bajo grado; este tratamiento ha mostrado una eficacia en el
crecimiento del cabello en el 75% de los pacientes.

Alopecia Areata