You are on page 1of 27
ENLACES QUÍMICOS l enlace químico se define como la fuerza de atracción que mantiene unidos a los átomos (enlace interatómico) para formar moléculas o sistemas cristalinos (iónicos, metálicos o covalentes); moléculas (enlaces intermoleculares) o para dar origen a los estados condensados de la materia (sólido, líquido); dicha fuerza es de naturaleza electromagnética (eléctrica y magnética), predominantemente eléctrica. En la materia, la tendencia general de los compuestos, es la de hallarse en el menor estado energético posible; de acuerdo a ello, la materia tiende a formar agregados de menor energía y por consiguiente de mayor estabilidad liberando energía. H + Cl  HCl + 428 kJ/mol HCl + 428 kJ/mol  H + Cl Todos los enlaces se originan como resultado de las atracciones y repulsiones mutuas entre las cargas eléctricas existentes en los átomos. Existen dos tipos principales de enlace:  Enlace iónico, es aquel que resulta de la fuerte atracción electrostática entre los cationes (iones positivos), y los aniones (iones negativos), estos iones son generados como producto de la transferencia neta de uno o más electrones de un átomo o grupo de átomos a otro, por ejemplo: Na + Cl ÷ ; NH 4 + Cl ÷ ; Ca 2+ O 2÷ ; K + OH ÷ , etc.  Enlace covalente, se origina como producto de la compartición de uno o más pares de electrones de valencia entre los átomos enlazados, por ejemplo: H 2 (H÷H); HCl (H÷Cl); CO 2 (O=C=O); C 2 H 2 (H÷C÷C÷H). E Enlaces Químicos Enlaces Interatómicos Iónico o electrovalente Covalente – No polar o apolar – Polar – Coordinado o dativo Metálico Enlaces Intermoleculares (Fuerzas de Van der Waals) – Dipolo - dipolo – Puente de hidrógeno – Fuerzas de dispersión de London etc.  Valencia El término valencia, en un sentido muy amplio se utiliza para describir la capacidad de combinación que tienen los elementos al formar los compuestos; éste término tiene el mismo significado al referirnos a los enlaces iónicos o covalentes. Anteriormente el término valencia de un elemento lo definía el número de átomos de hidrógeno que podían unirse o ser reemplazados por un átomo del correspondiente elemento; en consecuencia el número entero que expresaba la valencia de un elemento en un determinado compuesto, debía ser igual al número de enlaces mediante los cuales un átomo se unía a otro, lo que no siempre es igual al número de átomos a los cuales se halla ligado. Así pues, el átomo de cloro en el HCl es monovalente, mientras que el átomo de oxígeno en el H 2 O es divalente, de igual forma, el magnesio en el MgO es divalente, debido a que se combina con un átomo de oxígeno que, a su vez, tiene la capacidad de combinarse con dos átomos de hidrógeno; algunos elementos manifiestan una sola valencia al formar compuestos diferentes, otros muestran dos o más valencias, como por ejemplo: el nitrógeno al combinarse con el oxígeno forma los siguientes óxidos: N 2 O, NO, N 2 O 3 , NO 2 y N 2 O 5 ; en ellos la valencia del nitrógeno varía de uno a cinco; sin embargo el oxígeno manifiesta una sola valencia. Esto originó que la valencia se convierta en un término un tanto ambiguo y por ende, difícil de determinar en todos los compuestos, excepto en los más sencillos. Actualmente, una idea más apropiada para definir el término valencia lo proporciona, la configuración electrónica del átomo; y es así que, hablamos de electrones de valencia, cuando nos referimos a los electrones del último nivel energético que participan en el enlace químico.  Estructuras de Lewis G. N. Lewis 1 e I. Langmuir 2 en 1916 sugirió que al formarse un enlace químico, los átomos ganan, pierden o comparten electrones, de manera tal que la configuración electrónica externa de los átomos adquiera una estructura semejante a la de los gases nobles; como los gases nobles, con excepción del helio (1s 2 ), poseen ocho electrones en su último nivel de energía (ns 2 np 6 ), a la Teoría de Lewis se le conoce como la Regla del Octeto; según esta regla, una configuración electrónica externa de ocho electrones, independientes en un sistema atómico aislado o parcialmente compartido, constituye una estructura muy estable. Las fórmulas o estructuras de Lewis son representaciones electrónicas que indican la forma en que se atribuyen los electrones más externos o de valencia, en una molécula; en este método, los electrones de valencia de cada átomo se pueden representar por medio de puntos, círculos o aspas distintamente para cada átomo; la representación esquemática para un átomo sería: Ej: Fluor : 9 F Grupo : VIIA Configuración electrónica : [ 2 He] 2s 2 2p 5 Número de electrones de valencia : 7 Estructura de Lewis : 1 Gilbert Newton Lewis (1875-1946). Notable físico norteamericano, profesor en la Universidad de California; famoso por su trabajo llamado "Estructura de Lewis" o "diagramas de punto". 2 Irving Langmuir (1881-1957) Físico y químico estadounidense conocido por su trabajo en distintos campos de la química y galardonado con el Premio Nobel de Química del año 1932. Estructuras de Lewis de los átomos Grupo Configuración electrónica externa Nº de electrones de valencia Ejemplo I A ns 1 1 II A ns 2 2 III A ns 2 np 1 3 IV A ns 2 np 2 4 V A ns 2 np 3 5 VI A ns 2 np 4 6 VII A ns 2 np 5 7 VIII A ns 2 np 6 8 El número de electrones de valencia es igual al número de su grupo en la Tabla Periódica. En la molécula de Cl 2 , tenemos: Es importante tener presente que el uso de puntos u otros símbolos, sólo tiene carácter ilustrativo, debido a que en realidad, no existe diferencia alguna entre los electrones de los distintos átomos; todos son equivalentes; es de uso frecuente, cuando se representa la estructura de Lewis de una molécula, utilizar un guión para señalar la presencia de un enlace covalente entre dos átomos. Para simplificar aún más la escritura de estas estructuras, se omiten a veces los electrones que no forman parte en los enlaces químicos. Cl ÷ Cl  Escritura de las estructuras de Lewis: Para las moléculas más simples e iones que se forman a partir de los elementos no metálicos, es muy fácil escribir sus estructuras de Lewis; para ellos es necesario respetar el siguiente procedimiento.  Dibujar un esqueleto molecular uniendo los átomos por enlaces simples; en algunos casos sólo es posible una forma de ordenación; en otros, será necesario recurrir a información adicional para decidir entre dos o más ordenaciones posibles.  Sumar el número de electrones de valencia de cada átomo en el compuesto; si la sustancia es neutra, el número total de electrones de valencia se hallará sumando los electrones de valencia de cada átomo en el compuesto. En el caso de iones cargados negativamente (aniones), agregar la carga del ion al conteo electrónico total; si los iones tienen carga positiva (cationes) restar el valor de la carga iónica al total de electrones de valencia.  Restar dos electrones por cada enlace simple señalado en el esqueleto molecular, luego distribuir los electrones restantes como pares de electrones no compartidos, de tal manera que cada átomo tenga ocho electrones, si es posible.  Si distribuyendo los electrones de valencia, se obtiene que cada átomo posea ocho electrones a su alrededor, entonces la estructura de Lewis está completa.  Si de esta manera no puede alcanzarse la regla del octeto, debido a que no existen pares de electrones suficientes, entonces se colocaran uno o más pares de electrones como electrones compartidos; el resultado será la formación de un enlace múltiple. La formación de un enlace doble corrige en dos (2) unidades la deficiencia de electrones, mientras que un enlace triple compensa la deficiencia en cuatro (4) electrones.  Si al final se encuentra que no existen algunos pares de electrones para completar el octeto con enlaces simples, ellos significará que uno o más átomos del compuesto no obedecen la regla del octeto. Ej: Dibujar la estructura de Lewis del cloroformo, CHCl 3 . 1º. 2º. Electrones de valencia totales = 1 + 4 + 3(7) = 26 3º. Para los cuatro enlaces covalentes de la estructura base, se asignan ocho (8) electrones, quedando dieciocho (18). Si se ubican seis (6) alrededor de cada átomo de cloro, obtenemos una estructura plausible para el cloroformo CHCl 3 . La Regla del Octeto es aplicable cuando el átomo central llega a presentar ocho (8) electrones en su configuración electrónica externa: La regla del octeto precisa cuantos electrones utilizables son realmente electrones enlazantes (compartidos) y cuantos electrones son no compartidos. Elemento Grupo Configuración electrónica Electrones de valencia 1 H IA 1s 1 1 6 C IVA [ 2 He] 2s 2 2p 2 4 17 Cl VIIA [ 17 Ne] 3s 2 3p 5 7 La relación matemática es: r = p ÷ q Donde: r = Nº de electrones compartidos p = Nº de electrones de valencia 8 x Nº de átomos (sin incluir al H) más 2 x Nº de hidrógenos q = Nº de electrones disponibles en el nivel electrónico Ej: Para el caso del H 2 SO 4 p = 8 x 5 (1 S + 4 O) + 2 x 2 ( Nº de hidrógenos ) = 44 q = 2 x 1(H) + 1 x 6 (S) + 4 x 6 (O) = 32 r = 44 ÷ 32 = 12 Existen 12 e ÷ compartidos es decir seis (6) enlaces y los electrones no compartidos son: 32 ÷ 12 = 20 es decir 10 pares  Excepciones a la Regla del octeto: Básicamente la Teoría de Lewis, centra su estudio en aquellas moléculas o iones poliatómicos que siguen la regla del octeto; sin embargo existen algunas especies conocidas que no la siguen, los compuestos que se forman a partir de átomos que contribuyen con un número total impar de electrones de valencia, no obedecen la regla del octeto. Estos compuestos tienen electrones que no forman pares y por tanto, son paramagnéticos; tiene una ligera atracción hacia los campos magnéticos. Las estructuras deben escribirse tan cerca de un arreglo de octeto como sea posible, dentro de esta categoría se encuentran por ejemplo el NO, ClO 2 y NO 2 , moléculas en las que el número total de electrones es impar: Un segundo grupo de especies, lo constituyen aquellas en las cuales existen menos de ocho electrones alrededor de un átomo, como ejemplos tenemos al BeF 2 y BF 3 ; aunque es posible escribir varias estructuras que satisfacen la regla del octeto, los hechos experimentales sugieren las estructuras: En las que los átomos centrales Be y B, están rodeados por cuatro (4) y seis (6) electrones de valencia, en lugar de ocho (8). En el caso del BF 3 se observa que uno de los orbitales de la capa de valencia se encuentra vacío, el cual puede ser atraído por otras moléculas en las cuales exista un átomo con un par de electrones sin compartir que puede ser donado. En el otro extremo tenemos ciertos haluros de no metales pesados que tienen estructuras en las que el átomo central está rodeado por más de ocho electrones de valencia. Entre los muchos ejemplos de moléculas e iones que tienen capas de valencia expandidas se encuentran sustancias como, PF 5 , AsF 6 ÷ , SF 6 y ClF 3 ÷ etc. Algunos de los electrones situados alrededor del átomo central pueden ser electrones no compartidos, como en los fluoruros de xenón, XeF 2 y XeF 4 :  Resonancia o mesomería: Al establecer las estructuras de Lewis de algunas sustancias es difícil, muchas veces, asignar a las mismas una determinada estructura que describa satisfactoriamente todas las propiedades del ion o de la molécula; en muchos casos la dificultad no radica en asignar al compuesto una determinada estructura electrónica, sino en que dos o más estructuras pueden ser asignadas lógicamente a la misma, permaneciendo no obstante los átomos en una determinada posición mutua invariable; estas estructuras se conocen como formas resonantes. No se debe afirmar que coexisten las dos estructuras y que en consecuencia existen dos clases de moléculas que oscilan o intercambian la una a la otra, ello sería un caso de tautomería. Si no, que la distribución electrónica en la molécula no puede representarse debido a las limitaciones de los modelos gráficos empleados; en estos compuestos el calor de formación es siempre mayor que el de las estructuras individuales supuestas; este exceso de energía se conoce como energía de resonancia la cual da lugar a que los enlaces tengan una mayor fuerza que ocasiona que la distancia entre los átomos correspondientes sea algo más pequeña que la calculada teóricamente. Las fórmulas de resonancia se puedan prever cuando sea posible escribir, para la misma geometría atómica dos o más estructuras de Lewis que sean casi igualmente admisibles; sin embargo al escribir formas resonantes, sólo se pueden desplazar electrones, no átomos; en consecuencia las formas resonantes no implican distintas clases de moléculas; la deslocalización de los electrones de enlace corresponden a los t (pi), es decir no tienen una posición fija en la sustancia, pertenecen a más de dos núcleos atómicos enlazados originando una fuerza adicional al enlace simple localizado. Consideremos, por ejemplo, las estructuras del trióxido de azufre, SO 3 y del ión nitrato, ÷ 3 NO Estructuras del trióxido de azufre, SO 3 Estructuras del ión nitrato, ÷ 3 NO  Enlaces interatómicos  Enlace iónico o electrovalente (electrostático): En 1916 W. Kossel 3 al estudiar la naturaleza de las reacciones químicas, sugirió la idea de que estas acontecían como producto de la ganancia o perdida de electrones por parte de los sustancias involucradas, es indudable que se estaba refiriendo a los enlaces iónicos; este tipo de enlace se origina en consecuencia, como resultado de la transferencia de uno o más electrones de un átomo o grupo de átomos a otro; como consecuencia, surgen partículas cargadas positivamente, cationes; y partículas negativas, aniones. Estas especies se atraen mutuamente por poseer cargas eléctricas contrarias, acercándose hasta una distancia en la que sus nubes electrónicas están suficientemente interpenetradas y se repelen, con lo cual equilibran la fuerza de atracción existente; la atracción electrostática de los iones da lugar a que ellos se alineen adoptando una estructura cristalina regular, en la que un ion sufre la atracción de todos los iones de carga opuesta cercanos a él. Los compuestos iónicos binarios resultan, normalmente, de la reacción entre elementos de bajo potencial o energía de ionización, usualmente metales de los grupos 1A, 2A, con elementos que poseen alta electronegatividad y mucha afinidad electrónica, generalmente no metales de los grupos 6A y 7A Los compuestos iónicos, como todas las sustancias estables, son eléctricamente neutros, lo que permite poder predecir sus fórmulas químicas correspondientes haciendo uso del principio de neutralidad eléctrica. Cuando se forma un compuesto iónico a partir de los elementos, la reacción es siempre exotérmica; como ejemplo a analizar tenemos la formación del cloruro de sodio NaCl, a partir de sus elementos. 3 Walther Kossel (1888-1956) Físico alemán. Profesor en las universidades de Kiel y de Danzig, realizó investigaciones sobre los fenómenos espectroscópicos de los rayos X y la radiación gamma. Estudió la estabilidad de los enlaces atómicos y elaboró la teoría de la electrovalencia La ecuación general de este proceso es: Na (s) +  Cl 2(g)  NaCl (s) + 411 kJ/mol sodio cloro cloruro de sodio Las configuraciones electrónicas así como las fórmulas puntuales de Lewis, permiten comprender de mejor forma esta transformación química. Para mayor simplicidad, representaremos al cloro como átomos individuales en lugar de moléculas. 11 Na [ 10 Ne] 3s 1 Na + [ 10 Ne] ___ pierde 1e ÷ Na + Cl ÷ 17 Cl [ 10 Ne] 3s 2 3p 5 Cl ÷ [ 10 Ne] 3s 2 3p 6 gana 1e ÷ En esta reacción se observa que cada átomo de sodio pierde un electrón para formar el ion Na + , adoptando una estructura electrónica igual a la del gas noble precedente ( 10 Ne); esto quiere decir que el Na + es isoelectrónico con el Ne. En contraste, cada átomo de cloro gana un electrón formando el ion Cl ÷ , quien posee la misma estructura electrónica que el gas noble siguiente ( 18 Ar); el Cl ÷ es isoelectrónico con el Ar. Empleando las fórmulas puntuales de Lewis, también podemos representar la reacción anterior de la siguiente forma: En compuestos binarios, si la diferencia de electronegatividad (AEN) igual o mayor a 1,7 el enlace es iónico; en consecuencia a mayor diferencia de electronegatividad es mayor el carácter iónico del compuesto en contraste con su carácter covalente. AEN > 1,7 El enlace es iónico Curva de energía potencial para la formación de un par iónico con iones infinitamente separados Por si sola, la fórmula de un compuesto iónico, no nos indica el tipo de enlace químico presente; para ello es preciso poder establecer de acuerdo con la ubicación que tienen sus elementos en la Tabla Periódica, las diferencias de electronegatividades o afinidades electrónicas de los mismos, las fórmulas químicas sólo nos indican la proporción de los átomos que constituyen los compuestos. Por lo general, mientras más distantes se encuentren dos elementos en la Tabla Periódica, mayor es la diferencia de electronegatividades y por consiguiente, mayor será también las probabilidades de que se vea favorecida la formación de un compuesto iónico.  Calor de formación de los compuestos iónicos: La reacción de formación de un mol de cloruro de sodio desprende 411 kJ/mol. Na (s) +  Cl 2(g)  NaCl (s) A H t = ÷ 411 kJ/mol Podemos estudiar esta reacción en función de tres procesos básicos, los cuales son: 1º. Las sustancias elementales en su estado más estable, a 25º C y 1 atm de presión se transforman en átomos gaseosos. Na (s) +  Cl 2(g)  Na (g) + Cl (g) A H 1 = + 230 kJ/mol Como es de esperar, esta etapa es endotérmica; dado que se necesita suministrar energía al sistema para romper los enlaces existentes en las moléculas de cloro y de esta manera obtener el cloro en forma elemental (AH = +122 kJ/mol); así mismo, poder romper los enlaces que unen a los átomos de sodio y poder de esta forma pasarlos a la fase vapor (AH = +108 kJ/mol). 2º. Para originarse los iones, debe darse una transferencia neta de electrones entre los átomos gaseosos. Na (s) + Cl 2(g)  Na + (g) + Cl ÷ (g) A H 2 = + 147 kJ/mol Esta etapa es también exotérmica, se puede considerar como la sumatoria de dos procesos opuestos.  La pérdida de un electrón de un átomo gaseoso de sodio, mediante la aplicación de la energía de ionización es un proceso endotérmico. Na (g)  Na + (g) + e ÷ A H Na = + 496 kJ/mol  La adición de un electrón a un átomo de cloro para formar el ion cloruro, con la evolución de energía igual a la afinidad electrónica, es un proceso exotérmico. Cl (g) + e ÷  Cl ÷ (g) A H Cl = ÷ 349 kJ/mol El total de estos dos procesos será: A H 2 = A H Na + A H Cl A H 2 = + 496 kJ/mol + ( ÷ 349 kJ/mol ) A H 2 = + 147 kJ/mol Esta es la energía que debe suministrarse a fin de realizar la transferencia electrónica para la producción de iones infinitamente separados. 3º. Los iones gaseosos se combinan para formar un sólido iónico. Na + (g) + Cl ÷ (g)  NaCl (s) A H 3 = ÷ 788 kJ/mol Esta etapa del proceso es altamente exotérmica, para comprender por qué se forman los compuestos iónicos, debemos tener en consideración la atracción electrostática ejercida entre iones de carga opuesta, hecho que explica entre otras propiedades, los elevados puntos de fusión de los compuestos iónicos. Según la Ley de Coulomb, la fuerza de atracción F, entre dos partículas de carga opuesta con magnitud q + y q ÷ es directamente proporcional al producto de las cargas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que separan a sus centros, r; 2 2 1 vacío r q q α F ÷ + Si nos imaginamos que los iones Na + y Cl ÷ son pequeñas esferas cargadas, respectivamente con +q y ÷q, el trabajo que se deberá efectuar para acercar los iones desde el infinito hasta un punto en el que las esferas cargadas entren en contacto; se puede calcular mediante la expresión: o 2 3 r q H ÷ = A En donde r o es la distancia entre los centros de las esferas; por lo tanto, mientras mayor carga tengan los iones y más pequeños sean sus radios, mayor será la fuerza del enlace iónico resultante. Según la Ley de Hess 4 o Ley de la suma constante de calor, el valor total del cambio de entalpía AH t para la reacción global se expresa de la siguiente forma: “El calor que interviene en una trasformación química a presión y volumen constante es el mismo tanto si la reacción se verifica directamente en una sola etapa como si se realiza indirectamente en varias etapas”. A H t = A H 1 + A H 2 + A H 3 = + 230 kJ/mol + 147 kJ/mol + ( ÷ 788 kJ/mol) = ÷ 411 kJ/mol Energías de red (kJ/mol) (haluros alcalinos) F ÷ Cl ÷ Br ÷ I ÷ Li + ÷ 1036 ÷ 857 ÷ 813 ÷ 758 Na + ÷ 922 ÷ 788 ÷ 752 ÷ 704 K + ÷ 820 ÷ 718 ÷ 688 ÷ 648 Rb + ÷ 790 ÷ 692 ÷ 665 ÷ 629 Cs + ÷ 734 ÷ 660 ÷ 636 ÷ 603 4 Germain Henry Hess (1802-1850). Nacido en Ginebra. Profesor en la Universidad de San Petersburgo, sus principales trabajos de investigación los efectuó en el campo de la Termoquímica.  Enlace covalente: El enlace covalente se forma cuando dos átomos comparten uno o más pares de electrones de valencia; este tipo límite de enlace explica la combinación de aquellos elementos cuyas energías de ionización son muy altas y sus afinidades electrónicas muy bajas; lo cual no les permite, durante el cambio químico, efectuar una transferencia neta de electrones que origine la formación de iones; a los electrones compartidos por los dos átomos enlazados se les denomina par electrónico. El enlace covalente surge cuando el par electrónico es atraído por los núcleos de los átomos enlazados; esta fuerza electromagnética (eléctrica y magnética) predominantemente eléctrica, se hace más intensa y la energía potencial de los átomos mínima a una cierta distancia internuclear llamada longitud de enlace, distancia en la que las fuerzas atractivas y repulsivas existentes alcanzan un equilibrio. La energía potencial mínima que los núcleos atómicos alcanzan cuando se establece el enlace se denomina energía de enlace. A continuación se analizará el caso más simple de enlace covalente, la reacción de combinación de dos átomos de hidrógeno para formar la molécula biatómica, H 2 ; para ello utilizaremos conceptos de la mecánica cuántica para calcular la energía de interacción entre los átomos enlazados en función de las distancias existentes entre ellos. El átomo de hidrógeno aislado, tiene en su estado basal la configuración electrónica, 1s 1 ; en consecuencia el espacio de probabilidad electrónica en el que se encuentra su único electrón es de forma esférica en torno al núcleo, no existiendo a grandes distancias interacción alguna entre los dos átomos de hidrógeno; al aproximarse dichos átomos, ellos experimentan una atracción; el electrón de cada uno de ellos es atraído por el núcleo del otro átomo de hidrógeno además de ser atraído por su propio núcleo; si estos dos electrones tienen giros opuestos podrán ocupar preferentemente la región intermedia entre los dos núcleos comprometidos. La atracción electrostática aumenta a medida que la distancia internuclear disminuye; sin embargo; también existe repulsión entre las partículas de la misma carga (electrón- electrón y núcleo-núcleo). Las fuerzas atractivas y repulsivas alcanzan un equilibrio a la distancia de 0,74 Å; a esta distancia los orbitales 1s se sobreponen (solapamiento de orbitales) de forma tal que los electrones de valencia se encuentran indistintamente en los orbitales de los dos átomos de hidrógeno; en este sentido, cada átomo de hidrógeno adquiere la configuración 1s 2 (helio). A una distancia nuclear real de 0,74 Å, la molécula de hidrógeno alcanza un mínimo de energía de ÷435 kJ/mol valor que se denomina energía de enlace. Cuando existe una separación internuclear mayor, las fuerzas repulsivas disminuyen pero las de atracción disminuyen con más rapidez; a separaciones menores, las fuerzas de repulsión aumentan con mayor rapidez que las de atracción. Utilizando las configuraciones electrónicas de los átomos de hidrógeno es posible comprender la naturaleza del enlace covalente en la formación de la molécula de hidrógeno, H 2 . 1 H A = 1s 1 1 H B = 1s 1 ( ) ( ) Molécula de H 2 (  ) Empleando las fórmulas puntuales de Lewis, también podemos representar la reacción de formación de la molécula de hidrógeno de la siguiente forma: En resumen, el enlace covalente consiste en un par de electrones de spines opuestos que llenan un orbital atómico en los dos átomos enlazados. Otros ejemplos de enlaces covalentes lo dan pares de átomos no metálicos y algunos átomos metálicos que comparten pares de electrones, en ellos al darse este tipo de enlace, cada átomo con frecuencia adquiere la misma configuración electrónica del gas noble más cercano, hecho que le confiere a los átomos una mayor estabilidad. Curva Morse-Condon, para la formación de H2 En general, cuando dos átomos sólo comparten un par de electrones, el enlace se denomina covalente simple, cuando comparten dos pares de electrones, covalente doble y se denominan enlace covalente triple cuando comparten tres pares de electrones. Enlace simple Enlace doble Enlace triple CH 4 H 2 C = CH 2 HC ≡ CH  Propiedades del enlace covalente: Las propiedades más importantes del enlace covalente son, la polaridad, la longitud y la energía de enlace:  Enlaces covalentes polares y no polares: Los enlaces covalentes pueden ser polares o no polares; los enlaces covalentes no polares se dan exclusivamente en todas las moléculas biatómicas tales como H 2 , O 2 , N 2 , F 2 etc.; en estos compuestos al ser idénticos los átomos enlazados y poseer en consecuencia las mismas electronegatividades, comparten en forma equitativa el par electrónico enlazante. Se puede afirmar que a cualquiera de los electrones del enlace se le puede encontrar con la misma probabilidad en la proximidad de uno u otro núcleo atómico; en consecuencia, en este tipo de enlace la densidad electrónica es simétrica en torno a un plano perpendicular a la línea que une a los dos núcleos; en términos generales, los enlaces covalentes en todas las moléculas biatómicas homonucleares son del tipo no polar. Los enlaces en los cuales el par de electrones se comparten en forma desigual, se conoce como enlaces covalentes polares, en ellos, la densidad electrónica se distorsiona originando que su distribución sea asimétrica y orientada en la dirección del elemento más electronegativo; los enlaces covalentes polares sólo se dan en aquellas moléculas diatómicas (heteronucleares) como; H 2 O, HF, HCl, HBr, etc. La separación de cargas positivas y negativas en el enlace covalente polar crea un dipolo eléctrico, el cual se acostumbra a representar mediante cualquiera de las notaciones siguientes: δ+ δ÷  H ÷ F ó H ÷ F La simbología utilizada δ+ y δ÷, sobre los átomos de hidrógeno y flúor respectivamente nos indican una carga eléctrica parcial y de ninguna manera una carga eléctrica neta; de hecho, la polaridad del enlace suele describirse en términos del carácter iónico parcial; cuanto mayor es la diferencia de electronegatividades entre los átomos que establecen el enlace, más grande será la participación iónica del enlace entre ellos.  Momento dipolar: Una molécula es polar cuando presenta centros de cargas opuestas e iguales no coincidentes; el grado de polaridad se mide por el momento dipolar de la molécula y depende de la forma de la molécula así como de las distancias entre los centros de carga (polos) dentro de ella. La presencia de un momento dipolar permanente en una molécula indica una distribución desigual de carga alrededor de uno o más enlaces de dicha molécula, lo cual se debe a que los átomos que forman la unión comparten los electrones de enlace de una manera desigual. El momento dipolar, μ, se calcula multiplicando la carga en cualquier lado del dipolo, Q por la distancia entre los centros de carga o polos, d. En esta forma el momento dipolar aumenta cuando aumenta la cantidad de carga que se encuentra separada o a medida que la distancia entre los centros positivos y negativos aumenta. La ecuación para hallar el momento dipolar es: μ = Q . d Las unidades del momento dipolar se pueden obtener a partir de la ecuación anterior, puesto que Q es del orden de una carga electrónica fundamental: 4,803 x 10 ÷10 ues 5 , y como la distancia de enlace, d, es del orden de 1Å (10 ÷8 cm), μ es del orden de 10 ÷18 ues.cm. Esta unidad, 10 ÷18 ues cm, se denomina un Debye y su símbolo es D. La comparación del momento dipolar calculado con base en la separación completa de la carga, con el que se observa experimentalmente, permite determinar aproximadamente el porcentaje de carácter iónico de un enlace covalente polar. Así por ejemplo, para calcular la cantidad de carácter iónico del cloruro de hidrógeno (HCl): primero se calcula el momento dipolar de las especies iónicas hipotéticas H + Cl ÷ , podemos suponer que la distancia internuclear conocida del HCl es la misma que va desde el centro de la carga positiva hasta el centro de la carga negativa. 5 ues: La unidad de carga eléctrica en el sistema electrostático cegesimal deriva de la Ley de Coulomb y por tanto, es la carga que frente a otra a la distancia de 1 cm y en el vacío la repele con la fuerza de una dina. Utilizando la ecuación anterior, obtenemos, para H + Cl ÷ : μ (iónico) = (4,803 x 10 ÷10 ues) (1,27 x 10 ÷8 cm) = 6,1 D El valor medido de μ para HCl es 1,03 D, de donde, la relación, % 89 , 16 100 x D 1 , 6 D 03 , 1 100 x μ μ ) iónico ( ) observado ( = = Se puede interpretar el valor de 16,89 %, como el porcentaje del carácter iónico del enlace H÷Cl, siendo el 83,11% restante su porcentaje de carácter covalente. Momento dipolar (µ) > 0 Momento dipolar (µ) = 0 Porcentaje del carácter de enlace iónico de los compuestos hidrógeno÷halógeno unidos covalentemente μ (observado) Distancia internuclear Å Porcentaje de carácter de enlace iónico * HF 1,91 D 0,92 43 HCl 1,03 D 1,27 17 HBr 0,78 D 1,41 12 HI 0,38 D 1,01 5 * Calculado según la ecuación 100 x μ μ ) iónico ( ) observado ( Las moléculas poliatómicas poseen un momento dipolar, a menos que los diversos enlaces en las moléculas estén orientados simétricamente, y por ende, cancelen mutuamente su contribución al momento dipolo general. Así por ejemplo las moléculas simétricas de tetracloruro de carbono (CCl 4 ), dióxido de carbono (CO 2 ), etc. tendrán momentos dipolo cero. El momento dipolar del CO 2 en el caso de una molécula lineal, o bien de una molécula doblada Una molécula que no sea dípolo permanente podrá tener un momento dipolar inducido; cuando se coloca una molécula en un campo eléctrico, el dipolo inducido se produce debido a que la nube de electrones, que es móvil, puede ser distorsionada por el campo eléctrico que se aplica; esto causa una separación de la carga y, por tanto, produce un momento dipolar inducido. El porcentaje de carácter iónico en un enlace covalente polar puede ser calculado a través de la ecuación: ( ¸ ( ¸ ÷ = ÷ A ÷ 4 ) EN ( 2 e 1 100 iónico carácter de Porcentaje Donde e es la base de logaritmos naturales y ΔEN es la diferencia de electronegatividades entre los dos átomos unidos por el enlace. La relación entre estas dos variables se muestra en el cuadro siguiente. Porcentaje de carácter iónico en un enlace químico binario Diferencia de electronegatividades Porcentaje de carácter iónico Diferencia de electronegatividades Porcentaje de carácter iónico 0,1 0,2 1,7 51 0,2 1 1,8 56 0,3 2 1,9 59 0,4 4 2,0 63 0,5 6 2,1 67 0,6 9 2,2 70 0,7 12 2,3 73 0,8 15 2,4 76 0,9 18 2,5 79 1,0 22 2,6 82 1,1 26 2,7 84 1,2 30 2,8 86 1,3 34 2,9 88 1,4 39 3,0 89 1,5 43 3,1 91 1,6 47 3,2 92  Longitud de enlace: Se define a la longitud de un enlace, como la distancia existente entre los centros de los átomos que forman el enlace; en las moléculas biatómicas (homonucleares), la distancia entre los átomos unidos por un enlace covalente se calcula sumando los valores de sus radios atómicos. Ej. H 2 Distancia H÷H = 2 (radio de H) = 0,37 Å + 0,37 Å = 0,74 Å F 2 Distancia F÷F = 2 (radio de F) = 0,64 Å + 0,64 Å = 1,28 Å Valores que coinciden con las distancias internucleares observadas experimentalmente. En las moléculas diatómicas (heteronucleares), la distancia interatómica observada es por lo general menor que aquella calculada sobre la base de sus radios atómicos. Ej. HF Distancia calculada: H÷F = radio H + radio F = 0,37 Å + 0,64 Å = 1,01 Å Distancia observada: H÷F = 0,92 Å La razón del por qué se acorta el enlace en las moléculas polares, se atribuye a la introducción de un carácter iónico parcial producto de la diferencia de electronegatividades existentes, hecho que intensifica y tiende a aproximar a los átomos enlazados. Si se compara la longitud de un enlace simple, con la de un enlace múltiple establecido entre dos mismos átomos, se observa que la distancia del enlace múltiple es menor. Distancia de enlace carbono-carbono Sustancia Tipo de enlace Distancia de enlace, Å C 2 H 6 C ÷ C 1,54 C 2 H 4 C = C 1,33 C 2 H 2 C ≡ C 1,20  Energías de enlace: Una medida más directa de la fuerza del enlace es su energía de enlace, la que se define como el cambio de entalpía 6 (ΔH), cuando se rompe un mol de enlaces en estado gaseoso; esta energía de enlace adopta siempre valores positivos debido a que para romper un enlace, se debe suministrar energía al sistema. En general, la fuerza de un enlace se incrementa en la medida que aumenta su polaridad; para ejemplificar, consideremos el enlace H÷Cl; si los electrones que constituyen el enlace estuviesen compartidos por igual, teóricamente la energía de enlace debería ser la media de la de los enlaces no polares H÷H y Cl÷Cl. Energía calculada: 2 kcal/mol 58 kcal/mol 104 2 Cl) (Cl H) (H Cl H + = ÷ + ÷ = ÷ H÷Cl = 81 kcal/mol 6 Entalpía: Propiedad de un sistema que refleja su capacidad para intercambiar calor (Q) con el exterior, asignándosele el símbolo H, se define de tal forma que ΔH = Q para los cambios en el sistema que se producen a presión constante Energía observada: H÷Cl = 103 kcal/mol La diferencia entre la energía de enlace observada y la energía calculada se conoce como energía extra del enlace y este valor disminuye en la medida que el enlace se vuelve menos polar. Energía de enlace HF HCl HBr HI H÷X (calculada)* 70 81 75 70 H÷X (observada) 135 103 88 71 Y (obs. - calc.) 65 22 13 1 * 2 ) X X ( ) H H ( ÷ + ÷ Otro factor que afecta a la energía de enlace es, el número de pares de electrones existentes entre los átomos del enlace. La energía de enlace es mayor en un enlace múltiple que en uno simple de los mismos átomos. Comparación de Energías de Enlace (kcal/mol) Enlace simple Energía de enlace Enlace doble Energía de enlace Enlace triple Energía de enlace C ÷ C 83 C = C 146 C ÷ C 196 C ÷ N 70 C = N 147 C ÷ N 213 C ÷ O 84 C = O 171 C ÷ O 257 C ÷ S 62 C = S 114 ........ ...... N ÷ N 38 N = N 100 N ÷ N 225  Enlace covalente coordinado o dativo En este tipo de enlace sólo uno de los átomos enlazados es el que aporta el par electrónico que ambos compartirán; aun cuando las propiedades del enlace covalente coordinado no difieren de las de un enlace covalente normal, la distinción es útil para hacer un seguimiento de los electrones de valencia y una asignación de cargas eléctricas. En este tipo de enlace el átomo que proporciona el par de electrones se denomina dador y el que acepta, receptor; este enlace se da frecuentemente en los ácidos inorgánicos tales como el H 2 SO 4 , HClO 3 , H 3 PO 4 , etc. y se acostumbra representar con una flecha ().  Enlace múltiple: Se produce cuando se comparten más de un par electrónico para obtener la configuración electrónica de un gas noble. Si se comparten dos (2) pares de electrones se denomina enlace doble; y si se comparten tres (3) pares de electrones se llama enlace triple.  Enlace simple: Consiste en un (01) par electrónico enlazante entre dos átomos.  Enlace doble: Consiste en dos (2) pares electrónicos enlazantes entre dos átomos.  Enlace triple: Consiste en tres (3) pares electrónicos enlazantes entre dos átomos. Enlace sigma, σ: Es el enlace que se forma por superposición frontal de orbitales atómicos; la región de compartimiento de electrones se encuentra a lo largo y en forma de cilindro en torno a una línea imaginaria que conecta a los átomos con el enlace. Este recibe nombres distintos de acuerdo con los orbitales que intervienen en el recubrimiento, así tenemos por ejemplo: s÷s, s÷p, p÷p, sp 3 ÷s, sp 3 ÷sp 3 , etc. La formación de este tipo de enlace es muy fácil de establecerse, pero muy difícil de destruirlo. Enlace pi, π: Es el enlace que se forma por la superposición lateral de orbitales atómicos; las regiones de compartimiento electrónico se encuentran a los lados opuestos de una línea imaginaria que conecta a los átomos enlazados y paralelos a esta línea. El enlace t (pi) sólo puede formarse si también hay un enlace o (sigma) por lo que esta presente cuando existen enlaces dobles o triples. Contrariamente al enlace σ (sigma), es muy difícil de formarse pero muy fácil de destruirse.  Enlace metálico: Este tipo de enlace electrostático se presenta tanto en metales como aleaciones; cada átomo en un enlace metálico tiene una forma típica de 8 a 12 átomos adyacentes a él, reflejando con ello una estructura tridimensional empaquetada compacta; los cristales metálicos son generalmente cúbicos centrados en el cuerpo, cúbicos centrados en las caras o hexagonales compactos. En un metal los electrones de enlace están deslocalizados sobre el cristal entero; de hecho, los átomos metálicos en un cristal se pueden imaginar como una estructura de iones positivos inmersos en un mar de electrones de valencia deslocalizados; esta simple representación de los enlaces metálicos ofrece una explicación evidente de la alta conductividad eléctrica de los metales; la alta conductividad térmica se explica suponiendo que el calor es transportado a base de colisiones, que ocurrirán muy frecuentemente. Puesto que los electrones no están sujetos a ningún enlace particular, pueden absorber y reflejar luz en un amplio intervalo de longitudes de onda; así se explica que las superficies metálicas sean buenas reflectoras de la luz. La gran fuerza cohesiva resultante de la deslocalización electrónica es la responsable de la resistencia mecánica de los metales; debido a las fuerzas de dispersión de London son relativamente fuertes, debido a que no hay electrones de valencia para constituir los enlaces covalentes ordinarios entre los átomos. Los metales varían mucho en cuanto a la fuerza cohesiva resultante de la deslocalización, hecho que se evidencia mediante propiedades físicas tales como los puntos de fusión y de ebullición. Por ejemplo, en el platino, Pt que tiene una temperatura de fusión de 1770 ºC y una temperatura de ebullición de 3824 ºC, los enlaces metálicos son muy fuertes; en el cesio, Cs, cuya temperatura de fusión es 29 ºC y su temperatura de ebullición 678 ºC los enlaces metálicos son comparativamente más débiles. Sección transversal de la estructura cristalina de un metal  Hibridación de orbitales atómicos Cuando se trata de explicar la distribución espacial de dos (02) ó más enlaces de una molécula, la teoría de enlace valencia plantea un proceso matemático que se llama hibridación o hibridización, el cual consiste en la mezcla de orbitales atómicos de un átomo (comúnmente un átomo central) para generar un conjunto de nuevos orbitales atómicos. Los orbitales híbridos, que son orbitales atómicos que se obtienen cuando dos o más orbitales no equivalentes del mismo átomo se combinan, se usan para formar enlaces covalentes.  Hibridación sp: Consiste en la combinación de un (01) orbital “s” y un (01) orbital “p” para formar dos (02) orbitales híbridos “sp”, los cuales se encuentran separados con un ángulo de 180º (en forma lineal). Existen varias moléculas lineales que constan de un átomo central y dos átomos de otro elemento y se abrevia como AB 2 . Estos compuestos incluyen BeX 2 , CdX 2 y HgX 2 en donde X = Cl, Br, I.  Hibridación sp 2 : Consiste en la combinación de un (01) orbital “s” y dos (02) orbitales “p”, con los cuales se forma tres (3) orbitales híbridos “sp 2 ” cuya distribución espacial se logra con ángulos de separación iguales de 120º, formando una estructura triangular plana. El boro es un elemento del grupo IIIA que forma muchos compuestos covalentes enlazándose con otros tres átomos: BX 3 en donde X = F, Cl, Br o I; todas estas moléculas son plano triangulares no-polares.  Hibridación sp 3 : En este caso, la hibridación se realiza con un (01) orbital “s” y tres (03) orbitales “p” para formar cuatro (04) orbitales híbridos “sp 3 ”, los que se encuentran separados con ángulos iguales de 109º28’, formando una estructura tetraédrica. Los elementos del grupo IVA tienen cuatro electrones en su último nivel de energía; forman muchos compuestos covalentes compartiendo estos cuatro electrones con otros cuatro átomos, ejemplos característicos son: CH 4 , CF 4 , CCl 4 , SiF 4 , etc; todas estas moléculas son no-polares y tetraédricas, en cada una de ellas el átomo IVA está localizado en el centro de su tetraedro regular; los cuatro átomos restantes se encuentran en los cuatro vértices del tetraedro. Para determinar el tipo de hibridación en forma práctica para cada elemento se determina la suma del número de enlaces sigma alrededor del elemento más el número de pares electrónicos sin enlazar del mismo elemento. E o + Nº de pares electrónicos libres E Hibridación Total de pares de electrones no enlazantes Forma más estable Estructura de la molécula Ejemplos 2 sp 0 Lineal CO2, HgCl2, CdI2, [Ag(CN)2] ÷ 3 sp 2 0 Triangular plana BF3, BI3, GaI3 1 Angular SnCl2, PbCl2, SO2 4 sp 3 0 Tetraédrica CH 4 , [BF 4 ] ÷ , SnX 4 , NH4 + 1 Piramidal trigonal NH3, H3O + , PH3, AsH3 2 Angular H2O, H2S 5 sp 3 d 0 Bipirámide trigonal PCl5, SbCl5, VO3 ÷ 1 Balancín (sube y baja) SF4, TeCl4, R2SeCl2 2 Forma T ClF3, BrF3 3 Lineal XeF2 Ej. Para el caso del SO 2 Átomo central E = 2 o + 1 par libre = 3 Hibridación del Azufre es sp 2  Carga formal El concepto de carga formal (C.F.) es una carga hipotética que se utiliza algunas veces como una ayuda para escribir de manera correcta las fórmulas de Lewis; este sistema permite contabilizar los electrones de enlace como si se compartieran de manera igual entre los átomos enlazados. Este concepto es totalmente contrario al estado de oxidación, porque aquí se suponen enlaces 100 % covalentes. En consecuencia la carga formal se define como el número de electrones de valencia en un átomo aislado, menos el número de electrones que se le han asignado al átomo en la estructura de Lewis. Esta carga CF, se obtiene mediante la fórmula: CF = z ÷ u ÷ ½ s En donde: z = Número de electrones exteriores de valencia de los átomos libre, u = Número de electrones no compartidos, y s = Número de electrones compartidos alrededor del átomo, en el compuesto. Es por lo tanto evidente que la carga formal es una medida del exceso de carga en un átomo enlazado, en relación con la de un átomo libre. Para determinar las cargas formales de los átomos en un compuesto se deben seguir las siguientes reglas:  En una molécula, la suma de las cargas formales es igual a la carga de ion.  En un ion poliatómico, la suma de las cargas formales es igual a la carga del ion.  En la fórmula de Lewis, el átomo que tiene el mismo número de enlaces que su número de grupo en la Tabla Periódica no tiene carga formal.  Cuando surge dificultad para decidir a que átomo asignar la carga formal negativa, ésta se asigna al elemento más electronegativo.  Los átomos enlazados no deben tener cargas formales con el mismo signo. A continuación, se aplicarán estas reglas para el ion amonio NH 4 + : En el ion NH 4 + el átomo de nitrógeno tiene cuatro enlaces y ningún electrón no compartido; por tanto la carga formal para el nitrógeno es +1, ya que z = 5; u = 0 y s = 8. CF = 5 ÷ 0 ÷  (8) = +1 Para el hidrógeno; CF = 1 ÷ 0 ÷  (2) = 0 La suma de las cargas formales en el ion amonio NH 4 + es: (+1) + 4(0) = +1; el resultado neto de la donación de dos electrones por parte del nitrógeno al enlace dativo, es abandonar formalmente al nitrógeno, dejándole una carga de +1. Las cargas formales se representan como + y - para establecer una diferenciación con las cargas reales de los iones. Por lo general, la estructura más favorable desde un punto de vista energético para una molécula, es aquella en la cual la carga formal de cada átomo es cero.  Número de oxidación El número de valencia de un elemento no señala la naturaleza eléctrica o carga que adquiere cuando forma parte de un compuesto químico. En un compuesto o ion, cada átomo viene caracterizado por una carga eléctrica, producto de la transferencia electrónica total en el compuesto iónico y parcial en los compuestos covalentes. Para indicar con mayor facilidad la naturaleza eléctrica del átomo en un compuesto o ion, es necesario definir el término número de oxidación o estado de oxidación. El número de oxidación nos indica la carga eléctrica que tendría un átomo si los electrones de valencia se asignaran arbitrariamente al elemento más electronegativo; para poder facilitar este cálculo se establecen, convencionalmente las siguientes reglas:  El número de oxidación de un elemento libre y sin combinarse es cero: Ej: Cu o = 0, Na o = 0, Fe o = 0  En aquellas moléculas biatómicas en las que los átomos están unidos por enlaces covalentes, la ganancia o pérdida de electrones no existe, ocasionando ello que la molécula sea apolar, como producto de su simetría. En estos casos el número de oxidación del elemento es necesariamente cero. Ej: H 2 = 0, S 8 = 0, Cl 2 = 0, N 2 = 0  El número de oxidación de un ion monoatómico es igual a la carga del ion. Ej: S 2÷ = ÷2, Cl ÷ = ÷1, Ca 2+ = +2, Al 3+ = +3, Cu + = 1  La suma de los estados de oxidación de todos los átomos que constituyen un compuesto neutro es cero. Ej: H 2 O : H = +1, O = ÷2 2(+1) + (÷2) = 0 H 2 SO 4 : H = +1, S = +6, O = ÷2 2(+1) + 6 + 4(÷2) = 0 KMnO 4 : K = +1, Mn = +7, O = ÷2 1 + 7 + 4(÷2) = 0  La suma de los estados de oxidación de todos los átomos que constituyen un ion poliatómico es igual a la carga del ion. Ej: PO 4 3÷ : P = +5, O = ÷2 5 + 4(÷2) = ÷3 NO 3 ÷ : N = +5, O = ÷2 5 + 3(÷2) = ÷1 ClO 3 + : Cl = +7, O = ÷2 7 + 3(÷2) = +1  En un compuesto hidrogenado, el número de oxidación del hidrógeno es +1. Únicamente en los hidruros de los metales alcalinos y alcalinotérreos tiene el hidrógeno un número de oxidación de ÷1. Ej: H 2 O : H = +1, O = ÷2 HCl : H = +1, Cl = ÷1 NaH : Na = +1, H = ÷1 MgH 2 : Mg = +2, H = ÷1  En los compuestos oxigenados, el número de oxidación del oxígeno es ÷2. Únicamente en el peróxido de hidrógeno, H 2 O 2 y en los compuestos que derivan de él, los átomos de oxígeno tienen un número de oxidación de ÷1. Ej: CuO : Cu = +2, O = ÷2 Fe 2 O 3 : Fe = +3, O = ÷2 H 2 O 2 : H = +1, O = ÷1 Li 2 O 2 : Li = +1, O = ÷1  En todos los haluros, ionizables o no, el número de oxidación del halógeno es ÷1. Ej: NaCl : Na = +1, Cl = ÷1 CaF 2 : Ca = +2, F = ÷1  En todos los sulfuros, ionizables o no, el número de oxidación del azufre es ÷2. Ej: CaS : Ca = +2, S = ÷2 H 2 S : H = +1, S = ÷2 En este punto es conveniente establecer la diferencia existente entre la carga formal de un elemento y su estado de oxidación. La carga formal está basada en la distribución de la carga real de una molécula o ion entre los átomos constituyentes, esto de acuerdo al conocimiento detallado que se tenga de la estructura molecular y del tipo de enlace electrónico existente. Sin embargo, el estado de oxidación es una asignación más simple y arbitraria de la carga eléctrica que no requiere información adicional acerca de variables electrónicas como el tipo de enlace sencillo o múltiple, o conocimiento estructural que permita establecer diferencias entre aquellas que siguen la regla del octeto contra las que no la siguen.  Uniones intermoleculares La fuerza de atracción entre las moléculas, llamadas fuerzas intermoleculares, son las responsables del comportamiento no ideal de los gases así como de la existencia de los estados condensados de la materia (líquido y sólido); por lo general, las fuerzas intermoleculares son mucho más débiles que las fuerzas intramoleculares; por ello, se necesita en general menos energía para evaporar un líquido que para romper los enlaces de sus moléculas.  Fuerzas dipolo-dipolo: Son fuerzas que actúan entre moléculas polares, esto es, entre moléculas que tienen momento dipolar, el signo y magnitud de la interacción varían con la orientación relativa de los dipolos. Su origen es electrostático y se pueden entender en términos de la Ley de Coulomb, se ha encontrado una clara evidencia que para las moléculas de aproximadamente la misma masa molecular y del mismo tamaño, las atracciones intermoleculares aumentan en la medida que aumenta la polaridad. En los líquidos, las moléculas dipolares son libres de moverse en relación con las demás; en algunas ocasiones adoptan una orientación que es atractiva y en otras ocasiones una orientación que es repulsiva. El efecto neto, promedio en el tiempo, es una energía atractiva que varía según 6 4 d μ , en donde d es la distancia entre los centros de los dipolos y µ es el momento dipolar. Así, las fuerzas dipolo-dipolo en un líquido son significativas únicamente entre las moléculas polares que están muy cercanas.  Fuerzas ion-dipolo: La Ley de Coulomb también explica las fuerzas ion-dipolo, que ocurren entre un ion (ya sea un catión o un anión) y un dipolo. La fuerza de esta interacción depende de la carga y tamaño del ion y de la magnitud del dipolo. Las cargas en los cationes están generalmente más concentradas, dado que los cationes suelen ser menores que los aniones. En consecuencia, a cargas iguales, un catión interactúa más fuertemente con los dipolos que un anión. La energía de interacción entre un ion y un dipolo, depende de la carga del ion, Q, y de la magnitud del momento dipolar del dipolo, 2 d Q μ = , en donde d es la distancia del centro del ion al punto medio del dipolo. Las fuerzas ion-dipolo son especialmente importantes en disoluciones de sustancias iónicas en líquidos polares, como por ejemplo en una disolución de NaCl en agua.  Fuerzas ion- dipolo inducido: Un ion puede alterar la densidad electrónica de un átomo o una molécula que se encuentra en su cercanía y de esta manera inducir el momento dipolar. La energía de atracción de la interacción entre un ion y un dipolo inducido varía como 4 d 1 . La fortaleza de la interacción también depende de la carga del ion y de la polarizabilidad de la molécula, que es la extensión en la cual su densidad electrónica puede ser alterada. La polarizabilidad de una molécula depende de que tan fuerte se encuentren unidos sus electrones. En general, entre más electrones tenga una molécula y más diseminada o difusa esté su nube electrónica, mayor es la polarizabilidad de la molécula.  Fuerzas de dispersión de London 7 : En 1930 F. London dio una interpretación mecáno-cuántica a los dipolos temporales, demostrando que la magnitud de estas atracciones es directamente proporcional a la polarizabilidad del átomo o molécula. Debido a que los electrones se encuentran en constante movimiento, experimentan en forma constante interacciones repulsivas con los otros electrones del mismo átomo y con otros de los átomos adyacentes, el movimiento de cualquier electrón queda determinado, al menos parcialmente, por el movimiento de todos los electrones vecinos que lo rodean. En un átomo neutro los electrones instantáneamente pueden estar desplazados en forma ligera de tal manera que el átomo posea un momento dipolar instantáneo. Este momento dipolar instantáneo induciría un momento dipolar similar en un átomo adyacente, debido a los movimientos casi sincronizados de los electrones. El resultado de una interacción atractiva entre los dos átomos, se conoce con el nombre de Fuerza de dispersión de London. 7 Fritz London (1900-1054), Físico alemán; London fue un físico teórico que desarrolló su trabajo principal en la superconductividad del helio líquido El análisis de London mostró que las fuerzas de dispersión entre moléculas deben variar según 6 d 1 , en donde, como es usual d es la distancia entre los centros moleculares, por lo que esta fuerza es significativa sólo cuando las moléculas se encuentran muy cerca.  Puente de hidrógeno: El enlace de hidrógeno es un tipo especial de interacción dipolo-dipolo entre el átomo de hidrógeno de un enlace polar, como el O÷H o el N÷H, y un átomo electronegativo como el O, N o F. La interacción se escribe como: A÷H ---- B ó A÷H ---- A A y B representan O, N ó F; A÷H es una molécula o parte de una molécula y B es parte de otra molécula, y la línea punteada representa el enlace de hidrógeno. Es común que los tres átomos estén en una línea recta, pero el ángulo AHB (o AHA) puede desviarse de la linealidad hasta 30º. La energía promedio del enlace de hidrógeno es bastante mayor que la de la interacción dipolo-dipolo (más de 40 kJ/mol). Tipo de interacción Energía dependencia de la distancia Ejemplos Ion-ion d 1 Na + Cl ÷ , Mg 2+ O 2÷ Ion-dipolo 2 d 1 Na + ÷H 2 O Dipolo ion-inducido 4 d 1 K + ÷SF 6 Dipolo-dipolo 6 d 1 HCl÷HCl H 2 O÷H 2 O Fuerzas de dispersión 6 d 1 C 6 H 6 ÷ C 6 H 6 HBr÷HBr