You are on page 1of 28

‘  ‘

‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

OXIMETRÍA DE PULSO

Dr. Carlos Nieto Monteagudo

Dr. Armando Caballero López

El tratamiento de las complicaciones respiratorias es un aspecto

crítico de los cuidados intensivos y monitorizar adecuadamente el

estado respiratorio del paciente conlleva el análisis de los gases

en sangre. Esto se consigue mediante extracciones y

monitorización continua, siendo este último método de

extraordinaria importancia, pues el estado del paciente grave

puede cambiar bruscamente.

Desde los comienzos en la atención al paciente grave, la

preocupación por disponer de una modalidad de monitoraje, que

permitiera conocer momento a momento como se va

comportando la oxigenación del paciente en el proceso de

evolución de su enfermedad y en la realización de procederes y

técnicas que puedan afectarla, ha sido una constante para los

intensivistas; la aparición para uso clínico a mediados de la

década del 70 de la oximetría de pulso y su posterior expansión y


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

perfeccionamiento han constituido un avance tecnológico en la

monitorización de la oxigenación, que sin estar exento de

insuficiencias y de necesidad de perfeccionamiento futuro,

constituyen hoy una técnica de obligado uso en la medicina

intensiva y de emergencia, así como en salones de operaciones y

en otras áreas de la medicina.

•  

El desarrollo de la oximetría tiene importantes antecedentes en

el desarrollo de la física de la luz, que datan del siglo XVII,

cuando Isaac Newton observo el espectro de colores , salidos de

un prisma colocado a la luz del sol, en el siglo XIX se preciso la

relación existente entre el espectro de la luz y la electricidad; en‘

1864 Stokes comprobó que el oxigeno era transportado por el

componente coloreado de la sangre, este componente fue bien

especificado por Hoppe-Seyler en 1865 y le dieron el nombre de

Hemoglobina demostrando además que el patrón de absorción de

la luz por la hemoglobina se modificaba con la presencia del aire y

ya a finales del siglo XIX se pudo demostrar el análisis espectral

de la hemoglobina oxigenada y de la hemoglobina reducida ; en


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

1935 Matthes usa el 1er sistema que mediante la transiluminación

mide in vivo la saturación del oxigeno, en 1948 Wood perfecciona

el sistema para la monitorización continua durante la anestesia de

la saturación del oxigeno, pero ambos intentos son afectados por

la necesidad de calibraciones frecuentes y la necesidad de

calentamiento de la superficie cutánea donde se aplicaba el

electrodo, lo cual provocaba a veces quemaduras

En 1974 Aoyagi reconoce que las relaciones de absorbancia

durante las pulsaciones arteriales, variaban a diferentes

longitudes de onda con la S02 y ello le permitió eliminar la

necesidad del calentamiento de la superficie cutánea para

arterializar la sangre venosa postcapilar, dando lugar a la

aparición del 1er oxímetro de pulso en 1975 y a la llamada

Saturación pulsátil del oxigeno (Sp02); a partir de esta fecha se

fueron produciendo mejoras tecnológicas en la fabricación de

oxímetros y recientemente vio la luz, el 1er oxímetro cubano, el

OXY 9800 (Fig. 1)


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

î ‘‘‘‘î‘ ‘
‘ ‘

ú 
  

El oxímetro de pulso es un espectrofotómetro que mide la

absorción de luz de longitudes de onda específicas, al pasar por

un lecho vascular arterial pulsátil.

La oximetría es un termino general perteneciente a varias

tecnologías capaces de medir la Saturación de la Oxihemoglobina;

las 3 tecnologías mas utilizadas son:

1.‘ Espectrofotometría (medición in vitro)

2.‘ Oximetría de pulso (medición no invasiva)

3.‘ Oximetría de fibra óptica (medición in vivo)

La mayoría de los fabricantes reporta que sus oxímetros de

pulso tienen una exactitud de ±2 a ±3 % (DS). Aunque hay

reportes que señalan ± 4,2 % (2DS) en el intervalo entre 89-90

% y ± 3,0 % (2DS) en el intervalo 90-100 %.

Todas estas técnicas de oximetría se basan en principios

espectrofotométricos que miden las porciones de luz transmitida

y/o absorbida por parte de la Hb. Para los fines de esta revisión,
‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

nos ocuparemos de la oximetría de pulso que se puede

conceptualizar como una técnica de monitoreo no invasivo que

determina de manera continua y relativamente confiable la

saturación arterial de oxígeno (SaO2) en el momento preciso que

está sucediendo. La oximetría básicamente es la interpretación de

la coloración sanguínea que depende de la SaO2. El cambio de

color de la sangre al saturarse de oxígeno, es debido a las

propiedades ópticas de la molécula de Hb (específicamente de la

porción "). A medida que la sangre se desoxigena se vuelve

menos permeable a la luz roja, el tejido pierde entonces su

apariencia rosada, tomando un tinte azulado; de manera que

visto de una manera simplista, el oxímetro sólo tiene que medir lo

rojo de la sangre arterial e interpretarlo en términos de

saturación, pudiendo entonces establecer que el oxímetro de

pulso mide la absorción de luz de longitudes de onda específicas

que dependerá de la proporción existente entre Hb oxigenada y

Hb desoxigenada.

La luz consiste en "paquetes" de energía que se conocen como

 . La intensidad de un rayo de luz está en función con la


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

cantidad de cuantos que se generan por segundo. Los átomos de

toda molécula se hallan en constante vibración, y estas

vibraciones son similares a las que generan las ondas luminosas.

En general, la luz tiende a ser absorbida al llegar a una sustancia

cuando su frecuencia luminosa coincide con la vibración de los

átomos de esa sustancia. Las características vibratorias de una

determinada molécula pueden representarse como un espectro, o

sea un gráfico de la absorbancia de energías electromagnéticas

por la molécula a diversas longitudes de onda. La fracción de luz

absorbida en una longitud de onda específica se denomina

absortividad o coeficiente de extinción.

El espectrofotómetro genera una luz de intensidad conocida que

penetra en la solución y mide la intensidad de la luz que sale de

ella al ser transmitida a una superficie metálica cubierta por

óxido. Si la fuente luminosa tiene longitudes de onda acordes con

las frecuencias vibratorias de ciertas moléculas (cromoforos) que

hay en la solución, se puede medir indirectamente la

concentración de esas moléculas. Esta medición se basa en el

principio de que la intensidad luminosa que se absorbe al pasar


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

por la solución es proporcional a la concentración de esa molécula

en solución (ley de Beer).

A = 2 ² Log % T donde:

A = Cantidad de luz absorvida

T = Transmitancia (es una función logarítmica de la

concentración de una sustancia (cromoforo) porque cada

cromoforo absorbe una fracción igual de una longitud de onda

particular)

A = abc donde:

(a)‘= Absortividad de una sustancia para una longitud de onda

dada.

(b)‘= Vía de longitud de luz en cms.

(c)‘ = Concentración de la sustancia

Los oxímetros de pulso son espectrofotómetros de longitud de

onda dual, con o sin capacidad pletismográfica, que funcionan

mediante la colocación de un lecho vascular arterial pulsátil entre

una fuente de luz de dos longitudes de onda y un detector

luminoso. El árbol vascular pulsante crea un cambio en el patrón


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

de absorción de la luz, modificando la porción captada por el

detector, resultando en una curva pletismográfica. La amplitud de

la onda dependerá de la magnitud del pulso arterial, de la

longitud de onda de la luz utilizada y de la saturación de oxígeno

de la Hb arterial. El principio en el que se basa la determinación

de la saturación de oxígeno con el oxímetro de pulso es la ley de

Beer-Lambert, que establece que la absorción total de un sistema

de absorbedores es igual a la suma de sus índices de absorción

independientes.

OD = Xi (c) LB + G resultando que:

OD = Absorción de la luz expresada como densidad óptica

Xi = Coeficiente de extinción del cromoforo

(c)‘ = Concentración del cromoforo

L = Distancia entre los puntos de entrada y salida de la luz

B = Longitud de la vía de luz, resultante de la dispersión en

los tejidos.

G = Factor relacionado con los tejidos y la geometría de

optodos.
‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

El Oxímetro puede combinar los principios de la oximetría por

espectrofotometría y la pletismografía. Consiste en un sensor

electro-óptico que se aplica al paciente y que al monitorizarlo

despliega las mediciones en una pantalla. El sensor contiene un

diodo de bajo voltaje, de emisión de luz de baja densidad (LEDS)

como fuente de luz y un foto-diodo como fuente receptora de esa

luz.

Cuando la luz del LEDS es trasmitida a través de la sangre y de

otros tejidos del cuerpo, una parte de la luz es absorbida por la

misma sangre y por cada uno de los componentes de los tejidos.

El foto-diodo en el sensor mide la luz que pasa a través de él sin

haber sido absorbida y esta medición nos determina cuanta luz se

ha absorbido, los resultados de estas medidas se pueden llevar a

una presentación audible y visual de la frecuencia del pulso y de

la saturación porcentual de oxigeno de la hemoglobina arterial.

Al inicio de la operación del oxímetro, la absorción de la luz es

determinada en sangre que no está pulsando, sirviendo esta como

referencia o línea basal de la absorción de la luz en el tejido y en

la sangre no pulsátil. Al seguir la absorción es medida a partir del


‘  ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

latido cardíaco siguiente cuando la sangre pulsátil entra en el

tejido subsecuentemente, la absorción de luz cambia por la

presencia de sangre arterial en el pulso.

De modo tal, que ante una fuente de luz de intensidad

constante, y una concentración de Hb dada, la saturación de

oxígeno de la Hb es una función logarítmica de la intensidad de la

luz transmitida a través de la muestra de Hb.

Resulta fundamental recordar que de manera general, existen

normalmente dos tipos de Hb en la sangre, las llamadas

hemoglobinas funcionales (la oxihemoglobina o Hb ligada al

oxígeno, y la hemoglobina reducida (HbR), que si bien se

encuentra desoxigenada, tiene la capacidad de unirse al oxígeno

transformándose en oxihemoglobina); las hemoglobinas

denominadas disfuncionales, las cuales presentan otro tipo de

comportamiento no fisiológico cuando interactúan con el oxígeno

(carboxihemoglobina, metahemoglobina y sulfahemoglobina). Es

importante considerar este último señalamiento, dado que bajo

condiciones normales las hemoglobinas denominadas funcionales

son las más abundantes en la sangre, por lo que teóricamente se


‘  ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

acepta para fines de oximetría de pulso que la sangre se compone

solamente por dos absorbedores de luz, la oxihemoglobina (HbO2)

y la HbR. Partiendo de este fundamento exclusivamente teórico,

es que en la oximetría de pulso, se utiliza luz con sólo dos

diferentes longitudes de onda. Las características del espectro de

absorción de la luz de la HbO2 y de la HbR, presentan diferencias

que son máximas en la región roja y cercana al infrarrojo del

espectro. Así a una longitud de onda de 660 nm, la luz roja visible

se absorbe 10 veces más por la HbR que por la HbO2, y a una

longitud de onda de 940 nm, la luz cercana al infrarrojo se

absorbe 10 veces más por la HbO2 que por la HbR. Estas dos

luces de diferente longitud de onda (roja y cercana al infrarrojo)

se hacen pasar a través del árbol arterial y el porcentaje de HbO2

y HbR son determinados por la medición de la proporción de luz

roja y cercana al infrarrojo transmitida hasta el fotodetector.

Si bien la SpO2 se basa en la ley de Beer-Lambert, que es una

expresión matemática relativamente simple en la práctica, la

saturación se computariza a partir de algoritmos complejos,


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

obtenidos de manera empírica, que se basan en señales relativas

de absorbancia generadas cientos de veces por segundo.

Para el mejor entendimiento e interpretación de los datos

proporcionados por la SpO2 hay que recordar que su obtención

parte de fundamentos teóricos, y que en la práctica, debemos

considerar la posibilidad de la presencia en sangre de algunas de

las denominadas hemoglobinas disfuncionales. Baste señalar un

ejemplo en el cual nuestras lecturas de SpO2 pueden resultar

engañosamente "normales". La carboxihemoglobina (COHb)

resulta de la unión de la Hb con monóxido de carbono (CO), para

el cual tiene una afinidad 200 veces mayor que la que tiene para

el O2. En la población no fumadora, resulta esperable encontrar

de un 1 a un 3% de COHb, proveniente de la contaminación

ambiental. En la población fumadora se pueden presentar niveles

de COHb del 5 al 20%. Ante esta situación, debido a las

características de absorción de la luz en las dos longitudes de

onda usadas en la SpO2 por la HbO2 y por la COHb, el oxímetro de

pulso, erróneamente lee la COHb como HbO2 al no poder

distinguir las diferencias en sus coeficientes de extinción. Por este


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

motivo, si monitorizamos con SpO2 a un fumador cuya sangre

arterial contenga un 85% de HbO2, un 5% de HbR y un 10% de

COHb debido al tabaquismo y a la contaminación ambiental, el

oxímetro de pulso adicionará a su lectura del 85% de HbO2 el

10% de COHb ante su entendible incapacidad para diferenciarlas,

ya que los coeficientes de extinción de la HbO2 y de la COHb son

prácticamente iguales (isobésticos) a los 660 nm, mientras que a

los 940 nm el coeficiente de la COHb es muy bajo, produciendo

un valor de saturación de la Hb mayor que el real, ofreciéndonos

una lectura del 95% que nos proporcionará un falsa tranquilidad,

cuando realmente su saturación correspondería al 85%, pero esta

lectura sólo podría lograrse utilizando un cooxímetro que emplea

tantas longitudes de onda como posibles absorbedores estén

presentes en la solución estudiada.

Otra situación semejante que puede resultar desorientadora, es

la suscitada con la presencia de metahemoglobina (MetHb), la

cual puede ser inducida por el uso de algunos anestésicos locales

(prilocaína, benzocaína), sulfonamidas, nitratos, nitroprusiato de

sodio, antipalúdicos y dapsone. La presencia de MetHb, impide la


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

reversibilidad de la unión con el oxígeno, dificultando la descarga

de éste en los tejidos periféricos.

Con la presencia de niveles hasta de 20% de MetHb que genera

cianosis periférica, las lecturas de SpO2 pueden encontrarse por

arriba del 90%, y lo que es peor, con niveles de 20 a 60% de

MetHb que tienen un importante significado clínico, o mayores del

70% que pueden resultar fatales, la lectura del oxímetro de pulso

se estacionará sin mayores cambios alrededor del 85%, debido a

las características de absorción de la luz de la MetHb, situación

que puede resultar difícil de detectar aún cuando se utiliza un

oxímetro con cuatro.

?   

  


     


  

La relación entre presión parcial de oxígeno en la sangre arterial

(PaO2) y el porcentaje de saturación de hemoglobina arterial con

oxigeno (% SP02)) se ejemplifica en la Fig. 2.


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

Figura 2

La configuración sigmoidea de esta curva indica la relación

entre saturación y presión parcial de oxigeno arterial, la cual no

es lineal. Esto es particularmente importante sobre todo en la

parte media de esta curva en donde pequeños cambios en la

presión parcial del oxigeno arterial pueden producir grandes

cambios en la saturación. Recuerde que el oxímetro de pulso mide

la saturación de oxigeno arterial, no la presión parcial arterial de

oxigeno (Cuadro 1). Sin embargo, una medición de saturación de

oxigeno de 94% o mayor por oximetría de pulso, fuertemente

corrobora evidencia de oxigenación arterial periférica adecuada

(PaO2 mayor de 70 mm Hg).

En las mediciones estándar de gases arteriales se reportan

tanto la presión arterial (PaO2) y la saturación calculada de

hemoglobina (% SaO2). Cuando la saturación de oxigeno se

calcula a través de la presión parcial de oxigeno arterial en los

gases sanguíneos, el cálculo puede diferir de la saturación de

oxigeno medida por el oxímetro de pulso. Esto es debido a que el


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

valor de saturación de oxigeno que ha sido calculado a través de

la presión arterial del oxígeno en los gases sanguíneos, no

necesariamente se ha corregido para ajustar los defectos

variables que pueden variar la relación entre la presión arterial de

oxigeno (PaO2) y la saturación. Estas variables incluyen

temperatura, Ph, PaCO2, 2 y 3-DPG y la concentración de

hemoglobina fetal.

Cuadro 1

î       


      
 


  
 

  


Siempre que se utilice la oximetría de pulso debe tenerse

presente que con independencia de que la calibración del equipo

este técnicamente correcta, existen toda una gama de situaciones

clínicas o que rodean al entorno del paciente, que pueden afectar

el funcionamiento del oxímetro y provocar lecturas falsas de la

SP02 con sus consiguientes consecuencias, de manera que el

intensivista, debe siempre revisar la existencia de estos factores

alteradores de la fidelidad de las mediciones del oxímetro, e

incluso es recomendable verificar 1±2 veces al día los resultados


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

de la SP02 con mediciones gasométricas arteriales de la Sa02.

(Cuadro 2).

„

Hay una serie de situaciones relacionadas con el sensor y su

colocación que pueden afectar la calidad de la lectura de los

oxímetros; la colocación inapropiada del sensor (si no está a la

altura del corazón que es la posición más deseable) provoca que

las pulsaciones de la sangre arterial no lleguen con la intensidad

suficiente hasta el lugar donde está conectado al sensor. Por otro

lado hay sensores especiales para recién nacidos y lógicamente

no deben usarse en pacientes adultos ni viceversa; el sensor debe

permanecer seco y bien fijado al pulpejo del dedo para garantizar

una correcta medición de la saturación pulsátil de oxigeno. En

cuanto al esmalte de uñas, algunos estudios reportan que hay

errores de 3 a 6 % sobre las mediciones con esmaltes de color

azul, verde, café y negro. Debe evitarse que la zona del sensor

que incide sobre los tejidos y vasos arteriales este lo mas

claramente protegida de un exceso de luz ambiental, para lo cual


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

se recomienda cubrir bien de la luz ambiental o artificial la zona

de medición.

La electrocauterización afecta al oxímetro por utilizar

amplificadores muy sensibles, creando interferencias que

dificultan la lectura; hay además otras situaciones capaces de

crear interferencias en las mediciones tales como la existencia de

ondas electromagnéticas en los alrededores de la zona de

medición, el movimiento exagerado del enfermo por excitación,

convulsiones, escalofríos etc.

Como se mencionó anteriormente, los oxímetros de pulso

necesitan distinguir las pulsaciones arteriales para realizar sus

cálculos. Resulta evidente entonces el porque la baja perfusión

sanguínea afecta severamente el funcionamiento de estos

equipos. Una señal débil, es decir, con baja perfusión, se puede

deber a varios factores:

Restricciones circulatorias como brazaletes para medir presión,

líneas de infusión, vendajes o cintas adhesivas muy apretadas,

frío o agentes vasoconstrictores, hipotensión arterial etc. los

fabricantes han estado tratando de resolver este problema, pero


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

aun hoy las mediciones oximétricas no son confiables cuando

coexisten con estados de bajo flujo arterial periférico de cualquier

causa.

Dado que la SpO2 requiere de un flujo arterial pulsátil adecuado,

condiciones como la hipotensión, vasoconstricción, paro cardiaco

sin la reanimación adecuada, uso de bomba de circulación

extracorpórea e hipotermia, disminuyen la perfusión digital y

alteran la capacidad de los oxímetros de pulso.

Por otra parte, condiciones que produzcan pulsación venosa

significativa (insuficiencia ventricular derecha grave, regurgitación

tricuspídea, y obstrucción del retorno venoso) pueden hacer

incierta la SpO2.

Formas anormales de hemoglobina.

El oxímetro de pulso tiene dos longitudes de onda, por tanto, no

puede distinguir más de dos formas de hemoglobina.

Normalmente las que predominan en la sangre son hemoglobina

reducida (HbR) y oxihemoglobina (O2Hb) y las demás son

despreciables, pero en ciertas situaciones patológicas puede

haber también carboxihemoglobina (COHb), metahemoglobina


‘  ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

(MetHb) y Sulfahemoglobina (SHb) Una cuarta forma de

hemoglobina es la fetal, pero esta no afecta la exactitud del

oxímetro de pulso.

En un paciente con COHb, el oxímetro indicará un valor más

alto de saturación funcional de oxigeno con respecto al verdadero.

La MetHb afecta por igual a ambas longitudes de onda del

oxímetro, por tanto, cuando existen niveles elevados de MetHb, el

oxímetro tiende hacia un valor entre 80 y 85 %.

Si las hemoglobinas anormales tienen concentraciones

despreciables, la saturación funcional indicada por el oxímetro de

pulso será cercano a la saturación fraccionada medida con un

cooxímetro de laboratorio de múltiples longitudes de onda. La

saturación fraccional es la hemoglobina oxigenada como fracción

de todas las formas de hemoglobina, es decir, O2Hb dividido por

la suma de O2Hb, C0Hb, Hb y MetHb.

Sa02 = [ Hb02 / ( Hb02 + Hb ) x 100 ]

Sa02 = [ Hb02 / (Hb02 + Hb + COHb + MetHb) x 100 ]

Si por el contrario, las hemoglobinas anormales tienen

concentraciones apreciables, entonces habrá discrepancias entre


‘  ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

el valor de saturación del oxímetro de pulso y el de la saturación

fraccional del cooxímetro.

Inyección de medios de contraste.

Diversos colorantes que se emplean poco en la actualidad en la

UCI, como el azul de metileno, el índigo carmín, la fluorescina y

el verde indocianina, también tienen un pequeño efecto en las

mediciones del oxímetro. La de mayores efectos es el azul de

metileno que causa descensos hasta de 30 y 40 % de saturación

de oxigeno.

Otras situaciones clínicas que pueden afectar la precisión de la

SpO2 son: la presencia de Hb fetal, y de Hbs mutantes, anemia

grave (menor de 5 g/dl), presencia de intralípidos, fototerapia y el

uso de lámparas infrarrojas.

ú
  


En los últimos años se ha incorporado la oximetría de pulso

como monitor básico e indispensable en las unidades de cuidados

intensivos, donde tiene una amplia aplicación, en especial en el

ajuste de oxigeno inspirado durante la separación de la

ventilación artificial mecánica, en la prueba de niveles diferentes


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

de presión positiva al final de la espiración, relación I:E inversa u

otros ajustes ventilatorios, así como en el monitoreo circulatorio.

Se recomienda su uso en el monitoreo durante procedimientos

radiográficos, en la cardioversión, hemodiálisis, broncocospía,

endoscopia gastrointestinal, aspiración traqueobronquial y otros

procederes invasivos.

Es particularmente precisa en el seguimiento de la saturación

de oxigeno en pacientes que presentan hipoxemia leve a

moderada (saturación de oxigeno mayor de 75%) pero sin

hipoperfusión o hipertensión intensas.

Recientemente se está utilizando en la realización de test

clínicos como por ejemplo, test de Allen para el cateterismo de la

arteria radial.

Varios estudios reportan que la oximetría de pulso disminuyen

el numero de determinaciones de gases sanguíneos arteriales

realizados en los pacientes de las UCI, pero se carece de estudios

que demuestren un efecto sobre los resultados del enfermo,

además no puede considerarse un sustituto completo de la

valoración de los gases arteriales, debido a la falta de


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

determinaciones de PCO2 y PH, pero también por la imprecisión

en la relación entre los PO2 y la saturación de oxigeno cuando esta

última esta por debajo de 90 a 95%.

Finalmente, si bien es cierto que la SpO2 puede ser de utilidad

en el paciente en estado crítico fundamentalmente por

proporcionarnos datos de su evolución en tiempo real, no hay que

olvidarse, que entre más desciendan las lecturas de la SpO2 por

abajo del 94%, su concordancia con la SaO2 disminuirá cada vez

más, ya que después de estos niveles, y debido a la forma de la

curva de disociación de la hemoglobina una disminución

importante en la PaO2 se traducirá en una disminución discreta en

la lectura de la SpO2, sucediendo algo semejante en el segmento

opuesto de la curva, en el lado de la hiperoxia, en donde grandes

aumentos de la PaO2 generarán si acaso muy pequeños cambios

en la SpO2. Por todos estos aspectos y algunos más, es que vale

la pena conocer como es que funcionan estos monitores así como

sus ventajas y limitaciones, para poder entender e interpretar los

datos que nos proporcionan, y así poder validar los cambios en

nuestras conductas terapéuticas.


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

‡           


  


 

Las llamadas oximetrías del corazón derecho, se han venido

usando cada día con mas frecuencia a partir de los inicios de la

década del 80 y el desarrollo de la tecnología de fibra óptica ha

hecho posible la aparición y desarrollo de la oximetría de fibra

óptica continua del corazón derecho, aunque esta tecnología aun

no esta suficientemente expandida en las salas de Terapia

Intensiva, donde aun se continúan usando los co-oximétricos para

realizar mediciones intermitentes de la SvO2.

El mantenimiento de la oxigenación tisular en el paciente grave

requiere de un adecuado Contenido de oxigeno arterial (CaO2),

gasto cardiaco y perfusión tisular; un paciente que tenga los

siguientes parámetros, dispondrá de todas las condiciones para

una buena oxigenación tisular.

1.‘ Hemoglobina > 10 grs/Lts

2.‘ Pa02 > 60 mm de Hg

3.‘ Sa02 > 94 %


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

4.‘ Pv02 > 40 mm de Hg

5.‘ Sv02 > 75 %

6.‘ Ca-v02 = 5 ml/dl

La Sv02 es determinada por la relación entre el aporte y el

consumo de oxigeno y en tal sentido su valores representan una

verdadera reserva de oxigeno. (Cuadro 3)

Cuadro 3

Hay un grupo de situaciones encontradas en el paciente grave

que pueden modificar los valores de la Sv02 y entre ellas las mas

conocidas son:

1.‘ Ante un paciente con oxigenación arterial y consumo de

oxigeno normales, en que se produzca por cualquier razón una

caída del Gasto cardiaco, se producirá una disminución de la

Sv02.

2.‘ El aumento de la actividad muscular por escalofríos,

convulsiones, recalentamiento u otras causas, incrementa el

consumo de oxigeno y por tal razón cae la Sv02.

3.‘ Una Sv02> 60 % nunca se asocia a inestabilidad cardiovascular


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

4.‘ Una Sv02 < 40 % refleja un inadecuado Gasto Cardiaco y

generalmente precede la aparición de hipotensión,

vasoconstricción, arritmias y paro cardiaco.

5.‘ En la Sepsis con Gasto cardiaco elevado, aumentara la Sv02,

pero si los valores de Sv02 son < 65 % el pronostico empeora..


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

BIBLIOGRAFIA

1.‘ Tremper KK, Barker SJ. Pulse Oximetry. Anesthesiology


1989;70:98-108.
2.‘ Severinghaus JW, Naife KH. Accurecy and response of six pulse

oximeter to profound hipoxia. Anesthesiology 1987;67:551-


558.
3.‘ Huch AH. Limitations of pulse oximetry. Lancet 1988;1:357-

358.
4.‘ Brown M, Vender JS. Noninvasive oxigen monitoring. Crit Care

Clin 1988;4:493-509.
5.‘ Brown M, Vender JS. Noninvasive oxygen monitoring. Crit Care

Clin 1988;4:493-509.
6.‘ Welch JP. Pulse oximetry: instrumentation and clinical
application. Respir Care 1990;35:584.601.
7.‘ Zaloga GP. Evaluation of bedside testing options for the critical

care unit. Chest 1990;97:


8.‘ Bongard F, Sue D. Pulse oximetry and capnography in
intensive and transitional care units. West J Med 1992;156:57-
64.
9.‘ Severinghaus JW, Spellman MJ. Pulse oximetrer failure
thresholds the hipotensión and vasoconstriccion.
Anesthesiology 1990;73:532-537.
10.‘Clark JS. Noninvasive assessment of blood gases. Am Rev

Respir Dis 1992;145:220-232.


‘ ‘
‘ ‘ ‘‘‘‘‘‘‘‘‘‘ ‘ ‘

11.‘Libro de Diagnóstico clínico y tratamiento. En CI. El Manual

Moderno 1995. P. 968-426, 700-2.


12.‘Severinghavs J. Pulse oximetry: use and limitations. Ref
Course ASA, 1992.
13.‘Bianchi DA. Oximetria de pulso para realizar test de Allen en el

cateterismo de la arteria radial. Rev SAU 1995;12:4-8.


14.‘Barker TK. Anesthesia equipment. En J. Ehrenwerth. Pulse

oximetry. Mosby, 1993.


15.‘Van de Louw, Cracco C, Cerf C. Accuracy of pulse oximetry. Int

Care Med 2001; 27: 1606-13.


16.‘Sirex JE. Pulse oximetry: principles and limitation. Am J Emerg

Med 1999; 17(1): 59-67.


17.‘Tallon RW. Oximetry: state of the art. Nurs Manag 1996;

27(11):43-44
18.‘Ahrens T. Pulse oximetry. Crit Care Nurs Clin North Am 1999;

11(1): 87-98
19.‘Simonson SG and Piantadosis CA. Near-infrared spectroscopy.

Crit Care Clin 1996; 12(4): 1019-1029.


20.‘Kohli-Seth R, Oropello JM. The future of bedside monitoring.

Crit Care Clin 2000; 16(4): 432-42.


21.‘Nemoto EM, Yonas H, Kassan A. Clinical experience with

cerebral oximetry in stroke and cardiac arrest. Crit Care Med


2000; 28(4): 1052-54
22.‘Middleton PM. Pulse Oximetry: evolutions and directions. Int J

Clin Pract 2000; 54(7): 438-44